Esoterismo en el Tercer Reich

La vida cotidiana en la Alemania del Reich

Moderador: José Luis

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Esoterismo en el Tercer Reich

Mensajepor Erich Hartmann » Mié Jun 22, 2005 1:48 am

Esoterismo en el Tercer Reich

Numerosos, novelas, y revistas de paraciencia han presentado al nazismo como un fenómeno que trasciende la historia y adquiere una dimensión mitológica para convenirse en una encarnación maléfica o, según sus seguidores, en una oportunidad perdida para cambiar el curso de la historia. En estas visiones sobrenaturales los nazis se asocian a la búsqueda del Santo Grial y las SS constituyen una orden negra emuladora de templarios y antiguas sociedades secretas. Tales planteamientos, por fantasiosos que parezcan, tienen algunos anclajes en la realidad. Así, está demostrado que) entre fines del siglo XIX e inicios del XX grupos esotéricos racistas y nacionalistas germánicos de Austria y Alemania crea ron un sustrato cultural del que se nutrió el nazismo, cuyas publicaciones habría leído el propio Hitler. Igualmente, el origen del partido nazi, el NSDAP, se hallaría en la actuación de una sociedad ocultista, y quienes ansiaban encontrar los principios remotos de la raza aria alcanzaron gran influencia en el seno de las SS. Su historia, difícil de rastrear, fue reconstruida brillantemente por Nicholas Goodrick-Clarke en 1985 en Las raíces ocultas del nazismo, obra imprescindible sobre el tema. El resultado es una extraña mezcla de mesianismo racial impregnado de misticismo germánico.

LAS RAÍCES OCULTISTAS: LA “TEOSOFÍA”

El origen más cercano del esoterismo nazi, por rocambolesco que pueda parecer, se halla en un singular sistema filosófico, la teosofía, creado por la espiritista rusa Helena Petrovna Blavatsky (1831- 1891) más conocida como madame Blavatsky o por sus iniciales HPB. Esta se atribuyó poderes paranormales y fue tan célebre por sus teorías como por sus controvertidos embustes. En 1875 fundó la Sociedad Teosófica en Nueva York y sistematizó sus tesis en La doctrina secreta (1888). Afirmó que existían siete ciclos históricos desde la creación del Universo e identificó siete razas madre. Creía que el mundo vivía su cuarto ciclo y era la época de la quinta raza, la aria. Esta era considerada superior a las anteriores e inauguraba un período de restauración espiritual. Si bien vivía decadente bajo el influjo de cristianos y judíos, si los arios se iniciaban en la teosofía dominarían el mundo. Blavatsky también utilizó mucho la esvástica, como símbolo oriental de la fortuna y de la fertilidad. Tras su muerte la actividad de los teosofistas persistió.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Germánico
Miembro
Miembro
Mensajes: 165
Registrado: Sab Jun 18, 2005 4:45 am
Ubicación: Santa Cruz de Tenerife
Contactar:

Mensajepor Germánico » Mié Jun 22, 2005 4:02 am

Buenas tardes, Erich.

Te dejo dos referencias sobre este asunto del esoterismo nazi.

En broma:

http://libreopinion.com/members/neuschwabenland/

En serio:

El libro "Diccionario crítico de mitos y símbolos del nazismo", de Rosa Salas Rose (El Acantilado). Obra, para mí, esencial en español para el conocimiento del universo mental nazi.

Saludos.
Sine lumine pereo

Avatar de Usuario
Iñigo.
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 323
Registrado: Jue Jun 16, 2005 5:09 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Iñigo. » Mié Jun 22, 2005 4:53 am

Creo que "El retorno de los brujos" es uno de los mejores libros de referencia en cuanto a este tema.
Nunca interrumpas a un enemigo cuando esté cometiendo un error. Napoleón Bonaparte

ImagenImagenImagenImagenImagen

WHA
Expulsado
Mensajes: 91
Registrado: Lun Jun 20, 2005 11:26 pm
Ubicación: A orillas del Mediterraneo

Mensajepor WHA » Mié Jun 22, 2005 7:10 pm

Creo que se ha exagerado mucho el tema del esoterismo nazi. Dudo que Hitler estuviera interesado en esas papanatas. La demas camarilla Idem.

No obstante, dos que si que estaban interesados en estos temas:

Rudolf Hess y:

Carl Röver, Gauleiter de Oldenbourg, que segun se dice, estaba planeando hacer una visita a Churchill en 1942 (curiosamente, el mismo dia del aniversario del vuelo de Hess), "porque el mundo entero se ha vuelto loco". Decir que el Cuartel General del partido aviso a Bormann, y Röver (despues de sufrir alucinaciones, visitas a curanderos, etc) murio poco despues, supuestamente de un ataque al corazon.

Despues quedarian las SS y su misticismo Germanico. Wewelsburg, etc.

Saludos

Lehto
Miembro
Miembro
Mensajes: 330
Registrado: Mié Jun 15, 2005 1:01 am

Mensajepor Lehto » Mié Jun 22, 2005 11:31 pm

WHA escribió:Creo que se ha exagerado mucho el tema del esoterismo nazi. Dudo que Hitler estuviera interesado en esas papanatas. La demas camarilla Idem.


De acuerdo en lo de Hitler y algunos otros, pero quien perdió la cabeza con el tema fue Himmler, aparte de Wewelsburg y demás... el tema de la Ahnenerbe (o como rayos se escriba) esa "Agencia del legado ancestral", hasta que punto no era una pérdida de tiempo o un ejercicio de tripodología felina. Y las obras de otto Rahn no tienen desperdicio: insólitos ejercicios cercanos a la "serie B" :wink:

Un asunto interesante es la conexión esotérica entre los teosofistas germanos y sus homólogos nipones... según dicen fue por medio de estas gentes que se gestó el pacto entre la alemania nazi y japón... ya digo... "dicen"

por cierto: se habla del esoterismo nazi, del esoterismo nipón... pero... en la Italia fascista ¿había algo semejante? ¿o Mussolini ya llenaba todos los aspectos de la vida italiana incluido el mundo de los espíritus? :roll:

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Jue Jun 23, 2005 12:11 am

LA ARIOSOFIA, UNA FE RACISTA Y GERMÁNICA

La teosofía tuvo un importante eco en Austria y originó la aruisofía, Entre sus creadores y difusores destacaron Guido List (1848-1919) y Jörg Lanz (en realidad, Adolf Lanz, 1874-1954). En síntesis, la ariosofía combinó teosofía, racismo y nacionalismo germánico. Afirmó la existencia de una sociedad germánica superior y aria racialmente pura, en una edad mítica prehistórica. En ella, sacerdotes y Sabios enseñaban las doctrinas racistas ocultistas que la regían. Este mundo pagano habría sido destruido por un complot que unió a la Iglesia y a los judíos y favoreció la emancipación de razas inferiores con discursos igualitarios. Ello originó una etapa de confusión que impidió a los germanos dominar el mundo como les correspondía por su supremacía racial ancestral. Esta visión antindustrialista, antidemocrática y virulentamente racista se aderezó con mitología wagneriana y creó un universo ideológico compartido por nacionalistas germánicos de Austria (que condenaban el imperio multiétnico de los Habsburgo) y Alemania.
Guido List identificó la raza aria con el pueblo alemán y recreó un mundo germánico prerromano caracterizado por cultos paganos. Atacó a liberales, socialistas y judíos. Reclamó la eliminación de estos últimos y la búsqueda de pureza racial con medidas eugenésicas. Consideró la esvástica como símbolo del héroe germánico. Por su parte, Jörg Lanz fundó en 1907 una orden ariosófica, la Nueva Orden Templaria, y difundió su ideario en una revista, Ostara, que editó desde 1905. List y Lanz, deseosos de entroncar con una supuesta élite germánica del pasado se autoennoblecieron y se convirtieron respectivamente en Guido von List y Jörg Lanz von Liebenfe


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Jue Jun 23, 2005 11:45 pm

LA SOCIEDAD THULE, ORIGEN DEL PARTIDO NAZI

Tales tesis crearon un sustrato cultural favorable a colectivos ultranacionalistas y racistas. No obstante, el eslabón decisivo entre este mundo ocultista y el nazismo lo constituyó la Sociedad Thule, impulsada entre 1917 y 1918 por quien se hacía llamar Rudolf von Sebottendorff (1875-1945), para difundir tesis ariosóficas y actuar políticamente. Algunos de sus miembros iban a ser figuras nazis relevantes, como Rudolf Hess , Alfred Kosenberg, Dietrich Eckart o Gottfried Feder. No obstante, la supuesta pertenencia a la sociedad de otros destaca dos nazis como Hieinrich Himmler (dirigente de las SS) no está acreditada.

A fines de 1918, Thule quiso ampliar su influencia en medios obreros. Se contactó con un cerrajero ferroviario, Antón Drexler, y se fundó un círculo político de trabajadores. Corno este apenas reunía siete seguidores Drexler impulsó el Partido de los Trabajadores Alemanes (DAP), constituido en enero de 1919. De lento crecimiento, cuando Hitler acudió a un acto suyo en septiembre, tenía miembros. Pero vayamos por pasos, pues Hitler no acudió al DAP motivado por su ideario, sino por su labor de informador militar.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Lehto
Miembro
Miembro
Mensajes: 330
Registrado: Mié Jun 15, 2005 1:01 am

Mensajepor Lehto » Vie Jun 24, 2005 12:14 am

En el campo del esoterismo nazi es muy interesante prestar atención a la custión de los emblemas y simbolos empleados. Un caso paradigmático es el de las runas:

El origen del tema se remonta al siglo XVIII cuando el gramático Egenolff publicó la Historia de la gramática alemana sosteniendo que el alemán era un derivado celta y que la escritura de los antiguos germanos provenía de las runas. Esta idea fue recogida por el ariosofista Guido von List en 1902 quien publica en 1907 Elsecreto de las runas. En su libro encontraba que existía una continuidad entre las runas celtas y las usadas simbolicamente en la edad Media en Alemania. Todo esto pasó a oidos de Himmler quien impulsó el estudio de las runas y sus significados porque consideraba que tenían un caracter mágico. Incluso el castillo-templo de Wevelsburg estaba plagado de simbología rúnica por todos lados.

De ahí por ejemplo el Totenkopfring que se otorgaba a los mandos de las SS. Al margen de la típica runa SIG empleada para identificar a las SS, se introdujo el empleo de las runas TYR para señalar las tumbas de los Waffen SS caídos en acción: una runa con significado de eternidad. Muchas otras fueron empleadas para identificar las distintas divisiones, con pequeñas modificaciones, como la ODAL (símbolo de los ancestros y de la tierra) y la runa sol.

Runas Tyr y Odal
ImagenImagen

Curiosidad: dentro del entrenamiento básico de los SS habia una serie de clases sobre simbología rúnica.

Torres
Miembro
Miembro
Mensajes: 130
Registrado: Jue Jun 16, 2005 8:44 pm
Ubicación: España

Mensajepor Torres » Vie Jun 24, 2005 5:29 pm

Como la mayoría de vosotros, estimo que se ha exagerado mucho intencionadamente sobre la influencia que el esoterismo pudo tener sobre los jerarcas nazis.
Mi opinión despues de haber leido muchas memorias de los propios protagonistas de la historia es que este asunto solo tuvo una relevancia limitada en Himmler y en Walther Darré. No cabe duda de que el Reichsführer de las SS, al tratar de convertir a su organización en una orden pseudosecreta trató de dotarla de un cuerpo historico-filosofico que por todos los medios intentó ligar a la antigüedad germánica. Para darle respaldo "científico" a ese cuerpo ideológico, se creó la Ahnenerbe, cuyos integrantes se comprometían por escrito a no divulgar aquellas investigaciones que contradijesen el ideario nazi, aunque estaban, eso sí, obligados a comunicar sus conclusiones objetivas a sus superiores.
Lo de introducir en la simbología y en la filosofía de las SS y del propio partido elementos que, como las runas, suponían una recuperación de la historia o del folclore antiguo no deben interpretarse, a mi parecer, como una devoción a las ciencias ocultas, sino como un intento de legitimar el poder nazi ligándolo a la tradición.

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Dom Jun 26, 2005 2:17 am

HITLER Y LOS ARIOSOFISTAS: LAS RELACIONES OCULTAS

Aunque es difícil de verificar históricamente, Hitler habría conocido las tesis ariosóficas en sus años juveniles de Viena. Al parecer, entonces leyó y coleccionó Ostara, la revista que editó Jörg Lanz. Incluso, en 1909 se desplazó a su domicilio para adquirir números atrasados. Según explicó el propio Lanz en los años 50, quedó impresionado por el aspecto desastrado del joven Hitler y no solo le regaló los números que pedía, sino que también lo obsequió con dos coronas.

Hitler entró de nuevo en contacto con medios ocultistas al relacionarse con el DAP, el partido fundado por Drexler e impulsado por la Sociedad Thule, pero entonces (en el otoño de 1919) ya no era un joven sin oficio ni beneficio, como en los años vieneses en los que leía Ostara. Combatiente durante la Primera Guerra Mundial, al finalizar el conflicto, Hitler permaneció en el Ejército y colaboró en el Departamento de Información. Este departamento se cuidaba de evitar la infiltración comunista, especialmente en la tropa. Por esta razón, sus agentes recibieron cursos de oratoria; Hitler ganó fama en ellos por su capacidad retórica y fue seleccionado para convertirse en instructor. Entonces cobró conciencia de su talento y su vocación política.

En septiembre de 1919, Hitler fue encargado de informar sobre el DAP liderado por Drexler y asistió a uno de sus actos públicos. En el curso del mismo, Hitler tomó la palabra e impresionó a Drexler “Dios mío, tiene facilidad de palabra, podría sernos útil’ exclamó este. Hitler recibió órdenes de sus superiores de ingresar en el partido y le fueron proporcionados fondos para fomentar su crecimiento. De este modo azaroso se inició su carrera política. Pronto se convirtió en dirigente del DAP, que pasó a denominarse NSDAP.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Jue Jun 30, 2005 11:41 pm

EL LEGADO OCULTISTA EN EL NAZISMO

Hitler edificó su liderazgo fundamentos creados por la Sociedad Thule. Este colectivo se hallaba en el origen de su partido; de su entorno surgieron ideólogos y jerarcas del nazismo incluso el diario del movimiento nazi, el Völkischer Beobachter, originalmente fue pro piedad de Sebottendorff el fundador de Thule. En cuanto a esta sociedad, se disolvió hacia 1925 al perder apoyos.

Pese a su posible deuda ideológica y a su clara deuda política Hitler negó cualquier vínculo con medios ocultistas y en Mi lucha (1924) omitió toda referencia positiva a estos círculos. Afirmó que los miembros de las sociedades ariosóficas eran los mayores cobardes que se pueda imaginar y huían “delante de cualquier porra de goma en las manos de los comunistas Su juicio fue lapidario: “Aprendí a conocer a esa gente demasiado para no sentir el más profundo desprecio ante sus miserables simulaciones” Así las cosas, los ariosofistas fueron perseguidos por el nazismo, Lanz el editor de Ostara, la revista que Hitler habría coleccionado, fue acusado de “falsificar el pensamiento racial por medio de una doctrina secreta y la Gestapo disolvió su Nueva Orden Templaria, mientras que al fundador de Thule, Sebottendorff, se le impidió reconstruir esta sociedad en 1933, cuando Hitler llegó al poder.
Llegados aquí se impone una pregunta: ¿hasta qué punto fue relevante la influencia de los delirios ariosóficos en el hitlerismo? Para el historiador César Vidal, estos constituyeron una fuente más del nazismo y sus tesis, “lejos de ser inocentes o inocuas, encierran en sí mismas las semillas del genocidio. Por su parte, el máximo experto en el tema, Goodrick-Clarke, considera que los aspectos esenciales del ariosofismo se reflejan en la ideología hitleriana: una dictadura de los alemanes rubios y de ojos azules sobre todas las razas inferiores, la creencia en la existencia de una conspiración diabólica secular contra los germanos y la espera apocalíptica de millienium pangermánico que realizaría la supremacía aria universal.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Sab Jul 02, 2005 2:33 am

LOS SS, GUERREROS EN BUSCA DEL GRIAL

Con la llegada de Hitler al poder en 1933 y la edificación del Estado nazi, el ámbito donde más se reflejaron estas creencias ocultistas y esotéricas fue en las SS. Ello se debió a la personalidad de Himmler, su máximo dirigente, quien reunía una mezcla de eficiencia organizativa y fascinación por lo irreal y oculto. De este modo, influido por tesis ariosóficas, concibió las SS como la fuente de regeneración de una futura raza de señores germánicos y élite de un gran imperio en expansión permanente.
Himmler pues se aplicó a codificar los rasgos fisiológicos de los miembros de su preciada orden guerrera, a establecer su formación y también aquellos ritos que debían regir su vida cotidiana.
Dentro de su visión mítica del inundo germánico, Himmler -con apoyo de otros jerarcas nazis- impulsó, en 1935, un departamento en el seno de las SS, la Ahnenerbe (herencia ancestral) Su misión era rastrear los orígenes remotos de la raza aria en la arqueología y la prehistoria germánica. De este modo, la Ahnenerbe reunió estudiosos académicos dedicados a buscar huellas culturales e históricas de los arios. Pero Himmler también incluyó en ella a un extravagante visionario.

EL”RASPUTÍN” DE HIMMLER

Imagen

El líder de las SS quedó fascinado por un extravagante personaje, Karl Maria Wiligut (1866-1946), que iba a ser llamado, con razón, el Rasputín de Himmler. Wiligut, según el investigador Goodricik-Clarke, presumía de ser el último descendiente de los Wiligotis, un linaje real secreto de reyes-magos de orígenes prehistóricos, Además, afirmaba poseer una memoria clarividente ancestral que le permitía recordar la historia de su tribu de miles de años de antigüedad También manifestaba conocer una religión irminista antigua según la cual la Biblia habría sido escrita en Alemania y el nombre real de Jesús habría sido el de un dios germánico, Krist. Pese a ser declarado esquizofrénico y haber sido internado entre 1924 y 1927, Wiligut prosiguió sus actividades y ganó fama en medios ariosóficos. Wiligut fue presentado a Himmler por un oficial de las SS. Fuertemente impresionado, Himmler decidió aprovechar sus capacidades para viajar al pasado germánico. De este modo, en septiembre de 1933 Wiligut se incorporó a las SS con el nombre de Karl Maria Weisthor. El nuevo miembro ejerció una notable, influencia en Himmler y entró en conflicto con los académicos de la Ahnenerbe, que acabaron hartos de sus delirios fantasiosos. Wiligut acusó a sus críticos de estar complotados contra él. Himmler se pronunció por su continuidad y Wiligut mantuvo su influencia hasta que —por razones desconocidas— dimitió de sus responsabilidades en agosto de l939. Murió olvidado en 1946.

Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mié Jul 06, 2005 4:47 am

WEWELSBURG, UN SANTUARIO MÍTICO

Imagen

La elección de las ruinas del castillo Wewelsburg (en Westfalia cerca de Paderborn) como sede de las SS, fue la aportación más importante de Wiligut a Himmler. En el pasado, esta fortaleza había sido un bastión de la resistencia sajona contra los hunos. Según criterios de Wiligut, se escogió el castillo porque sería una fortaleza mágica para Alemania en caso de estallar la guerra entre Europa y Asia entre el oeste y el este, conflicto que el singular visionario preveía que tendría lugar en un siglo o dos. Wewelsburg se convirtió así en sede de las SS desde 1935. Wiligut también diseñó el anillo de las SS y se decidió que, cuando uno de sus miembros falleciera, su anillo debía ser recuperado y depositado en un cofre del castillo símbolo de su pertenencia a una hermandad guerrera. Entre 1940 y 1942, pues, Himmler soñó edificar en Wewelsburg una suerte de santuario de las SS situado en el corazón del Reich.
El castillo fue reconstruido y su visita constituía un viaje al pasado, dada su fastuosa decoración medieval y guerrera, de claras resonancias wagnerianas y artúricas. Así, entre las pinturas que decoraron el castillo, figuraban las del rey Arturo y el Grial. En el comedor destacaba una gran mesa redonda de roble macizo en la que se sentaban Himmler y los doce SS Obergruppenführer más antiguos que hubiese cuando se celebraban allí reuniones y conferencias. Una escalinata descendía del comedor hasta una cripta con doce columnas de granito (conocida corno el reino de los muertos) donde se incinerarían los cuerpos de los señores de las SS, cuyas cenizas se depositarían en las columnas de la cripta.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mié Jul 06, 2005 7:36 pm

OTTO RAHN, TRAS LAS HUELLAS DE LOS CÁTAROS

Imagen

Los cátaros también llamaron la atención de las SS. Desde 1929, el joven Otto Rahn (1904-1939), licenciado en Literatura y Filología, siguió sus huellas durante cinco años en distintos lugares (Suiza Italia, Provenza y Cataluña), y en 1933 publicó Cruzada contra el Grial. Rahn afirmó la existencia de una religión gnóstica de origen gótico encarnada por los cátaros y destruida por la Iglesia Católica e identificó la fortaleza de Montsalvat (donde los templarios custodiaban el Santo Grial) con el castillo de Montsegur. Asimismo, buscó las raíces cátaras en Europa en su obra La Corte de Lucifer (1937). Sus trabajos llamaron la atención de Himmler, de quien se convirtió en un colaborador próximo, junto a Wiligut
Respecto a esta fascinación de Himmler por el mito artúrico y su búsqueda de Montsalvat en el sur de Europa, es ilustrativa su visita si monasterio catalán de Montserrat en octubre de 1940. Pensaba que allí hallaría documentación sobre Parsifal y el Santo Grial, pues identificaba Montserrat con Montsalvat, y no quedó satisfecho con las explicaciones que le dieron los monjes al respecto, pues pensó que le ocultaban la verdad.

En cuanto a Otto Rahn, debe destacarse que su figura es tan importante como su propia actuación, o más. Fue declarado muerto oficialmente en 1939, pero se ha señalado que este dato sirvió para encubrir posteriores actividades secretas de Rahn bajo otra identidad. Aún perdura el misterio en torno a su persona.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Jue Jul 07, 2005 10:21 pm

EL REICH OCULTO

El ocultismo nazi tuvo otras vertientes, tanto en la astrología como en la búsqueda de una conexión tibetana (fue famosa la expedición de las SS al Tíbet, en 1938-1939)

Se puede afirmar que es difícil entender la génesis del nazismo sin tener en cuenta la influencia de los delirios ariosóficos.

La derrota de las fuerzas del Eje en la Segunda Guerra Mundial no supuso el fin de las visiones ocultistas del nazismo. Al contrario, e hitlerismo, continuó alimentando tesis singulares. Las dos obras de más impacto en este sentido fueron El retomo de los brujos (1960), de Louis Pauwels y Jacques Bergier, y Hitler: la conspiración de las tinieblas (1972) de Trevor Ravenscroft.

El retorno, de los brujos es una voluminosa obra sobre esoterismo cuya segunda parte analiza el trasfondo esotérico del nazismo y señala su supuesta vinculación con una llamada Sociedad del Vril, con sede en Berlín. Esta entidad tendría como fin aprender a consumir el máximo de Vril, “una enorme energía de la cual solo utilizamos una ínfima parte en la vida ordinaria’ según los autores; quien llegase a ser propietario del Vril se convertiría en dueño del mundo. Para los autores, la Sociedad del Vril quería entrar en contacto con el “Maestro del mundo’ —oculto en algún lugar de Oriente— y establecer una alianza para dominar el planeta.

Ravenscroft, en Hitler: la conspiración de las tinieblas, afirma escribir a partir del testimonio de un judío (Walter Johannes Stein) conocedor de Hitler en sus años vieneses. La revelación sustancial de la obra es que Hitler se habría apoderado de la Santa Lanza (con la que el centurión romano Longino hirió el cuerpo de Cristo en la cruz) expuesta en el museo Hofburg de Viena, convencido de que esta tenía poderes sobrenaturales, y la habría utilizado como talismán. Hitler se habría hecho con esta “lanza del destino’ tras anexionar Austria al Tercer Reich y su posesión “inauguró un reino satánico de terror y carnicería sangrienta que superaría en salvajismo y crueldad a todas las anteriores épocas de tiranía”.

En definitiva, las mistificaciones, leyendas y fantasías en torno al esoterismo nazi son variadas y aquí sólo han sido narradas algunas de ellas. En última instancia, la magnitud del nazismo como fenómeno histórico hace que resulte más atractiva —por fantasiosa que sea su supuesta historia oculta que a verdadera, de ahí que perduren todo tipo de mitos.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen


Volver a “La Alemania nazi”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 2 invitados