Entrevista con von Mellenthin

Cuestiones generales relativas a la Segunda Guerra Mundial

Moderador: Francis Currey

Responder
Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Entrevista con von Mellenthin

Mensaje por José Luis » Dom May 11, 2008 11:14 am

¡Hola a todos!

Entre el 23 de febrero y el 4 de abril de 1987, el teniente coronel, retirado, Verner R. Carlson (US Army) mantuvo varias entrevistas con el antiguo mayor general (Generalstabsoffizier) F. W. von Mellenthin en Johannesburg, Sudáfrica. La entrevista fue publicada en el Military Review de abril de 1990 con el título Portrait of a German General Staff Officer.

Carlson, en el tiempo de la publicación de su artículo, era presidente de un consorcio de Centroamérica, Finca Castilla. Graduado en la US Naval Academy y el Armed Forces Staff College, fue oficial de inteligencia que sirvió como agregado militar en las embajadas estadounidenses de Oslo (Noruega) y Estocolmo (Suecia), y fue oficial superior de inteligencia, G2, de la IV Corps Tactical Zone (Mekong Delta), Vietnam, y G2 de la 1ª División Acorazada en Ansbach, Alemania del Oeste.

Mellenthin, ya veremos su carrera, es famoso entre los amantes de las memorias de combates de posguerra de oficiales alemanes por su celebérrimo Panzer Battles (1956), libro que recomiendo, no sin advertir que, junto con las memorias de guerra de Manstein y Guderian, forma el trío de libros más importante de la génesis y expansión de innumerables mitos entre el público aficionado y no pocos historiadores.

Esta entrevista es muy interesante. En su primera parte, Carlson nos cuenta cómo se gestó su interés por conocer a von Mellenthin y cómo discurrió su primera entrevista. Para mí es la más jugosa, pues en ella se repasa la vida de Mellenthin. La segunda parte (el artículo no está dividido así; es mi división) trata las figuras de Rommel, Balck, Guderian y el espíritu del Generalstab.

Bien, en los siguientes mensajes voy a presentar un resumen lo más amplio posible, con generosas citas literales (traducidas a mi cargo), que espero sea de interés para los compañeros del foro.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Dom May 11, 2008 11:43 am

Primera Parte

Carlson leyó el libro de Mellenthin, Panzer Battles, con el principal objetivo de conseguir una mejor comprensión de la batalla de Kursk. Al cabo de más de 30 años que habían pasado desde la primera edición del libro, el estadounidense se imaginaba que su autor ya habría muerto. El libro no dejaba más pista que una línea: "F. W. von Mellenthin, Johannesburg”.

[Su libro indicaba que había visto combate en cada teatro de la guerra europea desde 1939 a 1945. Su carrera era un mapa con la huella de los ejércitos panzer alemanes, a medida que se movían por Polonia, Francia, los Balcanes, y luego a través de los desiertos de África del Norte con el Afrika Korps de Erwin Rommel y a través de los yermos invernales y los lodazales del interior de Rusia, terminando finalmente con su captura por los aliados mientras intentaba escapar de la bolsa del Ruhr.

Varias cuestiones pedían respuestas. ¿Todavía estaba vivo? ¿Era uno de esos callados y enigmáticos prusianos del este del Elba? ¿Era un Junker de la casta militar? Fue de esta clase de la que el Estado Mayor General Imperial de la IGM sacó sus oficiales. Algunos de los más jóvenes habían sobrevivido para convertirse en generales y mariscales de campo de Hitler. ¿Era von Mellenthin uno de ellos? Me preguntaba.

¿Cómo encontrarlo? Unas cuantas llamadas telefónicas a larga distancia a Johannesburg, Sudáfrica, trajeron algunas respuestas. El nombre se pronunciaba Fon-Mell-enn-teen. Todavía estaba allí y mi visita para una entrevista sería bien recibida. Se arreglaron los preparativos
]

Carlson pasa a continuación a relatar cómo fue recibido por Mellenthin, en un pasaje que considero realmente significativo:

[El hombre que me recibió en la puerta del jardín de la confortable casa del barrio residencial de Sandton en el norte de Johannesburg, era fino, aristocrático y cortés. Su energía y vitalidad le hacían parecer más alto que sus 5 pies y 6 pulgadas. Llevaba un traje azul de negocios europeo con chaleco, rematado con una camisa francesa de puño blanca y almidonada y una corbata a rayas. Sus únicas joyas eran un par de gemelos antiguos y un anillo de sello. Su curtido rostro era tranquilo y sereno, libre de los rastros de preocupación normales en los ejecutivos que han trabajado bajo estrés. Se asemejaba más a un director de banco que a un general.

Su primera invitación fue una comida: arenque del Báltico, escalope al estilo vienés, lombarda, patatas rellenas, y un refrescante vino del Rin. Él le llamó un “almuerzo de trabajo”. Duró todo el día. Cuando terminó, la mesa estaba llena de mapas de situación y bosquejos de batallas que el general había dibujado.

Cuando hablaba de batallas pasadas, sus ojos azul pálido se perdían en la distancia, como si estuviera en la punta de vanguardia de la batalla, todavía viendo los tanques soviéticos que se aproximaban. Se sentía el humo y polvo de la batalla, el estruendo de la artillería y el ruido del metal. Parecía revivir las agonías de Kursk y Stalingrado junto con las anteriores victorias de Polonia, Francia y África del Norte
].

Lo que más impresionó a Carlson de Mellenthin fue su serenidad y su laconismo gestual. Es evidente que el americano quedó admirado, y se nota en su relato, por la personalidad del antiguo oficial prusiano. Sólo comprendió cabalmente el equilibrio y autocontrol de Mellenthin cuando vio sus caballerizas y supo que Mellenthin era un maestro del dressage (un método de adiestramiento de caballos para la equitación).

[El dressage exige el máximo autocontrol. El jinete está bajo el intenso escrutinio de cinco jueces durante 10 minutos. Ningún otro deporte requiere tal coordinación entre hombre y animal…..]

A continuación, la conversación deriva hacia la familia de Mellenthin. Lo veremos en una próxima intervención.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Dom May 11, 2008 12:41 pm

Mellenthin pertenecía a una familia noble de rancio abolengo que se remontaba al año 1200 de nuestra era:

[Las casas ancestrales de Mellenthin y Lienichen en Pomerania, me dijo el general, pertenecían a su familia desde 1460. Unas 300 familias de Junkers habían poseído la tierra de Ostelbien (Prusia del Este, Pomerania y Silesia). Los terratenientes habían vivido en castillos de amplias y sólidas fachadas con tres plantas de altura, 20 ó 30 habitaciones…….

Todo lo que quedaba de su pasado alemán eran unas cuantas instantáneas y pequeños recuerdos que él y su familia habían conseguido llevar en sus maletas cuando huyeron de los ejércitos soviéticos. Después de la guerra, pasó dos años y medio como prisionero de guerra y otros tres como refugiado sin hogar en Alemania del Oeste
].

En 1950 Mellenthin se trasladó a Sudáfrica, pues era uno de los pocos países que entonces aceptaban refugiados. Y allí comenzó, desde abajo, una nueva carrera en el mundo de los negocios de las aerolíneas, fundando tres años más tarde la Trek Air (Luxavia, en la fecha en que escribe Carlson), en Johannesburg, enlazándola a Europa y consiguiendo, además de una buena rentabilidad, un buen bocado del mercado de Lufthansa, firma que contrató a Mellenthin y lo nombró director regional. “El negocio de las aerolíneas”, dijo von Mellenthin, “es realmente sólo un asunto de buen trabajo de estado mayor y selección de gente idónea”. Mellenthin también era humilde, como se ve, quizás por su formación como Generalstaboffizier.

[Von Mellenthin ha seguido meticulosamente dos mandatos históricos del Estado Mayor General: “Los oficiales del Estado Mayor General no tienen nombres” (cursado para preservar el anonimato del estado mayor general tras ser prohibido por Versalles), y “Grandes logros, poco alarde; más realidad que apariencia”. Al discutir las batallas ganadas, minimiza su papel, sacándose del escenario].

Dudo que Mellenthin le haya dado tal explicación a Carlson sobre el origen de la frase "Los oficiales de EMG no tienen nombres". Si bien el espíritu de esa frase y la frase misma o similar fueron, sin duda, citados por Hans von Seeckt (el padre espiritual del Reichswehr; el material fue Reinhardt), y siendo cierto que el EMG fue abolido por el Tratado de Versalles (por lo que cualquier oficial del Truppenamt -el EMG encubierto del Reichswehr- era llamado líder -führer- y no Generalstaboffizier), la explicación de esa frase no obedecía realmente a esos motivos. Aunque la frase se atribuye a Schlieffen, su significado viene de tan antiguo como los tiempos de Scharnhorst, cuando éste creó el EMG prusiano, al que Moltke el Viejo dio su máximo esplendor. Venía a significar la filosofía de Scharnhorst con respecto al carácter fundamental que debían tener los oficiales de EMG: su anonimato. Desde entonces, esa característica se expresó de diferentes aunque similares maneras por los sucesivos jefes del EMG prusiano-alemán, siendo la más famosa la frase de Schlieffen.

Ni que decir tiene que para algunos oficiales superiores de EMG ese mandato histórico cayó en oídos sordos, a pesar de que lo utilizaron a su conveniencia.

Ahora sigue la carrera de Mellenthin tal como la detalla la entrevista de Carlson:

[El general nació el 30 de agosto de 1904 en la antigua ciudad comercial alemana de Breslau, en la guarnición del regimiento de su padre. Cuando tenía 14 años, su padre, el teniente coronel Paul Henning von Mellenthin, fue muerto en el Frente Oriental el 29 de junio de 1918, mientras dirigía la artillería. Su hermano mayor Horst fue enterrado vivo por una descarga de artillería francesa, pero consiguió sobrevivir. Las tragedias de la guerra eran parte de la historia de la familia.

Descendiente de una antigua familia noble de Pomerania, von Mellenthin cita entre sus antepasados al príncipe August von Hohenzollern de Prusia y a Federico el Grande. Está emparentado directamente o por matrimonio con la mayoría de las antiguas familias aristocráticas alemanas y puede trazar su linaje más allá de los Caballeros Teutones. El árbol familiar de su estudio data hasta el año 1200 d.C.

Tras graduarse en el instituto, el general se alistó en el 7º Regimiento de Caballería el 1 de abril de 1924 como lancero. Su pasión por los caballos y la competición de equitación, principalmente la carrera de obstáculos, lo llevaron a pasar los primeros 11 años de servicio en la caballería. A los 18 meses de su alistamiento fue promocionado a cabo y, en 1926, fue seleccionado por el directorado de personal del ejército para asistir a la Escuela de Infantería de Ohrdruf y a la Escuela de Caballería de Hannover.

El 1 de febrero de 1928 fue comisionado como teniente segunda en el Reichswehr de 100.000 hombres, uno de sólo 4.000 oficiales permitidos en todo el ejército.


La educación superior de von Mellenthin y sus dones para la táctica provocaron su nominación como candidato para entrenamiento de Estado Mayor General. Sin embargo, antes de que pudiera ingresar en este programa tenía que pasar la dura y larga semana de examen de calificación. Recordaba que de los más de 1.000 oficiales que se reunieron para hacer el examen, “sólo 150 o así, fueron admitidos en la Kriegsakademie”. Estando entre el mejor 10% de todos los candidatos que calificaron, von Mellenthin recibió órdenes del director de personal del EMG de reportar para entrenamiento en la Academia de Berlín el 1 de octubre de 1935.

El objetivo de la Kriegsakademie era entrenar a oficiales de EMG como asesores y asistentes de los comandantes de grandes formaciones y proporcionar oficiales para el estado mayor del ejército. El general Ludwig Beck, que supervisaba el curriculum, se concentró, en cambio, en proporcionar oficiales de estado mayor cualificados para las nuevas divisiones que se estaban formando. También recortó el curso de EMG en 1933 de tres a dos años para acometer la demanda creciente de oficiales de estado mayor causada por la rápida expansión del ejército de Hitler.

El curso comenzó el 1 de octubre de 1935 y consistió en nueve meses de clases y ejercicios de estado mayor. “La única interrupción del trabajo de clases era el ejercicio de campaña semanal con mapas, pero sin tropas o equipo”, dijo von Mellenthin. A finales de junio, los candidatos fueron enviados a un curso práctico sin más armas de combate que las suyas propias. Luego llegaron las maniobras de otoño y, dijo von Mellenthin, “de nuevo el gris otoño”. El modelo del segundo año era muy parecido al del primero, pero más extenuante……

La elite que superaba esos dos años era enviada a misiones de 18 meses de prueba para seleccionar plazas de EMG y, sólo tras haber completado con éxito esas comisiones, era recompensada con el título de Generalstabsoffizier.

Von Mellenthin se graduó en la academia de guerra en el otoño de 1937 y fue destinado al estado mayor del Tercer Cuerpo en Berlín, donde fue recompensado con las codiciadas insignias de plata del cuello y las tiras carmesí de los pantalones de un oficial de EMG. Tras 15 años de duro trabajo, se convirtió en F. W. von Mellenthin, Hauptmann, im Generalstab.

“Siempre he sido un tipo con suerte”. Lo que von Mellenthin no añadió fue que lo ayudó el ser de cuna noble…..


Las maneras aristocráticas y una fácil intimidad [entre los oficiales aristócratas] llevaron al poco cultivado e inseguro Hitler a temerlos y odiarlos. E identificaba al EMG con la nobleza. En esto, tenía esencialmente la razón. Los nobles, por su educación superior y gracia social, dominaban el EMG. Irónicamente, fueron los aliados quienes causaron eso. Al abolir el EMG y cerrar la academia de guerra, los aliados simplemente provocaron el que estas funciones se realizasen clandestinamente, creando una mística que es difícil de describir.

(…) El puesto de von Mellenthin como capitán de estado mayor del Cuerpo de Berlín fue prometedor, pues lo involucró con trabajos de inteligencia a nivel nacional. Mientras que trabajaba abiertamente en el EMG, mantenía secretamente enlaces con el personal de contrainteligencia del Distrito Militar de Berlín….

A pesar de su designación como oficial de EMG, von Mellenthin continuó considerándose un hombre de caballería
…..]

Bien, mañana veremos qué contó Mellenthin a Carlson sobre sus comandantes favoritos.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun May 12, 2008 11:20 am

Segunda parte

ROMMEL

[...la sola mención de Rommel parecía tener un efecto catalizador sobre von Mellenthin].

Mellenthin vio a Rommel por vez primera en 1938, cuando el primero servía en el III Cuerpo de Berlín. Entonces jamás se imaginó que casi tres años después iba a estar sirviendo bajo Rommel en África del Norte. "Era el hombre más exigente y duro que jamás he conocido. No perdonaba a nadie y menos a él mismo".

Rommel, dice Mellenthin, recibió con recelo el contingente de EMG que le envió Berlín en junio de 1941 para ayudarle. Desairó a Mellenthin y sus compañeros ignorando su presencia durante mucho tiempo, diciendo: "No necesito un estado mayor".

[El comportamiento de Rommel es comprensible. Era un oficial de clase media que había hecho su carrera sin el patrocinio de nadie. A pesar de sus increíbles logros en la IGM (había ganado la medalla más preciada de Alemania, Pour le Merite, como comandante de compañía en la batalla de Caporetto durante octubre de 1917), nunca consiguió acceder al EMG. De no ser por Hitler, que era rápido descubriendo jóvenes inconformistas con talento, Rommel jamás habría sido transferido de la infantería dándosele un mando blindado]

Mellenthin subraya luego el carácter meramente defensivo de la misión que se le encomendó a Rommel en África:

[Hitler no pretendía ningún gran papel para Rommel en el desierto. Su reducida fuerza expedicionaria estaba limitada a una división ligera de infantería, la 5ª, a la que se añadió más tarde la 15ª Panzer. Nunca se le dio la suficiente cobertura aérea o apoyo logístico].

Estas cosas ya las saben quienes han estudiado la carrera de Rommel en África. A juicio de Mellenthin, Rommel hizo bien en desechar su misión defensiva para pasar a la ofensiva:

[Rommel tenía razón en desdeñar las instrucciones de Hitler de "resistir y defender" porque los comandantes deben explotar siempre las oportunidades tal como se les presentan].

Mellenthin sigue contando a Carlson las famosas hazañas de Rommel y la adoración que sentían por él los soldados alemanes e italianos. Sin embargo, el personal de estado mayor tenía que estar hecho de una madera especial para trabajar con Rommel: "Nunca era amable o educado como como lo representó James Mason. Para trabajar para él, tenía usted que tener una constitución de hierro, y nervios incluso más fuertes".

Se podrá comprender mejor la actitud reacia de la oficialidad superior del EMG con el estilo de mando de Rommel con los hombres de su EM si tenemos en cuenta que estos comentarios de Mellenthin son las sensaciones de un oficial de EMG de nueva generación, digamos de la nueva escuela. Imaginaros lo que podían pensar los oficiales superiores de la antigua y tradicional escuela de EMG. Sin embargo, Mellenthin se muestra como hombre honesto cuando, tras puntualizar estas "incomodidades", declara:

[(...) Von Mellenthin recuerda las raras ocasiones en que Rommel regresaba al cuartel general a tiempo para la conferencia diaria: "Llegaría del frente cubierto de polvo y mugre, irrumpiendo en el puesto de mando y preguntando bruscamente, 'Wie ist die Lage?' [¿Cuál es la situación?] A lo cual [Siegfried] Westphal y yo [oficiales de operaciones e inteligencia] responderíamos instantáneamente con un escueto resumen de 5 minutos", dijo von Mellenthin. El Zorro del Desierto no necesitaría más de 30 segundos para analizar hechos y actuar sobre ellos, asegura von Mellenthin. "Luego, ¡a menudo cursaría órdenes para toda la semana! ¡Rara vez tenían que ser modificadas esas órdenes!, se maravillaba FW]

Mellenthin señala como principales virtudes militares de Rommel el coraje físico, la imaginación y la habilidad. "Podía ser mordazmente duro con sus principales oficiales de estado mayor, pero nunca con sus soldados o prisioneros de guerra", decía Mellenthin, que todavía se admiraba de la relación de Rommel con sus tropas. "Rommel insitía a sus oficiales para que comieran los ranchos de las tropas, aunque tuvieran permiso para hacerlo en mesas separadas. Esto equivalía a menudo a sólo pan reseso y carcomido, mojado con un vaso de agua salobre".

Quizás el comentario más agudo y lúcido que Mellenthin brindó a Carlson sobre Rommel fue el siguiente: "Nunca se preocupó de la política, y eso causó su caída".

Si Mellenthin encontró que trabajar con Rommel en su estado mayor era una proeza donde uno podía enfermar de los nervios, su relación con Hermann Balck mostró el otro lado de la moneda.

Lo veremos en oltra ocasión.
Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mar May 13, 2008 8:26 am

BALCK

La conversación sobre Balck, tal como aparece en el artículo de Carlson, arroja algunos errores y ciertas exageraciones. Por ello traduzco íntegramente el pasaje de Balck y anoto, a modo de ejemplo, dos de esos errores y exageraciones.

[Tras dejar el estado mayor de Rommel a finales de 1942, von Mellenthin se convirtió en jefe de estado mayor del 48º Cuerpo Panzer, mandado por Balck (1). “Balck era firme, frío bajo el fuego, e inflexiblemente determinado…..un general panzer altamente dotado”, recordaba von Mellenthin. FW estuvo con Balck casi continuamente desde diciembre de 1942 hasta finales de 1944, desde la Batalla del río Chir cerca de Stalingrado hasta el Grupo de Ejércitos G en Francia, cerca del Muro del Oeste.

En todas esas comisiones, Balck mandó toda la fuerza, mientras FW estaba a su lado como asesor, guía y confidente. Juntos habían acumulado más de 12 años de experiencia de combate, operando bajo la base de una confianza mutua ilimitada. Visitando la vanguardia del área de batalla, concordaron en que las tácticas blindadas exitosas dependían al máximo de unas comunicaciones eficientes. Esto significaba extraer conjuntamente una apreciación del campo de batalla cada 12 horas. Von Mellenthin afirma que la enorme presión del frente ruso le dejaba solamente 5 minutos para conferenciar con Balck. En base a los planes desarrollados conjuntamente que surgían de esos dos encuentros diarios, Balck daba órdenes orales a FW, quien a su vez las pasaba a sus mandos subordinados para ser completadas oralmente. En ningún momento el estado mayor del Cuerpo de Mellenthin consistió en más de tres oficiales subalternos (operaciones, inteligencia e itendencia).

De ascendencia sueco-finlandesa, Balck era apodado el “frío nórdico” por von Mellenthin. “Era uno de los comandantes más fríos bajo el fuego que yo he visto nunca, absolutamente inquebrantable. También era el supremo realista”, dijo von Mellenthin. El 30 de diciembre de 1941 (sic), mientras conferenciaba con Hitler sobre la situación en Stalingrado, demostró lo siguiente. El resumen de Balck duró dos horas, durante las cuales el Führer apenas interrumpió. “Aconsejó a Hitler no retirarse bajo ninguna circunstancia”, continuó el general. “Balck razonaba que, con nieve de dos metros de profundidad y temperatura de 50º Celsius bajo cero, sería imposible retirarse o incluso preparar nuevas posiciones”, dijo von Mellenthin.

“Balck y Hitler comenzaron luego a discutir sobre pérdidas de tanques, que Hitler había minimizado. Compararon números. Balck le dijo a Hitler a bocajarro que sus cifras de tanques estaban equivocadas: ‘Usted está equivocado; yo estaba allí, mis cifras son las correctas’”, citando las palabras de Balck.

El principal valor del análisis realista de Balck fue doble: reforzó la decisión de Hitler de mantenerse firme en Stalingrado (algunos estrategas dicen que fue la decisión correcta bajo las circunstancias) y obligó al ministro de Armamentos Albert Speer a incrementar la producción de tanques.

“Fue Balck quien paró la ruptura soviética en el río Chir, eliminando el 5º Ejército de Tanques ruso del mariscal Romanenko”, recordaba von Mellenthin. “Y estaba Balck de nuevo en Tatsinskaya cuando los panzer alemanes eliminaron completamente el 24º Cuerpo de Tanques soviético”, continuó el general. “Finalmente, fue el sereno nórdico quien atacó audazmente al entero 5º Ejército de Choque soviético bajo Popov, destruyéndolo. Esto se consiguió a pesar de las superiores ratios de combate soviéticas de 11 a 1 en infantería, 7 a 1 en tanques, y 20 a 1 en cañones” (2), declaró von Mellenthin
]

(1) A finales de 1942, Balck era en realidad comandante de la 11. Panzer Division. Mellenthin mezcla sus recuerdos de 1942-43. Fue en noviembre de 1943 cuando Balck era comandante general del 48º Cuerpo Panzer. Cuando Mellenthin fue destinado a Rusia, después de su estancia en África, fue comisionado efectivamente como jefe de estado mayor del 48º CP, pero entonces era su comandante general von Knobelsforff.

(2) Una clara exageración. Véase la batalla de Tatsinskaya en:
viewtopic.php?t=2024

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mar May 13, 2008 11:05 am

GUDERIAN

Los comentarios de Mellenthin sobre Guderian vienen a repetir, en gran parte, los mitos de este famoso general, si bien están acompañados de algunas frases, a mi juicio, acertadísimas.

Si Mellenthin es sincero, la siguiente escena encaja perfectamente con la clase de elemento que era realmente "Papa Heinz" o "Schneller Heinz". Finales de 1944, Frente Occidental, Grupo de Ejércitos G de Balck, con FW jefe de EM:

["Guderian, que era entonces jefe del ejército*, había enviado a uno de sus subalternos para darnos algunos consejos gratuitos sobre cómo emplear nuestra artillería", dijo von Mellenthin.

"Nuestro problema a esa altura de la guerra no era cómo emplear la artillería, sino dónde conseguir cañones y munición para continuar la guerra. Estábamos gravemente escasos de todo. Algunas de nuestras divisiones panzer tenían solamente cinco tanques cada una", recordaba von Mellenthin.

Los alemanes apenas tenían cañones de asalto. La mayor parte de su artillería consistía de piezas capturadas, con sólo unos cuantos proyectiles de munición. El cuadro del personal era incluso peor: "Heredamos una mezcla de personal de la Luftwaffe, viejos y jóvenes que virtualmente no tenían entrenamiento. Teníamos batallones especiales de viejos con problemas estomacales o de audición", recordaba con arrepentimiento von Mellenthin.

"Supongo que hablé con demasiada rotundidad al emisario de Guderian. Yo era, como dicen ustedes los amricanos, un 'chico malo'", se burló von Mellenthin. El ejército alemán se enfrentaba con problemas mucho más grandes que asentar una artillería inexistente. El dignatario visitante se marchó contrariado, diciéndole a Guderian que von Mellenthin lo había ignorado.

"Guderian me ordenó ir al Cuartel General de Zossen, cerca de Berlín, y me dio una auténtica regañina. No dije nada en mi propia defensa, absolutamente nada", recordaba von Mellenthin. Los oficiales no tenían la costumbre de responder al irascible y voluble Guderian, especialmente cuando habían insultado a sus emisarios personales. "Me encerró bajo arresto domiciliario durante una semana, y me destituyó", dijo sonriendo entre dientes von Mellenthin
].

* Guderian era jefe del EMG, el jefe del ejército era Hitler (desde que en diciembre de 1941 había destituido a Brauchitsch).

A Guderian lo nombró Hitler (y él aceptó) Chef des Generalstabes des Heeres el 21 de julio de 1944, al día siguiente del atentado de Stauffenberg. Conoció entonces el EMG alemán el periodo más vergonzoso de su historia, y Guderian fatigó la infamia. Hizo una auténtica escabechina entre los oficiales del EMG y nombró a los que eran títeres en sus manos; ni siquiera supo defender con eficiencia a sus nuevos pupilos cuando Hitler los defenestró más tarde. Cursó la proclama más infame de la historia del EMG contra oficiales que no se habían dejado corromper y sobornar, como Guderian, por Hitler, y que habían arriesgado sus vidas y las de sus familiares para acabar con el dictador alemán. Formó parte del Tribunal de Honor que expulsó de la Wehrmacht a esos oficiales involucrados en el 20 de julio, entregándolos a la justicia criminal de Roland Freisler y su Tribunal Popular. Se dedicó en cuerpo y alma a continuar la guerra criminal de su amo, que había decidido sacrificar al pueblo alemán condenándolo a la desolación.

Nicholas Reynolds empleó un giro típicamente inglés para definir a Guderian: "Guderian, incidentally, proved to be a narrowly professional soldier of the worst sort during the Second World War" [N.R., Treason was no crime. Ludwig Beck, Chief of the German General Staff (London: William Kimber & CO. Limited, 1976), p. 22].

Seguiremos.
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mar May 13, 2008 12:48 pm

Gracias al arresto de Guderian, FW disfrutó por primera vez en la guerra de unas Navidades en compañía de su familia. Por ello pudo sacar a su mujer e hijos del Este antes de la llegada de los rusos. "Lucky once again. I've always been a lucky guy!", recordó una vez más FW su fortuna.

La siguiente frase de FW es muy interesante: "No pretendo ofender a J. F. C. Fuller, Liddel Hart o Charles de Gaulle como grandes teóricos de la guerra blindada; pero fue Guderian, él fue el hacedor. Cogió la teoría y la puso en práctica".

Al margen de los autores referenciados, FW atina (sospecho que sin quererlo) al señalar el verdadero papel de Guderian en todo el muy poco conocido desarrollo de la doctrina blindada alemana. Al acabar la IGM Guderian no tenía remota idea de lo que era la guerra blindada, y desconocía por completo, como él mismo reconoce en sus memorias, las complejidades de las tropas motorizadas. Entre 1922 y 1938 aprendió, bajo el tutelaje de los verdaderos especialistas, las ventajas y los problemas de la motorización y blindaje de formaciones de combate, y conoció la evolución de los trabajos de los verdaderos teóricos alemanes sobre el arma y la guerra blindada. En 1937 escribió su famoso Achtung! Panzer!, que recopilaba la doctrina existente previamente desarrollada por muchos de sus colegas de armas, y la desarrollaba. Al año siguiente, 1938, después de que Hitler purgara a buena parte de la oficialidad superior del ejército, Guderian ocupó el puesto del defenestrado general Lutz como jefe de las Schnelle Truppen.

Su contribución como teórico del arma y guerra blindada, en el terreno de las publicaciones, hasta la aparición del Achtung! Panzer! fue prácticamente inexistente. Y el Achtung! Panzer! es, doctrinalmente, un compendio del trabajo ajeno durante el periodo anterior hasta 1921, aunque Guderian actualiza acertadamente esas teorías al desarrollo tecnológico del momento.

Así que la afirmación de FW de que Guderian llevó a la práctica las doctrinas de los teóricos es fundamentalmente cierta y atinada. Fue el mayor defensor de las operaciones profundas y veloces de las formaciones blindadas, y también el más notorio, con el paradigma de Sedán, cuando tenía en contra o en duda la opinión de buena parte de sus oficiales superiores. Pero no supo extraer las complejidades estratégicas de esa forma de hacer la guerra.

FW considera, después de Manstein, a Guderian como uno de los mejores estrategas del ejército alemán. La validez de esa opinión (al margen de que sea una opinión) depende del significado que le demos a la palabra "estratega". Es muy probable que FW quisiera significar el término "operacional" al hablar de "estratega", pues "operativ" era la palabra comúnmente empleada por los militares alemanes cuando se referían a la estrategia. En este sentido Guderian estaba a años luz de Manstein, como Manstein estaba a años luz, en el nivel estratégico de la guerra, de Beck, Adam o Marcks.

FW dice que Guderian fue el máximo defensor de la llamada operación Sichelschnitt esbozada por Manstein, pero ello, en mi opinión, obedeció más a que el Corte de Hoz de Manstein convertía a las formaciones blindadas en el protagonista principal de la campaña (y con ello a Guderian) que a lo que Guderian pudiera comprender del plan en el plano estratégico. También dice FW que fue Guderian quien favorecía firmemente la estrategia mediterránea para derrotar a los británicos. Obviamente, FW está repitiendo lo que leyó en el Erinnerungen eines soldaten de Guderian, las fraudulentas memorias de Guderian.

Lo cierto es que Guderian recibió unas cuantas lecciones, en el terreno de la estrategia militar en el plano operacional, de sus reiterados errores en Somlensk y Yelnya en el verano de 1941, cuando cayó víctima de la Nemesis por no haber escuchado humildemente las sabias advertencias que años antes le había expresado el general Beck sobre los peligros de las operaciones profundas de las formaciones blindadas cuando no se cuenta con un apoyo sustancial de la infantería. Kluge le repitió la máxima de Beck, pero Guderian no hizo caso. Luego, en sus memorias, reescribió la historia y culpó a Beck de obstruirle en su defensa del arma blindada, y a Kluge, en fin, lo de Kluge ya fue algo mucho más personal.

Sigo compartiendo la opinión de James S. Corum, quien declaró (en su The Roots of Blitzkrieg) que si Guderian no hubiera escrito su Erinnerungen eines soldaten (Panzer Leader o Recuerdos de un soldado), hoy sólo sería conocido por ser un excelente comandante de formaciones panzer.

Con esto doy fin a Guderian para escribir, en otra ocasión, lo que contó FW a Carlson sobre Hitler.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Sab May 17, 2008 7:23 am

¡Hola a todos!

Los breves comentarios de FW sobre Hitler no son más que la trillada repetición de viejos y casi siempre falsos tópicos: el apoyo de Hitler a Guderian para la creación de formaciones blindadas en contra de la negativa actitud de los altos mandos, la muletilla de que las cosas hubieran discurrido mejor para el interés alemán si Hitler hubiera dejado hacer a sus generales, el subterfugio de la tradición apolítica del ejército alemán y la consecuente negativa de la mayoría de sus miembros para conspirar contra Hitler, y cosas de este tenor. En suma, el insufrible estribillo de posguerra cacareado por la mayoría de los generales alemanes que, en un alarde de cinismo e indignidad, cargaron con toda la culpa de los males de la guerra al muerto.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8685
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Re: Entrevista con von Mellenthin

Mensaje por Eriol » Vie Mar 06, 2015 3:38 am

Hola!

Tarde pero por fin leo esta entrevista ¿no continua Jose Luis?

Saludos
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9622
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Entrevista con von Mellenthin

Mensaje por José Luis » Vie Mar 06, 2015 8:53 am

¡Hola a todos!
Eriol escribió: Tarde pero por fin leo esta entrevista ¿no continua Jose Luis?
Sí, Eriol. Pero ya no continúan mis ganas de seguir traduciéndola al cabo de casi siete años. Sin embargo, te dejo el enlace de descarga legal de una tesis del autor:

Verner Reinhold Carlson, The Impact of Hitler's ideology on his military decisions (The University of Arizona, 1989).

En el capítulo IV (Interview with a German General Staff Officer) tienes reproducida toda la entrevista con Mellenthin.

http://arizona.openrepository.com/arizo ... sip1_m.pdf

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

mapalo
Usuario
Usuario
Mensajes: 10
Registrado: Mar Jun 24, 2008 5:01 pm
Ubicación: República Argentina

Re: Entrevista con von Mellenthin

Mensaje por mapalo » Vie Nov 27, 2020 4:24 am

Les dejo un enlace con la entrevista en español
https://www.defensa.com/ayer-noticia/es ... unto-vista
¡Adelante mis soldados, a paso de vencedor!

Responder

Volver a “Historia general”

TEST