Truppenführung

El impacto de la Gran Guerra en el pensamiento militar. Cambios y evolución en las doctrinas militares. Regulaciones de campaña.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8870
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Truppenführung

Mensajepor José Luis » Mié Abr 26, 2006 7:39 am

¡Hola a todos!

El Truppenführung* (Heeresdienstvorschrift 300) fue publicado en 1933 (Parte I) y en 1934 (Parte II), y escrito fundamentalmente por los generales Ludwig Beck, Werner von Fritsch y Otto von Stulpnägel. En muchos aspectos venía a ser una actualización del Führung und Gefecht der verbundenen Waffen** (Heeresdienstvorschrift 487), publicado en 1921 y 1923, que había sido escrito bajo la supervisión del general Hans von Seeckt.

* Truppenführung (Liderazgo de Tropas)

** Führung und Gefecht der verbundenen Waffen -comúnmente abreviado como "Das FuG"- (Liderazgo y Batalla de Armas Combinadas).

Una de las novedades que presentaba el Truppenführung con respecto al Das FuG era la introducción, cuya descripción constituye el objetivo de este topic.

Introducción del Truppenführung:

1. La Guerra es un arte, una actividad libre y creativa fundada en principios científicos….

2. La conducción de la guerra está sujeta a un desarrollo continuo. Las armas nuevas dictan formas siempre mutables. Su aparición debe ser anticipada y su influencia evaluada. Luego deben ser puestas en servicio rápidamente.

3. Las situaciones de combate son de una variedad ilimitada. Cambian frecuente y repentinamente y raramente pueden ser definidas en avance. Elementos incalculables tienen a menudo una influencia decisiva. La voluntad propia se enfrentará contra la voluntad independiente del enemigo. La fricción (Reibung) y los errores son ocurrencias diarias.

4. Las lecciones en la conducción de la guerra no pueden ser exhaustivamente recopiladas en forma de regulaciones. Los principios enunciados deben ser aplicados de acuerdo con la situación. Las acciones sencillas, ejecutadas lógicamente, conducirán seguramente hacia el objetivo.

5. La guerra somete al individuo a las pruebas más severas de su resistencia física y espiritual. Por esta razón el carácter cuenta más en la guerra que el intelecto. Muchos que se distinguen a sí mismos en el campo de batalla pasan desapercibidos en tiempo de paz.

6. El mando de un ejército y sus unidades subordinadas requiere líderes capaces de juicio, con clara visión y previsión, y la capacidad para tomar decisiones independientes y decisivas, y ejecutarlas inquebrantable y positivamente. Semejantes líderes deben ser impermeables a los cambios de fortuna de la guerra y poseer una completa conciencia del alto grado de responsabilidad colocado sobre sus hombros.

7. Un oficial es en todo sentido un líder y un maestro. Además de su conocimiento de los hombres y su sentido de la justicia, debe distinguirse por un conocimiento y experiencia superiores, excelencia moral, autodisciplina, y gran valor.

8. El ejemplo y la conducción personal de oficiales y otros soldados que son responsables de liderazgo tienen un efecto decisivo sobre las tropas. El oficial que en frente del enemigo demuestra frialdad, firmeza y valor, lleva a sus tropas con él. También debe ganar sus afectos y confianza a través de la comprensión de sus sentimientos, su manera de pensar, y a través de su desinteresado cuidado por ellos. La confianza mutua es la base más segura de disciplina en tiempos de necesidad y peligro.

9. Todo líder en toda situación debe esforzarse a sí mismo totalmente y no evitar responsabilidad. La buena voluntad para aceptar responsabilidad es la cualidad más importante de un líder. No debería estar basada, sin embargo, en un individualismo sin consideración del conjunto, ni usada como justificación de fracasar en ejecutar las órdenes donde parezca conocer mejor que pueda afectar a la obediencia. La independencia de espíritu no debe convertirse en arbitrariedad. En cambio, la independencia de acción dentro de los límites aceptables es la llave de un gran éxito.

10. El factor decisivo, a pesar de la tecnología y armamento, es el valor del soldado individual. Cuanto mayor sea su experiencia en combate, más grande será su importancia. La desolación del campo de batalla requiere soldados que puedan pensar y actuar independientemente, que puedan hacer uso calculado, decisivo y audaz de cada situación, y que comprendan que la victoria depende de cada individuo. El entrenamiento, estado físico, determinación, confianza en sí mismo, y audacia equipan a un hombre para manejar las situaciones más difíciles.

11. El calibre de un líder y el de sus hombres determinan el poder de combate (Kampfkraft) de una unidad, que es aumentado por la cantidad, cuidado y mantenimiento de sus armas y equipo. El poder de combate superior puede compensar números inferiores. Cuanto más grande sea esta cualidad, más grande será la fuerza y movilidad en la guerra. Liderazgo superior y superior preparación de una unidad son condiciones de garantía de victoria.

12. Los líderes deben vivir con sus tropas y compartir sus peligros y privaciones, sus alegrías y penas. Sólo así pueden adquirir un conocimiento de primera mano de las capacidades y necesidades de combate de sus soldados. El individuo es una parte del todo, y no es sólo responsable de sí mismo, sino de todos sus camaradas. El que es capaz de hacer más que otros, quien puede conseguir más, debe guiar y dirigir al inexperto y al débil…..

13. Las unidades que sólo se mantienen juntas superficialmente, no afianzadas por gran entrenamiento y disciplina, fallan fácilmente en momentos de grave peligro y bajo presión de sucesos inesperados. Desde el primerísimo comienzo de una guerra, por tanto, debe concederse gran importancia a la creación y mantenimiento de una fuerza interior y a la disciplina y entrenamiento de las unidades. Es el deber de todo oficial actuar inmediatamente y con cualquier medio a su disposición –incluso el más severo- contra una ruptura de la disciplina o actos de motín, pillaje, pánico u otras influencias negativas. La disciplina es la columna vertebral de un ejército, y su mantenimiento está en el mejor interés de todos.

14. La preparación y fuerza de las unidades deben ser capaces de encontrar las más altas demandas en los momentos decisivos. El comandante que cansa innecesariamente a sus unidades arriesga el éxito y es responsable de sus consecuencias. Las fuerzas desplegadas en batalla deben ser comprometidas en proporción al objetivo. Las órdenes que son imposibles de ejecutar reducirán la confianza en el liderazgo y dañan la moral.

15. Todo hombre, desde el soldado más joven en adelante, debe ser requerido en todo momento y en toda situación para comprometer toda su fuerza mental, espiritual y física. Sólo de esta manera la fuerza completa de una unidad resistirá en una acción decisiva. Sólo así se desarrollan los hombres, que mantendrán en la hora del peligro su valor y firmeza y llevarán a sus camaradas más débiles con ellos hasta conseguir acciones de audacia.

El primer criterio en la guerra es la acción decisiva. Todo el mundo, desde el más alto comandante hasta el soldado más joven, debe ser consciente constantemente que la inacción y la negligencia lo incrimina más severamente que cualquier error en la elección de medios. (Énfasis en el original)

Fuente:
On the German Art of War: Truppenführung
Edited by Bruce Condell and David T. Zabecki
Lynne Rienner Pub (August 2001).
Introduction

Saludos cordiales
José Luis
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
V.Manstein
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 774
Registrado: Lun Jun 13, 2005 6:28 pm
Ubicación: Cantabria/Canarias

Mensajepor V.Manstein » Vie Abr 28, 2006 3:57 am

Este Truppenführung, que en su introducción se adivina ya más como un compendio de "cómo hay que ser" que como una guía de cómo hacer la guerra, fue básicamente copiado por los americanos en su FM100-5. Lo que se señala siempre acerca de su estructura y contenido es que si bien tuvo como consecuencia la abundancia de grandes jefes militares de campo, altamente competentes en los niveles táctico y operacional de la guerra, justificó también el escaso número de jefes militares alemanes que dominaban el nivel estratégico de la misma. Esto parece una simpleza, pero en mi opinión tiene mucha miga. Saludos.

Creo que esto les gustará:

http://www.dtic.mil/doctrine/jel/jfq_pubs/1425.pdf
Soldat im 20.Jahrhundert
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8870
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Dom May 07, 2006 7:20 pm

¡Hola a todos!

El primer capítulo del Truppenführung, Parte I, creo que puede ser de mucho provecho para los miembros de este foro, aquellos que lo desconozcan, a la hora de sus lecturas sobre la organización del ejército alemán y su orden de batalla.

De la misma obra que he referenciado en mi primer post vierto esta traducción:

Truppenführung, Parte I: 1933

I. Orden de Batalla y Organización de Tareas

16. El orden de batalla (Kriegsgliederung) (1) establece la estructura para el mando y control de un ejército de campaña. Está establecido y sólo puede ser cambiado por el Alto Mando del Ejército (Heeresleitung).

17. El ejército de campaña consta de ejércitos, unidades de caballería, unidades aéreas y tropas de ejército(2)

18. Un ejército consta de divisiones de infantería (3), usualmente agrupadas bajo mandos de cuerpos. Dos o más ejércitos pueden ser organizados como grupos de ejércitos.

19. Las unidades de caballería a nivel de ejército se organizan generalmente en divisiones de caballería (4). Las divisiones de caballería múltiples pueden agruparse juntas como un cuerpo de caballería, a cuyo cuerpo se añaden unidades de tropas. Las brigadas de caballería y las unidades de caballería más grandes generalmente sólo son agregadas a grupos de ejércitos y ejércitos (5).

20. Las unidades de la Fuerza Aérea constan de fuerzas de ataque aéreo (escuadrones de reconocimiento, escuadrones de cazas, y escuadrones de bombarderos) y unidades de defensa aérea. Las unidades de la Fuerza Aérea deben ser agregadas a grupos de ejércitos, ejércitos, o ejército y cuerpo de caballería (6), y en situaciones excepcionales a divisiones de infantería y caballería.

21. Las unidades de tropa de ejército constan de: estados mayores para propósitos especiales, ciclistas, unidades motociclistas, unidades de ametralladoras, unidades de morteros, unidades antitanque, batallones de reconocimiento motorizado, artillería (incluyendo batallones de observación y unidades de globos), unidades blindadas, unidades químicas, unidades de ingenieros, unidades de señales, tropas especiales, y unidades de área de retaguardia.

22. Las divisiones de infantería y caballería son las unidades más pequeñas capaces de operaciones independientes por razón de su composición orgánica. Tienen los medios para llevar a cabo misiones independientemente y para apoyarse a sí mismas.

23. Las unidades de tropa de cuerpo y ejército están organizadas de forma similar a las tropas de ejército. Los servicios de suministros de cuerpo son únicamente tan grandes como requiera su necesidad para suministrar a las unidades de tropa de cuerpo.

24. La organización de tareas (Truppeneinteilung) está hecha sobre la base de las misiones tácticas y operacionales, guardia de avance (Vorhut), guardia de retaguardia (Nachhut), guardia de flanco (Seitendeckung), columnas de marcha (Marschkolonnen), y grupos de batalla (Gefechtsgruppen) (7). La integridad unitaria debe mantenerse cuanto más sea posible.

25. El mando se divide en el más alto y más bajo. El mando más alto engloba todas las unidades hasta las divisiones de caballería e infantería. El mando más bajo incluye todas las unidades más pequeñas. (8)

26. El título de comandante de tropa (Truppenführer) se aplica a cualquier oficial con mando independiente permanente o temporal de una unidad de armas combinadas (gemischter Verband).

(1)El ejército alemán estaba organizado sobre el principio unitario (Einheitsprinzip). Hasta donde fuera practicable, los elementos componentes eran unidades estandarizadas, capaces de ser agregadas o separadas a conveniencia, sin pérdida de la integridad táctica y sin problemas administrativos o de suministros.

(2)Los alemanes tenían dos palabras diferentes para el ejército. Heer significaba el Ejército Alemán mismo. Armee significaba el nivel de mando de campaña por encima de cuerpo. El Ejército de Campaña (Feldheer) era la parte del Ejército Alemán que conducía las operaciones de combate, diferenciado del Ejército de Reemplazo (Ersatzheer) que proporciona el entrenamiento y la base de apoyo del territorio interior (Heimat).

(3)Nota a pie de página original: “Todos los principios operativos para las divisiones de infantería se aplican para otras armas cuando se conducen como infantería y cuando no hayan sido publicados otros principios específicos”.

(4)Una división de caballería tenía tres brigadas de dos regimientos cada una, un regimiento de reconocimiento montado, un batallón de reconocimiento motorizado, un batallón antitanque, un batallón de ingenieros de combate, un batallón de señales, y un batallón de artillería.

(5)La antigua doctrina alemana (Das FuG) limitaba la agregación de esas unidades al Gran Cuartel General del Ejército (Heeresleitung) y grupos de ejércitos.

(6)Los dos tipos de cuerpos alemanes eran cuerpos de ejército y cuerpos de caballería.

(7)El concepto de una fuerza de tareas de armas combinadas (Kampfgruppe) no cristalizó realmente hasta la IIGM.

(8)Los alemanes tenían dos términos diferentes para una unidad. Verband se refería a unidades tamaño batallón y más grandes. Einheit se refería a compañías, baterías y unidades más pequeñas. Un cuartel general de mando a nivel de división o por encima se llamaba Kommandobehörde.

Saludos cordiales
José Luis
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Montevideo
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Jue Jul 05, 2007 12:34 am
Ubicación: Montevideo - URUGUAY

Re: Truppenführung

Mensajepor Montevideo » Mié Feb 29, 2012 7:53 pm

Hola José Luis. Tendrás disponible para subir la parte II del Truppenführung? Me ha resultado sumamente interesante, muchas gracias, saludos.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8870
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Truppenführung

Mensajepor José Luis » Mié Feb 29, 2012 8:50 pm

¡Hola, Montevideo!

De la parte I sólo he puesto la introducción, como ejemplo. No puedo explayarme ni sobre la parte I ni sobre la II, pues son demasiado extensas.

Pero ahora se ha publicado esta obra en español por la editorial La Esfera de los Libros con el título de La Wehrmacht: El arte de la Guerra Alemán, del que se ha dicho algo en:
viewtopic.php?f=21&t=11605

Saludos cordiales
JL
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Montevideo
Usuario
Usuario
Mensajes: 4
Registrado: Jue Jul 05, 2007 12:34 am
Ubicación: Montevideo - URUGUAY

Re: Truppenführung

Mensajepor Montevideo » Mié Feb 29, 2012 9:37 pm

Muchas gracias José Luis por la información, saludos cordiales,
MVD

maxtor
Colaborador económico
Mensajes: 316
Registrado: Vie Dic 03, 2010 3:12 pm

Re: Truppenführung

Mensajepor maxtor » Lun Dic 17, 2012 2:50 pm

Saludos a todos.

El manual Regulation 300, Truppenführung, del ejército alemán, escrito en 1933, es una de las expresiones más importantes de doctrina en la historia militar. El compañero Jose Luis ha introducido ya su definición y el resumen de la introducción y una parte del capítulo I, pero me ha parecido interesante exponer un resumen del Prefacio a dicho libro ( “Wehrmacht – El arte de la guerra alemán” (edición de Bruce Condell y David T. Zabecki) Truppenführung; el Manual Básico del Ejército más temido de la historia”), que dicho sea de paso me ha parecido muy interesante para ver cómo funcionaba el ejército alemán en esos años.

El prefacio lo realiza James S. Corum, en calidad de profesor de Estudios Militares Comparados. USAF School of Advancer Airpower Studies. Teniente Coronel de la reserva del ejército de los EEUU.

La Segunda Guerra Mundial es una dramática prueba de la importancia de la doctrina operacional y táctica en la guerra. Durante la primera mitad de la 2GM, el ejército alemán campeó por sus anchas por Europa, a través de Polonia, Francia, Noruega, Países Bajos y los Balcanes, y el norte de África, hasta internarse en Rusia, en una cadena de éxitos operacionales sin precedentes. Durante la segunda mitad de la guerra, a medida que la Wehrmacht iba siendo obligada a retroceder en todos los frentes hasta ser finalmente derrotada, el ejército alemán demostró repetidamente una gran competencia táctica y operacional para combatir contra enemigos que les superaban en números y cantidad de armamentos. Hay que admitir que hombre por hombre el ejército alemán fue una máquina de combate.

Disponer de una doctrina táctica y operacional superior fue uno de los factores que hicieron que del ejército alemán una fuerza tan formidable y eficaz durante la 2GM, la derrota de Francia en 6 semanas muestran la importancia de la doctrina militar; durante muchos años la victoria alemana en Francia se explicaba en razón del empleo por parte de Alemania de una ingente cantidad de carros de combate, de fuerzas motorizadas y de aviones contra un enemigo amarrado a la línea Maginot y a una estrategia defensiva francesa. Hoy en día sabemos que en términos de tropas y armamento, en mayo de 1940 la Wehrmart tenía 154 divisiones y el ataque por el oeste empleó no menos de 136 de ellas. Una vez que las 22 divisiones de Bélgica y las 10 de Holanda se sumaron tardíamente al total, los aliados contaron con 144 divisiones en las escena de operaciones. Ambos bandos disponían de unos 4000 vehículos acorazados, que en el caso de los alemanes estaban fuertemente concentrado en 10 divisiones Panzer de 2700 tanques, con el apoyo de infantería mecanizada. Los 3000 tanques franceses estaban inútilmente diseminados en línea, como habían hecho en los ataques durante la Primera Guerra Mundial, mientras que los británicos solo tenían un totla de 200 tanques. (Fuente: Willmott, Great Crusade, p. 82).

El ejército francés tenía ventaja en número y calidad de carros de combate, y una ventaja de dos a uno en artillería. En el aire la Luftwaffe gozaba sólo de un ligero margen de superioridad frente a británicos y franceses en término de número y calidad de los medios aéreos a su disposición. En resumen en 1940 las fuerzas estaban bastante equilibradas y los alemanes no tenían el claro margen de superioridad en fuerzas de que gozaron en 1914, cuando los franceses y británicos detuvieron la ofensiva alemana en el Marne.

El éxito alemán en el campo de batalla, durante la primera mitad de la guerra, fue su superioridad en doctrina, los alemanes tenían una doctrina eficaz y realista sobre el empleo de armas combinadas y de la guerra de maniobras lo que les dio una enorme ventaja sobre los británicos y franceses que tenían una doctrina operacional más adecuada para las condiciones de 1918 que las de 1940. Fue posteriormente tras aprender unas armas lecciones en el campo de batalla, donde los británicos, rusos y los estadounidenses modificaron sus propias doctrinas tácticas y operacionales.

Truppenführung marcó las principales directrices en el campo de la táctica y de la conducción de operaciones para el ejército alemán desde su publicación hasta el final de la 2GM, fue una obra desarrollada por el ejército alemán en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, pese a que esboza los conceptos de guerra de maniobras que encontraría su máxima expresión en las campañas de Blizkrieg (guerra relámpago) de 1939 – 1942, pone casi el mismo énfasis en las normas dedicadas a la conducción de operaciones defensivas. El capítulo inicial que describe las características y requisitos de un buen liderazgo militar, fue único en su género como documento clásico sobre la oficialidad.

La Truppenführung se sitúa firmemente en la tradición de Clausewitz, Moltke y Seeckt, como expresión de hacer la guerra por parte de los alemanes, es una síntesis del mejor pensamiento operativo táctico de la tradición alemana. Truppenführung incorpora eficazmente el armamento aparecido durante la Primera Guerra Mundial, como los carros de combate, los camiones, los vehículos blindados y a la aviación, a la tradición alemana de la guerra de maniobras y de flexibilidad táctica.

Como también señalan los editores, algunas secciones de Truppenführung quedaron obsoletas poco después de su publicación, debido a los avances en armamento, tácticas y comunicaciones, por ejemplo tierra – aire, así Truppenführung menciona los tanques pero no las divisiones Panzer que no fueron introducidas hata 1935. No obstante la división Panzer era más que una simple división de carros de combate. Debío su efectividad al empleo como unidad equilibrada de armas combinadas. La utilización de armas combinadas era uno de los principios centrales de Truppenführung y de la doctrina alemana.

La doctrina alemana no fue fruto de un genio individual sino fruto de un debate y discusión exhaustivos en el seno del Alto Mando Mayor y de una política de verificación de los conceptos doctrinales a través de la experiencia de la guerra y de las maniobras. La doctrina no era algo sagrado y el AEM y los jefes del ejército no tuvieron reparos en descartar y adaptar partes de Truppenführung cuando fue necesario. Así el concepto de mezclar caballería con tropas motorizadas en las divisiones de caballería era una práctica habitual en la doctrina de todas las grandes potencias. Sin embargo, a finales de 1932 y durante 1933 el ejército alemán comprobó dicha combinación y demostró que era ineficaz, ya que las tropas a caballo simplemente no podían avanzar a la par con las tropas motorizadas y los problemas de logística y coordinación entre dos fuerzas tan diferentes eran imposibles de superar. En ese momento la caballería adoptó entusiasmo por su motorización e inició su conversión en divisiones motorizadas o mecanizadas. Las operaciones de caballería descritas en Truppenführung fueron declaradas obsoletas.

Es esclarecedor que mientras el ejército alemán probaba y descartaba las tácticas y conceptos operacionales que resultaban ineficaces, el ejército francés considerado uno de los mejores del mundo no se molestó en comprobar la doctrina en unas condiciones realistas. El ejército francés empleó en 1940 un gran número de las mismas divisiones de caballería / motorizadas que los alemanes habían considerado deficientes en 1932.

Los editores y traductores David Zabecki y Bruce Condell no solo se han limitado a traducir Truppenführung sino que en su Introducción efectúan un análisis de los puntos fuertes y débiles de la doctrina militar plasmada en dicho documento que me han parecido muy interesantes, como acertadamente señalan aunque el mando militar alemán brilló en los aspectos operacionales tácticos de la guerra, demostraron tener una pobre comprensión de la estrategia, desoyendo algunas de las lecciones de Clausewitz.

Las claves para comprender la psicología, la filosofía y los valores sociales del ejército alemán que entró en la 2GM pueden encontrarse en las páginas del manual titulado Truppenführung (Mando de unidades). El manual se publicó con el título de Heeresdienstvorschrift 300 del ejército alemán en 1933 (primera parte) y la segunda en 1934 (abreviado H.Dv.300). En muchos aspectos Truppenführung fue una versión moderna de El arte de la guerra de Sun-Tzu. Según el profesor W. Murria, “sigue siendo el manual de doctrina más influyente que se ha escrito jamás”. Además, “también representa uno de los análisis más reflexivos de la conducción de operaciones y del mando que se han escrito”. (W. Murria, “Leading The Troops: A German Manual of 1933, Marine Corps Gazette, septiembre de 1999, p. 95).

El ejército alemán combatió en la 1ªGM con un reglamento de servicio en campaña publicado en 1905, en un cuerpo de doctrina fuertemente influenciado en las ideas generales del general de división Carl von Clausewitz y del mariscal de campo Helmuth von Moltke el Viejo, el manual de 1905 llevaba la clara y profunda impronta del general Alfred von Schlieffen, jefe del AEM desde 1891 hasta 1906. Pese a la gran credibilidad de que han venido gozando las teorías de Clausewitz hasta la actualidad, muchos en el seno del ejército alemán anterior a 1945, o bien rechazaban o bien ignoraban algunos de sus conceptos más importantes, entre los que estaban la superior fuerza intrínseca de la defensa y la relación entre la guerra y la política. Un concepto de Clausewitz casi universalmente aceptado era la idea de aniquilación.

Debido a la posición geográfica de Alemania en Europa, los planificadores militares alemanes estaban generalmente convencidos de que tenían que ser capaces de librar una guerra en dos frentes. Para lograrlo con éxito, tendrían que combatir y derrotar a sus enemigos uno detrás de otro, en rápida sucesión, en vez de simultáneamente. Eso significaba guerras cortas y violentas, decididas por la completa destrucción de un enemigo – o de cada uno de ellos por turno – mediante una única y decisiva batalla. Schieffen se convirtió en el apóstol del principio de aniquilación. El principio de aniquilación fue la piedra angula de la doctrina alemana de combate en 1914.

El periodo entre 1914 – 1918, pese a la imagen popular de atasco y trincheras, vio el nacimiento de la mayoría de los conceptos tácticos que normalmente asociamos a la guerra moderna. Los alemanes, a la defensiva desde 1915 hasta 1917, fueron pioneros y llegaron a ser maestros, en los conceptos de la defensa flexible, de la defensa en profundidad y de la defensa de contrapendiente. A la onfesiva en 1918, perfeccionaron las técnica de tácticas de infiltración fluidas, no lineales, apoyadas por fuego de artillería de neutralización. Tras el final de la 1ªGM, cuando el general Hans von Seeckt se convirtió en el jefe del ejército alemán, el Reichswehr estudió y analizó con sumo cuidado las lecciones de la 1ªGM.

El producto más importante de las reformas de Seeckt fue el nuevo manual de doctrina táctica: H.Dv. 487, Führung und Gefecht der verbundenen Waffen (Mando y combate de las armas combinadas, universalmente denominado DasFuG). Publicado en su primera parte en 1921 y en su segunda parte en 1923, era un trabajo formidable. El DasFuG dejaba completamente de lado la guerra posicional o de trincheras, y se concentraba en la guerra móvil. DasFuG restablecía el énfasis en el principio de aniquilación, que se había ido desvaneciendo durante la guerra. Entre otros conceptos de Schlieffen integrados en las DasFuG estaba la primacía de la ofensiva, el envolvimiento combinado con la acción frontal como camino a los mejores resultados y la defensa como preludio puramente temporal de la ofensiva.

Truppenführung fue redactado principalmente por los generales Ludwig Beck, Werner von Fritsch y Otto von Stulpnaegel, y actualizaba los conceptos básicos contenidos en DasFuG para alinearlos con los potenciales que iban surgiendo rápidamente de la guerra motorizada, de la aviación, de las comunicaciones electrónicas. El enfoque móvil y ofensivo de la DasFuG permaneció inalterado, y se trasladaron a la Truppenführung párrafos y secciones enteras, no obstante hubo un añadido muy significativo al nuevo manual con la introducción en 15 apartados introductorias – que señaló Jose Luis – de claro valor filosófico y que marcan el tono del manual.

La idea de ganar una guerra mediante una única y decisiva batalla es una noción puramente táctica. Es justo la antítesis del arte operacional y del nivel operacional de la guerra, donde las claves son las operaciones sucesivas y los efectos acumulativos. Clausewitz ya identificaba un nivel de guerra entre lo táctico y lo estratégico. Hay que atribuir a los soviéticos el mérito de gran parte del trabajo teórico sobre el nivel operacional anterior a la 2GM, pero Truppenführung delineó claramente los conceptos de Clausewitz sobre los niveles táctico y operacional.

Uno de los conceptos más importantes del sistema militar alemán posterior a la Primera Guerra Mundial era el de Auftragstaktik (principio de autonomía del mando). El término puede traducirse, aproximadamente, como “órdenes de tipo misión”, la Auftragstaktik está basada en el principio de que un comandante debería decir a sus subordinados lo que tienen que hacer y en qué plazo, pero no necesariamente decirles cómo hacerlo. Al llevar a cabo sus misiones los comandantes tenían un amplio grado de flexibilidad y se espera de ellos que desplieguen un alto grado de iniciativa. Antes de la Primera Guerra Mundial, el ejército alemán funcionaba mediante el sistema conocido de dirección mediante directrices, que era similar al Auftragstaktik, pero sólo otorgaba a los comandantes a nivel de ejército amplios poderes discrecionales en la ejecución de sus misiones. La Auftragstaktik que fue una creación de DasFuG posterior a la Gran Guerra y que se trasladó posteriormente a Truppenführung, extendía ese principio hacia abajo, hasta el más pequeño jefe de pelotón o incluso, cuando fuese necesario, al soldado individual.

En sus Observaciones del jefe del Alto Mando del Ejército, de 1925, Von Seeckt señalaba: “Ahora lo principal es incrementar las responsabilidades del hombre individual, en particular su independencia para actuar, y aumentar de esa forma la eficacia del ejército en su conjunto… Las limitaciones impuestas por circunstancias exteriores nos empujan a dar mayor libertad de actividad a la mente, con el provechoso resultado de aumentar la capacidad del individuo” (citado en Robert Citino, Path to Blitzkrieg, Lynne Rienner, 1999, p. 57).

Esta descentralización o autonomía de mando hacia abajo, lógicamente implicaba explicar bien las ordenes y aunque semejante proceso no encaja muy bien el estereotipo popular de las organizaciones militares en general, y sobre todo de la sociedad alemana, fue un hecho militar importante. En Truppenführung encontramos pasajes que fueron y siguen siendo hoy en día revolucionarios en muchos ejércitos del mundo:

6.- El mando de un ejército y de sus unidades subordinadas requieren líderes capaces de apreciación, con una clara visión y anticipación y la capacidad para tomar decisiones independientes y decisivas, y de ejecutarlas sin vacilar y positivamente… (…).

15. Debe exigirse a cada hombre, desde el soldado más joven hacia arriba, en todo momento y en todas las situaciones, que aplique toda su fuerza mental, espiritual y física. Sólo así podrá concentrarse toda la fuerza de una unidad en una acción decisiva.


Aunque la tradicional deferencia alemana hacia la rígida autoridad superior y su preferencia por los procedimientos bien definidos son justo lo contrario de la Auftragstaktik, el ejército alemán consiguió que funcionara a un nivel no superado por ningún otro ejército en la historia.

Cuando Von Seeckt formó el Reichswehr, con 100.000 hombres, tras las limitaciones impuestas a Alemania por el Tratado de Versalles, se formó una élite, originalmente debía funcionar como un ejército pequeño y profesional, un Eliteheer, pero también sirvió como un enorme ejército de mandos, de cuadros y oficiales, de un ejército enormemente ampliado en el futuro. Se pretendió que Alemania estuviera debilitada, y durante años así fue, pero también se creó una elite de mandos, y así Seeckt diseñó también un Führerheer, un ejército de mandos. El 1 de octubre de 1934, poco después de la publicación de la segunda parte de Truppenführung, Hitler ordenó la ampliación en secreto del Reichswehr al triple de su tamaño.

Después de la Gran Guerra, las reformas de Seeckt pretendieron eliminar del ejército muchas de las barreras, a fin de conseguir una fuerza de combate más cohesionada, basada en la confianza, en el respeto mutuo y en unos genuinos sentimientos de camaradería, sin tener en cuenta la extracción social o el nivel de las responsabilidades y de la autoridad militar de cada uno. Así en Truppenführung encontramos pasajes como:

12.- Los jefes deben vivir con sus tropas y compartir con ellas sus peligros y privaciones, sus alegrías y sus penas. Sólo así pueden adquirir un conocimiento y de primera mano de las capacidades de combate y de las necesidades de sus soldados.

Primero DasFuG y luego Truppenführung tuvieron un gran acierto al redefinir el paisaje social del ejército alemán.

El capítulo XIV, “vehículos blindados de combate”, y el cap. XV, “Fuerzas aéreas”, son algunos de los más interesantes de Truppenführung, ambos capítulos fueron actualizados y trasladados desde DasFuG que se escribió justo después del Tratado de Versalles, y ya en la breve introducción a DasFuG de Von Seeckt justificaba su inclusión.

Incluso Truppenführung que apareció años antes de la formación de la primera división Panzer y de la fundación oficial de la Luftwaffe señalaba que “Este manual presupone unas fuerzas, unas armas y un equipamiento de un ejército con recursos ilimitados”. Las tres primeras divisiones Panzer alemananas se constituyeron en otoño de 1935, pero no estuvieron plenamente operaivas hasta las grandes maniobras de otoño del mes de septiembre de 1937.

Truppenführung se escribió co la previsión de la emergente tecnología de armamento. En el apartado 783, por ejemplo, el manual destaca la esperada introducción de las comunicaciones de radio aire-aire entre aviones de combate. No obstante hay partes del manual que estaban claramente desfasados en 1939 y los alemanes comenzaron a actualizarlo. En enero de 1938 la Kriegsakademie puso en circulación un borrador de un manual actualizado que iba a titularse Kriegsführung (Mando de guerra). El nuevo manual habría sido el primer intento alemán de integrar las operaciones de los tres ejércitos en una única y completa exposición de doctrina, sin embargo, cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, los trabajos de Kriegsführung se pararon y el manual nunca llegó a completarse ( Jehuda L. Wallach, The Dogma of the Battle of Annihilation: The Theories of Clausewitz and Schieffen and Their impact on the German Conduct of Two World Wars, Greenwood Press, 1986, pp. 212). Así que finalmente Truppenführung fue el manual con el que el ejército alemán combatió hasta 1945.

Cuando pensamos en el ejército alemán y sobre todo a nivel popular la imagen es de maestros en la ofensiva, pero también lo fueron en operaciones y maniobras defensivas cuando la situación lo pedía, así Truppenführung refleja un enorme equilibrio entre la ofensiva y la defensiva, considerando ambas formas esenciales y complementarias de maniobra operacional. Los comandantes de la 2GM, sobre todo el mariscal de campo Walther Model, llevaron a cabo una y otra vez defensas magistrales. Los principios expuestos en los apartados 564 – 566 resultaro ser casi un guión de la ballata del bosque de Húrtgen, en 1944, donde los defensores alemanes inferiores en número y peor equipados, causaron casi 25.000 bajas al ejército estadounidense en el plazo de tres meses.

El pensamiento táctico alemán no se estancó con la publicación de Truppenführung, en el libro Panzer Battles, Von Mellenthin destaca un intenso debate en el seno del Alto Estado Mayor alemán en el periodo que va de 1935 a 1937 sobre el uso de blindados. Al parecer Beck abogaba por un uso de los blindados similar a la doctrina francesa que limitara la acción de los tanques al acompañamiento de la infantería. Werner von Fritsch y Guderian estaban entre quienes se oponían a aquella idea. Las memorias de posguerra de Guderian tienden a retratar a Beck (que ya había muerto por entonces y no pudo defenderse) como un derrotista de estrechas miras, carente de comprensión operacional; y el apartado 339 de Truppenführung parece indicar que efectivamente las acciones de la infantería y blindados estaban coordinados pero no combinadas. Sin embargo, la verdadera combinación de infantería y blindados en el ejército alemán no aparecería hasta después de la campaña francesa de 1940, cuando el coronel Hermann Balck recomendó la formación de equipos combinados de infantería y blindados (Voz Mellenthin, Panzer Battles, p. 19 – 20).

Como señalar el historiador Robert Citino, Beck llegó a ser jefe del AEM en 1933 y las primeras divisiones Panzer se formaron en 1935. Así pues, la afirmación de Guderian de que mantuvo una “larga, interminable lucha” con Beck para la creación de las divisiones Panzer sólo puede ser una pura exageración, por no decir una mentira sencillamente.

En la artillería el manual de Truppenführung anticipaba futuros avances pero no se desarrolló con acierto, el manual menciona artillería pesada, de largo alcance y tiro tenso aunque en 1934 el ejército alemán no tenía cañones de ese tipo. Truppenführung pronosticaba la llegada de piezas de artillería autopropulsadas (apartado 339), pero la artillería alemana nunca se desarrolló, ni se acercó siquiera, hasta su pleno potencial. Siguió siendo una debilidad táctica constante que a los alemanes les costó cara en el campo de batalla. Las divisiones Panzer de la 2GM tenían cañones autopropulsados, pero incluso hasta 1944, las divisiones de infantería padecieron una lamentable escasez de artillería, y el grueso de su artillería era hipomóvil. Los alemanes confiaron fuertemente en la combianción de la fuerza aérea y de los carros de combate, la fórmula les funcionó bien en Polonia y en Francia, pero funcionó mucho peor en las extensas llanuras de Rusia, donde la Luftwaffe no podía sobrevolar las tropas en todas partes todo el tiempo. Mientras tanto, el ejército soviético empezó la 2GM con 67.000 piezas de artillería, y concluyó la guerra con aproximadamente 90 divisiones de artillería. De regreso al frente occidental en 1944 – 1945, los alemanes no dispusieron de la artillería necesaria para apoyar su repliegue después de que los aliados lograran, primero la superioridad aérea y posteriormente su supremacía.

Donde se aprecia carencias en Truppenführung es en la inteligencia en el combate y la logística, aunque los alemanes fueron maestros en el uso del sistema de ferrocarriles para movimientos de tropas a gran escala, la mayoría de los demás elementos de su sistema logístico no eran sólidos.

Truppenführung no era ni mucho menos un cuerpo de doctrina perfecta, prestaba poca atención a los niveles políticos y estratégicos de la guerra, ignorando en su mayoría el análisis crítico de Clausewitz sobre esas dimensiones. Ese nivel de pensamiento estuvo ausente casi por completo en los sistemas militares alemanes de la Primera y de la Segunda Guerra Mundial, y pagaron su precio. Sin embargo, el sistema alemán de formación de oficiales, sencillamente no estaba diseñado para producir comandantes superiores como George C. Marshall, Eisenhower, o Allan Brooke. Así pues Alemania creó excelentes e incluso brillantes comandantes de campaña como Erwin Rommel que tenía poca visión de la estrategia en sentido más amplio. Erich Von Mantein y Albert Kesserling fueron notables excepciones entre los comandantes de campaña de la 2GM; y las notas personales de Beck indican que comprendía claramente la relación entre la política y la guerra tal y como la definició Clausewitz.

Pero pese a sus deficiencias, Truppenführung fue un documento adelantado a su época, no pretendía ser un manual de instrucciones de cómo ganar batallas, sino más bien fue diseñado para darle un conjunto de herramientas intelectuales para aplicarlas a situaciones de combate complejas y cambiantes. Aunque Truppenführung ya tenía diez años de antigüedad a mediados de la 2GM, seguía conteniendo muchas de las semillas de las innovaciones en el campo de batalla de algunos de los más grandes comandantes de Alemania. Por ejemplo, mucha gente cree que el recurso extraordinariamente eficaz de usar el cañón antiaéreo de 88 mm contra los carros de combate fue ideado por Rommel mientras luchaba contra los británicos en el norte de África. Desde luego pilló desprevenidos a los británicos, pero sin embargo, siete años atrás el manual afirmaba claramente:

812.- El uso de armamento antiaéreo en las operaciones terrestres reduce su eficacia en su papel principal y debería limitarse a situaciones excepcionales. Esta utilización está justificada únicamente para el fuego defensivo contra vehículos de combate a distancias cortas.

Por supuesto, Truppenführung y DasFuG no fueron los únicos manuales de guerra del ejército alemán, eran lo que hoy llamarían los manuales doctrinales culminantes. Inmediatamente después de la publicación en 1921 de DasFuG, el ejército alemán editó una serie de manuales tácticos mucho más detallados, centrados en el manejo de armas específicas y de las unidades más pequeñas. Truppenführung fue muy influyente tanto en su propia época como después de la 2GM, traducido al inglés por la inteligencia del ejército estadounidense a finales de los años treinta, Truppenführung influyó notablemente en las ediciones de 1940 y 1944 de FM 100-5. En los años posteriores a la 2GM los norteamericanos siguieron dedicando mucha atención al pensamiento militar alemán.

Truppenführung proporcionó el fundamento doctrinal para las victorias de los ejércitos de Hitler en la primera mitad de la 2GM. En una de las ironía de la historia, el principal autor del manual fue una de las más importantes figuras militares que se opusieron a Hitler. En 1938 Beck dimitió como Jefe del AEM, como protesta contra los planes de Hitler para una guerra de agresión. Beck, que fue uno de los principales líderes en la conspiración para realizar un atentado con bomba contra la vida de Hitler en julio de 1944, fue arrestado inmediatamente tras el fallido golpe de estado. Se suicidó antes de ser llevado a juicio.

Saludos cordiales desde Benidorm.
Imagen

medeiros
Usuario
Usuario
Mensajes: 14
Registrado: Vie Dic 28, 2012 5:45 pm
Ubicación: España

Re: Truppenführung

Mensajepor medeiros » Jue Ene 17, 2013 6:41 pm

saludos

Un libro que me ha resultado de lo más interesante; especialmente a las normas que hacen mención al mantenimiento de la disciplina como la columna vertebral de la moral de las unidades.He también de destacar a mi interés como hace descripción a la actitud y juicio que debe tener un oficial con para sus soldados. Me interesaría adquirir dicho libro ¿Puede recomendarme alguna pagina de venta o establecimiento?.
Las grandes victorias las presenta el conocimiento y las firma la sangre
PzkmpfwgnIV, das uber tank

isakbabel
Usuario
Usuario
Mensajes: 10
Registrado: Vie Nov 27, 2015 6:55 pm

Re: Truppenführung

Mensajepor isakbabel » Lun Nov 30, 2015 7:27 pm

Muy interesante y espléndidamente documentado. En referencia al discutido término "Blitzkrieg" me gustaría saber si han leido "El mito de la Blitzkrieg" (Karl-Heinz Frieser, ed. Platea) y si es así qué opinión les merece.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8870
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Truppenführung

Mensajepor José Luis » Lun Nov 30, 2015 7:36 pm

¡Hola a todos!

isakbabel escribió:...En referencia al discutido término "Blitzkrieg" me gustaría saber si han leido "El mito de la Blitzkrieg" (Karl-Heinz Frieser, ed. Platea) y si es así qué opinión les merece.


Hemos escrito sobre el libro de Frieser en varias ocasiones; por ejemplo en viewtopic.php?f=47&t=1110&start=15 . Creo recordar que también en la sección de Biblioteca. Debes utilizar el buscador del foro (dentro de "enlaces rápidos").

Saludos cordiales
JL
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

isakbabel
Usuario
Usuario
Mensajes: 10
Registrado: Vie Nov 27, 2015 6:55 pm

Re: Truppenführung

Mensajepor isakbabel » Lun Nov 30, 2015 8:24 pm

Gracias JL por tu rápida respuesta. Soy nuevo en esto y todavía no me aclaro muy bien.


Volver a “Doctrina militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados