pub01.jpg

Así no se explica a Hitler

Enlaces y links

Moderador: Schwerpunkt

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Así no se explica a Hitler

Mensajepor José Luis » Dom Abr 26, 2015 4:03 pm

¡Hola a todos!

Es una lástima que, todavía hoy, haya historiadores que se dejan llevar, quizá, por sentimientos y no por el ideal de objetividad y el rigor que deben gobernar sus trabajos, aunque éstos sean un mero artículo de opinión como el que ha escrito Don José Álvarez Junco en el periódico El País de este domingo* sobre Hitler, de cuyo suicidio se cumplen próximamente setenta años. Nunca creí que yo tendría que salir, en cierta forma, en “defensa” de ciertos aspectos de la personalidad de Hitler, pero artículos como el citado no sirven, en buena parte, para explicar (que no justificar) al personaje, sino para confundir al lector y tergiversar la realidad. Sirvan pues mis siguientes comentarios para equilibrar la balanza en honor a la realidad.

José Álvarez Junco escribió:Y es así no porque su personalidad tuviera interés, porque fuera un “gran hombre”, bueno o malo, según gustos, pero dotado, en todo caso, de alguna cualidad extraordinaria.


¿Cómo no va a tener interés, y aun un gran interés, la personalidad de un hombre que tuvo tan extraordinario poder y tanta y tan decisiva influencia como Hitler en buena parte de la historia de Alemania, en particular, y del mundo, en general? Que dicho interés en la personalidad de Hitler haya llevado a muchas personas, entre las que me incluyo, a concluir que no tenía ninguna cualidad extraordinaria que lo hiciera grande como ser humano, no significa que ese personaje careciera de ciertas cualidades poco frecuentes que le ayudaron a convertirse, al albur de otras circunstancias ajenas a él, en la figura política probablemente más interesante y funestamente decisiva del siglo XX. No hay que confundir, pues, sus cualidades humanas (que yo jamás he encontrado extraordinarias) con sus cualidades intelectuales y políticas (que las tuvo), aunque muchas veces las primeras influyeron en las segundas, entremezclándose entre sí.

José Álvarez Junco escribió:Desde cualquier otro punto de vista, careció por completo de grandeza.


Como he señalado arriba, esta sentencia me parece exageradamente radical, salvo que entendamos la “grandeza” exclusivamente como “elevación de espíritu, excelencia moral” (RAE), pues en este caso careció por completo de ella. Pero poseyó la “grandeza” del poder y de la autoridad, siendo incluso venerado por muchísimos alemanes y otros europeos de su época. Hablamos de hechos, no de opiniones.

José Álvarez Junco escribió:Fue un tipo inculto, aunque él creyera, desde luego, saber mucho (otra prueba de su ignorancia).


Nuevamente una exageración. No se puede decir, con fundamento de causa, que Hitler fue una persona inculta, ni mucho menos. Que su cultura fuera limitada y estuviera a años luz de la de un gran humanista del Renacimiento o la Ilustración no significa que careciera de ella. A no ser que la inmensa mayoría de los hombres nos califiquemos también de incultos.

José Álvarez Junco escribió:En el cenit de su poder, pensó que eran tan importantes las conversaciones mantenidas en sus almuerzos por él y su grupo cercano que instaló a unas taquígrafas para que tomaran notas y se conservaran así para la historia.


Eso no fue realmente así. La decisión de registrar literalmente sus conferencias militares mediante el empleo de taquígrafos fue motivada a raíz de la crisis de confianza con sus mandos militares surgida en el verano (agosto-septiembre) de 1942. Hitler afirmó ante sus ayudantes militares que sus órdenes previas no habían sido correctamente interpretadas, por lo que ordenó que a partir de entonces se registraran verbatim por taquígrafos. Las conversaciones informales, más bien monólogos, que Hitler sostuvo con su círculo íntimo, mayormente durante las cenas, fueron, en parte, registradas por instrucciones de Martin Bormann, y a veces por el propio Bormann**.

José Álvarez Junco escribió:Como pintor, su única profesión, fue mediocre;


Bien, para gustos se pintan colores. Para unos fue mediocre y para otros no tanto, o incluso aceptable. Aquí cada cual es libre de opinar.

José Álvarez Junco escribió:y cuando le tocó ser gestor se levantaba tarde, era vago y desorganizado, le aburría leer informes y eludía la toma de decisiones (o las tomaba de forma temeraria).


La labor de un historiador debe ser presentar un relato lo más fiel posible a la realidad, explicando e interpretando honestamente los hechos; esto seguro que lo sabe el señor Junco, pero parece que no lo practica en ciertos pasajes de este artículo. Hitler se levantaba tarde porque se acostaba muy tarde. Sus horarios de trabajo eran peculiares, e inestable su constancia. Pero al margen de gustos personales o cánones establecidos en la forma y tiempo de trabajar, la calidad de un trabajo se debe considerar, en mi opinión, por la efectividad del mismo, y el trabajo de Hitler fue, en una buena parte de su carrera política, tremendamente eficaz. Hitler tuvo que haber leído forzosamente muchísimos informes; de otra forma no se entendería su perfecto conocimiento, a veces hasta el más mínimo detalle, sobre una serie de temas políticos y militares. Que le aburriera leer los informes aburridos no creo que sea algo extraño, más bien lo contrario: nos aburre a todos. Es cierto, sin embargo, que no pocas veces, ante decisiones difíciles o espinosas, procrastinaba en la toma de decisiones.

José Álvarez Junco escribió:Por no inventar, no inventó ni el antisemitismo.


¡Menuda insensatez! ¿Quién inventó el antisemitismo (el racismo, la xenofobia...), señor Junco?

José Álvarez Junco escribió:Fue un oportunista vulgar, un megalomaniaco vacuo, un don nadie fanático y simplón, un charlatán desprovisto de cualquier idea de interés, un ambicioso cuyo único norte fue la conquista de un poder absoluto sobre sus semejantes.


Nuevamente cae el señor Junco en los extremos o no se explica suficientemente. Hitler fue un oportunista (vulgar lo dudo) y un megalómano (vacuo sobra); también fue temporalmente (hasta que se convirtió en un pequeño y exitoso líder del DAP) un don nadie fanático, pero muy pronto dejó de serlo (sin dejar de ser fanático) cuando se hizo con las riendas del NSDAP. También ejerció de charlatán, sobre todo en su época de Viena, pero “desprovisto de cualquier idea de interés” es algo completamente relativo y subjetivo. Y sí, fue un ambicioso carente de empatía alguna por las desgracias de sus semejantes no pertenecientes a sus círculos íntimos.

José Álvarez Junco escribió:La verdadera cuestión, la difícil de contestar, es cómo pudo un personaje tan mediocre alcanzar el poder absoluto sobre una sociedad tan culta, avanzada y moderna como la alemana.


Quizá la respuesta es difícil porque previamente se relacionan directamente los términos “culta, avanzada y moderna” con virtudes morales y/o éticas. Y ello no es necesariamente así. En esa sociedad alemana hubo hombres “cultos, avanzados y modernos” que se entregaron en cuerpo y alma a los crímenes del régimen nazi, quizá porque eran completamente amorales o inmorales.

En fin, lo dejo aquí porque comentar todo el artículo iría para largo. Repito, la historia no se explica así, y a Hitler menos.

* http://elpais.com/elpais/2015/04/20/opi ... 90284.html
**Un buen análisis del origen de las conversaciones de mesa de Hitler viene dado por Gerhard L. Weinberg en el prólogo a la edición del Hitler's Table Talk que Enigma Books publicó en los años 2000 y 2008.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
von Thoma
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3625
Registrado: Lun Feb 18, 2008 5:40 am

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor von Thoma » Dom Abr 26, 2015 6:00 pm

Los periodistas o redactores de muchos artículos de prensa, relativos a temas que nos ocupan,
suelen carecer de precisión o detalle en muchos de sus artículos, sea el períodico nacional que sea.
Recientemente con motivo de la muerte de Günther Grass, "El Mundo" identifica una fotografía de él,
erróneamente.

Imagen

Günter Grass (derecha), vestido a los 17 años con el uniforme de las SS nazis.

Lo corregiremos:

Günter Grass (derecha), vestido a los 17 años con el uniforme del "Servicio Alemán de Trabajo" ( RAD ) nazi.

Foto:http://www.elmundo.es/cultura/2015/04/13/552b985022601d2a3c8b4592.html
«El derecho de creer es el derecho de quienes no saben»

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor José Luis » Dom Abr 26, 2015 6:18 pm

von Thoma escribió:Los periodistas o redactores de muchos artículos de prensa, relativos a temas que nos ocupan,..


Junco no es un periodista, sino historiador.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Mariscal Von Oli
Miembro
Miembro
Mensajes: 210
Registrado: Lun Feb 16, 2009 12:32 am

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor Mariscal Von Oli » Dom Abr 26, 2015 10:40 pm

No estará especializado en la historia del siglo XX.
A mi Hitler me parece el líder político más determinante del siglo pasado. Ya que su ascenso y caida se fraguan en la primera mitad y las consecuencias de sus actos políticos marcaron la segunda mitad del siglo.
Si consideramos la creación del estado de Israel como una consecuencia directa de la segunda guerra mundial, estaríamos hablando de que sus actos aun repercuten en guerra y muertes de seres humanos hoy día.
Mi creencia es que fue un político muy hábil que supo entender mejor que nadie la realidad de humillación de todos los estratos del derrotado pueblo alemán y encauzar ese rencor para llegar al poder absoluto partiendo desde la nada. En este sentido, ¿donde marcamos la linea que separa a un animal político de un advenedizo?
"Muy pronto llegará el momento de decirle toda la verdad al pueblo alemán. No creo que esto conmueva a nadie pues el pueblo alemán sabe más de lo que creemos" Goebbels 1943

Avatar de Usuario
mont
Miembro
Miembro
Mensajes: 73
Registrado: Jue Mar 25, 2010 11:18 pm

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor mont » Lun Abr 27, 2015 1:12 am

con perdón , rompo una lanza a favor del articulo " de las cervecerías al bunker " porque entiendo que no viene a explicarnos el personaje sino a explicarnos que : la historia se explica y se produjo gracias a la gente descuidada y negligente a quien sedujo , gente dando voz a un personaje que si hubieran trabajado el seso no le hubieran dado el interés , ni grandeza que se merecia

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor José Luis » Lun Abr 27, 2015 1:20 pm

¡Hola a todos!

mont escribió:con perdón , rompo una lanza a favor del articulo " de las cervecerías al bunker " porque entiendo que no viene a explicarnos el personaje sino a explicarnos que : la historia se explica y se produjo gracias a la gente descuidada y negligente a quien sedujo , gente dando voz a un personaje que si hubieran trabajado el seso no le hubieran dado el interés , ni grandeza que se merecia


Esa es una explicación muy superficial y, en todo caso, restrospectiva. Desgraciadamente, la historia casi nuca la hace la gente de a pie, ni en las democracias ni, obviamente, en las dictaduras de todo tipo, sino las elites del poder político, económico, financiero, industrial, mediático, etc. Se puede presentar a Hitler como un payaso o un don nadie carente de toda capacidad intelectual como ha hecho el señor Junco, pero tal cuadro, además de ser falso o, en el mejor de los casos, incompleto, no explica nada, ni a Hitler ni lo que ocurrió realmente en la Alemania de principios de la década de 1930.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Manuel Tagüeña
Usuario
Usuario
Mensajes: 22
Registrado: Mar Ene 28, 2014 2:11 am

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor Manuel Tagüeña » Mié Abr 29, 2015 2:17 am

Todos sabemos que, pese al tiempo pasado desde la segunda guerra mundial, el conflicto político de fondo que la animó en parte está todavía muy a flor de piel, aparte de la específica crueldad nazi que se materializó en el holocausto. Pasará aún mucho tiempo para que desde los medios Hitler pueda ser juzgado con la distancia y objetividad necesarias. Las matanzas de los asirios o la destrucción de Corinto no escuecen hoy a nadie y podemos debatir en frío sobre Assurnasirpal o sobre los cónsules romanos. Pero para Hitler aún es pronto, me temo. Sobre todo si el medio que lees es izquierdista.

Yo mismo soy de izquierdas y me encanta la historia, y reconozco que la mejor forma de acercarte a ella es como si fueras un marciano que contempla la historia humana, porque desde el momento que tomas parte ya desvirtúas el proceso de aprender sobre los hechos. O si los examinas desde una postura moral. Pero mi forma de verlo no es la habitual, y es algo a lo que deberíamos estar todos acostumbrados.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor José Luis » Mié Abr 29, 2015 9:03 am

¡Hola a todos!

Manuel Tagüeña escribió:Todos sabemos que, pese al tiempo pasado desde la segunda guerra mundial, el conflicto político de fondo que la animó en parte está todavía muy a flor de piel, aparte de la específica crueldad nazi que se materializó en el holocausto. Pasará aún mucho tiempo para que desde los medios Hitler pueda ser juzgado con la distancia y objetividad necesarias.


Estimado Tagüeña, yo creo que ya ha pasado un tiempo relativamente suficiente para poder explicar desde el ideal de la objetividad histórica el “conflicto político de fondo” que condujo a la IIGM. Hay suficiente distancia y perspectiva para poder hacerlo. Otra cosa es que se haga así siempre, lo cual es irreal, pues siempre habrá mercenarios de la pluma pagados por agendas políticas específicas, e historiadores y divulgadores cautivos de sus propios prejuicios político-ideológicos y enemigos de la honestidad intelectual. Afortunadamente, nos salva de esta prostitución de la historia el trabajo de los auténticos historiadores y la publicación académica de sus obras, siempre sujetas al escrutinio y revisión de sus pares. Los que amamos la historia con honestidad intelectual nunca estaremos a salvo de la más sutil de las propagandas, pero siempre o casi siempre tendremos a mano los instrumentos necesarios para descubrirla y desmontarla.

Manuel Tagüeña escribió:Pero para Hitler aún es pronto, me temo. Sobre todo si el medio que lees es izquierdista.


¿En dónde y para quién es pronto? Tal vez sea relativamente pronto para algunos grupúsculos en Alemania y, quizá, también en las comunidades judías del planeta, pero tengo para mí que la inmensa mayoría de la humanidad está en disposición temporal y espacial para poder enjuiciar a Hitler con rigor histórico, siempre y cuando, claro está, se les proporcione un relato histórico lo más fiel posible a los hechos y a su persona. Naturalmente, no incluyo aquí a los fanáticos a favor o en contra de Hitler, pues el fanatismo tiene difícil cura.

En cuanto a la ideología del medio de comunicación, carece de importancia para mí. Salvo que sea un artículo de editorial, lo cual cambia, los artículos de opinión van firmados, y si el medio que los publica es un poco plural, habrá plumas de diferentes ideologías. De todas formas, yo siempre juzgo por el contenido, y sólo éste, cuando veo que huye del rigor histórico, me puede llevar a preguntar o indagar por la ideología del autor. Cosa que no he hecho en el caso del señor Junco y su artículo referido, pues he llegado a la conclusión, tras leer su artículo, que las carencias que he observado en ese artículo responden más a un conocimiento poco profundo y riguroso de la figura de Hitler que a una tendencia ideológica particular.

Por otra parte y como comentario únicamente marginal, no sé lo que tú entenderás por izquierda política, pero el diario de marras jamás ha sido de izquierda política, como tampoco lo ha sido ni lo es el partido al que apoya. La izquierda política jamás ha gobernado en nuestro sistema político llamado monarquía parlamentaria, de lo cual sólo tiene el nombre.

Manuel Tagüeña escribió:Yo mismo soy de izquierdas y me encanta la historia, y reconozco que la mejor forma de acercarte a ella es como si fueras un marciano que contempla la historia humana, porque desde el momento que tomas parte ya desvirtúas el proceso de aprender sobre los hechos. O si los examinas desde una postura moral. Pero mi forma de verlo no es la habitual, y es algo a lo que deberíamos estar todos acostumbrados.


No entiendo tu postura. Según tu idea, nadie en la tierra con una ideología política o unos principios éticos y morales puede aprender historia. Vamos, la historia sólo está al alcance de quienes caen fuera de estos parámetros (quizás en algún lugar del planeta sin contacto con el “mundo civilizado”), o bien al alcance de seres extraterrestres (caso de que existan y les interese). Bromas al margen, no hay que ser tan fantásticamente radical. La historia humana (no conozco otra) está hecha y protagonizada por humanos, y sólo se puede investigar, estudiar, explicar y comprender desde una perspectiva humana, cualquiera o cualesquiera que sean sus aproximaciones (moral, ética, política, económica, social, militar...).

El tener una ideología política (lo de izquierdas y derechas para mí ya no tiene mucho sentido hoy en día, más allá del histórico, pues no sirve ya para explicar lo que sucede en la política actual que gobierna la mayor parte del planeta) no significa necesariamente ser cautivo de ella. Cualquier persona medianamente inteligente y honesta puede, prescindiendo o no de su ideología, comprender perfectamente que:

1) Calificar a Hitler exclusivamente de “charlatán”, “vago”, “vacuo” y similares no explica cómo un individuo así pudo llegar desde las pensiones de mala muerte de Viena a la Cancillería del Reich en Berlín y convertirse en Führer del Tercer Reich. Más allá de las extraordinarias y turbulentas circunstancias políticas, económicas y sociales que acaecieron en la Alemania de la inmediata posguerra y durante la República de Weimar, bajo un contexto político europeo igualmente extraordinario y turbulento, ningún individuo podría llegar a hacerse con las riendas del poder político en Alemania sólo a base de charlatanería, vagancia, vacuidad, incultura y todos los adjetivos despectivos o negativos que se utilizan para describir a Hitler. Una explicación de esta naturaleza parece más bien pensada y dirigida para víctimas de la estupidez, pero no calan en personas medianamente inteligentes y honestas, con o sin ideología política.

2) El Hitler político fue un producto del ambiente revolucionario que dominó a Alemania desde finales de 1918 a finales de 1923. Hubo decenas de miles de casos similares, incluso de individuos con una formación académica y humana aparentemente mucho mejor preparados que Hitler. Ahora bien, de entre todos ellos sólo Hitler llegó a convertirse en un auténtico dueño y señor del estado alemán. Pero antes de cosechar ese éxito final en su carrera política en Alemania, Hitler tuvo que reformar, enderezar, purgar, dirigir y finalmente dominar absolutamente el movimiento, primero, y partido político, después, que le vio nacer, crecer y desarrollarse como político y líder político. Es decir, antes de llegar a la Cancillería del Reich en 1933, Hitler tuvo que luchar contra enemigos y rivales internos y externos, en situaciones muchas veces realmente desesperadas, para hacerse con las riendas del NSDAP y convertirse finalmente en su líder indiscutido. Y luego, ya como líder absoluto del NSDAP, tuvo que luchar -igualmente en situaciones muy difíciles, aunque favorables a sus objetivos políticos- para evitar la descomposición y disolución del NSDAP. ¿Alguien en su sano juicio puede llegar a pensar que Hitler consiguió todo esto exclusivamente a base de incultura, charlatanería, vagancia, vacuidad o vulgaridad? ¿En qué concepto tiene tal creencia a la sociedad alemana de la época? ¿Acaso la considera sumida en la estupidez total?

3) La carrera política de Hitler -desde que dejó de ser un soldado más de las filas del derrotado ejército imperial para comenzar a convertirse en un aclamado líder de un pequeño partido político político de ámbito local, y luego, en medio de múltiples y extraordinarias turbulencias políticas, llegar a ser nombrado Canciller del Reich y autoproclamado Führer y bla, bla, bla- no se puede explicar exclusivamente a base de los calificativos aquí referidos a su persona. Indudablemente, Hitler poseía unas capacidades intelectuales, no sólo confinadas a su consumado arte de la oratoria (tal como entonces se consideró de forma casi unánime por todos los observadores desde cualquier espectro político, aunque vista desde hoy a mí me resulta repulsiva, pero yo no cuento), sino también a un agudo instinto político y un profundo conocimiento de las debilidades humanas, activos todos que le permitieron escalar en su carrera y ser la figura dominante y finalmente vencedora en los múltiples conflictos y batallas soterradas que tuvo que sostener con otros líderes de su partido, con otros líderes políticos de otros partidos políticos, y, ya en el poder, con otros prohombres, en otros aspectos muy superiores a él, de las instituciones del estado y de la vida económica, financiera y empresarial de Alemania. Muchos de estos prohombres lo apoyaron, aunque lo despreciaran en el fondo, creyendo que pronto podrían utilizarlo a su antojo como una marioneta en sus manos; pero mucho más pronto se demostró exactamente lo contrario. Y algo similar sucedió con sus homólogos europeos. Estos logros no están, bajo ninguna circunstancia, al alcance de un individuo exclusivamente vulgar, un don nadie, inculto, vacuo, vago y charlatán. Hitler pudo adolecer, en ciertas etapas de su vida, de algunos de estos ragos, pero necesitaba de otras capacidades más positivas para llegar hasta donde llegó. Cualquier individuo afectado exclusivamente de estas características habría sucumbido completamente antes, siquiera, de llegar a domeñar a un partido tan turbulento como fue el NSDAP.

4) Por supuesto, tan falaz y banal como este cuadro que se pinta de Hitler en una parte del artículo del señor Junco, sería un retrato que presente la carrera política de Hitler como un logro sólo explicable por una supuesta genialidad de su persona. Fue un genio en algunos aspectos decisivos para su carrera política; un villano y un criminal en muchos más, fatalmente horribles para la historia de la humanidad. Pero ni en uno ni en otro sentido llegaría a ser lo que fue sin la colaboración imprescindible de otros prohombres y villanos, y sin el apoyo abrumador del pueblo alemán en circunstancias realmente extraordinarias.

Para comprender esto, con los matices o reservas que cualquiera pueda agregar con fundamento de causa, ni suman ni restan ideologías políticas: sólo se necesitan conocimiento y honestidad.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Rorrete
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 614
Registrado: Mié Sep 17, 2008 2:00 pm
Ubicación: Granada

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor Rorrete » Mié Abr 29, 2015 4:40 pm

Junco es un excelente historiador, especializado en la historia de España de los siglos XIX y XX, particularmente crítico con los nacionalismos de cualesquiera índole. Su libro Mater Dolorosa, que leí hace no mucho, me pareció un hito intelectual y un excelente estudio sobre la gestación de la idea nacional española. Junco destaca primordialmente cómo durante el siglo XIX se fue formando la idea nacional, partiendo de mitos o tergiversaciones del pasado* que sin embargo terminó fracasando y aparecieron los nacionalismos periféricos. Hitler, el nazismo, y la historia alemana del siglo XX se escapan, pues, de su especialidad.

Seguramente Junco pretendía prolongar su crítica a los nacionalismos, recurriendo al exponente de éstos por antonomasia, Hitler, banalizando su carácter y sus circunstancias. Es un artículo que no está escrito mirando al pasado, sino al presente, al despertar nacionalista que recorre Europa. No obstante, opino que las críticas fundadas aquí vertidas son el precio a pagar por tratar de transliterar un período a otro de la historia, o por escribir historia teniendo ya unas conclusiones fijadas de antemano, basadas en un no excesivo celo en las investigaciones

Por cierto, me gustaría apuntar que en mi opinión jamás será posible, al menos fuera del ámbito estrictamente académico, acometer el estudio de la historia con objetividad. Todo ello dependerá exclusivamente del historiador en cuestión, y si éste es honesto, lo mismo da el tiempo transcurrido; Que fuesen 100, 300 o 5.000 años no son garantía para explicarlos con suficiente objetividad y rigor. Siempre habrá quien desee enlazarlos con el presente y descontextualizarlos. Me vienen a la cabeza un par de historiadores que me han decepcionado profundamente en este aspecto,

Saludos

* por ejemplo la famosa "guerra de la independencia española", tuvo poco de nacional; aunque otros historiadores, como José Manuel Cuenca Toribio, La Guerra de la independencia española: un conflicto decisivo1808-1814 opina lo contrario, mostrándose crítico con Junco
Nunca discutas con un estúpido; te hará descender a su nivel, y allí te vencerá por experiencia - Mark Twain
http://rorrete.blogspot.com.es/

Avatar de Usuario
Manuel Tagüeña
Usuario
Usuario
Mensajes: 22
Registrado: Mar Ene 28, 2014 2:11 am

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor Manuel Tagüeña » Jue Abr 30, 2015 1:42 am

Me honra, Don José Luis, al responderme y tan extensamente. Intentaré corresponder al trabajo que se ha tomado con su mensaje.

Estimado Tagüeña, yo creo que ya ha pasado un tiempo relativamente suficiente para poder explicar desde el ideal de la objetividad histórica el “conflicto político de fondo” que condujo a la IIGM. Hay suficiente distancia y perspectiva para poder hacerlo. Otra cosa es que se haga así siempre, lo cual es irreal, pues siempre habrá mercenarios de la pluma pagados por agendas políticas específicas, e historiadores y divulgadores cautivos de sus propios prejuicios político-ideológicos y enemigos de la honestidad intelectual. Afortunadamente, nos salva de esta prostitución de la historia el trabajo de los auténticos historiadores y la publicación académica de sus obras, siempre sujetas al escrutinio y revisión de sus pares. Los que amamos la historia con honestidad intelectual nunca estaremos a salvo de la más sutil de las propagandas, pero siempre o casi siempre tendremos a mano los instrumentos necesarios para descubrirla y desmontarla.


Tiene usted razón en lo que respecta a cierto sector de los historiadores, y también a foros como este donde se cuida mucho la veracidad histórica. Pero como usted mismo señala, abundan los "mercenarios" en la historia, al servicio de cualquier ideología, sea política, nacionalista, o al servicio de meros intereses mercantiles. Me da pena a veces al ver películas con trasfondo histórico, al cual dan varias patadas, que han recibido asesoramiento de historiadores, los cuales las defienden a posteriori incluso en las más descaradas licencias que cometen.

¿En dónde y para quién es pronto? Tal vez sea relativamente pronto para algunos grupúsculos en Alemania y, quizá, también en las comunidades judías del planeta, pero tengo para mí que la inmensa mayoría de la humanidad está en disposición temporal y espacial para poder enjuiciar a Hitler con rigor histórico, siempre y cuando, claro está, se les proporcione un relato histórico lo más fiel posible a los hechos y a su persona. Naturalmente, no incluyo aquí a los fanáticos a favor o en contra de Hitler, pues el fanatismo tiene difícil cura.


Basta con abrir cualquier periódico, no sólo progresista, para ver esa tergiversación a todos los niveles. Fíjese sin ir más lejos en este artículo que me he encontrado hoy en el ABC:

http://www.abc.es/cultura/20150427/abci ... =obnetwork

¡Los crueles soldados nazis! ¡Querían a sus familias! ¿quién iba a decirlo?

Vende hoy y venderá siempre una aproximación maniquea a la historia en los medios, en las películas, en los best sellers. Siempre se busca, en aras de la simplificación y del morbo, para atraer público que en principio no gusta de temas históricos, simplificar los hechos y presentarlos en esa forma de "comida rápida". Los "nazis" son malos y ya está. En otras ocasiones vende también presentarlos llevando a cabo los más delirantes desempeños, como buscar Santos Griales, Arcas de la Alianza o diferentes objetos de gran poder. En el imaginario colectivo, los "nazis" son los malos ideales de cómic de superhéroes.

En esa línea, Hitler tiene ya su papel en el cual se ha encasillado a los ojos del gran público. Es el típico tirano histérico, que pierde los nervios enseguida, que grita a sus generales, que obedecen temblorosos sus demenciales planes, aunque sean estúpidos y lleven a decenas de miles de sus propios soldados a la muerte. Esta visión de Hitler está tan aceptada como lugar común que no se le exige al público ningún esfuerzo por aceptarla. Así, si presentas a Hitler del modo más cercano posible a esta imagen, como ha hecho el señor Junco en ese artículo, hay muchas posibilidades de que se acepte sin más por el gran público. Hitler es un personaje que aún vende y por eso abundan estos artículos de consumo rápido, al que se entregan, imagino que por dinero o simples ganas de hacerse un hueco en los medios, incluso historiadores en principio respetables. Cuando compramos un periódico, un best seller o vamos al cine a comer palomitas no queremos que nos hagan pensar. Y si nos presentan a Hitler queremos ver al Hitler que todos conocemos: un tirano enloquecido, un psicópata delirante al que sus generales, como prusianos, nazis y autómatas que son, siguen por un trasnochado complejo del deber.

No entiendo tu postura. Según tu idea, nadie en la tierra con una ideología política o unos principios éticos y morales puede aprender historia. Vamos, la historia sólo está al alcance de quienes caen fuera de estos parámetros (quizás en algún lugar del planeta sin contacto con el “mundo civilizado”), o bien al alcance de seres extraterrestres (caso de que existan y les interese). Bromas al margen, no hay que ser tan fantásticamente radical. La historia humana (no conozco otra) está hecha y protagonizada por humanos, y sólo se puede investigar, estudiar, explicar y comprender desde una perspectiva humana, cualquiera o cualesquiera que sean sus aproximaciones (moral, ética, política, económica, social, militar...).

El tener una ideología política (lo de izquierdas y derechas para mí ya no tiene mucho sentido hoy en día, más allá del histórico, pues no sirve ya para explicar lo que sucede en la política actual que gobierna la mayor parte del planeta) no significa necesariamente ser cautivo de ella


Hombre, claro que se puede aprehender la historia teniendo cualesquiera principios morales o cualquier ideología o religión. Pero se debe querer hacer el esfuerzo de verla sin apriorismos, de poner en suspenso la propia visión del mundo para entender mejor a los personajes y sus motivaciones. Y ser capaz, cuanto más mejor, de ponernos en la piel del otro, sea este un personaje estimable o el más cruel de los criminales. Hay gente tan grande como Hannah Arendt, que al seguir el proceso de Eichmann se dio cuenta que no estaba ante un frío psicópata, sino ante un gris e infeliz burócrata. De ahí su tesis de la banalidad del mal. Pero, en general, es mucho más fácil no dejar de ser nosotros mismos cuando interpretamos la historia. Y tanto para legos como para académicos es muy sencillo dejarse llevar por los prejuicios en lugar de por la más fría y analítica razón y dar palos no sólo a los "malos" sino también a nuestros favoritos.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor José Luis » Jue Abr 30, 2015 5:17 am

¡Hola a todos!

Todo lo que has dicho en tu último mensaje, que agradezco, es cierto, Tagüeña. Pero como habrás observado, yo centré mi crítica en la forma de definir a Hitler en un artículo de opinión concreto firmado por un historiador, D. José Álvarez Junco. No es una editorial de un periódico, ni el artículo de un periodista cualquiera. Se trata de un historiador que ha sido entrenado (o debiera haber sido entrenado) en la disciplina de la historia. Sin duda, como ha observado nuestro compañero Rorrete, la figura de Hitler y la Alemania de Weimar y el Tercer Reich no son su especialidad, y por eso mismo, como historiador que es, debería saber evitar caer en este tipo de simplificaciones que son más propias de la fantasía del folletín y la propaganda que del rigor académico que debe gobernar todo estudio de la Historia. Por mucho que su objetivo, al escribir dicho artículo, haya sido del tenor del apuntado por Rorrete.

Si el artículo hubiese sido escrito por un individuo del tipo (tan enemigo de la Historia) que tú y yo hemos referido, Tagüeña, yo ni siquiera habría perdido el tiempo en leerlo y, mucho menos, comentarlo. Pero en fin, aquellas personas que quieran tener un retrato más o menos fiel de la figura de Hitler disponen de varias biografías escritas por auténticos historiadores cuyas investigaciones y trabajos han estado sujetos al rigor y al método académicos. Ahora bien, todo conocimiento, si aspira a ser un poco profundo, precisa del esfuerzo y la dedicacion. En este sentido, las lecturas de "consumo rápido" suelen ser completamente extrañas a ese tipo de conocimiento.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Mariscal Von Oli
Miembro
Miembro
Mensajes: 210
Registrado: Lun Feb 16, 2009 12:32 am

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor Mariscal Von Oli » Sab May 02, 2015 8:49 am

José Luis escribió:Pero en fin, aquellas personas que quieran tener un retrato más o menos fiel de la figura de Hitler disponen de varias biografías escritas por auténticos historiadores cuyas investigaciones y trabajos han estado sujetos al rigor y al método académicos.


¿Consideras la biografía novelada "Fuhrer" de Allan Prior un retrato fiel?
¿Que biografía recomendarías como lectura obligada para conocer al personaje a un lector solo en castellano?
"Muy pronto llegará el momento de decirle toda la verdad al pueblo alemán. No creo que esto conmueva a nadie pues el pueblo alemán sabe más de lo que creemos" Goebbels 1943

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor José Luis » Sab May 02, 2015 11:58 am

¡Hola a todos!

Mariscal Von Oli escribió:¿Que biografía recomendarías como lectura obligada para conocer al personaje a un lector solo en castellano?


La mejor biografía que he leído sobre Hitler sigue siendo la de Ian Kershaw, que en español publicó la editorial Península en dos volúmenes en 1999-2000. No obstante, hay otras biografías excelentes (cada una en su momento de publicación). Por ejemplo, la de Alan Bullock, Hitler. Un Estudio sobre la Turanía, que publicó Grijalbo en español en 1973; la de John Toland, Hitler. Una Biografía Narrativa, publicada por S. A.Ediciones B en 2009; o la de Joachim Fest, Hitler. Una Biografía, publicada por Planeta en 2005.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4626
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor Eckart » Vie Jul 17, 2015 6:26 pm

No tenía constancia de este artículo de Junco. Ahora que la tengo (a buenas horas), me pregunto cómo un diario como El País permite que se publique semejante texto superficial e insignificante, de mero aficionado poco leído.

Me atrevo a recomendar un libro a quienes deseen adquirir cierta perspectiva sobre lo que significa tratar de explicar a Hitler. Es un libro, digamos, introductorio a las diferentes ópticas con que se ha intentado explicar la personalidad del personaje y su plan final de exterminio (ópticas filosóficas, teológicas, históricas, psicológicas, etc.). Lo escribió hace ya un tiempo Ron Rosenbaum y se titula Explicar a Hitler. Los orígenes de su maldad. Fue reseñado por nuestro admirable David L. aquí: viewtopic.php?f=87&t=17811

Añado que es un libro lleno de erratas y de errores de traducción de verdadero bulto (sin ir más lejos, recuerdo que en todo momento la palabra inglesa eventually, cuyo significado en castellano es "finalmente" o "con el tiempo", aparece traducida siempre como "eventualmente", lo que hace que algunas frases cambien su sentido casi por completo).

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
arturo arado
Miembro
Miembro
Mensajes: 104
Registrado: Dom Oct 19, 2014 4:51 pm
Ubicación: Aragón -España-.
Contactar:

Re: Así no se explica a Hitler

Mensajepor arturo arado » Dom Jul 19, 2015 11:01 am

Enhorabuena por el hilo, José Luis. Es esperanzador ver que aún irritan los lugares comunes y tópicos. A nivel de gran consumo es lo que vende.
Mi opinión es que aún es imposible realizar un debate general fuera de ambientes académicos sobre la figura de "el cabo bohemio", por dos razones.
La primera es porque la defensa de cualquier faceta positiva o neutra sobre él conlleva automáticamente la descalificación y la calificación ideológica del que la hace.
La segunda es porque el propio concepto de Holocausto es un concepto bloqueante que impide cualquier avance objetivo en el estudio desapasionado no solo de Adolf sino incluso del desempeño de la Whermatch o de la propia comunidad alemana. Solamente la actualización y asunción sincera de novedades en investigación (aunque procedan de historiadores malditos en ocasiones, la verdad es una, se supone...) en aspectos DEMOSTRADOS OBJETIVAMENTE, asunción por parte de la historiografia oficial, y por supuesto las modificaciones legales para que se pueda investigar y manifestar cualquier opinión sin miedo a la cárcel (es muy fuerte que hoy en día exista el delito de opinión, tanto el hecho en sí como el silencio sobre él...), pueden garantizar un debate objetivo (fuera como digo de ambientes académicos y en mi opinión este foro lo es, de ahí sus reconocimientos).
La no actualización del concepto de Holocausto a la larga radicalizarà a los futuros alemanes con algo parecido (salvando las enormes distancias y entiéndaseme bien el simil) a un gran agravio al estilo de un "segundo Versalles" y además juega en contra a la larga también de los judíos y otros pueblos o personas que tanto sufrieron en los Lager ya que la realidad ya fue allí lo suficientemente horrorosa como para inflamarla, no lo necesita.
Todo esto no puede cambiar mientras el sionismo (que no los judíos) enarbole continuamente como arma arrojadiza el Holocausto para justificar muchas de sus acciones en muchas ocasiones absolutamente punibles, y sus exacciones económicas a Alemania, en una estrategia a la larga equivocada ya que parecen unir la existencia del estado de Israel solo a la idea del Holocausto, cuando la legalidad inicial de Israel está clara y en mi opinión es indiscutible y no depende de grados de convicción sobre un hecho acontecido.
Espero no haber infringido ninguna norma ni haber sido excesivamente "off topic".
Saludos.
Spero Lucem Post Tenebras
Lema de Juan de la Cuesta, impresor,
primera edición de El Quijote, Madrid, 1605.


Volver a “Linkoteca”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados