Ofensiva en Omaha Beach

La guerra en el oeste de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3168
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Omaha Beach: la Puerta del Infierno

Mensaje por Francis Currey » Lun Jul 11, 2005 5:16 am

Omaha Beach: la Puerta del Infierno

Yo era bastante joven. Había celebrado mi 18 cumpleaños en el Widerstansnest 62 (Nido de resistencia 62). Casi la mitad de mis camaradas tenían también entre dieciocho y diecinueve años. Teníamos también un sargento, 2 oficiales y diecisiete soldados rasos.

En febrero de 1944, durante la inspección de las defensas de la costa de Normandía, el mariscal de campo Rommel había visitado nuestra posición. Había criticado duramente no sólo nuestros fallos defensivos sino también los de toda la linea costera desde Colleville-sur-Mer hasta Vierville-sur-Mer. Comparaba la bahía en nuestro sector con la bahía de Salerno en Italia y ordenó que se construyeran urgentemente defensas adicionales.

Durante varias semanas antes del 6 de junio, dos casamatas para cañones de 75mm fueron encofradas en cemento y sólo las ventanillas de acero representaban su punto débil. Eran del tamaño de la puerta de un granero y ofrecían un blanco perfecto para los atacantes. Nuestro bunker, con un techo de más de 2 metros de ancho había sido acabado en mayo.

Construimos barreras antitanques en la playa con troncos coronados con minas Teller (minas antitanque de plato).

NOTA: Estos troncos eran conocidos como Rommelspargel (espárragos de Rommel) y estaban destinados a reventar el fondo de los tanques y anfibios cuando desembarcaran, supuestamente en marea alta para que el tramo a recorrer por los soldados fuese menor. Al producirse el desembarco en marea baja, quedaron al descubierto.

Otros obstáculos en la playa fueron los "erizos checos" (he hecho una traducción literal "czech hedgehogs") hechos con vigas de acero cruzadas y soldadas, para entorpecer la marcha de tanques y vehículos, y las "rejas belgas" (ídem "belgian gates") compuestas de estacas de acero en la arena para despanzurrar los vehículos anfibios. A lo largo de la playa había una pequeña barrera de piedras compuesta de cantos apilados por la marea y a su alrededor habíamos puestos minas para protegernos de un supuesto ataque nocturno. Una trinchera para tanques había sido cavada entre el nido 61 y el nido 62 y fue protegida con minas, y nuestra posición fue cercada con una maraña de rollos de alambre de espino.

Durante mayo y principios de junio la actividad aérea se incrementó sobre nosotros y tiraban su carga mortal sobre la vías y cruces de ferrocarril tras nosotros. Solamente una o dos veces por semana podíamos ver dos aviones nuestros volando a lo largo de la costa. Los bautizamos como Max y Moritz.

El estado de alerta se incrementó desde finales de mayo y los veteranos decían que "algo se cocía" y que se había informado de que en el sur de Inglaterra se estaban embarcando tropas. Al oeste del nido 62 hacia el nido 64 se añadieron dos posiciones de ametralladoras y una posición de cañón falsa con un tubo que apuntaba amenazadoramente a la playa.

La alarma irrumpió en el bunker y nos despertó de un profundo sueño. Un camarada se plantó en la entrada y continuó gritando, para despejar dudas y apresurarnos a ponernos en pie. Habíamos sido puestos en pie tantas veces por esta alarma en las semanas pasadas que ya no la tomábamos en serio, así que algunos de los hombres se dieron la vuelta en sus catres e intentaron seguir durmiendo. Un oficial apareció en la entrada tras nuestro camarada y nos dijo "¡muchachos, esta vez es en serio, están viniendo!".

Entramos en acción. Carabina en ristre corrimos hasta nuestras posiciones. Todo el cansancio desapareció. Las ametralladoras, cañones y morteros estaban preparados. Nos quedamos junto a nuestras armas listos para la acción, pero la noche seguía tranquila. Pronto llegó el primer mensaje desde la compañía. En Saint-Mére-Eglise, paracaidistas enemigos habían tomado tierra. Un gran número de barcos habían salido del sur de Inglaterra y se dirigían hacia Normandía.

Nuestra sección costera seguía tranquila, nada se movía ¿sería otra vez una falsa alarma? Los minutos pasaban lentamente y nosotros seguíamos junto a nuestras armas temblando de frío dentro de nuestros poco abrigados uniformes de verano. El cocinero preparó vino tinto caliente. Un oficial apareció y comprobó que estábamos listos, diciendo "Cuando lleguen no disparéis demasiado pronto". En ese momento yo estaba sólo en mi ametralladora.

El silencio se cernía pesadamente sobre nosotros y la tensión seguía creciendo. De repente oímos el rumor de un escuadrón de bombarderos en el aire que finalmente se desvaneció en la distancia. Como siempre volaban sobre nuestro sector. Todo seguía tranquilo hasta que pocos minutos después con las luces del alba aparecieron más bombarderos. Se veían sombras en el horizonte, en principio creíamos que serían guardacostas alemanes, pero pronto las sombras crecieron y se hicieron tan numerosas que todas nuestras esperanzas se desvanecieron. Barcos de todo tipo, grandes y pequeños, crecieron en número. Más bombarderos se aproximaron a la costa y en Port-en-Bessin, a pocos kilómetros de nosotros, empezaron a caer las primeras bombas. Llegaban más bombarderos y yo seguía tras mi ametralladora con la mira apuntado hacia el mar. Una vez más inspeccioné mi cinta de munición. Intenté concentrarme en mi arma para alejar mi mente de lo que se venía encima. Tras mi puesto entraron en ignición dos lanzallamas que estaban apuntando hacia la trinchera de tanques y la playa.

Los bombarderos aparecieron de repente sobre nosotros sin darnos tiempo a ocultarnos en el bunker, así que me oculté bajo mi ametralladora cuando las bombas empezaron a explotar tras nosotros y a arrojarnos tierra y arena encima. Dos bombas pesadas cayeron sobre nuestra posición y contuvimos la respiración cuando más obuses disparados desde los destructores empezaron a caer alrededor de nuestro almacén y nuestro bunker. Nos rodeaban los escombros y las nubes de humo; la tierrra temblaba; teníamos la nariz y los ojos llenos de tierra y arena entre los dientes. No había esperanza de auxilio. No apareció ningún caza alemán y en nuestro sector no habían armas antiaéreas. Estábamos paralizados porque sabíamos que no teníamos ninguna posibilidad de vencer.

De repente el mar cobró vida. Los vehículos de desembarco se aproximaban rápidamente a la costa y el primer grupo de soldados surgió apretadamente de los anfibios, unos con el agua por la rodilla, otros hasta el pecho. Lo que más nos sorprendió fue que la invasión se produjera con marea baja. Los norteamericanos tenían que correr desde sus lanchones de desembarco 300 metros hacia la playa abierta, sin ninguna protección. Y yo pensaba, "¡pero si están viendo que corren hacia la muerte!". Había un buen trecho hasta la pequeña pared de piedras apiladas por la marea que corría paralela a la orilla y que ofrecía la única protección.

Entonces entramos en acción, hubiera sido inutil tratar de defendernos del bombardeo combinado por mar y aire, y hasta el momento sólo podíamos intentar protegernos. Ahora ya se oían las primeras ráfagas de ametralladora y en pocos segundos la primera oleada de desembarco se atascó indecisamente en la orilla después de correr unos pocos metros. Había abierto fuego en ráfagas cortas contra los vehículos de desembarco. cuando la arena encasquilló mi cinta de munición. Abrí la ametralladora, saqué la cinta, la limpié rápidamente y empecé a disparar de nuevo. En ese momento la ametralladora fue arrancada de mis manos y es difícil imaginar como pude sobrevivir a la explosión sin herida alguna, porque los lanzallamas explotaron a causa de una granada y sólo asomaban los cables en el lugar que antes ocupaban.

Un camarada disparaba cañonazo tras cañonazo desde su cañón de 75mm, pero pronto le devolvieron el fuego y su posición se cubrió de tierra y humo. Un impacto reventó la boca de su cañon y lo dejó fuera de combate.

Entonces llegó la segunda oleada, y de nuevo la carrera a través de la playa, y de nuevo fuego de rechazo. Seguí disparando. Venían más y más soldados. En cada vehículo llegaban unos 15 o 20 hombres, así que llegaban a la playa en un número aproximado de 200 en 200, cuando salían desorientados y asustados chocaban unos con otros y se quedaban en gran número atascados en la orilla. Recuerdo que yo gritaba y rezaba en voz alta mientras disparaba. Más y más camaradas morían o eran heridos. La marea crecía lentamente y la orilla se iba acercando. Las pérdidas eran enormes en la playa. Cientos de efectivos norteamericanos yacían muertos o heridos. Otros no querían avanzar. Los cuerpos fueron barridos posteriormente por la marea. Algunos de los troncos con minas se habían incendiado e iluminaban toda la escena. Es un recuerdo doloroso e imborrable.

Uno de mis camaradas que estaba a unos 50 metros delante de mí, llegó arrastrándose dentro de mi casamata y gritó "Franz, cuidado, están llegando, ahora tenemos que defendernos solos". Y eso fue lo que hicimos.

Cuando recibí un disparo en la mano por la tarde, mi camarada miró mi mano de la que colgaban varios dedos y me dijo: "alégrate Gosh, ahí tienes tu billete de vuelta a casa, los demás no sabemos como llegaremos". Esperaba que pudiera arreglármelas para volver. Fui por pequeños atajos, no por la carretera principal. Luego oí que algunos camaradas habían caído cuando intentaban huir por el camino principal.

EPÍLOGO

El cabo Gockel alcanzó a llegar hasta un hospital militar situado en la retaguardia. Fue apresado meses más tarde en noviembre de 1944 cuando se reincorporó al frente. El final del conflicto bélico lo vivió como prisionero de los estadunidenses.

Desde el Día "D", Gockel estuvo más de 50 veces en Normandía y ocho veces en Estados Unidos. Ha trabado varias amistades con soldados norteamericanos que desembarcaron en "Omaha" y se visitan mutuamente. En la actualidad ha publicado un libro llamado "La Puerta de Infierno" sobre el desembarco de Normandía.

En 2004, coincidiendo con el 60 aniversario del Día D, levantó una cruz de madera en el búnker en donde sirvieron él y sus camaradas, para honrar a sus compañeros muertos. Esa misma semana la cruz fue objeto de actos vandálicos y destruida.

Fuente: http://zonaforo.meristation.com/foros/v ... =300995&m=

Avatar de Usuario
overlord
Usuario
Usuario
Mensajes: 2
Registrado: Dom Ago 14, 2005 2:10 pm
Ubicación: México

Realmente SORPRENDENTE

Mensaje por overlord » Dom Ago 14, 2005 2:52 pm

Este relato, al igual de el de "La bestia de Omaha Beach" son sorprendentes...dado que en la mayoria de los casos solamente escuchamos la versión de los ganadores.

En mi caso, las versiones acerca de lo ocurrido en "El día D" provienen de Estados Unidos, uno de los ganadores de esta guerra, pero la versión del otro bando en ocasiones es desconocida.

Me gustaria conocer más relatos acerca del bando aleman, dado que la mayoria de los relatos que se conocen son de las "SS" y "La Gestapo" que son altamente conocidos por las atrocidades de sus divisiones cometidas durante la guerra, pero las tropas que solamente cumplian con su deber ¿Donde estan? ellos al igual que los soldados aliados tienen el derecho de ser escuchados y dar a conocer sus versiones acerca de sus batallas, su guerra.

Lehons
Miembro
Miembro
Mensajes: 52
Registrado: Mar Ago 02, 2005 9:07 pm

Mensaje por Lehons » Vie Ago 19, 2005 4:53 am

Realmente impresionante.

Lehons
Miembro
Miembro
Mensajes: 52
Registrado: Mar Ago 02, 2005 9:07 pm

"La Bestia de Omaha Beach"

Mensaje por Lehons » Vie Ago 19, 2005 4:57 am

Encontré el relato de "La Bestia de Omaha Beach":



Heinrich Severloh "La Bestia de Omaha Beach"


A las 5 de la mañana, un ametrallador alemán empezó a disparar sobre jóvenes americanos en la playa. Nueve horas y 12.000 cartuchos más tarde, seguía disparando.

Cuando los líderes mundiales paseban por el cementerio de guerra estadounidense de Omaha Beach, un hombre que había llevado a docenas de ellos a esas tumbas estaba a cientos de millas de allí, en Alemania.

Pero Hein Severloh cuenta que sus pensamientos siguen absorbidos por los eventos que ocurrieron hace 60 años en Normandía.

Ha estado de nuevo en las playas muchas veces, para rezar sus propias oraciones de soldado para los muertos de ambos bandos.

Pero en este aniversario del Día-D, por primera vez soldados alemanes han sido oficialmente invitados a asitir, aunque él no cree que un hombre con su apodo y pasado sea del todo bienvenido. Hein Severloh se volvió famoso entre los soldados americanos desesperados sobre el más sangriento de los lugares de desembarco de Normandía como "La Bestia de Omaha Beach".

Fue el primero en abrir fuego y el último en terminar, aproximadamente nueve horas después.Manejando su ametralladora barrió a balazos a los americanos, tiñendo la arena y el mar de rojo. Su arma se calentó tanto que quemaba la hierba que había alrededor. Pero él seguía, oleada tras oleada que avanzaban desde los vehículos de desembarco que llegaban a la playa.

"Recuerdo el primero en morir" dice un sr. Severloh de 80 años desde su casa cerca de Hannover "el hombre salió del mar y estaba buscando un sitio donde esconderse. Le apunté al pecho pero el disparo fue alto y el dio en la frente. Vi su caso de acero rodando hacia la orilla y entonces se desplomó. Sabía que estaba muerto...aún sigo soñando con ese muchacho y me pongo enfermo cuando pienso en él ¿qué podía hacer? ellos o yo, eso era lo único que pensaba.

Durante las siguientes nueve horas en el nido de ametraladoras número 62 el cabo severloh sembró la playa con su MG42. Su posición, la número 75 sobre las amplias arenas le daban una visión y una línea de fuego perfectas.

"Éramos 30 hombres", dice, "cada uno con un único pensamiento e la cabeza: ¿saldríamos vivos de allí?"

"Yo no quería estar en esta guerra, no quería estar en Francia y no quería estar disparando con una ametralladora a chavales de mi edad (20 años). Pero ahí estábamos, sirviendo en una guerra que ya estaba perdida y obedeciendo las órdenes de nuestro teniente de abrir fuego tan pronto como el agua les llegara por las rodillas".

Tras haber sobrevivido a una temporada en el frente oriental, Francia eran unas vacaciones para hombres como Hein Severloh. Todo eso terminó con la pálida luz del amanecer en la mañana del 6 de Junio de 1944, cuando los ejércitos americanos invadieron la costa.

El cabo Severloh tenía 12.000 cartuchos "empecé a disparar a las cinco de la mañana" dice "y estaba aún disparando nueve horas más tarde". "No sentía pánico, ni odio, uno hacía lo que tenía que hacer y sabía que ellos, tan cierto como que el infierno existe, te harían lo mismo a ti si tuvieran la oportunidad".

"Al principio los cuerpos estaban a 500 metros, luego a 400, más tarde a 150. Había sangre por todos lados, gritos, muertos y moribundos. El oleaje mecía más cuerpos en la orilla".

"Habían pequeñas pausas, cuando ningún vehículo anfibio llegaba, durante las que podía enfriar mi ametralladora". "Era consciente de que algunos de mis camaradas se habían largado, pero tenía miedo de la terrible perspectiva de entrentarme a la mirada de mi oficial, así que me mantuve en el puesto".

Tras agotar la munición de su ametralladora, Hein Severloh continuó disparando a los soldados que desembarcaban con su rifle reglamentario Kar98k.

"Al final de la tarde me di cuenta de que era la única persona que aún disparaba. Podía ver a los tanques maniobrando en la playa y sabía que no podría contenerlos yo solo"

"Oí la orden del teniente Bernhard Ferking- un buen hombre (una vez castigó a un soldado durante 10 día a regar la hierba que camuflaba los nidos de ametralladoras por no haber ayudado a una anciana francesa con sus bolsas de la compra) y con 32 años ya un veterano, de que debíamos retirarnos"

"Corrí de cráter en cráter tras nuestros complejos de búnkeres. Lo esperé pero nunca llegó. Visité su tumba en Normandía 10 años después. Recibió un disparo en la cabeza de uno de los americanos cuando intentaba alcanzarme. Fui hecho prisionero esa noche. No creo que hubiera sobrevivido si me hubieran capturado en mi puesto."

"Sabían lo que le había hecho a sus compañeros. No creo que esas tropas de vanguardia me hubieran mostrado ninguna piedad".

Alrededor de 2.500 americanos murieron en "Bloody Omaha" antes de aplastar a los defensores alemanes. Se estima que aproximadamente la mitad fueron abatidos por Severloh. De los 30 hombres que componían la guarnición alemana sólo dos sobrevivieron, los cabos Heinrich Severloh de 20 años y Franz Gockel de 18.

EPÍLOGO

Severloh fue enviado como prisionero a EEUU y se le puso a recoger algodón y patatas. En 1946 fue enviado a Inglaterra a construir carreteras y fue liberado y enviado de vuelta a Alemania en 1947 tras una petición de su anciano padre que ya no se podía hacer cargo de la granja familiar Durante su cautiverio no le contó a nadie quién era y sólo lo hizo a su esposa años después de casados.

Trece años después de su vuelta leyó el libro "The Longest Day" y oyó por primera vez el nombre de David Silva, un soldado americano que estuvo en Omaha Beach y sobrevivió, aunque recibió tres balazos (probablemente disparados por Severloh) y quedó gravemente herido.

Desde finales de los 50, David Silva vive en Karlsruhe, Alemania. De vez en cuando, él y Severloh se han visto ahí, y se han hecho buenos amigos. Silva comentó en una entrevista a el "SPIEGEL" que Severloh nunca le ha pedido ser perdonado, aunque Silva lo perdonó de todas formas "Era importante para él", dijo Silva.

Oberst R.Von Mohl
Usuario
Usuario
Mensajes: 46
Registrado: Sab Ago 20, 2005 5:19 am
Ubicación: Al pie de Sierra Nevada

Heinrich Severloh : ¿héroe o villano?

Mensaje por Oberst R.Von Mohl » Mié Ago 24, 2005 4:29 am

hola a todos!
me ha sorprendido bastante la historia de este soldado. debo reconocer que me ha impactado enormemente su historia, como un simple chaval de 20 años (uno mas que yo) fuese capaz de mantener su posicion y sembrar el desconcierto en las tropas americanas durante tanto tiempo.
sin embargo, me ha llamado la atencion enormemente el hecho de que se diga que Severloh nunca se ha pedido perdon por lo que hizo. ¿y por que tendria que hacerlo?.
actualmente tenemos datos de primera linea acerca de la naturaleza del regimen nazi, pero en aquella epoca, dicha informacion (aparentemente) se encontraba restringida. por lo tanto, Severloh era simplemente un soldado, que luchaba por su pais en una guerra injusta entre naciones, y que solo cumplia con su deber. se le ordeno mantener su posicion en la playa a toda costa, y asi lo hizo. que tiene eso de delito?acaso los americanos no hubiesen hecho lo mismo? si Sverloh hubiese disparado su mg42 en Babi yar, sin duda alguna tendria que pedir perdon, pero aquello no era Babi Yar, era Normandia, y Severloh se comporto con el mismo sentido del deber y heroismo que los efectivos de la aerontransportada en Bastogne o los rusos en Stalingrado. hace tiempo vi, en un documental, como las tropas estadounidenses, cuando llevaban ya un tiempo en el frente, comenzaban a considerar a aquellos hombre del bando contrario no como demonios y enemigos a odiar, sino como hombres que cumplian con su deber, que podian haber sido perfectamente buenos amigos suyos, sin embargo, las circunstancias y el deber eran distintos, pero si bien ello no le restaba respeto al adversario y su concepcion de tales como seres humanso que eran. Severloh unicamente tuvo la mala suerte de luchar en un bando equivocado, y lo unico posible que esta de su mano es lamentarse de tal hecho

gracias
Si vis pacem para bellum

Lehons
Miembro
Miembro
Mensajes: 52
Registrado: Mar Ago 02, 2005 9:07 pm

Mensaje por Lehons » Mié Ago 24, 2005 6:11 am

Totalmente de acuerdo amigo mío.

Fanel
Usuario
Usuario
Mensajes: 37
Registrado: Sab Nov 26, 2005 11:35 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Fanel » Vie Dic 02, 2005 7:16 am

Me encanta leer històrias así , sobretodo por el hecho de que sólo aparecen la versiones de los ganadores y , la verdad , despues de tragarme 4 o 5 documentales hechos por los aliados sobre Normandia , empezé a apiadarme de los soldados alemanes que , como muy bien dice Overlord , sólo cumplian con su deber i que tuvieron la "mala suerte " de estar en bando perdedor .

Encuentro esta historia conmovedora y creo que nadie deberia culpar a Severloh de las muertes que causó ; los soldados , tanto aliados como alemanes sabian perfectamente el riesgo que se corre al ir a un guerra .

Un Saludo !

micra
Miembro
Miembro
Mensajes: 97
Registrado: Vie Nov 11, 2005 7:25 am
Ubicación: Madrid

Mensaje por micra » Dom Abr 02, 2006 4:27 am

Buf es tremendo , tanto tiempo disparando y con la muerte delante de sus ojos. Hay que tener mucho valor para no huir, en esa situacion cualquiera habria pensado que moriria.

Imagen
D-Day anniversary 2014, WW2 History p31
Imagen

"Podremos hundirnos, pero nos llevaremos un mundo con nosotros."

Adolf Hitler.

Avatar de Usuario
ignasi
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1192
Registrado: Jue Jun 16, 2005 3:50 am
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Mensaje por ignasi » Lun Abr 03, 2006 9:33 pm

Un buen relato.

Me ha gustado por como expone la guerra, como una cosa anónima, disparar a chavales de su misma edad solo porqué llevaban un uniforme verde y él uno gris. Pero historias como estas, de guerra pura y dura, las encontraremos en todos los bandos y todos los teatros, entre los defensores de Anzio, de Iwo Jima, de Bastogne, en Arnheim...
Lo que realmente importa es que ningún otro muchacho de 20 años tenga que pasarse 9 horas disparando 12.000 cartuchos a otros muchachos como él mismo.

Saludos,

Ignasi

Avatar de Usuario
dorian
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Lun Jun 05, 2006 12:15 am
Ubicación: venezuela,valencia urb. el parral
Contactar:

Re: "La Bestia de Omaha Beach"

Mensaje por dorian » Mar Jun 13, 2006 8:26 am

Estoy impresionado y me ha gustado ya que primera vez que leo la version de los soldados de la wehrmacht y estoy totalmente de acuerdo.Es impresionante dispararle a chavales de tu misma edad que bajos diferentes circustancias y en una diferente epoca pudieron ser amigos y que no tienen la culpa y que solo seguian ordenes fue muy conmovedor y me gustaria leer mas relatos sobre la version de los alemanes de la wehrmacht ya que todas historias que he oido son sobre la version norteamericana. de verdada me ha interesado mucho el tema y me gustaria saber mas sobre la version alemana y hablar sobre el tema mi msn es dorito_500@hotmail.com
El ser humano solo puede crear una guerra y es la guerra contra su extinción

El CaNa
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Lun Ene 30, 2006 12:24 am
Ubicación: sevilla

Mensaje por El CaNa » Dom Oct 15, 2006 2:21 am

Estoy también totalmente de acuerdo con Oberst. Él solo cumplía con su deber como soldado, pero además, ni él ni sus compatriotas ni los aliados que pelearon contra ellos tenian idea de los que hacía el Tercer Reich a sus espaldas(el Holocausto). Claro que, si él lo supiera y los aliados también, ya no solo sería la liberación de Europa, sino de la civilización judía también, por no mencionar a las personas con problemas mentales, gitanos etc.... Entonces si que debería haber pedido perdón, SOLO si lo hubiera sabido, algo que era imposible, ya que la Gestapo y la SS se "encargaban" de ese tema.
Cana

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9145
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Mié Feb 28, 2007 7:49 pm

¡Hola a todos!

Bajas aliadas en la playa de Omaha, 6 de junio de 1944

1ª División de Infantería: 1.346 bajas, así distribuidas:

-16º Regimiento de Infantería: 86—528—357—971 (muertos, heridos, desaparecidos, total)
-18º Regimiento de Infantería: 12—147—45—204
-1º Batallón de Ingenieros de Combate: 4—27—6—37
-1ª Sección de Policía Militar: 1—22—0—23
-7º Batallón de Artillería de Campaña: 4—14—3—21
-1ª Compañía del Cuartel General de la 1ª DI: 0—2—0—2
-32º Batallón de Artillería de Campaña: Total pérdidas: 28
-1º Batallón Médico: Total pérdidas aprox.: 40
-26º Regimiento de Infantería: Total pérdidas aprox.: 20

29ª División de Infantería: 1.272 bajas, así distribuidas:

-116º Regimiento de Infantería: 247—576—184—1.007
-115º Regimiento de Infantería: 33—68—2—103
-121º Batallón de Ingenieros de Combate: 18—31—31—80
-111º Batallón de Artillería de Campaña: 17—26—4—47
-104º Batallón Médico: 2—8—10—20
-Compañía de CG de la 29ª DI: 0—1—0—1
-175º Regimiento de Infantería: 1—0—0—1
-29º Escuadrón de Reconocimiento: 3—0—0—3
-29ª Sección de Policía Militar: total pérdidas aprox.: 10

V Cuerpo/Unidades del Primer Ejército: 1.568 bajas, así distribuidas:

-2º y 5º batallones Ranger: 96—183—32-311
-146º Batallón de Ingenieros de Combate: 84—112—0—196
-299º Batallón de Ingenieros de Combate: 71—aprox. 75—0—aprox. 146
-112º Batallón de Ingenieros de Combate: 8—30—0—38
-20º Batallón de Ingenieros de Combate: 3—10—0—13
-37º Batallón de Ingenieros de Combate: total bajas: 82
-336º Batallón de Ingenieros de Combate: total bajas: 30
-348º Batallón de Ingenieros de Combate: total bajas: 21
-149º Batallón de Ingenieros de Combate: total bajas aprox.: 50
-147º Batallón de Ingenieros de Combate: total bajas aprox.: 45
-397º Batallón de Artillería AA: 17—71—32—120
-467º Batallón de Artillería AA: 8—31—0—39
-197º Batallón de Artillería AA: 5—12—0—17
-81º Batallón de Morteros Químico: 10—20—0—30
-741º Batallón de Tanques: aprox. 45—aprox. 60—0—aprox.: 105
-743º Batallón de Tanques: total bajas aprox.: 70
-745º Batallón de Tanques: 1—0—0—1
-61º Batallón de Señales: 1—3—0—4
-5ª y 6ª brigadas especiales de ingenieros: total bajas aprox.: 250

U.S. Navy/Guardia Costera y Royal Navy: 539, así distribuidas:

-Unidades de demolición de combate navales: 24—32—15—71
-6º Batallón de Playa Naval: 22—77—0—99
-7º Batallón de Playa Naval: 19—10—0—29
-USN/USCG tripulaciones de lanchas de desembarco: total bajas aprox.: 280
-RN tripulaciones de lanchas de desembarco: total bajas aprox.: 30
-Grupos de Control de Fuego Costero Naval: total bajas aprox.: 15

Octava Fuerza Aérea: 10
-2ª División de Bombardeo: 10—0—0—10

Gran Total: 4.720 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos.

Fuente: Joseph Balkosky, Omaha Beach: D-Day, June 6, 1944 (Stackpole Books, 2004), pp. 350-352 (Appendix I).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Omar Bradley
Miembro
Miembro
Mensajes: 86
Registrado: Vie Jun 22, 2007 1:14 am
Ubicación: Venezuela, Valencia Estado Carabobo
Contactar:

Ofensiva en Omaha Beach

Mensaje por Omar Bradley » Mié Sep 05, 2007 10:17 pm

La playa Omaha no era un sitio ideal para un desembarco, pero los planificadores de Overlord sabìan que sin tropas en la costa de Vierville-sur-Mer se corrìa el riesgo de que los desembarcos en la Utah quedaran aislados y, quizás cortados. A los soldados encargados del desembarco se les aseguró que estarían apoyados por un bombardeo masivo por aire y por mar y que las tropas alemanas de la costa no eran de alto nivel. Se engañaban en ambas cosas.

Los alemanes, al planificar sus defenzas de costa, habían tenido en cuenta las posibilidades de la larga y arenosa paya entre Vierville-sur-Mer y Colleville-sur-Mer como lugar de desembarco de un posible asalto anfibio aliado.

Como en la Utah, situaron Winderstandnesten (Wn o nido de ametralladoras) a lo largo de 10km de costa, pero las concentraron alrededor de cinco barrancos que se abrían en los acantilados que dominaban la playa. La pequeña curva cóncava de la línea de la costa hacía que las posiciones en la punta oeste ( WN 70, 71,72 Y 73 ) y las puntas este ( WN 60,61 Y 62 ) tuvieron campos de tiro excelntes que cruzaban fuegos por encima de la playa. Además de estas posiciones de costa, detrás de los acantilados estaban situados los WN 63,67 Y 69.

Se habían desmantelado las casas de la carretera de la costa para mejorar los campos de tiro y sus materiales se utilizaron para la construcción de los fortines. Se habían tendido campos de minas entre los nidos de ametralladoras y en los barrancos se habían enterrado lanzallamas de control remoto para cubrir la tierra de nadie. Era un matadero perfecto; pero los planificadores aliados sabían que había que hacer un desembarco en Omaha para que la playa Utah no quedara aisalada por el flanco de las playas anglo-canadienses.

Con la perspectiva de la experiencia, los críticos han dicho que los planificadores notreaméricanos no habían aprendido la lección de Dieppe de dos años atras y que iban hacia un ataque frontal. Además, impusieron un rígido horario para los desembarcos que acumularía hombres y vehículos en la playa cada vez más reducida, que seguía a tiro cuando subía la marea.

Quizá la sugerencia más triste fue que una victoria cruenta en el año de la elección presidencial no sólo sería buena para Roosvelt,sino que podría convencer a algunos aliados indecisos de que Estados Unidos se comprometían a la estrategia de " lo primero, Alemania " Nazi antes que al imperio Japonés.

El mejor camino de salida de la playa era siguiendo la carretera de grava que llevaba por el oeste a la aldea de Vierville. Estaba bloqueada por un muro antitanque y los alemanes habían colocado sobre el acantilado el WN 70, dotada de las armas de infantería, y el WN 71 con dos cañones de 7,5cm, uno a barbeta y otro en una casamata.


Tomado del libro el DiA D las primeras 24 horas de Will Fowler editorial Libsa. páginass 128,129.

Continùa con posiciones de profundidad...
:arrow:
" La Guerra es producto de la mente Humana, pero tambièn es producto de la mente Humana crear la Paz..."

Winston Churchill

Avatar de Usuario
Omar Bradley
Miembro
Miembro
Mensajes: 86
Registrado: Vie Jun 22, 2007 1:14 am
Ubicación: Venezuela, Valencia Estado Carabobo
Contactar:

Mensaje por Omar Bradley » Mié Sep 05, 2007 10:20 pm

Las pocisiones en profundidad:

En profundidad, estaban los centros de resistencia WN 67 y 69, este último con una batería de cohetes. el 1er Batallón del Regimiento de Artillería de la 352ª. División al mando del coronel Ocker, estaba situado alrededor de Houtteville, con observatorios en los WN 59, 61 y 62, desde donde el teniente Frerking, observador avanzado, podía corregir el fuego.

La salida de Colleville, que no era mas que un sendero, estaba protegida por tres Winderstandnesten. El WN 60 tenía dos cañones de 7,5 cm, un búnker con una torreta de tanque Renault, cuatro morteros de 5 cm y dos cañones antiaéreos de 2 cm. El WN 61 estaba armado con un cañón de 8,8 cm, uno de 5 cm, búnkers con torretas de tanques Renault, y un mortero de 5cm. Para terminar, había un foso antitanque delante del WN 62, puesto de mando del teniente Frerking, que estaba armado con dos cañones en casamatas de 7,5 cm, dos cañones de 5 cm en posiciones de campaña y un mortero de 5 cm. El foso antitanque iba a resultar un eficaz obstáculo que, a las 11:40 H del Día D, seguía haciendo que los carros norteamericanos se amontonaran mientras sus conductores luchaban por encontrar un punto por donde cruzar. En el interior, en la carretera a Colleville, el WN 63 estaba dotado con un cañón de 7,5 cm. En esta zona fue donde se concentraría el 2º. Regimiento de la 916ª. Dvivisión durante las alertas defensivas.

Todos los nidos de ametralladora estaban rodeados por alambre de espino y los planificadores aliados sabían que había un complicado tipo de campos de minas, tanto en la costa como en el interior. Entre la pleamar y la bajamar, la playa estaba cubierta densamente de obstaculos, entre ellos y delante, el ancho elemento C, de 2,75 M de ancho, con rampas y estacas próximas a la playa y tetraedros y erizos cerca de la marca de la pleamar.

Los cinturones de obstáculos, que eran de 50 metros de ancho, se habían planeado meticulosamente, variando cada uno en la altura, para que los más bajos estuvieran más cerca de la playa, donde el agua serìa menos profunda.

Con la marea alta, los cinturones, separados unos de otros, unos de 15 M quedarían cubiertos a la misma profundidad, probablemente mortífera. Los fosos antitanque, excavados para cubrir las salidas del este desde la playa, se llenarían de agua, mientras que en el extremo oeste los defensores alemanes habían construido un muro antitanque o panzermauer para bloquear la carretera.


El granadero Robert Vogt del 1er Batallón del 726º.Regimiento recordaba el trabajo de construcción " hicimos todo esto con la bajamar, cuando el mar estaba medio retirado unos kilómetros. Clavábamos una estaca de madera y después, a una distancia, digamos de cuatro a cinco metros otra estaca. Ecima de ellas sujetábamos una tercera estaca con abrazaderas hechas, todas ellas a mano, y las fijábamos con más abrazaderas.


Las minas Teller iban sujetas a las puntas de las estacas o vigas, de manera que, cuando había marea alta, las minas quedaban justamente por debajo de la superficie del agua, para que incluso una embarcación de fondo las tocara y resultara destruida "

Fuente:libro el DiA D las primeras 24 horas de Will Fowler editorial Libsa. página129.


Continúa la última parte de posiciones de profundidad y sigue Preficiendo el Futuro.
" La Guerra es producto de la mente Humana, pero tambièn es producto de la mente Humana crear la Paz..."

Winston Churchill

Avatar de Usuario
Kasparov
Miembro
Miembro
Mensajes: 278
Registrado: Sab Jun 16, 2007 6:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Kasparov » Mié Sep 05, 2007 10:22 pm

Como ya te dije. Un excelente trabajo amigo Omar.
Saludos y gracias
Imagen

"Nosotros no queremos que triunfe un partido ni una clase sobre los demás; queremos que triunfe España como unidad, con una empresa futura que realizar en la que se fundan todas las voluntades individuales. Esto hemos de conseguirlo aún a costa de los mayores sacrificios, pues es mil veces preferible caer en servicio de tal empresa que llevar una vida lánguida, falta de ideal, sin otra meta ni ambición que llegar al día de mañana"

José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia

Responder

Volver a “Frente occidental”