pub01.jpg

La erosión del Eje

Partidos políticos, actuaciones gubernamentales

Moderador: Grossman

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2113
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

La erosión del Eje

Mensajepor Grossman » Vie Oct 02, 2009 11:09 pm

¡Hola!

Pocas cosas hubo de tan distinta naturaleza como la alianza de las potencias occidentales y la Unión Soviética y la coalición que conformaba el Eje.

Las potencias aliadas tenían todas muy claro su objetivo: la derrota de la Alemania nazi. En el Eje, por contra, no había acuerdo sobre un objetivo común. A Japón le interesaba una Unión Soviética neutra. Alemania quería retrasar todo lo posible la presencia de los Estados Unidos en Europa y estaba dispuesta a algún tipo de paz en el Mediterráneo con Inglaterra, que a su vez era el peor enemigo de Italia. Hungría y Rumanía apoyaban el esfuerzo de guerra alemán con la finalidad de alcanzar una posición ventajosa para el probable conflicto que tarde o temprano tendría lugar entre ellas mismas. Solo Finlandia compartía con Alemania el significado existencial de la guerra con la Unión Soviética pero al ser el único régimen democrático del Eje y por no contrariar a las potencias occidentales quería evitar alinearse con el régimen nacionalsocialista y vendía su postura como una guerra paralela con la Unión Soviética. La geografía determinaba, además, que el socio más fuerte después de Alemania, Japón, por su lejanía tuviera dificultad para hacer valer sus intereses frente a los socios europeos.

Además de esta disparidad en los intereses geoestratégicos, los países del Eje carecían por si mismos de la capacidad y recursos para llevar a cabo solos el esfuerzo de guerra, en cambio las potencias aliadas si lo tenían o al menos estaban cerca de ello.

En el bando aliado los socios tenían cierta igualdad de derechos, en cambio el Eje carecía por completo de órganos de consulta y de procedimientos para gestionar las diferencias de intereses y los conflictos, y para la confección de planes comunes y toma de decisiones. Ahí jugaba en su contra la naturaleza intrínsecamente autoritaria de sus gobiernos a los que conceptos como cooperación, consulta, reparto de poder y compromiso provocaban alergia.

La posición hegemónica de Alemania, propiciada por la alta dependencia política, económica y militar del resto, hacía de tapón de los conflictos esperables en tan asimétrica coalición. Mediante vagas declaraciones de intenciones, inciertas promesas y veladas amenazas evitaba revelar a sus socios sus verdaderos planes sobre el orden político después de la guerra e impedía así cualquier discusión. A Alemania no le iba lo de las estrategias multinacionales comunes, lo que quería eran unos socios que le sirvieran de baza propagandística, para bastión geoestratégico y como fuente de recursos humanos y naturales.

Con ese equilibrio asimétrico el tapón funcionó mientras Alemania vencía en el campo de batalla pero el giro de su suerte en el invierno 41/42 provocó ya las primeras grietas en el Eje, en un proceso a partir de entonces imparable. En una situación en que las exigencias de guerra iban en aumento, tras la escenificación del éxito de los encuentros de Hitler con Mussolini, Antonescu y Mannerheim en la primavera de 1942, el fondo era que estos estaban muy lejos de compartir el entusiasmo bélico de aquél.

Mientras los aliados reforzaban su compromiso aunque sufrieran derrotas, en el Eje sucedía lo contrario, lo que acabó de manifestarse ya abiertamente en Stalingrado.

En Alemania la opinión pública no solo pasó por alto el gran número de pérdidas sufridas por sus aliados, sino que señaló a estos como causantes, por su inoperancia, de la derrota del “heroico” 6º Ejército. Las opiniones vertidas puertas para adentro en la cúpula nazi (Goebbels: “nuestras formaciones de panaderos y de intendencia lo hubieran hecho mejor que las divisiones de elite italianas, rumanas y húngaras"; Hitler de las unidades de seguridad húngaras: “la confianza que dan no vale la pólvora de una bala”) reflejaban la idea que el pueblo se había hecho a través de noticias y rumores. La tensión llegó a extremos que movieron a Hitler a dictar órdenes para prohibir expresiones de desprecio y reproche hacia los aliados, en aras de evitar dar carnaza a las fuerzas opositoras en sus países. No tuvo mucho efecto. Las fuerzas húngaras encargadas de la seguridad de las vías férreas en Ucrania eran sistemáticamente insultadas por los soldados alemanes de los trenes, que les arrojaban paquetes con excrementos e incluso les disparaban y tiraban granadas de mano. Agresiones similares las habían recibido también los soldados rumanos cuando sus ejércitos retrocedían hacia el oeste.

La cúpula dirigente alemana era sabedora de la erosión que sufría la cohesión del Eje, sin embargo no afrontó el problema de forma decidida. Las instrucciones para no ofender a sus socios obedecían únicamente a razones de estado y no había ningún tipo de preocupación genuina de preservar su prestigio. Bien al contrario, el sentimiento que les profesaban los líderes nazi era de profundo desprecio, lo que les venía bien en un momento en que necesitaban descargarse de la responsabilidad del desastre de Stalingrado. Como ejemplo, Goebbels llegó a afirmar que la decisión de incorporar ejércitos aliados en la Operación Blau no formaba parte del plan inicial que había trazado Hitler sino que este se había dejado convencer para ello por Jodl, y que si no hubiera contado con ellas hubiese emprendido tan solo la operación del medio y no la del Cáucaso por lo que todo hubiera acabado de otra forma. Con este ambiente, cualquier tipo de autocrítica, revisión de errores, omisiones, etc., era completamente impensable, alejándo con ello cualquier opción de recuperar un cierto grado de cohesión. Esta era sacrificada por la cúpula nazi en aras de autorreafirmarse tras el desastre invernal.

El 11 de marzo de 1943 Hitler proclamó en el cuartel general del HS (Manstein) que ya no se contaba con los aliados para las operaciones. Es decir que Hungría, Rumanía e Italia, tras sufrir inmensas pérdidas, prácticamente habían perdido su peso militar en la coalición y pasaban a tener un papel de mero colchón fronterizo (Italia y Hungría) o productor de crudos (Rumanía). Además, no solo quedaba menos claro el papel de estos países como socio de Alemania, sino que su destino se iba pareciendo cada vez más al de los países conquistados por esta; el hecho de que Alemania tuviese preparados planes para invadirlos (Operación “Alrich” para Italia, Operación “Margarethe I” para Hungría, y “Margarethe II” para Rumanía) es revelador de lo diluido que era el límite entre ser país asociado o país ocupado.

(continuará)

Saludos
Grossman

WEGNER B “II. Bundnispolitik und Friedensfrage” en MGFA “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.8. Die Ostfront 1943/44”. Deutsche Verlags-Anstalt (2007) p.42-60.
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8696
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

La erosión del Eje

Mensajepor Eriol » Vie Oct 02, 2009 11:49 pm

Hola camarada!!

Un placer leerte como siempre.

Grossman escribió:¡Hola!
En Alemania la opinión pública no solo pasó por alto el gran número de pérdidas sufridas por sus aliados, sino que señaló a estos como causantes, por su inoperancia, de la derrota del “heroico” 6º Ejército. Las opiniones vertidas puertas para adentro en la cúpula nazi (Goebbels: “nuestras formaciones de panaderos y de intendencia lo hubieran hecho mejor que las divisiones de elite italianas, rumanas y húngaras"; Hitler de las unidades de seguridad húngaras: “la confianza que dan no vale la pólvora de una bala”) reflejaban la idea que el pueblo se había hecho a través de noticias y rumores. La tensión llegó a extremos que movieron a Hitler a dictar órdenes para prohibir expresiones de desprecio y reproche hacia los aliados, en aras de evitar dar carnaza a las fuerzas opositoras en sus países. No tuvo mucho efecto. Las fuerzas húngaras encargadas de la seguridad de las vías férreas en Ucrania eran sistemáticamente insultadas por los soldados alemanes de los trenes, que les arrojaban paquetes con excrementos e incluso les disparaban y tiraban granadas de mano. Agresiones similares las habían recibido también los soldados rumanos cuando sus ejércitos retrocedían hacia el oeste

.


Desde luego que una conducta totalmente desgraciada.Como muy bien dices lo unico que hacia era separar aun mas las fragiles alianzas que unian al eje.Por otra parte menospreciar asi a alguien que es como tu(estoy hablando como soldado claro)el ultimo eslabon de todo.A la vez el mas importante y el mas reemplazable me parece de tener muy poca camaraderia por parte de los soldados alemanes.
¿que harian ellos con los antitanques que tenian los hungaros o rumanos contra los T-34?Y con su"artilleria"?¿Que blitzkrieg montarian con los carros hungaros?
Sobre el papel de los hungaros en la guerra no puedo decir nada pues no he leido nada al respecto pero sobre los Rumanos Von Manstein en sus memorias los pone como soldados excelentes,junto a Finlandeses y Españoles los mejores que lucharon con Alemania a pesar de su deficiente armameto,sobre todo en el caso Rumano.

Grossman escribió:La cúpula dirigente alemana era sabedora de la erosión que sufría la cohesión del Eje, sin embargo no afrontó el problema de forma decidida. Las instrucciones para no ofender a sus socios obedecían únicamente a razones de estado y no había ningún tipo de preocupación genuina de preservar su prestigio. Bien al contrario, el sentimiento que les profesaban los líderes nazi era de profundo desprecio, lo que les venía bien en un momento en que necesitaban descargarse de la responsabilidad del desastre de Stalingrado. Como ejemplo, Goebbels llegó a afirmar que la decisión de incorporar ejércitos aliados en la Operación Blau no formaba parte del plan inicial que había trazado Hitler sino que este se había dejado convencer para ello por Jodl, y que si no hubiera contado con ellas hubiese emprendido tan solo la operación del medio y no la del Cáucaso por lo que todo hubiera acabado de otra forma. Con este ambiente, cualquier tipo de autocrítica, revisión de errores, omisiones, etc., era completamente impensable, alejándo con ello cualquier opción de recuperar un cierto grado de cohesión. Esta era sacrificada por la cúpula nazi en aras de autorreafirmarse tras el desastre invernal.
.


Lo veo como un subidon ,de los gordos ,de autoestima por los exitos iniciales.Cualquier autocritica posterior no entraba en la cohetencia de ningun alto diriginte nazi y en algunos del ejercito

Grossman escribió:El 11 de marzo de 1943 Hitler proclamó en el cuartel general del HS (Manstein) que ya no se contaba con los aliados para las operaciones. Es decir que Hungría, Rumanía e Italia, tras sufrir inmensas pérdidas, prácticamente habían perdido su peso militar en la coalición y pasaban a tener un papel de mero colchón fronterizo (Italia y Hungría) o productor de crudos (Rumanía).
.


Mayormente es que no podian participar.Italia ,hungria y Rumania perdieron la practica totalidad de sus ejercitos durante el otoño invierno de 1942/43.Aunque se hubiera querido no se podria haber contado con ellos.

Grossman escribió:Además, no solo quedaba menos claro el papel de estos países como socio de Alemania, sino que su destino se iba pareciendo cada vez más al de los países conquistados por esta; el hecho de que Alemania tuviese preparados planes para invadirlos (Operación “Alrich” para Italia, Operación “Margarethe I” para Hungría, y “Margarethe II” para Rumanía) es revelador de lo diluido que era el límite entre ser país asociado o país ocupado.

.


Tal y como dices una falta total de cordura politica.¿Para que planear planes de invasion deun pais que es tu aliado?Intenta conseguir facilmente a traves de la politica lo que militarme te costaria tropas mas utiles en otros frentes.Tal y como dices muy mal poloticamente los NAzis.

Pienso que todo ello es debido a su creencia en su superioridad al resto de naciones,excepto las escandinavas,que les hacia no ver lo bueno que podia ser tener otros pueblos a tu lado.Como ejemplo me viene el caso de Ucrania a la cabeza.

Saludos camaradas!!


Psdt:seguire el hilo :-D
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
David L
Moderador
Moderador
Mensajes: 2245
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

La erosión del Eje

Mensajepor David L » Sab Oct 03, 2009 12:40 am

Solo comentar algún que otro apunte que podemos ampliar cuando Grossman acabe su post. Estoy totalmente de acuerdo en que las características autoritarias, y en el caso de Italia y Alemania totalitarias, de los países del Eje hicieron de las relaciones entre éstos algo realmente complicado. Aunque tampoco podemos desdeñar que las relaciones entre los Aliados pasaron por momentos muy difíciles. ¿la diferencia? Pues está clara, los primeros empezaron desde 1943 a retroceder y los segundos a avanzar.

En cuanto a las posibles invasiones de Hungría, Italia y Rumania está claro que las previsiones de Hitler fueron acertadas, si tenemos en cuenta que los tres países acabaron dándose la vuelta y declarando la guerra a Alemania. Política y militarmente Alemania previó con acierto que esto podía pasar. Principalmente creo que una de las razones por las que la propia Alemania temía que sucediera en el futuro una cosa así es la posición dominante de ésta sobre sus socios del Eje, nunca fue una relación de iguales, Alemania ejerció el dominio y sus aliadas ocuparon una posición subordinada.

Seguiremos leyendo a Grosman y sacando nuevas conclusiones.

Un saludo y perdón por la interrupción
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8696
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

La erosión del Eje

Mensajepor Eriol » Sab Oct 03, 2009 12:50 am

Hola!!
Creo que tenemos puntos de vista distintos.Bienvenido sea el debate

David L escribió:En cuanto a las posibles invasiones de Hungría, Italia y Rumania está claro que las previsiones de Hitler fueron acertadas, si tenemos en cuenta que los tres países acabaron dándose la vuelta y declarando la guerra a Alemania. Política y militarmente Alemania previó con acierto que esto podía pasar.


¿Acertadas?A mi preparar planes para invadir a un aliado no me parece muy acertado politicamente hablando.Denota bastante desconfianza.Y si el grande no confia en el chico....Y si al final acabaron cambiando de bando no fue por la poltica Alemana si no mas bien por la cercania de la URSS a sus fronteras.Simplemente vieron que venia un arbol mas grande que daba mejor sombra y al que mas valia arrimarse rapido si no querias quedarte mal parado.

Militarme hablando claro que esta bien tener planes sobre cualquier cosa que pueda surgir pero creo que no se llego a ocupar Rumania como enemiga puesto que la "traicion" del gobierno Rumano copo muchas divisiones alemanas y alejo sus lineas de aquel pais.

Saludos
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
Panzergrenadier
Miembro
Miembro
Mensajes: 64
Registrado: Lun Sep 28, 2009 11:50 pm
Ubicación: España

La erosión del Eje

Mensajepor Panzergrenadier » Sab Oct 03, 2009 1:52 am

Eriol escribió:¿Acertadas?A mi preparar planes para invadir a un aliado no me parece muy acertado politicamente hablando.Denota bastante desconfianza.Y si el grande no confia en el chico....Y si al final acabaron cambiando de bando no fue por la poltica Alemana si no mas bien por la cercania de la URSS a sus fronteras.Simplemente vieron que venia un arbol mas grande que daba mejor sombra y al que mas valia arrimarse rapido si no querias quedarte mal parado.


El Estado Mayor de la Defensa (o de la Guerra en el caso de la Wehrmach) de un país tiene la obligación de pantearse todas las posibilidades de guerra que existan; así que tampoco es nada "raro" politicamente... Te puedo asegurar que España actualmente tiene planes para una guerra contra Marruecos o contra Francia, y se supone que son superamigotes (hasta te podría decir que se les espía interviniendo sus comunicaciones).

Es más, en el tema del Perejil se vió claramente el dispositivo que se activo (vamos no te creeras que fue improvisado que se llenara el sur de la península con dispositivos antiaereos, de guerra electronica y se activaran muchas unidades).

Alemania al principio intento mantener regimenes "aliados" para mantener ciertos paises, vease Francia, Rumania, etc. Porque siempre son mejor vistos por la población local. Pero en caso de tener dudas lo lógico es que se tomara el poder directamente y más en esa situación.

Los oficiales de Estado Mayor estan siempre trabajando... se podría sintetizar en esa máxima latina tan conocida "Si vis pacem para bellum" (si quieres la paz, preparate para la guerra).

Te sorprenderías la de veces que se activan muchas unidades penínsulares estos últimos años.
Solo los muertos han visto el final de la guerra. - Platón

Avatar de Usuario
David L
Moderador
Moderador
Mensajes: 2245
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

La erosión del Eje

Mensajepor David L » Sab Oct 03, 2009 5:05 am

Está claro que cuando un país decide pasar a la acción y ocupar una nación que hasta ese momento había sido su aliado es que algo marcha mal. Alemania se vio en la obligación de hacerlo tanto en Hungría como en Italia debido al cambio de posiciones de estos dos países. Cuando he comentado que Hitler “acertó” al invadir a estos dos aliados me refería a que en la guerra hay que tener siempre planes alternativos, es decir, planes B. Hasta 1943, parecía improbable que la URSS pudiera empezar a frenar con éxito a Alemania y, mucho menos, que llegara a empujarla hacia sus fronteras occidentales, pero así ocurrió. A partir de ese momento es cuando los aliados de Alemania empiezan a buscar mil y una excusas para ir soltando lastre con respecto a su aliado germano. Unos usaron el tema de los judíos, caso de Hungría, otros como Italia practicaron un golpe de mano sustituyendo al máximo partidario de la alianza a ultranza con Alemania, Benito Mussolini, el caso era empezar a desligarse como fuera antes de que la URSS y las potencias occidentales se plantaran en sus mismas narices. Es así de crudo, pero nadie está dispuesto a compartir las derrotas.

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1474
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La erosión del Eje

Mensajepor Schwerpunkt » Sab Oct 03, 2009 9:04 pm

Está claro que este es una cuestión espinosa. En defensa de los líderes y élites políticas de aquellos países que intentaron desligarse de la dañina alianza con Alemania, hay que decir que la primera obligación de un gobernante es el bienestar del país y población. Es evidente a tenor de la evolución de los acontecimientos, que la continuación de la guerra al lado de los alemanes no iba a reportar más que desastres, muertes y desdichas en forma de ocupación, reparaciones económicas y represalias una vez terminara la guerra.

Evidentemente desde el lado alemán, la prioridad era intentar hacer cumplir los compromisos suscritos con los países aliados cobeligerantes. No obstante el desprecio de la cúpula nazi por sus antiguos aliados y por la humanidad en general produjo numerosas represalias sin ninguna relación con ese objetivo por el puro deseo de infringir daño y humillación a los antiguos aliados (soldados u oficiales italianos, población judía en Hungría, etc) que intentaban pasarse de lado o sencillamente querían escapar de una guerra destructiva y sin esperanza de salida. En algunos casos este ansia de revancha fue incluso contraproducente para el esfuerzo de guerra alemán.

En otro orden de cosas soy de los que piensa que además de la motivación, entrenamiento y moral, es absolutamente fundamental contar en una guerra moderna con una economía industrial potente que permita equipar a las tropas con equipo moderno y a la altura de las circunstancias. Se ha criticado hasta la extenuación a las tropas húngaras, italianas y rumanas por su bajo rendimiento. Un examen más comedido nos permite ver que las tropas rumanas fueron extremadamente útiles y su desempeño notable en especial en campañas como la de Crimea, o la cabeza de puente del Kuban. El problema que plagaba a todas estas naciones es que la debilidad de sus respectivas industrias se traducía en un suministro de equipo inferior, obsoleto y además en cantidades demasiado pequeñas. La 2ª división blindada húngara que combatió en Galicia en 1944 al lado de los alemanes iba todavía dotada con el carro de fabricación nacional Turan con un cañón de 40 mm, en realidad un carro que hubiera sido bueno en 1939-41 pero que en aquellos momentos de la guerra estaba completamente superado. Podríamos seguir con numerosos ejemplos parecidos de los carros de combate italianos o la artillería antitanque rumana. Y lo mismo podemos ver en el caso de la aviación, artillería, elementos de apoyo, etc. Todo el valor y la moral del mundo sirven de poco cuando uno tiene que afrontar en 1942-44 a armamento enemigo de última generación mientras se combate con armamento de una generación anterior.

El caso finlandés es distinto por cuestiones de topografía, entrenamiento y filosofía política que no me detendré a analizar aquí.

Avatar de Usuario
korporacion
Miembro
Miembro
Mensajes: 53
Registrado: Lun Dic 22, 2008 8:19 pm

La erosión del Eje

Mensajepor korporacion » Sab Oct 03, 2009 11:19 pm

Pero no solo los nazis eran malos para formar alianzas ay que mirar a los estadounidenses y su guerra al terrorismo sus aliados no le han ayudado en nada y ahora que ya se ve la derrota de los yanquis en medio oriente todos se escapan del barco que se hunde españoles, ingleses, polacos, paises del caucaso... si llaman aliado a arabia saudita o kuwait que apenas tienen ejercitos asi que no solo el eje era un mal pacto economico-militar

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1474
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La erosión del Eje

Mensajepor Schwerpunkt » Dom Oct 04, 2009 11:30 pm

korporacion escribió:Pero no solo los nazis eran malos para formar alianzas ay que mirar a los estadounidenses y su guerra al terrorismo sus aliados no le han ayudado en nada y ahora que ya se ve la derrota de los yanquis en medio oriente todos se escapan del barco que se hunde españoles, ingleses, polacos, paises del caucaso... si llaman aliado a arabia saudita o kuwait que apenas tienen ejercitos asi que no solo el eje era un mal pacto economico-militar


Muy respetable opinión, ¿ pero que tiene que ver con lo que estamos hablando ? Hago un llamamiento a que no nos salgamos del tema del topic y en especial del período histórico considerado.

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2113
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

La erosión del Eje

Mensajepor Grossman » Lun Oct 05, 2009 1:57 am

¡Hola a todos!

Continuo.

La incapacidad del Reich para llevar a cabo una política exterior fue en aumento paulatino desde diciembre de 1941, y al principio de 1943 se hallaba en pleno estancamiento, lo que era percibido por los países satélites. A pesar del aumento de requerimientos militares y civiles, Hitler no se planteó en ningun momento un cambio en la política de ocupación ni hacer un gesto de discutir con sus socios una concepción europea común que sirviera de alternativa de la Carta Atlántica. Severamente limitado para lo político, no concebía otra cosa para el control de la guerra que los medios militares y policiales. Sin consideración a los intereses de sus asociados, Alemania echaba mano de promesas, amenazas y sanciones para mantenerlos sujetos a su causa. Por las buenas o por las malas. Así, Goebbels apuntó de lo que Hitler le contó de su reunión con Pierre Laval en enero de 1943: “el primer ministro francés ha comprendido que si el Führer gana la guerra quedará establecido que su política era correcta; si la pierde, que perderá la cabeza. Esta es una base saludable para el régimen de alianzas; no hay que temer que con su gobierno se separe de nosotros”.

La erosión del Eje no solo se explicaba por el cansancio de la guerra y el ansia de paz. La hostilidad manifestada por el Reich hacia sus asociados y verse estos convertidos repentinamente en chivos expiatorios del reciente fiasco militar los animó a defender sus intereses por su cuenta. Exponentes de esta situación es que en primavera de 1943 Rumanía volviera a levantar sus fuerzas armadas a escondidas de Alemania, o que Budapest y Bucarest llevaran a cabo contactos con los aliados occidentales que no pasaron desapercibidos a Berlin.

La relación personal entre los dictadores se había enfriado claramente, y la estrategia nazi de despejar culpas para que sus aliados cargaran con ella provocó la eclosión de sentimientos antialemanes en los países respectivos y dió, como Hitler había previsto, argumentos a las fuerzas opositoras que inicialmente se habían posicionado en contra de la alianza con ellos. En este ambiente, Alemania no consiguió -tras exigirlo- apartar de sus gobiernos a figuras que consideraba díscolas, como el primer ministro húngaro Miklos Källay y el ministro de Exterior rumano Mihai Antonescu. Y tampoco interrumpir los contactos con las potencias occidentales.

Había sin embargo factores que jugaban en contra del abandono de la coalición. Por un lado la estabilización del ala sur del Frente Oriental en marzo de 1943. Por otro, el enorme temor que despertaba la posbilidad de una ocupación soviética. Alemania seguía constituyendo una fabulosa fuerza militar y en cambio los gobiernos occidentales ofrecían, frente a la amenaza soviética, tan solo la recomendación de capitular. Y había el temor de que fuera Alemania la ocupante; también después de la debacle alemana en Kursk. Así, en septiembre el jefe de Estado Mayor húngaro, Ferenc Szombathelyi informó al Consejo Superior de Defensa que a pesar de los difíciles combates que la Wehrmacht estaba librando y los terribles golpes que recibía, consideraba extremadamente peligroso abandonar Alemania por el riesgo de ser invadido por ella. Además de la capacidad militar, esta disponía tambien de bazas políticas para ocupar sus territorios: las minorías alemanas de ambos países y las fuerzas opositoras de derechas: Bela Imrédy y Ferenc Szálasi con su “Cruz de Flechas” en Hungría, y Horia Sima con su “Guardia de Hierro” en Rumanía. Estas no eran amenaza sin apoyo del Reich pero podían ser fácilmente utilizadas por este en el caso de abandono.

:sgm64: Pues esto es lo mas destacado que hay, respecto al tema, en el capítulo de Wegner citado en el post inicial. Más adelante dejaré, si no hay alguien que se anime a ello antes, un breve resúmen sobre la (poco envidiable) suerte que corrieron los países satélites después, pero considero que lo principal está ya expuesto y podemos continuar con la discusión.

Un saludo
Grossman
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************


Volver a “Política”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado