pub01.jpg

¡Torpedo humano! y La X° Flottiglia MAS

Flotas de superficie. Navíos de guerra.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Crockett
Miembro
Miembro
Mensajes: 50
Registrado: Mié Ago 10, 2005 8:46 am
Ubicación: Torino, Italia

¡Torpedo humano! y La X° Flottiglia MAS

Mensajepor Crockett » Mié Ago 10, 2005 1:16 pm

Este es la primera parte de un interesante artículo sobre los "maiali", cerdos en italiano, los torpedos tripulados con que la Regia Marina Italiana, atacó a la Royal Navy, no con buenos resultados, pero si con bastante sorpresa.

A las nueve cuarenta y cinco de la noche del 19 de diciembre de 1941, seis cabezas brotaron en la tranquila superficie del Mediterráneo, bañada por la luna, precisamente afuera de la bahía de Alejandría, Egipto. Aquellos seis hombres no estaban nadando. Iban jinetes, es decir, a horcajadas sobre tres torpedos de unos seis metros de largo. Eran italianos. Sus intenciones eran penetrar a la bahía sin ser observados y hundir los restos de la mermada flota inglesa del Mediterráneo, específicamente a los barcos de guerra Valiant y Queen Elizabeth.

Su historia, desarrollada en el mismo teatro de la guerra que la expedición de Geoffrey Keyes, es al mismo tiempo una historia triunfante y un bello contrapunto en lo que se refiere al valor y osadía de un pequeño grupo, ya que el Eje también tuvo hombres que también se burlaban de los aspectos formales de las guerras modernas.


Conducidos por el teniente y Marqués Luigi Durand de la Penne, los seis italianos usando una nueva clase de equipo ligero submarino, abandonaron su submarino nodriza por una abertura de escape situada debajo de la línea de flotación. En grupos de dos, en realidad "jinetearon" sus torpedos de baja velocidad, especialmente adaptados, a través de los campos de minas, tanto de superficie como submarinas. Cerca del muelle de Alejandría se vieron obligados a sumergirse profundamente, ya que una patrulla británica arrojaba sistemáticamente bombas de profundidad.

Cerca de la media noche, fue levantada la red antisubmarinos para dar paso a un escuadrón de destroyers británicos. Desde una profundidad de diez metros, los tres grupos de torpedos humanos, jinetes en sus mortales "caballos" siguieron a las batientes hélices hasta el interior de la misma bahía.

En las primeras horas de la madrugada, trabajando furiosamente y casi ahogándose en las negras y lóbregas aguas del anclaje británico, los italianos lograron su propósito, a pesar de la vigilancia de las patrullas que cruzaban la superficie. Poco después de las 6 a. m., el capitán, posteriormente vicealmirante, Charles Morgan, del Valiant fue arrojado sobre cubierta por una violenta explosión. El buque de guerra se hundió bajo sus pies hasta el bajo fondo de la bahía. Unos cuantos minutos más tarde lo siguió el Queen Elizabeth, en tanto que un enorme barco tanque inglés, que estaba anclado cerca, volaba en pedazos e iluminaba la escena con sus despojos en llamas.

Rara vez en la guerra moderna el victorioso se encuentra con el vencido cara a cara en el momento de su triunfo; sin embargo, Luigi de la Penne fue hecho prisionero a bordo del Valiant. El capitán Morgan, cuando su barco se hundía, se volvió al italiano y le dijo quedamente: "Se ha anotado una victoria fantástica".

Es probable que nunca antes en la historia (parafraseando a Churchill), una armada ha debido tanto a tan pocos, corno en el caso de la armada italiana a su Décima Flotilla Ligera, único y pequeño compacto grupo de entusiastas de los botes a motor y del buceo. La Décima, que nunca llegó a contar más de cien hombres, se anotó la mayor parte de las victorias navales italianas durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el triunfo del valor puro y del poder de la voluntad de los hombres contra los barcos, más que el triunfo de barcos contra barcos.

Desde el día en que el primer navío izó en su mástil la bandera de la Italia Unida en 1861, la marina italiana había vivido a la sombra de la Real Armada Británica. Los marinos italianos lo admitían libremente.

-Padecemos un irrazonable complejo de inferioridad -comentaban-, los cañones ingleses son más precisos y de más alcance, sus barcos son más rápidos y más fáciles de maniobrar, sus comandantes más decididos y conocedores.
La jactancia "Mare Nostrum" de Mussolini acerca del Mediterráneo era pura bravata para la marina italiana en tanto que los ingleses poseyeran Gibraltar, Malta, Alejandría y Chipre. Para 1940, aquel complejo de inferioridad se había convertido en parálisis; los almirantes italianos recurrían a cualquier extremo con tal de evitar combates con la Real Armada, aun cuando las oportunidades se inclinaran fuertemente a su favor.

Muchos oficiales aislados de la marina italiana protestaban calladamente, es cierto, contra esta habitual inacción, que equivalía casi a miedo. Pero estaban adecuadamente disciplinados. Unos cuantos individuos osados entre los oficiales de menor categoría principió entonces a pensar en armas más pequeñas, que la Supermarina (Cuartel General Naval Italiano) podría encontrarse dispuesta a arriesgar contra el enemigo.

Los rápidos botes a motor constituían una solución. En la Primera Guerra Mundial la marina italiana había logrado un éxito considerable contra la armada Austro-Húngara a lo largo de la costa dálmata con unidades pequeñas, hundiendo un total de tres cruceros de batalla. Al mismo tiempo se había alcanzado un considerable progreso técnico; a bote a motor equipado con rodada de oruga para trepar sobre las rocas había entrado en acción precisamente al final de la guerra.

Pero también había otras líneas de pensamiento. Desde octubre de 1935, dos tenientes ingenieros de la base para submarinos de La Spezia, Teseo Tesei y Elios Toschi, principiaron a trabajar con torpedos. Torpedos de una clase muy especial que fueron puestos en plena operación en los primeros días de la guerra. Si la Armada Británica no podía ser atacada en acciones de superficie en pleno Mediterráneo, quizá podría ser atacada y hundida cuando se encontrara inmóvil y confiada en sus protegidas bahías.

¿Pero cómo? ¿Con acciones? Las múltiples defensas reducían su efectividad. ¿Submarinos? Las minas, redes y pocas profundidades de las bahías ya hacía mucho que los habían nulificado. Sin embargo, tal vez un torpedo, guiado por manos humanas, podría burlar todas las defensas sin ser visto, en una noche oscura...

A primera vista la idea era tan descabellada como la de que un hombre domara y montara un tiburón. Y sin embargo, ¿porqué no? Disminuyendo la velocidad del torpedo para proporcionarle mayor maniobrabilidad, montando un piloto en él sobre unos estribos, y adaptándole mandos manuales en vez de los preajustados, y el piloto con equipo de buceo...
Pero, ¿que pasaría con este piloto humano? Concediendo que la nueva arma pudiera ser guiada con éxito hacia su blanco -y ya era conceder bastante- ¿qué sucedería con el hombre que lo montara cuando el torpedo se incrustara con un terrible impacto en el casco de un barco?
Tesei y Toschi nunca pensaron en la posibilidad de un escuadrón suicida, aun cuando los sentimientos casi fanáticos de Tesei en cuanto a la guerra, de hecho lo condujeran en aquella dirección, como se verá más tarde.

Casi desde el principio se pensó en el torpedo mismo como medio de transporte para el piloto humano y para el explosivo, el cual se fijaría en el fondo de algún barco y se haría explotar una vez que el piloto hubiera logrado ponerse a salvo.

Trabajando en su tiempo libre, los dos hombres trazaron los planos del nuevo torpedo y los sometieron a la consideración del ministerio naval. Para su sorpresa, los planos fueron rápidamente aprobados y se pidieron dos modelos. Sin embargo, Tesei y Toschi no fueron relevados de sus obligaciones normales, y los torpedos se construyeron bajo la supervisión de los dos inventores, y de los mecánicos de La Spezia en su propio tiempo de trabajo. El dinero estaba tan escaso' que los motores de los torpedos tuvieron que adaptarse de dos viejos motores de elevador.
A principios de 1936, se terminaron y probaron oficialmente los dos modelos. Los informes eran favorables, pero el papeleo demoró la producción uno y otro mes. Se le dio una prioridad baja al nuevo torpedo; finalmente, en la complacencia que siguió a la guerra de Etiopía, fue abandonado.

Sin embargo, a fines de 1938, a medida que la guerra contra los ingleses tomaba aspectos más reales, un comandante naval, de nombre Paolo Aloisi recibió instrucciones de revisar nuevamente el asunto de los torpedos humanos. Trabajando con los dos inventores, ayudó a revisar los planos, y en julio de 1939, en vísperas de la guerra, se fabricaron doce "Torpedos de Baja Velocidad" o "pígs" (puercos), como los nombraron los hombres que los tripulaban.


A principios de 1940, siete oficiales se unieron a Tesei, Toschi y Aloisi para crear la Primera Flotilla Ligera. Entre esos siete estaba el teniente De la Penne, un elevado (para ser italiano) y joven oficial de la reserva, de pelo ondulado, procedente de Liguria, que hablaba con ligero acento. De la Penne, que ocultaba una intensa fuerza interior con unos modales externos despreocupados, pronto se encontró formando parte del círculo más íntimo del comando.
El "pig" fue sumamente modificado como resultado de las pruebas prácticas a que fue sometido por la flotilla. El diseño básico resultante era de aproximadamente siete metros de largo por medio metro de diámetro. Dos hombres lo tripulaban en su parte media, sobre estribos, el piloto al frente protegido por un parabrisas de plástico. La velocidad máxima del torpedo era de 4.6 kilómetros por hora, su radio de acción de dieciséis kilómetros y su profundidad de inmersión limitada a treinta metros, (pero con frecuencia excedida).

El torpedo se sumergía y tornaba a la superficie por medio de flotadores o vaciando un pequeño tanque por medio de bombas eléctricas. La propulsión era a base de un acumulador con una capacidad de sesenta volts. Los controles eran luminosos y podían leerse de noche bajo la superficie. La cápsula explosiva del "pig" era de metro y medio de longitud y contenía trescientos kilos de TNT, y se desprendía del torpedo por medio de un sencillo mecanismo de embrague. El demás equipo incluía cortaredes, un ingenioso mecanismo a base de aire comprimido para levantar redes, ganchos para la quilla de los barcos y un gran carrete de cable.

Tanto el piloto como su ayudante usaban trajes de buzo de hule que los cubrían totalmente, excepto las manos y la cara. Sus máscaras no se diferenciaban gran cosa de las que se usan en la actualidad, alimentadas por botellas que contenían oxígeno a alta presión, para una duración de seis horas. La exhalación se practicaba a través del mismo tubo a un depósito de cristales de cal sádica para la absorción del bióxido de carbono.

Para el 10 de junio de 1940, cuando ltalia declaró la guerra a Francia y a la Gran Bretaña, los "pigs" no entraban aún en la producción en masa. No obstante, la flotilla decidió utilizar inmediatamente sus doce torpedos de entrenamiento, viejos como estaban, contra el enemigo. Dos barcos de guerra y un portaaviones ingleses se encontraban en el puerto de Alejandría. Serían atacados y hundidos al salir la luna la noche del 25 de agosto.

Todos los hombres de la flotilla se ofrecieron como voluntarios para esta primera misión. Cuatro tripulaciones salieron en el submarino Iride, entre ellos De la Penne. En la madrugada del 22 de agosto el submarino se reunió con un barco tanque y con una motonave en una apartada bahía al oeste de Tobruk, Libia, que llevaba a un almirante y a los cuatro "pigs". Se ensayaron las tácticas con gran lujo de detalles para beneficio del almirante, las que fueron interrumpidas por un avión de reconocimiento enemigo que volaba a poca altura sobre la bahía. Tanto el barco como el submarino lo recibieron con fuego antiaéreo, pero el avión logró escapar.

El motivo por el que el Iride no tomó a los "pigs" a bordo y buscó la seguridad del mar inmediatamente, no está claro hasta la fecha. De hecho nada se hizo. A las 11.30 a. m. tres aviones torpederos británicos se presentaron rugiendo sin previo aviso. Volaban bajo, rozando las olas, y a cincuenta metros de distancia cayeron de sus vientres los torpedos ingleses. Dos de ellos f fallaron y se enterraron sin explotar en el bajo fondo de la bahía. El tercer torpedo dio directamente en medio del submarino que se encontraba en la superficie. Le hizo un enorme agujero. El Iride se hundió en menos de un minuto salvándose sólo una parte de su tripulación.

Sin embargo, afortunadamente había bastantes buzos entrenados en el sitio para las labores de rescate. Las cuatro tripulaciones de los "pigs" se enfundaron apresuradamente sus equipos y se hundieron hasta el submarino que yacía a quince metros de profundidad en el fondo de la bahía.

Golpeando el casco determinaron que se encontraban vivos nueve marineros en el compartimiento delantero de torpedos y que la salida de escape estaba trabada.

Durante veinte largas horas los ocho buzos trabajaron hasta casi quedar exhaustos, en tanto el oxígeno se agotaba lentamente en el submarino. Al fin, un poco antes del amanecer del día siguiente, se despejó la abertura de escape, mediante un poderoso esfuerzo conjunto de los buzos. En ese momento, los hombres del submarino casi enloquecieron de pánico ante la orden de que inundaran su compartimiento y que ganaran la salida a nado. Varios de ellos no sabían nadar. Se negaron a inundar el compartimiento.

Finalmente, el almirante ordenó que se transmitiera un mensaje golpeando el casco: "Inunden el compartimiento o los abandonamos".

Una poderosa explosión de burbujas que se observó a los pocos minutos sobre la superficie del mar indicó que la orden había sido obedecida. Uno a uno, ocho de los marinos atrapados salieron a la superficie y fueron halados a bordo de la motonave. El noveno hombre permaneció abajo en una pequeña bolsa de aire que pronto se agotaría; claramente se había vuelto loco, no sabía nadar, y amenazaba matar a cualquier miembro de la tripulación que lo obligara a salir por la inundada cámara de escape.

La paciencia del almirante se había agotado. Ordenó que aquel hombre fuera abandonado. Corno el héroe de un libro de cuentos (y en cierta forma así lo era), De la Penne pidió hablar con el almirante.

- Déme la oportunidad de bajar y traerlo -pidió.

De la Penne descendió y con gran riesgo de su vida entró por la abertura de escape y encontró a su hombre. Como se suponía, estaba enloquecido. Los dos hombres lucharon con sus cabezas juntas en la única burbuja de oxígeno que quedaba en el hundido submarino. El marino le arrancó su aparato para respirar. De la Penne trató de volvérselo a colocar. El marinero trató de ahogarlo. De la Penne lo dejó sin conocimiento después de una ruda lucha, y con la última bocanada de aire ya viciado inició su regreso a la abertura y hacia la superficie, remolcando al tripulante del submarino.

Fue izado por sus camaradas y el almirante con aire voluble le prometió una medalla. Sin embargo, las felicitaciones se vieron enfriadas por el descorazonador hecho de que, sin submarino, había fracasado la misión en Alejandría, antes de que hubiera empezado.

De regreso en La Spezia, la flotilla principió a planear un segundo y más ambicioso asalto. Este sería un ataque de doble efecto: la noche del 29 de septiembre, los "pigs" iban a arrastrarse dentro de los puertos de Alejandría y Gibraltar. En una sola noche de trabajo toda la flota británica podría ser aniquilada. Las tripulaciones se mostraban sumamente entusiastas. Esta vez no habría equivocaciones.

El 28 de septiembre, el submarino Gondor se encontraba sumergido a poca distancia al oeste de la bahía de Alejandría. Comenzaron a llegar malas noticias. El reconocimiento aéreo demostraba que la flota británica había salido de Alejandría hacía sólo unas horas. El Gondor y su tripulación de torpedos humanos, Henos de abatimiento, hicieron rumbo a su puerto.

Navegando sobre la superficie, el submarino se vio obligado al siguiente día a sumergirse rápidamente al aparecer sobre el horizonte unas unidades navales enemigas.
Desgraciadamente había sido descubierto.

El submarino permaneció inmóvil en tanto las cargas de profundidad explotaban sordamente a su alrededor.

Irónicamente, las naves británicas que lanzaban sus bombas en cuidadosos diseños sobre la superficie eran los destructores que servían de escolta a los mismos barcos de guerra que el Gondor había ido a destruir a Alejandría. Y estos detroyers no cejaban. Una hora después una carga de profundidad abrió las costuras del submarino. Este salió rápidamente a la superficie. Parte de los marineros corrió hacia las escaleras y saltó al mar antes de que se hundiera, siendo recogidos por un destructor británico. Entre éstos se encontraba Toschi, el coinventor del "pig", y Brunetti, comandante tanto del Gondor como del Iride, hombre carente por completo de suerte. Así fracasó, en forma todavía más desastrosa, la segunda expedición sobre Alejandría.

De la Penne había sido más afortunado, por lo menos había salvado su vida y su libertad. Aun cuando había protestado ruidosamente, fue retirado del asalto a Alejandría y designado al asalto gemelo sobre Gibraltar. El submarino Scire, comandado por el príncipe Valerio Borghese, salió de La Spezia el día 24 con tres dotaciones, incluyendo a De la Penne. En la mañana del día 29, un mensaje en clave emitido de Roma les hizo saber que las unidades británicas de Gibraltar, lo mismo que las de Alejandría, habían abandonado su base. Se encontraba sólo a ochenta kilómetros de su objetivo cuando el Scíre abandonó el ataque. A diferencia del Gondor, llegó a puerto seguro.

A pesar de las súplicas de De la Penne, no se hicieron más intentos de ataque sobre Alejandría. Era contra las miras del teniente: la caza mayor -portaaviones y cruceros-, digna de cazarse se encontraba anclada en Alejandría, Gibraltar contenía sólo unidades menores y barcos mercantes. De la Penne era romántico. Le parecía un poco menos agradable arriesgar su vida hundiendo un sucio carguero de Glasgow.

A diferencia de muchos oficiales italianos De la Penne sazonaba sus inclinaciones dramáticas con cierto toque de realismo. No había nada dramático en el fracaso, y los dos asaltos contra aquel puerto egipcio habían fracasado. Hasta ahora los "pígs" no se habían probado en verdaderas condiciones de batalla. Existía mucho que podría salir equivocado, y en Gibraltar los pilotos de los torpedos por lo menos habrían tenido oportunidad de regresar a España con información para modificar los torpedos. Hubieran sido internados por el técnicamente neutral Franco y pocas semanas después se les permitiría discretamente "escapar" hacia donde se encontrarla un avión italiano aguardando.

or otra parte, Alejandría constituía un viaje en un solo sentido. Era poco probable escapar del Egipto dominado por los ingleses. Unos pequeños aparatos de radio de onda corta que guiaran a los "pigs" de regreso al submarino nodriza, se habían probado en la Spezia durante los primeros días, pero se encontró que no eran de confianza; junto con la dificultad de manejar el torpedo ya desprovisto de su cápsula explosiva, los mismos pilotos habían solicitado que fueran considerados costosos. Toda la energía tenía que encaminarse hacia el éxito de la misión.


Los fracasos perseguían como sombra a la flotilla. El 21 de octubre de 1940, nuevamente salió de La Spezia el Scire haciendo rumbo hacia Gibraltar, nuevamente bajo el mando de Borghese. Lejos de poder compararse a un dilettante, Borghese era un experto marino y un jefe nato. Frente a Gibraltar, se arrastró sumergido en corrientes en extremo peligrosas sólo a un millar de metros de la entrada de la bahía de Gibraltar a plena luz del día.

En esta ocasión no hubo mensajes procedentes de Roma, el asalto estaba en marcha.

El Scire había permanecido sumergido durante cuarenta horas a medida que Borghese se aproximaba a Gibraltar y se movía lentamente al entrar a la bahía, descansando de tiempo en tiempo en el fondo, escuchando a las patrullas y luego continuando su marcha hacia adelante. Un poco después del oscurecer el submarino se dirigió cautelosamente al puerto español de Algeciras, todavía a la vista del enemigo. Fue un triunfo de la navegación a ciegas. A la 1: 30 a. m., con su tripulación casi sin conocimiento por la falta de oxígeno en el viejo Scire, Borghese salió a la superficie.

Conducidos por Tesei, las tres dotaciones partieron con intervalos de dos minutos en sus respectivos ''pigs''. El compañero de De la Penne en esta misión y en otras posteriores era un rudo y macizo pescador que se hallaba tan a gusto en el agua como si allí hubiera nacido, era el oficial subalterno de buceo, Emilio Bianchi. Fueron los terceros en salir.

Todo iba bien. De la Penne y Bianchi viajaban parcialmente sumergidos, con sólo sus cabezas fuera del agua por necesidades de la navegación, pero respirando oxígeno para el caso que se hiciera necesaria una inmersión rápida. El torpedo que tenían debajo palpitaba suave y regularmente. Los dos pilotos se habían encargado de revisarlo personalmente después que los mecánicos terminaron con él.
La distancia a Gibraltar no era mucha, pero una brillante luna rielaba sobre la bahía. De la Penne estaba preocupado por la estela que dejaban y redujo a la mitad la velocidad del torpedo. De pronto se escuchó el ruido de una lancha de motor y observaron el reflector de una patrulla antisubmarina que los buscaba. De la Penne tiró apresuradamente de la palanca de inmersión.

A unos cinco metros de profundidad volvió a nivelar. Allí todo era negrura, pero el torpedo continuaba funcionando. Sin embargo, de pronto sintieron una leve explosión en el motor. El ''pig'' inclinó la cabeza y se precipitó al fondo de la bahía. Los dos pilotos se afianzaron a él por un instante y luego lo abandonaron.

Salieron a la superficie. El reflector había desaparecido. De la Penne golpeó a Bianchi en el hombro y los dos hombres se hundieron nuevamente. Nadaron aproximadamente unos cuarenta metros hacia el fondo. Allí, en una oscuridad absoluta, vagaron por lo que les pareció una eternidad, buscando el pig''. El único faro que tenían para que los guiara era el reflejo luminoso del tablero de control del torpedo.
Al final lograron encontrarlo medio enterrado en el lodo.

Durante diez minutos más se sentaron en el fondo y tentalearon el motor en una oscuridad absoluta. Sabían exactamente qué hacer en una emergencia como esa. Lo habían practicado con los ojos vendados. Sin embargo, el torpedo no quería arrancar nuevamente. Sufrían la presión de aquella profundidad en sus trajes de hule delgado. De la Penne volvió a hacer senas a su compañero y se dirigieron lentamente a la superficie. La misión había terminado para ellos.

Se despojaron de sus equipos de buzo y nadaron hacia España.

Tesei y su compañero también habían tenido dificultades, según De la Penne descubrió al día siguiente. Sus dificultades provinieron no del "pig", sino de su equipo de buceo. Se filtraba y casi los ahogó, teniendo que abandonar el "pig". El tercer grupo, conducido,por el teniente Birindelli, logró atravesar las defensas y penetrar en la rada interior de Gibraltar. Allí su "pig" falló y fueron capturados.

La cápsula hizo explosión en la bahía, pero los ingleses no tuvieron ninguna idea de la verdadera naturaleza del "pig" hasta que fue encontrado el torpedo abandonado por Tesei en las poco profundas aguas de una playa española. La policía secreta de Franco lo retiró inmediatamente, sin embargo, no antes de que los agentes británicos tuvieran unas impresiones vagas acerca de la nueva arma secreta.

Las defensas inglesas de la bahía pronto se multiplicaron especialmente en Gibraltar. Los reflectores barrían las entradas. Se reforzaron las redes. Patrullas silenciosas surcaban las aguas por todos lados y en todas direcciones, escuchando con hidrófonos. Pequeñas cargas de profundidad, capaces de matar o dejar sin conocimiento a cualquiera que se encontrara nadando en el agua dentro de un radio de unos treinta metros, eran soltadas con frecuencia durante toda la noche. En Gibraltar, los ingleses incluso organizaron secciones de buzos para inspeccionar las quillas de todos los barcos surtos en la bahía, con regularidad.

Sin embargo, no eran las contramedidas del enemigo lo que preocupaba a la flotilla italiana. Era completamente evidente que la nueva arma en sí tenía que ser perfeccionada. Tesei, De la Penne y otros se dedicaron furiosamente a la tarea de hacer pruebas. En un segundo ataque sobre Gibraltar, los "pigs" volvieron a fracasar. El tercero, el 26 de mayo de 1941, fue igualmente infructuoso.

Otra clase de hombres hubieran abandonado todo esfuerzo. Pero éstos eran hombres especiales. El cuarto intento, el 20 de septiembre de 1941, constituyó un éxito completo: se hunti p m - dos barcos tanque y un carguero. Los ''pigs'' eran al fin dignos de confianza y no había nada que pudieran hacer los ingleses para contrarrestar a aquellos locos italianos. En los dos años siguientes fueron hundidos 14 barcos solamente en la bahía de Gibraltar y muchos de ellos en plena, luz del día.

F. E. Goldsworthy, oficial de la Inteligencia Naval Británica, declara:

-Ninguna de estas siete operaciones fue incorrupta por la ruptura de la neutralidad española; sin embargo, cada una de ellas demandó de los atacantes una audacia física y una tenacidad que les hubiera ganado el respeto de cualquier marina del mundo.

Una de las razones para este éxito, aparte de la audacia y el valor, sin embargo, la constituyó un nuevo comandante italiano de la operación: Borghese. Aun cuando había fallado el primer ataque sobre Gibraltar recibió esa comisión y finalmente fue recompensado con la Medalla de Oro, la más elevada condecoración italiana, por su audacia y destreza al navegar con el Scire en los mismos dientes del enemigo.

El mismo Mussolini se encargó de la presentación. De la Penne y Tesei, con sus dos compañeros en los "pigs", recorrieron en unión de Borghese un largo corredor cubierto de espejos para su audiencia con 11 Duce. Fueron introducidos a una pequeña pero adornada oficina. Mussolini, cansado y un tanto seco, (la guerra en Albania iba mal), parecía casi desinteresado. No vestía uniforme, sino unos pantalones a rayas y una chaqueta negra. Permaneció detrás de su escritorio todo el tiempo que Borghese hacía el resumen de la operación de los torpedos humanos con ayuda de mapas. El dictador ofreció la medalla y felicitó a los cinco en nombre de todos los italianos.

-Ahora pueden retirarse -añadió casi en la misma emisión de la voz.

De la Perme, junto con los otros, estaba notablemente desilusionado.

No obstante, la entrevista produjo sus frutos. El 15 de marzo de 1941, Borghese fue designado comandante de la división submarina de la Décima Flotilla Ligera, la cual se había organizado para incluir a las Unidades-E, botes a motor explosivos (cargados con TNT y lanzados en alta velocidad contra los barcos enemigos), junto con los torpedos humanos. Se concedió una autonomía completa, así como mucho dinero para el perfeccionamiento de los "pigs".

Borghese estaba poseído de un inmenso entusiasmo y llevó consigo a sus hombres, incluyendo a De la Penne, a pesar de sus muchos fracasos.

Al principio parecía como si los botes explosivos fueran a ser la mejor arma pequeña naval de Italia. El 26 de marzo de 1941, una docena de estas pequeñas unidades salieron de su embarcadero y después de recorrer millas y millas de mar abierto, se lanzaron por sorpresa en Suda Bay, Creta, puerto inglés de abastecimiento por aquella época. Las pequeñas embarcaciones abarrotadas de explosivos, atravesaron rugiendo la bahía. El piloto ajustó una trayectoria de colisión contra un barco enemigo, aseguró los controles y a doscientos metros de la muerte se lanzó del bote de regreso al mar abierto. Los italianos hundieron tres barcos mercantes en este ataque, dañando severamente al crucero británico York y escaparon casi sin sufrir bajas, ya que un bote de rescate los esperaba y en medio de una granizada de balas enemigas avanzó para recoger a los pilotos y huir en seguida a mar abierto.

Exactamente cuatro meses después, el 26 de julio, la Décima Flotilla intentó la misma estratagema en Malta. Tesei, la inspiración espiritual de la flotilla, había abandonado su propia creación, los "pigs", para conducir el ataque. El resultado fue un completo desastre.

Una fuerte cadena que sostenía una red de acero se encontraba tendida a través de la entrada de la bahía. La fuerza aérea italiana, a quien se había pedido que eliminara dicho obstáculo, había bombardeado un lugar equivocado.

Los nueve botes explosivos, zumbando como abejas furiosas, dieron la vuelta y se retiraron, frustrados. Fuego de cañón, disparado desde la orilla, comenzó a llover a su alrededor en tanto los botes se lanzaban inútilmente una y otra vez contra la barrera. Tesei, sin titubear más, dirigió su bote directamente sobre el obstáculo. Saltó demasiado tarde y fue cogido por la explosión. Nunca se encontró su cadáver.

Y peor aún, había muerto en vano. La carga de TNT había sido demasiado poderosa. La red se abatió y una pesada viga de madera permaneció sobre la superficie del agua. No quedó ninguna manera de penetrar. Otro piloto que trató de volar el, botalón también murió. El resto dio la vuelta y se dirigió a su puerto, derrotado. La RAF les dio caza en mar abierto y los destruyó uno por uno. Sólo un bote logró escapar.

En esta forma terminó la carrera de los botes explosivos. El mero arrojo no era bastante. La astucia y la cautela también eran necesarias para sorprender a los capitanes de puerto británicos. Los hombres que jineteaban torpedos eran la respuesta.

Es trágicamente irónico que Tesei haya muerto empleando un arma distinta a la suya. La Décima lo echó grandemente de menos.

-El éxito de una misión -afirmaba- no es muy importante en si, ni siquiera la guerra misma. Lo que en realidad cuenta es que existan hombres dispuestos a morir en el intento y que mueran realmente por él, ya que nuestro sacrificio inspirará y tonificará a las futuras generaciones.

Lo anterior suena a fascismo, pero es más amplio. Había poco sitio en la Décima para el bombo con que en Italia se hacía la política en aquella época. Tesei vivió y murió protestando contra el gastado hombre moderno, por su amor al placer y a la molicie, por su disposición a sacrificar su honor, su valor y su propia virilidad; por el derecho de no tener que arriesgar su vida por alguna razón, por noble que ésta fuera. Es al llegar a esta etapa, afirmaba, que se puede decir que la civilización en Italia y en otras muchas naciones ha llegado a la decadencia.

Era un bello misticismo para un grupo de hombres torpedos. De la Penne también creía en lo mismo, hasta cierto punto y trató de seguir adelante con la guía interior de la Décima. Logró el éxito en una forma terrena y ruda, pero al final, la moral de la organización hubo de descansar en la muda camaradería y en la lealtad de los hombres fuertes que comparten una tarea peligrosa, agotante, y en ocasiones imposible.

La Décima Flotilla Ligera conducía una vida retirada y secreta en su. propio campamento sembrado de pinos de la orilla occidental del Mediterráneo. Se dedicaban con igual frenesí al trabajo y a los juegos, juntos los hombres con los oficiales; los oficiales enseñaban con el ejemplo. Un viejo crucero, el San Marco, anteriormente utilizado para práctica de tiro se les había proporcionado para que planearan sus ataques, ellos lo asaltaban con los "pigs" en operaciones a toda escala por lo menos dos veces por semana. Los días de asueto se lo pasaban ideando nuevas clases de obstáculos y de redes para rodearlos. También practicaban con naves italianas en La Spezia; en una ocasión, De la Penne y otras dos tripulaciones "hundieron" al buque de guerra Giulio Cesare aun cuando su capitán había sido prevenido de la hora aproximada en que se haría el intento.

Su vida en el bosquecillo de pinos era idílica en muchos aspectos; no había periódicos, ni pláticas sobre política ni mujeres, excepto cuando se encontraban gozando de permiso. Nadaban constantemente y jugaban voleibol e improvisaban cacerías de jabalíes. Estudiaban mapas y fotografías aéreas de Alejandría, Malta y Gibraltar diariamente y sabían las profundidades y configuración submarina de cada puerto.

Los reclutas para la Décima eran cuidadosamente seleccionados en forma psicológica, por las inmensas dificultades que iban a encontrarse. Los que padecían dificultades de carácter emocional, incluso en asuntos triviales tales como dificultades financieras y disputas familiares, eran eliminados, junto con los amantes desilusionados. Los requisitos de aptitudes físicas y habilidad en la natación eran fantásticamente elevados. Además cada hombre recibía un año de entrenamiento, no sólo para desarrollar su cuerpo, sino también para crear una mentalidad "dispuesta a cualquier cosa". La Décima planeaba una guerra larga y preparaba tanto el cuerpo como la mente.

Se exigía un secreto absoluto, no sólo en lo que se refería al equipo, lugar y operación, sino también en lo relativo a la existencia de la unidad. Ni siquiera los padres o las esposas sabían las verdaderas funciones de la Décima. Es claro que los ingleses, ya para el final de 1941 tenían una idea general de cómo se efectuaban las operaciones, pero ningún detalle escapó de Italia o se filtró en los campos de prisioneros de guerra, a pesar de todos los esfuerzos de los funcionarios de la Inteligencia Británica.

- Cuando se toma en consideración el ansia innata que todos los italianos sienten por hablar, -comentaba Borghese con sequedad-, se puede dar uno cuenta de las cualidades excepcionales que encontramos en estos jóvenes.
Los últimos meses de 1941 acumularon sobre los aliados, desastres navales tras desastres, tanto en el Mediterráneo como en el Pacífico:

El 13 de noviembre, a unas noventa millas al este de Gibraltar, Gugenberger, comandante de un submarino alemán, izó su periscopio y descubrió al portaaviones inglés Ark Royal que cruzaba por proa. Le disparó un torpedo y se sumergió inmediatamente. El torpedo dañó al portaaviones, el que fue remolcado pero se hundió a veinticinco millas de Gibraltar.

El 25 de noviembre, el U-335, al mando del teniente von Tiesenhausen encontró a la flota de Alejandría frente a la costa de Libia. Los acorazados Valiant, Queen Elizabeth y Barham viajaban en zig-zag con una escolta de nueve destructores. El submarino alemán se deslizó entre la escolta, levantó su periscopio y disparó cuatro torpedos a una distancia de cuatrocientos metros. El Barham se hundió en diez minutos con ochocientos sesenta hombres.

El 7 de diciembre los japoneses, en Pearl Harbor, aparentemente habían abatido el poder naval de los Estados Unidos, hundiendo al Arizona y dañando seriamente a otros siete acorazados y a tres cruceros.

El 10 de diciembre, el Prince of Wales y el Repulse fueron sorprendidos por los aviones japoneses en el Golfo de Siam.

También fueron hundidos.De las tres armadas del Eje únicamente la italiana se mantenía pasiva. Esto ponía frenético a De la Penne e insistía noche y día con Borghese para que se llevara a efecto el tantas veces pospuesto ataque sobre Alejandría. Basado en los finales ataques con éxito a Gibraltar, el comandante se convenció y apresuró entusiastamente la operación. Supermarina concedió el permiso.

Borghese reunió a los miembros de la Décima y un tanto formalmente pidió voluntarios para una misión de la que era casi probable que no regresarían. No reveló el destino, pero todo el mundo lo sabía: Alejandría. No había ninguna duda respecto a ello. Con caras sonrientes todos los hombres de la flotilla dieron un paso al frente para ofrecerse como voluntarios.

Borghese les dio las gracias y eligió a las tripulaciones. De la Penne conduciría el ataque, no cabía duda. Llevaría a Bianchi, su ayudante de costumbre. Las otras dos tripulaciones las compondrían el ingeniero y capitán Antonio Marceglia y el oficial subalterno buzo Spartaco Schergat; el artillero, capitán Vicenzo Martolotta y el oficial subalterno buzo Mario Marino; una cuarta tripulación quedaría como reserva.

No hubo necesidad de hacer grandes planes. Todos conocían íntimamente el fondo de la bahía de Alejandría. Las fotos de los reconocimientos aéreos no mostraban ninguna nueva construcción. Mostraban claramente al Queen Elizabeth y al Valiant bien dentro de la bahía, cada uno de ellos rodeado por sus propias redes antitorpedos.

El Scire salió de La Spezia al anochecer, aparentemente en una misión de entrenamiento rutinario. Fuera de la vista de la tierra una embarcación ligera se aproximó al submarino y fueron cargados los tres "pigs". Los números 221, 222 y 223 habían llegado apenas procedentes de una revisión en la fábrica. Cada grupo se había entregado con su propio "pig" y conocía sus peculiaridades. De la Penne colocó al Núm. 221 en el hangar delantero a bordo del submarino; los demás fueron cargados a popa.

A continuación las tripulaciones regresaron a la embarcación ligera para reunirse posteriormente con el Scíre. Borghese se hizo a la mar. La "Operación EA-3", el tercer intento contra Alejandría estaba en marcha.

Frente a Messina, el Scire recibió un mensaje no en clave del cuartel general naval, violación a las normas de seguridad que puso furioso a Borghese. El solo hecho de que el Scire se encontrara de noche en el mar pondría alertas a los británicos de que se gestaba otro inminente ataque con hombres torpedo. El mensaje de radio, superurgente, prevenía a Borghese contra un submarino enemigo que se encontraba en aquella zona; el Scire navegó a través de los restos. de un convoy atacado sin ver señales del enemigo. A su debido tiempo se deslizó en el puerto Italiano de Leros, en las islas del Dodecaneso, en el Mediterráneo oriental.

Crockett
Miembro
Miembro
Mensajes: 50
Registrado: Mié Ago 10, 2005 8:46 am
Ubicación: Torino, Italia

Torpedo Humano!

Mensajepor Crockett » Sab Ago 13, 2005 7:29 am

Debido al gran número de griegos que habitaban las islas, se cubrió al submarino con tela embreada para ocultar a los "pigs" que portaba. Al siguiente día, De la Penne y sus compañeros volaron en hidroplano, descansaron y se alistaron para la acción. El comandante italiano en jefe de las fuerzas navales del Egeo también había venido volando desde Rodas y deseaba que se ejecutaran pruebas y ejercicios con los "pigs". Borghese le explicó que los agentes aliados que se encontraban con los griegos obtendrían alguna evidencia de lo que iba a ocurrir, aun cuando no descubrieran a los "pigs". Las pruebas en Leros indicarían un ataque sobre Alejandría.

El almirante insistió. Borghese perdió la paciencia y llamó al almirante burócrata y un completo asno. Este lo amenazó secamente con someterlo a una corte marcial; Borghese insistió en que se consultara a Roma el asunto. Se redactaron los mensajes y se enviaron a Supermarina al anochecer del día trece. En la mañana del día siguiente, antes de que pudiera llegar la respuesta, De la Penne y sus compañeros abordaron silenciosamente el Scire y se hicieron calladamente a la mar.

Estaban a un día adelante de lo fijado, pero no importaba. Adelante de ellos, a unas ochocientas millas al sureste, se encontraba el enemigo. De la Penne y sus hombres tuvieron una última y breve sesión con los mapas. Todos estaban ya de acuerdo. Entonces, sintiendo que estorbaban las maniobras de los tripulantes del submarino, treparon a sus camastros y allí permanecieron.

Leían y dormían, compartiendo un enorme pastel de frutas que alguien había llevado. El día quince, De la Penne distribuyó dinero inglés que les serviría para escapar. Sin embargo, los seis hombres no abrigaban muchas esperanzas de regresar a suelo italiano; habían escrito largas cartas a sus esposas y a su familia, para ser depositadas en cualquier momento después de cumplida la misión, aun cuando Borghese insistía en que se haría cualquier esfuerzo para rescatarlos.

De la Penne hizo que cada hombre ensayara sus instrucciones para escapar: seguir el canal de Mahmoudia y luego la bahía de Abasker o, en una emergencia, adquirir audazmente un boleto para el ferrocarril a Rosetta. Allí podrían rentar o hurtar una pequeña embarcación. El submarino Zaffiro los esperaría a diez millas de Rosseta, en la medianoche del veintidós y el veintitrés.

El día dieciséis el tiempo se puso malo y el submarino no pudo navegar en la superficie sino únicamente por cortos periodos. Borghese se preocupaba por la tensión que sufrían los hombres torpedo confinados en sus camastros por tan largo periodo.

La operación estaba fijada para principiar a horas avanzadas de la noche siguiente. Sin embargo, el día diecisiete, Borghese la pospuso hasta el siguiente día. Ningún informe sobre reconocimientos había llegado procedente del operador de radio de la Décima Flotilla, el cual se había trasladado hasta la ocupada Atenas especialmente para esta misión. A las 10 de la mañana del dieciocho el Scire se encontraba sumergido a unas treinta millas de Alejandría, en una zona peligrosa. Y aún lo llegaba ningún informe de reconocimiento sobre la base naval.

Borghese maldecía a sus compatriotas italianos por su ineficiencia. Llamó a De la Penne. Los hombres torpedo no irían a enfrentarse a una muerte casi cierta o al peligro de ser capturados sin tener la certeza de que sus presas, el Valiant y el Queen Elizabeth no se habían hecho a la mar. Y por otra parte, el Scire no podía permanecer otro día más en aquellas aguas, patrulladas constantemente por los británicos. El triste destino del Gondor se abatía grandemente sobre ellos.

Tenía que tomarse una decisión inmediatamente. De la Penne pidió a Borghese que atacaran a ciegas. Por lo menos podría hundirse a algún barco mercante, aun cuando los dos barcos de guerra hubieran zarpado. En estos precisos momentos el operador de radio del Scíre escuchó al operador de Atenas; las noticias eran buenas. Dos aviones alemanes habían efectuado el reconocimiento; el Valiant y el Queen Elizabeth permanecían allí. De la Penne dio una palmada de felicidad en el hombro de su comandante.

-Muy bien -comentó sonriente Borghese-, ahora todo lo que tenemos que hacer es cruzar la zona minada.

Formidables obstáculos impedían acercarse a Alejandría. Los informes de la Inteligencia mostraban un cordón de minas que principiaba a veinte millas de tierra. En el interior de éste, en un radio de seis millas, existía un anillo de minas "lobster pot" y en su interior una red de cables detectores.

Finalmente, existían más minas "lobster pot" diseminadas. Desde luego, la red que impedía la entrada al puerto en sí, también era un problema para los hombres torpedo.

Las minas y los cables podían evadirse con facilidad siempre y cuando los mapas estuvieran al día. De la Penne estuvo de acuerdo con Borghese que la ruta más segura de todas se encontraba siguiendo el fondo. También podían existir minas allí, pero serían menos. El Scire avanzó. A veinte millas de distancia redujo su velocidad y descendió hasta tocar suavemente el fondo. De la Penne se reunió con sus hombres a hacerles compañía en sus camastros. No había nada qué hacer por el momento. Si llegaran a tocar una mina todos morirían; de lo contrarío, continuaría la misión.

El operador de Atenas también había radiado un fragmento de interés humano: Bianchi era padre de un nuevo niño. El séptimo de los hombres torpedo le ofreció un brindis con vino al nuevo padre. Aquello parecía un buen augurio. Pero en del brindis el casco del submarino rozó con algo que parecía sonar como el cable de una mina.

El Scire continuó deslizándose, golpeando ocasionalmente el fondo. Las horas transcurrían lentamente y la tensión aumentaba. A nadie le interesaba platicar. La mayoría trataba de dormir pero nadie podía hacerlo. Borghese había recibido la Medalla de Oro por su navegación a ciegas en Gibraltar, tal vez aquí podría repetirla;
-A las 18:40 horas -relata Borghese-, habíamos llegado a nuestro destino. De acuerdo con mis cálculos nos encontrábamos a una milla y tres décimos y a trescientos cincuenta y seis grados del faro en el muelle occidental de la bahía comercial de Alejandría, y una profundidad de quince metros.

A las 21:30 horas o 9:30 p. m., el Scire levantó cautelosamente el periscopio. Nada se encontraba a la vista, Borghese ordenó que el submarino saliera a la superficie y se dirigió apresuradamente a la torreta a comprobar sus cálculos. Perfectos. Una noche clara, un mar en calma y en la oscuridad se distinguía el faro en la distancia. Ordenó que los buzos se presentaran sobre cubierta, incluyendo la tripulación de reserva. Estos dos hombres se encargarían de abrir las puertas del compartimiento de torpedos, ahorrando a los expedicionarios una fatiga extra. Se ajustaron los equipos de inmersión y se puso el oxígeno a funcionar. Borghese cerró la compuerta de la torreta y se preparó a hundirse.

Hizo que el Scire descendiera seis metros y escuchó con los hidrófonos el sonido de los motores de los torpedos. El Núm. 221, de De la Penne, salió de su hangar, luego los otros dos.

Borghese estuvo escuchando hasta que no percibió más el sonido de sus motores. Luego volvió nuevamente a la superficie para recoger a los dos buzos de reserva. Uno de los hombres había perdido el conocimiento sobre cubierta.

Se llevó apresuradamente bajo cubierta para proporcionarle estimulantes cardiacos, en tanto el Scire se sumergía y regresaba deslizándose por los campos de minas, por la misma ruta por la que había venido, El buzo recobró finalmente el conocimiento, pero ese presagio era malo.
De la Penne y Bianchi no tuvieron dificultad con su "pig".

Unos minutos después de haber abandonado el submarino, el nuevo comandante del asalto contra Alejandría decidió llevar su torpedo a la superficie para comprobar su navegación. Marceglia y Martelotta aparecieron en sus "pigs" a cierta distancia, pero se aproximaron a distancia adecuada para conversar en voz baja con De la Penne. Hasta ahora, el ataque iba adelantado con respecto a su horario. Flotando cómodamente sobre sus tres "pigs" y solos en el mar, los hombres torpedo abrieron sus raciones y esperaron, observando las lejanas luces de la bahía y especulando sobre los peligros y dificultades que les esperaban en aquella noche.

Después de una hora, se dirigieron lentamente hacia las luces, con sólo sus cabezas sobre el agua. Nuevamente se detuvieron. Nadie hablaba ahora. Se podían oír con claridad las voces de los egipcios en el muelle comercial.

De pronto apareció un gran bote de motor equipado con un reflector. Los hombres torpedo se sumergieron inmediatamente, de acuerdo con el plan y se dirigieron inmediatamente al muelle a toda velocidad. Principiaron a estallar pequeñas cargas de profundidad que lanzaba en la distancia el bote del reflector. Los tres "pigs" se reunieron en la punta del muelle, bajo el agua, preguntándose cada uno de ellos si el asalto no habría sido traicionado, posiblemente por el mensaje de radio en Mesina, por los griegos en Leros o por un cable detector en e¡ exterior de la bahía.

El estallido de las cargas inglesas de profundidad se aproximaba, y las olas que producían los estallidos balanceaba a los hombres contra los cimientos del muelle. El bote patrulla se acercó y cruzó sobre sus cabezas, lanzando una carga final que explotó a escasos 15 metros de distancia. El impacto se sintió como un duro golpe dado con el puño. Pero el bote patrulla se alejó.

A las 12.10 a. m., las tres tripulaciones, todavía debajo del agua, guiaron sus torpedos a la red que bloqueaba la entrada de la bahía. Un minucioso examen reveló que no existía ninguna abertura, y De la Penne titubeó para utilizar los levantadores de redes por temor a las alarmas eléctricas que podían poner al enemigo sobre aviso demasiado pronto.

Entonces les sonrió la suerte. Tres destructores ingleses pedían la entrada. De la Penne distinguió a los reflectores que barrían la bahía y la zona de entrada, arriba en la superficie. La luz se filtraba hacia abajo y finalmente se perdía en las verdes profundidades inferiores.

La red se abrió para dar paso a los destructores, y los tres "pigs" siguieron de cerca a las vibrantes hélices. Pero en la prisa por entrar, las tres tripulaciones perdieron el contacto entre ellos. La red se levantó, y en la negrura del fondo de la bahía, cada uno de los torpedos actuaría por cuenta propia.
De la Penne, con Bianchi detrás, rebasaron cierto número de cascos de barcos que, por su posición, sabían que eran unidades internadas de la marina francesa, aún mantenidos en inactividad por sus comandantes de Vichy. Sólo una vez salió De la Penne a la superficie por un instante para comprobar su posición en el interior de la bahía, luego descendió nuevamente. No sentía una gran excitación. Era como otra práctica de maniobras. Conocía al detalle toda la bahía.

Sin embargo, había dificultades reservadas para De la Penne. Su traje de buzo se había estado filtrando ligeramente casi desde que salió del submarino. Sumergido en aquellas heladas aguas durante más de tres horas, ahora comenzaba a sentirse entumido en tanto trataba de localizar a su presa. Sus movimientos eran más lentos y no parecía que pensaba con claridad. Sin embargo, no podía abandonar la misión.

Llegó a una red antitorpedo. Pero no era la que buscaba. Dentro de ella el Queen Elizabeth, y éste pertenecía a Marceglia. No había señales del otro "pig". Continuó su camino.

Después llegó a otra red. Sus manos, fuera de su traje, estaban casi rígidas por el frío. El agua subía y bajaba en su interior debido a las filtraciones de su traje. No recordaba haber sentido jamás tanto frío. Pero al fin, allí estaba la red, Era la red que había estado buscando, En su interior se encontraba su crucero.

De la Penne buscó desesperadamente una abertura, palpando con las manos en la oscuridad, hasta que calculó que le había dado la vuelta completa al barco. Pero no había ninguna abertura.

Llevó el "pig" al fondo y Bianchi, sin hacer ninguna pregunta se desprendió los estribos para intentar la aplicación del levantador neumático de redes. Pero éstas eran de un tipo nuevo y rígido. El levantador no la levantaba lo suficiente.

Bianchí regresó al "pig" y permaneció a su lado. De la Penne le hizo una señal y montó nuevamente sobre el "pig". Sólo quedaba otra posibilidad. Sobre la parte superior de la red.

Cautelosamente, muy cautelosamente, los dos hombres sacaron las cabezas fuera del agua. Había una total oscuridad. Pero allí se levantaba el enorme barco...
-No sentía ninguna gran emoción -refiere De la Penne-.

Sentía demasiado frío por las filtraciones de mi traje. Temía no poder continuar.

Sin embargo, continuó. juntos, los dos hombres levantaron y pasaron el torpedo sobre la red a plena vista del Valiant, si alguien allí hubiera pensado en encender una luz... A las 2:20 a. m., ya se encontraban en el interior y navegaban sumergidos con la más baja velocidad. Un momento después, con De la Penne viajando en la parte delantera del torpedo, tocaron el costado del Valiant.

En aquel instante, lo mismo que en Gibraltar, el motor del torpedo se detuvo y éste se precipitó al fondo de la bahía. De la Penne nadó en su persecución. No podía distinguir a Bíanchi. De pronto la máscara de De la Penne comenzó a filtrarse y se vio obligado a dar un trago de agua salada. De un vigoroso puntapié se dirigió a la superficie, pero sólo tomó una bocanada de aire, vació su máscara y volvió a hundirse. Estaba demasiado cerca ahora, después de tantos años, para ser derrotado.

¿Dónde estaba Bianchi?
De la Penne encontró el torpedo en el fondo y trató de echar a andar el motor. No había señales de su compañero. Finalmente, inspeccionó la hélice del torpedo y la encontró trabada con uno de los alambres de la red. Maldijo su suerte.

No había otra cosa qué hacer que arrastrar al inmóvil "pig" debajo del Valiant mediante tracción humana. De la Penne sudó y jadeó y casi sollozó por la frustración. Su máscara se filtraba peor aún y el pesado "pig" sólo podía ser remolcado unos cuantos centímetros a la vez. No podía determinar si estaba tirando de él en la dirección adecuada. El lodo del fondo de la bahía oscurecía la brújula y tuvo que nadar a ciegas hasta que nuevamente tocó el casco del crucero.

Tragó más agua. Esto lo hacía sentirse enfermo. Tenía miedo de vomitar ya que si lo hacía tenía que volver a la superficie. Siguió tirando del "pig". Otro poco más. Lo soltó y nadó para comprobar la posición del casco nuevamente. Tiró del torpedo. Lo empujó. Al fin el torpedo estaba en posición. El crucero se encontraba a poco más de un metro arriba. Podía palpar su casco.

Sin embargo, De la Penne estaba casi inconsciente y a punto de perecer ahogado. No le quedaban fuerzas para desprender la cápsula explosiva o para fijarla en el casco. Sólo podía ver la carátula del reloj sincronizador. Con un último movimiento de su mano ajustó la explosión para lo que calculó serían las seis e inició su viaje a la superficie cuando el agua de su máscara ya le llegaba arriba de la nariz.

Bianchi, en la superficie le quitó la máscara a De la Penne y lo remolcó hasta la boya de amarre del Valiant. Los dos juntos se aferraron a ella. De la Penne estaba completamente agotado. No había que pensar en nadar hasta la orilla. No podía coordinar ningún pensamiento y estaba a punto de soltarse de la boya. Apenas podía escuchar que Bianchi le explicaba que se había desmayado cuando su oxígeno falló y que no se explicaba por qué no se había ahogado.

A las 3:30 a. m., un bote patrulla británico los descubrió con su reflector.

Aun cuando De la Penne se había recuperado ligeramente ninguno de los dos hombres estaban en condiciones de resistir. Fueron izados a bordo de la lancha y llevados a la orilla, al cuartel general británico naval. En el interrogatorio que siguió De la Penne habló poco. Bianchi hizo solamente una narración de sus desventuras, y el oficial de la Inteligencia Naval Británica, apresuradamente sacado de su lecho, le expresó una irónica simpatía por sus fracasos.

Algún tiempo después de las 4 a. m., el par fue llevado a bordo del Valiant. El capitán Charles Morgan, comandante de la nave, se mostraba cortés pero sospechoso por el informe de que los italianos habían fracasado. Les proporcionó a ambos una ración doble de ron y empezó nuevamente el interrogatorio. Bianchi, exhausto por las fatigas de la jornada nocturna, pronto se quedó profundamente dormido, a pesar de la orden de Morgan de que permaneciera despierto.

-Como el teniente De la Penne rehusaba decir sí había atacado alguna de las instalaciones del barco -declara Morgan-, lo coloqué bajo cubierta, cerca de la parte del barco en donde creí que podía haber sido colocada la carga explosiva. A continuación ordenó que todo el personal evacuara las cubiertas superiores. El mismo De la Penne creía que había sido colocada precisamente arriba de la carga.

-Fuimos llevados abajo, a la unión entre dos torretas de artillería – refiere -.Cuando el guardia nos dejó solos, le dije a Bianchi que todo había terminado para nosotros pero que habíamos tenido éxito, a pesar de todo.

Pero, ¿qué había pasado con las otras dos tripulaciones?
Todo había marchado perfectamente para Marceglia y Achergat. Habían terminado de atar la cápsula explosiva a un metro y medio de la comba del Queen Elizabeth a las 3.15 a. m. Hundieron su "pig", enterraron su equipo de buceo y nadaron hasta la orilla, a donde llegaron a las 4:30 a. m., sin ser observados. Tiritaron toda la noche en el frío desierto egipcio hasta que salió el sol,y secó sus ropas, y a partir de entonces, haciéndose pasar como marineros franceses, vagaron libremente por Alejandría. Tuvieron un momento de pánico al descubrir que la libra esterlina inglesa no era fácilmente aceptada en Egipto, pero pronto cambiaron su dinero por libras egipcias en el mercado negro. Tomaron el tren a Rosetta sin ningún incidente, pero fueron arrestados por la policía egipcia al siguiente día, mientras vagaban inocentemente por la orilla, buscando un bote que robar.

El capitán Martelotta y Marino no tuvieron tanta suerte, pero al final tuvieron éxito. Un reflector de uno de los barcos de guerra los descubrió, pero, inexplicablemente, nada sucedió.

Debajo de un barco tanque de mil seiscientas toneladas Martelotta se puso repentinamente enfermo al no lograr mantener en su sitio su máscara y él agua comenzó a filtrarse. Sin embargo, Marino ajustó la carga explosiva a las 2:55 a. m. y huyeron a la orilla. Una hora después fueron detenidos en un puesto aduanal de control y, después de breve discusión, entregados a las autoridades navales inglesas.

Morgan, a bordo del Valiant, continúa desde este punto con la narración.

-Aproximadamente a las 5:45 a. m., se me informó que el teniente De la Penne deseaba hablarme y ordené que lo subieran al cuarto de guardia. Todo lo que dijo fue que pronto habría una explosión, pero aún rehusaba decir si había sido colocada una carga explosiva en el barco. En consecuencia, ordené que fuera bajado nuevamente y que se cerraran todas las puertas a prueba de agua.

De la Penne había esperado permanecer un poco más de tiempo en la cubierta superior. Había sido separado de Bíanchi y uno y otro temían por su vida. Sin embargo, De la Penne tuvo una fría satisfacción al tener la certeza de que el barco se hundiría, aun cuando el capitán sólo necesitaba cambiarlo de su presente posición de amarre para salvarlo, ya que la cápsula explosiva del torpedo -no estaba atada al casco, sino que solamente descansaba debajo de él.

-A las seis y cuatro minutos -dice Morgan-, ocurrió una explosión debajo del barco, la cual hizo un enorme agujero en el casco, del ancho de la torreta B, siete metros por debajo de la línea de flotación. No se registraron bajas, pero como resultado del daño, el barco estuvo fuera de combate durante más de cinco meses.

Tanto Bianchi como De la Penne sobrevivieron a la explosión la cual fue bien alejada de sus compartimientos.

-El navío reculó con extrema violencia -refiere De la Penne-. Todas las luces se apagaron y la bodega se llenó de humo. Estaba ileso, excepto por un dolor que sentía en la rodilla a resultas de la caída. Abrí una portañola esperando escapar, pero era demasiado pequeña.

La puerta había sido desquiciada por la explosión y De la Penne finalmente logró abrirla del todo.

-Subí por la escalera y encontrando el camino libre comencé a caminar hacia la popa. No encontré a nadie a mi alrededor. Crucé la cámara de la tripulación y encontré al capitán Morgan. Le pregunté qué había hecho con mi compañero.

Bianchi apareció sobre cubierta. Entonces los tres hombres contemplaron la explosión del Queen Elizabeth a quinientos metros de distancia y cómo se hundía en el fondo de la bahía. Un momento después le siguió el buque tanque, esparciendo el llameante aceite en cientos de metros.

Después, los prisioneros fueron conducidos a un centro de prisioneros de guerra.

Estos seis hombres se habían apuntado el mayor golpe de toda la Décima Flotilla Ligera Italiana. Pero no fue el último. Para el armisticio italiano del 8 de septiembre de 1943, la organización había hundido veintisiete barcos mercantes, un destructor, un crucero y dos acorazados, con un total de más de un cuarto de millón de toneladas. Es cierto, muchos de los barcos se hundieron en aguas poco profundas y fueron izados y reparados para que volvieran a navegar, pero se habían perdido cascos y cañones vitales en los meses cruciales. El record de la Décima aún permanece como vívido relieve histórico.

Cuando el armisticio italiano, de hecho, había terminado de probar un submarino de dos tripulantes en el lago Iseo, Italia. Cuando las hostilidades terminaban, fue empacado y alistado para su embarque a Burdeos, de donde hubiera sido transportado por submarino trasatlántico a la boca de la bahía de Nueva York. Lo que este pequeño submarino hubiera hecho a las embarcaciones en el río Hudson, solamente se puede imaginar.

La Penne lucha en el lado británico.
Después del Armisticio de Italia con los Aliados, Durand de La Penne combatió al lado de los británicos participando en un ataque a navíos italianos, usando la misma modalidad que emplearon contra los ingleses. El 22 de junio de 1944, el destructor italiano Greciale transportó hombres rana británicos a las órdenes del Comandante Luigi Durand de la Penne a la Spezia, donde debían hundir los cruceros Gorizia y Bolzano, que se encontraban inservibles, pero que iban a ser usados por los alemanes para bloquear la bahía. En 1945, De la Penne recibió la Medalla de Oro al Valor Militar impuesta por el Vicealmirante Charles Morgan, Comandante de la Flota del Mediterráneo, y ex comandante del Valiant.

Luigi Durand de La Penne, murió en 1992. En su honor una de las clases de los más modernos súper destructores italianos, lleva su nombre.

Imagen
Super Destructor Clase Luigi Durand de La Penne





Año 2001 - Súper Destructor
Clase Luigi Durand de La Penne


Existe una extraña posdata a esta historia. Morgan la refiere:
-No volví a ver a De la Penne nuevamente sino hasta que fue repatriado de un campo de prisioneros de guerra en la India en 1944, cuando yo era comandante almirante de Taranto y el Adriático. Después de esto, me iba a visitar con bastante frecuencia y no sólo me dio su versión del ataque sobre el HMS Valiant sino que me explicó muchos otros asuntos sobre los cuales tenía dudas. También me fue sumamente útil al mantenerme enterado de valiosas informaciones sobre las actitudes y reacciones de los oficiales navales italianos, especialmente los jóvenes, con relación a ciertos eventos que tenían lugar en Italia por aquella época.

"Por su valeroso comportamiento en el ataque sobre La Speizia hice todo lo posible por obtener para él una condecoración británica. Sin embargo, como todavía nos encontrábamos en guerra con la nación italiana, no se concedían condecoraciones a los oficiales navales italianos.
"En marzo de 1945, el Príncipe de la Corona de Itaha llegó a Taranto para inspeccionar los barcos italianos y las instalaciones. El segundo día de su estancia almorcé con él y lo acompañe durante sus inspecciones, las que incluían una visita a las barracas de San Vito, en donde iba a tener lugar una distribución de medallas. El primer oficial iba a ser condecorado con la Medalla de Oro.

"Una vez leída la comunicación a las tropas en formación de desfile, el teniente De la Penne se adelantó a la plataforma. Mientras lo hacía, el Príncipe de la Corona se volvió y me dijo: "vamos Morgan, este momento le pertenece".

"Así fue como tuve el placer y el honor de condecorar a De la Penne con la más elevada recompensa que concedía su nación por el muy valeroso ataque que hizo sobre mi barco tres años y tres meses antes. Parecía justo que yo lo hiciera así: el valor, después de todo, no tiene nacionalidad"

Espero que este artículo lo haya disfrutado, lo tomé de una publicación de la Armada Nacional de Colombia, llamada Pañol de la Historia. Y a su vez fue extraído y resumido del libro "War histories" de B. J. Hurren.

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

La 10ª Flotilla MAS ataca Gibraltar

Mensajepor homer5275 » Sab Mar 20, 2010 7:21 pm

Hola a todos

Mientras los aviones de la Regia Aeronautica desarrollaban su particular campaña de bombardeo contra Gibraltar, la Regia Marina italiana decidió colocar en escena sus medios de asalto, representados por los buceadores de combate y los torpedos de marcha lenta pertenecientes a la 10ª Flotilla MAS.

La primera incursión contra Gibraltar fue planeada para el 24 de septiembre de 1940. El submarino “Scire”, especialmente modificado para colaborar en las misiones realizadas por la flotilla, abandonaba la base naval de La Spezia con la orden de trasladar hasta las proximidades del enclave británico tres torpedos tripulados o Maiali con sus respectivas tripulaciones. Desgraciadamente para los componentes del equipo italiano, la incursión tuvo que ser anulada al saberse que los buques de la armada inglesa habían levado anclas poco antes de producirse la llegada del submarino a la zona de operaciones.

Imagen
http://www.sommergibili.com/scire.htm

Los contenedores cilíndricos del “Scire”, al mando del Capitano di Corvetta Junio Valerio Borghese, transportaron nuevamente en su interior tres Maiali destinados a sir botados frente a Algeciras el 30 de octubre de 1940. Como sucedió en la anterior, a través de la misión codificada BG 2 tampoco se obtuvo ningún resultado positivo. En esta ocasión los Maiali hicieron honor a su nombre (cerdos), planteando a las tripulaciones un sinfín de problemas técnicos.

El Capitán Tesei desprendió la cabeza de guerra de su torpedo y abrió las válvulas con el propósito de provocar su hundimiento. En lugar de ello, el ingenio decidiría por su cuenta enfilar hacia la costa española para terminar embarrancado en la playa de La Línea. Posteriormente, Tesei y su segundo en la acción, el Sergente Pedretti, no tuvieron dificultades para regresar a Italia desde el territorio español.

En mayo de 1941, las aguas de Gibraltar albergaban la presencia del portaaviones Ark Royal y los cruceros Renown y Sheffield, tres objetivos susceptibles de ser atacados por el personal de la 10ª Flotilla MAS. El 23 de mayo, el “Scire” parte de La Spezia con tres Maiali a bordo. Sin embargo, las tripulaciones no permanecían a bordo. En Cádiz esperaban la llegada del submarino embarcados en el petrolero Fulgor, internado en España desde el comienzo de la guerra. Poco antes de iniciar la misión fueron trasladados en secreto al “Scire”.

Imagen
http://en.wikipedia.org/wiki/Human_torpedo

Sin embargo, mientras se encontraban realizando la incursión descubrieron que toda la operación había sido organizada en balde, cuando comprobaron que los tres buques de guerra habían partido con rumbo al Atlántico para participar en la caza del Bismarck. Pese a ello trataron de dirigir su ataque contra un mercante, aunque sin éxito, debido a la recurrente aparición de problemas mecánicos. Tras el fracasado intento, las tripulaciones regresaron a Italia vía España.

En la cuarta misión, programada para la noche del 19 al 20 de septiembre de 1941, los integrantes de la 10ª Flotilla lograron apuntarse varios éxitos. Siguiendo el mismo modus operandi que la anterior, las tripulaciones de tres Maiali echaron a pique, con sus cargas de guerra, los buques cisterna Fiona Shell y Denbydale, más la motonave armada Durham.

En julio de 1942, la 10ª Flotilla MAS introduce un nuevo protagonista en el escenario de Gibraltar: los buceadores de combate encuadrados en el denominado “Gruppo Gamma”. La infraestructura puesta a su disposición contemplaba varias opciones. Aparte del petrolero Fulgor, en Algeciras también podían contar con el Olterra, un buque cisterna especialmente habilitado para servir de base lanzadera a los ataques realizados por buceadores y Maiali. A éstos se unían los emplazamientos secretos en tierra representados por las casa Villa Carmela y Buen Retiro, ubicados en las cercanías de la Línea y Algeciras respectivamente.

Imagen
http://www.transparent.com/italian/man-rides-pig-underwater-%E2%80%93-part-2/

La noche del 13 al 14 de julio de 1942, 12 buceadores abandonaron Villa Carmela con dirección a la zona de playa. Después de alcanzar a nado la rada de Gibraltar, se apresuraron a colocar su provisión de cargas explosivas en los cascos de los mercantes Baron Douglas, Empire Snipe, Meta y Shuma, logrando provocar su hundimiento.

Idéntico procedimiento utilizaron tres buceadores del Gamma durante la acción acometida el 15 de septiembre de 1942, que dio como resultado la destrucción del buque mercante Ravens Point.

El 7 de diciembre de 1942, la misión BG 5 terminó de forma dramática para las tripulaciones de los tres Maiali enviados para atacar el acorazado Nelson y los portaaviones Formidable y Furious. Los torpedos partieron del Olterra sin ningún contratiempo. No obstante, su presencia no tardó en ser detectada por los buques británicos. Las cargas de profundidad lanzadas por uno de los patrulleros provocaron la muerte de los tripulantes Visintini, Magno y Leone. Otro de los torpedos terminó inutilizado, y con sus dos ocupantes capturados. Tan solo un Maiali lograría regresar al abrigo del petrolero anclado en Algeciras.

Imagen
Imagen
http://www.transparent.com/italian/man-rides-pig-underwater-%E2%80%93-part-2/

Siempre desde el Olterra, las misiones BG 6 y BG 7, preparadas para las noches del 7 al 8 de mayo y del 3 al 4 de agosto de 1943, fueron realmente fructíferas. En la primera, las tripulaciones de los Maiali hundieron un mercante tipo Liberty, el Pat Harrison, y los mercantes Camareta y Mashud. En el segundo, sus victimas fueron el cisterna Thorshovdi, el mercante Stanbridge y otro Liberty, el Harrison Gray Otis.

En total se llevaron a cabo 7 operaciones con muy diverso resultado. Se consiguió el hundimiento de 11 buques en el puerto de Gibraltar.

http://www.transparent.com/italian/man- ... 93-part-2/
http://www.sommergibili.com/scire.htm
Colección el Mundo: Capitulo 20 pag 118-119

Un saludo

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Mar Oct 05, 2010 7:51 pm

La X° Flottiglia MAS

La X° Flottiglia MAS, también conocida como Decima MAS, X° MAS, 10° Flottiglia MAS, o “la Decima”, fue una unidad especial de la Regia Marina Italiana, cuyo nombre esta legado a numerosas empresas de guerra de asalto, redadas, etc.
Las misiones de la unidad, sobretodo en su fase inicial, no fueron coronadas por el suceso, y comportaron muchas perdidas entre la tripulacion, como en el caso del ataque a Malta. Con el mejoramiento de los medios, se lograron sorprendentes sucesos como el de la Bahía de Suda (25-26 Marzo 1941) o el de Alejandría del 19 de Diciembre de 1941, que privó a la Royan Navy de sus barcos de batalla en el Mediterráneo.

Imagen
http://fascismo22.altervista.org/Decima%20Mas%20(1).bmp

Con el armisticio del 8 de Septiembre de 1943, la unidad quedó bloqueada en La Spezia, donde con el mismo nombre se organizó un cuerpo franco, que mas tarde entró en la Marina Nazionale Repubblicana. Los elementos que quedaron en el Sur, junto con numerosos prisioneros liberados de los campos de prisioneros aliados, reorganizaron la unidad con el nuevo nombre de “Mariassalto”: tal unidad de la Regia Marina, comandada por el Capitán de Fragata Ernesto Forza e con base a Tarento, continuó las actividades bélicas bajo las órdenes de los Aliados.
En el 1954 el grupo fue reconstituido con el nombre de Comsubin (Comando Subacqueo Incursori.)

Imagen
http://t3.gstatic.com/images?q=tbn:wtWXWltG3CvT4M:http://picnica.ciao.com/it/1293712.jpg&t=1

Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS" onclick="window.open(this.href);return false;
Última edición por cumasch el Mar Ene 22, 2013 11:25 pm, editado 3 veces en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Mar Oct 05, 2010 9:21 pm

El nacimiento: la primera guerra mundial

Las primeras unidades operativas se encuentran en la fase inicial de la primera guerra mundial, cuando el astillero veneciano SVAN (Società Veneziana Automobili Navali) concedió a la Regia Marina sus primeros medios, denominados MAS (Motobarca Armata SVAN). Las dos primeras unidades, MAS 1 y MAS 2 fueron completadas en Junio de 1915.

Dos MAS en entrenamiento (1918)
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/it/8/8f/MAS_esercitazione.jpg

La Regia Marina se había interesado a las lanchas torpederas a partir de 1906, cuando comenzó la creación de un proyecto para una “lancha torpedera impulsada por un motor de combustión”, como era definido en esa época, capaz de alcanzar una velocidad máxima de 20 nudos y con una longitud de 15 metros. Tal proyecto quedó en papel hasta el 1914. El inicio de la guerra dio un nuevo impulso, y a finales de 1914 la Regia Marina tomaba contactos con algunas empresas americanas, teniendo en cuenta contemporáneamente dos proyectos italianos, el de Maccia Marchini y el de la SVAN, que mas tarde se convirtieron en modelos de serie ordenados por primera vez el 16 de Abril de 1915.

Otro de los MAS
Imagen
http://www.baglietto.com/images/storia/4.jpg

Estos modelos fueron a continuación producidos por otros astilleros como Isotta Fraschini y la FIAT. El acrónimo MAS pasó a significar Motobarca Armata Silurante, y mas tarde Motobarca se transformó en Motoscafo (lancha a motor). El verdadero merito a la prosecución de las misiones de los MAS y de su desarrollo del punto de vista técnico debe ser atribuido al Jefe de Estado Mayor de la Marina Paolo Emilio Thaon di Revel, que detectó enseguida el potencial ofensivo de los MAS. Al momento del armisticio de Villa Giusti, las industrias italianas habían dado a la luz 419 MAS, de los cuales 244 entraron en servicio antes del Octubre de 1918.

El Jefe de Estado Mayor de la Marina Paolo Emilio Thaon di Revel
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/it/c/c1/Paolo_Emilio_Thaon_di_Revel.gif

Se trataba de lanchas que derivaban de las embarcaciones turísticas, a las cuales se les agregaban aparatos para el lanzamiento de torpedos; naves de este tipo debían servir a multiplicar la potencialidad ofensiva naval. No se invertía, como se había echo hasta entonces, en pocas naves de guerra potentes, si no que se realizaban muchas pequeñas, ágiles, económicas embarcaciones, cuya función era la de atacar las naves enemigas como rapidísimos “lanza torpedos”, utilizando el efecto sorpresa. El concepto se demostró eficaz, y estos medios dieron numerosos sucesos bajo el comando de Raffaele Rossetti y Raffaele Paolucci, entre las cuales la empresa de Pola.

Raffaele Rossetti
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/47/RaffaeleRossetti.jpg

Raffaele Paolucci
Imagen
http://www.anaim.it/IMAGES/Paolucci.gif

Además de los MAS, de los cuales llegó mas tarde el nombre del departamento, los años de la primera guerra mundial vieron el uso de otros medio mas cercanos a los efectivamente empleados en la segunda guerra mundial.

Entre las incursiones mas sorprendentes, se recuerdan las misiones de Luigi Rizzo, que en Diciembre de 1917 hundió en Trieste el acorazado austriaco Wien y en Junio de 1918 cerca de Premuda atacó y hundió el acorazado Santo Stefano. Fueron los dos sucesos mas importantes de la Regia Marina en la Primera Guerra Mundial.

Una parte de la proa del acorazado Wien, recuperada despues de la PGM
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/e0/Museonavale3.JPG/220px-Museonavale3.JPG


Fuente:
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
Última edición por cumasch el Jue Dic 09, 2010 9:49 pm, editado 2 veces en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Mié Oct 13, 2010 9:49 pm

El forzamiento del Canal de Fasana

Debido a la continua inactividad de la flota austro-hungara en el Mar Adriático, el Jefe de Estado Mayor Thaon di Revel continuó a pensar de destruir a las naves enemigas directamente en los puertos. Una vez comunicada su intención a los inferiores, el Capitán de buque Morano Pignatti en el verano de 1916 dio una propuesta para hundir con torpedos una nave enemiga que había sido individuada varias veces por los aviones de reconocimiento en el Canal de Fasana, no lejos de Pola: un torpedero tenia que remolcar a un MAS y desde Venecia se habría acercado al objetivo ayudando a remover los obstáculos que impedían el acceso al canal; una vez hecho esto, el MAS tenia que entrar en el espacio creado para hundir a la nave enemiga, y después debía regresar a la “nave-madre” que, con la protección de un destructor, se habría dirigido rápidamente hacia la ciudad de partida.

Mapa con la ubicacion del Canal de Fasana
Imagen
http://www.trentoincina.it/images/020701.jpg

La idea fue aprobada por Than di Revel y enseguida se iniciaron los preparativos para la misión. El MAS 20 fue equipado con nuevos y mas silenciosos motores eléctricos, mientras que en la torpedero fue instalado un mecanismo que gracias a dos grandes pesos cerca de la proa, era capaz de bajar las redes de obstrucción puestas en el ingreso del canal. En la noche entre el 1 y el 2 de Noviembre, el destructor Zeffiro, el torpedero y el MAS 20 (comandados respectivamente por Costanzo Ciano, Domenico Cavagnari e Ildebrando Goiran) estaban preparados para zarpar, comandados por Pignatti, que había tomado posición en el Zeffiro.

Costanzo Ciano
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/it/e/e9/Costanzo_ciano.jpg

Domenico Cavagnari
Imagen
http://bp3.blogger.com/_QbsEkeU-AUY/RkS_ucmUShI/AAAAAAAAAH0/JHJUn2pWnNk/s200/Teseo_Tesei.jpg

Ildebrando Goiran
Imagen
http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:Qq5cuwWWNvUsdM:http://www.marina.difesa.it/storia/movm/images/movm411.jpg


Una vez llegados al punto preestablecido, el Comandante Cavagnari maniobró hábilmente su nave, logrando bajar en poco tiempo los obstáculos (formados por cadenas y cables de acero); inmediatamente la lancha superó el espacio, donde el marinero Michelangelo De Angelis, equipado con una linterna, con la cual debía señalar al MAS donde dirigirse para encontrar fácilmente la salida. Goiran navegó sin problemas por el canal en busca de un objetivo valido, hasta que alrededor de las 3 vio la silueta del vapor Hars (7.400 t): Cavagnari lanzó primero un torpedo y después, ya que no escuchó ninguna explosión, lanzó un segundo torpedo, pero este tampoco alcanzó al objetivo a causa de las dobles redes protectivas puestas por los austriacos para proteger la nave. Sin poder hacer otra cosa y habiendo terminado las municiones, el MAS dio media vuelta y regresó al Zeffiro poco tiempo después.


A pesar de que Pola era la única base grande en el Adriático y centro del Comando Marina, la flota austro-hungara no abandonó sus pociones ni siquiera para intentar una acción de venganza. Después de un año de la entrada en la guerra, la Marina Italiana había logrado paralizar la contraparte enemiga, forzada al ancla en sus puertos, por el temor de perder sus propias naves.



Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
Última edición por cumasch el Sab Feb 18, 2012 11:48 pm, editado 3 veces en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Mar Oct 19, 2010 7:44 pm

El hundimiento del acorazado Wien

En el Agosto de 1917 la marina austro-húngara desplazó dos acorazados, la Wien y la Budapest, en el puerto de Trieste para apoyar desde la costa, si era necesario, el Ejercito Real Imperial en su avance en territorio italiano. La Marina Italiana, que tenia algunos cañones de 381mm/40 AVS en Grado, y el Ejercito Real, que en ese entonces comandaba también la aviación militar, habrían podido atacar a las dos naves de batalla enemigas, pero el miedo de dañar Trieste obligó a buscar otra solución, que se concretó con usar dos MAS para realizar esa tarea delicada.

Acorazado Wien
Imagen
http://www.webalice.it/cherini/KuK/Album/1897%20-%20corazzata%20costiera%20%27Wien%27.jpg

El éxito de la batalla de Caporetto retrasó las operaciones italianas de algunos meses, pero después de la mitad de Noviembre de 1917 Morano Pignatti, el mismo creador del forzamiento del Canal de Fasana, realizó un plan que preveía el utilizo de dos torpederas y dos MAS, el numero 9 y el numero 13.

Imagen del MAS 13
Imagen
http://1.bp.blogspot.com/_cdcVE1Ob9po/SZmF03pm21I/AAAAAAAAAi0/28wK4L5Lj3g/s400/luigi+rizzo+3.jpg

El 9 de Diciembre el grupo de barcos italianos zarpó de Venecia a las 17:00, llegando alrededor de las 22:45 al punto establecido para la liberación de los MAS. El MAS 9, manejado por Luigi Rizzo, y el 13, guiado por el Suboficial Andrea Ferrarini, navegaron silenciosamente hasta los obstáculos que impedían el acceso al puerto, cortaron los hilos metálicos, y entraron en el valle de Muggia, en busca de los acorazados. Una vez individuados, los dos comandantes se dividieron y a las 2:32 fueron lanzados los torpedos, seguidos poco tiempo después por cuatro explosiones: dos provenían del Wien, y dos da un muelle cercano al Budapest, que no alcanzaron el objetivo. Sin perder tiempo las dos lanchas se dirigieron hacia la salida, donde encontraron los torpederos que los condujeron de nuevo a Venecia.

El MAS 9 despues del hundimiento del acorazado Wien
Imagen
http://www.flipnews.org/italia/underground_3/blog/images/storiesluigi%20rizzo.jpg

La Wien ahora se encontraba a 15 metros de profundidad bajo el nivel del mar, pero esta vez, al contrario del ataque al Canal de Fasana, la marina austro-húngara realizó una acción de fuerza, bombardeando dos veces Cortellazzo, sin realizar ulteriores maniobras.

Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
Última edición por cumasch el Jue Dic 09, 2010 9:56 pm, editado 1 vez en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Jue Oct 28, 2010 10:33 pm

El Engaño de Bakar

La acción conocida como el engaño de Bakar se llevó a cabo la noche entre el 10 y el 11 de Febrero de 1918 en la Bahía de Bakar (Croacia) en el último año de la primera guerra mundial. A pesar de que no produjo resultados materialmente importantes, en el 1918 tal acción tuvo el efecto de aumentar el moral italiano, sobretodo después de la derrota de Caporetto de algunos meses antes.

Los hombres y los medios

Bajo el comando del Capitán de Fragata Costanzo Ciano, treinta hombres estaban a bordo de las 3 Lanchas Anti Submarinos (Motoscafi Anti Sommergibile, definición dada más tarde a las embarcaciones) MAS 95, 96 Y 94. Cada MAS fue remolcado por un torpedero y la flotilla estaba protegida por otras unidades: un submarino, algunos cazas y un explorador. A bordo del MAS 96, comandado por el Teniente Luigi Rizzo, protagonista pocos meses antes de la acción en Premuda, estaba también Gabriele d’Annunzio (famoso poeta italiano).

Gabriele D'Annunzio
Imagen
http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:0Dw0veoNjkCBzM:http://www.isoladellapoesia.com/images/d_annunzio.jpg&t=1

El MAS de la primera guerra mundial derivaba del concepto existente durante ese periodo de la guerra submarina. Los sumergibles eran empleados sobretodo en posiciones fijas o pocos móviles, con funciones de emboscadas a los medios navales. Solo en la Segunda Guerra Mundial los alemanes desarrollaron las técnicas de ataque de los submarinos, agrupando los submarinos en formaciones.

En este mapa se "puede ver" el recorrido hecho por los MAS
Imagen
http://www.istituti.vivoscuola.it/marconi/dannunzio/FOTO/FOTO085.JPG

Para la caza a los submarinos, durante la Primera Guerra Mundial, fueron realizados y empleados medios veloces, ágiles, de pequeñas dimensiones y fuertemente armados. La industria militar italiana desarrolló lanchas dotadas con torpedos o cañones, siempre armados con ametralladoras y bombas de profundidad, en grado de identificar rápidamente los submarinos y atacarlos. Estos medios fueron empleados también durante la segunda guerra mundial, temidos e imitados por las otras naciones beligerantes. Los MAS de la serie 9 estaban dotados con dos potentes motores Isotta Fraschini.

La acción

Después de 14 horas de navegación, a las 22:00 del 10 de Febrero, los tres MAS iniciaron el viaje desde la isla de Cres hasta la bahía de Bakar, donde, según las informaciones recogidas por el Servicio de Información del Ejercito Italiano, se encontraban unidades austriacas mercantiles y militares.

Los MAS lograron penetrar por mas de 80 kilómetros en las defensas costeras enemigas, y pasando por el estrecho de Farasina sin que los vigilantes de Porto Re los vieran, llegaron a la bahía de Bakar, donde lanzaron seis torpedos contra algunas naves adversarias. Cinco siluros no explotaron, enredándose en las redes de protección de los vapores, mientras uno, explotando, dio la alarma. Las unidades italianas lograron escapar, entre la incredulidad de los vigilantes austriacos que no podían creer que unidades de superficie italianas lograran entrar hasta el puerto, y entonces no reaccionaron con las armas, pensando que las unidades en transito fueran austriacas.

D'Annunzio al regreso de la accion
Imagen
http://www.gabrieledannunzio.net/fotogalgra/buccari.jpg

Los resultados de la acción

Desde un punto de vista táctico-operativo, la acción hizo emerger la total falta de coordinamiento en el sistema de vigilancia costero austriaco y las numerosas lagunas defensivas presentes, que hicieron posible esta audaz acción de los militares italianos.

La acción de Bakar tuvo una gran resonancia, en una fase de la guerra en la cual los aspectos psicológicos estaban teniendo una importancia increíble. A tal episodio fue dado un particular énfasis por Gabriele d’Annunzio, que contribuyó significativamente a la difusión de la noticia de tal acción, además de dejar en el mar adelante de la costa enemiga tres botellas con el tricolor italiano, que contenían el siguiente mensaje satírico:

“En medio a la cautísima Flota Austriaca vinieron a sangre y fuego a agitar la prudencia en su mas cómodo refugio los marineros italianos, que se ríen de todo tipo de redes y barreras, preparados siempre a realizar lo impensable. Y un buen compañero, bien conocido – el enemigo capital, el enemigo de los enemigos, el de Pola y Kotor – vino con ellos a burlarse de la recompensa”

El mensaje escrito por D'Annunzio
Imagen
http://www.amv-lilliput.org/modelli/Docum/beffa%20buccari/Dasin.jpg

Para Italia, que se estaba reorganizando después del desastre de Caporetto, el eco de la lograda acción fue considerable, y sirvió para subir el moral de los soldados y de la población. De la aventura de la Bahía de Bakar hay un libro del 1918 del titulo: La Beffa di Buccari - con aggiunti La Canzone del Quarnaro, Il catalogo dei Trenta di Buccari, Il Cartello Manoscritto e Due Carte Marine.

Fuentes:
http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:0Dw0 ... io.jpg&t=1
http://www.istituti.vivoscuola.it/marco ... OTO085.JPG
http://www.gabrieledannunzio.net/fotogalgra/buccari.jpg
http://it.wikipedia.org/wiki/Beffa_di_Buccari
Última edición por cumasch el Mié Feb 22, 2012 10:31 pm, editado 2 veces en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Jue Oct 28, 2010 10:53 pm

Tripulacion de los MAS partecipantes al Engaño de Bakar


Primer Tripulacion

Capitan de Fragata COSTANZO CIANO de Livorno.

Capitan LUIGI RIZZO de Milazzo.

ANGELO PROCACCINI de Mestre.

Jefe de siluros GIUSEPPE VOLPI de Viareggio.

BENEDETTO BELTRAMIN de Donada.

GIUSEPPE CORTI de Ponza.

EDMONDO TURCI de S. Arcangelo di Romagna.

MENOTTI FERRI de Massa Fiscaglia.

ACHILLE MARTINELLI de Montalcino.

GABRIELE D’ANNUNZIO de Pescara d’Abruzzi.




Segunda Tripulacion

Teniente PROFETA ODOARDO DE SANTIS de Chiusi.

GINO MONTIPÒ de Sassuolo.

ARTURO MARTINI de Napoli.

SALVATORE GENITIVO de Favignana.

RAFFAELE ESPOSITO de Conca Marini.

GALLIANO FURLANI de Fano.

ONIGLIO CALZOLARI de Pitelli.

ANTONINO MACALUSO de Palermo.

VIRGILIO GADDONI de Massa Lombarda.

VINCENZO GAGGERI de Casale Monferrato.




Tercer Tripulacion

Subteniente C. R. E. ANDREA FERRARINI de Mantova.

VINCENZO LAZZARINI de Viareggio.

EMILIO DAVIDE de Finalmarina.

PAOLO PAPA de Trapani.

CESARE DAGNINO de Sestri Ponente.

DOMENICO PICCIRILLO de Vietri sul Mare.

UMBERTO BIANCAMANO de Gallipoli.

ANGELO RITTORE de S. Bartolomeo del Cervo.

SAVERIO BADIALI de Spezia.

MARIO ALLEGRETTI de Terni.


Fuente: http://msdfli.wordpress.com/2009/12/26/ ... i-buccari/
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Jue Nov 04, 2010 10:50 pm

Operación en Pola

La guerra vio también el utilizo de los nuevos barcos saltadores, o mejor de uno de ellos, apodado Grillo.
El barco saltador (barchino saltatore) o tank marino, era una clase de cuatro medios de asalto realizados por la Regia Marina en el 1917, con el objetivo de violar el puerto de Pola. Las unidades, bautizadas con el nombre de insectos saltadores (Grillo, Saltamontes, Pulga y Langosta) estaban armadas con una copia de torpedos de 450mm y presentaban una característica distintiva: a los lados de las embarcaciones había cadenas con poleas; las cadenas, accionadas por motores eléctricos, podían ser utilizadas para superar las redes antitorpedos de los puertos. De esta característica deriva el nombre de tank.

El barco saltador Grillo
Imagen
http://digilander.libero.it/fiammecremisi/fotobis/mas2grillo.jpg

El objetivo designado era la defensa de la base de la kaiserliche und königliche Kriegsmarine (Marina Real Imperial de Guerra), o sea la base de Pola. El 9 de Marzo de 1918 se tentó una salida con cuatro barcos, cuatro torpederas y numerosas unidades de escolta, pero la formación resultó demasiado vistosa y otro análogo tentativo con dos barcos menos no tuvo éxito porque llegó tarde a la destinación, la misma suerte de otra expedición el 13 de Abril de 1918. El 13 de Mayo de 1918 dos torpederas, los MAS 95 y 96 (comandados por Costanzo Ciano y Andrea Berardinelli) y el Grillo (comandado por Mario Pellegrini), acompañados por 5 cazatorpederos, lograron acercarse velozmente al punto donde el barco saltador habría podido entrar en el agua.

Otra foto del barco saltador Grillo
Imagen
http://www.associazionedecimaflottigliamas.it/xmas/media/immagini/gallery/prima%20guerra%20img/grillo_mini.jpg

Rápidamente Pellegrini navegó con su insólito medio hasta la primera línea de obstáculos, logrando superarlos con las cadenas, pero fue enseguida iluminado por un faro enemigo. Poco después los italianos fueron alcanzados por disparos que sin embargo no les impidieron de superar la cuarta línea de obstáculos. En ese momento el comandante vio acercarse una embarcación: el tiempo necesario a superar la última línea de obstáculos no bastaba, y la embarcación enemiga lograría seguramente capturar a los italianos y al barco saltador; así se decidió de hundir a Grillo, pero antes la tripulación intentó disparar dos torpedos, con la esperanza de hacer saltar algo. La acción no se realizó porque Giuseppe Corrias y el mismo Pellegrini se olvidaron de sacar el seguro de los torpedos. Antes de que la tripulación lograra realizar otras acciones, una bala de cañón alcanzó la embarcación, hundiéndola y lanzando su tripulación al mar.
Los 3 miembros del equipaje (el otro era Antonio Milani) fueron hechos prisioneros y conducidos a la base naval donde fueron medicados. Terminada la guerra todos regresaron a Italia.


Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/Barchino_saltatore
http://it.wikipedia.org/wiki/K.u.k._Kriegsmarine
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
Última edición por cumasch el Jue Dic 09, 2010 9:59 pm, editado 1 vez en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Mié Nov 10, 2010 10:47 pm

Misión de Premuda

La misión de Premuda fue una acción naval efectuada el 10 de Junio de 1918.

Historia

Durante una misión de patrulla en el alto Adriático, los MAS 15 y 21, comandados por el Capitán de Corbeta Luigi Rizzo y por el Guardia de Marina Giuseppe Aonzo, se encontraron con una fuerza naval austriaca formada por los acorazados Szent István y Tegetthoff, escoltados por algunos destructores.

La Szent István
Imagen
http://www.viribusunitis.ca/Jalbum/Szent%20Istvan/3D%20Model%20Renders/slides/Szent-Istvan-C4D-Render-5.jpg

A pesar de las superiores fuerzas enemigas, los MAS se lanzaron al centro de la formación austriaca, apuntando hacia los dos mayores objetivos, o sea los acorazados Szent István y Tegetthoff. Los dos torpedos del MAS 21 alcanzaron la Tegetthoff pero no explotaron, mientras que los dos torpedos del MAS 15 alcanzaron la Szent István, que se hundió.

Por tal acción el Comandante Rizzo y el Guardia de Marina Aonzo recibieron la medalla de oro al valor militar.

Un dibujo de la accion de Premuda
Imagen
http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:psQp98XX7UWmoM:http://www.marina.difesa.it/diario/2007/10giugno/images/rizzo.jpg&t=1

A continuación presento dos textos en los cuales el mismo Comandante Rizzo describe la acción:

« Podían ser las tres: era todavía de noche, pero no estaba completamente oscuro. Estábamos en el mar, y girábamos esperando de encontrar algo, pero inútilmente…
A cámara lenta, el tiempo no pasaba más, y para hacer venir la madrugada más velozmente, de tanto en tanto me ponía al mando del timón. No nos quedaba nada más que hacer que volver al punto A donde habíamos dejado las 2 torpederas. Así decido: entregó el timón a Gori e le indico la ruta hacia el punto A. Agarro un salvavidas como almohada y me acuesto en la cubierta, mirando las estrellas. La noche esta cubierta de rocío, y yo estoy medio dormido mirando las estrellas que corren de un lado al otro de la embarcación…Cuando de repente, a estribor, al norte, lejos en el horizonte, nubes de humo! Que vienen desde Pola? Entonces no pueden ser unidades neutras: en cualquier caso es imposible que sean nuestras torpederas, porque tienen que encontrarse al Oeste. Y encima son muy cautelosas, y no hacen humo. Entonces son enemigos. Enseguida me viene la duda que desde el mirador de Gruica hayan podido ver los MAS: habrán dado la alarma a Lussin, y enviaron destructores para darnos la caza. Llamo a Gori y le muestro el humo que se hace siempre mas visible, que se acerca. Nosotros estamos navegando hacia el mar y probablemente los que vienen en nuestra búsqueda todavía no nos vieron…pero yo estoy impaciente por saber de que se trata. Por eso punto a estribor y me dirijo hacia el humo. Estamos preparados para todo: en fin de cuentas si probáramos a escapar, sin poder lograr una velocidad superior a 20 millas, una vez avistados seriamos perseguidos, bombardeados, hundidos…mejor tomar ventaja de la luz todavía incierta y si es posible atacar…seguido por el MAS 21 nos dirigimos hacia el humo…
A lo lejos veo los perfiles de grandes naves, tal vez un convoy? Pero esos son acorazados y alrededor torpederas! Atención Gori! Advertir al MAS 21 que tenemos una división naval a proa, sin duda enemiga…el corazón me late fuerte: hay que hacer una buena caza esta mañana…»



« Acercándome al enemigo me doy cuenta de la exactitud de mi hipótesis, ya que se trataba de dos grandes naves escoltadas por 8 o 10 cazatorpederos que las protegían a proa, popa y a los lados. Decidí efectuar el lanzamiento de los torpedos a la minima distancia posible, y por este motivo me lanzo al ataque pasando por los dos cazas que flanqueaban la primera nave a una distancia de no mas de 300 metros. Los dos torpedos alcanzan la nave, el primero entre la primera y la segunda chimenea, y el otro entre la ultima chimenea y la popa, alzando por el aire dos grandes nubes de agua y humo negro. Los torpedos, estando preparados para el ataque contra torpederas, estaban regulados a 1,5 metros. La nave no efectuó ninguna maniobra para evitar los torpedos.»


Una imagen de la Szent István hundiendose
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/46/Affondamento_Santo_Stefano.jpg/800px-Affondamento_Santo_Stefano.jpg

El aniversario de la misión fue elegido en el 1939, como fecha de la Festa della Marina Militare.

Una imagen de la Szent István
Imagen
http://battleshiplist.com/battleships/austria-hungary/szent_istvan/images/szent_istvan_001.jpg

El 10 de Mayo de 2010, Giovanni Donato, hijo de Donato Letterio, embarcado con el Comandante Rizzo en el MAS 15, relató los hechos como le fueron contados por el padre:

« Eran alrededor de las 6 de la mañana del 10 de Junio de 1918, era apenas el amanecer, y nos detuvimos para hablar con un pescador local, sobre las corrientes marinas que en ese momento interesaban nuestra zona, cuando girando hacia el horizonte, vi a la derecha, en dirección de Premuda, un delgado humo. Enseguida advertí al Comandante Rizzo, quien mirando con un binóculo en es dirección, confirmó mi visión y dio el orden de dirigirse hacia tal dirección para identificar a las naves. Acercándonos, el Comandante Rizzo lo identificó como un grupo de naves enemigas y nos dio la orden de prepararnos a atacar. Nuestro MAS se acercó a la nave mas grande, el acorazado “Szent István”, hasta el punto que podíamos ver a algunos marineros que se estaban lavando en la cubierta. Mientras tanto a bordo del MAS había sucedido algo inesperado, el encargado de los torpedos se sintió mal, y entonces el Comandante Rizzo me preguntó si quería lanzar yo los torpedos, y respondí que si. A la orden del Comandante Rizzi accioné las dos manijas que controlaban el lanzamiento de los torpedos, los cuales alcanzaron el acorazado Santo Stefano. Después de eso iniciamos la acción de retirada, pero fuimos perseguidos por un caza, el cual nos disparó, pero buscó en vano de alcanzarnos y de capturarnos vivos, probablemente para interrogarnos y saber que tipos de armas especiales teníamos a bordo, pero el Comandante Rizzo, una vez mas, me dijo de agarrar y lanzar al mar una bomba de profundidad que teníamos a bordo, cosa que hice, y después de poco sentimos su explosión en uno de los costados del caza enemigo que fue dañado, y entonces renunció a perseguirnos. El Comandante Rizzo hizo proseguir al MAS a zigzag para evitar ser alcanzados por las armas enemigas. Cuando llegamos a Ancona, el Comandante Rizzo y toda la tripulación bajamos del MAS 15, ya sin municiones, y pedimos el permiso para subir a otro MAS anclado y armado para poder seguir con la batalla.»


Otro dibujo de el MAS en accion
Imagen
http://www.btgsanmarco.it/associazione/festamarina2008/premuda.jpg

Las dos tripulaciones
MAS 15: capitán Luigi Rizzo, Armando Gori, Giorgio Varchetta, Salvatore Annaloro, Giuseppe De Fano, Eraldo Bertucci, Letterio Donato, Francesco Bagnato, Emilio Manfredi.

MAS 21: guardia de marina Giuseppe Aonzo, Luigi Rossi, Querino Capuano, Bruno Santarelli, Lorenzo Feo, Giovanni Calipari, Ugo Tomat.

Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
http://it.wikipedia.org/wiki/Impresa_di_Premuda
Última edición por cumasch el Jue Dic 09, 2010 10:02 pm, editado 1 vez en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Jue Nov 18, 2010 12:11 am

Misión de Pola

La misión de Pola fue un atentado realizado el 1° de Noviembre de 1918 por dos oficiales de la Regia Marina Italiana, contra la flota austriaca anclada en el golfo de Pola. La acción llevó al hundimiento del acorazado Viribus Unitis.

Antecedentes y preparativos
Desde el inicio de la Primera Guerra Mundial, la base de Pola fue uno de los principales objetivos de la Marina Italiana, sobretodo cuando fue claro que la táctica de la Marina Austro-Húngara era de enfrentarse al enemigo con una flota de disuasión, siempre anclada en el puerto y sin emplear en mar abierto. Muchas veces durante el conflicto se había tentado, en vano, de forzar el puerto y hundir algunas unidades, justo donde las naves estaban, según los austriacos, en el lugar mas seguro.

La "Mignatta"
Imagen
http://www.webalice.it/cherini/navi/Mignatta%201918.jpg

La "Viribus Unitis"
Imagen
http://www.warshipmodels.com/~users/Vlad/SMS%20Viribus%20Unitis/model_files/Viribus-Unitis.jpg

La dificultad de esta misión venia sobretodo de la constante vigilancia del puerto y de los varios obstáculos que impedían acercarse a las unidades adversarias. El único modo para penetrar en el puerto de Pola era por medio de pequeñas unidades de asalto, y así, en Julio de 1918 el Ingeniero y Mayor de Genio Naval Raffaele Rossetti realizó un plan especial, basado en el utilizo de un particular medio proyectado y realizado por el mismo, llamado “mignatta”. La mignatta era un aparato pilotado motorizado y dotado de dos artefactos desmontables que se fijaban en la quilla de una nave por medio de un imán, y un prototipo ya había sido realizado en gran secreto en el arsenal de La Spezia, en Abril del mismo año.
El mismo Rossetti quiso ser empleado en la acción de Pola, y fue acompañado por el Teniente Medico Raffaele Paolucci, que ya hacia mucho tiempo había pedido el permiso para participar en una misión similar. La misión fue precedida por un largo y fatigoso entrenamiento, pero viendo llegar el fin del conflicto, los preparativos fueron acelerados, y la data de la acción fue fijada para el 31 de Octubre.

Los protagonistas: Raffaele Rossetti y Raffaele Paolucci
Imagen
http://www.istrianet.org/istria/navigation/sea/navy/viribus-unitis/images/viribus-armi_93.jpg

Mientras tanto, siendo evidente que el Imperio Austro-Húngaro había perdido la primera guerra mundial, el Emperador Carlo I había decidido ceder el acorazado Viribus Unitis –el buque insignia de la flota imperial- junto con el resto de la flota al nuevo Estado de los Eslovenos, Croatas y Serbios, esperando la adhesión del nuevo reino a la nueva federación de estados que el mismo promovía. Con este movimiento, Austria-Hungría habría evitado ceder las propias naves a las potencias de la Incesa, para cederlas a un estado que se había declarado neutral. El 31 de Octubre de 1918 el Almirante Horty, comandante en jefe de la Marina Austriaca, fue el encargado de entregar a los yugoslavos la entera flota de guerra anclada en Pola.

Acorazados Austriacos en Pola, 1918
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/15/Austro-Hungarian_Dreadnoughts_At_Pula.jpg/350px-Austro-Hungarian_Dreadnoughts_At_Pula.jpg

En la tarde del 31 de Octubre hubo una breve ceremonia con la cual las naves austriacas fueron formalmente cedidas al Estado de los Eslovenos, Croatas y Serbios, y la bandera imperial era bajada y sustituida por el tricolor rojo-blanco-azul. La misma tarde el Capitán Janko Vuković de Podkapelski, designado el día anterior por el Consejo Nacional de los Eslavos del Sur, tomó el comando de la ex flota austriaca.

El Capitan Janko Vuković de Podkapelski
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/45/Vukovic-pod.jpg/200px-Vukovic-pod.jpg

La acción
Estas circunstancias no eran conocidas por los marineros italianos, que la noche del 31 de Octubre habían ya dejado Venecia a bordo de dos MAS escoltados por dos torpederas. Llegando a las aguas istrias a poca distancia del puerto de Pola, las torpederas se retiraron y un MAS remolcó la mignatta hasta a unos centenares de metros de los rompeolas del puerto. A las 22:18 los dos oficiales italianos se dirigieron al puerto de Pola a bordo de la mignatta, mientras el MAS se alejó hacia el punto donde tenia que recogerlos después de la acción.

La "Viribus Unitis" anclada en Pola
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/3/39/Vu1912.JPG/300px-Vu1912.JPG

El acercamiento al objetivo fue complejo y arriesgado: Rossetti y Paolucci tuvieron que arrastrar la mignotta a motor apagado a través de los obstáculos (barrera exterior y tres líneas de redes) y evitar la intensa vigilancia austriaca. Pasados inobservados por los vigilantes del puerto, las naves de vigilancia y a un submarino del puerto, los dos italianos llegaron, alrededor de las 3:00, cera de las naves ancladas. Solamente a las 4:45 del 1 de Noviembre de 1918, después de mas de seis horas en el agua, los dos oficiales lograron posicionarse a pocas decenas de metros del casco de la Viribus Unitis. Rossetti se separó de la mignatta y se acercó a la quilla del acorazado con uno de los dos explosivos, mientras el compañero quedó esperándolo al timón de la embarcación que resultaba un poco ingobernable a causa de la corriente. A las 5:30 el explosivo de 200 kilos fue finalmente asegurado al casco del objetivo y programado para las 6:30, pero cuando Rossetti volvió a donde estaba Paolucci fueron iluminados por una luz de un proyector, y enseguida descubiertos. Antes de la captura, Paolucci logró activar la segunda carga de explosivos, mientras Rossetti hundió la mignatta, que sin control se encallò cerca del vapor Wien, anclado a poca distancia, haciendo hundir también a este.

Otra imagen de la "Mignatta"
Imagen
http://www.associazionedecimaflottigliamas.it/xmas/media/immagini/gallery/prima%20guerra%20img/mignatta.jpg

Los dos fueron portados a bordo de la Viribus Unitis, donde escucharon que durante la noche el alto comando austriaco había cedido la flota de Pola a los yugoslavos y que la nave no pertenecía a Austria. Solo a las 6:00 advirtieron al Capitán Vuković que el acorazado podía explotar en cualquier momento, y con gran rapidez este ordenó a todos de abandonar inmediatamente la nave, y de transferir a los prisioneros a bordo de la nave gemela Tegetthoff. Pero la explosión no ocurrió, y la tripulación hizo de a poco su regreso a bordo, sin dar crédito al advertimiento de los dos italianos, hasta que a las 6:44 la carga brilló de verdad, y el acorazado austriaco, inclinándose en un lado, comenzó a hundirse rápidamente. El resultado de la acción fue de mas de 300 victimas, entre los cuales estaba el Comandante Vuković, que fue golpeado mortalmente por la caída de un palo, mientras, nadando entre las olas, buscaba de ponerse a salvo. En su memoria fue dedicada una placa en Pola.

La Viribus Unitis hundiendose en las aguas de Pola
Imagen
http://www.istrianet.org/istria/navigation/sea/navy/viribus-unitis/images/viribus-unitis1-400.jpg

El armisticio de Villa Giusti, con el cual Austria-Hungría se rindió a Italia, fue firmado solo dos días después, el 3 de Noviembre de 1918, y dado a conocer el día siguiente. El 5 de Noviembre la Regia Marina ocupó el puerto de Pola, y gracias al desembarco italiano, Rossetti y Paolucci – que estaban todavía detenidos a bordo de una ex nave austriaca – fueron liberados. Por lograr tal misión, Rossetti obtuvo un premio de 650.000 liras, que donó a favor de la viuda y del hijo del Comandante Vuković, y mas tarde le fue otorgada la medalla de oro al valor militar, otorgada también a Paolucci.

Curiosidad
Las dos anclas de la Viribus Unitis están expuestas respectivamente en el ingreso del Museo histórico naval de Venecia y en el Ministerio de la Marina Militar Italiana en Roma.

Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/Impresa_di_Pola
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
Última edición por cumasch el Jue Dic 09, 2010 10:04 pm, editado 1 vez en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Mié Dic 01, 2010 8:17 pm

Misiones realizadas durante la Primera Guerra Mundial

Durazzo, 7 Junio 1916: - 2 MAS - Berardinelli, Pagano – hundimiento del buque Lokrum (1.000 t)

San Giovanni de Medua, 16 Junio 1916: - 2 MAS - Berardinelli, Pagano – Redada en el puerto, en el cual no había naves.

MAS tipo S.V.A.N. 1916
Imagen
http://www.webalice.it/cherini/navi/MAS%20SVAN%201916.jpg

Durazzo, 26 Junio 1916: 2 MAS - Berardinelli, Pagano - hundimiento del buque Sarajevo (1.100 t)

Canal de Fasana, 2 Noviembre 1916: MAS 20 - Goiran – son lanzados dos torpedos que no superan las redes de protección de la nave tomada como objetivo.

Trieste, Vallone di Muggia, 9-10 Diciembre 1917: MAS 9 e 13 - Luigi Rizzo, Andrea Ferrarini – hundido el acorazado Wien (5.600 t)

MAS tipo 15 - 1916
Imagen
http://www.webalice.it/cherini/navi/MAS%207%201916.jpg

El Engaño de Bakar, Febrero 1918: MAS 94, 95, 96 - Gabriele D'Annunzio, Costanzo Ciano, Luigi Rizzo – redada en el puerto

Durazzo, Junio 1918: 2 MAS - Pagano, Azzi - hundimiento del buque Bregenz (3.900 t)

Pola, 13-14 Mayo 1918: MAS 95 e 96, 1 barco saltador - Ciano, Berardinelli, Pellegrini – superadas cuatro de los cinco obstáculos, con perdida del barco saltador y de su equipaje.

MAS tipo Elco 1917
Imagen
http://www.webalice.it/cherini/navi/MAS%20Elco%201917.jpg

Misión de Premuda, 10 Junio 1918: MAS 15 e 21 - Luigi Rizzo, Giuseppe Aonzo (MAS 21), Armando Gori (MAS 15) - hundimiento del acorazado Szent István

Misión de Pola, 31 Octubre-1 Noviembre 1918: Raffaele Rossetti, Raffaele Paolucci – Hundimiento del acorazado Viribus Unitis (20.000 t) y el cercano vapor Wien (7.400 t)

A estas misiones habría que agregar otras, de menor importancia, que tenían como objetivos el ataque a fuerzas navales, la colocación de minas y la escolta de convoyes.


Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
Última edición por cumasch el Jue Dic 09, 2010 10:06 pm, editado 1 vez en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Mié Dic 08, 2010 11:35 pm

Periodo de entreguerras: formación de la 1° Flotilla MAS

En los años después de la Primera Guerra Mundial, la Marino no dedicó mucha atención a las lanchas de asalto, dada la demostrada potencia italiana en ámbito marítimo y vistas las pacificas relaciones con Gran Bretaña y Francia, los principales “adversarios” presentes en el Mediterráneo. El inicio del gran desarrollo de las incursiones bajo el agua se remonta al 1935, cuando la guerra con Etiopia alteró los equilibrios políticos existentes hasta ese momento; ese mismo año dos oficiales, Teseo Tesei y Elios Toschi, iniciaron a elaborar un proyecto que tenia que servir para llenar la disparidad de medios entre la Regia Marina y la mas potente fuerza naval de la época, la Royal Navy.

Teseo Tesei
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/it/thumb/6/69/Ten._Genio_Navale_Teseo_Tesei.jpg/180px-Ten._Genio_Navale_Teseo_Tesei.jpg

Se estableció por lo tanto la 1ª Flottiglia MAS, comandada por el Capitán Paolo Aloisi, encargada de organizar los medios de asalto de la Marina, cosa que comenzó a finales de Abril de 1939 en una finca de la familia Salviati, sitiada en los entornos de la desembocadura del río Serchio. Además en el 1936, fueron realizados los primeros ejemplares de lanchas proyectados por Aimone de Savoia-Aosta, Comandante de GeneralMAS, de la cual dependían la 1° Flottiglia MAS y los barcos torpederos.

Un Torpedo a Lenta Velocidad
Imagen
http://images.alice.it/sg/sapere/gallery_mno/Cimeli/426e1ab0ec4e0_big.jpg

El punto de salida fueron las versiones renovadas de los MAS y de los torpedos. En la idea de Toschi y Tesei el torpedo se convertía en un medio de incursión bajo el agua. Nace de esta forma el SLC (Siluro a Lenta Corsa – Torpedo a Lenta Velocidad).

Torpedo a Lenta Velocidad

El Torpedo a Lenta Velocidad (Siluro a Lenta Corsa, SLC), conocido también como “maiale” (cerdo), es un sumergible de bolsillo, de forma similar a un torpedo, adapto a transportar, a baja velocidad, dos operadores equipados con respiradores autónomos y una carga explosiva para aplicar en el casco de la nave adversaria anclada.
El origen del apodo de “maiale” es incierto, y puede ser dado de un lado a la forma torpe del medio, de otro lado al hecho que eran medios lentos y poco ágiles.

Fue usado por la Regia Marina durante la Segunda Guerra Mundial para acciones de sabotaje contra barcos enemigos, casi siempre anclados en puertos militarmente defendidos.

Planos del SLC
Imagen
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/it/e/ef/Siluro_a_lenta_corsa_(maiale).png
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/i ... sa_(maiale)_II.png


Características
Los primeros torpedos a lenta velocidad elaborados poco antes del inicio de la SGM eran largos 7,30 metros, y tenían un motor eléctrico de 1,6 HP de potencia; la alimentación era proporcionada por una batería de acumuladores. La velocidad máxima era de 3 nudos con una autonomía de 15 millas a la velocidad de 2,5 nudos.

El artefacto estaba dotado de timones de profundidad y de dirección, y de instrumentación que comprendia una brújula magnética, un indicador de profundidad, un reloj, un voltímetro y dos amperímetros.

Posiciones de los operadores del SLC
Imagen
http://matteomascia.files.wordpress.com/2010/03/siluro-sezione-progetto.jpg

Estaba formado por tres secciones: en la primera, de forma redonda para favorecer la navegación del medio, estaba colocada la carga (230 Kg. de TNT) con los relativos artefactos de explosión. Esta parte, llamada cabeza de servicio, era separada del resto del medio y aplicada bajo el casco de la nave.

La parte central, de forma cilíndrica, denominada cuerpo central, contenía las baterías y al externo las estructuras en las cuales se encontraban los puestos de los dos operadores. En la tercera, de forma cónica, denominada cola, se encontraba el motor y la armadura que contenía las hélices y los timones.

Parte posterior del SLC en un modelo a escala
Imagen
http://www.amv-lilliput.org/modelli/photo/m1/mn11.jpg

Indicaciones de ataque
Los torpedos a lenta velocidad se encuentran encerrados en cilindros colocados en la cubierta de un submarino, al interno del cual se encuentran los operadores. Para poner en el mar los torpedos a lenta velocidad, el submarino se tiene que acercar los mas posible al puerto enemigo, teniendo en cuenta las dificultades naturales y los obstáculos puestos por los enemigos.

Un dibujo del "Maiale"
Imagen
http://www.webalice.it/cherini/siluri/Maiale%201941.jpg

Salidos del sumergible, los hombres sacan a los siluros a lenta velocidad de los cilindros y controlan que no hayan subido daños durante el viaje. Comprobado esto, proceden a toda velocidad hacia la embocadura del puerto, siguiendo las indicaciones de la brújula luminosa.

Durante el acercamiento, el equipaje tiene la cabeza afuera del agua para orientarse y respirar aria natural; mientras se acercan al sector de vigilancia de las centinelas enemigas, reducen la velocidad del medio. En caso de peligro, el torpedo a lenta velocidad realiza una rápida inmersión, desapareciendo bajo el agua.

En la embocadura del puerto se encuentra casi siempre una red de protección. Para superarla el “maiale” busca un pasaje por debajo de tal red, si existe, o, en caso contrario, lo crea con el alza-red o la corta-red. Una vez en el interior del puerto, a baja velocidad e con media cabeza afuera del agua, el SLC se dirige hacia el objetivo asignado (un barco) hasta acercarse a unos 30 metros. Después se inmerge hasta debajo del barco. Entonces emerge lentamente hasta tocar el casco del barco objetivo.

Mientras el piloto controla el “maiale”, el otro hombre procede a fijar una cuerda entre las dos aletas que se encuentran en cada lado del casco. Una vez fijada la cuerda, se saca la cabeza del “maiale”, donde se encuentra la carga con 300 kilos de explosivo, y se une con la cuerda, ajustando el reloj de la explosión entre las siguientes dos horas y media.
Después de haber hecho todo esto, el equipaje se aleja emergiendo lentamente, y regresa al submarino.

Fase de acercamiento al barco enemigo
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/de/Maiale.jpg/300px-Maiale.jpg

Además de los MAS y los SLC, fueron desarrollados también los MTM (Motoscafi da Turismo Modificati – Lanchas de Turismo Modificadas): los barcos explosivos.
El desarrollo de estos medios se interrumpió con el fin de la guerra de Etiopia, y fue retomada solo a finales de 1939, cuando la Marina decidió retomar los estudios para el empleo operativo del maiale y de las lanchas.




Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
http://www.anaim.it/index.htm
http://it.wikipedia.org/wiki/Siluro_a_lenta_corsa
Última edición por cumasch el Jue Mar 01, 2012 10:45 pm, editado 1 vez en total.
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]

Avatar de Usuario
cumasch
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4956
Registrado: Mié Ene 06, 2010 6:03 pm
Ubicación: Brno, CZ
Contactar:

Re: La X° Flottiglia MAS

Mensajepor cumasch » Mar Dic 28, 2010 11:28 pm

La Segunda Guerra Mundial

Fue confirmado el uso de los medios presentes en la 1° Flottiglia y fue reconocida oficialmente la especialidad de hombres de asalto, buzos en grado de nadar hasta abajo de las naves enemigas para colocar explosivos. Los medios utilizados para transportar estos explosivos eran torpedos modificados, como los Torpedos a Lenta Velocidad, del peso de alrededor de 300 kilos. El departamento subacuatico estaba ahora comandado por el Teniente Junio Valerio Borghese.

Teniente Junio Valerio Borghese
Imagen
http://senzamemoria.files.wordpress.com/2008/07/borghese-junio-valerio.jpg

En el centro existía un departamento técnico-experimental, comandado por el Teniente Angelo Belloni, para los estudios y las investigaciones sobre la aplicación de nuevos equipos, que debían mejorar la eficiencia e la seguridad de todo el equipo en dotación a la flotilla. Entre los utilizadores se encontraba el Gruppo Gamma, comandado por el Teniente Eugenio Wolk; este grupo introdujo el uso de aletas y guantes palmeados durante los entrenamientos a las futuras misiones.

Teniente Eugenio Wolk en sus primeros años de servicio
Imagen
http://www.anaim.it/images/Eugenio-Wolk.gif

En cuanto a las lanchas modificadas, los barcos explosivos, fueron colocados en una unidad comandada por Giorgio Giobbe, que no fue inicialmente utilizada. Estos barcos tenían su refugio en La Spezia, precisamente en “Balipedio Cottrau”, en la dirección de Porto Venere.

Mapa con la ubicacion de La Spezia y de Porto Venere
Imagen
http://www.divingoasiblu.it/img/dovesiamo/cartina_generale.gif

Para el suceso de las incursiones era necesario también un equipo especial, no solo con un punto de vista de los medios ofensivos, también con los dispositivos de navegación (brújulas) y de accesorios (indicadores de profundidad): todo esto fue objeto de un estudio cuidadoso.
Pero en primer plano se veía siempre la fuerte motivación con la que los asaltantes iban en acción, directa contra el potencial bélico en lugar de contra los hombres.

Un buzo del Gruppo Gamma
Imagen
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/it/thumb/c/c7/Gamma-della-X.gif/220px-Gamma-della-X.gif

« En el curso de toda la segunda guerra mundial los medios de asalto de la Marina Italiana sufrieron perdidas elevadísimas, provocaron duros golpes al enemigo en momentos particularmente críticos de la situación naval en el Mediterráneo, pero prácticamente no mataron a nadie…el medio de asalto fue el único medio de guerra que buscó únicamente la destrucción del material enemigo…»

(del libro del Almirante Virgilio Spigai "Cento uomini contro due flotte")


Las primeras misiones

G.A.1

Las primeras acciones de ataque concluyeron con resultados pocos motivantes, a veces desastrosos. En la primera misión, denominada G.A.1, destinada a atacar el puerto de Alejandría de Egipto, el 22 de Agosto de 1940 en el golfo de Bomba, el sumergible Iride, que había cargado cuatro SLC del barco Calipso fue hundido por los ingleses con elevadas perdidas humanas. Cinco marineros del Iride, torpedeado por un Swordfish, fueron salvados por algunos de los asaltantes que en el momento del hundimiento del sumergible se encontraban temporalmente en el Monte Gargano.

Imagen del Sumergible IRIDE
Imagen
http://www.anaim.it/ga1_alessandria_file/Sommergibile-Iride.gif

Transportador Segundario: Submarino IRIDE - Torpedero Calipso
Unidad de soporte logístico: Barco Gargano
Transportadores Primarios: n° 4 S.L.C

Comandante del Submarino: T.V. Francesco BRUNETTI
Comandante de la misión: C.F. Mario GIORGINI

Tripulación S.L.C.
T.V. Gino BIRINDELLI
T.V. Alberto FRANZINI
Cap. G.N. Teseo TESEI
Cap. G.N. Elios TOSCHI
STV Luigi Duran De La PENNE (reserva)
2° Jefe Damos PACCAGNINI
2° Jefe Emilio BIANCHI
Sarg. Alcide PEDRETTI
Jefe 3^ cl. Enrico LAZZARI
Sarg. Giovanni LAZZARONI (reserva)
Operador civil Pietro BIRADELLI (reserva)


Historia

En la segunda quincena de Julio de 1940, el Almirante De Courten, de quien dependían los medios de asalto, asistió a una ejercitación en la desembocadura del Serchio. A los oficiales reunidos, el Almirante dijo que, no siendo posible reducir los efectivos de las fuerzas navales británicas en el Mediterráneo ni con los aviones ni con los sumergibles, era necesario probar lo antes posible una acción con los medios de asalto. En ese periodo estaban disponibles algunos SLC, usados hasta entonces solo en ejercitaciones. Otros SLC estarían preparados solo a finales de Agosto, época establecida para la primera misión; sin embargo estos también eran de viejo tipo.

Almirante De Courten
Imagen
http://3.bp.blogspot.com/_2PJhzuDAP9k/TOhI0tvadwI/AAAAAAAAB1Y/SZp-3Ycqyzk/s1600/Raffaele+De+Courten.jpg

Para esta misión fueron elegidos los 4 mejores SLC. Estos aparatos estaban probados hasta una profundidad de 30 metros, con la gran desventaja de obligar al submarino que los transportaba esa profundidad. Para esta misión los SLC fueron puestos en coberturas especiales, respectivamente dos aparatos a proa y dos a popa de la torreta (para las misiones siguientes fueron construidos cajones cilíndricos, que permitían el transporte hasta una profundidad de 90 metros).


Ejecución de las tareas asignadas:

Torpedero Calipso:
Parte desde La Spezia el día 17 de Agosto, embarca en la desembocadura del Serchio n° 4 SLC y si dirige hacia el Golfo de Bomba con paradas para suministrarse a Trapani y Bengasi. Llega a Bomba la mañana del 21 de Agosto, pasando al sumergible Iride los hombres y los SLC para la acción.

El Calipso
Imagen
http://www.anaim.it/ga1_alessandria_file/calipso.gif

Lancha Gargano:
Se encuentra anclada en el este del golfo de Bomba. Una lancha enviada por el Almirante B. Brivonesi daba indicaciones para el ancoraje del Gargano, de la Calipso y del Iride, que llegaron alrededor de las 10 de la mañana.
Con un informe del Almirante se decidiò:
-ir en auto hacia el Cuartel General del General Graziani para obtener noticias sobre el reconocimiento aéreo realizado esa mañana sobre Alejandría;
-modo de anclaje y de transferencia de los medios y de los hombres del Calipso al Iride

Sumergible Iride:
Siguiendo las órdenes recibidas, el sumergible Iride deja el puerto para dirigirse a Messina. Llega a Messina a las horas 1900 del 14 de Agosto. A las 1600 del 16 de Agosto deja el puerto y se dirige al Golfo Bomba, donde llega la mañana del día 21. El día 22 de Agosto, a las 1120, después de haber realizado el transbordo desde la torpedera de los cuatro SLC y de las cinco cajas que contienen los vestidos de submarinos, respiradores artificiales y materiales varios, siguiendo las ordenes del Capitán Giorgini, se dirige hacia la salida del puerto, para realizar una inmersión de dos horas a treinta metros para la prueba de los aparatos.

Antes de realizar la inmersión a 30 metros, era indispensable fijar los SLC en sus posiciones exactas. Para hacer esto había que llevar al submarino a 1 metro de profundidad bajo el agua, para mover los aparatos que se levantaban por su propio impulso.

El sumergible Iride saliendo del puerto
Imagen
http://www.poetsgulf.it/fortress/schede/36BattVarignano/va1.jpg

Llegados a un lugar con 14 metros de profundidad, todavía cerca de la costa, iniciaron las operaciones. Cuando los dos aparatos fueron acomodados, fue avistada a estribor, a la distancia de 3.500 metros una formación de tres aviones enemigos. El Comandante del sumergible considerando inútil inmergirse (dada la profundidad) dio inmediatamente los ordenes de “armar el cañón y las ametralladoras”, “máxima velocidad” y “máxima fuerza de los motores eléctricos”, “cerrar los conductos de ventilación, cerrar las puertas estancas”.
Para mejor entender el drama de esos momentos, les traigo una parte del informe del Comandante del Sumergible Francesco Brunetti, y después la del Teniente Luidi Duran De La Penne.


…Mientras la formación enemiga, llegada a la altura de la proa, había hecho un giro de 90° a la izquierda, apuntando sin dudas contra el sumergible. A casi 1.500 metros dos aviones torpederos se dirigieron a la izquierda de la unidad. Me puse personalmente al timón vertical, giré a la izquierda poniendo la proa en dirección del avión central e hice abrir el fuego con la ametralladora de estribor hacia uno de los aviones, y con la otra ametralladora a otro de ellos. Con esta maniobra esperaba de impedir el lanzamiento al avión central, por la posición misma en la cual lo tenía constantemente, y a los de los costados o alejarlos o derribarlos con el fuego de las ametralladoras. El avión central, llegando a 200 metros lanzó su torpedo a 10 metros de altura y a 3 o 4 grados de proa a la izquierda del sumergible. Los otros dos aviones, acercándose a una distancia de 400 metros, a 10 metros de altura, empezaron a ametrallar al sumergible en la cubierta. Apenas vi el lanzamiento del torpedo traté de girar a la izquierda para evitar el impacto, pero dada la breve distancia del lanzamiento y la poca maniobrabilidad del sumergible, el intento resulto vano, y el torpedo impactó la unidad… ... después de la explosión me encontré en el mar, completamente cubierto de nafta. El sumergible se había hundido inmediatamente, afuera del agua quedaban solo pocos metros de la popa.
27 Agosto 1940
El Cte. del Sumergible
T.V. Francesco Brunetti


…El sumergible se había rápidamente hundido, y se podía notar. El Torpedero dejaba el puerto, mientras el “Monte Gargano” se dirigía a estribor. Llegados a la zona donde se había hundido el sumergible, se iniciaron a recuperar los náufragos, poniendo un señal en el punto donde se veía la fuga de aire y nafta… …Empecé el trabajo de recuperación junto con los otros operadores. El trabajo era muy cansador a causa del frío, sobretodo durante la noche, porque las inmersiones eran hechas desnudos, y por el continuo volver a la superficie para cambiar los respiradores que tenían una autonomía de 20 minutos… …Eran alrededor de las 1600 cuando, golpeando el casco con un martillo, escuchaba la respuesta desde el interior del sumergible, con la noticia que en ese compartimiento se encontraban 12 personas. Comuniqué que se pondría bajo presión el local por medio de una pompa… …Los hombres podían quedarse, entre la salida de una persona y otra, esperando en la campana de aire que se debía formar. Abierta la puerta estanca desde el interior, maniobra que se notó en la superficie debido a la gran cantidad de agua que salía desde el local hacia la superficie, se vio salir a la primera persona, y sucesivamente a las otras… Al otro día fueron recuperados los SLC que no fueron excesivamente dañados.

T.V. Luigi Duran De La Penne



Con la recuperación de la bandera de la unidad y sigilación de las puertas, se creó una tumba que restituyó a sus muertos después de mucho tiempo. Así termino la primera operación de los medios de asalto.
Había fracasado estrepitosamente, pero no por esto se detuvieron las acciones.


Fuentes:
http://it.wikipedia.org/wiki/X%C2%AA_Fl ... tiglia_MAS
http://www.anaim.it/index.htm
[img]http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/nadfatniffirma_zpsac28f7a9.png[/img][url=http://i1027.photobucket.com/albums/y340/laguntaldea/guerreracumasch_zps029c1541.png]Medallas[/url]

[b]Wir schweigen nicht, wir sind Euer böses Gewissen, die Weisse Rose lässt Euch keine Ruhe![/b]


Volver a “Marina de guerra del Eje”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados