pub01.jpg

Juramento de Fidelidad de la Wehrmacht a Hitler (02.08.34)

Partidos políticos, actuaciones gubernamentales

Moderador: Grossman

josan
Miembro
Miembro
Mensajes: 191
Registrado: Vie Ene 26, 2007 8:12 pm

Mensajepor josan » Mar May 15, 2007 7:19 pm

El inefable Guderian se quita la mascara.Por cierto,Jose Luis,¿solo se les exigio el juramento,a los mariscales del frente oriental?.Un saludo.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8935
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Mar May 15, 2007 8:00 pm

¡Hola, Josan!

Escribiendo de memoria, creo recordar que la declaración fue firmada por todos los mariscales de campo alemanes (a la altura de marzo de 1944, cuando la Wehrmacht invadió Hungría). Schmundt había recorrido los teatros de la guerra para recoger las firmas de los susodichos, aunque no recuerdo exactamente si cuando Rundstedt presentó solemnemente la declaración firmada a Hitler estaban presentes todos los mariscales.

Pero ese movimiento de Schmundt se había producido como consecuencia de la creciente desconfianza de Hitler hacia sus mariscales especialmente del Frente Oriental, sobre todo a raíz de la propaganda soviética del Comité Nacional de la Alemania Libre (una parte de los oficiales que fueron hechos prisioneros en Stalingrado, liderados por Seydlitz) vertida entre las tropas alemanas cuando lo de la bolsa de Cherkassy y las cartas que Seydlitz dirigió a varios comandantes a cargo de esas operaciones militares.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8935
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Mar May 15, 2007 8:30 pm

A ver, Josan, tengo aquí el libro de Manstein (el Victorias Frustradas de Inédita), y aunque Manstein no me inspira mucha confianza, estos es lo que dice al respecto, cuando lo de Cherkassy:

[En tan comprometida situación recibí orden de trasladarme a Obersalzberg. Pocos días antes había estado a verme el ayudante que la Wehrmacht tenía cerca de Hitler, general Schmundt, para presentarme un escrito un poco raro. Su contenido venía a ser una especie de compromiso de lealtad a Hitler suscrito por los mariscales por recusación de la propaganda realizada por el general von Seydlitz desde que en Stalingrado había pasado a la cautividad. La iniciativa de tal documento la había tenido indudablemente el mismo Schmundt, que por este procedimiento imaginaba reforzar la confianza de Hitler en el Ejército; y no cabía duda de que Hitler había hallado la ocurrencia aceptable y aun feliz. Como ya todos los mariscales, excepto yo, habían suscrito el documento (lo chocante y significativo es que Schmundt hubiese incluido entre ellos al coronel general Model en una suerte de prematura asimilación), no me quedaba pretexto plausible para rehusar mi firma, porque una resistencia hubiera equivalido a la aprobación tácita de la propaganda de Seydlitz. Así y todo......

En cuanto al documento de adhesión, le hizo solemne entrega de él a Hitler, el 19 de marzo, el mariscal von Rundstedt, a presencia de una gran asamblea de altos jefes de todos los servicios de la Wehrmacht...] (pp. 706-707)

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

josan
Miembro
Miembro
Mensajes: 191
Registrado: Vie Ene 26, 2007 8:12 pm

Mensajepor josan » Mar May 15, 2007 8:45 pm

Aunque lo que cuente Manstein,hay que cogerlo con pinzas ,como dices,me imagino que no tendria mas remedio que firmar.¡Estaban los tiempos buenos como para negarse.Muchas gracias,y un saludo.

Avatar de Usuario
Blue_Max
Miembro
Miembro
Mensajes: 401
Registrado: Lun Feb 26, 2007 2:07 pm
Ubicación: Guadalajara (España)
Contactar:

Mensajepor Blue_Max » Vie Ago 31, 2007 3:50 pm

Hola a todos!

Permitid si me desvío un tanto del rumbo que ha tomado el presente “hilo”. Aparentemente el “juramento de fidelidad a la persona del Führer” no dejaba de ser otro de los grandilocuentes gestos a los que Hitler, tenía tan acostumbrados a quienes le rodeaban, e iba dirigido básicamente hacia “la galería” y no hacia quienes ocupaban los más altos escalafones del Ejército, si bien, se vieron obligados a prestarlo. Mentes bien formadas en su gran mayoría, hombres con intereses propios bien definidos y representantes de intereses de grupos perfectamente consolidados difícilmente podían prestar semejante juramento con la honestidad y sinceridad que muchas veces, las más, se nos ha pretendido hacer ver. Pero ahora bien, era necesario desde el punto de vista en que se había estructurado el nuevo sistema, el nuevo modelo de estado, basado en el “Führerprinzip”, y para el sostenimiento del mismo (para bien y para mal). Si he de aceptar una interpretación de este hecho, o más bien, de sus causas, prefiero hacer mías las palabras que sobre ello escribe Kershaw y transcribo más adelante.

Después, como ya han comentado los compañeros que me han precedido, muchos de estos Jefes acudieron a “él” para tratar de evadir la responsabilidad que les correspondía.

No quisiera hacer un juicio previo al respecto, pero si es mi intención traer aquí una reflexión de Dönitz sobre el tema:

[Es insensato e inhumano no dejarse aleccionar por los hechos. En mis palabras finales en el proceso de Nürnberg, antes de que fuera pronunciada la sentencia extraje las enseñanzas oportunas y dije:

<<Se ha hablado mucho aquí de un juramento que habría sido prestado por los acusados. Considero que esta afirmación es un dogma político. Como tal, no puede demostrarse, sino únicamente creerse o repudiarse. Pero gran parte del pueblo alemán no creerá nunca que tal juramento pueda haber sido la causa de su desgracia. Por más que disputen sobre ello políticos y juristas, sólo conseguirán así dificultarle al pueblo alemán una conclusión que es de decisiva importancia para una toma de posiciones en cuanto al pasado y una actitud en cuanto al futuro: el conocimiento de que el principio del caudillaje es políticamente falso.

El principio del caudillaje se ha acreditado como el mejor en la Jefatura militar de todos los Ejércitos del mundo. Basándose en esta experiencia se le ha tenido también por acertado para la Jefatura política. Principalmente cuando un pueblo se encuentra en la situación desesperada del pueblo alemán en 1.932. Los grandes logros del nuevo Gobierno parecieron dar la razón a este principio por el sentimiento nunca conocido de felicidad que se despertó en la nación entera.

Pero si, a pesar de todos los idealismos, de toda la constancia, y de toda la abnegación de las grandes masas del pueblo alemán, el fin último que ha conseguido el principio del caudillaje no puede mostrar otros resultados que la desgracia de este pueblo, entonces el principio tiene que resultar falso. Falso porque la naturaleza humana no está de forma indudable en situación de poder utilizar para el bien la fuerza de este principio sin sucumbir a las tentaciones que esta misma potencia ofrece>> ]

Dönitz, K. “Diez años y veinte días”, La Esfera de los Libros (Madrid 2006) (ISBN 84-9734-291-7) Pág. 471 - 472

Saludos.
"Si vas a Esparta caminante, diles que cumpliendo la Ley, hemos caído"

"Austria es sin duda el pueblo más inteligente de toda Europa; nos hizo creer que Mozart era austríaco y Hitler alemán "(En algún sitio escuché esto)

ImagenImagen

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7682
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: Juramento de Fidelidad de la Wehrmacht a Hitler (02.08.3

Mensajepor Juan M. Parada C. » Mar Feb 18, 2014 3:15 am

Con el debido permiso de los honorables foristas,pero en el caso de von Manstein,como señalaba anteriormente el compañero José Luis sobre este personaje en particular,creo que Hitler siempre albergaba algunas dudas sobre su lealtad hacia su régimen.¿Acaso no lo tachaba "del tibio nacionalsocialista"? Si estoy equivocado sobre esta expresión ruego,en consecuencia,la debida corrección al respeto.Muchas gracias y que Dios los bendiga a todos.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8935
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Juramento de Fidelidad de la Wehrmacht a Hitler (02.08.3

Mensajepor José Luis » Mar Feb 18, 2014 7:29 am

¡Hola a todos!

Manstein nunca desobedeció las órdenes de Hitler (fue fiel a su juramento de obediencia incondicional). He escrito varios temas en el foro sobre Manstein, donde cada lector puede sacar sus propias conclusiones sobre la aceptación del berlinés de los principios básicos del nacional socialismo. Si Manstein no era de la plena confianza de Hitler, sobre todo cuando la marea de la guerra cambión de signo, no fue por cuestiones de lealtad del berlinés al régimen o a Hitler, sino porque era un comandante que tenía sus propios criterios sobre la conducción de la guerra, y cualquier comandante así era molesto para Hitler, que no admitía criterios diferentes a los suyos.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7682
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: Juramento de Fidelidad de la Wehrmacht a Hitler (02.08.3

Mensajepor Juan M. Parada C. » Mar Feb 18, 2014 7:09 pm

Hitler siempre tuvo un rencor solapado al ejército de tierra,ya que en una conversación con el mariscal Jodl, que registra Raymond Cartier en su libro "Secretos de la segunda guerra", en la que afirma estas curiosas expresiones:

"Tengo una aviación nacionalsocialista,una marina cristiana y un ejército reaccionario"(Cartier,1973,página-32)

De ahí que los vericuetos de este juramento de fidelidad se tornaría después para hacer del ejército alemán un mero instrumento carente de voluntad y sometidos a sus órdenes directas.Es decir,como unos simples instrumentos a su servicio.Aunque este rencor que he señalado anteriormente se manifestaba más que todo en la cúpula de la Wehrmacht,como señala Cartier en su libro:

"Reaccionario,en boca de Hitler,no estaba lejos de ser sinónimo de embrutecido.En consecuencia trataba a los aviadores con cordialidad,a los marinos con deferencia y a los generales de la Reichsheer como a perros.Pero a esos hombres de guerra profesionales(los generales)Hitler los dominaba,en su terreno,de muy lejos."(Cartier,1973,página-33)

Ahora se ve claro cómo Hitler sabía condicionar a sus subordinados acorde a sus expectativas y de ahí el triunfo que cosecharía en ese particular.Mis felicitaciones por tan extraordinarios aportes en este interesante aspecto.
Saludos y mis respetos.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642


Volver a “Política”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado