pub01.jpg

Negociaciones Himmler-Bernadotte

Partidos políticos, actuaciones gubernamentales

Moderador: Grossman

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Negociaciones Himmler-Bernadotte

Mensajepor TMV » Dom Oct 22, 2006 6:08 pm

Negociaciones HIMMLER-BERNADOTTE

Durante la segunda guerra mundial, el conde Folke Bernardotte se movilizó en favor de los judíos que huían del nazismo.

Imagen
Folke Bernadotte
Fuente: www.answers.com

En 1943 Suecia abandonó la neutralidad y abrió sus fronteras a los perseguidos en países vecinos: recibió alrededor de 200.000 refugiados provenientes de países escandinavos, entre los que habían 6.500 judíos.

Desde la Cruz Roja, el conde gestionó la liberación de miles de prisioneros condenados a muerte en los campos de concentración alemanes.

Bernardotte también negoció el intercambio de prisioneros de guerra alemanes e ingleses inválidos y heridos. Sus gestiones ante un bando y otro lo llevaron a desplazarse constantemente entre Londres y Berlín.
Trazó un retrato de Himmler que puede parecer, cuanto menos sorprendente:

“Tenía el aspecto del típico funcionario sin importancia…Se hubiera pasado a su lado por la calle sin advertirlo en lo más mínimo. Era bajito, fornido y tenía las manos finas, extremadamente cuidadas. No carecía de humor. Su conversación era divertida y con frecuencia recurría a los chistes. Con toda seguridad nada había de diabólico en su aspecto, ni rasgo alguno de dureza en su mirada. Daba la impresión de una personalidad muy vivaz y capaz de grandes entusiasmos”.

En realidad, el Reichsführer SS era un ser primario, nutrido de aforismos pseudocientíficos. Bajo la apariencia del fiel jefe nazi, devoto del Führer hasta la muerte, carecía por completo de equilibrio y manifestaba reacciones, a menudo, imprevisibles.

Era, sin embargo, lo bastante lúcido para haberse dado cuenta, hacía tiempo, de que la guerra estaba perdida. Lo más increíble era que aquel frío criminal, en cuya conciencia pesaban millones de cadáveres, hubiera podido figurarse que le sería posible rehacer su virtud, rescatarse a los ojos de los occidentales e incluso ponerse al frente de una Alemania reconciliada con los anglosajones.
Última edición por TMV el Mié Oct 25, 2006 2:59 am, editado 1 vez en total.
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Mensajepor TMV » Dom Oct 22, 2006 6:10 pm

Detrás de él, dos hombres que le conocían bien jugaban magistralmente con sus veleidades: el doctor Kersten y Walter Schellenberg, sucesor de Canaris en la dirección de la Abwehr durante los últimos meses de la guerra. Entre los dos lograron en 1943, persuadir a Himmler para intentar negociaciones con el Oeste.

Esos contactos se reanudaron en diciembre de 1944 y enero de 1945.

Himmler se entrevistó con Musy, ex presidente de la Confederación helvética, quien a pesar de su edad avanzada, llevó a cabo meritorios esfuerzos para salvar a los internados judíos. Desgraciadamente Kaltenbrunner hizo fracasar las primeras negociaciones.

A partir de febrero de 1945, un delegado sueco en el Congreso Mundial Judío, Storch, y, más adelante, en abril, otro miembro del mismo organismo, Masur (quien logró entrevistarse personalmente con Himmler), consiguieron un éxito milagroso: que el Reichsführer SS se negará a transmitir la orden del Führer de ejecutar a los presos políticos y de volar los campos de concentración y sus ocupantes a medida que avanzaran las tropas aliadas. Se estiman en 800.000 las vidas humanas que así fueron salvadas.

Por último, gracias a Kersten y a Schellenberg, se iniciaron serias negociaciones con miras a obtener la capitulación de los ejércitos alemanes de Noruega y Dinamarca.

El Gobierno sueco, por su parte, encargó al conde Bernadotte que consiguiese la evacuación de los escandinavos detenidos. Bernadotte se vio así mezclado en el golpe teatral provocado por Himmler.

Fue en ocasión de una visita del sueco a Berlín, en abril de 1945, cuando Himmler se decidió por fin y proclamó:

“Nosotros, los alemanes, somos contrarios a declararnos vencidos por las potencias occidentales. Le ruego trasmita esta información al general Eisenhower, por mediación del Gobierno sueco, a fin de detener toda efusión de sangre. Nos es imposible a nosotros, los alemanes, y a mí en particular, capitular entre las manos de los rusos. Les combatiremos hasta que las potencias occidentales vengan a reemplazarnos en el frente de combate”.

Todo dejaba prever en aquel momento que a Hitler le quedaban pocos días de vida. Himmer tenía por lo tanto, derecho a tomar aquella decisión capital.

Bernadotte, evidentemente, aceptó la misión. Rogó, sin embargo, a su interlocutor que le confiase una carta dirigida al ministro de Asuntos Exteriores de Suecia, Christian Gunther, en la cual se recabase el apoyo de toda la alta influencia de éste para la gestión. Al día siguiente, 24 de abril, Bernadotte volaba hacia Estocolmo.

Como muestra de buena voluntad, Himmler liberó a casi 10.000 judíos que llegaron a Suecia en tren.

Cuatro días más tarde, la respuesta llegó a Schellenberg. Como era de esperar, fue negativa. Peor aún, la prensa mundial aireó el asunto, y en un postrer acceso de furor, Hitler hizo fusilar en torno suyo a todos cuantos, de cerca o de lejos, podían recordarle a su ex fiel Reichsführer SS.

Otros grupos de alemanes, en particular los colaboradores Speer, se esforzaron en proteger Alemania contra las órdenes insensatas de Hitler.

Anteriormnte, el 10 de agosto de 1944, un grupo de representantes de industrias alemanas (Krupp, Röchling, Messerschmidt, Rheinmetall, Wolkswagenwerge…) se reunió en Strasburgo, en el hotel de la Maison Rouge, bajo la presidencia de Scheid, y examinó las medidas que podrían salvaguardar el patrimonio industrial alemán.

Una segunda reunión, presidida por Bosse, no disimuló que la guerra estaba ya perdida y que los industriales debían, sin tardanza, constituir secretamente en el extranjero bases comerciales para la post guerra.

Bosse declaró que el gobierno estaba dispuesto a subvencionar a los industriales en ese sentido. Precisó, por último, que la guerra debía ser proseguida hasta el fin, con objeto de conservar la unidad de Alemania después de las hostilidades.

Saludos

Fuentes:

Secretos diplomáticos de la dos guerras mundiales. Jacques de Launay. Ed. PLAZA & JANES (Primera edición: agosto de 1966).
www.rodelu.net
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...

www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Sab Ago 09, 2008 5:47 pm

EL PRIMER CONTACTO DE HIMMLER CON EL CONDE FOLKE BERNADOTTE

19 de febrero de 1945

Extracto del libro "El final" del conde Folke Bernadotte.

"Todo alemán debe combatir como un león antes de pensar en abandonar la lucha", declaró Himmler, al preguntarle yo si no era inútil seguir peleando... "La situación es muy seria", prosiguió Himmler, "pero en modo alguno desesperada."

Le hice saber que la Cruz Roja sueca estaba interesada en obtener la autorización del Gobierno alemán para visitar los campos de concentración, especialmente aquéllos en los que se hallaban internados súbditos noruegos y daneses.

"Sería, sin duda, una medida acertada, y no creo que se tropezara con serios inconvenientes", dijo Himmler.

AUTOBUSES DE LA CRUZ ROJA SUECA, POSIBLEMENTE CERCA DE FRIEDRICHSRUH, ALEMANIA
Imagen
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:Sve ... chsruh.jpg


"Desde el punto de vista práctico", respondía, "convendría reunir en un solo campo a los prisioneros daneses y noruegos... El número total de los mismos creo que es aproximadamente de trece mil."

"El número es ciertamente excesivo", repuso Himmler. "No lo sé con precisión, pero debe estar comprendido entre dos y tres mil..."

Himmler se declaró conforme y de acuerdo con mi proposición, accedió a enviar a Noruega a los ancianos, enfermos y las madres, con el fin de que dichas personas fueran reunidas en un solo campo...

Después, mi conversación con Himmler discurrió por temas de carácter general. Era a la sazón jefe supremo de la Gestapo, y tenía en sus manos las riendas de la situación. Compartía con von Ribbentropp el pánico al peligro bolchevique, y vaticinaba el hundimiento de Europa en cuanto el frente del este se desmoronase. La SGM era un conflicto entre europeos y asiáticos. La victoria de los aliados significaría el ocaso de Europa. Sólo en las últimas semanas, más de cien mil mujeres alemanas, entre los dieciséis y los ochenta años, fueron violadas por la soldadesca rusa.

"Sin embargo", le dije, "Alemania era aliada de Rusia en una fase de la guerra. ¿Cómo concuerda eso con lo que usted acaba de decirme?"

"Cometimos un error", manifestó Himmler, "aunque bien pronto hubimos de reconocer que el rearme ruso era tan ingente, que era solamente cuestión de tiempo que las armas rusas apuntaran contra nosotros."

Gracias a las memorias del conde, tituladas "El final", en un siguiente mensaje trataré la entrevista de Bernadotte con Schllenberg en Flensburgo el 23 de abril y la reunión que Himmler y Bernadotte llevaron a cabo en la finca en Hohen-Luchën, cerca de Lübeck, en la noche del 23 al 24 de abril de 1945.

Gracias por el trabajo TMV y saludos a todos!
ImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Sab Ago 09, 2008 6:16 pm

TMV escribió:A partir de febrero de 1945, un delegado sueco en el Congreso Mundial Judío, Storch, y, más adelante, en abril, otro miembro del mismo organismo, Masur (quien logró entrevistarse personalmente con Himmler), consiguieron un éxito milagroso: que el Reichsführer SS se negará a transmitir la orden del Führer de ejecutar a los presos políticos y de volar los campos de concentración y sus ocupantes a medida que avanzaran las tropas aliadas. Se estiman en 800.000 las vidas humanas que así fueron salvadas.


Según mis datos, este encuentro entre Himmler y Masur, representante del Congreso Mundial Judío (que llegó de Suecia acompañado de Felix Kersten), se celebró el 21 de abril en Gut Hartzwalde, cerca de Berlín. El único dato adicional que tengo es que a raíz de esa reunión, se concedió la libertad a 100 mujeres judías internadas en el campo de concentración de Ravensbrück.

Saludos!
ImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Sab Ago 09, 2008 8:11 pm

Dispongo de algo más de tiempo (¡gracias Silvia!)

Conde Folke Bernadotte en sus Memorias: "El final".

A las tres de la madrugada, una llamada telefónica del jefe de la Gestapo de Flensburgo interrumpió mi descanso. Me informó que el general Schellenberg tenía que hablarme de un asunto de gran importanticia. Como sea que el día siguiente había prometido visitar otro campo de prisioneros en Jylland, que los alemanes habían destinado exclusivamente para los súbditos escandinavos, decidí que el mismo día, aunque más tarde podría dirigirme a Flensburgo. En efecto, a las tres de la tarde me entrevistaba con Schellenberg. Esto ocurría el 23 de abril.

El general Walther Schellenberg dejó caer la bomba rápidamente.

"Hitler está perdido."

Con ello quería significar que, a lo sumo, le restaban un par de días de vida. No obstante, el mismo día el Dr. Göbbels anunció que el Führer se encontraba en Berlín dispuesto a hacerse cargo personalmente de la defensa de la capital del Reich. Schellenberg me aclaró la situación.

"Himmler está decidido a entrevistarse con el general Eisenhower para comunicarle que está dispuesto a ofrecerle la rendición de las fuerzas alemanas en el frente occidental. ¿Estaría usted dispuesto a transmitir este deseo al general Eisenhower?"

"Sería mucho mejor", dije, "que Himler comunicase sus intenciones al Gobierno sueco, y si éste lo considera oportuno, transmitiría el mensaje a los representantes de las potencias occidentales. Personalmente, no quiero, bajo ningún concepto, ser portador de tal nueva al Ministro de Asuntos Exteriores Günther..."

Schellebnerg manifestó que comprendía perfectamente mi punto de vista, y me prometió que hablaría con su superior antes de que nos volviésemos a encontrar. Nos pusimos al habla con Himmler, y convinimos en entrevistarno al día siguiente, por la noche, en Lübeck, es decir, en la noche del 23 al 24 de abril.

Otro día seguiremos.

Saludos!
Última edición por Akeno el Dom Ago 10, 2008 12:58 am, editado 1 vez en total.
ImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
von Neurath
Expulsado
Mensajes: 1290
Registrado: Dom Nov 11, 2007 10:08 pm

Mensajepor von Neurath » Sab Ago 09, 2008 8:26 pm

Akeno escribió:Dispongo de algo más de tiempo (¡gracias Silvia!)

Saludos cordiales,
Jejeje, yo en cambio cuando me dejan le tengo que dar las gracias a dos chiquillos jeje. :wink:

Muchas gracias por tan buen aporte, TMV y Akeno tenía ganas de volver a leer de este tema desde hace tiempo.

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Dom Ago 17, 2008 4:51 pm

Repasemos pues, con las palabras del propio Conde, parte de la entrevista entre Folke Bernadotte y Heinrich Himmler, que tuvo lugar en la noche del 23 de abril de 1945 en una casa situada en la localidad de Hohen-Lüchen, cerca de Lübeck (¿en el Consulado sueco quizá?)

"Admito que Alemania está derrotada", dijo el Reichsführer SS, con gesto resignado.

"¿Qué haremos ahora?"

"En estas circunstancias" repuso Himmler, "tengo plenos poderes para actuar como convenga. Para que los rusos invadan lo menos posible de nuestro territorio, estoy dispuesto a ofrecer la rendición de las tropas que combaten en el frente occidental, a fin de que las fuerzas aliadas puedan avanzar hacia el este tan pronto como les sea posible. Siempre he sido un enemigo declarado del bolchevismo, y lo seguiré siendo mientras exista; por eso no estoy dispuesto a deponer las armas en el frente oriental. Al comenzar este conflicto, me opuse con energía a la conclusión del pacto germano-soviético. ¿Consiente usted en hacer llegar mi propuesta a oídos del Ministro de Asuntos Exteriores sueco, para que éste, a su vez, pueda aconsejar a las potencias occidentales sobre mi proposición?"

"A mi entender" respondí, "es completamente imposible proceder a la capitulación en el frente del oeste y proseguir la lucha en el oriental. Inglaterra y los Estados Unidos no están dispuestos a celebrar ningún convenio especial con Alemania". "Comprendo que todo esto es sumamente complicado" dijo Himmler, "pero, de todos modos, intentaré librar de la ocupación rusa a millones de mis compatriotas".

"Por mi parte estoy dispuesto a transmitir sus deseos al Ministro de Asuntos Exteriores sueco, si me promete usted que Dinamarca y Noruega quedan incluídas en la capitulación".

Himmler respondió, sin vacilar, que no tenía el menor inconveniente en ello, y que tropas americanas, británicas o suecas podían ocupar Dinamarca y Noruega en tanqo que las fuerzas de ocupación alemanas deponían las armas en ambos países. Sólo hizo una salvedad: que tanto Dinamarca como Noruega nunca serían ocupadas por tropas soviéticas. Pregunté a Himmler qué pensaba hacer, en el caso de que las potencias occidentales rechazasen su oferta de capitulación.

"En tal caso" repuso, "tomaría el mando de un batallón y moriría combatiendo en el frente oriental".

Bueno, es bien sabido por todos que Himmler nunca llevó a cabo semejante propósito. ¡Menuda baladronada!

A partir de febrero de 1945, un delegado sueco en el Congreso Mundial Judío, Storch, y, más adelante, en abril, otro miembro del mismo organismo, Masur (quien logró entrevistarse personalmente con Himmler), consiguieron un éxito milagroso: que el Reichsführer SS se negará a transmitir la orden del Führer de ejecutar a los presos políticos y de volar los campos de concentración y sus ocupantes a medida que avanzaran las tropas aliadas. Se estiman en 800.000 las vidas humanas que así fueron salvadas.


La palabra dada en la reunión con Muser el 21 de abril por parte del Reichsführer SS valía para bien poco. Haciendo caso omiso al acuerdo, el 23 de abril se produjo el asesinato por parte de un destacamento SS de Albrecht Georg Haushofer (que escribió en prisión los Sonetos moabitas) y otros trece presos políticos, que estaban recluídos en la cárcel berlinesa de Lehrterstrasse.

Por otra parte indicar que, como era de esperar, la contestación aliada fue negativa. El telegrama que respondía a la propuesta de Himmler decía así:

"La capitulación alemana sólo puede considerarse en el supuesto de que sus fuerzas armadas abandonen la lucha en todos los frentes, y rindan sus armas ante las tropas de la Gran Bretaña, la Unión Soviética y los Estados Unidos. En tal caso, las fuerzas alemanas procederán a cesar las hostilidades en todos los frentes y en todo el teatro de operaciones y entregarse a las unidades aliadas y rusas más próximas. Dondequiera que aquéllas prosigan la resistencia, los ataques de nuestras unidades continuarán de forma inexorable, hasta lograr la victoria final".

FUENTE: LOS ÚLTIMOS CIEN DÍAS en fotografías y documentos. Hans Dollinger y Hans-Adolf Jacobsen. Plaza & Janés S.A. 1967

Saludos!
ImagenImagenImagenImagenImagen

Mannerheim
Miembro
Miembro
Mensajes: 403
Registrado: Vie Jul 20, 2007 4:29 pm
Ubicación: Zaragoza

Mensajepor Mannerheim » Mar Sep 16, 2008 7:06 am

TMV escribió:
Una segunda reunión, presidida por Bosse, no disimuló que la guerra estaba ya perdida y que los industriales debían, sin tardanza, constituir secretamente en el extranjero bases comerciales para la post guerra.

Bosse declaró que el gobierno estaba dispuesto a subvencionar a los industriales en ese sentido. Precisó, por último, que la guerra debía ser proseguida hasta el fin, con objeto de conservar la unidad de Alemania después de las hostilidades.



Quien era Bosse y en nombre de que gobierno hablaba? Algun colaborador de Speer?

Un saludo y gracias
"Haga la guerra con todo el mundo, pero la paz con Inglaterra"

El duque de Alba a Felipe II

Avatar de Usuario
Stalker
Miembro
Miembro
Mensajes: 289
Registrado: Mié Ago 06, 2008 9:18 pm
Ubicación: Munich

Mensajepor Stalker » Mar Sep 16, 2008 1:18 pm

Caballeros lo que voy a poner seguramente no tiene nada que ver con este tema.

Segun lo que he leido en un libro sobre espionaje de mi padre, cuando BERNADOTTE fue asesinado en Israel por unos judios, viajaba en un coche de la ONU.
Una de las causas, o la causa, por las que le mataran fue que se reunio con Himmler.

El libro era parte de un coleccionable sobre espionaje de la editorial Buru Lan.
La guerra es la continuacion de la politica por otros medios.

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3567
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Negociaciones Himmler-Bernadotte

Mensajepor Audie Murphy » Jue May 27, 2010 11:53 pm

Recientemente el Canal Historia ha emitido un documental sobre la hazaña del doctor Kersten

Imagen
fuente http://www.docuzone.net/index.php?topic=6484.0
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
gunsche
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 533
Registrado: Jue Abr 21, 2011 4:42 am

Re: Negociaciones Himmler-Bernadotte

Mensajepor gunsche » Mar May 17, 2011 6:43 am

Las negociaciones hacia el final de la guerra (a espaldas de Hitler, claro) entre Himmler y el representante judío Masur fueron algo casi surrealistas. Aca paso un link, del que voy a citar los detalles mas bizarros

http://www.delacole.com/cgi-perl/medios ... ota=490-12

Mazur se encontró frente a Himmler que vestía un lustroso uniforme. De no conocer su siniestro pasado no creería estar frente al criminal más grande de la historia. Himmler le manifestó su satisfacción por encontrarse con él pero no le tendió la mano. " Yo quiero que haya paz entre nosotros y los judíos ", le dijo. Himmler comenzó a hablar y hablar. Casi tres horas duró el encuentro y cerca de una hora Himmler habló de las relaciones de los judíos con Alemania. Media hora estuvo a solas con Mazur. Himmler hablaba en voz baja, sin gestos agresivos. " En nuestra generación no hemos tenido paz", le dijo el criminal al judío. " Cuando estalló la Primera Guerra Mundial yo tenía 14 años.La guerra terminaría y Alemania caería casi en una guerra civil. Los judíos se pusieron al lado de los revolucionarios comunistas. Siempre fueron un elemento que nos trajo intranquilidad. Varias veces fueron echados de Alemania pero volvieron. Luego del cambio de gobierno quisimos resolver para siempre el problema y planificamos una emigración masiva. Yo mismo dialogué con los americanos y otros países amigos de los judíos pero no querían recibir más judíos",dijo Himmler en la reunión. Mazur mantuvo la frialdad y la calma ya que si se irritaba por lo que escuchaba su vida no valdría nada. Mazur le dio a entender que quizas los alemanes no estaban cómodos con las minorías pero que el compartamiento hacia ellos violentó toda forma de derecho, más conociendo que los judíos vivieron en Alemania desde los orígenes de la nación.
Mazur le dijo que los judíos quisieron irse pero los alemanes pusieron trabas. Himmler le respondió : " La guerra nos llevó a tomar contacto con miles y miles de judíos proletarios de Europa Oriental y eso nos originó un nuevo problema. No podíamos tener un enemigo en la retaguardia ( sic ). Estaban enfermos de tifus y otras pestes. Yo mismo perdí muchísimos miembros de la SS por el contacto con esas enfermedades portadas por los judíos. Los judíos también ayudaron a los partizanos rusos y a otros grupos clandestinos ",dijo. Mazur le retrucó y le dijo como podrían los partisanos acercar ayuda a guettos o campos cerrados a lo que Himmler respondió " los judíos brindaban información al enemigo y a sus soldados se les disparaba desde los guettos " (sic).
Mazur tenía claro que Himmler construía un mensaje mentiroso y por ello trató de concentrarse en los temas relevantes. Sin embargo Himmler continuaba con su discurso. " Para limitar las pulgas tuvimos que construir crematorios. Ahora por eso nos quieren poner la soga al cuello ", continuaba con su lenguaje maníaco. Mazur ya no soportaba las horrorosas explicaciones sobre las fábricas de la muerte. " La guerra en el Este fue muy dura ", decía Himmler. " No queríamos pelear con Rusia pero descubrimos que los rusos tenían 20.000 blindados. La guerra contra ellos puso a nuestros soldados en una situación muy grave.
Los rusos no fueron rivales sencillos ", dijo el criminal. "Si bien los judíos sufrieron en la guerra hay que tener en cuenta el sufrimiento del pueblo alemán. Nuestro destino era triunfar o desaparecer ", dijo. Luego defendió la existencia de campos de concentración. " Se difamó su función. Fueron campos de reeducación ( sic). No solo judíos o prisioneros políticos estaban en ellos. También hubo delincuente comunes que fueron liberados luego de cumplir sus condenas. Por eso la Alemania en los años 40 tuvo los índices más bajos de delincuencia en decenas de años. Los prisioneros tuvieron que trabajar mucho lo mismo que el resto del pueblo alemán. El tratamiento en los campos era rígido pero justo ". Mazur ya no pudo controlarse y cortó en seco a Himmler. " Ud. no puede negar las barbaridades que se hicieron en los campos ". Himmler le respondió. " Yo asumo que hubo excesos pero los culpables han sido castigados ", dijo en referencia al comandante de Buchenwald a quien ordenó en realidad ejecutar por corrupción. Mazur luego de soportar 45 minutos de argumentaciones negacionistas le dijo : " Pasaron cosas que no tienen solución pero si en el futuro habrá nuevas relaciones entre nuestros pueblos necesitamos que por lo menos salven sus vidas los judíos que aún viven en Alemania. Por ello le pido que se liberen todos los prisioneros que se encuentran en los campos cerca de Escandinavia y Suiza y se transporte a los judíos a Suecia o Suiza. También pedimos que los judíos de otros campos sean entregados a los norteamericanos o los rusos ". Mazur le pidió la lista de los judíos en los campos. Himmler le dio cifras :
Terezienstadt, 25.000 ; Ravensbruck, 20.000; Matthausen, 30.000 y unos miles más em otros pequeños campos. También sostuvo que en Auschwitz había 150.000 judíos, 50.000 en Bergen Belsen y 6.000 en Buchenwald. Mazur escuchó sin reaccionar sabiendo que las cifras eran exageradas. Himmler continuó. " El pasado año he liberado 2.700 judíos que fueron a Suiza y sin embargo fui criticado por la prensa. Siempre hice lo que considere útil para mi país pero los informes acerca de los campos son una provocación hacia nosotros ".
Mazur escuchaba en silencio y no podía dar crédito a tanto cinismo. Estaba asistiendo a la negación del Holocausto por parte del principal ejecutor del mismo.
Mazur entendió que Himmler creía sinceramente en la propaganda antijudía de Gooebels acerca del supuesto dominio judío de la prensa mundial. Himmler puntualizó que Teresiensztadt no era un campo en el amplio sentido de la palabra sino una ciudad en la que los judíos hacían sus trabajos. " Esto fue creado por mi amigo Heydrich. Queríamos que así fueran vistos todos los campos ",dijo.
Mazur y Karsten ya no querían escuchar más y le pidieron pruebas de su compromiso. Himmler dudó. La negociación fue tensa. Mazur había perdido familiares en la guerra y la presencia y el discurso del nazi se le hacían insoportables. Mazur no confiaba porque los judíos aún sobrevivientes en los campos eran testigos de la barbarie por lo tanto los nazis no los dejarían con vida. Himmler volvió a hablar vagamente de liberar prisioneros no judíos y recalcó en mantener en secreto la reunión si querían judíos con vida. " Nos piden a los alemanes rendición incondicional pero no estamos de acuerdo. No le temo a la muerte. Los americanos saben que luchamos para frenar a los comunistas. Hitler aparecerá como un abanderado de la historia ya que dio al mundo el nacionalsocialismo, la única forma de socialismo no comunista; si caemos no habrá tranquilidad ni en Londres ni en Nueva York ". Era la única vez que Himmler citaba a Hitler en la larga reunión. " El comunismo se infiltrará en el mundo; Alemania tendrá hambre y será dificil reconstruir un mundo de nuevo ",dijo.
Finalmente terminó la charla. Al despedirse de Karsten, Himmler le dijo : " Cometimos grandes errores y si pudiera comenzar de nuevo haría las cosas de otra forma. Es tarde. Quisimos lo mejor para Alemania pero hemos dejado ruinas. No quise hacer esto pero el Fhurer lo exigió. Tuve que acatar ya que ningún país subsiste sin disciplina. ¿ Qué dirá la historia de mi ?. Solo los que tengan ansias de venganza hablaran mal y se desentenderán de todo lo bueno que hice por Alemania ( sic) ".
A Mazur le dijo : " La mayoría de los alemanes irán a la perdición con el nacionalsocialismo. Esa es la tragedia de la guerra. Lo que suceda luego con Alemania ya no es importante para mi. Si ud. y yo nos hubiesemos encontrado hace 10 años toda esta guerra no hubiese sucedido ".

Avatar de Usuario
bixus
Miembro
Miembro
Mensajes: 198
Registrado: Mar Ago 10, 2010 4:14 pm

Re: Negociaciones Himmler-Bernadotte

Mensajepor bixus » Dom Sep 25, 2011 4:26 pm

Impresionante información, gracias por compartirla.

Saludos.


Volver a “Política”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado