pub01.jpg

Las purgas militares de Stalin

El impacto de la Gran Guerra en el pensamiento militar. Cambios y evolución en las doctrinas militares. Regulaciones de campaña.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Las purgas militares de Stalin

Mensajepor José Luis » Mié Nov 23, 2005 6:49 pm

¡Hola a todos!

A petición de mi amigo Viscarolasaga.

Las purgas militares que Stalin llevó a cabo en el Ejército Rojo (ER) en el periodo 1934-1939 no pasaron desapercibidas en su momento para los agregados militares y embajadores de las potencias occidentales en Moscú. Son tantos los informes que todavía se conservan de la época realizados por ese personal para sus gobiernos, que muy bien se puede afirmar que la conclusión general dominante entre los ministerios de exteriores y los servicios de inteligencia militares de esas potencias (Francia, Gran Bretaña, Alemania, Italia, Estados Unidos…), mostraba el convencimiento de que el Ejército Rojo tardaría años en recuperarse de tal estrago en su cúpula militar.

Esas creencias occidentales por las purgas efectuadas por el régimen comunista de Stalin en las filas del ER parecen haber provocado en su momento ciertas reacciones dentro del aparato de poder stalinista. Viene a confirmar la existencia de tales reacciones un informe datado en abril de 1940 y firmado por E. Shchadenko. Este informe recoge en detalle las purgas militares realizadas por el régimen stalinista entre los años 1934-1939, con la incorporación de un memorando de fecha 20 de octubre de 1939 firmado por el coronel Shiryaev.

Todo el informe es una obra maestra de la interpretación estadística y del camuflaje de las causas de las purgas. Pero es un buen referente para establecer con cierta exactitud el número total de militares expulsados del ER, si bien no nos informa el número de condenados a muerte y ejecutados de esa cifra total de expulsados. Intentaré sintetizar ese laberinto de cifras que es el informe de Shchadenko.

En los seis años que incluyen el periodo 1934-1939 se expulsaron del ER a un total de 56.785 militares, a saber:

• En 1934 a 6.596
• En 1935 a 8.560
• En 1936 a 4.918
• En 1937 a 18.658
• En 1938 a 16.362
• En 1939 (hasta el 25 de octubre) a 1.691

Esos datos los proporciona el memorando de Shiryaev, que aparece datado el 20 de octubre, cuestión un tanto extraña, pues nos da los purgados de 1939 con fecha 25 de octubre. Como todo este informe fue traducido directamente del ruso al español por Olga, una compañera rusa que formó parte de un antiguo Foro, nos quedará la duda de si se trata de una errata en la traducción. De todas formas, es pura anécdota.

Lo importante es establecer que –de acuerdo con un documento oficial soviético de la época de los hechos- el número total de purgados militares de Stalin entre 1934-1939 fue de 56.785 militares.

Ahora bien, la pregunta inmediata que surge es cuáles fueron las razones oficiales de tales despidos. El informe nos lo aclara punto por punto y año por año. Para no alargarme en ello, tomaré los dos años principales por motivo de número de purgas, 1937 y 1938.

Se nos dice que del total de despedidos en 1937 (18.658) las razones fueron:

a) Motivos políticos: 11.104
b) Arrestados: 4.474
c) Alcoholismo y corrupción moral: 1.139
d) Enfermedad, invalidez y muerte: 1.941

Las razones de los 16.362 despedidos en 1938:

a) Motivos políticos: 3.580
b) Extranjeros: 4.138
c) Arrestados: 5.032
d) Alcoholismo y corrupción moral: 2.671
e) Enfermedad, invalidez y muerte: 941

Estas categorías para agrupar las razones en que se basaron esas purgas nunca han dejado de asombrarme, ya desde el primer día que leí el informe. Pues mi primera pregunta fue: ¿cómo aceptar esas categorías cuando los inculpados no fueron sometidos a un juicio legal? ¿Cómo dar por válidas esas categorías cuando, tiempo después de ser expulsados, hubo militares que fueron reincorporados al servicio aduciéndose oficialmente que la antigua acusación y condena habían sido un error? ¿Cómo no pensar que esas reincorporaciones fueron el producto final de una alarmante falta de mando ejecutivo militar en el ER y la inminencia de la guerra? ¿Por qué diferenciar esas categorías entre “motivos políticos” y “extranjeros”? ¿Acaso no responden ambas a una razón política? ¿Qué significa realmente la categoría de “arrestados”? ¿Debemos suponer que englobaba a los oficiales que, de una u otra forma, incumplieron las normas del servicio? ¿Tanta indisciplina había en el ER? ¿Y el “alcoholismo y corrupción moral”? ¿Acaso no era gran parte del ER y el Estado Comunista un maremagno de alcoholismo y corrupción?

Se nos dice en el informe que del total de 56.785 militares despedidos fueron finalmente reincorporados 11.178 militares, lo que nos dejaría la cifra final de purgados en 45.607 militares.

En su intento de explicar que las purgas no descabezaron al ER nos cuenta el informe:

[“¿Pues de dónde fue sacada la información sobre la escasez de los jefes militares antes de la guerra, la que viene citada con fruición por los adversarios de Stalin? Es bien claro: la cosa es que el número de los combatientes del ER estaba en esos tiempos aumentándose bruscamente, lo que exigía la instalación de decenas de miles de puestos de mando que tenían que estar ocupados. El 15 de junio de 1941, el número total de los jefes militares (incluyendo los jefes políticos, comandantes de flota aérea, marina militar y oficiales del comité popular de los asuntos interiores-NKVD) montaba 439.148 personas, estos es el 85,2% de lo debido”]

En el párrafo anterior se halla diluida la verdad que, a mi juicio, pone de manifiesto el verdadero alcance de las purgas militares de Stalin. Se nos dice ladinamente “la escasez de los jefes militares antes de la guerra”, cuando debería haberse dicho “la escasez de los jefes militares entrenados y competentes antes de la guerra”. El problema de “el número de combatientes del ER estaba en esos tiempos aumentándose bruscamente, lo que exigía la instalación de decenas de miles de puestos de mando que tenían que estar ocupados”, lleva implícita la explicación de la solución: como no había mandos (porque se habían eliminado) para cubrir las necesidades del ER, esos mandos simplemente se asignaron a oficiales (cadetes, subordinados, etc.) que no reunían los requisitos básicos y tradicionales dentro del proceso tradicional de nombramientos del ER para el mando que se les confería. Así es fácil afirmar que el ER tenía el 15 de junio de 1941 un total de “439.148” jefes militares, cifra que sólo puede provocar una sonora carcajada a quien esté un poco familiarizado con los asuntos militares. La Wehrmacht, por ejemplo, nunca llegó a conseguir el 4% de oficialidad sobre la fuerza total de sus ejércitos. Pero el informe nos quiere hacer creer que de los aproximadamente 2.900.000 hombres que el ER tenía movilizados el 22 de junio de 1941 (subiría a casi 5.000.000 un mes después), había un 15% (+-) de oficialidad. Bien, podemos creerlo, pero jamás creeremos, yo al menos, que la calidad de esa oficialidad pudiera ser aceptada en cualquier otro ejército.

Nos cuenta David M. Glantz en su When Titans Claseh: How the Red Army Stopped Hitler, que las purgas incluyeron: 3 de los 5 mariscales que había, los 11 comisarios adjuntos de defensa que había, todos los comandantes de los distritos militares, los comandantes y jefes de estado mayor de la Marina y Fuerza Aérea, 14 de los 16 comandantes de ejército, 60 de los 67 comandantes de cuerpo, 136 de los 199 comandantes de división, 221 de los 397 comandantes de brigada, y el 50% de todos los comandantes regimentales.

La historiografía soviética se ha distinguido siempre por su afán manipulador y propagandista. Pero en su intento de minimizar el impacto que tuvo para el ER las purgas realizadas por Stalin entre 1934 y 1939 ha alcanzado la cima del despropósito.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
hawat
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 666
Registrado: Sab Jul 16, 2005 8:49 pm
Ubicación: Saipán

Mensajepor hawat » Mié Nov 23, 2005 7:37 pm

Hola, JL.

¿Se sabe si influyó toda la información recibida sobre esta escabechina en la decisión de ataque a la U.R.S.S.? Dices que todas las potencias tenían informes sobre ello, y de hecho los alemanes estaban bastante amistados con los soviéticos en temas militares. Pero por otra parte es bien conocida la fama de ineptitud que tenían los servicios sercetos alemanes (Al menos, hacia la "izquierda del mapa" ). ¿Tenían una información fiable sobre lo lamentable de la situación que ayudara a inclinar la balanza a favor de un ataque?
"Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que le dimos a este mundo una guerra con la que jamás había soñado..."

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensajepor beltzo » Mié Nov 23, 2005 8:47 pm

Hola,

Los alemanes desde luego conocían las purgas de Stalin y lo que esto había supuesto para el ER, con las la observación de las campañas de Finlandia y Polonia no recibieron si no la confirmación de que el ER era una estructura totalmente obsoleta e ineficaz.

Cuando los alemanes inician barbarroja practicamente todas las naciones del mundo esperaban una rápida capitulación por parte soviética, los japoneses eran casi los únicos que no subestimaban a los rusos a raíz de su experiencia en Jalkin-Gol, pero incluso esta experiencia era engañosa puesto que la batalla había sido conducida por Zhukov uno de lo generales mas capaces del ER y fué una autentica carnicería para ambos bandos (por otra parte algo muy en linea con la actuación de Zhukov durante toda la guerra).

El inicio de la campaña no hace mas que confirmar lo que los nazis ya sospechaban, una absoluta falta de eficacia y miedo a la responsabilidad de la mayor parte de mandos del ER, todo ello agravado por las confusas directrices de Stalin, durante las primeras semanas su avance es rapidísimo y mucho mas fácil incluso de lo que los nazis esperaban, tanto fue asi que Halder declaró "no exagerare si digo que la campaña rusa fue decidida en 3 semanas", asi pues en este aspecto no se equivocaban en su valoración del ER.

Su gran error, a mi juicio, amen de otros muchos, fue subestimar la combatividad del soldado ruso y las grandes reservas y capacidad de reacción, aprendiendo de sus errores, del ER.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Mié Nov 23, 2005 8:51 pm

¡Hola, Hawat!

De una exposición mía sobre un asunto que no viene a colación, entresaco el siguiente texto:

[Rusia estaba con las purgas del ER, y para el Deuxième Bureau la ejecución de Tukhachevsky había dejado al ER “no más que un cadáver decapitado” El estado mayor general de la fuerza aérea francesa consideraba que los rusos no podían proporcionar un apoyo aéreo sustancial a Checoslovaquia con el tiempo suficiente para evitar la destrucción de los mayores aeródromos checos (SHAT, 7N 2522-3, “Aide soviétique éventuelle á la Tchécoslovaquie”).]

Tales estimaciones como la francesa eran una generalidad entre las potencias occidentales.

Los alemanes, para responder a tu pregunta, tenían en muy baja consideración la capacidad del mando soviético por el efecto de las purgas. Al igual que franceses, británicos, italianos, estadounidenses, etc. Pero esa impresión (en gran medida correcta) se unió indistintamente a la subestimación de las capacidades de recursos humanos y materiales soviéticos y a la enorme fragilidad del estado comunista. Esto último ya no tenía nada que ver con la realidad.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Mié Nov 23, 2005 11:00 pm

Cuando uno reflexiona sobre los verdaderos motivos de las purgas militares de Stalin, no puede llegar a otra conclusión que establecer la eliminación de los líderes militares independientes como motivo central de las purgas. Los altos oficiales del Ejército Rojo no debían absolutamente nada a Stalin, pues ellos habían ganado sus ascensos combatiendo en la Guerra Civil, al igual que Lenin, Trotsky y Stalin. Esos comandantes militares se consideraban iguales a Stalin en cuanto a valía y méritos personales. Stalin, por tanto, buscó eliminarlos y sustituirlos por jóvenes oficiales comunistas. Estos jóvenes oficiales, en cambio, ya deberían el ascenso de sus carreras a Stalin y, en consecuencia, serían adictos a su causa, a cualquiera de sus causas.

El proceso de las purgas militares (como antes las políticas) fue extraordinariamente parecido al proceso de la caza de brujas de los siglos XVI-XVIII en Europa. Se seguía el mismo guión: primero se proyectaba el miedo y la inseguridad entre la comunidad para producir la figura del informador, del chivato, del delator anónimo. Éstos, para ganarse el favor del poder y cierta seguridad en sus vidas cotidianas, delataban a cualquier persona arbitrariamente. El delatado era arrestado, llevado a la cámara de los tormentos e interrogado. Fruto de la tortura nacía la autoconfesión, fuera o no culpable, y acto seguido la información de todas sus amistades. El círculo así se iba agrandando hasta adquirir proporciones asombrosas.

Así, al igual que siglos atrás en la Europa de las brujas, nació entre la oficialidad del Ejército Rojo una atmósfera de sospecha y auto-preservación, y con frecuencia había oficiales que acusaban a otros oficiales de traición simplemente para salvar sus propias vidas. Todo aquel que hubiera tenido contacto con extranjeros o hubiera servido en misiones en el extranjero (como en el caso de la Guerra Civil española) era inmediatamente sospechoso de traición. El coronel general A. T. Stuchenko recordaba un incidente en el que Nikolai Shevdov, un antiguo estudiante de la Escuela de Caballería de Elizabetgrad, presumía ante sus camaradas de haber tomado té con Shmidt, el director de la escuela y renovado héroe de la Guerra Civil. Cuando Shmidt fue más tarde arrestado, Shevdov también cayó bajo sospecha, y sus camaradas informaron al Partido de sus presuntas conexiones con los “enemigos del pueblo” [Seweryn Bialer, Stalin and his Generals: Soviet Military Memoirs of World War II (New York: Western Publishing Company, 1969), p. 81. Citado en Lindsay Fincher & Professor Pollock, An Army Without Leaders: The Purges of the Red Army Officer Corps 1937-1938 (History, 101, Section 17, 10 December 2001)]. El coronel I. T. Starinov, que había pasado un tiempo entrenando soldados en España, regresó a Moscú poco después del arresto de Tukhachevsky y otros líderes militares. Quedó estupefacto cuando se enteró de que varios de sus camaradas habían sido arrestados por traición y aquellos que todavía no habían sido arrestados no podían acercarse ni hablar con él por miedo de asociación. Starinov fue reclamado por el NKVD y sometido a un interrogatorio de tres horas centrado en su papel de entrenador de destacamentos de partisanos. Lo dejaron en libertad debido a su excelente hoja de servicios, pero no sin antes advertirlo de que posiblemente se volvieran a encontrar. Starinov aseguró que él “estaba repentinamente asustado, asustado como nunca antes lo había estado en el campo de batalla o tras las líneas enemigas. En la guerra yo tenía que arriesgar mi propia vida; aquí todo lo que quería, todo lo más sagrado estaba en peligro” (Bialer, p. 72). A pesar de que los oficiales que habían trabajado con Starinov fueron entonces considerados enemigos del pueblo, Starinov se salvó gracias a la intervención personal del mariscal Voroshylov.

Evsevii Karpovih Afon’ko presenció de primera mano cómo los oficiales del NKVD torturaban a los prisioneros para que confesaran crímenes imaginarios y luego implicaban a sus compañeros, que eran rápidamente arrestados para comenzar nuevamente el ciclo de tortura e incriminación. Afon’ko fue sentenciado a 8 años de prisión por “espionaje para un estado desconocido”; escribió desde prisión multitud de cartas a Stalin para enterarle de todas las injusticias que se estaban cometiendo, hasta que cansado de no obtener respuesta, cayó en la cuenta de que Stalin conocía exactamente todo lo que estaba sucediendo (Bialer, pp. 65-77).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Jue Nov 24, 2005 6:40 pm

¡Buenos días a todos!

Las purgas no sólo se circunscribieron al alto mando, estados mayores y oficiales de las formaciones de combate, sino que también afectaron a los cuerpos de medicina e ingeniería. El Jefe de la Administración Médica del Ejército Rojo, M. I. Baranov, su segundo B. A. Reiner, los jefes de la Administración Principal, el jefe de la Academia de Medicina Militar Kirov, y miles de personas que formaban parte del personal médico fueron despedidas en un momento en que la preparación y el entrenamiento médico debería haber sido de importancia capital para el ejército. Muy pocos de los médicos y enfermeras que sirvieron durante la IIGM tenían experiencia de tiempo de guerra. Se purgaron las facultades de medicina militar y en 1940 sólo el 28% de los doctores médicos del ER habían entrenado en trabajo clínico y tratamiento de enfermedades. De los 140.796 médicos en la URSS, el 68% eran mujeres, y si bien eran hábiles, no dejaban de estar sujetas a un trato insensible por sus colegas varones y por los comandantes regulares. A principios de 1941, sólo 6.000 doctores del ER poseían uno o más años de experiencia militar. Para paliar esta escasez de médicos, se redujo la duración de los cursos en las escuelas de medicina, con lo que el ER recibió 21.406 nuevos graduados, ninguno de los cuales tenía plena comprensión del conocimiento médico necesario para situaciones de combate. En general, el ER tenía un déficit de 20.000 médicos cualificados [Amnon Sella, The Value of Human Life in Soviet Warfare (London and New York: Rutledge Press, 1992), pp. 38-40. Citado en Fincher & Pollock].

También las purgas afectaron al desarrollo tecnológico y armamento moderno del ER. En 1941, el 78% de la aviación militar y el 50% de los carros blindados estaban obsoletos [Walter S. Dunn, Hitler's Nemesis: The Red Army 1930-1945 (Wesport, Connecticut: Praeger Publishers, 1994) p. 15. Citado en Fincher & Pollock]. El programa de mecanización del ejército era un caos, pues tanques, cañones y aviación salían de las líneas de ensamblaje para caer en manos de organizadores inexpertos que bien atiborraban unas unidades de equipo como dejaban a otras limpias de material.

La carencia de equipo moderno fue, en parte, debido a las purgas. Tupolev, un líder en el diseño de aviación, había sido arrestado en 1937 y confesado en el “interrogatorio” que era un espía francés desde 1924, pensando que su confesión evitaría el arresto de su mujer y el traslado de sus hijos. Fue sentenciado a 15 años de prisión y obligado a diseñar nuevos bombarderos desde la prisión [Walter Laquear, Stalin: The Glasnost Revelations (New York: Charles Scribner’s Sons, 1990].

Para cualquier aficionado a la historia de la aviación militar de la IIGM (como de todas las épocas), los accidentes producidos en las pruebas de nuevos diseños, especialmente las conducidas por pilotos de prueba, es un lugar común y el precio que se paga en la “carrera de armamentos”. Los accidentes de nuevos modelos se consideraban en cualquier nación tributo inevitable que había que pagar a la tecnología moderna; en la Rusia de Stalin se consideraban sabotaje, y los diseñadores y equipo técnico especial, “enemigos del pueblo”. Pero además, los nuevos modelos rusos caían en manos de oficiales militares inexpertos, de pilotos que no tenían conocimiento suficiente sobre los nuevos aparatos, cual fue el caso del caza Mig-3 y del avión de ataque al suelo Il-2, ambos aparatos habiendo entrado en servicio en la primavera de 1941. Y ¿por qué esos pilotos carecían de entrenamiento suficiente? Por la sencilla y lógica razón de que los oficiales de la Fuerza Aérea Roja temían que los accidentes inevitables fueran considerados sabotaje. Cuando los alemanes invadieron la URSS, los pilotos soviéticos tenían una media de menos de cuatro horas de vuelo en sus aviones [David M. Glantz & Jonathan M. House, When Titans Clashed: How the Red Army Stopped Hitler (Lawrence, Kansas: University Press of Kansas, 1995) pp. 38-39].

Contra lo que nos contaba Shchadenko en su informe sobre las purgas, este jefe del Directorio de Cuadros del ER, informó al Comisario de Defensa del Pueblo en 1938 que el ER sufría una falta de 93.000 oficiales [David M. Glantz, Stumbling Colossus: The Red Army on the Eve of World War II (Lawrence, Kansas: University Press of Kansas, 1998) p. 36]. Después de la inmediata promoción de oficiales a puestos de mando para paliar ese alarmante déficit, la edad media de los comandantes regimentales era de 29-33 años, de los divisionales de 35-38 años, y la de los de cuerpo y ejército de 40-43 años (Glantz, Colossus, p. 29).

La prueba incontestable de la alarmante situación de organización y mando incompetentes en que se encontraba el Ejército Rojo cuando estalló la IIGM viene dada por su intervención en la Guerra de Invierno contra Finlandia. Esa caótica aventura sirvió al alto mando soviético para reconocer ineludiblemente que había que emprender una reestructuración profunda en casi todos los aspectos de doctrina y organización militares.

Cuando Timoshenko reemplazó a Voroshylov como comisario de defensa en mayo de 1940, este último le entregó un akt o prieme, un documento formal que detallaba el estado real del Ejército Rojo. Leyendo ese documento, Timoshenko cayó en la cuenta de que estaba heredando un ejército en completo estado de caos. El ER carecía de un plan de guerra operacional y el control sobre el entrenamiento operacional en los distritos militares era deficiente. Había falta de personal de mando, especialmente en las unidades de infantería, y el personal de mando existente carecía de un entrenamiento adecuado. Tras el desastre finlandés se recuperaron 4.000 oficiales que habían sido purgados y se introdujo un nuevo código disciplinario que exigía obediencia absoluta por parte del personal enlistado. En agosto de 1940 se abolió la figura del comisario militar, que había sido reintroducida en mayo de 1937, y se concedió a los oficiales militares más independencia respecto a los líderes políticos en cuestiones militares. Se aumentó el número de escuelas de entrenamiento militar de 49 a 114, y el número de graduados pasó de 36.085 a 169.620 (Glantz, Colossus, p. 39).

Pero todos estos cambios necesitaban tiempo, y tiempo era lo que no tenía el ER. Cuando la Wehrmacht atacó a la Unión Soviética en junio de 1941, el ER estaba en plena reorganización y sus ejércitos en pleno re-despliegue. Todas las carencias que recién se estaban intentando corregir se pusieron de manifiesto en su aspecto más negativo durante las primeras semanas de combates.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Joseph Porta
Usuario
Usuario
Mensajes: 34
Registrado: Mar Jun 21, 2005 7:27 pm
Ubicación: Barcelona (España)

Mensajepor Joseph Porta » Vie Nov 25, 2005 12:50 am

Ciertamente, las purgas significaron que los comandantes del Ejército Rojo ocupaban sus puestos más por confiabilidad política, que no por verdaderas aptitudes militares. Hubo que esperar al 22 de Junio de 1941 para que la guerra hiciese su propia purga, y provocase la caida de verdaderos incompetentes como Budienny o Timochenko, y el ascenso de oficiales más capaces, como Zhukov, Malinovski, Rokossovski, Vatutin, Koniev, Cherniajovski y compañía, que fueron los que llevaron al ER a su victoria final en 1945.
Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes!

Maestro Yoda

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensajepor beltzo » Sab Nov 26, 2005 11:45 pm

En 1937 Canaris llega al convencimiento de que Hitler se dispone a desencadenar una nueva guerra mundial. En aquel año ocurre uno de los casos mas extraordinarios y raros de tan agitada época.

En febrero Canaris recibe una nota de Heydrich en la cual aquél pide a la Abwehr se le faciliten documentos manuscritos y auténticos relativos a los años de la cooperación militar gérmano-soviética. Es necesario señalar que en la década anterior, precisamente a partir de 1923, algunos contingentes de oficiales alemanes habían realizado cursos de formación en las escuelas militares rusas para iniciarse en el manejo de los nuevos tipos de armamento, y algunas fabricas soviéticas construyeron en secreto carros y aviones para el ejercito alemán.

Heydrich recalcaba en su nota que los documentos debían llevar las firmas de los generales alemanes von Seeckt y von Hammerstein, y la del mariscal ruso Tujachevsky, es decir, las firmas de los jefes superiores que habían negociado aquella cooperación gérmano-rusa. Poco después Heydrich pedía que la Abhwer le procurase especialistas en falsificaciones capaces de dar aspecto de auténticos a los documentos apócrifos que se preparasen sobre los modelos verdaderos.

Las peticiones de Heydrich dejan a Canaris perplejo, hasta tal punto que decide discutir el asunto con aquél. La entrevista es tempestuosa, Heydrich rehusa revelar el objeto de la operación. Ante esta negativa, el jefe de la Abwerh se niega por su parte a satisfacer las peticiones de la Gestapo.

Dos meses mas tarde estalla la bomba, Stalin ha aniquilado el cuadro de oficiales superiores del ejercito rojo, Tujachevsky y un centenar de generales han sido fusilados. Se les acuso de haber intentado derribar a Stalin para instaurar en la URSS una dictadura militar.

El 11 de junio Heydrich permanece todo el día pegado a su receptor de radio. Cuando es comunicada la noticia de las ejecuciones da un salto de alegría. Los documentos que han convencido a Stalin de la existencia real del complot, eran su obra y la de los especialistas de la Gestapo. Para acabar de convencer a los rusos del autentico valor de aquellos papeles, se les hizo pagar mas de 3 millones de rublos.

Después de la sangrienta purga pasarían muchos años antes de que el ER pudiera volver a ser un antagonista peligroso para la Wehrmacht. El único perjudicado fue Canaris, que, en la hecatombe de oficiales sovieticos perdió a 5 eficientes informadores.

Fuente: Enigmas de la Guerra Secreta. Bernard Michal Col. Los Amigos de la Historia ed.Madrid 1969
¿fue Canaris traidor a Hitler? por Edmond Bergheaud pag. 200-201
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen



"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Dom Nov 27, 2005 6:10 pm

¡Hola a todos!

Al hilo de lo comentado por Beltzo.

En noviembre de 1935, cinco generales fueron promovidos a mariscales de la Unión Soviética: Voroshylov, comisario de Defensa; Bluykher, comandante del ejército de Extremo Oriente; Tukhachevsky, jefe del Estado Mayor General; Yegorov, general zarista, y Budenny, jefe de Caballería. En mayo de 1937, Stalin reintrodujo en el Ejército Rojo a los comisarios políticos, herencia de Trotsky que los había creado para controlar a los oficiales zaristas. Los comisarios tenían un status de mando equivalente al de los oficiales de mando, y podían vetar las decisiones de esos oficiales. Con su decisión, Stalin abrió la veda para eliminar cualquier oposición del grupo de oficiales que comandaban el ejército, y entre esos oficiales se encontraba el mariscal Tukhachevsky.

La relación entre Tukhachevsky y Stalin era fría y, a menudo, enfrentada por asuntos de estrategia y política exterior. Pero esas desavenencias se venían arrastrando desde la época de la guerra ruso-polaca de 1920. Entonces, Stalin era miembro del Consejo Militar Revolucionario y tenía encomendada la administración del Frente Suroccidental, mientras que Tukhachevsky tenía el mando de los ejércitos del Frente Occidental. Kamenev, comandante en jefe, había concebido un plan que transfería unidades del mando Suroccidental al mando Occidental, con la intención de apoyar a Tukhachevsky a capturar Varsovia en agosto de 1920. Pero Stalin estaba empeñado en capturar Lvov, y el futuro dictador atacó Lvov con las unidades que Kamenev quería transferir a Tukhachevsky. El comandante en jefe pidió entonces que los ejércitos fuesen reasignados al control de Tukhachevsky, pero Stalin se negó a firmar la orden preparada por el comandante Egorov del frente Suroccidental. La orden, sin la firma de Stalin, quedó sin efecto, y los polacos atacaron y superaron a los ejércitos de Tukhachevsky. En consecuencia, el Comité Central retiró a Stalin del frente, y la orden para transferir las unidades fue firmada finalmente por el comisario político Berzin. Esas unidades llegaron demasiado tarde para impedir la contraofensiva polaca que expulsó a los ejércitos soviéticos de las zonas occidentales de Ucrania y Bielorrusia. La destitución de Stalin de su cargo en el frente y su posterior fracaso al intentar ser reelegido miembro del Consejo Militar Revolucionario pusieron fin a su intromisión en los asuntos militares durante varios años.

Los sentimientos del político y el militar no se dieron al silencio. En el 10º Congreso del Partido en 1921, Stalin culpó de la derrota frente a Polonia a la administración del Frente Occidental, y, dos años más tarde en Moscú, Tukhachevsky afirmó que el Frente Suroccidental había sido parcialmente responsable de la derrota. Pero de la derrota soviética ante Polonia, quien mejor parado salió de los dos fue el militar, que pronto alcanzó una enorme reputación entre la oficialidad del Ejército Rojo, y escribió la Teoría Soviética de la Operación Profunda. Tukhachevsky, como revulsivo e impulsor de la doctrina militar moderna, se vio enfrentado nuevamente con Stalin (que lo odiaba) y sus dos mariscales, Voroshylov y Budenny, que defendían la supremacía del caballo y la caballería sobre la mecanización y los tanques. Pero Stalin también temía que la mecanización condujera al militarismo, al que percibía como una amenaza directa a su poder, y detestaba la independencia de criterios de Tukhachevsky y su grupo de oficiales adeptos. Esa independencia de criterio, así lo vio Stalin, podía volverse contra él, desobedeciendo sus órdenes y desafiando directamente su autoridad sobre la Unión Soviética.

Luego vino el conflicto de posiciones de Stalin y Tukhachevsky ante la Guerra Civil española. El mariscal se oponía al envío de tropas regulares del Ejército Rojo, favoreciendo, en cambio, el envío de unidades de reserva. Antes, cuando Hitler llegó al poder en Alemania, Tukhachevsky [que veía a Hitler como una amenaza, y en tal sentido publicó un artículo en el que afirmaba que Hitler estaba engañando a la Unión Soviética y planificaba una invasión del territorio ruso], quería poner fin a la cooperación que desde hacía años venían manteniendo el Ejército Rojo y el Reichswehr.

La tormenta entre ambos personajes estalló el 11 de mayo de 1937, cuando Tukhachevsky fue relevado de su puesto como primer suplente del comisario del pueblo y transferido al mando de la región militar del Volga. Perplejo por esta orden, Tukhachevsky se encaró a Stalin, quien le informó que esta decisión era debida a su asociación con algunos de los miembros del partido que habían sido purgados. Le aseguró que “nosotros confiamos en usted. Sería mejor para usted dejar Moscú temporalmente, y cuando se apaguen los rumores le traeremos de vuelta”. Pero cuando Tukha llegó a su nuevo puesto de mando el 26 de mayo, fue arrestado inmediatamente. Después del interrogatorio, el 29 de mayo confesó sus contactos y espionaje con el alto mando alemán, y su participación en una conspiración militar para hacerse con el control del gobierno. Ese testimonio de Tukha, sin embargo, estaba sacado mediante la tortura, y su propia sangre en varias páginas del mismo así lo confirma.

El 11 de junio fue sometido a juicio, acusado de conspiración para un golpe militar en cooperación con los alemanes, con siete oficiales más: Iakir, Uborovich y Kork (comandantes de ejército), y Primakov, Putna, Feldman* y Eideman (comandantes de cuerpo). Todos fueron sentenciados a muerte y ejecutados. Las últimas palabras de Tukha fueron: “No nos están matando a nosotros, sino al Ejército Rojo”.

*Feldman había comentado a Tukha: “¿No se da cuenta realmente hacia dónde nos está llevando esto? Él nos ahogará a todos uno por uno como a polluelos. Debemos hacer algo”. Tukha respondió: “Lo que usted sugiere es un golpe. Yo no haré eso

La fabricación de las pruebas (la “carpeta roja”) contra Tukha para su arresto tiene dos versiones. La primera, transcrita por Victor Aleksandrov, afirma que el agente del NKVD, Nikolai Skoblin, actuando bajo las órdenes de Nikolai Yezhov, jefe del NKVD, informó a los checos de que varios trotskistas estaban colaborando con los alemanes para llevar a cabo un golpe de estado dirigido por Tukhachevsky. Skoblin deseaba proporcionar a Stalin pruebas documentales, y colaboró en la fabricación con Reinhard Heydrich, jefe de la policía de seguridad alemana. En realidad, Skoblin, comandante de los ejércitos blancos durante la guerra civil, despreciaba al gobierno soviético y predijo que Hitler intentaría atacar a un Ejército Rojo sin liderazgo. En vísperas de la Navidad de 1936, Hitler aprobó el plan Heydrich-Skoblin, y un equipo de falsificadores comenzó a trabajar en los documentos, que estuvieron listos a mediados de abril de 1937, por los que L. M. Zakovsky, segundo del NKVD, pagó a los alemanes 200.000 marcos. Varios días después, las pruebas contra Tukha estaban en poder de Stalin.

La segunda versión, según Robert Conquest, afirma que a finales de 1936 Hitler y Himmler trataron de involucrar a Tukha en un complot contra el gobierno soviético. En enero de 1937, funcionarios nazis informaron del complot al presidente checo Benes, quien pasó la información a Stalin. Luego de realizarse la acusación inicial contra Tukha, los nazis comenzaron a elaborar las pruebas documentales falsificando las cartas que Tukha había intercambiado con miembros del alto mando alemán. La falsificación estaba completa a primeros de mayo, enviada a Benes, quien informó a Stalin de su existencia el 8 de mayo de 1937.

Fuente principal: Fincher y Pollock, “A Army without Leaders: The Purges of the Red Army Officers Corps, 1937-1938”, 10 de diciembre de 2001.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Mijail Mijailovich
Miembro
Miembro
Mensajes: 121
Registrado: Mar Jun 20, 2006 6:31 pm
Ubicación: "Altura 102.0"

Mensajepor Mijail Mijailovich » Mié Jul 05, 2006 8:09 pm

Dentro de mi enorme ignorancia osbre este asunto, hay algunas cosas que siempre me chirrían con las explicaciones-opiniones más difundidas sobre la interpretación de las "purgas" de oficiales del Ejército Rojo.

Si realmente dejaron al Ejército Rojo sumido en la desorganización, sin cuadros útiles y capacitados para tomar decisiones, no me explico cómo fracasó Barbarroja, al margen del consabido recurso al "General Invierno", como si cuando nieva, hiela, llueve, y hace frío, no lo haga democráticamente, es decir, per tutti li mondo. Y qué decir del recurso al "mogollón de rusos" para justificar que el número lo es todo. Pues no estoy de acuerdo, entre otras cosas porque eso (lo del número de rusos), sí que lo sabían los estrategas militares alemanes antes de meterse en harina. Y si no lo sabían, no sé qué decir.

Me pregunto (tal vez habría que ponerlo en el subfoto "¿Y si...?) por el papel desempeñado por un Tujachevsky no purgado en junio de 1941 en medio de la guerras relámpago... igual lo hubiera partido un rayo, no sé, y con él toda su adelantada concepción de la guerra mecanizada. Tal vez.

Me suena extraña también esa referencia a "la crema de la oficialidad" como casta aparte de la del resto de tropa, en el sentido de que cuando se purga a un mariscal es un supernotición, y cuando no, pues no. Claro que esto habría que meterlo en otro subforo, tal vez en el de la doctrina militar, y eso.

En fín, perdonad las digresiones, y gracias, José Luis, por tu profesionalidad.
Imagen

"Al que no sabe, cualquiera lo engaña.
Al que no tiene, cualquiera lo compra."

kalsbad
Miembro
Miembro
Mensajes: 197
Registrado: Vie Dic 09, 2005 8:32 am
Ubicación: En el oceano de la noche, a traves del mar de soles...

Mensajepor kalsbad » Mié Jul 05, 2006 9:12 pm

Mijail Mijailovich escribió:
Si realmente dejaron al Ejército Rojo sumido en la desorganización, sin cuadros útiles y capacitados para tomar decisiones, no me explico cómo fracasó Barbarroja,



Hablando en general, sin entrar a valorar específicamente Barbarroja, cuando hablamos de hechos de esta magnitud no hay una única causa concreta, es decir, no se puede señalar con el dedo y decir "fue por esto" y ya está. Normalmente concurren varias circunstancias que, por sí solas, no podrían provocar que sucediera tal o cual cosa, pero que al ponerlas todas juntas...

Es decir, para mí, yendo a este caso concreto, no es cuestión de decir, "fue el mal tiempo", o "fue la imprevisión de no tener ropa de abrigo", o "fue que Stalin pudo disponer de sus tropas de reserva en Siberia al saber que Japón no planeaba atacarle", o "fue Hitler cambiando de planes: ahora hacia Moscú, ahora no tomamos Leningrado, ahora cercamos Kiev", o "fue que los rusos tenían cantidades ingentes de tropas que lanzaban al matadero", o...

Creo, pero por supuesto puedo estar equivocado, que pudo haber sido el conjunto de todas esas razones que enumero, parte de ellas, algunas que no cito, o incluso ninguna, pero no creo que se pueda achacar el fracaso de Barbarroja (ni el éxito o fracaso de cualqueir otra operación militar de gran tamaño) exclusivamente a una única razón.




al margen del consabido recurso al "General Invierno", como si cuando nieva, hiela, llueve, y hace frío, no lo haga democráticamente, es decir, per tutti li mondo.



Hasta donde llegan mis conocimientos, el mal tiempo suele beneficiar al que se defiende, aunque sólo sea porque es más fácil preparar una buena posición defensiva y sentarse a esperar a que te asalten que tener que tomar dicha posición mientras te mueves por un campo embarrado bajo la lluvia, o en medio de una tormenta de nieve tan fuerte que, para cuando te quieres dar cuenta, resulta que has perdido y estas asaltando tus propias líneas.

Además, en el caso concreto de Barbarroja, el mal tiempo provoca que los blindados avancen más despacio (o que directamente queden inmovilizados), que los aviones no puedan volar para apoyar el ataque en tierra o para hacer reconocimientos de las fuerzas enemigas, que los suministros lleguen tarde y mal a la línea del frente (los soviéticos "jugaban en casa", tenían más fácil recibir suministros, por no mencionar la táctica de tierra quemada que ya habían ido aplicando, o que al ser el ancho de vías ruso diferente al alemán, los alemanes no podían usar el ferrocarril sin adaptar las vías)...

Todas estas cosas van directamente contra el concepto de "blitzkrieg", que era donde descansaba la fuerza de los alemanes en el 41, y hay que pensar que la Unión Soviética tenía una retaguardia inmensa. La idea de la blitzkrieg es golpear al enemigo una y otra vez e ir empujándole hacia el interior, no darle tiempo a pensar ni a reorganizarse. Cuando tratas con Polonia o Francia, apenas unos cientos de kilómetros, es mucho más fácil evitar que el enemigo organice una segunda línea defensiva en la retaguardia, pero luchar contra la URSS significaba avanzar literalmente miles de kilómetros, eso permitía a los soviéticos organizar línea tras línea (otra cosa es la consistencia de esas líneas), y cada día perdido por el atacante debido al mal tiempo era otro día que ganaban los soviéticos para organizar la defensa cientos de kilómetros por detrás del frente.

Avatar de Usuario
Frunze
Usuario
Usuario
Mensajes: 8
Registrado: Sab Jun 24, 2006 1:53 am

Mensajepor Frunze » Jue Jul 06, 2006 1:59 am

No comprendo como los grandes estrategas de la Alemania Nazi ignoraron las razones expuestas por kaslbad a la hora de invadir la URSS.
Si es asi, aplicaron la guerra relampago erroneamente. Personalmente me inclino ha pensar, que el error fundamental fue subestimar la capacidad económica y organizativa que tenia el sistema socialista soviético. De hay emana su capacidad de trasladar la industria a los Urales, de desarrollar todavía mas la de Extremo Oriente, de investigar y explorar en zonas del Asia Central ( nuevos yacimientos y recursos minero metalurgicos) y de organizar a toda la población para una Guerra a vida o muerte. Se equivocaron también al pensar que el Gobierno y sistema soviético era "odiado" por la mayoría de la población. Unicamente en Ucrania Occidental tuvo un ligero apoyo la invasión. El gobierno soviético supo encauzar acertadamente las ansias de independencia de los ciudadanos, comparando la invasión con la realizada por Napoleón. Recordemos la recuperación de generales de aquella éoca para el imaginario colectivo. Creo que el error fundamental de los jerarcas de la Alemania Nazi fue que no entendieran que la guerra y sus dinámicas no se puden separar del contexto historico concreto ( económica ,cultural y socialmente ). Parece que se les olvido la máxima "la guerra no es mas que la continuacion de la politica por otros medios\" Von Clausevich. ¿ O puede que hubiera intereses económicos , tanto alemanes, como occidentales en que se produjera el ataque? ¿ Sabrán algo de esto en EEUU? ¿ en Inglaterra?. La guerra, al fin y al cabo, para Occidente y su sistema siempre produce excelentes beneficios.
"Ver sin ser visto, amagar y no dar, quien da primero da dos veces".

kalsbad
Miembro
Miembro
Mensajes: 197
Registrado: Vie Dic 09, 2005 8:32 am
Ubicación: En el oceano de la noche, a traves del mar de soles...

Mensajepor kalsbad » Vie Jul 07, 2006 3:39 pm

Frunze escribió:No comprendo como los grandes estrategas de la Alemania Nazi ignoraron las razones expuestas por kaslbad a la hora de invadir la URSS.


Hay que tener en cuenta también que en el área militar al final las grandes (y las no tan grandes) decisiones estratégicas las tomaba Hitler, y si Hitler decía que quería invadir la URSS lo mejor que podían hacer los generales era poner los máximos medios posibles para que saliera bien. REcordemos, por ejemplo, que Guderian era contrario a montar la batalla de Kursk y que portestó por activa y por pasiva, pero aun así no pudo hacer nada para impedirla.

Y aun así, parece que a los generales alemanes no les faltó mucho para haber ganado antes de diciembre del 41 (si no hubieran estado sometidos a los caprichos de Hitler, si hubieran estado preparados para el invierno, si hubieran podido empezar la campaña antes...), pero no lo hicieron y a aprtir de ahí ya todo fue cuesta abajo, a pesar de los éxitos de verano del 42.


aquella éoca para el imaginario colectivo. Creo que el error fundamental de los jerarcas de la Alemania Nazi fue que no entendieran que la guerra y sus dinámicas no se puden separar del contexto historico concreto ( económica ,cultural y socialmente ). Parece que se les olvido la máxima "la guerra no es mas que la continuacion de la politica por otros medios" Von Clausevich.


Es interesante que menciones eso. Hace poco he estado hojeando un libro que tengo, "Los últimos seis meses" del general S.M. Shtemenko. Al final del mismo relata que, estando en verano de 1949 dando una conferencia a la que asistía Stalin en la que ocurrió lo siguiente (transcribo y traduzco del inglés desed el libro mencionado):

-------------------

Así que expliqué cómo la gente se reunió alrededor del partido comunista, hablé también de su liderazgo y de cómo la sociedad fundada por los soviets había reforzado los lazos de unión y amistad entre los pueblos de las múltiples naciones de la Unión Soviética. Entonces hablé de la base industrial creada durante los periodos de los planes quinquenales, del sistema de granjas colectivas, y de cómo el socialismo había creado las posibilidades materiales requeridas para resistir a un enemigo fuerte. Para concluir, hablé del ejército y del gran arte de los líderes militares soviéticos y sus comandantes.

Stalin escuchó pacientemente hasta que terminé. Entonces, hizo una observación:

-Todo lo que has dicho es verdadero e importante, pero no has cubierto todo el asunto. ¿Cuánta gente había en nuestras fuerzas armadas en su momento más fuerte durante la guerra?

-Un poco más de 11 millones.

-¿Y qué porcentaje de la población representa eso?

Rápidamente respondí teniendo en cuenta la población anterior a la guerra de 194 millones:

-Alrededor del seis por ciento.

-Correcto. Pero eso no es todo. Tenemos que tomar en cuenta nuestras pérdidas, puesto que aquellos que mueren o son heridos también figuran en las números de las fuerzas armadas.

-Así pues aquello también fue tomado en cuenta [ Shtemenko no indica cuál es esa cifra ]

-Y ahora -continuó Stalin- cómo fueron las cosas con Hitler, quien, contando sus pérdidas tenía más de 13 millones de soldados en su ejército, sobre una población de 80 millones.

Hicimos el cálculo, que correspondía a un 16 por ciento.

-Es un gran porcentaje de movilización -concluyó Stalin- representa un gran temeridad o una ignorancia de las leyes objetivas de la guerra. Parece más bien lo primero. La historia y las leyes generales de la guerra enseñan que ningún estado puede mantenerse bajo una tensión tan grande: no hay nadie para trabajar en las plantas y factorías, para recoger el grano, para suministrar productos de primera necesidad al pueblo y al ejército. Los generales de Hitler, criados con Clausewitz y Moltke, tampoco pudieron o quisieron entenderlo. El resultado fue que los nazis exigieron demasiado a su país. Y ello a pesar del hecho de que cientos de miles de personas arrancadas de otros países trabajaban en Alemania. [...] ¿A qué porcentaje de la población llamó el Kaiser durante la primera guerra mundial?[...]Aquí está, 19,5 por ciento de la población, que en 1918 era de 67,800,000 personas.[...] Hitler tenía trabajando para él a cientos de miles de personas llevadas a Alemania y convertidas en esclavos. Y aun así no pudieron producir suministros suficientes para su ejército. Pero nuestra gente hizo lo imposible y realizó una gran hazaña. Este fue el resultado del trabajo de los comunistas por construir el estado soviético[...]

-------------------

Hay que notar que Stalin olvida convenientemente la ayuda material americana, o el impresionante número de bajas sufridas por su país. Pero al final viene a coincidir con lo que tú dices: la URSS se preparó para una "guerra total", Alemania (a pesar de lo que dijera Goebbels en el famoso discurso del SPortpalace), no.[/i]

Avatar de Usuario
Barbarossa
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 550
Registrado: Vie Mar 24, 2006 11:00 pm
Ubicación: España

Mensajepor Barbarossa » Vie Jul 07, 2006 5:44 pm

Estimado Kalsbad, una anécdota muy interesante, al margen de que lo que afirma Stalin parece tener una lógica aplastante.

Un saludo.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Vie Jul 07, 2006 6:49 pm

¡Hola a todos!

Bueno, estas últimas intervenciones escapan bastante de la temática del topic, pero, ¡qué caramba! ¡Ancha es Castilla!

Cita de Mijailovich: [Si realmente dejaron al Ejército Rojo sumido en la desorganización, sin cuadros útiles y capacitados para tomar decisiones, no me explico cómo fracasó Barbarroja, al margen del consabido recurso al "General Invierno", como si cuando nieva, hiela, llueve, y hace frío, no lo haga democráticamente, es decir, per tutti li mondo]

El fracaso final de Barbarroja, estimado Mijailovich, tiene muy poco que ver con el “arte militar” desplegado por los mandos del Ejército Rojo en los campos de batalla. La razón fundamental de ese fracaso final hay que buscarla, en cambio, en la relación existente entre medios disponibles y objetivos perseguidos. Los medios alemanes disponibles para Barbarroja no eran suficientes para lograr los ambiciosos objetivos finales que perseguía el plan. Pero éste no es el tema. La prueba irrefutable del estrago enorme que provocaron las purgas militares de Stalin en el Ejército Rojo se constató, en primera instancia, en las colosales derrotas que sufrieron sus formaciones en las batallas iniciales de la mano de un caos casi total en el mando y control de las mismas, y, en segunda instancia, en el enorme período de tiempo que llevó a los oficiales soviéticos aprender a dirigir con cierta eficacia a sus unidades de combate. El Ejército Rojo consiguió contener la avalancha alemana con un sacrificio de vidas y material tan dantesco que sólo un régimen político dictatorial implacable como el de Stalin podía soportar. Esa terrible sangría probablemente podría haberse evitado en buena parte si Stalin no hubiese desmantelado con sus purgas de los años treinta al grueso de la dirección del ER en todos sus niveles de mando. No hay comandante soviético que no haya reconocido, directa o indirectamente, en sus memorias o estudios de posguerra las terribles consecuencias de las purgas militares de Stalin para el desarrollo posterior de la guerra. La historiografía soviética, principalmente a partir de la muerte de Stalin, está llena de ejemplos, y aún hoy se padece el terrible efecto de esas purgas. Andrei Afanasievich Kokoshin (un notable miembro de la Academia de Ciencias rusa que desempeñó multitud de cargos, entre ellos el de viceministro de Defensa de la Federación Rusa, Inspector Militar del Estado y Secretario del Consejo de Defensa de la FR) ha escrito que los líderes de estado mayor y del Estado Mayor General del Ejército Rojo, junto con sus suplentes y jefes de los distintos departamentos de estado mayor, “eran soldados profesionales con entrenamiento pre-revolucionario. De hecho, la mayoría de ellos eran graduados de la Academia del Estado Mayor General pre-revolucionaria, que impartía un alto nivel de entrenamiento general y especializado, incluyendo el conocimiento de varias lenguas extranjeras, historia nacional e internacional, geografía y economía, por no mencionar estrategia militar, arte operacional, y táctica. La mayoría de esos graduados fue más tarde represaliada o asesinada por las purgas de Stalin, resultando en una colosal pérdida para la capacidad defensiva del país y para la moral de las fuerzas armadas, una pérdida que no ha sido compensada incluso hoy en día” (“Defense Leadership in Russia: The General Staff and Strategic Management in a Comparative Perspective.” BCSIA Discussion Paper 2002-15, Kennedy School of Government, Harvard University, November 2002).

Cita de Mijailovich: [Y qué decir del recurso al "mogollón de rusos" para justificar que el número lo es todo. Pues no estoy de acuerdo, entre otras cosas porque eso (lo del número de rusos), sí que lo sabían los estrategas militares alemanes antes de meterse en harina. Y si no lo sabían, no sé qué decir.]

El número no lo es todo, pero el todo nada vale sin número. No hay tiempo ni espacio para analizar lo que pensaban los altos mandos alemanes de las capacidades soviéticas para reemplazar hombres y material, para levantar y desplegar nuevas formaciones de combate, y ni tan siquiera para examinar en qué cantidades estimaron el material de guerra soviético. Pero se puede afirmar, sin ningún género de dudas, que los que tenían la responsabilidad de decidir (Hitler, Göring, Halder et al) subestimaron garrafalmente el poderío del Ejército Rojo y los recursos humanos y materiales del Estado soviético.

Cita de Kalsbad: [Hasta donde llegan mis conocimientos, el mal tiempo suele beneficiar al que se defiende, aunque sólo sea porque es más fácil preparar una buena posición defensiva y sentarse a esperar a que te asalten que tener que tomar dicha posición mientras te mueves por un campo embarrado bajo la lluvia, o en medio de una tormenta de nieve tan fuerte que, para cuando te quieres dar cuenta, resulta que has perdido y estas asaltando tus propias líneas.]

Cierto. Pero no debemos olvidar que cuando el mal tiempo comenzó a enseñorearse del teatro de operaciones, Barbarroja ya había fracasado en la consecución de sus objetivos estratégicos.

Cita de Frunze: [No comprendo como los grandes estrategas de la Alemania Nazi ignoraron las razones expuestas por kaslbad a la hora de invadir la URSS.]

No las ignoraron en su totalidad. Pero el grueso de ellas se vio bajo el prisma determinante de las consecuencias políticas de las operaciones militares iniciales. Los estrategas alemanes creyeron que el Estado soviético era un entramado muy débil que se vendría abajo como consecuencia de los primeros varapalos sufridos por su ejército.

Cita de Frunze: [Se equivocaron también al pensar que el Gobierno y sistema soviético era "odiado" por la mayoría de la población. Unicamente en Ucrania Occidental tuvo un ligero apoyo la invasión. El gobierno soviético supo encauzar acertadamente las ansias de independencia de los ciudadanos, comparando la invasión con la realizada por Napoleón.]

No se equivocaron del todo. Pero no quisieron sentar las bases políticas adecuadas en los territorios conquistados para que la población soviética se uniera al bando alemán en el esfuerzo de guerra contra el régimen stalinista. Obviamente, los soviéticos de los territorios conquistados (y los que conocieron cuál era la política alemana aplicada en esas áreas) escogieron el mal menor, al lado de Stalin. El siguiente topic puede ayudar a comprender las verdaderas posibilidades que despreció el liderazgo alemán en tal sentido:
http://wwwsegundaguerr.superforos.com/v ... .php?t=831

Cita de Kalsbad: [Hay que tener en cuenta también que en el área militar al final las grandes (y las no tan grandes) decisiones estratégicas las tomaba Hitler, y si Hitler decía que quería invadir la URSS lo mejor que podían hacer los generales era poner los máximos medios posibles para que saliera bien]

Esta reflexión es un hecho que muchas veces se ignora consciente o inconscientemente a la hora de evaluar el papel de los mandos alemanes en el nivel estratégico de la guerra. Hitler cerró la puerta de ese nivel a cal y canto a la necesaria entrada de sus principales asesores militares. Lo que no quiere decir que, en general, sus asesores militares dispusieran de una mayor capacidad intelectual que Hitler en la gran estrategia. Aparte de que Hitler, pues así lo buscó, era el único que tenía un conocimiento global de los recursos y estado de la Wehrmacht y de las capacidades productivas del Tercer Reich -cuestiones que, en cambio, sólo podían conocer parcialmente sus jefes militares-, en los momentos verdaderamente decisivos de la guerra (1940-1941), esos jefes militares no demostraron más enjundia estratégica que Hitler, y en muchos casos la demostraron peor.

Cita de Kalsbad: [Y aun así, parece que a los generales alemanes no les faltó mucho para haber ganado antes de diciembre del 41 (si no hubieran estado sometidos a los caprichos de Hitler, si hubieran estado preparados para el invierno, si hubieran podido empezar la campaña antes...), pero no lo hicieron y a aprtir de ahí ya todo fue cuesta abajo, a pesar de los éxitos de verano del 42.]

Esto es demasiado subjetivo y aparente, en mi opinión. A finales de noviembre y principios de diciembre de 1941 el Heer era un animal agonizante. Había dado todo lo que podía dar. Aun si consiguiera apoderarse de Moscú en esas fechas, carecía de fuerza y reservas estratégicas para mantener la capital soviética. La situación soviética, en cambio, era bien distinta. Pero esto no es más que pura especulación.

En cuanto al texto de Shtemenko, sólo acierta en buena parte, pero no pone el dedo en la verdadera llaga alemana. Stalin le dio una lección a Hitler en el terreno de la gran estrategia, pues supo prever (al igual que Churchill) ya desde antes de la invasión alemana que cualquier guerra que los alemanes iniciasen contra la URSS sería una guerra prolongada. Y en base a esa previsión preparó al país para una prolongada guerra de desgaste. Sin embargo, Shtemenko no dice que Hitler no quiso poner a Alemania bajo una economía de guerra total hasta finales de 1944 (en realidad, hasta febrero de 1945). Ni siquiera cuando el desarrollo de las operaciones militares de diciembre de 1941 demostró que la estrategia de guerra corta (Blitzkrieg) había fracasado, ni siquiera entonces quiso Hitler movilizar completamente las fuerzas del Tercer Reich. Y esto, que a mi juicio es muy relevante, no lo menciona Shtemenko (lo que no quiere decir que no lo supiera).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)


Volver a “Doctrina militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado