Anécdotas, curiosidades y mitos de la SGM

Trivialidades, curiosidades, concursos

Moderador: Francis Currey

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mar Jun 14, 2005 6:19 am

Inicio este tema para hacer una recopilación de historias curiosas, leyendas, mitos, curiosidades y demás historias que tanto nos gustan a los aficionados a la Segunda Guerra Mundial. Esperemos que este tema llegue a poseer muchas páginas y que cree un ambiente distendido a base de historias graciosas y curiosas.


Casco y corbata

Luego de la batalla de Kaserine en África, el II Cuerpo de Ejército de EEUU estaba muy desmoralizado a causa de los graves golpes que había sufrido a manos de las fuerzas de Rommel. Eisenhower resolvió, para reparar esto, la designación del general Patton como nuevo comandante.

La decisión no podría haber sido más acertada. Con una personalidad avasalladora, un caracter firme y decisido y algo excéntrico, era justo lo necesario. El general Bradley comenta en sus Memorias como Patton llegó a su puesto de comando, entre sirenas y la marcha de decenas de vehículos: "en el coche que marchaba a la cabeza, Patton viajaba de pie, como el conductor de una cuádriga. Miraba ceñudamente hacia el viento y su mandíbula presionaba contra el barbijo de malla de un casco con dos estrellas. Dos estrellas de plata, de tamaño excesivo sobre una chapa roja, señalaban su auto de comando." El ego de Patton era otra de sus características.

Pronto encontró el elemento que necesitaba para elevar la moral de su tropa. Durante varios meses de combate, los soldados estadounidenses se habían acostumbrado, como el recluta inglés, a un uniforme desaliñeado. No usaban el casco, sino solamente la gorra de lana que debían llevar debajo. Patton entonces obligó el uso de casco, polainas y corbata en todo momento. Las multas por no hacerlo eran de 25 dólares para soldados y de 50 para oficiales.

El reinado del "escupa y saque brillo" que instauró el general Patton logró justamente su objetivo: soldados más disciplinados, orgullosos y seguros de sí mismos.

http://casusbelli.iespana.es/casusbelli/

Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mar Jun 14, 2005 11:13 pm

Como morir según manda el reglamento

[..]
Mientras que los soldados iban embarcando (Dunquerque ) en los buques en dirección en dirección a los puertos ingleses, la mayor responsabilidad recaía en los que tenían como misión impedir que los alemanes estrechasen aún más el cerco. Durante uno de estos combates, en los alrededores del canal Ypres-Comines,se produjo una de las mueres más singulares de toda la Segunda Guerra Mundial .

Un grupo de soldados británicos resite al límite de sus fuerzas la presión de las tropas germanas. Unos cuantos hombres son enviados a reconocer la zona para saber si los alemanes van a poder contar con refuerzos, pero va apsando el tiempo y no regresan.

Repentinamente, un oficial de impecable uniforme y botas relucientes se pone en pie detrás de las trincheras, sosteniendo sus prismaticos y buscando con la mirada a sus soldados. Se trata del comandante de la compañia. Mientras otea el horizonte recibe un balazo en el pecho, disparando seguramente por un francotirador. Los prismaticos caen de sus manos y su rostro se vuelve palido, mostrando una mueca de dolor. La sangre mancha su uniforme. Se retira tropezando, se acerca a sus soldados y los mira fijamente. Se cuadra y sorprendentemente les dice :

- ¡ El teniente Georg anuncia su muerte en acción !

Luego hizo el saludo militar, se puso firme y cayó muerto dos segundos más tarde, ante el asombro y la admiración de sus compañeros.

La importancia de unas botas grandes

Uno de los motivos principales de la derrota alemana ante la Unión Sovietica fue la presencia del llamado << General Invierno >>, es decir el frío terrible que zota la estepa rusa durante los meses invernales. La ofensiva germana de 1941 no tuvo en cuenta ese factor tan decisivo, evidenciando una grave falta de prevision en cuanto a la provisión de material adecuado para resistir bajas temperaturas.

EL mariscal sovietico Yukov fue testigo de uno de esos fatales errores, cuando observó a los prisioneros alemanes que habian caido en su poder. Comprobó sorprendido, como las botas que llevaban eran del numero correcto. Esto, que nos puede parecer lo más lógico, en realidad era un error imperdonable en esas circunstancias.

Los militares rusos desde hacia siglos, utilizaban botas de un número superior al que les correspondia. De esto modo, podían rellenarlas de paja para evitar que los pies se les congelasen.Los soldados rusos siguieron cumpliendo esta rudimentaria pero eficaz medida,rellenando sus grandes botas con paja o, en muchos casos con papel de periodico.

Segun afirmó el marical Yukov en ese momento << toda la admiración que podia haber sentido por el Estado Mayor aleman se desmoronó por completo


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mar Jun 14, 2005 11:21 pm

Sesión de fotos en la azotea del Reichstag

El símbolo gráfico por excelencia de la caída de Berlín y, por extensión, del final del nazismo, es una conocida fotografía en la que se ve a los soldados sovietiéticos colocando la bandera roja en el lugar más alto del Reichstag. Para conseguir esa imagen fue necesario antes vencer la encarnizada resistencia alemana organizada en los alrededores y en el interior del emblematico edificio.

Un total de 5.000 soldados, la mayoria miembros fanáticos de las SS, fueron los encargados de defender el Reichstag, convirtiendolo en una autentica fortaleza. Para ello se minaron todas las calles que conducian al edificio, se colocaron barricadas y se cavaron trincheras y fosos antitanque.Los alemanes dispusieron varias piezas de artilleria en el exterior y se hicieron fuertes en los sótanos, reforzados con vigas de acero y hormigón.

Los combates fueron de una dureza indescriptible, obligados a luchar cuerpo a cuerpo por cada una de las salas del edificio. Finalmente murieron más de la mitad de los defensores, pero los sovieticos también tuvieron que hacer frente a un buen número de bajas.

Hasta ahora se creía que la famosa instantanea capturaba el momento justo en el que se izaba por primera vez la bandera roja en el tejado del Reichstag, a las tres de la tarde del 30 abril de 1945, cuando la lucha aún contiuaba en los sotanos.Los combates no finalizarian hasta la mañana del 2 de mayo, cuando se rindio el último reducto germano.

Sin embargo la apertura de los archivos secretos tras el fin de la Union Sovietica se encargó de desmentir que la imagen fuera captada ese dia. En realidad, se trataba de un montaje. El fotografo Yevgueni Jaldei preparó la escena el 2 de mayo, cuando el Reichstag estaba ya asegurado,pidiendo a varios soldados que posaran de esa manera, colocando la bandera en la parte más alta del edificio. De las numeros fotos resultantes de la sesión, escogio la que luego se haria universalmente conocida.

Algunos apuntan a que fue el propio Stalin el que animó a conseguir esta historica fotografia, al contemplar con envidia la gran difusion que estaba teniendo la imagen de los soldados norteamericanos izando la bandera de las barras y estrellas en Iwo Jima, Por lo tanto según esta hipotesis,Stalin decidió contrarrestarla con una escena similar, pero sustituyendo el monte Subirachi por la azotea del Reichstag.

EL DEDO DE STALIN


Durante las conversaciones de armisticio entre la Unión Soviética y Finlandia, la señalación de la nueva línea fronteriza planteó muchas discusiones y vivas polémicas entre ambas partes. A este propósito se cuenta aún en Finlandia una anécdota: durante las conversaciones, a las que asistía Stalin, el diálogo recayó sobre la suerte de la ciudad finesa de Enso, que los soviéticos querían incorporar a la URSS y que los representantes finlandeses no querían conceder. Al final el mariscal Stalin hizo traer un mapa y colocó el dedo índice sobre la ciudad discutida y luego, sin levantar el dedo, dio a entender que acogía la propuesta de los finlandeses, los cuales, satisfechos del modesto éxito, llegaron a un acuerdo definitivo sobre las nuevas fronteras. En seguida actuaron los oficiales cartógrafos para trazar la nueva línea, pero cuando el delineante encargado de marcar la raya roja de la frontera llegó al dedo de Stalin, no tuvo el valor de apartarlo, y giró alrededor con el lápiz, de modo que la ciudad discutida acabó incorporada a la Unión Soviética. No sabemos si esta anécdota es auténtica, pero lo cierto es que, desde entonces, en la zona de Enso la línea de frontera hace una extraña curva muy parecida a la punta de un dedo, y que la ciudad finesa de Enso se convirtió en la ciudad soviética de Svetogorosk
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Jue Jun 16, 2005 1:42 am

Tragedia del ''Lady be Good''

-En Abril de 1943, los aliados dominaban todo el norte de Africa a excepción del norte de Tunez, donde mantenían una pequeña bolsa de resistencia. Desde las costas del norte de Africa se planeaba el asalto a Europa y desde la misma se lanzaban los bombarderos hacia Italia.
50km al sur de Bengasi, se encontraba la pista de Soluch, de la cual salían los bombarderos B-24 ''liberator'' del 376 grupo de bombardeo de la IV fuerza aérea norteamricana hacia Italia.
El 4 de abril estaba prevista la 'misión 109'' con objetivo en el puerto de Nápoles, en dicha msión participarían 25 aparatos. Entre ellos el Liberator con núm. de serie 41-24301 nº 64 del 514 escuadrón. Bautizado como ''Lady be Good'' por su tripulación:
-Piloto: Teniente William J. Hatton
-Copiloto: Teniente 2º Robert F. Toner
-Navegante: Teniente 2º Dp. Hyes
-Visor del Bombardeo: Teniente 2º John S. Woravka
-Ingeniero de vuelo: Sargento Harold J. Kipslinger
-Operador de radio: Sargento Robert E. La Motte
-Artilleros: Sargentos Samuel E. Adams, Vernon L. Moore y Guy E. Shelley
El despegue hacia Napoles se realizó sin contratiempos por el grupo A compuesto por 12 aparatos, pero al despegar el grupo B en el que iba el ''Lady be Good'' se desató una tormenta de arena que impidió que el grupo B al completo pudiera realizar la misión, de este grupo solo habían despegado 4, entre ellos el ''Lady be Good''. Tras 5 horas de vuelo se había hecho de noche y este pequeño grupo B tenia sus visores nocturnos ''Norden'' inutilizados por la tormenta. El Teniente Hatton ordeno a los tres Liberator que le acompañaban a dar media vuelta.
A las 23:10 el mando de la base de Soluch tenía 23 aviones en tierra, uno que había aterrizado en Malta sin combustible y faltaba el ''Lady be Good''
En su vuelo de regreso el ''Lady be Good'' habí perdido contacto por radio con su grupo y con la base. A las 00:10 del 5 de abril se contacta por radio con el Liberator, el cual pide su rumbo porque no sabía su situación. La estación le proporcionó unas coordenadas, suponiendo que el Liberator se había perdido en el mar, puesto que las antenas de aquella epoca no podían medir si los aparatos se acercaban o se alejaban.
La estación pensó que los vientos habían relentizado, como solía pasar, al Liberator y le dieron las coordenadas rumbo 330º. La tripulación dio por bueno el dato y siguió la ruta marcada.
Este dato lo que hizo fue alejar 20km hacia el oeste al Liberator de la base de Soluch y adentrarlo de lleno en el Sahara. Por la noche el desierto se confunde con el mar desde la altura, no distiguiendo la costa por las brumas, el ''Lady be Good'' no se percató de que había cruzado la costa y se dirigía al infierno.

Aun sin darse cuenta, sin alcance de radio para comunicarse y con unos min de combustible, el Teniente Hatton toma la decisión de abandonar el avión y saltar, descartando el aterrizaje forzoso por los riesgos que ello conllevaría.
Los 9 tripulantes del ''Lady be Good'' saltan del avión con sus paracaidas y sus flotadores salvavidas puestos, caían en la arena del desierto y se percataban que en 300km a la redonda no había mas que arena. En el mismo sitio donde cayeron pasaron la noche abrigados por sus paracaidas. A la mañana siguiente se levantaron los 8 supervivientes, faltaba Woravka, no lo habían visto descender, en la mañana lo buscaron por los alrededores pero sin rastro de él.
En esa búsqueda habían encontrado rodadas de cinco vehiculos que se dirigían al norte, posiblemente hacia Bengasi. Animados por el hallazgo sigieron las rodadas marcando su lugar donde habían caido con sus paracaidas y tambien iban marcando la ruta que seguían, únicamente llevaban consigo una botella de agua cada uno y sus paracaidas.
El teniente Toner anotó en su diario: ''Domingo 5. Comenzamos a andar hacia el noroeste. Aun sin John. Solo unas pocas raciones, media cantimplora de agua y una cucharada llena al dia. Algo de brisa del noroeste. Noche muy fría; no dormí. Descansamos y caminamos''
Diario de Ripslinger: ''Domingo 5 de abril. Todos menos Woravka no encontramos al amanecer. Esperamos un rato y comenzamos a andar. Solo medio sandwitc, un caramelo y una taza de agua en las últimas 36 horas''
Abandonando los salvavidas y marcando la dirección seguida, haciendo flechas con trozos de los paracaidas cada 15km. Hacia el noroeste, con buena moral y bajo un calor infernal, los aviadores cubrieron los primeros 40km. distancia en la que habían encontrado las rodadas de unos vehiculos (encontradas el día 6) que seguían otra dirección. Marcaron la birfucación, y el Teniente Hayes y el Sargento Adams siguieron los nuevos rastros pero al deshacerse el rastro en una duna y ante el temor de perderse, aun mas, deciedieron retroceder y reunirse con los otros.
Diario de Toner: '' La misma rutina. Nos estamos debilitando y no iremos mucho mas lejos. Rezamos todo el tiempo. Otra vez es un infierno de calor. No puedo dormir...''
Alternaron la marcha con el descanso, sedientos, soportando abrasadores días y frías noches, escudriñaban el cielo en busca de un avión de rescate que no llegaba. El viernes cambió el paisaje, de rocas y arena a interminables dunas. En el diario de Ripslinger aun puede leerse: '' Viernes 9 de abril, ya es el quinto día, y todos pensamos que todo ha acabado. A mediodía hacía tanto calor que todos deseabamos dormir. La mañana y la noche ok''
Aquella tarde, tras haber recorrido 105km desde el lugar del salto, los tenientes Hatton, Toner y Haves y los sargentos Adams y La Mote, este ultimo ya ciego, no pudieron mas y se sentaron a esperar la muerte. Los tres que se encontraban en mejores condiciones físicas, Ripslinger, Moore y Shelley siguieron adelante.
Toner escribió en su diario: '' Domingo 11. Aun esperamos ayuda, aun rezamos. Los ojos mal, he perdido todo el peso... todo me duele... Podríamos hacerlo si tuviesemos agua; tan solo queda para mojar la lengua. Tenemos esperanzas de ayuda muy pronto. No descansamos. Aun en el mismo sitio. Lunes 12. Aun no llega el auxilio Muy... (ilegible)... fría noche'' Fin del diario de Toner.
30km al norte de Toner en el mar de arena de Calasancio, perecieron Moore y Ripslinger, que termino su diario el día 11: ''Domingo 11 de Abril. Aun peleamos para salir de las dunas y encontrar agua''
El hombre que mas distancia recirrió fue Shelley, un joven de 26 años, de Ohio. Anduvo unos tres dias mas sin nada de agua, murió tras haber recorrido 140km.

440km al norte en el aerodromo de Soluch se organizó una operación de rescate, que solo cubrió las costas del Mediterraneo.
En 1944 el servicio de Registros y Tumbas del ejercito americano, trasexaminar los registros de prisioneros hechos por los italianos y alemanes, certificaron que no estaban los aviadores del ''Lady be Good''. En sus fichas se escribió: ''Presumiblemente muertos'' Sus nombres fueron inscritos en las tumbas de los aviadores, memoriales a los caidos en combate situada en Cartago, Túnez.

El 9 de Noviembre de 1958 una avioneta privada aseguróa haber visto en mitad del desierto una avion con las distinciones de la USAF, mucho mas al sur de donde se había combatido.
En febrero de 1959 una partida topografica dio con los restos del avión. parecía haber hecho una aterrizaje forzoso pero sin rastro de ocupantes. La noticia corrió hasta Wheelus, que la transmitio a su vez al alto mando Aleman. En Washington, los periodicos se hicieron eco de la noticia, fueron localizadas las viudas de Hatton y Adams, que se habían vuelto a casar. Desde Wheelus se lanzaron aviones para reconocer el aparato y lo encontrasen en la zona. El avión estaba en razonables buenas condiciones tras 16 años. Funcionaban las ametralladoras, había ceniza en los ceniceros y había cafe en el termo de sargento Ripslinger. El avión no tenía una gota de combustible. Se planteaba una pregunta: ¿Donde esta la tripulación?
Se estableció un campamento en las inmediaciones del avión y se procedió a la búsqueda de los cuerpos. A 10km del ''Lady be Good'' hayaron las rodadas que habían seguido los aviadores. Mas alla encontraron la zona donde habían saltado, donde estaban los flotadores y restos de paracaidas. Nada mas se encontró en la zona y el misterio seguía sin resolverse ¿Y los cuerpos? La búsqueda se dió por terminada.

El 11 de febrero de 1960 un equipo de la ''British petroleum'' encontró a 90km de los restos del avión 5 cuerpos agrupados en lo que parecía un campamento. posteriormente fueron identificados como: Hatton, Toner, Hayes, Adams y La Mote. Junto a ellos había gafas, guantes, botellas, un mapa de seda... y el diario de Toner que desveló lo que había sucedido.
Una nueva operación de rastreo resulto fallida, pero en nuevas prospecciones petrolíferas halló, 35km al norte del primer grupo, los otros dos, mas al norte encontraron al tenaz Shelley.
Moore hasta la fecha no ha sido encontrado, y reposa en las dunas del desierto.
¿Qué había pasado con Woravka? Pues fue el último que encontraron, con su botella llena de agua ceñido al arnes del paracaidas: no se había abierto. Murió en el acto tras chocar contra el suelo
El ''Lady be Good'' había volado sin tripulación hasta aterrizar en una zona de dunas en buen estado.

''No solo se paso mal en los frentes''

En mi opnión estos hombre fueron unos héroes, no en el ámbito militar, puesto que no realizaron ninguna misión al completo, no llegaron a bombardear Nápoles. Si no mas bien en el afan de buscar una salida de aquel infierno, supervivencia. Hasta que no fueron encontrados, restaurados y examinados los diarios, nadie se expliacaba porque los cuerpos estaban tan distantes unos de otros. Hasta la época, se estimaba que un ser humano no aguantaba mas de dos dias sin agua, pero estos hombres, con una botella cada uno de agua aguantaron 7 dias unos hasta 11 otros y recorriendo de mínimo 90km, el que mas ¡¡135km con una botella de agua y un sandwich!! Eso es afanb se supervivencia. Son dignos de admiración por parte de todo el mundo. En cuanto a Woravka, seguro que su muerte la hubiesen deseado todos, antes de morir deshidratados en mitad del desierto Libio.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Jue Jun 16, 2005 1:46 am

Una anécdota, un tanto curiosa, es la del final del general George Patton. Sirvió durante las dos guerras mundiales y se consideraba invulnerable al fuego enemigo. Por eso avanzaba al frente de sus tropas sin protección alguna. El general murió en agosto de 1945 en la ciudad alemana de Heidelberg, cuando su jeep fue arrollado por un tanque Sherman, modelo Patton. A eso se le llama morir bajo su propio nombre.

Faltó muy poco para que hubiera una batalla de Baltimore: un día de 1942 sonaron las alarmas antisubmarinas de la ciudad norteamericana tras haber sido detectados sonidos de submarinos, que, necesariamente tenían que ser enemigos. Toda la flota de guerra se puso en situación de alerta hasta que descubrieron la verdadera naturaleza de los sonidos detectados: millones de peces tigre, llamados croadores o graznadores que ajenos a las diatribas internacionales, se dirigían a desovara la bahia emitiendo su característico graznido por el que son conocidos. Por poco la arman

Un dato curioso de este episodio de la bomba atómica que probablemente la mayoría de los foristas sepan, pero en fín, a alguien le aportará algo: Leí este verano en el periódico, cuando se cumplieron 59 años de los lanzamientos que había salido por fin a la luz el diario de Robert Lewis, que junto a Paul Tibbets pilotó el Enola Gay en la famosa misión de agosto del 45. Quebrantó la norma de alto secreto de la misión de la bomba atómica al escribir el diario, pero no fue amonestado por ello. Todos creíamos, que, tras la explosión de la primera bomba atómica sobre Hiroshima Robert Lewis exclamó "¡Dios mío, qué hemos hecho!" ¡Qué palabras más políticamente correctas! La salida a la luz del diario revela que en realidad sus palabras fueron "¡Guau, menudo "pepinazo"!" Unas palabras obviamente políticamente incorrectas. De camino de regreso a la base, Tibbets leyó el diario y le pidió a Lewis que lo cambiara por algo más "inteligente y reflexivo" Por ciero, que Lewis nunca se arrepintió de lanzar la bomba. De hecho concedió numerosas entrevistas, remuneradas, por supuesto, en las que argumentaba que así se salvaron muchas vidas de norteamericanos al permitir la rendición de Japón sin una invasión anfibia de las islas principales.

Todo sea por la verdad en la estricta realidad histórica.

La 5ª Sinfonía en la Segunda Guerra Mundial: Desgraciadamente, los Nazis utilizaban como código en las transmisiones de guerra las famosas cuatro primeras notas de la 5ª Sinfonía, ya que su equivalente en Morse (3 puntos y una raya) equivale a la "V" de victoria.
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Jue Jun 16, 2005 1:59 am

Unas cuantas anécdotas procedentes de Casus Belli:

A principios de la 2ª guerra mundial, unas de las principales tareas de la RAF era la de lanzar octavillas de propaganda sobre Alemania, que instaban al pueblo a derrocar el régimen nazi de Hitler y rendirse a los Aliados. Pero curiosamente, cuando un sencillo ciudadano britanico pidió ver una de las octavillas, le dijeron que no era posible por razones de seguridad, "pues la información alli contenida podría caer en manos del enemigo".


La famosa toma de los soldados estadounidenses levantando su bandera sobre el monte Suribachi, al conquistar Iwo Jima fue filmada cuando la lucha ya había terminado. En realidad, la escena real de la conquista no fue filmada y se realizó con una bandera más pequeña, pero eso sí, bajo el fuego enemigo. La foto ganó, sin embargo, el Premio Pulitzer de 1945.

A veces las ansias de mantener un avance tecnológico fuera del alcance del oído enemigo es algo exagerado, y en la 2º Guerra Mundial los ejemplos abundaron de uno y otro lado. Uno de ellos lo comenta uno de los encargados de una estación antiaérea inglesa:

"La bateria antiaerea que mandé en los primeros días de la 2ª guerra Mundial estaba equipada con radar, que entonces estaba en su infancia y clasificado como alto secreto. Efectivamente, era asunto tan reservado que en la conversación nos estaba prohibido referirnos al radar por su nombre. En plena batalla de Inglaterra, un enlace motorista fue a buscarme para darme un paquete marcado "Alto Secreto". Entré en mi oficina para leer el vital despacho en privado. Tuve que romper no menos de 5 sobres hasta llegar por fin a una hoja pequeña de papel que decía: "Alto Secreto: la palabra radar ya no es secreta".

El 90% del combustible utilizado por las fuerzas armadas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial era de origen sintético, fabricado a base de carbón hidrogenado. Entre 1930 y 1941 se construyeron en Alemania 8 plantas para procesar carbón bituminoso, que producían más de 930.000 toneladas al año, dedicadas solamente a la producción de combustible para la aviación. La falta de petróleo era una de las mayores debilidades del Eje. Posteriormente el proceso de fabricación, conocido en todo el mundo, dejó de utilizarse a causa del menor costo del gas natural.

Durante la campaña del desierto contra Rommel, los británicos y fuerzas australianas combatieron juntos contra los alemanes. Sin embargo mientras los ingleses tenían los pies llenos de ampollas y cojeaban visiblemenet, los australianos parecían completamente sanos. Un oficial medico se interesó en el tema encontró la respuesta un día que vio a un grupo de australianos chapoteando en un charco. Este era el tratamiento milagroso de los australianos, metían los pies en un agujero con... Orina, que al parecer les fortalecía los pies.

El teniente japonés Hiroo Onoda es el ejemplo extremo de la obediencia militar. En 1944, mientras actuaba en la isla filipina de Lubang, su comandante le ordenó mantenerse en su puesto "aún cuando la unidad a su mando fuera destruida". Onoda acató la orden por 29 años; cuando en 1975 se rindió portaba todavía su viejo fusil y pretendía seguir peleando si era necesario. Había cumplido 52 años y continuaba oculto en los bosques de la isla. Ignoraba completamente que la guerra había terminado; al momento de su captura, declaró: "no me entregué antes porque no había recibido la orden de hacerlo".

Los reconocimientos aéreos estadounidenses sobre el atolón de Tarawa hicieron un trabajo más que sobresaliente para ayudar a las fuerzas terrestres a conquistar la isla. En sus fotos aparecen las letrinas japonesas de la isla de Betio, la más importante desde el punto de vista de militar del atolón. Identificando con precisión los tipos diferentes según fueran para oficiales, suboficiales o tropa, y estimando el numero de hombres que se asignarían a cada letrina, los oficiales de inteligencia norteamericanos concluyeron que los defensores japoneses eran 4.836, que luego se reveló como la cifra exacta. Esto ayudó mucho a planear el desembarco. De estos defensores sólo se hicieron 148 prisioneros, coreanos en su mayoría y casi todos heridos. Los americanos perdieron 1.115 hombres y tuvieron 2.292 heridos.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3141
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Médicos en Honolulu

Mensajepor Francis Currey » Vie Jun 17, 2005 2:30 am

El 7 de Diciembre de 1941 en Honolulu se celebraba una conferencia médica sobre el tratamiento de las heridas de guerra, entre sus participantes se encontraban nada menos que cincuenta cirujanos estadounidenses, tras producirse el ataque y que los médicos tuvieran constancia del mismo se trasnladaron con la mayor prontitud a Pearl Harbor, ciudad muy cercana a la propia Honolulu, donde asistieron a cientos de compatriotas heridos por el fatal ataque nipón.

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3141
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

El regalo de Eva

Mensajepor Francis Currey » Vie Jun 17, 2005 2:32 am

El regalo de Eva

Eva Braun la eterna amante en la sombra de Hitler, consciente del profundo dolor que causo en el dictador, la rendición de Palaus trato de mitigarlo mediante un regalo, personal; un marcapáginas de oro de 18 quilates adornado en su parte superior por una efigie del Führer, sobre la que destaca un águila imperial sujetando la esvástica, bajo esta rezaba la siguiente leyenda:

"Adolf mío, estate tranquilo, pues lo de Paulus, ese indigno suceso, fue sólo un inconveniente que no puede quebrar tu certeza en la victoria. Mi amor hacia ti será eterno. Como lo será nuestro Reich".

El regalo, como pueden imaginar no hizó que Hitler se sintiera mejor pero no deja de ser curioso que Eva se exforzara por hacerle olvidar sus problemas.

Imagen

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3141
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Imperio Argentina y el III Reich

Mensajepor Francis Currey » Vie Jun 17, 2005 2:33 am


El detector de minas


Un invento que salvó cientos de vidas en el bando británico fue el detector de minas. El teniente polaco Jozef Stanislaw, presento un prototipo al ejército inglés en el invierno de 1941, que fue aceptado con gran entusiasmo encarngándose ese mismo día la fábricación de 500 unidades, que serían enviadas al alamein con toda rápidez. Se fabricaron unos 100.000 aparatos del detector de minas Mk (nombre por el que se le conoció) Y tan buenos resultados dió que el ejército inglés no lo "jubiló" hasta el año 1995

Imperio Argentina y el III Reich

Cuentan que Hitler era un gran admirador de la actriz española y que había visionado su filmografía completa cuando llegó a Alemania para rodar un film junto a Lola Montes
La conocida actriz según cuenta en sus memorias dió calabazas al Fhürer presentándose a un cena íntima con su marido. "Con posterioridad declarara que Hitler era un hombre de gran atractivo" sintiéndose muy alagada al ser cortejada por el dictador Alemán.
La noche de los cristales rotos Imperio Argentina se encontraba en Berlín siéndo testigo directo de las atrocidades cometidas, decidió abandonar el país al día siguiente ante el panorama que le ofrecía aquella "Gan Alemania"

El burdel de Greenwich Village

Durante las Segunda Guerra Mundial el FBI instaló en secreto un burdel gay en el vecindario neoyorquino de Greenwich Village. La casa de citas estaba llena de agentes encubiertos multilingües con la misión de sacar información a los marinos extranjeros que llegaban a las costas norteamericanas.

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Vie Jun 17, 2005 4:44 am

¿ESTÁ EL ENEMIGO?, ¡QUE SE PONGA!

Una situación similar a esta debió vivir la serenísima república de san Marino, que declaró la guerra a Alemania cuando los aliados ya habían sobrepasado su territorio en su inexorable avance hacia el norte. No obstante, un contrataque germanó obligó a los aliados a replegarse, y esto hizo que los alemnes volvieran a llegar a la república de San Marino, que naturalmente tuvo que rendirse, cosa que hizo por teléfono. Una vez liberada de nuevo por lol aliados, volvió a declarar la guerra a Alemania. Ni que decir tiene que San Marino figuró en la lista de las "potencias" vencedoras.

¿QUIÉN ERA EL TÍO PEPE?

Para los españoles, Tío Pepe es un nombre asociado al vino y a la madrileña plaza de la Puerte del Sol, donde permanece su publicidad. Pero para los americanos, el UNCLE JOE (Tío Pepe) no es otro que Stalin con quien confratenizaron tanto durante la Segunda Guerra Mundial que le dieron ese apelativo cariñoso debido a su nombre de pila, Iosiv. Una vez acabada la guerra, surgieron desavenencias entre la "familia" formada por el Tío Sam y el Tío Pepe, y ambos decidieron que a partir de entonces cada uno se fuera por su lado. Como en las mejores familias. ¡Y que viva el tío Pepe!



En 1942 los alemanes comenzaron a usar el poderoso cañón antiaereo Flak 88 como antitanque, que perforaba el blindaje de los carros a 1800 metros. Los oficiales ingleses, calcularon que el fuerte blindaje de los carros Matilda II podía resistir el impacto de un impacto hasta los 400 metros. En el siguiente contraataque de los ingleses, enviaron confiadamente los tanques hacia posiciones alemanes. Todos los carros blindados ingleses fueron destruidos antes de tener a tiro las posiciones alemanas a más de 1500 metros de distancia. Uno más de los descalabros del VIII ejército frente a Rommel.


En mayo de 1940, en las proximidades de Sedán, junto al lindreo de las Árdenas fue colocado un batallón de jovenes e inexpertos reclutas. El 25 de mayo creyeron avistar los panzer alemanes que se acercaban para destruirles, y dejándose dominar por el pánico, abandonaron la posición y huyeron. En realidad se trataba de tanque franceses que se dirigían hacia ellos para reforzar la posición. No sabemos lo que hizo el batallón, una vez llegados los verdaderos Panzer unos días más tarde.


¿Ike o Aisenover?

El general y presidente norteamericano Dwight D. Eisenhower (1890-1969) tenía el apelativo familiar y coloquial "IKE" y así era conocido por los medios castrenses y políticos de su país. Sin embargo, el general Franco, que trataba de usted a todo el mundo, no le parecía bien semejante familiaridad, por lo que optó por un peculiar pronunciación de su apellido: Aisenover. Hubo más de un ministro del régimen que, literalmente, no podñia soportar esta adaptación.


El 10 de mayo de 1995 radio clásica emitió una dedicatoria, en principio inocente. El locutor dijo: Emitimos la Marcha Fúnebre de Siegfried, que fue dedicada el día 30 de abril. A continuación emitieron el mensaje de la dedicatoria: Una voz masculina decía, "Le dedico la marcha fúnebre de Sigfrido a mi amigo ADOLFO CABAÑERO, cuyo óbito se cumple hoy. Acontinuación el locutor se excusó por no haber podido emitirla hasta ese 10 de mayo. Entonces, comenzó a sonar esta relativamente desconocida marcha fúnebre. Lo que no sabía el locutor es que acababa de dedicarle la pieza al mismísimo Adolf Hitler. Y es que esa es la traducción más "parecida" al español Se cree que el bisabuelo de Hitler se llamaba en realidad HUTLER, y que un funcionario del registro, un tanto incompetente, lo cambió por equivocación, pasando la estirpe de los Hitlers a llamarse como lo conocemos. En relidad ein Hutler es aquel que se encarga de eine Hütte (una cabaña) en esencia el "cabañero"



Numerosos campeones olímpicos acabaron sus vidas en los campos de concentración, sobre todo en Auschwitz. Víctor Pérez, campeón judío francés de boxeo de peso mosca acabó sus días en la "timba del corzón humano" O Lilli Henoch, que ostentaba el record mundial de lanzamiento de peso y disco, y fue deportada a Riga donde fue asesinada en 1942. Attila Pettschauer, campeón de esgrima húngaro, que había ganado una medalla el las olimpiadas de 1928, murió congelado en Belzec en 1943. El judío alemán Alfred Flatow, ganador de tres medalla de oro y una de plata en las Olimpiadas de Atenas de 1896, fue deportado a Theresienstadt, donde murió en 1942.


Imagen

Todos conocemos esta celebérrima imágen de la Segunda Guerra Mundial, no obstante la foto tiene una historia un tanto curiosa. Fue realizada a las 13, 45 horas del 30 de abril por el fotógrafo soviético de guerra Viktor Temin, que había llevado una bandera para la ocasión. Uno de los hombres de la 150ª división es el que iza la bandera. El fotógrafo quería una fotografía tan simbólica como la del marines norteamericanos izando su bandera sobre el monte Suribachi en Iwo Jima.

La parte más curiosa es que esta fotografía, como todas las demás, tuvo que pasar por la censura siviética, que obligó el fotógrafo a retocar la muñeca del soldado de la bandera, para suprimir de ella varios relojes de pulsera robados a los alemanes.


Ilse Koch, esposa del comandante de Buchenwald, Karl Otto Koch, era conocida como "la perra de Buchenwald", por su extrema crueldad con los prisioneros así como por su promiscuidad con los guardias del campo. Desarrolló una intensa pasión por la piel tatuada, con la que hacía pantallas para lámparas. Su colección llegó a ser inmensa, ya que todo aquel infeliz que tenía la desgracia de poseer un bello tatuaje, era inmediatamente asesinado para entregar su piel a la esposa de Koch.



El 11 de julio de 1938 se celebró la comprtición internacional de "Los seis días de Motocicleta en Donnington Park, Gran Bretaña. Lo ganó el equipo de motocicletas de las SS, compuesto por Mandhenke, Patina, Knees y Zimmermann. Cuando el equipo ganador, vestido de cuero verde, subió a recibir el Trofeo Adolf Hühnlein e e izo el saludo hitleriano, el director del equipo británico lanzó una sonora podorreta.



Viktor Baldin, soldado raso del Ejército Rojo, sacó en una maleta ( en viajes sucesivos, naturalemente) después de la guerra, 364 obras de arte que encontró en el castillo de Karnzow, en el pueblo de Kyritz, al norte de Berlín. Era uno de los numerosos depósitos de obras de arte habilitados por los nazis para preservar estas obras de los bombardeos aliados. Había obras de Rafael, Rubens, Degas, Delacroix. El Museo de Arte de Bremen había guardado su tesoro en el castillo para evitar daños por los bombardeos. Baldin asegura que salvó las pinturas de una destrucción segura, porque cuando las encontró parecían abandonadas. Se las llevó en esa maleta y estuvieron años debajo de una cama en su oficina. En 1948, las entregó al Museo de Arquitectura, y en 1991 las trasladaron al Ermitage. Baldin pasó años pidiendo que las devolvieran a Bremen, pero murió en 1997 sin conseguirlo. Todavía el asunto está pendiente de solución, porque si bien el Ministerio de Cultura accedía a la devolución, los sectores "patrióticos" presionaban en sentido contrario. La colección se exhibió en marzo de 2003 en el Museo de Arquitectura de Moscú.



Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3141
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Hitler no es bienvenido en el Vaticano

Mensajepor Francis Currey » Sab Jun 18, 2005 8:59 am

Hitler no es bienvenido en el Vaticano

El 18 de mayo Hitler se desplazo a Roma en visita oficial, Papa Pío XI conocedor del gusto del canciller alemán por el arte, considero un sacrilegio que este pisará el Vaticano, a tenor del trato dispensado al clero en Alemania

Cuando el 18 de mayo Hitler llegó en visita oficial a Roma, Hitler se quedo sin ver el Vaticano, el Papa Pío XI se había retirado hábilmente a Castel Gandolfo haciendo antes cerrar los museos Vaticanos

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3141
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

La Bandera de la Torre Eiffel

Mensajepor Francis Currey » Sab Jun 18, 2005 9:01 am

La Bandera de la Torre Eiffel

Durante la ocupación nazi en Europa se prohibieron los símbolos patrios, destacando entre otros muchos las banderas y los himnos nacionales. Con la toma de Francia, se plantea un problema para cumplir este cometido en París. Tras retirar las banderas de los edificios oficiales y requisar un buen número de ellas a partículares, la bandera tricolor francesa aún hondeaba en la cúspide de la Torre Eiffel desde que se coronara el 31 de marzo de 1889, la bandera nunca había sido retirada.

El 13 de Junio 1940 la Gestapo ordenó a Sarniguet, miembro del cuerpo de bomberos de París bajar la bandera y substituirla por la bandera nazi.
Cuatro años después sería el mismo bombero el que volviera a colocar la bandera tricolor en la torre.

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Lun Jun 20, 2005 4:41 am

Años después de haber terminado la Segunda Guerra Mundial, un persiodita hizo al presindete Truman un pregunta un tanto envenenada, con el fin de que el presindete respondiera haciendo alusión el lanzamiento de la bomba atómica.

La pregunta del periodista fue la siguiente:

¿Cuál es el mayor remordimiento de su vida?

Pregunta a la que Truman contestó:

"No haberme casado antes"

Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mar Jun 21, 2005 12:00 am

EL ARMA SECRETA DE LOS INGLESES

Algo antes de la guerra, el ministro inglés de Aviación se interesó por los estudios sobre el llamado "rayo de la muerte" del que se hablaba mucho en todo el mundo. Quería saber si podía emplearse contra los bombarderos enemigos. Le respondió el científico Watson-Watt, del Laboratorio Físico Nacional, precisando que no era posible, pero que se podía interceptar a un avión que estuviera más allá del alcance del ojo humano, gracias a la reflexión de las ondas magnéticas de la ionosfera.

De ahí nació, poco tiempo después, el "Radio Direction Finding", cuyas iniciales, RDF, serán sustituidas luego por el mágico nombre de
radar (Radio Detecting and Ranging). En 1940, Inglaterra era el único país del mundo con una doble cadena de aparatos radar para detectar aviones en vuelo. Desde Escocia a Cornualles, estos centinelas montarán la guardia en favor del Reino Unido. Sin estos vigías, tal vez la guerra habría seguido otro curso.

Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mar Jun 21, 2005 12:19 am

LOS JERARCAS FASCISTAS A LA CAZA DE MEDALLAS


Para los jerarcas del fascismo, la campaña de Grecia es una ocasión de procurarse nuevas medallas y nuevos honores. Convencidos de que la campaña será breve y fácil, rivalizan en llegar primero al frente. Roberto Farinacci, conocido como el "ras de Cremona", a los pocos días de estar en la zona de operaciones volvió a Roma y pidió sin más la medalla de oro por "agravación de la herida recibida en África Oriental" (en A. O. I., Roberto Farinacci había perdido un brazo por el estallido de una bomba de mano con la que pescaba en una laguna).

Por su parte, Galeazzo daño abandona todos sus compromisos de ministro del Exterior para hacer de aviador. De día bombardea, y de noche se divierte. Su broma favorita es cortar la corbata a los amigos con unas tijeras. Mussolini, cuando se lo dicen, se enfada: "O hace de piloto o hace de ministro del Exterior", dice. Luego le deja hacer de piloto y se va solo a Bordiguera para encontrarse con Franco.

Achille Starace, secretario del partido fascista, se ha hecho movilizar también y llega a primera línea con automóvil, mecánico y dos baúles llenos de uniformes. Mussolini confiará luego al jefe de policía, Senise: "Starace le habrá enseñado también a usted la herida recibida en Albania. Aunque no es una herida, es un arañazo; pero ha tenido el valor de ponerse por las buenas en la manga la insignia de herido de guerra".

Diño Grandi llega al frente en un Fíat 1100 y con uniforme de coronel de alpinos. Cuando le ven los hombres de la Julia, lo reciben gritando: "¡Viva el permiso!".


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen


Volver a “Miscelánea”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 10 invitados