pub01.jpg

Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

La guerra en el oeste de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
Chepicoro
Miembro
Miembro
Mensajes: 252
Registrado: Dom Ago 24, 2014 8:20 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor Chepicoro » Vie Feb 13, 2015 1:39 pm

Por ello digo, y dice Geyer, que tras el éxito operacional de la campaña del Oeste de mayo-junio de 1940 se esconde un fracaso estratégico, pues Hitler no ha sacado a Gran Bretaña de la guerra, y menos derrotado,



Pues muy bien escondido porque yo no puedo verlo y no es por ánimos de llevar la contraria ( por ejmplo maxtor me acaba de convencer en el hilo sobre la batalla más decisiva).

Un desarrollo diferente de la campaña, no. Pero sí unas consecuencias políticas diferentes del desarrollo y resultado de la campaña. Esto precisamente era lo que esperaba Hitler. Éste era su principal objetivo estratégico. Por eso hablé ayer de una “estrategia de disuasión” del tipo a la utilizada por Falkenhayn en 1915. Ambas acabaron siendo grandes fracasos.


Es que entonces hiciera lo que hiciera Alemania en 1940, va a ser un fracaso si su ejército no saca de la guerra a Inglaterra cosa difícil con el canal de la mancha de por medio. La Luftwaffe si fracasó en prevenir la evacuación en Dunquerke, la captura de todo o la mayor parte del BEF hubiera sido deseable desde el punto de vista alemán, aunque hay que recordar que los ingleses perdieron todo su equipo pesado y miles de toneladas de suministros y los franceses al sur no se habían rendido.

Decidir las consecuencias políticas en el parlamento inglés estaba más allá de las capacidades del Heer, que bastante hizo. Honestamente no logro ver un fracaso estratégico en la campaña de Francia, estoy seguro que la mayoría de los involucrados tanto alemanes como aliados también lo verían así. "Las guerras no se ganan con evacuaciones" diría Churchill.

Conseguir en un mes lo que en la anterior guerra no habían logrado en 4 años y llamarlo fracaso estratégico simplemente no lo comprendo.
"No creas todo lo que se escribe en internet" Abraham Lincon

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8935
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor José Luis » Vie Feb 13, 2015 8:00 pm

¡Hola a todos!

Chepicoro escribió:Pues muy bien escondido porque yo no puedo verlo y no es por ánimos de llevar la contraria


Quizá no lo ves porque estás limitando tu perspectiva de la estrategia únicamente al terreno militar. Si es así, debo recordarte que la fuerza militar es un instrumento más, ciertamente crucial, de la estrategia. Tú crees que la campaña militar alemana contra Francia no podía ser más exitosa, y estás en lo cierto siempre y cuando tu consideración no rebase el ámbito estrictamente militar. Sin embargo, las operaciones militares, que pertenecen al nivel operacional de la guerra, son un instrumento mediante el cual se pretenden conseguir los objetivos marcados en el nivel estratégico de la guerra. Si un éxito operacional, cual fue la campaña del Oeste de mayo-junio de 1940, no produce el propósito estratégico buscado por el liderazgo político, entonces se produce un fracaso estratégico. Lo que nos lleva a tu siguiente comentario.

Chepicoro escribió:Es que entonces hiciera lo que hiciera Alemania en 1940, va a ser un fracaso si su ejército no saca de la guerra a Inglaterra cosa difícil con el canal de la mancha de por medio.


Casi exactamente. El casi reside en el juego estratégico de Hitler, que era el del suicida que lo apuesta todo a una sola carta. Y en este juego, aunque las apariencias arrojen ciertos éxitos, Hitler siempre perdió desde que se embarcó en la guerra contra Polonia, decisión que, en contra de lo que había calculado y arriesgado, metió a Gran Bretaña y Francia en la guerra, convirtiendo la guerra localizada nazi-polaca en una guerra generalizada. Aquí, nuevamente, jugó su estrategia a la baza política, en la creencia de que una operación militar que golpeara duramente al ejército francés en el continente habría de hacer desistir al gobierno británico de continuar en la guerra (eso fue la “estrategia de disuasión” adoptada por Falkenhayn en 1915). Con todo, y consiguiendo un éxito operacional de proporciones totalmente inesperadas, la operación fracasó en producir los resultados estratégicos deseados.

¿Qué consiguió realmente Hitler en mayo-junio de 1940? Es cierto que hizo de Alemania la potencia hegemónica del continente, pero no había conseguido poner el fin deseado a la guerra. ¿Y qué coste le supuso? Acercar mucho más la ayuda americana a Gran Bretaña, mientras seguía dependiendo de la URSS. Además, empujó a Gran Bretaña a iniciar un proceso de reversión en el equilibrio general de la guerra, algo apuntado por Geyer así:

In fact, by engaging the United States even more deeply in the British effort after Dunkirk, Britain took the first step in reversing the overall balance of the war. It was Great Britain, as against Napoleon, that began tro draw together the “world” against a Europe under German hegemony. By deniyng strategic success to Germany, Britain set the stage for the global war to come. While Germany celebrated its victories, its people as well as its military and industrial elites showing almost unlimited trust in Hitler's capacities as leader and strategist, the strategic odds once again began to outrun operational successes. Germany was simply not prepared for global war, and time was against it. The trap of escalatory war began to close again, as it had in 1916-1918. (Geyer, 578).

Los “estrategas” del Heer tenían razón cuando, en el otoño de 1939, vislumbraban negros augurios en la campaña contra el Oeste que Hitler quería lanzar a toda costa. Desgraciadamente para ellos (y para la humanidad) la campaña resultó un éxito operacional espectacular, abriendo el paso a los “tecnócratas”. Pero ese asombroso éxito operacional no despejó el dilema estratégico en el que Hitler se había metido desde que atacó a Polonia.

Si te quedas exclusivamente con la perspectiva puramente militar de la campaña contra Francia, Chepicoro, entonces no podrás comprender lo que te estoy apuntando. Te voy a poner el siguiente ejemplo, en mi último empeño para que comprendas (no para que esté de acuerdo en mi valoración de lo que debatimos) lo que quiero significar con “fracaso estratégico”. La Directiva Nº 21 para Barbarroja tenía varios objetivos principales que voy a abreviar en dos: el primero y más importante era el que constituía el propósito estratégico de la propia directiva: “destruir a la Rusia soviética en una rápida campaña”. ¿Cómo conseguirlo? Aquí viene el primer objetivo fundamental de la operación Barbarroja, que en la directiva se señala como “propósito general”: destruir el grueso del Ejército Rojo al oeste de los ríos Dvina y Dnieper (“el grueso del ejército ruso en la Rusia Occidental debe ser destruido...”). Había otros objetivos, pero su consecución descasaba en lograr este “propósito general”.

Bien, puede decirse, sin temor a equivocarse, que el Ostheer destruyó el grueso del Ejército Rojo en la Rusia occidental. Pero este éxito no fue suficiente porque, entre otras razones, el gobierno soviético fue capaz de levantar otro ejército cuantitativamente similar al destruido. En Barbarroja, Hitler jugó su estrategia a la baza política según la cual el régimen soviético se vendría abajo como un castillo de naipes tan pronto el Ostheer asestase los primeros duros golpes al Ejército Rojo. Y nuevamente perdió este juego, pero mucho antes de lo que la gente cree normalmente y lo que dicen muchas historias de la guerra en el Frente Oriental. El juego lo perdió ya a mediados de julio en la región de Smolensk, precisamente a lo largo de los ríos Dvina y Dnieper. Lo que aconteció después -más allá de los espectaculares éxitos operacionales de Kiev, Viazma y Bryansk- fue una siembra tortuosa para recibir en pleno rostro una colosal bofetada estratégica ante las puertas de Moscú en diciembre de 1941. Pero olvidémonos de todo esto. Lo que importa es que el “propósito general” de Barbarroja (destruir al grueso del ER), pese a que se consiguió, no produjo el objetivo estratégico perseguido (destruir a la URSS en una campaña relámpago).

En la campaña de Francia de 1940 sucedió igual, aunque la evidencia estratégica quedase oculta por el espectacular éxito operacional.

Y bien, con esto me parece suficiente. Espero que, aunque no compartas mi opinión, comprendas al menos lo que he querido significar con “fracaso estratégico” para la campaña de Francia. Y si aun así todavía no llegas a verlo, ¡pues qué le vamos a hacer!

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Chepicoro
Miembro
Miembro
Mensajes: 252
Registrado: Dom Ago 24, 2014 8:20 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor Chepicoro » Sab Feb 14, 2015 11:48 pm

José Luis

Creo que entiendo tu argumento, aunque no comparta tus conclusiones. Aunque no resolviera la guerra en favor de Alemania, la campaña de Francia, me parece que estratégicamente esta estaba mucho mejor después de dicha campaña que a su inicio.

Cierto no acabo con el bloqueo inglés al continente, ni con el apoyo norteamericano cada vez más evidente por los aliados, ni soluciono el déficit de materias primas de Alemania, pero si los alemanes se quedaban quietos sin hacer nada, su situación tampoco mejoraría, al contrario tendía a empeorar.

Y en este juego, aunque las apariencias arrojen ciertos éxitos, Hitler siempre perdió desde que se embarcó en la guerra contra Polonia


Creo que este es el trasfondo de tu posición y es una que bastantes personas comparten y es totalmente válida, que la guerra la perdió Alemania al momento de iniciarla... yo como no creo en que haya sucesos inevitables o que la historia siga una línea preestablecida, es una posición con la que no coincido.

Que sucedía si Guderian o Rommel fueran oficiales del tipo Paulus y no desobedecieran sus ordenes a pesar de ver una oportunidad táctica? Que pasa de cuando Churchill pregunta por la masa de maniobra y Gamelin le contesta que hay una disponible para bloquear el avance por las Ardenas? O si el plan de Mainstein no es aceptado? O si Churchill logra comprometer todos los escuadrones de la RAF en Francia? Y si Halifax es primer ministro en lugar de Churchill? O si el primer plan de invasión de los alemanes no es capturado por los belgas debido a un aterrizaje forzoso?

Hay muchas situaciones que dependieron de decisiones personales no del balance material entre los aliados y el Eje.

Independientemente de esto, la situación de Alemania previa a la batalla de Francia, era la de languidecer debido al bloqueo aliado, pues el comercio con los soviéticos no bastaba para completar sus necesidades, mucho menos para expandir su industria. Su situación mejoró a raíz de esta campaña, sin los stocks de petróleo y decenas de miles de vehículos capturados, Alemania no habría podido lanzar Barbarroja al año siguiente.
"No creas todo lo que se escribe en internet" Abraham Lincon

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8935
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor José Luis » Dom Feb 15, 2015 11:37 am

¡Hola a todos!

Chepicoro escribió:Creo que entiendo tu argumento, aunque no comparta tus conclusiones. Aunque no resolviera la guerra en favor de Alemania, la campaña de Francia, me parece que estratégicamente esta estaba mucho mejor después de dicha campaña que a su inicio.


Veamos, hablemos de estrategia de verdad. ¿Cuál es el principal y último objetivo estratégico político-ideológico que inspira toda la política exterior activa de Hitler durante el último periodo (1938-1939) previo a la guerra? Creo que hay pruebas y argumentos sólidos para establecer que era la búsqueda y conquista de “espacio vital” en el Este. ¿Qué obstáculos presentaba la consecución de este objetivo? Había dos clases de obstáculos, voy a decirlo así; unos eran de orden interno y estaban directamente relacionados con otros que eran de orden externo. Me explico: para la consecución del “espacio vital” hitleriano, Alemania debía superar la resistencia y oposición que presentarían los países directa o indirectamente afectados por ese objetivo (obstáculos externos), y para ello debía valorar y calcular si tenía a su alcance los medios y la fuerza necesaria para tal fin (obstáculos internos), pues dicho objetivo -al menos el grueso del mismo, es decir la URSS- sólo podía conseguirlo mediante el uso de la fuerza. La política exterior agresiva de Hitler, ante la política de apaciguamiento aliado, le había propiciado a Alemania en 1938, luego de la anexión de Austria, la ocupación de una parte importante de Checoslovaquia, que quedó desmembrada, y totalmente eliminada como estado al año siguiente. En 1939 Hitler quiso repetir algo parecido con Polonia utilizando como pretexto Danzig, como antes había utilizado los Sudetes con Checoslovaquia. Pero hasta aquí llegó la política de apaciguamiento franco-británica, que ahora se declaraba públicamente dispuesta a defender la integridad y soberanía de Polonia. Hitler debía reconsiderar su estrategia.

Atacar a Polonia supondría provocar una guerra generalizada para la cual Alemania no estaba ni militar ni económicamente preparada. El rearme de la Wehrmacht no tiene previsto finalizarse hasta 1942, como mínimo, mientras que la economía y las finanzas alemanas se han estirado tanto que están al borde de la quiebra. Por otra parte, políticamente no existe el ambiente de entusiasmo social que había en 1914 para ir a la guerra. Ante la renuncia de los gobiernos francés y británico a llegar a un entendimiento respecto a Polonia, por supuesto un entendimiento favorable a Alemania en los términos deseados por su dictador, Hitler toma una decisión sorprendente y mira hacia el Este, hacia el objetivo principal de su espacio vital la URSS, para buscar un pacto de no agresión que le cubra las espaldas durante el ataque militar que piensa lanzar contra Polonia. Además, cavila, ese pacto con la URSS va a disuadir a los gobiernos de Londres y París a intervenir en la guerra con Polonia. En cuestión de meses, Hitler ha convertido a su enemigo declarado, la URSS, en un aliado de conveniencia; y a un país aliado, Polonia, en su enemigo declarado. Esto se llama improvisación estratégica, muy delicada y tremendamente arriesgada.

Recapitulemos ahora. ¿Cuál era la situación estratégica de Alemania en los tiempos de paz, con olor a guerra, de agosto de 1939? En mi opinión, si la considero bajo la perspectiva del objetivo que perseguía, el espacio vital, tengo que decir que Alemania se enfrentaba a un dilema estratégico cuya única solución pasaba por dos opciones: que Hitler aceptara que Alemania no tenía ni los medios ni la fuerza para conseguir su espacio vital, lo cual sería equivalente a que Hitler aceptara el fracaso de su política e ideología nacionalsocialista, o bien escapar hacia delante confiando todo al imponderable factor político futuro, que fue lo que hizo atacando a Polonia.

Ese arriesgado cálculo político -que previamente le había brindado las cosechas de la Renania, Austria y Checoslovaquia- espoleó su voluntad de atacar a Polonia, creyendo que las advertencias de Gran Bretaña y Francia volverían a ser pura palabrería. Cuando a los pocos días los gobiernos de estos dos países declararon la guerra a Alemania, Hitler se encontró metido en una guerra que no había previsto en esos términos. Pero lejos de parar y retroceder, decidió continuar apurando el arriesgado cálculo político, esta vez en la creencia de que los aliados aceptarían el hecho consumado de la derrota de Polonia. Y otro vez se equivocó. Ahora ya no tiene duda alguna de que ha metido a Alemania en una guerra generalizada, un conflicto que no puede decidir a su favor al estilo polaco, pues ni Francia ni, sobre todo, Gran Bretaña pueden ser derrotadas en una campaña militar. Esta situación la sentencia Jürgen E. Förster de la siguiente manera (la negrita mía): “In 1939 Hitler had willingly run the risk of being trapped in a military conflict with Britain and France , although Germany was not ready for a general war with the western powers, militarily or economically. As far as armaments were concerned, the war in Europe began three to four years prematurely. This unexpectedly imposed a 'total war of improvisations' on the Third Reich, a situation which only developed into a real total war after the failure against the Soviet Union.” (Jürgen E. Förster, The Dynamics of Volksgemeinschaft: The Effectiveness of the German Military Establishment in the Second World War. En Millet y Murray (eds.), Military Effectiveness. Volume 3: The Second World War. New York: Cambridge University Press, 2010, p. 182).

Chepicoro escribió:Independientemente de esto, la situación de Alemania previa a la batalla de Francia, era la de languidecer debido al bloqueo aliado, pues el comercio con los soviéticos no bastaba para completar sus necesidades, mucho menos para expandir su industria. Su situación mejoró a raíz de esta campaña, sin los stocks de petróleo y decenas de miles de vehículos capturados, Alemania no habría podido lanzar Barbarroja al año siguiente.


La situación estratégica de Alemania, antes y después de la campaña del Oeste de mayo-junio de 1940, era mucho peor que la que disfrutaba en agosto de 1939. No sólo porque en esas fechas de 1939 no estaba metida en una guerra de naturaleza inesperada, sino porque ahora, en el verano de 1940, se hallaba metida en una guerra cuyo liderazgo político y militar no sabía como poner fin. Además, las previsiones políticas de Hitler habían fracasado rotundamente, al margen de los éxitos operacionales de Polonia y Francia. Lo que hizo Hitler, a continuación, fue seguir huyendo hacia adelante y seguir improvisando, cosechando poco a poco algunos éxitos operacionales y continuos cul-de-sac estratégicos.

El nivel estratégico de la guerra, o gran estrategia, abarca, como sabemos, varios instrumentos o factores, como el político, el militar, el económico, etc. Hitler confió casi todo, al menos durante los dos primeros años de la guerra y durante el último, al factor político mediante el uso del instrumento militar, que por sí solo no bastaba. El generalato alemán, salvo muy contadas e inútiles excepciones, no estaba acostumbrado a pensar en términos de gran estrategia. Tal como señala, nuevamente, Förster: “They [los generales alemanes] tended to equate strategy with operational concerns and considered the conduct of Army operations as an art...In November 1938 the former Army Chief of Staff, Ludwig Beck, warned his colleagues of the fallacy in believing that quick offesive mobile operations could insure a short war. In an assesment of Germany's position in a future war Beck stressed that Germany's attempt to overrun one enemy would trigger war against a 'world coalition,' which Germany would lose: 'The Wehrmacht is comparable to a colossus on earthen feet, if it is not supported by the other factors for total warfare. The architecture of only the armed forces is not by itself sufficient basis on which to run a war.'” (Förster, Op. Cit., p. 191).

Esta valoración de Beck, auténtica profecía cumplida, fue tan lúcida que quiero traducir toda esta cita anterior de Förster: “Ellos [los generales alemanes] tendían a igualar la estrategia con asuntos operacionales y consideraban la conducción de las operaciones del Ejército como un arte...En noviembre de 1938 el antiguo jefe del EM del Ejército, Ludwig Beck, advirtió a sus colegas sobre la falacia de creer que las operaciones ofensivas móviles rápidas podían asegurar una guerra corta. En una valoración de la posición de Alemania en una futura guerra, Beck subrayó que el intento de Alemania de vencer a un enemigo desencadenaría la guerra contra una 'coalición mundial', que Alemania perdería: 'La Wehrmacht es comparable a un coloso con pies de barro si no está apoyada por los otros factores para la guerra total. La arquitectura de sólolas fuerzas armadas no es por sí misma una base suficiente sobre la cual llevar a cabo una guerra'”.

¿Cuál era, pues, la oportunidad de Alemania para ganar la guerra de 1939-40? Sólo el factor político resultante del uso del instrumento militar. Como este cálculo político falló en 1939 con Polonia y en 1940 con Gran Bretaña (aunque salió increíble e inesperadamente bien con Francia*), esa oportunidad se evaporó, y más aún cuando Hitler introdujo en la ecuación a la URSS como enemigo.

*Francia, si hubiese tenido un gobierno estable y unidad nacional, podría haber continuado la guerra. Pero carecía de estos factores, y es un mérito a reconocer en Hitler su valoración sobre la debilidad política francesa antes de iniciar la campaña del Oeste.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8696
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor Eriol » Dom Feb 15, 2015 8:23 pm

Hola!

A ver, es que se están juzgando los objetivos en función de quien los pone (Hitler en este caso) y no de una manera imparcial. Es decir si Alemania quisiera conquistar el mundo, siguiendo una hipotética nueva filosofía de Hitler, y "sólo" conquistase Europa ¿seguiria siendo esto un fracaso estratégico? En mi opinión ,y ya lo comenté en otro hilo en su momento, eliminar al "mejor" ejército del momento, absorber (aunque no se utilizasen de la manera adecuada por falta de medios u otras cuestiones) toda su industria, recursos, población y gran parte de su material militar y obtener unas bases excelentes para continuar la guerra contra Gran Bretaña me parece a mi que se puede considerar una victoria con connotaciones estratégicas.

De hecho, también lo he comentado ya, soy de la opinión de que Alemania pudo ganar la guerra en el verano de 1941 si Hitler se hubiera decantado por la denominada estrategia periférica. Entonces la campaña del oeste no tiene por que verse como la única manera de acabar con los enemigos que le permitirian plantarse ante su gran enemigo (la URSS) sino que puede verse como un paso más en pos de la victoria estratégica TOTAL que hubiera supuesto la derrota de Gran Bretaña y el dominio del Mediterráneo.

Saludos
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8935
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor José Luis » Dom Feb 15, 2015 9:18 pm

¡Hola a todos!

Eriol escribió:A ver, es que se están juzgando los objetivos en función de quien los pone (Hitler en este caso) y no de una manera imparcial.


¿Cómo? Quien decidió invadir Polonia, con el riesgo que ello conllevaba, fue Hitler. Fue Hitler quien tomó la iniciativa de arriesgar una guerra generalizada en septiembre de 1939 al atacar a Polonia. No fueron los polacos, ni los franceses, ni los ingleses; ni yo, por supuesto. Si se desea valorar la situación estratégica de Alemania en el verano de 1940, digo yo que habrá que partir de la misma situación antes del inicio de la guerra con Polonia, ver cuál era el objetivo estratégico principal que buscaba Hitler, cómo discurrieron sus perspectivas y qué resultados obtuvo. Para conquistar el espacio vital hitleriano, Alemania tenía que vencer la resistencia de Polonia (cuando no su oposición), ganarse diplomáticamente a Francia y Gran Bretaña (o derrotarlas militarmente), y finalmente, si lo anterior salía bien, derrotar a la URSS para conquistarla.

En agosto de 1939 Alemania no estaba en guerra y había recuperado territorialmente mucho más de lo que cualquier político o militar conservador alemán hubiese soñado con respecto al Tratado de Paz de Versalles. Tenía una alianza con Polonia y, si Hitler tuviese realmente voluntad para ello, podía llegar fácilmente a un acercamiento con Francia y Gran Bretaña, desistiendo, claro está, de continuar con su política exterior expansionista a costa de Polonia. Un mes después estaba en guerra, por propia iniciativa de Hitler, contra Polonia y las potencias occidentales. ¿Qué quieres, pues, que juzgue al valorar la estrategia de Hitler? ¿La de quién o quiénes tengo que considerar?

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8696
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor Eriol » Dom Feb 15, 2015 10:05 pm

Hola!

Es que a eso me refiero. Sólo lo valoras Jose Luis desde el punto de vista de Hitler, o todo o nada, y yo no lo veo así. Francia, por si sóla y aunque no cayese Gran Bretaña, era un objetivo político de primer nivel que aportó mucho a la causa alemana y podía haber aportado mucho más y, obviamente, se quitó de enmedio a un poderoso enemigo. La decisión de no acabar con Gran Bretaña y liarse a tortas con la URSS es exclusiva de Hitler pero se tiene que ver que la opciones que daba la caida de Francia eran de calado estratégico y estaban ahí ¿o acaso estaba Alemania antes de Fall Gelb en mejor posición estratégica que después? Si en algún momento pudo Alemania concluir una guerra a base de victorias en los campos de batalla (conquista de Egipto, entrada de España en la guerra, perdida de Gibraltar y Malta, cierre del Mediterráneo) fue en el año siguiente a la caida de Francia y eso sólo pudo ser merced de la victorias que mitificaron a BlitzKrieg en la carrera hacía el canal y la consiguiente campaña, no antes.

Saludos
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
Chepicoro
Miembro
Miembro
Mensajes: 252
Registrado: Dom Ago 24, 2014 8:20 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor Chepicoro » Dom Feb 15, 2015 10:50 pm

Saludos.

Si continuo el debate, debo aclarar primero 3 cosas.

1. Estoy feliz con el resultado de la contienda, podría haber pedido que Europa central y oriental no quedaran bajo la tiranía del comunismo pero eso a largo plazo también se resolvió afortunadamente esta vez sin una guerra de por medio.

2. No hago apología del nazismo o de ninguna guerra de agresión.

3. Para argumentar mi posición voy a tener que citar partes de "Mi lucha" y "El segundo libro de Hitler" o "Zweites Buch", donde Hitler expone lo que considera la situación estratégica de Alemania y habla sobre la necesidad de neutralizar a Francia como prerequisito de su expansión en el este.


Hay algunas citas al respecto en el libro "The wages of destruction" de Adam Tooze, pero igual conviene no tener el filtro de lo que opine otra persona sobre lo que directamente pensaba Hitler.

Entiendo que citar un libro de Hitler en especial "Mi Lucha" no es bien visto en muchos lugares (y estos prejuicios están plenamente justificados) así que antes de meterme en problemas pregunto a la moderación. No deseo hacer publicidad de sitios neonazis... donde uno tiene que entrar para conseguir estas cosas. Si por alguna razón se duda de la exactitud de mis citas (que no tengo ningún problema con ello), puedo proporcionar el archivo en pdf en lugar del link de descarga.


* como bonus, uno de mis "what if" favoritos es que pasaría si Francia contiene la ofensiva alemana en 1940, pero eso sería aparte.
"No creas todo lo que se escribe en internet" Abraham Lincon

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8935
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor José Luis » Lun Feb 16, 2015 9:39 am

¡Hola a todos!

Por mi parte, Chepicoro, no hay problema alguno en seguir este debate, aunque deberíamos hacerlo en otro hilo. Y por supuesto, no hay ningún impedimento reglamentario en utilizar los dos libros de Hitler como fuentes, faltaría más. Una cosa es utilizar el Mein Kampf y el llamado "Segundo Libro" de Hitler como fuentes, en muchos casos de obligado uso, y otra cosa es utilizarlas como instrumento de propaganda, siendo esto último una infracción que lleva a la expulsión del foro. Y para citar pasajes de estos libros no es necesario dar enlaces a páginas neonazis, pues conllevaría la misma sanción.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 322
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor maxtor » Mar Feb 17, 2015 12:07 pm

Saludos cordiales.

Si entendemos el concepto de “estrategia” tomando un considerable número de componentes extra-militares, como por ejemplo, la economía, diplomacia, ideología, la moral y psicología, como elementos que definen la cooperación entre los organismos políticos y órganos militares de un país, con vistas a lograr los objetivos de guerra definidos por la política, creo que es evidente que Hitler metió al Reich en un auténtico lío con la decisión de invadir Polonia, a no ser que pudiera obligar a GB a sentarse en la mesa de negociaciones o vencerla militarmente. Con el estado actual de la investigación histórica lo comentado por el compañero Jose Luis me parece inatacable.

Alemania empezó la guerra sin estar preparada militarmente ni económicamente para combatir en una prolongada guerra para la que GB y Francia se estaban ya preparando. La Wehrmacht había comenzado las hostilidades sin un plan preciso para una guerra a gran escala y sin ninguna estrategia para una ofensiva en Occidente. No se había estudiado en profundidad y con detenimiento nada en absoluto. La Luftwaffe era la mejor equipada de las tres ramas de las fuerzas armadas. Pero incluso en ese caso, estaba previsto completar el plan de armamento en 1942, no en 1939. De hecho, el Plan Z de 1939 (suspendido al comienzo de la guerra) dejó a Alemania gravamente limitada en el mar hasta 1946. E incluso, dentro del plan, Hitler descuidó deliberadamente la construcción de submarinos necesarios para imponer un bloqueo económico a GB a favor de los intereses del ejército. El propio ejército carecía de municiones suficientes tras la breve campaña polaca (durante la cual había quedado inutilizado alrededor de un 50 % de los carros de combate y las unidades motorizadas desplegadas) como para plantear una continuación inmediata de la guerra en Occidente.

Hitler se la jugó todo a la derrota de Francia, si podía evitar que GB lograra establecerse en el continente antes de conseguirlo, estaba convencido de que los británicos tendrían que pedir la paz. Lograr que GB abandonase la guerra mediante el aislamiento tras una victoria de Alemania sobre Francia era la única estrategia bélica global de Hitler cuando el invierno excepcionalmente gélido de 1940 iba dando paso a la primavera. Hitler era consciente de que Alemania habría de hacer frente algún día al poder de los EEUU. Entonces todavía predominaba allí el aislacionismo y era probable que las siguientes elecciones presidenciales, previstas para el otoño, mantuvieran al país ocupado, por lo que se podía contar con que no intervinieran demasiado pronto en la guerra. Pero mientras GB continuara en la guerra, no había que descartar la participación (como mínimo mediante una neutralidad benevolente) de EEUU, con su inmenso poder económico. Y ése era un factor totalmente fuera del alcance de Alemania, lo que hacía aún más necesario eliminar a GB de la guerra sin la menor dilación, tanto desde un punto de vista objetivo como del de la maniática obsesión de Hitler con el tiempo.

La gran ironía es que la victoria operativa militar sobre Francia situó a Alemania, si cabe, más en un atolladero estratégico. La primera piedra de toque, o el primer punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial fue en mi opinión, la decisión de aguantar y continuar sola en la guerra por parte de GB; primero aguantando como nación cohesionada y rechazando las propuestas veladas de paz y luego con la batalla directa aérea que obligó a que se desechara cualquier intento de invasión de la isla británica, actitudes que acercaron si cabe más la guerra hacia los EEUU que se acercaban cada vez más a GB, circunstancia evidenciada con la entrega de 50 destructores a GB (un trato que Roosevelt había conseguido que se aprobara al fin pese a la fuerte oposición de los aislacionistas) que suponía, que pese a la mala calidad de dicho material, una clara señal de que GB podría contar en un futuro cercano con el poderío militar intacto de los EEUU. Cada vez era más urgente que GB se saliera fuera de la guerra. Existió la posibilidad de obligarla a rendirse y llegar a un acuerdo mediante una estrategia de ataques a sus baluartes en el Mediterráneo y Oriente Próximo. Pero cuando aquella opción también se desvaneció, a Hitler no le quedó más que una posibilidad: la que desde su punto de vista no sólo era estratégicamente indispensable, sino que también representaba una de sus obsesiones ideológicas más antiguas y el auténtico leti-motiv de su política de guerra apocalíptica y que fue expandirse hacia el Este de Europa con el objeto de convertir a Alemania en un potencia centro-europea dominante.
Imagen

azurzazarraga
Miembro
Miembro
Mensajes: 59
Registrado: Jue Ene 22, 2015 10:53 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor azurzazarraga » Mar Feb 17, 2015 8:55 pm

Estimado Maxtor: La estrategia periférica no se desvanecio exactamente. Sencillamente no fue implementada por Hitler.
Este estaba decidido a expandirse hacia el este,que era su sueño mas preciado, creía además, que si vencia a la Unión Sovietica, Inglaterra saldría también de la guerra. Un saludo. Josan.

Avatar de Usuario
Chepicoro
Miembro
Miembro
Mensajes: 252
Registrado: Dom Ago 24, 2014 8:20 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor Chepicoro » Mié Feb 18, 2015 1:01 am

José Luis

Veamos, hablemos de estrategia de verdad. ¿Cuál es el principal y último objetivo estratégico político-ideológico que inspira toda la política exterior activa de Hitler durante el último periodo (1938-1939) previo a la guerra? Creo que hay pruebas y argumentos sólidos para establecer que era la búsqueda y conquista de “espacio vital” en el Este.


Pienso que conseguir el "espacio vital" hacia el este era solo un medio para lograr un fin. El fin era el controlar un espacio geográfico con recursos naturales suficientes para ser la potencia hegemónica en el mundo,evitando que los Estados Unidos llegarán a esa posición de predominio que Hitler había previsto o por lo menos seguir teniendo una política independiente de"gran poder".

Controlar los recursos humanos e industriales de Europa Occidental, más las tierras fértiles de Ucrania y el petróleo del Cáucaso habrían convertido a Alemania en un ente con mayor peso económico que Estados Unidos.

Las siguientes citas las tomo de "Zweites Buch" Capítulo 9 "HOPELESSNESS OF AN ECONOMIC SOLUTION"

The German Nation is less in a position today than in the years of peace to nourish itself on its own territory. All the attempts -- either through increasing land yields as such, or by cultivating the last fallow lands -- to bring about an increase of the German production of foodstuffs, did not enable our Folk to nourish itself from its own soil. In fact, the Folk mass now living in Germany can no longer be satisfied with the yield of our soil. Every further increase of these yields, however, would not be applied to the benefit of the increment to our population, but instead would be completely spent in satisfying the increase of the general living requirements of individuals. A model living standard is created here which is primarily determined by a knowledge of conditions and of life in the American Union. Just as the living requirements of rural communities rise as a result of the slow awareness and the influence of life in the big cities, so do the living requirements of entire nations rise under the influence of the life of better situated and richer nations. Not seldom a people's living standard, which thirty years before would have appeared as a maximum, is regarded as inadequate simply for the reason that in the meanwhile knowledge has been acquired about the living standard of another Folk.


Hitler era consciente de que el modo de vida americano tenía su atractivo y era más o menos inevitable que los pueblos de los países desarrollados tendieran a imitar este modo de vida.

The more space is bridged through modern technology, and especially communication, and nations are brought closer together, the more intensive their mutual relations become, the more also will living conditions reciprocally leave their mark on each other and seek to approximate one another. It is an erroneous opinion that in the long run one can hold a Folk of a definite cultural capacity and also of a real cultural importance to an otherwise generally valid living standard by an appeal to perceptible facts or even to ideals. The broad masses especially will show no understanding of this. They feel the hardship; either they grumble against those who in their opinion are responsible -- something which is dangerous at least in democratic States, since thereby they provide the reservoir for all attempts at revolutionary upheavals -- or through their own measures they try to bring about a rectification as they understand it and as it arises from their own insight. The fight against the child begins. They want to lead a life like others, and cannot. What is more natural than that the responsibility is put on large families, in which no joy is taken any more, and which are limited as much as possible as a burdensome evil.

Hence it is false to believe that the German Folk in the future could acquire an increase in number by an increase of its domestic agricultural production. In the most favourable of cases, the upshot is only a satisfaction of the increased living requirements as such. But since the increase of these living requirements is dependent on the living standard of other nations which, however, stand in a much more favourable relation of population to
land, they, in the future, too will be far ahead in their living equipment.
Consequently this stimulus will never die out, and one day either a discrepancy will arise between the living standard of these Folks and those poorly provided with land, or the latter will be forced, or believe themselves forced, to reduce their number even further.



Si la productividad de la agricultura (aunque para la economía en su conjunto significa lo mismo) aumenta solo para aumentar el nivel de vida del pueblo alemán, entonces sucesivos aumentos de la productividad, no se van a ver traducidos en mayor capacidad para generar sustento a una población mayor.

Dada la potencia industrial de los Estados Unidos y su modo de vida tan atractivo, no importa que tan eficiente pueda lograr ser la economía alemana, jamás alcanzaría los niveles de consumo de los americanos y por lo tanto toda eficiencia lograda dentro de Alemania sería canalizada a mejorar la calidad de vida. Para Hitler está claro que en la búsqueda de mejorar la calidad de vida, se va a recurrir al control de la natalidad, su expresión The fight against the child begins. no deja lugar a dudas.

The German Folk's prospects are hopeless. Neither the present living space, nor that achieved by a restoration of the borders of 1914, will allow us to lead a life analogous to that of the American Folk.

El análisis de Hitler me parece acertado, no importa que medidas económicas tome Alemania, con la base territorial que tenía en 1929 o incluso la que disponía en 1914, jamás va a poder competir y ganar económicamente contra Estados Unidos y adoptar el modo de vida americano con su hedonismo significa control voluntario de la natalidad, para un racista como Hitler, no creo que haya algo más espantoso a que su raza se "suicide" controlando los nacimientos.

That this danger threatens all Europe has, after all, already been perceived by some today. Only few of them
wish to understand what it means for Germany. Our Folk, if it lives with the same political thoughtlessness in
the future as in the past, will have to renounce its claim to world importance once and for all. Racially, it will
increasingly atrophy until it finally sinks to degenerate, animallike feed bags lacking as well the memory of past
greatness. As a State in the future order of World States, they will at best be like that which Switzerland and
Holland have been in Europe up to now.


Hitler en última instancia quiere una política exterior independiente de "Gran Poder", si Alemania hubiera tomado una estrategia de desarrollo puramente económica, habría tenido que limitar su tasa de natalidad y someter su política exterior a la de Estados Unidos... más o menos como ocurre en la actualidad. Para poder competir con Estados Unidos, es que se vuelve necesario controlar el "espacio vital" en el este y por lo menos tener asociados a los países industrializados de Europa Occidental.



Atacar a Polonia supondría provocar una guerra generalizada para la cual Alemania no estaba ni militar ni económicamente preparada. El rearme de la Wehrmacht no tiene previsto finalizarse hasta 1942, como mínimo, mientras que la economía y las finanzas alemanas se han estirado tanto que están al borde de la quiebra. Por otra parte, políticamente no existe el ambiente de entusiasmo social que había en 1914 para ir a la guerra. Ante la renuncia de los gobiernos francés y británico a llegar a un entendimiento respecto a Polonia, por supuesto un entendimiento favorable a Alemania en los términos deseados por su dictador, Hitler toma una decisión sorprendente y mira hacia el Este, hacia el objetivo principal de su espacio vital la URSS, para buscar un pacto de no agresión que le cubra las espaldas durante el ataque militar que piensa lanzar contra Polonia. Además, cavila, ese pacto con la URSS va a disuadir a los gobiernos de Londres y París a intervenir en la guerra con Polonia. En cuestión de meses, Hitler ha convertido a su enemigo declarado, la URSS, en un aliado de conveniencia; y a un país aliado, Polonia, en su enemigo declarado. Esto se llama improvisación estratégica, muy delicada y tremendamente arriesgada.


Hitler recurría al oportunismo, sin duda, pero sus metas estratégicas estaban claras desde la década de los 20´s y solo se adaptaba a las circunstancias de la forma en que creía conveniente para lograrlas . Hitler estaba consciente de la situación de Alemania en agosto de 1939, arriesgo una guerra de forma consciente no fue ninguna improvisación, al contrario era un riesgo que prefería tomar antes de "perder su oportunidad" de cambiar el curso de la historia.


Capítulo 10 "ON NECESSITY FOR AN ACTIVE FOREIGN POLICY"

The objection that such participation contains a grievous risk is correct. But, after all, does one really believe that
we will achieve freedom without taking a risk? Or does one think that there has ever been a deed of world
history which was not linked with a risk?
Was Frederick The Great's decision, for instance, to participate in the
first Silesian War, not linked with a risk? Or did Germany's unification by Bismarck entail no dangers? No, a
thousand times no! Beginning with man's birth up to his death, everything is questionable. Only death seems
certain. But for this very reason the ultimate commitment is not the worst for the reason that one day, in one way
or another, it will be demanded.


Hitler por supuesto que era consciente de la situación estratégica de Alemania después del pacto de Munich, en un memorando de Hjalmar Schacht, del Reichsbank, " La tarea principal es gestionar la transición de la actual economía de guerra a una economía de paz. La transición no será sin dolor o libre de riesgo pero no hay alternativa" The Wages of Destruction" de Adam Tooze capítulo 1939 Nothing to gain by Waiting página 286 .


"Para fines de año el Reich se encontró a si mismo encarando a la vez una crisis de circulante de efectivo y una severa reducción de su cuenta de divisas extranjeras, bloqueando cualquier progreso substancial hacia el objetivo de Hitler de triplicar la producción de armamentos". "The Wages of Destruction" de Adam Tooze capítulo 1939 Nothing to gain by Waiting página 295.

En Octubre de 1938 Estados Unidos cambiaría sus leyes de neutralidad permitiendo la compra de armas por parte de otros países, medida orientada a permitir el acceso de Francia e Inglaterra a la compra de armas norteamericanas. Además en Marzo de 1939 después de la ocupación del resto de Checoslovaquia, Rossvelt impuso un arancel de 25% a las importaciones alemanas, en la práctica le estaba cerrando la entrada al mercado de consumo más grande del mundo, dificultando la obtención de divisas por parte de Alemania.

El problema fundamental para Berlín era que en la secuela de Praga, con Francia y Gran Bretaña unidas y aparentemente contando con el soporte de Estados Unidos, cualquier análisis estratégico convencional sugería que Alemania era superada. "The Wages of Destruction" de Adam Tooze capítulo 1939 Nothing to gain by Waiting página 309.

- En el verano de 1939 Hitler sabía que no podría completar su programa de rearme.
- Sabía que Inglaterra y Francia de manera conjunta podrían gastar mucho más en armamentos.
- Por último aun contaba con las mayores fuerzas armadas de Europa (descontando a la URSS) y las que tenían mayor grado de preparación.

En Agosto 22 Hitler declararía en un discurso a los militares "Nosotros no tenemos nada que perder. Tenemos todo por ganar. Por causa de nuestras restricciones, nuestra situación económica, que nosotros solo podemos mantener por unos pocos años. Goring puede confirmar esto. Debemos actuar." "The Wages of Destruction" de Adam Tooze capítulo 1939 Nothing to gain by Waiting página 316.

Es con el pacto Molotov-Ribbentrop el 23 de Agosto que Hitler consigue una situación favorable para actuar. La derrota de Polonia la podía dar por descontada y es cierto empezó la guerra sin un plan o idea de como terminarla, pero en su lógica, tenía claro que la situación estratégica de Alemania solo se deterioraba si esperaba más tiempo.

“In 1939 Hitler had willingly run the risk of being trapped in a military conflict with Britain and France , although Germany was not ready for a general war with the western powers, militarily or economically.


Nunca lo iba a estar y Hitler estaba informado de esto, si tomo la decisión de ir a la guerra en 1939 fue porque lo vio como su última oportunidad, la carrera de armamentos en la que se había enzarzado con occidente no podía ganarse, era jugarse el todo o nada, no se trato de una improvisación y hasta la campaña de Francia este "todo o nada" le había dado resultado. Cierto que tuvo que esperar hasta el invierno de 1939 para conocer el plan de Manstein para tener los medios y plan para derrotar a Francia, una metaa la que también había hecho referencia.

Capítulo 8 "MILITARY POWER AND FALLACY OFBORDER RESTORATION AS GOAL"

In Europe, Germany should have had to counter the two power standard on land to the two power standard on the seas. And just as England with an iron determination saw a reason for going to war at every violation of this standard, so did Germany have to prevent every attempt in Europe to outflank her army through France and Russia by a military decision, even one which had to be precipitated, and for which more than one favourable opportunity had presented itself.

Oportunidad que se le presento gracias a su acuerdo con los soviéticos.


Hitler ya había tomado antes decisiones de "todo o nada" desde que se hace con el control del partido nazi, pasando por el putsch de 1924, una y otra vez toma este tipo de decisiones y lo sorprendente es que en su mayoría salieron bien y tomando esa clase de decisiones llegó hasta el Cáucaso... claro que en cuanto no resulto una de estas decisiones el resultado fue el mayor desastre en la historia de Alemania.
Última edición por Chepicoro el Mié Feb 18, 2015 2:28 pm, editado 1 vez en total.
"No creas todo lo que se escribe en internet" Abraham Lincon

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8935
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor José Luis » Mié Feb 18, 2015 11:00 am

¡Hola a todos!

De los dos libros de Hitler se pueden escoger muchas citas para matizar unas u otras interpretaciones que se hagan de los principios de su ideología y visión de Alemania y el mundo. Pero hay algunos puntos centrales en estos libros que permanecen inmutables, pese a que entre las redacciones de uno y otro hubieran discurrido varios años. Entre ellos destaco los que me interesan para el debate que tenemos: la búsqueda de espacio vital en Rusia como condición imprescindible para convertir a Alemania en la potencia hegemónica del continente europeo (y para después, pero eso ya era visto en términos de largo plazo, disputar una guerra intercontinental contra USA); y la necesidad de tener a Gran Bretaña como aliada o al menos como neutral para esa empresa de conquista de espacio vital en Rusia. Hay muchísimos pasajes donde Hitler se refiere a estos dos puntos centrales de visión de política exterior, pero creo que basta con citar los siguientes:

The traditional tendency of British diplomacy ever since the reign of Queen Elizabeth has been to employ systematically every possible means to prevent any one Power from attaining a preponderant position over the other European Powers and, if necessary, to break that preponderance by means of armed intervention. (Mein Kampf. Hurst and Blackett Ltd, 1939, p. 469).

Taking these considerations as a starting-point, anyone who investigates the possibilities that exist for Germany to find allies must come to the conclusion that there remains no other way of forming an alliance except to approach England. (Mein Kampf, 472).

England did not want Germany to be a world Power. France desired that there should be no Power called Germany. Therefore there was a very essential difference. Today we are not fighting for our position as a World-Power but only for the existence of our country, for national unity and the daily bread of our children. Taking this point of view into consideration, only two States remain to us as possible allies in Europe - England and Italy. (Mein Kampf, 473).

For the future of the German nation the 1914 frontiers are of no significance. They did not serve to protect us in the past, nor do they offer any guarantee for our defence in the future. […] Against all this we, National Socialists, must stick firmly to the aim that we have set for our foreign policy; namely, that the German people must be assured the territorial area which is necessary for it to exist on this earth. And only for such action as is undertaken to secure those ends can it be lawful in the eyes of God and our German posterity to allow the blood of our people to be shed once again. (Mein Kampf, 498).

But when we speak of new territory in Europe to-day we must principally think of Russia and the border States subject to her. (Mein Kampf, 500).

Ya en su no publicado (durante su época) “Segundo Libro”, Hitler tenía claro que Alemania no podía conseguir sus objetivos (los de Hitler de espacio vital) exclusivamente por medios militares. Lo deja claro cuando resume:

1) Germany itself cannot bring about a change in its current situation if this must be accomplished through military resources. (Weinberg [Ed.], Hitler's Second Book. Enigma Books, 2006, p. 154).

Y luego vuelve a lo mismo de su Mein Kampf, el espacio vital en Rusia como el más grande objetivo y la necesaria alianza o neutralidad de Gran Bretaña:

4)Germany decides [its future goal] to adopt a clear, farsighted policy of space. It thus turns away from all international industrial and international trade policy attempts and instead concentrates all of its strength on marking out a way of life for our people through the allocation of adequate Lebensraum for the next one hundred years. Because this space can lie only in the East, the obligation of a naval power takes a back seat. Germany again attempts to fight for its interests by forming a decisive power on land.

This goal corresponds equally to the highest national and ethnic requirements. It also presumes great military power resources for its implementation, but does not necessarily bring Germany into conflict with all the European great powers. France will certainly remain Germany’s enemy here as well, but the nature of such a foreign policy goal does not give reason for England and especially Italy to maintain the enmity of the Great War.
(Weinberg, p. 159).

Ahora bien, debemos tener en cuenta que Hitler redactó esos libros en una época (1923-25 los dos volúmenes del Mein Kampf, y 1928 su inédito libro sobre política exterior, el “Segundo Libro”) en que no tenía ninguna posibilidad práctica de conseguir el poder. En 1928 el NSDAP era todavía un partido político inviable fuera del ámbito local, pero esto cambiaría radicalmente en los años siguientes. Así pues, siendo dos fuentes primarias fundamentales, sin embargo debemos valorar su contenido en la medida en que Hitler le dio vigencia en el futuro. En los aspectos fundamentales -su cosmovisión racial, su antisemitismo, su espacio vital- nada cambió.

Un documento mucho más revelador de los objetivos de Hitler en política exterior, por su cercanía al comienzo de la guerra, es el conocido como Hossbach Niederschrift, o Memorándum Hossbach, unas notas que tomó el coronel Friedrich Hossbach, ayudante de Hitler para la Wehrmacht, en la reunión que tuvo lugar el 5 de noviembre de 1937 en la Cancillería de Berlín entre Hitler y sus sus tres comandantes en jefe de la Wehrmacht (Fritsch, Göring, Raeder), sus ministros de guerra (Blomberg) y exteriores (Neurath), y el ayudante de Hitler para la Wehrmacht (Hossbach). En esta reunión Hitler desveló una serie de consideraciones y objetivos que nos ayudan a comprender su estrategia mucho más que lo que escribió en la década de 1920 en los dos libros citados. Hitler comenzó su discurso con una declaración solemne, afirmando que lo que iba a decir, en caso de que muriese, debía considerarse su última voluntad y testamento político para la nación alemana. Era el producto de sus deliberaciones y experiencias de los últimos cuatro años y medio.

No quiero llenar el hilo de citas, así que quien esté interesado en la lectura de este crucial documento puede leerlo en elsiguiente enlace:
http://www.yale.edu/lawweb/avalon/imt/d ... ssbach.htm

Sólo voy a introducir la siguiente frase:

Britain's attitude would certainly not be without influence on that of France. An attack by France without British support, and with the prospect of the offensive being brought to a standstill on our western fortifications, was hardly probable. Nor was a French march through Belgium and Holland without British support to be expected; this also was a course not to be contemplated by us in the event of a conflict with France, because it would certainly entail the hostility of Britain.

Bien, esto sucedía en el otoño de 1937; en 1938 Hitler anexionó Austria y ocupó parte de Checoslovaquia. Si cambiamos Checoslovaquia por Polonia, nada varía en términos políticos (que no militares, pues la Wehrmacht es más fuerte) en 1939 con respecto a los objetivos que Hitler declaró en 1937. Si en 1937 consideraba el ataque a Checoslovaquia bajo ciertas condiciones, en 1939 consideraría el ataque a Polonia bajo las mismas condiciones. Es decir, las condiciones y consideraciones son las probables reacciones de Gran Bretaña y Francia (que no están en guerra con Italia, posibilidad que contemplaba Hitler dos años antes).

En realidad, en 1937 Hitler ya estaba delantando un conflicto con Gran Bretaña (lo que rompía por vez primera su esquema estratégico sobre las alianzas desde que escribió Mein Kampf), aunque dijo a sus comandantes que tal posibilidad era prácticamente nula; en 1939 apostó a que GB no cumpliría sus advertencias y atacó Polonia. Cuando le declararon la guerra a los pocos días, Hitler no tenía ni zorra idea de cómo iba a continuar la guerra contra esas dos potencias.

Si iniciar una guerra que no sabes cómo va a discurrir no es apostar a la improvisación, pues ya me diréis qué es. Si además esa guerra, que no sabes cómo evolucionará ni cómo terminará, no va a posibilitar que consigas tu verdadero objetivo, que es la conquista de la URSS, sino que lo va a dificultar, pues entonces ya no sólo se trata de una estrategia de improvisación, sino de una estrategia fallida de partida. No importa los éxitos operacionales que consigas si con ello no deshaces el atolladero estratégico en que te has metido. Y eso que las cosas, militarmente, salieron estupendamente bien, incluso mejor de lo esperado. Imaginaos que no salieran tan bien: Stalin se frotaría las manos de placer.

En fin, a los hechos me remito.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 322
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor maxtor » Mié Feb 18, 2015 2:46 pm

Saludos a todos.

Bonito diálogo….

La cuestión debatida entra de lleno en un añejo debate de la historiografía sobre la naturaleza de los planes bélicos alemanes, ¿tenía Adolf Hitler estrategias y objetivos, o actuó únicamente guiado por el oportunismo, o como dice Chepicorro el tomar el espacio vital en sí iba dirigido hacia una confrontación final contra los EEUU?. El argumento de que Hitler era un “oportunista carente de todo principio” es obra de Allan Bullock, no obstante, con el tiempo la mayor parte de los historiadores de las políticas exterior y estratégica alemanas han atribuido a Hitler el objetivo de dominar por lo menos el continente europeo.

Andreas Hilgruber, elaboró en la década de los sesenta un paradigma para futuros debates: los propósitos de Hitler constituían un plan escalonado coherente, un Stufenplan coherente. Es decir, un programa para conquistar Europa paso a paso, según el cual Alemania eliminaría a sus enemigos continentales uno a uno mediante una serie de campañas relámpago. En primer lugar, Alemania obtendría una poderosa situación estratégica en Europa central, y a continuación debía despejar su flanco occidental aplastando para siempre el poder militar francés. Por último, tenía que destrozar a la URSS para obtener el “espacio vital” alemán en Europa oriental (A. Hillgruber, “Hitlers Strategie”). No obstante Hillgruber desnaturalizaron un poco la idea de que existía un programa alemán de proporciones mundiales, claro que conocían las discusiones a alto nivel que se dieron en el Tercer Reich acerca de cuestiones de alcance mundial, como en la Armada y el de situar bases en la costa occidental de África (véase, Norman J.W. Goda, “Y mañana el mundo..”, pero para Hillgruger y algunos otros, estas cuestiones tienen una importancia muy limitada. Aseguran que surgieron sólo durante un tiempo y que nunca afectaron al progreso inmediato de la guerra de conquista europea.

La actitud de Hitler respecto a los EEUU fue cambiante, antes de su declaración de guerra del 11 de diciembre de 1941, Hitler tan sólo en una ocasión contempló la posibilidad de emprender una acción ofensiva contra los americanos y ésta se produjo en los tiempos excesivamente optimistas de la campaña contra la URSS ( A. Hillgruber, “Hitlers Strategie”, pp. 583-584, y del mismo autor “Der Faktor Amerika in Hitlers Strategie, 1939-1941”, Aus Polik und Zeitgeschichte, 19, 1966, pp. 3-21). No podemos decir, tal y como afirma Günter Moltmann que “el bando alemán tuviera una estrategia militar mundial en la Segunda Guerra Mundial. (…) Claro que (…) en 1940 se manifestaron ciertas efímeras perspectivas de futuro, pero sólo esporádicamente fueron objeto de comentario y de discusión. En poco tiempo, la continuación de la guerra absorbió de nuevo toda la atención de Hitler”. (Moltmann, G., “Welthersschaftsideen Hitlers”.


El historiador norteamericano Gerhard L. Weinberg, uno de los mayores expertos estadounidense en política exterior nazi, efectúa otra valoración diferente. La tosca valoración basada en criterios raciales que Hitler hacía de los pueblos del mundo, combinada con su idea de que la lucha interracial era el motor hegeliano que impulsaba la historia, venía a significar que las consecuencias geográficas de la agresión alemana eran, en principio, ilimitadas. Además Hitler transformó su concepto de los EEUU desde 1929, viendo a partir de entonces la sociedad estadounidense con más repugnancia que respeto – (Weinberg, G. L., Germany, Hitler an World War II: Essays on Modern German and World History, Cambridge University Press, N.Y, 1995, pp. 30 – 56. Se pueden encontrar puntos de vista contrarios en otras como las de Schröder, H.-J., Deutschland und die Vereinigten Staaten, 1933 – 1939: Wirtschaft und Poltik in der Entwicklung desdeutsch-amerikanischen Gegensatzes.).

Aunque Hitler habló de la lucha racial mundial desde fecha temprana, su concepto de los EEUU involucionó de forma lenta. En 1928 Hitler consideraba con respeto a los EEUU, y llegó anotar en su segundo libro “Los EEUU se están convirtiendo (…) en el más astuto competidor de las naciones exportadoras europeas en los mercados mundiales. (…) Sería imprudente (…) pensar que la lucha entre Europa y América va a ser siempre de naturaleza económica y pacífica”. (citado en Weinberg, G.L, Hitlers zweites Buch, pp. 131 -132). Pero el juicio de Hitler cambió radicalmente a principios de los años 30 debido a su percepción de la incapacidad norteamericana de paliar los efectos de la depresión mundial, y llegó a la conclusión de que los EEUU estaban dominados por los judíos y que finalmente había sido víctima de la deshonrosa contaminación de la sangre, aún consideraba a los EEUU poderosos y una potencia industrial pero la corrupción racial que Hitler apreciaba claramente en los EEUU los convertía para él en una bestia desdentada.

Hitler ya nunca cambió de opinión, e incluso en 1942 comentó que no le veía mucho futuro a los EEUU, “un país en decadencia” con “un problema de raza y con muchas desigualdades sociales”, “ el americanismo me produce sentimientos de odio y de intensa repugnancia. Me siento más emparentado con cualquier país europeo. Lo relacionado con America está la mitad judaizado, y la otra mitad ennegrecido, ¿Cómo puede un Estado así mantener su integridad? (citado en Trevor – Roper, H, Hitler`s Table Talk, 1941 – 1944).

Cuando Hitler llegó al poder prestó poca atención a los EEUU, consideraba sus leyes inspiradas por el espíritu judeo-pacifista que prohibieron los préstamos y la venta de armas a los países beligerantes; su lamentable falta de preparación militar; y su vacilante desgana a la hora de intervenir por la fuerza en los campos de batalla mundiales de Manchuria, Etiopía o España, significaban para la mentalidad de Hitler en los años 30 que los EEUU no era un factor a tener en cuenta. Incluso dicha ambivalencia y desprecio hacia los EEUU se mantuvo cuando dicho país empezó a inicios de 1940 a rearmarse en serio, el Congreso americano aprobó dicho año el aumento de la producción aeronáutica y un presupuesto de cuatro millones de dólares para construir una Armada para los dos océanos, y en Berlín todo ello se percibió como una gran fanfarronada.

La inteligencia militar alemana confirmó entre 1940 y 1942 que cualquier intervención que EEUU pudiera organizar en el futuro inmediato supondría en el mejor de los casos una molestia y en el peor, un inconveniente, la verdadera preocupación de los alemanes eran que los EEUU se apoderaran de las bases del Atlántico oriental en las que estaba interesada Alemania.

Coincido plenamente en que las palabras de Hitler, aunque de importancia como fuente primaria, deben mirarse bajo la luz de la época en que fueron escritas, y si hay que conectarlas con un plan estratégico de previsión por el dominio mundial contra los EEUU habrá que conectarla con datos y políticas posteriores, y de nuevo, vemos que salvo datos parciales, inicios de contratos con la Armada y la aviación para fabricar superbombarderos, no hay nada o casi nada que pueda verificar dicho plan geoestratégico mundial, sin obviar, que el hecho de declarar la guerra a los EEUU cuando estaba inmersa Alemania en una guerra de dos frentes, hace todavía más inviable la hipótesis de dicho plan estratégico, hubiera sido más factible declarar la guerra más tarde una vez vencida tanto GB y la URSS.

Si algo caracteriza la política exterior alemana con la llegada de Hitler, es su imprevisibilidad y su anarquía, no había un plan coherente en lo relativo a preparar convenientemente la guerra, y como hemos visto con la campaña de Francia, y tal y como demuestra Freiser tampoco había una coherencia militar de guerra relámpago por fases o escalonada para lograr el dominio de Europa central. Norman Rich, autor del estudio “Los objetivos bélicos de Hitler” habla de forma escéptica del dominio mundial por parte de Hitler, y afirma que en última instancia y no sólo para esta cuestión, sino para muchas de las políticas de Hitler, dependemos de las propias declaraciones de Hitler acerca de sus intenciones, de otros altos miembros del partido nazi, y de sus especulaciones, siendo a veces estos los únicos datos disponibles.

El reto de muchos historiadores ha sido convertir afirmaciones generales, meditaciones, planes frustrados y proyectos (de los que abundan en Mein Kampf) en algo más que pura especulación, (aunque las afirmaciones tienen un sentido histórico por sí mismas), y aunque claramente dan cuenta de la naturaleza del régimen nazi, lo mejor es conectarlas con los datos “reales” y objetivos que disponemos…. También es cierto que no existió ningún plan de guerra contra Polonia cuando Hitler demandó Danzig; ni de invadir GB y la URSS mientras que las tropas alemanas avanzaban en Francia, y finalmente Alemania atacó a todos esos países. El régimen nazi tenía un plan basado en su naturaleza: la agresión, pese a sus cambios tácticos , como decía Goebbels en abril de 1940: …”Hoy decimos “espacio vital” y cada uno puede hacer lo que quiera con ello. Seguro que a su debido tiempo sabremos lo que queremos” (citado en Hitlers Strategie, p. 22). Antes de atacar a Polonia, Hitler había logrado ya mucho, y posiblemente no creo que haya otro estadista alemán que en el pasado hubiera logrado mayor extensión de terreno e influencia estratégica en Europa central, claro que tenía otras opciones pero la cohexistencia pacífica, el comercio internacional y otras cuestiones de relaciones entre países eran vistos bajo la luz del darwinismo social. Hitler únicamente pensaba en parámetros de dominación por la fuerza bruta, no basada en otros aspectos.

Fue la victoria militar antes de Barbarroja lo que ha confundido a tantos historiadores y analistas sobre el concepto y lo que significó la “Blitzkrieg”, únicamente la victoria militar la dotó de estatus de doctrina (Hew Strachan, “European Armies, p. 163). Antes de que la Segunda Guerra Mundial empezara realmente en el plano militar, el Reich alemán ya la había perdido políticamente. Durante el verano de 1939, el Cuerpo de Oficiales Generales alertó a Hitler repetidamente del hecho de que el ejército alemán no estaba listo para la guerra (Klaus-Jürgen Müller, Das Heer und Hitler, Armee und nationalsozialistisches Regime, 1939-1940). Los oficiales alemanes seguían bajo el impacto de lo que había sucedido durante la PGM, donde toda su habilidad militar había sido condenada al fracaso, cuando la Royal Navy aisló a Alemania de sus fuentes de materias prias. El general Bernhard von LoBberg confirmó en sus memorias hasta qué punto estaba poco preparada la Wehrmacht cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, para ir a luchar uan guerra a escala mundial. Dijo: “que el esfuerzo armamentístico global estaba orientado hacia un objetivo que debía ser alcanzado solo en 1944 y que en 1939 solo era una etapa en el camino hacia éste”.

En un conflicto con GB y Francia, ambas naciones potencias navales, el componente más importante de las fuerzas armadas habría sido la marina. Al inicio de la guerra, sin embargo, la Marina alemana aún estaba siendo construida. Aparte de los acorazados y cruceros pesados, que aún no estaban listos para el combate, tenía solo tres buques blindados (denominados acorazados de bolsillo), unos pocos destructores y cincuenta y siete submarinos. Solo dos acorazados de bolsillo y 23 submarinos estaban listos para un despliegue rápido en el Atlántico a primeros de septiembre (Hans-Adolf Jacobsen y Jügen Rohwer, “Planificación y operaciones de la Marina alemana en conjunción con el Caso Amarillo, Revista de la Marina, 57, nº 2 (1960), p. 66).

La pesadilla de la política militar alemana había sido siempre la guerra en dos frentes, precisamente el fantasma que Hitler invocó de nuevo. Al principio de la guerra, cuando la Wehrmacht se concentró solo en Polonia cuyo ejército era, numéricamente al menos, tan fuerte como el alemán que aún estaba siendo expandido (según Horst Rohde, al fuerza en personal de la Wehrmacht el 1 de septiembre de 1939 en el Frente Este era de 1.5 millones, mientras que los polacos tenían 1.3 millones de hombres), un nuevo frente se alzó en la retaguardia del ejército alemán, formado por las superiores fuerzas de combate de las potencias occidentales. El Jefe del Alto Mando de la Wehrmacht desde 1938, Wilhelm Keitel, admitió después de la guerra que un ataque francés durante la campaña polaca podría haber encontrado solo una débil pantalla de tropas defensivas, no una verdadera defensa, dato confirmado por Halder que consideraba que un movimiento de las tropas francesas hacia la zona del Rhur hubiera sido fatal para Alemania.

Hitler fue un jugador a doble o nada que una y otra vez retó al destino y que no se asustaba en apostarlo todo a una sola carta, le salió bien en las sucesivas violaciones del Tratado de Versalles, y cuando Hitler atacó a Polonia estaba convencido de que nuevamente los aliados no se atreverían a ir a la guerra. La gran baza estratégica de Hitler, en esa época, se basaba en que GB no aceptara el desafío. La decisión de Hitler de lanzar la campaña polaca fue una de las más catastróficas de la guerra y sobre todo iba cargada de prejuicios contra los ingleses, Hitler no supo valorar que tras Munich la actitud británica cambió por completo. Y fruto de ello fue la enorme sorpresa que le supuso la declaración de guerra de GB y de Francia.

El auténtico fracaso estratégico de Hitler fue que, al inicio de la guerra mundial que había desencadenado, solo tenía un plan de operaciones contra Polonia, perfectamente elaborado por sus generales, pero no tenían un plan estratégico global para un conflicto con las potencias occidentales, incluso Hillgruber, que enfatiza el aspecto programático de las acciones de Hitler en un plan global, también apunta a que el Mando supremo de la Wehrmacht no abrigaba ningún tipo de consideración sobre una estrategia global en caso de guerra contra las potencias occidentales. Alemania no estaba en absoluto preparada para un conflicto contra su oponente más peligroso, el Imperio Británico. Hitler no había construido ni una flota de bombarderos estratégicos de largo alcance ni suficientes submarinos y buques de superficie. La marina ni siqiera había llegado a desarrollarse hasta el nivel permitido por el Tratado Naval Anglo-Alemán de 1935.

Si Alemania tenía previsto un plan general, antes de 1939 tendría que haber planeado la guerra de forma totalmente diferente, debería haber programado el rearme naval por encima del terrestre, o por lo menos a la par, debió acelerar la construcción de una flota de submarinos de forma masiva que hubieran supuesto ganar la Batalla del Atlántico ya que era lógico pensar que GB iba a necesitar dicha ruta de abastecimiento, tanto de su más que posible alianza con los EEUU o de sus posesiones de ultramar, o simplemente como preparación para un desembarco futuro en GB. Si Alemania no estaba preparada para una mínima guerra naval y aérea contra GB, ¿cómo podemos pensar que Hitler tenía un plan mundial contra los EEUU?. El Estado Mayor General Alemán no estaba ni mentalmente preparado para la guerra. Hitler había rechazado cualquier planificación cautelar sobre dicha posibilidad como si fuera un insulto a sus habilidades de política exterior. Algunos generales alemanes, como Keitel, intentaron varias veces, a lo largo de los llamados Juegos de Guerra, aclarar la situación en caso de una guerra contra el oeste, pero Hitler desestimó categóricamente la iniciativa: “No debe haber ninguna preparación en el oeste distinta de la ocupació del muro del oeste por motivos de seguridad. No puede haber y no habrá guerra con las potencias occidentales debido a la cuestión polaca. El debate sobre un caso tan importante hace peligrar nuestros planes secretos de modo totalmente innecesario, poniendo así en riesgo las negociaciones políticas” (LoBberg, Im Wehrmachtführungsstag… pp. 27).

Dado que Hitler no tenía un plan de guerra contra las potencias ocidentales, difícilmente podría tener un plan de Blitzkrieg contra las mismas.

Saludos desde Benidorm.
Imagen

Avatar de Usuario
Chepicoro
Miembro
Miembro
Mensajes: 252
Registrado: Dom Ago 24, 2014 8:20 pm

Re: Blitzkrieg o ¿ anacronismo estratégico ?

Mensajepor Chepicoro » Mié Feb 18, 2015 3:10 pm

José Luis


Si iniciar una guerra que no sabes cómo va a discurrir no es apostar a la improvisación, pues ya me diréis qué es. Si además esa guerra, que no sabes cómo evolucionará ni cómo terminará, no va a posibilitar que consigas tu verdadero objetivo, que es la conquista de la URSS, sino que lo va a dificultar, pues entonces ya no sólo se trata de una estrategia de improvisación, sino de una estrategia fallida de partida.


No se esta juzgando la estrategia de Alemania de forma distinta a la de los demás participantes en la guerra? Por supuesto que la estrategia de Alemania llevó al desastre pero hasta mediados 1942 eso no estaba claro. Y nadie tenía idea de como evolucionaría la guerra mucho menos de como iba terminar.
Churchill basaba su estrategia en que Estados Unidos tarde o temprano acabaría participando en la guerra, no tenía idea de como o cuando o esperanzas de derrotar a Alemania sin su ayuda, pero en torno a eso diseño su estrategia. Y si los japoneses decidían negociar con los norteamericanos en lugar de atacar Pearl Harbor? y si no hay declaración de guerra de Alemania hacia Estados Unidos? Porque Roosvelt aunque quisiera no podía haber declarado la guerra al eje al ser los aislacionistas mayoría en ambas cámaras hasta un día antes de Pearl Harbor.

O que decir de la estrategia de Francia, que primero perdió a la "pequeña entente" en Munich ante la diplomacia alemana y que no atacó de manera seria a Alemania a pesar de que se lo prometió a Polonia, y luego apoyó la expedición para ir a "ayudar a Finlandia" en contra de la URSS y de paso controlar el hierro de Suecia o su proyecto de bombardear el Cáucaso y los pozos de petróleo soviéticos que afortunadamente no llevaron a cabo porque habrían supuesto la guerra abierta con la URSS.

"Los resultados en la guerra dependen menos de las expectativas, que en otras ocasiones." Livio.

No importa los éxitos operacionales que consigas si con ello no deshaces el atolladero estratégico en que te has metido. Y eso que las cosas, militarmente, salieron estupendamente bien, incluso mejor de lo esperado. Imaginaos que no salieran tan bien: Stalin se frotaría las manos de placer.


Si las cosas no hubieran salido bien para los alemanes en Francia en 1940, y se repitiera una guerra de desgaste similar a la de la primera guerra mundial, veo probable que algunos militares pudieran intentar un golpe de estado o que Alemania buscara una salida negociada. Por no mencionar que postura hubiera podido tomar Stalin. A lo mejor la guerra de Hitler hubiera sido una especie de epílogo de la PGM.


Volviendo al tema de la Blitzkrieg, entiendo que la propaganda aliada haya utilizado el término para explicar en parte lo ocurrido en 1940 y de paso ocultar su incompetencia y que los alemanes por su parte utilizarían el término en su propaganda justamente en sentido contrario para proyectar una imagen de fortaleza e invencibilidad. Pero producto del plan de Manstein, de la voluntad de desobedecer órdenes por iniciativa propia de algunos comandantes de campo, Guderian y Rommel, de mejores comunicaciones por radio de los alemanes y de tropas más decididas, lo que consiguieron fue maniobrar mucho más rápido que los aliados, eso creo que esta fuera de duda.

maxtor
El auténtico fracaso estratégico de Hitler fue que, al inicio de la guerra mundial que había desencadenado, solo tenía un plan de operaciones contra Polonia, perfectamente elaborado por sus generales, pero no tenían un plan estratégico global para un conflicto con las potencias occidentales,


Soy de la opinión de que Alemania no tenía casi espacio para un error estratégico, mientras que los aliados al disponer de mucho mayores recursos y territorio, si podían darse el lujo de absorber los costos de sus errores. Un fracaso en cualquiera de las sucesivas apuestas de "todo o nada" de Hitler significaba el fin. Desde mi punto de vista la guerra se perdió en el este frente a la URSS entre 1941 y 1942, no en Polonia o Francia.
De haber repetido el éxito de Polonia y Francia en la URSS, los alemanes habrían vuelto a ser mucho más fuertes y podrían defenderse de los anglosajones con garantías.


Saludos.
"No creas todo lo que se escribe en internet" Abraham Lincon


Volver a “Frente occidental”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado