pub01.jpg

Avatares de los paises del Este

Colaboracionismo, resistencia, vida cotidiana

Moderador: Francis Currey

Avatar de Usuario
Chuikov
Administrador
Administrador
Mensajes: 620
Registrado: Mié Jun 15, 2005 9:38 pm
Ubicación: Granada, ESPAÑA

Avatares de los paises del Este

Mensajepor Chuikov » Vie Feb 12, 2010 12:48 am

Hola a todos,

Abro esta hebra para hablar sobre la situación que sobrevino a los países que estarían tras el futuro telón de acero durante los meses finales de la guerra y principios de las postguerra: Checoslovaquia, Rumanía, Hungría, Bulgaria...

Es un tema muy interesante que espero genere participación. Comenzaré dejando una traducción de los aspectos más importantes que Evan Mawdsley en su fantástico libro “Thunder in the East. The Nazi-Soviet War 1941-1945” (Hodder Arnold (2005) p.338-343), explica sobre Rumanía.

Rumanía

Una vez llegado el ejército ruso a las fronteras con la antigua Polonia y Rumanía, el arco de los Cárpatos imponía una división de las fuerzas soviéticas. Al Norte estaba Polonia, único obstáculo entre los rusos y Alemania. Y al sur estaban Rumanía, Hungría y Austria.

La primera etapa del avance hacia el oeste comenzó en Rumanía, que se extiende unas 450 millas al oeste desde el mar negro, y unas 200-250 millas al norte desde el Danubio. Los Cárpatos y los Alpes de Transilvania se encuentran al norte del país. En la franja de terreno de unas 200 millas entre los Cárpatos y el Mar Negro, el territorio Rumano estaba dividido por el Dniester y por el Prut. La parte oeste de este territorio, entre las montañas y el Prut, había sido parte del estado Rumano del siglo XIX, pero las tierras entre el Prut y el Dnester se las disputaba con Rusia, lo que se llamaba Bessarabia o lo que hoy día es Moldavia.

La Rusia Zarista las tomó del imperio Otomano en 1812, los Rumanos se hicieron con ellas en 1918, mientras los rusos se sumían en el caos, y en 1940 Stalin se volvió a hacer con ellas, formando una nueva República Socialista, Moldavia.
En la parte central de Rumanía era donde estaba situada la capital , Bucarest, en Wallachia. Los Cárpatos y los Alpes de Transilvania constituían una defensa formidable contra los rusos pero, desgraciadamente para el Eje, la mayor parte de la Rumanía Vieja estaba al sureste de esta formidable barrera, incluyendo Moldavia, la capital y los campos petrolíferos de Ploesti.

Maiskii, Comisario de Exteriores adjunto, en su informe del invierno de 1943-44 otorgaba un papel especial a Rumanía, junto a Finlandia, en la Europa de postguerra. De acuerdo al informe, después de la derrota del Eje, Rumanía se iba a convertir en un estado democrático, que haría de contrafuerte o de pilar para la seguridad de la URSS. Se firmarían pactos a largo plazo y además la URSS plantaría bases aéreas, terrestres y navales, con buenas comunicaciones. Además a Rumanía se le iba a dar preferencia a la hora de la disputa de terrenos con Hungría. Mientras que los pactos de seguridad que se realizarían con Bulgaria y Yugoslavia deberían ser tripartitos, con la participación de Gran Bretaña, los que se realizarían con Rumanía serían bilaterales. Rumanía sería un “socio” exclusivo de la URSS.

La ofensiva que llevó a la invasión del país comenzó el 20 de Agosto de 1944, lo que se llamaría la operación Iaşi-Kishenev. En una semana las fuerzas soviéticas habían atrapado a una gran cantidad de tropas del Eje en la parte este del país. El gobierno pro-alemán de Antonescu era derrocado en un golpe de estado el 23 de Agosto y el 31 de Agosto el ejército Rojo entraba en Bucarest. En una semana más la mayor parte del país estaba ocupada y algunos pasos importantes de los Alpes de Transilvania controlados, lo que daba acceso a la llanura Húngara.

Ni los rusos ni los alemanes anticiparon el comportamiento que adoptaría Rumanía en los días venideros. La campaña fue muy distinta de lo que había sido o sería contra Finlandia, Hungría o la lucha en Polonia, gracias al abrupto colapso del Ejército rumano. Esto, si no fue causa directa sí fue muy importante para la derrota del Grupo de Ejército Sur de Ucrania. Los políticos rumanos habían estado meses buscando alguna solución para salir de la guerra, presentando propuestas secretas a los Aliados en El Cairo y Estocolmo. Se habían albergado esperanzas fantásticas acerca de tropas británicas y americanas aerotransportadas. Pero las ilusiones acerca de los aliados se diluyeron rápidamente: desde Abril del 44 Bucarest se convirtió en objetivo de los bombardeos estratégicos aliados.

Una vez arrestado Antonescu se formó un nuevo gobierno, siendo la cabeza visible el general Sănătescu. Los golpistas tuvieron la suerte de que el Ejército apoyaba unánimemente el golpe y al nuevo gobierno; de esta manera evitaban que fuerzas alemanas de “castigo” entraran en Bucarest.

Aunque los alemanes tenían cientos de miles de hombres en Rumanía, no consiguieron desmoronar el golpe. La orden de Hitler a la Luftwaffe de bombardear Bucarest sólo encendió más los ánimos. Esto permitió al nuevo gobierno rumano ponerse en contra de su hasta ahora aliado, Alemania. No se explica cómo Hitler pudo verse “sorprendido”, máxime conociendo ya la experiencia de Italia del año anterior. Probablemente se basó en el anticomunismo de la mayor parte de los políticos rumanos y, seguramente, sus representantes en Rumanía no le contaban las cosas tal como pasaban. Mientras tanto Ploesti era tomada el 30 de Agosto.

Las fuerzas armadas rumanas ahora se unieron a los soviéticos, y dirigieron sus esfuerzos contra el antiguo enemigo, Hungría. A cambio de luchar contra los alemanes, los rumanos recibieron el norte de Transilvania, que habían perdido ante Hungría en 1940. Por otro lado, resultó difícil montar el nuevo gobierno, con un rey indeciso y con un conflicto interno de fuerzas, que Maiskii definió como “que tiene un carácter de comedia”. Por supuesto, las promesas soviéticas de no intervención no se cumplieron. Los comunistas, en forma del llamado Bloque Nacional Democrático, ya en Diciembre sustituían a Sănătescu, con otro general, Radescu. A finales de febrero y principios de Marzo del 45, un conflicto entre el Frente Nacional Democrático, liderado por comunistas, y el gobierno de Radescu, trajo la intervención del Comisario Adjunto de Asuntos Exteriores Vyshinskii. El fiscal de los juicios de Moscú durante 1937 y 38, Vyshinskii fue el presidente de la Comisión de Control Aliada. Se enfrentó al Rey y forzó un nuevo gobierno, bajo las órdenes de un líder campesino, de confianza para los comunistas, Petru Gorza. Para asegurarse de que las cosas fueran como ellos habían establecido, los soviéticos mandaron al 7º Cuerpo Mecanizado a Bucarest. Como Churchill se quejó ante Roosvelt: “Los rusos han triunfado en establecer un gobierno de una minoría comunista por la fuerza y la tergiversación”.

La pérdida de Rumanía habría tenido un impacto mucho mayor para Alemania si hubiese pasado antes. Pero para esas fechas los campos petrolíferos de Ploesti ya eran machacados por los bombarderos aliados. Eso sí, la rápida caída abrió de par en par las puertas de lo que Churchill denominara la “blanda panza de Europa”.

Saludos,
Carpe Diem

Volver a “La ocupación”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado