Batalla de Narvik

La guerra en el oeste de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
Marneus Calgar
Usuario
Usuario
Mensajes: 29
Registrado: Mié Oct 29, 2008 8:21 am

Batalla de Narvik

Mensajepor Marneus Calgar » Lun Nov 24, 2008 8:59 am

Hola a todos. Sigo con el relato de los combates navales en Narvik:

"El crucero británico Penelope que, con fuerte escolta de destructores, había sido designado para acabar con los buques de guerra alemanes atrapados en Narvik, chocó con un bajo el día 11 cerca de Bodö, sufriendo tales averías que tuvo que ser remolcado hasta Skejel, en las Lofoten, donde quedó varado para impedir su hundimiento.

El incidente dejó dos días a los alemanes para preparar la defensa de Narvik. Con la seguridad de que los ingleses volverían, se parchearon agujeros, achicaron compartimentos, repararon averías y desembarcaron municiones, armas, víveres y equipos que pudieran ser de utilidad en tierra pero que de nada servían ya en los buques que habían quedado inutilizados o medio hundidos. Gracias al incansable trabajo, día y noche, se salvó el cargamento de los vapores que todavía estaban a flote en puerto que más parecía un cementerio debido a los mástiles de los buques hundidos que asomaban en la superficie del agua. Se estableció enlace con Elvegaard, mediante transbordador, para distribuir entre las dotaciones de los destructores hundidos las armas portátiles noruegas allí capturadas.

Se tomaron otras disposiciones, por ejemplo, el Koellner, que tenía las máquinas inutilizadas, fue remolcado a la ensenada de Djupvik, en la orilla meridional del fiordo de Ofot, unas 13 millas al oeste de Narvik. La entrada de esta ensenada queda oculta para los buques procedentes de la mar, de forma que, aunque fondeado, el Koellner podría disparar por sorpresa y lanzar sus torpedos contra cualquier buque enemigo que tratase de acercarse a Narvik.

El Roeder quedó amarrado al muelle del Correo, pues debido a daños en el servomotor no podía navegar, y al que se le desembarcó la estación radiotelegráfica. Sólo quedaron a bordo los sirvientes de las dos piezas de 127 mm de proa y el personal de la dirección de tiro, incorporándose el resto de la tripulación al batallón de Marina que ya mandaba el comandante del hundido Heidkamp. Un destructor alemán patrullaba constantemente en el estrecho de Hamnesholm, y en tierra se organizaron el oscurecimiento y la defensa antiaérea.

Finalmente se presentó el enemigo, en la forma de nueve aviones procedentes del portaviones Furious, que llegaron a Narvik en la tarde del día 12, en un momento muy delicado para los alemanes, pues todos los destructores estaban agrupados, tomando combustible y efectuando reparaciones, aunque ninguno fue alcanzado por las bombas, que sólo hundieron tres lanchas patrulleras noruegas que habían sido requisadas por los alemanes. Se produjeron ocho muertos y veinte heridos. Los ingleses, por su parte, perdieron dos aparatos, aunque sus tripulantes pudieron ser salvados. Un segundo escuadrón de ataque, que partió del portaaviones cuarenta minutos después del primero, no pudo alcanzar su objetivo debido a una fuerte tormenta de nieve, de forma que tuvo que regresar al Furious, logrando anavear al anochecer.

El Almirantazgo, que suponía que aquel ataque no sería decisivo, ordenó al almirante Forbes que utilizará uno se sus acorazados y varios destructores para acabar con los buques alemanes. Como no quiso arriesgar al Renown, un buque muy apreciado por los ingleses por su alta velocidad, el vicealmirante Withworth cambió su insignia al Warspite, atravesando en un bota a motor, durante la noche y con marejada, la distancia entre las dos bamboleantes y totalmente oscurecidas moles de acero.

Los marinos supersticiosos temen el día 13. Muchos sucesos dramáticos han tenido lugar en la mar, en todos los tiempos, en esa fatídica fecha. Aquel día 13 de Abril de 1940 iba ser una fecha aciaga para los marinos alemanes.

Al mediodía la formación inglesa surcaba silenciosamente las aguas del fiordo de Ofot. La componían el Warspite (30600 tons, ocho cañones de 381 mm, ocho de 152 mm, cuatro de 47 mm, treinta y dos de 40 mm, dieciséis de 20 mm y cuatro aviones, con coraza de hasta 356 mm) y nueve destructores: Foxhound, Forrester, Hero, Icarus (de varias series y unas 1375 tons), Cossack, Eskimo, Punjab, Bedouin (1870 tons) y Kimberey (1690 tons), armados con cuatro, ocho y seis cañones de 120 mm, respectivamente."
"... and They shall know no fear"

Avatar de Usuario
Marneus Calgar
Usuario
Usuario
Mensajes: 29
Registrado: Mié Oct 29, 2008 8:21 am

Batalla de Narvik

Mensajepor Marneus Calgar » Mar Nov 25, 2008 9:15 am

“La fuerza de Withworth había pasado el faro de Tranöy a las once de la mañana. Un avión catapultado por el Warspite proporcionó al almirante inglés una información de la mayor importancia. No sólo detectó al destructor alemán de vigilancia, el Kunne, al escondido Koellner y al Roeder, que cubría la entrada del puerto de Narvik, sino que descubrió al submarino U-64 fondeado en el fiordo de Herjangs y lo hundió con bombas. Sería el primer submarino alemán en irse a pique a consecuencia de un ataque aéreo.

El Kunne y los destructores ingleses se avistaron poco después del mediodía, a unas siete millas e intercambiaron algunos disparos, uno de los cuales alcanzó al buque alemán, inutilizando la radio, justo cuando acababa de transmitir el contacto. Una vez cumplida su misión, el destructor germano se retiró hacia Narvik a toda velocidad.

Los ingleses que hasta el momento habían llevado a tres destructores por la proa de la formación con los paravanes dados (flotadores provistos de cuchillas, timones y un sistema de profundidad, que se remolcaban por largo y muy abiertos por las bandas. Se usaban para apartar el cable de amarre del flotador de la mina y seccionarlo posteriormente, haciendo subir la boya a superficie, donde en teoría quedaba desactivada y, donde al ser visible, era fácil hundir a tiros) por si había minas, metieron las rastras a bordo y orientaron sus cañones y tubos lanzatorpedos a estribor, pues conocían el lugar donde se escondía un destructor alemán.

A bordo de este nadie se hacia ilusiones, ya que sabían que el avión de reconocimiento los había divisado, pero estaban dispuestos a luchar hasta el final, tratando de causar los mayores daños al enemigo. Al surgir los grisáceos y prevenidos destructores ingleses, el Koellner abrió fuego y lanzó sus torpedos, pero inmediatamente cayó una lluvia de proyectiles sobre el inmovilizado destructor que lo arrasaron y dejaron ardiendo de proa a popa. Aunque convertido en una antorcha, el Koellner siguió disparando con el único cañón disponible, en toldilla, hasta que fue literalmente arrancado de cubierta por un proyectil del Warspite. Recibió además un torpedo y acabó hundiéndose tras recibir varias salvas de cañones de 381 mm. Gran parte de la tripulación alemana resultó muerta o gravemente herida.

Nuevamente volvió el silencio al fiordo de Ofot, y los buques británicos prosiguieron hacia Narvik a 12 nudos. De allí fueron saliendo los destructores alemanes Arnim, Zenker y Lüdemann que se hallaban indemnes, a los que se unió el Kunne. Para sus dotaciones el espectáculo debía ser sobrecogedor: sobre la tranquila superficie del fiordo se veían avanzar las oscuras siluetas de nueve destructores enemigos que precedían a la mole inmensa de un acorazado. Aquellos hombres sabían que tenían la partida perdida de antemano, pero ello no rebajó un ápice su valor y disposición de luchar hasta el fin.

Los destructores ingleses navegaban ahora en dos columnas y en cuanto se rompió el fuego empezaron a zigzaguear, no sólo para evitar ser centrados por el fuego alemán y esquivar los torpedos que contra ellos pudieran lanzarse, sino para poder usar sus montajes poperos.

Por su parte los alemanes navegaban en fila y dando vueltas entre las dos orillas del fiordo, presentando el costado a sus adversarios, en buena posición táctica para poder disparar con todos sus cañones.

Siempre que el humo y la visibilidad lo permitían, el Warspite disparaba sus cañones de 381 y 152 mm. El buque inglés guía, el Hero, navegaba imperturbable, siempre al mismo rumbo, resultando pronto centrado por el fuego alemán. Aunque rodeado permanentemente de los piques que producían las granadas enemigas no recibió ningún impacto, para sorpresa de su propia tripulación. Pero los demás no tuvieron tanta suerte.

Un torpedo alemán pasó bajo la quilla del Cossack, a la altura de la chimenea de proa. De haber funcionado la espoleta magnética, habría partido por la mitad el buque. Otros torpedos germanos no lograron tomar su profundidad de regulación y surcaron las aguas en superficie, inútilmente. Pero varías granadas cayeron tan cerca del Cossack que agujerearon su casco, produciendo bajas y diversas inundaciones. Uno de los sollados de marinería se inundó hasta medio metro y el agua comenzó a filtrarse hasta los pañoles de municiones situados debajo, cuyos sirvientes, inicialmente alarmados, pues trabajaban bajo la línea de flotación, continuaron enviando proyectiles por los ascensores cuando les aseguraron que no había demasiada agua sobre sus cabezas. El buque resultó centrado dieciséis veces en diez minutos, y aunque el agua levantada por los proyectiles enemigos se desplomaba frecuentemente sobre cubierta, no recibió ningún impacto directo.

El Punjab sí resultó alcanzado varias veces. Uno de los proyectiles lo recibió la sala de calderas y tuvo que retirarse del combate, pero se reincorporó una hora más tarde. Prescindiendo de la formidable artillería del Warspite, cuyas granadas levantaban surtidores cinco veces más altos que los mástiles de los destructores alemanes, los ingleses tenían una enorme superioridad artillera en esta fase del combate, con cincuenta y cuatro cañones de 120 mm contra veinte de 127 mm de los alemanes, que abrumados, combatían en retirada hacia el fondo del fiordo, aunque todavía sin ser alcanzados por los disparos enemigos”


Saludos a todos.
"... and They shall know no fear"

Avatar de Usuario
Marneus Calgar
Usuario
Usuario
Mensajes: 29
Registrado: Mié Oct 29, 2008 8:21 am

Batalla de Narvik

Mensajepor Marneus Calgar » Mié Nov 26, 2008 10:57 am

Este será el último post sobre la batalla naval en Narvik, siento haber troceado tanto el tema.

“… Para aumentar la tensión entre los alemanes, aparecieron diez aviones del Furious que descargaron sus bombas sobre los destructores enemigos, sin otro efecto que levantar grandes surtidores, pero siendo recibidos con tal animosidad que dos de ellos, dejando una negra estela de humo, se estrellaron sobre el fiordo.

En el momento en el que los cuatro destructores alemanes entraban en el fiordo de Herjangs, empezaron a salir de Narvik, tras levantar presión en sus calderas, los dos destructores que quedaban. Primero el Giese, navegando muy despacio debido a los daños en sus máquinas, que resultó inmediatamente alcanzado y quedó al garete, convertido en una verdadera hoguera, y luego el Thiele, que se unió a los que se dirigían hacia el Nordeste. Sin embargo, los proyectiles se iban acabando en los pañoles de los buques alemanes y en cuanto se agotaron en cuatro de ellos, todos arrumbaron al fiordo de Rombaken, como había sido previsto, para embarrancar y salvar a las tripulaciones.

Entonces fue alcanzado el Kunne, tan gravemente que tuvo que dirigirse directamente a la orilla para varar, recibiendo luego un torpedo del destructor inglés Eskimo. Los destructores Zenker, Lüdemman, Arnim y Thiele desaparecieron de la vista de los británicos y se hizo una pausa en el combate, mientras el Giese seguía ardiendo y su tripulación lo abandonaba, lanzándose al agua por ambas bandas. El Cossack y el Foxhound se dirigieron a Narvik, para atacar al único buque alemán que quedaba dentro del puerto, mientras otros cuatro destructores ingleses perseguían al enemigo hacia el fiordo de Rombaken.

Los del Cossack, que va en cabeza, saben donde se encuentra amarrado el Roeder, y a bordo de este, los dos cañones de proa apuntan hacia la entrada del puerto. La punta de Ankenes desfila rápida por el costado de estribor del destructor inglés, y súbitamente los enemigos se avistan a dos mil metros, abriendo fuego de forma simultánea. Los ocho cañones del Cossack fallan el tiro, quedando cortos, pero no el de los alemanes. Un proyectil explota en la cámara de suboficiales del Cossack, matando o hiriendo a la mayor parte de la sección de municionamiento que tiene su puesto allí, y otro estalla en el sollado situado debajo, inutilizando los ascensores de los dos montajes de proa de 120 mm, cuyos sirvientes tienen que recirrir a los proyectiles de las cajas de emergencia. También resultaron heridos varios artilleros del montaje “B”.

Pese a todo, los alemanes sólo pudieron disparar tres o cuatro salvas, antes de irse a pique debido a los torpedos lanzados por los británicos, pero el resultado de las mismas tuvo graves consecuencias en el Cossack. Una granada estalló en la cámara de calderas de proa, matando a todos los fogoneros y seccionando las guardas del servomotor de gobierno, con lo que el buque quedó al garete. Otro proyectil dejó sin corriente eléctrica los circuitos de la dirección de tiro, y otro más hizo explosión junto a la chimenea, acribillando el puente con metralla. Mientras, el buque siguió navegando a gran velocidad por el puerto sin abordar, milagrosamente a ninguno de los mercantes allí fondeado. Los telégrafos de máquinas se pusieron en “Atrás Toda”, pero no reaccionaron, y el buque, a casi doce nudos, embarrancó en la parte sur de la ensenada de Narvik.

Todos los intentos de reflotarlo fallaron por el momento, y de pronto se produjo un gran estampido a pocos metros del inmovilizado Cossack, levantando una catarata de agua y fango. Los ingleses pensaron que se trataba de un bombardeo y dieron la alarma aérea. Pero fuera del puerto, el Kimberley parpadeaba por semáforo: “Sorry”. Un torpedo lanzado contra el abandonado Giese había estado a punto de alcanzar al Cossack. Finalmente, el destructor británico conseguirá volver a flote con la pleamar y llegar renqueando a Inglaterra.

De los cuatro destructores alemanes que se habían refugiado en el fiordo de Rombaken, un brazo de mar de diez millas, a tres no les quedaban ni torpedos ni proyectiles a bordo. Sus dotaciones los vararon en las piedras del fondo del fiordo y dejando los cebos de las cargas de demolición prendidos, vadearon como pudieron las frías aguas hasta tierra, desde donde pudieron contemplar como sus queridos buques se estremecían y destrozaban, víctimas de sus propias cargas.

Pero ya que los alemanes no podían defenderlos, debían evitar que cayesen en manos enemigas, aún a costa del doloroso sacrificio. Los marinos emprenden el camino hacía Narvik, donde seguirán combatiendo durante mucho tiempo: hasta el 10 de Junio.

Pero el Thiele, último destructor salido de Narvik, aún le quedaba un torpedo y algunas municiones, y su comandante piensa que no es cosa de desperdiciarlas, así que al pasar, en último lugar por el estrecho de Straumen, deja caer al agua algunas boyas fumígenas y continúa navegando fiordo adentro, hasta unos cuatro mil metros de distancia. Allí quedó inmóvil, atravesado al fiordo, al acecho, en espera de lo que surja de la tupida cortina de humo.

Los británicos no pueden ver lo que hay al otro lado de Straumen, que también ha entrado en el fiordo de Rombaken, catapulta uno de sus aviones, cuyo observador informa que hay tres destructores enemigos varados al fondo del fiordo y que otro de mantiene parado a cierta distancia de los primeros. El almirante ordena a los destructores que entren en el último tramo de fiordo, y con el Eskimo en cabeza, se aproximan con cautela y atraviesan la cortina de humo.

Tan pronto surge la afilada proa del Eskimo, los alemanes abren fuego con todas sus piezas y lanzan su último torpedo. A los tres minutos de violento cañoneo por ambas partes, el artefacto submarino vuela la proa del destructor inglés, matando a todos los sirvientes del montaje “A” de 120 mm y a varios hombres del servicio de municionamiento. Delante del puente del destructor británico sólo queda, en precario, el montaje “B”. El resto es un amasijo de hierros que se ha hundido en el agua pero que de alguna manera quedó colgando del buque, y cuando este retrocede sobre el estrecho de Straumen, marcha atrás, la destrozada proa toca fondo y lo inmoviliza. Allí quedaría hasta la pleamar de madrugada.

Los otros tres destructores ingleses también han atravesado la nube de humo, uno de ellos navegando de popa, ya que tiene los montajes proeles inutilizados por los impactos alemanes, y tras unos minutos más de duelo artillero, el Thiele se queda sin municiones. Ha sido alcanzado varias veces y tiene varios incendios. Era el último de los diez destructores que tan sólo cinco días antes entraron en Narvik, al mando del comodoro Bonte, que quedaba a flote. Su comandante pone las dos máquinas en avante toda y lo embarranca contra la rocosa orilla meridional del fiordo. Su dotación lo abandona entre el estallido de las granadas enemigas.

Aquella misma tarde, en vista del duelo que se entabla entre el inmovilizado Cossack y los soldados alemanes, y puesto que los ingleses tiran sin contemplaciones sobre cualquier punto sospechoso, la población de Narvik abandona en masa la ciudad, cerrándose el último acto del drama naval de Narvik.”

Gracias por vuestra paciencia. Saludos a todos!

Todo el texto está extraido de: Luis de la Sierra, La guerra naval en el Atlántico (Ed. Juventud, 1974).
"... and They shall know no fear"

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8931
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Batalla de Narvik

Mensajepor José Luis » Mié Nov 26, 2008 1:28 pm

¡Hola a todos!

Marneus Calgar escribió:Gracias por vuestra paciencia. Saludos a todos!


Gracias a ti por tu esfuerzo y por compartir el texto.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8689
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Batalla de Narvik

Mensajepor Eriol » Mié Nov 26, 2008 7:10 pm

en efecto graciasa ti por traernos este texto.
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7256
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Batalla de Narvik

Mensajepor tigre » Sab Nov 29, 2008 12:32 pm

Hola Marneus :-D; gran trabajo viejo, solamente querría discutir un punto.....este:

Un avión catapultado por el Warspite proporcionó al almirante inglés una información de la mayor importancia. No sólo detectó al destructor alemán de vigilancia, el Kunne, al escondido Koellner y al Roeder, que cubría la entrada del puerto de Narvik, sino que descubrió al submarino U-64 fondeado en el fiordo de Herjangs y lo hundió con bombas. Sería el primer submarino alemán en irse a pique a consecuencia de un ataque aéreo.
esto sucedió en Abril de 1940........

porque tengo entendido que el U-31 había sido hundido con anterioridad............

El U-31 resultó hundido el 11 de Marzo de 1940 cuando fue atacado en Jadebusen por un avión Bristol Blenheim de la RAF pereciendo sus 58 tripulantes (incluídos 8 trabajadores del astillero que estaban realizando pruebas a bordo).viewtopic.php?f=60&t=8944


Gracias y saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
Marneus Calgar
Usuario
Usuario
Mensajes: 29
Registrado: Mié Oct 29, 2008 8:21 am

Batalla de Narvik

Mensajepor Marneus Calgar » Lun Dic 01, 2008 8:55 am

Gracias por la aclaración Tigre.

Efectivamente, el 11 de marzo de 1940, mientras realizaba unas pruebas con su tripulación y personal del astillero en la Bahía de Jade (mar del Norte) en aguas poco profundas, el U-31 fue localizado por aviones del segundo grupo de bombardeo de la RAF. Los Blenheim atacaron con 4 bombas antisubmarinas, y se observaron dos impactos. El buque, desapareció en medio de una gran mancha de aceite en la posición. Fallecieron 58 tripulantes, incluidos varios trabajadores de los astilleros. No hubo supervivientes.

En cuanto al U-64, ya conocemos su final en Narvik, donde murieron 8 tripulantes, siendo rescatados el resto por las tropas de montaña de Dietl. Como dato curioso, apuntar que los supervivientes adoptaron el "Edelwiss" como tributo de reconocimiento a sus rescatadores (el U-124 también lo llevaba en su torreta, aunque esto sea salirse del topic).

Recapitulando, me imagino que Luis de la Sierra al afirmar que el U-64 fue el primer submarino hundido por la aviación enemiga, se debe referir a que lo fue en una zona de combate.

Saludos a todos.
"... and They shall know no fear"

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7256
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Batalla de Narvik

Mensajepor tigre » Lun Dic 01, 2008 11:12 pm

Hola Marneus :-D; gracias por las aclaraciones y visto de esa manera ( primer sumergible hundido en zona de operaciones) le doy por buena al autor. Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
kikke2
Usuario
Usuario
Mensajes: 24
Registrado: Vie Feb 20, 2009 8:36 am

Batalla de Narvik

Mensajepor kikke2 » Mié Ago 26, 2009 6:43 am

Que fascinante historia la de narvik....hablando de eso nadie tiene el libro "La Batalla De Narvik" de Jean Mabire? asi nos transcribe algunos fragmentos que al parecer son muy buenos y muy fieles a la realidad? :oops:

Le estaria muy agradecido :)

PD: Increible post...a favoritos y mas tarde lo termino de leer :)

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1473
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Batalla de Narvik

Mensajepor Schwerpunkt » Vie Nov 12, 2010 12:13 am

El principal resultado paradójico de la victoria de Narvik, fue que los alemanes se encontraron dueños de Noruega. Esto que a priori parecía una buena victoria se convertiría a la larga en un lastre para el esfuerzo bélico alemán. Por un lado se aseguró el suministro de mineral de hierro y se aseguró una serie de bases para sus fuerzas aéreas y navales para hostigar al Reino Unido. Pero era una apariencia engañosa porque se habían originado una serie de circunstancias muy negativas para los alemanes. En primer lugar la pérdida de gran parte de su magra flota naval, en segundo se encontraron que había que guarnicionar 2.000 km de agreste costa noruega. Durante gran parte de la guerra la Wehrmacht mantendría entre 250-400.000 hombres en el país escandinavo. Y finalmente desde el punto de vista económico la potencia ocupante se vió obligada a mantener un país que era deficitario en prácticamente todos los materiales y productos desde carbón hasta alimentos sin que aportara casi nada al esfuerzo bélico alemán.

En suma, fue una victoria bastante ruinosa desde el punto de vista económico y militar cuya consecuencia mas positiva fue el control del suministro de mineral de hierro sueco durante prácticamente toda la guerra.

Por otra parte las bases navales y aéreas adquiridas en la guerra aeronaval contra Inglaterra eran de importancia muy secundaria frente a las francesas.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7256
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Batalla de Narvik

Mensajepor tigre » Vie Jun 10, 2016 4:09 am

Hola a todos :-D; un breve complemento......................................

Fallschirmtruppe en Narvik 1940.

Tras la reconquista de Narvik por parte de los aliados, las tropas del General Dietl se replegaron al este y allí ocuparon posiciones defensivas. El Alto Mando alemán decidido a recuperar la iniciativa montó una nueva operación para reforzar a los cazadores de montaña mediante el lanzamiento de paracaidistas. Soldados voluntarios de las 1. y 2./GJR 137 tomaron un curso acelerado de ocho saltos debido a que las tropas paracaidistas estaban empeñadas en Holanda. Al mismo tiempo reclutas conformaron una nueva 1./FJR 1 en Stendal y fueron trasladados a Noruega donde se unieron a los veteranos de la vieja 1./FJR 1, estas tropas constituyeron el primer grupo de salto sobre Narvik. El 19 de mayo de 1940 los restos del I./ FJR 1 regresaron a Stendal desde Holanda y se pusieron en marcha hacia Noruega el 24 de mayo de 1940.

Durante todo el período los paracaidistas fueron lanzados en Björnfell, al este de Narvik según el siguiente cronograma:

14 de mayo de 1940 partes de la 1./Fsch.Jg.Reg.1
16 de mayo de 1940 partes de la 1./Fsch.Jg.Reg.1
18 de mayo de 1940 resto de la 1./Fsch.Jg.Reg.1
23 de mayo de 1940 2./Geb.Jg.Reg. 137
25 de mayo de 1940 1./Geb.Jg.Reg. 137
26 de mayo de 1940 partes de la 2./Fsch.Jg.Reg.1
28 de mayo de 1940 partes de la 3./Fsch.Jg.Reg.1
29 de mayo de 1940 Partes de las 3. y 4./Fsch.Jg.Reg.1
02 de junio de 1940 2 pelotones Fsch.Jg
07 de junio de 1940 1 pelotón de la 2./Fsch.Jg.Reg.1 (con el Oberst Meindl a bordo, todavía como comandante del GAR 112).

De los 760 paracaidistas enviados a Noruega, sólo 375 saltaron sobre Narvik (el mal tiempo impidió el transporte aéreo de todos los Fallschirmjägers) y junto a los 164 paracaidistas de la 1./ FJR 1 sumaron 539 hombres que vieron acción en esta batalla.

Imagen
Regreso de Narvik (paracaidistas a bordo)....................................................................

Fuentes: Deutsche Falschirmjager im Zweiten Weltkrieg.
Bildchronik der Fallschirmtruppe 1935-45.
http://www.zeughaus-braun.de/militarwis ... ng-septe-1
http://forum.militaria-sammlergemeinsch ... n-Norwegen

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.


Volver a “Frente occidental”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados