pub01.jpg

Luxemburgo: alistados a la fuerza

Colaboracionismo, resistencia, vida cotidiana

Moderador: Francis Currey

Responder
Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3172
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Luxemburgo: alistados a la fuerza

Mensaje por Francis Currey » Dom Jun 19, 2005 12:19 am

Luxemburgo: alistados a la fuerza

Los alemanes establecen el servicio militar obligatorio en Luxemburgo. Huelga general. El «gauleiter» da orden de disparar

30 de agosto de 1942. — Las calles bullían de policías con uniforme verdoso y expresión hosca; también circulaban numerosos coches atestados de soldados extranjeros. Frente al palacio Arbed se hallaban estacionados gran número de automóviles enarbolando banderas con la cruz gamada, de todos los tamaños. Formaciones de Juventudes Hitlerianas de ambos sexos, procedentes de diversas partes del país, se dirigían al Limpertsberg, lugar de la concentración. Desde hacía varios días las fachadas de las casas mostraban carteles en los que se. convocaba a la magna concentración. A las once de la mañana les dirigía la palabra el gauleiter Símon. Circulaba el rumor de que los alemanes implantarían en Luxemburgo el servicio militar obligatorio.

El discurso del gauleiter estaba destinado a comunicar dos noticias importantes: la instauración del servicio militar obligatorio en territorio luxemburgués y el traslado al Reich de los miembros del Movimiento alemán. Los ciudadanos luxemburgueses afiliados a dicho Movimiento —unos 70.000 en total—, quedaban convertidos en súbditos alemanes desde el 31 de agosto de 1942. Los luxemburgueses que no se adhiriesen a dicho Movimiento serían declarados automáticamente apátridas.
«He tomado la decisión —manifestó el gauleiter a los dirigentes del Movimiento alemán —de solicitar al Führer la concesión de la ciudadanía alemana para los luxemburgueses, petición que ha sido aceptada. Una inmensa mayoría de luxemburgueses gozarán, por consiguiente, de la condición de ciudadanos del Reich. Hace unos años la gente estaba acostumbrada a discutir en el Parlamento asuntos sin trascendencia, pero la situación ha cambiado desde 1940, y ahora es el partido nacionalsocialista y el Movimiento alemán quienes representan la voluntad popular... No son necesarias las papeletas de votación; la voluntad de los organismos dirigentes coincide con nuestros profundos deseos, pues no en vano llevamos sangre alemana en nuestras venas... El Reich nos ha puesto bajo su protección.»

La orden por la que se instauraba el servicio militar rezaba así: «El servicio militar obligatorio comprende a los ciudadanos nacidos entre 1920 y 1924. Los incluidos en dichos reemplazos que el 10 de mayo de 1940 tuviesen nacionalidad luxemburguesa, aunque además de ésta tuvieren otra, comparecerán entre los días 1 al 15 de septiembre de 1942 en la comisaría de policía más próxima a su residencia...»

La medida provocó una oleada de indignación en todo el país. «No hemos ingresado en el Movimiento alemán para convertirnos, andando el tiempo, en esclavos del Reich. Nosotros nos adherimos al VDB en un momento en que, en realidad, no sabíamos a ciencia cierta de qué se trataba; por desdicha, se ha abusado de nuestra buena fe. Jamás nos pasó por la imaginación que el VDB tuviese como meta el convertirnos en ciudadanos alemanes; tampoco podíamos sospechar el alcance que daban los alemanes a dicho Movimiento. Los alemanes no han sido leales con nosotros; no deseamos ninguna clase de comunidad con ellos. Lo único que de corazón queremos es seguir siendo ciudadanos luxemburgueses libres.» Muchos miembros del partido nacionalsocialista intentaron darse de baja, pero se lo impidió la marcha de los acontecimientos.

El establecimiento del servicio militar obligatorio en nuestro país fue una monstruosidad por parte de los alemanes. En la conferencia de paz celebrada en La Haya en 1907 se había decretado que no podía obligarse a los ciudadanos de un país ocupado a prestar juramento de fidelidad a la potencia invasora (art.45). En agosto de 1942, Alemania estaba en guerra con Luxemburgo, toda vez que este país se la declaró en 1941. Según las normas del derecho internacional, Alemania no podía obligarnos a ingresar en filas. El hecho de que los alemanes, contra lo que establecen las leyes internacionales, obligaran a los luxemburgueses a incorporarse a filas, es una prueba de que no veían muy segura la victoria. Porque ¿qué podían significar unos miles de luxemburgueses enviados al frente en contra de su voluntad? El gauleiter, en dos apariciones en público, una en Wasserbillig y otra en Diekirch, había declarado solemnemente que durante la guerra no seria implantado el servicio militar obligatorio en Luxemburgo.

Esto y la obligación que pesaba sobre todos los afiliados al Movimiento alemán de convertirse en súbditos del Reich, fueron motivo de intensos disturbios en Esch, Ettelbríick, Diekirch y Wiltz.

De haber dispuesto de armas y con un caudillo audaz, los luxemburgueses hubiesen repetido la gesta de 1798. Al carecer de los medios necesarios, no tuvieron otro remedio que manifestar su oposición de diversas maneras. Recurrieron a la huelga general y devolvieron en masa sus documentos de afiliación al Movimiento alemán, exponiendo que nunca renunciarían a su nacionalidad luxemburguesa para convertirse en súbditos alemanes. Unos treinta mil luxemburgueses abandonaron las filas del Movimiento alemán. Los maestros se declararon en huelga, y pronto fueron imitados por los médicos de la ciudad de Luxemburgo, por los funcionarios de Correos y por los empleados del comercio y la industria.

La consigna para organizar la huelga general se transmitía verbalmente. El movimiento huelguístico surgió en todas partes y adquirió muy variadas formas. Los ferrocarriles, las fábricas, las oficinas y las escuelas, todo quedó paralizado. Las poblaciones quedaron sin suministro de leche, de verduras, etcétera. El movimiento huelguístico tuvo, naturalmente, sus dificultades para coordinar la maniobra, ya que no era posible confeccionar propaganda escrita, limitándose a la transmisión oral. No obstante las dificultades, nadie perdió la calma, y la huelga se hubiera extendido a todo el país, de no haber intervenido los alemanes con singular fiereza
.
En Wiltz la huelga se inició por obra de sus habitantes, que obligaron a los comerciantes a cerrar sus tiendas, y a los empleados administrativos a dejar sus oficinas. También los profesores fueron inducidos a suspender las clases. Se comprende, pues, que el número de víctimas de las represalias resultara tan elevado entre los moradores de Wiltz. En otros lugares la huelga se quedó en sus fases iniciales, limitándose en algunos casos a un platónico gesto de una breve pausa en el trabajo.
El gauleiter, en su miopía espiritual, no había contado con la resistencia espontánea de casi todo el pueblo luxemburgués, ya que en los actos públicos celebrados, sus palabras habían sido rubricadas por «estruendosos» aplausos. Por eso se mostraba ahora doblemente sorprendido de que el pueblo luxemburgués pudiera expresarse en otro lenguaje muy distinto, cosa que le dejaba perplejo y a lo que no estaba habituado. Perdió la cabeza hasta cometer la peor equivocación: dar orden de disparar. El, portavoz del gran pueblo germánico, estandarte de la cultura, ordenó disparar contra los indefensos luxemburgueses sólo por haber cometido el «delito» de tomarse un pequeño descanso durante el trabajo, por haber protestado ante lo que consideraban una orden injusta.

Herr gauleiter, usted hubiera conseguido dominar el movimiento huelguístico en nuestro país en unos días, si usted hubiese mantenido la calma
Pero con su pánico y su falta de visión ha perdido a la nación luxemburguesa. Antes del 1° de Septiembre, nuestra posición era harto indecisa; ojos del mundo, Luxemburgo aparecía come simpatizante de Alemania, especialmente porque sus habitantes se expresan en un dialecto del alemán

Pero con su orden de disparar, que ha tenido resonancia mundial, se ha sabido que estaban equivocados, y Luxemburgo ha conquistado la simpatía general mediante su actitud huelguística. Su orden de disparar ha sido nuestra salvación. Fue una feliz culpa de su parte, un error que ha beneficiado grandemente a los luxemburgueses. Usted ha convertido en mártires a unos luxemburgueses inocentes que no morirán nunca en la memoria de nuestros conciudadanos, y que, como Hans Carossa dijo: «.brillan después de caídos», y ese fulgor Herr gauleiter, ha resultado mortal para usted

El martes, 1°." de septiembre, los periódicos de la mañana publicaron la noticia de que en Schifflingen los trabajadores se habían declarado en huelga y que en la ciudad de Esch se había, declarado el estado de excepción y constituido un consejo de guerra. A partir del 30 de agosto disminuyó considerablemente el número de personas que ostentaban la cruz gamada. Los estudiantes de los institutos abuchearon al consejero estudíantil Lippman, que quería obligar a profesores y alumnos a lucir la svástica en clase. Las alumnas de la Escuela Superior Femenina de Esch, que se negaron a obedecer, fueron conducidas a Luxemburgo el día 3 de septiembre y encerradas es antiguo convento de monjas carmelitas, para al día siguiente ser trasladadas a Alemania. Los luxemburgueses estaban ya ahítos de ser tratados como corderos. Por otra parte, la marcha de la guerra no era demasiado propicia para los alemanes: en el frente ruso se encontraban prácticamente atascados. Todas las noches se escuchaba sobre nuestras cabezas el infernal zumbido de miles y miles de aviones que volaban hacia el Este, a machacar las ciudades alemanas.

El miércoles 2 de septiembre unos carteles de tono encarnado chillón anunciaban el estado de sitio en todo el país. En unos bandos se hacía saber que en Wiltz habían sido ejecutados dos ciudadanos: Michel Worré, funcionario, y Nikolaus Müller, secretario del Ayuntamiento, el jueves tres de setiembre. Otros carteles anunciaban qué alemanes habían fusilado a más luxemburgueses nueve en total, entre ellos a cuatro profesores de Wiltz. Las patrullas armadas recorrían las calles, de la ciudad; en los patios de los cuarteles habian dispuestos, grandes camiones para el transporte de fuerzas militares. Los acontecimientos se precipitaban. Se decía que la agitación alcanzaba todo el país. El espíritu rebelde de los antiguos guerreros luxemburgueses no se había extinguido, en tanto que el edificio del Tercer Reich se resquebrajaba. El 4 de septiembre se ejecutó a cuatro, luxemburgueses, y ocho fueron detenidos por la Gestapo. La irritación crecía por todo el ámbito del país...

El 5 de septiembre, cuatro nuevos ciudadanos sufrieron la pena capital, entre ellos el profesor: Doctor Alfous Schmit, de Echtemach; otras once personas fueron arrestadas por la Gestapo. Fueron unos días calamitosos, parecidos a aquellos de la I Revolución francesa, con la diferencia de que ésta nos trajo la libertad, mientras que la demencia nazi nos conducía a la esclavitud. El sábado, 6 de septiembre, no tuvo lugar ninguna ejecución, como tampoco el domingo, día 7. El país respiró aliviado. Se decía que en Berlín habían reprendido a los responsables luxemburgueses por haberse excedido en el cumplimiento de su misión...

El 6 de septiembre de 1942, la radio londinense difundió la nueva de que la gran duquesa de Luxemburgo y el Gobierno en el exilio habían formulado su protesta ante las grandes potencias por la implantación del servicio militar obligatorio en Luxemburgo. El domingo 7 de septiembre de 1942, el gauleiter Gustav Simón recibió a una comisión de luxemburgueses, encabezada por el profesor Kratzenberg, quien le hizo entrega de un mensaje de adhesión suscrito por treinta ciudadanos. El representante, Herr Kratzenberg, después de testimoniarle la lealtad de los luxemburgueses simpatizantes con los alemanes, dijo: «Le rogamos, Herr gauleiter, que en atención a la conducta ejemplar de nuestros compatriotas, levante inmediata-mente el estado de sitio. Le aseguramos, tanto en nuestro nombre como en el de los miembros del Movimiento alemán, nuestra inquebrantable fidelidad a Adolf Hitler, que ha liberado a Europa y a nuestra patria del peligro bolchevique, y que nos reservará un puesto en la Gran Alemania.»

Pero, como diría el poeta: «Qué gesto tan soberbio mas, ¡ay!, un gesto al fin y al cabo.» Hemos sabido que Herr Kratzenberg se encontraba de vacaciones en Estiria, y que fue llamado telegráficamente para representar esa mascarada.

En su respuesta, el gauleiter expresó su satisfacción ante el comportamiento de los ciudadanos luxemburgueses fieles al Movimiento alemán, que había reducido a los elementos levantiscos... Por fin se refirió a las medidas tomadas para sanear la atmósfera política en Luxemburgo: «Entre ellas figura la evacuación de aquellos ciudadanos luxemburgueses que, aunque de sangre alemana, no han observado un comportamiento político adecuado a quienes viven en un territorio fronterizo con el Reich. Por consiguiente, serán enviados con sus familiares a vivir en la misma nación alemana. Eso no atañe a los agitadores políticos que estos días se han pronunciado contra el Reich, haciendo con ello causa común con los bolcheviques. Estos agentes a sueldo de Moscú no tardarán en conocer los horrores del bolchevismo. Con estas y otras disposiciones, dentro de pocos meses sólo permanecerán en Luxemburgo aquellas personas que tengan clara conciencia de su estirpe alemana. Lo prometo.»

El 8 de septiembre se levantó el estado de sitio en los distritos de Diekirch y Grevenmacher.

El 9 de septiembre, un nuevo cartel anuncio el fusilamiento del tornero Eugen Biren, de Schifflingen, y que 20 personas habían sido detenidas por la Gestapo.
.
¡Ya ascendía a veinte el número de ciudadanos luxemburgueses ejecutados!

El mismo día 9 de septiembre, los periódicos lanzaron la noticia del plan de colonización de Luxemburgo. «Sería imperdonable —comentaban— que en las propias fronteras del Reich existieran personas desafectas a él. Estas familias deben ser reemplazadas por otras educadas en el pensamiento alemán. Tales traslados no deben ser interpretados como un destierro, sino que se trata de una medida política y de seguridad para las comunidades adictas que viven en las zonas fronterizas Además, con su incorporación al seno de la gran familia alemana, las personas desplazadas aprenderán a ser ciudadanos más útiles, por las

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3172
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Mar Jul 05, 2005 8:53 am

La historia de Luxemburgo durante la Segunda Guerra Mundial en Exordio:

En Luxemburgo antes de la guerra, hubo intentos de formar un Partido Nacionalsocialista, pero ninguno logró obtener las simpatías de la población y desaparecieron poco después de 1933.

El país era monárquico sin duda alguna puesto que la gran Duquesa de Luxemburgo Charlotte Aldegonde Élise Marie Wilhelmine, poco después de subir al trono, convocó a un referéndum y los luxemburgueses eligieron el gobierno monárquico.

Sin embargo hubo células del Partido Nacional Socialista Alemán, que agrupaban a los ciudadanos de extracción alemana, pero sin aceptar a ciudadanos luxemburgueses. Posteriormente, en 1936, se formó el Partido Nacional Luxemburgués (LNP), uno de cuyos militantes era un joven de 18 años, Albert Kreins, quien viajó a Alemania y quedó impresionado con lo que vio. De regreso a su país fundó una imitación de las Juventudes Hitlerianas que se llamó Luxemburger Volksjugend, pero no tuvo tampoco mucho éxito en conseguir adeptos.

El Gran Ducado de Luxemburgo fue invadido por Alemania, de manera incruenta, el 10 de Mayo de 1940 y la Gran Duquesa Charlotte y la familia real se exiliaron en Canadá. En Julio, el profesor Damian Kratzenberg de 62 años, hijo de alemán y madre luxemburguesa, fundó un partido de corte germano-racial y fue declarado el único partido oficialmente autorizado en el país. El partido logró tener 84 mil miembros, pero de ellos, solo una minoría fue voluntaria. La alternativa de entonces era, si perteneces al partido tienes trabajo, si no te las arreglas como puedas.

Se forzó una política de germanización que alcanzó a la mayoría de los luxemburgueses quienes fueron forzados a aceptar las políticas impuestas por las organizaciones paramilitares de imitación alemana y a las cuales todos estaban obligados a pertenecer. Los obreros tenían que pertenecer al Deutsches Arbeits Front o encarar el despido.

Después que la campaña del oeste terminó el 28 de Junio de ese año con la firma del armisticio, Luxemburgo fue formalmente anexada al Gauletier Koblenz-Trier que era un distrito del Reich Alemán. El Gauletier de Koblenz-Trier fue Gustav Simon, quien fue después nombrado Administrador Civil del ex Luxemburgo. La población del ducado era de 290.000 habitantes de los cuales unos 17.000 eran de ascendencia alemana. Posteriormente en Febrero de 1941 el Gauletier Koblenz-Trier fue renombrado Gauletier-Moselland.

La Wehrmacht montó una agresiva campaña de reclutamiento de voluntarios en Luxemburgo poco después de estabilizada la situación política en los territorios ocupados de Francia, Bélgica y Holanda. Debido al prestigió que adquirieron las fuerzas armadas alemanas por las fulgurantes victorias, el llamado a filas de los voluntarios luxemburgueses fue todo un éxito. Inmediatamente fueron incorporados a filas unos 2000 hombres. En Agosto de 1942, Luxemburgo fue oficialmente incorporada al Reich Alemán y por tanto todos los hombres aptos estaban obligados a prestar el servicio militar en las fuerzas armadas alemanas.

Los jóvenes de ambos sexos pertenecientes a las clases 1920-1926 debieron prestar servicio en el Reichsarbeitsdienst e incorporados inmediatamente a filas, lo que significó un contingente de más de 12 mil hombres desde Agosto de 1942 hasta la liberación a fines de 1944. De ellos, 2752 cayeron en acción, murieron a consecuencias de heridas, o fueron declarados perdidos en acción. Unos 1500 fueron gravemente heridos o lisiados y desertaron 3516 hombres.

Como Luxemburgo fue parte integral de Reich, los luxemburgueses pelearon bajo la bandera alemana, pero no hay duda que sirvieron en el ejército, la marina, la aviación y las Waffen-SS sin que hubiera distingos de nacionalidad.

Después de la guerra, muchos ciudadanos fueron acusados de colaboracionistas y enjuiciados. Cuando menos hubo 12 sentencias de muerte, de las cuales 8 se llevaron a cabo. El profesor Kratzemberg, fue uno de los ejecutados.

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3172
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Mar Jul 05, 2005 8:56 am

Los luxemburgueses

En Diciembre de 1940 la policia y la guardia rural fue enviada a Alemania para recibir adistramiento, poco después fueron trasladados al frente.
A partir de ahi la población civil fue obligada a alistarse y a combatir, por ejemplo el 30 de Agosto de 1942 el Gauletier Simon decreta que todos los jóvenes entre 18 a 22 años sean reclutados.

El total asciende a 12.000 personas alistadas

3.500 huyeron incorporandose después a: "Las tropas de Luxemburgo en Gran Bretaña"

1.175 Murieron en combate

1250 Se contaron como desaparecidos

Hay una historia tierna sobre la ocupación de Luxemburgo. La columna alemana fuñe informada por los elementos del reconocimiento de la presencia de unidades militares del ejército de Luxemburgo en la carretera por la que discurrían. El jefe alemán con buen sentido envió un oficial con la requisitoria de rendición en 30 minutos para evitar males mayores. Los luxemburgueses se rindieron en 10 minutos. Los alemanes comprobaron que las "uerzas" en cuestión disponían de aproximadamente un batallón con equipamiento y armamento obsoleto. Los soldados no fueron detenidos sino enviados a casa sobre la marcha tras ser desarmados.

Las fuerzas militares de Luxemburgo se reducian a un batallon de 400 hombres de infanteria y un piquete de caballeria con 12 jinetes.Muy poquito podian hacer con lo que se les venia encima.

En 1940 su ejercito se componìa de dos "Companias" una de 428 Voluntarios,una de 268 Gendarmes.
En 1944-1945 los Luxemburgueses-Libres participaron a la Liberacion en el seno de una Bateria de Artillerìa de la 1ra Brigada Belga Libre.

La Historia de los 12 000 Luxemburgueses del Gran Ducado tiene mucha similitud con los 135 000 Malgré-Nous Alsacianos y Mosellanos(y 8700 Belgas de Eupen & Malmédy).
Conocì dentro de mi propia familia uno de esos Malgré-Nous luxemburgueses que desertò el Ejercito Aleman en junio de 1943,estuvo en Rusia creo,para refugiarse aqui y organizar una red de evasion y de acogida para ellos.

Cifras en complemento

Reclutados 11 168
Desertores y Refractarios 3510
Desaparecidos 1250
Caidos 1775
Fusilados 253
Maquis & Aliados 705
No creo que huyeron masivamente en Gran Bretaña :
44 murieron con los maquis belgas
1100 desertores y refractarios refugiados en Auvernia,de los cuales 150 se unieron a los FFI del Maquis de Auvernia

Informes de Von Radowitz,Ministre d'Etat de Alemania en el Gran Ducado
Durante la crisis checoslovaca de 1938 Von Radowitz habìa observado el resentimiento anti-aleman de los luxemburgueses y
"la tradicional antipatia historica contra "los Prusianos".Nuestros compatriotas son objetos de los peores insultos,todo lo que es aleman es cubrido de oprobio,los luxemburgueses de todas las clases y de todos los estratos de la sociedad son francofilos por sentimiento.Para el luxemburgues,Francia es su segunda patria,ve en ella la protectora de su ideal y de su libertad"

En 1940
"La primera reaccion frente a la invasion fue evidamente un gran recelo por no decir miedo.No se podìa esperar otra cosa ya que la opinion publica habìa sido unilateralmente influenciada por los periodicos indigenas y la prensa francesa que desfiguraban la politica alemana para presentarla como una manifestacion peligrosa del imperialismo germanico.
El ejercito aleman,las instituciones del partido y de la policia fueron presentados como espantajos que encarnaban la crueldad y el odio,es asi que las tropas encontraron la hostilidad de 90 % de la poblacion"

De los incorporados obligatoriamente a la Wehrmacht, 1.175 cayeron en la lucha, y desaparecieron 1.250. Las deportaciones de los Judíos después de la huelga general en protesta a la anexión al Reich, y terminaron de Luxemburgo por los aliados. Un total de 1.138 familias, compuestas de 4.187 varones y 21919 hembras, se vieron trasladadas a campos de concentración alemanes de Silesia ( Lebus, Mittelstein, Boberstein, etc), al territorio de los Sudetes (Schreckenstein) y a Hunsrück (Metzenhausen)

Como represalia por la huelga general de Septiembre de 1942, veinte personas fueron fusiladas en el bosque de Hinzert. Tras el atentando que causó la muerte a un jefe local de la organización juvenil, se procedió a la detención de diez soldados luxemburgueses, a quienes en principio se condenó muerte, siéndoles luego conmutada la pena de prisión, por la que cumplieron en una cárcel de Lyón (Francia) El número de individuos alistados obligatoriamente a la Wehrmacht fue de 12.000 de los cuales huyeron unos 3.500. Durante la ofensiva de las Árdenos (diciembre de 1944 a enero de 1945) los alemanes fusilaron a 63 rehenes

De los 4.000 judíos establecidos en Luxemburgo desde la época anterior a la guerra, murieron alrededor de 3.000. De ellos, 1.200 habían conseguido pasaporte especial en su intento de ponerse a salvo en los Estados Unidos, pero fueron detenidos en la. frontera española, entregados al Gobierno de Vichy y luego a los alemanes, para terminar en el campo de concentración de Auschwitz.

Torres
Miembro
Miembro
Mensajes: 130
Registrado: Jue Jun 16, 2005 8:44 pm
Ubicación: España

Mensaje por Torres » Mar Jul 05, 2005 7:17 pm

Tuve ocasión de visitar Luxemburgo y a pesar de mis esfuerzos por conseguir información sobre el periodo de la ocupación alemana lo único que me ofrecieron fue alguna bibliografía sobre la "resistencia".
En realidad por los datos que poseo no hubo mucha resistencia entre los luxemburgueses, la mayoría de los cuales se sintieron bastante felices de pasar a ser "ciudadanos de primera" en la Alemania de Hitler. Hubo movimientos clandestinos independentistas y antinazis pero no tuvieron mucha importancia debido en gran parte por la falta de colaboración de la población civil. que no dudaba en lucir en sus solapas las insignias con la esvástica y la leyenda "Heim ins Reich" (En el Reich como en casa).
Entre los luxemburgueses alistados en los ejercitos alemanes (el artículo que ha posteado Francis Currey habla de 12.000 pero debieron ser muchos mas) dudo que se registrara el porcentaje de deserciones que se señala (sobre un 30%) y desde luego si existieron esas deserciones (que por logica se producirían sobre todo en el frente del Este) dudo que esos hombres llegaran a incorporarse a las fuerzas libres de Luxemburgo organizadas por los británicos. A esos desertores le ocurriría lo mismo que a los de la División Azul, probablemente, y acabarían por vivir el mismo cautiverio que sus compañeros capturados en combate.
En el museo militar de Diekirch, cuya visita os recomiendo, existe bastante información sobre los cautivos luxemburgueses en la URSS, e incluso se recrea un Gulag.
Un tema interesante sobre el que existe poca información. Enhorabuena por la aportación, Francis.

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3172
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensaje por Francis Currey » Vie Sep 07, 2007 11:59 pm

Resistencia luxemburgesa

Luxemburgo como hemos visto no pudo plantarle cara al ejército alemán sin embargo una vez ocupado el país, un clima de valentía se apoderóde los luxemburgeses. Sin embargo la lucha de la resistencia en Luxemburgo, no va a destacarse por sus atentados a convoyes de tren, ataques selectivos, grandas de mano y viejos fusiles. Si es cierto que aquellos que qusieron empuñar las armas, encontraron un hueco en las filas de la resistencia belga o francesa pero la mayoria de los habitantes de Luxemburgo optaron por una resistencia pasiva, una resistencia no destructiva en la que sin duda sus posibilidades de exito hubieran sido escasas sino de construcción, de la construcción de una ferréa moral patriótica, mientras durara la ocupación. Así pues se ocuparon de realizar publicaciones ilegales que fortalecieran la moral nacional, pintadas contra el invasor y ocultar a los jovenes que se negaban a ingresar en las filas de las tropas nazis.

Veámos ahora los principales grupos de resistencia:

L.P.L., Lëtzeburger Patriote Liga
LFB, Lëtzeburger Freihétsbewegong
LFK, Lëtzeburger Freihétskämpfer
L.V.L., Lëtzeburger Volleks Legio'n
L.R.L., Lëtzeburger Ro'de Lé'w
PI-Men, Patriotes Indépendants
LFB, Lëtzeburger Freihétsbond

La moral de Luxemburgo permaneció lo más alta posible gracias al empeño de estos valientes luxemburgeses que comenzarón a organizarse en el otoño de 1941

Fuente: "L' Histoire du Luxemburgo: El petit del `de Le destin d' un paga". de Gilbert Trausch publicado en Ediciones Privat: Toulouse, 2003

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3628
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re:

Mensaje por Audie Murphy » Vie Oct 25, 2013 6:24 pm

Francis Currey escribió:Las fuerzas militares de Luxemburgo se reducian a un batallon de 400 hombres de infanteria y un piquete de caballeria con 12 jinetes.Muy poquito podian hacer con lo que se les venia encima.

En 1940 su ejercito se componìa de dos "Companias" una de 428 Voluntarios,una de 268 Gendarmes.
En 1944-1945 los Luxemburgueses-Libres participaron a la Liberacion en el seno de una Bateria de Artillerìa de la 1ra Brigada Belga Libre.

Como represalia por la huelga general de Septiembre de 1942, veinte personas fueron fusiladas en el bosque de Hinzert.
El número de individuos alistados obligatoriamente a la Wehrmacht fue de 12.000 de los cuales huyeron unos 3.500. Durante la ofensiva de las Árdenos (diciembre de 1944 a enero de 1945) los alemanes fusilaron a 63 rehenes

De los 4.000 judíos establecidos en Luxemburgo desde la época anterior a la guerra, murieron alrededor de 3.000. De ellos, 1.200 habían conseguido pasaporte especial en su intento de ponerse a salvo en los Estados Unidos, pero fueron detenidos en la. frontera española, entregados al Gobierno de Vichy y luego a los alemanes, para terminar en el campo de concentración de Auschwitz.
Los alemanes rápidamente sobrepasaron la simbólica resistencia local obstáculos de cemento armado en las carreteras
Imagen

los luxemburgueses enrolados a la fuerza tuvieron que pasar muchas penalidades en campos rusos de prisioneros, como Tambow, sobre todo cuando se les negaron las facultades otorgadas los alsacianos: ser repatriados enrolándose en las fuerzas de la Francia Libre

Imagen

En Wiltz se ha erigido este memorial en memoria de los fusilados tras la huelga de 1942
Imagen

Imagen

en Alzette existe un museo de la resistencia y la ocupación, donde cuentan las vicisitudes de los judíos en el país ocupado

Imagen
estatua dedicada al maquis

muchos hombres se escondieron de ese reclutamiento forzoso, por ejemplo en cuevas
Imagen
un hecho que refleja la cinta "RÉFRACTAIRE" del 2009
viewtopic.php?f=42&t=10589&p=303860&hil ... go#p303860

sabotaje en las vías férreas
Imagen


cabecillas grupo resistente LFB, Lëtzeburger Freihétsbewegong
Imagen


todas las fotos las he tomado en un viaje de otoño 2013
viewtopic.php?f=84&t=18091&p=328719#p328719
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Responder

Volver a “La ocupación”

TEST