Suministros Soviéticos a Alemania antes de la invasión

Historia económica

Moderador: Schwerpunkt

Responder
Avatar de Usuario
V.Manstein
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 771
Registrado: Lun Jun 13, 2005 6:28 pm
Ubicación: Cantabria/Canarias

Suministros Soviéticos a Alemania antes de la invasión

Mensaje por V.Manstein » Dom Oct 29, 2006 7:30 pm

Hay que reconocer que el gobierno Soviéetico hizo grandes esfuerzos en la producción y transporte de suministros y materias primas a Alemania. Algunos números:

1. Valor de los sumnistros soviéticos 160.000.000 RM.
2.Grano 376.000 Tn 52.000.000 RM
3. Petróleo 2.800 Tn 39.000.000 RM.
4. Contratos firmados a finales de 1940 sin coumplimiento efectivo por razones obvias: 1.000.000 Tn de grano, 1.000.000 Tn de petróleo, 500.000 Tn fosfatos, 100.000 Tn algodón, madera 35.000.000 RM, cobre 50.000 Tn, 1.500 Tn de niquel, 75 Tn de ocbalto concentrado....

Memorandos alemanes de principio de 1941 resaltaban que los soviéticos habían suministrado el 100% de lo prometido y que el total de los materiales contratados ascendían a 450.000.000 RM. Las compras soviéticas en Alemania eran a fecha de Junio 1940 de unos 600.000.000 RM de los que se hicieron efectivos 82.000.000 RM al final de Junio 1940.

¡¡¡ Qué gran socio !!!.
Soldat im 20.Jahrhundert

Avatar de Usuario
cortxero
Miembro
Miembro
Mensajes: 68
Registrado: Mar Ago 15, 2006 12:17 am
Ubicación: Cadiz

Mensaje por cortxero » Dom Oct 29, 2006 10:02 pm

La verdad es que la ayuda recibida por la URSS antes del año 1941 era muy buena.
Alemania se podia haber aprovechado mas de esa cantidad de suministros durante mas tiempo, ya que esos suministros le hubieran venido muy bien al Africa Korps de Rommel por ejemplo

Saludos
"Luchar por la libertad de Europa es lo mas bonito que a echo el ser humano en toda la historia"

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9451
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Oct 30, 2006 12:10 am

¡Hola a todos!

Primero los números:

Importaciones alemanas de la URSS en millones de RM (1):

1939: 30 (0.6% del total de las importaciones alemanas)
1940: 391 (7.8%)
1941 (6 meses): 216 (6.6%)

Exportaciones alemanas a la URSS en millones de RM (2):

1939: 31 (0.6%)
1940: 216 (4.4%)
1941 (6 meses): 240 (7.2%)

Ahora el análisis.

En principio las cifras pueden parecer porcentualmente insignificantes. Si observamos comparativamente los años previos de la IGM e incluso los años mejores del periodo de entreguerras, también pueden parecerlo:

Importaciones alemanas de Rusia-URSS en millones de RM (3):

1912: 1528 (14.3% del total de las importaciones)
1913: 1425 (13.2%)
1914: 147 (2.4%)

1931: 304 (4.5%)
1932: 271 (5.8%)
1933: 194 (4.6%)

Exportaciones alemanas a Rusia-URSS en millones de RM (4):

1912: 680 (7.6%)
1913: 880 (8.7%)
1914: 76 (1.2%)

1931: 763 (8.0%)
1932: 626 (10.9%)
1933: 282 (5.8%)

Pero al analizar las importaciones alemanas de la URSS en 1939-1941 se puede comprobar que había cuatro mercancías sin cuyo suministro Alemania no podría haber sostenido más allá de su primera fase la Operación Barbarroja. Aunque las importaciones alemanas de la URSS de platino, cromo, fosfatos, madera y soja fueron significativas, lo que marcó la pauta de ese comercio fue el petróleo, manganeso, grano y caucho que Hitler consiguió de Stalin en ese periodo. Sin esas mercancías soviéticas, Alemania agotaría las existencias de los tres primeros a finales del verano de 1941, y el caucho lo habría agotado medio año antes.

No deja de ser una ironía, pues, que Stalin suministrase a Hitler entre 1939 y los primeros seis meses de 1941 parte del material sin el cual la Wehrmacht no podría haber iniciado sustancialmente su campaña de junio de 1941.

Otra cosa. Hitler era un individuo cuya catadura moral no es necesario definir; pero Stalin no le iba a la zaga. Y ninguno de los dos era un primo. Digo esto por cómo acabó mi amigo Manstein su post, dando a entender que aún por encima Hitler no pagó todos los envíos de Stalin. La realidad es que Stalin compensó en el negocio una deuda que tenía contraída con Alemania por un crédito de 400 millones de RM. Al final, en términos puramente monetarios, Stalin no salió mal parado.

(1) Edward E. Ericson, Feeding the German Eagle: Soviet Economic Aid to Nazi Germany, 1933-1941 (Praeger Publishers, 1999), Anexo A, Tabla 1.1
(2) Ibid. Anexo A, Tabla 1.2
(3) Ibid. Tabla 1.1
(4) Ibid. Tabla 1.2
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensaje por beltzo » Lun Oct 30, 2006 2:35 am

Hola a Todos:

Para ahondar un poco en los datos de nuestro amigo José Luis, Murray y Millet en “la guerra que había que ganar” dicen lo siguiente:

[Según la oficina del plan cuatrienal del reich, la ayuda soviética tuvo una importancia militar decisiva para la ofensiva contra occidente. En 1940 las exportaciones soviéticas a Alemania constituyeron el 66% de todas las importaciones de fósforo, el 63% de las de cromo, el 55% de las de manganeso y el 33% de las de petróleo para la economía de guerra.]

Creo que queda poco lugar a la duda sobre la importancia de los suministros soviéticos,y lo cierto es que Stalin era consciente de que Alemania necesitaba de su ayuda para continuar la guerra, el bloqueo inglés hacia imposible la importación de numerosas materias primas, por ello es en parte compresible su resistencia a creer que Hitler estuviese dispuesto a arriesgarlo todo para atacar a Rusia. Tampoco esta demás recordar que los rusos nunca cumplieron mejor sus obligaciones como en las semanas previas a Barbarroja, parece que Stalin se había sentido especialmente impresionado con la blitzkrieg llevada a cabo en los Balcanes.

Saludos
"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1557
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Suministros Soviéticos a Alemania antes de la invasión

Mensaje por Schwerpunkt » Lun Mar 23, 2020 1:02 am

¡Saludos a tod@s !

Quería hacer una ampliación de este tema antiguo y sobre todo aportando comentarios a algunas de las cifras. Para comprender la complejidad de la situación es necesario hacer una introducción sobre la situación económica alemana al invadir Polonia. He puesto no sólo los tonelajes sino las cifras relativas de dependencia alemana en una serie de rubros importantes que ayudarán al lector a visualizar mejor lo que supuso la exportación soviética de esos materiales.

Introducción

Como sabemos Hitler había realizado un plan económico de autosuficiencia para que el III Reich pudiera librar su guerra sin que el inevitable bloqueo británico le afectara demasiado. Ese plan descansaba sobre una serie de actuaciones para disminuir su dependencia de materias primas. Aunque comprendía prácticamente toda la economía alemana y sectores, se centraba sobre todo en los siguientes programas:

- Programa de producción de combustibles sintéticos
- Programa de producción de Buna o caucho sintético
- Programa de extracción de metales de menas bajas (hierro y manganeso sobre todo)
- Programa de intensificación de producción agraria (en especial cereales, oleaginosas, remolacha para azúcar y forraje para ganado)
- Programa de producción de fibras artificiales (para disminuir la dependencia del algodón, lana y otras fibras naturales importadas en su mayor parte)

A pesar de las gigantescas inversiones realizadas y de la disminución de importaciones en casi todos los apartados, la realidad es que cuando comenzó la guerra Alemania seguía siendo dependiendo de varias materias primas en gran medida. En 1939 tras la invasión de Polonia, Gran Bretaña y Francia inician el bloqueo del III Reich. En esos momentos Alemania no ha terminado sus programas de autosuficiencia en especial en petróleo y caucho sintético y sufre carencias importantes en el suministro de metales ferrosos. Las causas son muy diversas y no las trataré aquí.

Por su importancia examinaré la dependencia alemana del petróleo, caucho, varios metales para aleaciones y la importancia que tuvo la importación desde la URSS. La dependencia agrícola en 1939 y a pesar del programa de autosuficiencia era de un 11%, en especial algo de cereales, oleaginosas y forrajes para ganado.

Las necesidades alemanas anuales de varias materias primas fundamentales eran aproximadamente las siguientes. La producción propia y las importaciones de los países sometidos a la órbita alemana eran como sigue (las cifras de consumo son la media de los años 1938-39 y la producción son del año 1940):

Caucho: 100.000 t Producción de buna: 41.000 t (40% de las necesidades) (1)

Petróleo: 7.000.000 t (en tiempos de paz) y 9.000.000 t para operaciones sostenidas móviles (todas las fuerzas armadas, en especial la Luftwaffe y Wehrmacht) Producción sintética e importaciones de Rumanía: 4.300.000 t (60% de las necesidades en tiempos de paz y 45% para operaciones móviles de gran intensidad)

Manganeso: 275.000 t Producción propia: 175.000 t (60% de las necesidades)

Cromo: 40.000 t Producción propia: prácticamente cero (100% de las necesidades) (2)

Níquel: 10.000 t Producción en Noruega y Finlandia y reciclaje de níquel: 3.700 t (37% de las necesidades) (3)

Cobre: 120.000 t en tiempos de paz y 200.000 t en tiempos de guerra. Producción propia: 65.000 t y unas 20.000 t provenientes de Noruega y otros países (40% de las necesidades) (4)

El petróleo es probablemente el más importante de la lista nada más comenzada la guerra: El consumo anual era de unas 7 mill de t. Se había hecho acopio de una reserva estratégica de unas 2.3 mill. de t (unos 4 meses de consumo) La producción propia era de unas 0.6 mill. de t y las importaciones de 0.4 mill. de t pero la producción sintética en 1939 era tan sólo de 1.4 mill. de t. En otras palabras, al comenzar la II Guerra Mundial Alemania sólo cubría un 35% de su consumo.

La dependencia iría disminuyendo en 1940 a medida que entraban más fábricas de combustible sintético y aumentaban las importaciones de petróleo de Rumanía, país que había caído en la órbita alemana. Así y todo tan sólo se cubría el 60% de las necesidades. A largo plazo la situación alemana era insostenible a menos que aumentaran los suministros del exterior.

El manganeso es un metal utilizado en grandes cantidades para prácticamente cualquier tipo de acero y el cromo y el níquel son metales utilizados en aleaciones de alto rendimiento, de resistencia a la corrosión, calor, etc. Con el programa de producción a partir de menas de baja ley -si bien a un coste astronómico- se había conseguido algo de independencia de las importaciones de la India y la URSS. En cuanto al cromo y níquel, no había yacimientos en los territorios dominados por Alemania a finales de 1939. Se había acumulado un stock de seguridad pero que no podía durar más allá de unos meses. Con la conquista de Noruega se conseguiría un pequeño suministro de níquel, aunque del todo insuficiente. Tan sólo Finlandia producía níquel pero por esas fechas Finlandia no había caído en la órbita alemana.

Dentro de los metales no ferrosos el cobre era un material de primera necesidad. No sólo su consumo había aumentado debido al tremendo aumento de producción de artillería que consumía una cierta cantidad con sus cartuchos y vainas en proyectiles sino que había un sinnúmero de armas que necesitaban una gran cantidad de cobre en su fabricación. Así por ejemplo un Panzer IV además de 39.000 kg de acero, necesitaba 195 kg de cobre, 116 kg de caucho, etc. (5)

El bloqueo francobritánico cae como un mazazo sobre un III Reich que sólo está preparado a medias. De la noche a la mañana queda completamente aislado de todas las importaciones de ultramar. En estas condiciones de casi total aislamiento económico, el III Reich sólo tendrá una ventana al exterior, las importaciones de materias primas de la URSS tras haber firmado el pacto de no agresión y reparto de esferas de influencia en Europa oriental.

Notas:
(1) Para la producción de buna o caucho sintético se necesitaba una cierta cantidad de caucho natural. Por tanto era imperativo el conseguir suministros de caucho natural.
(2) Fuente: World Output Figures 1933-1939 (tablas estadísticas de la Sociedad de las Naciones) La producción mundial estaba controlada por cuatro territorios. Sudáfrica y Rhodesia (un 32% de la producción mundial y por tanto bajo control británico) la URSS con 17% de la producción mundial y Turquía con el 20% del total.
Los mayores depósitos de cromo en Europa se encontraban en Turquía (68% del total) con depósitos mucho menores en Yugoeslavia (18%) y Grecia (12%)
(3) Jonas Scherner, Mats Ingulstadt, Hans Otto Fröland:Industrial Collaboration in Nazi-Occupied Europe: Norway in Context. Palgrave Studies in Economic History. La mayor parte de la producción propia fue proveniente del refino de stocks de mineral en países conquistados como Noruega, una pequeña producción en Finlandia y sobre todo el níquel proveniente de la recolección de monedas.
(4) El consumo en tiempos de paz era de unas 100.000 t pero se disparaba en tiempos de guerra debido al aumento de consumo de cobre para la fabricación de municiones, así como necesidades específicas para los carros de combate y submarinos. Durante la campaña del Oeste (1940) la Wehrmacht aprehendió en Francia y Países Bajos aproximadamente unas 81.000 t, suficientes para el consumo de 5 meses. Durante el resto de la guerra las minas de Yugoeslavia junto al reciclaje y recolección de munición usada logró atender a trancas y barrancas las necesidades alemanas
(5) Ioannis-Dionysios Salavrakos: A Re-Assessment of the German Armaments Production during World War II: Scientia Militaria, South African Journal of Military Studies, Vol 44, No. 2, 2016, (pág. 113–145)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1557
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Suministros Soviéticos a Alemania antes de la invasión

Mensaje por Schwerpunkt » Mié Mar 25, 2020 11:52 am

Negociaciones económicas tras la invasión de Polonia

El III Reich se encontraba en una situación económica muy complicada tras la invasión de Polonia. Aunque esta conquista había sido muy rápida, se había realizado un consumo grande de munición que había dejado las reservas alemanas de munición de artillería, bombas de aviación, etc, bastante bajas. No se podría realizar ningún esfuerzo importante ofensivo contra los francobritánicos en varios meses hasta que estuvieran repuestas los stocks de munición. El consumo de combustible había sido muy grande debido a las operaciones móviles y de aviación con el inconveniente de que las entregas de los campos petrolíferos rumanos eran todavía muy pequeñas. La razón es que el petróleo importado por Alemania provenía de ultramar y que en 1939 la industria petrolífera rumana estaba todavía en gran medida en manos francobritánicas. Aunque se empezaba a ejercitar presión política y diplomática alemana para conseguir más entregas de petróleo rumano, esto no ocurriría de la noche a la mañana y sólo de una manera gradual comenzaría a aumentar el volumen importado.

Las entregas de petróleo soviético además habían disminuido paulatinamente. De unas 400.000- 500.000 t entregadas de media hasta 1936, se pasó a 350.000 t en 1936, 250.000 t en 1937 y prácticamente nada en 1938 y 1939.(6)

El otoño e invierno de 1939 iba a ser muy difícil para Alemania debido a la falta de suministros del exterior, a la necesidad de conservar combustible y materiales estratégicos para el esfuerzo supremo en el oeste. Entretanto se debía lidiar con problemas enormes debido a la falta de mano de obra y los transportes ferroviarios de los que dependía el transporte del carbón extraído. Estos problemas iban a originar no pocos problemas de producción bélica así como perturbaciones a todos los niveles de la economía alemana.

Una combinación de circunstancias iba a poner a la economía alemana contra las cuerdas: la movilización, junto al estado cada vez más calamitoso del Reichsbahn debido a la poca inversión para renovar material rodante e infraestructura y el bloqueo en la práctica de todas las importaciones de ultramar. Los males del ferrocarril provocaron una disminución en las entregas de carbón al no poder transportarlo de bocamina a las industrias. El propio Göring en enero describía “el transporte como el problema de la economía alemana…” Para una economía donde todo dependía del carbón y donde se estaba acometiendo un gigantesco esfuerzo de producción de municiones, esto era un desastre en sí y provocó grandes tensiones en enero de 1940 entre Hitler y los gestores de la economía. En realidad y pese a las amenazas de Hitler a los gestores económicos, la producción estaba predeterminada por los stocks de metales esenciales, en especial cobre y otros metales para aleaciones. Cuando se terminaran, no se podría mantener el esfuerzo productivo.(7)

Apenas se apagaron los cañones en Polonia, Alemania comenzó una nueva ronda de negociaciones económicas con la Unión Soviética para solicitar entregas masivas de materiales estratégicos, en especial petróleo, caucho y metales para aleaciones. Las entregas de cereales, grasas vegetales, tenían su importancia para una Alemania obsesionada con el hambre sufrida durante el bloqueo aliado de la I Guerra Mundial. En contrapartida los soviéticos querían tecnología alemana, en especial bélica, solicitando planos de buques alemanes así como la entrega de barcos de línea en distintos estadios de construcción, torretas de artillería naval, aviones, etc. Y se solicitaba la entrega de máquinas-herramienta y patentes de procesos industriales como fabricación de caucho sintético y otros materiales.(8)

Debido a la invasión de Finlandia en el otoño de 1939 la URSS había dejado de recibir importaciones de maquinaria y tecnología francobritánica y especialmente estadounidense. Varios sectores industriales como el petrolífero se resentían debido a esa dependencia tecnológica.

El resto de 1939 y enero de 1940 fue empleado en negociar los puntos del tratado económico que vería la luz en febrero. Estos retrasos fueron en buena medida el resultado de la resistencia alemana a entregar tecnología militar punta. Por tanto en 1939 prácticamente no se recibieron entregas de productos soviéticos. La desesperada situación alemana hizo que se hicieran al final estas concesiones al tratado. Este contemplaba la entrega de 1 mill. de t de cereales, 0.9 mill. de t de petróleo, 0.5 mill. de t de metales incluyendo varios esenciales así como otros artículos.

Apenas secada la tinta del tratado, comenzaron las entregas de materiales. Ahora veremos como estas entregas fueron absolutamente esenciales en algunos apartados…

Notas:
(6) Oilopoy: Putin, Power and the Rise of the New Russia. 2008 (pág. 28)
(7) Adam Tooze: The Wages of Destruction. Ed. Penguin 2007 (pág. 342-347)
(8) Edward E. Ericson: Feeding the German Eagle: Soviet Economic Aid to Nazi Germany, 1933-1941. 1999. (pág. 81-90)

Responder

Volver a “Economía”

TEST