Las purgas militares de Stalin

El impacto de la Gran Guerra en el pensamiento militar. Cambios y evolución en las doctrinas militares. Regulaciones de campaña.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Sab May 31, 2008 11:23 am

¡Hola a todos!

Quisiera rectificar (y excusarme) por haber escrito de forma inexacta el nombre de Reese. Se trata de Roger Roi Reese (y no Roger E. Reese, como he escrito más arriba).

En el siguiente enlace está su CV. Un autor que habrá que seguir atentamente.

http://www.tamu.edu/history/faculty/reese.htm

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Sab May 31, 2008 7:12 pm

¡Hola a todos!

Repasando todo este asunto he buscado entre mi archivo las publicaciones del Voyenno-istorichevskiy Zhurnal traducidas al inglés por el JPRS, siguiendo la pista al artículo que señalaba Reese en su capítulo The Red Army and the Great Terror, y lo he encontrado. Se trata de un artículo en dos partes publicado por el coronel O. F. Suvenirov, doctor de ciencias históricas, bajo el título An Army-Wide Tragedy.

Voy a traducir lo más importante de la segunda parte, tal como aparece en el JPRS-UMJ-89-009 de 4 de agosto de 1989:

Thirties Military Purges Examined
Voyenno-istorichevskiy Zhurnal, in Russian No 3, Mar 89 (signed to press 28 Feb 1989), pp. 39-37, en JPRS Report, Soviet Union, Military Hiatory Journal, 4 August 1989, pp. 22-27

<<<<<

(…) El poder soviético había hecho todo para incrementar su autoridad. Por decreto del URSS TsIK (Comité Ejecutivo Central) y SNK (Consejo de Comisarios del Pueblo) de 22 de septiembre de 1935, se estableció el rango militar más alto en el RKKA, mariscal de la Unión Soviética. También se introdujeron rangos de personal militar para las personas del mando y personal supervisor de las fuerzas terrestres y aéreas del Ejército Rojo (desde teniente a comandante de ejército de primer rango), y en la Armada los rangos militares se introdujeron el 30 de diciembre de 1936 (desde teniente a almirante de primer rango). En diciembre de 1935 el URSS SNK adoptó un decreto sobre el uniforme y las insignias para el mando…….Desde noviembre de 1935 comenzaron a otorgarse rangos militares. Los primeros mariscales de la Unión Soviética fueron V. K. Blyukher, S. M. Budennyy, K. Ye. Voroshilov, A. I. Yegorov, y M. N. Tukhachevskiy; comandantes de ejército de primer rango fueron I. P. Belov, S. S. Kamenev, I. P. Uborevich, B. M. Shaposhnikov, I. E. Yakir; comandantes de ejército de segundo rango fueron Ya. I. Alksnis, I. I. Vatsetis, I. N. Dubovoy, P. Ye. Dybenko, N. D. Kashirin, A. I. Kork, M. K. Levanodovskiy, A. I. Sedyakin, I. F. Fedko, I. A. Khalepskiy; oficiales almirantes de primer rango fueron M. V. Viktorov y V. M. Orlov. En 1936, sirviendo en las filas del RKKA, había 62 comandantes de cuerpo, 201 comandantes divisionales, 474 comandantes de brigada, 1.713 coroneles, 5.501 mayores, 14.369 capitanes, 26.082 tenientes primera, y 58.582 tenientes.

Los líderes militares que habían sido templados en el crisol de la Guerra Civil y los comandantes entrenados en tiempos de paz fueron capaces de resolver exitosamente las complejas cuestiones de asegurar el nivel apropiado de la disciplina militar soviética. Trabajaron duro para fortalecer de cualquier manera posible el poder de combate de las Fuerzas Armadas soviéticas.

Al mismo tiempo, la moral del mando y personal político fue socavada debido a los acelerados e injustos despidos y posteriores arrestos en 1936 tanto de comandantes individuales como de trabajadores políticos, así como grupos enteros. La ilegalidad cometida a solicitud de los cuerpos del NKVD fue ocultada con la frase común de ser condenados “por hacer propaganda contrarrevolucionaria y opiniones trotskistas”……

El arresto de prominentes trabajadores militares –hasta comandantes de distritos militares y compañeros del personal central- comenzó en los primeros meses de 1937. El 1 de junio de este año, los periódicos publicaron en la sección “Asuntos Actuales” la siguiente declaración sobre el jefe del Directorado Político del RKKA y primer suplente del Comisario de Defensa del Pueblo de la Unión Soviética: “El antiguo miembro del Comité Central del VKP, Ya. B. Gamarnik, habiéndose involucrado en sus lazos con elementos anti-soviéticos y, obviamente, temiendo ser descubierto, terminó con su vida suicidándose el 31 de mayo”. Y el 11 de junio se publicó una noticia que declaraba que la investigación para el caso del mariscal M. N. Tukhachevskiy, comandantes de ejército de primer rango Yakir y Uborevich, comandante de ejército de segundo rango Kork, comandantes de cuerpo Primakov, Putna, Feldman y Eydeman, arrestados en varias ocasiones por los cuerpos del NKVD, se había completado y pasada a los tribunales. Los nombrados fueron acusados de violar el deber militar (el juramento), de traicionar a la patria, traicionar a los pueblos de la Unión Soviética, y traicionar al RKKA. El mismo día se mantuvo una sesión del tribunal a puerta cerrada del Tribunal Especial del Tribunal Supremo de la URSS. Todos los acusados fueron despojados de sus rangos militares y sentenciados al más alto castigo criminal de ejecución.

(…) Los archivos preservan muchos documentos que muestran de forma irrefutable que Stalin y sus asociados Molotov, Kaganovich, Voroshilov, Yezhov y Beriya fueron los verdaderos instigadores, organizadores y directores del exterminio criminal del personal dirigente del partido bolchevique, el estado soviético, el Ejército Rojo y la Armada. Recordemos solamente a los que fueron mencionados en el 22º Congreso CPSU y en el Pleno del Comité Central en 1957. Se trata principalmente de una carta a Stalin de uno de los héroes de la Guerra Civil, el antiguo comandante del Distrito Militar de Kiev, comandante de ejército de primer rango I. E. Yakir, que fue escrita tras su arresto: “Soy un soldado honesto que es leal al partido, al estado y al pueblo, y lo he sido así durante muchos años. He entregado toda mi vida al trabajo honesto y sin límites ante el partido y sus líderes….Soy honesto en todas mis palabras y muero con palabras de afecto para usted, el partido y la nación, y con una infinita creencia en la victoria del comunismo”. Esta carta era el grito del alma de una persona cuya muerte permanece como una mancha imborrable en los representantes del poder por la victoria por la cual él había combatido toda su vida adulta. En esta carta Stalin había escrito: “Villano y putero”. Voroshilov había añadido: “Definición completamente correcta”. Molotov había firmado abajo, mientras que Kaganovich añadió: “Para el traidor, bastardo y….(aquí sigue una palabra impublicable) sólo hay una pena, la pena de muerte”.
>>>>>

Seguiremos
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Sab May 31, 2008 8:56 pm

Termino:

<<<<
En el Pleno de Junio (1957) del Comité Central CPSU, el mariscal G. K. Zhukov leyó una carta de un, en su descripción, extraordinario hombre y líder militar honesto que estaba en prisión en 1937. En la víspera de su ejecución había escrito una carta a Stalin: “Camarada Stalin. Mañana seré ejecutado. Soy completamente inocente. He luchado honestamente para el poder soviético y jamás he sido un traidor”. Había incluso varias palabras afectuosas dirigidas a Stalin. El último, habiéndola leído, escribió en la esquina de la hoja: “¡Todo el mundo miente! ¡Ejecútenlo! Stalin”. Luego seguían las firmas: “De acuerdo. Molotov”; “¡De acuerdo con el sinvergüenza! Una muerte de perro para el perro. Beriya”, “Monstruo, Voroshilov”; “¡Escoria! Kaganovich”.

(…) Como resultado de las represiones masivas de 1937, 1938 y los años siguientes, alrededor de la mitad de los comandantes regimentales, una mayoría de los comisarios militares de brigadas, divisiones y cuerpos fueron eliminados del ejército. El mismo destino sucedió virtualmente a todos los comandantes de brigada y división y a todos los comandantes de cuerpo. Todos los comandantes de los distritos militares fueron exterminados físicamente.

Según los datos del general A. I. Todorskiy, los siguientes fueron represaliados: 34 de 36 comisarios de brigadas, 231 de 397 comandantes de brigadas, 136 de 199 comandantes divisionales, 25 de 28 comisarios de cuerpos, 60 de 67 comandantes de cuerpos, 15 de 15 comisarios de ejército de segundo rango (incluyendo a M. P. Amelin, L. N. Aronshtam, A. S. Bulin, G. I. Veklichev, G. A. Osepyan, e I. Ye. Slavin), 2 de 2 oficiales almirantes de primer rango (Viktorov y Orlov), 12 de 12 comandantes de ejército de segundo rango, 2 de 4 comandantes de ejército de primer rango, 2 de 2 comisarios de ejército de primer rango (Gamarnik, que se suicidó, y P. A. Smirnov), y 3 de 5 mariscales de la Unión Soviética (Tukhachevskiy, Blyukher, y Yegorov).

La prensa ha subrayado correctamente que esos datos no son completos. La información sobre una u otra categoría de los oficiales probablemente corresponde al comienzo de 1937, aunque al calcular el número de represaliados han contado, claramente, sólo los datos de 1937-38. Las represiones continuaron más tarde. Por ejemplo, a mediados de 1939 ya habían represaliado a cinco comandantes de ejército de primer rango (I. E. Yakir, I. P. Uborevich, I. P. Belov, I. F. Fedko, y M. P. Frinovskiy). En una carta recientemente publicada a I. G. Erenburg del publicista soviético mundialmente famoso, Ernst Genri, hay una líneas persuasivas: “Ninguna derrota ha conducido jamás a pérdidas tan monstruosas en personal de mando. Solamente la rendición completa de una nación tras una guerra perdida podía tener como consecuencia semejante desbandada. Precisamente en la víspera del crucial enfrentamiento con la Wehrmacht, en la víspera de la más grande de las guerras, el Ejército Rojo fue decapitado. Esto fue hecho por Stalin”.

(…) Actualmente, Gorbachev ha valorado esos sucesos como sigue: “La culpa de Stalin y su inmediato círculo al partido y al pueblo por las represiones e ilegalidad masivas cometidas es enorme e inolvidable. Esta es una lección para todas las generaciones”.

(…) El pernicioso impacto de las represiones masivas ilegales se puede juzgar del hecho de que hubo una aguda caída en el nivel de disciplina militar con un número creciente de suicidios, accidentes y así sucesivamente. Según los datos del PU del RKKA, el número de suicidios e intentos de suicidio en el segundo trimestre de 1937, en comparación con el primer trimestre del mismo año, creció el 26.9% en el Distrito Militar de Leningrado, el 40% en el Distrito Militar de Bielorrusia, el 50% en el Distrito Militar de Kiev, el 90.9% en el OKDVA (Ejército Independiente Estandarte Rojo del Extremo Oriente), el 133% en la Flota del Mar Negro, el 150% en el Distrito Militar de Kharkov, y el 200% en la Flota del Pacífico. Mientras que en el periodo anterior a las represiones masivas (de 1 de enero a 15 de marzo de 1937), las fuerzas aéreas tuvieron 7 desastres y 37 accidentes, durante los cuales hubo 17 personas muertas y 9 heridas, en 1938, sobre el mismo periodo, hubo 41 desastres y 55 accidentes en los cuales hubo 73 personas muertas y 22 heridas de personal técnico y de vuelo. Como total del RKKA, en el año de paz de 1938 solo, 1.178 personas murieron en accidentes extraordinarios y 2.904 resultaron heridas.

(…) En los años de preguerra, en las Fuerzas Armadas soviéticas había habido un rápido proceso de promoción de jóvenes comandantes que habían servido tanto en las tropas como en los estados mayores, así como graduados de las escuelas y academias militares que estaban incrementando constantemente el ritmo de su trabajo. En un año justo (del 1 de marzo de 1937 al 1 de marzo de 1938) el RKKA promocionó 39.090 personas de personal de mando (sin contar personal político), incluyendo 12 personas a posiciones de comandantes de distritos militares, 35 a comandantes de cuerpo, 116 a comandantes de brigadas y divisiones, y 490 personas a comandantes de escuadrones y regimientos. La edad media de los comandantes regimentales en ese tiempo era de 29-33 años, de comandantes divisionales de 35-38 años, comandantes de cuerpo y comandantes de ejército de 40-43 años. Cuando en abril de 1939, N. G. Kuznetsov fue nombrado Comisario de la Armada del Pueblo todavía no tenían los 37 años (de acuerdo a los documentos tenía realmente 35 años). Pero la juventud significaba una falta de experiencia en los comandantes que acababan de ser promocionados a puestos cruciales. Muchos de ellos no tenían ninguna experiencia en absoluto en trabajo de mando de tal nivel. A comienzos de 1940, hasta el 70% de los comandantes regimentales y sobre el 70% de los comandantes divisionales habían trabajado sólo un año justo en esas posiciones.

Con el objetivo de incrementar la autoridad del Ejército Rojo y la Armada muchos comandantes fueron generosamente recompensados con nuevos rangos militares, incluyendo los más altos. En sólo un año (comenzando desde el 1 de marzo de 1937) el rango de comandante de ejército de primer rango fue recibido por una persona, comandante de ejército de segundo rango por 5 personas, comandante de cuerpo por 30, comandante divisional por 71, comandante de brigada por 257, coroneles por 1.346 y mayores por 5.220 personas. Sobre el mismo periodo desde febrero de 1939 hasta el 4 de abril de 1940, otros 20 comandantes de cuerpo recibieron el rango de comandante de ejército de segundo rango (I. R. Apanasenko, O. I. Gorodovikov, M. P. Kovalev, I. S. Konev, V. Ya. Kachalov, S. A. Kalinin, K. A. Meretskov, I. V. Tyulenev, M. S. Khozin, G. M. Shterm, V. F. Yakovlev, I. V. Smorodinov, I. V. Boldin, I. G. Zakharkin, M. G. Yefremov, N. V. Kurdyumov, V. D. Grendal, N. N. Voronov, D. G. Pavlov, y Ya. V. Smuschkevich)………..El 7 de mayo de 1940 se establecieron los rangos de almirantes y generales. El mismo día, se concedió el rango de mariscal de la URSS a S. K. Timoshenko, G. I. Kulik, y B. M. Shaposhnikov.

(…) En un encuentro mantenido en mayo de 1940 sobre ideología militar, en la presencia del nuevo y recién nombrado Comisario de Defensa del Pueblo, mariscal Timoshenko, el suplente del Comisario del Pueblo I. I. Proskurov declaró: “Por duro que sea, debo decir directamente que semejante relajación y bajo nivel de disciplina no existen en ningún otro ejército como el nuestro (voces: ¡Correcto!).
>>>>>

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Grossman
Administrador
Administrador
Mensajes: 2100
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Mensajepor Grossman » Lun Jun 02, 2008 9:38 pm

Hola:

Quería corregir un par de intervenciones mías anteriores en relación con este tema:

La primera:
Grossman escribió:En cuanto al servicio de inteligencia nazi, si es cierto que provocaron o fomentaron las purgas, es que consiguieron un “golpe” sin parangón –por lo que conozco- en cuanto a audacia y eficacia

Leyendo mas detalladamente el hilo, compruebo que la inteligencia alemana facilitó la detención de Tukhachevsky que, aun sin ser "moco de pavo", tampoco es para otorgarle un “mérito” tan amplio en todo el fenómeno de las purgas estalinistas.

La otra:
Grossman escribió:Yo establecería –esto es a discutir- unos años mínimos para tener consideración de “oficialidad valiosa”, la que en 1941 tuviera ya unos cuantos años de experiencia, al menos al mando de tropas, digamos, por ejemplo, que unos 4.


Esto José Luis ya lo había aclarado con anterioridad pero no lo leí con suficiente atención por lo que pido disculpas :oops: :

José Luis escribió:Un oficial necesita años de estudio y entrenamiento (cinco como mínimo) para hacerse con el mando de una compañía de un batallón. Y estamos hablando de oficiales subalternos. Con oficiales superiores el tiempo se multiplica.


Quería comentar también una observación que leí sobre que estas purgas no afectaron igual a todo el territorio, dejando por ejemplo las tropas siberianas a salvo *:

    “The Red Army in Siberia was among the last to be affected by Stalin’s purgues, and so, with the exception of some reserve component units, the training ans command structure of these forces were still intact when hostilities with Japanese Army erupted in the summer of 1939 on the Khalkin-Gol River”

Un saludo cordial

Referencia:
* House JM (1984) “Toward Combined Arms Warfare: A Ruvey of 20th-Century Tactics, Doctrine, and Organization (p 69)
http://www-cgsc.army.mil/carl/resources ... /House.asp
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Dom Jun 22, 2008 11:27 am

beltzo escribió:En 1937 Canaris llega al convencimiento de que Hitler se dispone a desencadenar una nueva guerra mundial. En aquel año ocurre uno de los casos mas extraordinarios y raros de tan agitada época...


Con el permiso de Beltzo, amplío esta cuestión.

Cuando en junio de 1937, la agencia de noticias soviética Tass anunció al mundo que Mijail Tukhachevsky, el mariscal más joven del Ejército Rojo, había sido ejecutado, junto a otros siete generales del más alto rango, Canaris solicitó una explicación de sus propios expertos rusos. No le proporcionaron ninguna, pero un oficial de la Abwehr había oído el rumor en el Ministerio de Guerra de que los asesinatos habían sido el resultado de una elaborada treta concebida por Heydrich.

Según esta versión, Nikolai Skoblin, un ex general del Ejército Blanco ruso que trabajaba para el SD en París, había informado a sus contactos que un grupo ruso de oposición encabezado por Tukhachevsky estaba tramando un golpe contra el Kremlin. La noticia dio una idea a Heydrich: ¿Por qué no utilizar la conspiración a favor de Hitler y crear documentos que llevaran a pensar que los generales rusos estaban conspirando con sus homólogos alemanes para matar a Stalin? Si las incriminadoras pruebas caían en manos soviéticas, los nazis podían relajarse y observar cómo Stalin se vengaba de los traidores y hacía estallar el liderazgo del Ejército Rojo.

Heydrich llamó a su factótum, Alfred Naujocks (a quien se le encargó posteriormente el ataque simulado polaco contra la estación de radio de Gleiwitz, en la Alta Silesia), quien reunió un equipo de falsificadores. Utilizando copias de correspondencia de los años veinte y principios de los treinta, cuando los ejércitos alemán y soviético estaban en mejores términos, los falsificadores pusieron manos a la obra. En Zehlendorf, cerca de Berlín, Naujocks descubrió un grabador que podía reproducir las firmas rusas sin erores. Al cabo de poco tiempo. el SD había producido un abultado expediente, incluidos informes mecanografiados, con todo y notas al margen, anotaciones de teléfonos y cartas, todas con sellos de alto secreto y otras marcas de autenticidad. Luego, para preparar a la NKVD, los servicios secretos soviéticos, los agentes del SD plantaron indicios sobre la conspiración en fuentes que, sabían, se las comunicarían a los rusos. Finalmente, Eduard Benes, el presidente de Checoslovaquia, que estaba en buenos términos con Moscú, fue convertido en la víctima del engaño. Se le convenció para que alertara a los soviéticos acerca del expediente y les dijera que podían conseguirlo por una suma determinada. El desprevenido checo desempeñó su papel a la perfección y, en mayo de 1937, Heydrich tuvo la satisfacción de ver a agentes de la NKVD llegar a Berlín para cerrar la transacción.

El resultado fue la purga más sangrienta del Ejército Rojo, como ya hemos visto en este hilo. El asesinato de Tukhachevsky y los siete generales fue sólo el comienzo.

Canaris, que consideraba a Stalin la mayor amenaza para el mundo, se enfrentó a su rival: "¿Por qué diablos montó ese engaño?", preguntó. "La idea fue del propio Führer", respondió Heydrich fríamente. "Había que diezmar los altos mandos para debilitar a las fuerzas armadas soviéticas. Todo ha sido una jugada del Führer..., forma parte de su plan para los próximos años."

La descarada e inescrupulosa intromisión del SD en los asuntos de la Abwehr sacudió a Canaris. Por primera vez, se empezó a cuestionar la capacidad de Hitler para gobernar Alemania.. Nunca supo que los últimos en reir fueron los soviéticos. Los documentos del SD nunca fueron introducidos en el juicio a Tukhachevsky. De hecho, después de la guerra se supo que Stalin había planificado liquidar a sus generales varios meses antes de que Heydrich concibiera su estratagema y que había empezado a actuar contra Tukhachevsky antes de recibir los documentos falsos. Skoblin era en realidad un agente doble que trabajaba para la NKVD y, por consiguiente, fue Heydrich el que hizo el ridículo. Según Walther Schellenberg(*), un joven abogado que formaba parte del grupo de asesores del SD, jefe de la rama de espionaje exterior del SD, los tres millones de rublos pagados por los soviéticos eran falsos y estaban especialmente marcados. Cada vez que un agente del SD utilizaba un billete de éstos en Rusia, era arrestado.

Poco después del caso Tukhachevsky, Canaris se encontró con Konrad Patzig, su predecesor en la Abwehr, y se quejó amargamente acerca de Heydrich y sus colegas nazis. "Desde el principio mismo de nuestra conversación", recordaría Patzig, "me dijo que todos eran criminales de cabo a rabo, dedicados a arruinar Alemania". Pero cuando Patzig le sugirió que dimitiese en protesta, Canaris respondió: "Si yo me voy, Heydrich asumirá el mando, y ese será el final de todo."

(*)Fue el propio Schellenberg quien entregó a Himmler, jefe de las SS, las pruebas de que el almirante Canaris había traicionado al Reich en 1943. Más tarde, Schellenberg arestó a Canaris por su participación en la conspiración para asesinar a Hitler y asumió el control de los dominios del almirante.

FUENTE: EL TERCER REICH. La guerra en la sombra Vol. I. Time-Life Books Inc - Editorial Rombo S.A. 1996

Saludos!
ImagenImagenImagenImagenImagen

Schwerpunkt
Moderador
Moderador
Mensajes: 1468
Registrado: Mar Oct 21, 2008 9:08 pm

Las purgas militares de Stalin

Mensajepor Schwerpunkt » Sab Ene 17, 2009 1:25 am

Quiero agradecer a Jose Luis el copioso y exhaustivo análisis con cifras sobre las purgas stalinistas.
Probablemente nunca podremos saber las consecuencias de esta despiadada depuración -política y arbitraria- del cuerpo de oficiales del Ejército Rojo. Y digo que nunca lo podremos saber porque al margen de las cifras absolutas de las purgas, esto es, cuantos oficiales fueron asesinados, encarcelados o bien expulsados de las filas, entra una consideración mucho menos “cuantificable” pero tremendamente importante, y es el valor y la suma de todos estos talentos individuales.
No sólo fue destruída la teoría de guerra más avanzada de su época –las operaciones en profundidad con grandes cuerpos mecanizados y acorazados, precursoras del Blitzkrieg- sino las posibilidades de llevarla a cabo, al menos en un período corto de tiempo. Por comparación las doctrinas tácticas y operacionales de los Ejércitos francés y británico, los vencedores de la Gran Guerra, estaban aún en mantillas respecto a la misma. Los alemanes que durante los años veinte habían colaborado activamente con el Ejército Rojo, no habían alcanzado un nivel de formalización teórica tan avanzada.
Para mayor inri, gran parte de los oficiales soviéticos destacados en España durante la guerra civil, fueron represaliados durante la misma o al regresar con lo que prácticamente todas las enseñanzas extraídas del campo de pruebas de la guerra civil se perdieron sin ninguna repercusión práctica para la doctrina y organización militar.
Los oficiales depurados eran por desgracia para la URSS los de mayor talento intelectual, organizativo y de iniciativa. El clima de terror y sumisión creó un cuerpo de oficiales alérgicos a la toma de decisiones, sumisos al seguimiento de órdenes tácticas aunque fueran absurdas e irreales y a un enmascaramiento de la realidad. La última consideración es más importante de lo que parece, pues el análisis certero de la realidad junto a la rápida toma de decisiones para enfrentarse a la suerte variable del campo de batalla era lo que caracterizaba la Auftragstaktik alemana.
Sirva como ejemplo del perpetuo enmascaramiento de la realidad el que los generales de los distritos militares que iban a sufrir el ataque alemán en junio de 1941 como Pavlov no sabían a ciencia cierta que porcentajes de vehículos operativos, aviones tenían ni el grado de disposición operativa de gran parte de sus unidades. En efecto, el miedo perpetuo a ser acusados de sabotaje y política antisoviética hacía que sobre el papel existieran gigantescas unidades que en la práctica apenas tenían operatividad por carencias de entrenamiento, mantenimiento, comunicación, suministros, etc. Esta falta de información real trascendía a todas las instancias y ni el mismo Stalin se libraba de ella. Existe una conocida anécdota de finales de junio de 1941 cuando Stalin intentaba recabar informes fiables del Distrito Occidental de Pavlov. Fue incapaz de conseguir información no sesgada hasta que llegó al Stavka. Allí, a partir de informes incompletos e inconexos y la amenaza de muerte si no le decían la verdad, quedó claro que los alemanes habían avanzado unas 300 millas en una semana, que habían arrollado a todas las unidades soviéticas que se interponían y que estaban a punto de capturar Minsk, la capital de la Rusia Blanca. En este punto Stalin sufrió una especie de derrumbamiento nervioso cuando quedó claro que el Estado Soviético estaba amenazado de una rápida destrucción.
La intromisión de criterios políticos en detrimento de la formación militar hizo que esbirros de Stalin como Mekhlis, Voroshilov tuvieran una influencia desproporcionada y nefasta en la conducción de la guerra y en la toma de decisiones. Basta acordarse de la desastrosa gestión de Mekhlis en Crimea o de Voroshilov en el frente de Leningrado para darse cuenta de la ayuda que prestaron a los alemanes con su casi nulo talento militar y organizativo. Solamente con cierta lentitud Stalin empezó a darse cuenta de las terribles consecuencias de su paranoia y empezó a intentar recuperar a algunos oficiales caídos en desgracia –al menos los que no habían sido asesinados- como Rokossovsky o especialistas en ingeniería como Tupolev. Existen múltiples casos de oficiales silenciosamente rehabilitados a medida que la desesperación de la guerra hacía necesaria la presencia de oficiales competentes.
Además de la alta oficialidad, hay otro nivel intermedio de desempeño táctico y logístico de gran importancia que quedó afectado por la desaparición de muchos oficiales válidos. Como ejemplo podemos citar la guerra de invierno contra Finlandia con múltiples ejemplos de chapucería táctica, logística defectuosa y rigidez de las operaciones a despecho del clima, oposición, geografía o adaptación al terreno. Una campaña menos estudiada pero que mostró tanto a los propios rusos como a los alemanes la endeblez del Ejército Rojo fue la campaña de Polonia. Contra una oposición casi despreciable, los rusos perdieron unos 42 carros en combate pero perdieron 10 veces más carros por otras causas, básicamente por un pésimo mantenimiento y un desastroso servicio de talleres de recuperación y suministro de piezas de recambio. Evidentemente cuando se marcha contra un adversario y se pierde antes siquiera de entrar en combate una cantidad tan increíble de vehículos y capacidad combativa, las posibilidades de salir victoriosos disminuyen exponencialmente. Con la aviación ocurría otro tanto, los porcentajes de accidentes y falta de experiencia de vuelo, vuelo con instrumentos, coordinación con las bases aéreas, etc, hacía que no solo se sufrieran unas pérdidas terribles sino que la efectividad de la fuerza quedara muy mermada. Las terribles pérdidas sufridas frente a la FAF –Fuerza Aérea Finlandesa en 1939-40 y posteriormente frente a la Luftwaffe- son un compendio de lo que la paranoia política puede crear en una fuerza aérea como la VVS donde al menos teóricamente los aparatos disponibles eran modernos y de gran potencia.
En suma, creo que el daño moral, intelectual, organizativo fue bastante superior a lo que la simple comparativa de cifras sugiere.

Avatar de Usuario
gunsche
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 533
Registrado: Jue Abr 21, 2011 4:42 am

Re: Las purgas militares de Stalin

Mensajepor gunsche » Mié Abr 27, 2011 5:34 pm

El asunto Tujachevsky es aun mas retorcido de lo que se piensa. La informacion mas reciente que se tiene, basada en los documentos descubiertos en la Union Sovietica despues del fin de la guerra fria, dicen que no fue que Heydrich engaño a Stalin sobre la supuesta traicion de Tujachevsky. Mas bien, Stalin, que tenia cuentas pendientes con Tujachevsky desde la guerra civil rusa, urdio una complicada trama para hundirlo, acusandolo de espionaje. Nikolai Skoblin, un general ruso blanco exiliado en Paris era en realidad un doble agente (mas bien triple agente) de Stalin, que "convencio" a Heydrich para hacer creer a Stalin que Tujachevsky era un agente aleman. Al respecto, transcribo parcialmente el articulo de wikipedia sobre Skoblin

En el asunto laberíntico que precedió al arresto y ejecución del mariscal soviético Mijaíl Tujachevski, se ha afirmado que Skoblin pudo haber jugado el papel de triple-agente, trabajando para el ROVS, la policía secreta de Stalin y la Gestapo. El resumen general de este asunto es como sigue. A instancias de la NKVD, Skoblin inició una campaña de para calumniar a Tujachevski. Él informó al jefe del Gestapo, Reinhard Heydrich que Stalin creía que Tuckhachevsky estaba planeando un golpe de Estado con la ayuda de la Wehrmacht; y el asistente de Skoblin, Aleksiev, reveló esta información simultáneamente a la inteligencia francesa, el Duexieme Bureau. Por motivos personales así como políticos, Heydrich cogió el cebo y vio la oportunidad de golpear tanto al Abwehr como al ejército soviético. Así, decidió crear un expediente falso que demostraría que Tujachevski estaba conspirando con la Werhmacht. Él supo que el Abwehr tenía en sus archivos numerosos documentos escritos por Tujachevski en la década de 1920. Cuando el almirante Canaris, cabeza del Abwehr, rechazó la solicitud de Heyrich por el archivo Tujachevski, Heydrich organizó un robo en el cuartel general del Abwehr y robó los documentos. La Gestapo utilizó los viejos documentos para crear las nuevas falsificaciones. El expediente así producido fue entonces "plantado" con varias fuentes y pasó a Stalin a través de una tercera parte, posiblemente el presidente checoslovaco Edvard Beneš. El dossier, debe señalarse, no se presetó en el juicio de Tujachevski el 11 de junio de 1937, conocido como el Caso de la Organización Militar Trotskista Anti-soviética.

Paradojicamente (o quizas no tanto) el propio Skoblin, despues de cumplir su mision de comprometer a Tujachevsky, fue el mismo victimas de las purgas. Se puede leer mas sobre este tema en el libro "El misterio del almirante Canaris" de Richard Bassett. Incluso se hizo una pelicula francesa sobre esta cuestion, se llama Triple Agente.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8924
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Las purgas militares de Stalin

Mensajepor José Luis » Mié Abr 27, 2011 6:17 pm

gunsche escribió: Se puede leer mas sobre este tema en el libro "El misterio del almirante Canaris" de Richard Bassett. Incluso se hizo una pelicula francesa sobre esta cuestion, se llama Triple Agente.


Y aquí viewtopic.php?f=59&t=13478
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

mjfm
Usuario
Usuario
Mensajes: 10
Registrado: Mié Ago 11, 2010 12:36 pm

Las purgas militares de Stalin

Mensajepor mjfm » Lun Jun 13, 2011 1:07 pm

Excelente documento gracias compi :)


Volver a “Doctrina militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado