pub01.jpg

Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

La guerra en el oeste de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 325
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por maxtor » Mar Feb 03, 2015 4:59 pm

Saludos a todos.

La verdad es que no soy dado a recomendar lecturas, pero tras la segunda lectura del libro del historiador Karl - Heinz Frieser "El mito de la Blizkrieg" creo que puedo decir que es uno de los mejores libros que he podido leer sobre la Segunda Guerra Mundial, aunque esté especialmente acotado a la Campaña del Oeste. En su capítulo final "Sumario y epílogo" se hacen unos comentarios generales y a forma de resumen del concepto operacional de la Guerra Relámpago.

Uno de los postulados básicos del Estado Mayor General prusiano – germano fue combatir en guerras rápidas para evitar el peligro de una larga y dilatada guerra en dos frentes debido a la desfavorable posición geoestratégica central del Reich alemán. La famosa Blitzkrieg de 1940 no fue planeada como tal y una investigación de las medidas preparatorias previas a la Campaña del Oeste, particularmente en el campo del armamento, demuestra claramente que el mando alemán estaba planeando una reproducción de los combates de la Primera Guerra Mundial y que los alemanes fueron los primeros sorprendidos del desenlace final de los hechos. El origen del “milagro de 1940” no puede ser atribuido a una estrategia de Guerra Relámpago sino que estuvo pasado en diferentes factores.

La campaña del Oeste fue un punto de inflexión en la historia militar, la tecnología bélica favoreció al ataque más que a la defensa y fue debido principalmente al empelo operacional de la fuerza panzer y de la aviación que evitó que hubiera una guerra de posiciones haciendo renacer la guerra operacional de movimientos propugnada por hombres como Moltke y Schiliefen. Fueron los adelantos técnicos los que elevaron de nuevo los principios de mando tradicionales alemanes a una situación nunca soñada y sumergió a las potencias occidentales en una confusión extrema. Los oficiales alemanes también parecieron sorprendidos por ver cómo se desarrollaban los acontecimientos pero fueron mucho más rápidos en adaptarse a la nueva situación cambiante operativa de la guerra.

La idea del “Corte de Hoz” de Manstein fue la causa de un éxito que nadie hubiera considerado posible antes, esto es, un resultado operacional inmediato. El requisito previo fue que los aliados permitieran que se les engañara y se metieran en la trampa, el resultad fue un cerco completo – principio de Cannas – algo muy raro en la historia militar. Una y otra vez los éxitos alemanes colgaron de un hilo y ese hilo se mantuvo por los tremendos errores de los líderes militares aliados. Después de la incomprensible victoria, tanto la propaganda nazi como los reporteros aliados crearon el mito de una Wehrmacht apastantemente poderosa, pero la realidad fue, sin embargo, que las potencias occidentales eran definitivamente superiores, como demuestra Karl – Heinz Frieser, en su libro “El mito de la Blitzkrieg. La campaña de 1940 en el Oeste”mediante una comparativa de fuerzas, sin embargo, solo consiguieron adaptarse a los métodos de guerra de movimientos alemanes durante la segunda mitad de la campaña (Plan Rojo) pero para entonces fue demasiado tarde.

El espectacular desarrollo de la operación “Corte de Hoz” no estuvio planeado por adelantado, el Alto Mando del Ejército se mantuvo completamente en contra de cualquier aceptación de dicho plan y sólo se aventuró a lanzar la ejecución de un plan descafeinado. Además el mando anti-panzer del Heeresgruppe A quiso ajustar el ritmo del ataque al de las divisiones de infantería, que marchaban a pie, lo que habría implicado una Blitzkrieg a cámara lenta. Pero la inmediata ruptura del frente de la línea del Mosa en Sedán dio tal dinamismo propio a la operación que las divisiones panzer, finalmente, simplemente despegaron y dejaron a las divisiones de infantería detrás. El ataque rodó a velocidad máxima en avalancha y, en ocasiones, el mando supremo perdió el control con lo que muchos oficiales en dicha situación especial y nueva se sintieron desinhibidos a la hora de no observar todas las órdenes y reglamentos, reclamando que estaban implementando la teoría de la táctica – misión. El momento clave fue la ruptura no autorizada de Guderian desde la cabeza de puente de Sedán. Este único acontecimiento trajo consigo, por la fuerza y muy en contra de los deseos del alto mando, el éxito de la idea del Corte de Hoz.

El éxito de la Blitzkrieg de 1940 no tiene nada que ver con una estrategia de guerra relámpago atribuida a Hitler. Según esta teoría, el objetivo primordial consistente en el poder mundial, ya no debía ser obtenido por un único esfuerzo total como en la Primera Guerra Mundial sino escenario a escenario, en base a un plan por fases, luchando en cortas campañas relámpago. Sin embargo, en aquel momento Hitler no había planeado guerra alguna contra las potencias occidentales y con toda seguridad no había planeado una Blitzkrieg, pues la Wehrmacht aún estaba en construcción. La posición de Alemania con la declaración de guerra por parte de GB y Francia la hicieron dar un salto hacia delante, dado que el tiempo corría en contra de ella y apostó todo a una carta arrollado al enemigo por medio de un ataque sorpresa, pero era precisamente dicho tipo de empresa militar la que intimidaba tanto al alto mando alemán que aún estaba afectado por el trauma sufrido a raíz del fracaso del Plan Schilieffen durante la Primera Guerra Mundial.

Los aliados no esperaban ese tipo de “salto hacia delante” que supuso el plan “Corte de Hoz” de Manstein. Los generales aliados no se figuraron la posibilidad de una acción temeraria de ese tipo y sufrieron la misma confusión que el propio Hitler ante el éxito de sus militares que sintió como se le escapaba el control de los acontecimientos en una operación que se fue haciendo cada vez más independiente. Finalmente, al detener los panzer en Dunkerque se permitió quedar atrapado en un error, que al final deshizo el deseado éxito estratégico. La Campaña en el Oeste no fue una campaña de conquista planificada, sino que en lugar de eso fue un acto de desesperación operacional cuyo fin fue salir de una situación estratégica desesperada. Lo que se llama “pensamiento de la Blitzkrieg” no se desarrolló hasta después de la Campaña del Oeste. Fue una consecuencia de la victoria.

Para la Wehrmacht la campaña del Oeste fue a la vez de triunfo una tragedia a largo plazo, y al igual que en la batalla de Sedán en 1870 también los alemanes sacaron lecciones equivocadas al sobrevalorar en exceso la guerra móvil operacional. Después de la Campaña del Oeste los mismos generales que antes habían sido críticos a la hora de enfrentarse a las nuevas ideas, se dejaron llevar ahora, por la euforia de la Blitzkrieg ya que se les ponía delante la posibilidad de rápidas batallas operacionales decisivas, incluso contra enemigos económicamente y en consecuencia también estratégicamente, superiores. La Blitzkrieg fue un renacimiento motorizado de la idea de Cannas en el que los generales olvidaron quién había vencido realmente en la Segunda Guerra Púnica. Cannas fue un brillante éxito operacional de Aníbal sobre Roma, pero fue ésta última la que acabó venciendo porque era una potencia naval estratégicamente superior.

Clausewitz ya había advertido contra el hecho de hacer depender el destino de un Estado de una batalla operacional decisiva inmediata y en lugar de eso había dado preferencia a la defensa estratégica. Del mismo modo que anteriormente se sobrestimó a las potencias occidentales, el mando alemán subestió a la URSS. Durante la Primera Guerra Mundial no había sido posible derrotar a Francia y sus aliados, pero Rusia fue derrotada y ahora que las potencias occidentales habían sido conquistadas en unas pocas semans se creía que la Unión Soviética sería un blanco fácil.

La exitosa Blitzkrieg contra Francia no estuvo basada en una doctrina previamente determinada, sino que nació más bien de la necesidad. Un año después se quiso probar el mismo truco contra la URSS, la diferencia, fue que esta vez sí se había planeado realmente una Blitzkrieg desde el primer momento y desde el punto de vista estrtégico. Si bien los alemanes habían planeado una guerra larga contra las potencias occidentales inicialmente sin poner un límite de tiempo, luego quisieron conquistar militarmente a la URSS en una campaña planificada de tan solo de tres meses y por eso la movilización del personal y del material fue coordinada con esta fecha final exacta como objetivo (Kroener, Personellen Ressourcen, pp. 695, 999 y 1014). Sin embargo fue imposible alcanzar Moscú antes de que cayera el iniverno y así, sucedió que cuando en diciembre de 1941 cayó un frío repentino de menos 36 º la mayor parte de los soldados alemanes se vieron obligados a luchar con uniformes de verano ya que se preparó muy poca ropa de invierno. Hitler y sus generales creyeron de verdad poder aplastar al Ejército Rojo con la primera embestida, y eso a pesar de que la Wehrmacht ya estaba comprometida en otros frentes, tanto en tierra como por mar y aire.

La super Cannas preparada en Rusia fracasó, y su error fundamental fue que no se cumplía el requisito más importante en sentido estratégico de la Blitzkrieg que es la capacidad de golpear primero y, a pesar del intento de cambiar las cosas ejecutando una campaña limitada en el tiempo, en junio de 1941 el armamento alemán no estaba listo, de modo que tres mil seiscientos panzers se lanzaron contra un total de veinticuatro mil carros de combate soviéticos (Rolf-Dieter Müller y Joachim Hoffmann, ambos en Der Angriff auf die Sowjetunion – “El ataque contra la Unión Soviética”, vol. 4 de Das Deutsche Reich und der Zweiten Weltkrieg).

La Blitzkrieg contra la URSS fracasó ante Moscú ya durante el invierno de 1941, la diferencia entre ambas campañas estriba en que la Campaña del Oeste de 1940 fue una Blitzkrieg no planeada pero con éxito y la de 1941 fue una campaña planeada como Blitzkrieg pero sin éxito. Sin embargo, en 1942 cuando los alemanes arremetieron de nuevo fueron capaces de avanzar hacia el Volga e internarse en el Cáucaso, pero la Wehrmacht alemana estaba operando más allá de sus capacidades; analizándolo estratégicamente, estaba destinada a quedarse sin fuelle más pronto o más tarde. Fue entonces cuando la superioridad económica de la URSS y de sus aliados empezó a causar efectos verdaderos. Esto puede verse, específicamente, en las estadísticas de producción de panzer. Desdeñando todas las demás armas, el Reich alemán se concentró principalmente en la fuerza acorazada, pero, aún así, debido a la carencia de materias primas los alemanes solo fueron capaces de construir un total de 25.000 carros de combate. Por el otro lado, los tres aliados fueron capaces de fabricar 200.000 (Foss, Panzer, p. 7). Así fue como la Segunda Guerra Mundial, justo igual que la Primera, no se decidió en los campos de batalla, sino en las fábricas.

Un episodio que parece simbólico de toda la Campaña en el Oeste se encuentra en el informe posterior a la acción del Infanterie-Regiment GroBdeutschland. En la mañana del 14 de mayo, tras la ruptura del frente en Sedán, un destacamente de avanzada alemán continuó hacia el sur, hacia Chémery. Tal y como se dice en el informe, tuvo lugar entonces una escena que parecía sacada de un sueño: al sureste de Connage, la caballería francesa apareció repentinamente cargando desde los bosques. Las ametralladoras terminaron enseguida con ese ataque montado e inmediatamente después, en una zanja junto a la carretera, junto a los restos del equipaje de un oficial francés, se encontró un libro famoso en la literatura mundial y española: Don Quijote, de Miguel de Cervantes. Don Quijote es el símbolo más auténtico de una imágene anacrónica de la guerra, cuando los caballeros se enfrentaron a ejércitos mercenarios equipados con modernas armas de fuego, fue el final de ellos, su levantamiento contra las armas modernas fue como justar con molinos de viento; y del mismo modo, muchos soldados franceses, que habían luchado con bravura, murieron jugando un papel trágico. Nadie lo expresó mejor que Weygand tras el desastre de Sedán: “Hemos ido a la guerra con un ejército de 1918 contra un ejército alemán de 1939. Es pura locura”.

En la era industrial, cuando dos guerras mundiales fueron decididas en términos puramente estratégicos – específicamente por la productividad de las fábricas – Hitler y sus generales se obsesionaron casi exclusivamente en las acciones militares a nivel operacional. Con respecto a esto, la Blitzkrieg parece tanto revolucionaria como reaccionaria. En términos operacionales los generales alemanes utilizaron un método de guerra moderno, pero a niveles estratégicos los guió un concepto anacrónico de una guerra. Tiempo atrás los estados sureños más eficaces en términos militares, no tuvieron, a largo plazo, ninguna oportunidad contra los económicamente superiores estados del norte y; del mismo modo, las operaciones panzer de la Blitzkrieg alemana fueron en gran medida como justar contra los molinos de vientos de potenciales industriales que le eran superiores.

Saludos desde Benidorm.

azurzazarraga
Miembro
Miembro
Mensajes: 59
Registrado: Jue Ene 22, 2015 10:53 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por azurzazarraga » Mar Feb 03, 2015 9:13 pm

Solo quiero decir que,llamar desesperación estratégica,al ataque de siete divisiones panzer a través de las Ardenas,planeado ,no se olvide,me parece bastante fuerte,por no decir otra cosa.

Emil Dermuth
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 683
Registrado: Mié Jun 13, 2012 10:30 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por Emil Dermuth » Mié Feb 04, 2015 12:30 am

Gran aporte compañero Maxtor. Aun estando de acuerdo, como no podía ser de otra manera, con Karl - Heinz Frieser creo que la diferencia fundamental del Blitzkrieg en el Oeste y en el Este, quitando el hecho de que la primera fué "espontánea" y la segunda "premeditada" está en el tamaño. y en este caso el tamaño si importa. Las potencias occidentales eran militarmente e industrialmente superiores a Alemania, pero debido a la limitación geográfica de los objetivos, estos podían caer en un golpe único en un todo o nada. La URSS era otra cosa, el inmenso tamaño hacía imposible siquiera el planificar unos objetivos claros. ¿Donde terminaría el avance alemán?, ¿En Moscü?, ¿En los Urales? ¿Que hacer con el inmenso territorio ruso aún sin conquistar?. Habría que crear una linea de defensa y por lo tanto llegar a una guerra de posiciones y por lo tanto de desgaste contra enemigos económicamente superiores, y lo que es peor a miles de kilómetros del suelo patrio.

Un cordial saludo a todos!

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 325
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por maxtor » Mié Feb 04, 2015 1:09 pm

azurzazarraga escribió:Solo quiero decir que,llamar desesperación estratégica,al ataque de siete divisiones panzer a través de las Ardenas,planeado ,no se olvide,me parece bastante fuerte,por no decir otra cosa.
Saludos.

Más bien habría que hablar de una planificación a nivel táctico y operativo, la "estrategia" es la responsabilidad del mando supremo en combinación o cooperación con los organismos políticos, económicos y de mando militar de un país con vistas a lograr los objetivos de guerra definidos por la política. Sí que es cierto que a veces el escalón entre "operacional" y "estratégico" a veces se fundía en la terminología usada en la Segunda Guerra Mundial y el término estratégica seguía empleándose en un contexto puramente militar sin tener en consideración conceptos extra-militares, como por ejemplo, la economía, diplomacia, ideología y psicología que son conceptos que deben entrar en el concepto "estrategia". El historiador Karl Frieser habla de desesperación estratégica por el hecho de que ya a primeros de septiembre de 1939 fracasó la política y diplomacia de Hitler de apostarlo todo a doble o nada pensando que podría aplastar a Polonia en una campaña aislada pero en cambio GB y Francia le declararon la guerra: acababa de invocar el espectro de otra guerra de dos frentes como en la Primera Guerra Mundial.

Alemania era pobre en materias primas y aunque la Wehrmacht se estaba armando frenéticamente desde 1935 aún no estaba en absoluto preparada para otra guerra mundial. Ese fue el brete estratégico en el que se metió Hitler el solo, durante la Primera Guerra Mundial los alemanes habían intentado en vano, durante cuatro años romper el frente francés; pero esta vez, fueron capaces de romperlo sólo en cuatro días. Fue una sorpresa y considerado un auténtico milagro para los propios alemanes. Fue un éxito alemán operativo y táctico sin parangón, aprovechándose de multitud de factores y entre ellos buena parte recae ante la inoperancia del alto mando francés, no fue un éxito planificado en absoluto (pese a que tácticamente y operacionalmente se establecieran divisiones o rutas a seguir). Fue la propaganda nazi el que puso de mota el mito de que la victoria alemana se debía a un concepto formulado tiempo antes y lo aderezó con una hasta entonces desconocida denominación: Blitzkrieg.

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1502
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por Schwerpunkt » Vie Feb 06, 2015 2:10 pm

¡ Saludos a tod@s !

Hitler se había ocupado de que la única instancia capaz de formular estrategias fuera el mismo. Tal como comenta Maxtor el alto mando militar alemán ante la carencia de una estrategia racional y realista se volcó en unos planteamientos operacionales que pudieran resolver el dilema y problema estratégico de casi imposible solución en que se hallaba Alemania por la alocada política de Hitler. Alemania como potencia mediana, con pobreza de materias primas no podía aspirar a alterar el orden mundial mediante una guerra contra todas las grandes potencias de la época.

Hitler con su afición a la apuesta del todo o nada nunca logró entender para apoderarse de Europa tendría que enfrentarse sin remedio con el Imperio británico. Dada la dificultad de vencerlo directamente y a que con seguridad sufriría un bloqueo naval similar al de la I Guerra Mundial, tenía que encontrar una salida y la obvia era entenderse con la Unión Soviética. Como sabemos intentó perseguir ambas liebres a la vez...

Los políticos y generales alemanes con una formación amplia y coraje moral como Ludwig Beck o Erich Marcks ya se dieron cuenta antes de que estallara la guerra de que Hitler arrastraba al país al abismo al provocar una guerra que no se podía ganar.
maxtor escribió:Ese fue el brete estratégico en el que se metió Hitler el solo, durante la Primera Guerra Mundial los alemanes habían intentado en vano, durante cuatro años romper el frente francés; pero esta vez, fueron capaces de romperlo sólo en cuatro días. Fue una sorpresa y considerado un auténtico milagro para los propios alemanes.
La victoria contra Francia fue una absoluta sorpresa para el mundo y para los propios alemanes. Pero fue una apuesta al todo o nada como evidencia el libro de Karl-Heinz Frieser. Si la operación inicial de ruptura y embolsamiento se hubiera empantanado el resultado hubiera sido una guerra de posiciones que los alemanes no tenían la posibilidad de ganar al estilo de la I Guerra Mundial.

El planteamiento febril operacional pone de relieve la falta de objetivos estratégicos claros y realistas. ¿Iba a resolver el avance por el sur de Rusia durante la operación Blau la guerra mundial ? ¿Donde debía detenerse el avance alemán para finiquitar al estado soviético, en Moscú, en los Urales ? ¿Cuales eran las posibilidades de ganar la guerra tras la entrada de EE.UU. en la guerra ? Y etc, etc...

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9199
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por José Luis » Sab Feb 07, 2015 11:23 am

¡Hola a todos!

Voy a dejar al margen los mitos del uso propagandístico de la palabra “Blitzkrieg”, que han sido bien explicados por Frieser y otros autores, y que ya hemos tratado en un hilo del subforo de “Doctrina Militar” en la sección de “Periodo de Entreguerras”. Sólo añadiré que, después de la guerra, el gran artífice de la mistificación del término “Blitzkrieg” en su aplicación militar fue Sir Basil Liddel-Hart (un descarado manipulador de la historia militar) con la inestimable colaboración de muchos generales alemanes que se prestaron a sus embustes, con Heinz Guderian a la cabeza*.

El coronel Frieser, cuando escribe sobre la “interpretación táctica-operacional” del término Blitzkrieg (pp. 6-7 de la primera edición inglesa de la Naval Institute Press, 2005), dice literalmente que “Un análisis de las publicaciones militares alemanas antes y durante la IIGM mostraba claramente que el término blitzkrieg fue usado como norma en un contexto puramente militar, en otras palabras, como un término táctico-operacional”. Y lo define así: “Por blitzkrieg significamos el empleo concentrado de blindaje y fuerzas aéreas para confundir al enemigo con sorpresa y velocidad y para cercarlo, tras una exitosa ruptura, mediante ataques de largo alcance. El objetivo es derrotar rápidamente al enemigo en una operación que busque la decisión”.

Bien, Frieser es un oficial militar del Bundeswehr, y un excelente historiador militar. Su libro The Blitzkrieg Legend es una maravilla, como ya he escrito hace bastantes años en diversos hilos del foro, una obra maestra centrada en la historia operacional y táctica de la ofensiva móvil del GEA alemán en la Campaña de Francia. Su principal virtud, a mi juicio, reside principalmente en las explicaciones de las acciones y reacciones que por ambos bandos se dieron desde el inicio de las operaciones el 10 de mayo, a partir de los pensamientos militares, a menudo enfrentados, preexistentes en ambos campos. Sin embargo, en su libro no se detiene lo suficiente (lo suficiente para explicar detalladamente y en un capítulo específico) a sus lectores el alcance real del concepto Blitzkrieg, según su definición arriba expuesta, que fue aplicado a las campañas del ejército de campaña alemán en la IIGM. Es cierto que en las páginas que cité arriba explica que el término ya estaba incluido en las tácticas de las Stosstruppen (tropas de asalto) de la IGM, y que Stosstruppes un término usado en los escalones tácticos más bajos, y, como regla, se refiere a una sección o una compañía” (p. 7). Luego concluye que el término blitzkrieg se usa ampliamente como un sinónimo de la guerra de maniobra operacional moderna.

Ahora bien, yo quiero abundar en este aspecto táctico-operacional del “concepto blitzkrieg” porque considero que, en su concepto operacional, estuvo ausente en las campañas del ejército de campaña alemán de 1939 y 1940. Para ello tengo que detenerme un momento en el término “operacional”.

En la terminología militar propia de una campaña militar hay tres niveles relacionados directamente con el tamaño de las formaciones de combate empleadas, y que, de menor a mayor, son: nivel táctico (unidades y formaciones hasta cuerpo de ejército), nivel operacional (ejército) y nivel estratégico (grupo de ejércitos). Salvo raras excepciones ocasionales, éste era (y es) el paradigma vigente en todos los ejércitos. Ahora es importante subrayar que todo nivel tiene su propio diseño en la planificación de una campaña militar, aunque todos los diseños o conceptos deben estar sujetos, con más o menos libertad, al diseño o concepto general que debe gobernar la campaña. En otras palabras, las planificaciones a nivel táctico deben buscar los objetivos marcados por el nivel operacional, y las planificaciones del nivel operacional deben buscar los objetivos marcados por el nivel estratégico, mientras que este último debe planificar sus operaciones de acuerdo con los objetivos marcados por la gran estrategia (que, normalmente, ya pertenece al liderazgo político). Subrayar que dentro del nivel táctico rige lo mismo con respecto a la gran variedad de sus unidades y formaciones (por ejemplo, un regimiento debe planificar de acuerdo al plan general de su división, y ésta debe hacer lo mismo con respecto al plan general de su cuerpo de ejército).

Pues bien, lo que yo mantengo es que el diseño operacional en la campaña contra Polonia y Francia, en 1939 y 1940, respectivamente, no contempló previamente ningún concepto blitzkrieg. Lo que sucedió en ambas campañas, aunque en forma y alcance diferentes, es que los éxitos tácticos trajeron decisiones operacionales no esperadas. Veamos.

Retomemos el concepto blitzkrieg apuntado por Frieser más arriba: “Por blitzkrieg significamos el empleo concentrado de blindaje y fuerzas aéreas para confundir al enemigo con sorpresa y velocidad y para cercarlo, tras una exitosa ruptura, mediante ataques de largo alcance. El objetivo es derrotar rápidamente al enemigo en una operación que busque la decisión”. Si echamos un vistazo a la campaña polaca podemos observar que no hubo tal concentración de fuerzas blindadas ni de la fuerza aérea. Las siete divisiones panzer y las cuatro divisiones ligeras existentes no fueron organizadas en cuerpos de ejército o un grupo panzer, sino que fueron esparcidas entre cinco ejércitos. Mientras que la fuerza aérea estuvo prácticamente toda la campaña dedicada a la consecución de la superioridad aérea y a llevar a cabo bombardeos de terror. En la campaña de Polonia ni siquiera hubo un concepto blitzkrieg a nivel táctico. Ni siquiera funcionó como se esperaba el concepto clásico de la doctrina militar alemana: la guerra de movimiento mediante operaciones de envolvimiento y cerco para destruir al enemigo; es decir, la “batalla de aniquilación”, y de ahí las críticas que realizó el OKH tras concluir la campaña.

En cambio, en la campaña francesa hubo cierto concepto blitzkrieg a nivel táctico, pero no operacional. El plan que puso en marcha el GEA de Rundstedt, como muy bien explicó aquí Frieser, no fue el plan tal y cual lo concibió y diseñó Manstein. Este berlinés había diseñado a nivel operacional una gran operación de envolvimiento y cerco, siguiendo la tradición de von Schlieffen y su obsesión con el Cannae de Aníbal. Pero ni Halder en el OKH ni Rundstedt en el GEA siguieron este diseño operacional. Aunque esta vez sí concentraron su blindaje en un grupo panzer (el Panzergruppe de Kleist), la prueba más clara de que no había un diseño operacional blitzkrieg, tipo Manstein, está en el propio desarrollo de las operaciones, que presentaron una semi-anarquía operacional como resultado de decisiones inesperadas a nivel táctico. Lo que sucedió en Sedán, el cruce del Sena y después fue que los éxitos tácticos resultantes de la propia iniciativa de oficiales y suboficiales de unidades y formaciones tácticas trajeron una decisión operacional inesperada. Tanto fue así, tal era la inexistencia de un semejante diseño operacional, que el propio alto mando del GEA fue cogido por sorpresa, le entró el temor y, acto seguido, mandó detener el avance del blindaje en Dunkerque, para consternación de Halder, quien, mientras tanto, había acabado de comprender la oportunidad operacional que previamente no había sabido vislumbrar en el diseño de Manstein.

En la campaña de Francia, dentro del campo alemán,triunfaron los “tecnócratas”, tal como los había calificado despectivamente años antes el general Ludwig Beck, y a este carro de triunfadores se aupó, embriagada, la mayoría del resto de oficiales alemanes. Ahí se forjó la soberbia que conduciría al desastre de la URSS en 1941, en una campaña, que esta vez sí fue concebida totalmente bajo la concepción blitzkrieg, tanto a nivel operacional como táctico, y también en el nivel estratégico de la guerra (económico y armamentístico).

Carentes de los recursos humanos y materiales necesarios para luchar contra todos sus poderosos enemigos, los “tecnócratas” alemanes (Guderian es el ejemplo perfecto) quisieron suplir estas carencias decisivas, y con ello cualquier consideración estratégica realista, mediante un concepto operacional basado en la tecnología (el concepto blitzkrieg) y la ideología (nacionalsocialismo) que había resultado de forma completamente inesperada de la campaña de Francia. Habiendo defenestrado a los únicos oficiales íntegros dotados de un gran intelecto y una profunda y realista visión estratégica (los Hammerstein, Adam, Fritsch, Beck), Hitler abrió el paso a los oportunistas y los “tecnócratas”, que surgieron a miles. De esta hibris labrada en Francia en 1940 surgió la némesis cosechada en la URSS en 1941.

*Una buena cuenta de este asunto respecto de la Blitzkrieg está en Shimon Naveh, In Pursuit of Military Excellence. The Evolution of Operational Theory (Frank Cass Publishers, 1997), en el capítulo 4, titulado "The Blitzkrieg Concept. A Mechanized Manipulation of Tactical Patterns", pp. 105-163.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Chepicoro
Miembro
Miembro
Mensajes: 255
Registrado: Dom Ago 24, 2014 8:20 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por Chepicoro » Dom Feb 08, 2015 3:26 pm

Hay algunos puntos en los que difiero, a lo mejor es cuestión de matices.

maxtor
“Corte de Hoz” no estuvio planeado por adelantado,
Me parece difícil de creer que la concentración de 7 divisiones panzer haya sido casual o fortuita o que en el cruce del Mosa lo lograran en 3 puntos distintos solo por el azar.

"Three crossings of the Meuse had been achieved on the 13th, Romme´s being the fast. In the afternoon, the leading troops of Reinhardfs panzer corps had got across at Montherme, and Guderiarfs at Sedan"

Fuente Rommel´s Papers página 13.

Imagen

Se que lo que se planea y lo que resulta al final de una operación en la gran mayoría de las ocasiones es muy distinto, pero que los alemanes concentraron 7 divisiones panzer en un sector reducido del frente, rompieron este frente y explotaron todo lo que pudieron la oportunidad, me parece incuestionable.
Una y otra vez los éxitos alemanes colgaron de un hilo y ese hilo se mantuvo por los tremendos errores de los líderes militares aliados.
Prefiero la explicación de que el resultado es la combinación de aciertos y errores de ambas partes.
Finalmente, al detener los panzer en Dunkerque se permitió quedar atrapado en un error, que al final deshizo el deseado éxito estratégico
Creo que este es un caso del "diario del mañana" donde sabemos que Inglaterra siguió combatiendo y no hubo negociaciones de paz. En ese momento detener las divisiones panzer tenía su lógica, pero independientemente de los argumentos que existían para no arriesgar a los panzer sin apoyo de infantería en un escenario donde no iban a poder maniobrar y la RN iba a poder ofrecer su apoyo. El éxito estratégico de la operación es difícil de no verlo. Un cerco enorme de tropas francesas, belgas e inglesas, donde perderían prácticamente todo su equipo pesado, dejando al resto del norte de Francia sin posibilidad de "tapar" el hueco en el frente y sellando el resultado de la campaña, todo esto a cambio de un costo proporcionalmente muy pequeño en pérdidas para los alemanes. De hecho terminaron la campaña de Francia siendo mucho más fuertes.
los mismos generales que antes habían sido críticos a la hora de enfrentarse a las nuevas ideas, se dejaron llevar ahora, por la euforia de la Blitzkrieg ya que se les ponía delante la posibilidad de rápidas batallas operacionales decisivas, incluso contra enemigos económicamente y en consecuencia también estratégicamente, superiores.
No entiendo la lógica de esto. Entonces después de ganar la campaña de Francia cual es el enfoque correcto para el autor?? batallas de desgaste? suplicar la paz?. Si había alguna esperanza de que Alemania ganara era a través de batallas operacionales que le evitaran desgastar sus menores recursos humanos e industriales en comparación con sus enemigos.
Si bien los alemanes habían planeado una guerra larga contra las potencias occidentales inicialmente sin poner un límite de tiempo, luego quisieron conquistar militarmente a la URSS en una campaña planificada de tan solo de tres meses y por eso la movilización del personal y del material fue coordinada con esta fecha final exacta como objetivo
Ahí si coincido, planear el adecuado reemplazo de bajas de personal y material en 1941 era perfectamente posible para Alemania y la situación a la que llegó en diciembre fue en parte un castigo autoimpuesto.
La super Cannas preparada en Rusia fracasó, y su error fundamental fue que no se cumplía el requisito más importante en sentido estratégico de la Blitzkrieg que es la capacidad de golpear primero y, a pesar del intento de cambiar las cosas ejecutando una campaña limitada en el tiempo, en junio de 1941 el armamento alemán no estaba listo, de modo que tres mil seiscientos panzers se lanzaron contra un total de veinticuatro mil carros de combate soviéticos
Dos cosas, los alemanes golpearon primero y en segundo lugar nosotros sabemos más sobre el estado del ejército rojo que los alemanes en 1941, si hubo algún beneficio de la paranoia de Stalin por la seguridad fue que en la época era casi imposible que los alemanes recolectaran información de inteligencia aparte de que las labores de inteligencia y contrainteligencia fueron consistentemente durante la guerra un área muy poco eficiente por no decir otra cosa de parte de los alemanes.

En todo caso, esperar más tiempo significaba que el balance iba a ser aún peor para Alemania... si se espera otro año, iban a estar operativos muchos más T-34, KV 1 y 2, los tanquistas soviéticos tendrían más experiencia en sus unidades, la línea Molotov iba a estar terminada, en lugar de medio construir, el efecto de las purgas ya no sería tan notorio, etc.
Esto puede verse, específicamente, en las estadísticas de producción de panzer. Desdeñando todas las demás armas, el Reich alemán se concentró principalmente en la fuerza acorazada, pero, aún así, debido a la carencia de materias primas los alemanes solo fueron capaces de construir un total de 25.000 carros de combate. Por el otro lado, los tres aliados fueron capaces de fabricar 200.000 (Foss, Panzer, p. 7). Así fue como la Segunda Guerra Mundial, justo igual que la Primera, no se decidió en los campos de batalla, sino en las fábricas.
A ver, la producción siempre estuvo centrada en municiones y aviación, nunca en panzers, que estos eran importantes, pues claro pero dentro de la producción alemana jamás la producción estuvo centrada en panzers o se desdeñaron otras armas.

http://www.wwiiarchives.net/servlet/act ... /149/154/0

En cuanto a la producción de tanques, respecto a los aliados tiene que estar contando todos los AFV, no únicamente tanques y del lado alemán, solo cuenta tanques, lo cual me parece tramposo. Si contamos todos los AFV de Alemania son un poco menos de 50,000.

Alemania más o menos siempre hasta que empieza a colapsar intenta que sus panzer estén en torno a 3000-4000, se puede argumentar que incluso menos énfasis en la construcción de panzer y más repuestos hubieran resultado en más tanques operativos en el frente. Pero la construcción de más y más tanques no tenía sentido para Alemania con su escasez crónica de combustible. Si los alemanes hubieran tenido 10 divisiones panzer más para invadir la URSS sus problemas se duplicaban.

Lo mismo va para las críticas sobre el uso de caballos para el transporte de artillería y la logística de las divisiones de infantería (como si los soviéticos no los usaran), los alemanes no podían haber mecanizado todo su ejército como los aliados occidentales en 1944, con el combustible que tenían disponible.
Tiempo atrás los estados sureños más eficaces en términos militares, no tuvieron, a largo plazo, ninguna oportunidad contra los económicamente superiores estados del norte y; del mismo modo, las operaciones panzer de la Blitzkrieg alemana fueron en gran medida como justar contra los molinos de vientos de potenciales industriales que le eran superiores.
Como va la frase?? Dios suele estar del lado de los batallones más grandes.

Para terminar gracias por el aporte, me pareció muy interesante, aunque no lo comparta del todo.
"No creas todo lo que se escribe en internet" Abraham Lincon

azurzazarraga
Miembro
Miembro
Mensajes: 59
Registrado: Jue Ene 22, 2015 10:53 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por azurzazarraga » Dom Feb 08, 2015 9:26 pm

Absolutamente de acuerdo.Estimado Chepicoro,asi es también como lo veo yo.josan.

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 325
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por maxtor » Lun Feb 09, 2015 1:10 pm

Chepicoro escribió:Hay algunos puntos en los que difiero, a lo mejor es cuestión de matices.

maxtor
“Corte de Hoz” no estuvio planeado por adelantado,
Me parece difícil de creer que la concentración de 7 divisiones panzer haya sido casual o fortuita o que en el cruce del Mosa lo lograran en 3 puntos distintos solo por el azar.

Saludos Chepicoro... En ningún momento he querido decir o dejar entrever que el historiador Karl-Heinz Frieser dijera que el plan Corte de Hoz no estuviera planificado, sino su sorprendente desarrollo. Lógicamente hubo planes y distribución de fuerzas como se reflejaron finalmente en la cuarta directiva de despliegue.

Avatar de Usuario
Chepicoro
Miembro
Miembro
Mensajes: 255
Registrado: Dom Ago 24, 2014 8:20 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por Chepicoro » Lun Feb 09, 2015 4:17 pm

maxtor
Saludos Chepicoro... En ningún momento he querido decir o dejar entrever que el historiador Karl-Heinz Frieser dijera que el plan Corte de Hoz no estuviera planificado, sino su sorprendente desarrollo.
Una disculpa, es que entendí otra cosa, aunque estoy en desventaja por no haber leído el "El mito de la Blizkrieg". El resultado de la campaña de Francia fue sorprendente para todos y cambio los supuestos sobre el que se formulaban las políticas de todas las grandes potencias. Coincido que los primero sorprendidos de su osadía y el resultado fueron los alemanes, es entendible su entusiasmo y optimismo, después de haber logrado en un mes y a un bajo costo, lo que durante la primera guerra mundial no pudieron conseguir en más de 4 años a base de enormes sacrificios.

Que los alemanes quisieran repetir su éxito en la URSS, sólo que a mayor escala aplicando lo aprendido en Francia, me parece natural. Todos tendemos a repetir aquellos hábitos, actitudes o acciones que nos dan buen resultado... quién no ha utilizado una frase que surta buen efecto con distintas chicas??. Pues lo mismo Alemania, el éxito a nivel operacional que se tradujo en victoria en la campaña de Francia, sedujo a todos los militares alemanes. "Borrachos de victoria", pero es raro quien reflexiona en los triunfos.
"No creas todo lo que se escribe en internet" Abraham Lincon

Avatar de Usuario
Uge
Miembro
Miembro
Mensajes: 486
Registrado: Lun Nov 16, 2009 12:11 am

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por Uge » Mar Feb 10, 2015 8:34 pm

José Luis escribió:
Ahora bien, yo quiero abundar en este aspecto táctico-operacional del “concepto blitzkrieg” porque considero que, en su concepto operacional, estuvo ausente en las campañas del ejército de campaña alemán de 1939 y 1940. Para ello tengo que detenerme un momento en el término “operacional”.
Estoy de acuerdo en que el concepto “blitzkrieg” estuvo ausente en la campaña polaca, ya fuera tanto en su vertiente táctica como en su vertiente operacional.

Antes del comienzo de la guerra el mando alemán albergaba recelos hasta de su propia infantería, en este contexto era imposible que se confiara en el éxito de una “blitzkrieg” acorazada. Las divisiones blindadas eran unidades experimentales que nunca habían sido probadas en el campo de batalla, su mando y control era complejo y muy sofisticado, sus necesidades logísticas especialmente exigentes y sus carros eran mayoritariamente de instrucción. En resumen: las posibilidades de un gran fiasco eran enormes. Sabemos que una parte del experimento fue fallido como lo demuestra la disolución tras la campaña de las divisiones ligeras.

En puridad tampoco podemos hablar de una “blitzkrieg” táctica en Polonia, pero sí hubo un proceso de prueba y error a nivel puramente divisional que permitió a la “Panzerwafee” empezar a dominar un oficio que a otros ejércitos les llevó años. Entiendo, por lo tanto, que en la campaña polaca se dio una “blitzkrieg” tática a un nivel "micro" y que caló en el reducido ámbito del arma acorazada.

Sea como fuere la revolución estaba en marcha.
José Luis escribió: En cambio, en la campaña francesa hubo cierto concepto blitzkrieg a nivel táctico, pero no operacional.
Aquí discrepo en la matización que se hace de lo táctico. En Francia se dio un gran paso adelante, la” blitzkrieg” táctica entiendo que fue completa, ya que incluía cuerpos de ejército acorazados que operaron exitósamente de forma autónoma (con órdenes o sin ellas).
Otro tema muy diferente fue a nivel operacional, donde hubo un bosquejo de blitzkrieg operacional pero sin voluntad real de ejecución. Como nos explica Frieser, la naturaleza del “Panzergruppe” de Kleist era de difícil clasificación y estaba mucho más cerca de ser una agrupación temporal que la de un ejército permanente, muy probablemente cualquier tropiezo de Kleist hubiera significado la disolución de su agrupación en favor de los ejércitos de infantería del Grupo de Ejércitos A.

Saludos.
La vanidad es yuyo malo, que envenena toda huerta. Es preciso estar alerta, manejando el azadón. Pero no falta el varón, que la riega hasta en su puerta. (Atahualpa Yupanqui)

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 325
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por maxtor » Jue Feb 12, 2015 3:01 pm

Uge escribió:
Aquí discrepo en la matización que se hace de lo táctico. En Francia se dio un gran paso adelante, la” blitzkrieg” táctica entiendo que fue completa, ya que incluía cuerpos de ejército acorazados que operaron exitósamente de forma autónoma (con órdenes o sin ellas).
Otro tema muy diferente fue a nivel operacional, donde hubo un bosquejo de blitzkrieg operacional pero sin voluntad real de ejecución. Como nos explica Frieser, la naturaleza del “Panzergruppe” de Kleist era de difícil clasificación y estaba mucho más cerca de ser una agrupación temporal que la de un ejército permanente, muy probablemente cualquier tropiezo de Kleist hubiera significado la disolución de su agrupación en favor de los ejércitos de infantería del Grupo de Ejércitos A.

Saludos.
[/quote]

Saludos cordiales Uge.

Es cierto que esa sensación se tiene en la lectura del libro de Frieser, hubo un continuo tira y afloja e indefinición en la adjetivación de toda la Camapña, posiblemente porque el sector conservador del Alto Mando Alemán no las tenía todas consigo en cuanto a dotar de independencia total al Grupo Panzer de Kleist. Finalmente, el Corte de Hoz sí que requirió de una fuerza operacional autónoma a nivel operacional, pero eso fue logrado tras agrios debates y ante la evidencia de los hechos consumados, cuando se vio el tremendo avance de los panzers fue cuando se adoptó una decisión "operacional" de forma definitiva. El entonces Jefe del Estado Mayor del Panzergruppe Kleist, Zeitler así lo deja claro en la serie de artículos del mismo titulados Diez Panzer-Gruppe v. Kleist im West-Feldzug 1940, incluso Halder también declaró que "el uso operacional de los carros de combate" fue implementado "durante la campaña francesa, en la cual se aplicó completamente por primera vez la concepción moderna del papel de los carros de combate en la guerra" (Hitler as War Lord, p. 13).

Durante la campaña polaca aún no existió un Cuerpo de Ejército Panzer autónomo, por no mencionar un Grupo Panzer, y salvo excepciones, los carros de combate fueron usados dentro del marco divisionario y mayoritariamente a nivel táctico, la misión de los carros fue la de avanzar en cooperación con las fuerzas no motorizadas y ser la punta de lanza de los ejércitos de infantería que avanzaban a pie cuyos cuarteles generales dirigieron las operaciones. En la Wehrmacht el escalón operacional empezaba en el ejército y, en casos especiales, con el cuerpo de ejército. En este sentido, los ruegos de Guderian de independizar y dar autonomía a los carros no fueron tomados hasta la creación del Panzergruppe Kleist que consistió en cinco divisiones panzer apoyadas por tres divisiones de infantería motorizada. Pero lo novedoso no fue la denominación o agrupación en sí, sino que los panzer y las divisiones de infantería motorizada, iban a ejecutar una operación ofensiva completamente independiente, lejos y por delante de los ejércitos de infantería mientras que el Panzergruppe Hoth, que estaba bajo el mando del Cuarto Ejército, ejecutaba la misión de proteger el flanco derecho de Kleist. Así, el Heeresgruppe A fue dividido en dos escalones: las unidades móviles, que debían ejecutar un ataque de penetración operacional y los ejércitos de infantería, que marcharían en su estela para asegurar el territorio conquistado.

De inicio hubo un cierto concepto operacional en el ataque de los panzers de Kleist, pero siguiendo el razonamiento de Kleist que titula dicha parte del libro como "El Panzergruppe Kleist: un experimento operacional polémico" hubo cierta inseguridad en el Alto mando que se derivó incluso en que el Panzergruppe Kleist no tuvo asignado un sector de ataque propio sino que en su lugar debía ejecutar un ataque de exploración operacional por delante de los ejércitos de infantería. Por dicho motivo los comandantes en jefe de los ejércitos exigieron que el grupo Panzer fuera puesto bajo el mando del ejército en cuyo sector estuviera atacando. Kleist estaba contra esto pues le preocupaba que los ejércitos de infantería intentaran subordinar y mantener el grupo panzer bajo su control, atándolos en corto. Por eso enfatizó que la misión operacional del grupo panzer solo podría tener éxito si era puesto bajo el mando de un Grupo de Ejércitos.

Finalmente, von Rundstedt se decidió por una solución de compromiso que en adelante sería como una espada de Damocles para Kleist: si el grupo panzer era relamente capaz de maniobrar, en un contexto operativo, lejos y por delante de los ejércitos de infantería entonces se le permitiría conservar su independencia; sin embargo, si el ataque fracasaba y uno de los ejércitos de infantería que venía por detrás lo alcanzaba, entonces quedaría bajo el mando de ese ejército. Esto provocó que la lucha por la independencia operacional fuera el "leitmotiv" que guió la actividad de mando de von Kleist. Al final, sin embargo, con esta discordante decisión (que mostraba las inseguridades del AMA), el mando del Heeresgruppe A obtuvo un efecto paradójico: ya que las formaciones panzers se abalanzaron por el camino hacia la costa del Canal "como perseguidos por mil demonios" no se debió tan solo a la misión operacional que les había sido asignada sino que partieron volando hacia delante para que los ejércitos de infantería, moviéndose en su estela no pudieran alcanzarlos.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9199
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por José Luis » Jue Feb 12, 2015 10:53 pm

¡Hola a todos!
Chepicoro escribió:
maxtor
Finalmente, al detener los panzer en Dunkerque se permitió quedar atrapado en un error, que al final deshizo el deseado éxito estratégico
Creo que este es un caso del "diario del mañana" donde sabemos que Inglaterra siguió combatiendo y no hubo negociaciones de paz. En ese momento detener las divisiones panzer tenía su lógica, pero independientemente de los argumentos que existían para no arriesgar a los panzer sin apoyo de infantería en un escenario donde no iban a poder maniobrar y la RN iba a poder ofrecer su apoyo. El éxito estratégico de la operación es difícil de no verlo. Un cerco enorme de tropas francesas, belgas e inglesas, donde perderían prácticamente todo su equipo pesado, dejando al resto del norte de Francia sin posibilidad de "tapar" el hueco en el frente y sellando el resultado de la campaña, todo esto a cambio de un costo proporcionalmente muy pequeño en pérdidas para los alemanes. De hecho terminaron la campaña de Francia siendo mucho más fuertes.
Dos apuntes.

Para maxtor. “El deseado éxito estratégico” al que te refieres no estaba directamente relacionado con el principal objetivo estratégico de la campaña, sino que la parada (aunque hubo varias) de los panzer en Dunkerque impidió la conclusión lógica del desarrollo operacional que había desencadenado el éxito de las improvisaciones tácticas previas. Por tanto, y en todo caso, habría que hablar de “el deseado éxito operacional”. Para explicar esta cuestión ya aprovecho el segundo apunte a los comentarios de Chepicoro.

Primero, no entiendo muy bien eso del “diario de mañana”. Sea como fuere, debo señalar que la estrategia del “Caso Amarillo” era una estrategia similar a la adoptada por Falkenhayn en 1915, una “estrategia de disuasión”, en contraposición a la “batalla de aniquilación” (“Vernichtungsschlacht”) perseguida por Moltke el Joven en 1914. Para “disuadir” a Gran Bretaña era necesario neutralizar a Francia, y este fue el objetivo operacional del “Caso Amarillo”. Por ello y desde esta perspectiva, esta campaña fue un éxito operacional pero un fracaso estratégico, porque no se consiguió el objetivo perseguido. En lo que yo conozco, nadie lo ha explicado, desde la perspectiva estratégica, de forma tan lúcida como Michael Geyer:

As ineffective as the Allied indirect strategy proved to be, and as ruthlessly and quickly as these peripheral dangers were nipped in the bud by the German army, the fact that the war continued after September 1939 posed a critical strategic problem, After all, even the drôle de guerre diminished Germany's chances of achieving its strategic objective in the East. The Allied blockade, reinforced by growing American support, pushed the Third Reich into dependence on the Soviet Union, away from its goal of apocalyptic war. A war with Great Britain over hegemony in Europe, fought prior to the expansion and racial purification of Germany was, from a military perspective, not feasible and from Hitler's perspective, pointless.

This vexation shaped the preparations for Operation Yellow and the attendant, and perplexing, stop-and-go decision making that continued for months before May 1940. The contentious nature of operational planning and the adventurous character of the final scheme have obscured the ambivalence of the strategic intent. No doubt France had to be “neutralized” as a prerequisite of the great campaing for living space. Operationally this was difficult, but the strategic problem was posed less by France than by Great Britain. The main strategic objective was to gain British consent for a German Continental empire by stripping Britain of its European allies, and from this perspective the campaign that ended the first phase of the war, however spectacular, was a strategic failure. Though France, together with the Benelux countries was partly occupied and partly neutralized, and though continental Europe fell under the hegemony of the Third Reich, Britain, helped by the Commonwealth and the United States, fought off a direct military attack in the battle of Britain and resisted German peace feelers
. (Michael Geyer, German Strategy in the Age of Machine Warfare, 1914-1945. En Peter Paret (ed.), Makers of Modern Strategy. New York: Pricenton University Press, 1986, p. 577). Capítulo que aprovecho para recomendar su lectura a Chepicoro en particular y a todos en general.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Chepicoro
Miembro
Miembro
Mensajes: 255
Registrado: Dom Ago 24, 2014 8:20 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por Chepicoro » Vie Feb 13, 2015 1:37 am

Otro a la lista, gracias por la recomendación José Luis, pero en verdad, no será pronto y no es por mala voluntad simplemente no hay tiempo suficiente.

la parada (aunque hubo varias) de los panzer en Dunkerque impidió la conclusión lógica del desarrollo operacional que había desencadenado el éxito de las improvisaciones tácticas previas. Por tanto, y en todo caso, habría que hablar de “el deseado éxito operacional”.
La parada antes de Dunkerque entiendo no sólo fue decisión de Hitler, también de Rundstedt y había razones militares para ello, los argumentos que he escuchado son, que las divisiones panzer durante la campaña de Francia estaban formadas casi a la mitad por modelos que nunca se pensaron para el combate, panzer I y II y que sin el apoyo de las divisiones de infantería que se habían quedado detrás tendrían que haber combatido en un terreno donde no podían flanquear o envolver, vamos los aliados cercados solo tenían el mar a sus espaldas y ahí estaba la RN que si iba a poder brindar apoyo a su bando. Además de que el objetivo principal de la campaña de Francia era... vencer a Francia no derrotar al BEF.

Entonces conservar la fuerza de las divisiones panzer (irreemplazables en una campaña corta) para lo que quedaba de la campaña tenía sentido.
Primero, no entiendo muy bien eso del “diario de mañana”.
Me refiero a que nuestra crítica se hace sabiendo lo que sucedió al final de la historia y así todos podemos parecer saber cual era la respuesta adecuada. Respecto a Dunkerque ahora sabemos que Inglaterra continuó en la guerra, cuestión que los protagonistas de la historia no tenían nada claro en su momento.

En su momento revise la hemeroteca del NY Times... ustedes también pueden hacerlo, dan un mes gratis de prueba, que cancele antes de completar el mes :mrgreen:, no se si puedan aprovechar la promoción. Si hablan del milagro de la evacuación de Dunkerque, pero no pude leer nadie que criticara a los alemanes por haber dedicado sus divisiones panzer a completar la campaña de Francia, al contrario, son puros elogios.

Solo he revisado ese diario, pero es curiosa la diferencia de como se ven las cosas en su momento y como se ven con décadas de distancia.
Por ello y desde esta perspectiva, esta campaña fue un éxito operacional pero un fracaso estratégico
Esto especialmente, no conozco un solo testimonio de la época de alguien que llame fracaso estratégico a lo de los alemanes en 1940 en Francia.
No doubt France had to be “neutralized” as a prerequisite of the great campaing for living space. Operationally this was difficult, but the strategic problem was posed less by France than by Great Britain. The main strategic objective was to gain British
El objetivo de "case yellow" (lo que llamaban operaciones los ingleses serían "casos" para los alemanes. Ni siquiera era la derrota de Francia, para citar la directiva pertinente.

Directive No 6 for the Conduct of the War...


(b) The purpose of this offensive will be to defeat as much as possible of the French Army and of the forces of the allies fighting on their side, and at the same time to win as much territory as possible in Holland , Belgium, and Northern France, to serve as a base for the successful prosecution of the air and sea war against England and as a wide protective area for the economically vital Ruhr.
Adolf Hitler; United States Army Command and General Staff College (2014-03-28). Hitler's Quest for Oil: the Impact of Economic Considerations on Military Strategy, 1941-42 (Kindle Locations 795-798). . Kindle Edition.


Pero salió tan inesperadamente bien que provocó la caída de Francia entera, vamos llamarle fracaso estratégico a que Inglaterra no pidió la paz (algo que nunca fue el objetivo directo de la campaña) creo que es demasiado rebuscado.
helped by the Commonwealth and the United States, fought off a direct military attack in the battle of Britain and resisted German peace feelers
Como podía un desarrollo diferente de la campaña de Francia por parte de los alemanes impedir el apoyo de la Commonwealth o el soporte material de los Estados Unidos?
"No creas todo lo que se escribe en internet" Abraham Lincon

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9199
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensaje por José Luis » Vie Feb 13, 2015 9:57 am

¡Hola a todos!
Chepicoro escribió: La parada antes de Dunkerque entiendo no sólo fue decisión de Hitler, también de Rundstedt...
La parada de Dunkerque fue ante todo una decisión de Rundstedt que Hitler, más tarde, apoyó. Vale la pena reproducir en su extensión lo que escribí en el hilo “Mitos sobre Hitler”: http://forosegundaguerra.com/viewtopic.php?f=19&t=15340
José Luis escribió:¡Hola a todos!

Uno de los mitos más extendidos sobre Hitler que todavía persiste hoy en día es el que lo sitúa como el causante de la famosa orden de detener a los blindados alemanes camino de Dunkerque en mayo de 1940. La evidencia histórica muestra, sin embargo, que fueron Kluge y Rundstedt los causantes de esa orden, que sólo después Hitler confirmó contra la oposición de Brauchitsch y Halder. Aunque recuerdo haber escrito ya sobre este tema en algún lugar del foro, será conveniente trazar brevemente la historia de este episodio aquí. Ningún autor de los que yo he leído desgrana mejor este incidente que Karl-Heinz Frieser en su magistral The Blitzkrieg Legend, del que sigo los datos.

Corría el 24 de mayo de 1940 cuando los alemanes se encontraban a unos quince kilómetros de Dunkerque, el único puerto del Canal que quedaba abierto para los aliados. Los elementos blindados de la vanguardia alemana ya habían cruzado el Canal Aa, el último obstáculo natural hacia Dunkerque, y ninguna fuerza aliada digna de consideración les hacía frente en su avance para capturar el puerto. Sólo unas pocas horas separaban la consecución de ese objetivo vital que cerraría la última vía de escape del millón aproximado de franceses, británicos y belgas que combatían, en la mayoría de los casos, a unos cien kilómteros de distancia a las fuerzas del Grupo de Ejércitos B. Estaba a punto de cerrarse la trampa para los aliados. Entonces, cuenta Frieser, sucedió "uno de los episodios más extraños en la historia militar del siglo veinte, el 'milagro de Dunkerque'. Con increíble asombro, los soldados aliados descubrieron que los panzers alemanes se habían detenido repentinamente, como parados por encantamiento".

Las unidades blindadas alemanas no se habían detenido por arte de magia, sino porque sus comandantes habían recibido una orden superior en tal sentido. Pero no fue Hitler quien dio esa orden el 24 de mayo, como muchos todavía creen hoy en día. No podía darla por que ya la habían recibido y los panzers ya se habían parado. Lo que hizo Hitler fue intervenir en el punto más caliente de una crisis de mando que se había producido dentro del cuerpo del generalato alemán. La causa inmediata de la orden de paro, explica Frieser, yacía en la "controversia que constituye la esencia de este episodio, es decir, el conflicto entre los tradicionalistas y los progresistas".

La víspera de este episodio, el 23 de mayo, hubo considerables discrepancias entre el cuerpo de los oficiales generales con respecto al empleo posterior de las formaciones blindadas. Había, a grandes rasgos, dos opiniones discrepantes; por una parte estaban los generales al mando de formaciones panzer a nivel táctico (cuerpo y divisiones) que querían atacar tan rápidamente como fuese posible; de la otra estaban los comandantes en jefe de ejército (Kluge) y grupo de ejércitos (Rundstedt) que querían detener a los panzers para permitir cerrar a la infantería.

Ante esta discrepancia, el OKH resolvió a favor de un rápido avance, mientras que Hitler y el OKW resolvieron en contra.

Todo el problema giraba en torno a la protección de los flancos de la cuña blindada. Rundstedt temía que los aliados, en su huida, pudieran flanquear a las divisiones panzer e incluso que su propio Grupo de Ejércitos A quedara cercado.

Al trazar la historia de la "orden de paro", Frieser encuentra en von Kleist al hombre que, sin quererlo, puso a rodar el engranaje que activó finalmente la orden de paro. Por órdenes del grupo de ejércitos, Kleist se había visto obligado a dispersar a sus unidades para el cometido de varias misiones, como por ejemplo brindar una protección de flanco hacia el sur. De esta forma, ya no se sentía en una posición "de alinearse para un ataque decisivo". Por ello declaró, bastante irritado, que "Tras las pérdidas sufridas durante los últimos 14 días de combate, especialmente en términos de tanques, que se elevan a más del 50 por ciento, el Grupo ya no es suficientemente fuerte para montar un ataque al este, contra fuertes fuerzas enemigas. Si el enemigo ataca en fuerza, entonces me gustaría observar a propósito que las divisiones panzer están poco adecuadas para la defensa".

Halder no tomó en serio la valoración de Kleist, tomando su estimación de pérdida de tanques (que distaba mucho de ser correcta) como una excusa, quizás porque no se sentía capacitado para llevar a cabo una empresa de tal envergadura. Pero el mensaje de Kleist sí tuvo efecto en Kluge, que en ese particular momento estaba sobrecargado por la situación, pues además de las divisiones de infantería de su ejército, tenía bajo su mando un total de diez divisiones panzer y seis divisiones motorizadas que habían sido combinadas como fuerzas móviles (Schnelle Truppen) sobre el ala izquierda de su ejército, entre la costa del Canal y Arras, mientras las divisiones de infantería de a pie estaban avanzando en el ala derecha entre Arras y Valenciennes. A las 16:40 horas, Kluge habló con Rundstedt y pronunció por primera vez el fatídico término aufschliessen (cerrar), sugiriendo que se detuvieran a las unidades más rápidas del ala izquierda para permitir cerrar a las que les seguían. Rundstedt estuvo de acuerdo y emitió la siguiente orden el 23 de mayo: "En otras palabras, el ala derecha y el centro han de continuar avanzando, el resto tiene que cerrar, las divisiones de infantería [tienen que ser] adelantadas". De esta forma, el cuartel general del Cuarto Ejército emitió a las 20:00 horas del 23 de mayo una "orden de cierre" para el 24 de mayo, según la cual sólo a los cuerpos de ejército II y VIII (dos cuerpos de pura infantería) se les permitía continuar el ataque al este de Arras. En cambio, los grupos panzer de Kleist y Hoth debían interrumpir su avance durante un día "para realizar todos los preparativos para continuar el ataque el 25 de mayo".

Por tanto, bastante tiempo antes de que se emitiera la orden de paro de 24 de mayo, los panzers alemanes ya estaban parados por las órdenes que Kluge y Rundstedt habían emitido el día anterior. La orden de cierre llegó a las tropas alemanas durante la noche del 23-24 de mayo, y fue recibida con incomprensión y protestas. Pero además las discrepancias entre los generales alemanes fueron en aumento durante esa noche debido a la interferencia del OKH. El Grupo de Ejércitos B había empezado la campaña con 29 divisiones, pero ahora sólo tenía bajo su mando 21; en cambio, el Grupo de Ejércitos A (Rundstedt) había aumentado su activo a 71 divisiones, incluyendo todas las formaciones móviles. Halder creía que Rundstedt y su estado mayor no estaban manejando con determinación esa enorme masa de 71 divisiones. Brauchitsch, comandante en jefe del ejército de tierra alemán, había dejado hasta entonces que Halder, el jefe del EMG, condujera la campaña en sus puntos esenciales, pero ahora, en esa noche, intervino con determinación. Alrededor de la medianoche ordenó al Grupo de Ejércitos A que traspasara al mando del Grupo de Ejércitos B el Cuarto Ejército de Kluge, orden que debía estar cumplimentada a las 20:00 horas del 24 de mayo. Esta orden significaba para Rundstedt, hasta entonces al mando de todas las divisiones panzer, que sólo se quedaría con una división panzer, algo que no le gustaba en absoluto por su temor con la protección de flanco a lo largo del Somme.

El 24 de mayo por la mañana, Hitler visitó el cuartel general de Rundstedt en Charleville para discutir con él sobre el posterior empleo de las formaciones panzer. Se sorprendió al enterarse de que Rundstedt debía pasar el Cuarto Ejército, con todas sus divisiones panzer y motorizadas, al Grupo de Ejércitos B, y que ya no iba a ser responsable de Dunkerque, sino sólo del sector del Somme, medida radical que se había ordenado sin la aprobación de Hitler e incluso sin su conocimiento. Por tanto, Hitler declaró inmediatamente la nulidad de las órdenes del OKH, al tiempo que concordaba "total y enteramente" con la pesimista estimación de la situación que había hecho Rundstedt, pues era "completamente idéntica a mis pensamientos". Así, la famosa "orden de paro" de Dunkerque fue cursada por el cuartel general del Grupo de Ejércitos A a las 12:45 horas del 24 de mayo de 1940: "Por órdenes del Führer, el ataque al este de Arras será continuado por el VIII Cuerpo y, al noroeste, por el II Cuerpo en cooperación con el ala izquierda del Grupo de Ejércitos B. Por otra parte, la línea general Lens-Bethune-Aire-St. Omer-Gravelines (la línea del Canal) no será cruzada al noroeste de Arras. En el ala occidental, en cambio, lo importante es conseguir reunir (cerrar) a todas las fuerzas móviles y forzar al enemigo a dirigirse a la mencionada favorable línea de defensa".

Más tarde, Rundstedt creó el mito echando toda la culpa a Hitler, como si éste le hubiera obligado a cursar la orden de paro; Blumentrit lo extendió y Liddell Hart se encargó de consolidarlo propagándolo en la historiografía. Pero la realidad es que la orden de paro de 24 de mayo no fue más que la confirmación y continuación de la orden de cierre que Rundstedt ya había emitido el 23 de mayo. Hitler era partidario de detener a los panzers, pero dejó manos libres a Rundstedt en cuanto a medidas individuales y, sobre todo, a la duración de la parada, como confirmaron el ayudante de Hitler para el ejército, Engel; el jefe de operaciones del OKW, Jodl, quien escribió en su diario el 25 de mayo: "El Führer....deja la decisión al Grupo de Ejércitos A", y, definitivamente, el diario de guerra del Grupo de Ejércitos A, que reza al respecto que Hitler "dejó expresamente la manera de conducir el combate del Cuarto Ejército" a von Rundstedt.

Véase Frieser, The Blitzkrieg Legend (Naval institute Press, 2005), pp. 291 y ss. en el Capítulo 8, "The 'Miracle of Dunkirk'".

Saludos cordiales
JL
Esta famosa orden de paro fue la culminación de otras órdenes de paro menos conocidas; algunas de ellas las expuse aquí:
http://forosegundaguerra.com/viewtopic.php?f=4&t=5525

Chepicoro escribió: y había razones militares para ello...
Siempre hay razones militares en las decisiones de comandantes de campo, sean ortodoxos o heterodoxos. En este caso particular, la decisión de parar tomada por “Kleist”, Kluge y Rundstedt viene a confirmar lo que he dicho desde el principio de este hilo, que no había un diseño operacional “blitzkrieg” en la planificación del Grupo de Ejércitos de Rundstedt. Y también viene a confirmar que estos comandantes, y en este caso muchos más, no habían vislumbrado de antemano -desconfiaban o recelaban- el propósito operacional que Manstein había esbozado en su diseño a lo Schlieffen. Tampoco lo entendió Hitler, pese a que, a toro pasado (tras la victoria), dijo que Manstein había sido el único que había comprendido “su” intuición táctica (la de Hitler) en enero de 1940. Había, como dice Frieser, un choque de mentalidades entre reaccionarios (los Rundstedt y cía) y progresistas (los Guderian y cía), aunque yo, para lo que trato de explicar, prefiero decir que había un enfrentamiento dentro de la Wehrmacht entre los “estrategas” (los Rundstedt y cía) y los “tecnócratas” (los Guderian y cía), un enfrentamiento que se había iniciado muchos años atrás, en 1923, entre los llamados “jóvenes turcos” (representados por Stulpnägel y Blomberg) y los “estrategas” (representados por Groener y Fritsch). En Francia, en mayo de 1940, triunfaron los “tecnócratas”, y a partir de entonces desaparecieron los “estrategas”.
Chepicoro escribió: Esto especialmente, no conozco un solo testimonio de la época de alguien que llame fracaso estratégico a lo de los alemanes en 1940 en Francia.
No me extraña. La derrota militar de los Países Bajos y la rápida derrota y capitulación de Francia fueron tan espectaculares que hicieron prácticamente imposible hablar de otra cosa que no fuera eso. En estas circunstancias habría muy pocos militares alemanes, si había alguno, dispuestos a arruinar la fiesta alemana con un análisis estratégico crítico. Pero eso fue lo que produjo Fall Gelb, un fracaso estratégico.
Chepicoro escribió:
No doubt France had to be “neutralized” as a prerequisite of the great campaing for living space. Operationally this was difficult, but the strategic problem was posed less by France than by Great Britain. The main strategic objective was to gain British
El objetivo de "case yellow" (lo que llamaban operaciones los ingleses serían "casos" para los alemanes. Ni siquiera era la derrota de Francia, para citar la directiva pertinente.
Vamos a ver, para comprender cuál era el principal propósito estratégico de Hitler para la conducción de la guerra tras la campaña polaca no deberíamos detenernos exclusivamente en la Directiva Nº 6, por razones que explicaré más adelante. Es más conveniente y útil seguir la estrategia de Hitler desde que decidió atacar a Polonia. Inicialmente la evidencia histórica hace suponer que Hitler, al atacar a Polonia el 1 de septiembre de 1939, no esperaba que los gobiernos británico y francés cumpliesen sus amenazas de declararle la guerra. Creía, más bien, que aceptarían, como antes, los hechos consumados y que, después, le dejarían las manos libres para lanzarse hacia el Este en busca de su “espacio vital”. Estas suposiciones y creencias se vieron truncadas con la declaración de guerra que siguió de los gobiernos de Gran Bretaña y Francia. No obstante, y en vista de la aparente pasividad aliada, Hitler siguió elaborando su estrategia en la creencia que, tras la victoria sobre Polonia, los gobiernos aliados llegarían a un entendimiento con Alemania y la declaración de guerra previa no quedaría más que como un acto de cara a la galería. Así, el 6 de octubre de 1939 Hitler hizo varias ofertas de paz a los gobiernos británico y francés, y tres días después, el 9 de octubre de 1939, tras recibir el silencio aliado a sus ofertas de paz, Hitler cursó un memorando, para justificar su estrategia en la conducción de la guerra en el Oeste, a los comandantes en jefe del OKW, OKH, OKM y OKL. Entre otras cosas, decía (negrita mía): “time is more likely to be an ally of the Western powers than of us” y "therefore attack, which can decide the war, is preferable under all circumstances to defence". Ese mismo día cursó la Directiva núm. 6 (Fall Gelb), pero esta directiva no paró de ser enmendada con varias posteriores que, por desgracia, no sobrevivieron enteras. La Directiva nº 10 de 19 de enero de 1940, que sólo se conoce por el diario de Jodl y por una orden del OKH, decía: "All available forces are to be thrown into battle with the object of occupying Holland and Belgium, and inflicting a decisive defeat on the French and Allied armies in North France and Belgium". Esta directiva fue nuevamente enmendada con una nueva versión de la Directiva nº 10 el 18 de febrero de 1940, de la cual sólo se conoce la primera sección del texto por una orden del OKH que reza: "The objective of offensive 'Yellow' is to deny Holland and Belgium to the English by swiftly occupying them; to defeat, by an attack through Belgian and Luxembourg territory, the largest possible forces of the Anglo-French army; and thereby to pave the way for the destruction of the military strength of the enemy...". Hugh Trevor-Roper, Hitler's War Directives, 1939-1945 (1964).

Lo que muestran estos cambios y versiones en las directivas, los que conocemos y los que no nos han llegado, es una falta de seguridad y consenso, en los altos mandos y Hitler, sobre los objetivos estratégicos puramente militares de la planificación operacional de la campaña. Pero el principal propósito estratégico de la campaña, esto es el objetivo principal en el nivel estratégico de la guerra, no puede dejar dudas. Gran Bretaña no podía ser derrotada, como sabían Hitler y sus generales, en una simple campaña militar; derrotar a Francia era muy difícil, pero se le podía asestar un duro golpe que la incapacitase para seguir siendo una amenaza de cara a la estrategia de Hitler en el Este. Por ello Geyer habla de “neutralizar” a Francia, no de derrotarla definitivamente. Sin embargo, Hitler habla en varias ocasiones en 1939 y principios de 1940 de una campaña que puede decidir la guerra. ¿Cómo se puede entender esta aparente contradicción? Políticamente. Hitler espera, y esperará tras la inesperada derrota militar y capitulación política de Francia, que Gran Bretaña se avenga a un entendimiento con Alemania. Pero esto no sucede, ni durante el desarrollo de la campaña, ni con la capitulación de Francia, ni tras las repetidas ofertas de paz que lanzó a los británicos a lo largo del verano de 1940. Por ello digo, y dice Geyer, que tras el éxito operacional de la campaña del Oeste de mayo-junio de 1940 se esconde un fracaso estratégico, pues Hitler no ha sacado a Gran Bretaña de la guerra, y menos derrotado, y no sabe cómo seguir conduciendo la guerra. Este cul-de-sac estratégico llevó a Hitler, una vez fracasada la batalla de Inglaterra y desechada la operación León Marino, a buscar una salida rápida en el Este.
Chepicoro escribió: Como podía un desarrollo diferente de la campaña de Francia por parte de los alemanes impedir el apoyo de la Commonwealth o el soporte material de los Estados Unidos?
Un desarrollo diferente de la campaña, no. Pero sí unas consecuencias políticas diferentes del desarrollo y resultado de la campaña. Esto precisamente era lo que esperaba Hitler. Éste era su principal objetivo estratégico. Por eso hablé ayer de una “estrategia de disuasión” del tipo a la utilizada por Falkenhayn en 1915. Ambas acabaron siendo grandes fracasos.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Responder

Volver a “Frente occidental”

TEST