OPERACIÓN OSTFRONT: El final del Schanhorst

Flotas de superficie. Navíos de guerra.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Responder
Avatar de Usuario
Verdoy
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Dom Jun 26, 2005 10:18 pm
Ubicación: Málaga
Contactar:

OPERACIÓN OSTFRONT: El final del Schanhorst

Mensaje por Verdoy » Lun Ago 15, 2005 9:52 pm

Tras el fracaso de la operación Arco Iris, hubo que esperar casi un año para que la flota de superficie alemana tuviera otra oportunidad para llenarse de gloria. En marzo de 1943, el Scharnhorst se trasladó a Narvik, y , luego, junto con el Tirpitz y el acorazado de bolsillo Lützow, al fiordo de Alta. Allí permanecieron anclados, rodeados de redes anti torpedos. Fueron pasando los meses. Mientras los buques alemanes estaban, en las mordaces palabras de Hitler, “ vacacionando en los fiordos noruegos”, impedían que una importante porción de la Royal Navy fuese utilizada en otros lados. Durante el verano, los convoyes aliados dejaron de hacer la travesía de Escocia a Murmansk porque se sabía que los buques alemanes se hallaban cerca y los largos días volvían especialmente vulnerables a los convoyes. Era más seguro y eficaz trasladar los destructores de escolta al Atlántico, donde se había vuelto a intensificar la guerra submarina. Pero con el invierno al caer, los convoyes reanudaron sus viajes, y llegó la oportunidad que había estado esperando Dönitz.

Imagen
Scharnhorst

La orden de zarpar llegó al Scharnhorst el Día de Navidad de 1943. Pese a los meses de inactividad, la moral de la tripulación seguía siendo alta. Cuando el oficial de artillería reunió a sus hombres en la cubierta para informarles de la misión que les aguardaba, gritos de entusiasmo ahogaron su voz. Por fin tendría lugar la operación Ostfront, o Frente Oriental, que Dönitz había prometido a Hitler.

El objetivo era el convoy JW55B con destino a Murmansk, compuesto por 19 cargueros y una numerosa escolta de destructores. Se creía que el convoy pasaría al día siguiente a 240 Km por encima del Cabo Norte, cuando el parte meteorológico anunciaba vientos huracanados. La mar gruesa entorpecería la navegación del convoy, y también ralentizaría a la escolta de destructores del Scharnhorst. También se esperaba una tormenta de nieve, de modo que no habría reconocimiento aéreo......., incluso si el Cuartel de las Aguas del Norte de la Luftwaffe, con base en Narvik, conseguía la autorización de Göring para los vuelos.

Imagen
Detalle de la artillería

Varios oficiales de alto rango manifestaron su preocupación por el hecho de que la principal condición para empeñar a un buque capital –conocimiento adecuado de la posición del enemigo- no se daba. El segundo comandante en Narvik llegó al extremo de contactar con el almirante Otto Schniewind, a 1600 Km de distancia, en el cuartel del Grupo Naval Norte, en Kiel, urgiéndole para que cancelase la operación. Schniewind retransmitió el mensaje al mando naval en Berlín, añadiendo sus propias inquietudes. Pero Dönitz no quiso saber nada al respecto.

El Scharnhorst recibió la orden de embarcar a las 5:00 pm. El apretado programa proporcionaba apenas tres horas para librarse de las redes anti torpedos y ponerse en marcha. Las órdenes para los cinco destructores de la escolta no llegaron sino hasta las 4:37 pm, apenas 23 minutos antes de la hora fijada para la salida. Así pues, la operación Frente Oriental se puso en marcha con dos horas de retraso.

El Scharnhorst tenía un nuevo patrón, el capitán Fritz Julius Hintze, y un inexperimentado comandante de la fuerza expedicionaria, el almirante Erich Bey. Aunque Bey tenía reputación por acciones de destructores en Narvik y en el Canal de la Mancha, nunca antes había estado al frente de un grupo de acorazados. Y, debido a las licencias de las fiestas, el Scharnhorst estaría con la plantilla incompleta.

Imagen
En Noruega, 1943

Después de que Bey hubiera zarpado, el almirante Schniewind se volvió a comunicar con Dönitz para urgir la cancelación de la misión. Como mínimo, exigió, los destructores debían ser retirados. Pasaron varias horas sin que llegara ninguna respuesta. A las 00:02 am del 26 de diciembre, Dönitz se puso en contacto. Si los destructores no podían funcionar de manera eficaz, el Scharnhorst debía proceder solo, como “buque corsario armado”. Como Hitler un año antes, Dönitz estaba desesperado por un éxito rotundo. Había convencido al Führer de que la Flota de Alta Mar podía producir resultados, si sus capitanes no se veían limitados por órdenes de mantener al prudencia. En otro mensaje, ordenó a Bey “hacer un uso audaz y hábil” de la situación táctica. “la batalla”, dijo, “debe llevarse hasta sus últimas consecuencias”.

El almirante Bey estaba lo bastante angustiado por el mal tiempo para romper el liencio radiofónico. Envió un mensaje a Narvik: “ Uso de armas de destructores gravemente deteriorado”. Este mensaje era lo más parecido a lo que un capitán honorable se podía a acercar a una llamada de auxilio. Pero la utilización de las ondeas radiofónicas sólo empeoró su situación. El servicio de escuchas de la Royal Navy recogió la transmisión y concluyó que había un buque capital alemán en el mar. La noticia fue remitida al crucero pesado Norfolk y a los cruceros ligeros Sheffield y Belfast. También alcanzó a la fuerza expedicionaria de la Home Fleet para los convoyes con destino a Murmansk del almirante Bruce Fraser, compuesta por el acorazado Duke of York, el crucero ligero Jamaica y cuatro destructores.

Cuando llegó la alerta, el grupo de cruceros del Norfolk estaba 240 km al este del JW55B. Los tres cruceros pusieron toda máquina de inmediato. La fuerza expedicionaria de Fraser estaba a 350 km al suroeste. Ordenó al convoy JW55B que girase en dirección noreste y pidió más destructores . Luego dirigió al Jamaica y al Duke of York hacia el Cabo Norte, esperando interceptar a los buques alemanes de su base en Noruega.

Imagen
HMS Duke of York
http://www.chuckhawks.com/dukeofyo.jpg

Imagen
HMS Duke Of York
http://www.clydesite.co.uk/clydebuilt/s ... RK_554.jpg

El Scharnhorst poseía un blindaje pesado, nueve cañones de 28 cm en tres torteas y una formidable velocidad máxima de 31 nudos. Los cruceros ligeros británicos no eran rival para este monstruo. Pero el Duke of York, un nuevo acorazado con cañones de 35 cm, era otra cosa. Inconsciente de estas amenazas, el Scharnhorst continuó su marcha en dirección norte.
Última edición por Verdoy el Lun Ago 15, 2005 10:11 pm, editado 1 vez en total.
Alexandros el Argéada
Graecia capta ferum victorem cepit..

Avatar de Usuario
Verdoy
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Dom Jun 26, 2005 10:18 pm
Ubicación: Málaga
Contactar:

Mensaje por Verdoy » Lun Ago 15, 2005 9:59 pm

El buque navegaba a tientas. Para evitar revelar su posición, Bey había desactivado el radar de rastreo de superficie. A las 7:55 am del 26 de diciembre, al no encontrar al convoy donde esperaba, Bey ordenó a sus destructores dispersarse en abanico en dirección suroeste en un frente de 40 km de extensión y 16 km de profundidad. Buscaba atentamente al convoy cuando, de pronto, a las 9:24 am, una bengala iluminó el cielo. Seis minutos más tarde, proyectiles de 20 cm empezaron a estallar a su alrededor. Dirigiéndose a toda máquina hacia el oeste, el Belfast había recogido la señal del Scharnhorst en el radar a 27 km de distancia y había estado rastreando al acorazado durante 40 minutos. Pronto, el Norfolk y el Sheffield también estaban al alcance. Era el Norfolk el que había abierto fuego.

En el puente de mando del Scharnhorst, el capitán Hintze apenas tuvo tiempo de activar el radar cuando una tremenda explosión partió el trinquete, destruyendo la antena de radar delantera y dejando únicamente el radar trasero en funcionamiento. Casi de inmediato, Bey ordenó que el acorazado se alejase de los cruceros británicos y buscase al convoy. Dönitz diría más tarde que Bey debió poner primero fura de acción a los cruceros con sus cañones de 28 cm. Sin embargo, cuando volvieron a ponerse al alcance, poco después del mediodía, los cruceros se habían situado entre el Scharnhorst y el convoy. En intercambios de fuego, dos proyectiles del Scharnhorst averiaron seriamente al Norfolk, pero temiendo ataques de torpedos, el almirante Bey se alejó, interrumpiendo la cacería. Llevaba tiempo buscando al convoy. Ahora puso rumbo al sur, ordenando a sus dispersos destructores que regresasen a al base.

Bey estuvo a punto de llegar a salvo a casa. Pero a las 4:17 de la tarde, avanzando a 31 nudos, el Scharnhorst apareció como una débil señal en el radar del cada vez más próximo Duke of York. La distancia era de 35 km. Treinta y siete minutos más tarde, proyectiles de estribor del Belfast rociaron el cielo sobre el Scharnhorst. El Duke o f York, ahora a menos de 22 km de distancia, empezó a disparar. Pronto los dos grandes navíos estaban enfrentados en un duelo decisivo. Unos proyectiles alcanzaron los mástiles del Duke of York. No estallaron, pero cortaron el radar de artillería. Un audaz joven oficial trepó al mástil bajo un frío gélido y a oscuras e intentó repararlo. Mientras tanto, El Scharnhorst, a una velocidad superior en cuatro nudos, empezó a alejarse.

Imagen
HMS Belfast

Las dos torretas delanteras del Scharnhorst habían sido inutilizadas. Otro proyectil dañó una sala de calderas justo por debajo de la línea de flotación, rompiendo una tubería vital a las turbinas. La velocidad del acorazado descendió hasta los diez nudos. El jefe de ingenieros parcheó la avería , pero ahora los destructores británicos se acercaban peligrosamente. A las 6:24 pm, Bey y Hintze enviaron un mensaje dramático Dönitz y Adolf Hitler: “Lucharemos hasta quemar el último cartucho”. No era una fanfarronada. La tripulación trasladó a mano los macizos proyectiles de 28 cm de las destruidas torretas delanteras a la tortea trasera y siguió disparando sin parar desde los cañones más pequeños.

Poniéndose a corta distancia, cuatro destructores británicos lanzaron torpedos, alcanzando al Scharnhorst. Mientras los destructores se retiraban, el Duke of York y tres cruceros británicos se aproximaron. Su presa estaba envuelta en llamas. A las 7:12 pm, el Belfast derribó la última gran tortead e la embarcación, dejándola únicamente con cañones de 15 cm. Para entonces, el Scharnhorst estaba inmóvil en el agua y escorándose de modo peligroso. Cuarenta y cinco minutos más tarde, el barco dio un bandazo y se hundió. Sus tres hélices seguían girando mientras se sumergía bajo el agua. El acorazado había recibido un castigo implacable, absorbiendo cientos de andanadas de fuego y 55 ataques de torpedo, incluyendo al menos 11 impactos directos.

Imagen
Supervivientes en un buque británico

El Scharnhorst se hundió con 1968 hombres a bordo. Cientos saltaron al agua e intentaron nadar hasta las escasas balsas salvavidas disponibles. Pero el agua estaba a unos cuantos grados por encima del nivel de congelación y, en cuestión de minutos, la mayoría perdió la conciencia y se ahogó. Pasando cerca en la oscuridad, el destructor británico Scorpion sólo pudo rescatar a 36 supervivientes.

Imagen


La valentía de los marineros alemanes había conmovido profundamente a Fraser. “Caballeros”, dijo esa noche a sus oficiales, “espero que si alguno de ustedes recibe el encargo de capitanear un barco contra un oponente varias veces superior, pueda hacerlo con la valentía con que lo hizo el comandante del Scharnhorst. El almirante Fraser, los oficiales del acorazado británico y una guardia de honor permanecieron firmes a lo largo de la barandilla mientras se lanzaba una corona al mar. La batalla fue el último enfrentamiento puro de barcos de superficie en el que tomarían parte los alemanes. Con la excepción de unas cuatas batallas en el Pacífico, en los próximos combates participarían aviones y/o submarinos.

El hundimiento del Scharnhorst dejó a al armada alemana con un solo acorazado, el Tirpitz, de 50000 tns, al que pronto se conocería como al Reina Solitaria del Norte.

Imagen

Guerra en Alta Mar. Editorial Optima

Hay más imágenes disponibles en:

http://www.scharnhorst-class.dk/scharnhorst

Saludos :wink:
Alexandros el Argéada
Graecia capta ferum victorem cepit..

Renato
Usuario
Usuario
Mensajes: 11
Registrado: Lun Jul 25, 2005 11:46 pm

Scharnhorst

Mensaje por Renato » Vie Ago 19, 2005 11:00 pm

Verdoy:
¿podrias abundar un poco en la capacidad del radar delantero que el buque aleman llevaba pagado? ¿Para que servia realmente? he leido que se trataba de un radiotelemetro, es de decir, servia para apuntar y dirigir el fuego, pero no para localizar buques...
Saludos

Avatar de Usuario
Verdoy
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Dom Jun 26, 2005 10:18 pm
Ubicación: Málaga
Contactar:

Mensaje por Verdoy » Sab Ago 20, 2005 7:50 am

Hola Renato: Tengo muy pocos conocimientos técnicos en esta materia. Para eso hay verdaderos expertos como RAM que creo que también anda por aquí.

Me atrevo a decirte que el radar y el telémetro son aparatos distintos. Efectivamente la función del radio telémetro es la dirección del fuego. El radar se utilizaba para detectar buques más allá de la distancia visual pero no participaba de ninguna función de tiro. De tiro dirigido por radar disfrutaban algunas unidades norteamericanas.

Te dejo un link al respecto

http://www.scharnhorst-class.dk/technic ... tails.html

Saludos :wink:
Alexandros el Argéada
Graecia capta ferum victorem cepit..

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3362
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensaje por minoru genda » Vie Oct 21, 2005 8:50 pm

Telémetro y radar no son lo mismo el telémetro es un dispositivo por el que se mide la distancia de un modo visual.
Para saber algo más sobre el telémetro en éste enlace
http://www.de1939a1945.bravepages.com/t ... emetro.htm
El radar detecta un buque ó cualquier posible blanco por medio de ondas radioeléctricas y para ello no es necesario que se le vea físicamente. Básicamente consiste en un emisor de ondas eléctricas que reflejadas por el buque o avión u objetivo regresan y son captadas por la antena y reflejadas en una pantalla de rayos catódicos.
Un par de breves artículos sobre el Radar
http://www.de1939a1945.bravepages.com/t ... 0radar.htm
http://www.de1939a1945.bravepages.com/t ... niando.htm
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9146
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Dic 18, 2006 10:12 pm

¡Hola a todos!

Unos aportes:

Imagen
Imagen
Imagen

Fuente: Gerhard Koop & Klaus-Peter Schmolke, Battleship Scharnhorst (Conway Maritime Press, 1998)

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3362
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensaje por minoru genda » Mar Dic 19, 2006 7:21 pm

Bueno pues pa no ser menos yo aporto el significado de las siglas de los aceros de blindaje :wink:

KC = Krupp Cemented > (cemented = cementado) face hardened > una cara endurecida
La compocición del acero para el blindaje KC es:
93,31% de acero, 0,34% de Carbono, 3,78% de Niquel, 0,31% de Manganeso, 0,2% de Molibdeno y 2,06% de Cromo.

Wh = Wotan Hart > acero endurecido de alta tensión, de resistencia a dicha tensión entre 85 y 95 kilos por milímetro cuadrado y 20% de expansión con una resistencia de entre 50 y 55 kilos por milímetro cuadrado.
Hay otro acero que se cita que es el:

Ww= Wotan weich > acero blindado con una resistencia a la tensión entre 65 y 75 kilos por milímetro cuadrado y 25% de expansión con una resistencia de entre 38 a 40 kilos por milímetro cuadrado.
Como curiosidad y para que os deís una idea de lo que soportan esos aceros decir que cualquiera de nosotros podemos colgarnos de un alambre de cualquiera de los tres aceros que tenga un diámetro de 1 mm. y para más precisión decir que por ejemplo mi peso lo soportaria un alambre de acero Wh que tuviese tan solo 0,6 mm.de diámetro, yo peso 95 kilitos de nada :mrgreen:
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7945
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: OPERACIÓN OSTFRONT: El final del Schanhorst

Mensaje por tigre » Lun Ago 21, 2017 1:24 am

Hola a todos :-D; les dejo un complemento al respecto.....................................

Ciego en la noche polar y hacia la muerte.
Cadena de acontecimientos previos.

¿Cómo pudo suceder que el Scharnhorst fuera enviado en la noche polar, con la situación del enemigo completamente incierta, sin la cobertura de destructores y casi ciego contra un oponente que era muy superior en términos de localización y habilidad marinera?

Una fecha importante en el largo proceso que condujo a la catástrofe fue la del 6 de enero de 1943. En aquel día, el Gran Almirante Erich Raeder, Comandante en Jefe de la Kriegsmarine, tuvo que dar una conferencia de la marina alemana, historia y presente, en la sede de Wolfsschanze. "Como el arma más importante en la guerra mundial" - es decir, la primera - "así es como miramos hoy día al arma submarina", protocolizó Raeder al monólogo de Hitler. "El papel de la flota de mar (Hochseeflotte) no tuvo importancia en la guerra mundial... Por lo tanto, un gran capital de poder de combate fue dejado a un lado, mientras el ejército estaba constantemente luchando. La revolución y el hundimiento de Scapa no constituyeron una gloria de la marina de guerra ... En la situación difícil actual, en la cual cada arma y cada fuerza de combate tiene que desplagar todo su personal y medios, los grandes buques capitales no pueden estar en el puerto por meses sin ningún propósito. En provecho, fuertes medios aéreos son necesarios para brindarles seguridad, al igual que numerosas fuerzas navales ligeras ". En resumen, Hitler había tomado la decisión "inalterable" de desechar los grandes buques de guerra y montar su artillería pesada en tierra firme. Raeder debía concebir un plan con los detalles necesarios.

El Gran Almirante pidió una conversación privada. El Generalfeldmarschall Wilhelm Keitel, jefe del Oberkommandos der Wehrmacht, salió de la sala. Entonces Raeder declaró que, de acuerdo con lo que el Führer acababa de decir sobre el espíritu de la marina, ya no consideraba conveniente servir como comandante en jefe. Hitler trató de disuadirlo, pero Raeder ya no cambiaría de opinión. Era sintomático que fue precisamente la orden de desguace de los grandes barcos de combate que condujeron a la demisión de Raeder; El Gran Almirante se había tragado tanto en los años anteriores. Pero los acorazados eran algo más que sistemas de armas para Raeder y el liderazgo naval: simbolizaban la fuerza naval y la fuerza de Alemania.

El 27 de mayo de 1941, el acorazado Bismarck fue hundido en su primera patrulla en el Atlántico por fuerzas navales británicas muy superiores. El 11 de junio, el acorazado de bolsillo Lützow recibió el impacto de un torpedo lanzado desde el aire cuando navegaba en el Skagerrak y tuvo que dar marcha atrás. Tres semanas más tarde, el crucero pesado Prinz Eugen fue gravemente dañado en el puerto de Brest por las bombas, y el 24 de julio, el Scharnhorst recibió cinco bombas en el Golfo de Vizcaya, durante una navegación de prueba después de una reparación. Tuvo que regresar al muelle a Brest. Además, su buque gemelo el Gneisenau, fue severamente dañado durante un ataque con bombas en abril. El Vicealmirante Werner Fuchs, director de la Administración General de construcción de buques de guerra sugirió poner el dañado Scharnhorst fuera de servicio con el fin de mantener a los trabajadores y capacidad de los astilleros para la construcción de submarinos. Otros altos oficiales navales pronto exigieron lo mismo. Raeder declinó esta acción categóricamente.

En diciembre de 1941, Hitler finalmente ordenó el traslado de la flota de alta mar a Noruega. Se suponía que los barcos estaban allí para reparaciones de invasión. Feliz y glamoroso, el Scharnhorst logró romper a través del Canal de la Mancha en febrero de 1942. Pero a comienzos de 1943 Hitler ya había tenido suficiente de la considerable reserva y mantenimiento. Karl Dönitz, el Comandante de la fuerza de submarinos, se convirtió en el nuevo Comandante en Jefe de la Kriegsmarine y Gran Almirante. Como submarinista, Dönitz estuvo, por supuesto, varias veces con Raeder. Pero también a los ojos de Dönitz, la orden de desguace era una desgracia irreparable para la marina en su conjunto, un certificado de alto grado para grotescos errores y un gran uso de los recursos.
Imagen
El Scharnhorst en Noruega..............................................................
http://www.worldwarphotos.info/wp-conte ... rway_2.jpg

Fuentes: http://www.zeit.de/1989/01/blind-in-die ... ettansicht
http://magazin.spiegel.de/EpubDelivery/ ... f/17542096

Sigue más. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
Uge
Miembro
Miembro
Mensajes: 486
Registrado: Lun Nov 16, 2009 12:11 am

Re: OPERACIÓN OSTFRONT: El final del Schanhorst

Mensaje por Uge » Mar Ago 22, 2017 10:44 pm

Muy buena foto, ya que a pesar de su falta de nitidez permite apreciar el camuflaje de su proa y amuras.

Esta librea se cree (*) sería la última del "Scharnhort" en septiembre de 1943.

Saludos.

* Fuente: Eric Leon y John Asmussen, "German Naval Camouflage 1942-1945", Seaforth Publishing (2014). Página 46.
La vanidad es yuyo malo, que envenena toda huerta. Es preciso estar alerta, manejando el azadón. Pero no falta el varón, que la riega hasta en su puerta. (Atahualpa Yupanqui)

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7945
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: OPERACIÓN OSTFRONT: El final del Schanhorst

Mensaje por tigre » Mar Ago 22, 2017 10:52 pm

Muchas gracias por el dato Uge :wink:. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7945
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: OPERACIÓN OSTFRONT: El final del Schanhorst

Mensaje por tigre » Lun Ago 28, 2017 10:05 pm

Hola a todos :-D; algo más.....................................

Ciego en la noche polar y hacia la muerte.
La propuesta de Dönitz.

Donitz tenía un fuerte argumento para el mantenimiento de los buques de guerra capitales: incluso aún ociosos en los fiordos, aferraban a considerables fuerzas enemigas. Su idea era reforzar al acorazado Tirpitz, que ya estaba en el norte, y el crucero pesado Lutzow con el Scharnhorst, y luego atacar con una poderosa fuerza un convoy a Murmansk. Hitler siguió siendo escéptico, pero le fue permitido entonces presentarla en la discusión el 26 de febrero. Le preguntó a Dönitz, en qué momento veía una oportunidad - En los próximos tres meses -dijo el Gran Almirante - Hitler respondió, según consta en las actas: "Así pasaran seis meses, vendrás a verme y verás que tenía razón".

Los meses de verano pasaron sin que los británicos enviasen un solo convoy a Murmansk. Eran demasiado arriesgados con una claridad permanente. En el otoño el Lutzow tuvo que ir al astillero y el Tirpitz fue dañado gravemente en un ataque de un mini-submarino. Sólo el Scharnhorst y algunos destructores estaban todavía listos para la acción en el Alta-Fjord, no lejos del Cabo Norte. El muy bajo nivel de instrucción se redujo aún más debido a la inactividad y la falta de combustible.

En septiembre, el Almirante Oskar Kummetz, el comandante del grupo de combate, se tomó una licencia por convalecencia. Su sucesor fue el Konteradmiral Erich Bey, hasta entonces comandante del grupo de destructores. Desde su tiempo de cadete, Bey no había prestado servicio en un acorazado. No sabía nada de artillería pesada. También el Estado Mayor del grupo de combate fue recortado. Aparentemente, la conducción de la guerra naval ya no contaba con llevar a cabo una operación.

De acuerdo con las directrices de la guerra naval, la zarpada de los acorazados estaba prevista sólo en el verano; La artillería pesada sólo podía utilizarse eficazmente con plena luz del día. Pero el 20 de noviembre de 1943, Dönitz emitió una nueva directiva: "Una acción del Scharnhorst también puede ejecutarse en el invierno polar." Y en diciembre declaró: "Es una oportunidad para el grupo de combate de vencer, así que en todas las circunstancias estoy a favor de marchar contra el oponente".

El 22 de diciembre, un avión meteorológico alemán avistó accidentalmente un convoy. El tiempo se deterioró rápidamente, y el contacto se perdió en los próximos días. No se trataba de un reconocimiento aéreo completo de la zona marítima. En Berlín estaban convencidos de que no se informaron unidades británicas capitales. Lema: Lo que no se reporta tampoco existe.

El 25 de diciembre de 1943,temprano el día de Navidad, se emitió la orden de zarpar. Según el plan, el Scharnhorst iba a atacar al convoy al día siguiente alrededor del mediodía, aprovechando el corto período de tiempo con algo de luz diurna. Cinco destructores debían cubrir al crucero de batalla.

Bey era profundamente escéptico, como prácticamente todas las fuerzas bajo el Comando de Operaciones Navales. Todavía en el fiordo radió: "En el área operacional previsto al suroeste, 6-9. Uso del armamento de los destructores fuertemente afectado". En Berlín, esta indicación de que un requisito previo para la operación había desaparecido no hizo ninguna impresión. En cambio, Bey recibió instrucciones más detalladas para el ataque. El mensaje radial terminó con las palabras: "Creo en su espíritu de ataque. Éxito y victoria. Dönitz, Großadmiral.

El almirantazgo británico estaba ahora informado. Su servicio de señales podía descifrar la mayoría de los mensajes de radio alemanes. A las 03:39 horas de la mañana del 26 de diciembre, el Almirante Fraser sabía en su buque insignia que el Scharnhorst estaba en el mar..........................
Imagen
El Scharnhorst en el Alta Fjord, 1943.............................................................
http://www.ipmsstockholm.org/magazine/2 ... isenau.htm

Fuentes: http://www.zeit.de/1989/01/blind-in-die ... ettansicht
http://magazin.spiegel.de/EpubDelivery/ ... f/17542096

Sigue más. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7945
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: OPERACIÓN OSTFRONT: El final del Schanhorst

Mensaje por tigre » Mar Sep 05, 2017 12:12 am

Hola a todos :-D; algo más.....................................

Ciego en la noche polar y hacia la muerte.
Hundimiento del Scharnhorst.

Ahora eran las 16:30 horas, la oscuridad era casi total. El Scharnhorst navegaba a alta velocidad de regreso a Alta-Fjord. Unas cuatro horas antes, el Almirante Erich Bey había tenido que interrumpir el intento de alcanzar al convoy inglés JW-55B. El convoy aliado se dirigía a Murmansk con diecinueve barcos, con armas y provisiones para la Unión Soviética. Aquí, frente al Cabo Norte, esperaban atraparlo. Pero en el curso de la acción varias cosas salieron mal.

Había tres cruceros británicos en el Mar de Noruega, denominados "Fuerza 1". No eran oponentes serios para el Scharnhorst. Pero si había uno: el Duke of York. Contra los diez cañones de 35,6 centímetros del nuevo acorazado británico, solamente el Tirpitz podría haberlo enfrentado con su mayor calibre, pero no el Scharnhorst con sus nueve cañones de 28 centímetros. Sólo que por el momento el Duke of York no estaba a la vista.

El crucero de batalla navega hacia el norte en la tormenta para cortar el convoy. Pronto los cinco destructores escolta no pueden sostener el tempo del buque capital por lo tanto, Bey había decidido atacar solo con el Scharnhorst. Pero sin la cubierta de los destructores, el crucero de batalla era extremadamente vulnerable en la oscuridad de la noche polar. Está oscuro, 23 horas al día, el Scharnhorst no puede encontrar el convoy - pero los cruceros británicos de la "Fuerza 1" encuentraron al Scharnhorst en la oscuridad. Atacan dos veces. El Gefreiter Feifer es asignado a la guardia de averías a popa en la nave. Escucha el lejano tronar del fuego de sus propias armas. No cree que nadie pueda afectar seriamente al buque. Él está en el teléfono y toca en su armónica "An der Saale hellem Strand" (En la luminosa playa de Saale).

Dos veces el Scharnhorst había sido atacado a los cruceros británicos durante el transcurso del día. Los británicos eran obviamente capaces de disparar en la oscuridad debido a su equipo de radar - una desagradable sorpresa para Bey. Una vez más, resultó que Inglaterra estaba muy por delante en el campo de la tecnología de localización. Los artilleros de Bey tenían que apuntar visualmente. Así, los nueve cañones de 28 cm del Scharnhorst sólo podían utilizarse eficazmente en el crepúsculo difuso al mediodía. Cuando Bey tuvo la impresión de que le había disparado una unidad pesada, dio la orden de regresar. Sus instrucciones lo dictaban. El convoy estaba fuera de alcance de todos modos, y el breve y difuso período de luz pronto se acercó a su final. Aquí alemanes cometen un error, que los historiadores no entienden y pese a superar en potencia de fuego a los cruceros británicos. Bey da órdenes de escapar hacia el sur-este - hacia los cañones del Duke of York.

Ahora, en su regreso en completa oscuridad, el Scharnhorst estaba casi ciego. El crucero de batalla tenía dos goniómetros, pero eran mucho más débiles que el radar británico. Además, una granada había destruido la unidad más grande a proa, y para no traicionarse por la emisión, Bey ni siquiera había dejado encender la unidad de popa. Los vigias, por lo tanto, lucharon para penetrar en la noche polar con sus binoculares nocturnos. Lo que Bey no sabía: es que fuera de la vista, pero dentro del alcance del radar, el Vicealmirante Burnett lo siguió con los cruceros Belfast y Norfolk y cuatro destructores. Por radio, Burnett seguía dando información precisa sobre la posición y el rumbo del crucero de batalla alemán. Y desde el Suroeste avanzó la "Fuerza 2" bajo el Almirante Bruce Fraser, el comandante de la "Home Fleet". Esta organización de combate consistía en cuatro destructores, el crucero pesado Jamaica y el moderno buque de guerra de 35.000 toneladas Duke of York, contra cuyos diez cañones de 35,6 cm controlados por radar, el Scharnhorst no tenía esperanzas.

A las 16:17 horas, el Duke of York entró en contacto con los radares. De minuto a minuto, los británicos podrían seguir sus pantallas de radar a medida que la distancia disminuía. Fraser había decidido moverse a 12.000 yardas (unos 11 kilómetros). A las 16:50 horas, dos granadas luminosas estallaron repentinamente sobre el Scharnhorst. El buque alemán quedó inmediatamente inmerso en un despiadado brillo. El cuerpo del barco gris plateado, con sus proporciones elegantes, se presentó a los británicos, como escribió más tarde un oficial de un destructor, durante un breve momento como una vista de fascinante belleza. Inmediatamente después, la primera salva del Duke of York cayó al lado y en el barco. Ya desde la primera salva, una granada impactó en la proa y dejó la torre de proa fuera de servicio. Un minuto después siguió un impacto en la popa.

Los alemanes quedaron completamente sorprendidos, y les llevó varios minutos devolver el fuego. Bey puso la nave al norte hacia los cruceros de Burnett. Bey ordenó cambiar de rumbo otra vez, y el Scharnhorst navegó hacia el este, donde el anillo británico tenía un hueco. Sobre el buque, que ahora yacía bajo el fuego de varias unidades británicas, estalló una corriente ininterrumpida de granadas luminosas. Algo reacio, Fraser tuvo que mostrar una admiración ya que el crucero de batalla alemán todavía navegaba a más de 30 nudos. Una vez más, los alemanes fueron capaces de construir barcos sorprendentemente duros. La distancia con el Duke of York aumentó de nuevo. A las 18:20 horas, sin embargo, los artilleros del acorazado británico alcanzaron su objetivo, que selló el destino del Scharnhorst. De repente su velocidad cayó a 20 nudos. Poco después, Bey emitió su último mensaje de radio: "Al Führer: Estamos luchando hasta la última granada".

"No tenía miedo ni idea", recuerda el sobreviviente Feifer, "pensé hasta el final, que nada nos podía pasar." Hasta que otro Gefreite apareció en la popa buscando su chaleco salvavida. Feifer corrió tras su chaleco salvavidas, que le salvó la vida. El chaleco estaba en un armario con el envase de la máscara de gas. Cuando estaba justo detrás del armario impactó una granada. Los veinte hombres de su guardia, todos menos uno perecieron, y el otro, un Obermaat, estaba sentado en una caja de papas, y se quemó como una antorcha: "El cabello se levantó en llamas".

Media hora más tarde, los destructores Savage y Saumarez atacaron a popa desde babor. Al mismo tiempo, el Scorpion y el noruego Stord lo hicieron desde estribor. Los dos últimos fueron detectados en la oscuridad sólo en el último momento. El Scharnhorst hizo una fuerte maniobra evasiva - y ofreció al primer grupo su ancha banda. Al menos cuatro torpedos impactaron. La velocidad cayó de nuevo. Una hora más tarde, todo había terminado. El Scharnhorst tuvo al menos trece impactos del Duke of York, una docena de granadas de los cruceros y probablemente once torpedos. El crucero de batalla no había disparado por mucho tiempo, apenas había avanzado más y estaba envuelto en una espesa nube de humo, de la que brillaba una bruma de fuego de los británicos. A eso de las19:45 horas el buque dio vuelta campana y se hundió primero por la proa. Las tres hélices, que se elevaban del agua, continuaban girando hasta que la popa había desaparecido.

Feifer llegó de alguna manera a cubierta en la torre César, de un cañón antiaéreo saltó al agua. Detrás de él ve una popa, una euforia repentina fluye a través de él: "Hombre, hemos tomado uno con nosotros", cree. Y no reconoce que el Scharnhorst se hunde. Escenas fantasmagóricas tienen lugar en el agua helada. "Uno gritó tres veces, Sieg Heil", y luego cantó con otros cientos, "En la tumba del marino no hay rosas ". Dos buques de guerra ingleses rescataron a los últimos hombres del Scharnhorst. Lo mismo expresó el Gefreiter Günter Sträter, "en el agua, los marineros buscaban las balsas". Aquellos que se sentaron en las balsas cantaron los dos versos de la canción:" En la tumba de un marinero no hay rosas. "No oí ningún grito pidiendo ayuda. Todo sucedió ordenadamente y sin pánico. Mil novecientos treinta y dos hombres, incluyendo Bey y todos los oficiales, se hundieron con la nave..............................
Imagen
El último combate del Scharnhorst diciembre de 1943.............................................................

Fuentes: http://www.zeit.de/1989/01/blind-in-die ... ettansicht
http://magazin.spiegel.de/EpubDelivery/ ... f/17542096

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Marina de guerra del Eje”