Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Organización y despliegue de las fuerzas aéreas. Aviones de combate.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Vie Dic 20, 2013 12:51 am

Hola a todos!

Revisando los temas de este foro, aún no he visto un artículo desarrollando este tema. Si no es así pido perdón. De momento comenzaré a subir el primero de una serie de capítulos que espero entregar de manera semanal.

CAPITULO I. EL NACIMIENTO DE LA CAZA DE ASALTO

JURAMENTO:

“Nos comprometemos a luchar en defensa del Reich siguiendo los principios y reglas del Grupo de Asalto. Sabemos que como pilotos del Grupo de Asalto, estamos llamados a proteger con todas nuestras fuerzas las vidas de las poblaciones en la retaguardia, y a defenderlas hasta el último aliento. En toda acción que nos lleve al contacto con bombarderos cuatrimotores enemigos, juramos atacar al adversario a la distancia más corta posible, y en caso de no poder derribarlo utilizando nuestras armas, lo abatiremos chocando contra él”

Este era el juramento que prestaban los pilotos que formaban los Grupos de Asalto, pilotos que accedían a estos Grupos de manera voluntaria, previa solicitud de ingreso en los mismos. Partiendo de la idea de que en otras Armas existían ya formaciones de Asalto, como las Divisiones de Asalto de la Infantería, las Flotillas de Asalto de la Marina de Guerra, y las secciones de Asalto de la Artillería, se propuso implantar en el Arma de Caza los llamados Grupos y Escuadrillas de Asalto. El gran antecedente histórico de estas formaciones se encuentra ya en la "hueste perdida" del tiempo de los lansquenetes, que rompía con su asalto la resistencia del adversario en lucha cuerpo a cuerpo. Regían su actividad dos ideas: la lucha a corta distancia y la voluntariedad. Todos los pilotos de los Grupos de Asalto eran voluntarios que se comprometían a combatir según los principios establecidos. La idea del combate a corta distancia impone a los cazas de asalto la lucha a la máxima aproximación. El abrir fuego a la distancia más corta garantiza un blanco y un disparo seguro, y brinda, incluso, a los pilotos poco experimentados, excelentes posibilidades de impacto. Sin embargo, el choque debía emplearse solo en condiciones extremas y siempre a juicio personal del piloto. Estos Grupos de Asalto pasaron a conocerse como “Sturmgruppen”.

Todo comenzó el 4 de Octubre de 1943, cuando la ciudad alemana de Frankfurt, sufrió un fuerte bombardeo de la Octava fuerza aérea norteamericana.
Mientras los incendios todavía ardían, y las víctimas eran extraídas de los escombros, el Gauleiter local ( líder de distrito nazi ) le envió una carta ese mismo día a Adolf Hitler en la cual acusaba a los pilotos de caza alemanes de cobardes y de " gordo cómodo e inútil " a Hermann Goering. Hitler recibió la carta e inmediatamente le pidió explicaciones a Goering.
Este al ver comprometida su autoridad, cargó contra sus pilotos dictando una serie de órdenes y tachándolos de cobardes. El obeso mariscal debatiéndose como siempre entre la grandilocuencia y la inoperancia absoluta emitió el siguiente comunicado a todas las unidades de defensa aérea del Reich:

1- No habrá condición meteorológica lo suficientemente adversa como para que los cazas no despeguen para interceptan a las formaciones aliadas.
2- Cada piloto que aterrice con su avión sin daños y sin registrar una victoria o al menos dañar un avión enemigo será inmediatamente enviado a corte marcial bajo cargos de cobardía.
3- Si un piloto de caza se queda sin munición al enfrentar al enemigo o los cañones fallan por alguna razón, deberá usar su aparato para embestir al enemigo.

Tales directivas fueron emitidas, pero parecía que finalmente tras pasado el cabreo inicial caerían en el olvido , sin embargo un oficial de alto grado de la Luftwaffe el Major Hans Georg von Kornatzki decidió encarar el problema.

Imagen

Major Hans Georg von Kornatzki

http://www.luftwaffe.cz/images/kornatzki.jpg

La aproximación a las formaciones de bombarderos era muy peligrosa. Estos volaban en una formación cerrada apodada "caja de autodefensa" ( Boxes ) , Así que lo que los pilotos alemanes intentaban era primero sacar un bombardero de la "caja de autodefensa " - el termino en alemán para esto era "Herausschuss", para después destruirlo con "más tranquilidad".
La experiencia había probado que un caza atacando por detrás un "box" de quince B-17 era durante una decena de segundos el blanco de más de cuarenta ametralladoras, lo que le dejaba una oportunidad ínfima de terminar su pasada intacto.
El Major Hans Georg von Kornatzki ya había luchado con el grupo JG-52 al principio de la guerra y luego había sido destinado a tareas administrativas. Se entrevisto con el general Adolf Galland , el jefe de caza de la Luftwaffe y le presento su plan para neutralizar los bombardeos

Segun von Kornatzki, la única manera de neutralizar el terrible tiro defensivo de los “boxes “ de bombarderos estaba en saturarles mediante un ataque masivo.
Proponía pues un ataque frontal efectuado a la escala de un Grupo (30 aviones) con una cohesión perfecta sobre una sola formación americana
Los "Sturmjäger" (cazas de asalto) así obtenidos abrirían el fuego en formación cerrada a 400 m. de los bombarderos y romperían lo más tarde posible a la orden de radio del jefe de la formación
El tiro de barrera convertido en casi inofensivo, nada impediría a los cazas acentuar su ataque al máximo. El efecto psicológico producido sería ciertamente generador de pánico y lograría la disolución del "box" de cuatrimotores.
Von Kornatzki aseguró a Galland que el espectáculo de una treintena de Fw.190 iluminados por los disparos formando una línea de fuego ininterrumpida podría enseguida con los nervios de las tripulaciones americanas.
En conclusión, propuso formar sin dilación una escuadrilla de asalto experimental y solicitó el honor de tomar su mando.

Imagen

Box de B-17 sobre Alemania

https://encrypted-tbn3.gstatic.com/imag ... sY1yIgOETb

Desde que Galland había afrontado el problema de los bombarderos estratégicos americanos había escuchado numerosas teorías, tan radicales como delirantes la mayor de las veces, pero ninguna le había interesado hasta este punto.
Juzgó la proposición de Kornatzki perfectamente realizable y dió inmediatamente su acuerdo
Von Kornatzki bautizo su táctica como "sturm" en honor a las tropas especiales de infantería en la Primera Guerra Mundial que se especializaban en la lucha a corta distancia y cuerpo a cuerpo.

Consciente que se estaría mas expuesto al fuego nutrido de las ametralladoras calibre 12,7 mm de los B-17 y B-24, investigo cual seria el mejor avión para usar con blindaje adicional que mantuviera todavía unas prestaciones competitivas
El Messerschmitt Bf-109 fue desestimado , ya que el esbelto caza no tenia la potencia suficiente como para cargar con la protección extra, ni la fuerte estructura alar para intentar golpear a los bombarderos con alguna probabilidad de éxito.
Los bimotores Me-110 y Me-410 tampoco eran adecuados al ser demasiado vulnerables a la escolta de cazas.

A pesar de las indiscutibles victoria logradas por los alemanes con ocasión de los dos grandes raids sobre Schweinfurt en verano de 1.943, las formaciones americanas tras un corto periodo de reflexión continuaron con las penetraciones profundas y llegaban a veces a la terrorífica cifra de un millar de cuatrimotores. Durante el curso del otoño, los esfuerzos americanos tendentes a lograr para sus bombarderos una escolta de caza hasta el centro de Alemania habían sido coronados con el éxito. En lo sucesivo, alrededor y por encima de los "boxes" de cuatrimotores revoloteaban agresivos grupos de Lightnings, Thunderbolts, y sobre todo los temibles Mustangs que disponían al fin de autonomía suficiente para operar hasta Leipzig.

Imagen

Focke-Wulf 190 AB/R2 Sturmböcke del JG 3

http://rafiger.de/Homepage/FBMuseum/Inf ... hevron.jpg

Finalmente parecía que el sólido Focke Wulf FW-190 era la mejor alternativa, robusto, bien armado con un motor radial menos vulnerable a los tiros que los Daimler-Benz en línea de los Messerschmitt .
Al FW-190 se le incorporaron paneles de cristal templado de 30 mm de espesor en la parte deslizable del cockpit y una plancha de acero laminado de 6 mm en los costados de la cabina. Además se coloco un anillo blindado cubriendo el frente del motor. También se descartarían los cañones de 20 mm externos y se montarían los poderosos R-B MK-108 de 30 mm.
Algunos aviones montaron 4 cañones de 20 mm, otros una combinación de 20 y 30 mm, dado que estos extras hicieron al Fw190 muy pesado algunos pilotos de esta unidad optaron por quitar las 2 ametralladoras MG que tenia el Fw190 en el morro, otros quitaron los cristales antibalas de los laterales de la cabina.
En vista de la necesidad creciente de un FW-190 en versión antibombardero mas especializado que los hechos partir de la versiones A-5 y A-6 se diseñaron paquetes de conversión de campo ( conocidos como Kits R) para la instalación en los mas nuevos modelos A-8 y A-9.
La versión definitiva standar era la A-8/R-8 con una lamina de 6 mm lateral para el piloto y paneles de cristal resistente adicionales. Este llevaba 2 cañones de 20 mm, 2 de 30 mm y 2 ametralladoras MG.

Así pués, a finales de Enero de 1.944 von Kornatzki comenzaría a realizar los primeros test de su proyecto, reclutó una quincena de pilotos voluntarios al azar de diferentes unidades y partió hacia una base en el sur de Francia con una dotación de aviones Fw-190 A-6. Simultáneamente, la firma Focke Wulf recibía el primer pedido de cazas de asalto Fw-190 A-7/R2, con los que la Sturmstaffel 1 iba a ser dotada a partir de marzo del 44.

Los voluntarios que llegaron a la Sturmstaffel 1, fueron los Oblt Zehart, Elser, Müller, Dost, Metz, Gerth, Roehrich, Franz, Kosse, Marburg, Peinemann, Maximovitz, Groten, Boesch y Uffz Keune. Solamente tres de estos pilotos sobrevivieron al conflicto (Muller, Franz y Boesch). Tras un tiempo "atacando" a un Fw-200 Condor con la cine-ametralladora, los pilotos de Kornatzki fueron declarados operacionales en los últimos días de febrero de 1944. Lograron sus primeras victorias sobre bombarderos el 6 de marzo, pero perdieron a las 12h 45' al noreste de Magdeburgo al Lt. Gerhard Dost, probablemente el primer muerto de los grupos de asalto. Finales de marzo, von Kornatzki pudo elevar un informe elocuente sobre las 3 semanas de operaciones de la Sturmstaffel 1, definiendo la composición y la táctica de los futuros Sturmgruppen.

El tiempo apremiaba y Galland quería adelantar las pruebas lo más posible, por lo que se crearon simultáneamente varios Staffel de testaje en distintos Jagdgeschwaders. Así, a principios de febrero el I Gruppe de la Jagdgeschwader 11 basada en Totenburg cerca de Hannover recibió una veintena de Fw-190 A7/R2, asignándose al 2 Staffel del Tte. Otto Heizmann. Estos aviones con cañones pesados de 30 mm fueron camuflados de manera poco reglamentaria ; sus cruces del extradós, de fuselaje y sus esvásticas fueron borradas. Esta práctica era frecuente en los Fw-190 de la JG 11. Solo se conservaron los números de identificación individuales negros de la 2 Staffel, y las cruces de intradós evitando a los sirvientes de la Flak trágicos errores. Estos 190 llevaban la ancha banda amarilla de Reichsverteidigung (Defensa del Reich) que caracterizaba a la JG 11, y la eficacia de su camuflaje era tal que varios pilotos se deshicieron de sus perseguidores efectuando algunos bruscos cambios de rumbo a ras del suelo.

Imagen

Fw 190 A7 del Sturmstaffel 1

http://fw190.hobbyvista.com/dekker3.jpg

Contra los cuatrimotores, los cañones de 30 mm hicieron maravillas. Los pilotos del I./JG11 anunciaron que 3 ó 4 impactos de 30 mm. eran suficientes para destruir un Liberator. El ataque más utilizado era una pasada frontal en picado de 15º; los pilotos alemanes se esforzaban en alcanzar los depósitos de carburante situados detrás del puesto de pilotaje del Liberator. Entre los pilotos que se foguearon a bordo de los 190 A7/R2, destaca el Lt. Otto Heizmann, acreditado de 18 victorias confirmadas de ellas varios bombarderos. Este piloto debió su salvación a una increíble suerte, el 24 de abril cuando al poco de despegar de Wiesbaden fue sorprendido por 4 Mustang. Los pilotos americanos, muy decididos a no dejar escapar a este curioso Fw-190 sin cruces en alas y fuselaje, no tuvieron dificultad en seguir a Heizmann, que rozaba los arboles y las líneas telefónicas con la esperanza de desalentarles. Cuando su situación empezaba a ser desesperada cerca de Gersheim, Heizmann se zambulló bajo una línea de alta tensión de 250.000 V aparecida en un banco de niebla. Hubo un relámpago detrás de él.. un Mustang acababa de percutir contra un pilón a 650 km/h debajo de la línea de alta tensión, los otros 3 se abrieron en abanico y renunciaron a la persecución

La JG 1 "Oesau" recibió también algunos Fw 190 A-7/R2 a principios de abril. El 13 de ese mes, al suroeste de Aschaffenburg, el Uffz Swoboda atacó frontalmente un B-17 G a bordo del Fw 190A-7/R2 nº 643950 "negro 4" de la 5ª Staffel. Eran exactamente las 13h57 cuando Swoboda abrió el fuego a 300 m. del "Viermot"; alcanzado por varios obuses de 30 mm, éste desprendió una lluvia de fragmentos y sus torretas cesaron inmediatamente su fuego defensivo. Cuando el Focke Wulf rozó ligeramente su presa, no era más que un resto humeante e inició su caída. La suerte de los aviadores americanos que ocupaban la parte delantera y el puesto de pilotaje del B-17 devastado por los obuses de 30 mm no ofrecía ninguna duda... el Oberleutnant Georg-Peter Eder y el Uffz Milde testigos de esta victoria no observaron ningún paracaídas. Una vez más, la terrible eficacia del cañón Mk 108 tan querido por von Kornatzki encontraba confirmación¡ La jornada esta lejos de terminar para el Uffz Swoboda. A las 15 h., la alerta sonó de nuevo en Wiesbaden-Erbenheim donde los Focke Wulf del II./JG 1 estaban en curso de reaprovisionarse. Swoboda describió esta segunda salida en estos términos: "El 13 de abril de 1944, a las 15hO5 exactamente, despegué como jefe de patrulla desde el aeródromo de Wiesbadn-Erbenheim. Dirigido directamente por la Reichsjägerwelle, fuimos conducidos por radio hasta los bombarderos enemigos. A las 15h30, logramos contacto visual con al menos doscientos Boeing B-17 Fortress II que volaban rumbo al noroeste en el cuadrante UT-TT. Favorablemente colocado con una ligera inferioridad de altura detrás de los Boeing, ataqué a las 15h39 al cuatrimotor que volaba en el extremo derecho del último "box". Disparé con todas las armas de a bordo a 200 m. del Boeing y enormes trozos salieron despedidos del empenaje y del ala izquierda, luego 3 hombres saltaron en paracaídas del B-17. Estando a muy corta distancia cesé de tirar y observé al Boeing que caía sobre su ala derecha visiblemente fuera de control. Cayó en llamas en el cuadrante US 3/6, cerca de Ittlingen-Baden. Al apartarme, mi Focke Wulf 190 fue atrapado por el tiro defensivo de los cuatrimotores, tocado varias veces, se ha puesto a arder. Ligeramente herido, me lancé en paracaídas."

Imagen

Fw 190 r8 del Hptm Wilhem Moritz

http://www.luftwaffe.cz/images/moritz2.jpg

A principios de mayo 1944, los acontecimientos se precipitaron. El Oberkommando der Luftwaffe (OKL) ordenó la formación de un primer grupo de asalto (Sturmgruppe). Este seleccionado entre los mejores grupos de la defensa del Reich fue el IV./JG 3 "Udet". Este grupo debía en gran parte sus éxitos a las innovaciones tácticas, muy próximas a las de von Kornatzki, aportadas por su enérgico Gruppenkommandeur el Hauptmann Wilhelm Moritz. Los primeros Fw 190 A-8/R2 llegaron en mayo y su puesta en servicio no tuvo ninguna dificultad. La IV./JG 3 fue re-denominada IV./Sturm/JG 3 o más corrientemente conocida como Sturmgruppe Moritz. En el seno de este grupo de élite, la famosa Cruz de Caballero tan codiciada y otorgada con cuentagotas iba a convertirse en cosa corriente; en algunas semanas, pilotos como Klaus Neumann, Werner Gerth, Walter Loos y Hans Weik iban a lograr palmarés asombrosos y llegar a ser verdaderos especialistas de la caza al cuatrimotor. La moral era alta; sobre su chaqueta de vuelo los pilotos del Hauptmann Moritz llevaba dos ojos estilizados. A los que estos ojos pocos reglamentarios intrigaban , ellos respondían con malicia: "nosotros esperamos ver los ojos del ametrallador antes de abrir fuego¡"

Fuentes:
Rammjäger. Walter Dahl. Editorial Sieghels
Luftwaffe Sturmgruppen. John Weal. Editorial Osprey
Fw 190 Sturmböcke. Robert Forsyht. Editorial Osprey
http://www.luftwaffe.cz/kornatzki.html
http://falkeeins.blogspot.com.es/2009/0 ... uppen.html
http://weaponsandwarfare.com/?p=3830
http://www.cieldegloire.com/jg_300.php

Continuaré la próxima semana
Un cordial saludo a todos!

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Jue Dic 26, 2013 9:53 pm

Hola a todos!

Continuo con el segundo capitulo de mi relato.

CAPITULO II. UN ESPERANZADOR COMIENZO.

El Estado Mayor de la Caza, consciente de la debilidad de sus fuerzas estacionadas en Alemania, decidió convertir la Jagdgeschwader 300 "Wilde Sau" (caza nocturna) en escuadra de caza diurna. Esta medida, efectiva a mediados de junio, iba a permitir agregar los Fw 190 A-8 del Stab y del II./JG 300 al Sturmgruppe Moritz. El I./JG 300 del Hauptmann Gerhard Stamp con sus Bf 109 G-6 y el III./ JG 300 deberían en lo sucesivo dar escolta en gran altitud a los sturmgruppen , tendría que pelear contra la escolta de cazas para permitir que los sturms se centraran en derribar cuatrimotores.

El Major Walter Dahl había sido nombrado Kommodore del JG z.b.V. el 20 de Mayo, este Jagdgeschswader para acciones especiales coordinaba la acción conjunta de varios Gruppen de Jagdgeschwaders diferentes a los que se asignó a la defensa del Reich. Solo un mes más tarde dejó el cargo y por orden de Adolf Galland, el 27 de Mayo asumió el mando del JG 300 con la misión de combatir a los cuatrimotores americanos y perfeccionar las técnicas sturm.
La primera quincena de Junio la actividad aérea aliada se concentraba en el frente de invasión de Normandía, la nueva JG 300 pudo disponer de dos semanas para fortalecer su cohesión, practicar las nuevas técnicas de combate y coordinar su acción con las de otros sturmgruppen.

El 3 de julio, el Fw 190 A8/R 2 del Lt Helmut Lebe se estrelló al regreso de una patrulla, abriendo así la lista de pérdidas del IV./Sturm/JG 3. Ningún otro incidente vino a turbar esta última semana de espera. Dispersados alrededor del perímetro de Illesheim, los tres Surmstaffel estaban orientados al centro de este aeródromo sin pistas. En caso de alerta, partirían sucesivamente con treinta segundos de intervalo cada uno a fin de evitar las colisiones en el centro del terreno y el grupo de asalto estaría en el aire en un tiempo record.

Tras algunos leves escarceos por fin el 7 de Julio llegó el auténtico bautismo de fuego de los Grupos de Asalto, en lo que los alemanes llamaron la batalla aérea relámpago de Oschersleben. Eran las 6h 10' del 7 de julio de 1944, cuando las estaciones de radar alemanas de las costas belga y holandesa señalaron fuertes concentraciones de bombarderos en el sudeste de Inglaterra. A las 7h15' la formación americana sobrevolando la costa holandesa fue estimada en más de un millar de bombarderos B-24 Liberator y B-17 G. La información fue inmediatamente transmitida a la 7 Jagddivision de Schleissheim que ordenó la alerta de 30 minutos a sus aeródromos. Según la ruta seguida por la oleada de bombarderos, el objetivo escogido parecía ser el complejo químico de Halle, en Merseburgo-Leuna; la JG 300 y el IV./Sturm/JG 3 estaban pues directamente concernidos. El Major Walter Dahl fue el conductor de la misión y este es su relato de lo acontecido.

Imagen

Major Walter Dahl

http://img441.imageshack.us/img441/7269 ... boardn.jpg

“ A las 8h20'. Sobre los aeródromos de Ansbach y Illesheim, el cohete verde anunciador de la orden de despegue subió en cielo. Uno tras otro arrancan los motores, llenando el aire con un sordo zumbido. Justo tras su despegue, el Sturmgruppe Moritz recibió orden de agruparse a la JG 300 que tomaba altura en la vertical de Leipzig. Habíamos puesto unos 90 aparatos en vuelo, de los cuales 30 eran Bf-109 G-6 que nos servirían de protección contra los cazas de escolta. En este momento las cosas se estropearon... los sirvientes de la Flak, sorprendidos por semejante despliegue de fuerzas, creyeron que eran cazas americanos y abrieron fuego con su precisión habitual. Dos de los pilotos se posaron indemnes en plena campiña, pero el Lt Norbert Graziadei herido saltó de su Fw 190 G-8 de la 6 Staffel. En la radio suena un silencio glaciar, con los motores a plena potencia escapamos de la zona barrida por la Flak describiendo una gran curva sobre el Elba. Entonces ví a los cuatrimotores…. Parecían gigantescos dragones de acero que venían del oeste. La flak nos había hecho perder diez minutos e íbamos a tener que situarnos en cota de combate con la mayor rapidez que nos permitiesen nuestros Focke-Wulfs. Los cazas norteamericanos cubrían a los bombarderos por el sur, atacaríamos a la formación por el flanco norte, menos protegido. Apenas pude dar crédito lo que ví…. Cerca de 600 cuatrimotores B-24 y B-17 rodeados por un enjambre de unos 400 Mustangs, Lightnings y Thunderbolts, cuya misión era proteger a los mastodontes de nosotros. Inmediatamente comuniqué ¡Enemigo a la vista! ¡Ataque a discreción!. A la derecha e izquierda vi cerrar filas a mis dos “Kaczmareks”, el sargento Loos que movía agitado la cabeza y el sargento primero Löfgen que miraba desde arriba. Rememoré la disposición de mis fuerzas en el combate, el Grupo de Asalto del Capitán Moritz volaba a mi izquierda, el Capitán Peters con unos cuantos Focke-Wulfs directamente detrás de mí, y el Capitán Stamp, detrás de la cuña de ataque, nos protegía con sus maniobreros Bf-109 escalonados hacia arriba. Atacar a tan gigantesco enemigo parecía puro desvarío, las manos se agarrotan sobre la palanca de mando, los dedos rozan los disparadores de ametralladoras y cañones, nos acercamos cada vez más a la brillante y amenazadora muralla, pero aún teníamos que acercarnos más, teníamos que hacer blanco, acribillarlos, derribarlos. Grito a mis pilotos Vamos a atacar! ¡Cerrar bien filas para el asalto! ¡El grupo de acompañamiento que se ocupe de los indios! ¡Mucha tranquilidad, to¡dos detrás de mí!. Lanzo nuestro grito de guerra ¡“Rabazanella”!, cuyo eco me es devuelto desde todos los aviones. Con los motores bramando en sobrepotencia llegamos disparando al sorprendido bloque de bombarderos, que a su vez vomita fuego sobre nosotros. Pero como una cuña de acero separamos las formaciones, aún no he conseguido llegar a la vanguardia cuando ya sé que hemos logrado el éxito. La formación norteamericana se ha roto, en completo desorden giran unos a un lado u otro, algunos tratan de dar media vuelta y la mayoría abre las compuertas de bombas para aligerar su carga. El pánico provocado sobre el enemigo les hace hacer lo que nosotros queríamos, que arrojasen sus bombas sobre la verde campiña. Luego volvemos a reunirnos, esta vez a la derecha de la formación enemiga, el Capitán Stamp y su Grupo de Bf-109 maniobran desesperadamente en lucha contra la abrumadora superioridad de los cazas americanos, podrán entretenerlos un poco más ¡Tenemos que atacar otra vez!. Cerramos de nuevo filas, viramos hacia el norte y nos lanzamos contra la retaguardia del enemigo. Ya pican sobre nosotros los cazas americanos. Llamo al Capitán Moritz “Aquí Negus uno a Cesar uno.. ¿Ve usted los dos bloques del flanco derecho? ¡Ataque usted al de la derecha y yo al de la izquierda!, en la radio oigo la profunda voz de Motitz ¡Viktor, Viktor!. Al grito de “Rabazanella” iniciamos el segundo ataque, un verdadero asalto. Ahora no se trata de sembrar el desconcierto, debemos derribar todos los aviones que podamos. En formación cerrada, plano contra plano, iniciamos el ataque con un ángulo de20º desde abajo, faltan segundos para que se desencadene el infierno, doy la nueva orden ¡Cerrarse más para el asalto! ¡El que no derribe ninguno que embista! ¡”Rabazanella”!. Con la mirada fija en el visor y los dedos puestos en el gatillo me concentro en un bombardero que vuela delante de mí, tengo un Liberator en el visor oprimo los disparadores ¡Maldita sea, se han trabado!, mientras manipulo para liberarlos veo al Capitán Moritz pasar escupiendo fuego entre un bloque de bombarderos. Tengo libres los disparadores y pico contra el bombardero más rezagado, comienzo a disparar a quemarropa, no miro los impactos, solo la gigantesca pared de acero que hay delante de mí, de pronto el bombardero entero queda envuento en un mar de llamas rojas y azules. El avión se tambalea y bascula de morro, yo debo enderezar el mio para evitar ser golpeado por los fragmentos que se desprenden. El bombardero norteamericano cae en vertiginoso picado, veo abrirse cuatro paracaídas, luego otro, alrededor de mí un infierno de aparatos en llamas se precipita a tierra. Arrastrando una estela de fuego pasa junto a mí un Focke-Wulf que cae a tierra, ¡Dios mio, que se abra el paracaídas!. Se abre de un tirón. Las dos formaciones están destrozadas, los bombarderos envueltos en llamas caen a tierra como gigantes incandescentes. El Capitán Moritz comunica por radio que su grupo ha derribado a todos los bombarderos de la formación que han atacado, unos 50 aparatos. El resto de los desbandados bombarderos da media vuelta y retornan al oeste, en ese momento los cazas americanos se precipitan sobre nosotros como azores. Se forma un terrible duelo en el que veo caer a cuatro cazas enemigos, doy la orden de que cada uno se zafe como pueda y con el combustible que tenga aterrice en la base más próxima. Con los dos pilotos de mi Schwarm logro aterrizar en Qudlinburg, donde nos recibe un enorme griterío, gran parte de los aviones derribados han sido vistos por el personal de tierra. Me pongo inmediatamente en contacto con la División, y al cabo de una hora tengo partes de todos los aterrizajes de grupos y escuadrillas, varios aparatos han tenido que hacer aterrizajes forzosos. Gracias a Dios tenemos pocas bajas, me confirman que cinco pilotos han muerto, han dado su vida por la patria. Después de todas las confirmaciones enciendo un merecido puro y mando preparar los aviones para volver a la base, me informan que me dé prisa, el General Adolf Galland en persona me espera allí para felicitarme. Era típico de Galland, cuando pasaba algo que mereciera la pena, era el primero en estar con sus pilotos.
Al sobrevolar el aeródromo de Illesheim di una pasada en vuelo rasante batiendo alas, era la ceremonia para celebrar la victoria, mientras los soldados de la base me saludaban radiantes de alegría. Al bajar del avión, venía ya hacia mí el General Galland, con su abollada gorra puesta muy ladeada y el eterno cigarro en su boca. Me felicita y me da unas palmadas en la espalda. Naturalmente yo estoy muy orgulloso y no puedo evitar decir ¡Mi General, diez Grupos como estos y estará salvada la patria!. Galland me lanza su peculiar mirada, inclina la cabeza pensativo y me lleva al Kasino donde nos esperaban Moritz y el resto de los pilotos.”

Imagen

Walter Dahl acompañado por varios pilotos del Sturmgruppe

http://www.luftwaffe.cz/images/dahl2.jpg

Esta salida primera del grupo de asalto era un éxito sin precedentes en los anales de la Luftwaffe. Seis cazas de asalto faltaban: el Lt Alois Maier que se había posado de urgencia había fallecido de resultas de sus heridas, otros cuatro pilotos habían muerto y solo el Lt Hans Iffland gravemente herido se había podido lanzar en su paracaídas. Los B-24 Liberator destruidos compensaban largamente estas pérdidas. Los pilotos de los Sturmgruppen estaban encantados con sus Fw 190 A-8/R 2, describieron el combate insistiendo particularmente en los efectos devastadores de los cañones MK 108 de 30 mm. Galland, aunque preocupado, estaba plenamente satisfecho con el éxito de la misión, y era de la opinión de dotar a cada Jagdgeschwader de un grupo de asalto en el menor tiempo posible... Las previsiones más optimistas de von Kornatzki se encontraban así confirmadas desde la primera salida del grupo de asalto. Por la noche del 7 de julio de 1944, el Estado Mayor de la Luftwaffe pensaba poseer el arma milagro que ahorraría a la industria de guerra nazi la asfixia bajo las bombas.

La propaganda saltó sobre la noticia. La radio del Reich dió durante todo el día del 8 de julio un resumen triunfal: "Bajo la conducta personal del Geschwaderkommodore, el Major Walter Dahl, el IV./Sturmgruppe de la 3ªEscuadra de Caza conducida por el Hpt Wilhelm Moritz se distinguió ayer destruyendo 30 cuatrimotores enemigos en el sector de Oschersleben...". Horas más tardes la emisora decía “La suma de todas las acciones aéreas del día de ayer en el Reich y en los territorios ocupados en el oeste dieron como resultado la pérdida por parte de los aliados occidentales de 188 aviones, de los cuales 144 eran bombarderos cuatrimotores”. El 13 de julio, el Hamburger Tageblatt (periódico del NSDAP) titulaba en gruesos caracteres "El Major Dahl y su grupo de asalto: los boxes terroristas aniquilados hasta el último avión¡" La grandilocuencia de estos comunicados mereció una respuesta inmediata de la radio inglesa que aseguró una destrucción próxima de los grupos de asalto en el cielo o en tierra. Estas amenazas decidieron a los alemanes a cambiar de terreno desde el 14 de julio. El IV./Sturm/JG JG 3 así como el Stabschwarm del Major Dahl pasaron a Memmingen, el I./JG 300 del Hpt Gerd Stamp movió a Bad Wörishofen donde iba a permanecer largo tiempo, y el II./JG 300 del Hpt Peters se trasladó a Holzkirchen.

A pesar de los elocuentes informes de combate redactados por las tripulaciones sobrevivientes del 429 BG, el Estado Mayor de la 8th Air Force no se tomó realmente en serio a la nueva "escuadrilla de élite" de la Luftwaffe, que fue considerada todo lo más como una ficción extendida con fines de propaganda. Error que tendría fatales consecuencias para los intereses norteamericanos.

Imagen

Messerschsmitt Bf-109 G-6 del JG 300 usado como escolta de los Sturmgruppen

http://webmodelismo.com/page50/page47/f ... ge47_4.jpg

El 18 de julio cuando 300 B-17 y B-24 partieron a bombardear aeródromos alrededor de Munich. Mientras que los cuatrimotores tomaban rumbo de vuelta cerca de Memmingen, los sesenta Focke Wulfs de los IV./Sturm/JG 3 y II./JG 300 surgieron desde una barrera de nubes y efectuaron un ataque frontal masivo contra los bombarderos de la 2ª División. Simultáneamente, la caza de escolta era sorprendida y atacada por los treinta BF 109 de la I./JG 300. En algunos minutos fue el no va más para los Boeing y Liberator, pues otra vez el pánico desencadenado por la primera pasada había provocado la total dispersión de la formación. Para los cazas de asalto fue la competencia por ver quién derribaba más. La batalla causó estragos durante veinte minutos entre Memmigen y la frontera suiza que intentaban alcanzar numerosos cuatrimotores en dificultad. Los aviones del Sturmgruppen Moritz debieron posarse en Schongau y Holzkirchen, pues entre tanto el terreno de Memmingen había sido arrasado por un tapiz de bombas americanas. El score era más que impresionante: la cifra de 45 bombarderos abatidos anunciada por los pilotos fue reconducida a 24, lo que aún seguía siendo enorme. Este éxito sin embargo había sido adquirido al precio de pesadas pérdidas. Sin embargo los “sturmbock” del grupo principal de asalto pagaron un alto precio: 6 pilotos habían muerto y 5 heridos. El Kapitän de la 10 Sturmstaffel, el Oberleutnant Weik estaba herido, el Sturmgruppe perdía a uno de sus mejores pilotos, el Feldwebel Hubert Borowski. Los pilotos del II./JG 300 también sufrieron cuantiosas bajas, la Staffel 4 volvía sin el Uffz Heinz Brischke y el Gefreiter Gerhard Schneider, ambos caídos a bordo de sus Fw 190 A-6 cerca de Munich. El Hauptmann Rudolf Scharffenberg, Kapitän de la 5 Staffel había desaparecido y la 6 Staffel había perdido al Gefreiter Reinhard Metzner en combate contra los Mustangs.

El Leutnant Klaus Bretschneider , as de los "Wilde Sau", tomo la sucesión de Scharffenberg a la cabeza de la 5 Staffel. Este duro balance no afectó a la moral de los pilotos, y se supo por la noche de que la Ritterkreuz (Cruz de Caballero) acababa de ser concedida al Hauptmann Moritz. En lo sucesivo, su grupo seguiría en Schongau, en la frontea de Austria, para continuar las operaciones contra los cuatrimotores de la 15 Air Force basada en Italia. Esta batalla aérea del 18 de julio tuvo dos consecuencias inmediatas.


El acta de la misión de las tripulaciones americanas era bastante explícito esta vez para remover las altas esferas de la 8ª Fuerza Aérea. Lo que era antes calificado de "saturation attack" fue rebautizado con un matíz de respeto como "company front assault" , una expresión que durante el verano y otoño aparecerían a menudo en los informes americanos. Bien que consciente del peligro que representaban estas "company front", el Estado Mayor de la 8ª Air Force pensaba que la escolta de cazas daría cuenta rápido de este puñado de Focke Wulf. Se pasaron notas en las unidades de bombardeo, invitando a las tripulaciones a guardar la formación a cualquier precio hasta que los escoltas intervinieran. Lo que se olvidaba, es que el ataque del Sturmgruppe coincidía siempre con la aparición a gran altura de los Messerschmitt 109 que se enzarzaban con los Mustang y los Thunderbolt en combates que raramente excedían de cinco minutos... en una época en que la aparición del Messerschmitt era demasiado rara a gusto de los pilotos americanos, se adivina el encarnizamiento con el que los cazas USA respondían a la provocación, dejando así al grupo de asalto los minutos necesarios para destruir a los cuatrimotores.

Del lado alemán, el general Galland que acababa de dar a conocer su decisión de crear otros grupos de asalto no esperó mucho tiempo: el 20 de julio, el II./JG 300 logró el estatus de Sturmgruppe. Sus pilotos firmaron la famosa promesa "una salida, una victoria" y la mayor parte de sus Focke Wulf fueron trasformados en "sturmböcke" adaptándoles el Rüstsatz R 2.


Fuentes:
Rammjäger. Walter Dahl. Editorial Sieghels
Luftwaffe Sturmgruppen. John Weal. Editorial Osprey
Fw 190 Sturmböcke. Robert Forsyht. Editorial Osprey
http://www.luftwaffe.cz/kornatzki.html
http://falkeeins.blogspot.com.es/2009/0 ... uppen.html
http://weaponsandwarfare.com/?p=3830
http://www.cieldegloire.com/jg_300.php

Continuaré la próxima semana. Un cordial saludo a todos!

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Lun Ene 13, 2014 10:09 pm

Hola a todos¡

Continuo con la exposición

CAPITILO III. UNA DE CAL Y UNA DE ARENA.

Tras unos días de interrupción, salvo algunos escarceos, el 29 de Julio las misiones de los Sturmgruppen se reanudaron, aunque ese día por fallos del control de tierra los grupos no consiguieron llegar a sus objetivos. Al día siguiente, mientras que los cazas del Sturmgruppe Moritz trepaban para interceptar a los bombarderos, fueron atrapados por una formación importante de Mustang y Thunderbolt. En el breve combate que se siguió dos célebres pilotos el Leutnant Siegfrid Schuster y el Feldwebel Maximovitz heridos se vieron obligados a un aterrizaje forzoso. El avión del Feldwebel Maximovitz capotó al aterrizar. Los cazas de asalto no consiguieron interceptar la formación de bombarderos.

El 3 de agosto fue igualmente un dia nefasto para los cazas de asalto. Por la mañana la orden de despegar llegó a Schongau que abrigaba los Focke Wulf del IV./Sturm/JG 3. Fueron llevados por el control de tierra por encima de los Alpes austriacos donde los pilotos no tardaron en tener contacto visual con los Liberator. Inmediatamente formados en línea frontal, los cazas de asalto entraron en el infierno del tiro defensivo de los "pesados", un avión de la 11 Sturmstaffel se trasformó en una antorcha y cayó en barrena. Lás únicas victorias ciertas de esta pasada fueron logradas por el Kapitän de la 12 Sturmstaffel, el Leutnant Willi Unger, y por el Leutnant Walter Hagenah que logró su cuarto bombardero, Sin descorazonarse, los cazas de asalto se reagruparon y juntaron para una segunda pasada. Un segundo Liberator se desintegró bajo los impactos de obuses de 30 mm del "sturmbock" de Unger, que encajó casi la totalidad de una ráfaga del ametrallador de cola. El artillero americano había apuntado bien... el motor BMW 801 del Focke Wulf se paró bruscamente mientras una capa de aceite tapaba su parabrisas blindado, privado de visibilidad hacia adelante, el Staffelkapitän prefirió no intentar el largo descenso en vuelo planeado y el aterrizaje forzoso, teniendo en cuenta que los Thunderbolt acababan de hacer su aparición. Se lanzó en paracaídas al sur de Reutte.

Esta segunda pasada del Sturmgruppe fue también la última pues los Thunderbolts y los P-38 que revoloteaban ahora alrededor de los B-24 dispersados no hubieran dejado ninguna oportunidad a los Focke Wulf de Moritz. De vuelta a Schongau, este último debió de redactar un triste balance: cinco Liberator habían sido abatidos al precio de tres pilotos desaparecidos, tres muertos, un herido y uno lanzado en paracaídas. La 12 Sturmstaffel de Unger había despegado de Schongau con cuatro pilotos por todo efectivo... Ella se componía al regreso de un único Focke Wulf, el del Unteroffizier Hermann Christ. Las filas ya bien mermadas del Sturmgruppe no resistirían mucho más tiempo a este ritmo y el relevo entusiasta pero inexperto que llegaba de las escuelas de caza no podía pretender reemplazar los muertos. La mayor parte de los pilotos de reemplazo eran jóvenes aspirantes o bien suboficiales henchidos a fondo, pero que totalizaban a menudo menos de ¡diez horas en Focke Wulf 190!, tengamos en cuenta que los pilotos americanos no salían de las escuelas de vuelo con menos de 300 horas. Los abordajes, descartados en provecho de los eficaces cañones MK 108 responderían probablemente más a las capacidades de estos jóvenes reclutas...

Imagen

Fw. Hubert Engst en su Fw 190A-8/R2 del 6./JG 300

http://www.luftwaffe.cz/images/engst2.jpg

La segunda catástrofe ocurrió el 9 de agosto. Fieles a su táctica habitual, los cazas de asalto del IV./Sturm/JG 3 seguían bajo el abrigo de una capa nubosa a una formación de B-17 aislada. En el mismo momento en que surgieron, los pilotos de una cincuentena de Mustangs idealmente colocados viniendo del sol localizaron el enjambre de Focke Wulf y picaron... la sorpresa fue total. Los pilotos alemanes , aunque compensando en parte los vicios de sus aviones por sus excepcionales cualidades fueron diezmados en cuatro minutos de combate cerrado. Al hacer el recuento a la vuelta faltaban 11 aviones que había llevado a la muerte a ocho pilotos. El Uffz Fritz Eilbrecht herido había saltado, el Uffz Reinhold Hoffmann igualmente tocado se había posado en la campiña y el duodécimo piloto había vuelto a Schongau a pesar de sus graves heridas (Ofhr Günter Jelinski). Este último duro golpe que afectó gravemente la moral de los pilotos, no fue más que mínimamente compensado por un Mustang derribado por el Oberfeldwebel Walter Loos, Kaczmareck de Walter Dahl y futuro as del Ta-152.

Los bombarderos de la 8ª Fuerza Aérea, que no había re-encontrado cazas de asalto desde hacía dos semanas, tuvo un despertar brutal el 15 de agosto. Ese día, doscientas Fortalezas Volantes escoltadas por un número doble de cazas partieron de Inglaterra: objetivo Wiesbaden. Las condiciones metereológicas se deterioraron treinta kms. antes de Trier, la formación americana tuvo que escindirse en varios grupos. La escolta, en la imposibilidad de cubrir eficazmente a sus protegidos, se dividió a su vez. El "stream" americano se escalonaba entonces en cinco kms. de alto, ocho de ancho y 20 de largo¡¡¡ Los sesenta Wulf de los IV./Sturm/JG 3 y II./Sturm/JG 300 no tuvieron ninguna dificultad en evitar la escolta y llegar hasta las Fortalezas Volantes. El combate de treinta minutos que se desarrolló sobre Triers fue una verdadera masacre. Todos los pilotos alemanes revindicaron al menos un cuatrimotor¡ El Increíble balance se establecía como sigue: Sturmgruppe Moritz (JG 3): 41 victorias; Sturmgruppe Bretschneider (JG 300): 36 victorias; Stab./JG 300: 7 victorias. Los Messerschmitt de la JG 300 revindicaron 17 cazas americanos. Dejemos que sea el propio Walter Dahl quien relate los acontecimientos:

Imagen

Recreación artistica del stab/JG 300, con el nº 13 el aparato de Dahl

https://encrypted-tbn3.gstatic.com/imag ... 6UtbUoSpxg

“El 15 de Agosto de 1.944 fue un día típico de verano, radiante el cielo azul, limpio como el cristal, no se veía ni una nubecilla. A las 8.30 h. se nos da parte de una incursión proveniente del oeste, sin poder aún estimar el objetivo del ataque. A las 9.00 h. se ordena al Jagdgeschwader estar listo para despegar en quince minutos. A las 9.45 se ordena a todos los pilotos subir a sus aviones y estar preparados para despegar. Por fin a las 10.14 h. despegamos, establecemos el punto de reunión sobre Augsburgo a 3.000 metros. El Jagdgeschwader vuela en formación dirección Francfurt, un puesto de observación de la costa Belga nos pasa un informe en el cual estima que una formación de bombarderos con fuerte escolta de cazas se dirige presumiblemente a Francfurt, estamos en la buena dirección. El puesto de control de vuelo del Rhin central se hace cargo de nosotros y nos lleva al encuentro de las formaciones enemigas sobre el sector de Tréveris. Tras una hora de vuelo avisto al enemigo, tres formaciones de unos 70 cuatrimotores vuelan frente a nosotros a 6.500 metros de altitud. No veo en ese momento ningún caza de escolta, así que ordeno ataque inmediato, hemos tenido suerte y hay que actuar con la rapidez del rayo, si llegan los indios la cosa se complica mucho. Velozmente nos colocamos detrás de ellos, en buena posición de ataque, Moritz se hace cargo de lka formación de la izquierda, el grupo de Peters ataca la formación de la derecha, y yo junto con el Stab ataco a la formación central que guía el ataque. No teniéndonos que preocupar de la caza enemiga, nos aproximamos a los bombarderos en un ataque que parece casi un ejercicio. Abrimos fuego a trescientos metros y nos acercamos aún más a las formaciones de cuatrimotores. Centro en el visor el tercer B-17 del flanco izquierdo y disparo a placer, logrando impactos en el fuselaje y en las dos alas. Apenas puedo enderezar mi Focke-Wulf por encima del Boeing, cuando este se inclina ya del ala izquierda, con el fuselaje ardiendo y arrastrando tras de si un penacho obscuro. Uno, dos, tres hombres saltan en paracaídas y la Fortres se desploma verticalmente, con la vista la sigo un momento, se desprende un ala y el avión se deshace en pedazos.
Llamo por radio a mis pilotos y ordeno reunirnos para un segundo ataque. Al poco rato estamos en formación y volvemos a atacar. Hago que mis pilotos cierren filas, pues detecto algo de confusión entre ellos y que cada uno vuela por su cuenta escogiendo un bombardero según le parece. De nuevo atacamos la misma formación, pero como decimos nosotros ahara va muy “desplumada” ya que tras nuestro primer ataque ha perdido mas de la mitad de sus bombarderos. Este ataque nos parece aún más fácil, el furioso fuego de los artilleros se ha debilitado considerablemente. A unos doscientos metros disparo contra un Boeing, mis cañones han hecho blanco y el motor interno de babor arde inmediatamente, comienza el gigante a caer en barrena cuando de repente, bajo mí se enciende un horroroso globo de fuego, el Boeing ha estallado con toda su carga. Pero no tengo un segundo para meditaciones, por radio mi kaczmarek, el sargento Loos, grita ¡”Indios”!. Nos reagrupamos de nuevo, esta vez para defendernos de los cazas americanos. El grupo de Stamp que tan bien nos había cubierto con sus Bf-109 se lanza ahora al combate, y en la refriega que se origina derriban 18 cazas americanos. Nosotros tenemos ya encendidas las luces rojas de combustible, el JG 300 aterriza en Maguncia-Finthen, mientras que el IV/JG 3 lo hace en Wiesbaden, desde el teléfono más cercano llamo al Coronel Trübenbach, Jefe de Caza del sector Rhin central, y le comunico nuestra victoriosa acción. Por la noche me pasan el parte definitivo de derribos:

Grupo de Asalto IV/JG 3 de Motitz…… 41 bombarderos derribados
Grupo de Asalto II/JG 300 de Bretschneider…..36 bombarderos derribados
Grupo de Asalto stab/JG 300 de Dahl……………7 bombarderos derribados
Grupo de Acompañamiento I/JG 300 de Stamp…. 18 cazas derribados

Tenemos nueve bajas, pero lo más impresionante es que el enemigo, ni siquiera ha podido bombardear el objetivo establecido.”

Imagen

Focke Wulf Fw 190A8 5.JG300 Red 3 Kornjark Konrad Bauer WNr 171641

https://encrypted-tbn1.gstatic.com/imag ... v4DqijP51v


Alrededor del 80% de estas victorias fueron homologadas. Al precio de 9 muertos, la caza alemana había destruído más de sesenta bombarderos estratégicos americanos. Con pérdidas escasas, el Sturmgruppe Moritz se había llevado la parte del león en este éxito. El Uffz Hermann Christ hubo de darse por desaparecido; el Uffz Wolfgang Engel estaba seriamente herido.

El mismo escenario se repitió al día siguiente. Las tripulaciones americanas del 91 Bomb. Group progresaban hacia Halle cuando tuvieron la desagradable sorpresa de ver formarse delante de ellos la celebre "Company front". Las estelas entrecruzadas del vapor de condensación divisadas en lo alto hizo desaparecer a los hombres del 91 BG sus últimas esperanzas: los Mustangs y Messerschmitts 109 estaban ya luchando. El combate duró tres minutos pero permaneció triste en la memoria para los americanos. Para este pequeño raid, la Luftwaffe no había empeñado más que al IV./Sturm/JG 3. Dos B-17 sucumbieron en la primera pasada, cuatro en la segunda y es en el caos indescriptible creado por la tercera cuando el Oberleutnant Ekkehard Tichy, Kapitän de la 13 Sturmstaffel, con toda seguridad corto de municiones percutió voluntariamente con un B-17... El cuatrimotor desventrado por el Focke Wulf se estrelló en Abhausen, no dejando ningún superviviente. El Fw 190 fue encontrado no lejos reducido a un montón chatarra informe. El ejemplo se había dado, finalmente un piloto decidió por voluntad propia abordar un bombardero con su aparato, esta vez como tantas otras, tras el impacto el piloto no pudo saltar y el abordaje se convirtió en una inmolación. Tichy era un as célebre, portador de la Cruz de Caballero y acreditado con 25 victorias. A pesar de la pérdida de su ojo izquierdo en combate, se había hecho trasferir al IV./Sturm/JG 3 donde lideraba la 13 Sturmstaffel. Su muerte fue allí duramente sentida.

La batalla aérea del 16 de agosto fue el último enfrentamiento destacado del mes. La Luftwafe hizo todavía algunas apariciones esporádicas, del 22 al 29 para los grupos de asalto, después la 8ª Fuerza Aérea ralentizó su actividad. Los antagonistas entraron en un periodo de calma relativa que debía durar hasta el 11 de setiembre.

Fuentes:

Rammjäger. Walter Dahl. Editorial Sieghels
Luftwaffe Sturmgruppen. John Weal. Editorial Osprey
Fw 190 Sturmböcke. Robert Forsyht. Editorial Osprey
http://www.luftwaffe.cz/kornatzki.html
http://falkeeins.blogspot.com.es/2009/0 ... uppen.html
http://weaponsandwarfare.com/?p=3830
http://www.cieldegloire.com/jg_300.php

Continuo la semana que viene. Un cordial saludo a todos!

Avatar de Usuario
lancaster
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5180
Registrado: Lun Jul 09, 2012 1:13 pm
Ubicación: Andalucía.

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor lancaster » Sab Ene 18, 2014 8:09 pm

Hola Emil Dermuth!!

Le aseguro que sigo con gran atención este hilo.Para mí es de lo más interesante, ya que conocía lo justito sobre este asunto.
También estoy a la espera de las próximas entregas, que por supuesto leeré con atención en cuanto pueda.

Gracias por el trabajo, estimado camarada :sgm120:
"...Acá el camino es la recompensa..."

Avatar de Usuario
Antonio Machado
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5048
Registrado: Mié Ago 03, 2011 3:40 pm
Ubicación: Nueva York, E.E.U.U.

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Antonio Machado » Sab Ene 18, 2014 8:53 pm

Hola Emil Dermuth, estimado !


Al igual que nuestro amigo andalúz, a mí también me ha gustado mucho el tema de este Hilo y la manera en que lo estás desarrollando, yo me suscribí al Hilo desde el principio.


Felicitaciones y adelante con nuevos posts...!



Saludos cordiales desde Nueva York,


Antonio Machado :sgm65:

"In libris libertas" ("En los libros está la libertad")


“Lo peor de la Segunda Guerra Mundial fue el horrendo Holocausto en contra de la admirable Raza Judía, ante el cual todas las otras iniquidades palidecen: en los infames hornos de cremación, la indignidad humana descendió a un fondo más bajo y más abyecto que todo lo antes conocido.”


“La religiosidad es una enfermedad infantil colectiva: las religiones son el sarampión de la Humanidad. Con el tiempo y la razón, las supersticiones religiosas desaparecerán de la imaginación humana.” Sigmund Freud.


“Las religiones son el opio de los pueblos”. Karl Marx.

"Tú no vengas a rezar a mi casa, yo no iré a pensar a tu iglesia..."

Imagen
ImagenImagenImagen

Con el Holocausto Nazi en contra de la Raza Judía la inhumanidad sobrepasó a la humanidad.

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7582
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Juan M. Parada C. » Dom Ene 19, 2014 2:28 am

Imagen

Fuente: http://www.303rdbg.com/thunderbird/testofcourage.jpg

Impresionante relato de los defensores de los cielos del Reich,que cada día que pasaba,se veían más abrumados por el creciente poderío de las fuerzas aéreas aliadas que destruían sus ciudades que trataban de defender hasta el final.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Lun Ene 20, 2014 10:50 am

Muchisimas gracias por vuestros amables comentarios, camaradas Lancaster, Antonio Machado y Juan M. Parada C.

Seguiré con otro capitulo más de esta serie que espero os guste

CAPITULO IV. EL DESGASTE

El 10 de setiembre, el Sturmgruppe von Kornatzki basado en Welzow tenía la composicion siguiente: II./Sturm/JG 4 Kommandeur Obslt von Kornatzki, Kapitän 5 Sturmstaffel Hptm Eric Jugel, Kapitän 6 Sturmstaaffel Hptm Manfred Köpke, Kapitän 7 Sturmstaffel Oblt Otmar Zehart, Kapitän 8 SturmstaJG 4. El grupo de asalto había sido ya golpeado por la mala suerte el 5 de setiembre. Aquel día, el 8 Sturmstaffel despegaba de Alteno bei Luckau tras un reavituallamiento de carburante, cuando el Obergefreiter Hergert perdió el control por fallo de motor y fue a estrellarse al comienzo del bosque en el borde del terreno, exactamente sobre una barraca que abrigaba a una decena de estudiantes voluntarios de la Flak del aeródromo. Todos perecieron junto con Hergert en la explosión de su Focke Wulf atiborrado de gasolina.

Tras casi un mes de pequeñas escaramuzas la tregua fue rota por la 8ª Fuerza Aérea que lanzó el 11 de setiembre un ataque de gran envergadura sobre las fábricas de carburante sintético del centro de Alemania. La Luftwaffe se movilizó masivamente y consiguió más de 400 salidas aquel día. Los Fw 190 del IV./Sturm/JG 3 interceptaron los B-17 del 100 Bomb. Group "The Bloody Hundredth" cuando sobrevolaban Annaberg y abatieron doce de ellos en 3 minutos. Los Mustang de escolta llegaron justo a tiempo para contener la masacre. Las cosas fueron menos bien para los I y II./Sturm/JG 300 obligados a plantar cara entre Kassel y Eisenach a un centenar de P-47 y Mustang. Ernst Schroder a bordo de su Fw 190 A-8 "19 rojo" sin blindajes ni cañones pesados destuyó un P-51 y dañó seriamente a un segundo. Cinco de sus camaradas de Staffel resultaron muertos durante los diez minutos del combate. El as del Sturmgruppe, el Oberfeldwebel Konrad Bauer fue atrapado a baja altura por siete Mustang. Logró tenerlos a raya durante 15 minutos y pudo derribar tres... antes de ser él mismo herido y obligado a posarse sin tren en Nordhausen amputado de dos dedos de la mano derecha, no pudo volar mucho durante los meses que siguieron.

Mientras tantoi, entre Gotha y Eisenach, el grupo de asalto de la JG 300 habilmente conducido a través de los Squadrons de Mustangs por el Lt Bretschneider tomaron contacto con dos boxes de Liberators. Los Focke Wulf portando la banda roja de la Reichsverteidigung (Defensa del Reich) hicieron dos pasadas agrupadas sobre los cuatrimotores, abatiendo al menos quince B-24. El Uterofizzier Ernst Schröeder a bordo del A-8 Werk nº 172733 "19 rojo" se adjudicó dos Liberator... La inevitable escolta de Mustangs se abatió entonces sobre los Focke Wulf, sol a la espalda. En pocos instantes, siete pilotos de la JG 300 pagaron con su vida la falta de performancede sus sturmböck.

Imagen

Foto: B-24 Liberator. Tocado y hundido

https://encrypted-tbn2.gstatic.com/imag ... cePzU1SHFg

Los otros Sturmgruppen pagaron igualmente un pesado tributo. El grupo de la JG 4 partido de Welzow había perdido siete pilotos, entre los que se contaba el Oberleutnant Otmar Zehart Kapitän de la 7 Sturmstaffel. El Oberfahnrich Schaar, apenas repuesto de su salto en paracaídas del 12, estaba herido de nuevo. El Sturmgruppe Moritz había tenido más suerte. Los cuatro pilotos que no volvieron debieron su vida al paracaídas. El héroe del día fue sin duda el Oberleutnant Oskar Romm, pudo derruibar 3 Liberator en tres minutos. Veamos como es el relato de Walter Dahl para ese día

“A las 10.43 h. despegamos para hacer frente a una incursión que venía del oeste, en la zona de Eisenach tomamos contacto visual con el enemigo, a unos cinco kilómetros de nuestro objetivo nos sorprendió una formación de Mustangs, inmediatamente se inició un combate entre los cazas americanos y el I y III Gruppe, mientras que el IV Gruppe y el Stab atacábamos a la formación de bombarderos. Pude centrar en mi visor a un B-17 que se había descolgado de la formación, y a mi primera ráfaga empezó a despedir un humo, primero claro y luego obscuro del fusalaje y del ala izquierda, se le desprendieron algunos fragmentos y cayó verticalmente. En ese momento me vi rodeado de Mustangs y no me quedó otra opción que virar en redondo y librarme de mis perseguidores a todo gas. La formación de bombarderos era muy larga, y en mi huída tropecé con un pequeño grupo de B-17 rezagados, acercándome por la cola al avión del centro del último grupo, desde abajo y en vuelo oblicuo, lo incendié con una ráfaga más larga. El Boeing se separó de la formación planeando, pero cuando quise atacarlo por segunda vez, se desplomó verticalmente con una gran estela de humo negro. Entonces mi kaczkmarek Lindenberger apareció junto a mi agitando la mano, apenas lo había visto cuando los Mustangs se abatían disparando sobre nosotros. Justo entonces se encendía la luz roja de la gasolina y abajo vi un providencial banco de nubes. Mientras describía virajes ví a Lindenberger, siguiéndome como si fuera mi sombra. Por fin nos libramos de nuestros enemigos y a las 2 horas y 32 minutos de nuestra partida aterrizábamos en Erfurt. Pero apenas habíamos terminado de rodar y saltado de nuestros aviones, un grupo de Mustangs, como perros rabiosos, estaban sobre nuestro aeródromo tratando de destruir nuestros aviones en tierra. Solo dieron una pasada y se largaron hacia el oeste, también el enemigo dependía de su nivel de gasolina y estos tenían aún un largo viaje de regreso. Por la tarde se comunicó que habíamos destruido 95 bombarderos y 72 cazas.”

A persar de estos éxitos, el desgaste que sufría el arma de caza era inaguantable, cada vez era más difícil encontrar pilotos capacitados para reponer las bajas y se recurría a cualquier cosa. En el relato Walter Dahl dice que ese día su kazckmarek era el Lt. Alfred Lindenberger, antes Major. Pues bien, ese día fue el bautismo de fuego de Lindenberger, me refiero al bautismo de fuego en la segunda guerra mundial, puesto que Lindenberger era un As de la primera guerra mundial con cinco derribos en su Fokker D.VII. Como oficial de reserva fue movilizado para atender una escuela de vuelo, pero algo más tarde pidió su traslado voluntario a una unidad de cazas de asalto. En el momento de entrar en combate era el piloto de más edad de la Luftwaffe, y probablemente de la contienda. Tal era la falta de pilotos de la Luftwaffe por esas fechas.

Imagen

Foto: Lindenberger y su grupo durante la primera guerra mundial

https://encrypted-tbn1.gstatic.com/imag ... _AqLbnxj5g

Ese 11 de Septiembre también se produjo otro hecho destacable, dos de los bombarderos derribados fueron por embestida de un Focke-Wulf, uno de ellos ejecutado por el sargento Walfeld, este es su testimonio:

“Oprimí los disparadores y los cañones no funcionaron, los impactos que había recibido en el fuselaje y en las alas los habían inutilizado, ¡Lo embestiré!, pensé entonces. Me desvié a la izquierda y arremetí a todo gas contra los estabilizadores de profundidad y dirección del americano, que veía cada vez más grandes. Me incrusté con rabia entre los timones y la cabina de popa, en la que, fracciones de segundo antes, pude ver la cara del ametrallador desencajado por el miedo. Mi hélice hizo trizas la cola del bombardero. Un golpe terrible…. ¡Lo había logrado!. Mi ala izquierda estaba deshecha, y de la derecha no quedaba más que un muñon. La palanca de mandos no obedecía. El techo de la cabina salió desprendido tras el impacto, abajo giraban como un disco mares de nubes, iba a perder el sentido cuando la fuerza centrífuga me sacó del asiento. Dando vueltas como una peonza en el cielo azul, volví en mi, tiré de la anilla del paracaídas y este se abrió con un leve crujido. Ví al Boeing, no lejos de mí, cayendo como si fuera un piano. Me dolia mucho la cabeza y tenía el cuerpo lleno de contusiones.”

Aquel día en el timón del nuevo Focke-Wulf del sargento Walfeld se pintó una calavera, en lugar de una barra habitual, como señal de haber derribado un avión por colisión.

Nueva catástrofe al día siguiente, cuando 49 cuatrimotores no volvieron de una segunda salida sobre Kassel... Los ejecutores fueron los Sturmjägers de las JG 3, 4 y 300. Una píldora bien dura de tragar para la Octava Fuerza Aérea, que en dos días acababa de dejar 80 de sus bombarderos sobre el terreno. Los resultados de los cazas de asalto eran tanto más inquietantes cuanto que las pérdidas que les habían sido infligidas no parecían haber reducido su potencial. Lo que sí que era cierto es que si semejantes catástrofes continuaban a repetirse, los bombardeos diurnos de la 8ª Air Force sobre Alemania no tardarían en ser cuestionados...
¡Una hipótesis inconcebible en este mes de setiembre de 1944, en el que nada iba bien para el III Reich¡.

El día 12 de Septiembre se repitió la historia, solo que esta vez la caza norteamericana de escolta estuvo más activa. Los alemanes reclamaron el derribo de 87 aparatos con la pérdida de 13 bajas propias.
El día trece pasó a conocerse entre las filas alemanas como el “Trece Negro”. Las cosas comenzaron mal desde el principio, el control de tierra por error, intodujo a los sturgruppen en medio de los cazas enemigos. A pesar de que el grupo de acompañamiento se puso de inmediato a luchar contra la caza norteamericana, a los Focke-Wulf se les hacia imposible evadirse del combate caza-caza y atacar a las formaciones de bombarderos, en cuanto se libraban de un grupo de Lightnings se abalanzaba sobre ellos una jauría de Mustangs. Se produjo un combate entre cazas en el que la superioridad numérica americana era demoledora. Solo el stab/JG 300 pudo un momento librarse de la presión de los cazas y realizar un asalto. Así nos lo relata Walter Dahl:

Imagen

Foto: Sturmbock de Hubert Engst 6./JG 300

http://1.bp.blogspot.com/-MGoyZ-tOi9c/T ... /engst.jpg

“Había que actuar con rapidez, puesto que nuestros camaradas combatían en franca inferioridad numérica. Sin pensarlo dos veces, al frente de mi grupo ataco un box de B-17. Tengo un Boeing delante de mí, en el centro de mi visor, disparo una ráfaga y veo salir humo blanco del motor exterior derecho. No tengo tiempo de rematarlo, pero al romper el contacto, de manera fortuita, me situo en posición de tiro a otro Boeing, y al oprimir los disparadores de mis armas salen unos pocos cartuchos y luego se encasquillan. Los artilleros de las torretas disparan masivamente sobre mi avión, estoy muy cerca del Boeing pero me siento impotente, no hay tiempo de retroceder, yo mismo me doy la orden. “Tu eres el ejemplo, tu has ordenado el asalto, tu has animado una y otra vez a los hombres a realizar abordajes, ahora te toca demostrar si eres capaz de acatar esa orden”. No he terminado de hablar conmigo mismo cuando ya estoy incrustado en el timón de cola. En una fracción de segundo estoy en el aire, el ala derecha y la hélice han desaparecido, la palanca de mando no obedece y el techo de la carlinga no está tras el impacto. El avión cae en barrena, me suelto el cinturón de seguridad y trato de saltar, no lo consigo. Todo gira vertiginosamente a mi alrededor, estoy aturdido, no se como pero al fin salgo despedido de la cabina. Siento que estoy dando vueltas en el aire ¡Estoy vivo!, parece que despierto, cuento hasta setenta antes de abrir el paracaídas, a esa altitud sin oxigeno moriría durante la caída. Tiro de la anilla y el paracaídas se abre, estoy feliz. Soy recogido por unos muchachos que me han visto descender y han acudido en mi ayuda. A la mañana siguiente cuando, aún cojeando, voy a los talleres a recoger mi nuevo avión, oigo como un soldado le decía a otro – ¿no lo sabias?, el “viejo” ha embestido también.”

El dia siguiente Walter Dahl fue llamado de urgencia para una conferencia. Los jefazos le pedirían explicaciones, para derribar 7 bombarderos la Caza de Asalto había pagado un alto precio, la muerte de 36 de sus pilotos.

Fuentes:
Rammjäger. Walter Dahl. Editorial Sieghels
Luftwaffe Sturmgruppen. John Weal. Editorial Osprey
Fw 190 Sturmböcke. Robert Forsyht. Editorial Osprey
http://www.luftwaffe.cz/kornatzki.html
http://falkeeins.blogspot.com.es/2009/0 ... uppen.html
http://weaponsandwarfare.com/?p=3830
http://www.cieldegloire.com/jg_300.php

Continuaré la próxima semana.
¡Un cordial saludo a todos!

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4062
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Kurt_Steiner » Sab Ene 25, 2014 8:46 pm

El mayor Alfred Lindenberger acabaría la 2GM con cuatro derribos. Gruppenkommandeur del II./ JG 300, por su falta de experiencia voló en la mayoría de sus misiones como hombre ala de su punto.

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Lun Ene 27, 2014 7:20 pm

Hola a todos!

Gracias por tu aporte camarada Kurt Steiner, continuo con el siguiente capitulo:

CAPITULO V. SIN ESPERANZA

A pesar de que algunos elementos del JG 1 y JG 11 recibieron unos pocos Fw 190 A-8/R2 para realizar pruebas, el JG 4 fue el tercer y último Jagdgeschwader que se dotó de Sturmgruppen, este se formó en Mayo de 1.944 y fue el propio Von Kornatzki el encargado de su organización y conducción. El II./JG 4 fue el único grupo sturm del JG 4, al que se dotó con Fw 190 A-8/R2. Los gruppen I y III se equiparon con Bf-109 G y K, el III Gruppe se formó con elementos de ZG 1, más tarde se añadiría un nuevo Gruppe, el IV, formado a partir de elementos del JG 51. Este es el testimonio de un piloto que se alistó en el II. (Sturm) JG 4.

" En Agosto recibí un anuncio de que era admitido en una unidad nueva Sturm. Al llegar a Salzwedel nuestro nuevo Kommandeur Kornatzki nos dio una conferencia acerca de los deberes y responsabilidades de un Sturmjäger - una caza de asalto. Nos dejaron un día para reflexionar sobre las consecuencias y los peligros de nuestra nueva misión. Podíamos, pues firmar el juramento o tomar la decisión de regresar a una unidad "normal" de combate. Ningun piloto fue sometido a presión para firmar la declaración de intenciones Sturm, aunque Obstlt. von Kornatzki dejó bien claro cuáles son nuestras nuevas responsabilidades contraídas, - si llegara a esto, se esperaba que derribar un bombardero cuatrimotor con una embestida con nuestras propias máquinas. Como era de esperar no hubo uno solo de nosotros que deseaba ser trasladado en otro lugar - juramos luchar en defensa del Reich, de conformidad con las normas y principios de los Sturmgruppen . Sabíamos - como pilotos de unSturmgruppe - que podríamos tener que dar la vida para defender la Patria y el pueblo alemán. Prometimos que en cada salida en el que nos pusimos en contacto con el enemigo realizaríamos nuestros ataques en la distancia mas corta posible, y si fuéramos incapaces de bajar el bombardero con nuestro armamento fijo, entonces tuviéramos que destruirlo con una embestida. Aunque cada uno de nosotros había firmado esta declaración de forma individual, el juramento se leyó de nuevo y juró delante de la General de la Caza, Adolf Galland, en ocasión de una visita de inspección.Durante su intervención ante nosotros, declaró que nuestroSturmgruppe era ahora una unidad operativa de pleno derecho. Cada piloto entiende la importación y la gravedad de este momento, nuestro compromiso se plasmó en el apretón de manos que el general intercambiada con cada uno de nosotros. Todo el Gruppe fue entonces en el aire durante un desfile de aviones, que resultó ser una magnífica demostración. El día se completó con una demostración de aviones estadounidenses capturados, en particular, un P-51 Mustang. Se hizo hincapié en que nuestros Bf 109 y Fw 190 eran en general superiores a los de este tipo. Pronto nos dimos cuenta en nuestra primera misión de combate que esta afirmación no era del todo exacto. "


Imagen

Foto: 'Yellow 8' de 7 (Sturm) / JG 4 asignado a Hans Gerd Neuhaus

http://3.bp.blogspot.com/-lF24HHTf62I/T ... 0/4jg4.jpg

El JG 4 no empezó sus misiones a gran escala hasta Septiembre, y no lo hizo con buén pié, a pesar de los éxitos del día 11, perdió 21 pilotos y 9 resultaron gravemente heridos, el 12 de septiembre, von Kornatzki llevó el II. (Sturm) / JG 4 contra una formación de USAAF B-17, cerca de Magdeburgo. Tuvo éxito en el derribo de uno de los atacantes, pero luego fue perseguido por cazas de escolta USAAF. Von Kornatzki intentó un aterrizaje de emergencia en Zilly cerca de Halberstadt, pero se estrelló en las líneas de energía y fue muerto en su Fw 190 A-8/R2 (W.Nr. 681 424) "Green 3". El padre de la Caza de Asalto había muerto, y como no podía ser de otra manera en lucha contra las formaciones de bombarderos.

El 14 de Septiembre el mal tiempo dio un respiro, los Sturmgruppen podrían lamer sus herídas y honrar a sus camaradas muertos el “13 negro”, también se realizaron los funerales del padre de la Caza de Asalto.

Ese mes de Septiembre el tiempo sobre Alemania era horrible, los bombarderos norteamericanos disminuyeron su actividad y los grupos de asalto estaban agotados. Todo ello influyó en el descenso de actividad de la Luftwaffe. Los pocos ataques de la 8º fuerza tenían una débil respuesta, lo cual empezó a tensar las relaciones entre los Gruppenkommadeurs y el comando de la defensa del Reich, que por orden de Göring exigía que despegaran los cazas sea cual sea la condición metereológica.

El 27 de Septiembre el tiempo aclaró un poco y la 8ª fuerza preparó un gran ataque, el éxito volvía a sonreir a los Sturmgruppen. El IV/JG 3, el JG 300 y el JG 4 consiguieron penetrar en unos boxes de B-24 Liberator antes de que la escolta de cazas reaccionara. En unos pocos minutos el IV/JG 3 derribó 15 bombarderos, el JG 300 12 y el JG 4 18. Sin embargo pronto llegaron los cazas americanos y en aplastante superioridad numérica causaron grandes bajas en los grupos de asalto. Al día siguiente los grupos de asaltos vuelven a probar suerte, esta vez contra una formación de B-17. Los combates contra la caza de escolta comienzan pronto y los sturmgruppen no consiguen realizar ataques coordinados en los boxes, ni mucho menos romper las formaciones defensivas, el IV/JG 3 derriba 10 B-17, el JG 300 3 y el JG 4 9, sin embargo las pérdidas comienzan a ser insuperables y se acercan al 20% ese día. Uno de los pilotos derribados, aunque se salvó saltando en paracaídas, fue Alfred Lindenberger.

Durante el mes de octubre, el cielo de Alemania permaneció extrañamente vacío de aviones de la Luftwaffe. El palmarés de los Grupos de Caza de la 8ª Air Force americana no contabilizó más que 72 Focke Wulf y Messerschmitt destruídos, cifra irrisoria en comparación con los 469 reivindicados en setiembre. Del lado americano, estaba claro que esta calma ocultaba una vasta reorganización. En parte era verdad, pues el IV./Sturm/JG 3 acababa de ser amalgamado a los otros tres Gruppen de la JG 3, ahora vueltos a afectar a la Reichsverteidigung.

El 4 de octubre, mientras que el II./Sturm/JG 300 abandonaba Finsterwalde por Löbnitz, el III./JG 300 fue agregado a la escuadra para servir la cobertura al grupo de asalto. El 15 del mismo mes, los aproximadamente 70 Messerschmitt Bf-109 fueron reforzados con la formación de un nuevo IV Gruppe colocado a las órdenes del Hauptmann Offterdinger.

La 8ª Fuerza Aérea tuvo aún algunos encontronazos esporádicos con los Sturmjäger durante el mes de octubre. El 6 de Octubre, el Sturmgruppe Moritz abatió once B-17 del 549 Bomb. Squadron, el JG 300 bajó diez fortalezas y el JG 4 reclamó 21 derribos, todo ello a un gran precio, la mala racha continuó para el II./Sturm/JG 4, sorprendidos por 40 Mustang cuando intentaban interceptar los bombarderos del 385 BG... 9 Focke Wulf no volvieron a Welzow (7 muertos, dos heridos). Al día siguiente fue el turno de las Fortalezas Volantes que trataban de bombardear Leipzig de medirse con los II./Sturm/JG 4, JG 3 y JG 300. El Leutnant Klaus Bretschneider, que esta vez aún lideraba los sturmböcks de la JG 300, realizó la proeza del día, abatió dos B-17 y chocó contra un tercero antes de lanzarse en paracaídas indemne. Pero dos de los mejores pilotos del Grupo fueron abatidos cerca de Leipzig en obscuras circustancias. A bordo del Focke Wulf 190 A-8/R 8 werk nº 681471 "15 amarillo" de la 6 Sturmstaffel, el Fahnenjunker Ofw Lothar Födisch, acreditado de al menos seis victorias, se estrelló en Ostramonda. Su camarada el Unteroffizier Alois Auth (5 victorias) se mató en Leipzig con su A-8 Werk 350180 "17 rojo". El Uffz. Siegfried Damske y el Uffz Frotz-Joachim Wetzke del II./Sturm/JG 4 no regresaron a Welzow. Dieciocho B-17 y cinco cazas de escolta venían a compensar estas pérdidas. No hubo más salidas de los grupos de asalto en octubre; era la calma que precede a la tempestad del 2 de noviembre.


Imagen

Foto: Messerschmitt Bf 109 del grupo de acompañamiento del JG 300, derribado.

http://2.bp.blogspot.com/-IqwriSwlWF4/U ... /black4+(1).jpg


La más grande batalla aérea del otoño 1944 tuvo lugar el 2 de noviembre, cuando la 8ª Air Force lanzó un millar de Fortalezas Volantes y de Liberator a aplastar las refinerías de Merseburg-Leuna, donde se refinaba la mayoría de la gasolina sintética de Alemania. Los bombarderos americanos escindidos en dos oleadas de respectivamente 683 y 325 aparatos escoltados por 600 Mustang no encontraron ninguna oposición durante los cien primeros kms. dentro de territorio alemán. En las bases de las Jagdgeschwader 2, 3, 4, 27 y 300, cerca de 500 cazas despegaron. Las primeras ráfagas resonaron poco antes del medio día sobre el aerodromo de Borkheide, donde 30 Mustang que merodeaban efectuaron un ametrallamiento particularmente devastador: con 25 Messerschmitt Bf 109 G-10 y G-14/AS incendiados o destruídos, el I./JG 300 de Stamp fue declarado fuera de combate. A pesar de todas las penalidades la defensa del Reich consiguió realizar unas 500 salidas de Focke Wulf y Messerschmitt. El temporal fue el causante de que del total que habían despegado, 300 solamente lograron llegar hasta los bombarderos a través de un tiempo execrable.

Partidos de Schafstädt, los 39 Focke Wulf del Sturmgruppe Moritz interceptaron al 91 Bomb Group "the ragged irregulars" justo encima de Bitterfeld y destruyeron 14 B-17 en dos pasadas. El Kapitän de la 14 Sturmstaffel, el Oberleutnant Werner Gerth, colisionó voluntariamente con una Fortaleza Volante, los pilotos testigos le vieron evacuar su Focke Wulf, pero su paracaídas no se abrió. Los sturmböck iban a lanzar un tercer ataque, cuando ocurrió la avalancha de los P-51 del 55 FG. En unos minutos de combate desigual, 1o Focke Wulf sucumbieron. En Schafstädt, el Hauptmant Moritz realizó un muy triste balance: 11 muertos y desaparecidos, 4 heridos evacuados en paracaídas. El Sturmgruppe estaba una vez más diezmado, había perdido 15 de los 39 aviones que le quedaban, sus aviones soperativos acribillados de impactos y los raros pilotos supervivientes desde julio extenuados. ¡¡Era el fin para el IV./Sturm/JG 3!!.

Simultaneamente, el Sturmgruppe II/JG 4 Schröder había establecido el contacto con los bombarderos del 457 BG encima de Köthen. La primera Fortaleza volante fue abatida por el Oblt Markhoff, Kapitän de la 8 Sturmstaffel, la segunda por el Uffz Scherer y diez otras siguieron durante los seis minutos de combate. El tiro defensivo americano hizo sombríos cortes en las filas de los cazas de asalto. El Hauptmann Erich Jugel, Kapitän 5 Sturmstaffel, fue uno de los primeros en caer. Los Mustang, que habían desbordado a los Messerschmitt de cobertura, llegaron entonces para proceder a una verdadera ejecución: de 22 Fw partidos de Welzow, solo seis volvieron, los otros fueron destruídos o debieron de posarse en plena campiña. Se contabilizaron 6 muertos y tres heridos parachutados. La 8ª Fuerza Aérea perdió 76 cuatrimotores durante este raid del 2 de noviembre. De esta cifra, 32 fueron atribuidos a la Flak de Merseburgo, 26 a los grupos de asalto y los 18 restantes a los otros Jagdgruppen que participaron. Una "victoria" lograda por la Luftwaffe al precio de 70 pilotos muertos y 28 heridos.


Imagen

Foto: IV./Sturm/JG 3 de Moritz

http://3.bp.blogspot.com/-jlBU838qnvA/T ... oritz1.jpg


A consecuencia de esta batalla del 2 de noviembre del 44, los II./Sturm/JG 4 y IV./Sturm/JG 3, perdieron su denominación Sturm, que los identificaba como grupos de asalto. Como último grupo de asalto y superviviente de una fórmula de la cual el Oberkommando der Luftwaffe parecía desinteresarse quedaba el II./Sturm/JG 300.

El Hauptmann Wilhelm Moritz y algunos veteranos fueron enviados al reposo; el comando del Grupo volvió al Hauptmann Hubert-York Weydenhammer (muerto el 25 de diciembre con seis pilotos...). Moritz, debido a una crisis nerviosa fue definitivamente destituido como comandante de IV/JG 3 el 5 de Diciembre. Los Focke Wulfs blindados fueron conservados hasta su destrucción en combate, sus pobres performances para el combate caza-caza costó la vida a numeros pilotos en noviembre y diciembre. Durante su desgraciada carrera operacional, el II./Sturm/JG 4 perdió 52 pilotos muertos y 19 heridos, para un palmarés de unos 65 cuatrimotores. Nada de extraño si se considera la proporción de jóvenes pilotos inexpertos, cuyo coraje fanático era la única defensa contra los Mustang. El IV./Sturm/JG 3, que en el sentido estricto del nombre era un grupo de élite, logró entre julio y diciembre de 1944 éxitos espectaculares. Las cifras que se le atribuyen sobrepasan los ¡400 bombarderos cuatrimotores! Aquí también, las pérdidas fueron pesadas. Entre el 7 de julio y el 2 de noviembre 1944, se cuentan 72 pilotos muertos y 34 heridos.

A partir de noviembre 1944, los acontecimientos en el cielo del Reich tomaron un rumbo dramático para la caza alemana. A pesar del formidable ritmo de producción de la industria aeronáutica dirigida por Albert Speer (2.876 Bf 109 y Fw 190 en setiembre) y la entrada en servicio de los temibles Messerschmitt Bf 109 K-4, Fw 190 D-9 y Me 262 A, cada raid importante lanzado por la 8ª Air Force costaba alrededor de 80 pilotos y un centenar de cazas a la Luftwaffe. La relación de fuerzas se establecía en 1 contra 20 en favor de los americanos y ya se podía evaluar en 10 horas de vuelo la esperanza media de vida de un jóven piloto destinado a la Defensa del Reich.

Fuentes:

Rammjäger. Walter Dahl. Editorial Sieghels
Luftwaffe Sturmgruppen. John Weal. Editorial Osprey
Fw 190 Sturmböcke. Robert Forsyht. Editorial Osprey
http://www.luftwaffe.cz/kornatzki.html
http://falkeeins.blogspot.com.es/2009/0 ... uppen.html
http://weaponsandwarfare.com/?p=3830
http://www.cieldegloire.com/jg_300.php

Continuaré la próxima semana.

Un cordial saludo a todos!

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Lun Feb 03, 2014 5:13 pm

Hola a todos, fiel a mi cita semanal continuo con la exposición del tema

CAPITULO VI. EL DECLIBE

La enorme potencia destructiva de la ofensiva de bombardeo angloamericana se veía cada vez más libre de oposición. Los adelantos en las técnicas de vuelo y navegación, los nuevos cazas de escolta y la abrumadora superiortidad numérica hacían imparable esta ofensiva. La campaña contra las instalaciones industriales productoras de combustible había reducido las reservas alemanas hasta tal punto que ese mes de Noviembre empezaron las restricciones de vuelo.

La caza alemana estaba destrozada, con pocos pilotos con experiencia, las bases bajo fuego continuo y con restricciones de combustible hacían poco viable su operatividad. A esto había que añadir que ese otoño hizo un tiempo infernal sobre Alemania, y mientras los bombarderos volaban bajo un sol radiante a altas altitudes sobre las tormentas (los nuevos sistemas de navegación les permitían bombardear con relativo éxito grandes blancos sin visibilidad), la caza alemana despegaba en condiciones infernales para luego ascender y encontrarse con una legión de agresivos P-51 Y P-47.
Todo ello provocó que los Gruppenkommadeurs cada vez fueran mas reacios a mandar a sus escasas fuerzas al suicidio y a menudo se incumplía la orden de despegar bajo cualquier condición. Las relaciones entre el alto mando y los comandantes de los Jagdgeschwaders se tensaban cada vez más.Salvo pequeñas escaramuzas el mes de Noviembre permaneció tranquilo hasta el día 27

Imagen

Foto: B-24 bombardeando la refinería de Ploesti
http://4.bp.blogspot.com/-jIj9xxcfhAY/U ... araon5.jpg


El 27 de noviembre a las 11h50, una alerta hizo despegar 38 Focke Wulf 190 de las 4 Sturmstaffeln en Löbnitz. Llegaron a engrosar los 700 monoplazas de caza del 1 Jagdkorps al encuentro de unos 800 cuatrimotores de la 8ª Air Force. Los Mustangs de los 357 y 353 FG hicieron abortar la casi tiotalidad de los ataques alemanes y destruyeron 51 Focke Wulf y Messerschmitt al precio de 14 de los suyos. El II./Sturm/JG300 perdió 11 pilotos en el triángulo Halberstadt-Quedlimburg-Aschersñeben, sin conseguir ninguna victoria homologada, a pesar de solicitar algunos reclamos. El Unteroffizier Ernst Schröder combatiendo con un Mustang muy belicoso a baja altitud debió su vida a una casualidad: su "19 rojo" werk 172733 atravesó las ramas de un árbol en un alucinante vuelo rozando el suelo. El avión subió por poco, manejado por Schröder escapó a la vista del piloto americano gracias a su camuflaje y por fin se posó con el tren recogido a las 13h 30 en el aerodromo de Köthen. Sobre su viejo "Kölle Alaaf" Scröder contó 28 impactos de 12,7 mm en las cercanías del puesto de pilotaje.

El 29 de Noviembre Walter Dahl tuvo una reunión con el Inspector General de la Caza Adolf Galland, ambos compartían la obsesión de poner freno a los bombadeos angloamericanos que destruían Alemanía, sus ciudades y su industria. La única posibilidad de dar un vuelco a la guerra es librar el cielo alemán de aviones enemigos. Este le comentó que tenía en mente impulsar de nuevo los Sturmgruppen, que tenía en proyecto experimentar con el JG 300, darle un descanso mientras sus pilotos en la base de Rechlin aprendían a volar el Me-262 y el Focke-wulf Ta-152. Quería hacer un JG 300 nuevo, con un Sturmgruppe de Me-262 escoltado por gruppen equipados con el nuevo caza de alta cota Ta-152, y por ello en breve sus pilotos serían enviados a Rechlin.

Imagen

Foto: Focke-wulf Ta-152 H V3, W.Nr105 003, CW+CC, en la pista de Langenhagen
http://i286.photobucket.com/albums/ll10 ... echlin.jpg

El 30 de Noviembre, el Mariscal del Reich Hermann Göring se desplazó a Jüterbog, base del II./Sturm/JG300 para imponer las Hojas de Roble a la Cruz de Caballero de Walter Dahl. En el momento de su llegada a la base el Mariscal fue informado de que fuertes formaciones de cuatrimotores norteamericanos se dirigían a Berlín. Tras un breve saludo el Mariscal preguntó a Dahl porqué su grupo no despegaba para hecer frente a la amenaza. Waltere Dahl contestó que las condiciones metereológicas hacían impòsible el despegue de un grupo compuesto en su mayoría por pilotos novatos. Oigamos su relato de lo acontecido.

“Göring me ordenó que pidiera un nuevo parte metereológico, por supuesto el tiempo no había cambiado. Cuando voví con el parte comprobé que sin mi permiso se había hecho despegar a dos de mis grupos, en despegues individuales para que se reunan sobre las nubes. Era una locura, mientras los grupos de novatos tratasen de reunirse, los cazas americanos en abrumadora mayoría los destrozarían uno a uno. De mal humor reporté el parte a Göring y mi insistencia en no despegar. De repente rompió a vociferar, tachándonos de cobardes a mi y a mis pilotos, sin ver que tras el formaban hombres repletos de heridas, con vendajes en la cabeza, algunos habían derribado por colisión. Le contesté que mi grupo siempre había actuado valientemente, a lo que él repondió agitando el bastón – Eso no me interesa, usted y su escuadra tienen el mayor porcentaje de saltos en paracaídas, creo que sus “hermanitos” se “apean” antes de comenzar el combate, pero no he venido a discutir con usted, solo quiero que me diga cuando piensa despegar con su gente-
En ese momento sonó el aullido de las alarmas, Jüterbog era una gran base y no sería raro que el ataque fuera contra nosotros. Göring dio media vuelta y se largó en su coche. Mandé a la tropa a los refugios y yo fui al puesto de mando. Un buen rato más tarde sonó la sirena de fin de la alarma y en ese momento apereció Göring de nuevo en el puesto de mando, de inmediato se dirigió a mi con furia - ¿Por qué no ha cumplido mi orden?, le voy a fusilar por cobarde, sino despegan daré orden a los antiareos que les disparen cobardes inútiles!- Diciendo esto me agarró por las mangas y me zarandeó, yo me defendí diciéndole que según una consigna del Führer era el comandante de la Jagdgeschwader el que decidía cuando se tenía que despegar. Eso le puso aún más furioso- ¡Cierre la boca rebelde!, ¡Antes de que acabe el día haré un escarmiento con usted!. Muchos oficiales estaban petrificados y temerosos desviaban la mirada de la escena. Inesperadamente alguien me empujó a un lado. No daba crédito a mis ojos, era el General Galland que había venido desde Rechlin al saber que el “lobo” andaba por mi base. Las miradas de Göring se centraron en Galland y le increpó -¿Qué hace usted aquí?, yo no le he mandado llamar, mejor preocúpese de porque no despegan sus pilotos del frente occidental-. Sin perder los nervios Galland le dijo que había volado desde Rechlin hasta aquí para cercionarse del tiempo imperante, y que según su criterio no era posible el realizar una acción de ataque efectiva y coordinada en tales circustancias. Solicitó retirasrse a una sala contigua para hablar a solas con Göring. Este de mala gana aceptó.
Un rato después salieron de la sala, Göring hablo para todos, pero dirigiéndose a mí- He venido aquí para otorgarle las Hojas de Roble……. Pero ahora no puedo. Queda usted destituido del mando del JG 300 con carácter inmediato, un consejo de guerra decidirá que hacemos con usted, eso es todo-. Se subió a su coche y le dijo al chofer –¡Salga de esta pocilga!.
Fui lentamente paseando con Galland hasta su avión, este trató de animarme, pero los dos sabíamos que era un vano intento de quitar importancia a lo ocurrido. Cuando volví al puesto de mando los pilotos estaban consternados, mi Kaczmareck, el sargento Loos me dijo que si el “Gordo” me hubiera arrancado mi cruz de caballero no hubiera salido vivo del campo. Desde luego eran unas palabras muy impulsivas, pero demostraban la indignación de los pilotos. Al día siguiente Göring fue a ver al Generalleutnant Schmid comandante del 1 Jagkorps y nada más verle dijo- ¡Mandaré fusilar a Dahl!, siguió con gritos y balbuceos en contra de los pilotos de caza y acabó con la cabeza contra la pared gimiendo- ¡Todos me han traicionado!, ¡Hasta los de caza!-
Cuando fui llamado en presencia del General Schmid este me lanzó una reprimenda por mi actitud ante el Mariscal, pero Smchmid no quería más problemas y esperando a que el temporal escampe me envió a un hospital militar a que traten mis múltiples heridas, mi bronquitis y mi agotamiento por combate, de esta manera pospondría lo del consejo de guerra hasta que se olvidara el asunto.”


Imagen

Foto: Hermann Göring y Adolf Galland en una inspección de campo
http://31.media.tumblr.com/tumblr_lxj65 ... 1_1280.jpg

No obstante mientras esperaba a que se nombrase un nuevo comandante para el JG 300 Walter Dahl siguió en su puesto algunos días más. El 3 de Diciembre varios aparatos del JG 300 para ostigar a las formaciones de bombarderos, pero sin llevar ataques directos tipo Sturm de penetración en los boxes. El día 3 se derribaron dos B-17, uno de ellos por Walter Dahl. El día 5 el II./sturm. JG 300 derribó tres B-17, Walter Dahl mantuvo una feroz lucha con un pertinaz Mustang al que finalmente derribó. El 7 de Diciembre 300 bombarderos de la 8ª fuerza atacaron las instalaciones de Neuruppin, varios Jagdgschwaders despegaron, gracias a la actuación de la escolta americana no hubo grandes combates, aún así se consiguieron derribar 12 B-17, dos de ellos por el II./sturm.JG 300. El 15 de Diciembre hubo nuevos choques de baja intensidad, el II./sturm.JG 300 bajó tres B-17, uno de ellos le fue homologado a Walter Dahl. Tras el combate fue llamado al puesto de mando, donde el Generalleutnant Schmid le recordó el incidente del 30 de Noviembre, formalmente traspasó el mando del JG 300 al Major Peters y tras despedirse de sus hombres se dirigió al hospital quele había sido asignado.

Dos días más tarde se produjo lo que podríamos llamar como la última gran victoria de los Sturmgruppen, en donde las tácticas sturm dieron sus frutos gracias en parte a la inoperancia de los grupos de caza de P-38 que ese día tuvieron como misión defender los B-24 de la 15º Air Force.

Ese 17 de diciembre , tres Gruppen de la JG 300 despegaron al fin de la mañana para interceptar una formación de 400 bombarderos de la 15ª Air Force que atravesaba la Silesia. El obejetivo era esta vez el complejo químico de Auschwitz. Los combates se desarrollaron entre OLmutz y Prerau , la JG 300 consiguió despegar unos 100 aviones, y la suerte hizo que el II./sturm.JG 300 se colocara en presencia cuatro boxes de B-24 cuya erscolta de P-38 reaccionó tarde. Como antaño, realizaron un ataque sturm de manual, el choque fue muy violento. Atacando por detrás a través de un fuego defensivo muy denso, los pilotos del Lt Bretschneider pudieron abrir fuego a corta distancia y derribar once B-24 antes de que los cazas de escolta interviniera. Los Lightnings se interpusieron sin convicción y demasiado tarde, pues los sturmjägers aún pudieron derribar cinco B-24 más y cuatro Lightning. Ese día el “abuelo” Lindemberger pudo adjudicarse el derribo de dos cuatrimotores.

En total los americanos perdieron en esa acción 33 bombarderos y 14 cazas. Sin embargo no todo eran rosas para la caza de la Luftwaffe, ya que los grupos de acompañamiento del JG 300, así como otros Jagdgschwaders mantuvieron feroces combates con los múltiples grupos de cazas americanos (Mustangs y Lightning) que cubrían la zona. En total la Luftwaffe perdió ese dia 43 cazas y lo peor era la insustitutible muerte de varios “experten.
A bordo de su Fw 190 A-8/R 8 "12 rojo", el Uffz Paul Lixfeld de la 6 Sturmstaffel abrió el fuego a corta distancia de un B-24. Del cuatrimotor mortalmente tocado se desprendieron numerosos trozos que no pudo evitar. Varios choques violentos sacudieron la hélice del caza, que se puso a vibrar peligrosamente. Paul Lixfeld se lanzó en paracaídas inmediatamente, pues su velocidad menguante hubiera hecho de él una presa facil para los escoltas americanos. Su descenso le reservaba todavía algunas emociones; tres P-38 "Lightning" giraron a corta distancia a su alrededor y acabaron por alejarse sin tirar.

Menos suerte tuvieron tres de sus camaradas que percutieron en el suelo cerca de Olmütz. La 5 Sturmstafel perdió al Uffz Walter Grund sobre uno de los últimos Fw 190 A-7, werke nº 642560 "15 rojo", y la 7./JG 300 volvió sin otros tres pilotos. Dos aviadores heridos fueron puestos fuera de combate, pero por primera vez desde hacía tiempo, el Sturmgruppe no había encontrado más que una debil escolta y se había adjudicado cuatro P-38.

Fuentes:

Rammjäger. Walter Dahl. Editorial Sieghels
Luftwaffe Sturmgruppen. John Weal. Editorial Osprey
Fw 190 Sturmböcke. Robert Forsyht. Editorial Osprey
http://www.luftwaffe.cz/kornatzki.html
http://falkeeins.blogspot.com.es/2009/0 ... uppen.html
http://weaponsandwarfare.com/?p=3830
http://www.cieldegloire.com/jg_300.php

Continuaré la próxima semana. Un cordial saludo a todos!

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4062
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Kurt_Steiner » Mar Feb 04, 2014 11:41 am

Como de costumbre, Göring cagándola al 100%. Que inútil de hombre, por favor.

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Lun Feb 10, 2014 7:47 pm

Kurt_Steiner escribió:Como de costumbre, Göring cagándola al 100%. Que inútil de hombre, por favor.


Comparto contigo, camarada Kurt, la opinión de que peor jefe no se podía haber buscado para la Luftwaffe. No digo que con otro comandante en jefe el resultado final hubiera cambiado, pero sí creo que las cosas hubieran podido ser algo distintas. Bueno yo sigo con esto, ahora toca el anteúltimo capítulo.

CAPITULO VII. LOS ULTIMOS COMBATES

La guerra no descansa en navidad. El 24 de Diciembre, un día inusualmente tranquilo y soleado despierta en toda Europa central. La RAF y la USAAF no podían desperdiciar la oportunidad de jugar un papel decisivo en la Batalla de las Ardenas . Más de dos mil bombarderos estratégicos de la 8ª AF, 500 Halifax y Lancaster de la RAF y 376 bombarderos medios de la 9ª Air Force aprovecharon el tiempo soberbio para atacar los aerodromos y viás de comunicación alemanes. En total los aliados consiguieron realizar la friolera de 5.102 salidas ese día. Ante tan poderoso adversarío la Luftwaffe hizo despegar todo lo que pudiera volar, lo cual no era mucho, para lograr algo más de 600 salidas tuvo que recurrir a los efectivos operativos de los Jagdgeschwaders 1, 2, 3, 4, 6, 11, 26, 53, 54, 77, 300 y 301, incluso se lanzaron al ataque los Fw-190 A 8 del Schlachtgeschwader SG 4. Tan solo el érea del sector Frankfurt-Darmstadt recibió la visita de 1400 "pesados" poderosammente escoltados. Los americanos debieron librar combate con las Jagdgeschwader 2, 4 y 11 a la ida, y con la JG 300 a la vuelta. Esta vez los boxes iban muy bien protegidos, al II./Sturm/JG 300 le fue imposible acercarse a los bombarderos, quedando enzarzado en combate con un enjambre de Mustang en el sur de Kassel. El nuevo comandante del JG 300 el Major Peters, debido a una herida en la pierna hubo de permanecer en tierra, tomando el mando de la operación el Lt. Klaus Bretschneider. Tras varios intentos de penetración en los boxes de bombarderos y después de fuertes combates con la agresiva escolta el "1 rojo" werk 682204 del Ritterkreuzträger Lt Klaus Bretschneider que conducía los Sturmjäger se estrelló cerca de Oberaula, derribado por un P-51 D. A su lado cayó también el Ofw Heinz Deil, uno de los últimos expertos de la 5 Sturmstaffel, a bordo del "17 rojo". Durante este desastroso combate, la 6./JG 300 perdió al Lt George "Mephisto" Schmidt y el Stfw Wener Bosch, la 7 sufrió la dura pérdida en la personal del Leutnant Karl Mebus, cuyo "2 verde" werk 682189 cayó en Kassel. Como triste consuelo se pudieron anotar el derribo de dos B-17 que se hallaban rezagados de las formaciones.

La 8 Sturmstaffel no se salvó tampoco; sus Focke Wulf batiéndose a uno contra diez entre Ziegenhain y Hersfel fueron diezmados. Antes de tomar contacto con los bombarderos fueron atacados por numerosos P-51, en breves minutos tuvieron a saltar 3 pilotos. A pesar de la inferioridad numérica, los sturmjägers presentaron batalla. Antes de que se pudiera romper el combate, el Uffz Hufnagel tuvo el triste privilegio de ser el último muerto de la jornada... Los Mustang una vez más habían ganado, aunque seis de ellos había caido al sur de Kassel. El Uffz Schröder reivindicó su quinta victoria durante este combate.

La Luftwaffe debió pagar un pesado tributo en este 24 de diciembre. Había logrado reunir las JG 1, 2, 3, 4, 6, 11, 26, 53, 54, 77, 300, 301 y los Fw 190 F-8 de la SG 4 y perdió 85 pilotos muertos, desaparecidos o prisioneros, otros 26 fueron heridos. O sea, ¡106 pilotos fuera de combate en una hora!

Imagen

Foto: B-17 suelta sus bombas al ser alcanzado

https://encrypted-tbn3.gstatic.com/imag ... NMjWrHO4gQ

Adolf Galland seguía con sus planes de crear un sturmgruppe con Me-262 con gruppen de apoyo dotado con Ta-152. Por ello, ese mes de Diciembre, algunos pilotos del JG 300 fueron enviados a la base de testaje de Rechlin para adaptarse a las nuevas monturas, entre ellos el que fuera Kaczmareck de Dahl, el sargento Walther Loos. Los Me-262 nunca llegaron, pero si se ejercitaron todos en el Ta-152. Una vez Galland fue destituido de su cargo en Enero el proyecto fue abandonado y los pilotos se destinaron al JG 301 donde volarían en el Ta-152.

El 31 de diciembre, tras los ataques a los nudos ferroviarios y vías de comunicación de Kassel, Manheim y Kaiserlautern, la 8ª Fuera Aérea pasó a la fase siguiente de su ofensiva: las fábricas de gasolina sintética de Hamburgo y Misburg. Las formaciones de bombarderos que se dirigieron ese día hacia el norte de Alemania contaban con unos 1300 Boeing B-17 y Liberator. Formado en línea frontal, el II./Sturm/JG 300 conducido por el Oberfeldwebel Rudi Zwesken se encontró encima de Rotenburg a un viejo adversario, el Grupo 100 de Bombardeo. Los cazas de asalto, a pesar del acoso de los omnipresentes Mustang, no se amedraron, y valientemente realizaron ataque tras ataque penetrando en las formaciones de bombarderos. Catorce B-17 cayeron, la mayor parte pertenecientes al "Bloody Hundredth". El Leutnant "Naki" Graziadei, sucesor de Bretschneider a la cabeza de la 5 Sturmstaffel fue abatido con su "14 rojo" y gravemente herido. Nueve Focke Wulf no volvieron a Löbnitz, seis de cuyos pilotos sucumbieron. Puede considerarse un “éxito relativo” el ataque de ese día, 14 cuatrimotores y dos Mustangs a cambio de perder 6 pilotos no está del todo mal. Pero 14 B-17 para la todopoderosa 8º Fuerza aéra era un grano de arena, pero 6 pilotos muertos suponían el 20% de los efectivos del II./Sturm/JG 300. El desgaste era ya inasumible.

Imagen

Foto: Uffz. Peter Bock de 8./JG300 frente a Fw 190 A-8/R2 principios de 1945.

http://2.bp.blogspot.com/_fhZZ63PRjhQ/T ... 0/bock.jpg


Al día siguiente, 1 de Enero de 1.945, se inició la operación Bodenplatte, el ataque masivo de los cazas alemanes contra los aeródromos aliados avanzados en el frente occidental. El único Jagdgseschwader que no participó y quedó a cargo de la defensa del Reich fue el JG 300. Eso no significa que ningún stirmgruppe fuera enviado a la batalla. Tras las pérdidas del 2 de Novienbre en el que tanto el IV./JG 3 como el II./JG 4 perdieron su denominación sturm, el II./ JG 4 trató de volver a existir como grupo sturm, y aún sin completar la reorganización fue enviado a la batalla. El JG 4 pudo despegar 75 aparatos, y fue el Jagdgeschwader que porcentualmente alcanzó el mayor número de pérdidas. En concreto el II.sturm./JG 4 que participó con 24 Fw-190 A-8 terminó el día con 9 aparatos operativos. Y al día siguiente tras entablar combate con unos 100 cazas enemigos cerca de Kaiserlautern de los 9 aparatos solo 2 regresaron a su base. El suboficial Kurt Scherer, que se había presentado en Septiembre voluntario al grupo de asalto con 19 años y que `para esas fechas ya tenía en su haber 7 aviones enemigos derribados fue uno de los dos supervivientes, al aterrizar en la base de Babenhausen contó 41 impactos de ametralladora en los alrededores de la cabina, afirmó seriamente que creía en la existencia de los ängeles de la guardia.

Definitivamente el II.sturm./JG 4 había dejado de existir, aunque sobre el papel aún se mantenía. El 21 de Enero de 1.945 los cuatro gruppen del JG 4 se cambiaron al Luftlotte 6 en el frente oriental, fueron dotados de Fw-190 A-9 y Fw-190 D-9, pero siempre con pilotos novatos y mal entrenados, se dedicaron a labores de ataque al suelo y nunca más realizaron ataques a las formaciones de cuatrimotores. El 18 de Abril, el Major Wilhem Moritz, el “alma mater” y héroe del antaño glorioso IV./sturm/ JG 3, tras ser dado de alta del hospital asumió el mando del II./sturm/JG 4 hasta el final de la guerra, participando en la batalla de Berlin en misiones de ataque al suelo.

El 14 de enero 1945, La 8º Fuerza Aérea envió de nuevo unos 900 bombarderos con fuerte escolta sobre Alemania, 390 cuatrimotores bombardearon Berlín y el resto se dirigieron a las plantas de combustible sintético del centro de Alemanía. Una formación mixta compuesta por aparatos del JG 300 y JG 301 trataron de enfrentarse al gigantesco enemigo. El II./sturn/ JG 300, a pesar a la densa protección de los cazas americanos, por un momento consiguió introducirse en la corriente de bombarderos, mientras el resto del Jagdgeschwader y el JG 301 eran atacados por centenares de cazas de escolta USAAF. Tras una desproporcionada, pero violenta lucha, entre los dos Jagdgeschwaders consiguieron derribar 18 B-17, 4 P-51 y 3 P-47, además de dañar un buen grupo de bombarderos. Sin embargo se cumplia la regla de los últimos meses, cada vez que la 8º fuerza enviaba a Alemania 1.000 bombarderos, la Luftwaffe perdia 100 cazas. Esta vez la caza alemana perdió 89 aviones con 52 pilotos muertos y 18 heridos, solo el JG 300 perdió 51 aparatos, con 32 pilotos muertos y 10 heridos. El relato es del Lt. Matthaus Erhardt del II./surm/ JG 300:

Imagen

Foto: Matthaus Erhardt (19 años)y Ernst Schröder del 5./JG 300, Enero 1.945

http://2.bp.blogspot.com/-ISO-Sy8DLwY/T ... pfbest.jpg


"Yo estaba liderando mi Schwarm detrás de Rudi Zwesken que comandaba el 5º Staffel, arriba y detrán de nosotros podía ver nuestra escolta de Messerschmit .Entre el Elba y Berlín, comenzamos a distinguir claramente la corriente de bombarderos americanos. y las columnas de humo que se elevaban hacia el cielo por encima de la ciudad. Al mismo tiempo, el controlador del I. Jagdkorps nos anunció a través de los audífonos que aunque algunos "pesados" ya volaban sobre Berlín, la cola de la incursión estaba todavía sobre el Mar del Norte . Después de esperar un rato, nuestra excitación nerviosa estaba al rojo vivo. Zwesken dio la orden de deshacerse de los tanques auxiliaries y de quitar los seguros del armamento. Un golpe de suerte nos visita un instante, nuestros Messerschmitts de escolta comienzan el combate con los Mustangs por encima de un banco de nubes, mientras un grupo de Boeing pasan por debajo. Nuestra trayectoria nos ha hecho converger en el haz de Boeings sin que nos vean los cazas que sobre las nubes estaban conbatiendo con nuestros Messerschmitts, sin interferir con nosotros. Así hemos sido capaces de convertir en la formación americana sin encontrar oposición. A medida que mis tres compañeros Schwarm no tenían experiencia de combate, he seleccionado el flanco exterior derecho del box con el fin de exponerlos lo menos posible al fuego defensivo de los bombarderos . Abrí hasta un B-17, en primer lugar, con el objetivo de desactivar el artillero de cola, commence a disparar mis armas y ví grandes impactos en el ala de babor, incluso creí oir los impactos. Cuando los dos motores de babor del Boeing estallaron en llamas, dejé de disparar, sabiendo que no iba a llegar muy lejos. en ese estado tenía la intención de atacar a un segundo bombardero. Pero mi Focke-Wulf voló a través de una lluvia de proyectiles de varios B-17 que disparaban contra mi, al menos tres impactos penetraron en mi cabina;.. el primero que se estrelló contra la panel de instrumentos duchándome en astillas de vidrio y metal, el segundo fue detenido por la hebilla del arnés de mi paracaídas y el tercero me destrozó la rodilla izquierda. Oí varias explosiones y vi que la cabina se llenaba de humo. Cuando el humo se disipó un poco,me se do cuenta de que mi rodilla izquierda se había ido. Mi pierna y el pie se había deslizado detrás de la barra del timón, y a través de la enorme lágrima en mi mono de vuelo de cuero, vi el burbujeo de sangre de una herida terrible. Advertí a mis compañeros por la radio de que yo estaba herido y de que yo iba a tratar de salir de este apuro. Todo sucedió muy rápidamente:. me estrangulé espalda, detoné la carga explosiva para liberar la cubierta y empujé la palanca hacia adelante con fuerza ... Un brusco giro del avión me expulsó de la cabina y caí girando violentamente, logrando estabilizar mi caida un poco estirando un brazo. Esto no funcionó por mucho tiempo, por desgracia. Mi pierna había sido cortada a través y en la zaga se agitaba en todas direcciones como la cola de pez. Caia a lo loco, pero tras un esfuerzo por no perder el control de la situación pude tirar de la anilla. Cuando el paracaídas se abrió, mi espíritu resucitó, y algo más calmado miré el reloj. Eran exactamente las 12:20. Por encima de mí, la batalla todavía estaba en su apogeo. Todo el tiempo podía ver los aviones hundiendo en llamas a mi alrededor y conté una buena decena de aviadores balanceándose bajo sus paracaídas inmediatamente a mi alrededor. Mi aterrizaje en el suelo helado fué una agonía. Temiendo que yo podría ser un americano, los civiles que habían visto que yo caiga a tierra estuvieron muy cuidadosos al venir en mi ayuda. Finalmente, me reconocieron ytrajeron ayuda médica. Me llevaron urgentemente al hospital en Kyritz, donde me amputaron la pierna”

Fuentes:

Rammjäger. Walter Dahl. Editorial Sieghels
Luftwaffe Sturmgruppen. John Weal. Editorial Osprey
Fw 190 Sturmböcke. Robert Forsyht. Editorial Osprey
http://www.luftwaffe.cz/kornatzki.html
http://falkeeins.blogspot.com.es/2009/0 ... uppen.html
http://weaponsandwarfare.com/?p=3830
http://www.cieldegloire.com/jg_300.php

Continuaré la próxima semana con el ultimo capitulo. Un cordial saludo a todos!.

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Lun Feb 17, 2014 4:57 pm

Hola a todos!

Con esta última entrega finalizo mi exposición de La Caza de Asalto.

CAPITULO VIII. EL AMARGO FINAL

El antiguo Geschwaderkommodore del JG 300, el Major Walter Dhal, llevaba tres semanas de forzado reposo en el hospital cuando le llegó la noticia de que Göring le había perdonado y no pensaba ya en presentarle ante un consejo de guerra. Inmediatamente se dirigió a Jüterbog donde se reunió con su antiguo Jagdgeschwader. Allí se percató de cual era la realidad del momento, los sturmgruppen estaban acabados, peleban contra un enemigo que les superaba en proprción 20:1, y lo que era peor los remplazos eran jóvenes pilotos con escasa formación, normalmente no tenían más de 15 horas de vuelo en un caza de primera línea, cuando un piloto norteamericano antes de entrar en combate tenía entre 75 y 125 horas de vuelo en caza de primera línea. No tenía órdenes ni mando, así que actuaba por su cuenta y tras analizar la situación con el actual Geschwaderkommodore decidió junto con algunos pilotos que le acompañaron trasladarse a la base de Liegnitz para operar en el frente del Oder. Desde el 12 de Enero 5 Grupos de Ejército ruso marchaban sobre Alemania y toda ayuda era necesaria.

El 26 de Enero, al poco de llegar a Liegnitz fue llamado por Göring para presentarse en Berlin. Para sorpresa de Dahl, Göring le recibió amablemente, le comentó que todo estaba olvidado y le impuso las Hojas de Roble a su Cruz de Caballero. No solo eso, le nombro Inspector General de la Caza Diurna, bajo el mando del Inspectot General de Caza Gollob que desde hacía tres días ocupaba el cargo del destituido Adolf Galland. Sin embargo en vez de quedarse en Berlin volvió a a Liegnitz donde estuvo combatiendo durante un mes, reclamando el derribo de 34 aparatos soviéticos, en su mayoría II-2, le fueron homologados 14 derribos. Combatió hasta el final de la guerra pero nunca más en un grupo Sturm.

Imagen

Foto: Major Walter Dahl. Siempre con el nº 13 en su avión personal.
https://encrypted-tbn2.gstatic.com/imag ... GkwlaNp5vw

El 14 de Febrero se llevó a cabo un nuevo ataque sturm contra una formación de bombarderos. Ese día el JG 300 y JG 301 consiguieron hacer despegar unos 60 cazas contra la formación de 400 bombarderos, fuertemente escoltada por P-51 y P-47, que se dirigía a Berlin. La escolta era muy numerosa y bien preparada y los JG 300 y 301 eran una amalgama de unos pilotos veteranos desmotivados seguidos por jóvenes sin experiencia. Esto hizo que se reusara al combate directo y se tratase de buscar bombarderos rezagados lejos de la cobertura de cazas americanos. Aun así se realizó una penetración en un pequeño box de B-17. El resultado fue de tres B-17 derribados por el II./sturm/JG 300, la violenta reacción de los cazas americanos hizó perder al sturmgruppe 6 Fw-190 A8/R8. Los combates resultantes entre los escoltas y los cazas americanos se saldaron con el derribo de un Mustang por el stab./JG 301 y con la pérdida de 3 Bf-109 G por parte de los I. y III./JG 300.

El 20 de Febrero una nueva corriente de bombarderos fue enviada por la 8º fuerza con destino Berlin. Este es un día especial, ya que se trata del último ataque de los sturmgruppen realizaron contra una corriente de bombarderos. El maltrecho JG 300 apenas pudo hacer despegar una veintena de aparatos, mientras que el JG 301 realizó 32 despegues. Fue el bautismo de fuego del formidable caza Focke-wulf Ta-152, del que unas pocas unidades comenzaron a engrosar el stab./JG 301. La debilidad de las fuerzas alemanas hizo imposible intentar una penetración directa en las formaciones de bombarderos y las acciones se limitaban a escapar de la caza americana y realizar ataques esporádicos a larga distancia contra objetivos en los márgenes de la formación. Solo pudieron ser abatidos dos B-17, el II./sturm/ JG 300 derribó su último cuatrimotor, casualmente el otro B-17 fue derribado por el Ofw. Josef Keil con su Ta-152 H, siendo esta la primera victoria de este nuevo caza. Por el contrario la caza alemana perdió 4 Fw-190 A8 y 5 Bf-109 G.

Imagen

Foto: Gran formación de B-17 en su paseo por los cielos de Alemania
https://encrypted-tbn3.gstatic.com/imag ... A3zTxf-77A

Diezmados, agotados con pocos aviones y casi sin pilotos los sturmgruppen cesaron sus ataques contra las corrientes de bombarderos, a partir de ahora eso sería cometido casi exclusivo de los reactores Me-262 del JG 7, EJG 2 y JV 44.
El antaño orgulloso IV./sturm/ JG 3, ahora IV. / JG 3 se trasladó al frente del este, emprendiendo freie-Jagd y misiones de ataque a tierra en el frente del Oder. EL veterano Obfw. 'Willi' Maximowitz, de 14./JG 3, acumuló rápidamente unos 12 aviones soviéticos derribaros antes del 11 de marzo. Sin embargo el 20 de abril Maximowitz fue derribado y muerto, después de haber alcanzado 27 reclamaciones exclusivamente con el IV./ JG 3

El II. (Sturm) / JG 4 se encuentra ahora en Neuhausen en la defensa de Cottbus. En estas acciones de ataque a tierra se reclama la destrucción de más de 400 vehículos con la pérdida de 57 aviones y la muerte de 26 pilotos.
Durante marzo de 1945, altos oficiales de la Wehrmacht llevaron a cabo una serie de visitas a los aeródromos de la Luftwaffe que habían contado con elementos de los grupos de asalto, con el objetivo de transmitir las siguientes exhortaciones que emanaban del Reichsmarchall Göring y del Genraloberst Stumpf:

" La batalla por el Reich, para nuestro pueblo y nuestra patria está entrando en su fase decisiva. En odio ciego a las naciones del mundo se han unido para destruirnos. Debemos aprovechar nuestras últimas fuerzas que quedan para resistir esta marea del mal. Nunca en nuestra historia la patria alemana había sido amenazada con la destrucción total de la que no habrá renacimiento. Podemos resistir este peligro sólo manifestando las más altas cualidades de combatividad alemana. Por eso me dirijo a ustedes en nuestra hora más decisiva, exhortándoles a salvar la nación a través del sacrificio en la batalla de su propia vida Hago un llamamiento a ustedes para una última misión de la que sólo hay una pequeña probabilidad de retorno Los que respondan a este llamado un lugar de honor les espera en la lista de los combatientes más venerados de la Luftwaffe. Su sacrificio le dará al pueblo alemán una renovada esperanza de la victoria y se convertiran en un ejemplo para las generaciones futuras en esta hora de mayor peligro . "

Varias docenas de pilotos respondieron a este llamamiento, entre ellos pilotos de alto nivel y con experiencia de diversos orígenes. Se les explicó que iban a ser llamados para embestir con su aparato a los bombarderos enemigos lo que fué el Sonderkommando Elbe o inmolarse contra las concentraciones de tropas, puentes de pontones y otros tipos de objetivos estratégicos, lo que se llamó Kommando Leonidas. Los voluntarios que normalmente ya lo habían perdido todo, es decir, la muerte de los seres queridos y la destrucción y la pérdida de todas sus posesiones. O que habiendo vivido desde muy jóvenes en el Tercer Reich y por tanto, habiendo estado más influidos por la maquinaria de propaganda del partido nazi, llegaban a considerar que su destino era indivisible de la de la nación. Otros, más cuerdos se horrorizaban solo con pensar en esa sinrazón y algunos quedaron profundamente afectados por la experiencia. Este es el testimonio del Leutenant Ewald Kraas, del JG 4.

" A principios de abril 45 - como el avance soviético a lo largo del frente del Oder estaba mostrando signos de estancamiento - había una serie de debates sobre el tema de las misiones suicidas en el ámbito de la Geschwaderstab en JG 4. Un grupo de pilotos voluntarios del llamado Kommando Leonidas eran requeridos para volar sus aviones cargado de explosivos contra los puentes y pontones del Oder que eran utilizados por el Ejército Rojo en su avance.No fué ninguna sorpresa que algunos de nuestros pilotos se ofrecieran para este tipo de misiones "auto-sacrificio" - después de todo, nunca había habido ninguna escasez de voluntarios para el Sturmgruppe en nuestro Geschwader . Sin embargo, un Rammjäger siempre tenía la opción de saltar en el último minuto después de embestir un bombardero enemigo, pero estos pilotos Selbstopfer estaban dispuestos a hacer el último sacrificio, estrellarse cargados de bombas contra objetivos enemigos . A mediados del mes de abril nuestra Kommodore , Obstlt. Michalski, acompañado de varios oficiales del Estado Mayor hizo una visita a Jüterbog / Altes Lager, el aeródromo en el que los voluntarios suicidas estaban reuniendo.. Michalski había visto ochenta voluntarios, eran pilotos de todas las edades, filas, antecedentes y experiencia. Había incluso una Oberfeldwebel entre ellos que había sido condecorado con la Cruz de Caballero. La discusión derivó hacia las motivaciones de estos hombres y qué los llevó a querer sacrificarse de esta manera.Michalski se volvió hacia mí y dijo: "Bueno, Teniente Kraas, ¿Cabría alguna vez la posibilidad de que usted se dispusiera a volar en este tipo de misión?. Sin dudarlo, le contesté: Herr Oberstleutnant , francamente, ¡ de ninguna manera!. No, no voy”.

Imagen


Ilustración: Recreación artística del ataque del Sonderkommando Elbe
https://encrypted-tbn2.gstatic.com/imag ... -0Dwnu_xHA

Parte del Jagdgeschwader JG 4 se disovió ese mes y el personal de la unidad se integró en diversos grupos de infantería. Lo que quedaba aprovechable del JG 4 se trasladó al aereopuerto civil de Tempelhof donde volaron sus últimas salidas de combate contra objetivos de tierra en la Batalla de Berlin. A finales de Abril, los supervivientes se retiraron a la zona de Schleswig-Holstein y se disolvieron el 8 de mayo de 1.945.

Por su parte el II./sturm/JG 300 se encontraba realizando misiones de ataque al suelo contra objetivos del frente occidental. A finales de Abril el 7º Ejército norteamericano había logrado establecer una cabeza de puente para cruzar el Danubio a la altura de Dillingen. Once pilotos de asalto del II./sturm/JG 300 se ofrecen voluntarios para una operación especial que tiene como objetivo la destrucción del último puente que queda útil en la región.
Los Focke-wulf Fw-190, en vuelo rasante, arrojarían al agua, poco antes de llegar al objetivo, bombas flotantes de 50 Kg, provistas de espoletas especiales, ópticas y térmicas, a fin de que la corriente las arrastre hacia el puente a un metro bajo la superficie del agua. Al llegar bajo el puente, la sombra de este y la diferencia de temperatura del agua las harían explotar.

Al amanecer del 21 de Abri un ligero velo de niebla cubría el aeródromo cuando once Focke-wulf Fw-190 ccargados con bombas especiales de 50 Kg. escoltados por 13 Messerschmitt Bf-109 G despegan para ejecutar la operación Dillingen. Parece que va a conseguirse la sorpresa, reina un silencio absoluto en la radio, cada piloto se encuentra concentrado en la inminente y complicada misión. Karl-Heinz Rusack, un audaz piloto, comanda la misión, manda la larga hilera que se acerca al puente en vuelo rasante por el centro del cauce en el sentido de la corriente. Cuando larga la bomba, aplasta aún más su avión a escasos diez metros sobre el nivel del agua, realiza un brusco giro y pone rumbo a la base. Comienzan a ladrar los primeros antiaéreos, y los Messerschmitt hacen maniobras de diversión para atrear sobre ellos el fuego y dar un respiro a los Focke-wulfs. Por fin llegan a la base, rápidamente ocultan los aviones bajo los árboles, han regresado todos excepto dos Bf-109 abatidos por el fuego antiaéreo. Sin embargo a mediodía, una amarga noticia llega, el puente está intacto, las bombas han explotado bajo unos pontones, que junto al puente, aguas arriba, habían empezado a construir los americanos esta misma noche. La operación debe de repetirse, pero nada será igual, las bombas serán convencionales de 250 kg y deben de ser lanzadas a la base del puente, y además les estarán esperando y no serán pocos.

El 22 de Abril despegan diez Fw-190, el onceavo no despegó por avería. La escolta únicamente está compuesta por diez Bf-109 G. A punto de llegar al objetivo, desando soltar la bomba que les sobrecarga de pronto se oye por radio “¡Cuidado!, ¡Atención indios por delante!, ¡Indios por la izquierda!”. Se cruzan las llamadas, de frente, de arriba, de todas partes llegan decenas de Thunderbolts y Lightnings que estaban al acecho. De inmediato los Messerschmitt se precipitan hacia ellos para dar tiempo a los Focke-wulfs a soltar las bombas. En la confusión general algunos sturmjägers logran avanzar hacia el puente. Las ráfagas de los antiaéreos forman ante ellos una densa cortina, por encima acecha una bandada de Lightnings. Setecientos metros al objetivo, seiscientos…. Quizás se logre lo imposible, pero en ese momento un enjambre de Lightnings aparece y se abalanza contra ellos en abanico, como flechas disparadas por la mano de un gigante. No hay escape, las bombas son lanzadas apresuradamente, enormes surtidores de agua se levantan, casi todas fallan el blanco, el puente seguirá en pie. Los Focke-wulf se disponen a luchar, hay que pelear por volver a casa. Un encarnizado combate en abrumadora inferioridad numérica. De veinte aviones, seis pilotos consiguen volver a la base de manera hortodoxa, otros cinco salvan la vida aterrizando de panza en diversos lugares, cuatro saltan en paracaídas y otros cinco dejan la vida en una operación desesperada.

Imagen

Foto: En 1.945 el único lugar seguro era bajo un denso bosque.
https://encrypted-tbn0.gstatic.com/imag ... RodlHEdymA

El maltrecho JG 300 estaba estacionado en Holzkirchen, donde era bombardeado y ametrallado a diario por los cazabombarderos americanos. El 27 de Abril los pilotos del JG 300, que con su grupo de asalto habían perdido a sus mejores veteranos en defensa de la patria decidieron realizar un reparto de la gasolina y la munición que quedaba para realizar un último ataque. La formación estuvo al mando de Karl-Heiz Rusack del II./sturm/JG 300, y la misión consistía en realizar un ataque rasante a los vehículos de aprovisionamiento americanos del sector Landsberg-Schongau-Kaufbeurer. En el trascurso de la operación se produjeron fuertes combates con unos cuatro grupos de Thunderbolts que patrullaban la zona. Cinco Focke-wulf fueron derribados, pero tres de los pilotos se salvaron saltando en paracaídas, entre ellos Rusack que acababa de abatir dos Thunderbolts. A pesar de todo, dos pilotos muertos a cambio del derribo de doce Thunderbolts tras una misión jabo. No estuvo mal para ser el último dia.

A partir de entonces, debido a la precariedad de medios y pilotos el Jagdgeschwader JG 300 pasó a llamarse Jagdgruppe 300 y se trasladó a Salzburgo, el testimonio del día del traslado es del Lt. Klaus Lambio del JG 300.

“El 2 de Mayo de 1945 me hallaba en el campo base frente a mi nuevo Bf- 109 K-4, hasta ahora no lo había probado y hoy lo tenía que estrenar en nuestro vuelo hacia la nueva base en Salzburgo. De repente vi un mecánico tirarse boca abajo en la hierba, fué en ese momento cuando me di cuenta que el ruido del motor no me era familiar. A veinte metros a ras de suelo dos Thunderbolts pasaron ametrallando aviones e instalaciones, desatando una estampida generalizada. Luego tres americanos más arrojaron bombas y dos más ametrallaban detrás del cuartel de mando. Antes de irse ví como nuestra flak derribó uno, y un paracaídas se balanceaba por encima de un pequeño bosque. Nada de eso era importante, solo había que pensar como llegar a Salzburgo. La mayoría del personal de tierra se había unido al ejército de tierra, otros habían ido a sus casa a buscar a su familia, un piloto llamado Gefreiter se marchó a su casa con un mono de mecánico puesto para evitar interrogatorios en caso de ser detenido. No teníamos apenas gasolina y para poder despegar tuvimos que ir a la zona donde estaban los aviones averiados y extraer de todos los depósitos hasta la ültima gota de combustible. A media tarde nos reunimos todos e hicimos una especie de votación. Cerca de veinte pilotos y unos cien mecánicos masculinos y femeninos prefirieron rendirse a los americanos que iniciar el peligroso viaje. Despegamos unos 14 aparatos y volamos en muchos momentos a ras de suelo para evitar ser descubiertos, el silencio de radio era total, vimos bastantes aparatos enemigos pero tuvimos suerte y no consiguieron alcanzarnos. Al llegar a la base de Ainring-Salzburg vi como algunos pilotos del III./JG 300 ya habían conseguido aterrizar en ese campo. En Ainring nuestra preocupación era encontrar comida y refugio. Solo volví a volar una vez más antes de la capitulación, y fué una mision de protección del aeródromo.”

CONCLUSION

Una vez más en la Luftwaffe, una brillante idea concebida por hombres capaces y ejecutada por valientes soldados se estrello contra la inoperancia de los mandos, la falta de recursos humanos y materiales, y la abrumadora superioridad del enemigo. No tuvo gran repercusión en el desarrollo de la contienda, tan solo, quizás, el escribir una de las páginas más épicas de las batallas aéreas, una página que no gusta ser recordada por los vencedores.

Fuentes:

Rammjäger. Walter Dahl. Editorial Sieghels
Luftwaffe Sturmgruppen. John Weal. Editorial Osprey
Fw 190 Sturmböcke. Robert Forsyht. Editorial Osprey
http://www.luftwaffe.cz/kornatzki.html
http://falkeeins.blogspot.com.es/2009/0 ... uppen.html
http://weaponsandwarfare.com/?p=3830
http://www.cieldegloire.com/jg_300.php

Eso ha sido todo. Un cordial saludo a todos!

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4062
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Kurt_Steiner » Mié Feb 19, 2014 8:45 pm

Como de costumbre, "too few, too late".

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Sturmgruppen. La Caza de Asalto

Mensajepor Emil Dermuth » Mié Mar 19, 2014 11:29 pm

Hola a todos!

Al ver esta impactante foto en la red, no he podido resistirme a añadirla al hilo. La instantánea de este sturmböcke refleja con gran intensidad la esencia de lo que era la Caza de Asalto.

Imagen

http://k40.kn3.net/taringa/1/7/2/2/7/0/ ... 0.jpg?9558

Un cordial saludo a todos!


Volver a “Aviación de combate del Eje”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google Adsense [Bot] y 4 invitados