EL ORIGEN DEL FRACASO DE LA LUFTWAFFE

Organización y despliegue de las fuerzas aéreas. Aviones de combate.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
V.Manstein
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 774
Registrado: Lun Jun 13, 2005 6:28 pm
Ubicación: Cantabria/Canarias

EL ORIGEN DEL FRACASO DE LA LUFTWAFFE

Mensajepor V.Manstein » Jue Jun 23, 2005 1:13 am

El rendimiento de la Luftwaffe en la IIGM estuvo marcado no tanto por la fortuna de sus máximos jefes militares en su dirección táctica como por su peculiar concepto estratégico. Les traslado las conclusiones que el Major americano Bill Anderws publicó ( Air&Space Power Journal ;2, 2005)al respecto en un brillante artículo:
POCO DESPUÉS del término de la I Guerra Mundial, los líderes militares alemanes tomaron la decisión de basar su estrategia en una ofensiva corta, de alta movilidad, de marcha rápida y de nivel de teatro ofensivo. La Luftwaffe fue conformada alrededor de este concepto de operaciones. Podemos medir su efectividad en base al desempeñó de su tarea más importante: la conquista de la superioridad aérea.La Luftwaffe fue organizada, equipada y utilizada exitosamente para conquistar la superioridad aérea en campañas ofensivas cortas sobre Europa Continental. Esta impresionante estrategia aérea ofensiva dio importancia a las operaciones independientes contra fuerzas aéreas opositoras como el medio para lograr superioridad aérea. Muchas fuerzas aéreas, desde entonces, han intentado imitar las primeras victorias de la Luftwaffe: éxitos notables incluyen la victoria de Israel sobre la fuerza aérea egipcia, en 1967 y la derrota de Irak por la fuerza aérea de la Coalición en 1991. El éxito alemán, sin embargo, fue en un contexto dependiente. La Luftwaffe estaba preparada para ganar la superioridad aérea dentro del marco de una guerra ofensiva corta. La guerra aérea sobre Europa llegó a ser un conflicto prolongado en todas las fronteras y, la Luftwaffe fue forzada hacia la defensiva estratégica. A pesar de los dramáticos ajustes, la Luftwaffe finalmente fracasó en su búsqueda de la superioridad aérea. Este fracaso puede servir como una advertencia; los alemanes idearon una estrategia excelente que fue forzada hacia un contexto en el cual no pudo tener éxito. Los líderes de la Luftwaffe buscaron la victoria dentro del marco de la guerra corta porque las lecciones alemanas de la I Guerra Mundial incluyeron el entendimiento de que Alemania no tenía los recursos para sostener una guerra de desgaste prolongada. Alemania había estado abrumada por la superioridad económica y de armamento de los aliados. El General Hans von Seeckt, comandante del Ejército desde 1920 a 1926, se dio cuenta que las defensas móviles rápidas serían necesarias para evitar el tipo de conflicto prolongado que Alemania no podría ganar.Esta filosofía tuvo un impacto en el modo en el cual la Luftwaffe se aproximó a la superioridad aérea. La Luftwaffe identificó la superioridad aérea como su tarea más importante. Esta creencia fue fundamentada en las experiencias de Alemania en la I Guerra Mundial, aceptada por líderes militares alemanes más antiguos y establecida en los reglamentos militares. En la I Guerra Mundial, los aviadores del Kaiser lucharon y perdieron una batalla costosa por la superioridad aérea sobre Francia y Bélgica. La experiencia reveló que la superioridad aérea era deseada porque permitía operar libremente los aviones de observación y de ataque mientras se le negaba lo mismo al enemigo.En 1929 el General von Seeckt escribió que la guerra futura empezaría con un choque de flotas aéreas y que el objetivo aéreo debería ser la fuerza aérea enemiga y sólo después de su supresión la ofensiva podría ser dirigida contra otros objetivos.El requisito para la superioridad aérea fue reflejado en reglamentos de interguerra. El manual de doctrina operacional del ejército de 1934, Truppenführung (Liderazgo de la Tropa), establecía que para llevar a efecto las operaciones terrestres exitosamente, uno debería buscar establecer superioridad aérea sobre el enemigo en el momento decisivo.Que los líderes de la Luftwaffe aceptaran la necesidad de ganar superioridad aérea es también evidente en sus escritos previos a la guerra. El primer Comandante en Jefe de la Luftwaffe, General Walther Wever, registró la necesidad de combatir la fuerza aérea enemiga, entre las tareas prioritarias de la Luftwaffe.Antes de la campaña polaca, el General Hans Jeschonnek, posterior Comandante en Jefe, escribió que la tarea más apropiada y esencial es la batalla contra la fuerza aérea enemiga, esta debe ser ejecutada vigorosamente y a cualquier costo. La segunda tarea, el apoyo al ejército, en los primeros días de la guerra no puede demandar el mismo nivel de importancia .... Lo que se pueda lograr en los dos primeros días usando su propia fuerza aérea contra un ejército opositor no se compara con el daño que la fuerza aérea enemiga pueda infligir si permanece en condiciones de combatir.
Entre los aviadores alemanes era ampliamente aceptado el que derrotar la fuerza aérea del enemigo era el mejor medio de obtener el objetivo primordial que consistía en la superioridad aérea.
La doctrina aérea alemana enfatizó la concentración y la acción ofensiva. Estas características son evidentes en el enfoque que la Luftwaffe tenía en la superioridad aérea. Desde los primeros minutos de una campaña, las unidades aéreas alemanas enfocaban la mayor parte de sus esfuerzos en la destrucción de la fuerza aérea enemiga. La Regulación 16 de la Luftwaffe, Luftkriegsführung (Conducción de la Guerra Aérea), señalaba que la fuerza aérea enemiga debe ser combatida desde el comienzo de la guerra.... Una ejecución ofensiva de la batalla en el territorio enemigo era indispensable. La batalla aérea ganará la iniciativa sobre el enemigo.La acción ofensiva de unidades de bombardeo tenía como propósito la destrucción de las unidades aéreas en la tierra, simultáneamente impidiendo la iniciación de salidas de vuelos al igual que el comando y control. Unidades de caza entonces perseguirían a las unidades que eran capaces de aerotransportarse.La defensa no era enfatizada. Para evitar que la ofensiva aérea se diluyera, la defensa fue dejada a unidades de artillería antiaérea. El esfuerzo ofensivo de superioridad aérea (Offensive CounterAir OCA) era reunido a tiempo para neutralizar la fuerza aérea del oponente lo más rápido posible.

La Luftwaffe estaba efectivamente organizada y equipada para ejecutar operaciones ofensivas aéreas breves para destruir las fuerzas aéreas opositoras. Las unidades alemanas de la fuerza aérea estaban organizadas en flotas aéreas autónomas (Luftflotten) que estaban bien preparadas para desarrollar las operaciones OCA. Cada Luftflotte era capaz de ejecutar operaciones autónomas contra una fuerza aérea enemiga, combinando diferentes tipos de unidades de alas de artillería antiaéreas, de señales y unidades de apoyo mutuo. Más significativamente, los Luftflotten estaban comandados por aviadores, que eran independientes de la cadena de mando del ejército. Esta independencia le permitió a la Luftwaffe minimizar los desvíos en apoyo de objetivos secundarios y concentrarse en derrotar primeramente la fuerza aérea del enemigo.
La tecnología apoyó bien la ofensiva aérea operacional de la Luftwaffe. Sus aviones estaban bien adaptados para misiones OCA preferentemente para la destrucción de unidades aéreas en tierra. Los bombarderos alemanes (Do17s, He111s, Ju87s, Ju88s) eran buenas armas para atacar los campos aéreos; su alcance y armamento eran los adecuados para alcanzar las bases aéreas, principalmente para sostener enfrentamientos con la fuerza aérea enemiga. Las débiles defensas de las bases aéreas predominantes al comienzo de la guerra, permitieron ataques desde muy baja altitud, destacándose la precisión, y sorpresa del bombardero mediano.Los aviones de combate de doble motor (Bf110s) estaban destinados a escoltar a los bombarderos, desviando los ataques de los aviones de combate hasta que la fuerza aérea del enemigo era vencida. Los aviones de caza mono motor (Bf109s, y más tarde el Fw190s) estaban destinados a combatir unidades enemigas en el aire, preferentemente sobre territorio enemigo. Los alcances de los aviones de caza eran adecuados para llevar a cabo el combate a los adversarios más continentales, pero resultaban incapaces de alcanzar elementos de las fuerzas aéreas inglesas y soviéticas más distantes.
El equipo que una organización militar selecciona debe apoyar su doctrina pero puede excluir (doctrinalmente) tareas imprevistas o no deseadas. En el caso de la Luftwaffe, su armamento le permitió combatir las campañas OCA de corta ofensiva pero limitó su habilidad para comprometerse en otras formas de guerra aérea. Equipada para una guerra ofensiva corta, la Luftwaffe estaba capacitada para atacar fuerzas aéreas continentales en el campo de batalla. Sin embargo, no estaba bien preparada para ataques distantes al poder aéreo enemigo bases de entrenamiento y fábricas de aviones localizadas lejos del frente de batalla. Los bombarderos alemanes carecían de alcance, carga útil, y potencia de fuego defensiva para alcanzar objetivos distantes en Inglaterra, la USSR y el Sudoeste de Francia. El eventual fracaso del Bf110 como escolta y el corto alcance del Bf109 sólo agravaron este defecto operacional. Estas limitaciones son significativas porque dictaron que el poder aéreo alemán sólo podía ser enviado contra fuerzas aéreas en el campo de batalla, en vez de efectuar ataques significativamente más provechosos sobre los recursos del poder aéreo del adversario. Una guerra aérea prolongada entre adversarios semejantes conlleva el riesgo real de convertirse en una exhaustiva guerra de desgaste. La guerra aérea de desgaste confía tanto en la materia prima, el poder industrial y el entrenamiento de la tripulación como en la doctrina y la estrategia.
El énfasis alemán en el uso ofensivo del poder aéreo resultó en una capacidad de defensa aérea subdesarrollada. Para la Luftwaffe, las operaciones de aire defensivas representaron un fracaso de la ofensiva porque la defensa pura niega el carácter esencial de la fuerza aérea. Aunque la doctrina de la Luftwaffe requería la unificación de barrera antiaéreas, aviones de caza, y una red de control y comando (C2) bajo la orden de comandantes defensivos regionales, esto no se hizo realidad hasta 1943, después de la primera invasión a granescala de los bombarderos aliados en Cologne.
Aún después de la unificación local, sin embargo, las organizaciones regionales nunca fueron subordinadas a un comando de defensa extendido, resultando en rivalidades innecesarias por recursos y mala coordinación.La doctrina de preguerra de la Luftwaffe era pesimista en cuanto a la efectividad defensiva de los aviones de caza destacando la dificultad de interceptar aviones de alta velocidad y señalando la posibilidad que las intercepciones tendrían que ser llevadas a cabo durante los vuelos de regreso de los enemigos.
Este escepticismo defensivo pudo haber retardado el desarrollo e integración de las tecnologías defensivas decisivas tales como los sistemas de control de radar y aviones cazas. Sin embargo, las poderosas capacidades defensivas nacieron eventualmente de la necesidad, cuando Alemania se vio obligada a salir de su estrategia preferida de ofensiva corta.
Alemania aplicó exitosamente su doctrina aérea ofensiva en los primeros dos años de la guerra contra Polonia, Escandinavia, los Países Bajos, Francia y los Balcanes. Los ataques concentrados en los campos aéreos enemigos eliminaron la resistencia aérea efectiva dentro de días. Durante la batalla por Francia, el comando de la Luftwaffe declaró superioridad aérea al quinto día de la campaña y supremacía aérea seis días más tarde.Ataques de sorpresa en las principales bases de operaciones destruyeron gran cantidad de aviones. Las unidades aéreas enemigas que se habían dispersado escaparon de la embestida inicial pero, operaban con una eficiencia reducida, haciéndose más vulnerables a la acción ofensiva de los aviones cazas alemanes.
Una faceta del éxito aéreo alemán que es fácilmente pasado por alto, es la contribución de las fuerzas terrestres alemanas a la derrota de las fuerzas aéreas enemigas. Las campañas OCA fueron respaldadas grandemente por el éxito ofensivo en el campo de batalla. Las simultáneas ofensivas aéreas y de tierra, colocaron a los comandantes aéreos enemigos en un dilema; fueron forzados a elegir entre usar sus ventajas aéreas para contra atacar los avances en el terreno alemán o emprender las campañas de combate aéreo. La concentración en tierra podría llevar a una rápida derrota en el aire, mientras que la concentración en la guerra aérea parecía poco práctica y sin sentido cuando los ataques de vanguardia alemanes estaban teniendo éxito en tierra. El énfasis alemán en una estrategia contra ofensiva aérea parecía bien situado según las unidades de la Luftwaffe, toda vez que estas permanecían operativas mientras las fuerzas aéreas enemigas eran destrozadas tratando de detener el ataque de los panzers.
Aún con el enfoque de la Luftwaffe en la superioridad aérea, sus victorias no fueron sin costo. Las pérdidas de la Luftwaffe fueron altas durante cada una de sus campañas ofensivas. Por ejemplo, el 36% del poder total de la Luftwaffe fue dañado o destruido durante la corta (dos meses) pero intensa batalla por Francia.Esto fue probablemente un estimado aceptable considerando el hecho de que las fuerzas aéreas francesas, holandesas, belgas y británicas en el continente estaban derrotadas y Francia y los Países Bajos estaban invadidos. La alta proporción de perdida, sin embargo, demostraría ser insostenible en una guerra aérea prolongada.
Las campañas ofensivas de superioridad aérea alemanas fracasaron contra Inglaterra y la Unión Soviética cuando se convirtieron en combates prolongados. En el verano de 1940, la Luftwaffe intentó derrotar a la Real Fuerza Aérea (Royal Air Force RFA) en una corta campaña ofensiva contra el comando de aviones de caza.
El objetivo aéreo operacional fue ganar superioridad aérea sobre el Sudeste de Inglaterra.Después de un fracasado intento para combatir a la RFA sobre el Canal de la Mancha, la Luftwaffe realizó una campaña OCA de tres semanas contra las bases de la RFA (y por extensión, la producción de la RFA) a finales de agosto. Esta campaña estaba teniendo resultados favorables hasta que los alemanes cambiaron sus ataques hacia Londres en un esfuerzo de atraer los aviones de caza de la RFA hacia una batalla aérea final. Tres semanas de ataques diurnos sobre Londres fracasaron en derrotar el comando de aviones de caza, en este momento la Luftwaffe abandonó su batalla por la superioridad aérea sobre Inglaterra y llevó a efecto bombardeos nocturnos de terror.
Los alemanes fueron incapaces de obtener una decisión rápida en el aire por varias razones. La RFA fue el primer adversario de la Luftwaffe armado con una efectiva estrategia. El comando de aviones de caza tenía una doctrina defensiva de superioridad aérea (Defensive Counterair DCA) y estaba entrenado y equipado efectivamente para operaciones defensivas. Los británicos fueron capaces de emprender la batalla aérea defensiva exitosamente sin desviación. La ausencia de una campaña en tierra significó que la RFA se pudo concentrar en atacar a la Luftwaffe. Los errores operacionales alemanes también contribuyeron al fracaso. La inteligencia alemana, fracasando en identificar las vulnerabilidades defensivas de la red C2 de la RFA, ignoró este centro de gravedad critico. La inteligencia también fracasó en determinar correctamente la efectividad de los ataques en los campos aéreos de comando de aviones de caza, y esto resultó en un cambio malogrado y prematuro del ataque sorpresivo a Londres. Por último, hubo carencia de voluntad y capacidad alemana para mantener las pérdidas aéreas mientras la campaña se extendía a costosas semanas. Como resultado, los alemanes fueron incapaces de derrotar a la RFA, y la guerra aérea en el Oeste cayó en una larga paralización.
La guerra aérea ofensiva contra Rusia gozó de éxitos iniciales mientras que el esfuerzo de OCA ganó rápidamente superioridad aérea sobre el Oeste de la Unión Soviética. La fuerza aérea roja fue virtualmente aniquilada en una serie de poderosos ataques contra los campos aéreos soviéticos. Las condiciones fueron favorables para el golpe fuera de combate de el OCA de la Luftwaffe. Los campos aéreos soviéticos estaban incompletos, aumentando la vulnerabilidad de los aviones rojos en la tierra. Las unidades soviéticas que lograban tomar vuelo eran rápidamente arrasadas al igual que las armas inferiores de la fuerza aérea roja, entrenamiento y organizaciones eran expuestas. Las unidades armadas alemanas invadieron las bases soviéticas, desviando o destruyendo las unidades aéreas rojas. La superioridad aérea fue rápidamente lograda y la Luftwaffe fue capaz de cambiar sus esfuerzos hacia prohibición y apoyo aéreo cercano. Durante el período de incuestionable superioridad aérea alemana, el Wehrmacht sin embargo, fue incapaz de lograr una decisión en la guerra. Las fuentes del poder aéreo soviético fueron reubicadas fuera de alcance (Este de los Urales) y la fuerza aérea roja comenzó una lenta recuperación. Durante la batalla de Moscú, los soviéticos fueron capaces de traer unidades siberianas en tierra y aire no comprometidas previamente para apoyar, ya que la Luftwaffe estaba gravemente impedida por las condiciones invernales. Después de Moscú, la fuerza aérea roja aumentó constantemente mientras que la Luftwaffe fue desvaneciéndose. El gran tamaño del frente oriental se comió a la pequeña Luftwaffe. Incapaz de cubrir vastos sectores del frente, las unidades aéreas tenían que estar concentradas en puntos decisivos. La concentración era decisiva en la batalla por la superioridad aérea local pero no daba garantías de éxito. En los cielos al Oeste de Stalingrado, la fuerza aérea roja y el clima invernal frustraron los intentos alemanes para reabastecer el VI Ejército. Después de esta costosa batalla, la declinación dramática de la fuerza de la Luftwaffe produjo que los intentos de ganar superioridad aérea fueran muy limitados en cuanto al área y a la duración. Grandes batallas por la superioridad aérea se desarrollaron en las áreas de Kursk y Kuban en 1943 a medida que lentamente la fuerza aérea roja ganaba ventaja. Mientras la fuerza aérea alemana en el Este comprobaba su incapacidad de destruir a la resurgente fuerza aérea soviética, lentamente perdió su misión independiente y cambió su énfasis a un apoyo directo del ejército.El Frente Oriental se transformó en un constante agotamiento de la Luftwaffe, debilitándola para el ataque fatal que le fue administrado en el Este.
En 1921, el General von Seeckt ordenó que el oponente debía ser empujado hacia la defensiva, y su poder y agresividad interrumpido por la destrucción de muchos de sus aviones.El fracaso de los alemanes para ganar superioridad aérea sobre las Islas Británicas permitió a los aliados lograr la superioridad del aire en contra de la Luftwaffe. La superioridad aérea de los aliados sobre Inglaterra proveyó un refugio para un incremento de bombarderos aliados. Los aliados fueron capaces de lanzar la ofensiva de bombardeo combinado, que debía ser respondida por la Luftwaffe. Habiendo ya abandonado la ofensiva en el Oeste, y comprometido excesivamente en el Este, la Luftwaffe fue forzada a una batalla DCA. Este ataque defensivo agotó gradualmente a la fuerza aérea alemana mientras las esperanzas de superioridad aérea en la periferia fueron sacrificadas para sostener las costosas batallas sobre el Reich.
La prolongada guerra aérea defensiva impuso cambios en la organización, armamentos y la utilización de la Luftwaffe. Aunque los alemanes fueron capaces de hacer un cambio drástico de una estrategia ofensiva aérea hacia una defensiva, finalmente se tornaron indefensos en el aire por la producción aliada en una batalla de desgaste. Sin una doctrina defensiva substancial, los esfuerzos alemanes DCA fueron desviados para intentar imponer pérdidas significativas a la fuerza de bombardeo aliada. Sin embargo, la estrategia alemana preferida de aniquilación fue poco práctica desde que OCA fue excluida por la superioridad aérea aliada sobre Inglaterra y la acción ofensiva de los bombarderos aliados fue opcional. Los generales de la Luftwaffe se aferraron a la esperanza de que si suficientes aviones de caza pudieran ser reunidos contra una formación de bombarderos, podrían esparcir y diezmar y presumiblemente resultaría en una suspensión de la ofensiva aérea.
Las organizaciones defensivas aéreas se desarrollaron regularmente desde 1941 a 1944 en respuesta a requerimientos operacionales. La defensa del Reich fue inicialmente confiada a un sólo Fliegerkorps, pero eventualmente aumentó a dos Luftflotten que controlaban cinco divisiones de aviones de caza. Las divisiones de aviones de caza controlaban las comunicaciones aéreas y órdenes de control, órdenes de aviones de advertencia, grupos de aviones de caza, y órdenes de barrera antiaérea.Esta organización defensiva se expandió y fue perfeccionada a medida que la amenaza empleada por la ofensiva aérea aliada creció. Los requisitos de combate aéreo defensivo, resultaron en muchos cambios técnicos. La Luftwaffe produjo e integró radares de vigilancia aérea, radares de intercepción aérea, radares de control de fuego de barrera antiaérea y sistemas de control automático de aviones de caza.Los blindajes y el armamento crecieron, sacrificando el alcance y la maniobrabilidad (atributos deseados para los aviones de caza ofensivos) para combatir a los bombarderos aliados.El armamento de los aviones de caza alemán se expandió para incluir bombas aéreas para derribar bombarderos, cohetes y cañones pesados (30 mm.). La producción de aviones reflejó el cambio hacia la defensa a medida que la producción de bombarderos fue sacrificada con motivo de la creciente producción de aviones de caza defensivos. Como la Luftwaffe perdió su capacidad ofensiva, los ex pilotos de bombarderos y transporte fueron trasformados en combatientes para la batalla defensiva.
Para dar crédito a la Luftwaffe, las operaciones defensivas lograron algunos éxitos a través del año 1943. Aunque los aviones de caza alemán fueron incapaces de responder a las invasiones de bombarderos rápidamente obligaron al comando de bombarderos de la RFA a realizar operaciones nocturnas menos efectivas e infligieron pérdidas prohibitivas en bombarderos sin escolta de la 8ª Fuerza Aérea estadounidense. Las operaciones diurnas sobre Alemania fueron suspendidas después de la segunda invasión Schweinfurt. Este éxito alemán fue sin embargo sólo una victoria pírica. Debido a Schweinfurt, la Luftwaffe había perdido cientos de valiosos aviones y pilotos irremplazables. Aunque los líderes de Luftwaffe habían desplegado una considerable flexibilidad doctrinal y operacional en el cambio hacia la defensa, la guerra aérea se había convertido en una lucha de desgaste que la Luftwaffe no podía ganar. Cuando los estadounidenses retomaron la ofensiva en 1944, la inesperada aparición de aviones de caza escolta de largo alcance inclinaron la balanza del intercambio en el aire claramente en su favor.
La Ofensiva del Bombardeo Combinado le arrebató la iniciativa a la Luftwaffe. Las operaciones defensivas de aviones de caza fueron de naturaleza reactiva e incapaces de producir un resultado favorable para la Luftwaffe. Los maravillosos avances tecnológicos tales como jets, cohetes de combate y misiles de superficie aérea que pudieron haber anulado a los aviones de caza aliados de largo alcance, aparecieron muy tarde para tener resultados. Las cifras aliadas eliminaron a la Luftwaffe de los cielos. En medio de una rápida y fracasada campaña defensiva, la Luftwaffe se aferró a su ofensiva preferida profundamente arraigada. El bombardero alemán en decadencia y las fuerzas de combate desempeñaron su última obra en los esfuerzos OCA. El último logro significativo de la fuerza bombardero tripulada de la Luftwaffe fue el ataque en junio de 1944 sobre la ciudad ucraniana de Poltava. Los bombarderos nocturnos sorprendieron a la fuerza de transportadores estadounidense en tierra y lanzaron un ataque averiando o destruyendo 69 B17.En el Oeste, la última operación importante de combate se llevó a efecto el 1º de enero de 1945 cuando la fuerza total de combate operacional de la Luftwaffe estaba dedicada a la Operación Bodenplatte (Ground Plate), un ataque contra los campos aéreos aliados en los Países Bajos y Francia.Bodenplatte destaca la mutilación de la Luftwaffe. La operación fue ejecutada por aviones de caza de un sólo motor (la fuerza de bombarderos era casi inexistente), por pilotos inexpertos en una misión que tenía poca posibilidad de éxito. Entrenados y equipados para el aire, los pilotos alemanes sufrieron aproximadamente el 30 por ciento de pérdidas en esta sola misión.Aunque ambas operaciones destruyeron a los aviones aliados en el terreno, ascendieron sólo a simples molestias considerando la cantidad de aviones que la Luftwaffe aún enfrentaba.
Al analizar el desempeño de la Luftwaffe en la II Guerra Mundial, muchos han encontrado fácil criticar el liderazgo de la Luftwaffe. Una generación de defensores estadounidenses y británicos del bombardeo estratégico han censurado a los líderes aéreos alemanes por fracasar en la construcción del bombardero pesado de 4 motores, sin embargo estas dos naciones insulares (que fueron capaces de dedicar muchos más recursos a sus flotas de bombarderos) fueron incapaces de producir suficientes bombarderos pesados que rindieran resultados significativos antes de 1944. Más aún, los bombarderos pesados estadounidenses fueron incapaces de operar libremente sobre Alemania hasta que los efectivos aviones escoltas de caza de largo alcance fueron ampliamente utilizables. Una crítica con más mérito fue que el Alto Mando de la Luftwaffe, particularmente el Jefe de Estado Mayor Hans Jeschonnek, era corto de vista. Las prácticas de entrenamiento alemán se inclinaban a apoyar esta postura; en particular, la dedicación de Jeschonnek a las unidades de entrenamiento de la Luftwaffe en las contingencias fue bastante dañina considerando el hecho de que el entrenamiento de los activos es primordial en largas guerras de desgaste.La Luftwaffe fue lenta en reconocer que estaba en una guerra aérea de desgaste y en implementar las medidas necesarias para llevar a cabo una guerra con éxito. Hay una fuerte posibilidad de que Hermann Göring y Jeschonnek fueron culpables en la apreciación de su estrategia de guerra aérea de ofensivacorta.El alto mando de la Luftwaffe fracasó en prepararse seriamente en la eventualidad de que su estrategia preferida fracasara.Sin embargo, la Luftwaffe hizo ajustes notables en el cambio de operaciones aéreas ofensivas a las defensivas, y es un crédito para el personal aéreo alemán y los comandantes operativos el que la Luftwaffe permaneciera como elemento importante por tanto tiempo contra una poderosa oposición. Después de 1941, la Luftwaffe enfrentó una situación que no pudo ganar. La pregunta que esto sugiere a los estrategas contemporáneos es ¿Cómo deja uno de tropezarse con un cañón estratégico? La experiencia de la Luftwaffe sugiere que debemos reconocer que hay limitaciones en las estrategias militares preferidas de una nación. Simplemente declarado, hay batallas y adversarios para los cuales uno estará preparado y entrenado para combatir, y habrán combates que militarmente uno debe evitar. Desgraciadamente, los oficiales militares no pueden elegir las guerras en las cuales se les ordenará combatir. Enfrentando tal situación, el general, y su personal debe estar al tanto que el objetivo que están proyectando puede no adaptarse a una doctrina preconcebida y sus fuerzas pueden no estar óptimamente entrenadas, organizadas o equipadas para la situación. Más aún, el comandante se debe dar cuenta que puede entrar en un conflicto bajo condiciones favorables, pero puede no ser capaz de dictar la naturaleza de la guerra una vez comenzada. Cuando esto sucede, primero, él debe reconocer que la guerra ya no es de la naturaleza deseada. Luego debe ajustar su estrategia a la situación existente. Afortunadamente el comandante y su personal habrán pensado en posibles alternativas y habrán hecho preparaciones para ellas. La experiencia de la Luftwaffe, sin embargo, nos advierte de la verdadera posibilidad de que los ajustes sólo pueden afectar situaciones marginalmente y que ninguna flexibilidad doctrinal u operacional puede salvar una situación sin posibilidad. Después de 1941, la única solución a los problemas de los alemanes fue política, no militar. Esto nos conduce de vuelta al comienzo: puede que el general tenga que decirle al político que hay límites en lo que se puede hacer en el plano militar. La alternativa es tratar de hacer lo mejor posible en el descenso hacia el abismo.
Soldat im 20.Jahrhundert
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
PanzerPaulo
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Mié Jun 22, 2005 11:48 am
Ubicación: Santiago, Chile
Contactar:

Mensajepor PanzerPaulo » Sab Jun 25, 2005 10:29 am

En el libro "Diario de Guerra de la Luftwaffe" de Cajus BAker se explica en detalle el problema que Viscarolasaga menciona, es algo que los norteamericanos han aprendido muy bien.....
PanzerPaulo "Pelead, hijos de la luz, vosotros, pequeño número que ahí veis; pues he aquí el tiempo de los tiempos"

Avatar de Usuario
Gaetano La Spina
Miembro
Miembro
Mensajes: 279
Registrado: Sab Dic 02, 2006 11:02 pm
Ubicación: CARACAS VENEZUELA

BOMBARDERO DE LOS URALES

Mensajepor Gaetano La Spina » Dom Dic 03, 2006 1:05 am

Saludos
Entre las causas del fracaso de la Luftwaffe, esta la cancelación del proyecto de bombardero estrtégico cuatrimotor
Aqui les mando este trabajo que escribi para mi tesis
Felicitaciones por este foro!

Incluye citas de un libro de Bajus Bekker
El desarrollo interrumpido del bombardero de los Urales: El primer desarrollo que se canceló en abril de 1937, fueron los proyectos de bombarderos cuatrimotores estratégicos, los Junkers Ju 89 y Dornier Do 19, diseñado en previsión de una eventual guerra que se diese principalmente contra la URSS, siguiendo la idea de Adolf Hitler en su libro Mein Kampf, de conseguir para Alemania “el espacio vital” para su desarrollo y expansión. En este sentido, el experto en la Luftwaffe, Cajus Bekker, nos relata el relato del primer jefe de departamento técnico de la Luftwaffe, Wilhelm Wilmmer, durante una visita de Hermann Goering a los talleres de Junkers y de Heinkel. Al ver las maquetas de los enormes Ju 89 y Do 19 Goering preguntó:

-¿y esto que es?
Wilmmer le explicó de qué se trataba, le habló del bombardero de gran radio de acción, del “Uralbomber”, explicando las condiciones exigidas por el Estado Mayor, que Goering naturalmente había ordenado a cursar. Pero el jefe de la Luftwaffe no quería acordarse de nada y mormuró:
-Aún tendré que tomar una determinación respecto a este gigantesco proyecto!.

El primer prototipo del Junkers Ju 89 voló en diciembre de 1936, seguido de un segundo en 1937. La carga de bombas proyectada era de 16 bombas de 100 Kg, siendo propulsado por cuatro motores Jumo 211A de 1075 hp de potencia el primer prototipo, y cuatro Daimler-Benz DB 600A de 960 hp el segundo; su velocidad máxima, vacío, era de 390 Km/h y su alcance 2.000 Km. Después de la muerte de Wever, el 3 de junio de 1936, el programa fue poco a poco abandonado, logrando sin embargo establecer ambos prototipos varios records carga/altura en 1938, uno de ellos de 5.000 Kg de bombas a la altura de 9.165 metros, superando por 3.000 metros la marca establecida por el prototipo de bombardero cuatrimotor ingles Short Stirling . El primer prototipo del Dornier Do 19 voló en octubre de 1936, propulsado por cuatro motores Bramo (Siemens) 323H-2 Fafnir radiales de 715 hp, (cuatro BMW 132F de 810 hp el segundo prototipo), alcanzaba una velocidad máxima de 315 Km/h y un alcance de 1.600 Km .
A pesar de que ambos aparatos demostraron buenas cualidades de vuelo, el problema era la escasa potencia de sus motores, los cuales necesitaban tiempo para ser mejorados.
Esta era la situación, hasta que llego el sucesor del coronel Wimmer, Ernst Udet, quién estaba obsesionado con la idea del bombardeo en picado, al igual que el jefe de la Escuadra de Instrucción, Hans Jeschoneek, quien se mostraba poco partidario del bombardero horizontal, pues el resultado obtenido en los ejercicios de práctica fueron desalentadores, ya que o bien los visores de bombardeo no eran precisos, o bien las tripulaciones no le sabían sacar provecho, al caer las bombas lejos de los blancos.
Otro factor en contra del bombardero estratégico cuatrimotor era la necesidad de ahorrar las escasas materias primas alemanas, que era la opinión de Albert Kesserling, el nuevo jefe de estado mayor, y del experto industrial, Erhard Milch. Ellos pensaban que las aleaciones especiales fueran insuficientes para construir una flota de bombarderos estratégicos, de manera que Milch, Kesserling y Udet decidieron suspender el proyecto.
El comandante Paul Deichmann, jefe de la primera sección de operaciones del Estado Mayor, solicitó una entrevista con Göering en 1937, así nos las cuenta Cajus Bekker:

“Goering lo recibió en Karinhall, y Deichmann resumió una vez más todas las razones que hacían aconsejable disponer de un bombardero de gran radio de acción: una capacidad doble o triple de cargas de bombas, mucho mayor radio de acción, mejor armamento defensivo, mayor velocidad y un techo operativo más alto.
-Mi general-dijo a Göering, concretando-: Debemos ver en el bombardero cuatrimotor el arma del futuro.
Milch, a quien no correspondía haber estado presente en la entrevista, observó:
-Nos hemos decidido por el programa del Ju 88. Por lo tanto no disponemos de la capacidad industrial suficiente para el desarrollo y construcción de cuatrimotores.
Diechmann se volvió hacia Göering:
-Le ruego, mi general, que considere el asunto de nuevo y no tome ninguna decisión en este importante asunto hasta que no se haya investigado y experimentado con mayor amplitud sobre el bombardero de gran radio de acción…
Pero a Göering le fascinó la idea de elevadas cifras de producción que tanto Milch como Udet le prometían y, el 29 de abril de 1937, aprobó la prohibición de cualquier trabajo para el desarrollo del Do 19 y del Ju 89.
-El Führer no me preguntará si mis bombarderos son muy grandes, sino cuantos tengo- dijo Göering para justificar su posición. El “bombardero de los Urales” patrocinado por el general Wever, estaba pues muerto. El propio Milch se procupó de que los prototipos de Junkers y Dornier pasaran a la chatarra”.

De manera que ante la necesidad de contar lo antes posible con una gran cantidad de bombarderos, ahorrar recursos de materias primas y en bombas, así como la necesidad de contar con mejor puntería en los ataques; el bombardero en picado parecía ser la solución ideal para la Luftwaffe. De esta manera el experto piloto y as de la primera guerra mundial, Ernst Udet, fue nombrado jefe del Departamento Técnico de la Luftwaffe:

“El mismo Udet había rechazado el cargo y en cierta ocasión le dijo a Göering:
-Pero si yo no entiendo nada de todo eso!
-Y ¿acaso cree que usted que yo entiendo de todo lo que llevo entre manos?-le respondió Göering- Pero, sin embargo, la cosa marcha. Allí tendrá usted gente competente que hará el trabajo…

Entre aquel grupo de competentes ingenieros, se encontraban dos de nacionalidad norteamericana, quienes fueron los responsables del diseño del más útil bombardero de la Luftwaffe, el Junkers Ju 88, y cuyos méritos no fueron reconocidos por sus jefes alemanes. Ernst Udet hizo amistad con el industrial Willy Messerscmitt, hecho que seguramente influyó en la escogencia del caza Me 109 frente al Heinkel He 112, hecho que comenzó la rivalidad entre ambas compañías, que siguieron compitiendo en la consecución del records de velocidad en 1939, entre el Heinkel He 100 y el Messerschmitt Me 290. Cuando se decidió la producción en serie del Junkers Ju 88, Udet exigió que dicho aparato pudiese realizar ataques en picado, lo que necesitó una reforma en el diseño que retraso la entrada en servicio del avión hasta octubre de 1939. Estas modificaciones además hicieron que el Ju 88, concebido como bombardero Schnell (rápido), fuese en realidad menos veloz de lo previsto.
Los resultados se evidenciarían definitivamente durante la batalla de Inglaterra. No solo se demostró que todos los bombarderos bimotores alemanes eran demasiado lentos y pobremente armados defensivamente, sino al quedar en evidencia la necesidad de un bombardero estratégico de mayor alcance, se aceleró el desarrollo de un proyecto de bombardero estratégico que la compañía Heinkel estudiaba desde 1937, año de la cancelación del “bombardero de los Urales”. Pero la obstinada idea de que todos los nuevos proyectos de aviones de ataque al suelo debían cumplir con la especificación de bombardear en picado, el proyecto del Heinkel He 177, que voló por vez primera en noviembre de 1939, fue el primero en sufrir las consecuencias. Ya que un bimotor era más capaz de realizar bombardeos en picado que un cuatrimotor, se desarrollo el He 177 con cuatro motores, solo que se acoplaban dos motores a una sola hélice enorme, teniendo pues el he 177 el aspecto de un bimotor, esto suponía una menor resistencia al avance y en los vertiginosos picados. Estaba propulsado por dos motores Daimler-Benz DB 610A-1 de 2.950 hp, cada uno de los cuales comprendía dos motores de 12 cilindros refrigerados por líquido y conectados a una hélice. Cargado al máximo llegaba a pesar unas 30 toneladas, de las cuales seis era de bombas; contaba con un alcance máximo de casi 4000 km y alcanzaba una velocidad máxima de 470 Km/h.
Pero la improvisación del proyecto, así como las dificultades técnicas en el desarrollo de la planta motriz de dos motores acoplados, causaron un sin fin de complicaciones y retrasos en el desarrollo del avión: “Los aparatos mostraban en las pruebas de vuelo inexplicables defectos. Aparecían fisuras y roturas de las alas. El grupo motor doble no se caracterizaba precisamente por su seguridad de funcionamiento, a pesar de que estaba formado por dos motores experimentados Daimler-Benz 601. Pero la instalación de los mismos en la célula resultaba demasiado angosta y además en el mismo espacio debía alojarse la instalación hidráulica para el tren de aterrizaje. El aceite que goteaba llegaba a incendiarse por efecto de la temperatura de los tubos de escape. El He-177 demostró hacer honor a su apodo de “Encendedor Volante”. Muchos aparatos se incendiaron en vuelo.
Si los motores se hubieran instalado en montajes sencillos, no se habrían presentado estos inconvenientes. Pero tanto el Estado Mayor como el departamento técnico se aferraban incomprensiblemente a la aptitud para el vuelo en picado y si el He-177, con sus 31 toneladas de peso llegaba a soportarlo, sería a lo sumo con dos góndolas motoras y no con cuatro” .
Al problemático desarrollo del He 177, hay que agregarle el fallido desarrollo del que debía ser el sustituto del bimotor Messerscmitt Bf 110, el Messerschmitt 210, proyecto prometedor, pero la exigencia de que debía también ser bombardero en picado, le produjo un aumento de peso en refuerzos estructurales, por lo que el avión entraba en una pérdida de control o “barrena plana”, al intentar efectuar virajes cerrados para el picado, como lo hacía el Ju 87 Stuka. El Me 210 sería entonces mejorado en el Me 410, el cual entraría en servicio posteriormente.
Toda esta situación afectaba profundamente a Udet. En una carta a su amigo Messerscmitt, le decía: “Todas estas inútiles preocupaciones y esta insoportable pérdida de tiempo me obligan ahora más que nunca a tomar una enérgica medida respecto a la experimentación de tu nuevo avión”
La relación con el mariscal Milch se hacían cada vez peores: “Udet no parecía disfrutar de su cargo, poco a poco sus amigos decían que sufría de insomnio y depresión. Comenzó a sufrir de sobrepeso, fumaba, tomaba y comía sin control. Milch continuó trabajando a espaldas de Udet, desacreditándolo siempre a los ojos de Göering. Cuando la Luftwaffe fracasó en la batalla de Inglaterra, Udet fue sistemáticamente blasfemado. La campaña rusa le ocasionó más presión y le hizo sentirse más atrapado en su trabajo. A fines de agosto del 41 tuvo una larga entrevista con Göering, en la cual este trato de resignarlo, para luego retirarlo, ya que podría traerle mala reputación a la Luftwaffe” . En efecto, Göering recomendó a Udet tomarse unas vacaciones, dándole a Milch cada vez más facultades para que solapadamente tomase las responsabilidades que Udet debía asumir. “Göering dio poderes al mariscal Milch. Debía procurar que en todos los centros proveedores de la Luftwaffe se cuadruplicara la producción en el plazo más breve posible. Por lo tanto Milch iba atener que intervenir en los asuntos de Udet. De puertas afuera, sin embargo, todo seguía como antes, quedando Udet subordinado solamente a Göering. El día 3 de septiembre comenzó a Milch a intervenir directamente en el departamento de material aeronáutico, acusando a los ingenieros de sabotear sus instrucciones” . Finalmente, Ernst se suicidó de un tiro el 17 de noviembre de 1941, la versión oficial fue que había fallecida en la prueba de una nueva arma
Pero la idea de Udet de que el bombardeo en picado era una de las maneras más eficaces de dar apoyo al ejército, continuaría en vigencia durante la guerra, anotándose numerosos éxitos y hazañas, como las que del as de Ju 87 Stuka, Hans Ulrich Rudel, realizó el 23 de septiembre 1941 contra la flota soviética en el puerto de Leningrado: “Los rusos habían formado una barrera defensiva antiaérea compuesta por más de 600 bocas de fuego de gran calibre. Estas piezas debían guardar los navíos soviéticos de todo ataque aéreo. Los Stukas volaban a más de 5.000 metros para evitar en lo posible aquel fuego. Los acorazados Marat y Revolución de Octubre aparecieron en los visores de los pilotos […]. Sobre el Marat habían caído varias bombas; a continuación un certero impacto lo partió en dos y lo mando al fondo. Aquella bomba definitiva fue lanzada por el primer teniente Kart Ulrico Rudel,[…], además de hundir el Marat, picando hasta los 300 metros para asegurarse una buena puntería, con su stuka equipado con cañones antitanque , destruyó más de 500 tanques rusos, hazaña inigualada. Fue derribado más de doce veces, perdió una pierna y, con el muñón sin cicatrizar del todo, siguió volando en contra de las prohibiciones.” Vemos pues como el legado de Ernst Udet le dio a la Luftwaffe numerosos triunfos.
"Y él (Zeus), de su cabeza, dió a luz a Atenea de ojos glaucos, terrible, belicosa, conductora de ejércitos, invencible y augusta; a quién le encantan los tumultos, guerras y batallas" Hesíodo "Teogonía"

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Dom Dic 03, 2006 2:28 pm

¡Hola a todos!

Cualquiera que sea el análisis que hagamos sobre el papel jugado por la Luftwaffe durante la IIGM debe tener en cuenta como principio de partida lo ya ha apuntado por el oficial estadounidense en el artículo proporcionado por nuestro compañero V. Manstein:

[POCO DESPUÉS del término de la I Guerra Mundial, los líderes militares alemanes tomaron la decisión de basar su estrategia en una ofensiva corta, de alta movilidad, de marcha rápida y de nivel de teatro ofensivo. La Luftwaffe fue conformada alrededor de este concepto de operaciones]

Más allá de las carencias y errores de la Luftwaffe achacables a la propia incompetencia de su principal liderago (Göring, Udet, Jeschonnek), están los cálculos errados de Hitler sobre cómo sería la próxima guerra, es decir, la fallida estrategia adoptada por Hitler. Cuando esa estrategia, que podríamos denominar de "blitzkrieg", se demostró errada (pongamos el otoño de 1941 en la Unión Soviética, aunque ya se había experimentado en el verano de 1940, especialmente durante lo que se llamó Batalla de Inglaterra), ya era un poco tarde para dotar a la Luftwaffe de las armas que demandaba una guerra prolongada en frentes de guerra de tamaño colosal. Como ya sabéis los expertos del arma aérea, el trabajo de diseño, investigación, desarrollo, prototipos, pruebas, etc., hasta llegar al visto bueno del aparato y su producción en serie requiere años. Y lo mismo con los motores de aviación.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensajepor beltzo » Dom Dic 03, 2006 3:24 pm

Hola a Todos:

[POCO DESPUÉS del término de la I Guerra Mundial, los líderes militares alemanes tomaron la decisión de basar su estrategia en una ofensiva corta, de alta movilidad, de marcha rápida y de nivel de teatro ofensivo. La Luftwaffe fue conformada alrededor de este concepto de operaciones]

No alcanzo a ver exactamente a que se refiere la frase, puesto que la Luftwaffe nació bastantes años después de concluida la primera guerra mundial, y por tanto la idea que pudieran tener los líderes militares en aquel momento no tiene porque ser la que se lleve a cabo, esto quiere decir que quienes pensaron en una determinada configuración del arma aérea no tenían ni la más remota idea de que esta iba a ser utilizada en una guerra de dominación mundial, el único que podía tener una idea de ello, y ya unos cuantos años más tarde, es Hitler

Los cálculos errados de Hitler como dice mi amigo José Luis, en realidad eran bastante coherentes, más allá de lo que pudieran ser meros deseos, la única esperanza de Alemania de ganar la guerra era eliminar a sus oponentes uno tras otro en una serie de guerras de corta duración, y hasta el inicio de barbarroja, con la excepción inglesa, se puede decir que fue un éxito.

La misma realidad indica que en 1939 la Luftwaffe era la fuerza aérea más poderosa, y, pese a sus carencias, mejor preparada del mundo, lo que ocurre es que a toro pasado es muy fácil hablar sobre el fracaso de la Luftwaffe, pero ya me gustaría a mi ver que otra fuerza aérea del mundo puede cumplir con éxito la misión que le cayó en suerte a la Luftwaffe; yo me temo que ninguna, y todo esto es aplicable al conjunto de fuerzas armadas alemanas.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Dom Dic 03, 2006 4:58 pm

¡Hola a todos!

Cita de Beltzo: [No alcanzo a ver exactamente a que se refiere la frase, puesto que la Luftwaffe nació bastantes años después de concluida la primera guerra mundial, y por tanto la idea que pudieran tener los líderes militares en aquel momento no tiene porque ser la que se lleve a cabo, esto quiere decir que quienes pensaron en una determinada configuración del arma aérea no tenían ni la más remota idea de que esta iba a ser utilizada en una guerra de dominación mundial, el único que podía tener una idea de ello, y ya unos cuantos años más tarde, es Hitler]

No, amigo Beltzo. La Luftwaffe, más allá del nombre, no nació muchos años después de terminada la guerra, sino que se creó (como Luftsreitkräfte) tan pronto terminó la guerra de 1914-18, en concreto el 13 de noviembre de 1919 cuando el cuartel general del Luftsreitkräfte estableció un plan para analizar las experiencias de la Gran Guerra y desarrollar los manuales y regulaciones de la fuerza aérea alemana (oficialmente inexistente por estar prohibida por el Tratado de Versalles). Si te preguntas qué supuso ese plan, te diré que examinó los tres mayores aspectos del arma aérea: 1- organización; 2- tácticas de combate; y 3- desarrollo técnico relacionado con la fuerza aérea. Fueron asignados 83 oficiales en 21 subcomités para analizar esos tres aspectos, considerando igualmente la organización del Luftsreitkräfte, la "tecnología enemiga, armamento aéreo, servicios de tierra, cooperación con las fuerzas de tierra y un examen técnico de todos los tipos de aviación de combate y de apoyo." (1) Wilberg, Student, Sperrle, eran jóvenes oficiales que incluía esa amplia lista de asignación. El 4 de diciembre de 1919 se estableció un comité de 31 oficiales, compuesto en su mayoría de militares con experiencia técnica o graduación de ingenieros, para estudiar los aspectos técnicos e industriales de la guerra aérea. En ese mismo mes se establecieron otros 27 comités para estudiar las cuestiones específicas tácticas y organizacionales. Así que en 1920 había en Alemania más de 130 de los mejores oficiales de la fuerza aérea estudiando y escribiendo documentos o trabajando en los comités.

Con respecto al estudio del bombardeo estratégico sólo se escribió un informe remitido en 1920 a la Sección Aérea (T-4) del Truppenamt, y era la traducción de un artículo del capitán de la fuerza aérea italiana, Amedeo Mecozzi. "Al final de la década de 1920 el Reichswehr comisionó varios estudios sobre tácticas de bombarderos pesados y la experiencia de guerra. Un estudio resume los ataques y el consecuente daño infligido a Alemania por la campaña de bombardeo estratégico aliada. Otro informe altamente técnico de mediados de la década de 1920 versaba sobre la precisión de bombardeo y los diferentes patrones de bombardeo de varios tipos de bombas; icluía datos polacos, franceses, italianos y estadounidenses, así como muchas fotografías de ataques aéreos de la guerra. La mayoría de los estudios sobre bombarderos que sobrevivieron a la guerra se refieren, sin embargo, al papel táctico de los bombarderos pesados en apoyo de los ejércitos terrestres." (2).

Después, en las décadas de 1920 y 1930, los alemanes dedicaron un poco más de esfuerzo al estudio del bombardeo estratégico, pero siguió prevaleciendo la opinión de considerar al bombardero pesado sólo en su papel de arma de apoyo al ejército de tierra.

Milch, por ejemplo, escribió un estudio entre enero y febrero de 1920 titulado "La Lucha por la Supremacía Aérea", donde el futuro mariscal de la Luftwaffe subrayaba que en la guerra futura los aviones de caza deberían ser la prioridad máxima de la producción de aviación, dejando como segunda prioridad la aviación de observación y apoyo.

En fin, amigo Beltzo, la Luftwaffe a la que tú te refieres, esto es, la fuerza aérea de la Wehrmacht, no podría haber existido en mucho tiempo (tanto tiempo que Hitler sería totalmente incapaz de iniciar ninguna guerra hasta mediados de la década de 1940, estimando favorablemente) si fuese como tú crees. Ahora no tengo muchas ganas de continuar desarrollando este tema.

(1) James S. Corum, The Roots of Blitzkrieg (University Press of Kansas, 1992), página 144
(2) Ibid., página 146

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Gaetano La Spina
Miembro
Miembro
Mensajes: 279
Registrado: Sab Dic 02, 2006 11:02 pm
Ubicación: CARACAS VENEZUELA

Mensajepor Gaetano La Spina » Dom Dic 03, 2006 8:03 pm

Saludos!
Gracias por la aclaratoria de basar los comentarios en la idea que planteas como cita.
Me parece que a lo que se refiere el amigo Beltzo, es a la formación de la Luftwaffe como fueza aérea independiente, si mal no recuerdo, en Marzo de 1935. Claro esta que sus orígenes están en el mismo final de la IGM, recordemos la base "aérea clandestina" en la Urss (Lubeck), donde se entrenaban los aviadores alemanes con aviones Fokker DXIII. Cierto es que la fuerza aérea más poderosa de Europa (y del mundo) para 1939, no se pudo crear desde cero, en tan solo 4 años.
Ahora bien, me parece que para ser una fuerza aérea independiente, el nivel de cooperacióm logrado entre la Luftwaffe y el ejército alemán fue extraordinario.
Ahora unos interrogantes respecto a las tácticas de combate de la Luftwaffe:
1) Durante la guerra civil española, el piloto alemán Molders creo la táctica de formación de 4 aviones, que a la vez se podían dividir en 2 parejas (rotten) , pero según he leído, también un piloto finlandes de apellido Lorentz, habia adoptado esta formación de combate para sus formaciones. Entonces, quienes fueron primeros en adoptarla, los alemanes o los finlandeses?
2) Cuando finalmente los pilotos aliados adoptan esta táctica de combate, dejando de lado la formación de ataque (Vics) de tres aviones? tengo entendido que pilotos de Hurricanes la habían adoptado durante la batalla de Francia, pero parece que no difundieron mucho esa táctica durante la batalla de Inglaterra, al menos al comienzo.
Son ideas que desarrollo en mi tesis de grado, pero aún tengo esta y otras dudas
"Y él (Zeus), de su cabeza, dió a luz a Atenea de ojos glaucos, terrible, belicosa, conductora de ejércitos, invencible y augusta; a quién le encantan los tumultos, guerras y batallas" Hesíodo "Teogonía"

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensajepor beltzo » Dom Dic 03, 2006 9:22 pm

Hola de Nuevo:

Bueno José Luis cuando hablo de la creación de la Luftwaffe, me estoy refiriendo a los prolegómenos en que se hace oficial y los aviones empiezan a construirse masivamente, por supuesto que los estudios de entreguerras y el entrenamiento de pilotos en Rusia e Italia fueron pilares fundamentales para ello, lo que quería indicar es que el problema estaba en que los militares alemanes no sabían que clase de guerra tendrían que librar en el futuro, por ello, es por lo que parece lógico que los estudios, en principio, estuviesen dirigidos sobre todo a la aviación táctica puesto que además la aviación estratégica había mostrado graves limitaciones, sin embargo en una cosa acertaron plenamente allá donde otras fuerzas aéreas tardaron mucho más tiempo en comprenderlo: lo primero de todo es lograr la superioridad aérea.

Cuando una fuerza aérea se desarrolla con la rapidez y los medios que tenía la Luftwaffe, y me estoy refiriendo sobre todo al momento de construir los aviones, lo más lógico primero es prestar atención a la consecución de la superioridad aérea, segundo desarrollar una aviación táctica y de reconocimiento, y en tercer lugar prestar atención a la aviación estratégica. Los alemanes desarrollaron plenamente las dos primeras, y habían sentado las bases de la tercera, lo que faltaban eran los aparatos, pero aunque no se construyeran, lo que si fue un error monumental fue parar los desarrollos, en este sentido la muerte del general Wever fue una auténtica calamidad.

Si nos fijamos, los ingleses basaron todo su desarrollo en el bombardeo estratégico pero cuando llegó el momento no estaban en absoluto preparados para ello, dieron por hecho que los bombarderos encontrarían fácilmente sus objetivos y descuidaron el dominio aéreo, en realidad se dieron cuenta que ni siquiera tenían los aparatos adecuados si exceptuamos los wellintongs. Los norteamericanos, fiados de la gran capacidad de fuego de sus cuatrimotores también pasaron por alto que el dominio aéreo era indispensable si no se quería incurrir en bajas prohibitivas, el agravante es que ellos contaban con la experiencia inglesa para intentar remediarlo.

Y todo esto lo único que indica, es que todos, cometieron errores a la hora de configurar su aviación estratégica, y quizá el de los alemanes sea el más disculpable puesto que son los que menos atención habían prestado a este aspecto.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen



"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Dom Dic 03, 2006 11:53 pm

Beltzo, tú decías que no entendías la cita de Andrews en base a que los líderes militares durante el primer periodo de entreguerras no sabían qué clase de guerra iban a realizar y contra quién o quiénes. Y esto no es exactamente así. Los líderes militares alemanes prepararon a sus tres armas de las fuerzas armadas para intentar hacer una guerra corta contra sus potenciales enemigos. Y entre sus potenciales enemigos nunca metieron a Gran Bretaña como prioridad, sino que señalaron a aquellos con los que había más probabilidades de hacer una futura guerra: en primer lugar, Polonia y Francia; en segundo lugar, la Unión Soviética; y en tercer lugar, Gran Bretaña. Y jamás de lo jamases, condición sine qua non de la estrategia del Reichswehr, debía hacerse una guerra en dos frentes. Había que evitar esa posibilidad de una guerra generalizada por todos los medios. En consecuencia, su doctrina militar y el desarrollo tecnológico y armamento necesarios para poder ponerla en práctica se basaron en esos presupuestos.

Lo que no sabían, y no pudieron o no quisieron evitar, fue que vendría Hitler a desbaratar todos esos presupuestos. La Wehrmacht de 1939, y la Luftwaffe con ella, sólo estaba preparada para desplegar una guerra corta en un único frente. Hitler ordenó invadir Polonia en 1939 sabiendo que corría el riesgo de que esa acción desembocase en una guerra generalizada contra Francia y Gran Bretaña (habiendo "atado" temporalmente a la URSS con un acuerdo previo) en la que tarde o temprano acabaría interviniendo Estados Unidos a favor de franco-británicos, formando una nueva alianza a la que Alemania por su sola cuenta no podía vencer militarmente.

La Luftwaffe, como la Kriegsmarine, no tenía los recursos necesarios para combatir completamente en esa probable variable por la sencilla razón de que su liderazgo militar a lo largo del periodo de entreguerras, primero, y con Hitler en el poder, después, eliminó de su estrategia esa variable de guerra mundial.

Pero además, Hitler también iba a cambiar completamente el concepto y el significado de la guerra cuando decidió atacar a la URSS, como nunca podían haber previsto esos militares. Pues ya no se trataría de hacer una guerra para conseguir una paz favorable, como fue el caso de la IGM, sino que Hitler buscó y consiguió hacer una guerra a vida o muerte, una guerra de aniquilación en la que no podía haber otro resultado más que la victoria completa o la derrota absoluta.

Para perseguir tan criminal objetivo, Hitler previamente debería haber dotado a la Luftwaffe, en lo que a la Luftwaffe concierne, de la capacidad de conducir una guerra aérea que persiguiera objetivos estratégicos, como los de los bombardeos masivos de los centros neurálgicos de producción en la retaguardia de sus enemigos. Pero esto sólo lo podían hacer, y a pequeña escala, contra Polonia y Francia, estando Gran Bretaña, primero, y la URSS, después, fuera de su alcance.

Lo que no se puede hacer es perseguir objetivos que están fuera del alcance de tus medios y recursos. El liderazgo militar de la Luftwaffe no lo hizo; esa barbaridad sólo la podía hacer Hitler, y así lo hizo contra el consejo de ese liderazgo militar.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensajepor beltzo » Lun Dic 04, 2006 3:31 pm

Hola de Nuevo:

Bien José Luis creo que no has alcanzado a comprender plenamente de donde vienen mis dudas, a ver si consigo explicarme; tú mismo lo has dicho, ni en sus peores pesadillas los militares pensaron que se verían envueltos en una nueva guerra que englobara de nuevo los mismos adversarios contra los que habían luchado en I guerra mundial, con el resultado de nueva guerra en dos frentes, como tampoco podía saber que uno de sus objetivos más cruciales iba a ser la conquista de buena parte de la URSS ¡casi nada! De haberlo sabido estoy convencido de que hubiesen prestado más atención a la aviación estratégica, como hizo posteriormente el general Wever que por algo llamó al proyecto Uralbomber.

Es en ese contexto en el que la cita de Andrews puede ser algo confusa pues puede parecer que quiera indicar que el fracaso de la Luftwaffe se remonta a los estudios levados a cabo inmediatamente acabada la I guerra mundial donde sólo se pensó en la aviación táctica, ¿pero tenían realmente motivos objetivos para centrarse en otras cuestiones? Si nos atenemos a la situación geográfica de Alemania esta claro que la aviación táctica tiene mucha más importancia que en otros países, Inglaterra se puede centrar en la aviación estratégica porque tiene un pequeño canal que la protege de posibles invasiones mientras dominen el mar, los norteamericanos tienen un océano que hace las mismas funciones y la URSS una inmensidad de territorio que actúa de colchón, en el caso de Alemania no hay nada de eso, por ello es comprensible que se preste más atención a la aviación táctica que tiene resultados más inmediatos, que a la estratégica cuyos resultados son a más largo plazo, simplemente ellos quizá no iban a tener tiempo de esperar estos resultados.

Lo que no se puede hacer es perseguir objetivos que están fuera del alcance de tus medios y recursos. El liderazgo militar de la Luftwaffe no lo hizo; esa barbaridad sólo la podía hacer Hitler, y así lo hizo contra el consejo de ese liderazgo militar.


En definitiva eso es lo quería indicar, no fueron los militares que estudiaron los problemas del arma aérea tras la primera guerra los que erraron, el fallo es posterior cuando tuvieron que complacer a Hitler, por la sencilla razón de que eso estaba fuera de su alcance, todo esto sin quitar deméritos a Goering o Udet, entre otros, que hicieron una gestión ciertamente catastrófica.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen



"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
Gaetano La Spina
Miembro
Miembro
Mensajes: 279
Registrado: Sab Dic 02, 2006 11:02 pm
Ubicación: CARACAS VENEZUELA

Mensajepor Gaetano La Spina » Lun Dic 04, 2006 11:35 pm

Saludos!
He estado leyendo el artículo de Anderws, bastante completo y bueno. Sin embargo, con el merecido respeto que merece un personaje con tan amplias credenciales como integrante de la USAF, me gustaría hacerle un par de objecciones:
Tienen que ver con la Batalla de Inglaterra
1)
El objetivo aéreo operacional fue ganar superioridad aérea sobre el Sudeste de Inglaterra.Después de un fracasado intento para combatir a la RFA sobre el Canal de la Mancha

Por lo que se, la batalla sobre el Canal de la Mancha, sirvió de tanteo para la Luftwaffe para medir en que condiciones de reaccionar se encontraba el Mando de Caza de la RAF, una vez concluida la Batalla de Francia. El comandante del Grupo de Caza 11, K. Park, encargado de la defensa aérea en el sudeste inglés, solo permitió ir a enfrentar a los aviones alemanes con pequeñas formaciones de cazas, que como máximo llegaban a formar un squadron. Esto no era suficiente para que la Luftwaffe fracasara, tan prematuramente, frente a la RAF. Cierto es también que sobre el Canal, los Stukas demostraron su vulnerabilidad frente a los cazas británicos.
La escasa reacción aérea británica hizo confiar a la Luftwaffe de que el Mando de Caza (británico, claro) estaba debilitado, de allí viene la fanfarronada de Göering, de ganar la superioridad aérea dobre el sudeste inglés en 4 días.

2)
los alemanes cambiaron sus ataques hacia Londres en un esfuerzo de atraer los aviones de caza de la RFA hacia una batalla aérea final

Debido a la lejanía de Londres y el limitado alcance del caza alemán Bf 109E, dudo que el objetivo original de la Luftwaffe al bombardear Londres fuera el de provocar una batalla aérea decisiva. El Bf 110 podría llegar más holgadamente a Londres, pero era inferior al Spitfire y al Hurricane en combate. Sobre Londres la RAF pudo finalmente atacar a la Luftwaffe en condiciones favorables para usar grandes alas de cazas pertenecientes tanto al Grupo 11 como al 12. Lo contrario de la situación que tenía durante la batalla sobre el Canal.
Esto obligó a los bombarderos alemanes a atacar de noche, por las grandes pérdidas sufridas.
Es sabido que el objetivo del bombardeo sobre Londres fue como represalia a un bombardeo previo inglés sobre Berlín.
Los alemanes buscaban pues una rendicion de la capital política británica, no una batalla aérea final.
"Y él (Zeus), de su cabeza, dió a luz a Atenea de ojos glaucos, terrible, belicosa, conductora de ejércitos, invencible y augusta; a quién le encantan los tumultos, guerras y batallas" Hesíodo "Teogonía"

Avatar de Usuario
pby5
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 641
Registrado: Dom Jul 17, 2005 12:30 am
Contactar:

Mensajepor pby5 » Mar Dic 05, 2006 9:00 pm

esto... hay algunas respuestas que realmente se hacen pesadas de leer por la falta de puntos y a parte y parrafos... :oops:
¡¡¡CITEN LAS FUENTES!!!
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Blog de Sandglass Frikináutico
www.salvemoscuatrovientos.com
«La juventud de hoy en día es decadente e indisciplinada. Los jóvenes no respetan a a los mayores y desoyen sus consejos; el fin de los tiempos está próximo»
Anonimo caldeo 2000ac.

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3557
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: EL ORIGEN DEL FRACASO DE LA LUFTWAFFE

Mensajepor Audie Murphy » Mar Nov 29, 2016 1:11 pm

amplio dossier en francés con el fracaso del puente aéreo de reabastecimiento y los combates en el aire contra los soviéticos (revista Aéro Journal, nº17)

https://www.docdroid.net/yqowMxA/stalin ... 9.pdf.html


desarrollo de los combates y balance de la lucha aérea sobre Kursk (Aéro Journal 55, 2016-10-11)
https://www.docdroid.net/GgRo0jz/luftwa ... 1.pdf.html
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"


Volver a “Aviación de combate del Eje”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados