pub01.jpg

El Hood

Flotas de superficie. Navíos de guerra.

Moderador: Grossman

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2574
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: El Hood

Mensajepor Pierre Le Gloan » Jue Dic 08, 2011 7:51 pm

Bonjour,
Continúo con el artículo.

De nuevo la guerra

El llevar a cabo con éxito las transformaciones que permitiesen al Hood, no solo seguir siendo un soberbio navío, el mayor de la marina británica, sino también y sobre todo alcanzar el nivel de modernidad de las construcciones navales de entonces y de ser capaz de resistir a las mayores unidas potencialmente enemigas, habría demandado al menos dos años. Pero negros nubarrones se ciernen de nuevo sobre Europa, en este inicio de 1939 los tambores de guerra suenen con cada vez más fuerza. Inmovilizar al Hood en estas circunstancias durante dos largos años es imposible, inconcebible a los ojos, tanto de marinos como de políticos. Mighty Hood no tendrá esa remodelación en profundidad que quizá, pero aquí entramos en el terreno de las conjeturas, habría podido influir en su triste futuro. El navío entra en indisponibilidad en febrero de 1939 pero sale de ella solamente seis meses después nada más en agosto, en estado de servicio pero demasiado poco modernizado. Se afrontan diversos cambios en su armamento secundario y antiaéreo. El día 13 se reintegra, eterna nave almirante, a la escuadra de cruceros de batalla de la Home Fleet.

En septiembre de 1939 es alcanzado por una bomba pero sale indemne. A final de año está adscrito a una escuadra francesa que caza a los “raiders” alemanes, que se encargan de llevar la guerra de corso a las vías de comunicación marítimas. Hasta marzo de 1940 efectúa patrullas en el mar del Norte y en el Atlántico. Regresa más tarde a Devonport para un bastante corto periodo de indisponibilidad, cuando sus últimas antiguas piezas secundarias son retiradas y que se instalan de nuevo afustes más modernos. Regresa a la mar en mayo. En junio de 1940 es el Flag-Ship de la fuerza “H” en Gibraltar. Conoce en este puesto la más ingrata de sus misiones, disparar contra los buques franceses surtos en Mers-el-Quebir, victimas entre otras del desplome de Francia. En esta ocasión sus máquinas, forzadas en el transcurso de la tentativa de persecución del acorazado Strasbourg que logra escapar, se averían (la sustitución del sistema de propulsión planteada a primeros de 1939 no fue efectuada y el navío se resiente de ello). En agosto de 1940, el Hood regresa a la Home Fleet que ya no abandonará, buque almirante, como siempre, de la escuadra de cruceros de batalla. En primavera el buque se encuentra en Rosyth, para trabajos de modernización, como la instalación de aparatos electromagnéticos (Radar).

Imagen

El acorazado Dunkerque en Mers-el-Quebir,atacado por Swordfish británicos.Su gemelo el Strasbourg pudo salir de puerto.
Fuente: http://modelismonaval.crearforo.com/fns ... es412.html
Uploaded with ImageShack.us


Mayo de 1941

En la noche del 18 al 19 de mayo de 1941 los alemanes desencadenan “Rheinübung” (ejercicio Rhin). El gran acorazado Bismarck, orgullo de la Kriegsmarine, y el crucero pesado Prinz Eugen zarpan en dirección al Atlántico, para una operación de guerra de corso contra los convoyes de aprovisionamiento. En la jornada del 20, los británicos son informados por diferentes vías de los movimientos de la flota enemiga que, al día siguiente, hace una última escala en Noruega donde es localizado gracias a un vuelo de reconocimiento. Como temen los ingleses es el Bismarck el que intenta una salida. Los pasos por los que el enemigo puede alcanzar el Atlántico están sometidos a una intensa vigilancia. En los últimos minutos del 21 de mayo una parte de la Home Fleet zarpa para alcanzar una zona en alta mar, al sur de Islandia, donde podrá intentar interceptar a los alemanes sea cual sea el itinerario que estos tomen. El nuevo acorazado Prince of Wales (en servicio desde hace algunas semanas tan solo y cuya preparación deja algo que desear) y seis destructores, acompañan al Hood que se hace a la mar por última vez. Ya nunca regresará.

El jueves 22, un reconocimiento aéreo sobre Noruega confirma la marcha de los alemanes. Estos últimos ignoran que han sido descubiertos y desconocen también la salida del Hood y del Prince of Wales. También ignoran que le resto de la Home Fleet, cuya nave almirante el acorazado King George V, sale a la mar la noche del 22 al 23, en la mañana del día en el que el Bismarck y el Prinz Eugen alcanzan el estrecho de Dinamarca. A principio del atardecer los cruceros de patrulla en esta zona localizan a la flota alemana y se aprestan a seguirla. En la noche del 23 al 24 la escuadra del Hood, bajo las órdenes del vicealmirante Lancelot Ernest Holland, toma una ruta de aproximación lo más cercana posible con el fin de entrar en contacto con la mayor rapidez. Pero bajo la profunda obscuridad, los cruceros que siguen al enemigo lo pierden momentáneamente. Las dos escuadras está entonces orientadas una frente a la otra y van a encontrarse a un tiempo y a una distancia relativamente escasa, pero sin verse.


Imagen

El Príncipe de Gales
Fuente: http://mundosgm.com/guerra-en-el-mar/im ... gibles/30/
Uploaded with ImageShack.us

Continuaré en otro momento. À suivre.

Fuente: Traducción y adaptación propias de un artículo de Patrick Toussain “Le croiseur de bataille Hood” en la revista Histoire de Guerre nº 35 de abril de 2003

À bientôt
ImagenImagen

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2574
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: El Hood

Mensajepor Pierre Le Gloan » Mar Dic 13, 2011 9:44 pm

Bonjour,

Prosigo con el relato.

Sábado 24 de mayo de 1941

Al no haber interceptado la escuadra alemana, Holland que navega prácticamente en dirección norte hacia la salida del estrecho de Dinamarca, debe virar y tomar un rumbo oeste hacia el centro del Atlántico, casi idéntico a la última ruta conocida del enemigo. Son un poco más de las dos de la mañana. A las 2:45 h. los cruceros que persiguen a los alemanes retoman el contacto. Las rutas de los adversarios son entonces casi paralelas, el Hood y el Prince of Wales, a unas 35 millas avante a babor del Bismarck y del Prinz Eugen. Los británicos viran a estribor para acercarse rápidamente. A las 4, unas 20 millas separan a las dos escuadras. Los alemanes localizan visualmente, con gran sorpresa, a las unidades enemigas un poco antes de las 6 de la mañana, inicialmente no creen estar en presencia, en esa zona, de navíos de la Home Fleet que los informes de reconocimiento de la Luftwaffe situaban todavía en Scapa Flow. El enfrentamiento es inevitable.

Imagen

Crucero pesado Prinz Eugen
Fuente: http://www.modelsandhobbies4u.com.au/mo ... -1945.html
Uploaded with ImageShack.us

A las 5:50 h. la distancia ya es de unos 25.000 m, tres minutos más tarde el Hood y el Prince of Wales abren fuego. Los instantes que siguen sellan el destino del crucero de batalla británico. A las 5:55 h. el enemigo responde. De una parte y de otra se esperan con angustia los surtidores de agua de los enormes proyectiles, cuyo peso de las piezas pesadas se aproxima a la tonelada. Los buques alemanes concentran sus disparos sobre el Hood, mientras que los británicos eligen por blanco el navío enemigo que va en cabeza, creyendo que se trata del Bismarck que se encontraba en ese lugar cuando se estableció el contacto en el estrecho de Dinamarca. Pero una permuta de puesto ignorada por los ingleses situó al Prinz Eugen en cabeza durante la noche. Poco después del inicio del enfrentamiento, el Prince of Wales rectifica el tiro y toma por blanco el segundo navío de la línea enemiga, es decir, esta vez al Bismarck. El Hood que no modifica su objetivo, bien porque el error no haya sido advertido, o bien porque no hubiese tenido tiempo. Pronto sobreviene el drama.

El fin

Los últimos instantes del Hood están sujetos a polémica, ya que su fin es tan repentino, inesperado, terrible. Según con toda probabilidad la segunda salva de 20,3 cm. del Prinz Eugen es la que alcanza por primera vez con un disparo sobre el crucero de batalla. Se desencadena inmediatamente un incendio bien visible sobre el puente medio del Hood. Provoca la explosión en rápida sucesión de las municiones de repuesto almacenadas allí, que propagan las llamas y los daños en una extensión que parece incontrolable. A las 5:57, exactamente dos minutos después de la respuesta alemán, Holland para poder utilizar sus piezas de popa, hace virar sus buques sobre babor, según un rumbo prácticamente paralelo al de sus enemigos. Su navío continúa ardiendo furiosamente y encaja otros disparos. Para aquellos que observan el incendio que le devora, cada vez es más terrible. El golpe de gracia, imparable, el peor que podía recibir, llega a las 6:01. Los alemanes han tomado al Hood como blanco desde hace solamente seis minutos, un plazo que será suficiente para el cumplimiento de su destino. Es entonces el Bismarck el que hace blanco. Esta vez son los obuses de 38 cm. Los que encuadran al buque inglés, parcialmente disimulado por los enormes chorros de agua de los proyectiles que caen el mar, muy cercanos, demasiado cercanos. Uno de ellos por lo menos no levanta el surtidor de agua y se abate sobre el Hood.


Imagen

Hundimiento del HMS Hood
Fuente: http://www.history.navy.mil/photos/even ... tmUploaded with ImageShack.us

El pesado proyectil se hunde ciertamente en lo profundo de las entrañas de su víctima donde hace explosión y extiende un terrible e inimaginable caos. Todo explosiona, se desintegra. Los pañoles de munición volatilizan el vientre del navío. En unos instantes tan solo, centenares de hombres mueren, mezclan su sangre a los restos metálicos. El infierno se desencadena, los pedazos arrancados del buque se arremolinan alrededor de su casco en fusión, donde parece que ha surgido un volcán. Las explosiones se suceden a un ritmo frenético, destruyendo todo, y a todos. El Hood se parte en dos, su proa y su popa se yerguen mientras comienza a hundirse. Bastarán unos instantes. A las 6:03 h. solo restos esparcidos en su entorno testimonian todavía la existencia del buque desaparecido. Solamente ocho minutos han transcurrido desde que los alemanes han disparado. Ocho minutos para que 1.474 vidas se hayan perdido. De la tripulación del Hood, tres hombres, ni uno más, sobreviven a la carnicería. Sus nombres son Dundas, Briggs y Tilburn. El combate continúa sin el Hood, unos minutos más. El fuego alemán ahora concentrado sobre el Prince of Wales sigue siendo mortífero. A las 6:05 h. el acorazado británico debe retirarse amparado bajo una cortina de humo. Sin embargo ha logrado tocar al Bismarck, averías que tendrán una influencia importante en el futuro que conocemos. En el transcurso de la batalla de Islandia, el Hood no acertó con ningún disparo el blanco y solamente el Prinz Eugen está indemne, solo tiene algunos daños producidos por su propias piezas.

Continuaré en otro momento. À suivre.


Fuente: Traducción y adaptación propias de un artículo de Patrick Toussain “Le croiseur de bataille Hood” en la revista Histoire de Guerre nº 35 de abril de 2003

Sitio interesante (en inglés): http://www.hmshood.com/history/denmarks ... adogan.htm



À bientôt
ImagenImagen

seelow

Re: El Hood

Mensajepor seelow » Mié Dic 14, 2011 12:31 pm

Bounjour Pierre.

Buena traducción del artículo, te felicito.

La verdad es que la decisión de enviar al Hood contra los barcos alemanes fue algo que, desde la perspectiva actual, casi se puede calificar como negligencia por parte del Almirantazgo Británico. La muerte de más de 1.400 hombres en ese barco me parece uno de los sacrificios más terribles (y evitables) de toda la guerra. Supongo que enviaron a este buque porque era uno de los pocos capaces de competir en velocidad con la flotilla alemana (los acorazados Nelson eran bastante lentos). Pero es que su protección resultaba totalmente inadecuada para enfrentarse a un acorazado moderno como el Bismarck. Si se le hubiese modernizado correctamente (un poco como los Kongo japoneses) y blindado mejor, hubiese sido un buque perfectamente válido para el combate. Tal vez hubiese perdido algo de velocidad, de 32 a 28 nudos, pero esta todavía hubiese sido válida (los KGV desarrollaban esa velocidad). Además conservaría su gran potencia de fuego.

El barco no se modernizó (al menos lo que debiera), tal vez por probelmas económicos, vale, pero en tal caso no lo envíes a un combate en el que las posibilidades de desastre son altísimas. Hubiese sido mejor esperar e interceptar a los alemanes con el KGV y el PoW, o incluso, si consideraban la situación apremiante (que es discutible)enviar al PoW sólo (total, al Bismarck no le acompañaba otro acorazado, sino el Prinz Eugen, que aunque era uno de los pocos de su clase capaces de enfrentarse a un BB a corta distancia, no creo que hubiese supuesto mucho peligro a medio o largo rango.

De todas maneras creo que lo mejor hubiese sido agrupar a toda la flota y cortar el paso de los barcos alemanes. Estos, aparte de los mismos, no disponían de otras fuerzas en 3.000 Km a la redonda.....
Así, reunes a los KGV y PoW, en una segunda línea a los Rodney, Repulse, Hood ,etc, y merodeando a los portaaviones.
Realmente no había prisa ¿porque iba a haberla? Los británicos conocían la posición de los germanos, y no creo que con eso hubiesen llevado a cabo una "escabechina" en el tráfico mercante aliado.

Todo menos enviar a cientos de hombres a una muerte inútil. Una cosa es perecer por los horrores de la guerra, y otra muy distinta por decisiones insensatas.

Un Saludo ¡¡¡

Avatar de Usuario
Pierre Le Gloan
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2574
Registrado: Dom Feb 20, 2011 8:08 pm

Re: El Hood

Mensajepor Pierre Le Gloan » Mié Dic 14, 2011 8:05 pm

Bonjour,

Continúo y termino con el artículo

Una mirada a una tragedia

Varias comisiones de investigación intentaron descubrir las verdaderas razones de la desaparición del Hood. Sus informes son, a veces, convergentes, a veces opuestos sobre algunas conclusiones. Los interrogatorios a los tres supervivientes, a los hombres del Prince of Wales que podían ver al Hood en el momento del combate, el de los supervivientes del Bismarck, el examen de los diarios de a bordo disponibles, los informes y lecturas de las transmisiones, planos, etc. no aportaron ni mucho menos, todas las repuestas a las preguntas que, todavía hoy, se mantienen. Hacer una síntesis es delicado. El primero en hacer blanco es el Priz Eugen. Provoca averías y un incendio de tal naturaleza que aparentemente disminuye la capacidad del crucero de batalla. Sin embargo es imposible precisar hasta que punto, ni si estos u otros impactos que alcanzan al Hood penetraron lo suficientemente dentro del navío para provocar los daños que finalmente llevaron a su pérdida. Cuando el buque es alcanzado por la salva del Bismarck, parece del todo evidente que es el golpe de gracia, que solo los proyectiles de este calibre pueden tener consecuencias sobre un navío igual, incluso falto de protección. Algunos de los obuses de la salva caen junto al navío, produciendo surtidores de agua que ocultan parcialmente el blanco. Pero un disparo fallado puede no ser inocuo, ni mucho menos. La onda de choque producida por proyectiles como esos, de ese tamaño y potencia, cayendo al mar tan cerca del casco del barco, puede producir repercusiones imposibles de medir ( no de tal naturaleza que puedan dislocar al Hood, por su puesto, pero susceptibles de producir averías suplementarias que agraven las importantes o que impidan reducirlas). ¿Cuántos obuses del Bismarck penetraron en el Hood? Esto es casi imposible de decir con total exactitud. En el momento en el que el navío sufrió la deflagración más fuerte (descrita como una bola de fuego, un verdadero volcán) los surtidores de los disparos errados no han caído otra vez al agua y ocultan la vista del buque. En este instante, un obús al menos debía haber perforado los puentes y alcanzado los compartimientos por debajo de la línea de flotación. A partir de ahí, las certezas de hoy nos llevan esencialmente a que el Hood no podía (al menos aparentemente no) resistir tal impacto. El navío es antiguo, su concepción inicial como crucero de batalla, rápido pero menos protegido que un acorazado (sobre todo horizontalmente) le vuelven vulnerable, particularmente en las circunstancias que ven su pérdida. Los temores que le conciernen, a menudo reiterados, como en 1939 cuando está prevista la profunda remodelación que no tendrá lugar, están ampliamente justificados. Los acontecimientos que le conducen al combate en este día fatídico se van a desarrollar de modo que el Hood se presenta frente a sus adversarios en la situación más desfavorable para él.

Imagen

Visión artística del Bismark y del Prinz Eugen haciendo fuego contra el Hood
Fuente: http://www.taringa.net/posts/imagenes/1 ... marck.html
Uploaded with ImageShack.us

Holland conoce perfectamente las debilidades de su navío. Espera en la noche del 23 al 24 de mayo encontrarse en su ruta más o menos al norte, frente a los alemanes saliendo de un rumbo oeste/sudoeste del estrecho de Dinamarca. De ese modo habría avanzado hacia ellos de frente, presentando la menor silueta posible y los puentes menos sensibles al fuego enemigo y en este sentido durante un espacio de tiempo mucho más corto, las dos velocidades de las dos escuadran ayudan para componer la ruta de encuentro. Pero la ocasión es fallida, pues los cruceros pierden momentáneamente el contacto al salir del estrecho, no descubren un ligero cambio de rumbo de la escuadra alemana, lo que impide a Holland llegar en el momento justo sobre ella como el comandante británico había previsto. No lo logrará por poco. El rumbo que debe tomar entonces para colocarse en la mejor posición es prácticamente paralelo al señalado a los alemanes, acercándose mucho más lentamente y que deja al Hood presentar una buena parte de su longitud al fuego enemigo durante un espacio de tiempo demasiado prolongado. Eso es exactamente lo que se producirá, pues cuando los cruceros vuelvan a tomar contacto con la escuadra alemana, los rumbos mantenidos son efectivamente muy próximos y el viraje a estribor de Holland justo antes del inicio del fuego no puede cambiar ya mucho las cosas. Poco después de que el Prinz Eugen consiga el primer disparo en el blanco sobre el Hood, decide volver a babor mientras que su navío arde, para poder disparar las piezas de popa de su escuadra. Gana así una ruta paralela a la de los alemanes y presenta toda su longitud a su fuego. Es en este momento cuando la salva del Bismarck lo destroza. Los puentes del Hood no pueden impedir la penetración del o de los obuses de 38 cm. que detonando dentro de él, causan destrozos irreversibles, haciendo explotar los pañoles de munición, por ejemplo.

Imagen

Acorazado HMS King George V
Fuente: http://www.elgrancapitan.org/foro/viewt ... 72&t=18830
Uploaded with ImageShack.us

Muchos piensan que el Hood no debería haberse encontrado allí. Demasiado viejo, cansado, mal protegido, esos mismos piensan que no tenía ninguna oportunidad. Otros, sin embargo, evocan el aspecto demasiado heterogéneo de una flota en la que uno de los navíos tenía mas de veinte años que databa de una época en la que la construcción naval se ve revolucionada, mientras que el otro buque que le acompaña, el Prince of Wales es apenas recientemente declarado operativo, tanto que obreros de los astilleros deben acompañarlo al combate, tal es su “juventud” y su falta de preparación. Conocerá además unas averías que disminuirán su potencia de fuego en el peor momento, cuando se encuentra solo frente a los buques alemanes. Se ha dicho también que el Hood estaba mal concebido, que debería haber seguido siendo aquel navío experimental que era, que Holland había utilizado una táctica poco adecuada y peligrosa para su navío. El jefe de la Home Fleet, admiral Tovey habría tomado, así mismo, una decisión criticable haciendo salir al Hood, mientras que conservaba su buque almirante el acorazado King George V (perfectamente preparado, nuevo y más apto para enfrentarse al Bismarck), a la espera de más informes sobre las intenciones de las naves alemanas. La confusión que algunos juzgan increíble, que hizo dirigir el fuego inglés contra el Prinz Eugen situado en cabeza de la formación, sin que los británicos se dieran cuenta de ello, es desde el 24 de mayo de 1941 es discutida con crudeza, como lo es la decisión tomada por Holland de tomar un rumbo paralelo en el momento más crucial del combate. La operación “Rheinünbung” está rodeada de sombras que no se aclararán jamás y esto en los dos campos. Tal decisión, tal hecho, induce a críticas o a elogios, depende. Las circunstancias han hecho que cada uno actuara, según su corazón y consciencia. En torno al drama del Hood se desencadenaron las pasiones y todavía lo hacen a veces, pues era uno de los símbolos de entre los más fuertes de Inglaterra, en aquella época luchando sola contra todos. Su trágica desaparición llevó la de casi toda su tripulación y fue un gran drama nacional, una extraña pérdida de prestigio, en uno de los momentos más críticos para la supervivencia de Gran Bretaña. Un navío excepcional. Permanecen la muerte y la destrucción, que siempre y en toda circunstancia guardan una parte de incertidumbre, a veces de misterio.

Fuente: Traducción y adaptación propias de un artículo de Patrick Toussain “Le croiseur de bataille Hood” en la revista Histoire de Guerre nº 35 de abril de 2003

À bientôt
ImagenImagen

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3567
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: El Hood

Mensajepor Audie Murphy » Vie Ene 22, 2016 12:18 am

Unas bonitas láminas a color del buque sacadas del libro "The Battlecruiser HMS Hood An Illustrated Biography 1916-1941"
https://www.docdroid.net/WRugq9J/141-co ... 1.pdf.html


How the Bismarck Sank HMS Hood
documental donde se visitan los restos del buque, se repasan las teorías acerca de las causas de su rápido hundimiento y se demuestra que en aquel momento estaba virando hacia el enemigo
http://www.channel4.com/programmes/how- ... k-hms-hood

"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"


Volver a “Marina de guerra de los Aliados”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado