pub01.jpg

La guerra en Canada

La vida cotidiana en los países aliados

Moderador: Grossman

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Mié Ene 22, 2014 3:10 am

Joan B. Cullá nos presenta el primer capitulo de la trilogía La guerra en Canada en color. La primera parte se llama Rumores de Guerra.
Una serie producida en el 2004 titulada la guerra en Canada en color.

Dominio prácticamente independiente en el Imperio Británico, Canada conoce a partir de 1930 el severo impacto de la gran depresión y para combatirla una versión local del new deal norteamericano; en todo caso, y aunque los años 30 sean difíciles, los canadienses están muy lejos de la crisis europea y muy poco sensibles a la amenaza de Hitler. La visita de Jorge VI y la reina Elisabeth en mayo de 1939 es justamente una operación propagandística destinada a estrechar los lazos sentimentales con la vieja metropolí ante los rumores de guerra cada vez más intensos.

El conflicto bélico estalla el 1° de setiembre y el día 10 el parlamento de Canada, después de un breve debate, declara la guerra a Alemania. El país esta falto de preparación: el ejército permanente tiene 10 000 hombres y la artillerí tiene munición par 90 minutos de fuego. De fora que el primer ministro liberal Mackenzie King, que estaba al frente de gobierno desde 1921, con una interrupción de cinco años, ha de poner a los canadienses a trabajar.

La contribución de Canda al esfuerzo bélico de guerra de los aliados tiene diversas facetas. Por una parte, la geografía del país y su potencia económico lo convierten en una gran base logística productora de alimentos y municiones para Gran Bretaña. Además, Canda es el centro de entrenamiento de 50 000 aviadores de toda la Commonweath y acoge a algunos miles de niños para protegerlos de los bombardeos. Por último esta la movilización militar: En 1941 unos 300 000 canadienses y se han alistado a las fuerzas armadas y reciben preparación para el combate.. La entrada en acción es, en estos primeros años, simbólica. Desde la primavera de 1940, las primeras unidades canadienses llegan a Gran Bretaña sólo para continuar entrenamiento y a lo largo de 1941 algunos contingentes son enviados a las colonias británicas del Extremo Oriente como Hong--Kong y Singapur aún en paz. Serán estos últimos en participar de verdad en la guerra y en conocer la derrota frente al ataque japonés de diciembre de 1941.

En julio de 1936, 18 años después de l guerra mundial, 100 000 personas, entre ellas casi 6 000 canadienses, se empiezan a reunir en una colina del norte de Francia, han hecho este viaje tan largo para rendir homenaje a las 60 000 vidas canadienses que se perdieron el guerra que había de poner fin a todas las guerras. Uno de los asistentes es Walter Prussik, un veterano de Toronto que filma la inauguración del monumento en Vimy con su cámara doméstica . A su lado, su esposa Ruby hace una anotación en su diario: " Hemos subido arriba de la colina donde esta el monumento y que vista más extraordinaria nos hemos encontrado. No se puede describir con palabras: a nuestro alrededor vemos las trincheras que se han conservado, toda la colina esta repleta de bombas y cráteres de minas. No nos podemos quitar de la cabeza el pensamiento de esta tierra empapada de sangre"-

En el otro lado del océano, de lo último que quieren hablar los canadienses es del triste recuerdo de la guerra. Lo que quieren es que la vida continué. Pero para la mayoría, continuar viviendo no es nada fácil por culpa de la crisis económica de la historia del país. Son los odiosos años 30.

" Estimado señor, le escribo para cer si con su ayuda consigo un trabajo, y por fin, después de un periodo de más de dos años, me puedo mantener., corro el peligro de morirme de hambre."

" Señor Primer Ministro, con toda la humildad aprovecho la oportunidad de esta carta, para pedirle si se pudiese hacer cargo de este pedido de ropa interior, mi marido tiene neuritis tanto en los brazos como en la espalda, y a veces le hace mucho daño, me gustaría..."

" Antes de deshonrar mi familia, mi persona o mi Dios, me ahogaré y..."

" Si usted no puede no que más puedo hacer"

Para poner freno a la inquietud de hombres solteros sin trabajo el gobierno establece unas ayudas económicas y proyectos para mantener estos hombres ocupados más conocidos como campos de ayuda.

Mientras recorre Europa, Melvin Welvin un agente de viajes de Ontario filma unas imágenes idílicas en Alemania. Don Dankin, un canadiense de 21 años, que acaba de salir de la universidad de Manitoba, escribe a su hermano en Winnipeg y le habla de la euforia que recorre Alemnia:

" Los jóvenes se saludan los unos a los otros con un grito de Heil Hitler y apoyan con entusiasmo al nacionalsocialismo, pero al miso tiempo ignoran el desarrollo y las ideologías políticas actuales. La Alemania moderna tiene dos caras, para un observador exterior que no sepa alemán todo es fabuloso; cuando vuelva a casa ya te explicare como es la otra cara"

continuará

Avatar de Usuario
Antonio Machado
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5048
Registrado: Mié Ago 03, 2011 3:40 pm
Ubicación: Nueva York, E.E.U.U.

Re: La guerra en Canada

Mensajepor Antonio Machado » Mié Ene 22, 2014 4:18 am

Hola Pastelsjl, estimado amigo !


Excelente el tema del Hilo que has comenzando, gracias por compartir.


Muy conmovedoras los fragmentos de las cartas que has incluído: esos pobres soldados pasaron del infierno de la guerra a la desesperación del desempleo.


Muy buena la última frase: "La Alemania moderna tiene dos caras: para un observador exterior que no sepa alemán todo es fabuloso; cuando vuelva a casa ya te explicaré cómo es la otra..."


Dice Joan B. Cullá cuántos canadienses quedaron encerrados en Dunkerque ? mi búsqueda en la Internet ha sido infructuosa. Entiendo que además de los que estaban en Dunkerque, había varios miles de soldados canadienses en las playas de Inglaterra, esperando ser trasladados a Francia, cuando ocurrió ese desastre militar de la Fuerza Expedicionaria Británica.


Por supuesto que me estoy suscribiendo al Hilo.



Saludos cordiales desde Nueva York,


Antonio Machado :sgm65:
Imagen
ImagenImagenImagen

Con el Holocausto Nazi en contra de la Raza Judía la inhumanidad sobrepasó a la humanidad.

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Mié Ene 22, 2014 6:03 pm

Espera Antonio el hilo es muy largo dura tres horas y hay datos entre las informaciones y las cartas. Ahí estara. Recuerdo que decían que la operación fue muy mal planificada t daban el número de fallecidos en Dunkerque

Me alegro que os guste el hilo

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Mié Ene 22, 2014 7:30 pm

Espera Antonio el hilo es muy largo dura tres horas y hay datos entre las informaciones y las cartas. Ahí estara. Recuerdo que decían que la operación fue muy mal planificada t daban el número de fallecidos en Dunkerque

Me alegro que os guste el hilo



Estos cambios positivos es justamente lo que Hitler quiere que vea el resto del mundo cuando su país acoge los Juegos Olimpicos de 1936.
Con todo, el mundo observando, no se habla de los odiosos judíos. Ni una palabra sobre la dominación del mundo. Pero no todo el mundo se deja llevar por la puesta en escena. Desde la tribuna, Mathew Hilton, corresponsal del Toronto star, más adelante una de las voces de la guerra en la Canadian Broadcasting Corpoation ve a los nazis tal como son:

" Hitler, Himmler, Goering, Goebbles, Hess, cuando ocupan sus asientos de honor en el estadio, el mundo se convierte en un momento en un mar de brazos estirados y un grito escalofriante de Heil, heil, heil, a veces parece que la nostalgia sádica que ya ha reconquistado Alemania se extiende por toda Europa, como si las personas padeciesen un cáncer que les hiciese tener sed de sangre y muerte."

A pesar de las observaciones de Milton el mundo da la espalda al ascenso de los nazis. Don Danken escribe a su casa:

" 14 de agosto de 1937. Me parece que ya he entendido el punto de vista alemán. Para ellos lo más importante es: hemos recuperado el prestigio, todos tenemos trabajo y comida ¿ Porque no hemos de seguir a nuestro líder ? No he estado en ninguna casa, dormitorio, restaurante o hotel donde no hubiese una foto del Adolf."

Las observaciones de Don Danken y de muchos otros no consiguen provocar una respuesta de las democracias mundiales. Sin dinero y agotadas por la guerra. Inglaterra y Francia se ven obligadas a apartarse y observar como el poder nazi se descontrola.

Volvamos a Canada, A finales de los años 30 el país esta más preocupado por recuperar la economía. Una de las respuestas es la construcción de la primera autopista de cuatro carriles de Canada: la autopista de la reina Elisabeth. La obrase acaba justo a tiempo para la visita del rey y la reina en mayo de 1939. Organizada por los oficiales británicos para obtener el apoyo de la guerra que se acerca, la visita marca la primera vez que un monarca reinante pone los pies en Canada... y para los canadienses es un enamoramiento a primera vista. Para un país que esta desesperado para encontrar un motivo de celebración, la llegada del rey
Jorge VI y la reina Elisabeth es la excusa perfecta para tirar la casa por la ventana. En todo el país millones de personas se alinean a lo largo de las calles:

Vera Collingswear. Calgary: " El recorrido real me interesó mucho desde un principio; pero yo creía que eso era un cuento de hadas y no podía ser verdad, pero parece que las hadas hicieron una reunión secreta y votaron que si".

Willian Cook. Winnipeg. 24 de mayo de 1939. " He visto a la reina y estoy tan emocionada que casi no puedo escribir. Ya nos habían llegado descripciones de Su Majestad del este del país, pero ninguna le hace justicia. Es tan humana, tan encantadora y tan natural, no es sólo la reina, sino una mujer, una mujer encantadora"

Mientras la pareja avanza por las calles, el rey se para y habla con veteranos de la primera guerra mundial. Uno de ellos es Carlie Christian, el único soldado canadiense que perdió los dos brazos y las dos piernas y sobrevivió a la Gran Guerra.

Mientras los canadienses están de celebración la bestia de Hitler ha salido de la jaula. Los nazis amplían Alemania haciendo chantaje a sus vecinos para que les cedan el territorio o si eso no funciona con la agresión directa.

El 1 de setiembre de 1939 después de tragarse Austria y Checoslovaquia. avanza hacia Polonia. El mundo ya no puede seguir disimulando. Dos Días después Francia e Inglaterra declaran la guerra a Alemania

Desde Montreal Percy Jacobson refleja la locura del mundo:

" Ya hace años que las personas normales y corrientes de todos los países del mundo recibíamos advertencias de nuestros profetas, pero no hicimos nada, hemos estado esperando que cayese el golpe fatal, ahora ya cayó y Dios sabe cuando acabará esta locura"

El 10 de setiembre de 1939, una semana después de la declaración de guerra de Inglaterra y Francia, William Lion Mackenzie King, el primer ministro canadiense obtiene el apoyo del parlamenmto parasumarse al apoyo bélico. En nombre del Canada, el rey Jorge Vi declara la guerra a Alemania:

" El rey, dirigiéndose a sus súbditos ingleses y de ultramar han hecho un llamamiento a todos para que hagan suya la causa de la libertad que ha emprendido Inglaterra. Canada ya ha respondido al llamamiento."

Señora Hawkins. Presidenta nacional del orden de las hijas del rey: " Hemos entrado en un tunel muy largo y oscuro pero sabemos que al final hay luz. Nos toca hacer muchos sacrificios y las que somos madres temblamos ante lo que nos depara el destino".

En Montreal, Percy Jacobson decide hacer un diario de la guerra y hace una anotación cada día que dura el conflicto:

" Estas son algunas de las afirmaciones que se oyen por las calles. Será una guerra muy corta, será una guerra muy larga, es mejor ahora que después... esta tarde he visto un perro muerto al borde de la carretera, pronto habrá millones de personas así en todas las carreteras del mundo."

continuara

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Mié Ene 22, 2014 10:03 pm

En 1939 con la guerra declarada a Alemania, un repartidor de leche de Hamilton, Ontario, utiliza su cámara doméstica para filmar un cuento aleccionador sobre la guerra. La película se alimenta directamente del miedo de los otros.. Más tarde, Ed Clark dejará el negocio de la leche para hecer películas de entrenamiento para las fuerzas canadienses.

Con una fuerza militar en tiempo de paz de tan sólo 10 000 soldados marineros y aviadores, el primer ministro Macjenzie King hace un llamamiento a los hijos de Canada:

" El gobierno pone en marcha la ley de medidas de guerra para defender los destacamentos, el territorio y los ciudadanos. Como ya se ha hecho público, la milicia del Canada, los servicios navales y las fuerzas aéreas ya están en servicio activo".

" Estos días hace un tiempo variable, pero hoy hace un buen día. Mi padre y yo hemos subido al tejado del granero --- relata Don Macfee --- para clavar planchas de madera rápidamente.

Ken Kanning ha subido por la escalera de mano y ha dicho que miraría de alistarse en las fuerzas aéreas canadienses y me preguntó si quería ir con él.. Le dije que no creía que tuviese los estudios necesarios, pero como me tendré que alistar en algún sitio, igual iré".

" El oficial de reclutamiento quería saber si había bebido.; me ha dicho que fuese a casa --- relata Donald J Rotcher de Toronto. Ontario. --- y volviese mañana si continuaba teniendo buenas intenciones."

" Mi hermano Jimmy y yo hemos ido a Nerveil con el chevrolet del 29, he poasado la revisión médica y me ha preguntado si acertaría un conejo corriendo y se han tragado la mentira que les conté. Necesitan artilleros aéreos a toda costa " afirma Mascfee.

Con ganas de huir de las filas del paro, miles de hombres responden a la necesidad de voluntarios, y miles más afortunados de tener trabajo lo abandonan patrioticamente y también se alistan. En Vermont, en la Columbia británica comienza el entrenamiento. En Quebeq el real regimiento de Montreal queda inundado de solicitudes. Sólo en el primer día de reclutamiento ya se han alistado 58 000 canadienses: más de diez veces la cifra del ejército regular canadiense antes de la guerra. Pero aún hace falta más y hay mucha gente que se pregunta si con los voluntarios será suficiente para llenar ese vacío. En la cuestión de obligar a luchar en Europa, Canada no tiene una opinión unánime. En Qyebecq, los canadienses francófonos, aunque no están en contra de la guerra, se oponen con fuerza a la idea del reclutamiento forzoso. En todo el país, los canadienses intervienen en el debate. Ha babla el honorable Ernest Lapoire ministro de justicia:

" Me parece que hay dos opiniones opuestas extremas que se abrían de evitar para que no se llegue a la desunión de los canadienses. La provincia de Quebecq no aceptara el servicio obligatorio fuera de Canada; estoy autorizado por mis colegas de la provincia de Quebecq a decir que no participaremos en un gobierno que intente imponer el reclutamiento.".

The Quebecq Chronicle. 11 de setiembre de 1939. Editorial : Por el honor del Canada confesamos que estamos contentos de declarar la guerra a Alemania

Norma Slow. Montreal "Aquí hay mucha población 1 250 000, pero hay una gran proporción que no llevan el uniforme y parece que no les importe que haya una guerra. Parece que piensen..."

Claude Chatillon, 1 de diciembre de 1939: " Un grupo de amigos hemos tomado la decisión de alistarnos. En Europa pasa una cosa que me golpea: es una realidad que no podemos ignorar más, por encimade todo es una guerra de ideas, de libertades, de derechos, sin discriminación de origen, edad o color"-.

Debatas aparte Canada ha de empezar el reclutamiento de la leva de 1917 y por todo el país aparecen campamentos. Canada no esta preparado para la guerra y se nota.

Red Roigh. Montañeses de Keith Bretton: " Aquí hay representantes de casi todas las unidades del Canada irlandeses, unidades escocesas, hombres del cuerpo de caballería, guardias a pié, guardias granaderos, cazadores ligeros, el cuerpo de tanques, ingenieros, artillería, cuerpo médico..."

Harold Keller. 5° División acorazada canadiense. 2° escuadrón. Cuartel General: El otro día hicimos un ejercicio con respiradores artigas y nos hicieron correr con las mascaras puestas; al principio nos costaba mucho, pero ahora ya nos hemos acostumbrado y es divertido".

" Hemos hecho practicas de rifle. He disparado cinco disparos arrodillado y después ge ido a la diana a ver como lo había hecho. Había diez agujeros --- cuenta Macfee --- o sea que lo he hecho muy bien".

Después de un día muy duro de entrenamiento, los soldados tratan de recuperarse en el ejercito nacional de salvación. Además de proyectar películas, los centros organizan conciertos y encuentros deportivos. Proporcionan libros y material de papelería para escribir a casa- El centro de guerra de salvación, un remedio perfecto para la soledad, ofrece un hogar temporal fuera de casa.

continuara

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Jue Ene 23, 2014 7:20 pm

Algunos soldados como Asher de Montreral fustrados por el aburrimiento de los entrenamientos y el descanso tienen ganas de cruzar el mar para ir a luchar:

" Querido padre: Aquí no hacemos nada, salvo comer, dormir y jugar al billar. El viernes bos dieron pase de 48 horas y a las cinco nos lo anularon. Pensamos que había llegado la hora pero aún estamos aquí. Creo que aquí no hay nadie que se aclare ". Maw Ashee. Real fuerza aérea canadiense.

Al principio de la guerra, Inglaterra llega a la conclusión de que la distancia que el enemigo se encuentra del canada y el tamaño del país lo convierten en un buen lugar para entrenar a las tripulaciones aéreas de la Commonwealth. Mackenxie King lo acepta y así nace el plan de entrenamiento de la Commonwelth.. A lo largo de la guerra en las bases que hay a lo largo del país se entrenaran unos
130 000 aviadores. La mitad del Canada y el resto de todo el mundo. Esta será una de las principales contribuciones de Canada en toda la guerra.

Jack Morris Stires,. Londres . Ontario. " Querida madre. Esta mañana he volado por primera vez, ha sido fabuloso. Nos hemos puesto todos el equipo de aviador. Ojala me hubieses visto.. Si nos mareábamos teníamos que coger unas bolsas de papel y en vez de tirarlas encima de unos pobres fieles a la entrada de misa las teníamos que guardar y después lanzarlas a la basura. Hemos comenzado a volar a unos 900 metros, como no me quería marear empecé a fijarme en cosas. Tu querido hijo que no se ha mareado. Jack ".

Tripulante Beight: " Tengo unos de los mejores instructores de la base, un antiguo estudiante de vuelo de la marina de los Estados Unidos; es bueno pero inflexible y a menudo teníamos diferencias de opinión. La principal diferencia es la forma de aterrizar: él tiene la ridícula idea que tenemos que aterrizar suavemente con el mínimo de botes, mis aterrizajes son mucho más elegantes. Nos acercamos rugiendo a la pista, bajamos de golpe, votamos siete u ocho veces y al final nos paramos. El instructor reniega, salta arriba y abajo, en la cabina posterior y de vez en cuando me da un golpe en la nuca.".

En 1940, después de que Alemania ocupe Noruega, unos cuantos noruegos de las fuerzas aéreas noruegas huyen al Canada para entrenar pilotos. La princesa Margarita de Noruega esta allí para bautizar los aviones proporcionados por la fuerza aérea canadiense. Como no pueden recibir correspondencia de sus familiares quese quedaron en Noruega están encantados de recibir cartas de amigos estadounidenses y canadienses, También resultan agradables los inviernos de Canada que permiten que los hombres se diviertan y entrenen como en su país.

Pero los noruegos no son los únicos que aprovechan el invierno canadiense. Entre ejercicios de vuelo, los reclutas neozelandeses descubren como es la vida en Canada... y el último día devuelven el favor ofreciendo una muestra de la cultura maorí de su país.

Ahora que se acerca la partida las familias afrontan la inevitable separación RowLAND Reaning del regimiento canadiense escocés fila estos preciosos momentos con su familia; pero para algunos soldados la separación será de seis años.

En un intento por preservar el curso normal de la vida, muchos como Baxter Ritchie de Quebecq, se casan con sus novias. Durante los meses siguientes un flujo constante de canadienses se embarcan hacia el otro lado del océano. En Montreal, Percy Jacobson, un vendedor de muebles, evoca en su diario de la guerra, los pensamientos sobre su hijo Joe: " Él mismo habrá de decidir cual considera que es su deber con respecto a la guerra. Es un buen chico. Me sabe mal porque elija lo que elija le resultara muy difícil.

Percy Jacobson recibe una llamada desde la costa oriental de Canada:

" Ha llamado Joe desde Nueva Escocia, todos sabíamos que significaba esto, que estaban a punto de embarcarse pero él no puede hablar, su madre cogió el supletorio de arriba de arriba y después de decirnos las banalidades habituales le hemos deseado buena suerte. Lo que le hubiese querido decir es que Dios te bendiga, hijo. Haz bien tu trabajo y vuelve con nosotros sano y salvo de cuerpo y cabeza ".

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Jue Ene 23, 2014 10:19 pm

Mientras los transportes de tropas surcan las aguas saladas del Atlántico Europa esta en llamas. En un pequeño pueblo de Polonia se ha puesto en marcha el plan de Hitler para resolver la cuestión judía:

" En cumplimiento del parágrafo 1 del edicto del fuhrer, el canciller del Reich: sobre la administración de los territorios polacos ocupados, todos los judíos que tengan más de diez años tendrán que llevar en la manga derecha de las ropas exterior y interior, una banda blanca de diez centímetros de ancho como mínimo con la estrella de David. El incumplimiento sera castigado con prisión".

En Canada son pocos los rumores de la persecución de judíos que tiene lugar en los lugares más oscuros de Europa.

Algunos de los primeros soldados que hacen la travesía hasta las costas inglesas son los miembros del 48° regimiento de montañeses de Toronto que tienen el mal nombre de chicos elegantes. A bordo hay mucha animación.. Muy pocos son conscientes de los peligros que les esperan en los próximos años. Uno de los chicos elegantes es Jordi Wilt de Toronto:

" Reina, esta es la tercera carta que te escribo hoy; debes pensar que me paso el día sin hacer nada, pero es que hoy he tenido mucho tiempo libre, ahora ya es de noche. Jordi".

La llegada a territorio británico resulta decepcionante para las tropas canadienses. Con el asentamiento de los alemanes en Polonia muchos empiezan a denominar el conflicto la falsa guerra. Los canadienses no tienen mucho que hacer aparte de entrenarse y jugar.

" Londres. 8 de marzo de 1941. Los ingleses se portan muy bien, son muy atentos y siempre están dispuestos a ayudarnos en lo que sea. Eso del té de las cuatro es una idea buenísima , parece que se pasen todo el día comiendo. Es como si saliesen cada día a las cuatro para hacer una coca cola. Maw Asher. Real Fuerza Aérea de Canada.

Teniente Jordi Willt. 48° Regimiento de montañeses del Canada. Inglaterra. " Esta tarde tocaba deportes. Se ha reunido todo un regimiento y ha sido muy bonito pero eso no pasa mucho últimamente. Las compañías están muy alejadas muy lejos unas de otras y nos vemos muy poco".

Denis Taylor. Primera unidad de artillería. Inglaterra. " El país esta muy bien representado. Aquí están todas las provincias y muchas lenguas y razas. Me sorprende la edad de muchos compañeros. Muchos tienen menos de veinte años .

Los soldados canadienses de una base de Inglaterra recibe la orden de prepararse para una inspección. Se les dice que se comporten con la máxima corrección y que se lustren todos los botones y los zapatos. Los hombres se colocan en su lugar y esperan la llegada de dos visitantes muy especiales: el rey y la reina. Como ya paso en Canada, la pareja real causa una buena impresión. Inspecciones como esta se hacen en toda Inglaterra, para los soldados es un recordatorio que luchan por la Commonwelth... y por todo lo que representa.

Charles Stacy: "Fue un día muy bonito y todo el mundo desde el rey y la reina hacia abajo se lo paso muy bien. La reina tiene el mismo éxito aquí con los chicos que el que tuvo en Canada antes de la guerra. Los chicos le sonríen mientras recorre la formación y ella le devuelve la sonrisa ".

En mayo de 1940 la calma de la falsa guerra se rompe cuando los alemanes irrumpen en los Países Bajos y Francia. Los defensores británicos y franceses se ven empujados hacia las frías aguas del Canal de la Mancha hacia Dunkerque, 300 000 soldados británicos y franceses necesitan ayuda. Pero la Royal Navy no tiene suficientes barcos para hacerlo. Se hace un llamamiento a todos los barcos del país sea cual sea su estado... y como un milagro casi todos los 300 000 soldados pueden volver sanos y salvos a Inglaterra transportados por " las brigadas de las bañeras "La evacuación Dunquerque se convierte en una de las misiones de rescate más importantes de la historia.

Norman Battersfield: " Estos cuatro días lo hemos pasado muy mal mientras evacuábamos tropas británicas francesas y belgas de Dunquerque. Había sangre por todos los sitios. Vi a un soldado británico con la cabeza que le colgaba..."

Trágicamente en medio de esta confusión 47 canadienses que iban a bordo del Frazer pierden la vida cuando el destructor resulta partido por la mitad por accidente con un crucero británico. Las bajas británicas son de 68 000 soldados muertos heridos o capturados. Pocos días después de la evacuación de Dunquerque Francia se rinde a los alemanes. Ahora la Commonwealth británica es la única que planta cara sola a los nazis.

continuara

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Vie Ene 24, 2014 10:48 pm

Percy Jacobson. Montreal. " En la noche oí la filarmónica de Nueva York interpretando la sinfonía número 34 en do mayor de Mozart. Fue precioso, pero no me lo pase bien. Me sentía deprimido y vacio. Mientras escuchaba la música me vino este pensamiento... y si gana Alemania ".

Con tal solo 45 kilómetros de agua entre Inglaterra y las fuerzas de Hitler, la defensa interior británica vuelve crucial. Voluntarios de la Guardia británica interior patrullan por ríos, aeropuertos, estaciones de tren y costas , construyen bunkers y colocan obstáculos antitanques y alambradas en las playas. Se preparan para invasión aérea y construyen refugios para las bombas.

Una parte del plan de defensa interior consiste en proteger el bien más valioso y vulnerable del país: los niños. Se elabora un plan para alejar miles de niños del peligro. Desde su casa en Toronto Mary Williamson escribe a una madre inglesa para decirle que se hará cargo de sus hijos:

Mary Williamson. 11 de julio de 1940: " Querida Margaret, aquí todo el mundo que puede hacerlo esta dispuesto a adoptar un niño. Si los niños viviesen sin usted me gustaría saber que enfermedades han pasado y que vacunas les han puesto.No sufra por la cuestión económica, estamos en situación de mantener, velar y cuidar a sus hijos como si fuesen nuestros ".

Soldado Edgar Jeison: " Durante esta última semana ha habido fuerte actividad aérea, hicimos caer tres o cuatro aviones alemanes esta semana ".

Margaret Danken: " Hace quince días tuvimos un gran sobresalto cuando uno de nuestros aviones chocó con un alemán encima del pueblo; Los dos pilotos murieron, pero nadie más resulto herido. Fue horrible ".

Londres y otras ciudades se convierten en un infierno. La luftwaffe recibe la orden de bombardear las ciudades y de matar indiscriminadamente a todo el mundo.

Mary Maccloughmore una civil que esta de voluntaria en Inglaterra seencuentra atrapada en pleno blitzkrieg:

" Ya hemos vivido la experiencia de siete ataques a Londres en 24 horas, no se si os podéis imaginar que se siente: por la noche, el ruido de los aviones es como oír las alas de un pájaro de presa enorme y siniestro. Procuramos adaptarnos a la vida en Londres y olvidar como es la vida normal, así haremos normal la anormalidad ".

Entre las ruinas el 48° Regimiento de montañeses de Canada continua los entrenamientos. Charles Stacy: " Una unidad de montañeses canadienses hizo ver que era una unidad aerotransportada que tenía que atacar una posición defendida por la guardia interior. Luchó entre las ruinas dejadas por el bombardeo con bombas incendiarias, dispararon mucha munición de fogueo y todo el mundo quedo satisfecho incluso un oficial que resulto herido en la oreja."

Richardi Hanson, el jefe provisional del partido conservador del Canada escribe a Makenzie King. " Estoy seguro que considerará una clara responsabilidad el hecho de mantenerme informado de la situación en todos los escenarios de la guerra, creo que es imprescindible que vaya a Inglaterra acompañado por algunos colegas para observar la situación de cerca. Uno de los colegas que acompañan a Richard Hanson es Leonard o´Briend, un diputado conservador de New Brunswick que hace una parada para inspeccionar una unidad canadiense, el regimiento de la costa norte, la joya de New Brunswick. En una visita a Checkers, la residencia de Churchill, O ´Briend se lleva la filmadora.

" Hemos ido a Checker invitados por el Primer Ministro. Churchill ha permitido que lo filmasen en ropa deportiva. Me dijo que mirase a la cámara y yo le dije que prefería mirarlo a él porque a la cámara la puedo ver siempre."

Más que nunca ahora se ve la necesidad de enviar los niños a Canada. Margaret Neal es una de muchas: "Querida señora, lecomunico que su hija Margaret ha sido aceptada para evacuarla. Se habrá de trasladar a Liverpool para salir hacia Canada. Es muy importante que se haga circular lo mínimo posible el lugar de embarque y la fecha de partida. Atentamente señora Sallin. Plan de evacuación infantil. ".

Geoffrey Chespers. Plan de Evacuación infantil: " vi centenares de niños subiendo por las planchas, arrastrando sus fardos que hacían la mitad de ellos. Algunos añoraban, muchos mostraban signos de agotamiento nervioso por la falta de sueño y los ataques aéreos . Aunque sólo oficialmente o semioficialmente hemos enviado a Canada unos 3500 niños me parece que solo los Dominios habrían aceptado 200 000.

A bordo del Volendam, uno de los barcos que llevan niños ingleses al Canada va un agente de viajes canadiense que había viajado por Alemania antes de la guerra:

" Vi que eran cerca de las 11 y me fui a la habitación para dormir. Cuando estaba a punto de entrar en la bañera, noté un golpe. El barco tembló y después se escoró un poco. Torpedeado. No podía ser."

La ayuda de Mary fue decisiva para salvar a 308 niños.

Pero en octubre de 1940 los jóvenes pasajeros de un barco llamado city of Benares no tuvieron tanta suerte: 293 personas incluidos 87 niños murieron cuando el submarino alemán U--48 torpedeó la nave. La explosión fue tan violenta que el barco tardó menos de media hora en hundirse solo se salvaron del desastre 13 niños 18 mujeres y 82 hombres. Se pone fin al plan de evacuación infantil.

En Toronto, las calles del barrio chino bullen con los colores de un desfile. Mientras los dragones pintados con colores llamativos que representan la fuerza y el valor se alzan por encima de las calles.. En China, sus amigos y familiares sufren el ataque incesante de los japoneses: ya hace diez años que los japoneses invadieron Manchuria. Ahora, los japoneses controlan la costa oriental del país... y a continuación giran sus apetencias hacia el sur, hacia la valiosa colonia británica de Hong---Kong.

En un intento de disuadir a los japoneses, canada envía a los reales rifles de Quebecq y a los granaderos de Winnipeg. Por motivo de seguridad, nadie recibe información sobre su destino ni su misión. Poco después de la llegada de las tropas canadienses a Hong---Kong, un trágico incidente a 9 000 kilómetros de distancia arrastra los Estados Unidos a la guerra. En solo 90 minutos mueren más de 2000 americanos. Los aliados, incluidos los Estados Unidos, declaran la guerra a Japón. En Alemania, Hitler se da prisa en declarar la guerra a los americanos. Ahora. el conflicto es una auténtica guerra mundial.

Desde un campamento de entrenamiento de Toronto, Don Danken, el licenciado de la Universidad de Manitoba, que cuatro años antes recorrió las calles de Alemania y observaba el ascenso de los nazis, ahora se ve empujado a defender su país ante otro enemigo:

" Nos acaba de llegar la noticia que Japón ha atacado Pearl Harbour y Manila. Nadie sabe que pasara la semana que viene."

Al cabo de pocas horas, el ritmo de Hong---Kong queda interrumpido por el feroz ataque japonés. Los reales rifles y los granaderos de Winnipeg se convierten en las primeras unidades canadienses que luchan el la segunda guerra mundial. Los resultados son catastróficos: debido a que las dos unidades fueron enviadas solo a reforzar las defensas de la colonia británica, los soldados no están bien equipados ni preparados para luchar. Algunos no han disparado nunca una ametralladora. De los 2000 hombres enviados, 290 mueren en combate, 473 resultaron heridos y casi 1700 supervivientes van a parar a los campos de concentración.

continuará

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Sab Ene 25, 2014 7:16 pm

Desde el hospital universitario de Saint Stevens de Hong---Kong, el capitán James Barret escribe una carta a casa, una carta que no llegará a acabar:

" Entre las 5 y las 6, mientras me preparaba para administrar la comunión de navidad, las tropas japonesas entraron en el hospital . Vi como mataban a la bayoneta a los soldados heridos que estaban en la cama. Dos soldados hicieron salir al soldado Henderson. Cuando ya se fueron, oímos gritos que eran de Henderson. El día 26 todos nos levantamos pronto, recorrí el hospital para ver los daños y las bajas. Los japoneses me ordenaron que quemase todos los muertos. Una de las hermanas m,e dijo que algún momento de la captura y el día 28, la obligaron arrodillarse sobre los cadáveres y que los japoneses le hicieron lo que quisieron

FIN DE LA PRIMERA PARTE


Joan B. Cullá nos presenta la segunda parte llamada LLAMADA AL DEBER


El segundo capítulo de la serie nos muestra principalmente el papel que aquel país tuvo como inmensa productora para la Garan Bretaña y los cambios que el conflicto bélico ocasionó en la vida cotidiana de los canadienses Dentro del Imperio Británico, Canada era uno de los territorios más próximos a la metrópoli y más desarrollado, de forma que su economía se puso al servicio del esfuerzo militar: la agricultura, la ganadería, la producción de materias primas y sobre todo la industria. Barcos de guerra, aviones, tanques, fusiles obuses y explosivos salieron en grandes cantidades de las fábricas canadienses: Solo en la provincia de Quebecq el valor de la producción industrial se multiplicó por 2,5 entre los años 1939 y 1945 y la mano de obra ocupada en la industrias e dobló. Después de Pearl Harbour, la colaboración entre Otawa y Winnipeg se estrecho en la protección de la costa oeste canadiense contra la amenaza japonesa. Es en ese contexto que se ha de situar en internamiento en ocho campos de la Columbia Británica de 23 000 japoneses de origen japones: una medida idéntica a la dictada por Roselvelt contra los americanos del mismo origen.

Desde setiembre de 1939, la sociedad llevó a cabo un enorme esfuerzo de movilización militar. Las fuerzas armadas pasaron de 9000 efectivos en 1939 a casi 800 000 en 1944 y el gasto bélico salto de 126 a 4000 millones de dólares en este periodo.

Además, había una movilización civil que no dejaba a nadie al margen: donaciones de sangre, confección de prendas de abrigo para los soldados, irrupción de las mujeres en las fábricas de guerra, restricción del consumo de gasolina, racionamiento alimentario, control de precios y salarios, incremento de los impuestos, subscripción de Valores de la victoria por un valor de 8800 millones de dólares, cultivo de los huertos de la victoria.

Sólo el envío de soldados de leva a ultramar rompió el consenso social a causa del rechazo de los quebequeses que forzaron un referéndum en abril de 1942 y, aunque lo perdieron, consiguieron que se retrasase su aplicación hasta 1944. Antes de esa fecha, todos los quebequeses enviados a los frentes de guerra eran voluntarios

xontinuara

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Sab Ene 25, 2014 11:39 pm

Cada día del bullicioso puerto de Halifax sale un flujo constante de provisiones, los cargamentos están destinados a Inglaterra e incluyen combustible, comida y productos industriales. Sin un flujo permanente de estas provisiones básicas sencillamente no se puede ganar la guerra. Se hace yodo lo posible para proteger estos cargamentos tan valiosos para que puedan llegar a los aliados europeos. Por ese motivo, la base naval de Halifax en Nueva Escocia es la primera base en America del norte que dispone de radar.

Pierre Lapoire de Quebeq:

" Nos llaman a cubierta. El corazón me empieza a latir. He hablado con la madre de Dios y me ha dado valor"

En alta mar los submarinos amenazan todos los envíos. Entre resiembre de 1939 y mayo de 1945, en el Atlántico norte se pierden más de 2000 barcos y 40 000 soldados aliados.

A bordo de la corbeta Camssack de la real marina canadiense esta Frank Curry de 20 años, nacido en Winnipeg:

" Un día más y nuestro inmenso convoy ha hecho otro paso en su viaje largo y peligroso hacia puertos lejanos, cargado con toda clase de material y comida, con aviones en las cubiertas y valioso material bajo el agua. Ni rastro de submarinos, pero no se sabe nunca cuando puede aparecer el desastre en cualquier momento en nuestro grupo".

Una tranquila mañana de julio, un equipo de Hollywood que filma una película de guerra en medio del Restybush se encuentra de golpe en medio de un ataque alemán. Mientras desde el cielo la luftwaffe deja ir una lluvia de fuego, un miembro del equipo recoge toda la acción con su cámara. El barco de guerra contesta con fuego y crea una cortina de humo.. Después de una breve escaramuza que parece que dure una eternidad, el Restybush, la tripulación y el equipo de Hollywood están sanos y salvos. El restybush hará muchas misiones de escolta y rescate durante la guerra.

En la costa occidental de Canada, el estallido de la guerra ha dejado el territorio de Terranova muy vulnerable a un ataque enemigo. Gran Bretaña esta muy lejos para defender su antigua colonia, por eso Canada empieza a estacionar tropas y aviones en la isla y patrulla por sus aguas. En setiembre de 1940, los Estados Unidos acuerdan proporcionar a Inglaterra 50 destructores americanos a cambio de instalar bases en Terranova.

En Branfort, Ontario, los rifles de Harriman se preparan para salir a la costa occidental de Canada. Para estos chicos de Brandfort, algunos de los cuales no han salido nunca de la ciudad, la salida promete ser tan exótica como la luna. En todas las paradas a lo largo de la ruta los hombres bajan del tren para hacer un poco de ejercicio y para pedir apoyo a la guerra a los que vienen a saludarlos a las estaciones.

A los hombres de Harriman los han enviado a entrenar al territorio escarpado de Nanaimo porque Canada teme que la agresión japonesa, que ya se ha apoderado de buena parte de la China, acabe llegando a las costas occidentales de Canada. En los bosques gélidos y remotos de la isla de Vancouver, los rifles de Buffering y Harriman prueban por primera vez como sera la lucha contra los invasores japoneses. El miedo a un ataque japoneses queda más que justificado cuando Japón bombardea Pearl Harbour, menos de cinco meses después. El mismo mes arrasan Hong--Kong, donde matan o hieren a más de 800 soldados canadienses de los 2000 que enviaron para reforzar las defensas. El resto cae prisionero. Las fuerzas japonesas castigan China desde 1937. La población esta desmoralizada y desangrada. En medio de esta violencia, los chinos reciben la ayuda de los Cuáqueros canadienses. Los cuáqueros, totalmente anti violentos y objetores de conciencia, deciden ayudar a las víctimas de la guerra conduciendo ambulancias repartiendo suministros médicos y proporcionando médicos, enfermeras y técnicos a los hospitales chinos. Uno de estos médicos es el doctor Albert Porland de la unidad amiga de ambulancias:

" Es divertido comprobar como nos entendemos los pacifistas y el ejército en el campo de batalla. seguro que algún civil en nuestro país, de esos que critican tanto nuestro punto de vista,, eso les molestaría mucho. La unidad de ambulancias tiene muy buena reputación en China y todos los militares que he conocido, desde soldados a coroneles, hacen todo lo que pueden para ayudarnos. Nos llevan con medios del ejército o del avión o nos permiten utilizar las instalaciones del ejército para poder llevar a cabo nuestro trabajo-"

Por culpa de la agresión japonesa en China y en el Pacifico de pronto la población japonesa de Canada resulta sospechosa. Ahora que la guerra en el Pacifico es una realidad, todo el país se dio cuenta con sorpresa que en Canada habían 23 000 residentes descendencia japonesa, vivían, trabajaban y tenían sus negocios en la zona principal de defensa del oeste.

Cediendo a la opinión pública, el primer ministro Macjenzie King traslado a la mayoría de japoneses a ocho campos de realojamiento en la Columbia Británica. Se pasan la guerra en unas insatalaciones que llevan nombres como Rose Mary o Lemond Creek. Sus casas y propiedades son confiscadas y vendidas.

" Hace poco me han comunicado que han vendido mis tierras. Quiero hacerle saber que la supuesta venta de esta propiedad se realizó sin mi consentimiento. Soy un ex combatiente que sirvió en las fuerzas expedicionarias de Canada en la Gran Guerra. Sinceramente, suyo Z Inouyo."

Miouye Hitagawa, una mujer de descendencia japonesa nacida en Canada escribe a su hermano: Si esto fuese Alemania ya nos esperaríamos estas cosas, pero esto es Canada, una democracia.

La preocupación por la seguridad aumenta a medida que los ataques japoneses se aproximan a América del norte. En junio de 1942 Japón ya se había apoderado de Kiska y Attu, dos islas de la costa de Alaska. Aislada y vulnerable, Alaska necesita suministros básicos, si se ha de defender. Para transportar estos suministros básicos, los Estados Unidos, de acuerdo con Canada, empiezan a construir una carretera en la Columbia Británica con Fairbanks en Alaska.

Sargento Troy Hiss. Unidad 477. Oficial de Intendencia. Parque de camiones:

" La carretera de Alaska que sube y baja, la cabeza me baila. No se si quien la planificó quería subir al cielo o al infierno bajar."

Casi 200 000 ciudadanos estadounidenses entre militares y civiles se abren paso a través de 2500 kilómetros de bosques vírgenes. Aproximadamente la misma distancia entre Winnipeg y Montreal.

Eric Smith. 648° batallón tipográfico estadounidense. Cuerpo de ingenieros- " Han muerto más hombres de ictericia y unos cuantos se han perdido dentro de los bosques. No me gustaría nada encontrarme sólo en esta inmensidad".

Soldado Harry Spiegle. 648° batallón tipográfico estadounidense: " A pesar del frío de la noche, con un buen fuego, un colchón de ramas de pino para poner encima el saco de cormir, dormimos muy bien".

En las peores condiciones posibles la carretera de Alaska se acaba en tan solo ocho meses.

En las majestuosas montañas de la Columbia británica, los rangers de las montañas rocosas, un regimiento de infantería, bajan por una carretera y se encuentran con un campamento remoto donde parece que se han instalado un grupo numeroso de nazis. Las tropas alemanas son , en realidad, otros rangers en una película de Hollywood titulada los comandos atacan al amanecer. Commandos strike at dawn.

A menos de 900 kilómetros al sur esta en marcha un proyecto conjunto canadiense---americano más serio. La principal fuerza especial. más adelante calificada de brigada del diablo. Formada por hombres de ambos lados de la frontera. esta fuerza especial se somete a un riguroso entrenamiento. Como no dispone de cascos de paracaídas, los cascos llevan cascos de fútbol americano . Uno de los que se entrenann es Tom O bRIEN de Toronto:

" Hola., padre. He llegado hoy a mediodía. Todo va de maravilla. De momento veo que este ejército va 20 años por delante del canadiense. Si llegó a superar este curso, seré el hombre más duro de este lado de Toronto, ya que nos enseñan todas las técnicas de lucha y aquí las normas del marqués de Queensbury no tienen ningún valor. El comandante dice que los comandos son unas nenas en comparación a los paracaidistas. recuerdos. Tom "

" De momento todo va bien, pero el entrenamiento es muy pesado: De 9 a 10 prácticas de saltos desde aviones falsos. Son replicas de los aviones que se hacen servir para saltar incluso con la puerta. Hoy cuando estaba allí y pensando en el salto de 300 metros... no se si saltaré o no. Cuando leas esta carta, ya habré saltado o no. referendos. Tom. "

continuara

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Dom Ene 26, 2014 11:41 pm

En Argel de 1943, la primera fuerza especial junto a la 13° brigada canadiense de infantería y otras tropas estadounidenses pone a prueba el entrenamiento en el ataque a las fuerzas japonesas que ocupan la isla de Kiska, en la costa de Alaska. Cerca de 20 000 soldados estadounidenses y 5500 canadienses, todos con los mismos uniformes se preparan para el enfrentamiento. Pero cuando desembarcan, las tropas se encuentran la isla cubierta de una niebla muy espesa. Los hombres se ven a un metro con dificultad. En la confusión 20 soldados americanos y 4 canadienses mueren accidentalmente por fuego amigo. Esta perdidas de vidas aún resulta más trágica cuando descubren que los japoneses ya habían abandonado la isla.

Con la preocupación constante de los que viven o están destinados en el continente europeo, la gente trata de escaparse unas horas en la feria nacional de Toronto. Pero ni aquí, entre el ruido de la noria y el olor del azúcar es posible olvidar la guerra: Dentro del recinto, el ejército canadiense muestra su creciente producción de maquinaria bélica destinada a los campos de batalla europeos.

Además de transporte de tropas, la guerra necesita con desesperación provisión de sangre para atender la creciente lista de heridos. En Montreal. Percy Jacobson se va un lugar que antes de la guerra no existía:, una clínica de donantes de sangre:

" Todo lo que sale de la rutina me gusta: hoy he vuelto a ir a la clínica de donantes de sangre y me puse muy contento al ver que podía dar 300 centímetros cúbicos.. La última vez sólo pude dar 180 y me puse muy desilusionado. porque casi no valía la pena: entonces, no me encontraba muy bien y el médico me dijo que no fuese por una temporada, pero hoy ya me encuentro bien. La experiencia me ha gustado mucho y me dieron unos donts muy buenos".

Jacobson confía que la sangre que donó no la necesite su hijo Joe que sirve en Europa.. A lo largo de la guerra, las clínicas canadienses envían más de dos millones y medio de botellas de sangre a Europa.

Muchas mujeres se han de encargar de la familia ahora que el padre esta en la guerra. Aún así, algunas mujeres encuentran tiempo libre para contribuir de otras formas al esfuerzo bélico. Para las mujeres y jubilados, los centros del ejército de salvación ofrece muchas posibilidades para dar salida a sus habilidades domésticas. Pero para ganar la guerra no es suficiente con coser y hacer ganchillo y decenas de miles de mujeres van a trabajar a las fábricas de armamento.

Susan Danfort. Montreal. " En la carta de ayer ya te hablé del aumento de sueldo.: 125 dólares parece mucho dinero, pero una vez descontados los impuestos, mi sueldo no resulta ser tan impresionante, aún así estoy contenta con el aumento de sueldo. La semana pasada me planteé dejar de trabajar por el ruido, pero por 125 menos impuestos aguantaré".

Centenares de fábricas que antes producían coches, hornos o cochecitos de bebe ahora sólo producen cosas que sirvan para ganar la guerra, las condiciones son tan poco elegantes que es preciso recordar a las mujeres canadienses que siguen siendo mujeres:

La caspa es muy corriente ---reza un noticiero --- lavarse bien los cabellos cada dos o tres semanas , enjuagarse bien parasecarse bien los restos de jabón y peinarse bien cada día.

En Manitoba, aparte de producir bombas, aviones y otros suministros bélicos, los trabajadores preparan Spotk, una carne enlatada destinada a los soldados de ultramar. Alton que acaba de llegar a Canada y trabaja en la planta de Toronto escribe en su diario:

" Toda la fábrica esta muy bien iluminada y un altavoz cerca del techo emite música popular a ritmo de marcha para mantenernos despiertas. Muy despierta y muy despierta a la vez, cuando salgo de la fábrica antes de que salga el sol casi tengo alucinaciones con la oscuridad de la madrugada."

Si las mujeres en las fábricas resulta una imagen extraña para algunos canadienses el hecho de que entren al ejército es aún más revolucionario.

Mary Hawkins. Real Fuerza Aérea Canadiense. " No se han visto nunca unas chicas canadienses tan orgullosas como nosotras. El hecho que Canada considere que somos útiles para enviar a Inglaterra aviones me emociona mucho, aún no se que he hecho para merecer esta suerte cuando hay tantas que lo merecen y quieren ir ¿ Te he explicado que he hecho cuando lo supe ? Me estaba cosiendo el distintivo en el uniforme, tratando de calmarme u me cosí las dos mangas juntas. No me podía poner el uniforme.".

Aquí la BBC informando desde Londres. La reportera que oirán es Maria Macferson, la directora de una revista femenina canadiense,Shatlen. Una mujer especialmente interesada en el trabajo y bienestar de las chicas canadienses que sirven en ultramar con las fuerzas armadas:

" No se nada de las complicada maquinaria de las operaciones aéreas, ni de los mensajes cifrados, ni del transporte militar, pero si que se reconocer una chica canadiense contenta cuando la veo, y durante estas semanas he visto centenares. Los que estáis en casa podéis estar orgullosos, hacen un trabajo fundamental en la guerra, en muchos casos es un trabajo monótono y cansado, pero lo hacen con la misma devoción y espíritu que muestran nuestros hombres. "

Mary Hawkings. RFAC. " Las charlasque nos hacen son muy interesantes. Ayer tuvimos una sesión con una sargento sobre la forma de cuidar los cabellos, otra charla versó sobre los incendios y la mejor forma de apagarlos con los aparatos disponibles y otra sobre las graduaciónes equivalentes entre ejército, fuerzas aéreas y marina.

continuará

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Lun Ene 27, 2014 7:22 pm

! Hoy el padre nos habló sobre lña moral y religión, vida,libertad y la búsqueda de la libertad"

James Taker. Teniente de la RFAC : " Estimados padres. No se porque péro parece que la vida en el escuadrón te deja ir alguna cosa por dentro y se comienza a disfrutar más de la vida. Ayer noche me lo pasé muy bien, baile hasta que no pude más. Conocí a una chica. Era un diamante, tal como decimos aquí. Hasta hace poco no conocía a muchas chicas, pero ahora no para de descubrir que son fabulosas."

La proximidad entre sexos se ve como una situación peligrosa para los saludables chicos y chicas canadienses, y el ejército les ofrece una cierta educación sexual:

" Es importante que estéis informado sobre las enfermedades venéreas , teneis que ser conscientes que la guerra ha aportado muchos cambios en nuestras vidas. El gran número de conocidos nuevos, masculinos y femeninos os pueden confundir un poco. Muchas veces es sobre la influencia del alcohol que os exponéis a la infección. Si os protegéis de las enfermedades venéreas os podréis ganar vuestro lugar en la vida civil.

No todo el mundo ha olvidado las promesas a alguna persona querida y para estos, el sentimiento es cada vez más fuerte.

23 de febrero de 1941: " Querida. Esta tarde he ido a pasear a la orilla del mar; mientras miraba el lejano horizonte me imaginaba que veía nuestro amado Montreal, y me imaginaba que te veía allí, recordaba que pronto llegarán los buenos tiempos y nada impedirá a dos personas que se aman que hagan realidad lo que hasta ahora es un sueño precioso."

Las cámaras de cine doméstico y las cartas se convierten en una manera de conservar los momentos vividos por separado.

El bloqueo del hielo y la amenaza de submarinos en el golfo de San Lorenzo hace cada vez más difícil que llegue combustible a Canada para hacer funcionar las fábricas de municiones. Se encuentra una solución: equipos de obreros instalan una cañería a 450 kilómetros desde Porland en Maine hasta Montreal en Quebecq. Esta cañería lleva cada día la sangre vital hasta las fábricas de Montreal, el centro industrial de Canada.

Para mantener las fábricas en marcha, acuden miles de trabajadores nuevos a las fábricas canadienses, en estas fábricas trabajan más de un millón de personas entre hombres y mujeres, el 10 % de la población canadiense.

Esta marea humana se traduce en falta de espacio para vivir; en algunos lugares alquilan los pisos por ocho horas lo que dura un turno en las fábricas. Para hacer frente al problema, la oficina de alojamiento en época de guerra crea barrios nuevos por todo el país. Se construyen casas prefabricadas en ocho horas a un costo de 2800 dólares.

Como los mares del mundo se han convertido en campos de batalla escasean productos como el combustible, el caucho o el acero, los canadienses se ven obligados a restringir el uso de sus queridos coches.

Señora Rech. Toronto. Ontario. " Dicen que pronto no tendremos cupones de gasolina. Tenemos un buen trayecto hasta los tranvías. Mi marido dice que cuando llega a la parada ya no vale la pena pagar el billete y se va a pie, pero se pasa todo el día de pie y se cansa mucho, pero si sirve para ganar la guerra, haremos nuestra labor con agrado o moriremos en el intento."

La escasez de materias primas se traduce en campañas de recuperación en todo el país. Se recogen neumáticos viejos para hacerlos servir en la guerra.

La ama de casa hace su parte: recoge bolsas viejas, neumáticos viejos y muestra vestidos viejos y gastados. " No hemos de tirar las piezas de lana, Las amas de casa recogemos todo lo que encontramos y sobre todo ahorramos energía".

También escasea la comida y los canadienses han de racionar lo que tienen.

Hellen Lambert: "Ahora todo cuesta encontrar. Es prácticamente imposible comprar leña en nuestro país.También es difícil encontrar miel, muy pocas tiendas tienen mermelada en los estantes.".

" No caliente la plancha más de lo necesario. La fábrica de aviones que tiene cerca necesita esa energía".

También se pide a los canadienses que aprovechen los patios para ayudar: tanto en el campo como en las ciudades la gente planta huertos de la victoria para cultivar comida para la familia, amigos y vecinos. Los huertos de la victoria permiten que Canada envié más provisiones a los hombres y mujeres de ultramar.

Señora Rech. Toronto. Ontario.: " Es horrible oir como se quejan algunas personas, parece que se hayan de morir de hambre. A algunos no les estaría mal... vale más que no siga o me enviarás una caja de jabón para hacer discursos.

En las escuelas de todo el país las necesidades de la guerra también pesan mucho en la juventud. Los miembros del cuerpo de cadetes del ejército canadiense hacen simulacros y ejercicios físicos dirigidos por maestros que hacen de oficiales. Muchos de estos chicos que tienen alrededor de 14 años saben que quizás tendrán que dejar atrás los ejercicios y salir a los campos de batalla de Europa.. Los miembros del cuerpo de cadetes del ejército no están solos: al principio de la guerra, Canada establece la liga aérea de cadetes y los cadetes de la marina. Durante la segunda guerra mundial cerca de 230 000 cadetes del ejército marina y aire servirán en las fuerzas canadienses.

Dos veces al año se hace una campaña a favor de los bonos de guerra.Se pide a la población que compren bonos con generosidad. A lo largo de la guerra estas campañas recogen 8800 millones de dólares. Aproximadamente 800 por cada hombre mujer y niño canadiense.En Barry, Ontario, los cadetes de la marina recogen dinero para comprar una corbeta nueva.También en Quebecq hay un apoyo generoso a las campañas de apoyo a la guerra. Queda claro que, aunque la Quebecq francesa esta en contra del reclutamiento forzoso, no necesariamente están en contra de la guerra. Habla el cardenal Villeneuve, arzobispo de Quebecq:

" No dudo en apoyar las campañas de esfuerzo de guerra ya que las contribuciones son el centro neurálgico de la guerra y nos ayuda a cumplir las promesas de un futuro después de la guerra"

Pero para Percy Jacobson cuyo hijo Joe sirve en la fuerza aérea estas contribuciones tan generosas al esfuerzo de guerra, quedan socavadas por algunas opiniones feroces sobre el reclutamiento forzoso.

" Un hombre le dijo a mi socio que no pensaba votar afirmativamente en el plebiscito porque estos judíos no hacen nada en la guerra. Eso es mentira. Las últimas estadísticas muestran que el número de judíos en la fuerza aérea, ell destino más peligroso de todos, es más alto en proporción al número de habitantes que en otros grupos. A veces me llego a cansar de este odio: franceses contra ingleses, ingleses y franceses contra judíos."

El 27 de abril de 1942 los canadienses, desde la Columbia británica hasta el cabo Bretton, tienen que votar si el gobierno ha de enviar o no soldados reclutados a la fuerza a uktramar. El 80% de loos francófonos votan que no y el 80% de los anglofonos votan que si. El resultado amplia aún más la diferencia entre el Canada francés y el inglés.

continuará

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Lun Ene 27, 2014 10:22 pm

Las noticias del referéndum llegan desde las colonias inglesas hasta los campamentos del 48° de montañeses de Canada. Jordi Wilt de Toronto escribe a su hermana con ordenes estrictas para su hermano que hace servicio en Canada.

" Quiero que le hagas ver que esta muy bien que entrene y que este en forma para participar en las fuerzas de defensa interior pero nada más, los políticos no tienen agallas de hacer unj reclutamiento forzoso y el resultado es que en el ejército hay muchos hombres mayores. él ya tiene 36 años y en Canada hay muchos hombres en edad militar, lo deje aquí parea que se ocupe de la defensa nacional, explícale lo que pienso de todo esto"-

Mientras Jordi Willt valora la disponibilidad de hombres en el ejército se fragua un desastre militar. En un campamento de Inglaterra, el regimiento de Calgary recibe una inspección antes de prepararse para tener un papel muy desafortunado en el ataque a la población de Dieppe en Francia ocupado por los alemanes. Ninguno de los que están en el campamento saben que la operación se ha planificado muy mal. Ninguno tiene la más mínima idea que en el ataque de un solo día moriran más de 800 canadienses.

Regimiento de Calgary: " Querido padre, cuando te llegue esta carta, el ataque aliado ya lo habrá olvidado prácticamente todo el mundo, pero nosotros no lo olvidaremos nunca. Las cicatrices quedaran abiertas en las poblaciones de Predieux durante generaciones. En una carta anterior te hablé de un compañero que se había prometido con una chica que vive en la tienda de la señora Steward... pues el pobre Turner no volvió. Si crees que la puede ayudar dile a la chica que perdió a un hombre de verdad "-

Ek mando de tropas de las Reales Fuerzas Aéreas esta en el cielo lo mismo que los convoyes están en el mar. Su misión es llevar aviones de guerra desde América del norte hasta el lugar donde combaten las fuerzas aliadas- Para poder llegar con el combustible que pueden cargar, los aviones despegan sin armamento ni sistemas de calefacción o navegación por radar. En diciembre de 1942, el mando de transporte envía aviones a los territorios franceses de América del norte donde la operación Torch, la invasión angloamericana de Marruecos y Argelia ha abierto otro frente en la guerra del desierto. Uno de los soldados destinados a América del norte es Lapoire del Quebecq:

"Quizás os interesara saber que he visto buena parte de África, primero la atravesé a lo ancho con un caza fue un viaje fabuloso; vi de todo, selva, desierto... También he volado cerca del mar rojo y he bajado por el Nilo hasta El Cairo, he visto las tumbas de los reyes de Egipto y las famosas piramides.

Los jóvenes canadienses acostumbrados al hockey sobre hielo y a limpiar las aceras de nieve, ahora se encuentran hundidos hasta las rodillas con dunas de arena y excrementos de camellos.

Sargento Lapoire. Reales Fuerzas Aéreas. Egipto. " No he podido disfrutar de la llegada de la primavera, lo único que hay aquí es arena que se mete por todos los sitios y moscas que no tienen ningún respeto por las personas.Volar con mi Spitfire es mi pasatiempo preferido. "

Sargento George Maccool. Real Fuerza Aérea. Egipto. " Conocí a un artillero de Ottawa que vino conmigo en el barco y nos emborrachamos, fue mi primera borrachera en Egipto. Ahora he dejado la cerveza porque me hace sudar"

La lucha por controlar África del norte es una lucha por controlar la cuenca mediterránea del sur. Una puerta de entrada importante para acceder a Europa y a los nazis. Al final la batalla por el control de África del norte es un éxito tal como lo describe James Green de Canada:

" Hoy las banderas inglesas y americanas ondean sobre las ciudades humeantes de Túnez y Bizerta. Las defensas se hundieron después de una ofensiva de 36 horas por parte del cuerpo americano y del primer ejército británico. nDurante el día los americanos avanzaron 15 kilómetros y los ataques de los B 22 fueron muy efectivos. La ofensiva combinada angloamericana estuvo tan bien sincronizada... En control aliado de África del norte pronto llevará la primera campaña sostenida del Canada durante la guerra a través de Sicilia y arriba por la bota de Italia

África del norte no es el único exótico sonde se pueden encontrar soldados canadienses. A finales de 1942, muchos canadienses pertenecientes a las reales fuerzas aéreas los envían a proteger la India, la joya de la corona británica, de los japoneses.

Norman Ratkin de Toronto explica sus observaciones en las cartas que envía a casa:

" Ahora me encuentro lo más lejos posible de casa. En la India no se esta mal, en el este se adquieren experiencias nuevas, Esto es un paraíso para los fotógrafos . Las mujeres lo llevan todo en la cabeza. Los hombres van en camisas sin cuellos y hacen servir bueyes en vez de caballos. La gente normal vive en muy malas condiciones. Hay familias muy numerosas que viven en una o dos habitaciones sin agua corriente y se alimentan de arroz. To estoy bien y saco el mejor partido de la situación. Es prácticamente imposible encontrar cerveza y de mujeres ni hablar.

Fin del segundo capitulo. En breve el tercer capítulo de la serie

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Mar Ene 28, 2014 9:48 pm

Joan B, Cullá nos presenta el tercer capitulo de la serie

Sin ser una crónica bélica el tercer capitulo de la guerra en Canada presta más atención a la contribución de los canadienses en la segunda guerra mundial y la relación de los combatientes y sus familiares. Dejando se lado la intervención en extremo oriente o la actuación en las dos islas aleutianas ocupadas por los japoneses y sin olvidar la actuación de la Real Marina del Canada en la lucha contra los submarinos en el Atlántico norte. El bautismo de fuego en este conflicto tuvo lugar el 19 de agosto de 1942 en la llamada operación Jubileo, la incursión a través del Canal de la Mancha sobre el puerto francés de Dieppe Participaron 5000 soldados y murieron 907. Pero aquel ensayo proporcionó al mando aliado valiosas lecciones para acometer el asalto de la fortaleza europea de Hitler. De hecho, el asalto empieza por el sur, por el Mediterráneo, y las tropas canadienses participan activamente en los escenarios más feroces de la campaña de Italia, por ejemplo, la batalla de Montecassino: al mismo tiempo que decenas de compatriotas participan en la RAF británica en los bombardeos nocturnos masivos sobre Alemania en los que 17 000 canadienses perdieron la vida. Es en la operación Overlord donde la participación canadiense es más visible y ha sido la más recordada. Después de meses de preparación en Gran Bretaña, el 6 de junio de 1944 las tropas canadienses estuvieron presentes en dos de las cinco playas del mítico desembarco: en Juno con 15 000 efectivos y dos destructores. En conjunto, los canadienses representaron el 10% de las fuerzas de asalto. Después recorrieron victoriosos el camino desde Caen hasta Paris, y a continuación tuvieron un papel destacado en la liberación de Francia, Bélgica y Holanda y la ocupación del norte de Alemania hasta el fin de la guerra.

En total 600 000 chicos y chicas fueron enviados a ultramar durante la guerra: 42 000 fueron muertos y 58 000 heridos. Pero a casi todos aquella experiencia les cambio la vida como también cambio la fisonomía del país en general: en una economía con fuerte crecimiento un intenso baby boom, una ocupación del 100% y un nivel de vida infinitamente superior al de la preguerra es, a partir de 1945, cuando se configura de verdad el Canada contemporáneo

16 de mayo de 1042. Detrás de un edificio de ladrillos sin pretensiones en Otawwa se ha reunido un grupo de canadienses procedentes de todo el país para una misión especial. Una misión que les llevara a una Inglaterra destrozada por la guerra. Antes de irse, estos hombres se someten a un entrenamiento intenso y especializado. El entrenamiento o consiste en conducir tanques, lanza granadas o pilotar bombarderos. Estos hombres aprenden a apagar los fuegos de la guerra. Los incesantes ataques aéreos han dejado muchas ciudades inglesas en llamas y se necesitan bomberos con urgencia.. El cuerpo de bomberos canadienses, formado por civiles y profesionales, llega a tener más de 400 miembros en el momento culminante. Los voluntarios, muy representativos de la sociedad canadiense, provienen de más de cien ciudades diferentes Cuando llegan a Inglaterra se convierten en la primera unidad de bomberos voluntarios que ha servido en otro país en tiempo de guerra.

Para Denis Samuel, un bombero voluntario de Regina la situación es mucho peor de lo que se esperaba:

" El bombardeo empezó a las 12 y media. Los alemanes atacaron Plymouth, una noche de trabajo horrorosa. Hace dos días que apagamos fuegos. Muchos muertos y daños espantosos".

Para Allan Richmond Thompson , un soldado canadiense estacionado en Inglaterra los ataques aéreos son una rutina diaria:

" Esta noche hemos probado un autentico bombardeo. Me ha despertado la explosión más fuerte que he oído nunca, y no quiero oír otra igual: se han abierto todas las puertas de la casa, ha empezado a temblar como si fuese de jalea, comenzó a caer yeso y en pocos segundos estábamos cubiertos; ha sido una situación muy desagradable encontrarnos allí pensando donde caería la próxima bomba"

Durante dos años y medio de servicio en Inglaterra, el servicio de bomberos apaga de todo, desde incendios en hospitales hasta petroleros incendiados. Les piden que dirigan algunas de las misiones de rescate más peligrosas. Milagrosamente, a pesar del riesgo, el cuerpo solo pierde tres miembros, Entre los escombros David John escribe a su esposa:

" Todo lo que hemos leído y hemos visto sobre la devastación en Inglaterra no te impresiona hasta que lo ves; es una imagen horrorosa, una imagen que no olvidaré nunca, esta imagen responde muy bien a la pregunta de porque Inglaterra pide el bombardeo despiadado del enemigo, con la devastación que vi ayer noche hay suficiente para llenar de odio el corazón más pacifico. Es raro porque esto me hace ver al enemigo de una manera completamente diferente que prefiero no explicar."

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 947
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: La guerra en Canada

Mensajepor pastelsjl » Mié Ene 29, 2014 10:19 pm

Lejos de las ciudades incendiadas, los soldados canadienses siguen entrenándose en las colinas y campos ingleses.

Comandante Charles Christie Hill: " Estos días estoy muy preocupado y pensativo. Le doy muchas vueltas sobre mis responsabilidades y el entrenamiento de mis oficiales y soldados ¡¿ Tienen suficiente conocimiento para hacer bien las cosas ? Hay tantas cosas que han de saber..."

Allan Richmond Thompson: Nos pasamos el día hablando de las trampas---bomba Nos explicaron que traidores son los alemanes: abren uno de los soldados muertos, le ponen una carga explosiva dentro y así muere uno de nuestros hombres cuando lo gira para ver si aún esta vivo".

Mientras hace una pausa en el entrenamiento, el 14° escuadrón de las Fuerzas Aéreas Canadienses FAC recibe una inspección de las reina de Inglaterra. Esa ocasión tan especial la filma el capitán Walter Dunsdale. Dunsdale, que es de Brandon, Manitoba, más adelante recibe una cruz distinguida voladora por haber interceptado un misil voladora.

Mientras la guerra avanza aumentan las contribuciones de Canada. En setiembre de 1943, cuando Inglaterra se queda corta de marineros, piden a Canada que se encargue de uno de sus portaaviones:, así el Naveaux se convierte en el primer portaaviones canadiense. El Naveaux personifica la estrecha relación que hay entre los aliados:: lo construyen los Estados Unidos, lo envían a Inglaterra, lo hace funcionar una tripulación canadiense y lleva a bordo una tripulación de 300 pilotos británicos. El capitán Nelson Leight dirige el Naveaux en combate en aguas noruegas hasta que lo torpedean el 19 de agosto de 1944. Imposible de reparar el primer portaaviones canadiense queda retirado del servicio dos meses después.

Fesde junio de 1940, Inglaterra ha sido aliado de América. En diciembre de 1943, un barco americano se dirige a Inglaterra, a bordo va la primera fuerza de servicio especial: un grupo de élite canadiense--americano experto en paracaidismo, ski y escalada. Las fuerzas especiales se preparan para desembarcar en la retaguardia enemiga, donde tienen que romper un punto muerto en los combates.

ArrIba de la colina que domina la ciudad de Montecassino, el avance aliado por la bota de Italia ha quedado bloqueado. Los incesantes bombardeos no han conseguido hacer mella en las tropas alemanas refugiadas en un antiguo monasterio Benedictino. En una de las campañas más sangrientas de la campaña alemana los aliados consiguen ocupar Monteccasino. En la primera división canadiense, combate un escritor muy joven que se convertirá en uno de los escritores más jóvenes del país:

Harly MAUBART.San Leonardo. Italia. Querida madre hoy te he enviado otro telegrama, aunque no creo que los telegramas te vayan bien para los nervios, antes te desmayabas cada vez que venía a casa el repartidor de telegramas, el capítulo 7° de una vida de perros, ya esta a punto de entrar en la imprenta; me lo pase muy bien escribiendo a maquina entre explosión y explosión".

Después de la victoria de la primera fuerza del servicio especial en Monte Vicenza, los aliados capturan Roma, es la primera capital enemiga que ocupan los alemanes, pero el costo ha sido horroroso:

" A laseñora Eva Tibets. Lincoln Mills. Nueva Escocia: " Lamento mucho tener que informarle que el soldado F304614 Steven Tibets fue herido ligeramente en combate;, aún no sabemos la naturaleza de las heridas ni la fecha, cuando envié unacarta, escriba al hospital en letras grandes después del nombre de la unidad para que le lleguen más deprisa, Le enviaremos más información así que nos llegue. El jefe de registro."

Soldado de primera Gaston Brimaux. 22! regimiento Real: " Uno de mis mejores amigos que se alistó conmigo murió esta semana de una herida grave en la cabeza. No me reconocía, los dos eramos como hermanos, íbamos juntos a todos los sitios. Ahora ya no tengo ninguna prisa por ir al frente. Me da miedo que me pase lo mismo. Tu sobrinito Gaston.

En Italia, la enfermera canadiense filma a sus compañeras en un descanso muy necesario lejos de los heridos. Mientras los aliados avanzan hacia el puerto de Ortona en el Adriático, hospitales como este atienden a unas 20 000 bajas canadienses. En Italia mueren más de 5700 canadienses, 5700 que no volverán a casa por navidad.Las fiestas son un cruel recuerdo que ya han pasado cinco navidades desde el inicio de la guerra. Para algunas familias, cinco navidades separadas:

Harry Mawbart. Italia : Queridos padres y hermana, he recibido dos regalos de navidad vuestros; pero madre, madrecita querida, por favor no me envíes más latas de estofado, es igual que sean de una marca muy buena. El estofado es estofado y me sale por las orejas. He recibido m muchas bromas pesadas por las latas que enviaste ahora me llaman el estofadito."

La aviación tuvo un papel relativamente pequeño en la gran guerra. Pero en este conflicto en que los aviones rápidos pueden llevar bombas muy potentes a largas distancias el cielo es la clave de la victoria. En respuesta de los ataques alemanes contra Italia, el alto mando aliado ve en el bombardeo de las ciudades alemanas como la manera más eficaz de desmantelar el poder nazi.

En Montreal Percy Jacobson recibe unacartade su hijo que sirve enm la R F A C en Italia:

" He recibido una carta de Joe, dice que no suframos por él, que se siente seguro en su avión como cualquiera de nosotros. Dice que tendríamos que hacer como él, y no preocuparnos por las cosas que no podemos controlar, tanto yo como su madre ya hemos comenzado a hacerlo."

De las tres armas del ejército, el aire es proporcionalmente la más peligrosa. Durante la guerra mueren 17 000 aviadores canadienses. La mayoria de estas bajas tiene lugar durante las operaciones de bombardeo nocturno sobre Alemania. Pero a pesar del n{umero tan elevado de bajas, los aviones canadienses siguen haciendo salidas de bombardeo durante toda la guerra.

Jordi Willt. 48° montañeses de Canada: " Seguro que habéis oído hablar de los terribles bombardeos que la RAF lanza sobre Alemania , un millar a la vez. Es espantoso que tengamos que hacer estos bombardeos, pero es la única manera de parar a Hitler. Al final, acabara deseando no haber empezado esta guerra y te aseguro, reina, que no dejaremos que empiece ninguna más.

De 1940 a 1945, los aliados lanzan sobre Hamburgo 187 ataques aéreos. Mueren 50 000 alemanes. Más de un millón de personas han de huir. En uno de esos bombardeos muere Joe, el hijo de Percy Jacobson

" Me llamaron por teléfono. Las llamadas a primera hora, normalmente significan tragedia. Fue un mensaje que me esperaba desde hacia dos años y medio. Mi mujer dice que a mi mujer le pasaba lo mismo."

En los terrenos de la fabrica Sunshine de Ontario la empresa hace un picnic. En toda Canada se hacen actos similares para obtener fondos. Desde Nueva Escocia, la folclorista Hellen Clayton habla sobre lo que hacen en su parte del país:

" La campaña de bonus de guerra tiene una buena respuesta: los que quieren cupones los piden, sino los dueños de las tiendas se encargan de recordarlo. En algunas tiendas el amo ha creado una competencia entre dependientes y clientes. el dependiente que venda más se lleva un plus o el cliente que compre más puede poner el nombre en un sombrero con la esperanza de ganar una cesta de productos valorados en cinco dolares ".

Es muy fácil dar cuando las cosas van bien. En 1944 la economía canadiense vive un boom. La producción bélica va viento en popa . Quien quiere trabajar lo encuentra. Todo el mundo tiene dinero en el bolsillo; dinero que se puede gastar en una rifa para ganar una casa nueva. Todo ello en apoyo a la guerra. En la otra punta, en Italia, Harry Mawbart escribe a casa para intentar controlar el dinero que tanto le cuesta ganar:

" No compréis más bonos de guerra con mi paga, cada dolar que les dais, es dinero que no tendré para cubrir mis necesidades cuando vuelva. No quiero ser avaro, hacer la guerra y además financiarla. Yo me doy por satisfecho luchando. Que paguen los patriotas que se han quedado en casa ".

En la costa francesa, los nazis se preparan para una próxima incursión aliada: construyen bunkers enormes con cemento reforzado con acero, fortines y pozos de mortero. Hitler se atrinchera. El mundo se prepara para el día D.


Volver a “Los países aliados”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados