pub01.jpg

Guerra aeronaval en el Atlántico

Estrategia y tácticas de combate

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Mié Dic 03, 2008 11:20 am

Fuente de este posts y siguientes: Enciclopedia Ilustrada de la Aviación, volumen 7, Editorial Delta.

Capítulo 1º

Cuando estalló la 2GM Gran Bretaña conocía la amenaza representada por las fuerzas navales nemigas, aunque de un modo harto superifical. El despleigue naval alemán era inferior al de la RN y la Armada francesa como conecuencia de las restricciones impuestas por el Tratado de Versalles. El problema era que, si bien sus fuerzas navales no podían alcanzar la paridad con la de sus antiguos rivales, los astilleros alemanes trabajaban a pleno ritmo para conseguir cierto equilibrio con la producción masiva de submarinos.

No obstante, al comienzo de las hostilidades, sólo 46 de los 56 submarinos de Doenitz estaban aparejados para el combate. En su mayoría eran submarinos Tipo IIA de 258 toneladas, aptos sólo para funciones de escuela y patrulla costera, mientras que sólo 22 e an submarinos oceánicos del tipo VIIC, de 781 toneladas. En 1939, el potencia de las fuerzas alemanas de superfície consistía en dos cruceros de batalla (Scharnhorst y Gneisenau), tres acorazados de bolsillo (Deutschland, Graff Spee y Scheer), ocho cruceros y 22 destructores. Sin embargo, eran naves modernas, bien artilladas y veloces. Esta flota minúscula se la tenía que ver con la potente Royal Navy, que contaba con 12 acorazados, 3 cruceros de batalla, 7 portaaviones (más tres que se esperaban para finales de 1940), 64 cruceros y 184 destructores, repartidos a lo largo y ancho del Imperio, aunque encuadrados principalmente en la Metropolitan y al Mediterranean Fleets.

A pesar de la casi total dependencia de Gran Bretaña del tráfico marino y la amenaza que los submarinos representaban para el mismo, el Mando Costero seguía siendo la "cenicienta" de la RAF. En septiembre de 1939 contaba con 265 aviones en 16 escuadros, muchos de ellos anticuados. Sólo uno de ellos contaba con el Hudson Mk I, de alcance medio, y nueve usaban el inadecuado Avro Anson Mk I. Los obsoletos torpederos Vickers Vildeebest Mk IV dotaban a otro escuadron. Otros cinco contaban con el Short Sunderland Mk I y el ersto con los Supermarine Stranraer y Saro London Mk II, siendo el Sunderland el único avión de largo alcance a disposición del Mando Costero.

Dividido en cuatro grupos territoriales para cubrir los accesos occidentales, el canal, el Mar del Norte, y la zona al este de Escocia, lo cierto es que el Mando no podía practicamente evitar el paso de los submarinos o las naves de superfície enemigas entre Escocia y Noruega. Los Anson sólo llegaban hasta unos 80 kms de la costa meridional noruega, teniendo que ocuparse los submarinos de la detección más allá de este punto. Los Hudson se ocupaban del MAr del Norte y los hidrocanos cubrían el espacio entre Islandia y las Feröe. Tras algunas semanas de hostilidades se multiplicaron las tareas y llegaron algunos refuerzos: los Bristol Blenheim Mk IVF, para, junto con los Hudson, escoltar a los convoyes de la costa oriental.

La panoplia de armas tampoco estaba bien surtida: las bombas ASW Mk III de 23 kg y de 45 o eran adecuadas; el visor de bombardeo Mk IX no valía para ataques a media cota (1000 metros) sobre objetivos pequeños como los submarinos, y sólo el Hudson estaba equipado con un sistema que podía espaciar el lanzamiento de las bombas o las cargas ASW. Por cierto, la única carga ASW disponible era la Mk VII, de 200kg, cuyo desarollo se remontaba a 1918.

En septiembre de 1939 los uboaten hundieron 26 barcos (132.522 toneladas) ante las costas británicas y los accesos occidentales, a pesar de las limitaciones. En octubre echaron a pique 71.130 toneladas y en noviembre sólo 18.151 debido al mal tiempo inversal. Durante este periodo también atacaron a las unidades de superfície de la RN: el HMS Ark Royal se salvó milagrosamente el 14 de septiembre de una salva de torpedos lanzada por el U-39. Aunque los torpedos alcanzaron al barco, no estallaron, debido a deficiencias magnéticas en sus cabezas de combate. El 17 del mismo mes el U-29 hundió al HMS Courageous y el 14 de octumbre, el U-47 de Gunter Prien acabó con el HMS Royal Oak.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Dic 04, 2008 10:29 am

Capítulo 2º

La misión básica del Mando Costero era detectar y destruir a los submarinos enemigos, pero su eficacia en tal misión dejaba que desear. El 5 de setiembre un Anson Mk I del 233 Squadron atacó a un submarino frente a la costa escocesa, y tuvo que amerizar por el daño que le causaron la detonación de sus propias bombas. Tres días más tarde un Sunderland del 210º atacó sin éxito a un submarino sumergido y, para colmo de las desgracias, el 14 de setiembre dos Skua del 830º atacaron al U-30 del teniente Lemp: ambos aparatos se estrellaron como conecuencia de los daños recibidos por las ondas expansivas de sus bombas.

El primer submarino hundido con participación de un avión del Mando Costero fue el U-55 (Kptlt. Werner Heidel), que el 30 de enero, averiado por los destructores ingleses HMS Fowey y HMS Witshed y franceses Valmy y Guépard,, fue hundido por su propia tripulación ante los repetidos ataques de un Sunderland del 288º. El submarino tenía en su haber 6 barcos hundidos con un total de 15.853 GRT. La única baja mortal del ataque fue el capitán del submarino. El primer submarino hundido por la RAF no se lo atribuyó el Mando Costero, si no el de Bombardeo: el 11 de marzo de 1940, un Blenheim Mk IV del 82º Squadron hundió al U-31 (tipo VII) en la Schillig Roads, pereciendo sus 58 tripulantes (incluídos 8 trabajadores del astillero que estabn realizando pruebas a bordo).

El U-31 fue reflotado (se encontraba hundido a 17 metros de profundidad) sin embargo en ese mismo mes, el 24 de Marzo de 1940 , reparado y puesto nuevamente en servicio el 30 de Julio de 1940. Fue hundido nuevamente (y de forma definitiva) el 2 de Noviembre de 1940 al nordoeste de Irlanda debido a las cargas de profundidad lanzadas por el destructor HMS Antelope. En esa oportunidad perecieron dos integrantes de la tripulación y 44 fueron rescatados.

El Mando Costero intervino activamente en la batalla de Noruega. Hacia julio de 1940 el Mando Costero contaba con 490 aviones repartidos en 28 escuadrones.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Dic 05, 2008 10:46 am

Capítulo 3º

En los primeros meses de la guerra, la escasa Arma Aérea de la Flota jugó un valioso papel. Al comienzo de las hostiladades la AAF posía 232 aviones, muchos de ellos de segunda categoría. El tipo más moderno era el Blackburn Skua Mk II, caza, bombadero en picado y de reconocimiento, que, con 36 ejemplares, equipaba a cuatro escuadrones. El principal avión de ataque era el Fairey Swordfish Mk I, biplaza de torpedeo y reconocimiento, que alineaba 140 ejemplares. Inicialmente equipados con el torpedo Mk IV, pronto recibieron el Mk XIII de 457 mm, equipado con cabeza magnética Tipo C Duplex Mk I o con cabeza de contacto Tipo A. El resto de aviones eran diversos aviones de reconocimiento, embarcados o basados en tierra, con el Supermarine Walrus o el Fairey Seafox.

Desde un buen principio, la AAF llevó a cabo patrullas ASW con los aviones embarcados en los portaaviones HMS Ark Royal, Hermes y Coreageous, que operaban en los accesos del noroeste y suroeste, con la flota metropolitana. Los portaaviones HMS Furious, Glorious y HMS Eagle operaban en el Atlántico, Adén y las Indias Orientales, respectivamente. Las primeras operaciones incluyeron una incursión contra el buque de suministros alemán Altmark, patrullas en las islas de Cabo Verde y Pernambuco, y acciones contra el Graff Spee. Los escuadrones 800 y 803, basado en Hatston-Kirkwall, efectuaron salidas contra la Kriegsmarine frente a Noruega en abril de 1940. El HMS Furious participó en los ataques contra el fiordo de Narvik hasta que fue sustituído por el HMS Glorious y el HMS Ark Royal, equipos con Skua, Blackburn Roc y Gloster Sea Gladiator, entraron en combate en Namsos, Bodo y Narvik.

En la campaña de Noruega, el HMS Ark Royal atacó al KMS Scharnhorst, perdiendo ocho de los quince Skua enviados. El primer ataque con torpedos contra un barco de gran porte -de nuevo el Scharnhorst- se llevó a cabo infructuosamente el 21 de julio con los Swordfish de Hastson. Por las mismas fechas los Skua bombardearon la navegación enemiga frente a Bergen. Durante septiembre y octubre el Furious lanzó dos ataques sobre Tromsö y Trondheim. Con la perdida del Glorious en junio de 1940, el Ark Royal se convirtió en el único portaavione de la Flota Metropolitana, ya que el Furious, junto al Argus, habían sido destinados a misiones de transporte de aviones de procedencia estadounidense y el resto estaban en camino o estacionados en el Mediterráneo y el Índico.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Dic 06, 2008 10:35 am

Capítulo 4º

Antes de la guerra, la Luftwaffe no disponía de unidades especializadas en la lucha antibuque. Existía una fuerza d reconocimiento costero y defensa del tráfico mraítimo, con cerca de 228 aviones , al mandod el jefe de la Seeluftstreikräfte (Arma Aérea de la Flota), que se a su vez se hallaba a las ordenes de un general adjunto al comandante en jefe de la Marina (ObdM). Este mando contaba con Heinkel He 60C, Dornier Do 18D y Heinkel He 115A-1, algunos Heinkel He 59B y algunos de los nuivos Arados Ar 196A-1. Se trabajaba en un portaaviones, el Graff Zeppelin, que no estaba listo. La unidad que debía ir emabarcada era el 4./Trägergruppe 186, con bombarderos en picado Ju 87C-0 y cazas Bf109T-1. La mayoría de los Do 18 y He 115 estaban asignados a los distintos Küstenfliegergruppen (KüFlGr) basados en las costas del Báltico y del Mar del Norte.

A finales de verano de 1939 se llegó a la conclusión de que se necesitaba una fuerza especializada de bombarderos. Dicha fuerza fue encuadrada, como 10. Fliegerdivision,e n la Luftloftte II. En un principio se le asignaron la I y la II/KG 16 "Löwengeschwäder", que comenzaron a atacar la navegación costera y pesquera. El 26 de spetiembre un Dornier del 2/KüFlGr 106 fue envido en una misión de reconociomient osobre el Great Fisher Bank, donde detectó al grueso de la Metropolitan Fleet, por lo que se envió a 9 He 111 del 1./KG 26. En el combate, cuatro bombas SC 500 de 500 kgs cayeron sobre el Ark Royal, o un buque que fue identificado como tal, y fue considerado hundido, tal y como se informó al OKL. Que el Ark Royal siguiera navegando después de ese ataque tuvo que ser muy desconcertante para la Luftwaffe.

El 16 de octubre el I/KG 30 atacó Rosyth, y los Ju 88 dañaron ligeramente con bombas SC250 a los cruceros Edinburg y Southampton, antes de ser interceptados por Spitfire (Sq 602 y 603) y Hurricane (607), que derribaron dos Ju 88A1. Al día siguiente, cuatro Ju 88 atacaron Scapa Flow, dañando al HMS Iron Duke. Estos ataques motivaron que la Flota Metropolitana fuera retirada de Scapa al Clydeside, estratégicamente menos importante para los objetivos globales de la RN.

En agosto de 1939 el general Joachim Coeler, partidario de la eficacia de la guerra de minas, es nombrado comandante de la Seeluftstreikräfte. Sus primeros intento a potenciar el nuevo mando no fueron bien acogidos por el OKL. Durante el mes siguiente algunos He 59B-2 ejecutaron operacione de minado frente a los puertos de East Anglia. Después se unieron bombarderos He 111P-2 y Do 17Z-2, que lanzaron minas BM-1000. El número de buques hundidos por las minas creció, hasta alcanzar 13 (35 640 t) en noviembre y 47 079 toneladas en diciembre. En enero se llegaron a 61 943. Sin embargo, las perdidas eran muy elevadas por las contramedidas británicas.

Mientras, en noviembre de 1949 se formó un Staffel de reconocimiento con los cuatromotores de largo alcance Focke Wul Fw 200C-0. En cooperación con el KüFlGr 506, los Condor, integrados en el 1/KG 40, llevaron ataques hasta los 63º Norte (Faröe/Trondheim) para detectar la reacción naval británica. Para entonces, el Stab y el I/KG 40 se estaba entrenando con el Fw200C-1, capaz de transportar cinco bombas de 250 kgs. Hacia agosto de 1940, el Stab y el I/KG 40 estaban en Brest, y efectuaban ataques a baja conta contra la navegación de los accesos occidentales. Entre los meses de agosto y septiembre, se reclamaron 90.000 tons hundidas. El mayor éxito llegó el 26 de optubre, cuando el teniente Bernhard Jope dañó seriamente al Empress of Brtiain, de 42.438 toneladas. Dos días después fue rematado por el U-132. El número de Fw 200 del I/KG 40 era de 15, por lo que fueron reforzados por He 111H-4. En otoño, fueron trasladados a Bordeaux-Merignac.

La caída de Francia y la ocupación de los puertos del golfo de Vizcaya permitieron revolucionar la estrategia del BdU, ya que sus submarinos Tipo VIIC se podían ahorrar la larga singladura desde alemana operando desde Lorient, Saint Nazaire, Brest, La Pallice y Burdeos, lo que les permitía adentrarse más lejos. Tras la autorización de la guerra sin restricciones en agosto de 1940, los hundimientos de mercantes alcanzaron cuota alarmantes. Doenitz contaba con suficientes submarinos para usar la "Manada de lobos" (Rüdeltaktik) que ya había sido usada sin éxito en octubre de 1939. En junio, los submarinos hundieron 284.000 toneladas; en septiembre se pasaron a 295.000 y en octubre a 352.000. El Mando Costero de la RAF era ineficaz, al no contar con aviones de suficietne alcance para proteger a los convoyes. Ni subordinando directamente el Mando Costero al Almirantazgo mejoró la cosa.

Para los submarinos fue die glückliche Zeit (el tiempo feliz). Varios capitadnes se convirtieron el celebridades: Prien, Kretschmer, Endrass, Schepke y Frauenheim, con gran número de hundimientos. Sus posiblidades de supervivencia eran elevadas. Hasta el 8 de marzo de 1941 sólo se perdieron 38 submarinos. De ellos, sólo cuatro por la acción de la RAF. Sólo la llegada del invierno frenó el ritmo de hundimientos (213.000 toneladas en noviembre y 324.000 en diciembre). Gran Bretaña estaba al borde de la derrota.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Dic 07, 2008 11:56 am

Capítulo 5º

A comeinzos de 1941 Gran Bretaña se resentía de las severas pérdidas en mercantes sufridas en la Batalla del Atlántico: en 1940 los submarinos alemanes se atribuyeron el hundimiento de 2 186 150 toneladas de registro bruto. Los astilleros no daban a basto para entregar nuevas unidades y reponer perdidas. Los programas de construcción llevados a cabo por los alemanes hacían crecer los submarinos con suma rapidez, superando con mucho las pérdidas operativas. La escasez de escoltas constituía otro problema adicional para los aliados. En 1941 un convoy sólo era escoltado por dos cobertas o destructores, con un radio de acción limitado a 800 kms, que apenas les permitía cubrir una parte de las rutas habituales. Sin embargo, a partir de abril de 1941 la RN comenzó a reabastecerse en Islandia y a usar las bases de Terranova y Labrador, lo que permitía ampliar la escolta en dirección Este hasta los 35º grados de latitud oeste.

En febrero de 1941 los accesos occidentales caenbajo el mando del almirante sir Percy Noble., que traslada su CG de Plymouth a Liverpool. Se establecen instalaciones de entrenamiento ASW y se da prioridad a las nuevas armas y tácticas. Se perfecciona el ASDIC y en julio se disponen de dispositivos de largo alcance, conocidos como Huff-Duff (HF/DF), destinados a localizar las transmisiones de radio de los submarinos enemigos. Los HF/DF son instalados en barcos e instalaciones costeras a partir de marzo de 1941.

A principios de 1941 los escoltas de la RN obtuvieron un pequeño triunfo sobre los submarinos cuando el destructor británico Wolverine hunde el 7 de marzo al U-47 de Günter Prien, que había hundido 160.000 toneladas. Poco antes del amancer del 17 le toca al U-100 de Schepke y el U-99 de Krestchmer. Mientras tanto, los acorazados y los aviones basados en tierra alemanes se convirtieron en otra amenaza para los británicos.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Dic 07, 2008 8:17 pm

Capítulo 6º

En 1941 el centro de las actividades alemanes contra los convoyes se centraba en los que se dirigían desde Gibraltar y desde Canadá hacia Gran Bretaña. El OdL formó dos mandos especializados para tal fin: el Fliegerführer Atlantik (I/KG 40; KüFlGr 406, 606, 806; 1.(F)/125), con base en Lorient, que cooperaba con el BdU en el golfo de Vizcaya y los accesos occidentales; y el Fliegerführer Nord (I/KG 426; 1.(F)/124), con base en Bodo, y que cubría el sector norte.

EL Stab y el I/KG 40 estaban en Burdeos Merignac y Cognac, al mando del oberstleutnant Edgar Petersen y disponía de 20 Fw 200C-1 Condor, de los que 8 estaba disponibles a diario. En enero de 1941 e l Gruppe acreditó 63 174 toneladas y durante febrero cosechó el mismo éxito. El 9 de febrero el U-37 divisó al convoy HG 53 (Gibraltar-Gran Bretaña). Cinco Fw 200 del 2./KG 40, a la ordenes del hauptmann Fritz Fliegel atacaron el convoy 770 kms al SOE de Lisboa. Hundieron cinco buques y el U-37 otros tres. Las oportunidades en los que los aviones y los submarinos podían colaborar eran raras, y Doenitz lamentaba que los aviones no pudieran seguir a los convoyes durante el tiempo necesario para que se les unieran los submarinos.

Pese al creciente número de toneladas hundidas, las perdidas alemanes eran alarmantes, sobre todo enter los bombarderos del III/KG40. En agosto de 1941 el Stab, II y III/KG 30 es transferido transitoriamente al Fliegerführer Atlantik para reforzar sus fuerzas, muy desgastadas. Mermados sus efectivos, tras un comienzo muy prometedor en la primavera de 1941, el Fliegerführer Atlantik contó muy escasamente en la Batalla del Atlántico.

En marzo de 1941 aparece un nuevo paligro para los aliados: los cruceros de batalla Scharnhorst y Gneisenau, fondeados en Brest tras haber hundido 22 buques (115 600 toneladas) en el Atlántico. La noche del 30 al 31 de marzo los bombarderos ingleses atacaron Brest. La vulnerabilidad de esta posición motivaría que los buques fueran trasladados a puertos más seguros en un audaz cruce del Canal a pleno día.

El 17 de mayo el Bismarck comenzó su andadura, acompañado del crucero pesado Prinz Eugen, contra los convoyes aliados. Ante tal peligro, la Royal Navy salió a buscarlo. Era tal la amenaza que representaba el Bismarck que se lanzaron contra él cuantos portaaviones estaban disponibles. Tras una tenaz lucha, el Bismarck desapareció bajo las olas el 27 de mayo de 1941.

Después del comienzo de Barbarroja, el Arma Aérea de la Flota comenzó a hostigar las líneas de comunicación alemanas en Noruega, que encontraron una eficaz defensa alemana. PEse a ello, los ataques continuaron desde julio hasta septiembre.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Dic 08, 2008 11:20 am

Capítulo 7º

Una de las tareas asignadas al Mando Costero era atacar las rutas de cabotaje enemigas desde Noruega y Suecia a Alemania. Era una tarea de gran magnitud para la que no se tenían grandes efectivos. Por ello, en marzo de 1941, el 2º Grupo de Bombardeo, asistido por el 11º Grupo de Caza, asumió la responsabilidad de la operación "Channel Stop". Mientras el 2º Grupo atacaba las costas neerlandesas y belgas, el Mando Costero se ocupada del Mar del Norte y el Canal. Las perdidas fueron muy altas: entre el 1 de abril y el 30 de junio el 2º Grupo perdió 36 Blenheim en 297 ataques, sumados a 52 Hudson, Beaufort y Blenheim del Mando Costero. Como consecuencia de estas perdidas, se redujo el número de operaciones antibuque.

Por acurdo enter el mariscal del aire R.E.C. Peirse, comandante en jefe del Mando de Bombardeo, y el mariscal del Aire P.B. Jouvert de la Ferté, comandante en jefe del Mando Costero, se asignó al 2º Grupo la zona situada entre Cherburgo y Wilhlemshaven, mientras se dejaba bajo la responsabilida del Mando Costero el Mar del Norte, los accesos occidentales y el golfo de VIzcaya.

Durante el periodo comprendido entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 1941, el Mando costero atacó 698 buques, de los que reclamó el hundimiento de 59 -aunque realmente fueron 41. A pocas semanas de comenzar 1942, el prestigio británico sufrió un duro golpe cuando los cruceros de batalla Scharnhorst y Gneisenau y el curcero pesado Prinz Eugen atravesaron temerariamente el canal y regresaron a Alemania. Los británicos no lograron impedirlo, y los Beaufort del Mando Costero, que tenían que haber jugado un papel fundamental en el ataque, no lograron dañar a los buques enemigos, perdiendo tres ataques en el proceso.

El curso de los acontecimientos en Rusia y el Mediterráneo contribuyeron a que los alemanes cometieran un error estratégico, al drtse un periodo de calma relativa que permitió a los ingleses desarrollar sus defensas ASW. Los contingentes de submarinos alemanes sufrieron una merma considerable de sus unidades, que además eran trasladadas a operaciones distantes de las rutas vitales de abastecimiento del Atlántico. En mayo de 1941 hundieron 325.000 toneladas, en junio 310.000, en julio 94.000 y en agosto sólo 80.000. A 1 de julio Doenitz contaba con 53 submarinos (en su mayoría IXC) operaciones, 58 en experimentación y 42 en tareas de entrenamiento. Por esas fechas el Mando Costero había crecido de 564 a 676 aviones y se incorporaron nuevos tipos, como el Liberator y el Catalina, de gran alcance operaciones, que ofrecían un espetacular aumento del radio de acción, pero que sólo estaban disponibles en pequeño número. Otros nuevos tipos en servicio eran los Wellignton y Whitley. El punto más lejano que podía alcanzar una vión eran los 27º de longuitud oeste. Entre este punto y la zona donde operaban los aviones de Terranova había 1.100 kms. Más al sur, la "brecha del Atlántico" se extendía hasta la "brecha de las Azores", donde existía uan extensión de 2.000 kms carentes de protección aérea.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Dic 09, 2008 10:26 am

Capítulo 8º

En el verano de 1941, tanto los aviones de patrulla de la RAF como los de la Luftwaffe fueron requipados con radares ASV (antibuque): el ASV Mk II para la RAF, el FüG 200 para la Luftwaffe. El equipo conocido como ELigh Light, en honor del jefe de esquadrón H. de V. Leigh, que lo desarrolló, se convirtió en un elemento esencial de la lucha nocturna del Mando Costero, a pesar de sus polémkcos comiwnzos. Se introdujeron, asimismo, las cargas de profundidad Mk VII de 200 y Mk VIII de 110 kgs, a la par que se introducía el explosivo Amatol. Se carecía, eso si, de miras perfeccionadas para el bombardeo a baja cota, de mecanismos que detonaban a la altura óptima de 8 metros y de mejores sistemas de lanzamiento. Y, como de costumbre, de aviones con gran autonomía.

La solución obvia eran los portaaviones, que, sin embargo, eran necesarios para las tareas de la Flota. Como alternativa, se utilizaron cascos de cargueros para reconvertirlos con una cubierta de vuelo. A partir de 1941, se comenzaron a construir de esta manera algunos CVE en los astilleros de EEUU.

A pesar de las innovaciones técnicas las victorias del Mando Costero eran muy escasas. Un Catalina del 209 Sq. cooperó con unidades navales en el hundimiento del U-452 en Islandia, el 25 de agsoto, y dos días después, en un episodio extraordinario, el U-570 se rindió a un Hudson del 269º Sq. Las capturas fueron escasas. Hasta el otoño no se logró el primer hundimiento gracias al ASV, cuando un Whitley Mk VII del 502º Sq hundió al U-206 en el golfo de Vizcaya. Por ordenes de Hitler se trasladaron varios U-boaten al Mediterráneo, donde lograron numerosos hundimientos, entre ellos los del JMS Ark Royal y el Barham, no sin perdidas, como la del U-451, hundido en el estrecho Gibraltar por los Swordfish del 812 Aq el 21 de diciembre.

El 14 de diciembre de 1941 los 32 buques del convoy HG 76 salieron de Gilbraltar con destino a Gran Bretaña, con una escolta que incluía al CVE Audacity, un barco alemán (el Hannover, de 5.500 toneladas), que transportaba ocho cazas Grumman Martlet (el nombre recibido por el Grumman F4F Wildcat en el Fleet Air Arm) Mk II y III del 820 Sq. En un principio la protección aérea logra auyentar a los submarinos, que pierden el contacto, siendo restablecido por un Fw 200C-4 del III/KG 40. Uan vez el convoy estuvo fuera del alcance de los aviones de Gibraltar, los alemanes atacaron con nueve submarinos Tipo VIIC-2. Durante cuatro días atacaron, siendo hundidos cuatro de ellos -uno de estos, el U-131, por la intervención de los aviones del Audacity, que, además, derribaron a dos Fw 200 Condor. Pero en la noche del 21 al 22 de diciembre, el U-571 hundió al Audacity.

A finales de año los alemanes se habían apuntado el hundimiento de 1229 mercantes, con un total de 4 328 558 trb. De estos, los uboaten hundieron 432 buques (2 171 754 trb), con colaboración de algunos sumbarinos italianos.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Jue Dic 11, 2008 10:48 am

Capítulo 9º

Al entrar EEUU en guerra, Doenitz seleccionó una fuerza de doce submarinos, que incluía algunos Tipo IXC/40 transoceánicos, para que formaran parte de la operación "Paukenschlage", destinada a paralizar el tráfico a lo largo de las costas estadounidenses, reduciendo así la navegación mercante que transportaba petróleo y otras materias primas rumbo a las zonas industriales de EEUU. Durante enero de 1942, en la zona comprendida entre el golfo de San Lorenzo y el cabo Hatteras y a lo largo de la costa oriental, fueron a pique 58 buques (307. 059 trb). De estos, sólo 3 iban en convoy y el resto de manera aislada o en pequeños grupos sin protección. Las escoltas eran escasas y los submarnos, que nunca fueron más de doce, atacaban a poca distancia de las costas de Nueva York, Willmington y Miami. A partir de febrero un grupo de submarino Tipo IX comenzó a operar en el cariba con orden de hundir barcos y bombardear las instalaciones petroleras de Aruba y Curaçao.

Al comienzo de la guerra EEUU no estaba preparado para la amenaza submarina. Las misiones ASW estaban repartidas entrae la US Navy y la US Army Air Force. La marina disponía de pocos aviones de largo alcance: la mayoría de los Consolidated PBY estaben en el Pacífico y sólo se disponían de cuatro patrullas que debían defender el Golfo y el mar Caribe. La USAAF disponía de 119 aviones, de los que sólo 49 eran aptos para esta tarea.

En mayo de 1942 EEUU exigió que todos los buques que atravesaran las zonas de su responsabilidad formaran partes de convoyes, con lo que complicó su tarea a los submarinos alemanes, que buscaron aguas más profundas.. En mayo y junio de 1942 los hundimientos sumaron 752.000 trb. El 1 de marzo de 1942 un PBO Hundson del VP 82 hundió al primer submarino alemán, el U-656, segundo, el día quince, por el U-501, hundido por el mismo escuadrón.

En junio se formó una unidad especializada ASW, el 1er Sea Sear Attack Group (SSAG). Para entonces se disponían de 141 aviones con el US Army y 178 con la USN, más siete dirigibles Goodyear F-4. Pese a este incremento, las pedidas se incrementaron de 58.000 a 3.081.000, casi todas frente a la orilla oriental de EEUU o en el golfo de México. Sólo se hundieron 21 submarinos. Parecía que había llegado un segundo "tiempo feliz" para los submarinos, pero la pronta llegada de mejores escoltas pondrían fin a esto.

Imagen
http://www.uboat.net

Korvettenkapitän Reinhard Hardegen, comandante del U-123, que, el 12 de enero de 1942, hundió al Cyclops, el primer mercante víctima de los ataques de la Unternehem Paukenschlag. En dos semanas se apuntó nueve barcos (53.173 tons)

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Vie Dic 12, 2008 10:29 am

Capítulo 10º

A 1 de enero de 1942, el Mando Costero contaba con 37 escuadrones y 633 aviones. Le fueron enconmedandas las operaciones ASW en el golfo de Vizcaya, el Atlántcio Norte y desde Gibraltar, amen de operaciones ASV si se daba la oportunidad. En la primera mitad del año el número de submarinos hundidos fue decepcionante, en parte por la falta de actividad submarina en los sectores cubiertos por el Mando. El primer logro tuvo lugar en junio de 1942, cuando el 172 Sq comenzó a realizar patrullas usando el radar ASV Mk II y el reflector Leight Light. Como los submarinos tenían constumbre de recorrer esa zona por la noche en superfície, era muy útil el uso de ese sistema. Así, el 5 de junio, un Wellington Gr Mk VIII pilotado por el ofocial piloto W. Howell, un norteamericano, se apuntó el primer éxito del Leigh Light, el U-502 (IXC) (Kptlt. Jürgen von Rosenstiel), que llevaba 15.000 toneladas hundidas. No hubieron supervivientes entre sus 52 tripulantes. Una semana más tarde Howell puso fuerea de combate al U-159 por varias semanas. A pesar de sus escasos efectivos, el 172º efectuó 11 localizaciones y seis ataques durante junio y julio.

Estos ataques obligaron a Doenitz a tomar medidas extraordinarias, como ordenar el desplazamiento en superfície por el día, de manera que las localizaciones diurnas se elevaron de 14 en junio a 37 en septiembre, pero sólamente se hundieron cuatro submarinos. A partir de entonces los hundimientos fueron menos frecuentes, porque los submarinos comenzaron a usar un dispositivo por el cual podía captar al radar ASV con el tiempo suficiente para sumergirse. Como resultado, los aviones sólo localizaron dos submarinos en septiembre y en octubre sólo uno, el U-216, que fue hundido por un Liberator del 216 Sq. Murieron sus 45 tripulantes. Pero para entonces los hundimientos comenzaban a aumentar en el Atlántico Norte.

En agosto de 1941, con la invasión de la URSS, comenzaron los envíos con destino a Murmansk y Arkagenl. Dos escuadrones noruegos cubrían los primeros 800 kms desde Islandia, y de allí en adelante era tarea de los escoltas. Las importantes fuerzas de superfície de la Kriegsmarine se sumaban a la amenaza submarina: el acorazado Tirpitz, y los cruceros pesados Scheer y Hipper. Aunque permanecieron casi siempre en sus radas, eran una amenaza constante para los convoyes hacia la URSS, por lo qu se lanzaron diversos ataques contra ellos, con diversos efectos. La Luftwaffe también intervenía, e interceptó los convoyes PQ-13, PQ-14 y PQ-15 en marzo y abril, hundiento 7 barcos. A partir del PQ-16 los ataques fueron mas intensos (Este convoy perdió 7 barcos de un total de 35, con un total de 43 205 trb). Para Hitler este ataque fue un fracaso, y se ordenó que el siguiente convoy fuera atacado por submarinos y aviones al mismo tiempo.

Durante las semanas siguientes llegaron refuerzos y las fuerzas de los Fliegerfürer Lofoten y Nord-Ost dispusieron de un total de 264 bombarderos y aviones de reconocimiento, que contaban con torpedos LT F5 o LT F5W de 450 mm. Las recientes operaciones demostraron que los ataques en rasante desde el sol con un abanico de torpedos eran altamente efectivas, pues barrían el área del convoy y disminuían la eficacia del fuego AA. Cuando el 27 de junio de 1942 el PQ 17, con 33 mercantes, puso rumbo hacia la URSS, el desastre estaba escrito. Los ataques eran muy intensos, pero, lo que condenó al convoy fue la notícia, procedente de un submarino soviético, que el Tirpitz, el Scheer, el Lützow y el Hipper habían zarpado. Lo cierto es que su salida fue muy corta, y al día siguiente, no cuando se informó. Debido a este informe, se ordenó que el convoy se dispersara, dejando indefensos a los mercantes, que fueron diezmados: 23 barcos fueron hundidos, con un total de 143 977 trb.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Sab Dic 13, 2008 11:43 am

Capítulo 11

Tras el desatre del PQ-17 se decidió que el siguiente convoy a la URSS llevaría más escolta. Por las necesidades de Malta y el Mediterráneo, se tardó más en organizarlo, pero dispuso de una fuerza de búqueda y ataque adecuada. El Mando Costero destacó cuatro Spitifre de reconocimiento, hidroaviones Catalina (210º Sq), y bombarderos torpederos Hampden (144º y 455º Sqs). La ruta estaba plagada de obstáculos y operar desde las bases soviéticas eran todo un desafío.

Treinta y nueve mercantes y un petrolero, más dos buques cisterna dela flota y un barco de salvamente partieron el 3 de septiembre de Loch Ewe, constituyendo el PQ-18. LA escolta, que incluía al portaaviones Avenger (con 12 Sea Hurricane Mk IB y tres Swordfish, más otos seis como reserva), se reunió en Islandia el 9. Cuando los alemanes detectaron el convoy y la fuerte escolta, se alarmaron, pero atacaron igual. Los ataques comenzaron el 13 de septiembre. Pese a la dura defensa, se hundieron 8 barcos (45.000 trb). Al día siguiente se atacó al Avenger, pero no hubo suerte y el grupo atacantes (I/KG 26) perdió 5 Heninkel y graves daños en los restantes aviones. Durante los enfrentamientso del 13 y el 14, los Sea Hurricane reclamaron cinco Ju 88 y He 111 derribados y haber dañado otros 21: cuatro Hurricane fueron abatidos, tres de ellos por el fuego AA propio. Los submarinos se apuntaron 3 barcos, pero un submarino, el U589, fue hundido.

En total se hundieron 13 buques, pero el coste para la Luftflotte V (41 aviones) fue demasiado alto. Este fue el último encuentro importante en el Ártico. A partir de ese momento, los bombarderos y torpederos alemanes fueron enviados al Mediterráneo, donde eran más necesarios.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Dom Dic 14, 2008 10:35 am

Capítulo 12

El 8 de noviembre de 1942 los aliados desenbarcaban en el norte de África. Era la operación "Torch", el mayor desembarco realizado hasta el momento y pilló por el momento de sorpresa al Eje. Sin embargo, la reacción fue rápida y se enviaron rapidamente algunos gruppen de bombarderos y torpederos, amen de otros contigentes terrestres y aéreos a Túnez y submarinos procedentes desde el Atlántico y Cabo Verde. Las fuerzas navales aliadas de protección eran considerables, pese a lo cual pronto hubieron 25 submarinos alemanes operando en la zona, con órdenes expresas de colaborar con los italianos.

Para evitar esto se habían enviado algunas unidadesl del Mando Costero de la RAF a Gibraltar, que incluían Vickers Wellington con reflectores Leigh, Hudson Gr Mk III y Short Sunderland. La mayoría, si no todos, estaban equiapdos con radares ASV Mk II. Las constantes patrullas pusieron en alerta a los submarinos de Doenitz durante las operaciones: uno de ellos, el U-262, encalló tras un largo combate.

Tras la primera reacción, Doenitz hizo regresar a los submarinos el 23 de diciembre tras perder 7 sin haber logrado resultados apreciables. Mantenerse en la zoan era demoasiado arriesgado y se dejó la tarea a la aviación.

El 27 de diciembre, el convoy ONS 154 sufrió el ataque sostenido de una manada que reclamó el hundimiento de 13 mercantes (67.000 trb). Fue el broche de oro para un año de trabajo para los chicos de Doenitz que reclamaron haber destruído 1 160 buques (6 266 215 t) en el Atlántico Norte, Ártico, caribe, costa este de EEUU y las áreas centrales y meridionales del Atlántico. De sus 393 submarinos, 212 entraron en combat, y se perdieron 87, un 8.9% de la fuerza de combate.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Lun Dic 15, 2008 10:31 am

Capítulo 13

Las perdidas de mercantes durante 1242 fueron terroríficas y debilitaron la estrategia aliada, por lo que no fue posible abrir un segundo frente en Europa. La feliz conclusión de la parte anfibia de Torch hizo posible el retorno de un gran número de escoltas al Atlántico Norte. Esto, junto con la contundente derrota de los submarinos alemanes en las costas de Casablanca, comenzó a cambiar el curso de la guerra.

En noviembre de 1942 el almirante sir Max Horton asumió el mando de los accesos occidentales. Sus fuerzas incluían un creciente número de grupos ASW especilizados dotas de Asdic, radares tipo 271, erizos Mk 10 y 11 y cargas de profundidad Torpex Mk IX. El primero de tales grupos comenzó a operar en septiembre de 1942. Asimismo, pese al riesgo, comenzaron a usarse portaaviones, tras el éxito de las operaciones del Audacity escoltando convoys. Incluso antes, el almirantazgo había puesto en marcha la conversión de seris cargueron en CVE. Cinco de ellos operarían con la RN, llevando a bordo Martlets y Swordifsh. Los CVE ingleses y americanos y los mercantes convertidos (MAC), fueron un complemento vital para los grupos ASW durante 1943.

El Mando Costero siguió en con su lucha ASW y ASV, utilizando el Beaufighter, el Hudson y el Hampden. Contaba con escuadrones cedidos por el mando de Bombardeo, con lo que sus efectivos se elevaron a 42 escuadrones, con 700 aviones. El avión más vital en la lucha ASW fue el Liberator Mk I, IIIA y V, el único capaz de acercarse a la "brecha" del Atlántico desde Islandia y Terranova. Hacia enero fue reforzado por cinco escuadrones de Largo alcance, que se sumaron a las tres ya existentes, y que incluían Liberators Gr Mk V, Boeing Fortress GR Mk IIA y Handley Page Halifax G. Mk II. Se disponían de 13 escuadrones de alcance medio (Hudson, Whitley y Wellington) y 10 de hidroaviones Catalina y Sunderland. En las fuerza de ataque, los Beaufigther reemplazaban a los Hampden y Beaufort.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Dic 16, 2008 10:28 am

Capítulo 14

La amenaza submarino obligó a EEUU a mantener un fuerte contingente aéreo en la costas este de EEUU, Brasil, Panama, Cuba y Bermudas. La USAAF, además, recibía muchas peticiones de ayuda, y desde octubre de 1942, dos escuadrones del mando de Bombardeo de la RAF que habían sido cedido al Mando Costero, fueron relevados por dos escuadrones de reconocimiento marítimo de la USAAF, equipados con el B-24D, dota de radares SCR-517. Permanecieron en Gran Bretaña hasta marzo de 1943, cuando fueron enviados a Marruecos.

Pese a todos los refuerzos aliados, los submarinos de Doenitz continuaron mantniendo la iniciativa. En enero hundieron 203 128 trb a pesar de las malas condiciones climatológicas. En febrero, con la mejora del tiempo, mandaron al fondo 359 328 trb. sembrando la devastación en el Atlántico. A cambio, 19 submarinos fueron hundidos, cinco de ellos por los aviones ASW. El clímax vendría en marzo.

Ya comenzó el 21 de febrero, cuando dos convoyes -el ON 166 y el ON 167- fueron diezmados ese día. El 13 y el 14 de marzo, la sección criptográfica naval alemana (B-Dienst) detectó la partida de Halifax del convoy rápido HX.229 (con 40 buques) y la presencia, delante de este convoy, del lento SC 122 de Nueva Escocia (con 60 barcos). Una fuerte fuerza de submarinos salió a su encuentro. El Raubfraff Gruppe, con 12 submarinos, interceptó al SC 122, y los Stürmer y Dränger Gruppen -con 29-, se dirigieron contra el HX 229, atacando en una extensa zona fuera de los aviones ASW. En cuatro días los dos convoyes perdieron 21 de sus 98 buques (140.842 trb), y los alemanes sólo perdieron un submarino.

En los diez primeras de marzo, 41 buques fueron hundidos, seguidos por otros 44 los diez días siguientes, con un total de 695 608. Era la cifra más alta de toda la guerra, a pesar de la mejor protección de los convoyes. Este predominio alemán coincidió con la Conferencia de Washington, en la que se ordenó un envío de gran cantidad de escoltas del Atlántico al Pacífico. Se reorganizaron los convoyes y escoltas y las estructuras de mando, y se asignaron cinco CVE de la USN, junto una flotilla de destructores, al Atlántico.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4072
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Guerra aeronaval en el Atlántico

Mensaje por Kurt_Steiner » Mié Dic 17, 2008 10:43 am

Capítulo 15

Los ataques ASW en el golfo de Vizcaya habían sido abandonados desde los primeros meses de 1942. Po ello fueron retomados tras la conferencia de Washington, con resultados poco espectaculares: sólo se hundieron siete submarinos hasta enero de 1943. El problema se debía a que con los equipos FuMB 1 el radar ASV Mk II era detectado, con lo que los alemanes se podían sumergir rapidamente. Sin embargo, la llegada de los aviones aliados con el nuevo radar centimétrico iba a suponer una desagradble sorpresa. El 10 de febrero el 2º Squadron americano hundió al U-519 en el Golfo tras detecarlo con el radar SCR 517. Fue el único éxito de la operación "Gondola", en la que se realizaron 8 ataques en 19 avistamientos. Los alemanes comenzaron a desarrollar nuevas contramedidas al caer en sus manos un H2S. Se desarrolló el denominado NAxos-U, pero numerosas dificultades excluían su inmediata instalación.

La segunda parte de las operaciones fue "Enclose" (20-28 de mrzo). Sólo se disponían de 32 Wellington, pues parte de los efectivos estaban en Marruecos. Los resultados fueron desalentadores: 26 avistamientos, 15 ataques y un sólo submarino hundido (U-665). Las siguientes operaciones fueron similaress: 52 avistamientos, 28 ataques y un sólo submarino hundido (U-376). Pero la suerte iba a cambiar el mes siguiente.

Los Sunderland GR Mk III de los escuadrones 10 y 461 hundieron al U-332 el 2 de mayo y al U-109 el 7. Ese mismo día, un Halifax GR Mk II hunde al U-6643 y el 16 al U-463, un cisterna del tipo XIV. Doenitz ordenó a sus tripulaciones continuar el tránsito emergidos, haciendo frente con los AA. Sería un error muy caro. Durante mayo se realizaron 98 avistamientos, 64 ataques y 6 submarinos hundidos.

Los ataques en manada se repitieron en mayo, con resultado diverso: los ataques contra el convy HX 233 sólo hundieron un mercante y los del HX 234 cinco (perdiéndose dos submarinos), debido a las defensas. Durante el mes se hundierom 245000 trb y se perdieron cinco submarinos. Cuando se descubrió la presencia del convoy ONS.5 Doenitz hizo todos los esfuerzos posibles paar inerceptarlo. El 4 de mayo los submarinos hundieron cinco buques pero en los días siguientes los buques de escolta complicaron el trabajo y, pese a hundir 12 barcos, se perdieron 7 submarinos. El ataque contra el XH 237 se encontró con una podersa escolta, que incluía al portaaviones HMS Bitter. Tres submarinos fueron hundidos, uno por los aviones del portaaviones, que escoltó asimismo al SC 129, hundiendo otros dos submarinos.

El máximo esfuerzo tuvo lugar contra el SC.130, entre el 15 y el 20 de mayo, y fue un desastre, se perdieron cinco submarinos contra un único barco aliado. El 24 de mayo de 1943 Doenitz ordenó a sus submairnos dejar las patrullas en el Atlántico norte. El peligro de los submarinos comenzaba a ser superado.

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST