Bombardeos sobre Japon.

Organización y despliegue de las fuerzas aéreas. Aviones de combate

Moderador: Audie Murphy

Avatar de Usuario
Herman Hoth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 647
Registrado: Mié Sep 05, 2007 10:17 pm
Ubicación: M.O.E

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por Herman Hoth » Jue Abr 11, 2019 3:57 pm

Una simple anécdota, batallita del abuelo. En unas maniobras conjuntas, una especie de juegos de guerra con la participación de equipos de operaciones especiales de varios países OTAN, se planteo un supuesto, de conquistar una colina fuertemente fortificada. Cada grupo, SBS, GOE,KSK,FKSOD y alguno más presentaron una propuesta, maniobra de distracción, lanzamiento en paracaídas a cota alta, planeadores, etc.... hasta que tomaron la palabra unos "intrusos" invitados, no se muy bien por que, los USMC, que demostraron la "élite" que son y como piensan. Su propuesta era sencilla, bombardear una semana con artillería pesada y aviación, y cuando, LITERALMENTE, la colina haya dejado de existir, avanzar con los tanques y una división de marines, para acabar de limpiar..........
En fin, fuera bruta y derroche de recursos, sin más.
Saludos compañeros
"Nadie se queda atras, todos volvemos a casa".
"El tanque del comandante al frente, como guía a seguir".
"El dolor es temporal. El orgullo dura toda la vida."
"Cuando golpeas al enemigo lo haces con el puño, y no con los dedos".
¡Por España! ¡Desperta ferro!
es mi lema, triunfar o morir.!
[url=http://img109.imageshack.us/i/escudomoe.gif/][img]http://img109.imageshack.us/img109/8744/escudomoe.gif[/img][/url]

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8556
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Abr 17, 2019 1:43 pm

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Las islas japonesas en llamas.

Los bombardeos nocturnos de bajo nivel cumplieron con las expectativas de los aviadores. Las cargas de bombas en cada avión se duplicaron. LeMay aumentó el número de misiones por mes, ahorró grandes cantidades de combustible por misión y perdió menos bombarderos. Más aviones bombardearon los nuevos objetivos primarios porque esos objetivos eran mucho más grandes: el bombardeo de área no requería mucha precisión. Aunque los analistas no pudieron medir con precisión la destrucción de los objetivos industriales y militares japoneses ocultos en las ciudades, pudieron ver en las fotografías de reconocimiento cuánto del área había sido destruida. LeMay estaba teniendo éxito donde Hansell había fallado. Los bombardeos de marzo convencieron al comandante de los bombarderos de que solo el poder aéreo podría forzar una rendición japonesa.

Durante abril de 1945, el XXI Comando de Bombarderos cambió su atención de las principales ciudades enemigas a los aeródromos de Kyushu. Desde allí, los kamikazes suicidas japoneses lanzaron ataques mortíferos contra la flota estadounidense durante la invasión de Okinawa (Operación Iceberg). Okinawa en las Islas Ryukyu iba a ser el hogar de las nuevas bases de los B-29 para el bombardeo estratégico de Japón. Entre el 08 de abril y el 11 de mayo, el 75 por ciento de las misiones del XXI Comando de Bombarderos apoyaron a Iceberg. Lamentablemente, estas incursiones contra los aeródromos no fueron muy efectivas porque las fuerzas enemigas escondieron a sus cazas y rápidamente reconstruyeron las pistas.

A mediados de mayo, LeMay estaba feliz de volver su atención a las ciudades e industrias japonesas. Se embarcó en un "Plan Imperio", que permitía que según las condiciones climáticas se determinaba si los bombardeos serían de precisión o de área. Los B-29 volaron misiones de precisión con luz diurna con buen tiempo e incursiones nocturnas incendiarias cuando los objetivos quedaban ocultos por las nubes. Por lo tanto, LeMay retuvo las partes relevantes de la doctrina del bombardeo estratégico de los Estados Unidos.

El bombardeo incendiario continuó produciendo los resultados más destructivos. En mayo y junio de 1945, el XXI Comando de Bombarderos incendió las seis ciudades industriales más grandes de Japón, eliminándolas como objetivos rentables. Siete de estas incursiones involucraron formaciones que excedían los 500 B-29. En la noche del 23 al 24 de mayo, no menos de 520 B-29, la mayor cantidad de Superfortalezas enviadas contra cualquier ciudad japonesa, volvieron a golpear a Tokio. Dos noches después, 464 B–29 regresaron a la capital japonesa con más de 3.000 toneladas de bombas incendiarias. Se quemaron casi diecisiete millas cuadradas, y el Palacio Imperial se incendió. Sin embargo, las bajas fueron más pequeñas que en la incursión de marzo debido a las evacuaciones al campo. Cincuenta y ocho ciudades y pueblos medianos sufrieron a continuación. Una tormenta de fuego generada por los B–29 en Toyama destruyó el 99 por ciento de la ciudad.

A lo largo de la ofensiva, las defensas aéreas japonesas se mantuvieron en gran medida ineficaces. Los B–29 pudieron operar libremente en altitudes más bajas porque el fuego antiaéreo era débil por la noche y el enemigo carecía de un caza nocturno de primera clase. Aun así, los cazas enemigos derribaron a veintiséis Superfortalezas durante la última incursión en Tokio la noche del 25 al 26 de mayo de 1945, la pérdida más alta en un solo día de B-29 en la guerra. Unos días más tarde, 454 B–29 golpearon Yokohama, esta vez acompañados por más de cien P–51 del VII Comando de Caza en Iwo Jima. Para el verano de 1945, LeMay estaba tan seguro de que sus bombarderos podrían atravesar las defensas antiaéreas y de caza japoneses que comenzó a advertir a las ciudades enemigas que podrían ser atacadas a través de lanzamientos de folletos y transmisiones de radio. Por supuesto, no atacó inmediatamente a todas las ciudades advertidas, pero la táctica demostró ser un daño psicológico y salvó algunas vidas.

El XXI Comando de Bombarderos dedicó el 75 por ciento de sus incursiones y tonelajes a los ataques incendiarios de áreas urbanas. Tal como lo habían predicho sus defensores, las incursiones incendiarios habían destruido muchos objetivos estratégicos que los bombardeos de precisión no habían alcanzado: un estimado de veintitrés fábricas de aviones importantes; seis arsenales principales; y una gran cantidad de plantas de acero, petróleo y gas. La 20º Fuerza Aérea lanzó casi 7.000 salidas de B-29 o vuelos en diecisiete incursiones incendiarias, dejando caer un total de 41.500 toneladas de bombas incendiarias. Solo se perdieron alrededor de 136 B-29 por todas las causas durante la campaña incendiaria, una tasa de pérdida para la misión de menos del 2 por ciento.

Imagen
Bombardeo incendiario sobre Toyama, febrero de 1945.............................................
https://www.reddit.com/r/HistoryPorn/co ... an_feb_08/

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8556
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Bombardeos sobre Japon.

Mensaje por tigre » Mié Abr 24, 2019 11:59 pm

Hola a todos :-D; algo más......................................

Ofensiva Estratégica Aérea contra el Imperio del Japón - junio de 1944.

Las misiones especializadas pasan factura.

El XXI Comando de Bombarderos dedicó el resto de sus incursiones y tonelajes a misiones especializadas realizadas por las Alas de Bombardeo 313º y 315º. El 26 de junio de 1945, la 315º comenzó una campaña contra las instalaciones petroleras japonesas. Durante las próximas semanas, destruyó o dañó gravemente las diez plantas petroleras y de petróleo sintético más grandes de Japón, incluida una gran capacidad de almacenamiento. Aunque los B-29 bombardearon de noche para que pudieran llevar más bombas y menos armas, lograron un grado razonable de precisión con la ayuda de un radar mejorado (APQ-7). A principios de agosto, los bombarderos de la 315º habían eliminado la mayor parte de la capacidad de refinación del enemigo. A pesar de este éxito, algunos cuestionaron las razones de los ataques porque el bloqueo naval aliado ya había restringido severamente la entrega de crudo suministrado a las refinerías.

Por su parte, la 313º Ala de Bombardeo en Tinian asumió otra misión especializada: el minado aéreo de aguas japonesas para complementar el bloqueo submarino. Denominada Operación Hambre (Starvation), el minado no era una misión aérea estratégica ortodoxa. LeMay apoyó a "Starvation", sin embargo, para demostrar la versatilidad del poder aéreo. El Ala 313º comenzó el minado sistemático a fines de marzo de 1945. Cada B–29 llevaba 12.000 libras de minas de media tonelada y una tonelada. A mediados de agosto, el ala de bombardeo había lanzado más de 12.000 minas, la mayoría en el estrecho de Shimonoseki entre Honshu y Kyushu, a través de las cuales pasaba el 80 por ciento de los buques mercantes japoneses. Los B-29 también minaron la laguna Nakaumi y las aguas alrededor de Sakai, Yonago, Hamada, Wonsan y otros puertos enemigos. En menos de cinco meses, la 313º Ala de Bombardeo llevó a cabo 1.528 salidas de minado, perdiendo solo nueve aviones ante la acción del enemigo. Después de abril, la enormemente exitosa campaña de los B-29, representó más pérdidas marítimas mercantes japonesas que los submarinos de los Estados Unidos. Las minas colocadas por las Superfortalezas hundieron la mitad del tonelaje que la marina mercante japonesa perdió durante la guerra. El enemigo perdió el 9 por ciento de sus naves ante la acción de la 20º Fuerza Aérea.

Para agosto, la 20º Fuerza Aérea había realizado 380 misiones de combate contra Japón. Las Superfortalezas lanzaron 147.000 toneladas de bombas, el 91 por ciento de todas las bombas lanzadas en las islas de Japón. Los ataques de los B–29 destruyeron la mitad de la capacidad de la planta de aviones del enemigo y probablemente le costó a los japoneses 7.000 aviones de combate en producción perdida. En el proceso, la 20º Fuerza Aérea perdió 512 B–29 y 576 miembros de sus tripulaciones aéreas. En agosto, más de 2.000 tripulantes estaban perdidos en acción, pero en el último mes de la guerra, cuando la 20º Fuerza Aérea tenía más de 1.000 B-29 en el Pacífico, solo se perdieron cuatro Superfortalezas.

La 20º Fuerza Aérea no tenía el monopolio del bombardeo de Japón. Después de que los Aliados expulsaron a las fuerzas enemigas de las Islas Aleutianas, la 11º Fuerza Aérea estableció bases allí. Empleando el B-24 Liberator, la 11º bombardeó instalaciones japonesas en las Islas Kuriles al noreste de Hokkaido ya en noviembre de 1943. Tras la caída de Okinawa a las fuerzas estadounidenses en abril de 1945, la Fuerza Aérea del Lejano Oriente (que comprenden la 5º, 7º y 13º Fuerzas aéreas) establecieron bases en las islas Ryukyu, al suroeste de las islas principales, desde las cuales bombardearon Kyushu en preparación para la invasión de Japón. Okinawa estaba lo suficientemente cerca de Japón para que las Fuerzas Aéreas del Lejano Oriente usaran el B–24 y otros aviones de combate más pequeños que el B–29.

Imagen
B-29 de la 313º Ala de Bombardeo, 6º Grupo de Bombardeo, volando a Japón.....................

Fuente: Hitting Home. The Air Offensive Against Japan. The U.S. Army Air Forces in World War II.
OPERATION STARVATION. AU/AWC/2002-02

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Aviación de combate de los Aliados”

TEST