pub01.jpg

La homosexualidad

La vida cotidiana en la Alemania del Reich

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

La homosexualidad

Mensajepor Francis Currey » Sab Jun 18, 2005 7:51 am

La homosexualidad en el III Reich

Los nazis y la homosexualidad, siempre resulta un tema muy controvertido, de un lado, encontramos una sociedad en la que imperan las relaciones homosexuales y de otro un fuerte puritanismo que condena y persigue dicha sexualidad, llegando a su máxima con la llegada al poder del nacionalsocialismo. Para iniciar el tema reproduzco un interesantísimo artículo aparecido en el New York Times escrito por Elizabeth Olson.

Los nazis perseguían a los homosexuales, los hacían hacer trabajos forzosos y, a veces, hasta los castraban. Para hacerlo, los alemanes se basaban en el Párrafo 175 del código criminal alemán que, desde 1871, prohibía "la indecencia anormal" entre hombres. Los nazis ampliaron la ley y persiguieron a los homosexuales por sólo mirarse o tocarse.

El Museo del Holocausto de Washington, adonde concurren 2 millones de visitantes por año a saber algo más sobre la persecución de los judíos en el régimen de Hitler, decidió concentrar sus exhibiciones en otros grupos y empezó por los homosexuales. Durante dos años, los investigadores del museo rastrearon registros, principalmente en Alemania. El resultado sombrío es "La Persecución Nazi de los Homosexuales, 1933-1945", una exhibición que estará abierta hasta el 16 de marzo en el museo de Washington.

Si bien decenas de miles de homosexuales fueron encarcelados y muchos de ellos asesinados, algunos contaron sus historias, entonces o varios años más tarde. Aún décadas después de la victoria aliada, fueron objeto de las mismas acusaciones criminales que había utilizado el régimen de Hitler para perseguirlos. La ley fue abolida en 1994 y recién en mayo del año pasado estos "convictos del Párrafo 175" fueron perdonados por el gobierno alemán.

Robert Odeman, por ejemplo, que escribía canciones de cabaret, fue sentenciado por delitos homosexuales en Berlín y enviado a prisión. Después de ser liberado, la policía lo volvió a arrestar, mencionando sus cartas a un amigo medio judío. Odeman fue enviado a un campo de concentración, de donde escapó en 1945. Murió en Berlín 40 años más tarde sin saber que su historia sería parte de un esfuerzo por recordar a otras víctimas del Holocausto, que incluyen no sólo a los homosexuales, sino también a los discapacitados, los gitanos, los polacos, los prisioneros de guerra rusos y los testigos de Jehová.

El museo montó la exhibición en torno a registros nazis extremadamente meticulosos. Fotografías, historietas y piezas de arte de la época muestran que la aniquilación de la homosexualidad se había convertido en una prioridad para los nazis, a pesar de que un gay manifiesto como Ernst Röhm, jefe de los milicianos nazis, ayudó a que Hitler llegara al poder. Cuando fue asesinado en 1934, se eliminaron las barreras para perseguir a los homosexuales, y homosexualidad y traición pasaron a ser lo mismo.

En un país donde los vínculos entre grupos de jóvenes varones comenzaban a temprana edad, los nazis hicieron una campaña pública que condenaba los actos "indecentes". Sin embargo, "se detectó un considerable número de casos de actividad homosexual en todos los sectores del aparato nazi, desde los milicianos hasta la Juventud Hitleriana", dijo Geoffrey Giles, un historiador de la Universidad de Florida. Los nazis sostenían que debía corregirse este comportamiento, porque la homosexualidad amenazaba a las futuras generaciones de Alemania ya que nacerían menos niños. Las lesbianas, en cambio, muchas veces eran perdonadas, porque podían ser reeducadas para asumir roles de esposas y madres.

Para 1936, el líder de la Gestapo Heinrich Himmler había establecido la Oficina Central para Combatir la Homosexualidad y el Aborto y se legalizó la vigilancia de los gays. En total, fueron arrestados unos 100.000 hombres, acusados de actos homosexuales. Aproximadamente la mitad fueron condenados y enviados a la cárcel. Alrededor de 15.000 fueron enviados a campos de concentración, donde se les cosían triángulos de color rosa en los uniformes.

Sin embargo, ninguna ley impedía que los homosexuales formaran parte del ejército alemán. El Partido Nazi temía que una excepción "pudiera excluir a unos 3 millones de hombres", dijo el profesor Giles, que está escribiendo un libro sobre los homosexuales y el partido. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, los homosexuales pudieron incorporarse a las filas de manera legal. Unos 7.000 hombres condenados ingresaron al servicio militar, donde eran utilizados en misiones suicidas en el frente de batalla.

Los nazis hacían una distinción entre los sentenciados que habían "aprendido" su comportamiento de otros y los "incorregibles", que buscaban pareja de manera activa. Los llamados incorregibles eran enviados a campos de concentración y, en 1943, los comandantes de los campos recibieron autorización de castrarlos. La exhibición incluye una fotografía en una mesa de operaciones

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Principales locales de ambiente de Berlín

Mensajepor Francis Currey » Sab Jun 18, 2005 7:53 am

Principales lugares de ambiente de Berlin

El Berlin de 1920 a 1930 se caracteriza por un especial caracter liberador de la moralidad sexual por lo que pronto comienzan a proliferar diversos club de ambiente, con la llegada al poder de los nazis todos ellos sin excepción serán clausurados.

Principales locales de ambiente de Berlín


Bares de homosexuales


Adonis-Lounge
Situado en: Alexandrinenstrasse 128
Apertura: 1924
Clausura: 1933

Alexander-Palast
Situado en: Landsbergstrasse 39
Apertura: 1921
Clausura: 1930

Bürger-Casino
Sitaudo en: Friedrichgracht 1
Apertura: 1927
Clausura: 1932

Cabaret of the3 Spider
Situado en: Alte Jakobstrasse 174
Apertura: 1922
Clausura: 1925

Cosy-Corner
Situado en: Zossener Strasse 7
Apertura: 1927
Clausura: 1932

Karls-Lounge
Situado en: Karl Strasse 5
Apertura: 1921
Clausura: 1926

Monte-Casino
Situado en: Planufer 5
Apertura: 1923
Clausura: 1933

Moustache-Lounge
Situado en: Gormannstrasse 2
Apertura: 1929
Clausura: 1933

Zauberflote
Situado en: Kommandanstrasse 72
Apertura: 1926
Clausura: 1933


Bares de lesbianas


Auluka-Lounge
Situado en: Augsberger Strasse 72
Apertura: 1924
Clausura: 1933

Café Domino
Situado en: Marburger Strasse 13
Apertura: 1921
Clausura: 1930

Café Dorian Gray
Situado en: Bülowstrasse 57
Apertura: 1927
Clausura: 1933

Café Olala
Situado en: Zietenstrasse 11
Apertura: 1927
Clausura: 1932

Hohenzoffern-Café
Situado en: Bülowstrasse 101
Apertura: 1921
Clausura: 1933

Mali & Ingel
Situado en: Lutherstrasse 16
Apertura: 1927
Clausura: 1933

Meyer-Stube
Situado en: Xanterner Strasse 3
Apertura: 1927
Clausura: 1928

Talverne
Situado en: Georgenkirchstrasse 30a
Apertura: 1927
Clausura: 1930

Topkeller
Situado en: Schwerinstrasse 13
Apertura: 1923
Clausura: 1932

Verona-Lounge
Situado en: Kleistrasse 36
Apertura: 1919
Clausura: 1931

Bares de travestis


El Dorado,
Situado en: Lutherstrasse 29.
Apertura: 1926
Clausura: 1932

El Dorado (el nuevo)
Situado en: Monzstrasse 15.
Apertura: 1928
Clausura: 1932

Mikado Bar
Situado en: Puttkamerstrasse 15
Apertura: 1907
Clausura: 1933

Monocle-Bar
Situado en: Budapester Strasse 14.
Apertura: 1929
Clausura: 1933

Silhouette
Situado en: Geisbergstrasse 24
Apertura: 1926
Clausura: 1933

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

La Homosexualidad y el Holocausto

Mensajepor Francis Currey » Dom Jun 19, 2005 12:04 am

La Homosexualidad y el Holocausto

Introducción

Con la llegada de la era cristiana durante el primer siglo después de Cristo, la homosexualidad se definió como un acto antinatural y una violación de la ley de Dios. Esto representó un importante cambio del estado de la homosexualidad en los tiempos antiguos y en la Grecia clásica y la era romana. En el estudio de la literatura en las 76 sociedades de las que no se conservan datos escritos, Ford y Beach en Patterns of Sexual Behavior, encontraron que la homosexualidad era aceptada en la mitad de las sociedades estudiadas. La excepción más sorprendente era en la cultura hebrea; la homosexualidad estaba expresamente prohibida en Las tablas de Moisés. Los escritores del Nuevo Testamento conservaron las prohibiciones mosaicas. Durante los periodos del Medievo y los primeros tiempos modernos, se conservaron estas definiciones y los castigos para los infringidores se fueron haciendo cada vez más duros, incluida la pena de muerte.

La homosexualidad durante la Ilustración

Las leyes que prescribían la pena de muerte existieron en Francia hasta la Revolución Francesa, en Inglaterra hasta comienzos de 1860 y en Escocia hasta comienzos de 1880. la Ilustración trajo algunas libertades, por ejemplo la despenalización de la homosexualidad en Francia y algunos de los estados de Alemania, como por ejemplo Bavaria. Una excepción a esta tendencia fue Prusia. En 1871, cuando se estableció el Imperio Alemán dominado por Prusia (el Primer Reich), el Código Criminal del Reich prohibió expresamente los actos sexuales antinaturales, incluidos actos sexuales “entre personas del sexo masculino o entre seres humanos y animales”. Estos comportamientos eran “punibles con la cárcel; la pérdida de los derechos civiles” también se podía imponer. El párrafo 175 del Código Criminal del Reich dice así:

1. Una persona del sexo masculino que practique un comportamiento vergonzoso e indecente con otra persona del sexo masculino, o que por propia voluntad participe en esta actividad, será castigado con la cárcel.
2. Si uno de los participantes tiene menos de 21 años, y si la ofensa no ha sido muy grave, el juzgado puede eximir de la condena a cárcel.

Estas prohibiciones, aunque sean estrictas según las definiciones modernas, representan sin embargo una importante liberalización en comparación con las normas medievales. Durante la última etapa del año 1800 los homosexuales estuvieron expuestos a la vigilancia, detención y cárcel. Las leyes existentes les hicieron especialmente vulnerables al chantaje mediante amenaza de exposición pública. A pesar de las leyes y del resultante acoso, surgió una identificable comunidad homosexual en Alemania, especialmente en las áreas urbanas, que permitía a los individuos, en un marco subcultural, expresar sus preferencias sexuales con un cierto grado de anonimato y seguridad. Aun así hubo una media de 500 arrestos al año bajo el Párrafo 175 en las décadas antecedentes a la Primera Guerra Mundial (ver Burleigh y Wippermann, The Racial State: Germany, 1933-1945, 1991:184).

Continuará

sensorama
Miembro
Miembro
Mensajes: 67
Registrado: Mié Jun 15, 2005 10:23 pm

Mensajepor sensorama » Lun Jun 20, 2005 3:43 pm

Hola:

Que la homosexualidad fue perseguida durante el III Reich es un hecho incuestionable. Pero que muchos nazis fueron homosexuales también es cierto. Parece una contradicción pero asi fue. Hitler sabía que Röhm era homosexual y nunca le importó ese hecho. Su asesinato no tuvo nada que ver con eso. Existen unas declaraciones de Hitler afirmando que no le importa nada la vida privada de la gente. Hitler sabía de los coquetos de Richard Wagner con la homosexualidad y decía que no se iba a tapar los oídos para no oir su música.

El propio nacionalsocialismo tiene un componente homosexual claro. Ensalza claramente lo masculino y separa a los dos sexos. Notorios dirigentes nazis fueron homosexuales.

Segun explica un homosexual confinado en un campo de concentración, la castración de homosexuales era voluntaria. Nunca se realizó de manera obligatoria.

Por supuesto que la unica realidad es el espanto que sufrieron los homosexuales durante el III Reich. Pero también es cierto que ese espanto lo sufrieron en la mayoría de paises de la época (Oscar Wilde fue encarcelado en Inglaterra 40 años antes) y que aun hoy se sigue persiguiéndolos en muchos paises. Vamos, que no es un invento nazi.

Saludos

lidrob
Expulsado
Mensajes: 7
Registrado: Dom Jun 19, 2005 12:22 pm

Mensajepor lidrob » Mar Jun 21, 2005 8:43 am

Hola a todos, creo que el tema debe tratarse con mucho cuidado y no debe caerse an la opinión de la propaganda contraria al Reich, en la Alemania del Führer, en la Inglaterra de Churchill e incluso en la norteamerica de Rosevelt hubo homosexuales y, se los perseguía no por su condición sexual, sino por su no condición política partidaria, es lo mismo que los judíos, aquellos que eran partidarios al régimen ni se los tocaba y si no, como muestra valen dos ejemplos: Erhard Milch y Reynhard Heydrich, ambos con antecedentes judíos directos.
La propaganda antinazi es terrible, nadie está ajeno, tengo una foto de las olimpiadas de 1936 donde la ganadora del lanzamiento de jabalina era un alemana de religión judía y, en 1936 estaba en el podio y haciendo el saludo nazi.
Y ya que me desvio del tema, en la película Rescaten al soldado Ryanm, podemos ver a un compungido General Marshall leyendo una conmovedora carta de Lincoln, carta que sí existió, fue una avivada de una mujer, dueña de un burdel, que mintió sobre cinco hijos para poder cobrar un subsidio de guerra, hace poco dieron el tema en una documental de History Channel y mostraron la carta original de la mujer o lo que se creía era original y la respuesta que fue del secretario de Lincoln.
Por último, a Rohm se los ajustició por traidor, no por homosexual
La propaganda manda
Saludos
Roberto
:lol:

Dybbuk
Usuario
Usuario
Mensajes: 2
Registrado: Jue Jun 16, 2005 3:08 pm
Ubicación: Valencia, España

Mensajepor Dybbuk » Mié Jun 22, 2005 1:42 am

Hola a todos, como conocedor del judaismo, y para que no haya errores que pueden ser rectificados facilmente diré que la homosexualidad como tal no se condena en las Tablas de Moises, en todo caso se habla en la Torah de la prohibición a un varón de yacer con otro varón, pero con el mismo rango que el incesto, por ejemplo.

Se prohiben pero por que tienen un claro componente de amenaza para la supervivencia del pueblo hebreo, dos hombres no pueden tener hijos, también siguiendo a los rabinos que hablan sobre el tema, la homosexualidad se prácticaba en muchas sociedades antiguas, el que entre los judios no se practicara era otro signo mas de su singularidad.

Hoy día aunque los ortodoxos siguen sin admitir en muchas comunidades a los homosexuales, entre los movimientos masortí/olamí, y los reformistas, se pueden encontrar homosexuales dentro de las comunidades judías.

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Mar Jul 05, 2005 9:02 am

El Movimiento Alemán de los Derechos del Gay en 1890

En el cambio de siglo hubo un movimiento bastante significativo de los derechos del gay en Alemania bajo el liderazgo de Magnus Hirschfeld y su organización, el Comité Científico Humanitario. Las metas más importantes del movimiento eran educar a los ciudadanos y provocar la derogación del Párrafo 175. Al finalizar la Primera Guerra Mundial, hubo un clima algo más liberal en Alemania y la República de Weimar; aunque no se revocó la ley existente, no se hizo respetar con tanto celo como en el Primer Reich. Hubo una proliferación de puntos de encuentro para homosexuales, libros, artículos y películas y la homosexualidad se hizo más abierta y había más libertad para hablar de ella.

A la mitad de 1920 el gobierno reaccionó a estos cambios intentando imponer las leyes de forma más vigorosa y aprobar una legislación más restrictiva. En 1929, después de un par de años de debate y deliberaciones, el intento falló por una pequeña mayoría en el Reichstag. Los homosexuales sintieron que habían alcanzado una importante victoria. Sin embargo, en todo el debate, se oyó una clara voz de los diputados nazis en la Asamblea, que expresaron la convicción de que eran los judíos los que lideraban este movimiento en un intento de minar la moralidad del pueblo alemán. También surgió el tema racial en su posición con el argumento de que la homosexualidad tenía un impacto perjudicial en el tamaño de la deseada familia aria y el incremento de la población, impactando de esta forma en la fuerza alemana. Por lo tanto, la homosexualidad era incompatible con la pureza racial. Después, este fue uno de los argumentos más importantes de Himmler. Esa voz tomó fuerza y claridad cuando el Partido Nazi obtuvo el control en 1933.

El asunto Roehm y la Persecución de los Homosexuales

El liderazgo del Partido Nazi incluía al menos un homosexual declarado, Ernst Roehm. Era miembro de la Liga Hirschfeld por los Derechos Humanos e iba de forma abierta a puntos de encuentro de homosexuales. Entre los años 1933 y 1934, Roehm fue líder de la SA (Soldados de la Tormenta) y, antes de la muerte de Hindenberg en 1934, fue un rival potencial de la supremacía de Hitler. Con la subida al poder de los nazis llegó el ataque de la izquierda política de Alemania. Se intentó desprestigiar a Hitler y a los nazis. Uno de sus argumentos fue la carga de homosexualidad en las filas nazis. El viejo amigo de Hitler, Roehm, era una de sus principales dianas.

Curiosamente, uno de los principales defensores de Roehm era Heinrich Himmler. Él articuló la creencia de que las acusaciones contra Roehm eran artimañas de los judíos que temían a la SS y estaban intentando desacreditar el movimiento. El estado de ánimo del partido y de Himmler cambió sin embargo cuando Hitler decidió en 1934 que Roehm era una amenaza para su autoridad. Concretamente, Hitler temía que Roehm intentara convertir a la SA (en este momento, con aproximadamente dos millones de afiliados) en una milicia y pensaba que estaba planeando un desafío militar contra él. Ya que no había pruebas de que existiera tal plan, Hitler ordenó una purga. El 30 de junio de 1934, Roehm, muchos de sus partidarios y cerca de 1000 enemigos políticos y personales de Hitler fueron asesinados en la famosa “Noche de los Largos Cuchillos”. Mientras que la purga fue motivada políticamente, la justificación que se dio fue la homosexualidad de Roehm y varios de sus colegas en el comando SS.
Himmler, que una vez defendió a Roehm, asumió el liderazgo de la SS y, en el proceso, también asumió el papel de librar al movimiento y a Alemania de homosexuales. Tras la ejecución de Roehm, Hitler ordenó el registro de homosexuales y la GESTAPO se encargó de crear expedientes de los homosexuales y otros “asociales” en el Tercer Reich.

Continuara

*Continuación del texto publicado el 19 de Junio

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Mié Jul 06, 2005 8:32 am

Al año siguiente, en 1935, el Reichstag modificó el Párrafo 175 del Código Criminal para eliminar lo que se veían como posibles escapatorias en la ley actual. La nueva ley constaba de tres partes:

Párrafo 175: Una persona del sexo masculino que cometa un delito sexual con otra persona del sexo masculino o se deje usar por otra persona del sexo masculino para un delito sexual será castigado con cárcel.
Cuando una de las partes no tenga aún los 21 años de edad en el momento del acto, el tribunal puede, particularmente en casos de poca gravedad, abstenerse de sentenciar la pena de cárcel.

Párrafo 175a: Se aplicarán trabajos forzados de hasta 10 años o, cuando se den circunstancias atenuantes, encarcelamiento de no menos de tres meses a: (1) una persona del sexo masculino, mediante la violencia o amenaza de violencia a cuerpo y alma o a la vida, que obligue a otra persona del sexo masculino a cometer un delito sexual con él o que él mismo permita que abusen de él para un delito sexual;

(2) una persona del sexo masculino que, mediante el abuso de una relación de dependencia basada en el servicio, trabajo o subordinación, induzca a otra persona del sexo masculino a cometer un delito sexual con él o que él mismo permita que abusen de él para un delito sexual;

(3) una persona del sexo masculino de más de 21 años de edad que seduzca a una persona del sexo masculino de menos de 21 años de edad para cometer un delito sexual con él o que él mismo permita que abusen de él para un delito sexual; (4) una persona del sexo masculino que cometa de forma pública un delito sexual con personas del sexo masculino o que él mismo permita que abusen de él para un delito sexual o se ofrezca para este.

Párrafo 175b: Un acto sexual antinatural cometido por seres humanos con animales es punible con prisión, y también se puede imponer la pérdida de los derechos civiles.

Párrafo 174 del código penal prohibía el incesto y otros delitos sexuales con familiares dependientes, mientras el párrafo 176 prohibía la pedofilia. Las personas condenadas bajo estas leyes también llevaban el triángulo rosa.

Los nazis aprobaron otras leyes dirigidas a los delincuentes sexuales. En 1993, promulgaron la Ley Contra Delincuentes Habituales Peligrosos y Medidas para la Protección y Recuperación. Esta ley les dio a los jueces alemanes el poder de ordenar castraciones obligatorias en casos que implicaran la violación, corrupción, actos sexuales ilícitos con niños (Párrafo 176), coacción para cometer delitos sexuales (párrafo 177), la comisión de actos indecentes en público, incluidos actos homosexuales (párrafo 183), asesinato u homicidio de una víctima (párrafos 223-226), si fueran cometidos para excitar o satisfacer la líbido, o actos homosexuales con niños menores de 14 años de edad.

La modificación de la Ley para la Prevención de Hijos con Enfermedades Hereditarias del 26 de junio de 1935 permitía la castración en razón de delito para los hombres condenados bajo el párrafo 175 si ellos accedían. Estas nuevas leyes definían a los homosexuales como “asociales” que se mostraban como una amenaza al Reich y a la pureza moral de Alemania. El castigo para los “homosexuales crónicos” era la encarcelación en campos de concentración. Una nota de Himmler del 20 de mayo de 1939 permite a los prisioneros del campo de concentración que se les chantajee con la castración.

De hecho, la definición de “moralidad pública” se hizo un asunto político. En 1936, Himmler creó la Oficina Central del Reich para la Lucha contra la Homosexualidad y el Aborto y designó a Joseph Meisinger como jefe de la Oficina. Los resultados de estos cambios administrativos son muy obvios. Según Burleigh y Wipperman (1991:192):

... Mientras que en 1934 se condenaba y encarcelaba a 766 hombres, en 1936 la cifra ascendía a 4000, y en 1938 a 8000. Es más, a partir de 1937 en adelante, muchos de estos implicados eran enviados a campos de concentración después de que cumplieran su sentencia de cárcel “normal”...

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Vie Jul 08, 2005 7:17 am

Discurso de Himmler a los Capitanes de Grupo SS, 18 de febrero de 1937

En una enrevesado fragmento de la lógica nazi, Heinrich Himmler ubicó la homosexualidad bajo la ideología de la teoría y la pureza racial. Basándose en el hecho de que Alemania había perdido unos 2 millones de hombres durante la Primera Guerra Mundial, de esta forma creando un serio desequilibrio en la tasa de natalidad, él añadió una cifra estimada de 2 millones de homosexuales que habían doblado el desequilibrio. Dando por descontado el hecho de que ellos no iban a procrear de todos modos, Himmler procedió a usar esos hechos como un motivo para someter la homosexualidad a la política racial de los nazis. Así siguen algunos fragmentos de ese discurso:

Si tienen en cuenta los hechos que aún no he mencionado, concretamente, que con un número estático de mujeres tenemos como poco a dos millones de hombres de los que cayeron en la guerra, así que pueden imaginar cómo este desequilibrio de dos millones de homosexuales y dos millones de muertos en guerra, o en otras palabras, una falta de unos cuatro millones de hombres capaces de tener sexo, ha alterado el balance sexual de Alemania, y resultará en una catástrofe.
Me gustaría desarrollar un par de ideas sobre el tema de la homosexualidad. Hay algunos homosexuales que toman esta posición: lo que hago es asunto mío, un asunto totalmente privado. Sin embargo, todas las cosas que ocurren en la esfera sexual no son un asunto privado del individuo, sino que significan la vida y muerte de la nación, significan el poder del mundo...
Después de comparar al homosexual que fue asesinado y tirado dentro de una turbera con el proceso de quitar hierbajos en un jardín, Himmler continuó su invectiva:

... En la SS, hoy en día, todavía tenemos aproximadamente un caso de homosexualidad al mes. A lo largo de un año, unos 8 o 10 casos tienen lugar en todo el SS. He estado pensando sobre lo siguiente: en cada caso, esta gente será por supuesto degradada, expulsada y entregada a las cortes. La siguiente terminación del castigo impuesto por el tribunal, es que se les enviará, por orden mía, a un campo de concentración, y se les disparará si intentan escapar. Comunicaré esto por encargo a la unidad a la que esa persona pertenecía. De este modo, espero terminar finalmente con la gente de esta clase en la SS, y la creciente sangre robusta que estamos cultivando para Alemania se mantendrá pura.

Durante los dos años siguientes, se desarrolló una complicada red de informadores. Se animó a los niños que iban al colegio a que informaran sobre profesores que pudieran ser homosexuales, los empleadores sobre los empleados y viceversa. Los homosexuales a los que arrestaban creaban listas de homosexuales o presuntos homosexuales. La clara intención era identificar a cada uno de los homosexuales que había en Alemania y llevarlos a campos de concentración.

Himmler reconoció claramente que estas estrategias no solucionarían el problema del desequilibrio sexual de Alemania. En lugar de eso, el propósito del plan era, en las propias palabras de Himmler, “identificar” al homosexual y retirarlo de la sociedad. Todavía necesitaba una razón para su exterminio. Como en el caso de los Gitanos, Himmler recurrió a la “ciencia médica” como la solución al problema de la homosexualidad.

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Sab Jul 09, 2005 6:28 am

La Cura de Vaernet

La Gestapo consideró varias soluciones sugeridas para solventar el problema. Una de las más atractivas fue la desarrollada por un doctor danés de la SS, Vaernet, que dijo que había elaborado un implante hormonal que curaría la homosexualidad. La SS le dio el cargo de investigador, la financiación necesaria, instalaciones de laboratorios y la gente del campo de concentración como sujetos del experimento. Los implantes de testosterona se colocaron de forma experimental en los pacientes homosexuales y se observó el progreso. Algunos de los informes sugerían un avance; sin embargo, para muchos otros no había un cambio significativo. Solo podemos especular con el destino de aquellos que, por medio de este proceso, se definieron como homosexuales “crónicos” e “incurables”.

Exterminio de Homosexuales en los Campos de Exterminación

Nunca se han establecido cifras precisas de los homosexuales exterminados en los campos de exterminación nazis. Los números oscilan entre 10 000 y 15 000. No parece que los nazis se pusieran como meta aniquilar completamente a todos los homosexuales. Más bien, parece que la política oficial era reeducar a aquellos que eran homosexuales “de conducta” y solo de forma ocasional y agrupar a aquellos que eran homosexuales “incurables” por medio de la castración, la extrema intimidación o ambas. Para un fascinante examen sociológico y empírico de esta idea, se recomienda al lector el trabajo de Reudiger Lautmann. No parece que sus esfuerzos se extendieran más allá de Alemania a los territorios ocupados.

Sin embargo, los numerosos testimonios de homosexuales que sobrevivieron a la experiencia del campo sugieren que la SS era mucho menos tolerante. Los que llevaban el triángulo rosa eran tratados de forma brutal por los guardias del campo al igual que otras categorías de prisioneros, en especial los que llevaban el triángulo verde (delincuentes), rojo (delincuentes políticos) y negro (asociales). El siguiente testimonio de un superviviente, Heinz Heger, proporciona una dramática ilustración:
Extraído de: Heger, Heinz. The men with the Pink Triangles. Alyson Publications 1980:34-37.

"... Nuestra sección solo estaba ocupada por homosexuales, con cerca de 250 hombres en cada ala. Solo podíamos dormir en camisa, y teníamos que mantener nuestras manos fuera de la manta, porque: “¡Maricones gilipollas, que no se os ocurra haceros una paja aquí!”
“Las ventanas estaban cubiertas der un centímetro de hielo. A cualquiera que se le encontrara en ropa interior dentro de la cama, o con su mano bajo la manta –había registros casi todas las noches- se le llevaba fuera y se le echaban varios cubos de agua para después dejarle en pie durante una hora entera. Poca gente sobrevivió a esta vejación. La consecuencia era bronquitis y era raro que una de estas personas llevadas a la enfermería volviera viva. Los que llevábamos el triángulo rosa éramos prioritarios para los experimentos médicos, y estos generalmente terminaban en muerte. Yo, por lo tanto, tuve mucho cuidado de no infringir las normas.

“Los más veteranos que estaban en nuestra sección y sus asesores eran “verdes”, por ejemplo, delincuentes. Tenían pinta de ello y se comportaban como tal. Eran crueles y despiadados hacia nosotros “maricones”, y solo les importaban sus propios privilegios y ventajas, les temíamos tanto nosotros como los de la SS.
“En Sachsenhausen, al menos, nunca se le permitía a un homosexual ocupar cualquier puesto de responsabilidad. Ni siquiera podíamos hablar con prisioneros de otras secciones, con un símbolo de color diferente al nuestro; se decía que intentaríamos seducirles. Y sin embargo, la homosexualidad estaba mucho más extendida en las otras secciones, donde no había hombres con el triángulo rosa, que en la nuestra.
“También se nos prohibía acercarnos a más de cinco metros de las otras secciones. A cualquiera que se le pillara haciendo eso era azotado en la “grupa” como mínimo 15 o 20 latigazos. A otras categorías de prisioneros se les prohibía igualmente entrar en nuestra sección. Nuestro destino era permanecer aislados como la cúspide de los condenados, los “jodidos maricones” del campo, condenados a la exterminación y a la oración desesperada por todos los tormentos impuestos por la SS y los Capos.

“Normalmente el día comenzaba a las 6 de la mañana o a las 5 en verano y en solo media hora teníamos que lavarnos, vestirnos y hacer las camas al estilo militar. Si todavía tenías tiempo podías desayunar, lo que significaba un rápido sorbetón de sopa de harina, caliente o tibia, y un trozo de pan. Después teníamos que formar fila en grupos de ocho en la plaza de armas para pasar lista por la mañana. Después seguía el trabajo, en invierno de 7:30 de la mañana a 5 de la tarde, y en verano de 7 de la mañana a 8 de la tarde, con un descanso de media hora en el lugar de trabajo. Después de esto, volvíamos directos al campo para hacer una inmediata formación para pasar lista por la tarde.

"Cada sección marchó en formación hasta la plaza de armas y se quedó allí en posición permanente. La formación de la mañana no era tan larga como la temida hora de pasar lista de la tarde, porque solo se contaban los números de la sección, que llevaba una hora, y después se daba la orden de formar a los destacamentos de trabajo.

"En todas las formaciones, aquellos que acababan de morir tenían que estar presentes; por ejemplo, se les tumbaba al final de cada sección y también eran contados. Solo después de la formación, y después de que el oficial del informe hubiera cuadrado, se los llevaban al depósito de cadáveres y eran quemados.

"Los prisioneros inválidos también tenían que estar presentes para la formación. Una y otra vez ayudábamos o transportábamos hasta la plaza de armas a compañeros que habían sido golpeados por la SS solo unas horas antes. O teníamos que traer a los compañeros de cárcel que estaban medio congelados o febriles, para estar completos en número. Cualquier persona que no estuviera en nuestra sección nos traía como consecuencia golpes y por lo tanto muchas muertes.

"A los que llegábamos nuevos nos asignaban nuestro trabajo, que era mantener la zona de alrededor de la sección limpia. Eso, al menos, era lo que nos decía la NCO que estaba a cargo de nosotros. En realidad, el propósito era apagar la última chispa de independencia que podía quedar dentro de los nuevos prisioneros, por medio de trabajo duro y sin sentido, y destrozar la poca dignidad humana que nos quedaba. Este trabajo continuó hasta que trajeron un nuevo grupo de prisioneros con triángulo rosa a nuestra sección y fuimos sustituidos.

"Nuestro trabajo era como sigue. Por la mañana teníamos que llevar la nieve que había fuera de nuestra sección desde el lado izquierdo de la carretera al lado derecho. Por la tarde teníamos que volver a llevar la misma nieve desde el lado derecho al izquierdo. No teníamos carretillas ni palas para hacer este trabajo, cosa que hubiera sido demasiado simple para nosotros los “maricones”. No, a nuestros superiores de la SS se les había ocurrido algo mucho mejor.

"Teníamos que ponernos los abrigos con el lado abrochado al revés, y retirar la nieve en el contenedor siempre y cuando lo hubiera. Teníamos que coger la nieve con nuestras manos, desnudas, ya que no teníamos guantes. Trabajábamos en grupos de dos. Veinte turnos de coger la nieve con las manos, después veinte turnos para transportarla. Y así hasta la noche y todo a paso ligero.

"Este tormento físico y mental duró seis días, hasta que al fin llegaron nuevos prisioneros con triángulo rosa a nuestra sección y nos relevaron. Nuestras manos estaban totalmente agrietadas y medio congeladas, y nos habíamos convertido en esclavos de la SS mudos e indiferentes.
"Aprendí de los prisioneros que ya habían estado en nuestra sección mucho tiempo, que en verano se hacían trabajos similares con tierra y arena. “Sobre la puerta del campo de prisioneros, sin embargo, estaba escrito en grandes letras mayúsculas el “significativo” eslogan nazi: “¡El trabajo lleva a la libertad!”

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Dom Jul 10, 2005 6:03 pm

Además, los homosexuales tenían una importante desventaja. No tenían el apoyo de grupo dentro del campo para mantener la moral. Como Lautmann observa:

Los prisioneros del triángulo rosa habían demostrado cualidades de supervivencia antes del campo, pero no tuvieron la oportunidad de aplicar estas cualidades dentro. Debido a la gratuita destrucción de su subcultura y sus organizaciones, no se desarrolló solidaridad de grupo dentro del campo... Ya que cualquier contacto con el mundo exterior era considerado sospechoso, los homosexuales no se atrevían a hablar entre ellos en el interior (como muchísimos supervivientes han declarado en entrevistas).

Las cifras de muertes entre los homosexuales eran mucho más altas, quizá tres o cuatro veces más alto, que otras categorías de prisioneros no judíos. Mientras que la cifra total es baja, su destino en los campos se aproxima más al de los judíos que a cualquier otra categoría, excepto, quizás, los gitanos. Y los homosexuales no sobrevivían durante mucho tiempo. De los que fueron exterminados, la mayoría fue dentro de los primeros pocos meses de la experiencia en el campo.

Fin

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Mar Jul 12, 2005 8:52 am

Tal vez una de las publicaciones para homosexuales de toda Alemania fuera la revista "La Isla" La foto de la portada de este ejemplar pertenece a 1931

Imagen

sensorama
Miembro
Miembro
Mensajes: 67
Registrado: Mié Jun 15, 2005 10:23 pm

Mensajepor sensorama » Mié Jul 13, 2005 7:12 pm

Hombre, si bien las condiciones que imperaban en la Alemania nazi para los homosexuales eran terribles, hay que decir que a nivel mundial las cosas no eran tampoco muy favorables. La cuestión es saber si una Alemania victoriosa hubiera cambiado su posición con respecto a la homosexualidad, como ha ocurrido en Occidente en los últimos tiempos. No hay que olvidar que uno de los factores que motivan su rechazo es la falta de procreación. Pero debido al bajo porcentaje de la población homosexual (entre hombres y mujeres podria alcanzar el 10%) el riesgo de descenso de la natalidad es absurdo.

Por otra parte es imposible detener la homosexualidad puesto que se trata de un comportamiento natural. Hipotéticamente se puede exterminar a una raza, pero nunca se puede erradicar la homosexualidad. Pero en fin, creo que estos planteamientos ya los tenemos superados en nuestra sociedad, verdad?

En todo caso me parece muy interesante la revista que has puesto. Ciertamente, en la República de Weimar estos temas estaban muy avanzados.

Saludos

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3156
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Lun Oct 03, 2005 8:35 pm

Discurso de Hitler sobre la homosexualidad pronunciado el 18 de febrero de 1937

Si admito que hay de uno a dos millones de homosexuales eso significa que un 7 u 8% de los hombres son homosexuales. Y si la situación no cambia, significa que nuestro pueblo será infectado por esta enfermedad contagiosa. A largo plazo, ningún pueblo podría resistir a tal perturbación de su vida y su equilibrio sexual... Un pueblo de raza noble que tiene muy pocos niños posee un billete para el más allá: no tendrá ninguna importancia dentro de cincuenta o cien años, y dentro de doscientos o quinientos años estará muerto.

La homosexualidad hace encallar todo rendimiento, destruye todo sistema basado en el rendimiento. Y a esto se añade el hecho de que un homosexual es un hombre radicalmente enfermo en el plano psíquico. Es débil y se muestra flojo en todos los casos decisivos... Nosotros debemos comprender que si este vicio continua expandiéndose en Alemania sin que lo combatamos, será el final de Alemania, el fin del mundo germánico.

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Persecucion de los homosexuales

Mensajepor TMV » Jue Jun 08, 2006 2:01 pm

I.- ANTECEDENTES

Antes de que los nazis subieran al poder en Alemania, Berlín era considerada como una ciudad muy liberal, en donde abundaban los locales de ambientación homosexual y acudían muchos homosexuales de Europa para, en los cabarets, ver las actuaciones que realizaban los travestís.

Antes de la llegada de los Nazis al poder, en Alemania se había creado un movimiento que reivindicaba los derechos de los homosexuales. A la cabeza de dicho movimiento estaba Magnus Hirschfeld (1868-1935), famoso médico y sexólogo alemán.

Magnus Hirschfeld desarrolló una teoría intermedia entre el hombre y la mujer y la denominó el tercer sexo, interesándose en el estudio de una amplia variedad de necesidades sexuales y eróticas.

En 1919, fundó el Institut für Sexualwissenschaft (Instituto para el estudio de la sexualidad) en Berlín, donde había una gran biblioteca y un museo sobre el sexo. El instituto fue frecuentado por gente de diversas ideologías de toda Europa.

Cuando el partido Nazi llegó al poder, reaccionó de inmediato y el 6 de mayo de 1933 destruyó el instituto de Hirschfeld y quemó todo su contenido, más de 20.000 libros y diarios fueron destruidos. También se apropiaron de la base de datos del instituto, nombres de homosexuales, sus direcciones…Como consecuencia de ese acto Hirschfels, que estaba de gira por Europa, no volvió a Alemania.

El partido Nazi dejó clara su posición: "Cualquiera que crea en el amor homosexual es enemigo nuestro. Rechazamos cualquier cosa que castre a nuestro pueblo y lo convierta en un juego para nuestros enemigos...El pueblo alemán debe aprender de nuevo a ejercer la disciplina. Por eso rechazamos cualquier forma de lascivia, especialmente la homosexualidad, porque nos roba la última oportunidad de liberar a nuestro pueblo del yugo que le esclaviza".

El “PARRAFO 175” del Código Penal Alemán, penaba actos sexuales entre personas de sexo masculino. En 1935, los nazis recrudecieron el párrafo 175, aumentaron la pena máxima de seis meses a cinco años de prisión. Además, ampliaron las actividades que caían bajo la ley, que inicialmente era sólo la actividad sexual, a todo tipo de acciones obscenas. El nuevo párrafo 175a, pensado para "casos con agravante", prescribía penas de uno a diez años de trabajos forzados.

Noche de los Cuchillos Largos

El jefe de las Sturmabteilung (SA), Ernst Röhm, era homosexual, cosa que llevaba con discreción. Otros líderes de esa milicia como Edmund Heines también lo eran.
Al principio Hitler protegió a Röhm de otras secciones del partido que consideraban su homosexualidad como una violación de la política del partido contra los homosexuales.
Posteriormente, cuando creyó ver en Röhm una amenaza a su poder, cambió de parecer.
Durante la Noche de los cuchillos largos Hitler realizó una purga de sus enemigos, en la que Röhm fue asesinado y su homosexualidad fue usada para justificarlo y apaciguar los ánimos en las SA.
Tras la purga se constituyó una división especial de la Gestapo para realizar listas de homosexuales.
En 1936 Himmler creó el Reichszentrale zur Bekämpfung der Homosexualität und der Abtreibung (Sede del Reich para combatir la homosexualidad y el aborto), plan maestro para la limpieza sexual de la raza Aria y dijo:
“Debemos exterminar la raíz de esta gente (homosexuales), no podemos permitir tal peligro en el país; los homosexuales deben ser eliminados enteramente”.
Los Nazis creyeron que los homosexuales masculinos eran hombres débiles, afeminados que no podrían luchar para la nación alemana. Vieron a los homosexuales incapaces de reproducir y así aumentar el índice de natalidad alemán.
Para promover el ideal heterosexual, el gobierno nazi proporcionó rápidamente a los funcionarios que se casaron pronto. Como incentivo económico a la procreación los nazis crearon los “créditos matrimoniales” (concesión de préstamos exentos de intereses, con una exención del 25% por el nacimiento de cada niño).

TMV[/b]
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
www.callejondelpau.es


Volver a “La Alemania nazi”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados