La carrera de oficial en el Reichsheer

El impacto de la Gran Guerra en el pensamiento militar. Cambios y evolución en las doctrinas militares. Regulaciones de campaña.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Vie Abr 03, 2009 11:05 am

¡Hola a todos!

En el ejército de tierra de la República de Weimar (Reichsheer) había varias formas de ser admitido como candidato a oficial. Antes, en la época del Ejército Imperial guillermino, había dos vías principales: el ingreso en la escuela de cadetes (normalmente reservado a jóvenes -usualmente se entraba con 14 años- de familias nobles o terratenientes), o el ingreso como aspirante a oficial en un regimiento. Tras la derrota alemana en la IGM, el Tratado de Versalles prohibió las escuelas de cadetes, por lo que sólo quedaba abierta la vía regimental para quien, en posesión del título de enseñanza secundaria o bachillerato, deseara convertirse en oficial. Sin embargo, había excepciones para posibilitar la admisión de soldados y suboficiales activos que, no estando en posesión del bachillerato, habían prestado varios años de servicio demostrando aptitudes para optar a oficiales.

A mediados de la década de 1920, lo normal era que después de haber acabado los 9 años de enseñanza secundaria, en torno a los 17-19 años de edad, el joven deseoso de convertirse en oficial militar ingresara en un regimiento como candidato a oficial. Aquí tendría que realizar durante seis meses el mismo entrenamiento típico que recibían los soldados reclutas. Acabado este periodo de seis meses, el candidato a oficial era destinado a una compañía regular, donde tendría que pasar un año recibiendo entrenamiento en tácticas, armamento, administración militar, etc. Durante este tiempo el candidato a oficial servía como suboficial subalterno (líder de sección). Al terminar estos 12 meses (18 desde su alistamiento) el candidato a oficial era promocionado a cabo, y perdía su denominación de candidato para convertirse en Fähnrich.

A continuación el Fähnrich pasaba tres meses con su regimiento para participar en las maniobras divisionales, periodo tras el cual era promocionado a sargento y enviado a la Escuela de Infantería. Si se superaba el examen de entrada, comenzaba la enseñanza académica de dos años de duración. Durante el primer año se estudiaban táctica, guerra aérea, señales, tecnología del motor, lectura de mapas, camuflaje, idiomas, etc. A los seis meses de haber entrado en la escuela había que realizar un examen intermedio sobre temas militares y civiles. Los que no lo superaban eran devueltos a sus regimientos y, normalmente, despedidos del ejército.

Cumplido con éxito el primer año en la Escuela de Infantería, los aspirantes a oficiales podían continuar estudiando en la Escuela de Infantería o, si habían optado por otra arma, eran destinados a las escuelas de armas (Waffenschulen) de su elección: caballería, artillería, señales, ingenieros, o tropas de transporte. El segundo año de escuela era similar al primero, pero con más énfasis y alcance en temas militares, principalmente táctica. Completado este segundo año seguían más exámenes, orales y escritos, durante un periodo de seis semanas. Quien superaba estos exámenes se convertía en Oberfähnrich, y volvía a su regimiento para completar la última fase de su instrucción de oficial. Finalizada esta última etapa con éxito (cuestión que dependía del criterio de los oficiales del regimiento y del coronel del regimiento), el Oberfähnrich se convertía en oficial con el grado de teniente (Leutnant). Cuando el coronel del regimiento expresaba dudas sobre la capacidad final de Oberfähnrich para entrar en el cuerpo de oficiales, la decisión final pasaba al ministro del Reichswehr, quien tenía la última palabra. Quien conseguía entrar en el cuerpo de oficiales había dejado atrás una difícil carrera de unos cuatro años.

Durante ese tiempo los nuevos tenientes habían recibido 18 meses de instrucción con las tropas y como suboficiales subalternos, ganando más experiencia en tropas y liderazgo que los tenientes de otros ejércitos. En los dos años en la Waffenschule habían recibido más instrucción académica práctica que teórica. Por ejemplo, en el primer año en la Escuela de Infantería de Dresden, se impartían 24 horas a la semana dedicadas a clases académicas, y 13 horas a entrenamiento práctico. La instrucción académica comprendía seis horas de táctica, dos horas de geografía, dos horas de educación cívica, tres horas de técnica de armas, tres horas de ingeniería militar, una hora de guerra aérea, y una hora de estudio de tecnología de vehículos a motor, entre otros temas. Las 13 horas de entrenamiento práctico comprendían ejercicios de infantería e ingenieros, instrucción de artillería, morteros, ametralladoras, cuatro horas de deportes atléticos, y dos horas de equitación.

Durante el segundo año las clases se centraban en el arma específica del candidato a oficial, aunque había igualmente temas de estudio comunes en todas las armas, como la historia militar, la administración del ejército, geografía, guerra aérea y armamento. Cambiaban, obviamente, el entrenamiento táctico y los ejercicios prácticos.

Al principio, en historia militar se estudiaba las épocas de Federico el Grande, Napoleón y la IGM, con gran atención a la obra de Clausewitz y Schlieffen, aunque a mediados de los veinte, Clausewitz y Schlieffen fueron perdiendo atención hasta desaparecer completamente del estudio de la historia militar. Razonablemente, como la mayoría de estos futuros oficiales iba a desempeñarse como líderes de tropas a nivel de sección, compañía y batallón, la estrategia no era materia que, en principio, tuviesen que tener en cuenta. Parecía lógico que un teniente, un capitán o un mayor no tuvieran necesariamente que conocer a los clásicos griegos y latinos, ni a los grandes teóricos alemanes como Clausewitz y Schlieffen. Parecía más lógico que estas materias fuesen el objeto de oficiales superiores y oficiales de estado mayor general.

En un siguiente mensaje continuaremos con la educación de los oficiales.

Fuentes usadas hasta el momento:

James S. Corum, The Roots of Blitzkrieg (Lawrence, Ks: University Press of Kansas, 1992).

Dirk Richhardt, “Auswahl und Ausbildung junger Offiziere 1930-1945”. Marburg, 2002: http://deposit.d-nb.de/cgi-bin/dokserv? ... 984101.pdf

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Vie Abr 03, 2009 1:23 pm

¡Hola a todos!

Una vez obtenida su comisión, la educación militar del nuevo teniente quedaba bajo la responsabilidad de su comandante regimental, quien impartía conferencias y seminarios sobre distintos temas militares, políticos y económicos, y conducía ejercicios tácticos y reconocimiento de terreno.

El momento más importante de estos oficiales subalternos llegaba con la preparación para los exámenes anuales de Distrito Militar, es decir, la preparación para el examen de entrada al programa de entrenamiento para oficiales de estado mayor general, que von Seeckt, el Chef der Heeresleitung, había convertido en obligatorios para todos los oficiales subalternos, a diferencia de lo que ocurría en el antiguo ejército imperial, donde estos exámenes eran voluntarios.

El examen estaba dirigido normalmente a los tenientes primera, de los que el Alto Mando esperaba sacaran unos resultados satisfactorios. En caso de fracaso, tenían que repetir el examen al año siguiente, y un nuevo fracaso podía suponer la pérdida de la comisión (el liderazgo de sección). Los exámenes se llevaban a cabo en los siete distritos militares entonces existentes, y eran preparados por la Sección T-4 del Truppenamt (el Estado Mayor General encubierto). Duraban varios días y comprendían, en diferentes alcances, táctica aplicada, táctica teórica, ingeniería militar, lectura y bosquejo de mapas, y armamento y equipamiento. Se planteaban diferentes problemas dependiendo del arma del oficial. Los temas generales a todas las armas eran historia, educación cívica, economía, geografía, matemáticas, física, química y deportes. Los oficiales debían contestar cada problema presentado en un predeterminado plazo de tiempo. Los resultados de cada examen eran corregidos por la Sección T-4 en Berlín por tres oficiales superiores diferentes que desconocían el nombre de sus autores. Los oficiales que obtenían los mejores resultados, entre un 10-15 por ciento del total de los oficiales examinados, ingresaban en el programa de entrenamiento del Estado Mayor General.

Y sobre el curso de entrenamiento de Estado Mayor General nos detendremos detalladamente en otra ocasión.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Vie Abr 03, 2009 5:22 pm

¡Hola a todos!

El entrenamiento de oficiales de Estado Mayor General era la responsabilidad de la Sección T-4 (Entrenamiento) del Truppenamt. Como hemos dicho, sólo un reducido grupo de oficiales, los de mejores notas, ingresaban en el programa de entrenamiento. Por ejemplo, en el 6º Distrito Militar en 1922, de los 162 oficiales examinados sólo fueron seleccionados 20 para el curso de EMG. En la década de 1920 tomaron parte en los exámenes anuales de distrito militar unos 300 tenientes primera por año, pero sólo una media 32-36 eran seleccionados por año.

El curso de EMG duraba cuatro años en total: 3 años de cursos académicos y un año dedicado al servicio con tropas. Durante los dos primeros años del curso, la instrucción académica se llevaba a cabo en el cuartel general del distrito militar. De octubre a abril el candidato a oficial de EMG recibía 53 días de instrucción en el distrito militar. En mayo asistía a un ejercicio táctico de estado mayor durante 16 días en una de las áreas de maniobras. De mayo a septiembre servía con otras armas del ejército ajenas a la suya propia. En el tercer año el candidato era enviado a servicio con tropas en los estados mayores de divisiones de caballería o infantería. Y durante el último año del programa era asignado al Ministerio del Reichswehr en Berlín, donde recibía una exhaustiva instrucción académica a cargo de oficiales superiores de la T-4. Sólo un número muy reducido de los candidatos lograba ser seleccionado finalmente como oficiales de EMG. De los oficiales que comenzaban el programa de EMG, sólo un tercio completaban los primeros dos cursos, y de ese tercio sólo la mitad superaba el año académico final en Berlín para pasar a ser parte finalmente del EMG del Alto Mando. El resto pasaba a formar parte de los oficiales de estado mayor general de tropas.

En el siguiente cuadro se puede observar el curriculum que se impartía en los tres cursos académicos en 1927-1929:

Imagen
Fuente: Patrick J. Cassidy, “German Officer Strategic Education: A Critical Omission”. U.S. Army War College, Carlisle Barracks, 2002, p. 15.

El énfasis de los cursos se ponía en táctica y operaciones. El primer año académico se centraba en el regimiento de fusiles reforzado, con tácticas de armas combinadas. El segundo en la división, y el tercero en cuerpo y ejército, así como idiomas y cooperación ejército-marina. En estos cursos no había exámenes formales; a los estudiantes se les exigía con regularidad escritos sobre historia militar y se les planteaban problemas tácticos a resolver. Como no había una “solución de escuela” para una “respuesta correcta”, sino varias, siguiendo la enseñanzas de Clausewitz, las respuestas de los estudiantes se examinaban y discutían en base a sus propios méritos.

El 15 de octubre de 1935 Adolf Hitler volvió a abrir la Academia de Guerra (Kriegsakademie) de Berlín, prohibida por el Tratado de Versalles. Se cumplía exactamente el 125 aniversario desde que Scharnhorst la había inaugurado el 15 de octubre de 1810 como Allgemeine Kriegsschule (redenominada Kriegsakademie en 1859). Ahora los oficiales que superaban los exámenes anuales de Distrito Militar ingresaban en la Kriegsakademie para los cursos de EMG, si bien éstos se habían reducido a dos años (desde 1933 hasta 1937). En 1936 se examinaron unos 1.000 oficiales en los cuarteles generales de los distritos militares; sólo unos 150 lograron entrar en la Kriegsakademie. Los candidatos que no superaban los dos cursos de la Kriegsakademie eran enviados al Ministerio de Guerra, o se convertían en ayudantes jefes o instructores de táctica en las escuelas militares. Los que superaban los dos años de academia pasaban un periodo de prueba de 18 meses desempeñando un cometido en el EMG. Si pasaban con éxito este periodo de prueba entraban de pleno derecho a formar parte del cuerpo de oficiales de EMG, ganándose el privilegio de añadir el “i.G.” a su graduación militar y llevar el distintivo de los oficiales de EMG.

Con la guerra y las precariedades el curso de oficiales de EMG en la Kriegsakademie se redujo a seis meses, aunque luego se estabilizó en 18 meses por 1943, para reducirse a unos cuantos meses hacia el final de la guerra.

Fuentes:
Corum, Richhardt y Cassidy ya citados.
Walter Goerlitz, History of the German General Staff (Westview Press, 1985)
Christian Millotat, “Understanding the Prussiam-German General Staff System”. U.S. Army War College, Carlisle, 1992.
Luke Grossman, Command and General Staff Officer Education for the 21st Century: Examining the German Model. Fort Leavenworth, Kansas

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Vie Abr 03, 2009 7:32 pm

¡Hola a todos!

La carrera de Siegfried Knappe es un buen ejemplo para ilustrar, en buena medida, algo de lo que hemos comentado anteriormente.

Knappe acabó la enseñanza secundaria en marzo de 1936 con 19 años de edad. Para celebrar su graduación se fue de excursión con cuatro amigos más que también se habían graduado. El destino de esos cinco amigos, tras haber agotado sus pocos días de excursión, es ilustrativo de las diferentes opciones que se les presentaban. Knappe decidió cumplir con sus obligaciones haciendo el Servicio de Trabajo (Reichsarbeitsdienst, RAD), antes de cumplir con su servicio militar para, una vez acabado, entrar en la universidad. De sus cuatro amigos, Friedrich decidió entrar en el ejército para convertirse en candidato a oficial tras su primer año de servicio, lo que le libraba del RDA; Michaelis entraría directamente en la universidad, pues al ser judío estaba exento del RDA y del ejército; finalmente Ebert y Liebelt se decantaron por ir a la universidad a estudiar medicina, lo que les libraba del RDA.

En abril de 1936 Knappe ingresó en el RDA para cumplir sus seis meses de servicio, que cumplimentó en septiembre de 1936. En octubre cogió el tren para cumplir con su servicio en el ejército como soldado de artillería. Comenzó su entrenamiento con seis semanas de entrenamiento de infantería (para un soldado de infantería serían 12 meses de entrenamiento) que terminaron el 1 de diciembre de 1936, fecha en la que comenzó tres meses de entrenamiento básico de artillería.

Como curiosidad, en este entrenamiento artillero los soldados fueron divididos en dos grupos: uno que tenía que manejar los caballos (normalmente los que venían de las aldeas), y otro que debía manejar los cañones (los que venían de la ciudad), si bien cada grupo debía estar familiarizado con ambas tareas. El personal a cargo de un cañón comprendía un líder de cañón (un unteroffizier o unterwachtmeister), cinco cañoneros (kanoniere) y tres fahrer (el que manejaba el caballo), y luego estaban los que tenían que llevar la munición, cargar el cañón y camuflarlo.

A finales de enero de 1937, Knappe fue seleccionado, por ser graduado en enseñanza secundaria, para entrenamiento en comunicaciones, lo que también llevaba consigo, una vez especialista, el aprendizaje de equitación. En la primavera de 1937, Knappe fue llamado por su comandante, un teniente, quien le propuso, sabiendo las intenciones de Knappe de ir a la universidad al acabar el servicio militar, asistir a la escuela militar para convertirse en oficial de reserva. Si aceptaba, Knappe tendría que servir tres años en vez de los dos de servicio militar, pero una vez cumplimentados ya no tendría ninguna obligación de servicio de reserva y sería completamente libre para asistir a la universidad y estudiar. Knappe aceptó con un “Jawohl, Herr Leutnant”.

Knappe fue destinado a una posición de mando para aprender a liderar y a usar su voz para mandar tropas, realizando el mismo trabajo que los suboficiales subalternos. Describe cuatro grados para los candidatos a oficiales; antes de ir a la escuela: fahnenjunker-gefreiter (equivalente a gefreiter), y fahnenjunker-unteroffizier (equivalente a unteroffizier). A mitad de camino en la escuela militar, fahnrich, y al graduarse de la escuela, oberfähnrich.

El 1 de junio de 1937, como candidato a oficial, Knappe se convirtió en fahnenjunker-gefreiter; el 1 de septiembre de 1937 fue ascendido a fahnenjunker-unteroffizier, y el 1 de octubre siguiente, cuando cumplía un año en el ejército, recibió un permiso de 10 días antes de reportar a la escuela de guerra (Kriegsschule) de Potsdam, a la que llegó finalmente a mediados de octubre. Al día siguiente de su llegada, fue presentado, junto al resto de alumnos, ante el comandante de la Kriegsschule, Oberst (coronel) Wetzel. Después fueron divididos en dos grupos, cada uno de los cuales quedó bajo el mando de un Oberstleutnant (teniente coronel). El Grupo A estaba al mando del oberstleutnant Eduard Burkhardt, y el Grupo B bajo el oberstleutnant Erwin Rommel.

Dejaremos para otro momento lo que cuenta Knappe, muy interesante a mi juicio, sobre un Rommel entonces completamente desconocido para esos aspirantes.

Fuente: Siegfried Knappe, Soldat. Reflections of a German Soldier, 1936-1945 (New York: Dell Publishing, 1993).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Sab Abr 04, 2009 8:41 am

¡Hola a todos!

[Entonces el nombre de Rommel no significaba nada para nosotros, pero pronto nos enteraríamos de que había sido todo un héroe en la Guerra Mundial y que incluso hoy, a la edad de 45, era una especie de celebridad en el ejército alemán. Sus proezas de bravura y efectividad en combate eran increíbles. Supimos que había recibido la Pour-le-Mérite, la más alta condecoración de Alemania, durante la Gran Guerra como oberleutnant en el Cuerpo Alpino en el frente italiano. Incluso entonces había sido un brillante táctico. Acababa de publicar este año, 1937, un libro sobre táctica, llamado la Infantería Ataca, que íbamos a usar como libro de texto. Una vez a la semana íbamos a tener una reunión de ambos grupos en la que Rommel enseñaría táctica.

Dentro de cada grupo había dieciséis secciones de treinta y dos hombres cada una. Cada sección estaba mandada por un mayor, que era asistido por un teniente. Tras la presentación del comandante, Rommel era presentado y daba un pequeño discurso sobre la importancia de un cuerpo de oficiales fuerte y el honor que representaba para nosotros ser seleccionados para convertirnos en oficiales en el ejército alemán
] (Knappe, 117)

Knappe comenzó su entrenamiento rápidamente sin interrupción hasta las navidades. Al ser graduados de enseñanza secundaria, sólo estudiaban temas militares, sobresaliendo la táctica. Otros temas incluían la topografía y lectura de mapas, ingeniería (especialmente construir y volar puentes), artillería básica, equitación, instrucción con fusiles, cooperación con la Luftwaffe y educación física. Cada día pasaban seis horas en clase y tres en campaña, aprendiendo todo lo que debía saber un comandante de batallón de infantería en cualquier tipo de situación de pre-combate o combate.

En táctica estudiaban cómo atacar, cómo retirarse, cómo marchar, etc. También la historia militar, especialmente las batallas prusianas de los siglos XVII y XVIII, y las batallas de la Gran Guerra. “Estudiábamos cómo se utilizaban en las batallas la táctica y la estrategia”. Y dentro de su educación cívica también tenían que aprender los formalismos sociales. Por ejemplo, debían bailar con las hijas de los oficiales mayores, y quien no sabía bailar tenía que aprender en las escuelas de baile de Potsdam. Knappe asistió a cuatro bailes durante los nueve meses que pasó en Potsdam.

Poco antes de graduarse en Potsdam, Kanppe fue llamado a la oficina de su comandante, el mayor Kassnitz, quien le informó que se iban a graduar la próxima semana en las academias militares unos cuatro mil nuevos oficiales, y que él, Knappe, de entre dicha cifra, había conseguido graduarse entre los mejores, con el puesto número 24. Pero además, sus logros atléticos y demostrado liderazgo habían llevado a Kassnitz a proponer su nombre como candidato para Inspector de las Kriegsschulen, una excelente recompensa por sus logros.

A todos los que iban a graduarse se les preguntó si querían ingresar en la Luftwaffe, pero pocos fueron los que se apuntaron voluntarios. Ante la escasez de oficiales de la recién creada Luftwaffe, algunos fueron simplemente obligados a unirse a ella. Knappe no tuvo problemas para seguir con su ideal artillero.

La ceremonia de la graduación reunía a todo el personal de la escuela, y a continuación el coronel daba un discurso a los alumnos. En una hora estaba finalizada y a continuación había una pequeña celebración en las compañías. El expediente escolar de Knappe fue firmado por Rommel, que daba su conformidad para que Knappe recibiera la distinción de Inspector de las Kriegsschulen. Knappe se graduó en Potsdam el 2 de julio de 1938, pero no fue comisionado como teniente hasta septiembre en el 24º Regimiento de Artillería.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8658
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor Eriol » Sab Abr 04, 2009 8:55 pm

mui a menudo solo se aprecia lo "buenas o malas" que son las herramientas para hacer la guerra(armas,aviones barcos ,vehiculos...) pero no se suele valorar tanto no solo el soldado sino a los mismos oficiales que al fin de cuentas son los que toman las decisiones sobre el campo de batalla.
Tu excelente aporte ayuda a comprender el por que de la superioridad tactica alemana en el campo de batalla.Una preparacion asi solo puede tener como resultado una elite de oficiales mui superiores a la media de otros ejercitos y que pienso supo aplicar las taacticas excelentemente en el campo de batalla por que de nada vale la blitzkrieg si los que tiene que dirigir las tropas no la saben aplicar a las situaciones.
saludos!!
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Dom Abr 05, 2009 11:19 am

¡Hola a todos!

Eriol escribió:.Una preparacion asi solo puede tener como resultado una elite de oficiales mui superiores a la media de otros ejercitos y que pienso supo aplicar las taacticas excelentemente en el campo de batalla por que de nada vale la blitzkrieg si los que tiene que dirigir las tropas no la saben aplicar a las situaciones.
saludos!!


La calidad del entrenamiento de los oficiales alemanes cayó mucho con la llegada de Hitler al poder y su trepidante expansión del ejército en tan corto plazo de tiempo (básicamente, 1935-1939). La suerte que tuvo fue la excelente calidad de los 100.000 oficiales, suboficiales, y tropas del Reichswehr, que fueron el armazón de la Wehrmacht.

La decadencia en la calidad de los oficiales de la Wehrmacht no es difícil de seguir. De los cuatro años que se necesitaban durante la década de 1920 para convertirse en oficial se pasó a dos años y medio (1932-1934), a los dos años (1933-1935), y a un tiempo menor en adelante (los candidatos en las dos escuelas de oficiales de las Waffen-SS antes de la guerra se graduaban con 9 meses). El recorte se centró en los dos años que pasaba el cadete sirviendo con tropas. Esta reducción de tiempo afectó a la edad media en que se conseguía el grado de Leutnant (en 1930 a los 22 años, en 1936 s los 19), Oberleutnant (1930 a los 26,5 años de edad y en 1936 a los 23), y Hauptmann/Rittmeister (1930 a los 34,5 y 1936 a los 26,3).

Al mismo tiempo aumentó el número de candidatos a oficial: En 1932 entraron 349 Fahnenjunker, 500 en 1933, y 2.200 en 1937. Para ilustrar estos cambios vemos a continuación las cantidades de oficiales activos en el ejército:

Fecha, Leutnant, Oberleutnant, Hauptmann/Rittmeister

1.5.1932: 638/1.275/1.097
1.2.1935: 596/1.421/2.049
15.10.1935: 1.031/1.704/2.325
6.10.1936: 2.366/1.504/2.466
12.10.1937: 3.592/1.637/2.614
1.10.1938: 8.263/2.049/6.192
1.8.1939: 6.061/3.176/6.232

De esta forma se pasó de los 4.000 oficiales del Reichswehr de 1933 a los 89.075 oficiales de la Wehrmacht de finales de 1939 (en esta cifra se incluyen los oficiales de complemento, los oficiales sanitarios, los oficiales veterinarios, oficiales de la reserva, etc.).

Si comparamos estas cifras con las del ejército imperial de 1914, se hacen evidentes las preocupaciones del alto mando de la Wehrmacht (tan enfatizadas por Beck mientras que fue jefe del EMG) por la escasez de oficiales (y la baja calidad de los mismos por el corto espacio de tiempo en que Hitler quiso ampliar la Wehrmacht desde 1935). En 1914 el ejército imperial desplegaba aproximadamente 3.800.000 hombres con 120.000 oficiales, por lo que estos últimos representaban el 3,1% de la fuerza total. A finales de 1939 la Wehrmacht levantaba aproximadamente 4.500.000 hombres con 89.075 oficiales, cayendo la oficialidad al 1,97% de la fuerza total.

Fuente: Richhardt, obra citada.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
raulvz
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1219
Registrado: Lun Dic 03, 2007 10:43 pm
Ubicación: España
Contactar:

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor raulvz » Dom Sep 06, 2009 6:51 pm

Como siempre abruma la calidad y precision de la informacion Jose Luis, muchas gracias por el articulo, lo he leido con mucho detenimiento e interes y ademas es una informacion que me ineteresaba mucho.
Tengo unas preguntas ¿En perido de guerra alguien que estuviera sirviendo en el frente podia ser ascendido a oficial por meritos de guerra o por recomendacion o siempre tenia que pasar por una escuela de oficiales?, y aunque ya has comentado algo al respecto tengo una duda, los oficiales de las Waffen SS tenian escuelas propias, pero ¿El plan de estudios era el mismo que el del Heer, aun teniendo añadidos como clases de historia alemana e ideologia del partido?, y una ultima ¿Con la ascension de Hitler al poder se incluyo en los planes de estudio del Heer/Luftwaffe/Kriegsmarine algo sobre ideologia racial, del partido...?.

Un cordial saludo.
Imagen

"Cualquier húsar que no haya muerto antes de los 30 es un canalla."

GENERAL ANTOINE LASALLE
Comandante de Caballería
Guerras Napoleónicas (Murio con 34)

http://segundaguerraenhd.blogspot.com MI BLOG SOBRE CINE Y SERIES EN HD AMBIENTADO EN LA 2ª G.M.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Dom Sep 06, 2009 8:29 pm

¡Hola a todos!

raulvz escribió:Tengo unas preguntas ¿En perido de guerra alguien que estuviera sirviendo en el frente podia ser ascendido a oficial por meritos de guerra o por recomendacion o siempre tenia que pasar por una escuela de oficiales?


Los ascensos siguen un orden jerárquico. No puedes convertir a un cabo en teniente, aunque puedes seleccionar a un cabo para que haga el curso de oficial. Así que cualquier ascenso a oficial por méritos de guerra tiene que ir precedido de la asistencia a un curso o escuela para candidatos a oficiales o un curso acelerado para oficiales.

raulvz escribió: y aunque ya has comentado algo al respecto tengo una duda, los oficiales de las Waffen SS tenian escuelas propias, pero ¿El plan de estudios era el mismo que el del Heer, aun teniendo añadidos como clases de historia alemana e ideologia del partido?


En el ejército regular los oficiales recibían más educación teórica (intelectual, militar y social) que en las Junkerschulen, donde se ponía mucho más énfasis en el adoctrinamiento político nazi.

raulvz escribió: y una ultima ¿Con la ascension de Hitler al poder se incluyo en los planes de estudio del Heer/Luftwaffe/Kriegsmarine algo sobre ideologia racial, del partido...?.


Sí señor. Y no fue por iniciativa de Hitler, sino de Blomberg.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Mac_aco
Colaborador económico
Mensajes: 400
Registrado: Lun Nov 03, 2008 8:59 pm
Ubicación: Málaga/Sevilla/Barcelona

Re: La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor Mac_aco » Sab Sep 03, 2011 11:35 pm

Una pregunta, aunque algo tardía: ¿existia algún programa para enviar oficiales al extranjero? ¿o programas de intercambio con otras fuerzas armadas de forma mas o menos dilatada? ¿que visión de otras perspectivas (por ejemplo, economía, producción industrial etc) adquirian estos oficiales?
Un saludo
"Durante muchos meses hemos combatido juntos, a menudo en el mismo bando"
Carta del Gral J.Devers al Gral De Lattre, mayo de 1945.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Dom Sep 04, 2011 8:21 am

¡Hola a todos!

Mac_aco escribió: ¿existia algún programa para enviar oficiales al extranjero? ¿o programas de intercambio con otras fuerzas armadas de forma mas o menos dilatada? ¿que visión de otras perspectivas (por ejemplo, economía, producción industrial etc) adquirian estos oficiales?


Sí que existían programas de intercambio, tanto durante la época del Reichswehr como durante la Wehrmacht, hasta la guerra, claro. Con el Ejército Rojo, como sabrás, el Reichswehr había alcanzado un acuerdo de cooperación a principio de los veinte que vio, en este sentido, un intercambio relativamente grande de oficiales que visitaron ambos países, entre 1926-1933, para asistir a cursos de diferente naturaleza, maniobras y juegos de guerra, y conocer instituciones y, en algunos casos, estrechar vínculos personales entre la oficialidad. También existía, ya desde los tiempos de Moltke el Viejo, este tipo de intercambios entre Estados Unidos y Prusia-Alemania, y recuerdo ahora el caso de un oficial del Reichswehr que hizo todo el curso académico (3 años) en Fort Leavenworth, y varios oficiales del U.S. Army que pasaron los cursos en la Kriegsakademie de Berlín. Y lo mismo ocurría con el resto de países importantes, como Francia y Gran Bretaña.

En general, debes tener en cuenta que la mayor parte de los ejércitos importantes del mundo, y sobre todo sus academias militares, copiaron el modelo prusiano de Moltke el Viejo, especialmente a partir de 1871, lo que hizo que Alemania fuera lugar de parada obligatoria para todos los oficiales extranjeros que visitaban el extranjero, valga la redundancia. Y como contrapartida, los alemanes devolvían o complementaban las visitas.

En cuanto a las apreciaciones que los oficiales alemanes que pasaron un tiempo más o menos largo en el extranjero sacaron sobre temas financieros o industriales, soy incapaz de darte una idea general, pues sólo conozco casos individuales y sus propias experiencias. Pero no creas que sacaron muchas conclusiones provechosas, salvo casos aislados, pues el ejemplo más notable es el de la URSS y el Ejército Rojo: casi todos los oficiales alemanes que viajaron a la URSS entre 1926-1933 fueron o eran mandos superiores en vísperas de Barbarroja: salvo dos o tres (ninguno de ellos famoso como Guderian, Manstein, Brauchistch, Keitel, etc.), el resto no se enteró, u olvidó muy pronto, la formidable potencia económica e industrial que había conocido en aquellos años, y apoyaron sin reservas la invasión.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

alejandro_
Miembro
Miembro
Mensajes: 496
Registrado: Mié Jul 13, 2005 3:48 am
Contactar:

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor alejandro_ » Jue Sep 08, 2011 1:11 pm

¿que visión de otras perspectivas (por ejemplo, economía, producción industrial etc) adquirian estos oficiales?


Buena pregunta. Como se ha mencionado antes, no existe una opinión global, pero sí ejemplos. Reichenau había viajado bastante por estar relacionado con las Olimpiadas, y la declaración de guerra a EEUU, le pareció una pésima decisión teniendo en cuenta el efecto decisivo de este país en la PGM.

La Luftwaffe fue la rama más opuesta a Barbarroja, pero más por motivos propios. Desde Septiembre de 1939 luchaba en frente abiertos, y ya estaba ocupada con los británicos.

Algunos oficiales (Guderian) sí quedaron impresionados tras su visita a la URSS, pero la Guerra de Invierno todo el mundo tenía la impresión de que el ejército soviético no aguantaría un ataque alemán.

Saludos.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor José Luis » Vie Sep 09, 2011 10:55 am

¡Hola a todos!

Lo que sí imagino es que en los archivos del Reichswehr tienen que estar todos o buena parte de los informes que redactaron los oficiales que se beneficiaron del programa de viajes al extranjero, concebidos esencialmente para el conocimiento de idiomas, para conocer a los ejércitos y sus militares, y para asistir a sus maniobras. Me consta, por ejemplo, que esto es así en lo tocante a los intercambios de oficiales entre el Reichswehr y el Ejército Rojo, y sospecho que será lo mismo para el resto de países.

En su libro sobre la Luftwaffe (The Luftwaffe: Creating the Operational Air War, 1918-1940), James Corum dice que los oficiales de la Luftwaffe que regresaban de sus viajes al extranjero, que tenían una duración de tres o cuatro meses, pasaban a redactar extensos informes que eran remitidos a la inteligencia aérea. En esos viajes, los oficiales debían hacerse con la más reciente literatura militar para entregarla más tarde al Truppenamt (el estado mayor general encubierto). Dice Corum que uno de los destinos favoritos desde 1924 para los oficiales alemanes fue Estados Unidos, país del que admiraban su tecnología y métodos industriales, y en el que siempre eran cálidamente recibidos por el cuerpo de oficiales del U. S. Army. Uno de tales viajes, en 1925, fue realizado por el que fue, sin duda, el padre doctrinal y organizativo del "arma aérea" del Reichswehr de entreguerras que más tarde sería llamada Luftwaffe, Helmuth Wiberg. Le acompañaron varios oficiales del cuerpo, entre ellos el que fuera antiguo capitán del servicio aéreo, Adolf Baeumker, y a esas alturas, jefe de investigación aérea del Reichswehr. Este grupo viajó ampliamente por los Estados Unidos y sus integrantes fueron recibidos estupendamente por los oficiales del Cuerpo Aéreo del Ejército, quienes les mostraron sus aviones e instalaciones más recientes. En el libro, p. 71, se muestra una fotografía con oficiales aéreos del Reichswehr, vestidos en ropa de civil, visitando las instalaciones del U. S. Army Air Corps en Crissy Field, Presidio, San Francisco, a principios de 1925. En ella se ve a Wilberg hablando con el entonces teniente coronel Frank Lahm (del Cuerpo Aéreo del Ejército, que llegaría a ser uno de los dos únicos generales de este cuerpo).

Estos programas de viajes al extranjero, financiados por el Reichswehr, no tenían nada que ver con los programas de intercambio de oficiales, o candidatos a oficiales, entre diferentes escuelas entre diferentes ejércitos. Aquí de lo que se trataba era de intercambiar militares para que cursasen los estudios correspondientes, o parte de ellos, en una escuela militar. Por ejemplo, Jörg Muth* habla del capitán Adolph von Schell, que asistió a la Escuela de Infantería de Fort Benning, y que se hospedó en la mismísima casa del general Marshall. Schell era un veterano de la IGM del que, dada su experiencia en la guerra, el profesorado de Benning reconoció que "tenía mucho más que enseñarnos a nosotros que lo que nosotros teníamos que enseñarle a él". Precisamente de las conferencias que dio en Benning, en gran parte, Schell escribió un libro que se hizo muy popular en el U. S. Army. Los oficiales estadounidenses que conocieron a Schell durante su estancia en Benning siguieron lo más de cerca que pudieron su posterior carrera en la Wehrmacht y durante la guerra; uno de ellos, el teniente coronel Truman Smith, fue agregado militar en Alemania en 1938, e informó a Marshall que "Hoy Hitler ha nombrado a Adolph von Schell el Zar de toda la industria de automóviles alemana". Smith seguía informando que se había enterado que Hitler había querido promover a Schell al grado de Generalmajor, pero que éste temía los recelos del cuerpo de oficiales, por lo que declinó, aceptando en cambio su promoción ordinaria a Oberst (coronel). También le dice a Marshall que estaba convencido que había tenido en Benning en 1931 al futuro comandante en jefe del ejército alemán, que Schell le había devuelto toda la cortesía que le habían ofrecido en Benning y más, y que él, Smith, como agregado militar, sabía más del cuerpo de tanques que cualquier otro agregado militar.

En realidad, Schell fue nombrado Inspector del Arma Motorizada y aquí se ganó un enemigo implacable en la persona del "rápido" Guderian, que entonces era Inspecto General de las Schnelle Truppen y que estaba obsesionado en subordinar cualquier asunto relacionado con la motorización a las divisiones panzer. Schell intentó desembarazarse de Guderian para que fuera despojado de cualquier responsabilidad ejecutiva, pero aunque tenía el apoyo de Fromm -en gran parte responsable de los esfuerzos de rearme del ejército-, fue Guderian quien finalmente prevaleció. Aun así, Schell fue capaz de implementar el plan que llevó su nombre -Plan Schell- con el objetivo de simplificar en sumo grado la producción de vehículos y motores en Alemania, y dice Muth que es muy probable que algunas de sus ideas procediesen de un viaje que realizó a Estados Unidos en 1937, donde habló libremente con sus anfitriones de armamento y tácticas. Cuando regresó a Alemania (la historia es interesante, por eso me explayo), Schell se libró de las interferencias de Guderian durante el tiempo que éste estuvo al mando de formaciones de combate en las campañas de Polonia, Francia y la Unión Soviética. Pero cuando Guderian fue destituido de su mando y más tarde nombrado Inspector General de las Panzertruppen, el "rápido" se desquitó. El 1 de enero de 1943, el Generalleutnant Schell fue relegado al mando de la 25. Panzerdivision en Noruega, permaneciendo con esa graduación hasta el final de la guerra.

Cuando acabó la guerra, parece ser que Marshall fue enterado de que Schell podía caer como prisionero de guerra en manos de los soviéticos y juzgado como criminal de guerra. Aunque el jefe del Estado Mayor General del U. S. Army nunca lo admitió, de su correspondencia personal todo parece indicar que fue gracias a su intervención que Schell se libró de los soviéticos y quedó libre.

Finalmente, la tercera vía de conocimiento sobre cuestiones militares extranjeras, para los oficiales del Reichswehr-Wehrmacht, era la que granjeaba el puesto de agregado militar en el extranjero, quizás la mejor posición para extraer el tipo de conclusiones sobre las que preguntaba Mac_aco. Y aquí hay bastantes ejemplos.

*Jörg Muth, Command Culture: Officer Education in the U. S. Army and the German Armed Forces, 1901-1940, and the Consequences for World War II (University of North Texas Press, 2011), pp. 142-145.

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Mac_aco
Colaborador económico
Mensajes: 400
Registrado: Lun Nov 03, 2008 8:59 pm
Ubicación: Málaga/Sevilla/Barcelona

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor Mac_aco » Vie Sep 09, 2011 12:51 pm

Bueno, de entrada, muchas gracias por las respuestas.

Ya me imaginaba que habría alguna clase de intercambio de oficiales, o de viajes como agregado militar, aunque esperaba encontrar alguna clase de programa que de manera formal capacitase en otro tipo de conocimientos que no estuviera directamente relacionado con aspectos bélicos. Un ejemplo: Tamon Yamaguchi sirvió como agregado militar japonés en EEUU, aprovechó su estancia allí para estudiar en Princeton durante al menos dos años, Yamamoto estudió en Harvard otros dos años. Es decir, lo que se aprecia es un esfuerzo por dotar a sus oficiales de conocimientos en otros aspectos, aparte de los obtenidos en una academia militar.

No formulé demasiado bien la pregunta; más bien debería ser si existió algún tipo de organismo dentro del ejército alemán que evaluara los conocimientos aprendidos en esos viajes al extranjero, y si esa capacitación era tenida en cuenta a la hora de asignar destinos.

Un saludo a todos
"Durante muchos meses hemos combatido juntos, a menudo en el mismo bando"
Carta del Gral J.Devers al Gral De Lattre, mayo de 1945.

Avatar de Usuario
Joan-Shrike
Usuario
Usuario
Mensajes: 48
Registrado: Vie Sep 25, 2009 11:28 pm
Ubicación: Barcelona
Contactar:

La carrera de oficial en el Reichsheer

Mensajepor Joan-Shrike » Vie Sep 09, 2011 12:55 pm

Hola,

He apuntado la referencia que das del libro de J. Muth, pues hace pinta de ser interesante :)

Algunas observaciones:

José Luis escribió:Pero cuando Guderian fue destituido de su mando y más tarde nombrado Inspector General de las Panzertruppen, el "rápido" se desquitó. El 1 de enero de 1943, el Generalleutnant Schell fue relegado al mando de la 25. Panzerdivision en Noruega, permaneciendo con esa graduación hasta el final de la guerra.


Según Kenneth Macksey (MACKSEY, 2003: 168), Heinz Guderian no tomó posesión de la Inspección de la Panzertruppe hasta el 1-III-1943, es decir, dos meses tras la destitución de Schell. Por otra parte, siempre según Macksey, no fué hasta Febrero de ese año que Schmundt no lo recomendó para ese puesto. No cuestiono que la destitución de Schell fuese instigada, de algún modo, por Guderian pero no veo clara la relación causa-efecto que más arriba expones, al menos según la exposición de Macksey - no descarto que el biógrafo de Guderian pueda estar equivocado, pues en su obra he podido detectar otros errores/inconsistencias.

Cuando acabó la guerra, parece ser que Marshall fue enterado de que Schell podía caer como prisionero de guerra en manos de los soviéticos y juzgado como criminal de guerra. Aunque el jefe del Estado Mayor General del U. S. Army nunca lo admitió, de su correspondencia personal todo parece indicar que fue gracias a su intervención que Schell se libró de los soviéticos y quedó libre.


¿Muth da algún detalle de cuáles serían los supuestos cargos presentados contra Schell?

Detallo a continuación la referencia bibliográfica de la obra citada:

:arrow: MACKSEY, Kenneth (2003). Guderian: Panzer General, Greenhill Books, Londres, 3ª edición. XII y 228 páginas.

Un saludo,
Los historiadores son gente peligrosa; son capaces de ponerlo todo de cabeza. Deben ser dirigidos.

Nikita Jruschev (1956)


Volver a “Doctrina militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado