pub01.jpg

MEMORIAS DE UN AMA DE LLAVES DE BARBIE

Los juicios de Núremberg, las nuevas fronteras

Moderador: Francis Currey

Avatar de Usuario
Melgarejo
Usuario
Usuario
Mensajes: 8
Registrado: Jue Ago 26, 2010 12:24 am
Ubicación: Sucre/Bolivia
Contactar:

MEMORIAS DE UN AMA DE LLAVES DE BARBIE

Mensajepor Melgarejo » Mar Sep 28, 2010 9:37 pm

Un saludo a todos los foristas!, querìa compartir un artìculo realizado por el periodista boliviano Rafael Sagárnaga, publicado en una revista boliviana ( Revista ¡OH! 9/7/2006, Actualidad). Como saben Barbie Klaus Barbie dejò huellas por su paso por Bolivia, Colaborando y asesorando a los gobiernos dictatoriales, en temas de represión, tortura y asesinato de personas no afines a dichos gobiernos, el artìculo està realizado, desde un punto de vista diferente... la de un ama de llaves.

MEMORIAS DE UN AMA DE LLAVES DE BARBIE

A principios de 1978 a Claudina C. le llegaron buenas noticias. Sus vecinas, un grupo de voluntarias católicas le anunciaron que una pareja de alemanes precisaba de un ama de llaves… y ellas podían recomendarla. Fue un año difícil para esta mujer, porque el trabajo se había hecho esquivo, pese a su experiencia en cocina internacional y en atención a familias extranjeras. Por eso, la promesa de las religiosas europeas eran alentadora: “personas mayores, amables, cumplidas y acostumbradas a viajar, con frecuencia, largos viajes”. Claudina no imaginó que a sus futuros empleadores les esperaban sus últimas y más duras travesías. También para ella venían cambios. Pese a las apariencias, este no iba a hacer un trabajo ni apacible, ni rutinario, ni mucho menos duradero. Ya el día en que la 'señora Guelly' le abrió las puertas de su casa en el barrio cochabambino de Cala Cala, el nombre de Claudina empezó a sonar distinto. Con un tono y un acento francés, pasaron a llamarla 'Clodine', “Lo primero que me sorprendió su extrema educación y amabilidad entre ellos y con todos. Me comunicaron una regla de la casa: 'prohibido tener jetas' y siempre había mucho silencio”.

Recuerda que ingresó a una casa de dos pulcros pisos en la que progresivamente iría conociendo lugares sorprendentes. “Arriba tenían su departamento muy bien arreglado, abajo eran más depósitos y su jardín. Nunca supe qué había en algunos cuartos”.

Pero el trabajo de cualquier ama de llaves siempre espera extravagancias. Lo que de principio Claudina no sabía era que su nuevo jefe tenía una destacada presencia en una infinidad de libros de historia “¡Qué fama la que había tenido don Klaus!, pero él y su señora eran demasiado amables. No he conocido personas tan buenas y que traten mejor al empleado”.
Claudina cuenta que, ajena a los secretos de los dueños de casa, se hizo parte de la vida de los Altmann, como dijeron que se apellidaban. Poco a poco, se le fue confiando la escrupulosa limpieza de las habitaciones. “Al cabo de un tiempo me enseñaron cómo cuidar la vajilla. Tenían una hermosa cristalería… muy fina y variada. Casi siempre usaban bandejas de plata, ¿Qué habrá sido de esa vajilla?”, se pregunta.

En aquel tiempo de gratas sorpresas, 'Clodine' pasó a estar impactada por la sala de la vajilla, a conocer el cuarto con el baúl de las joyas. El trato afable de la señora Altmann había alcanzado matices de confianza. “Doña Guelly tenía bellas joyas. A veces habría su caja y llamaba para que vea como le quedaban. También me las hacía probar, era muy educada. ¿Qué habrá sido de esas joyas? ¿Que habrá pasado con tanta riqueza?”. Las siguientes sorpresas que custodiaban los Altmann estaban en los roperos y en las repisas. Cuando doña Claudina accedió a ellas se informó de que el señor Klaus era militar. Dejó entonces de sorprenderse por una boina y una “especie de uniforme” que él atesoraba. Pero hubo un abrigo, que le despertó un interés particular. Altmann poseía un grueso impermeable, cuyo peso sorprendió a Claudina la primera vez que tuvo que ordenar el ropero. Algún tiempo después, cuando la pareja viajó, le encargaron un embalaje y ella se animó a una travesura: estaba ordenando el ropero y encontré el abrigo. Me lo probé. Tenía bolsillos por todos lados y de todos los tamaños, hasta en las mangas. Seguro eran para llevar balas. Lo peor fué que no podía sacármelo. Siempre pensé que hubiera sucedido si me encontraban”.

Pero Altmann también sorprendió a su empleada con un singular ofrecimiento. Ella cuenta que un día llegó, como siempre, a las 07:00, pero tenía los ojos hinchados. Los días previos, una malhumorada familia se había ensañado con sus cuatro hijos mientras Claudina trabajaba. Les impedían jugar y en un arranque de perversidad mutilaron la cola del gato de la familia. Tras el hecho mantenían amenazados a todos. “Fue cuando don Klaus me dijo: 'si alguien la molesta, tiene que avisarme… me avisa nomás'. Mas bien que no me quejé mucho, tal vez después a mis hijos y a mí nos hubiesen perseguido”, hasta hoy le queda la duda si Altmann tuvo que ver con el cambio que se dio en el vecindario, ya que no solo se ganó armonía, sino también que la mascota volvió a transitar por techos y patios, aunque sin cola.

La experiencia le sirvió a Claudina para enterarse por boca de los guardias, que su empleador “era quien pisaba fuerte en la 'séptima' (VII División del ejército)”. Otras personas también le empezaron a contar que hasta había peleado en una guerra y que varios extranjeros querían juzgarlo.

Cuando alguna vez le tocó el tema, la esposa de Altmann reafirmó dos sentencias “Así es la política” y “Hay veces en que se deben cumplir órdenes superiores”.

Pronto el destino hizo que el ama de llaves compruebe la influencia de 'don Klaus' en las dependencias castrenses. Era cada vez más frecuente la llegada de periodistas que querían entrevistarlo. La negativa empezó a precisar de guardias y, luego de operativos. “El señor Altmann llamaban a la VII División mientras yo tenía que mirar a través de las cortinas y avisarle”. Los problemas se acentuaron a principios de 1981, el año en que las sorpresas ensombrecieron la casa. Una mañana se presentaron en la puerta dos periodistas e insistieron en entrevistar a Klaus Altmann. Después se sabría que se trataba de Peter Mc Farren y una reportera del New York Times. Claudina señala que, mientras iban y venían las consultas, Altmann llamó a la VII División de Ejército y se puso a dar órdenes. Poco después irrumpieron en el barrio un jeep y un camión militar ocupados por civiles armados. Los periodistas fueron trasladados a la ‘séptima’, donde se les sometió a un duro interrogatorio. A Claudina le contaron que “a los molestosos los llevaron a dormir en las caballerizas del regimiento”. A las preocupaciones se sumó el dolor extremo. Klaus Georg, de aproximadamente 35 años, uno de los hijos de Altmann, aficionado al paracaidismo y a los deportes extremos, llegó de Santa Cruz, trayendo un ala-delta para probarlo en las pendientes que delimitaban el valle alto. Lo que debía ser un día de campo familiar se convirtió en tragedia. Antes del vuelo abrieron una botella de vino y los tres compartieron un brindis. Los Altmann vieron quebrarse en el aire la estructura del ala-delta y caer fatalmente a su hijo.

“Lloraron durante mucho tiempo y nuca se pudieron recuperar. Desde entonces encendían velas junto a una bandeja de plata y a la botella de vino del último brindis. Lo hacían todos los días. Querían sentir la presencia de su hijo”. Definitivamente, no eran buenos tiempos, Regine Guelly Altmann empezó a padecer de cáncer y a precisar la ayuda de una enfermera. Algunos mese más tarde, Klaus le informó a Claudina que la señora Guelly había sido internada en La Paz. Le explicó además, que había conseguido un trabajo en la sede del gobierno. La relación con la singular pareja finalizó con la ayuda al embalaje y traslado de sus pertenencias.

A mediados de 1982, la visita de Klaus al nuevo presidente y ex comandante de la 'Séptima', general Guido Vildoso, fue destacada por la prensa. Jamás olvidará esa mañana en la que una vecina buscó a la ex ama de llaves para mostrarle unas fotografías y unos recortes. “¡a ver mirá para quien has estado trabajando. Éste había sido un matón!”, me dijo la señora de la tienda. Así me enteré de que apellidaba Barbie y lo acusaban de haber matado a miles de personas en la Guerra Mundial”. A mediados de 1982, ya en la distancia Claudina C. supo que doña Guelly había muerto. A principios de enero de 1983 se enteró de que la casa de Cala Cala fue tomada por fuerzas policiales. Volvió a ver también a su ex empleador, pero en las pantallas de televisión. Klaus Barbie, ex jefe de las SS, era trasladado a Francia en calidad de prisionero.
Hoy, casi octogenaria, Claudina hace gala de su aire solemne y amables modales. Su figura se muestra aún robusta y recuerda a la pujante mujer trigueña que conquistó el afecto de los Altmann. Ofrece preparar refinadas combinaciones de puré de manzanas que aprendió de Guelly.

Eventualmente acepta recordar con sus hijos aquel agitado tiempo con los Altmann o, mejor dicho los Barbie, Tiempo en el que el país era conmovido por la represión, las torturas sistemáticas y el crimen político furtivo. Es cuando la familia C. recuerda que no sospecharían se toparían con otro eslabón de las huellas que había dejado 'don Klaus'. E n 1986, Margarita la hija mayor de Claudina, emigró a la ciudad de Rosario (Argentina). Sus estudios de normalista le permitieron ser contratada por una empresa dedicada al soporte pedagógico. Al cabo de un tiempo, los dueños le contaron que habían inmigrado desde Europa en los años 40. Algunas fotografías les mostraban con una delgadez casi cadavérica, fue en 1987, cuando desde Lyon se informó sobre la condena de Klaus Barbie a cadena perpetua, que los jefes de la empresa pedagógica le contaron a Margarita que por él habían huido cinco décadas atrás.

Pese a todo, Claudina dice que reza allí donde las hermanas donde la recomendaron con los Altmann, ... Advierte, llevándose un dedo a los labios, que “hay cosa de las que no se deben hablar y, en especial, de los muertos”.

Revista ¡OH! 9/7/2006, Actualidad, texto: Rafael Sagárnaga
"El humo de la pólvora, ha purificado la atmósfera política..." Gral. Mariano Melgarejo

Avatar de Usuario
IsabelRosa
Miembro
Miembro
Mensajes: 458
Registrado: Dom Ene 23, 2011 1:30 am

Re: MEMORIAS DE UN AMA DE LLAVES DE BARBIE

Mensajepor IsabelRosa » Mar Mar 15, 2011 4:16 am

excelente y muy humano

Avatar de Usuario
WÖHLER
Usuario
Usuario
Mensajes: 15
Registrado: Jue Abr 24, 2008 10:26 am
Ubicación: Madrid

Re: MEMORIAS DE UN AMA DE LLAVES DE BARBIE

Mensajepor WÖHLER » Lun Sep 26, 2011 4:17 pm

Muy bueno, excelente aporte.

Avatar de Usuario
Antonio Machado
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5048
Registrado: Mié Ago 03, 2011 3:40 pm
Ubicación: Nueva York, E.E.U.U.

Re: MEMORIAS DE UN AMA DE LLAVES DE BARBIE

Mensajepor Antonio Machado » Mar Sep 27, 2011 6:23 pm

Melgarejo:

Muchas gracias por subir ese interesante artículo. Muy buen material, muchas gracias por compartirlo.

Saludos cordiales desde Nueva York,

Antonio Machado.
Con el Holocausto Nazi en contra de la Raza Judía la inhumanidad sobrepasó a la humanidad.


Volver a “La posguerra”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado