pub01.jpg

Pasadores, guías de la libertad

Colaboracionismo, resistencia, vida cotidiana

Moderador: Francis Currey

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por TMV » Vie Nov 21, 2008 3:17 am

Hola amigos, aquí os dejo la traducción al castellano de un artículo publicado en el número 73 de la revista Sàpiens, (noviembre del 2008) pàginas18 a 25. Tanto el texto como todas las fotografías pertenecen a la fuente mencionada.

PASADORES, GUÍAS DE LA LIBERTAD

Las épicas redes de evasión durante la Segunda Guerra Mundial

Imagen
Control en la frontera de Pertus

Entre 1940 y 1944, cerca de cien mil personas – sobre todo judíos que huían de la Solución Final, ciudadanos franceses en edad militar y aviadores aliados abatidos sobre la Europa ocupada – atravesaron los Pirineos buscando la seguridad de los consulados británico y norteamericano en Barcelona.

Les ayudaron centenares de guías, la mayoría antiguos combatientes republicanos reconvertidos en resistentes o contrabandistas.

En tráfico clandestino de hombres a través de los Pirineos no se interrumpió, incluso con las condiciones meteorológicas adversas y la vigilancia de las autoridades alemanas.

Eduard Molné es un superviviente. De la vida (tiene 91 años) y de la Gestapo. Porque la noche del 27 de septiembre de 1943 cayó en manos de la temida policía de seguridad del partido nazi en una de las raras incursiones alemanas en suelo andorrano documentadas en la Segunda Guerra Mundial.

Hijo del hostal Palanques de la Massana (Andorra), aún hoy existente, Molné ejercía ocasionalmente de chofer de la cadena de evasión que dirigía el abogado catalán Antoni Forné desde el mismo hostal. Como muchas otras veces, Molné había recogido aquella misma noche en Llorts una expedición de cinco oficiales polacos procedentes de la Francia ocupada que acababan de atravesar los Pirineos huyendo de los alemanes. La fortuna les dio la espalda a partir de aquel momento, porque de vuelta a La Massana se encontraron con dos automóviles con matrícula francesa parados delante del hostal Palanques, y cinco hombres ataviados con gabardinas –recuerda – alrededor del establecimiento. “Al verlos enseguida lo supe: la Gestapo”.
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
http://www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por TMV » Vie Nov 21, 2008 3:20 am

En las garras de la Gestapo

Molné pasó de largo y se inició entonces una breve persecución que acabó a la altura de Syspony, población de Andorra, poco antes de los túneles de la Massana. Un tiroteo intimidatorio fue suficiente para que los fugitivos – que no iban armados – parasen el coche. Los otros dos hombres de la red de acompañamiento – Forné y Albert Vicente Conejos, otro catalán exiliado a Andorra – tuvieron la habilidad de saltar del coche y desaparecer en la noche. Pero Molné y los cinco polacos enlatados en el asiento trasero cayeron en manos de la Gestapo:

“nos buscaban vivos, porque no disparaban a matar. Aquella misma noche partimos hacia el cuartel general de la Gestapo en Toulouse. Al llegar al puerto de Envalira había un palmo de nieve, y nos hicieron bajar para empujar los coches. En el Pas de la Casa tenía la esperanza de que la policía andorrana me haría bajar del vehículo. Pero no tuve suerte: el agente de servicio en la aduana, vio que gesticulaba pero debió pensar que lo saludaba y nos dejó pasar. Me vi muerto”.

Pero Molné no murió en la prisión de Saint Michel de Tolosa, donde lo encerraron. El síndico general de Les Valls, Francesc Cairat, hizo gestiones con personas cercanas al Obispo de Urgell –Iglesias Navarri, confesor de Carmen Polo, esposa de Franco, y coronel eclesiástico del ejército – y del consulado francés en Barcelona para conseguir su libertad.

“En honor a la verdad, he de decir que no me maltrataron, incluso aún que desde un principio insistí en que no era miembro de ninguna cadena y que me limitaba a hacer un servicio de taxi en el territorio andorrano. No lo hice por valentía, pero es que de todas maneras ya me veía muerto. Sea como fuere, una semana después vino un chico del consulado alemán y me aseguró que enseguida me liberarían. Así fue; al cabo de un par de días me subieron a un coche de la Gestapo que me llevó hasta el Pas de la Casa”.

De quien no se supo nunca más fue de sus compañeros de infortunio: los cinco oficiales polacos y un agente norteamericano que servía de enlace con las redes de evasión y que fue capturado en el hostal Palanques, según dejó escrito Forné en su relato del episodio.

Mulné integró, junto con Joaquim Baldrich, Lluís Solà, Joan Soldevila y Joan Català, la reducida nómina de supervivientes de las redes de pasadores (passeurs, en francés) que operaron con notable éxito transportando evadidos que huían de la Europa ocupada por los nazis hasta la seguridad del consulado británico en Barcelona. Este contrabando humano, que comenzó a mediados de 1941 y se alargó hasta el verano de 1944, se extendió por todo el Pirineo, desde Portbou hasta Hendaya.

La historiadora francesa Emilienne Eychenne calcula que fueron cerca de 50.000 los evadidos a través de la cadena. El historiador Joseph Calvet incrementa la cifra hasta los 100.000. El mismo Calvet ofrece una idea aproximada sobre el origen nacional de los refugiados a partir de los que fueron detenidos por la policía franquista a lo largo de 1943: los franceses representaron aquel año el 65% del total, seguidos de canadienses (12%, muchos de los cuales eran en realidad franceses que se hacían pasar por canadienses), polacos (5%), belgas (4%), y británicos, norteamericanos y apátridas (cada unos, con un 3%).

Imagen
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
http://www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por TMV » Vie Nov 21, 2008 3:22 am

Judíos y aviadores

Los fugitivos que Molné no pudo salvar de las garras de la Gestapo eran oficiales polacos. De echo, los militares de esa nacionalidad fueron cronológicamente los primeros usuarios de las redes que abastecieron en los Pirineos la Resistencia y los maquis antifranquistas, con la ayuda de grupos de contrabandistas reconvertidos en “pasadores” de hombres y, también de oportunistas atraídos por las recompensas en metálico que ofrecían los británicos y norteamericanos: tres mil pesetas por refugiado que llegara al consulado.

Inmediatamente después de los polacos, se añadió el contingente francés. Primero, tímidamente, integrado por los jóvenes que huían de la movilización, y a partir del armisticio firmado por Pétain, en junio de 1940, por los militares refractarios que querían unirse a las fuerzas de la Francia Libre que combatían en ultramar contra Alemania bajo las órdenes del los generales De Gaulle y Giraud. La situación cambió drásticamente el noviembre de 1942, con la ocupación de la Francia de Vichy ordenada por Hitler como respuesta a la Operación Torsch, el desembarco aliado en el Norte de África. A este hecho se añadió, el mes de febrero siguiente, la instauración del servicio de trabajo obligatorio (STO), por el cual los ciudadanos franceses en edad militar podían ser trasladados a Alemania como mano de obra para la industria de guerra.

Los judíos conformaron cuantitativamente el segundo grupo de evadidos, 37.500 según el historiador Haim Avni, si bien cabe tener en cuenta que bajo esa etiqueta se englobaban ciudadanos de diversos países. El grueso de ese nuevo éxodo se produjo sobretodo en el verano de 1942, cuando los jerarcas nazis decretaron la Solución Final, la eliminación física de los judíos de la Europa ocupada. Fue entonces cuando los judíos concentrados por la Francia de Vichy en estaciones termales del sur del país, como Aulòs, se lo jugaron todo a la carta de la evasión. Entre los judíos que evitaron la deportación huyendo a través de los Pirineos, el madrileño Alberto Poveda –funcionario del Gobierno Civil de Lérida encargado de los refugiados desde 1942 – consigna en sus memorias, Paso Clandestino, la llegada a la capital del Segrià de la esposa del barón de Rotschild, Claude, y de sus hijas Claude y Monique. Procedentes de Marsella, habían llegado a través de Andorra, una de las vías clásicas de evasión.

En ese tráfico clandestino tuvieron un papel destacado Samuel Sequerra, delegado en España de la Cruz Roja portuguesa y el hombre en Barcelona de la American Jewish Joint Distribution Comité, entidad encargada de prestar la primera ayuda a los judíos acabados de llegar y que operaba desde el hotel Bristol, en l acalle Puerta del Ángel de Barcelona.

Otro grupo importante de fugitivos los constituían los aviadores abatidos sobre la Europa ocupada. El retorno de esos hombres representaba un golpe propagandístico, una inyección de moral para los combatientes y, sobretodo, una importante contribución al esfuerzo bélico, porque costaba meses de entrenamiento formar un piloto de combate. No es extraño que las redes más activas que operaban en los Pirineos – La Comète que cubría la ruta de Bélgica al País Vasco, o la Pat O’Leary, de Toulouse a Barcelona – surgieran para ayudar a los aviadores a ganar la seguridad de los consulados británico o norteamericano, desde donde eran devueltos a sus países de origen vía Gibraltar, Cádiz, Algeciras o Lisboa (Portugal), o a través del submarino inglés, l’Orphée.

Un contingente privilegiado no solo porque eran los destinatarios principales de las redes mejor organizadas como la Comète o la Ponzán, sino también porque una vez en territorio español recibían un trato exquisito: de entrada las autoridades franquistas les permitían instalarse en hoteles como Pessets en Sort; Adria y Mundial en la Seu d’Urgell: el París en Figueres; o el Peninsular de Girona, a cuenta de los agentes del consulado británico, antes de ingresar en residencias especiales en Alhama de Aragón (los pilotos) o Jaraba (pilotos y oficiales de otras armas a partir de la graduación de teniente).

Se ahorraban así el penoso periplo de los evadidos ordinarios capturados por la policía: prisión del partido judicial donde eran detenidos, traslado a la prisión de la capital de la provincia e internamiento en el campo de concentración de Miranda de Ebro para los soldados rasos y los hombres en edad militar, entre los 18 y los 40 años, en un cautiverio que se podía alargar hasta seis meses. Las mujeres y los menores de edad acostumbraban a ser internados en balnearios (como el de Caldes de Malavella), o bien eran inmediatamente liberados, como pasaba en Lérida.

El teniente Charles E. Yeager, que en 1947 se convertiría en el primer piloto en atravesar la barrera del sonido, fue uno de los centenares de aviadores aliados evadidos a través de los Pirineos: Calvet ha seguido el rastro desde que fuera abatido por los alemanes en una misión sobre Gironda, hasta que entró en Cataluña por el Valle de Aran, el 28 de marzo de 1944. Tres días después lo encontró alojado en el Pestes, ya en Sort.

Imagen
Charles E. Yeager

Hay clases claramente diferenciadas por lo que respecta al paso por los Pirineos:

- Hasta mediados de 1941 fue un trámite puramente burocrático. Solo hacía falta un pasaporte en regla, el visado de tráfico y un pasaje de barco que acreditara que el viajero tenía medios para salir de España.
- Desde mediados de 1941 se impermeabilizó la frontera: se exigió un salvoconducto especial para atravesarla. Los consulados españoles dejaron de expedir visados y se amenazó que todo sospechoso detenido en una franja de cinco kilómetros en el interior del país seria inmediatamente repatriado a Francia. Aún con esta política expeditiva, los aliados presionaban, precisamente, en sentido contrario. Primero a cambio de remesas de materias primas – carbón, gasolina, potasa, trigo y fosfatos.
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
http://www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por TMV » Vie Nov 21, 2008 3:25 am

Imagen

Imagen
Atravesando los Pirineos
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
http://www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por TMV » Vie Nov 21, 2008 3:31 am

Refugiados por fosfatos

Según la historiadora Emilienne Eychenne, se llegó a acordar el intercambio de 20.000 refugiados contra el pago de 500.000 toneladas de fosfatos y certificados de navegación indispensables para que la marina mercante española pudiera surcar los mares dominados por la Royal Navy. Además a partir del desembarco aliado en el Norte de África, en noviembre de 1942, y la capitulación alemana de Stalingrado, el febrero siguiente, el desenlace previsivo de la guerra aconsejaba al régimen franquista alejarse del nazismo y congraciarse con los aliados. Consecuentemente, la entrega de evadidos a las autoridades alemanas, que nunca fue la norma general y que afectó sobre todo a los judíos, fue en adelante rarísima. En cualquier caso, los efectivos encargados de evitar el paso clandestino eran escasos: Eychenne contabiliza casi un millar del lado español y un contingente alemán de dos mil hombres distribuidos por toda la sierra. Pocos aparentemente, pero efectivos: la historiadora ha documentado un total de 7.158 expediciones a lo largo de la guerra: 2.053 fueron abortadas en suelo francés, lo cual comportó el arresto de 3.800 personas. Caer en manos de los alemanes significaba la deportación inmediata: esta fue la suerte fatal de la cuarta parte de los detenidos; el arresto en manos de la gendarmería francesa tenía un precio mucho más barato: multa de cien francos evitable a cambió de enrolarse en el Ejército de Vichy.

El precio del silencio

Los pasos preferidos fueron los más complejos orográficamente hablando, en la suposición (cierta) que la vigilancia en esos puntos había de ser por esa razón menos severa. Por lo tanto, la accesible frontera empordanesa, la más transitada los dos primeros años de la guerra, cedió protagonismo, a partir de mediados de 1941, a la Cerdanya, Andorra, Pallars y a la Vall d’Aran como escenarios principales de ese tráfico clandestino. Era allí donde los fugitivos se ponían en manos de estos guías profesionales de origen muy diverso – contrabandistas como Baldrich, miembros de la resistencia como Català o puros oportunistas que operaban por una combinación de intereses patrióticos y crematísticos. Según Baldrich, el dinero que los aliados les pagaban por evadido, se destinaban sobre todo a pagar sobornos:

“Los gendarmes de la Seu d’Urgell recibían, por ejemplo, cincuenta pesetas por persona por hacer la vista gorda. Pero también era necesario pagar los gastos generados en las masías que acogían a los fugitivos en las dos noches en que se podía alargar el trayecto entre Andorra y Manresa, donde los fugitivos embarcaban en un tren con dirección a Barcelona”.

Los gastos, la complicidad y el silencio. Todo se podía comprar con dinero en aquella España de miseria.

Esta guerra secreta del Pirineo constituye la principal aportación de los hombres y mujeres de la frontera a la derrota militar del nazismo. Una aportación modesta en el maremagno de la guerra, pero que merece ser sacada a la luz ahora que aún quedan los últimos testigos vivos. Gente como Joaquim Baldrich, Lluís Solà, Eduard Molné, Joan Català o Joan Soldevila, artífices de uno de los episodios más desconocidos la conflagración y que, según el historiador George Hills, se demostró militar y políticamente más decisivo para el resultado de la guerra que el conjunto de operaciones de la Resistencia en los departamentos próximos a los Pirineos.
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
http://www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por TMV » Vie Nov 21, 2008 3:37 am

Contrabandistas de la libertad

Joaquim Baldrich, Lluís Solà, Joan Català, Joan Soldevila – junto a Eduard Molné – son algunos de los supervivientes de las redes de pasadores que transportaban evadidos que huían de la Europa ocupada hasta la seguridad de los consulados aliados en Barcelona.

Lluís Solà Noguera

Imagen

El fugitivo republicano (Santa Eulàlia de Lluçà, Berguedà, 1913). Voluntario en la Guerra Civil, huyó a Francia donde fue internado en diferentes campos de concentración hasta que fue repatriado a España, donde fue destinado a un campo en Huelva. Al ser trasladado a Barcelona, Solà huyó a Andorra. Allí se dedicó al contrabando, al mismo tiempo que hacía de guía para aquellos que querían cruzar la frontera. Se integró en las redes de evasión que llevaban refugiados de la Segunda Guerra Mundial hasta el consulado británico en Barcelona. Los conducía hasta Josa del Camí y cobraba mil pesetas por evadido. Francesc Viadiu, el auténtico cerebro de las redes de evasión al servicio de los aliados en Andorra, le encargó la conducción de un piloto de aviación norteamericano hasta Barcelona, pero la Guardia Civil los interceptó en la estación de tren de Manresa, donde capturaron al aviador. Solà pudo huir. Vive en Andorra.

Joan Soldevila Pich

Imagen

Familia de Pasadores (Escart, Pallars Sobirà, 1913). Al finalizar la Guerra Civil, se dedicó intermitentemente a realizar trabajos en el bosque y al contrabando, hasta que fue detenido junto a su hermano Ricard, en 1943. En la prisión de Lérida, conocieron un contacto que los introdujo en los servicios secretos belgas. Con sus hermanos Ricard y Jaume, y su cuñada Generosa Cortina, integraban una red que llevaba documentación. Ricard recogía los paquetes en Barcelona, Joan los llevaba a Coflent, y Jaime y Generosa los entregaban en Toulouse. Paralelamente pasaron al estado español a diversos refugiados. En uno de los viajes, Jaume y Generosa fueron detenidos por los nazis. Jaume consiguió huir, pero su esposa, fue deportada a Alemania, donde trabajó en una fábrica de armamento hasta que los soviéticos la liberaron. Joan Soldevila vive en Esterri d’Àneu.

Joaquim Baldrich

Imagen

Héroe a la fuerza. (El Pla de Santa Maria, Alt Camp, 1917). Combatiente de la Guerra Civil, Baldrich llegó a Andorra en 1939. Durante el verano trabajaba de mozo y en el invierno conducía un camión. Para completar el jornal, se animó a hacer contrabando. “Un día que pasábamos por el Coll de Toses, oímos que nos llamaban: “Messieurs”. Eran 25 personas que querían que los lleváramos a Barcelona. Los acompañamos hasta la estación de tren de Manresa. Así empecé a hacer de passeur”. Baldrich integraba, junto con Eduard Molné y los refugiados catalanes Antoni Forné, Salvador Calvet, Joseph Monpel i Vicenç Conejos, el eslabón de una cadena que conectaba Toulouse con Barcelona. Recogían a los refugiados en Luzenac y los llevaban hasta Manresa. Dos días y dos noches. En la estación se cambiaban de ropa y cogían el primer tren hacia Barcelona. “Pasé unas 300 personas, y no perdí ninguna”. Vive en Escaldes.

Joan Català

Imagen

Del SIEP a la red Ponzán (Llavorsí, Pallars Sobirà, 1914). Contactó con el anarquista Francisco Ponzán al final de la Guerra Civil, en el Servicio de Información Periférico (SIEP). Con él entro en el Estado Francés por la Guingueta d’Ix, y fueron internados en el campo de Le Vernet. Català se escapó y se refugió en Andorra. Desde allí trabajó como correo para la red Ponzán, la Pat O’Leary: “cuando recibía el aviso, subía hasta el Pas de la Casa, donde me libraban un paquete que debía llevar a Barcelona”. Ocasionalmente guió a aviadores y judíos fugitivos, que recogía en Arieja. La ruta pasaba por Andorra, La Seu d’Urgell y el Solsonès, y se hacía a pie hasta Manresa, donde cogían “el eléctrico” hacia Barcelona. Català sobrevivió a la guerra y al mismo Ponzán, ejecutado en agosto de 1944 por los alemanes. Pasó dos años en prisiones franquistas, y catorce en penales franceses. Vive en la Seu d’Urgell.

Saludos
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
http://www.callejondelpau.es

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3646
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 21, 2008 2:34 pm

:sgm111:

Saludos cordiales

partisano
Miembro
Miembro
Mensajes: 269
Registrado: Jue Jun 26, 2008 12:46 pm
Ubicación: CANTABRIA

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por partisano » Jue Ene 15, 2009 12:57 pm

Hola a todxs:
Se ha presentado recientemente un libro del historiador Josep Calvet, citado en este artículo "Les muntanyes de la llibertat ".
Tiene muy buena pinta, al profundizar en este tema ,tan interesante como poco conocido.
http://www.lavanguardia.es/lv24h/200811 ... 14862.html

Saludos.
Conocer el pasado,comprender el presente,conquistar el futuro...
El hombre nace libre,responsable y sin excusas. Jean Paul Sartre

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por TMV » Mié Feb 04, 2009 7:30 pm

partisano escribió:Hola a todxs:
Se ha presentado recientemente un libro del historiador Josep Calvet, citado en este artículo "Les muntanyes de la llibertat ".
Tiene muy buena pinta, al profundizar en este tema ,tan interesante como poco conocido.
http://www.lavanguardia.es/lv24h/200811" onclick="window.open(this.href);return false; ... 14862.html

Saludos.
Acabo de finalizar su lectura y (te lo )(os lo)) recomiendo. Cuesta conseguirlo...

Toni
Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
http://www.callejondelpau.es

partisano
Miembro
Miembro
Mensajes: 269
Registrado: Jue Jun 26, 2008 12:46 pm
Ubicación: CANTABRIA

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por partisano » Jue Feb 05, 2009 11:54 am

TMV escribió: Acabo de finalizar su lectura y (te lo )(os lo)) recomiendo. Cuesta conseguirlo...
Gracias por el consejo, intentaré hacerme con él .Son aspectos muy poco conocidos de nuestra historia.Nunca fueron temas demasiado publicitados, sin embargo apasionantes. La lucha y el compromiso de estos pequeños heroes. No pequeños por sus hechos. Pequeños por su falta de notoriedad pública.Me servirá además para refrescar el catalán que ahora le tengo un poco olvidado.
Saludos.
Conocer el pasado,comprender el presente,conquistar el futuro...
El hombre nace libre,responsable y sin excusas. Jean Paul Sartre

Avatar de Usuario
TMV
Moderador
Moderador
Mensajes: 1729
Registrado: Sab May 27, 2006 2:16 am
Ubicación: Sitges (Barcelona)
Contactar:

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por TMV » Jue Ago 20, 2009 8:45 pm

Kühnheit, Kühnheit, immer Kühnheit...
http://www.callejondelpau.es

arapiles
Usuario
Usuario
Mensajes: 5
Registrado: Mar Nov 03, 2009 12:12 am

Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por arapiles » Vie Nov 20, 2009 12:23 am

Acabo de leer el libro Les Muntanyes de la Llibertat y lo recomiendo a los miembros del foro. Desconocía que España hubirera sido el destino de tantos miles de refugiados durante la Segunda Guerra Mundial. Creo que el libro es una gran aportación. Se nota que es fruto de una investigación sólida. El único inconveniente es que está editado en catalán y quizás los interesados que no conozcan el idioma no puedan leerlo.

julivert11
Usuario
Usuario
Mensajes: 1
Registrado: Mié Abr 10, 2013 11:02 am

Re: Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por julivert11 » Vie Abr 12, 2013 12:24 am

Muy buenas noches.Me pongo en contacto con ustedes para comunicarles que Joan Soldevila Pich murio hace 3 dias ,a los 99 años, en Esterri d Àneu (LLeida ) y fue enterrado en el pueblo donde nacio Escart. gracias.

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3621
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por Audie Murphy » Dom May 12, 2013 2:07 pm

"Te llamas Paquita", Texto de Eduardo Martín de Pozuelo
http://www.magazinedigital.com/reportaj ... 1/pageID/6

El relato de una niña judía que logró huir junto a su familia, guiados por 2 jóvenes antifascistas a través de senderos montañosos y que ha conservado toda su vida el nombre con que la bautizó un guardia civil en el pueblo leridano de Les.
Entre las personas que les ayudaron en Francia a su familia y otras personas judías en peligro, estaba el empresario textil de Pau Victor Masplé-Somps, nombrado Justo entre las Naciones por el instituto Yad Vashem en 1989 junto a su madre y  Mme Mesple‐Somps y Albert Victor (expediente nº 4074 del Yad Vashem). Conectado a la resistencia francesa, murió en 1945 en un campo de concentración

La Diputación de Lleida recuperará la memoria histórica con la señalización de 11 rutas de fuga utilizadas por los perseguidos judíos durante la SGM
http://www.lleidatur.com/Portals/2/img/ ... ticia1.htm

El proyecto, que se basa en una investigación del historiador Josep Calvet, contempla la señalización de las rutas y de los espacios de referencia más importantes, como por ejemplo pasos, prisiones y espacios de concentración, que eran utilizados para las deportaciones de fugitivos capturados después del acuerdo entre los gobiernos de Franco y Hitler.
La señalización se complementará con explicaciones históricas sobre estas rutas que unas 80.000 personas cruzaron a través de 200 pasos, en muchos casos para huir de la muerte y alcanzar la libertad.


"Perseguidos y Salvados" señalizará 4 itinerarios de evasión por las comarcas del Pallars Sobirà, la Alta Ribagorça, la Val d'Aran, el Alt Urgell y la Cerdanya que más de 20.000 refugiados judíos utilizaron. El proyecto prevé una señalización unificada y con una marca propia que identifique en todo el territorio los espacios referentes a la estancia de los refugiados judíos en las comarcas de Lleida. La identificación incluirá señales direccionales, carteleras explicativas de distintos tamaños y la incorporación de códigos QR que permitirán almacenar información de todo tipo para después descargar los datos en el mismo lugar.También se señalizarán aquellos lugares que se consideran más representativos, como las aduanas, cuarteles,cárceles, lugares de acogida y hoteles.El embajador de Israel en España, Alon Bar, indicó que este proyecto recuerda un "acontecimiento histórico muy doloroso" y calificó la iniciativa de "fantástica", ya que logra poner en su contexto el conocimiento, la historia y el turismo. Bar destacó la "calidad humana" de las personas del Pirineo leridano que ayudaron a familias enteras que huían del Holocausto.
http://www.lleidatur.com/Portals/2/img/ ... ticia1.htm
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Avatar de Usuario
Audie Murphy
Moderador
Moderador
Mensajes: 3621
Registrado: Dom Oct 09, 2005 7:38 am

Re: Pasadores, guías de la libertad

Mensaje por Audie Murphy » Vie Ago 02, 2013 2:29 pm


La Diputación de Lleida recuperará la memoria histórica con la señalización de 11 rutas de fuga utilizadas por los perseguidos judíos durante la SGM
http://www.lleidatur.com/Portals/2/img/ ... ticia1.htm

El proyecto, que se basa en una investigación del historiador Josep Calvet, contempla la señalización de las rutas y de los espacios de referencia más importantes, como por ejemplo pasos, prisiones y espacios de concentración, que eran utilizados para las deportaciones de fugitivos capturados después del acuerdo entre los gobiernos de Franco y Hitler.
La señalización se complementará con explicaciones históricas sobre estas rutas que unas 80.000 personas cruzaron a través de 200 pasos, en muchos casos para huir de la muerte y alcanzar la libertad.
"El mal existe cuando las personas buenas no hacen lo que es correcto"

Responder

Volver a “La ocupación”

TEST