pub01.jpg

La economía de guerra italiana 1940-43

Historia económica

Moderador: Schwerpunkt

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Jue Oct 07, 2010 2:03 am

Muchos se han preguntado que desempeño y posibilidades hubieran tenido las fuerzas armadas italianas si hubieran estado respaldadas por un armamento moderno y en cierta abundancia. Gran parte de las derrotas italianas se explican ante la tesitura de unas fuerzas armadas en general poco motivadas y que tuvieron que vérselas con unos adversarios dotados de armamento mas potente y moderno. Por supuesto no es esta la única explicación a la derrota de Italia en el lado del Eje pero si proporciona una primera aproximación al estudio de porqué se llegó a esta situación.

Veremos como el pobre y escaso desempeño de la economía de guerra italiana durante el período 1940-43 tuvo como consecuencia que sus fuerzas armadas no pudieran luchar en condiciones decentes en una guerra que por otra parte era muy difícil que ganaran.

¿Por qué Italia que era una de las potencias mayores del momento tuvo una producción bélica tan escasa, tan pobre, de poca calidad y baja tecnología respecto a las posibilidades que daba ser en teoría la séptima potencia industrial del mundo ?

Ya veremos que las explicaciones a tan pobre resultado son variadas y algunas de ellas están interconectadas.

Para comenzar comprendiendo la situación de partida habría que echar un vistazo a la situación de la economía italiana de preguerra.

Italia había adquirido una cierta base industrial en el curso de la I Guerra Mundial que le posibilitó fabricar gran parte del armamento con el que luchó en la misma. La industria italiana de la época fue capaz de fabricar aeroplanos, artillería y vehículos en grandes cantidades. Junto a los suministros británicos y franceses pudo pues luchar en condiciones de paridad tecnológica contra sus contrarios austrohúngaros y alemanes.

Ese gran desarrollo industrial durante la guerra ocultaba una serie de carencias que se iban a revelar en toda su crudeza nada mas terminar el conflicto. En primer lugar el desarrollo industrial había sido fundamentalmente en industrias de armamento e ingeniería de las cuales no había una gran necesidad una vez se declaró la paz. En segundo lugar muchas de las empresas eran de pequeño tamaño y con dificultades para sobrevivir en un entorno económico que empezaba a demandar una cierta competitividad en los años veinte. Como contraejemplo, Alemania a pesar de todos sus problemas políticos y económicos era una economía que exportaba muchos de los productos industriales que fabricaba, cosa que no ocurría con la economía italiana. La crisis de 1929 sólo añadió problemas a unas industrias que ya arrastraban dificultades.

Durante los años veinte y treinta, el régimen fascista tuvo que involucrarse en una serie de operaciones de rescate de muchas de estas empresas en dificultades. Mediante la nacionalización, inyección de capital y entrada en los consejos de administración hasta la dependencia mediante contratos de suministro exclusivos con el estado, muchas de las empresas incluyendo varios bancos pasaron a estar en la órbita estatal.

Las aventuras bélicas de Mussolini durante los años treinta, en particular en Abisinia y en España dieron una impresión falsa del poder bélico italiano. En el primer país invadido con “nocturnidad y alevosía” las fuerzas italianas lucharon contra un adversario sin prácticamente armamento, medios ni industria. Así por ejemplo los abisinios contaban con doce aviones de los cuales sólo tres eran operativos (1) Unicamente el terreno, las limitaciones logísticas y la valiente defensa que libraron los abisinios hizo que el conflicto se alargara desde octubre de 1935 hasta mayo de 1936.

Por el contrario en España, los italianos libraron una guerra donde su adversario sufría de graves problemas de organización y cohesión interna así como intermitentes problemas de suministro. El bando de Franco necesitaba desesperadamente suministros y material bélico con lo que todo lo que fue suministrado en un generoso esquema de crédito fue muy bien recibido. Así y todo las fuerzas italianas sufrieron algún que otro susto como la Batalla de Guadalajara donde se puso de manifiesto que el material italiano y su entrenamiento táctico no eran tan brillantes como parecía.

En realidad lo que ponía de manifiesto estos dos conflictos es que Italia se las arreglaba bien en una guerra colonial como la de Abisinia mientras que su supuesta superioridad no era tan grande como parecía contra un contrincante dotado de armas modernas. Parte de esa falsa ilusión provenía del hecho de haberse enfrentado sólo a países de tercera fila. Pero la guerra que se avecinaba se iba a librar contra unos contrincantes colosales.

¿Cuál era el tamaño de la economía italiana respecto a sus futuros oponentes y aliados?

Veamos en esta tabla cuales eran las poblaciones y PIB de cada uno de los países que iban a entrar en la contienda:
Population 1938.jpg
Notas:
1) Todos los datos hacen referencia a las fronteras internacionales de 1938.
2) El PIB (Producto Interior Bruto) está calculado en Dólares ($) a precios de 1990.
3) El PIB por habitante es el cociente de la población total y el PIB
4) Se han desagregado los territorios coloniales para no sesgar las cifras.
5) Por error se han desagregado los datos correspondientes a Austria que están incluídos en los del epígrafe "Alemania y Austria"

Fuente: Tabla de elaboración propia a partir de las tablas del libro: Mark Harrison “The Economics of World War II: An Overview” (Pág. 3 y 7) Cambridge University Press 1998.

Aquí están las cifras y ellas hablan por sí solas de la debilidad estructural de la Italia fascista…

La Italia fascista era la potencia más débil de las siete listadas con cierta diferencia. No sólo su PIB era mucho menor que el de sus enemigos en 1940 como el Reino Unido, Francia y de sus futuros enemigos en 1941 como la URSS y EEUU sino que la contribución realizada por sus territorios coloniales conseguidos con tanto esfuerzo con tanto esfuerzo era despreciable. No sólo los territorios coloniales suponían una carga para el erario italiano sino que además no producían prácticamente ninguna materia prima de interés. El petróleo libio aunque descubierto en los años treinta no se comenzó a explotar hasta finales de los años cincuenta y principio de los sesenta. En general las poblaciones nativas eran o bien hostiles a los italianos como los abisinios o mas bien refractarios como los libios.

Desde un punto de vista económico la adquisición de los territorios coloniales había sido netamente ruinoso. No sólo no se obtenía ningún fruto económico de importancia en su explotación sino que los gastos militares derivados de su ocupación así como los proyectos de colonización eran claramente ruinosos. Las aventuras militares en España y en Abisinia se tradujeron paradójicamente en unas partidas de gasto tremendas que drenaban los recursos financieros que podían modernizar las fuerzas armadas.

Italia lo quisieran sus líderes o no y pese a su población comparable a la Francia o Reino Unido era un país retrasado en términos de renta. Era pues una nación relativamente "pobre" y que no podía acudir al tamaño absoluto de su economía como la URSS para paliar este desequilibrio.

Italia era además una nación tremendamente pobre en materias primas. Aunque en general todas las naciones del Eje sufrían de este talón de Aquiles de una manera u otra, Italia la padecía en forma aguda. El territorio metropolitano no producía cantidades apreciables de mineral de hierro, petróleo, carbón, minerales ferrosos y no ferrosos. Veamos la siguiente tabla con las producciones en 1937.
Production raw materials 1937.jpg
Notas:
1) Todas las cifras son miles de t métricas. Las cantidades de mineral indican la cantidad equivalente en metal.
2) Las cifras son las producciones en territorios metropolitanos sin incluir producción en mandatos, protectorados, dominios o colonias .
3) Las cifras del carbón corresponden a la hulla sin incluir el lignito.
4) Las cifras correspondientes a la Gran Alemania incluyen las cifras de producción de Alemania, Austria y Checoslovaquia así como del territorio del Sarre, teóricamente dasagregado en las estadísticas de la Sociedad de las Naciones de la época.

Fuente: Tabla de elaboración propia a partir de las estadísticas de la Sociedad de las Naciones 1929-1938.

Podemos ver que Italia carecía de prácticamente todas las materias primas de importancia a excepción de zinc y una cierta cantidad –en cualquier caso pequeña- de cobre y plomo. Por no cargar demasiado la tabla no hemos incluido otros metales empleados en aleaciones como el níquel, molibdeno, manganeso, wolframio, cromo, estaño en los cuales la carencia de Italia era total.

Además no contaba con producción de fosfatos, vitales para la agricultura, ni prácticamente con sales potásicas. Los únicos minerales disponibles en una abundancia relativa eran el antimonio, mercurio, piritas y azufre. Tenía yacimientos apreciables de bauxita, indispensable para la producción de aluminio, aunque como veremos mas tarde, no supuso casi ninguna ventaja. Los territorios coloniales como Libia y Abisinia no producían ni una sóla materia de importancia. La tardía ocupación de Albania tan sólo reportó unos microscópicos yacimientos petrolíferos que ninguna diferencia podían hacer en el cuadro general de la economía.

Para mas inri, los territorios coloniales de sus oponentes, en particular Reino Unido y Francia eran tremendamente vastos y poseían una enorme riqueza de materias primas variadas lo que posibilitaba un conflicto prolongado.

Continuará…

(1) David Nicolle: The Italian Invasion of Abyssinia 1935-36 (Pág. 24) Osprey Publishing.

Avatar de Usuario
auchinleck
Miembro
Miembro
Mensajes: 75
Registrado: Jue Sep 16, 2010 5:28 pm
Ubicación: Valencia, España

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por auchinleck » Sab Oct 09, 2010 12:32 pm

Hola Schwerpunkt.
Interesante exposición y, como siempre en tu caso, de calidad. Estoy deseando seguir leyendo. Como creo que ya sabrás a estas alturas, siempre me ha interesado el punto de vista económico de la guerra, más incluso que el operativo, pues pienso que lo uno es consecuencia de lo otro. Me gustaría hacerme con algunos libros de Osprey (en castellano, eso sí). He escrito un mail a Sarpe pidiéndoles la colección de la IIGM, pero todavía no han contestado. ¿Sabrías si se pueden conseguir en librerias?. Gracias de antemano.

Un saludo compañero.
El hombre tiene que establecer un final para la guerra. Si no, la guerra establecerá un final para la humanidad.
John Fitzgerald Kennedy

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Lun Oct 11, 2010 12:20 am

¡ Muchas gracias Auchinleck por tus cumplidos ! Yo también soy de los que piensan que el aspecto económico de la guerra está injustamente olvidado...

En cuanto a la literatura que me pides, lamento decirte que prácticamente toda la que tengo está en inglés. Mi impresión es que Osprey está más dedicada al aspecto operativo y táctico que al económico así que te animo que te hagas con literatura en inglés por ser la más completa. Puedes ver títulos recomendados en la sección bibliográfica del foro. Yo te recomendaría autores como Mark Harrison, Adam Tooze, Richard Overy, Arnold Toynbee por citar algunos.

Sigamos con el tema que nos ocupa...

Hasta el momento ya hemos visto el pequeño tamaño de la economía italiana y de su tremenda dependencia de materias primas fuera de sus fronteras. Al contrario que sus aliados alemanes, Italia hizo un esfuerzo relativamente pequeño por conseguir una cierta autarquía económica mediante un programa de producción de combustibles sintéticos o la búsqueda de sustitutos de materiales estratégicos. Dos razones concurrieron para que Italia no emprendiera ningún programa de fabricación de hidrocarburos sintéticos: la primera era su falta de tecnología en este sector químico-industrial y segundo que no se había realizado ningún plan de inversiones en las colosales plantas industriales necesarias. A finales de los años treinta las dos únicas potencias en posesión de la tecnología y maquinaria para estos procesos eran la Alemania nazi y EE.UU. Sin embargo Italia tampoco intentó la compra del know-how necesario de sus aliados alemanes. Hay que decir también que estos procesos necesitaban de cantidades ingentes de carbón el cual había que importarlo en un 90-95% lo que añadía un problema adicional además del escaso capital y acero disponible para la construcción de la planta industrial necesaria.

El carbón que se consumía en Italia se había importado fundamentalmente de Gran Bretaña durante los treinta primeros años del siglo XX (unas 6 mill. de t de media anual) con una cantidad menor importada por vía férrea de Alemania (unas 2 mill. de t de media anual) como podemos ver en el cuadro de abajo (1)
Coal imports to Italy.jpg
El carbón británico era mas barato al ser el flete mucho menor que los portes por ferrocarril aunque los costes de extracción en bocamina fueran similares en Gran Bretaña o Alemania.

A partir de mediados de los años veinte, el carbón alemán comienza a desplazar al británico como consecuencia de las provisiones del carbón y coque emanadas del Tratado de Versalles y también en gran medida debido al acercamiento entre la Italia fascista y Alemania. Si exceptuamos 1930-32 donde el consumo de carbón –y por tanto de las importaciones- se derrumba debido a la crisis económica mundial, con la subida al poder de Hitler, el carbón alemán logra la preponderancia total. El carbón tiene una importancia fundamental para la producción de acero, funcionamiento de los ferrocarriles y buques así como la generación de electricidad para usos industriales. Mas tarde conforme Alemania se va apoderando de Europa el precio que hay que pagar es sumir al Reichsbahn ante unas tensiones casi insoportables al tener que atender las necesidades carboníferas de su aliados italianos, finlandeses, húngaros y rumanos, gran parte de las países conquistados como Francia, Noruega y Dinamarca y naciones neutrales dentro del aérea económica alemana como Suecia y Suiza.

Pero nos estamos alejando de la cuestión principal… Otros indicadores del pequeño tamaño de la industria italiana son sus pequeñas cifras en subsectores claves para la guerra que va a librarse a continuación. Veamos algunas industrias de ingeniería como por ejemplo la producción de vehículos automóviles. A pesar del gran renombre de firmas automovilísticas italianas su producción es extremadamente reducida siendo la tercera parte de la naciente industria soviética, la cual es todavía muy reducida en el concierto global y tan sólo supera a la anémica industria automovilística japonesa (2)
Production automobiles 1935-38.jpg
Production automobiles 1935-38.jpg (16.47 KiB) Visto 8353 veces
Notas:
1) Las cifras de producción indican todo tipo de vehículos automóviles desde autobuses, camiones a vehículos de pasajeros.
2) Todas las cifras están expresadas en millares.

Como consecuencia, el ejército italiano tiene un nivel de motorización muy pobre y no tiene apenas capacidad para acometer un programa de motorización o sostener un nivel de pérdidas elevado en un campo de batalla móvil. Ya en la propia guerra de Abisinia las fuerzas italianas invasoras llevan una tremenda variedad de vehículos, muchos comprados apresuradamente a Gran Bretaña para poder sostener su ofensiva ante la incapacidad de la industria nacional para proporcionar un parque móvil mayor.

Y para una nación que se disponía a dominar un mar como el Mediterráneo en pugna contra la Royal Navy y posteriormente la U.S. Navy, el panorama era bastante sombrío en lo tocante a la capacidad de sus astilleros tanto de navíos mercantes como militares. Italia comenzó la guerra en junio de 1940 con una flota mercante de 786 buques con un tonelaje bruto de de 3,318,129 t (contando los buques de mas de 500 t) y con 200 barcos de entre 100 y 500 t. Nada menos que 212 buques con un total de 1,216,637 t se encontraban fuera del Mediterráneo y fueron capturados o hundidos por el enemigo debido a la ausencia de directrices e instrucciones claras por parte del gobierno fascista. Debido a la increíble chapucería de las autoridades se perdió así un tercio de la flota mercante. Flota que era vital para mantener las comunicaciones con el norte de Africa así como las posesiones italianas en los Balcanes y el Egeo así como la importación de materias primas del ámbito mediterráneo.

Entre junio de 1940 y el 8 de septiembre de 1943 la marina mercante consiguió unos 204 buques ya fuera aprehendidos a la marina francesa o botados en los astilleros italianos conun total de 818.619 t (de ellos aproximadamente unas 469.000 t, lo que hace unas 150.000 t anuales botadas en astilleros propios) y se perdieron 460 buques con un tonelaje de 1.700.096 t. (3)

La cifra anual conseguida de 150.000 t anuales empequeñece cuando las comparamos con los países siguientes como EE.UU y Japón mostrados en la tabla debajo (4). Incluso el Japón, una potencia menor industrial consiguió resultados muy superiores a Italia. Y en cuanto a la comparación con Estados Unidos, la proporción era de más de treinta a uno…
Naval construction Italy 1940-43.jpg
(1) Coal and Political Power in Europe by Walter H. Voskuil, Economic Geography Vol. 18 no. 3, July 1942 (Extraído de la página web http://forum.axishistory.com/" onclick="window.open(this.href);return false;)
(2) Tabla de elaboración propia a partir de las estadísticas de la Sociedad de las Naciones 1929-1938.
(3) http://www.regiamarina.net/" onclick="window.open(this.href);return false;
(4) Tabla de elaboración propia a partir de los datos de http://www.combinedfleet.com/economic.htm" onclick="window.open(this.href);return false;

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Sab Nov 27, 2010 2:48 am

Bueno, veamos si podemos continuar este pequeño estudio sobre el desempeño de la economía bélica italiana...

Hasta el momento habíamos revisado el pequeño tamaño de la economía italiana frente a los otros beligerantes y la desesperada falta de materias primas. Dentro de la falta generalizada de materias primas cobra especial importancia la falta de carbón y petróleo, talones de Aquiles de la economía italiana. Veamos cual fue la situación de suministros durante la guerra, con las estadísticas de producción de carbón doméstico y las importaciones de otros países. (1)
Coal & Oil in Italy.jpg
Coal & Oil in Italy.jpg (30.89 KiB) Visto 8353 veces
A partir de 1940, Italia ya sólo puede recibir carbón de Alemania, la cual logra mal que bien mantener el nivel de suministro. Donde se produce una situación desesperada de suministro es en los combustibles líquidos. La economía italiana que necesitaba unos 3 millones de t de combustibles líquidos anuales se encuentra a partir de 1940 con unas importaciones que sólo cubren el 20-25% de sus necesidades y donde la única fuente de suministro es Rumanía, cuya industria petrolífera ha sido aprehendída por los alemanes. El resultado es que a finales de 1941 una vez han sido consumidos los stocks de preguerra la Regia Marina queda prácticamente paralizada a excepción de algunas pequeñas operaciones. Tengamos en cuenta que tan sólo la marina de guerra italiana necesitaba unas 100-120.000 t mensuales de combustible para mantener su operatividad (2). Pero no sólo los tres servicios de las fuerzas armadas sufren la escasez, sino todas las ramas de la economía.

La escasez de carbón, aunque no tan evidente, tiene también sus consecuencias como es incluso el descenso de la producción de acero, fundamental en la producción bélica. Aunque se logra mantener e incluso lograr un pequeño aumento en la producción de ácido nítrico, básico en la producción de explosivos y un pequeño aumento en la producción de aluminio, fundamental en la industria aeronáutica es al precio de que caiga la producción de fertilizantes en especial nitratos en más del 50% entre 1940-42. En 1943 la caída es a casi cero y sume a la agricultura italiana que ya estaba privada de fosfatos desde el principio de la guerra en una situación terrible disminuyendo la producción de productos agrícolas en una nación que depende en parte de las importaciones para cubrir su consumo doméstico.(3)
Italian agriculture 1937-1942.jpg
Una pequeña revisión de algunas magnitudes macroeconómicas nos aclararán aún mas la mediocridad del esfuerzo económico y bélico italiano.

Así la evolución del PIB, la formación de capital nos permite ver el estancamiento de la economía italiana:(4)
GDP Italy.jpg
GDP Italy.jpg (18.71 KiB) Visto 8353 veces
En líneas generales podemos concluir que la economía italiana crece justo antes de la guerra, se estanca durante la misma e incluso sufre caídas de producción en ramos importantes de la economía para caer abismalmente en 1943-45 por efecto de la desintegración del estado fascista y la conversión del país en frente de guerra. Asimismo se aprecia que a pesar de que la inmensa parte del tejido industrial localizado en el norte de Italia, queda en manos alemanas, se sufren caídas drásticas de todos los índices productivos. La conclusión es que la industria italiana es de una importancia irrelevante para el esfuerzo bélico del III Reich.

(1) Vera Zamagni: (pág. 186) Mark Harrison: The Economics of World War II. University of Cambridge 1998.
(2) http://www.regiamarina.net/" onclick="window.open(this.href);return false;
(3) Vera Zamagni: (pág. 184-185) Mark Harrison: The Economics of World War II. University of Cambridge 1998.
(4) Ibid. (p. 179)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Mié Dic 08, 2010 2:43 pm

La economía italiana adolecía además de otro problema menos tratado en la literatura pero que tuvo un efecto muy perjudicial y que podemos resumir en una falta de política clara de gestión industrial. Esto se tradujo de muchas formas, casi todas ellas muy pernicionsas para el desempeño de las fuerzas armadas italianas durante la guerra. No sólo la economía era incapaz de fabricar cantidades apreciables de armamento y munición sino que además éstas eran en gran medida de tecnología inferior, desempeño y características inferiores al de sus oponentes angloamericanos o soviéticos y ni que decir tiene que aliados germanos.

Se ha estudiado hasta la saciedad la inferioridad tecnológica y obsolescencia de los carros de combate italianos: prácticamente todos los modelos estaban menos armados, blindados y equipados que los carros soviéticos o angloamericanos. Las calidades del acero demostraron ser inferiores incluso a las propias exigencias y especificaciones de las fuerzas armadas italianas debido al confuso y corrupto sistema de contratas que hacía que en la práctica sólo un par de empresas recibiera los pedidos y no los perdiera aunque se demostrara que no cumplía las especificaciones. Existen estudios que hablan de los "canales" privilegiados que tenían empresas como Ansaldo y otras con los departamentos encargados de la gestión de la producción militar y que en no pocas ocasiones el soborno era común.

Los mandos militares así como los planificadores económicos adolecían de una incomprensión de las exigencias de la tecnología moderna: el caso del proyecto del radar desarrollado por italianos y luego olvidado y arrumbado es sintomático de la falta de comprensión de las necesidades de una guerra moderna donde los medios de detección, comunicación en el país que había inventado la radio.

En el terreno de la aviación, si bien la situación no fue tan negativa, no cabe duda que estaba lastrada por falta de motores de potencia suficiente así como la negativa a estudiar los desafíos planteados por la revolución aeronáutica desde un punto de vista integral. El pequeño tamaño de la industria aeronáutica que además estaba muy fragmentada en multitud de pequeñas empresas impedía la adopción de economías de escala. Así pues la comparativa de las producciones aeronáuticas junto a otras potencias nos hace ver a las claras el como la industria fue incapaz de aumentar la producción, que incluso en un año crucial como 1942 llegó a disminuir:


Nota: Tabla de confección propia a partir de cifras de Richard Overy y Adam Tooze.

La producción de aluminio que experimentó un modesto aumento a principios de la guerra no se tradujo en un aumento de producción de aviones comparable.

Y el problema de la multiplicidad de modelos parecía no tener solución... Apenas se produjeron modelos del inventario de la Regia Aeronautica por encima de las 300 unidades. Se diseñaban una tremenda cantidad de aparatos nuevos que sin un adecuado sistema de prueba y análisis se ponían en producción a toda prisa sin resolver los problemas de desarrollo iniciales. El resultado era una producción en lotes pequeños, donde era muy difícil conseguir ganancias de productividad como ocurría con los demás contendientes de la guerra y donde la falta de standarización provocaba tremendas dificultades en el acopio y suministro de piezas de recambio, mantenimiento, entrenamiento, etc. La transmisión de las necesidades observadas en el campo de batalla al terreno industrial era lenta, compleja e ineficaz y dado el pequeño tamaño de la industria era complicado fabricar los nuevos materiales y equipos que los avances de la guerra demandaban.

Los modestos planes de aumento de producción pronto se vieron que eran irrealizables. Veamos cuales eran los planes de aumento de producción aeronáutica y como quedaron sistemáticamente incumplidos:
Airplane Production Italy 1938-1943.jpg
Airplane Production Italy 1938-1943.jpg (14.16 KiB) Visto 8353 veces
Fuente: Vera Zamagni: (pág. 196) Mark Harrison: The Economics of World War II. University of Cambridge 1998.

Las cifras tan sólo se aproximaron al plan en los años de preguerra para luego crear una brecha insalvable.

Las conclusiones son claras: falta de una organización y gestión industrial, inexistencia de un control eficaz por parte de las fuerzas armadas y los departamentos económicos así como incomprensión generalizada de lo que significaba una guerra moderna.

Avatar de Usuario
Rubén.
Miembro
Miembro
Mensajes: 470
Registrado: Dom Oct 31, 2010 2:22 am
Ubicación: España. Toledo (a veces Mallorca)
Contactar:

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Rubén. » Sab Dic 25, 2010 8:32 pm

Muy buen trabajo Schwerpunk. Me ha gustado lo suyo.
Todavía fue una locura que Italia entrase en guerra, claro que cuando lo hizo pensó que el conflicto duraría unos días más y se libraría de una contienda larga.
Nada menos que 212 buques con un total de 1,216,637 t se encontraban fuera del Mediterráneo y fueron capturados o hundidos por el enemigo debido a la ausencia de directrices e instrucciones claras por parte del gobierno fascista. Debido a la increíble chapucería de las autoridades se perdió así un tercio de la flota mercante.
Según La Guerra Naval en el Mediterráneo (Editorial Juventud) de Luis de la Sierra, afirma que esta cifra de 1.200.000 toneladas era el 35% del tonelaje global de toda la marina mercante italiana. Es increíble que se pueda tener un error de tal calibre al entrar en una guerra en la que sufrirás escasez. Quedarte al 65% de tu marina mercante el primer día de conflicto. Eso si que es perder una guerra nada más comenzar.

A menudo pienso lo bien hubieran venido esos mercantes regalados a Reino Unido en bandeja de plata cuando Rommel se encontró posteriormente a las puertas de Alejandría. Siempre pienso que este error económico del principio de la guerra fue decisivo para que el DAK no capturase la ciudad portuaria. Eso demuestra que la economías está más ligadas que nada a las operaciones militares, mucho más que el romantismo de las batallas.

Rubén el Stuka.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Mar Dic 28, 2010 4:03 pm

En efecto Rubén, aunque muchos de los capitostes fascistas se oponían o resistían a entrar en guerra contra Inglaterra -y la moribunda Francia- la decisión fue del propio Mussolini secundado por alguno de sus esbirros que se las prometían muy felices para convertir de golpe y porrazo a Italia en una gran potencia.

No sólo la Italia fascista estaba mal preparada para una contienda larga sino que incluso para una contienda breve la planificación brillaba por su ausencia. No sólo no hubo ningún tipo de planificación estratégica y operacional para los meses iniciales de la guerra cuando la posición estratégica-militar de Italia era la mejor en el teatro mediterráneo sino que tampoco la hubo en el plano económico.

Veamos el gasto militar realizado por Italia durante la guerra desagregado en los diversos ministerios:
Military spending Italy.jpg
Notas:
(1) Todas las magnitudes son a precios corrientes.
(2) El CSVI era el Consorzio Sovvenzioni su Valori Industriali y era el mayor consorcio industrial y financiero de la Italia fascista que podía emitir certificados y efectuar mediante el contrarreembolso del Banco Central Italiano gasto e inversiones militares. Sin embargo en ocasiones no se llegó a efectuar ese contrareembolso con lo que en la práctica se financiaba el gasto militar de una manera u otra.
(3) Por error se ha puesto PBI en vez de PIB (Producto Interior Bruto)

Para comprender si esas magnitudes son grandes o pequeñas veamos la comparativa con otro contendiente en la guerra como el Japón:
Military spending Japan.jpg
Military spending Japan.jpg (13.63 KiB) Visto 8351 veces
La conclusión es manifiesta. No sólo Italia contaba con una economía mucho menor que cualquiera de sus oponentes sino que no la movilizó plenamente para la guerra y la fracción de sus recursos empleados en equipamiento y gasto militar fue mucho menor que otros países rondando el 20% cuando prácticamente todas las potencias consiguieron proporciones superiores como el Japón o la Unión Soviética. El resultado es fácil de imaginar...

Fuentes de las tablas: Mark Harrison: The Economics of World War II. University of Cambridge 1998.

Avatar de Usuario
Rubén.
Miembro
Miembro
Mensajes: 470
Registrado: Dom Oct 31, 2010 2:22 am
Ubicación: España. Toledo (a veces Mallorca)
Contactar:

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Rubén. » Mar Dic 28, 2010 8:21 pm

Hola Schwerpunkt.

Leyendo tú trabajo me ha surgido una duda.
Dices que en Libia se descubrió petróleo en los años 20, sin embargo no se pudo explotar hasta los años 50 y eso evidentemente fue decisivo a la hora de la campaña africana en el que siempre el Ejército Italiano estaba desabastecido de combustible.
Sin embargo no entiendo por qué razón no estaba listo ese petróleo.
¿Tan largo es un proceso de montaje de plantas petrolíferas? Tuvieron 20 años antes de empezar la guerra.
Si no me equivoco los británicos empezaron a explotar petróleo de Oriente Medio en mucho menos tiempo.
¿O hay quizá una función básica para la extracción que se ma va y con la que no contaban los italianos?

Rubén el Stuka.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Mié Dic 29, 2010 1:17 am

Rubén. escribió:Dices que en Libia se descubrió petróleo en los años 20, sin embargo no se pudo explotar hasta los años 50 y eso evidentemente fue decisivo a la hora de la campaña africana en el que siempre el Ejército Italiano estaba desabastecido de combustible.
Sin embargo no entiendo por qué razón no estaba listo ese petróleo.
Puedes ver en los siguientes hilos un atisbo a las dificultades técnicas que conlleva explotar un yacimiento petrolífero, transportar el crudo y refinarlo y craquearlo en fracciones útiles para la industria y la economía bélica:

viewtopic.php?f=5&t=11914" onclick="window.open(this.href);return false;

viewtopic.php?f=7&t=429&start=15" onclick="window.open(this.href);return false;

En concreto hay un fragmento de un post mío que te puede ser de utilidad en ese hilo:

"Para que te hagas idea de las dificultades de ingeniería que se hubieran encontrado, te diré simplemente que los italianos hallaron petróleo en Libia en 1932 y sin embargo hasta 1959 y entrados los sesenta no se comenzó la explotación industrial de los inmensos yacimientos. De hecho fue descubierto por Ardito Desio, un geólogo italiano que realizó además una cartografía y exploración geológica de 1926 a 1940. Previamente no existían apenas mapas adecuados por no hablar de la exploración de los recursos minerales. Incluso se comenzó la perforación de un pozo en el oasis de Marada que lamentablemente no se encontraba en el yacimiento principal de Sirtis. La exploración y perforación del Sirtis fue comenzada en 1932 por AGIP (Compañía Estatal del Petróleo Italiano) por recomendación de Ardito Desio y fue un fracaso porque el yacimiento se encuentra a mucha profundidad. La tecnología de perforación de los años treinta no permitía perforaciones profundas. Este es un problema que sufrían tanto alemanes, italianos como soviéticos en la época que se encontraban retrasados respecto a la ingeniería petrolífera norteamericana... Se podía estar literalmente sobre un mar de petróleo pero sin la tecnología adecuada y las infraestructuras adecuadas para transportarlo, era de muy poca utilidad."

Construir, transportar una infraestructura de explotación a un cierto volumen es una tarea inmensa de ingeniería, una inversión masiva de capital y una disposición de tecnología que muy pocos países de la época estaban en condiciones de poseer.

En concreto la Italia fascista de 1940 era un país que se encontraba en un estado de quiebra técnica debido a las ruinosas aventuras bélicas en Etiopía, España y Albania además de una veloz carrera armamentística sin contar con el "músculo" industrial que contaban otras potencias como Alemania o la Unión Soviética. La Italia fascista era un país que como se puede ver en el topic, estaba estancada económicamente -o sea no crecía apenas económicamente- que contaba con una industria y unos sectores productivos -en especial la agricultura- de baja productividad y que por si fuera poco no contaba con una tecnología avanzada como sus aliados los alemanes. Debido a su distanciamiento de las potencias anglosajonas o Francia no podía contar con aportaciones de capital extranjero, de tecnología necesaria y de importaciones de materiales estratégicos en cantidad suficiente. Incluso aunque hubiera habido una voluntad política clara es muy dudoso que los italianos hubieran logrado algo de entidad en la explotación de los yacimientos libios al menos durante unos años.

Avatar de Usuario
Rubén.
Miembro
Miembro
Mensajes: 470
Registrado: Dom Oct 31, 2010 2:22 am
Ubicación: España. Toledo (a veces Mallorca)
Contactar:

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Rubén. » Mié Dic 29, 2010 3:04 am

Vaya, pues que impotencia perder una guerra por culpa del petróleo, sabiendo que hay un mar bajo tus pies y no poder extraerlo.
Si que es un fastidio.

Rubén el Stuka.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Vie Dic 31, 2010 2:16 am

Además de la producción industrial, ¿ cual era el estado de la agricultura italiana durante la guerra ? Para ello hay que comprender el estado de la agricultura en Italia con el advenimiento del fascismo. El sector primario en Italia era como muchas naciones europeas occidentales de la época la suma de la producción de un gran número de pequeños agricultores que desempeñaban su tarea de manera predominantemente manual. La mecanización había comenzado pero dificultades en la financiación hacían que en 1939 sólo hubiera unos 40.000 tractores en el país (1). Esta cifra aparentemente muy baja hay que matizarse pues la Europa de la época tenía pocos tractores. La excepción la constituía EE.UU. que fabricaba por la época entre 275-300.000 tractores anuales (2)
Tractor production U.S.A..jpg
Tractor production U.S.A..jpg (25.44 KiB) Visto 8351 veces
El número de personas dedicadas a la agricultura era de 10.5 millones totalizando un 52% de la población activa del país. La población de Italia en 1939 era de 43.4 millones de personas. Italia era un país densamente poblado muy montañoso y con zonas pantanosas litorales con poco territorio susceptible de ser aprovechado agrícolamente. Era por tanto una nación que necesitaba importar cantidades sustanciales de cereales, carne, productos lácteos y otros productos para mantener el consumo interno. La llegada de Mussolini al poder significó la adopción de unas políticas autárquicas para disminuir la dependencia del país mediante la incentivación del cultivo de algunas cosechas, en particular cereales. Comenzó lo que se denominaría propagadísticamente "la Batalla por el Grano" a partir de 1925. Se promulgaron unos aranceles que gravaban la importación de cereales y se subvencionó la producción nacional lo que causó un incremento de producción entre 1922 y 1930 muy importante de trigo que aumentó en un 40% entre 1929 y 1939. Pero el precio a pagar fue la disminución de producción de otros productos importantes como frutas, verduras y productos lácteos así como el cultivo en muchas tierras marginales y una ineficiencia general en la gestión. Peor aún, se subsidiaron a muchos latifundistas simpatizantes del régimen fascista mientras que el nivel de vida y el consumo de productos agropecuarios disminuyó en términos reales.

Se drenaron muchos terrenos pantanosos para intentar ganar terreno cultivable. En cuanto a la influencia de los proyectos agrícolas en Libia, éstos fueron de casi nula importancia económica.

En vísperas de la II Guerra Mundial, Italia era casi autosuficiente en cereales base de la alimentación, aceite de oliva y vino pero presentaba déficits en otros alimentos. En general el régimen podía garantizar una alimentación básica rica en carbohidratos aunque pobre en proteínas.

Veamos a continuación una tabla con las producciones más importantes de productos agrícolas (3)
Italian agriculture 1937-1942.jpg
Comentarios a la tabla:
(a) No hemos incluído las cifras de producciones de carne y productos lácteos por presentar huecos en la serie estadística. No obstante es evidente una caída en la producción de todos ellos durante el período 1930-1942 lo que subraya la menor ingesta de carne y productos lácteos por parte de la población.
(b) Todas las cifras son miles de quintales a excepción del vino que son miles de hectolítros.
(c) **** Sin cifras

En general se observa que Italia logró mantener la producción agrícola de los principales productos hasta que la desarticulación causada por la invasión aliada y la conversión del país en frente de batalla en 1943-45 causó una disminución notable de cifras que no reflejamos aquí. A trancas y barrancas el país pudo alimentarse durante la guerra sin demasiados problemas. A pesar de la dependencia del país de fertilizantes, combustible y maquinaria, la influencia de la mecanización era todavía muy débil para que afectara demasiado. Mas grave fue la escasez de fertilizantes que en su inmensa mayoría no no pudieron importarse.

No obstante, el mantenimiento relativo de las cifras de producción agrícola no se transmitió al consumo interno de una manera óptima debido a la existencia de un gran mercado negro y deficiencias en la asignación de cartillas de racionamiento, suministros y corrupción por parte de las autoridades encargadas de la distribución. Así pues los grandes afectados fueron los obreros industriales y habitantes urbanos mientras que los campesinos e industriales o personas del régimen lograron mantener su nivel de vida (4)

Fuentes:
(1) Giovanni Federico: Agriculture and modern economic growth in Italy 1870-1939. European University Institute. IEHC 2006 Helsinki, sesión 60.
(2) http://eh.net/encyclopedia/article/whit ... history.us" onclick="window.open(this.href);return false;
(3) Tabla de elaboración propia basada en las estadísticas de la Sociedad de las Naciones.
(4) Vera Zamagni: (pág. 191) Mark Harrison: The Economics of World War II. University of Cambridge 1998.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Vie Ene 14, 2011 8:18 pm

Conclusiones provisionales

Aunque habría que analizar una serie de factores mas tales como la productividad laboral durante la guerra, la formación e inversión en planta industrial así como la contribución italiana al esfuerzo bélico alemán, esta primera y somera aproximación a la economía bélica italiana pone de manifiesto las siguientes características:

1) La economía italiana era tan pequeña en relación a sus adversarios que incluso un mejor desempeño productivo no hubiera supuesto una diferencia apreciable en especial a partir de finales de 1941 cuando EE.UU. entró en la guerra. Así y todo las cifras absolutas de producción de los principales armamentos fueron una mera fracción de la de sus oponentes.

2) El gasto e inversión en la guerra fue muy bajo, de hecho el menor en relación al PIB de todos los contendientes como podemos ver en la tabla de abajo:
Military spending vs. GDP.jpg
3) A pesar de la necesidad imperiosa de aumentar las cifras de armamentos, la producción italiana se mantuvo estancada durante toda la guerra. Parte de las razones que impidieron una expansión productiva tuvo que ver con la falta de suministros de materias primas. Sin embargo gran parte del problema recae en la falta de organización y gestión industrial. En este capítulo la Italia mussoliniana demostró unas carencias absolutas y una dejadez casi criminal.

4) En el terreno de gestión industrial, la falta de una política y gestión eficaz confinó a la industria italiana a trabajar artesanalmente con una miríada de modelos, sin estandarización, fabricando lotes muy pequeños y sin una verdadera integración del diseño, tecnología, control de calidad en el proceso productivo. Como resultado gran parte del escaso armamento producido fue obsoleto e ineficaz condenando a las fuerzas armadas a batirse en una perpetua inferioridad material y tecnológica.

5) El programa autárquico en la agricultura permitió que Italia mantuviera a su población alimentada, con escaseces pero sin sufrir un drama alimentario. Esto tuvo un coste importante al mantener a una parte importantísima de la población activa atada a un sector de muy escasa productividad.

6) Al revés que en la I Guerra Mundial donde Italia recibió una masiva ayuda financiera y de suministros por parte de los aliados, en la II Guerra Mundial, Italia careció de una financiación exterior verdadera. Si exceptuamos el carbón, recibió sólo una fracción de los suministros que necesitaba por parte de Alemania y ni siquiera contó con una ayuda tecnológica o financiera por parte de su aliado.

7) Las colonias italianas en Africa no sólo no efectuaron una aportación nula al esfuerzo bélico en términos económicos sino que además absorbieron una gran cantidad de los escasos recursos financieros.

Fuente de la tabla: Mark Harrison: The Economics of World War II. University of Cambridge 1998.

Mac_aco
Colaborador económico
Mensajes: 400
Registrado: Lun Nov 03, 2008 8:59 pm
Ubicación: Málaga/Sevilla/Barcelona

Re: La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Mac_aco » Dom Ene 23, 2011 10:12 pm

Buenas, solo un dato anecdotico, extraido de la obra "Por qué ganaron los aliados" de R.Overy (capítulo 6, "Genio para la producción en serie. Economías en guerra"):

"Durante la guerra, sólo compañia Ford produjo mas material para el ejército que toda Italia"
"Durante muchos meses hemos combatido juntos, a menudo en el mismo bando"
Carta del Gral J.Devers al Gral De Lattre, mayo de 1945.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Schwerpunkt » Sab Feb 12, 2011 10:39 pm

Mac_aco escribió: "Durante la guerra, sólo compañia Ford produjo mas material para el ejército que toda Italia"
Es un buen colofón al mediocre en cantidad y calidad desempeño de la economía italiana. No conocía ese dato pero probablemente la producción de Boeing o cualquier otra empresa aeronáutica norteamericana fuera varias veces mayor que toda la industria aeronáutica italiana. Esas son las cosas que pasan cuando una industria artesanal gestionada por incompetentes se enfrenta a una gran industria dirigida por profesionales...

Una de las razones que me llevó a crear este hilo es que una de las razones del desastre italiano no fue sólamente el pequeño tamaño de su economía sino la desastrosa gestión por parte de los jerarcas fascistas. Incluso la industria japonesa de un tamaño parecido a la italiana logró mas cosas aunque sólo fuera porque dedicaron muchos mas recursos al esfuerzo bélico, a pesar de que el aspecto de gestión y management fuera muy deficiente tambien.

Mac_aco
Colaborador económico
Mensajes: 400
Registrado: Lun Nov 03, 2008 8:59 pm
Ubicación: Málaga/Sevilla/Barcelona

Re: La economía de guerra italiana 1940-43

Mensaje por Mac_aco » Lun Feb 14, 2011 1:33 am

En plan off topic, y si sirven de algo las apreciaciones personales,después de mucho reflexionar sobre el tema (la actuación italiana en la contienda), mas bien creo que es un tema de motivación: yo creo que la mayor parte del desastre italianos en la segunda guerra mundial (industrial, militar etc), deriva de que no tenían el corazón en ello. La guerra no fue el producto de un consenso nacional entre todas las clases y sectores, sino el empeño exclusivo de Mussollini y una pequeña camara. Y así les fue.
"Durante muchos meses hemos combatido juntos, a menudo en el mismo bando"
Carta del Gral J.Devers al Gral De Lattre, mayo de 1945.

Responder

Volver a “Economía”

TEST