Correspondencia

Cartas, diarios, testimonios, noticias

Moderador: Grossman

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Correspondencia

Mensajepor Erich Hartmann » Lun Jun 20, 2005 11:27 pm

Las cartas constituyen documentos excepcionales para el conocimiento y elestudio de la Segunda Guerra Mundial, sus acontecimientos y sus protagonistas. Con este tema pretendo reunir el mayor número de cartas posible, relacionadas con la conflagración mundial y sus protagonistas.

Carta del capitán Langsdorff

".....Excelencia:

Después de haber lucho largo tiempo,he tomado la grave decisión de hundir al acorazado Admira Graf Spee, a fin de que no caiga en manos del enemigo.Estoy convencido de que , en estas circunstancias, no me quedaba otra resolución que tomar después de haber conducido mi buque a la "trampa" de Montevideo. En efecto,toda tentativa para abrir un camino hacia alta mar estaba condenada al fracaso a causa de las pocas municiones que quedaban: Una vez agotadas esas municiones, sólo en aguas profundas podría hundir el buque a fin de impedir que el enemigo se apoderara de él. Antes que exponer mi navío a caer parcial o totalmente en manos del enemigo,después de haberse batido bravamente, he decidido no combatir, sino destruír su material y hundirlo...Desde un principio he aceptado sufrir las consecuencias que implicaba mi resolución.Para un comandante que tiene sentido del honor,se sobreentiende que su suerte personal no puede separarse de la de su navío...Ya no podré participar activamente en la lucha que libra actualmente mi país. Sólo puedo probar con mi muerte que los marinos del Tercer Reich están dispuestos a sacrificar su vida por el honor de su bandera. A mí sólo corresponde la responsabilidad del hundimiento del acorazado Admiral Graf Spee. Soy feliz al pagar con mi vida cualquier reproche que pudiera formularse contra el honor de nuestra Marina. Me enfrento con mi destino conservando mi fé intacta en la causa y el porvenir de mi Patria y de mi Fuhrer.

Dirijo esta carta a Vuestra Excelencia en la calma de la tarde, después de haber reflexionado tranquilamente,para que usted pueda informar a mis superiores y, si es necesario, desmentir los rumores públicos.


Capitán de Navío(K.M.) Hans Langsdorff. Último Comandante del Acorazado Admiral Graf Spee.
Buenos Aires 19 de Diciembre de 1939
.

(Material suministrado por el capitan Rolf Fisher del Afrika Korps)

Nota: El comandante Langsdorff se suicidó el 20 de diciembre de 1939 por orden de Hitler, después de enviar su carta al Ministro Alemán.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mar Jun 21, 2005 11:45 pm

Las cartas de Stalingrado

Historia

El origen

Cuando el aeródromo alemán de Stalingrado, conocido como "Stalingradjki" o "sth", quedó al alcance de las armas ligeras soviéticas, se tuvo la certeza de que cualquier despegue podría ser el último.

Los últimos aviones en salir de Stalingrado fueron tres: Dos Heinkel 111, que llevaban las cartas, y un Junkers 52 cargado de heridos. Las sacas de correo no sólo incluían las últimas cartas, sino todas las escritas en meses anteriores, pues desde el cerco no existía un correo de campaña regular con el exterior.

Existen varias versiones sobre el origen de las cartas:

1- Las cartas, en número de 250.000 fueron halladas en un avión al término de la guerra.
2- Las cartas fueron halladas en 1954 en los archivos del ejército, con las direcciones y los remites censurados.
3- Sólo se encontraron extractos de las cartas. Las sacas fueron confiscadas por el Ministerio de Propaganda a fin de realizar una selección con vistas a un libro que mostraría al pueblo alemán el valor, la abnegación y el patriotismo de los defensores de Stalingrado, ya que su rendición había supuesto una catástrofe nacional.
La lectura de las primeras cartas, en las que sus autores, expresándose libremente al conocer su destino, cuestionaban al Estado Mayor y al mismo Hitler por la dirección de la campaña hizo inviable el proyecto. Las cartas fueron destruidas por orden de Goebbels.

El Estado mayor utilizó el material de las cartas para redactar un informe sobre la moral de combate de los soldados en Stalingrado con los siguientes resultados: la mitad de las cartas demostraba una "actitud negativa y desleal" hacia el mando, a un tercio le era indiferente y únicamente el 2% aprobaba la dirección de la campaña.


El libro

En 1954 se publica el libro "Letze Briefe auf Stalingrad" (Las últimas cartas
de Stalingrado). Una colección de 39 cartas y fragmentos de gran impacto emocional escritas por soldados alemanes en Stalingrado. Aunque en su introducción hace referencia a los orígenes anteriormente citados, son ficción. Pero eso no significa que no sean verdad.

El autor de estas cartas fue un corresponsal de guerra alemán llamado Heinz Schroeter, que informó desde el cerco de Stalingrado. También escribió el mejor libro sobre la batalla, llamado "Stalingrado, hasta la última bala". Schroeter escribió las cartas desde el punto de vista de los soldados alemanes con los que había convivido durante el asedio. Estaba al corriente de cómo pensaban y sentían, por lo que su libro refleja fielmente como serían las cartas de haber sido escritas.

Las cartas recogidas en esta web proceden de "Last Letters From Stalingrad", traducidas por Franz Schneider and Charles Gullans. La editorial es William Morrow and Company, de Nueva York.

En la introducción del citado libro puede leerse: "Eres un soldado alemán víctima de un plan militar magistral que ha fallado. Has sido desprovisto de toda ayuda exterior y abandonado hasta la muerte en la ciudad de Stalingrado en los primeros meses de 1943. Congelado, hambriento, enfrentadote a una muerte segura tienes la oportunidad de enviar una última carta a casa. ¿A quién escribirías?¿Qué dirías?¿Qué pensamientos cruzan por tu mente cuando sabes que vas a morir?"

También Anthony Beevor, en su reciente obra "Stalingrado", considera las "Últimas cartas" como una obra de ficción bien escrita.

De las cartas auténticas únicamente sobrevivieron los pocos extractos realizados por los analistas que no fueron incorporados a este libro.

Los soviéticos capturaron grandes cantidades de cartas en el curso de la liquidación de la bolsa de Stalingrado (algunas procedentes de aviones derribados y otras de soldados alemanes prisioneros) pero ninguna de esas cartas era accesible en la época en que se publicó el libro (1954).

Las cartas auténticas nunca han sido publicadas.

Durante los años 70 y 80, "Las últimas cartas de Estalingrado" se leyeron en un programa de radio estadounidense durante tres semanas antes de la Navidad, con música de fondo del villancico "El tamborilero". Su impacto emocional en la audiencia fue profundo.

También se ha realizado una adaptación de las cartas el teatro por Matthew Mills, y un concierto, compuesto por Ariel Saphira y música de David Tanenbaum.



Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Vie Jun 24, 2005 1:33 am

1ª carta de Stalingrado:

…Mi vida no ha cambiado en nada; es ahora como hace diez años, bendito por las estrellas, maldito por los hombres. No tuve amigos, y tu sabes por qué no querían saber nada de mí. Era feliz cuando podía sentarme al telescopio y mirar al cielo y al mundo de las estrellas, feliz como un niño al que le permiten jugar con los astros.
... Fuiste mi mejor amiga, Mónica. Sí, lees bien, fuiste. El momento es demasiado serio como para bromas. Esta carta tardará en llegarte dos semanas. Por entonces ya habrás leído en los periódicos lo que ha tenido lugar aquí. No pienses mucho en ello, porque en realidad todo habrá terminado de forma diferente; deja que los demás se preocupen de la "película de los hechos".¿Qué son ellos para ti o para mí? Siempre pensaba en años luz, pero sentía en segundos. Además, aquí tengo mucho trabajo con el tiempo. Somos cuatro, y si las cosas continúan como hasta ahora podemos darnos por contentos.

Lo que hacemos es muy sencillo. Nuestro tarea consiste en medir las temperaturas y la humedad, informar sobre la visibilidad y los bancos de nubes.
Si algún burócrata leyera lo que aquí escribo obtendría una flagrante violación de la seguridad militar. Mónica, ¿qué es nuestra vida comparada con los muchos millones de años del cielo estrellado?. En esta hermosa noche, Andrómeda y Pegaso están justo sobre mi cabeza. Las
he mirado mucho tiempo; pronto estaré muy cerca de ellas. Mi paz y mi felicidad se las debo a las estrellas, de las cuales tu eres la mas bella para mí. Las estrellas son eternas, pero la vida de un hombre es como una mota de polvo en el universo.

A mi alrededor todo se derrumba, un ejercito entero muere, el día y la noche arden...y cuatro hombres se atarean con informes diarios sobre temperaturas y bancos de nubes. No sé mucho sobre la guerra. Ningún ser humano ha muerto por mi mano. Nunca he disparado munición real con mi pistola. Pero sé muy bien una cosa: la otra parte nunca ha mostrado ni una pizca de comprensión por sus hombres. Me habría gustado contar estrellas unas cuantas decadas más, pero ahora nada parece ir en ese sentido.



Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Vie Jun 24, 2005 1:37 am

Segunda carta

Hoy hablé con Hermann. Está al sur del frente. A unos cientos de metros de mí. No queda mucho de su regimiento. Pero el hijo de B. el panadero todavía está con él. Hermann aún tenía la carta en la que nos contabas la muerte de papá y mamá. Le hablé una vez más, por ser el hermano mayor, e intenté consolarle, aunque yo también estoy al límite. Es bueno que papá y mamá no sepan que Hermann y yo nunca volveremos a casa. Es muy duro el que tengas que cargar con el peso de cuatro personas muertas a lo largo de toda tu vida.

...Yo quería ser teólogo, papá quería tener una casa, y Hermann quería construir fuentes. Nada ha salido como debiera. Tu sabes como está la cosa en casa, y nosotros sabemos demasiado bien lo que pasa aquí. No, la verdad es que esas cosas que planeamos no han salido como imaginábamos. Nuestros padres están enterrados bajo las ruinas de su casa, y nosotros, aunque suene irónico, estamos enterrados con unos cientos o más de hombres en una trinchera en la parte sur de la bolsa. Pronto, estas trincheras estarán llenas de nieve
.

cuarta carta

El Fuhrer nos hizo la firme promesa de sacarnos de aquí; nos lo leyó y creimos en ello firmemente. Incluso ahora aún lo creo, porque he de creer en algo. Si no es cierto ¿en que otra cosa podría creer? Dentro de poco no tendré necesidad de primavera, verano o de algo agradable. Por lo que, abandoname a mi destino, querida Greta; toda mi vida, al menos ocho años de ella, creí en el Fuhrer y su palabra. Es terrible como dudan aquí, y vergonzoso escuchar lo que dicen sin poder responder, porque los hechos están de su parte.

En enero cumplirás veintiocho. Eso es ser aún muy joven para una mujer guapa, y me gustaría poderte decir este cumplido una y otra vez. Me echarás mucho de menos, pero incluso así, no te aisles. Deja pasar unos meses, pero no más. Gertrud y Claus necesitan un padre. No olvides que debes vivir para los niños y no les hables demasiado de su padre.
Los niños olvidan pronto, especialmente a esa edad. Fíjate bien en el hombre que elijas, toma nota de sus ojos y de la presión de su apretón de manos, como fue nuestro caso, y no te equivocarás. Pero sobre todo, anima a los niños a ser personas rectas que puedan llevar la cabeza bien alta y mirar a todo el mundo directamente a los ojos. Te escribo estas líneas apenado. No me creerías si te dijera que ha sido fácil, pero no te preocupes. No me asusta lo que se avecina. Repítete a ti misma y a los niños cuando sean mayores que su padre nunca fue un cobarde, y que ellos nunca deben serlo
.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Vie Jun 24, 2005 4:35 am

Carta cuarta

El martes destruí dos T-34 (tanques soviéticos)... después pasé junto a los restos humeantes. De la torreta colgaba un cuerpo, cabeza abajo, sus pies atrapados y sus piernas ardiendo hasta las rodillas. El cuerpo estaba vivo, la boca gesticulaba. Debía de sufrir un dolor horrible. Y no había posibilidad de liberarle. Incluso si la hubiera habido, habría muerto tras unas pocas horas de tortura. Le disparé, y cuando lo hice, las lágrimas corrieron por mis mejillas. Ahora llevo llorando tres noches por un tanquista ruso muerto, de quien soy su asesino. Los "cruces" de Gumrak* me dan asco, y también muchas cosas ante las que mis camaradas cierran los ojos y aprietan los dientes. Me temo que nunca volveré a dormir tranquilo en el caso de que vuelva con vosotros. Mi vida es una terrible contradicción, una monstruosidad psicológica.

Cuarta quinta:

Tenía que haber muerto en tres ocasiones, pero habría sido repentinamente, sin estar preparado para ello. Ahora es diferente. Desde esta mañana sé como están las cosas; y ya que me siento liberado, quiero que tu también te liberes de la aprensión y la incertidumbre.

Me quede atónito cuando ví el mapa. Estamos totalmente solos, sin ayuda del exterior. Hitler nos ha dejado en la estacada. Si el aeródromo continúa en nuestro poder, puede que esta carta aún salga. Nuestra posición está al norte de la ciudad. Los hombres de mi batería sospechan algo, pero no lo saben tan seguro como yo. Así que esto parece el final.

Hannes y yo no nos rendiremos; ayer, después de que nuestra infantería retomara una posición, vi cuatro hombres que habían sido hechos prisioneros por los rusos. No, no caeremos en cautividad. Cuando Estalingrado haya caido, sabrás que no volveré.

Eres la mujer de un oficial alemán, por lo que te tomarás lo que he de decirte con serenidad y firmeza, igual que en el el andén de la estación el día en que partí para el Este. No soy escritor, y mis cartas nunca han sido más largas de una página. Hoy habría mucho que decir, pero me lo reservo para más tarde, p.e., seis semanas si todo marcha bien y cien años si no. Has de contar con esta última posibilidad. Si todo va bien, tendremos mucho tiempo para hablar, y en ese caso ¿por qué he de escribirte tanto, ahora que me resulta tan difícil?. De todas formas, si las cosas se tuercen, esas palabras no te harían mucho bien
.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Vie Jun 24, 2005 4:36 am

Carta sexta

Sabes lo que siento por ti, Augusta. Nunca hemos hablado mucho de sentimientos. Te amo muchísimo y tu me amas, por lo que has de saber la verdad. Está en esta carta. La verdad
es que esta es la más horrenda de las luchas en una situación desesperada. Miseria, hambre, frío, renuncia, duda, desesperación y una muerte horrible. No te diré más. Tampoco te hablé de ello en mi despedida y no hay nada más sobre esto en mis cartas. Cuando estábamos juntos (y también me refiero a mis cartas) eramos marido y mujer, y la desagradable guerra, de cualquier modo necesaria, era una fea compañía de nuestras vidas. Pero la verdad es la certeza de que lo que he escrito más arriba no es una queja ni un lamento sino una relacíon objetiva de los hechos.

No puedo renunciar a mi parte de culpa en todo esto. Pero es en una proporción de 1 a 70 millones. La proporción es pequeña, pero está ahí.
Nunca pensaría en evadir mi responsabilidad, me digo a mi mismo que entregando mi vida he pagado mi deuda. Las cuestiones de honor no admiten discusión..

Augusta, en la hora en que has de ser fuerte, también has de hacer esto: Ni te enfades ni sufras demasiado por mi ausencia. No estoy asustado, únicamente triste por no poder sacar mayor provecho de mi valor que morir por esta causa inútil, por no decir criminal. Ya conoces el lema familiar de los Von H's: "Culpa reconocida, culpa expiada". No me olvides demasiado deprisa
.


Carta séptima


En Estalingrado, cuestionarse a Dios significa renunciar a Él. Querido padre, debo decírselo, y estoy doblemente arrepentido por ello. Usted me sacó adelante, no tuve madre, y siempre mantuvo a Dios ante mis ojos y mi corazón. Y yo reitero doblemente mis palabras, pues van a ser las últimas. Después de ellas no voy a poder pronunciar otras que puedan remediarlas o disculparlas. Usted es sacerdote, padre. En la última carta que uno escribe, únicamente dice la verdad o lo que cree que es la verdad. He buscado a Dios en cada crater de obús, en cada casa destruida, en cada esquina, entre mis camaradas cuando estoy en mi trinchera, y en el cielo. Dios no se mostró cuando mi corazón le gritaba. Las casas fueron destruidas. Mis camaradas fueron tan valientes o cobardes como yo. La ira y el asesinato estaban en la tierra. Bombas y fuego caían del cielo. Pero Dios no estaba ahí. No, padre, Dios no existe. Se lo escribo otra vez, y sé que es terrible, y que no puedo remediarlo. Y si después de todo hubiera un Dios, sólo estaría con usted, en los libros de himnos y oraciones, en los consejos piadosos de sacerdotes y pastores, en el tañir de las campanas y en el olor a incienso. Pero no en Estalingrado.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Vie Jun 24, 2005 4:38 am

Carta de un soldado alemán a su amigo Rolf:

Apreciado amigo Rolf:

Primero que todo, quiero dejar en claro, que la historia, es la historia y no puede reescribirse; que existieron los campos de concentracion y que alli se mato, con premeditacion a millones de personas (judios, polacos, rusos, alemanes,etc), es una verdad clara e incontrovertible; que los altos mandos de la Wehrmacht y el partido nazi (Goering, Hess, Himmler, Heydrich, y muchos mas) conocian de esta situacion, es cierto; que estaban de acuerdo con la politica racial y de expansion del Fuehrer, no se puede negar a la luz de la historia. Asi como tambien es cierto que gente como Guderian, Manstein, Rundstedt, Rommel, (obligado a suicidarse por orden de Hitler, al conocer el complot contra el y que desperdicio para Alemania haber perdido a hombres como Rommel), no estaban de acuerdo, no implementaron las directrices en sus grupos de ejercito y por eso fueron retirados del mando, es claro; por esto, muchos generales alemanes juzgados en Nuremberg no fueron procesados y que yo sepa a Guderian se le dieron funerales de estado cuando murio.

Mi Portal esta construido con base en la admiracion que siento por el ejercito aleman y la raza alemana como tal, por sus logros cientificos y por su persistencia en el trabajo y engrandecimiento de su Patria, algun dia tuve la oportunidad de ir a Alemania a estudiar con Siemens, tengo varios amigos que lo hicieron y todos guardan muy gratos recuerdos de su pueblo; tambien admiro a los judios, raza con 4.000 años de historia sobre la tierra y paradojas de la historia, maximos exponentes de la Blitzkrieg en el siglo XX.

Admiro en uds. que se hayan levantado de las cenizas y hoy sean la locomotora economica de Europa, perdieron la guerra en el 45, yo diria , despues de diez años de estudio sobre la Segunda Guerra Mundial, que basicamente por errores estrategicos de Hitler y no me refiero a la Invasion de Rusia, era factible, haber ganado esta guerra; no tengo nada en contra contra de millones de soldados alemanes como ud. que lucharon por su Patria y que si sabian de la politica racial de Hitler, nada podian hacer para cambiarla; pero, querido amigo, la historia, es la historia, y no podemos reescribirla, y es tan grave haber matado con expreso proposito a 1000 judios, gitanos, checos, polacos y demas; como haber matado a 4.000.000 millones; no se preocupe, los romanos tambien mataron miles de cristianos en el circo, sin embargo, este Imperio es la base de la Civilizacion Occidental junto con los griegos. El Ejercito Aleman y las Divisiones Panzer seran recordados durante miles de años, por la huella profunda que dejaron en la historia militar; o no recuerda ud. a Alejandro Magno, otro revolucionario de la guerra; sabia que invento aquello de atacar al enemigo con dos alas muy fuertes, con caballeria ligera en los lados y dejar que el centro cediera para embolsar al enemigo alli, tipica maniobra Panzer.

Tengo en mi poder una Cruz de Hierro de Primera Clase con su caja original y creame que si pudiera, la usaria con gran orgullo en la solapa de mi camisa, cada que la miro, me imagino de quien seria, donde estaria ?; la tengo reservada para regalarsela a uno de mis nietos y que el a su vez, se la regale a uno de los suyos y asi hasta el fin de la historia, para que a traves de ella, me recuerden a mi y a las Divisiones Panzer; tambien tengo un anillo "mason" como recuerdo de mi Padre, lleva inscrito el nombre y sus fechas de nacimiento y muerte y espero que dentro de miles de años, un descendiente mio lo lleve con orgullo, porque como dice en el sitio dedicado a mi Padre:

"Una persona solo muere, cuando no hay nadie que la recuerde"

Todos los pueblos tenemos el derecho inalienable a existir sobre la faz de la tierra, ninguno tiene el derecho a decir quien vive o quien muere; pero los humanos, despues de millones de años de existencia, seguimos dejando que la parte inferior del cerebro, nos gobierne, tenemos miles de años de civilizacion pintados por encima, pero a la hora de expresar nuestras emociones, nos comportamos como animales o peor que ellos, pues hasta donde yo se, los animales no crean campos de concentracion y me refiero tambien a los rusos en siberia.

"Gloria por siempre a los caidos en los campos de batalla por defender su Patria";

Espero que algun dia, la Patria de la raza humana, sea La Tierra, y que habiendonos expandido en todo el Universo, sigamos conservando el recuerdo de aquellos que nos antecedieron.


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Vie Jun 24, 2005 6:26 am

Carta de Hitler a Mussolini anunciándole la invasión de la URSS 21 de junio de 1941

Duce:

Os escribo esta carta en unos momentos en que meses enteros de ansiosas deliberaciones y una continuada y enervante espera terminan merced a la decisión que más me ha costado adoptar en mi vida Después de examinar el último mapa sobre la situación de Rusia y después de sopesar otros muchos informes, creo que no puedo adoptar la responsabilidad de seguir esperando y, por encima de todo, creo que no existe otro medio de evitar este peligro (...), a menos que continúe esperando, lo que de todos modos terminaría por conducir al desastre, si no este año, el próximo a lo sumó.

La situación es la siguiente: Inglaterra ha perdido esta guerra. Con el derecho que asiste a los que se ahogan, se agarra a cualquier clavo ardiendo que, en su fantasía, le parece una tabla de salvación. Sin embargo, algunas de sus esperanzas no dejan de hallarse asistidas por cierta lógica, como es natural. Hasta el presente, la Gran Bretaña siempre ha librado sus guerras contando con la ayuda del Continente. La destrucción de Francia —en realidad la eliminación de todas las posiciones occidentales europeas— atrae continuamente las miradas de los belicistas ingleses al lugar por donde trataron de comenzar la guerra: la Rusia soviética.

Ambas naciones, la Rusia soviética e Inglaterra, se hallan interesadas por igual en la existencia de una Europa arruinada y postrada por una larga guerra. Detrás de estos dos países se alzan los Estados Unidos de América, que los incita mientras observa y espera los acontecimientos. Desde la liquidación de Polonia, se ha hecho evidente la existencia en la Rusia soviética de una tendencia consistente que, si bien de una manera cauta y solapada, señala no obstante un firme regreso a la antigua teoría bolchevique de expansión del Estado soviético. La prolongación de la guerra necesaria para alcanzar esta finalidad se conseguiría teniendo las fuerzas alemanas en el Este, para que el Alto Mando alemán ya no pueda garantizar un ataque en gran escala en el Oeste, en especial por lo que se refiere a la aviación (...).

Si las circunstancias me diesen motivo para utilizar las fuerzas aéreas alemanas contra Inglaterra, existe el peligro de que Rusia comience entonces su estrategia de extorsión en el Sur y en el Norte, a la que tendría que someterme en silencio, sencilla mente porque me hallaría dominado por una sensación de inferioridad aérea. Entonces no sería posible para mí, sobre todo al no contar con el adecuado soporte de las fuerzas aéreas, atacar las fortificaciones rusas con las divisiones estacionadas en el Este. Si no deseo exponerme a este peligro, sería posible que transcurriese todo el año 1941 sin que se produjeran cambios en la situación general. Por el contrajo, Inglaterra cada vez estará menos dispuesta a pedir la paz porque depositará sus esperanzas en el aliado ruso. A decir verdad, estas esperanzas irán en aumento, natural mente, a medida que el ejército ruso vaya estando más preparado. Y detrás de todo esto se encuentra la entrega en masa de material de guerra americano, que la URSS confía obtener en 1942 (...).

Por consiguiente, después de exprimirme constantemente el cerebro, he llegado a la decisión de cortar el nudo antes de que se apriete demasiado. Creo, Duce, que con esto brindo probablemente los mejores posibles a nuestra dirección conjunta de la guerra en el año en curso (...).


Adolf Hitler
21 de junio de 1941

Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Sab Jun 25, 2005 12:32 am

EL METRO DE LONDRES CONVERTIDO EN REFUGIO

He aquí una carta enviada al ministro del Interior, sir Edward Bridge, en la que el primer ministro, Winston Churchill, dispone la utilización del Metro como refugio antiaéreo:

21 de septiembre de 1940.

"1) Cuando pregunté el otro día al Gabinete de guerra por qué las galerías del subterráneo no podían ser utilizadas en cierta medida, aunque a expensas del tráfico, como refugios antiaéreos, se me aseguró que la cosa era bastante inoportuna, y que todo el problema había sido examinado antes de llegar a esta conclusión. Veo ahora que la galería del Metro en Aldwych va a ser usada como refugio. Ruego me envíen más información sobre el motivo que ha llevado a modificar las anteriores decisiones definitivas.

2) Sigo siendo partidario de una amplia utilización del ferrocarril subterráneo, entendido no sólo como estaciones, sino también como líneas, y agradeceré una relación de una sola página sobre el número de personas que podrían ser acomodadas en varias estaciones y sobre las modificaciones estructurales que serían necesarias para adaptar esas secciones a su nueva utilización. ¿Es cierto, por ejemplo, que 750.000 personas podrían ser acogidas en el solo ramal del Metro de Aldwych? Debemos adecuar también las pertinentes solicitudes de transportes y refugios.

3) Estoy esperando una relación del ministro del Interior sobre planes de:

a) construcción de otros refugios;

b) refuerzo de los sótanos actuales;

c) utilización de sótanos y piezas disponibles;

d) importantísimo: asignación de puestos fijos a vastos sectores de la población mediante tarjetas, distribuyéndolas así donde queramos y evitando hacinamientos".



Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Dom Jun 26, 2005 8:15 pm

Carta de Einstein al Presidente Roossevelt

Preludio de la bomba atómica.

(Traducción de la transcripción del documento público)

Albert Einstein
Old Grove Rd.
Nassau Point
Peconic, Long Island

2 de Agosto de 1939

F. R. Roosevelt
President of the United States
White House
Washington, D.C.

Señor;

Algunos recientes trabajos de E. Fermi y L. Szilard, los cuales me han sido comunicados en manuscritos, me llevan a esperar, que en el futuro inmediato, el elemento uranio puede ser convertido en una nueva e importante fuente de energía. Algunos aspectos de la situación que se han producido parecen requerir mucha atención y, si fuera necesario, inmediata acción de parte de la Administración. Por ello creo que es mi deber llevar a su atención los siguientes hechos y recomendaciones.

En el curso de los últimos cuatro meses se ha hecho probable -a través del trabajo de Loiot en Francia así como también de Fermi y Szilard en Estados Unidos- que podría ser posible el iniciar una reacción nuclear en cadena en una gran masa de uranio, por medio de la cual se generarían enormes cantidades de potencia y grandes cantidades de nuevos elementos parecidos al uranio. Ahora parece casi seguro que esto podría ser logrado en el futuro inmediato.

Este nuevo fenómeno podría ser llevado a la construcción de bombas, y es concebible -pienso que inevitable- que pueden ser construidas bombas de un nuevo tipo extremadamente poderosas. Una sola bomba de ese tipo, llevada por un barco y explotada en un puerto, podría muy bien destruir el puerto por completo, conjuntamente con el territorio que lo rodea. Sin embargo, tales bombas podrían ser demasiado pesadas para ser transportadas por aire.

Los Estados Unidos tiene muy pocas minas con vetas de uranio de poco valor, en cantidades moderadas. Hay muy buenas vetas en Canadá, la ex-Checoslovaquia, mientras que la fuente más importante de uranio está en el Congo Belga.

En vista de esta situación usted podría considerar que es deseable tener algún tipo de contacto permanente entre la Administración y el grupo de físicos que están trabajando en reacciones en cadena en los Estados Unidos. Una forma posible de lograrlo podría ser comprometer en esta función a una persona de su entera confianza quien podría tal vez servir de manera extra oficial. Sus funciones serían las siguientes:

a) Estar en contacto con el Departamento de Gobierno, manteniéndolos informados de los próximos desarrollos, y hacer recomendaciones para las acciones de Gobierno, poniendo particular atención en los problemas de asegurar el suministro de mineral de uranio para los Estados Unidos.

b) acelerar el trabajo experimental, que en estos momentos se efectúa con los presupuestos limitados de los laboratorios de las universidades, con el suministro de fondos. Si esos fondos fueran necesarios con contactos con personas privadas que estuvieran dispuestas a hacer contribuciones para esta causa, y tal vez obteniendo cooperación de laboratorios industriales que tuvieran el equipo necesario.

Tengo entendido que Alemania actualmente ha detenido la venta de uranio de las minas de Checoslovaquia, las cuales han sido tomadas. Puede pensarse que Alemania ha hecho tan claras acciones, porque el hijo del Sub Secretario de Estado Alemán, von Weizacker, está asignado al Instituto Kaiser Guillermo de Berlín donde algunos de los trabajos americanos están siendo duplicados
.

Su Seguro Servidor,
A. Einstein


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Dom Oct 02, 2005 8:18 pm

CARTA DE HITLER A SIEGFRIED WAGNER
el 5 de mayo de 1924

Cuando a principios de octubre del año pasado tuve la dicha de recibir, por primera vez en mi vida, autorización para entrar en Wahnfried, era lógico que confiase al mismo tiempo de poder regresar a Bayreuth en el más breve plazo. ¿Acaso no se encuentra la ciudad en el camino que lleva a Berlín?
Hasta el 9 de noviembre podía, pues, confiar en expresar a Chamberlain, y hacerlo oralmente, por sus cartas tan amables para conmigo. Hubiera preferido con mucho hacerlo en la euforia del triunfo. Y en aquel momento era yo suficientemente presuntuoso como para esperar que el destino me deparase el venir a Bayreuth como primer testigo y primer mensajero de esa elevación futura para llevar a ese hombre que tanto sufre el mejor remedio que este mundo puede todavía ofrecerle.
El fracaso del 9 de noviembre ha disipado ese sueño. Estoy en la cárcel, en una “fortaleza"... No he querido hacerme acreedor a su amabilidad, pues temía atraer también sobre su persona la enemistad de ciertos círculos cuyos celos hicieron sufrir a vuestro venerado padre y señor de todos nosotros.
No soy hombre de pluma y escribo mal, por cuanto estimo ser mayor deudor de mi pueblo en obras que en palabras. Os ruego no interpretéis como indiferencia el que nos os haya escrito. Desde el 9 de noviembre una sola idea me ronda la cabeza como nunca lo había hecho antes. Si se convirtiera en realidad, sería mi mejor prueba de agradecimiento y mi mejor respuesta.
Hasta qué punto esto es cierto, lo habréis notado sin duda en abril al conocer los resultados de las elecciones de Bayreuth: ¿acaso no se trata de la recompensa de una labor de la que, con vuestra esposa, sois responsables?.
Grande fue mi alegría y grande también mi orgullo al enterarme de la victoria de las fuerzas nacionales precisamente en la ciudad en la que primero el señor y luego Chamberlain forjaron la espada espiritual con la que hoy combatimos.
Por lo que se refiere a las elecciones propiamente dichas, sigo albergando a pesar de toda mi alegría, grandes temores. El movimiento es todavía tan joven que este triunfo representará para él una dura prueba. Como de todas formas la cuestión alemana no va a decidirse en el Reichstag y, sin embargo, las responsabilidades pueden ser enormes, personalmente hubiera preferido, al menos esta vez, abstenerme en las elecciones. Con esa renuncia provisional se habría consechado más tarde un gran triunfo. Nuestra máxima preocupación debe consistir ahora en evitar que pueda llegar a producirse exactamente lo contrario. Es preciso evitar también que el movimiento pueda fallar sus golpes. Desgraciadamente se han cometido ya algunos errores al respecto. Nuestro máximo y más odioso enemigo es y sigue siendo el marxismo y quienes lo propagan. Por lo que a mi respecta, dispongo ahora, después del proceso, de más tiempo libre. Puedo, en fin, volver a leer y también a aprender, mientras que antes apenas conseguía estar al corriente de las últimas publicaciones del mercado del libro nacional. En fin, estoy ocupado en saldar cuentas por escrito con todos esos señores que si el 9 de noviembre lanzaban como todo el mundo hurras de entusiasmo, el 10... por un "sagaz" discernimiento" parejo únicamente a su hipocresía, tratarían de demostrar "la irresponsabilidad de tan loca empresa". Dicho esto me veo obligado a rectificar lo que precede en la medida en que un porcentaje no despreciable de esos "valientes entre los valientes" ha vuelto a recobrar el estado de ánimo del 9, o mejor aún, del 8. En particular, el resultado de la votación no ha contribuido a esa extraordinaria propensión a la volubilidad de espíritu.
Si se pudiesen medir los objetivos de nuestro combate por el mismo rasero que la realidad de esa clase de "grandezas", más valdría renunciar a todos nuestros esfuerzos. Más valdría barrer las calles que atormentarse frente a tamaña bajeza. Pero tanto mayor es nuestra alegría de saber que una pequeña parte de nuestro pueblo al menos demuestra sentimientos más elevados.
El verano que viene me traerá otro nuevo pesar. Desde que cumplí los 13, siempre he soñado con algo que este año parecía querer convertirse en realidad: asistir al Festival. Por desgracia, el destino parece considerar que todavía no soy bastante digno o suficientemente maduro. Tiene que ser una cosa u otra...


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Mié Oct 12, 2005 7:54 pm

Cuartel General del Führer.
10-7-42.

El Reichsführer-SS
Estado Mayor Personal
Asunto secreto número 66/42
Dr./Bra.
Práctica secreta del Estado
6 copias
6.a copia
Profesor Clauberg, Königshütte.
Ilustre profesor:

El Reichsführer me ha encargado en el día de hoy que le escriba transmitiéndole su deseo de que se decida, previo acuerdo con el SS-Obergruppenführer Pohl y el médico del campo de concentración femenino de Ravensbrück, a trasladarse a Ravensbrück para efectuar, según su método, la esterilización de mujeres judías.

Antes de empezar su trabajo, el Reichsführer le ruega tenga a bien comunicarle cuánto tiempo se necesitaría para la esterilización de 1.000 mujeres judías.

Las mujeres judías no deben saber nada de este asunto. Según la opinión del Reichsführer, usted podría practicar sus inyecciones en el transcurso de una visita general. La eficacia de la esterilización ha de demostrarse mediante numerosos experimentos: al cabo de un determinado período de tiempo, que usted debe fijar, se establecerá, tal vez mediante radiografías, qué cambios se han registrado. En algunos casos podría hacerse también un experimento práctico, que consistiría en recluir juntos y durante cierto tiempo a un judío y una judía y observar los resultados. Me permito pedirle su opinión para poder informar de ella al Reichsführer-SS.

Heil Hitler!
Fdo.: Brandt
SS-Obersturmbannführer




Cancillería del Führer. Asunto Secreto del Estado-Berlín.

28 de marzo de 1941.
Señor Reichsführer,

Le adjunto un informe con el resultado de las investigaciones referentes a la posibilidad de esterilización y castración con rayos X. Ruégale me haga saber las iniciativas que debo emprender en relación con este asunto, en el plano teórico o en el práctico.
Heil Hitler!

Firmado: Brack.

Informe de las experiencias de castración con rayos X. Los experimentos realizados en este campo han concluido y ha sido posible obtener los resultados que a continuación se refieren, que son científicamente seguros. A los elementos que haya que esterilizar definitivamente hay que aplicar tratamientos de rayos X de tal intensidad que produzcan la castración con todas sus consecuencias. Fuertes dosis de rayos X destruyen la secreción interna de los ovarios y testículos. Con dosis menores sólo se obtendría la suspensión temporal de la potencia sexual. Entre los efectos de las radiaciones hay que destacar la interrupción de las reglas menstruales, los fenómenos climatéricos, las modificaciones del sistema pilífero y del metabolismo, etcétera, así como otros fenómenos que presentan indudables inconvenientes. La dosis puede efectuarse de varias maneras y sin que el sujeto se dé cuenta de ello. Para los hombres, la fuente de radiación debe poseer una potencia de 500 a 600 r.; para las mujeres, de 300 a 350 r. En principio, con un máximo de intensidad y mínimo espesor del filtro, bastaría con un tiempo de exposición de dos minutos para los hombres y tres para las mujeres, sobre todo si el sujeto se halla a poca distancia del centro de irradiación. Este procedimiento presenta el inconveniente de que es imposible proteger con pantalla de plomo las demás partes del cuerpo sin que el sujeto se dé cuenta. Sin esta protección se producen quemaduras en los tejidos somáticos próximos, quemaduras más o menos graves en los días y semanas siguientes al tratamiento, según la intensidad de la radiación y la sensibilidad del individuo. En la práctica se podría adoptar el sistema, por ejemplo, de convocar a los elementos que hay que tratar ante una ventanilla para rellenar unos formularios o responder a unas preguntas, entreteniéndoles durante dos o tres minutos. El funcionario de la ventanilla regulará el aparato de rayos mediante un mando que pusiese en funcionamiento, de forma simultánea, ambos tubos (la irradiación debe ser bilateral). De este modo, con un dispositivo de dos tubos, se podría esterilizar de 150 a 200 personas en un día; y con veinte dispositivos análogos, de 3.000 a 4.000 personas en un día, Al parecer no se prevén deportaciones por un número mayor de personas al día. El costo de un dispositivo de este género alcanzaría los 20.000 ó 30.000 marcos. A ello habría que añadir los gastos de transformación del inmueble, dada la necesidad de instalación de medidas de seguridad para el funcionario del servicio. Para concluir, puedo afirmar que, gracias a este procedimiento, la técnica de los rayos X permite dar comienzo en la actualidad a una esterilización en masa. Sin embargo, es imposible someter a los interesados a este tratamiento sin que, tarde o temprano, puedan llegar a la certeza de haber sido castrados o esterilizados mediante rayos X.

Firmado: Brack.



Disposición: 21 de febrero de 1944
C 4 D.

Al Reichsarzt de las SS y de la Policía, el jefe del Servicio de Higiene Berlín-Zehlendorf, Spanische Altee 10 Copia a: Reichsarzt SS y Policía. El jefe de la Dirección de las SS, SS- Obergruppenfüh rer y general de las Waffen-SS Pohl, comunica que acepta la solicitud de efectuar pruebas de la eficacia profiláctica de una vacuna danesa sobre 30 internados. Los experimentos, sin embargo, sólo deberán realizarse sobre gitanos. Para ello serán trasladados a Buchenwald treinta gitanos idóneos, y enviados al Instituto de Investigación de Enfermedades producidas por Virus.

El jefe de Sanidad en la Dirección económico-administrativa de las SS y jefe del Departamento D III. Firmado: Calling, SS Standartenführer. Se envió copia el 21-2-44 al SS-Staf. Doctor Mrugowsky.

Esta comunicación, como otras muchas, tendría un trágico fin. Tal como puede verse en el mensaje siguiente, un grupo de treinta gitanos fue trasladado a Buchenwald, donde se le utilizó para el experimento citado. Como era de esperar, el experimento no dio ningún resultado satisfactorio.



Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3649
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensajepor Erich Hartmann » Dom Mar 26, 2006 8:39 pm

La última carta a su hija

ésta es la última carta que escribió a su hija Mokoto el teniente de aviación Motohisa Uemura, de 25 años de edad, muerto en la campaña de Filipinas, el 26 de octubre de 1944:

Mokoto: llevo en mi avión la muñeca que tanto te gustaba cuando eras un bebé. De esta forma estarás conmigo hasta el último momento.Sólo qería que lo supieras.

Papá


Saludos cordiales
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Gonzalo Izco
Usuario
Usuario
Mensajes: 1
Registrado: Lun Nov 12, 2007 5:42 am
Ubicación: San Antonio Oeste-Patagonia Argentina
Contactar:

Mensajepor Gonzalo Izco » Jue Dic 06, 2007 6:04 am

hola....
Quiero que sepas estimado Erich Hrtmann, que estas cartas me han hecho pensar mucho sobre el estado de los soldados, es imaginable en ellas su desgaste fisico y psiquico. Las cartas muestran que estaban entregados a la muerte y que solo importaba en ese momento que sus familares,amigos,madres,padres,hermanos y sus esposas supiesen de su amor a ellos.Esto me ha conmovido de una forma que jamas me ubiese imaginado. :x Maldita guerra!!!, que en la fria histori es facinante y atractiva, pero son estas cosas (las cartas) la que te dan un panorama desgarrador de como eran las cosas en esos tiempos.

le estoy muy agradesido a usted por brindarme esta oportunidad de caer en la cruda realidad de un soldado. :cry: :(

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3148
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Jue Dic 06, 2007 1:54 pm

Carta de Einstein al Presidente Roossevelt

Old Grove Rd.
Nassau Point
Peconic, Long Island

2 de Agosto de 1939

F. R. Roosevelt
President of the United States
White House
Washington, D.C.

Señor:
Algunos recientes trabajos de E. Fermi y L. Szilard, quienes me han sido comunicados mediante manuscritos, me llevan a esperar, que en el futuro inmediato, el elemento uranio puede ser convertido en una nueva e importante fuente de energía. Algunos aspectos de la situación que se han producido parecen requerir mucha atención y, si fuera necesario, inmediata acción de parte de la Administración. Por ello creo que es mi deber llevar a su atención los siguientes hechos y recomendaciones.

En el curso de los últimos cuatro meses se ha hecho probable -a través del trabajo de Loiot en Francia así como también de Fermi y Szilard en Estados Unidos- que podría ser posible el iniciar una reacción nuclear en cadena en una gran masa de uranio, por medio de la cual se generarían enormes cantidades de potencia y grandes cantidades de nuevos elementos parecidos al uranio. Ahora parece casi seguro que esto podría ser logrado en el futuro inmediato.

Este nuevo fenómeno podría utilizado para la construcción de bombas, y es concebible -pienso que inevitable- que pueden ser construidas bombas de un nuevo tipo extremadamente poderosas. Una sola bomba de ese tipo, llevada por un barco y explotada en un puerto, podría muy bien destruir el puerto por completo, conjuntamente con el territorio que lo rodea. Sin embargo, tales bombas podrían ser demasiado pesadas para ser transportadas por aire.

Los Estados Unidos tiene muy pocas minas de uranio, con vetas de poco valor y en cantidades moderadas. Hay muy buenas vetas en Canadá y en la ex-Checoslovaquia, mientras que la fuente más importante de uranio está en el Congo Belga.

En vista de esta situación usted podría considerar que es deseable tener algún tipo de contacto permanente entre la Administración y el grupo de físicos que están trabajando en reacciones en cadena en los Estados Unidos. Una forma posible de lograrlo podría ser comprometer en esta función a una persona de su entera confianza quien podría tal vez servir de manera extra oficial. Sus funciones serían las siguientes:

a) Estar en contacto con el Departamento de Gobierno, manteniéndolos informados de los próximos desarrollos, y hacer recomendaciones para las acciones de Gobierno, poniendo particular atención en los problemas de asegurar el suministro de mineral de uranio para los Estados Unidos.

b) acelerar el trabajo experimental, que en estos momentos se efectúa con los presupuestos limitados de los laboratorios de las universidades, con el suministro de fondos. Si esos fondos fueran necesarios con contactos con personas privadas que estuvieran dispuestas a hacer contribuciones para esta causa, y tal vez obteniendo cooperación de laboratorios industriales que tuvieran el equipo necesario.

Tengo entendido que Alemania actualmente ha detenido la venta de uranio de las minas de Checoslovaquia, las cuales han sido tomadas. Puede pensarse que Alemania ha hecho tan claras acciones, porque el hijo del Sub Secretario de Estado Alemán, von Weizacker, está asignado al Instituto Kaiser Wilheln de Berlín, donde algunos de los trabajos americanos están siendo duplicados.

Su Seguro Servidor,
A. Einstein
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen


Volver a “Documentos”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados