pub01.jpg

La verdad acerca de Pearl Harbor 1932

El impacto de la Gran Guerra en el pensamiento militar. Cambios y evolución en las doctrinas militares. Regulaciones de campaña.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

La verdad acerca de Pearl Harbor 1932

Mensajepor Shindler » Jue Jun 28, 2007 5:30 pm

La verdad acerca de Pearl Harbor

Este interesante realto que se publicó en el año 1944 tres años después de la tragedia de Pearl Harbor, creo yo que es único en su índole, relata lo que nueve años antes de aquel "día de la infamia" se realizaba en las mismas circunstancias pero sólo como un gran despliegue táctico aeronaval, espero sea de su interés y como dije lo presento como curiosidad, pues la misma es extraida de la edicion de Julio de 1944 de la Revista de Selecciones del Reader's Digest págs. 9,10,11 y 12.


Autor:Edwin Muller

Como todo el mundo sabe, el ataque japonés a Pearl Harbor se ajustó a un plan hábilmente concebido y desarrollado hasta en sus mínimos detalles. Pero muy contadas personas ajenas a la Armada norteamericana están al tanto de que ese plan no se forjó en Tokio, sino en Wáshington. Fué obra del Consejo Superior de Estrategia Naval de los Estados Unidos.

La historia se remonta al mes de Enero de 1932. La flota norteamericana, casi 200 buques de guerra, tal vez la mayor concentración de fuerzas navales vista hasta entonces, se reunió en aguas de California para unas maniobras, cuyo objeto era poner a prueba la solidez de las defensas de Pearl Harbor. Una parte de la flota atacaría; la otra parte, apoyada por la guarnición de tierra, defendería.

Al destacar al Pacífico oriental dos buques portaviones (el Saratoga y el Léxington) que surcarían aquellas aguas lejos de los cruceros y acorazados, con una escolta compuesta sólo de cuatro cazatorpedos, la escuadra atacante cambiaba de un golpe la estrategia naval. El propio jefe de la escuadra, almirante H.E. Yarnell, había izado su insignia en uno de los portaviones, el Saratoga, en vez de acatar la costumbre y hacerlo en uno de los acorazados. Llevaba así directamente bajo su mando una unidad naval de tipo nuevo. Gran partidario de la aviación, el almirante (cosa rara en aquel entonces) había tomado parte frecuentemente en los vuelos de sus escuadrillas. Y creía llegado el momento de poner a prueba, en una plaza que le era muy conocida, la nueva estrategia de atacar desde el aire.

La defensa de Pearl Harbor, concebida ante todo para hacer frente a un ataque naval, se confió a una escuadra encargada de cerrar el paso hacia las islas, a una flotilla de submarinos fondeados en la bahía misma, a una división completa de ejército situada en tierra y a una enorme concentración de artillería móvil de costa, con su red complementaria de ferrocarriles y carreteras. También se montaron baterías antiaéreas y se contaba con cien aviones entre los de caza y bombarderos.

Según lo había calculado el almirante Yarnell, los buques expedicionarios encontraron cerrazón a veinticuatro horas de Oahú. Con un tiempo así, era menos probable que la escuadra defensora los avistase, particularmente cuando dos portaviones y cuatro cazatorpederos, por ser casi unos puntos en la inmensidad del mar, pueden pasar con facilidad inadvertidos para quienes, como los marinos de la escuadra defensora, sondeen el horizonte buscando una fuerza naval considerable. Los portaviones y su escolta fueron avanzando sin que nadie echase de verlo.

El sábado 6 de Febrero, se hallaban lo bastante cerca de Oahú para poder amanecer frente a esa isla, si navegaban toda la noche forzando las máquinas. Así lo dispuso el almirante, por imaginar que en la mañana de un día de fiesta sería talvez más floja la vigilancia de los defensores.
No bien cayó la noche, la singular escuadra de Yarnell empezó a navegar hacia Oahú a toda máquina. Iba con las luces apagadas, y sin hacer uso del inalámbrico. Le salían al encuentro turbonadas, nubes bajas y un viento que arreciaba cada vez más. Tiempo ideal para burlar la vigilancia del adversario, pero malísimo para el despegue de los propios aviones. Los cazatorpederos embarcaban agua a cada maretazo. El Saratoga y el Léxington, a pesar de su porte, bailaban como cáscaras de nuez.

El almirante aguardó a hallarse a 60 millas de Oahú para lanzar sus aviones, media hora escasa ante del amanecer. No obstante lo violento del balanceo, 152 aparatos despegaron de sus buques, sin que, milagrosamente, hubiera percances, y se hundieron en la negrura del cielo.

Los aviones norteamericanos que efectuaron este simulacro de ataque aéreoa Pearl Harbor, se acercaron volando del nordeste, precisamente lo mismo que, nueve años después, lo harían los aviones japoneses en su desvastador ataque.

Ha de observarse que, durante casi todo el invierno, los vientos alisios soplan del nordeste contra las montañas Koolau, desde unos 900 metros de altura, donde descargan su humedad. Esta circunstancia favorece el ataque porque permite a la fuerza aérea aproximarse oculta en las altas nubes de agua, y surgir repentinamente en el claro del cielo de Pearl harbor, sin dar iempo a que despeguen los aviones de defensa.

Eso fué lo que ocurrió aquel domingo, 7 de Febrero de 1932, en que los aviones de ombardeo del Saratoga y del Léxington surgieron de las nubes, y vieron allá abajo su presa; la mayor base naval del mundo, que se les ofrecía desapercibida.
Cada grupo tenía señalada su misión. Los cazas pusieron fuera de combate a los aviones de tierra con el tiroteo simulado de sus ametralladoras. Ni uno solo de los aeroplanos defensores remontó vuelo. Entre tanto, otros grupos realizaron el bombardeo teórico de los objetivos militares o hundieron todos los navíos que se suponían fondeados en la rada.

Los atacantes obtuvieron el dominio de aire. Si hubiese estado allí anclada toda la escuadra de los Estados Unidos, los aviadores del almirante Yarnell hubiesen llevado bombas de verdad, habrían podido hundir o averiar todos los buques.
Los jefes de la Armada iniciaron la crítica del simulacro en el mismo lugar donde, de haberse tratado de un ataque de verdad, sólo habrían quedado ruinas. Las deliberaciones que allí se iniciaron, se continuaron en todos los círculos navales. Para muchos estrategas era claro que lo ocurrido había hecho más que modificar radicalmente todos los conceptos existentes en materia de guerra marítima.

Por supuesto, hubo qienes quitaron importancia a lo sucedido, atribuyéndolo en gran parte a la sorpresa. Es cierto que, como Yarnell había previsto, los defensores estuvieron menos alerta aquella mañana de domingo; pero, así y todo, tuvo por probable que, aún de no mediar tal circunstancia, habría sido muy difícil contrarrestar eficazmente el ataque.
Algunos altos jefes quisieron revisar de inmediato la constitución orgánica de la Armada y hasta apuntaron la revolucionaria idea de que en vez de considerar al acorazado como unidad principal y al aeroplano como elemento auxiliar, se relegasen los acorazados y otros buques de superficie de categoría de auxiliares de la aviación. Desdichadamente, no se les hizo caso.

No se les hizo caso en Washington. Porque el consejo reunido en Pearl harbor no fué el único que estudió el desarrollo y el resultado de aquel simulacro. La armada norteamericana sabe hoy muy bien que poco después se reunía otro en Tokio. Cuando los aviones norteamericanos realizaron el simulacro de ataque, el eficacísmo espionaje japonés tenía, en todas las alturas de Oahú observadores muy ien preparados a justificar su presencia en tales lugares. Los había emboscados en la espesa franja de maleza que bordéa la bahía. Pequeños sampanes de un motor pescaban en las cercanías donde se reunían hombres de las dotaciones desembarcadas, se apostaron escuchas.

Los informes así obtenidos fueron objeto de intenso estudio en Tokio y sirvieron luego de base a una serie de maniobras secretas. En la actualidad se sabe que los peritos navales (como antes algunos almirantes norteamericanos) llegaron a la conclusión de que el arma primordial de una escuadra moderna es la aviación y que la potencia ofensiva de una flota debe tener por eje su aviación más bien que sus unidades de superficie. De este modo, aprovechando la lección de aquellas maniobras, que no quisieron aceptar los almirantes norteamericanos, el Japón reorganizó fundamentalmente su Armada.

A mayor abundamiento, los japoneses vieron con toda claridad que les habían regalado un plan brillante para inutilizar la mayor parte de la escuadra norteamericana. El día 7 de Diciembre de 1941 lo pusieron en ejecución.

El 8 de Diciembre, algunos de los oficiales que habían tripulado los aviones del Saratoga y del Lexington en 1932, al leer los detalles del ataque japonés, experimentaron la amargura de decirse: "Sí... esto, y lo otro, y lo demás allá... si... exactamente lo que hicimos hace nueve años.

El problema que hubieron de resolver los japoneses el 7 de diciembre fué en ciertos aspectos más difícil que el de maniobras. La defensa era teóricamente más fuerte. Había nuevos instrumentos de gran precisión para señalar la proximidad de los aviones. Pero la falta de vigilancia dió a los nipones la ventaja de una sorpresa total cuando surgieron como por encanto de la msa de nubes que coronaba las Montañas Koolau.
En otros aspectos, el problema fué mucho más sencillo. Los aviones norteamericanos, alienados como estaban en los aeródromos, eran blanco fácil y seguro. Los acorazados de la escuadra del Pacífico se hallaban, virtualmente todos, en la bahía.

Los japoneses utilizaron aproximadamente igualnúmero de aviones que el almirante Yarnell. Sus pérdidas efectivas fueron poco más o menos las mismas que las teóricas del jefe norteamericano. Otro tanto puede decirse de los resultados.
La tragedia de Pearl Harbor tuvo la virtud de deshacer la antigua organización naval. Dió la conciencia de que, mientras los principales acorazados norteamericanos se hallaban el 7 de Diciembre en aquella bahía, no había allí ni un solo portaviones. Así pues, se hizo forzosa la situación de los primeros por los segundos como buques principales. La escuadra de portaviones quedó automáticamente convertida en el arma capital de la armada norteamericana. Casi inmediatamente, los Estados Unidos comenzaron a utilizarla con mayor pericia que el Japón: en el Mar del Coral, en Midway, en Guadalcanal, en Rabaul, en las Islas Marshall y en Truk.

Por cierto que se cree que cuatro poratviones japoneses hundidos por los norteamericanos en aguas de Midway fueron los que llevaron a efecto el ataque a Pearl Harbor.

Gracias por estar
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
Stormbringer
Miembro
Miembro
Mensajes: 206
Registrado: Dom Dic 10, 2006 12:32 pm
Contactar:

Mensajepor Stormbringer » Jue Jun 28, 2007 8:22 pm

Gracias Shindler por el post, llevaba detras de este articulo muchisimo tiempo desde que lo leí hace ya unos 10 o 12 años y sí, los cuatro portaviones fueron hundidos en Midway, el Akagi, Kaga, Hiryu y Soryu. El Shokaku y el Zuikaku, los otros dos portaviones que participaron en Pearl fueron hundidos en el Golfo de Leyte y Las marianas respectivamente.
De nuevo muchisimas gracias , por que llevaba mucho tiempo detras de esta interesantisima información.
Imagen
Seis honrados servidores me enseñaron cuanto sé. Sus nombres son cómo, cúando, dónde, qué, quién y por qué.

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensajepor Shindler » Jue Jun 28, 2007 10:28 pm

Stormbringer escribió:Gracias Shindler por el post, llevaba detras de este articulo muchisimo tiempo desde que lo leí hace ya unos 10 o 12 años y sí, los cuatro portaviones fueron hundidos en Midway, el Akagi, Kaga, Hiryu y Soryu. El Shokaku y el Zuikaku, los otros dos portaviones que participaron en Pearl fueron hundidos en el Golfo de Leyte y Las marianas respectivamente.
De nuevo muchisimas gracias , por que llevaba mucho tiempo detras de esta interesantisima información.


Oye amigo, un placer y me alegra enormemente que te sea de utilidad, para eso estamos. :lol:


Gracias por estar
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."

Ernst Jünger

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3346
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensajepor minoru genda » Vie Jun 29, 2007 1:42 pm

Buen artículo Shindler :wink:
Añado algo más. En algún lugar he leido que el simulacro de ataque se repitió en una segunda ocasión con los mismos resultados.
Creo que si fue así ese hecho refuerza la tesis de que los estadounidenses dejaron hacer a los japoneses el 7 de diciembre de 1941, porque hay que ser bien tonto para no ser capaz de darse cuenta de algunas cosas y permitir que los japoneses se te metan hasta la cocina y se vayan casi de rositas.
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
beltzo
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1343
Registrado: Jue Sep 29, 2005 8:49 am

Mensajepor beltzo » Sab Jun 30, 2007 1:16 am

Hola a Todos:

En efecto hubo dos simulacros, uno el aquí mencionado en 1932 y el otro creo recordar que en 1936 donde se pone a prueba lo aprendido de la experiencia anterior, el resultado no puede ser más insatisfactorio de nuevo los portaaviones sorprenden totalmente las defensas de Pearl Harbor. Lo que esta claro es que los norteamericanos tropezaron, no ya una ni dos, sino tres veces, con la misma piedra.

Desde mi punto de vista lo que realmente es difícil de creer, es que años después se repitieran casi punto por punto los mismos errores a pesar de las varias advertencias en este sentido, como la del almirante Richardson (por entonces a cargo de Pearl Harbor) que unos meses antes del desastre de Pearl Harbor mencionó ante el mismo Roosevelt ambos simulacros y sus resultados, ante lo que el presidente sencillamente miró para otra parte y destituyó a su díscolo almirante.

Para más inri esta el informe de Martin (a cargo de la aviación en Pearl Harbor) y Bellinger (a cargo de la marina) en la primavera de 1941, donde también evocan dichos simulacros y vaticinan como sería de esperar un ataque a la base que sencillamente será un calco del que posteriormente realizaran los japoneses. Todavía unos meses después Martin elaboraría otro informe donde ofrece más detalles e incluso adelanta la fuerza de portaaviones que presuntamente los japoneses utilizarían: ni más ni menos que seis.

Pero todo esto y muchas cosas más ya fueron comentadas en el eterno hilo dedicado a Pearl Harbor.

http://www.forosegundaguerra.com/viewto ... sc&start=0

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensajepor Shindler » Sab Jun 30, 2007 1:36 am

Gracias compañeros por sus opiniones, me agrada saber que es de utilidad.




Gracias por estar
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."

Ernst Jünger

josan
Miembro
Miembro
Mensajes: 191
Registrado: Vie Ene 26, 2007 8:12 pm

Mensajepor josan » Sab Jun 30, 2007 1:43 pm

Hace tiempo,di mi opinion sobre el ataque japones a Pearl Harbour,en el sentido,de que el gobierno americano,sabia perfectamente que el ataque se iba a producir.
Se me tacho,de inventor de bobadas ,practicamente.
De lo que no estoy seguro,es de que fuera en este foro.-Sigo varios-.
Parece ser,que ahora tal idea,no asusta a nadie.
Mi percepcion-que puede ser equivocada-,sigue siendo la misma.un saludo.

Avatar de Usuario
Antonio
Moderador
Moderador
Mensajes: 516
Registrado: Lun Abr 17, 2006 4:21 am
Ubicación: http://www.elasticparadise.com
Contactar:

Mensajepor Antonio » Sab Jun 30, 2007 3:21 pm

Y así, todo queda explicado segun un supuesto "Plan Maestro" del presidente Roosevelt, convirtiendo a los americanos al papel de malvados y pérfidos, que no dudan en sacrificar a su propia gente (por cierto, que este papel siempre será mejor que el de idiotas).

Vamos a ver ... si se echa un vistado a la composición gigantesca de las fuerzas americanas del pacífico, estamos hablando de una conspiración de proporciones descomunales. Con todas las comisiones de investigación que hubo durante y después de la guerra, la liebre hubiera saltado por algún punto. 300 mensajes se descifran a la semana, y abarcan todos los sectores del pacífico ¿Tan dificil es pensar que metieron la pata?

No olvidemos que la flota en Pearl Harbor estaba para amenazar a Japon en caso de acciones hostiles por parte de estos últimos. Solo que no está claro quién amenazaba a quién. La marina japonesa era la más moderna del mundo .. 8)

Saludos.

Avatar de Usuario
Stormbringer
Miembro
Miembro
Mensajes: 206
Registrado: Dom Dic 10, 2006 12:32 pm
Contactar:

Mensajepor Stormbringer » Dom Jul 01, 2007 12:27 am

Yo creo que habría que matizar una cuestión sobre la "conspiración" del ataque a Pearl Harbour, los americanos sabían que la guerra con Japón era inevitable debido a las desavenencias entre los dos países respecto al Pacífico sin olvidar, claro esta, la política de agresión ejercida por el Japón desde mucho antes de 1941. Las maniobras de 1932 y de 1936 entrarían , creo yo en lo anecdótico y la casualidad, es innegable la similitud de dichas maniobras con el ataque en cuestión,es como si se hicieran unas maniobras sobre una hipotética invasión de ,por ejemplo las Islas Canarias que además se hacen o por lo menos hace 15 años se hacían y resultara que un día fueran invadidas siguiendo el mismo planteamiento que las maniobras realizadas , por ejemplo,en el año 1991, ¿sería una conspiración? o ¿algo casual y anecdótico?lo cierto en todo esto es que los Estados Unidos sabían que la guerra era inevitable y que sufrirían el ataque por parte del Japón, lo que no sabían era el cuando y el donde ya que se barajaban varios lugares del Pacífico, los avisos a todas las bases de los Estados Unidos en el Pacífico se hicieron siguiendo esa línea, nos van atacar lo que no se sabe es donde.
De hecho la defensa de Pearl Harbour se preparó sobre la amenaza de sabotaje, de hay que estuvieran la mayoria de los aviones alineados a pie de pista.
Yo creo , del mismo modo que Antonio, que Estados Unidos metió la pata, se equivocaron ante la amenaza que tenían delante pensando más en ataques de sabotajes que ante un ataque de la magnitud que se realizó el 7 de diciembre, lo cual no quita que me interesaran esas maniobras citadas por Shindler y apuntadas posteriormente por Beltzo. Curiosidad que tiene uno. :wink:
Imagen

Seis honrados servidores me enseñaron cuanto sé. Sus nombres son cómo, cúando, dónde, qué, quién y por qué.

Avatar de Usuario
challenger
Miembro
Miembro
Mensajes: 71
Registrado: Dom Mar 11, 2007 1:45 am

Mensajepor challenger » Mar Jul 10, 2007 6:38 pm

Entre mis joyas literarias tengo el libro "El sello roto" de Ladislas Farago y despues de leerlo varias veces, concuerdo en que los gringos ya sabian del ataque a Pearl Harbor y dejaron que pasara, ya que asi tendrian el pretexto perfecto para hacer pasar por victimas inocentes y entrar a la guerra sin que el reacio pueblo gringo renegara.

Parece casualidad que unos pocos dias antes del "artero" ataque japones, la flota de portaaviones haya recibido la orden de zarpar a altamar para hacer practicas, obviamente zarparon hacia oriente, rumbo a quedar fuera del alcance de los aviones japoneses.

Con esa simple maniobra, la flota de portaaviones quedo intacta, algunos buques viejos (y casi inservibles) quedaron como simbolo de la "infamia" y el pueblo gringo pedia a gritos la sangre de japoneses.

Saludos desde Guadalajara, Jalisco, Mexico

Avatar de Usuario
hawat
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 666
Registrado: Sab Jul 16, 2005 8:49 pm
Ubicación: Saipán

Mensajepor hawat » Mié Jul 11, 2007 9:11 pm

Con respecto al tema, recomiendo la obra de J. Antier.

Con respecto a la conspiración... bueno, sin entrar en detalles, lo mismo se podría decir de Polonia. Y aún más de Francia. No olvidemos la crucialidad del factor sorpresa... por no hablar de mil cosas más....
"Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que le dimos a este mundo una guerra con la que jamás había soñado..."

Avatar de Usuario
Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensajepor Akeno » Sab Ago 18, 2007 11:26 am

Y no olvidemos a la Unión Soviética antes de Barbarossa.

A Stalin le dijeron por activa y por pasiva que los alemanes iban a atacar la URSS y no hizo nada de nada. Pensaba que eran maniobras e informaciones falsas por parte de los aliados para embarcarse en una guerra contra Alemania, acaso iniciando un ataque preventivo contra ellos, y así hacer que la URSS se uniera a la causa aliada. Y le cogieron con los pantalones bajados, como a los EEUU.

¿Otro conspirador y traidor a su patria?

Yo creo que no. C'est le guerre.

Ah, por favor Challenger. No me digas que los portaaviones los sacaron de Pearl para hacer "prácticas". No me digas eso por favor.

Saludos
ImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3346
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensajepor minoru genda » Sab Ago 18, 2007 2:25 pm

Challenger, los portaviones no fueron sacados de Pearl a hacer prácticas, fueron enviados a las islas Midway y Wake para entregarles aviones ante la inminente posibilidad de un ataque japonés. Yo mantengo mis discrepancias respecto a determinadas actitudes de Roosevelt y sus asesores sobre el ataque a Pearl Harbor y desde hace ya un tiempo estoy recopilando y presentando información y discutiendo cordialmente con Akeno sobre el ataque y otras cuestiones en éste hilo:
http://www.forosegundaguerra.com/viewto ... &start=285
Por cierto parte de esas cuestiones están basadas en afirmaciones del libro mencionado por Hawat y escrito por Jean Jacques Antier titulado Pearl Harbor un drama en el Pacífico que al igual que Hawat lo hace yo recomiendo su lectura :wink:
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensajepor Shindler » Sab Ago 18, 2007 7:23 pm

challenger escribió:Entre mis joyas literarias tengo el libro "El sello roto" de Ladislas Farago y despues de leerlo varias veces, concuerdo en que los gringos ya sabian del ataque a Pearl Harbor y dejaron que pasara, ya que asi tendrian el pretexto perfecto para hacer pasar por victimas inocentes y entrar a la guerra sin que el reacio pueblo gringo renegara.


Creo que es una hipótesis macabra (según mi opinión) para que hacerse la víctima??? ¿Para convencer al pueblo y justificar la participación en la guerra? Un precio muy caro, me parece.


Gracias por estar
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."

Ernst Jünger

Avatar de Usuario
minoru genda
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 3346
Registrado: Vie Jun 24, 2005 11:25 pm
Contactar:

Mensajepor minoru genda » Sab Ago 18, 2007 8:12 pm

No debemos movernos en los extremos Shindler ni es tan categórica tu afirmación ni tampoco otras opuestas, yo según voy leyendo sobre el tema voy encontrando más preguntas sin respuesta, para mi hay algunas cuestiones claras, una Roosevelt conspiró para entrar en la guerra, dos sus asesores y colaboradores despreciaron por acción u omisión mucha información importante, tres me pregunto si esos colaboradores a sabiendas de lo que pretendía Roosevelt y por proposición velada de éste le ocultaron información para no comprometerle, cuatro ¿conocía Roosevelt las informaciones relacionadas con el ataque a Pearl Harbor?
Yo hago mías las palabras del historiador Richard Hill
"Las pruebas contra Roosevelt son circunstanciales pero hoy en día se condena a mucha gente por ese motivo"
Roosevelt es circunstancialmente culpable pues no hay al día de hoy nada que demuestre que es culpable de conspiración sobre el ataque a Pearl Harbor, esto significa que para muchos jueces sería culpable del mismo modo que para otros sería inocente.
Para más consideraciones seguiré con el tópico que he reseñado más arriba :wink:
No hay ningún viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige.
Schopenhauer
U-historia.com


Volver a “Doctrina militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado