Medicina Militar

Otros ejércitos, operaciones, técnicas de combate

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2100
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Mensajepor Grossman » Mié May 28, 2008 10:43 am

Hola:

El tema me parece sumamente interesante.

Francis Currey escribió:Otras medidas para incentivar el reclutamiento fueron los carteles a continuación vemos dos de los mas representativos

Imagen

Imagen

Fuente: NWDNS-44-PA-204 National Archives


Y aunque sea una frivolidad, se puede imaginar uno que, además de incentivar el reclutamiento de enfermeras, estos carteles tuvieran efecto tambien sobre el de soldados.

Un saludo
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2100
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Mensajepor Grossman » Mié May 28, 2008 12:26 pm

Hola:

Calígula escribió:Como un dato curioso, me gustaria decir que durante la segunda guerra mundial, aproximadamente unos 600.000 soldados Estadounidenses recibieron tratamiento psicologico a causa de la misma

La cifra de 600.000 soldados recibiendo asistencia psicológica me parece altita. No he encontrado la cifra del total de soldados de los EEUU movilizados en el conflicto pero de todas formas tiene que salir una proporción enorme. ¿De qué fuente se ha obtenido este número?

Además, el tipo de tratamientos psicológicos disponibles en aquella época era fundamentalmente el psicoanálisis, una terapia muy costosa, sino en dinero, en disponibilidad de terapeutas. Esta modalidad de tratamiento que se practica en sesiones de una hora de duración, con una frecuencia como poco, semanal, por lo que cada psicoanalista es capaz de tratar solo a un número reducido de pacientes y que tiene una duración de años. ¿O se sabe si los trataban de alguna otra forma?

La cosa es distinta con el Trastorno por Estrés Postraumático (antes: "neurosis de guerra"), reconocido ampliamente a partir de la Guerra de Vietnam, donde la terapia psicológica ya es de tipo cognitivo-conductual, mucho menos costosa y claramente más eficaz para estos casos.

Un saludo cordial
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Lun Jul 27, 2009 10:00 am

Hola a todos

Manteniendo ayer una charla con Francis me dio una idea. Me puse a buscar y aqui estoy

Sulfanilamide

Johannes Paul Gerhard Domagk (1895-1964), un bioquímico alemán, cuyas investigaciones con productos químicos antibacterianos resultaron en el descubrimiento de una nueva clase de fármacos que proporciono el primer tratamiento eficaz para la neumonía, la meningitis y otras enfermedades bacterianas. La investigacion de Domagk incluyo el análisis de miles de productos químicos por sus propiedades antibacterianas. En 1932, puso a prueba un tinte rojo, Prontosil. El tinte no tiene en sí propiedades antibacteriales, pero cuando Domagk modifico ligeramente su composición química, Prontosil mostró una notable capacidad para detener las infecciones en ratones causadas por la bacteria estreptococo. Domagk probo las drogas en su hija, que estaba cerca de la muerte por una infección estreptocócica y no habia respondido a otros tratamientos. Subsecuentemente ella tuvo una recuperación completa

Después que Domagk hubo publicado sus conclusiones en 1935, los médicos encontraron que Prontosil podía controlar muchas infecciones bacterianas. Posteriormente, otros investigadores desarrollaron derivados basados en el grupo de las sulfamidas Prontosil. El resultado llamado drogas sulfa revoluciono la medicina y salvo muchas miles de vidas.

El SULFANILAMIDE, usado por primera vez en 1936, fue el abuelo de la familia de SULFONAMIDA medicamentos que son todavía muy útiles hoy en dia. Dramática prueba de la eficacia de este nuevo agente se prestó durante un brote de meningitis en la Legión Extranjera Francesa en Nigeria Mientras se disponia de sulfanilamide, hubo un 11% la tasa de mortalidad. Después que se agotó, la mortalidad subió a 75%. De la Sulfanilamide y sus derivados, que pronto le siguieron, se dice que habian "destronado el capitán de los hombres de la muerte", tal era su efectividad en el tratamiento de la neumonía.

El descubrimiento de Sulfanilamide afecto grandemente la tasa de mortalidad durante la Segunda Guerra Mundial. A los soldados se les enseño a espolvorear sulfa en polvo inmediatamente sobre cualquier herida abierta para prevenir la infección.A cada soldado le fue entregado una bolsa de primeros auxilios que fue diseñado para ser adjunto al cinturon. En la primera bolsa de ayuda figura un conjunto de sulfa en polvo y un vendaje para cubrir la herida. Uno de los principales componentes llevado por un médico de combate durante la Segunda Guerra Mundial fue sulfa en polvo y tabletas de sulfa.

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Mar Jul 28, 2009 11:01 pm

Hola a todos

Atabrine para la lucha contra la malaria en la IIGM

Durante cientos de años la quinina se utilizo en la prevención y el tratamiento de la malaria. La Quinina se encuentra en la raíz, corteza, y ramas de chinchonas y otros árboles nativos de la Cordillera de los Andes en América del Sur. En 1820, un nuevo método fue desarrollado para aislar a la quinina y chinchonina, otro medicamento del árbol de quina, especificamente de la corteza. Estos medicamentos se utilizan para combatir la malaria en vez de la corteza en sí. En la década de 1930 se desarrollaron por primera vez los medicamentos antimaláricos. Sin embargo, la quinina sigue seguia siendo usada mas ampliamente que sus homólogos sintéticos hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando el suministro de quinina de los países en el Pacífico Sur fue cortada por las conquistas del ejército japonés. La Malaria alcanzo proporciones de epidemia entre las tropas de los Estados Unidos durante la lucha contra los japoneses en las islas en el Pacífico Sur. A principios de la guerra, se inició una campaña para la prevención de la malaria. Una droga sintética inventada por un investigador alemán antes de la guerra fue distribuido a las tropas norteamericanas estacionadas en las islas del Pacífico Sur. Esta droga se vendio bajo el nombre de Atabrine. Las quejas en contra de las píldoras amarillas se convirtieron en comunes. La Atabrine es amarga, aparentando dar un tono enfermizo a la piel. Algunos de sus efectos secundarios son dolores de cabeza, náuseas y vómitos, y en algunos casos se produce una psicosis temporal.

Sin embargo, la Atabrine fue eficaz, sólo si los hombres se la podian tomar. Una gran parte del problema era que la dosis adecuada aún no se había elaborado. En un esfuerzo por garantizar que la Atabrine fuera tragada por los soldados, médicos o suboficiales de las unidades de combate se situaban cuidadosamente a la cabeza de las líneas de enfermos para ver a los infantes de marina y soldados tomar sus pequeñas pastillas de color amarillo.

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Vie Jul 31, 2009 8:02 am

Hola a todos

El plasma en la segunda guerra mundial

El plasma es la parte líquida de la sangre una proteína salina en la que glóbulos rojos y blancos y las plaquetas están suspendidas. El plasma, que es de 90 por ciento de agua, constituye 55 por ciento del volumen de la sangre. El plasma contiene albúmina (la principal proteína constituyente), fibrinógeno (responsable, en parte, de la coagulación de la sangre), y las globulinas (incluyendo anticuerpos). El plasma ofrece una variedad de funciones, desde el mantenimiento de un nivel satisfactorio de la presión arterial y el volumen crítico para el suministro de proteínas para la coagulación de la sangre y la inmunidad.También sirve como medio de intercambio de los minerales esenciales como el sodio y el potasio, lo que ayuda a mantener un equilibrio adecuado en el cuerpo, que es fundamental para el funconamiento de las células. El plasma es obtenido por la separación de la porción líquida de la sangre de las células.

En 1938, el Dr. Charles Drew, una autoridad líder en transfusión en masa y procesamiento sanguineo , establecio un sistema de plasma sanguineo. En 1939, el Dr. Drew había creado un banco de sangre en el Centro Médico Columbia. Hizo un gran avance descubriendo de que podia reemplazar la sangre en su totalidad por el plasma sanguíneo, que se deterioraba en pocos días durante su almacenamiento. Este descubrimiento desempeño un papel importante durante la Segunda Guerra Mundial, donde muchos países experimentaron bajas extremas.

Se necesitaba con urgencia sangre para heridos de guerra mientras las guerra asolaba toda Europa en 1940. El Dr. Drew fue elegido por la Asociación Internacional de Transfusión de Sangre para organizar el proyecto para Gran Bretaña. Este programa recogio, trato y transporto 14.500 unidades de plasma - todas en cinco meses. El Dr. Drew en su investigación científica ayudó a revolucionar la transfusión de plasma sanguíneo para que pudiera estar lista y darse fácilmente en el campo de batalla, lo que mejoro enormemente las oportunidades de salvar vidas.

Por temor a que los EE.UU. podria involucrarse en la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas armadas Américanas pidieron el desarrollo de un sistema de recogida de sangre similar. En febrero de 1941, el Dr. Drew fue nombrado el primer Director del Banco de Sangre de la Cruz Roja Americana . Él estableció una eficaz recogida de plasma y la organización para su preservación (un modelo para el día de hoy del programa de donación voluntaria de sangre).

Debido a su capacidad para reducir por shock causado por el sangrado, el plasma seco se convirtió en un elemento vital en el tratamiento de los heridos en los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial. Para el momento en que el programa terminó en septiembre de 1945, la Cruz Roja Americana había reunido más de 13 millones de unidades de sangre y convertido casi todo en plasma. "Si pudiera alcanzar a toda América", dijo el General Dwight D. Eisenhower, comandante supremo de de las Fuerzas Aliadas Expedicionarias, "hay una cosa que me gustaría hacer agradecer por toda la sangre y el plasma sanguíneo. Ha sido una cosa tremenda". Al finalizar la guerra, alrededor de 1,3 millones de unidades de plasma fueron devueltos a la Cruz Roja Americana, que los puso a disposición a los hospitales civiles.

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Lun Ago 03, 2009 7:12 pm

Hola a todos

Penicilina en la IIGM

En 1941, John Davenport y Gordon Cragwall, en representación de la empresa farmacéutica Pfizer, asistieron a un simposio. En el simposio los investigadores de la Universidad de Columbia presentaron pruebas claras de que la penicilina podia tratar eficazmente las infecciones. Inspirado por las posibilidades, los dos hombres ofrecieron la asisencia de la Pfizer. Ese mismo año, Pfizer fue una de las empresas que respondieron a un llamamiento del Gobierno para unirse a un juego de altas propociones para ver qué empresa desarrollaria una manera de producir globalmente en masa la primera "medicina maravilla". A partir de los experimentos de fermentación realizados con el equipo de la Universidad de Columbia, Pfizer tuvo muchos riesgos en los siguientes tres años al dedicar sus energías a la producción de penicilina. La sustancia era muy inestable, y los rendimientos iniciales fueron desmoralizadoramente bajos. Sin embargo, Pfizer estaba decidida a triunfar en el intento de producir en masa este nuevo medicamento para salvar vidas. En el otoño de 1942, el cientifico de Pfizer, Jasper Kane, sugirió un enfoque totalmente diferente, proponiendo que la empresa intentara producir penicilina utilizando el mismo metodo de tanque de fermentación profunda perfeccionado con ácido cítrico. Esto fue tremendamente arriesgado, ya que requeriría reducir la producción de otros productos bien establecidos, si bien se centró en el desarrollo de la penicilina. También podría colocar a las instalaciones de fermentación existentes en peligro de contaminación por medio de las esporas de Penicillium. En una pequeña habitación en la planta de Brooklyn, el equipo directivo superior de Pfizer se reunio para ponderar las opciones y dio el salto. . El equipo voto por invertir millones de dólares, poniendo sus propios bienes en juego en acciones de Pfizer , para comprar el equipo y las instalaciones necesarias para la profundidad del tanque de fermentación. Pfizer adquirió una vacante planta de hielo cercana, y los empleados trabajaron todo el día para convertir y perfeccionar el complejo proceso de producción. La planta fue puesta en marcha en cuatro meses, y pronto la producción de Pfizer fue cinco veces más penicilina que se había previsto originalmente.

Reconociendo el potencial del proceso de Pfizer para la producción de penicilina y desesperado por cantidades masivas de ayuda en el esfuerzo de la guerra, el gobierno de los EE.UU. autorizó a 19 empresas para producir los antibióticos usando las tecnicas de fermentación en tanques profundos de Pfizer, que Pfizer había acordado compartir con sus competidores. Muchas de estas empresas no se acercaron a los niveles de producción de y calidad de Pfizer. En última instancia, Pfizer produjo el 90 por ciento de la penicilina que fue a tierra con las fuerzas aliadas en Normandía el día "D" en 1944 y más de la mitad de toda los penicilina utilizada por los aliados para el resto de la guerra, ayudando a salvar innumerables vidas.

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Sab Ago 08, 2009 3:51 pm

Hola a todos

Los médicos de combate solían llevar dos morrales en los que llevaban todo el instrumental necesario

Imagen
Aqui vemos a dos medicos ayudando a un soldado herido en un desembarco. Observese los dos morrales. Estos solian contener el siguiente material:

En el morral de la derecha:

Ácido, acetilsalicílico, 1000 tabletas (16-c/u.), Compuesto catártico, 1000 tabletas (36-c/u.), Esparadrapo, adhesivo quirúrgico (2 carretes), 1 Lápiz, 1 caja de imperdibles grandes, 1 caja de imperdibles medianos, 1 termómetro clínico, Ungüento de ácido bórico para quemaduras (1-juego), Vendas para los ojos (1-juego), Isótopos con iodo (1-caja), Tartrato de morfina, ½-gr. Solución, con aguja esterilizada (5-tubos) (2-cajas), Sulfadiazina, 8 tabletas (3-paquetes), Vendaje, gasa adhesiva blanca (1-paquete), 1 torniquete, Kit de Componentes de inserción Tipo II, Etiquetas de identificación médica (libreta de 20)

En el morral de la izquierda

Compresas de algodón absorbente (4-paquetes), Gasas esterilizadas (4-paquetes), Vendajes de gasa blanca para compresas (8-paquetes), Compresas triangulares blancas

http://www.taringa.net/posts/info/12460 ... pleta.html

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Vie Ago 14, 2009 7:50 pm

Hola a todos

Neurosis de guerra

Las primeras expresiones empleadas durante la I Guerra Mundial para denominar este trastorno vinculado con el estrés fueron “neurosis de guerra” y “shell-shock”. Más tarde, con el desarrollo de la II Guerra Mundial, el mismo cuadro fue descrito bajo el nombre de “fatiga de batalla” (battle fatigue) o “fatiga de combate” (combat fatigue).

En las condiciones habituales de los horrores de las trincheras, los hombres se quebraban en alta proporción. Forzados a quedar encerrados allí con la constante amenaza de aniquilación, y obligados a ser testigos de la mutilación y muerte de sus camaradas, sin esperanza de salvación, muchos soldados comenzaban a comportarse como personas histéricas. Gritaban, lloraban y se paralizaban, no se pudiéndose ni mover. Se volvían mudos e inexpresivos. Perdían la memoria, y la capacidad de sentir.

Se estima que el síndrome de fatiga de combate representó el 40% de las bajas británicas en la Gran Guerra.

Inicialmente se lo atribuyó a causas físicas, al ruido de la artillería (shell shock), por la “conmoción cerebral” causante. Pero pronto se vieron bajas que no estuvieron expuestos ante bombardeo ruidoso.

Gradualmente los psiquiatras militares se vieron forzados a admitir que estos síntomas eran debidos a un trauma psicológico.

El stress emocional de la exposición prolongada a muertes violentas era suficiente para provocar un cuadro neurótico similar a la histeria, en los hombres.

Se lo intentó justificar cuestionando la calidad moral de los afectados, considerándolos cobardes o que fingían. Se los llamó “inválidos morales”. Algunos fueron incluso sometidos a consejos de guerra o dados de baja deshonrosa. Hasta que comenzaron a aparecer algunos casos de héroes condecorados que también caían víctimas del cuadro.

Se vio que hombres sin duda valientes sucumbían ante el miedo abrumador y que el elemento preventivo más eficaz no era el patriotismo, principios abstractos u odio al enemigo, era la camaradería y unión de los soldados entre sí y con su líder.

Al terminar la I Guerra Mundial el interés médico en el trauma se desvanece y es otra vez “olvidado”. Los hospitales de veteranos estaban llenos de pacientes con estos cuadros, pero su presencia solo era una molestia para los poderes públicos, que no les prestaban atención.

Al comenzar la II Guerra Mundial hubo una renovación del interés médico en neurosis del combate. Solo que entonces se lo llamo “fatiga de combate”. Se reconoció que cualquier persona podía derrumbarse bajo el fuego, y que las bajas psiquiátricas podían predecirse según la severidad de la exposición a combate (duración, intensidad y frecuencia). Se estableció que entre doscientos y doscientos cuarenta días era el punto límite soportado por una persona en combate. Se reconoció que nadie llega a acostumbrarse al mismo.

Los síntomas más característicos consisten en la suspensión de la habilidad para el juicio intelectual y en un estado de bloqueo emocional, acompañados, por lo general, de otras manifestaciones tales como:

• Ansiedad, apatía, ceguera, mudez o sordera histéricas, desinterés, deterioro de los mecanismos de autocontrol, disminución de la confianza en sí mismo, incapacidad para comprender los problemas o planteamientos más sencillos, incomodidad física,
inestabilidad emocional, insomnio, llanto incontrolable, parálisis, pensamientos dolorosos obsesivos, pesadillas, temblores, temores.

En el caso de los líderes, los primeros síntomas del trastorno suelen evidenciarse, además, en la falta de concentración, los olvidos, el desánimo, la depresión y los sentimientos de culpa. Durante mucho tiempo, estos comportamientos fueron juzgados como carencia de temple, falta de coraje y cobardía, incluso después de haber sido descritos clínicamente.

Las primeras descripciones del shell-shock fueron coincidentes, pero las interpretaciones propuestas discrepaban. Algunos médicos atribuían los síntomas a una suerte de locura debida a una herida en el cerebro ocasionada por el estruendo propio de la batalla. Otros, desde la psiquiatría, atribuyeron la enfermedad a una tendencia degenerativa latente en el paciente, disparada a raíz del clima y el entorno vividos en el campo de batalla. Sin embargo, dado que no existía un sustento empírico que fundamentara una etiología fisiológica del mal, se abrió un espacio para el abordaje psicológico.

Durante la II Guerra Mundial, muchos combatientes fueron tratados mediante curas de sueño inducidas por el suministro de barbitúricos. Aunque la terapia era ineficaz, al menos no resultaba agresiva.

Continuara…..
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Lun Ago 17, 2009 10:41 pm

Hola a todos

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el estrés constituye “el conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción”. Definido así, puede afirmarse que este concepto describe la respuesta normal del sujeto en el campo de batalla. La ansiedad de combate, en cambio, se corresponde con un nivel de estrés que excede ampliamente los límites habituales de ese estado de aprestamiento.

El trastorno puede producirse después de un instante o de un largo proceso de exposición a una experiencia traumática. Su origen se vincula con el conflicto básico que se desarrolla en el soldado entre la preservación de la vida y el horror a la muerte. En tanto que el deseo de vivir lo mueve a alejarse del peligro, los valores morales, religiosos y culturales, así como sus deberes para con los camaradas y la patria lo convocan a la batalla. Un combatiente puede estar fuertemente motivado para luchar y ganar, sin que por esa razón desee matar.

El contacto visual, la cercanía física, la similitud étnica, la pertenencia a un mismo grupo social o credo religioso, u otros elementos similares alientan la identificación del soldado con su contendiente y dificultan apuntar a matar. Cuanto más patente se hacen aquellos rasgos, en que el atacante reconoce en el otro su propia humanidad, más difícil se torna acabar con su vida. Por el contrario, todo lo que subraya las diferencias deshumaniza la imagen del contrincante, estimula sentimientos negativos hacia él y favorece la acción para su eliminación física. Así se explica, en buena medida, por qué quienes se desempeñan en tareas que lo alejan de una situación “cara a cara” con el enemigo (por ejemplo, los artilleros o personal de administracion) están menos expuestos a la ansiedad de combate.

La fatiga física y la irregularidad de los periodos de descanso y actividad contribuyen para que el estado de estrés del combatiente pueda resolverse en fatiga de batalla. Las últimas grandes guerras, muestran que alrededor del 25% de los casos se presenta durante los primeros treinta días de combate. Transcurrido ese tiempo, algunos sujetos desarrollan el “síndrome de los viejos sargentos”, cuyos síntomas característicos son, entre otros, la apatía, la falta de apego a la vida y al equipo, la ausencia de iniciativa, los vómitos, la diarrea, la depresión y el rechazo al contacto social.

Existe una relación bastante estrecha entre la índole de la tarea desempeñada por el individuo y la posibilidad de aparición del trastorno. El número de víctimas de la fatiga de combate se incrementa con la peligrosidad de la misión. Por ejemplo, las fuerzas blindadas durante la II Guerra Mundial registraron los más altos índices de casos. Estos grupos suelen estar asignados para llevar adelante trabajos muy arriesgados y prolongados. Aislados en un entorno de ruidos y confinamiento que favorece cierta pérdida de la noción del tiempo, conviven constantemente con una gran probabilidad de morir por incineración.

No cabe duda que el fenómeno en cuestión ha supuesto a lo largo de la Historia un importante número de bajas en los ejércitos, son las conocidas como “bajas sin sangre”. Víctimas de su entorno y no siempre comprendidas por sus superiores, compañeros y la sociedad en general. De todos es conocido el episodio del General Patton abofeteando a un soldado en Italia, enfermo por fatiga de combate. Pues bien, ese muchacho acabó siendo uno de los soldados norteamericanos más condecorados de todo el conflicto. En este caso, una “terapia de choque” y además realizada por el mismísimo General Patton, tuvo su efecto.

http://www.terapiasdevanguardia.com/
http://www.leerplus.com/
http://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?f=4&t=1034


Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Sab Ago 22, 2009 6:58 pm

Hola a todos

Antrax en la Segunda Guerra Mundial

La bacteria causante del Ántrax o Carbunco, es un agente potencial que puede ser fácilmente usado como arma biológica en la guerra. La enfermedad es muy común en las zonas rurales y se encuentra en todos los continentes. La forma más común de contagio es por medio del vector industrial (portador de B.anthracis) que puede aparecer en la comida integral de animales. Las esporas de B. anthracis pueden sobrevivir en el suelo por muchos años, pero mueren en agua hervida durante 10 minutos. La bacteria ingresa en el organismo por medio de la ingesta, la respiración y a través de la piel, sin embargo es muy difícil que se contagie de persona a persona.

Durante la guerra hubo muchos casos de ántrax, pero ninguno ocasionado por ataque con arma biológica.

Alemania
Alemania tenía entre sus armas de guerra, las biológicas, pero estaban bajo estricto control para ser utilizadas únicamente por decisión y bajo orden directa del Führer. Las medidas de seguridad eran las mismas que para los gases venenosos. Se sabe que Hitler no pensó nunca en usarlas, ni aún cuando Alemania estuvo al borde de la derrota.

Japón
Japón hizo experimentos por medio de la Unidad 731 en China, desde 1937 hasta 1945. Los médicos militares japoneses, hicieron experimentos con ciudadanos chinos en el orden de varios miles. La unidad 731 fue aniquilada y los archivos destruidos.

Estados Unidos
Después de la rendición de Japón en 1945, Estados Unidos negoció la eliminación de todos los cargos de crímenes de guerra que existían en contra de los administradores del programa de guerra biológica en Japón, a cambio de los informes sobre la patología en tejidos causados por el Ántrax en seres humanos. La existencia de esos experimentos no fue reconocido por Japón hasta que la Corte Suprema determinó en Agosto de 1998, que los experimentos eran bien conocidos en los círculos científicos.

Gran Bretaña
En 1940, Gran Bretaña comenzó a trabajar en armas biológicas. Una de las ideas llevadas a cabo consistía en fabricar tortas de alimento para ganado tratadas con Ántrax, las cuales serían lanzadas desde aviones de la RAF para infectar los campos de cultivo y de cría de ganado en Alemania. Una vez aceptado el programa, se prepararon unos 5 millones de tortas, pero nunca se usaron operacionalmente.

http://www.monografias.com/trabajos10/a ... trax.shtml
http://www.exordio.com/1939-1945/milita ... ntrax.html
http://www.monografias.com/trabajos10/bopo/bopo.shtml

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Sab Ago 29, 2009 7:22 pm

Hola a todos

Aludrin

Este preparado fue un desarrollo en base a las investigaciones de la firma alemana Boheringer y el primero que se creó para combatir el asma, enfermedad que sin duda hizo estragos entre los soldados del Eje en el Frente Oriental. Este broncodilatador fue utilizado en el Frente del Este con muy buenos resultados.

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Mié Sep 02, 2009 6:25 pm

Hola a todos

Algunos medicamentos utilizados por los medicos alemanes

- Antiflogistina-Cataplasma de Lyssia (Crema para aplicarse como capaplasma en casos de inflamación de las articulaciones y glándulas, pleuresía, escoriaciones, traumatismos y quemaduras).

- Belladona Obstinol de Dr. Thiemann & Co. (Contra el estreñimiento en pacientes con cólon hipersensible. Usado en pacientes con desórdenes vegetativos y tendencia a los espasmos).

- Benerva-fortissime de Roche (Vitamina. Deficiencia de vitamina B, para la neuralgia, ciática, desórdenes circulatorios. Puede causar shock si se administra muy rápidamente).

- Betabion-forte de Merck, Darmstadt (Cloruro cloridrato de Tiamina. (Para el tratamiento de desórdenes vegetativos).

- Bismogenol de Tosse de Italia (Bismuto carbonato de alcanfor(Tratamiento glandular).

- Brom-Nervacit (Píldoras de bromuro contra el estreñimiento).

- Cardiazol (Antitusivo, reactivador cardíaco).

- Strophantin (Reactivador cardíaco).

- Eukodal (Analgésico, antitusivo, sedante).

- Cormed (Analeptico cardíaco y respiratorio).

- Cloroformo-amoniaco-eter (Anestésico en ampollas).

- Natron (Bicarbonato de soda).

- Hexamethylentetramin (Droga diurética).

- Peroxido de magnesio Magnesium peroxyd.

- Tannalbin (Antidiarreico en tabletas).

- Tintura de Opio.

- Tintura de iodo.

- Azul de metileno.

- Acidol-Pepsin de Bayer (Para la dispepsia y falta de apetito).

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Lun Sep 07, 2009 4:17 pm

Hola a todos

El alcohol en la medicina de la IIGM

El alcohol, la droga del pueblo, era también popular en la Wehrmacht. Refiriéndose al alcohol, Walter Kittel, un general en el cuerpo médico, escribió que "sólo un fanático rehusaría dar a un soldado algo que puede ayudarle a relajarse y disfrutar de la vida tras afrontar los horrores de la batalla, o le reprimiría por disfrutar una o dos copas amistosas con sus camaradas." Los oficiales distribuirían alcohol a sus tropas como recompensa, y regularmente se vendía schnapps en las comisarías militares, un proceder que también tenía el feliz efecto colateral de devolver la paga de los soldados al ejército.

"El mando militar hizo la vista gorda al consumo de alcohol, mientras no condujera a borracheras públicas entre las tropas," dice el historiador de Friburgo, Peter Steinkamp, un experto en el abuso de drogas de la Wehrmacht.

Pero en julio de 1940, tras ser derrotada Francia, Hitler dictó la siguiente orden: "Espero que los miembros de la Wehrmacht que se permitan participar en actos criminales como resultado del abuso del alcohol sean severamente castigados." Los delincuentes graves podían incluso esperar "una muerte humillante."

Pero las tentaciones del licor fueron aparentemente más poderosas que las amenazas del Führer. Solo un año más tarde, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas alemanas, General Walther von Brauchitsch, concluyó que sus tropas estaban cometiendo "las más serias infracciones" de moralidad y disciplina, y que el culpable era "el abuso del alcohol." Entre los efectos adversos de este, citó peleas, accidentes, maltrato de subordinados, violencia contra oficiales superiores y "crímenes implicando actos sexuales antinaturales". El general creía que el alcohol estaba socavando la "disciplina en el seno del ejército."

Según una estadística interna recopilada por el jefe de los cuerpos médicos, 705 muertes militares entre septiembre de 1939 y abril de 1944 podían ser conectadas directamente con el alcohol. La cifra extraoficial era probablemente mucho más alta, porque los accidentes de tráfico, accidentes con armas y suicidios eran a menudo causados por el alcohol. A los oficiales sanitarios se les ordenó admitir alcohólicos y drogadictos en las instalaciones de tratamiento. De acuerdo a una orden cursada por el servicio médico, esta solución tenía "la ventaja de poder ser extendida indefinidamente." Una vez encarcelados en estas instalaciones, los adictos eran evaluados bajo las provisiones de la "Ley para la Prevención de Descendencia con Enfermedades Hereditarias," y podían ser sujetos a esterilización y eutanasia forzosas.

El número de casos en los cuales soldados quedaron ciegos o incluso murieron tras consumir alcohol metílico empezó a incrementarse. Desde 1939 en adelante, el Instituto de Medicina Forenses de la Universidad de Berlin calificaba el alcohol metílico como el factor fundamental en las muertes derivadas de la ingesta inadvertida de venenos.

http://forum.paradoxplaza.com/forum/pri ... p?t=289144

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Vie Sep 11, 2009 11:26 am

Hola a todos

Interesante articulo sobre el tipo de amputaciones que se realizaron en la IIGM. La lastima que esta en ingles.

http://www.nzetc.org/tm/scholarly/tei-W ... c13-2.html

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Medicina Militar

Mensajepor homer5275 » Mié Oct 28, 2009 8:35 pm

Hola a todos

El método Trueta para curar heridas

Durante la I Guerra Mundial cerca del 20% de las muertes producidas entre los soldados fueron debidas a las heridas gangrenadas. Aparte se cuentas las amputaciones que se debían efectuar, lo que suponía millones de mutilados que sufrían graves problemas de integración laboral y de subsistencia como civiles. Ante este elevado numero de bajas, la medicina y en particular los médicos militares, tuvo que idear nuevos métodos para tratar de evitar las temidas gangrenas, teniendo en cuenta que a los antibióticos no le habían llegado aun su hora.

En los años veinte el Doctor Josep Trueta comenzó a trabajar en el tema a partir de estudios norteamericanos, y años después en 1934, presento en público su método que fue recibido con escepticismo. Este se basaba en cuatro puntos:

1º Limpieza cuidadosa de la herida con cepillo estéril y agua jabonosa.
2º Corte de los bordes de la carne y piel afectados de la herida, extrayendo cualquier elemento extraño que pudiera haber, dejando la herida limpia y con circulación sanguínea.
3º Dejar la herida abierta para que drene
4º Inmovilización con un vendaje cerrado de escayola que permita reducir la fractura ósea en caso de que exista.

La Guerra Civil le proporciono numerosos pacientes a los que aplicar su teoría. A su hospital en Barcelona llegaron heridos a los que aplico su método. Los resultados fueron espectaculares, y en 1938 ya había reunido 605 historias clínicas de pacientes tratados con su método, a los cuales, ninguno se le declaro la gangrena, y por lo tanto no había hecho falta la amputación de ningún miembro. Antes de partir al exilio ya eran 1.073 las historias, y las complicaciones solamente llegaban al 0,75% de sus pacientes. Tras su éxito las autoridades republicanas dieron instrucciones a todos los cirujanos militares para que aplicaran la técnica de Trueta.

El único problema que se presentaba, era que al abrir el yeso, o sin necesidad de abrirlo, surgía un olor nauseabundo a causa del pus y las secreciones naturales de la herida, por lo que muchos médicos que desconocían la técnica lo atribuían a la gangrena, procediendo a amputar. Sin embargo y a pesar del olor, tras la limpieza de la herida esta aparecía con un buen aspecto de cicatrización.

En 1939 con Trueta ya en el exilio, llego a Londres, dictando conferencias sobre su método. La leyenda de que había una técnica nueva que evitaba las amputaciones lo precedía, pues no en balde algunos corresponsales de guerra habían dado fe de ella. No obstante siempre aparecía el dichoso olor en las heridas, y preguntado por ello contesto que el una vez relleno una herida con levadura de cerveza y que había dado resultado, pues al fermentar absorbía los líquidos segregados; aunque también apostillo que como le sucede al queso, no todo lo que huele mal es malo.

Después de dar también algunas conferencias a los mandos del ejercito, a los que explico las experiencias de evacuación de heridos tras los bombardeos, y en general sobre las experiencias sacadas de la Guerra Civil, fue nombrado asesor del Ministro de Salud Publica, al tiempo que fue contratado por la Universidad de Oxford, publicando en ingles su obra “Tratamiento de las fracturas y heridas de guerra”, la cual tuvo una gran acogida.

Al desencadenarse la II Guerra Mundial las heridas de guerra entre las tropas británicas comenzaron a ser tratadas con este método, por lo que las gangrenas casi desaparecieron por completo. En la guerra en el Norte de África pasaron a referirse a este método como el “milagroso yeso de Tobruk”, pues la sequedad del desierto hacia especialmente útil el empleo del yeso para cubrir la herida.

Cuando EEUU entro en guerra, adaptaron a su sanidad militar la experiencia británica y la mayor parte de los ejércitos contendientes acabaron utilizando la misma practica a lo largo del conflicto. El resultado fue espectacular, con apenas mejoras médicas en el tratamiento de las heridas desde la I Guerra Mundial, a excepción del primer y único antibiótico que supusieron las sulfamidas, las amputaciones de miembros debido a gangrenas se redujeron en un 90%.

Volumen 3 de la enciclopedia de la Segunda Guerra Mundial de El Mundo Pag124-125

Un saludo
ImagenImagenImagen
Imagen


Volver a “Temas generales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados