Guerra naval en el Mediterraneo

La guerra en el mar. Estrategias.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1468
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor Schwerpunkt » Vie Abr 16, 2010 7:09 pm

José Luis escribió:La conclusión final que he sacado siempre que he abordado este tema está muy lejos de ese veredicto tan generalizado que muestra a Italia y a los italianos como unos inútiles y cobardes, en el peor de los casos, y como unos auténticos incompetentes, en el mejor. Creo y es mi opinión que Italia desempeñó un papel en el Mediterráneo (y en el resto de teatros de la guerra) que estuvo más o menos a la altura de esas sus circunstancias.


Aunque estoy casi totalmente de acuerdo con Jose Luis en sus apreciaciones respecto a la injusticia que representa pintar a los italianos como cobardes e inútiles y sobre el valor de la contribución italiana en la guerra, hay algunas matizaciones que querría hacer.

La primera es que Italia como ya hemos comentado en numerosas ocasiones era una potencia de segundo orden y con unos recursos escasos. Sin extenderme más sobre este punto, el problema fundamental del liderazgo político y militar italiano fue el no saber esbozar una estrategia coherente con esa realidad y el no trazar unas prioridades fundamentales de acorde a la misma. La gran oportunidad surgida en el verano-otoño de 1940 para hacerse con el control del Mediterráneo se malogró en gran medida debido al desinterés de Hitler en ese teatro y en casi igual medida debido a la torpeza, improvisación y perpetua dispersión de recursos del que hicieron gala los mandos italianos con Mussolini a la cabeza. El fracaso en extraer frutos de una oportunidad única en ese momento cuando los recursos de Gran Bretaña estaban estirados al máximo y concentrados en defender las Islas Británicas de la amenaza alemana, tuvo como resultado que se perdiera una oportunidad única.

Gran parte de la culpa fue del propio Hitler y Mussolini que se negaron a forjar una verdadera alianza y un verdadero mando unificado militar en esa zona. El mando unificado se lograría en la práctica en 1942-43 cuando la desesperada situación italiana forzó a una claudicación de hecho ante los superiores recursos alemanes. Uno se pregunta lo que se hubiera podido conseguir en 1940-41 con una colaboración estrecha y unos objetivos definidos.

Y finalmente además de una pésima estrategia, la gestión de los escasos recursos materiales dejó mucho que desear. La inferioridad tecnológica e industrial italiana se hubiera podido disminuir con asistencia alemana y un mayor nivel intelectual del alto mando italiano. Cuando digo mayor nivel intelectual me refiero a un análisis profundo de las nuevas realidades de la guerra puestas de manifiesto por las campañas alemanas en Europa y el poder de la aviación.

José Luis escribió:Sin embargo, triunfó el realismo y la responsabilidad, y la marina italiana fue clave para la evacuación de entre 70.000 y 100.000 hombres, 10.000 vehículos, 135 cañones, 45 tanques, y 17.000 toneladas de material desde Sicilia a Calabria entre el 3 y el 16 de agosto. Durante este “pequeño Dunkerque” del Eje, la RMI perdió sólo 17 barcos pequeños, a pesar del control aéreo de los aliados y de la presencia de una imponente fuerza naval aliada. Esto, empero, no parece tan glorioso a los buscadores de sacrificios sangrientos.


Totalmente de acuerdo. Paradójicamente la actuación de la marina italiana en su final privada de combustible y con una inferioridad material tremenda fue mucho más brillante que al principio de la guerra. Nos olvidamos de un hecho importante y es que mal que bien, la flota italiana logró asegurar el suministro de las fuerzas germanoitalianas en Africa hasta bien comenzado 1943.

vonmanstein escribió:Algunos historiadores afirman que si los buques con los que contaba italia en ese momento hubiesen presentado batalla la operacion podria haber sido repelida sin mucha dificultad.


Bueno, no conozco a los historiadores que han hecho esa afirmación, pero realmente podrían tirar el título a la papelera tras decir eso... Como bien dice Jose Luis, las posibilidades hubieran sido prácticamente nulas. Se hubiera producido una especie de salida a lo Yamato y la flota italiana hubiera sido aniquilada y miles de vidas perdidas.

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8654
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor Eriol » Vie Abr 16, 2010 8:19 pm

Hola!

Si bien no es cierto que los italianos fueran unos cobardes,u otros calificativos en ese mismo sentido, si que hay que plantear que ,al igual que los alemanes,las ordenes de los mandos superiores de no entablar combate ,salvo con fuerzas inferiores y que no comprometieran la seguridad de las naves,lastraba mucho la accion de la Reggia marina en batalla.

Saludos
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor José Luis » Vie Abr 16, 2010 8:58 pm

¡Hola a todos!

Italia era una potencia de segundo orden, efectivamente. ¿Cómo, pues, se iba a enfrentar con una potencia de primera magnitud como eran Gran Bretaña y la Commonwealth? ¿Cómo se iba a enfrentar la marina de guerra italiana siquiera con remotas esperanzas de éxito a la marina de guerra británica? Cualquier necio (italiano, británico o alemán) de la época sabría que de un enfrentamiento así sólo podía resultar una tragedia italiana. Ésta es la verdadera perspectiva desde la que deberíamos contemplar el asunto, y dejar de perdernos en detalles; esto es, centrémonos en la estrategia y dejemos al margen la táctica, pues ninguna heroicidad táctica italiana podría haber cambiado el resultado final de una guerra prolongada italo-británica.

Y esto lo sabía igualmente Mussolini, independientemente de que fuera un diletante en el terreno militar. Pero cometió un error garrafal (visto en retrospectiva) al declarar la guerra a Francia y Gran Bretaña porque su convicción de finales de mayo y primeros de junio de 1940 (creer firmemente que Francia ya estaba derrotada y Gran Bretaña le seguiría poco después en una mesa política) se mostró desacertada. Mussolini declaró la guerra el 10 de junio de 1940 porque creyó que ésta se habría de terminar como muy tarde en septiembre de ese mismo año. Luego, durante el verano y otoño de 1940, tomó una serie de decisiones carentes de realismo (Grecia, fundamentalmente) que le reportaron unos reveses colosales, no sólo militares sino también políticos. Durante ese tiempo su gran aliado, Hitler, estuvo perdido en delirios y sueños de grandeza, cuando no en labores criminales, mientras Gran Bretaña recibía diez veces, como mínimo, más ayuda de la Commonwealth y de Estados Unidos que Italia de Alemania. En Egipto-Libia y Grecia sucedió lo que tenía que suceder a una Italia que luchó, dirigida de forma irreal y falta de preparación en todos los niveles, solitaria ante británicos y griegos.

Pero mientras Mussolini y parte de sus asesores militares cometían graves errores, catastróficos en el campo militar, Hitler estaba gestando los dos mayores errores de su carrera política: dejar con vida a Gran Bretaña y ordenar los preparativos para una guerra contra la Unión Soviética. Desde el punto de vista estratégico (político, militar, económico, diplomático), todos los errores que cometió Mussolini en 1940 se quedaron prácticamente en pecata minuta frente a ese error decisivo de Hitler. Sin embargo, en el imaginario popular, quizás por ciertos prejuicios psicológicos y no poca propaganda machacona, se pasa por alto ese auténtico turning point de la guerra cometido por Hitler y se subrayan hasta el hartazgo los errores de Mussolini y sus “pobres italianos”. Se ha establecido en la conciencia popular que la guerra germano-soviética (rumanos, italianos, finlandeses, húngaros, etc., se difuminan ante el prominente término “germano”, “alemán” o “nazi”) fue una auténtica guerra (no como la de África, una menudencia; o la del Frente Occidental, ¡ah, los alemanes aquí ya no tenían casi nada!, se dice, olvidando las lógicas y matemáticas consecuencias de los potenciales de los bandos en liza), una guerra bestial, como si sólo ella diese cuenta de toda la historia de la IIGM, y sólo se lamentan, vaya por Dios, los errores de Hitler cuando afectaron criminalmente a sus ejércitos, como el caso del malogrado ejército de Paulus. Pero de los gravísimos errores o negligencias indecentes del mando alemán, Hitler a la cabeza, que llevaron a la destrucción de los ejércitos rumano, húngaro e italiano, casi nada se dice porque todo lo absorbe el desdichado ejército de Paulus, que era alemán. Sin embargo, en torno a la tragedia de Stalingrado cayeron más “aliados” (vasallos) de Alemania que alemanes.

Uno a uno, Hitler fue ahogando y destruyendo a sus aliados hasta que acabó por echarlos en manos de los aliados. Acabó, por supuesto, ahogando y destruyendo a su propio país (de adopción), Alemania.

Pero así es la historia popular. Mussolini cometió sus mayores errores, de todo tipo, en 1940. Hitler no paró de cometerlos desde el verano de 1940 y hasta poco antes de suicidarse el 30 de abril de 1945.

Las fuerzas armadas italianas, deficientemente equipadas y armadas, faltas de tecnología avanzada y combustible, inadecuadamente entrenadas, normalmente faltas de auténtico liderazgo de mando, con sus tropas frecuentemente maltratadas por sus propios oficiales, con una sociedad civil en la retaguardia (entre las que estaban sus familias) totalmente carente de entusiasmo por la guerra, abandonadas en los sustancial por sus homólogas alemanas, y un largo etcétera de carencias materiales y desamparos afectivos, sufrieron grandes derrotas y cosecharon no pocas gestas heroicas, mientras que, sotto voce, contribuyeron de forma decisiva a empantanar a los británicos en África del Norte y el Mediterráneo durante más de tres años y entregaron la vida de decenas de miles de sus hombres en la causa criminal de la guerra contra la Unión Soviética. Pero, al parecer, eran unos incompetentes, inútiles y traidores, el peor de los aliados de Alemania, un lastre terrible.........

Decíamos que Italia era una potencia de segundo orden, y efectivamente lo era. Mal que bien salió de la guerra relativamente en pie. El Tercer Reich de los Mil Años era una potencia de primer orden (y quería ser la potencia que dominara el mundo), pero acabó arrasado, devastado, desolado, humillado y, al menos en parte, avergonzado de forma imborrable. ¿Quiénes cometieron, finalmente, más errores en la guerra? ¿Mussolini y su “incompetente” liderazgo militar y político, o Hitler y su “excelente” liderazgo militar y político? Que se lo pregunten a los familiares de los soldados, suboficiales y oficiales de sus fuerzas armadas que fueron víctimas de esos errores y “errores”.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8654
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor Eriol » Vie Abr 16, 2010 9:41 pm

Hola!

Jose Luis yo al menos no pretendo comparar errores de cualquier tipo de los dirigentes del eje ,ni pretendo ver quien cometio mas errores.Pero hay una cosa que creo estaras de acuerdo;Hitler "preparo"mejor a Alemania para la guerra que Mussolini.Y digo preparo entre comillas por que no fue el directamente el que lo organizo todo ,ni fue autor del llamado milagro aleman,fueron muchos hombres de distintas aereas los que provocaron el incremento militar aleman.

En italia,si bien es cierto como hemos visto mucho mas mermada de posibilidades economicas/logisticas, Mussolini o sus consejeros no supieron poner a Italia en condiciones adecuadas,entendiendose este desde la perspectiva militar alemana,para la guerra en practicamente ningun aspecto.

José Luis escribió:Italia era una potencia de segundo orden, efectivamente. ¿Cómo, pues, se iba a enfrentar con una potencia de primera magnitud como eran Gran Bretaña y la Commonwealth? ¿Cómo se iba a enfrentar la marina de guerra italiana siquiera con remotas esperanzas de éxito a la marina de guerra británica?


Habria que recordar que precisamente el primer orden mundial que ocupaba Gran Bretaña hacia que tuvieran obligaciones en muchos teatros mas halla del mediterraneo.En lo terrestre/aereo puede que el norte de africa fuera durante mucho tiempo el principal campo de batalla(sin olvidarnos de la defensa de las islas o la india/birmania)pero navalmente hablando el mediterraneo era una escenario algo menos importante,por asi decirlo, que en lo terrestre sobre todo si nos referimos a buques ligeros(de C.Ligeros hacia abajo) que estaban mas ocupados en el atlantico y mar del norte.

Estaria bien ver las fuerzas pesadas navales(Portaaviones,acorazados y C.Pesados) en % que tenia el imperio en el mediterraneo.Haber si consigo encontrar algo hecho por que ahora mismo no tengo mucho tiempo para hacerlo yo mismo.

Saludos
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

vonmanstein
Expulsado
Mensajes: 45
Registrado: Mié Mar 31, 2010 7:52 pm

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor vonmanstein » Sab Abr 17, 2010 11:40 am

Bueno con respecto a que las fuerzas italianas eran mucho menores en el mediterraneo es verdad, pero la estrategia tambien cuenta ¿no? o a caso no se ha visto a ejercitos mas pequeños ganar batallas a otros mas numerosos por las estrategias que usaron? por ejemplo las fuerzas que habia en francia para detener a los alemanes eran mas numerosas en 1940 que las invasoras y triunfo la estrategia y el factor sorpresa y si hablamos de la caida de singapur en manos japonesas, tambien los japoneses eran inferiores en numero, ya digo que hay muchos casos en que no se mide la victoria en la fuerza bruta de antemano, por tanto desde mi modesta opinion creo que las cosas se podian haber hecho mucho mejor.

Avatar de Usuario
Shubiluliuma
Miembro
Miembro
Mensajes: 228
Registrado: Sab Mar 27, 2010 7:43 am
Ubicación: Argentina

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor Shubiluliuma » Dom Abr 18, 2010 9:39 am

¡Hola!

vonmanstein escribió:Bueno con respecto a que las fuerzas italianas eran mucho menores en el mediterraneo es verdad, pero la estrategia tambien cuenta ¿no?


vonmanstein, tu comentario es muy válido. Pero en un contexto más amplio, creo que se complementa muy bien con este párrafo de Jose Luis

José Luis escribió:Las fuerzas armadas italianas, deficientemente equipadas y armadas, faltas de tecnología avanzada y combustible, inadecuadamente entrenadas, normalmente faltas de auténtico liderazgo de mando, con sus tropas frecuentemente maltratadas por sus propios oficiales, con una sociedad civil en la retaguardia (entre las que estaban sus familias) totalmente carente de entusiasmo por la guerra, abandonadas en los sustancial por sus homólogas alemanas, y un largo etcétera de carencias materiales y desamparos afectivos


Supongo que difícilmente una brillante estrategia pudiera superar esa apabullante combinación de factores en contra. Más aún, sabiendo Mussolini ya a mediados de los años '30 que la vía diplomática no daría solución a sus ideas geopolíticas, obliga a las fuerzas armadas a realizar su preparación estratégica en función de objetivos que claramente excedían las capacidades del país. Uno imagina que tales limitaciones alientan la cautela y, porque no, al pesimismo. E incluso alimentan el optimismo contrario, tanto así que Gran Bretaña había considerado la posibilidad de realizar un ataque preventivo para dejar fuera de combate tempranamente a uno de sus potenciales enemigos y así liberar parte de su flota para desarrollar tareas en el Atlántico.*

La Regia Marina en todo caso parece haber sido bastante consciente de sus limitaciones. Por ejemplo, ante el plan del general Pariani, gestado en 1937 a pedido del Duce y que consistía en lanzar un ataque relámpago de tropas mecanizadas apoyadas por la aviación hacia Suez, la Regia Marina se autoexcluyó de participar de forma directa en el ataque, reservándose la tarea de escoltar convoyes e intentar cierto control sobre el Mediterráneo central, con la esperanza de que alemanes y japoneses pudieran entretener la mayor cantidad posible de buques británicos y franceses fuera del teatro de operaciones.**

Concluyendo, creo que llegado el momento de realizar la limitada tarea que las condiciones operativas le imponían, a mi juicio la armada italiana lo hizo bastante bien.


Saludos


*: "Military planning and the origins of the Second World War in Europe", B. J. C. McKercher y Roch Legault (editores), Praeger, 2001.

**: ""On the Fiery March - Mussolini prepares for war", G. Bruce Strang, Praeger, 2003.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor José Luis » Dom Abr 18, 2010 7:55 pm

¡Hola a todos!

Eriol escribió:Estaria bien ver las fuerzas pesadas navales(Portaaviones,acorazados y C.Pesados) en % que tenia el imperio en el mediterraneo.Haber si consigo encontrar algo hecho por que ahora mismo no tengo mucho tiempo para hacerlo yo mismo.


Para eso hay que ver la fuerza de la Mediterranean Fleet (MF). El 1 de noviembre de 1940, la MF, con base en Alejandría, comprendía 4 acorazados (Warspite, Malaya, Ramillies, Valiant), 2 portaaviones (Illustrious, Eagle), 6 cruceros (York, Gloucester, Liverpool [dañado], Orion, Sidney, Ajax), 2 cruceros antiaéreos (Calcutta y Coventry), 1 destructor antiaéreo (Wryneck), 21 destructores y 15 submarinos, y varios barcos dragaminas y de lucha antisubmarina.

En Gibraltar, al 6 de noviembre de 1940, la Fuerza H constaba de un crucero de batalla (Renown), un acorazado (Barham), un portaaviones (Ark Royal), un crucero (Sheffield) y 14 destructores.

A finales de octubre de 1940, la RMI tenía 5 acorazados y 9 cruceros en Taranto, un acorazado en Brindisi, dos acorazados en Trieste, un crucero en Pola, uno en La Spezia, uno en Nápoles y cinco en puertos sicilianos.

Fuente: David Brown, The Royal Navy and the Mediterranean, Vol. II: November 1940-December 1941 (Frank Cass, 2002), pp. 5-6.

De todas formas, la RMI no resiste una comparación en número de barcos de guerra con la Royal Navy. La flota británica en 1939, incluyendo las flotas de Australia y Nueva Zelanda, tenía 317 barcos de guerra operacionales: 12 acorazados y cruceros de batalla, 8 portaaviones, 58 cruceros, 100 destructores, 101 barcos de escolta y 38 submarinos (el único tipo de barco en que estaba por encima la RMI) (Brian Lavery, Churchill's Navy. Conway Maritime Book, 2006, p. 9). En 1939, la RMI tenía 8 acorazados (7 completados, no comisionados), 31 cruceros (22 completados), 73 destructores (62 completados), 56 torpederos (49 completados). Entre 1940 y 1943 se añadieron 5 acorazados, 3 cruceros, 16 destructores (5 completados), 16 torpederos (3 completados) y 176 barcos de tipo vario (corbetas, escolta, etc.) (136 completados) (Sadkovich, Op. Cit., Tabla 1.7, p. 32).

Desde 1937 a 1939 Italia empezó a construir dos acorazados totalizando 70.000 toneladas, pero Gran Bretaña siete con 265.000 toneladas. Mientras que Italia aprobó fondos para construir 15 cruceros (67.344 toneladas), Gran Bretaña lo hizo para 18 (131.500 toneladas). Italia proyectó 18 destructores (22.860 toneladas) y Gran Bretaña 32 (57.750 toneladas). No había color. (Sadkovich, p. 33).

Retomando las consideraciones de la RMI, Sadkovich escribe, en su primer capítulo titulado “Building a Navy”, que aunque la participación de la RMI en la IIGM ha sido ignorada por los historiadores angloamericanos, los autores europeos le han prestado su atención y muchos de éstos han rechazado como superficiales las manifestaciones de que la RMI fue dirigida por un estado mayor general “paralizado” por el temor a una Royal Navy que disfrutaba de una “ascendencia moral” sobre su oponente. Contrariamente, han atribuido la derrota italiana a deficiencias materiales y debilidades estructurales, así como a una fallida estrategia y deficientes decisiones de mando.

Al repasar la historiografía, Sadkovich menciona la historia de las operaciones navales italianas de Marc' Antonio Bragadin y Giuseppe Fioravanzo (1), quienes subrayan que una inadecuada base industrial y un desigual desarrollo tecnológico privaron a la RMI del radar, sonar, torpedos eléctricos y proyectiles fiables, mientras que la escasez crónica fuel-oil había “paralizado” a la flota italiana y la prisa de Alemania hacia la guerra había cogido a la marina italiana en medio de un programa de construcción....(2).

Iachino, el comandante de la flota de superficie italiana durante la mayor parte de la guerra, subrayó igualmente los problemas creados por la carencia de fuel-oil, una débil base industrial y la incapacidad de desarrollar el radar y sonar. Pero también puso de relieve los problemas de coordinación entre la RAI y la RMI, comentando además que “un par de portaaviones y una buena arma aérea de la flota” podían haber asegurado el Mediterráneo central para Italia.

Domenico Cavagnari se quejó de que como Mussolini le había prometido tiempo para prepararse para la guerra, los puertos no estaban completamente equipados en 1940, todavía se estaban construyendo los acorazados, faltaban ciertos tipos de navíos ligeros, y la marina estaba rezagada en un número de áreas técnicas. Problemas estructurales, incluyendo una industria pesada subdesarrollada, la necesidad de exportar mercancías navales para obtener divisas, falta de fuel-oil, muy poco entrenamiento (en parte debido a la carencia de fuel-oil), escasez de transportes, y carencia de una estrecha relación con la fuerza aérea italiana agarrotaron a la RMI. No obstante, Cavagnari calificó de “una buena marina” a la RMI, si bien no comparable a la británica (3).

La mayoría de los escritores están de acuerdo con estas debilidades básicas, pero discrepan de su importancia relativa (4). Oscar di Giamberardino subrayó la carencia de un plan estratégico coordinado, el fracaso para concluir una alianza naval con Gran Bretaña, y la necesidad de construir una marina “equilibrada” que incluyera barcos de grandes cañones, barcos ligeros, submarinos y aviación (5). Pero Romeo Bernotti vio el fracaso para construir portaaviones y la carencia de coordinación entre la RAI y la RMI igual de cruciales. También cargó la culpa de la derrota de Italia en Mussolini, cuyo “superficial estudio de la IGM” le llevó a creer que los submarinos y los torpederos (MAS) podían derrotar a Gran Bretaña (6).

Pierre Barjot discutió los problemas relacionados con la cumplimentación del papel de combate y logístico, dado especialmente que la RMI no estaba preparada para la guerra en 1940 y, como la RAI, no tenía suficientes stocks de combustible. Raymond de Belot opinó que la RMI destacaba en la calidad de su cuerpo de oficiales, velocidad de sus barcos, artillería, torpedos, comunicaciones y capacidad de maniobra, pero flaqueaba en diseño submarino, guerra anti-submarina, barcos auxiliares, guerra de minas, protección blindada, radar, portaaviones y aviación, estando estos dos últimos problemas agravados porque la RAI carecía de bombarderos en picado y de torpedos y de doctrina (7).

(1) Marc'Antonio Bragadin, Ill dramma della Marina italiana 1940-1945 (Milan, 1982), 14-15; M. Bragadin y G. Fioravanzo, The Italian Navy in World War II (Annapolis, 1957); y G. Fioravanzo, “Die Kriegführung der Achse mi Mittelmeer”, en Marine Rundschau (1958), 23, para radar, aviación y combustible.

(2) Angelo Iachino, Tramonto di una grande marina (Milano, 1959).

(3) Domenico Cavgnari, “La marina nella vigilia e nel primo periodo della guerra”, Nuova Antologia (1947), 373-76, 386, y “La marina dell'Italia fascista”, Rassegna italiana (1938), esp. 252

(4) Giorgio Giorgerini, Da Matapan al Golfo Persico. La marina militare italiana dal fascismo alla republica (Milan, 1989); Arrigo Petacco, Le battaglie navali del Mediterraneo nella seconda guerra mondiale (Milano, 1977), pp. 23-26; y Vittorio di Sambuy, Match pari tra due grande flotte. Mediterraneo, 1940-1942 (Milano, 1976), pp. 9-10. Véase también Aldo Fraccaroli, “The Italian Navy in the Late War”, Journal of the Royal United Services Institution (1948); Gianni Rocca, Fucilate gli ammiragli: la tragedia della Marina italiana nella seconda guerra mondiale (Milan: Mondadori, 1985), una historia popular; y la muy crítica de Antonio Trizzino, Navi e poltrone (Milan: Longanesi, 1966).

(5) Oscar di Giamberardino, La marina nella tragedia nazionale (Roma, 1947), pp. 3-4, 26-30, 35-55, anotan un debate entre defensores de (1) barcos de “grandes cañones” tradicionales; (2) cruceros y destructores, (3) submarinos, (4) y aviación. También, USMM, Le navi d'Italia. VIII. Almanacco storico delle navi militari d'Italia, 1861-1975 (Roma, 1980), pp. 104-5.

(6) Romeo Bernotti, Cinquant'anni nella marina militare (Milano, 1972), pp. 249, 259; Storia della guerra in Mediterraneo, 1940-1943 (Roma, 1960), p. 77; e “Italian Navy Policy under Fascism”, U.S. Naval Institute Proceedings (1956), pp. 722-30. Bernotti vio los problemas de la RMI como (1) carencia de potencia aérea; (2) escasez de fuel-oil; (3) incapacidad de reemplazar unidades perdidas; (4) poco apoyo alemán; y (5) una estrategia defensiva dictada por la necesidad de defender convoyes.

(7) Pierre Barjot, “Leçons de la guerre en Méditerranée”, La revue maritime (1954), pp. 1487-90. Veía Malta, y no Italia, como “le véritable porte-avions” del Mediterráneo; Raymond de Belot, The Struggle for the Mediterranean, 1939-1945 (Princeton, NJ, 1951), pp. 39-41.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor José Luis » Lun Abr 19, 2010 8:15 am

¡Hola a todos!

Sigue a continuación la relación de los barcos de guerra operacionales de la RMI y su localización el día de la rendición de Italia, 8 de septiembre de 1943.

Mar Tirreno

En el mar:

-Submarinos: Alagi, Diaspro, Galatea, Topazio, Turchese, Marea, Vortice, Brin, Giada, Nichelio, Platino.

La Spezia:

-Acorazados: Roma, Vittorio Veneto, Italia.
-Cruceros: Eugenio di Savoia, Regolo, Aosta.
-Destructores: Grecale, Velite, Mitraglieri, Carabinieri, Fuciliere, Legionario, Artigliere, Oriani, Vivaldi, Da Noli.
-Torpederos: Ardimentoso, Pegaso, Orsa, Orione, Ariete, Impetuoso, Indomito, Mosto, Carini.
-Corbetas: Folaga.

Génova:

-Cruceros: Garibaldi, Abruzzi, Montecuccoli.
-Torpederos: Libra, Animoso.

Bastia, Córcega:

-Torpederos: Aliseo, Ardito.
-Corbetas: Cormorano.

Bonifacio, Córcega:

-Submarinos: H6, Rismondo.

Ajaccio, Córcega:

-Submarinos: H1, H2, H4.

La Maddalena:

-Corbetas: Minerva, Danaide.
-Submarinos: Corridoni.

Portoferraio:

-Corbetas: Ape.

Pozzuoli:

-Torpederos: Calliope, Fortunale, Fabrizi.
-Corbetas: Vespa.

Gaeta:

-Corbetas: Gabbiano, Pellicano, Gru.
-Submarinos: Axum.

Porto Conte, Cerdeña:

-Corbetas: Ibis.

Mar Jónico

En el mar:

-Submarinos: Bragadin, Menotti, Settembrini, Zoca, Onice, Bandiera, Jalea, Squalo.

Taranto:

-Acorazados: Duilio, Doria.
-Cruceros: Cadorna, Scipione, Pompeo.
-Destructores: Da Recco, FR23, Granatiere.
-Torpederos: Sirio, Clio, Aretusa.
-Corbetas: Flora.
-Submarinos: Atropo.

Mar Adriático

En el mar:

-Destructores: Riboty (en tránsito de Venecia a Bari).

Pola:

-Acorazados: Cesare (no completamente operacional, en adelante *).
-Torpederos: Saggitario, Insidioso.
-Corbetas: Baionetta*, Urania*.

Venecia:

-Destructores: Sella*.
-Torpederos: Audace.

Trieste:

-Corbetas: Berenice.

Brindisi:

-Torpederos: Sirtori, Stocco, Cosenz.
-Corbetas: Pomona, Chimera, Sibilla, Fenice.

Durazzo:

-Torpederos: Missori, Pilo.
-Corbetas: Sfinge, Scimitarra.

Cattaro:

-Torpederos: Abba.

Mar Egeo

En el mar:

-Torpederos: Monzambano (en tránsito de Patrasso a Taranto).

Piraeus:

-Destructores: Crispi, Turbine.
-Torpederos: San Martino, Calatafimi.

Suda:

-Torpederos: Solferino, Castelfidardo.

Leros:

-Destructores: Euro.

Más allá del Mediterráneo

Bordeaux:

-Submarinos: Bagnolini*, Finzi*, CA2* (enano).

Danzig:

-Submarinos: S1*, S2*, S3*, S4*, S5*, S6*, S7*, S8*, S9*.

Shanghai:

-Cañoneros: Lepanto, Carlotto.

Océano Índico (en el mar):

-Submarinos: Cagni.
-Balandro colonial: Eritrea.

Singapur:

-Submarinos: Giuliani*, Torelli*.

Sabang:

-Submarinos: Cappellini*.

Fuente: Vincent O'Hara y Enrico Cernuschi, Dark Navy: The Italian Regia Marina and the Armistice of 8 September 1943 (Nimble Books, 2009), Appendix I, pp. 70-73.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor José Luis » Lun Abr 19, 2010 8:52 am

¡Hola a todos!

Fuerzas Navales británicas e italianas en el Mediterráneo, julio de 1940:

BRITÁNICAS:

-En Alejandría: 37 barcos de guerra: 4 acorazados, 1 portaaviones, 6 cruceros (incluyendo uno antiaéreo), 16 destructores y 10 submarinos.

-En Gibraltar: 18 barcos de guerra: 3 acorazados, 1 portaaviones, 1 crucero y 13 destructores.

-En Malta: 1 destrcutor

Total: 62 barcos de guerra: 7 acorazados, 2 portaaviones, 7 cruceros, 30 destructores y 16 submarinos.

ITALIANAS:

-En Taranto: 50 barcos de guerra: 4 acorazados (Littorio, Vittorio Veneto, Cavour y Cesare), 10 cruceros, 28 destructores y 8 torpederos.

-En La Spezia: 37 barcos de guerra: 10 torpederos y 27 submarinos.

-En Messina: 45 barcos de guerra: 2 cruceros, 4 destructores, 21 torpederos y 18 submarinos.

-En Nápoles: 23 barcos de guerra: 4 cruceros, 4 destructores, 6 torpederos y 9 submarinos.

-En Palermo: 31 barcos de guerra: 2 cruceros, 4 destructores y 25 submarinos.

-En Cagliari: 8 submarinos.

-En La Maddalena: 8 torpederos.

-En Brindisi: 6 barcos de guerra: 2 destructores y 4 torpederos.

-En Venecia: 4 torpederos.

-En Trípoli: 4 torpederos.

-En Bengasi: 4 torpederos.

-En Tobruk: 14 barcos de guerra: 4 destructores y 14 submarinos.

-En Pola: 1 torpedero.

-En Rodas: 14 barcos de guerra: 2 destructores, 4 torpederos y 8 submarinos.

-En el este de África: 14 barcos de guerra: 2 destructores, 4 torpederos y 8 submarinos

Total: 263 barcos de guerra: 4 acorazados, 18 cruceros, 52 destructores, 76 torpederos, 113 submarinos.

Correlación de fuerzas británico-italianas: 7/4 acorazados, 2/0 portaaviones, 7/18 cruceros, 30/52 destructores, 16/113 submarinos.

Fuente: Sadkovich, Op. Cit., Tabla 2.2, p. 53

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor José Luis » Lun Abr 19, 2010 9:32 am

¡Hola a todos!

Pérdidas y reemplazos de navegación mercante italiana 1940-43:

-1940 (tras las pérdidas iniciales del 10 de junio): 46 barcos perdidos (186.631 toneladas); 2 barcos nuevos (7.136 toneladas)

-1941: 178 barcos perdidos (714.410 toneladas); 10 barcos nuevos (67.141 toneladas)

-1942: 148 barcos perdidos (522.028 toneladas); 21 barcos nuevos (144.128 toneladas).

-1943 (hasta el 8 de septiembre): 225 barcos perdidos (76.734 toneladas); 27 barcos nuevos (87.328 toneladas).

Total: 595 barcos perdidos (2.199.803 toneladas); 60 barcos nuevos (305.733 toneladas)

Sadkovich, tabla 3.3, p. 103

Consumo de fuel-oil de la RMI 1940-43:

Stocks (Enero): 1940 (sólo desde junio): 1.666.674 (al 1 de julio); 1941: 1.010.223; 1942: 141.468; 1943: 57.109.
Perdido o consumido: 1940 (671.560); 1941 (1.123.148); 1942 (715.059); 1943 (402.335).
Entregado: 1940 (15.109); 1941 (254.393); 1942 (630.700); 1943 (403.126).

El consumo mensual cayó de 100.000 toneladas en 1940-41 a menos de 60.000 en 1942 y sólo 50.000 en 1943. Pero estas medias no reflejan las crisis producidas cuando el combustible llegaba tarde o no llegaba. Sin embargo, es evidente que con apenas 60.000 toneladas mensuales para 1942 reservadas principalmente para operaciones de convoyes, poco le quedaba a la flota de guerra para operar.

Sadkovich, tabla 9.1, p. 286.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1468
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor Schwerpunkt » Lun Abr 19, 2010 1:59 pm

Estimados contertulios:

Aunque las cifras ya han sido aportadas por Jose Luis, una sencilla tabla nos dará otro enfoque también al otro gran contendiente en el Mediterráneo, Francia. Esta contaba con una flota considerable en este teatro. Aunque la caída de Francia conllevó la "congelación" de esta importante flota, todos los contendientes la consideraron una especie de espada de Damocles que en cualquier caso podía causar perjuicio a su causa.

Veamos pues los efectivos de las tres flotas en liza en junio de 1940 en el Mediterráneo (1)

Imagen

Los efectivos de la Regia Marina eran pues considerables, aunque estaban lastrados por su inferioridad tecnológica y de entrenamiento y cooperación con el arma aérea que hemos señalado antes. Y además había un factor importante, la Royal Navy disponía de unos efectivos enormes en otros oceanos.

El otro factor era la escasa capacidad industrial italiana que se tradujo en la botadura de una mera fracción del tonelaje de otras naciones especialmente el Reino Unido y EE.UU.

Veamos el programa de construcción naval italiano de 1940 a 1943 (2)

Imagen

Notas a esta tabla:
- Varios de los acorazados botados en 1940 ya están computados en la tabla anterior. Lo mismo ocurre con algunos buques listados.
- No se han incluído algunas de las unidades menores como minisubmarinos y lanchas torpederas.

Llama la atención la súbita prioridad que a partir de 1942-43 reciben las unidades de escolta que hasta la fecha apenas habían sido botadas por efecto de los ataques aéreos y submarinos aliados.

Y por muchas de las limitaciones técnicas y de entrenamiento anteriormente mencionadas la gran flota submarina italiana -en rigor una de las mayores del mundo en 1940- tuvo una eficacia limitada. Tampoco la ayudó la dispersión que realizó Mussolini ya fuera en aguas del Atlántico o incluso en el Sudeste asiático.

Fuentes:
Todas las tablas han sido extraídas y reprocesadas del artículo de Vera Zamagni "Italy: How to lose the war and win the peace" en Mark Harrison: The Economics of World War II. Cambridge Univ. Press 1998.
(1) Santoni 1991
(2) Minniti 1978, 49, tabla XIII

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8654
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor Eriol » Lun Abr 19, 2010 3:58 pm

Hola!!


Muchas gracias por las cifras Jose Luis y Schwerpunkt.

Cabe destacar en ambas las pocas naves que se botaron/construyeron en Italia a pesar de estar en guerra.En particular me parece llamativo lo de los mercantes.Con las fuertes perdidas que se tenian año por año y en ningun momento se llego siquiera a reemplazar lo perdido.

Saludos
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

maximus

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor maximus » Mar Abr 20, 2010 11:10 am

El mayor error de la Marina Italiana fue no desarrollar tácticas de guerra aeronaval ni de guerra anfibia. La primera batalla contra la flota británica, la de Punta Stilo, tuvo lugar muy cerca de la península italiana, y la Regia Aeronáutica pudo haberla decidido de haber tenido una mínima preparación para ello. Igualmente, con una buena marina, la infantería italiana podía haber aprovechado la disposición de buques anfibios para eliminar los problemas logísticos del desierto libio. De hecho, desde el 1 de septiembre de 1939, cuando estalla la guerra, hasta el 10 de junio de 1940, cuando Italia entra en la guerra, algo podían haber hecho los italianos para reparar estas faltas aunque sólo fuera con vistas a que sucediera lo que finalmente sucedió: que Alemania derrotara en el continente a los franceses, pero no a los británicos en el mar. Italia tenía ambiciones coloniales en el Mediterráneo: Malta, Túnez, Suez. Podían haber diseñado, cuando menos, algún plan con respecto a estas ambiciones concretas para la eventualidad de una victoria alemana contra Francia y Polonia.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1468
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor Schwerpunkt » Mié May 19, 2010 1:19 am

maximus escribió:El mayor error de la Marina Italiana fue no desarrollar tácticas de guerra aeronaval ni de guerra anfibia. La primera batalla contra la flota británica, la de Punta Stilo, tuvo lugar muy cerca de la península italiana, y la Regia Aeronáutica pudo haberla decidido de haber tenido una mínima preparación para ello. Igualmente, con una buena marina, la infantería italiana podía haber aprovechado la disposición de buques anfibios para eliminar los problemas logísticos del desierto libio.


Uno de los mayores problemas de la Supermarina -y de los otros servicios de las fuerzas armadas italianas- fue la falta de cooperación aeronaval. El problema no era sólo la integración y cooperación en combate de los dos servicios, materia bastante importante sino los tremendos defectos en apartados tan vitales para dominar un espacio tan vasto como el Mediterráneo como eran la exploración, detección electrónica (radar y sonar) y coordinación con los estados mayores navales. No sólo no estaba bien organizado un servicio tan esencial como la exploración aérea sino que los aparatos destacados a tal fín adolecían de comunicaciones defectuosas, escasa o nula protección de cazas, etc, etc. Así pues durante parte de 1940 y gran parte de 1941 la flota italiana consumió gran parte de su escaso stock de combustible en intentar interceptar los convoyes británicos de abastecimiento a Malta o en fallidas incursiones contra la Royal Navy dando golpes en el vacío por falta de una verdadera inteligencia sobre las singladuras del adversario y sus intenciones. Un problema similar tuvieron las escasas y aislada unidades navales italianas en el Mar Rojo; la mayor parte de las veces que se hicieron a la mar para interceptar convoyes británicos, lo único que lograron fue quemar su escaso combustible.

En cuanto a la falta de preparación anfibia italiana, soy de la opinión que hubiera sido útil para reducir alguna base británica importante como por ejemplo Malta u otras, pero no comparto la creencia de que unos buques anfibios hubieran eliminado los problemas logísticos sufridos en el desierto libio. Por una parte, los buques anfibios "per se" no pueden realizar ningún cometido si no hay un dominio o supremacía naval. Los aliados estuvieron en condiciones de realizar operaciones anfibias de calado entre finales de 1942 y 1943 gracias a su dominio naval y a que la flota italiana había quedado relegada a una cuasi-inoperancia. Sin ese dominio previo de poco sirve tener muchos buques anfibios que serán tan vulnerables a las naves o aeroplanos enemigos como cualquier mercante. El segundo punto es que incluso en caso de dominio naval, los buques anfibios en sí tienen dificultades en solventar los problemas logísticos de cualquier nación a menos que existan puertos de cierta capacidad en un razonable estado de operatividad. No pensemos que la logística de la guerra del desierto se soluciona embarrancando en una playa libia cerca del frente un buque anfibio desembarcando a placer los suministros o refuerzos... Uno de los problemas fundamentales de la campaña del desierto fue la escasa capacidad de los puertos libios para procesar grandes tonelajes. En suma, la cuestión logística en la guerra del desierto para los germanoitalianos se puede resumir en tres puntos:

1) Lograr transportar un gran tonelaje de pertrechos, hombres y suministros a los puertos libios con el menor porcentaje de pérdidas posible.
2) Lograr que esos puertos puedan gestionar ese tonelaje a despecho de incursiones aeronavales contrarias.
3) Lograr transportar ese tonelaje al frente de batalla, que podía encontrarse fácilmente a 1.500 km de los puertos mencionados.

En líneas generales y hasta el año 1943 los italianos consiguieron cumplir el apartado 1) -y el crédito hay que darselo a la Regia Marina- haciendo llegar los convoyes con unas pérdidas aceptables. Así pues durante la segunda mitad de 1940 la Regia Marina escoltó a 331 mercantes hasta el norte de Africa con un total de 41.544 hombres de refuerzo o reemplazo y transportando 346.559 t de suministros. Las pérdidas de hombres y suministros fueron del 0.6% y 2.2% respectivamente.(*)
El punto 2) supuso un cuello de botella durante todo el conflicto de manera que incluso se utilizaron los puertos de Bardia y Tobruk peligrosamente cerca del frente de batalla y a despecho de las pérdidas.
El punto 3) fue uno de los mayores problemas dada la escasez del parque móvil germanoitaliano para mover a esas distancias esos tonelajes en ausencia de una línea férrea.

La campaña italiana de 1943-44 hubiera sido muy complicada sin la posesión del puerto de Nápoles por ejemplo. Y hablamos de las fuerzas anfibias angloamericanas que habían llegado a un nivel de especialización y sobre todo a un volumen de unidades botadas que no tenía parangón en el mundo y que los italianos no hubieran conseguido jamás debido a su debilidad industrial. En retrospectiva, es muy posible que hicieran bien en no dedicar parte del escaso tonelaje botado a la constitución de una flota de buques anfibios que no hubieran podido proteger... aunque esa es otra cuestión que escapa al alcance de este hilo.

(*) Vincent P. O´Hara: Struggle for the Middle Sea: The Great Navies at War in the Mediterranean Theater, 1940-1945. (Pág. 76)Naval Institute Press Annapolis 2009.

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8654
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Guerra naval en el Mediterraneo

Mensajepor Eriol » Dom May 23, 2010 1:29 am

Hola!!

José Luis escribió: Retomando las consideraciones de la RMI, Sadkovich escribe, en su primer capítulo titulado “Building a Navy”, que aunque la participación de la RMI en la IIGM ha sido ignorada por los historiadores angloamericanos, los autores europeos le han prestado su atención y muchos de éstos han rechazado como superficiales las manifestaciones de que la RMI fue dirigida por un estado mayor general “paralizado” por el temor a una Royal Navy que disfrutaba de una “ascendencia moral” sobre su oponente. Contrariamente, han atribuido la derrota italiana a deficiencias materiales y debilidades estructurales, así como a una fallida estrategia y deficientes decisiones de mando.


No pretendo,como es logico,negar las deficiencias de la industria italiana pero creo que no se puede negar parte,mayor o menor a gusto del consumidor, ala oficialidad italiana.Aqui dejo esto que puse en otro post:

"Aquí un breve resumen de la narracion de la batalla de calabria:
La flota inglesa ,que tenia como destino malta para evacuacion,habia sido atacada por bombarderos italianos con base en islas del dodecaseno produciendose un impacto en el crucero Gloucester matando al capitan y a 17 marineros mas y averiando su mecanismo de control.
La flota enemiga estaba compuesta por 2 acorazados , 6 cruceros y 7 destructores y se dirigia hacia el norte al parecer despues de haber escoltado a un convoy hasta libia.posteriormente se le unieron 6 cruceros y 13 destructores.
La flota italiana fue localizada y marcada por aviones.se despacharon ataques aereos contra los buques pero sin que al parecer causaran daños.Los cruceros ingleses avanzaban a toda maquina hacia los italianos ,seguidos de los acorazados malaya y warspite.los primeros en abrir fuego dado su mayor alcanze fueron los cruceros italianos pero la punteria de los buques ingleses desconcerto a los artilleros italianos.A 25 km el buque warspite estaba horquillado pero en esos momentos una de sus granadas fue a parar a la base del buqueinsignia Giulio cesare.este unico impacto fue suficiente para que el almirante Campioni rompiera contacto con la RN
Cunnighan ansioso por enfrentarse al enemigo maldijo su suerte a pesar de que su flota se encontraba en claro inferioridad.

De nuevo una actitud bastante timorata de la oficialidad italiana.su flota era superior a la inglesa como el mismo almirante ingles sabia y el unico inconveniente serio(la presencia del portaaviones Eagle) no habia causado todavia ningun daño a la escuadra italiana a pesar de numerosos ataques de sus aviones.y estando tan cerca de la costa italiana era bastante probable que de haber querido enzarzarse en la batalla y haberse prolongado esta a lo largo del dia mas aviones italianos hubiera podido no solo dar cobertura a sus buques si no hostigar a los ingleses como hicieron mientras estos se retiraban hacia alejandria"

Igualmente dejo este otro aporte,tambien usado anteriormente,para intentar demostrar que a pesar de la inferioridad son mas importantes ,en muchas ocasiones,las ganas que el material.

"Posteriormente a la batalla de matapan(en la que los italianos perdieron 3 cruceros y 2 destructores) los sucesos en grecia propiciaron una gran oportunidad para que la flota italiana se pudiera vengar de la RN.
“Cunninghan tendria que pasar por otro dunkerke , en esta ocasión con un completo dominio del aire por el enemigo.La LW superaba con mucho a la RAF…Los aviones con base en el formidable(bastante escasos) tendrian que dar practicamente toda la cobertura aerea para los barcos enviados a recoger a los soldados britanicos que se replegaban”
Las perdidas de la navy UNICAMENTE A MANOS DE LA LW fueron de 3 cruceros y 6 destructores hundidos.otros 2 acorazados ,el portaaviones formidable, 2 cruceros y 2 destructores tendrian que ser enviados a reparar alejandolos del mediterraneo durante un tiempo mas o menos considerable."

Una oportunidad de oro desaprovechada...

Saludos
Editado por Minoru para confirmar el modo de cita
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.


Volver a “Temas generales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado