Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Historia económica

Moderador: Schwerpunkt

soykurtz
Expulsado
Mensajes: 62
Registrado: Vie May 03, 2013 1:16 am

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por soykurtz » Mar Jul 14, 2015 5:17 am

Hola A todos !
Veamos como continua Don Katanasov sus teorias:
banqueros e industriales alemanes dirigieron al presidente Hindenburg una carta exigiéndole que nombrara canciller a Hitler. La última reunión de trabajo de los financieros alemanes previa a la elección tuvo lugar el 4 de enero de 1933 en Colonia, en la residencia del banquero Kurt von Schroder. El partido nazi llegó al poder inmediatamente después. Las relaciones financieras y económicas de Alemania con los anglosajones se hicieron entonces aún más estrechas.

Hitler anunció inmediatamente su negativa a pagar las reparaciones de guerra. Puso en duda que Inglaterra y Francia pudiesen pagar sus propias deudas, acumuladas durante la Primera Guerra Mundial, a Estados Unidos. Se reunió con el presidente Franklin Roosevelt y con los grandes banqueros estadounidenses para pedir una línea de crédito por 1 000 millones de dólares.

En junio del mismo año, Hjalmar Schacht viajó a Londres para entrevistarse con Montagu Norman. Los británicos accedieron a conceder un préstamo de 2 000 millones de dólares. No pusieron ninguna objeción en cuanto a la decisión de Alemania de suspender el pago de su deuda.

Según algunos historiadores, Estados Unidos y Gran Bretaña se mostraron tan complacientes porque, desde 1932, la Unión Soviética había implementado su plan quinquenal de desarrollo económico tendiente a alcanzar nuevas metas como potencia industrial. En el sector de la industria pesada habían surgido miles de empresas y la dependencia de la URSS en materia de importación de productos industriales había disminuido considerablemente. Como consecuencia de ello, las posibilidades de estrangular económicamente a la Unión Soviética se habían reducido prácticamente a cero. Se decidió entonces recurrir a la guerra y, en función de ese objetivo, emprender la militarización acelerada de Alemania.

Para esta última, la obtención de créditos en Estados Unidos no presentaba prácticamente ningún problema. Hitler había llegado al poder en Alemania casi al mismo tiempo que Franklin Roosevelt en Estados Unidos. Los banqueros que apoyaron a Hitler en 1931 son precisamente los mismos que apoyaron la elección de Roosevelt. Ya en el cargo, el nuevo presidente no podía hacer otra cosa que conceder generosos créditos a Alemania. Por cierto, muchos notaron la gran similitud entre el New Deal de Roosevelt y la política económica del III Reich. No había en ello nada sorprendente ya que eran los mismos quienes estaban garantizando con sus consejos el salvamento de los dos gobiernos. Y representaban principalmente los medios financieros estadounidenses.

El New Deal de Roosevelt no tardó presentar problemas. En 1937, Estados Unidos se hundía en la crisis económica. En 1939, la economía estadounidense funcionaba a un 33% de su capacidad industrial (19% en los peores momentos de la crisis registrada de 1929 a 1933).

Rexford G. Tugwell, un economista del primer Brain Trust, un equipo de académicos de la Universidad de Columbia creado por Franklin Roosevelt y que contribuyó a las recomendaciones políticas que condujeron al New Deal de ese presidente, escribía en 1939 que la administración había fracasado. La situación se mantuvo sin cambios hasta que Hitler invadió Polonia. Sólo los poderosos vientos de la guerra podían disipar la bruma. Todas las iniciativa de Roosevelt estaban condenadas al fracaso [3]. Lo único que podía salvar el capitalismo estadounidense era una guerra mundial. En 1939, los plutócratas recurrieron a todos los medios a su disposición para presionar a Hitler e incitarlo a desatar una guerra a gran escala en el este de Europa.

El ya mencionado Banco de Pagos Internacionales (BPI) tuvo un papel importante en la Segunda Guerra Mundial. Verdadera cabeza de playa de los intereses estadounidenses en Europa, el BPI garantizaba el vínculo de las empresas de Estados Unidos y Gran Bretaña con las empresas alemanas. Era una especie de zona franca que protegía al capital cosmopolita ante iniciativas políticas, guerras, sanciones, etc.

El Banco de Pagos Internacionales se creó bajo la forma de una entidad comercial pública. Su inmunidad ante interferencias gubernamentales y, por ejemplo, los impuestos, estaba garantizada por el acuerdo internacional firmado en La Haya, en 1930.

Los banqueros de la Reserva Federal de Nueva York –muy vinculados a Morgan, a Montagu Norman (gobernador del Banco de Inglaterra) y a los financieros alemanes como Hjalmar Schacht (de quien ya hemos precisado que fue presidente del Reichsbank y ministro de Economía del gobierno de Hitler), Walther Funk (quien sustituyó a Hjalmar Schacht como presidente del Reichsbank) y Emil Puhl– desempeñaron todos un papel importante en la fundación del BPI. Entre sus fundadores figuraban los bancos centrales de Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania y Bélgica, así como algunos bancos privados.

El Banco Federal de Nueva York hizo lo mejor que pudo, pero no estuvo entre los establecimientos fundadores del BPI. Estados Unidos estaba representado por First National Bank of New York, J.P. Morgan and Company, First National Bank of Chicago, pertenecientes todos al imperio Morgan. Japón también estuvo representado por bancos privados. En 1931-1932, 19 bancos centrales europeos se unían al Banco de Pagos Internacionales. Gates W. McGarrah, banquero del clan Rockefeller, fue el primer presidente del consejo de administración del BPI. Luego fue reemplazado por León Fraser, representante del clan Morgan. Durante la guerra, el presidente del BPI fue Thomas H. McKittrick, de Estados Unidos.

Mucho se ha escrito sobre las actividades del BPI al servicio de los intereses del III Reich. Entre otras cosas, estuvo implicado en transacciones con diferentes países, inclusive aquellos con los que Alemania estaba en guerra.

Después de Pearl Harbor, el Banco de Pagos Internacionales actuaba como corresponsal de la Federal Reserve Bank de Nueva York. Y durante la guerra estuvo bajo control de los nazis, a pesar de que su presidente era el estadounidense Thomas Huntington McKittrick. Mientras los soldados morían en los campos de batalla, la dirección del BPI se reunía en Basilea con los banqueros de Alemania, Japón, Italia, Bélgica, Gran Bretaña y Estados Unidos. Los representantes de las potencias beligerantes trabajaban tranquilamente, en un clima de comprensión mutua, en el oasis de paz suizo.

soykurtz
Expulsado
Mensajes: 62
Registrado: Vie May 03, 2013 1:16 am

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por soykurtz » Mar Jul 14, 2015 5:23 am

Por último el final con detalles de Don Katanazov:
Fue en Suiza donde Alemania depositó, para mantenerlo a buen recaudo, el oro del que se había apoderado en los cuatro puntos cardinales de Europa. En marzo de 1938, cuando Hitler se apoderó de Viena, parte del oro de Austria había sido transferido a las cajas fuertes del BPI. Lo mismo había sucedido con el oro del Banco Nacional checoeslovaco (48 millones de dólares). Cuando estalló la guerra, el oro entraba constantemente al Banco de Pagos Internacionales. Alemania lo obtenía en los campos de concentración y mediante el saqueo de los países ocupados –incluyendo todo lo que pertenecía a los civiles: joyas, cigarreras, utensilios de todo tipo… dientes de oro. Fue todo eso lo que se ha dado en llamar “el oro nazi”. Se fundía en lingotes para almacenarlo en el Banco de Pagos Internacionales, en Suiza o fuera de Europa.

En su libro Trading With The Enemy: An Expose of The Nazi-American Money Plot 1933-1949, Charles Higham escribe que durante la Guerra los nazis transfirieron 378 millones de dólares a las cuentas del Banco de Pagos Internacionales.

Es importante mencionar el oro de Checoeslovaquia. Algunas informaciones han salido a la luz después de la apertura de los archivos del Banco de Inglaterra, en 2012, [4]. En marzo de 1939, Alemania ocupaba Praga. Los nazis exigieron 48 millones de dólares de las reservas nacionales de oro. Se les respondió que aquella suma ya había sido transferida al Banco de Pagos Internacionales. Por orden de Berlín, el oro fue transferido a la cuenta del Reichsbank en el mismo Banco de Pagos Internacionales. Posteriormente, el Banco de Inglaterra estuvo implicado en las transacciones efectuadas por orden del Reichsbank al Banco de Pagos Internacionales. Aquellas órdenes se retransmitían a Londres. Por consiguiente, hubo complicidad entre el Reichsbank alemán, el Banco de Pagos Internacionales y el Banco de Inglaterra. En 1939 estalló un escándalo en Gran Bretaña cuando se supo que el Banco de Inglaterra ejecutaba las transacciones con oro checo según las órdenes no del gobierno checo sino de Berlín o de Basilea. Por ejemplo, en junio de 1939, 3 meses antes del inicio de la guerra entre Gran Bretaña y Alemania, el Banco de Inglaterra ayudó a los nazis a transferir hacia la cuenta de Alemania el oro equivalente a 440 000 libras esterlinas y a enviar parte del oro a Nueva York -Alemania garantizaba así la neutralidad de Estados Unidos en caso de intervención alemana en Polonia.

Aquellas transacciones ilegales con oro checo se realizaron con el acuerdo tácito del gobierno de Gran Bretaña, que estaba perfectamente al corriente de lo que estaba sucediendo. El primer ministro británico Neville Chamberlain, el ministro de Finanzas sir John Simon y los demás responsables británicos de alto rango hicieron todo lo posible por ocultar la verdad, recurriendo incluso a la mentira más descarada al afirmar que el oro había sido restituido a su legítimo propietario o que nunca había sido transferido al Reichsbank.

Los documentos del Banco de Inglaterra publicados últimamente revelan los hechos y demuestran que los responsables gubernamentales mintieron, para protegerse a sí mismos y para encubrir las actividades del Banco de Inglaterra y del Banco de Pagos Internacionales. La coordinación de aquellas actividades criminales era un juego de niños ya que el director del Banco de Inglaterra Montagu Norman también presidía el Consejo de Administración del Banco de Pagos Internacionales. Por cierto, Montagu Norman nunca disimuló su simpatía por los fascistas.

La Conferencia de Bretton Woods –oficialmente Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas– reunió a los 730 delegados de los 44 países aliados en el hotel Mount Washington, en Bretton Woods (New Hampshire), Estados Unidos, con vista a regular la vida monetaria y financiera internacional al término de la Segunda Guerra Mundial. Esta conferencia se desarrolló del 1º al 22 de julio de 1944. El Banco de Pagos Internacionales se veía repentinamente bajo los proyectores. Se decía que había colaborado con la Alemania fascista. Sin entrar en detalles, me limitaré a decir que después de una serie de peripecias –algunos delegados estadounidenses se opusieron a la moción– los delegados coincidieron en que había que cerrar el BPI. Aquella decisión de la conferencia internacional nunca llegó a aplicarse. Se enterró todo lo que podía desacreditar las actividades del BPI durante la Segunda Guerra Mundial. Lo cual contribuye, aún hoy en día, a falsear la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Para terminar, vale la pena decir unas palabras sobre Hjalmar Schacht (1877-1970), el ex presidente del Reichsbank y ministro de Economía del gobierno fascista de Alemania. En 1945, Schacht jue juzgado en Núremberg pero resultó absuelto el 1º de octubre de 1946. Así escapaba a las acusaciones de asesinato.

Por razones que nunca han sido explicadas, Hjalmar Schacht no figuraba en la lista de los principales criminales de guerra de 1945. Lo más interesante es que volvió a su vida profesional como si no hubiese sucedido nada y fundó la firma Schacht GmbH en Dusseldorf. Este detalle puede parecer insignificante. Pero confirma una vez más que los plutócratas anglo-estadounidenses y sus representantes plenipotenciarios en Alemania habían preparado y, en cierta medida, influido en todo el proceso de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora los plutócratas quieren reescribir la historia de la Segunda Guerra Mundial y modificar además sus resultados.

soykurtz
Expulsado
Mensajes: 62
Registrado: Vie May 03, 2013 1:16 am

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por soykurtz » Mar Jul 14, 2015 5:33 am

Addenda de Vivian Trias.

El estudio pormenorizado de los avatares del patrón oro en la interguerra está a la vera de nuestro tema. En cambio, reviste interés y es útil... el conocimiento, en lineas generales, de las políticas monetarias seguidas por los tres centros de poder más importantes en la economía capitalista del período: Estados Unidos, Gran Bretaña y el bloque de los Estados fascistas constituido por Alemania, el Japón e Italia (...)

Alemania, Japón e Italia constituyeron un bloque mortalmente enfrentado con otro que integraban Estados Unidos, Inglaterra y Francia, hasta el punto de librar la más cruenta y destructiva guerra de la Historia. Estas alianzas no son casuales, no obedecen al azar de la diplomacia, ni a las ideas que, en la materia pudieran abrigar los jefes de Estado. Las alianzas están determinadas por causas profundas y no podían anudarse de otra manera. La historia del capitalismo mundial, regida por la ley del desarrollo desigual, explica por qué las cosas pudieron suceder de otra manera.

Las mismas causas, también, nos dan la clave de por qué unas potencias derivaron al fascismo y otras no.

Alemania y Japón, y en menor medida Italia, exhiben características económicopolíticas similares.

a) Las tres ascendieron a la condición de potencia industrial tardíamente, pero se beneficiaron -especialmente las dos primeras- de hacerlo en un tiempo en que la técnica ya estaba muy avanzada. A ello se debe que construyan aparatos industriales altamente eficientes y competitivos en relación con los viejos capitalismos de Inglaterra y Francia.

b) Las tres son territorialmente pequeñas y pobres (con la excepción de la hulla, el carbón y el hierro alemán) en materias primas (ésta es la diferencia esencial con Estados Unidos, que, también, es una potencia tardía pero excepcionalmente rica en rcursos naturales). Y las tres son demográficamente muy densas, con una gran población que atender sus necesidades.

c) Las tres necesitaban, como cuestión de vida o muerte, ejercer su influencia económica sobre una creciente área colonial. eran pues, potencias insatisfechas y retadoras de la supremacía mundial anglosajona.

d) Las tres son, además, naciones deudoras, con balances de pagos deficitarios.

Japón no ha podido enjugarlo a pesar de su agresivo imperialismo en Asia y de que formó en el bando vencedor de la Primera Guerra.

Italia es industrialmente débil y su expansión colonial en África no satisface plenamente sus necesidades. Sweezy dice bien, cuando la califica de nación vencedora en la guerra 1914-18, pero en ella perdió si Imperio colonial.

e) Las tres carecen de yacimientos auríferos de significación. Son potencias sin oro.

Alemania intentó resolver su condición deudora, que le impide el acceso a las materias primas del mundo, recurriendo a la devaluación del marco y a una carrera inflacionista que, naturalmente, agotó con mucha rapidez sus posibilidades.

Luego palió sus crecientes dificultades con créditos del exterior y recepción de inversiones yanquis y bitánicas. Se puede decir que el Plan Dawes retrasó la hora del nazismo, aunque, como paradoja, nutrió a los grupos financieros que habrían de esgrimirlo, más tarde, como arma política en la lucha por la hegemonía mundial.

La crisis del 29 cortó esta corriente financiera y replanteó la situación deudora de las tres potencias entérminos dramáticos.

La política proteccionista y restrictiva de los Estados unidos y los pactos de Otawa que organizaron un "área de la libra esterlina" celosamente protegida, hicieron mucho más arduo el acceso a las materias primas que ambas grandes metrópolis controlaban en proporción abrumadora.

Un solo camino quedó abierto: recurrir a las reservas de oro para comprar en el exterior.

En 1929 las reservas auríferas del Reichsbank eran del orden de los 2.724 millones; en 1931 se habían reducido a 984 millones y en 1936 casi habían desaparecido (66 millones de marcos).

Las de Japón descendieron de 1.062 millones de yens (antigua paridad) en 1928, a 470 millones en 1931. En 1937 y 1938 Tokio debe gastar 1,446 millones de yens (nueva paridad) oro en el exterior y singularmente, en Estados Unidos. Italia pierde, en 1938, 202 millones de libras oro. la exaltada campaña de Mussolini reclamando el oro de todos los emigrantes italianos (se cambiaban anillos matrimoniales por anillos de acero con el emblema del fascio), no impide que de 1939 a 1940 Roma pierda el tercio del stock oro que le restaba.

Es interesante comparar las reservas oro de ambos bloques en las vísperas de la guerra (1937-Reservas de oro fino en los Bancos centrales):

Estados Unidos, francia e Inglaterra........ 16.424.100 kgs.
Alemania, Italia y japón......................... 736.100 kgs.

A esta situación fue que los ingleses llamaron "The have and the have not" * (los que tienen oro y los que no lo tienen).

También en el bloque aurífero se daba la contradicción "The have and the have not", ya que los Estados Unidos posee 12.187.500 kgs. y francia e Inglaterra juntas (en montos más o menos equivalentes) 4.236.600 kgs.

Como vemos, la incidencia del oro es fundamental en la concertación de las alianzas. Estados Unidos posee las mayores reservas del mundo, Inglaterra controla las principales fuentes de producción aurífera y Francia les sigue como poseedora del oro.

En el otro campo se aglutinan las potencias sin oro.

Se explica fácilmente cómo las potencias fascistas se lanzaron, desesperadamente, hacia un capitalismo estatal, con una moneda "artificial" (es decir, sin necesidad de respaldo oro), e inconvertible, con un comercio exterior basado en el trueque, con una industrialización de tipo bélico (que se realiza por medio de controles estatales, se financia con impuestos al pueblo y se justifica con una ideología ultranacionalista y revanchista) y trataron de sustituir las materias primas naturales por "ersatzs" obtenidos en los laboratorios (lana sintética, caucho sintético, etc.)

Estos son los fundamentos de la autarquía nazi-fascista, o sea de un espacio económico que se abastece a sí mismo y funciona dentro de sus límites.

Autarquía y "espacio vital" van de la mano, ya que las potencias totalitarias no poseen, dentro sus fronteras nacionales, todo lo que necesitan para obtener una gran economía industrial.

Por otra parte, la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, la necesidad de acrecer constantemente la acumulación capitalista para evitar la caída de aquella e impedir el derrumbe de los beneficios, exige una permanente expansión imperialista, un ininterrumpido ensanchamiento del "espacio vital".

Así es como la geopolítica preconizada en "Mein Kampf" se convierte en el programa y en la definición ideológica del capital financiero alemán.

El recurso de financiar el crecimiento industrial con emisiones de moneda de curso forzoso -el doctor Schach fue su gran taumaturgo-, redescuento de bonos de obras públicas, etc. plantea la amenaza de una inflación devoradora que solamente puede evitarse congelando los salarios e intensificando la explotación de los trabajadores.

Es fácilmente inteligible que sólo un estado autocrático, una férrea dictadura, puede llevar adelante este programa.

De ahí que no estén desencaminadas las observaciones que formula Henri Claude, acerca de la relación entre el oro y la democracia política en ciertas potencias y la carencia de oro y el fascismo en otras.

Este fué el origen de la "zona del yen", de la "zona de la lira" y naturalmente del "área del reichsmark". Son vastos espacios económicos excluidos de los circuitos del oro, donde el intercambio se hace por la vía del trueque y los pagos se realizan por el sistema del "clearing".

en el mundo no podían convicir estos dos sistemas capitalistas en mutua expansión, el triunfo de uno, significaba la muerte del otro.

El oro juega, pues, un papel decisivo en el desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial. Si la autarquía fascista se extendía indefinidamente, el oro perdía su razón de ser, dejaba de ser necesario. En la medida en que el campo de influencia económica de las potencias-oro se achicaba, el metal amarillo se desvalorizaba, ya que sus reservas servían como medios de cambio para un volumen físico de bienes en descenso, por la contracción geográfica de los mercados.

El oro es seriamente amenazado, en su condición de gran fetiche del capitalismo, por la política económica del Eje. En rigor, Estados Unidos, Inglaterra y Francia, al pelear por su supremacía en el mundo, pelearon también por mantener el valor del oro.

Este hecho nos mueve a reflexionar sobre cuán vanos son los intentos de desposeer al oro de su significación, con la creación de "monedas internacionales convencionales" u otros planes. No importa lo racionales o teóricamente viables que ellos sean, el oro no puede separarse del interés de las clases sociales que lo utilizan para fraguar su riqueza y su poder. Mientras ellas dominen, seguirá, imperturbable, el culto del fetiche.


* ver "de la Crisis económica a la guerra mundial", de Henri CLAUDE.


Extraido de: Vivian Trías ( 1971): "Las crisis del dolar y la política exterior americana.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1498
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por Schwerpunkt » Mar Jul 14, 2015 10:48 am

Estimado soykurtz:
soykurtz escribió:Fijate aqui tienes donde público esto "el tal "Katanasov como tu dices:

http://www.voltairenet.org/auteur125978.html?lang=es

http://politik-im-spiegel.de/tag/valentin-katasonov/

Ardo en deseos de que me cuentes sobres"tantas afirmaciones inexactas y falsas "de Don Katanasov.
Las referencias que mencionas son un blog -el otro blog es referencia del segundo- con una clara agenda política. Bien, cada cual es libre de leer o apoyar lo que quiera pero en este foro se trata de estudiar la II Guerra Mundial y apoyar las afirmaciones o tesis con datos y fuentes relevantes y de confianza.

Sencillamente la afirmación de que la mayoría de las empresas alemanas estratégicamente importantes estaba controlada por el capital estadounidense es falso. Y si la tesis es que la II Guerra Mundial la organizaron los banqueros anglosajones me permitirás que nos preguntemos donde están los datos e historiografía que apoyen tan asombrosa afirmación.

El hecho de que hubiera empresas o empresarios americanos que vieran con buenos ojos a Hitler e incluso le apoyaran inicialmente -el caso de Henry Ford es el más conocido- no convierte automáticamente a la economía alemana de principios de los años treinta en una economía controlada por los EE.UU. ni permite extrapolaciones para afirmaciones tan alegres.

soykurtz
Expulsado
Mensajes: 62
Registrado: Vie May 03, 2013 1:16 am

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por soykurtz » Mié Jul 15, 2015 6:20 am

Hola Schwerkpunt!
Mientras preparo una intervención más completa te recomiendo a tu propio compañero de Foro Ignasi que desde 2006 escribió sobre este tema y parece que no hubo muchos comentarios ni aportes sobre el tema.
Fijate,si Don Katanasov ( que tiene varios libros publicados como puedes ver en Amazon)no te merece confianza o como dices de uno de los blog donde escribe Don Katanasov"tiene una clara agenda política " -seria bueno saber que historiador no la tiene,si hemos visto desfilar versiones de la historia de la Segunda Guerra "con una clara agenda política "desde 1945 con miles de mentiras falsedades y manipulaciones de las supuestas instituciones e historiadores "serios"-tienes a Anthony Sutton y a Jacques Pauwels para ir leyendo y sacar tus conclusiones,que obviamente no cambiarán las que ya tienes,pero hay algo indiscutible a mi manera de ver la Guerra:Las Empresas y Bancos Americanos ganaron extraordinarios dividendos antes,durante y despues.
Y Hitler no invadió Inglaterra ni los destruyó en Dunkerque.Se empantano en Stalingrado.Por cierto,como tu mismo dices en uno de tus Post la ley de préstamo y Arriendo no comenzo en 1941sino en 1943.Para 1941 los más avispados sabían que Alemania perdería la Guerra...Eso se llama invertir con visión de futuro!!!Saludos

soykurtz
Expulsado
Mensajes: 62
Registrado: Vie May 03, 2013 1:16 am

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por soykurtz » Jue Ago 13, 2015 2:38 am

Hola a Todos !
Hola a Schwerkpunt!
Aquí os dejo un extenso capítulo del profesor Francisco Gil White con abundante informacion( y fuentes)sobre las relaciones de las empresas estadounidenses con Hitler y la Alemania Nazi,antes y después de Pearl Harbour.
Sirva el texto para no tener que inventar frases como "extrapolaciones alegres" y" Con fuentes relevantes de confianza"
Saludillos

https://www.google.com.ar/search?q=fran ... +white+pdf

soykurtz
Expulsado
Mensajes: 62
Registrado: Vie May 03, 2013 1:16 am

Empresarios Usa financian Hitler

Mensaje por soykurtz » Sab Ago 15, 2015 2:47 pm

Hola a todos!
Aquí os dejo un vínculo a un resumen del trabajo del egregio profesor Gil White sobre la colaboración de las empresas USA con la Alemania( antes y después de 1941)

http://www.hirhome.com/colapso/18_Guerra_en_serio.pdf

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1498
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por Schwerpunkt » Sab Ago 15, 2015 5:09 pm

Saludos a tod@s:
soykurtz escribió:Aquí os dejo un extenso capítulo del profesor Francisco Gil White con abundante informacion( y fuentes)sobre las relaciones de las empresas estadounidenses con Hitler y la Alemania Nazi,antes y después de Pearl Harbour.
Sirva el texto para no tener que inventar frases como "extrapolaciones alegres" y" Con fuentes relevantes de confianza"
Es conveniente anotar que el señor Gil White es editor del HIR (Historical and Investigative Research) que sirve de plataforma a todas esos artículos. Está en su derecho evidentemente pero si vemos la agenda política del HIR, más de uno -por lo menos yo- podrá preguntarse sobre la intencionalidad y sobre todo la neutralidad de esos artículos.

Bien, obviamente esos artículos mencionan la simpatía y connivencia de algunos grandes empresarios americanos y anglosajones con el nazismo así como su antisemitismo. Hasta aquí ninguna sorpresa sobre un hecho harto conocido y documentado pero implicar como vienen a decir que hubo un gran apoyo entre la clase empresarial norteamericana antes y después del comienzo de la guerra media un trecho. Sobre todo porque uno se pregunta como podía darse ese gran apoyo a un país como el III Reich que después de la declaración de guerra estaba aislado de los EE.UU. por miles de millas de océanos, países en guerra y con una congelación de activos y una vigilancia especial a cualquier interés militar o económico. En fin, cada cual que crea lo que quiera...

soykurtz
Expulsado
Mensajes: 62
Registrado: Vie May 03, 2013 1:16 am

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por soykurtz » Sab Ago 15, 2015 6:30 pm

Hola Schwerpunkt!

Aquí te dejo otro vínculo de el profesor Gil White,donde explica que uno de los canales de abastecimiento tanto oficial como Clandestino fue España.
En el caso del petróleo y las gasolinas de avíacion usaron a las sucursales de la Standard en MÉXICO Y BRASIL.
Para el dinero y las remesas usaron el Banco en Suiza.
Como supongo que eres Economista no puedo creer que pienses que no existe millones de formas de evitar cualquier tipo de Bloqueo,allí tienes a Cuba o Iran.
O tienes la ingente inyección de capitales mafiosos en la Economía Occidental donde participan bancos y gobiernos.
Tu te refieres siempre a las " Agendas " como si los historiadores o periodistas o escritores fueran virgenes. Todos tienen" Agenda"
Tu descalificarías a Hobsbwam.o a Tony Judt o a Luciano Canfora porque no piensan como tu?

Saludos
Última edición por soykurtz el Dom Ago 16, 2015 5:28 am, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3611
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Beneficios über Alles! – Las empresas americanas y Hitler

Mensaje por Audie Murphy » Sab Ago 15, 2015 8:09 pm

Schwerpunkt escribió:Es conveniente anotar que el señor Gil White es editor del HIR (Historical and Investigative Research) que sirve de plataforma a todas esos artículos. Está en su derecho evidentemente pero si vemos la agenda política del HIR, más de uno -por lo menos yo- podrá preguntarse sobre la intencionalidad y sobre todo la neutralidad de esos artículos
Parece que incluso es un famoso conspiranoico de la red, con un amplio historial al respecto que supera la década. Antes de montarse su propia web, llamada "Historical and Investigative Research", publicaba en el website "Emperor's Clothes"
http://rationalwiki.org/wiki/Francisco_Gil-White

soykurtz escribió: Aquí te dejo otro vínculo de el profesor Gil White.....
Tanto enlace a la misma web de hirhome empieza a ser spam, sobre todo cuando no son un pdf sino una url que te conduce a la compra de un libro suyo
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Responder

Volver a “Economía”