pub01.jpg

La escasez de oficiales en el Ejército Rojo

Otros ejércitos, operaciones, técnicas de combate

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8934
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La escasez de oficiales en el Ejército Rojo

Mensajepor José Luis » Sab Mar 07, 2015 11:20 am

¡Hola a todos!

De todas las proezas conseguidas por la Unión Soviética durante la guerra contra las fuerzas del Eje (1941-1945), ninguna me ha impresionado tanto como la capacidad del gobierno soviético y sus instituciones estatales para movilizar todos los recursos humanos y materiales del estado para reconstruir el Ejército Rojo y reorganizarlo como un colosal ejército de tierra que no tuvo igual en 1944-1945. Fue una hazaña gigantesca en todos sus niveles, llevada a cabo con una firmeza implacable y brutal, necesaria, sin embargo, para poder superar unos obstáculos tan enormes que desafían la imaginación más calenturienta. Quisiera exponer a continuación algunos de los desafíos más grandes que tuvieron que superar los planificadores soviéticos en relación con el cuerpo de oficiales.

Uno de los primeros problemas provocados por la rápida expansión del Ejército Rojo llevada a cabo durante los últimos años previos al ataque alemán del 22 de junio de 1941 fue la escasez de oficiales para dotar los puestos de mando y liderazgo de las nuevas formaciones y unidades de combate. El 1 de junio de 1938, el Ejército Rojo levantaba una fuerza de 1.513.000 hombres organizados en 1 ejército independiente, 27 cuerpos de infantería, 106 divisiones de infantería (71 regulares y 35 territoriales), 7 cuerpos de caballería, 32 divisiones de caballería, varios cuerpos de tanques (entre 4 y 11), entre 7 y 9 brigadas mecanizadas, 13 regiones fortificadas y 6 brigadas aerotransportadas. Casi tres años justos después, el 22 de junio de 1941, el Ejército Rojo levantaba una fuerza de unos 5 millones de hombres organizados en 4 frentes, 27 ejércitos, 29 cuerpos mecanizados, 62 cuerpos de infantería, 4 cuerpos de caballería, 5 cuerpos aerotransportados, 303 divisiones (198 de infantería, 61 de tanques, 31 mecanizadas y 13 de caballería), 57 regiones fortificadas y 5 brigadas de infantería, apoyadas por 10 brigadas antitanque, 94 regimientos de artillería de cuerpo, 75 regimientos de artillería de la Reserva del Stavka y 34 regimientos de ingenieros. Sobre el papel, esta fuerza puede parecer impresionante, pero en la práctica estaba muy por debajo de las tablas de organización y equipamiento requeridas. Veamos, pues, la situación de los oficiales.

La escasez de oficiales en el Ejército Rojo fue un factor crónico desde su creación en 1918. No tengo tiempo aquí para exponer sus causas, sólo diré que, para agravar esa escasez crónica, en una década (1928-1938) el ejército perdió 62.000 oficiales por causas de muerte, enfermedad, acciones judiciales (purgas militares de 1937-1938, principalmente) o simplemente por dejar el servicio militar por el civil. A esta cifra hay que sumar los 5.670 oficiales que, durante ese tiempo, el ejército transfirió a las fuerzas terrestres de la fuerza aérea. Las purgas militares dieron cuenta entre 1937 y 1939 de 34.300 oficiales militares y políticos, aunque 11.596 de ellos fueron restituidos a sus puestos en el ejército y el Partido durante las mismas purgas o poco después. Tanto es así que el ejército de tierra tenía a finales de 1938 más oficiales que a a mediados de 1937: 179.000 y 162.000, respectivamente. En la fuerza aérea había unos 13.000 oficiales en 1937: 4.724 fueron purgados, pero en 1940 sumaban 60.000. Ahora bien, los números no podían suplir la calidad de los oficiales que se habían perdido definitivamente con las purgas.

Ya antes de las purgas, muchos oficiales estaban ocupando posiciones normalmente reservadas para uno o dos escalones por encima de su rango. Había muchos regimientos mandados por mayores en vez de coroneles, batallones mandados por capitanes en vez de mayores, y tenientes en vez de capitanes al mando de compañías. Por ejemplo, en septiembre de 1936 sólo cuatro de 18 formaciones tamaño brigada o mayores tenían comandantes con el rango apropiado; el resto estaba al mando de comandantes con uno o dos escalafones más bajos del correspondiente. Entre 1938 y 1939 casi 200.000 oficiales fueron comisionados para puestos que no les correspondían por razón de rango. En 1937 el Ejército Rojo, entonces con 1,3 millones de hombres, necesitaba al menos 117.000 oficiales de unidades de línea, pero sólo tenía 107.000. A finales de 1938 la situación había empeorado notablemente: había un déficit de 93.000 oficiales, de los cuales una cuarta parte era debido a las purgas, y el resto debido al aumento de oficiales requeridos para llenar las nuevas unidades creadas en ese año. Para solucionar esta escasez de oficiales, hubo que recortar la duración de los cursos, y convertir a suboficiales en tenientes mediante un simple examen sin entrenamiento extra. Incluso en casos excepcionales, a medida que la expansión del Ejército Rojo se aceleraba, se les dio el mando de compañías a suboficiales. Este recurso de echar mano de suboficiales para llenar los vacíos en el cuerpo de oficiales produjo, a su vez, una escasez en el cuerpo de suboficiales, por lo que, siguiendo el mismo procedimiento, se les dio el liderazgo de pelotones a soldados en su segundo año de servicio. Toda esta cadena de reemplazos no fue acompañada del entrenamiento en tiempo y forma.

Para poner en perspectiva el problema de la escasez de oficiales, diré que en los diez años de 1928-37, todo el sistema escolar militar soviético comisionó un total de 67.487 oficiales. En los dos años siguientes, 1938-39, comisionó la increíble cifra de 62.800 oficiales. A mediados de 1938, la edad media de los comandantes de regimiento era de 29-30 años, que era la edad media para los comandantes de batallón antes del comienzo de la expansión del Ejército Rojo.

Recapitulando, en mayo de 1940 el Ejército Rojo tenía un déficit del 35% de la oficialidad requerida, y llamo la atención sobre el siguiente dato: el 70% de su cuadro de mando llevaba sólo seis meses o menos en sus actuales empleos. Además, el 50% de los comandantes de batallón y hasta el 68% de los comandantes de sección y compañía sólo habían recibido seis meses de entrenamiento. Y el cuadro no pintaba mucho mejor con los comandantes de regimiento y división: muy pocos de los primeros y sólo el 26% de los segundos poseían experiencia de combate. Más arriba sucedía algo similar: sólo el 30% de los comandantes de cuerpo y ejército, y de los oficiales de sus cuarteles generales, eran veteranos de la IGM y la GC rusa, aunque el 70% había servido durante la GC española, la Guerra de Invierno y el conflicto de Khalkhin-Gol.

Para solventar esos problemas, el 7 de mayo de 1940 Stalin restableció los rangos militares de mariscal de la URSS y general. El 4 de junio tres fueron ascendidos a mariscal (Timoshenko, Shaposhnikov y Kulik), y 982 a oficiales generales: general de ejército (10), teniente general (120) y mayor general (852). Además, a finales de 1940 y principios de 1941 se aceleró el entrenamiento profesional para oficiales doblando el número de escuelas militares e incrementando el número de graduados de las escuelas militares y cursos de entrenamiento existentes. A pesar de todas estas medidas, a principios de 1941 había una escasez de 80.000 oficiales en el cuadro de mando requerido del Ejército Rojo. Para remediar este problema se adelantó en dos meses (en mayo en vez de finales de junio) la graduación de las clases de 1941 de varias academias y escuelas militares.

Con todas estas medidas se palió, al menos en términos numéricos, la escasez de oficiales en junio de 1941. El 1 de junio el Ejército Rojo y la Marina Roja tenían unos 600.000 oficiales, con otros 916.000 oficiales de las reservas. Pese a todo, cuando comenzó la guerra el 22 de junio, había una escasez en el Ejército Rojo de 36.000 oficiales (14%).

Sin embargo, había un problema de fondo con la calidad de los oficiales. En los escalones más altos, por ejemplo, el coronel general F. I. Kuznetsov, que era el comandante del DME del Báltico el 22 de junio de 1941, llevaba sólo un año en ese puesto. El CG Pavlov, comandante del DM Occidental en la misma fecha, sólo llevaba 6 meses en el puesto; y el CG Kirponos, comandante del DME de Kiev, apenas llevaba 6 meses. En esa fecha, casi el 70% de los comandantes de regimiento y división, y el 80% de los comandantes de batallón no llevaban un año ocupando esas posiciones. Cuando nos asombremos ante el desastre colosal soviético de las primeras semanas de la guerra, no debemos olvidar, entre otras, esta circunstancia.

Con la guerra volvieron los problemas agudos para llenar las bajas de oficiales, que fueron para echarse a temblar. En 1941 se perdieron 316.000 oficiales (50.884 muertos, 82.684 heridos y 182.432 desparecidos); en 1942 la cifra fue de 544.000 (161.857 muertos, 257.655 heridos y 124.488 desaparecidos); en 1943 un total de 577.000 (173.584 muertos, 359.993 heridos y 43,423 desaparecidos); en 1944 hubo 450.000 (169.553 muertos, 243.743 heridos y 36.704 desaparecidos); finalmente en 1945 la cifra fue de 166.000 (75.130 muertos, 85.832 heridos y 5.038 desaparecidos. Las pérdidas irrecuperables (muertos más desparecidos) durante 1941-1945 fueron, pues, de 1.023.093 oficiales.

No obstante, durante 1941-1945 el Ejército Rojo consiguió 3.140.748 oficiales de las siguientes procedencias:

-722.586 oficiales de las reservas
-882.790 entrenados en escuelas militares
-080.860 entrenados en academias militares
-322.327 entrenados en cursos de oficiales
-122.310 procedentes del Partido
-021.473 procedentes de las comisarías (ministerios) del Pueblo.
-721.511 oficiales heridos retornados
-266.891 procedentes de los suboficiales y tropas.

Si tenemos en cuenta todas estas terribles dificultades, el hecho de que en el verano de 1943 las fuerzas de campaña del Ejército Rojo poseían ya el 100% de los oficiales requeridos, me parece todo un logro sin parangón alguno en la historia de las guerras.

No he querido anotar la información, por cuestión de tiempo, pero toda ella proviene de la obra de David M. Glantz y Roger R. Reese, y estaré encantado de concretar la fuente de cualquier dato específico si así se me solicita. Mientras tanto, quedo a la espera de vuestras impresiones, si así lo tenéis a bien.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Mariscal Von Oli
Miembro
Miembro
Mensajes: 210
Registrado: Lun Feb 16, 2009 12:32 am

Re: La escasez de oficiales en el Ejército Rojo

Mensajepor Mariscal Von Oli » Sab Mar 07, 2015 12:08 pm

Cito a la wikipedia para poner de manifiesto el contraste de lo que sucedio en el ejército alemán después de la Primera Guerra Mundial:
"El plan secreto de Von Seeckt, conocido y aprobado por todos los oficiales que permanecieron en el ejército, consistía en producir una sobrecualificación en todo el escalafón: entrenar a todo el personal de forma que pudiera cubrir las responsabilidades correspondientes a un rango por lo menos dos veces superior al que ostentase. De esa forma, cuando llegara el momento se podría iniciar de nuevo el reclutamiento, ascender a los miembros del ejército preexistente y tener un ejército movilizado de un tamaño muy superior"
Me imagino que esta sobre cualificación en el mando alemán sería importante en las primeras semanas victoriosas de la operación barbarroja.
"Muy pronto llegará el momento de decirle toda la verdad al pueblo alemán. No creo que esto conmueva a nadie pues el pueblo alemán sabe más de lo que creemos" Goebbels 1943

Avatar de Usuario
M1A1 Carbine
Miembro
Miembro
Mensajes: 266
Registrado: Jue Dic 24, 2009 3:51 pm

Re: La escasez de oficiales en el Ejército Rojo

Mensajepor M1A1 Carbine » Sab Mar 07, 2015 1:50 pm

Buenos días a todos.

Increíbles cifras las que publicas, José Luis. Queda claro que la escasez de oficiales -tanto en cuanto a cantidad como en calidad- fue una de las causas fundamentales del desastre soviético de 1941. Vistas las cifras de bajas en el cuerpo de oficiales, parece imposible poder levantar ese déficit, pero como comentas, así lo hicieron los soviéticos. Toda una hazaña, claro está.

Por otro lado, tengo una pequeña duda. Cuando expones la procedencia de los oficiales a lo largo de la guerra, diferencias "escuelas militares" de "academias militares". Podrías indicarme cual es la diferencia entre ellas?

Un saludo.
Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7682
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: La escasez de oficiales en el Ejército Rojo

Mensajepor Juan M. Parada C. » Sab Mar 07, 2015 10:14 pm

No se puede negar el titánico esfuerzo que el entonces ejército rojo debió realizar para poder mantener una plantilla más o menos acorde de oficiales para las distintas acometidas que se necesitaban a liderazgo se refiere para la conducción de tropas en el frente de batalla y demás tareas requeridas,tal como lo ha plantiado nuestro amigo José Luis.
De tal necesidad,hasta donde tengo entendido,surgen toda una variedad de escuelas y academias militares y la duración de los estudios parecen ser los rasgos más característicos de la formación de los fiuturos oficiales del entonces ejército soviético.Tales aspirantes pasarían un buen tiempo de formación en tales nucleos académicos.Vale decir,que estos institutos funcionaban al lado de los colegios preparatorios llamados "escuelas Suvorov",los cuales,de forma central, estaban destinados a los hijos de los militares y a los huérfanos de guerra.Tales institutos preparan a los candidatos a los concursos de entrada a las escuelas de alumnos de oficiales de las distintas armas y los distintos servicios.El programa de estas escuelas preparatorias es parecido, en lo que concierne a la cultura general,al de los establecimientos de enseñanza secundaria.Además de éstos,también comprenden elementos de instrucción militar,variable según las escuelas a las que se destinan los alumnos.
Los candidatos a las escuelas militares de alumnos de oficiales debían haber terminado un cierto número de años de estudios(un mínimo de siete a diez clases)en un establecimiento de enseñanza secundaria o en una escuela militar preparatoria y pasado con éxito las pruebas de un concurso.
Las ciencias militares eran consideradas en la entonces URSS como una disciplina intelectual a la misma altura que la filosofía y las matématicas.De tal manera,las academias militares dependían del ministerio de las fuerzas armadas y del ministerio de la enseñanza superior.Las academias de las armas y servicios estaban subdivididas en dos facultades: Una "Facultad de Comando",destinada al personal de comando y una "Facultad Técnica",destinada a los servicios técnicos del arma interesada.Espero que estos pobres comentarios sean de alguna utilidad para el tema aqui tratado.
Saludos y bendiciones a granel.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642

Avatar de Usuario
M1A1 Carbine
Miembro
Miembro
Mensajes: 266
Registrado: Jue Dic 24, 2009 3:51 pm

Re: La escasez de oficiales en el Ejército Rojo

Mensajepor M1A1 Carbine » Sab Mar 07, 2015 10:19 pm

Buenas noches a todos.

Muy interesante el texto Juan M. Parada, gracias por toda esa información. Aun así, sigo teniendo la duda que comentaba en el post anterior, pues sigo sin poder diferenciar correctamente las "escuelas" de las "academias" militares.

Un saludo.
Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8934
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: La escasez de oficiales en el Ejército Rojo

Mensajepor José Luis » Lun Mar 09, 2015 11:00 am

¡Hola a todos!

M1A1 Carbine escribió:Por otro lado, tengo una pequeña duda. Cuando expones la procedencia de los oficiales a lo largo de la guerra, diferencias "escuelas militares" de "academias militares". Podrías indicarme cual es la diferencia entre ellas?


Los soviéticos tenían varios tipos de instituciones para la formación y entrenamiento de oficiales militares. En 1941 tenían 19 academias militares superiores, 7 escuelas navales superiores, 10 facultades militares en instituciones civiles de educación superior y 203 academias militares para el cuadro de mando de nivel medio, así como muchas otras escuelas militares y 68 cursos para mejora del cuadro de oficiales. La duración de los cursos en esas instituciones variaba desde los tres a cinco años en las academias militares superiores, dos a cuatro años en las academias militares, cuatro a nueve meses en las escuelas militares, y dos a doce meses en los cursos de mejora.

Las diferencias entre unas y otras radicaban en el tipo de estudiantes que integraban (generales, oficiales superiores, oficiales subalternos), en el arma de estudio (artillería, infantería, ingenieros...), el currículum, el objetivo, etc., etc.

Había varias academias militares superiores: la Academia Voroshilov de Estado Mayor General, la Academia Militar Frunze, la Escuela (Academia de Campaña) "Vystrel", y las academias militares superiores de departamentos y armas del Ejército Rojo. La más importante era la Academia Voroshilov de EMG, dirigida por el teniente general V. K. Mordvinov, al comienzo de la guerra. Como su nombre indica, estaba concebida para formar oficiales de EMG, pero también introdujo cursos breves para entrenar a comandantes divisionales, y jefes de estado mayor y oficiales de estado mayor para formaciones de combate tamaño frente y ejército. La academia sufrió varios cambios en su organización y currículum a lo largo de la guerra. La Academia Militar Frunze no le iba a la zaga en importantacia a la de Voroshilov; estaba diseñada para preparara oficiales de estado mayor y comandantes a nivel de regimiento y división, pero también salieron de ahí muchos generales y oficiales superiores al inicio de la guerra, incluido su propio comandante, el teniente general M. S. Khozin, que en septiembre de 1941 se convirtió en el jefe del estado mayor del Frente de Leningrado. Lo sucedió como director de la academia el teniente general N. A. Verevkin-Rakhal’sky, que desempeñó esas funciones hasta 1944, cuando fue sustituido por el coronel general I. E. Chibisov, antiguo comandante del 38º Ejército. La "Vystrel" se diferenciaba de las otras dos academias superiores en que sus cursos estaban dirigidos a la infantería (los de la Voroshilov y Frunze a armas combinadas). Su jefe durante toda la guerra fue el mayor general S. A. Smirnov. Las otras academias y escuelas militares estaban dirigidas principalmente a las diferentes armas del ER: tanques, ingenieros, artillería, infantería, etc.

He estado buscando en Internet una conferencia de Glantz que publicó por escrito (que la extrajo de su Colossus Reborn y del Companion to Colossus Reborn, que es la que yo he usado como fuente), pero ya no la veo por ninguna parte. Así que sólo puedo remitiros a esos dos libros, especialmente al de acompañamiento, pues el tema es bastante amplio y más complejo, y no hay tiempo para resumirlo aquí.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
M1A1 Carbine
Miembro
Miembro
Mensajes: 266
Registrado: Jue Dic 24, 2009 3:51 pm

Re: La escasez de oficiales en el Ejército Rojo

Mensajepor M1A1 Carbine » Lun Mar 09, 2015 11:44 am

Buenos días a todos.

Muchas gracias por la explicación, José Luis. Me imaginaba, viendo el número de oficiales de las academias y escuelas, que sería algo así.

Un saludo.
Imagen
Imagen


Volver a “Temas generales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados