El Jazz en el Tercer Reich

La vida cotidiana en la Alemania del Reich

Moderador: José Luis

Responder
Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3175
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

El Jazz en el Tercer Reich

Mensaje por Francis Currey » Dom Jul 03, 2005 5:40 pm

El Jazz en el Tercer Reich

El jazz en Europa en los años previos al ascenso de Hitler al poder.

Durante años, los norteamericanos se han sentido avergonzados por no haber sido los primeros en admitir el valor de esa música tan especial llamada, genérica y abarcativamente, jazz. En efecto, fueron los intelectuales europeos de las primeras décadas del siglo veinte, especialmente ingleses y franceses, quienes reconocieron su importancia y cualidades estéticas.

No resulta extraño, entonces, que esta nueva música tuviera mayor aceptación en Europa que en los Estados Unidos. En Berlín, entre los años veinte y treinta, había gran cantidad de bares y clubes, además de los famosos cabarets, en los que se podía escuchar jazz. El gran Sidney Bechet, pionero de la nueva música de New Orleans junto a Louis Armstrong entre la primera y la segunda década del siglo, y primer saxofonista de importancia en la historia del jazz, estuvo entre 1929 y 1931 precisamente en la capital alemana, tocando por las noches en el Wild-West-Bar de Berlín. Bechet recordaría, años después, que por lo menos seis bandas de jazz se turnaban compartiendo el cartel del lugar, lo cual brinda una idea aproximada de la intensa actividad jazzística de la ciudad.

Es importante tener presente que la clase intelectual europea consideraba al jazz una genuina expresión artística, y que, al mismo tiempo, las grandes masas populares comenzaban a disfrutar de los nuevos ritmos y las posibilidades más libres y revolucionarias que ofrecía a la hora de bailar.

Cuando hablamos de jazz en los años treinta, tanto en Estados Unidos como en Europa, nos referimos a los dos estilos predominantes hasta ese entonces: la música "hot" (Louis Armstrong, por ejemplo, y los continuadores de las escuelas de New Orleans y del "Dixieland") y el Swing, representado mayoritariamente por las "Big bands" más famosas de la época (Duke Ellington, Count Basie, Benny Goodman), claramente más comercial, con melodías pegadizas y fáciles de cantar y, lógicamente, más bailable.

"Swing", en los años treinta, llegó a convertirse en sinónimo de jazz, y era casi con exclusividad la música que se tocaba en los salones de baile. Era la música que bailaba la juventud, tanto en Estados Unidos como en Europa, con un "desenfreno" tal que el totalitarismo nazi no estaría dispuesto a permitir.

Situación posterior a la subida al poder del nazismo.

El nacionalsocialismo hitleriano erigió la idea de una "comunidad nacional" o "comunidad del pueblo" como estandarte fundamental, tras la cual debía alinearse toda la nación alemana. No es de extrañar, entonces, que una vez en el poder, dicho movimiento se caracterizara por un veloz proceso de supresión y coordinación de todas las fuerzas e instituciones políticas, sociales y culturales. Consecuentemente, para imponer la ideología oficial por medio del terror, el nazismo se valió de un monopolio absoluto de la dirección de todos los medios de comunicación masiva como la prensa, el cine y, fundamentalmente, la radio, alcanzando a través de ellos a todas las expresiones culturales y artísticas, incluida la música.

Desde antiguo, la música había tenido para los alemanes especial importancia, tradición a la que también adscribieron los nazis, que pretendieron apropiarse del legado musical de los clásicos y los románticos, y utilizarlo en beneficio propio. Claro que la escueta y enfermiza visión nazi de lo que podía ser considerado música válida para la formación de la "comunidad del pueblo", se diferenciaba irreconciliablemente con el verdadero espíritu de aquéllos movimientos.

En la misma Alemania, tan sólo años atrás, había nacido la música atonal, y a los compositores clásicos se sumaban los estandartes del modernismo: Arnold Schoenberg, Alban Berg, Paul Hindemith, y entre otros, Kurt Weill –que incluso comenzaba a incorporar a sus obras elementos jazzísticos. Sin embargo, luego de la subida al poder de Hitler, la creciente y siempre productiva cultura musical alemana quedó totalmente paralizada: todo lo que tuviera siquiera un toque "moderno" o innovador era manifiestamente contrario a la nueva ideología imperante, y debía ser erradicado. Así fue prohibida la música atonal, estigmatizada como símbolo manifiesto del desorden, y todo aquéllo que no se ajustara a los rígidos cánones de lo clásico y lo romántico.

Si compositores de la talla y el nombre de Stravinsky, Hindemith, Schoenberg y Berg fueron prohibidos, y muchos de ellos tuvieron que emigrar de la Alemania nazi, no es difícil imaginar el destino del jazz en tales condiciones: su origen negro y la simpatía que desde el inicio había despertado entre los judíos, lo convirtieron en un blanco fácil de atacar para los encargados de la limpieza y purificación cultural del Tercer Reich.

Fueron varios los factores y elementos que hicieron que el jazz no permaneciera a salvo de los dictadores. En primer lugar, el espíritu propio del estilo, que propiciaba el desarrollo de las posibilidades individuales de los músicos involucrados en su ejecución (improvisación) y, sobre todo, el aire de rebeldía y libertad que había marcado al jazz desde su misma génesis, en virtud de sus antecedentes musicales: en un principio, en sus formas más rudimentarias y básicas, era la música de los esclavos o hijos directos de esclavos del sur de los Estados Unidos, recién liberados a fines del siglo diecinueve.

Por otro lado, los dictadores nazis veían el baile en tanto pasatiempo como una cuestión verdaderamente seria y problemática, tanto musical como socialmente, que no debía ser descuidada. Desde el punto de vista musical, el estilo Swing era una feroz agresión al ideal de la supremacía aria, desde el momento en que lo consideraban una atroz mezcla de elaboraciones judías con el depravado y selvático colorido de la música negra. De hecho, el jazz era denominado por los nazis como "música Negra", y no podía tolerarse que la juventud bailara al ritmo de una música que era considerada tan degradante y carente de todo valor estético.

Desde el punto de vista social, la cuestión tenía a su vez dos aristas. Por un lado, si bien el Swing había alcanzado incluso en Europa un nivel de popularidad asombroso, la gran masa de jóvenes que acudían a los salones de baile y que conocían las coreografías de las danzas respectivas (fox-trot, jitterbugg, shimmys, charleston), como así también las letras en inglés de las canciones que escuchaban, pertenecían a la clases media y media-alta. Esto último chocaba de plano con la idea de una "comunidad del pueblo", totalmente uniforme y controlada, que preferiblemente debía reunirse alrededor de expresiones musicales folclóricas, que representaran el "verdadero espíritu alemán".

Finalmente, el baile era censurable en cuanto constituía un peligroso medio para la "depravación sexual". El reporte oficial sobre un festival en Hamburgo en febrero de 1940 nos ilustra con claridad:
"...los bailarines daban un espectáculo desagradable. Ninguna de las parejas bailaban normalmente; había sólo swing, y del peor. En ocasiones dos muchachos bailaban con una chica sola; en otras varias parejas formaban un círculo abrazándose, saltando, batiendo las palmas, incluso refregándose las partes posteriores de la cabeza unos con otros... Cuando la banda tocaba una rumba, los bailarines entraban en éxtasis salvaje. Todos se juntaban alrededor y cantaban los coros en inglés. La banda tocaba números cada vez más violentos; ninguno de los músicos se encontraba ya sentado, todos se movían en el escenario compulsivamente, como animales salvajes...".

El Rey del Swing

Uno de los eventos que más preocupó a los nazis en el ámbito que aquí tratamos, fue el vertiginoso ascenso en éxito y popularidad que en la década del treinta tuvo, primero en Estados Unidos y luego a nivel internacional, Benny Goodman: fue denominado el "Rey del Swing", y nadie lo alcanzó en éxitos de ventas durante más de diez años.
El "gran problema" para los nazis, con el nuevo representante de esta música que bailaba toda la juventud del mundo occidental, cuyas raíces musicales provenían de los negros esclavizados, no era otro que el origen judío de Goodman.

Nacido en 1909 en el seno de una familia de inmigrantes judíos en Chicago, Benjamin David Goodman tomó sus primeras lecciones musicales en la Sinagoga de su barrio, y nunca ocultó su ascendencia a lo largo de su carrera. Como si esto fuera poco, su principal arreglador era un ex director de orquesta negro (Fletcher Henderson, que aportaba al swing de Goodman la música "hot"), y en su banda integraba en términos iguales músicos blancos -algunos de ellos judíos como él- y músicos negros.

No sólo el swing pervertía la pureza de la juventud germana, sino que además su mayor exponente, que hacía bailar con desenfreno "salvaje" a los inocentes muchachos, era un norteamericano judío, que se llevaba bien con los negros. Esta música no podía ser aceptada, y en el peor de los casos, si no podía ser eliminada por completo, su ejecución debía ser rigurosamente reglamentada.
Así es como nos encontramos con una serie de regulaciones extremadamente absurdas, pero que muestran hasta qué punto se preocuparon las autoridades nazis por diluir la verdadera esencia de esa música que, a sus ojos, no hacía más que pervertir el futuro del Reich, la sana y pura juventud aria. Lo que sigue es un extracto de una ordenanza emitida por el organismo central encargado de dirigir la actividad cultural en el Tercer Reich:

Las piezas en ritmo de fox-trot (o swing), no podrán exceder el veinte por ciento del repertorio de las orquestas y bandas musicales para baile;
En este tipo de repertorio llamado jazz, debe darse preferencia a composiciones en escalas mayores y a letras que expresen la alegría de vivir, en lugar de las deprimentes letras judías;
En cuanto al tempo, debe darse preferencia a composiciones ligeras sobre las lentas (los llamados blues); de todos modos, el ritmo no debe exceder la categoría de "allegro", medido de acuerdo al sentido Ario de disciplina y moderación. De ninguna manera excesos de índole negroide en el tempo (el llamado jazz) o en las ejecuciones solistas (los llamados "breaks") serán tolerados.

Las llamadas composiciones jazzísticas podrán contener hasta un diez por ciento de síncopa; el resto debe consistir en un natural movimiento "legato" desprovisto de histéricas inversiones de ritmo características de la música de las razas bárbaras y promotoras de instintos oscuros extraños al pueblo alemán;

Queda estrictamente prohibido el uso de instrumentos extraños al espíritu del pueblo alemán, como así también el uso de sordinas que convierten el noble sonido de los instrumentos de viento y bronce en aullidos judíos;
También quedan prohibidos los solos de batería que excedan la mitad de un compás en tiempo de cuatro cuartos, excepto en los casos de estilizadas marchas militares; Queda prohibido a los músicos realizar improvisaciones vocales (scat). A pesar de este riguroso reglamento, el jazz mostraba todavía en 1937 insospechados signos de resistencia entre la propia juventud alemana, a punto tal que las autoridades nazis decidieron fomentar una diluída forma de música levemente sincopada, que incluso fue a propósito llamada "Jazz Alemán".

Las organizaciones de la Juventud de Hitler se ocuparon de que los salones de baile en los que reinaba el swing, fueran gradualmente reemplazados por las reuniones y bailes de carácter netamente folclórico, en armonía con la ideología de la "comunidad nacional". La radio, tan vital para la enorme difusión que había tenido el jazz en los años anteriores, por orden expresa de Josef Goebbels -Ministro de Propaganda de Hitler- dejó por completo de transmitir "esa música judeo-negroide del capitalismo norteamericano, tan desagradable al alma germana" (palabras del propio Goebbels).

Inevitablemente entonces, el jazz fue desapareciendo de la vida pública –oficial-, pasando, como al comienzo de su historia, a la clandestinidad, y a ser uno de los símbolos culturales de la resistencia, sobre todo en la Francia ocupada.


Fuente:Dr. Miguel Bronfman

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Mensaje por Eckart » Dom Jul 03, 2005 8:55 pm

Respecto a esa resistencia que todavía en 1937 existía entre lo población a dejar de disfrutar del jazz, ya fuera interpretándolo o disfrutando de él en salas de baile, el periódico oficial de las SA adivirtió de las:
"impúdicas flores de la jungla, de pandemonium negroide, lamentablemente introducidas en las salas de baile alemanas por orquestas de baile supuestamente alemanas."
(Periódico SA Mann ,18 Septiembre de 1937)

Saludos.

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Exposición "Entartete Musik"

Mensaje por Eckart » Lun Jul 04, 2005 12:09 am

En 1938 tuvo lugar por primera vez una exposición llamada "Música degenerada" (Entartete Musik), la cual fue proyectada como evento anual, pero debido a la guerra, sólo tuvo una edición más, en 1939.

La primera exposición fue inugurada el 24 de Mayo de 1938 en Dusseldorf. En ella se intentaba mostrar al público cuales eran los tipos de música degernerada y, por lo tanto, cuales eran los tipos de música que había que evitar. La exposición cubría todos los tipos de música, entre la que se encontraban, por supuesto, el jazz y el swing siendo atacados fuertemente. La exposición contaba con carteles, fotografías, explicaciones en murales y cabinas donde los visitantes podían accionar ellos mismos grabaciones a modo de ejemplo.
Os dejo una fotografía de una de las exposiciones y el folleto de la exposición de 1939::

Imagen

Imagen

Saludos.

Torres
Miembro
Miembro
Mensajes: 130
Registrado: Jue Jun 16, 2005 8:44 pm
Ubicación: España

Mensaje por Torres » Lun Jul 04, 2005 5:39 pm

Respecto a este tema es interesante ver la película titulada "Los rebeldes del Swing". La han puesto varias veces ya en las cadenas españolas y no es dificil conseguirla en DVD.
Desde luego es una película de ficción, pero refleja bien esa "resistencia" de los jovenes amantes de la llamada "musica negra" frente a las directrices del partido.
A pesar de lo que se ha dicho la mayoría de estos jóvenes eran "Hitlerjugend de día y chicos swing de noche", quiero decir con esto que no eran realmente resistentes en el sentido estricto o político de la palabra, sino jóvenes que se negaban a cambiar de gustos musicales o a mezclar música y política.
Saludos

Enrique Contreras
Usuario
Usuario
Mensajes: 17
Registrado: Lun Oct 10, 2005 3:11 am
Ubicación: Colombia

Mensaje por Enrique Contreras » Lun Oct 10, 2005 3:25 am

Es interesante el notar la prohibicion explicita impuesta por la propaganda hitleriana al Jazz, principalmente por su origen negro, pero aqui les doy un dato curioso.
Como muchas jovencillas de su epoca, Eva Braun, la famosa concubina del "Fuhrer", admiraba tremendamente el Jazz, era tal que tenia amplias colecciones de discos de este genero, prohibidos en Alemania, y gusta de escucharlos en la soledad del Berghof, mientras su amado decidia el destino del mundo, incluso lo bailaba a escondidas de Hitler en el refugio montañoso de este.
espero que sea util este dato en el analisis de un genero musical tan esplendido como lo es el Jazz.

Avatar de Usuario
ignasi
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1192
Registrado: Jue Jun 16, 2005 3:50 am
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Mensaje por ignasi » Dom Oct 23, 2005 4:13 am

Imagen
Propiamente no es de jazz, pero creo que refleja bastante bien el ambiente berlinés pre-nazi.
Las chicas del Teatro Apolo de Berlín, famosas por sus números en toples, crean su versión de la escultura de la victoria que corona la Puerta de Bradenburgo.

Avatar de Usuario
ignasi
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1192
Registrado: Jue Jun 16, 2005 3:50 am
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Mensaje por ignasi » Dom Oct 23, 2005 4:27 am

Imagen
dos de los Chocolate Kiddies posan junto a un anuncio de su revista negra, que en 1925 cautivó a los berlineses con sus bailes, parloteo rápido y jazz

Imagen
La Max de Groof Band, una de tantas bandas a estilo de los combos americanos, con su banjo y su cantante

Imagen
Las Tiller Girls, de la revista Haller en el Teatro de la Scala, al estilo Ziegfeld

Avatar de Usuario
Lmn
Usuario
Usuario
Mensajes: 11
Registrado: Sab Ene 02, 2010 8:56 pm
Ubicación: Nájera, La Rioja (España)

El Jazz en el Tercer Reich

Mensaje por Lmn » Lun Ene 11, 2010 1:12 am

Quizá no estaría de más que el topic incluyese una de las piezas más populares de esa tan celebrada música "degenerada", para que los visitantes puedan apreciar lo apropiado de las "sabias" prohibiciones nazis:

http://www.youtube.com/watch?v=xHp8_dWAizk

El intérprete, como reconocerán los que vean el video, es un famoso delincuente juvenil, condenado de niño a una fuerte pena de prisión por homicidio que luego, obviamente, se dedicó a hacer esta odiosa música degenerada (¡hay que ver como suda!, y ¡qué repugnante mezcal racial!).

Saludos y que la disfruteis (es una de mis canciones favoritas)
Si avanzo, seguidme; si huyo, matadme; y si muero, vengadme

Avatar de Usuario
PZK
Usuario
Usuario
Mensajes: 6
Registrado: Jue Mar 03, 2011 2:35 pm

El Jazz en el Tercer Reich

Mensaje por PZK » Sab Mar 05, 2011 6:09 pm

¿Quien fuè el que tomo la desiciòn al respecto? ¿El mismo Hitler?
"A Solis ortus cardine"

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9343
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

El Jazz en el Tercer Reich

Mensaje por José Luis » Dom Mar 06, 2011 9:54 pm

¡Hola a todos!
PZK escribió:¿Quien fuè el que tomo la desiciòn al respecto? ¿El mismo Hitler?
Si te refieres a la política musical del Tercer Reich, las decisiones las tomaba la Reichsmusikkammer (RKM), o Cámara de Música del Reich bajo la presidencia de Goebbels. De todas formas, que yo recuerde, la RKM nunca prohibió oficialmente que se tocara jazz (más bien, hubo prohibiciones en ciudades -no en Berlín), prefiriendo utilizar otros medios de "persuasión" contra esta música. Hay un libro de Michael H. Kater que versa sobre esto: Different Drummers: Jazz in the Culture of Nazi Germany.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “La Alemania nazi”

TEST