pub01.jpg

Convoyes navales

La guerra en el mar. Estrategias.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
Jake Chambers
Usuario
Usuario
Mensajes: 14
Registrado: Jue Sep 26, 2013 7:35 pm

Convoyes navales

Mensajepor Jake Chambers » Vie Mar 14, 2014 8:56 pm

Hola a todos,

siempre que he leido las azanas de los U-boot, me he preguntado lo que debia sentir un marinero de un mercante cuando en mitad de la noche oia la explosion de otro barco. Debido a ello he buceado por la red y en algunos libros, y fruto de mi curiosidad satisfecha he realizado este modesto resumen del fascinante y complejo mundo de los convoyes navales.
En varios temas del foro se ha hablado directamente de alguno de ellos e indirectamente de su organizacion y estructura, por lo que he pensado que no estoy publicando un tema ya tratado.

Muchas gracias por vuestra atencion.


CONVOYES NAVALES


Un convoy es un grupo de barcos con o sin escolta que deciden viajar juntos por seguridad. Su origen se remonta a los principios de la navegación cuando era necesario protegerse de piratas o flotas enemigas.
La llegada de la navegación a motor hizo pensar a principios del siglo XX que los convoyes ya no eran necesarios por las siguientes razones:
-Necesidad de navegar a la velocidad del barco más lento.
-Tiempo de espera de los barcos hasta que sale el siguiente convoy.
- Barcos de Guerra destinados a escolta en lugar de tareas más ofensivas.
- Aglomeración de trabajo a la llegada a Puerto.
- Riesgo de colisión
- Más fácil de ser avistados por los enemigos.
- Un convoy nunca navega por la ruta más corta, es decir, un buque que navega siempre en convoy podrá realizar menos travesías en el mismo periodo de tiempo que si fuese en solitario.

En Abril de 1917, Estados Unidos entra en la primera Guerra mundial y la Marina de Guerra Alemana declara la Guerra total y libertad de ataque a los U-Boot. Las cifras de hundimientos hicieron pensar a las autoridades que el estrangulamiento de las líneas de abastecimiento de Reino Unido era una pesadilla a tener en cuenta, de manera que se reconsideró el uso de convoyes. La formación de éstos y la construcción de grandes cantidades de buques de escolta hizo bajar de manera sustancial las toneladas perdidas.

Segunda Guerra mundial.
Anticipándose a lo que el futuro les deparaba, el 26 de Agosto de 1939 el Almirantazgo asume el control del comercio marítimo a través de su División de Comercio (Trade Division) y empieza a aplicar racionamiento a la población de civil. Esta División de Comercio será la encargada de organizar la composición, ruta y escolta de los convoyes.
Ante la enorme tarea de proteger el tráfico marítimo y la imposibilidad de conseguir buques de protección, se decidió en un primer momento armar a los mercantes con viejas piezas de artillería naval que se encontraban en los almacenes del Almirantazgo.
Los primeros convoyes navegaron a lo largo de la costa Este del Reino Unido, encontrando serios problemas con ataques de la Luftwaffe, destructores y lanchas rápidas alemanas, así como minas y las dificultades que conlleva la navegación por estrechos canales costeros
Al principio de la Guerra la mayor amenaza para el comercio británico eran los barcos corsarios alemanes y no los U-Boot, que se cebaban especialmente con los buques que de manera sorprendente cruzaban el Atlántico en solitario, confiando en su velocidad como mayor protección.

La experiencia hizo ver a los expertos ingleses que una concentración de barcos en un área relativamente pequeña ofrecía al enemigo pocas oportunidades de avistamiento. De la misma manera, la realización de maniobras conjuntas de varios barcos suponía una mayor oportunidad de destruir sumergibles, y no como se hacía anteriormente, enviando un buque en misión de búsqueda y destrucción.
La forma de un convoy se asemeja a la de un rectángulo siendo su lado más ancho en la dirección de avance. Los buques integrantes van formados en columnas y los de escolta navegan a su alrededor. Por norma general los petroleros, transportes de tropas o de municiones iban en el centro del convoy al ser el lugar menos expuesto.
Un convoy normal de unos 45 barcos puede tener unas 30 millas de perímetro, imposibles de proteger con 4 o 5 buques de escolta.
Los primeros sistemas de detección remota tipo ASDIC no buscaban en todo el horizonte sino únicamente un arco de circunferencia y no eran fiables a más de 2500 yardas (2300 metros). Su efectividad se veía afectada por el mal tiempo, habitual en el Atlántico, reduciendo su alcance a la mitad.
Si un barco detectaba algo en el ASDIC e iniciaba una búsqueda, la protección del convoy se veía comprometida al abandonar un barco la formación. Si eran atacados y un barco se detenía a rescatar a los supervivientes se generaban enormes huecos en la escolta. Estos factores nos ayudan a comprender la dificultad que conlleva proteger un convoy.
Lógicamente los convoyes no siguen las rutas comerciales habituales, siendo normal las variaciones de rumbo y velocidad. La comunicación entre buques era por un sistema de luces y banderas evitando las emisiones por radio.
En 1941 para la protección de un convoy integrado por 40 o 50 buques se disponía de 2 o 3 barcos de Guerra. Ya en Mayo de 1941 se podía proporcionar escolta durante todo el trayecto.
A un ritmo espectacular se fueron construyendo nuevos tipos de barcos, corvetas y fragatas, veloces y armados para poder luchar contra los sumergibles.
El diseño de una corveta estaba basado en barcos balleneros, pequeños y maniobrables. No llevaban ni una extensa tripulación ni abundante armamento, pero con los últimos avances en sonar, cargas de profundidad y un cañón en cubierta eran suficiente amenaza para los U-boot.
Más adelante se introdujeron las fragatas, buques de tamaño intermedio entre una corveta y un destructor. Estaban mejor preparadas para las largas travesías, mejores instalaciones para la tripulación, abundante armamento y medidas de detección electrónica. Fue el barco más utilizado en la escolta de convoyes.

convoy atlántico
Imagen
fuente "Enciclopedia SGM" editorial Sarpe volumen1 p371

-Formación de un convoy:
Una vez que un buque ha llegado a Puerto y se le ha asignado un muelle, comienza a cargar las mercancías que la División de Comercio le ha encomendado. A cada capitán de barco le llega un correo en sobre confidencial indicándole fecha, hora y lugar de la reunión de organización del convoy (convoy conference).
Allí son bienvenidos por el Jefe Naval de Control de Mercancías (Senior Naval Control of Shipping Officer o SNCSO) que durante la reunión les desvela el destino final del convoy y detalles que se consideren importantes. Lógicamente toda esta información está catalogada como secreta. En esta reunión se presenta el Oficial encargado de la escolta naval (Senior Officer of the Scort Group) que sin dar muchos detalles explica en que unidades consiste la escolta, la disponibilidad o no de vigilancia aérea y organización del convoy. También se presenta el Jefe de Convoy (Convoy Commodore) normalmente un Oficial de Marina de gran experiencia, puede que incluso jubilado, que desde el corazón del convoy intentara con sus órdenes que el convoy llegue sano, salvo y a tiempo a su destino.
La tarea de organizar en aguas poco profundas un grupo de 40 mercantes para situarse en la posición que ocuparan durante todo el convoy era larga, fatigosa y estresante. Durante horas y mediante el uso de lámparas de señales el Jefe de convoy se comunica con los mercantes y con la escolta naval, los integrantes de la escolta naval entre ellos, y por supuesto los mercantes con el jefe de convoy. También se usaban banderas durante el día y luces de colores por la noche.
Los primeros días del convoy se podían considerar seguros ya que tenían protección aérea desde las bases situadas en tierra firme. También tenían protección naval costera, es decir, buques que no estaban preparados para la larga travesía del Atlántico. Estos días eran aprovechados por el Jefe de Convoy para llevar a cabo innumerables simulacros de ataque, maniobras de distracción, cambios de turno y velocidad hasta que el Jefe del convoy se quedaba satisfecho con la velocidad de reacción del grupo.
Una vez llegaban al “Agujero negro” o “Vacío aéreo” (air gap), es decir, donde ya no tenían protección de aviones con base en tierra firme, eran recibidos por el Grupo de Escolta Oceánica (Ocean Escort Group) que se iba a encargar de la lucha contra los U-boot.
Avanzar en plena tormenta en el Atlántico, rodeado de buques que navegan completamente a oscuras, manteniendo rumbo y velocidad y aguantar la formación pese al ataque de sumergibles enemigos debía demandar nervios de acero y un sentido del deber por parte de todos los integrantes del convoy que resultan difíciles de imaginar. Incluyendo maniobras de distracción y cambios de rumbo una travesía desde Norteamérica (Halifax al principio de la Guerra más tarde Nueva York) a Liverpool podía ser entre 3500 y 5000 millas, de 15 a 20 días de máxima tensión.
Una vez que están al alcance de los aviones con base en tierra firme se vuelve a cambiar de escolta, La escolta oceánica se dirige a su base a descansar, reparar y avituallar. Entre travesías las tripulaciones de la escolta disponían de menos de 48 horas de descanso. La escolta oceánica tiene un permiso largo a los seis meses de Servicio, ya que tanto el personal como las máquinas necesitan una Buena temporada de descanso y mejora.

Desde aquí quisiera expresar mi más profunda admiración por las tripulaciones que se embarcaron en barcos mercantes especialmente al principio de la Guerra. Más o menos 35000 marineros murieron, 2426 barcos y más de 11 millones de toneladas se perdieron entre 1939 y 1945.

http://www.wikipedia.org
http://www.warsailors.com
http://www.uboat.net/allies/personnel/c ... odores.htm
http://www.uboat.net
www,militaryhistoryonline.com
Nicholas Montsarrat, the cruel sea, Penguin, 1956
http://www.mikekemble.com/
https://www.pier21.ca/wp-content/upload ... lantic.pdf

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3359
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Re: Convoyes navales

Mensajepor minoru genda » Mié Abr 02, 2014 2:59 pm

Muy interesante Jake, buen trabajo :sgm120:
Las web muy buenas, algunas están entre mis favoritas, en cuanto a los convoyes, has presentado un trabajo muy interesante para aquellos que quieran saber algo más sobre ellos y para quienes sabiendo, aún podemos aprender alguna cosa más repasando tu trabajo.
Gracias por compartir :sgm120:
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Jake Chambers
Usuario
Usuario
Mensajes: 14
Registrado: Jue Sep 26, 2013 7:35 pm

Re: Convoyes navales

Mensajepor Jake Chambers » Mié Abr 02, 2014 5:51 pm

Ha sido el primer trabajo que expongo en el foro y una buena critica ayuda a continuar. Muchas gracias

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3359
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Re: Convoyes navales

Mensajepor minoru genda » Jue Abr 03, 2014 2:18 pm

Jake Chambers escribió:Ha sido el primer trabajo que expongo en el foro y una buena critica ayuda a continuar. Muchas gracias

Soy consciente de lo que cuesta hacer buenos trabajos y valoro mucho cualquier esfuerzo que se haga y sea divertido, entretenido o revelador, el trabajo, como ya dije, esta muy bien, cierto es que con las diferentes historias ocurridas a los buques mercantes y los apasionantes a veces espeluznantes otras relatos de los marinos mercantes además de los avatares de determinados mercantes se podrían escribir varios tomos sobre la marina mercante en la segunda guerra mundial.
Lo cierto es que incluso en tiempos de paz da gusto oír las historias de los viejos marinos ocurridas en momentos difíciles.
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Scholtz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 646
Registrado: Lun Oct 08, 2012 7:49 pm

Re: Convoyes navales

Mensajepor Scholtz » Sab Abr 05, 2014 4:41 pm

Tal y como dice Jake durante la composición de un convoy en la parte interior se situaban los barcos que transportaban tropas y material de guerra mientras que más al exterior los que transportaban materias primas.

http://weaponsandwarfare.com/?attachment_id=30532#main

Ahora estoy leyendo un libro en el que se cita como una "leyenda urbana" transmitida por Hollywood que cuando un barco era atacado por un sumergible se producía una gran explosión. Parece ser que esto era más factible cuando se transportaba petroleo o municiones pero que cuando se trataba de madera u otros productos lo que se oía era más como un golpe sordo.

Buen post. :sgm120:
Imagen

"Escuchad chicos, acabamos de hundir un barco, es nuestro trabajo, estamos en guerra y son nuestro enemigo pero hay algo que jamás debeis olvidar, había marineros a bordo de ese barco, personas iguales que nosotros y ahora mismo se están ahogando y muriendo de la forma más miserable"

Rudolf Müller - 1WO U509

Avatar de Usuario
Radio-Etiopia
Miembro
Miembro
Mensajes: 191
Registrado: Sab Dic 14, 2013 11:13 am
Ubicación: Addis Abeba

Re: Convoyes navales

Mensajepor Radio-Etiopia » Dom Abr 06, 2014 12:43 pm

Gracias Jacke, este es un tema que no hay muchos libros en español. Seguramente la marina mercante pagó un precio muy caro pero salvó a Europa.

Un saludo

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3359
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Re: Convoyes navales

Mensajepor minoru genda » Dom Abr 06, 2014 2:40 pm

Scholtz escribió:Tal y como dice Jake durante la composición de un convoy en la parte interior se situaban los barcos que transportaban tropas y material de guerra mientras que más al exterior los que transportaban materias primas.

http://weaponsandwarfare.com/?attachment_id=30532#main

Ahora estoy leyendo un libro en el que se cita como una "leyenda urbana" transmitida por Hollywood que cuando un barco era atacado por un sumergible se producía una gran explosión. Parece ser que esto era más factible cuando se transportaba petroleo o municiones pero que cuando se trataba de madera u otros productos lo que se oía era más como un golpe sordo.

Buen post. :sgm120:

Bueno aclaremos u afinemos que podía pasar a un buque torpedeado dependiendo del tipo de carga.
Petrolero > Por lo general incendio y explosiones varias, raro era que debido a lo inflamable de la carga no se produjese en el mejor de los casos un incendio que pudiera ser controlado.
Munición > Dependiendo de que la explosión del torpedo afecte a la carga o no, explosión; la explosión y hundimiento, se produce siempre que la explosión del torpedo afecte a una bodega cargada de municiones
Transporte de tropas por lo general vía de agua que puede o no ser controlada si es controlada es probable que el buque siga navegando aunque a veces a velocidad más lenta por incremento de peso, averías en propulsores o rozamientos producidos por las propias vías de agua. Si el torpedo da en una zona vital puede producir más daños y provocar el hundimiento del buque.
Transporte de materias primas Aquí se dan diferentes casos porque había muchos tipos de carga, por ejemplo un mercante con carga de hierro a granel se hundía en segundos si es torpedeado en su zona central, lo mismo para otros mercantes cuya carga sea metálica como todo tipo de armamento, carros, camiones, repuestos, aviones ...etc. Otro tipo de mercantes como los que transportasen alimentos dependerían de la vía de agua y su situación, los de materias primas "livianas" como la madera, el corcho o similares puede que se salvasen por la naturaleza de su carga que contribuiría encierto modo a proporcionar un empuje adicional que no tendrían de llevar otra carga "más pesada"
Sobre la distribución de los barcos según la carga ya lo habéis dicho todo y sobre distribución y actividad de los escoltas.
La escolta mínima de seis buques consistía en dos buques que navegaban en ruta con el convoy de adelante a detrás del mismo, cubriendo los flancos y otros cuatro que navegaban en las esquinas del rectángulo del mismo trazando rutas circulares u ovales.
Repito sobre convoy's y sus escoltas se puede escribir un extenso libro :sgm120:
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
csf
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5298
Registrado: Jue Oct 04, 2012 4:37 pm
Ubicación: Madrid España

Re: Convoyes navales

Mensajepor csf » Lun Abr 07, 2014 7:47 pm

Yo recomiendo dos libros escritos por comandantes de los dos bandos . "Cazador de Submarinos" de Donald Macintyre uno de los mas afortunados comandantes de escolta y "Ataúdes de Acero" de Herbert Werner, uno de los pocos comandantes de U-Boot que sobrevivieron a la guerra.
Ambos son muy descriptivos de la batalla desde ambos bandos, desde las grandes cacerías de mercantes del año 40 y 41 hasta la derrota final en el mayo negro del 43.

Realmente los convoyes empezaron a ser eficaces a partir de la primera de 1943, no hay mas que ver las cifras de submarinos hundidos frente a la de buques mercantes.

base Lagens (ahora Lajes) en Azores
Imagen

Eso fue posible por la de la llegada al frente de decenas de corbetas clase Flower, las 78 Fragatas clase Captain y los múltiples De-5 Evarts americanos. Gracias a ellos los escoltas aumentaron en número. Sumado a la utilización del radar en los escoltas y sistemas de radio detección HF/DF hizo que atacar los convoyes fuera un suicido.

Mas avenado el año comenzaron también a aparecer los aviones de largo alcance, con base en Azores que ayudaron a llenar el hueco de la hoya atlántica junto con los CAM y los primeros CVE.
A modo de ejemplo el SC-130 comprendía 37 mercantes con 8 escoltas a los que se unieron 4 mas. En los ataques se perdieron 3 submarino y otro resulto dañado, sin mercantes perdidos.

Ademas la aparición de esos numerosos escoltas hizo que se pudieran desplegar por primera vez grupos de cazadores/matadores que atacaban a los U-boot en los tránsitos desde y hacia sus bases, aumentando así la presión, ya de por si enorme, de los aviones del costal Command de la RAF:
«Que cada cual ocupe su puesto y cumpla con su deber». TTe. Corl. D. Fernando Primo de Rivera. Oficial al mando. Rgto Cazadores de Alcántara, Annual 23 de julio de 1921

Avatar de Usuario
Scholtz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 646
Registrado: Lun Oct 08, 2012 7:49 pm

Re: Convoyes navales

Mensajepor Scholtz » Mar Abr 08, 2014 2:42 am

Os dejo un link donde aparece qué significan las letras que forman los nombres de los convoys (PQ, SC...) y pinchando sobre ellas las rutas que seguían.

http://www.uboat.net/ops/convoys/routes.php

Un saludo.
Imagen

"Escuchad chicos, acabamos de hundir un barco, es nuestro trabajo, estamos en guerra y son nuestro enemigo pero hay algo que jamás debeis olvidar, había marineros a bordo de ese barco, personas iguales que nosotros y ahora mismo se están ahogando y muriendo de la forma más miserable"

Rudolf Müller - 1WO U509

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1498
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Convoyes navales

Mensajepor Schwerpunkt » Mié Abr 09, 2014 6:22 pm

¡ Saludos a tod@s !

Los orígenes de los convoyes navales se remontan a las guerras revolucionarias y napoleónicas (1793-1815) y absobieron una buena parte de los recursos de la Royal Navy para proteger el tráfico mercantil. Sin embargo durante el siglo siguiente el Almirantazgo británico dejó de creer en la eficacia de esta medida durante el resto del siglo XIX y principios del XX. Cuando estalló la I Guerra Mundial no había ni tan siquiera un plan para proteger en convoyes a los buques mercantes y los únicos convoyes navales eran los transportes de tropas. No fue hasta 1917 cuando la guerra submarina alemana forzó a tomar medidas para proteger el tráfico mercante del que dependía a la existencia del Imperio británico. La vulnerabilidad del comercio mercante era una realidad pues el Imperio británico contaba con 8.587 buques mercantes (un 47% del total mundial) y el alemán con 2.090 buques (un 10% del total mundial) Ni que decir tiene que los buques de bandera francesa y otros aliados debían de ser protegidos también. (1)

La marina británica presentó una resistencia tremenda a la concepción de que los submarinos podían presentar una amenaza considerable a los buques mercantes e incluso a los buques de guerra propios. Varios memorandums sobre esta posible amenaza fueron ridiculizados y a la postre arrumbados en un cajón. Aunque el torpedeo simultáneo de tres cruceros acorazados en 1914 (el Aboukir, Hogue y Cressy) creó un pánico momentáneo hacia los submarinos que pronto fue olvidado, lo cierto es la única amenaza que se tomaba en serio era la de los buques de guerra de superficie en acciones de caza contra las rutas marítimas. Sin embargo para finales de 1914 estas naves corsarias alemanas habían sido hundidas y la flota alemana permaneció en general confinada en sus bases del mar del Norte y el Báltico.En 1916-1917 comenzó la guerra submarina alemana con menos restricciones y pronto quedaron de manifiesto las carencias de tal planteamiento así como la estrategia de la Royal Navy encaminada a intentar destruir los sumergibles enemigos pero no a proteger a los mercantes propios. Como ejemplo un gigantesco despliegue en septiembre de 1916 en la zona de Plymouth, Porstmouth y Portland sólo consiguió destruir 3 sumergibles germanos concentrando nada menos que 49 destructores, 48 torpederos, 7 buques “Q” y nada menos que 468 auxiliares armados y eso después de que los submarinos hundieran 30 buques.

La resistencia de la marina británica al sistema de convoyes llevaba incluso a manipular las estadísticas. Cuando el almirantazgo preguntó el número de travesías de arrivada y partida de puertos británicos se informó que había nada menos que 5.000 movimientos lo que imposibilitaba la escolta de ese inmenso número de buques. Sin embargo la inmensa mayoría de esos movimientos eran de naves de cabotaje, pesqueros e incluso de transbordadores con la isla de Wight ajenos. Cuando algunos oficiales cuestionaron esas cifras se averiguó que en realidad tan sólo unos 260 eran de buques de gran tonelaje haciéndose a la mar y que esas cifras podían abordarse con los recursos de la Royal Navy. Desgraciadamente cada mes de la primavera de 1917 se perdían cientos de buques –sólo en el mes de abril la friolera de 881.000 t hundidas- por lo que estos retrasos en abordar el problema ocasionaron pérdidas tremendas que hubieran sido evitables. Las negativas, excusas y retrasos empleados por el Almirantazgo estuvieron a punto de costar al Reino Unido la guerra combinados con la revolución en Rusia y los motines en Francia.(2)

Una vez se implementaron los convoyes y a pesar de las dificultades técnicas en la detección y destrucción de los sumergibles alemanes, las pérdidas disminuyeron a una mera fracción de las sufridas hasta entonces y ya en septiembre del mismo año fueron hundidas 351.000 t, o sea el 40% del mes de abril. En el otoño de 1918 los hundimientos mensuales fueron ya la mitad de esta cifra. El principio del éxito no radicaba en la localización de los sumergibles alemanes, que siguieron sin sufrir muchas bajas, sino en el simple hecho que era igual de difícil descubrir un convoy en la inmensidad del mar que un buque aislado. La mayoría de hundimientos se producían en buques aislados no en los pertenecientes a convoyes.(3)

En contraste durante la II Guerra Mundial el sistema de convoyes fue empleado desde el principio y sin vacilación para preservar las rutas mercantes. En principio la Royal Navy contaba con escoltas suficientes y los alemanes con demasiados pocos sumergibles para amenazar el tráfico mercante aliado.

Lo que cambió radicalmente el panorama fue la caída de Francia en el verano de 1940. De repente los alemanes se encontraban con acceso directo al Atlántico sin tener que sufrir el paso por los estrechos de las Islas Británicas. Este acceso directo aumentaba el número de misiones operativas de los sumergibles alemanes que de esta manera podían multiplicar su amenaza. Y aunque la cooperación con la Luftwaffe fuera mínima, la exploración aérea facilitaba la detección de las naves enemigas. Otro factor había entrado en la ecuación: la radio. El control de las flotillas submarinas se realizaba por radio y éstas a su vez podían dar información sobre la localización de los convoyes o buques enemigos. Ya no se trataba como en los días de Nelson de enviar unas naves a distancia visual unas de las otras e intentar encontrar a las naves enemigas lo que en la práctica era encontrar una aguja en un pajar, si no que el proceso de búsqueda se retroalimentaba con las emisiones de los buques amigos o enemigos.

Los convoyes ocupaban una zona muy pequeña dentro de la inmensidad del océano lo que dificultaba su avistamiento. Un convoy de 50 buques podía ofrecer un frente de tan sólo 2,3 km. Incluso en la fase álgida de la batalla del Atlántico entre el 1 de enero y el 31 de mayo de 1943 de los 68 convoyes aliados un total de 48 no fueron descubiertos por los alemanes.

Estas circunstancias motivaron que de repente la Royal Navy tuviera una escasez de escoltas para las misiones encomendadas. Las pérdidas sufridas en las campañas de Noruega y Francia se añadían a los compromisos que tenía la Royal Navy. Los típicos convoyes de la I Guerra Mundial contaban con unos 16-22 mercantes custodiados por unos 7 destructores. Sin embargo en el otoño de 1940 había convoyes de unos 30-25 buques con una sóla escolta y además los alemanes comenzaban a utilizar una nueva táctica de ataque en grupo (la famosa manada de lobos). Esto podía provocar serios problemas cuando el convoy no contaba con escolta suficiente como puso de relieve el ataque al convoy SC7 en octubre de 1940. El convoy formado por 35 mercantes y una sóla escolta muy lenta por lo demás se encontró con una galerna que dificultó su singladura. Lo peor es que se encontró con varios submarinos alemanes. Durante los diez días siguientes y a pesar de ser reforzada la escolta por 4 buques mas en la fase última de la singladura un total de 17 buques fueron hundidos.(4)

Lo que iba a cambiar el curso de la batalla del Atlántico y por reducción la suerte de los convoyes fue la combinación del dominio aéreo, la ruptura de los códigos secretos alemanes, mayores fuerzas dedicadas a la escolta y una nueva tecnología que dejaría noqueados a los u-boat alemanes…

Fuentes:
(1) John Keegan: Intelligence in War: (pág. 126-127) Pimlico 2004.
(2) Geoffrey Regan: Historia de la incompetencia militar: (pág. 331-344) Ed. Crítica 1989.
(3) David Stevenson: 1914-1918: The History of the First World War (pág. 321-324) Penguin Books 2004.
(4) John Keegan: Intelligence in War: (pág. 258-265) Pimlico 2004.

Avatar de Usuario
Jake Chambers
Usuario
Usuario
Mensajes: 14
Registrado: Jue Sep 26, 2013 7:35 pm

Re: Convoyes navales

Mensajepor Jake Chambers » Mié Abr 09, 2014 8:30 pm

En el libro "The golden horseshoe" (supongo que la herradura dorada en el idioma de Cervantes) Otto Kretschmer narra sus ataques a numerosos convoyes, su rivalidad/amistad con Gunther Prien y Joachim Schepke. Tambien narra el hundimiento de su sumergible por parte de Donald Macintyre y como este ultimo le quito los prismaticos antes de que los pudiese tirar al mar. Donald Macintyre destruyo nada mas y nada menos que 6 U-boot. Habia buscado el libro recomendado por don csf pero su titulo en ingles es "U-boot killer" y no cazador. Las traducciones al espanhol que no acaban de ser del todo fieles, y yo que no habia pensado en ello.
Muchas gracias por todos los aportes a este tema.

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3359
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Re: Convoyes navales

Mensajepor minoru genda » Jue Abr 10, 2014 5:25 pm

Voy a matizar y ampliar algunas cuestiones planteadas por nuestro compañero Schwerpunkt :sgm120:
Los convoyes ocupaban una zona muy pequeña dentro de la inmensidad del océano lo que dificultaba su avistamiento. Un convoy de 50 buques podía ofrecer un frente de tan sólo 2,3 km. Incluso en la fase álgida de la batalla del Atlántico entre el 1 de enero y el 31 de mayo de 1943 de los 68 convoyes aliados un total de 48 no fueron descubiertos por los alemanes.


Según esos datos que das la separación entre buques sería de 230 metros suponiendo que el frente del convoy lo ocuparan 10 buques, esa distancia es insuficiente para esa cantidad de buques.
Según dos esquemas de los que dispongo el convoy formaba un frente variable de buques que llevaban cinco buques por columna, además dispongo de fotos que me indican que esa distancia de 230 metros no es correcta, además y por si fuera poco tengo un esquema que marca las distancias entre buques para un convoy de 60 mercantes y son, a saber:
Un cuadrado de 10 kms.x 1,8 lo que significa que hay 900 metros de separación lateral ente cada buque y 450 metros en sentido de la marcha. El conjunto del convoy incluidos 6 buques de escolta alcanza en su frente 29 kms. y en sentido de la marcha entre 6 y 8 kms.
Los escoltas van situados:
Los laterales (2 escoltas) a 9 kms en su parte más alejada los de las esquinas (4 escoltas) a 4,5 kms
Todo ello indica que un convoy grande de 60 mercantes con sus escoltas ocupaba una extensión superior a los 100 kilómetros cuadrados, solo el convoy sin contar los escoltas ocupaba 18 kilómetros cuadrados, sí en el mar esa es una superficie pequeña pero considerable, difícil de localizar por un sumergible, pero no tanto con ayuda de reconocimiento aéreo.
A ún así aciertas cuando dices que eran difíciles de localizar, en realidad salvo este pequeño matiz estoy de acuerdo con todo lo que expones pero para el caso de lo que era la extensión de un convoy discrepo aunque solo sea un poquito, cierto es que esas distancias eran aproximadas y orientativas pero no es menos cierto que por razones de seguridad y ante el riesgo de colisiones entre buques se guardaran ciertas distancias mínimas acordadas previamente y considerando las particulares circunstancias del convoy correspondiente. :wink:

Seguimos con otras cosas
Algo que puede resultar chocante para todos, es la separación entre los buques que van en sentido de la marcha, se supone que los 450 metros son más que suficientes para evitar chocar por alcance, sobre todo si tenemos en cuenta que todos los buques de un convoy mantienen una velocidad constante igual al buque más lento, sin embargo, no es así para la separación lateral, que debe ser la mayor posible porque ligeros cambios de rumbo y entre niebla pueden suponer para un buque de una de las filas el meterse dentro del rumbo de una de las filas laterales

Lo que cambió radicalmente el panorama fue la caída de Francia en el verano de 1940. De repente los alemanes se encontraban con acceso directo al Atlántico sin tener que sufrir el paso por los estrechos de las Islas Británicas. Este acceso directo aumentaba el número de misiones operativas de los sumergibles alemanes que de esta manera podían multiplicar su amenaza. Y aunque la cooperación con la Luftwaffe fuera mínima, la exploración aérea facilitaba la detección de las naves enemigas. Otro factor había entrado en la ecuación: la radio.


Ciertamente la caída de Francia supuso un salto cualitativo en cuanto a las facilidades de los U-boote para operar desde bases abiertas al Atlántico. Los U-boote salían de puertos franceses como la Rochelle, L'Orient, Brest, San Nazaire o Burdeos convertidos en bases de submarinos protegidas con bunkers, muy protegidas y preparadas contra los bombardeos.
Los puertos citados sufrieron múltiples ataques con todo tipo de bombas que no causaban demasiados destrozos.
Si tenían los sumergibles alemanes dificultades para acceder al mar abierto, hasta el punto de que se utilizó como ruta segura, por parte de los sumergibles alemanes, la del golfo de Vizcaya bordeando toda la costa española del cantábrico y utilizando Vigo como base de suministros y puerto de recalada para descanso de tripulaciones tanto a la ida como al regeso de sus misiones. Aunque tal y como dices la cooperación con la Luftwaffe era mínima hubo un momento en que empezó a ser mucho más frecuente mas que nada para ayudar a los Uboote a librarse del constante acoso de los aviones del Mando Costero Británico

El control de las flotillas submarinas se realizaba por radio y éstas a su vez podían dar información sobre la localización de los convoyes o buques enemigos. Ya no se trataba como en los días de Nelson de enviar unas naves a distancia visual unas de las otras e intentar encontrar a las naves enemigas lo que en la práctica era encontrar una aguja en un pajar, si no que el proceso de búsqueda se retroalimentaba con las emisiones de los buques amigos o enemigos.


La radio ese elemento tan impotante y tan útil para comunicarse y recibir información, pero ese elemento constituía por si mismo un problema porque permitía localizar a los U-boote gracias a los radiogoniómetros
Sobre localizar a los convoyes o buques enemigos hablaré al final, en el siguiente comentario

Lo que iba a cambiar el curso de la batalla del Atlántico y por reducción la suerte de los convoyes fue la combinación del dominio aéreo, la ruptura de los códigos secretos alemanes, mayores fuerzas dedicadas a la escolta y una nueva tecnología que dejaría noqueados a los u-boat alemanes…


Ciertamente hubo cosas que cambiaron el curso de lo que se llamó la Batalla del Atlántico y algunas de ellas fueron importantes.
La tecnología y la táctica avanzaron a mayor velocidad que la disposición de Uboote y avances tecnológicos de estos
Lo que al principio constituía una dificultad de los U boote para detectar a los convoyes se transformo en algo más sencillo con la instalación de radar y los hidrófonoscon ayuda de ambos los Ubbote ya no necesitaban contacto visual para localizar la posición de un convoy y varios sumergibles situados de modo estratégico podían encontrar com mayor facilidad a uno de esos convoyes.
El alcance de los hidrófonos llegaba hasta los 100 kilómetros en determinadas condiciones con lo cual la superficie del océano a cubrir era mucho mayor.
Además el avance en la tecnología del torpedo permitió lanzamientos que cubrian una gran distancia y la programación de un rumbo dentro de un convoy que rara vez permitían que un torpedo se perdiera sin antes impactar en un blanco.
Por contra los aliados mejoraron los sistemas de detección por lo cual cualquier sumergible que fuera localizado podía ser perseguido con diferentes métodos. El radar de los escoltas tenía dos aliados en el Sonar y la hidrofonía a partir de la aparición del radar ningún sumergible que se acercara a un convoy podría librarse de ser detectado por uno de los tres medios, las nuevas tácticas de ataque supusieron una dificultad añadida a las incursiones de los Uboote que en ocasiones impedían que ningúno de ellos se acercaran siquiersa a uno de esos convoyes, esos avances permitieron también desvelar los códigos enigma que usaban los alemanes para comunicarse en clave y que permitieron localizar a Uboote y hundirlos o controlarlos sabiendo donde se enciontraban . La inteligencia británica en un trabajo incansable fue otro de los organismos que contribuyeron a ir rebajando, hasta anularla totalmente, la amenaza de dichos Uboote, fue entonces cuando los tipo VII y demás "congéneres" empezaron a perder la batalla.

Las fuentes consultadas son:

La batalla del Atlántico de ediciones Óptima
Submarinos alemanes de ediciones Tikal
War at Sea de Jurgën Rohwer, Caxton ediciones
Diez años y 20 días de Karl Döenitz
Marea Roja Marea Negra de Juan Carlos Salgado, ediciones Galland Books
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Scholtz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 646
Registrado: Lun Oct 08, 2012 7:49 pm

Re: Convoyes navales

Mensajepor Scholtz » Jue Abr 10, 2014 7:23 pm

Respecto a las distancias de formación tengo una pregunta. ¿Fue homogénea a lo largo de la guerra o se fue adecuando a medida que avanzaba la misma? A pesar de que en el link que había colgado un poco más arriba le da la razón a Minoru sobre los 450 metros de marcha, ahora me estoy leyendo varios libros a la vez y juraría haber leido que en algunos casos la distancia lateral era de 150 metros. Puedo estar perfectamente equivocado y haber mezclado cifras, además que me parece muy escaso para que un sumergible se colase en ese hueco y atacase a los barcos mercantes.

Muy buen hilo compañeros. :sgm120:
Imagen

"Escuchad chicos, acabamos de hundir un barco, es nuestro trabajo, estamos en guerra y son nuestro enemigo pero hay algo que jamás debeis olvidar, había marineros a bordo de ese barco, personas iguales que nosotros y ahora mismo se están ahogando y muriendo de la forma más miserable"

Rudolf Müller - 1WO U509

Avatar de Usuario
Jake Chambers
Usuario
Usuario
Mensajes: 14
Registrado: Jue Sep 26, 2013 7:35 pm

Re: Convoyes navales

Mensajepor Jake Chambers » Jue Abr 10, 2014 11:04 pm

Si un barco ha sido alcanzado por un torpedo y existe el riesgo de explosion, 150 metros de distancia entre dos filas no deja mucho sitio para los demas buques para sortear al barco en llamas. Si fuese un petrolero o un barco de municiones 150 metros esta dentro de la zona de influencia de la deflagracion.

Tiene razon herr Scholtz al remarcar lo interesante que se esta poniendo el hilo. Muchas gracias a todos

Avatar de Usuario
csf
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5298
Registrado: Jue Oct 04, 2012 4:37 pm
Ubicación: Madrid España

Re: Convoyes navales

Mensajepor csf » Vie Abr 11, 2014 8:46 am

He estado buscando por internet ese dato, peor no lo he encontrado. Releeré el libro de Donald Macintyre para ver si aparece.

En general creo que debía ser mas grande de los 150 m.

Una de las tácticas básicas AS era realizar un rumbo en zig zag para dificultar en lo posible los cálculos de tiro de los submarinos. Par ello las formaciones debían ser relativamente abiertas. Recordar si no lo que ocurrió con el RMS Queen Mary y el HMS Curacoa
«Que cada cual ocupe su puesto y cumpla con su deber». TTe. Corl. D. Fernando Primo de Rivera. Oficial al mando. Rgto Cazadores de Alcántara, Annual 23 de julio de 1921


Volver a “Temas generales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados