pub01.jpg

Ejército Alemán

El impacto de la Gran Guerra en el pensamiento militar. Cambios y evolución en las doctrinas militares. Regulaciones de campaña.

Moderadores: José Luis, Francis Currey

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Ejército Alemán

Mensajepor José Luis » Jue Ago 18, 2005 5:28 pm

¡Hola a todos!

Le toca turno al ejército alemán.

El Tratado de Versalles dejó el ejército alemán reducido en fuerza de personal a unos efectivos máximos de 100.000 hombres, y la prohibición de tener tanques, aviones de combate o artillería pesada. También eliminaba la organización más elitista de ese ejército (y del mundo militar), el Estado Mayor General, si bien el Reichswehr de la República de Weimar iba a superar esta prohibición, como hizo de distintas maneras con el resto de prohibiciones, con la creación del Truppenamt (Oficina de Tropa), que vino a ser el disfraz o tapadera del nuevo estado mayor general del ejército [Esta pequeña oficina tenía cuatro departamentos: T-1 (Operaciones), T-2 (Organización), T-3 (Ejércitos extranjeros) y T-4 (Entrenamiento)]. Cuando Hitler llegó al poder, el Reichswehr se convertiría en la Wehrmacht y el Truppenamt en el Oberkommando des Heeres (OKH).

El Reichswehr, a diferencia de los ejércitos aliados, no estuvo, de esta manera, restringido a la tecnología de 1918, tecnología que iba a condicionar en los ejércitos aliados (francés, británico y estadounidense) el desarrollo de su doctrina militar. Los planificadores alemanes pudieron recoger y estudiar sus experiencias de la Gran Guerra y luego desarrollar el equipo necesario para poner en práctica los conceptos que habían definido esas experiencias y las de su larga tradición militar. Lo anterior se vio compilado en las Regulaciones Alemanas sobre Mando y Combate de las Armas Combinadas de 1921, manual que fue la base doctrinal alemana de entreguerras.

El artífice del renacimiento del nuevo ejército alemán fue Johannes Friedrich Leopold von Seeckt (1866-1936). Este oficial prusiano, que se formó y graduó en la Kriegsakademie en 1896, estaba imbuido de los principios doctrinarios de Scharnhorst (inspirador de la Kriegsakademie) y Moltke (creador del moderno Estado Mayor General prusiano), y en base a ello formó a los oficiales del Reichswehr en el principio del Auftragstaktik*, o la doctrina de mando y control del ejército alemán, y bajo la norma del Denkschrift, modelo que permitía a los oficiales exponer ideas o críticas en ensayos que circulaban por todo el Estado Mayor General y que eran leídos por los altos comandantes, que no pocas veces las seguían. El Denkschrift (pensamiento en papel) era el marco para el debate dentro de la oficialidad alemana. Seeckt tenía una gran formación intelectual; al igual que Moltke hizo a mediados del XIX, Seeckt viajó a Estambul en 1917 para convertirse en jefe de estado mayor del ejército turco. En 1919 se convirtió en el jefe de estado mayor general del Heeresleitung, el ejército alemán de posguerra antes de denominarse Reichswehr, y un año más tarde en su comandante en jefe (1920-1926). Se retiró en 1926, después de formar la fuerza militar mejor entrenada y dirigida del mundo. En los últimos años de su vida (1933-1935) fue asesor militar en China. El Reichswehr y la Wehrmacht deben su forja a los esfuerzos y la genialidad de Hans von Seeckt.

* http://www.elgrancapitan.com/phpbb2/vie ... php?t=3634

El Truppenamt tenía una organización paralela llamada Waffenamt (Oficina de Armas), dirigida por un general de igual rango que el jefe del Truppenamt. Tenía igualmente un número de personal similar al del Truppenamt: a mediados de 1920, la Waffenamt empleaba a 64 oficiales, que incluían 2 mayores generales, 2 coroneles y 12 tenientes coroneles. La responsabilidad para el desarrollo de armas y equipo correspondía directamente al jefe de la Waffenamt, que reportaba directamente al comandante en jefe del ejército y al ministro de Defensa. La conjunción de los inspectores de estado mayor de ambas organizaciones en el desarrollo de ideas, doctrina y programas de entrenamiento para nuevo equipo, así como la demanda para la investigación y especificaciones de nuevas armas*, fue la clave que permitió, bajo la dirección general de von Seeckt, ese logro inigualado en la creación y desarrollo de la fuerza militar más elitista del momento.

*Por ejemplo, la principal responsabilidad para el desarrollo de tanques descansaba en la sección de vehículos de motor de la Waffenamt, que trabajaba conjuntamente con la Inspección de Vehículos de Motor del Truppenamt. Pero también estaban asignados a los proyectos del blindaje los representantes de la Inspección de Tropas de Comunicaciones, para garantizar que se desarrollasen las radios para incorporarse a los tanques. Y a los inspectores de artillería se les asignaba la responsabilidad del desarrollo de los cañones de los tanques y, en consecuencia, también tenían a sus miembros destinados en los proyectos de desarrollo de tanques.

En 1926 se creó una oficina económica que, reportando al comandante en jefe del ejército, recogía toda la información de las industrias de armamento para planificar la movilización industrial.

La evolución de la doctrina militar con respecto la tecnología en la Alemania de posguerra estuvo marcada por dos Denkschriften que circularon entre el Alto Mando. El primero era una propuesta de von Seeckt para la creación de un ejército profesional pequeño, elitista y altamente móvil. La guerra de Maniobras para von Seeckt requería un ejército profesional, ya que solamente una fuerza de elite altamente entrenada podía usar efectivamente las complejas armas modernas y moverse con la rapidez necesaria [Hans von Seeckt, Denkschrift an der Heeresleitung, February 18, 1919. U.S. National Archives German Records. Von Seeckt Papers, File M-132, Roll 21, Item 110].

El Segundo Denkschrift fue "Die Technische und Taktische Lehre des Krieges" (Lecciones técnicas y tácticas de las Guerras), escrito por el coronel Kurt Thorbeck en 1920 [April 12, 1920, BA/MA RH 12-2/94].Thorbeck criticaba al Estado Mayor General por no tener oficiales versados en las demandas técnicas y materiales de la guerra. Según él, la falta de familiaridad tecnológica del EMG había sido “el error básico de la guerra”. El Denkschrift de Thorbeck provocaría la reforma de la educación y cultura militar bajo von Seeckt.

Continuaré.
Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Jue Ago 18, 2005 10:53 pm

Una de las consecuencias del Denkschrift de Thorbeck fue el programa establecido por von Seeckt en el EMG alemán para dotar de experiencia tecnológica a los oficiales de esa organización. Antes de la IGM, para entrar en el EMG se necesitaban superar unas pruebas de ingreso previo curso de tres años en la Kriegsakademie. A principios de los años veinte, los oficiales podían entrar en el EMG tras asistir a una universidad o colegio técnico, y graduarse. Unos 10 oficiales por año (de un cuerpo de oficiales de 4.000) fueron seleccionados por el Reichswehr para asistir a programas de ingeniería civil financiados por el ejército. Al acabar el curso, los oficiales regresaban a sus quehaceres normales, con frecuencia sirviendo como especialistas en la Waffenamt, o bien se les daba la posibilidad de elegir un mando de tropas. Von Richthofen fue uno de los oficiales que consiguió un doctorado en ingeniería financiado por el Reichswehr. Como anoté en el subforo de economía en el topic sobre el “Mito del rearme alemán”,

http://wwwsegundaguerr.superforos.com/v ... gundaguerr

[En 1929, Wolfram von Richthofen, que más tarde se convirtió en el jefe de departamento del desarrollo de aviones en la oficina técnica del departamento de aviación, presentó su tesis doctoral en la Universidad Técnica de Berlín. En esa tesis Richthofen recapitulaba sus experiencias en la producción de aviones que había adquirido como experto de la oficina de armamento y material del Reichswehr desde 1925. Analizando el sistema de producción de los principales fabricantes de aviones alemanes encontró en cada caso una correlación negativa entre las horas de trabajo por tonelada de avión y la producción acumulada. Sus hallazgos sobre la “curva de aprendizaje” se convirtieron en la base de la planificación de armamento alemán desde 1933]

Pero hubo otros muchos conocidos oficiales de la IIGM que se beneficiaron del programa de von Seeckt:

Mayor general Robert Fuchs, Commander, 1ª División del Aire
Gen. der Flieger Johannes Fink, Comandante del II Cuerpo Aéreo
Mayor general Friedrich Deutsch, Comandante de la 16ª División Antiaérea
Teniente general Gerhard Conrad, Comandante del XI Cuerpo Aéreo
Teniente general Richard Schimpf, Comandante de la 3ª División de Paracaidistas.

Además, von Seeckt también estableció un programa de seminarios bimensuales para los oficiales del Truppenamt, quienes dedicarían la mañana o la tarde a escuchar a los expertos de la Waffenamt sobre los últimos avances técnicos. Con esas medidas von Seeckt consiguió inculcar en el cuerpo de oficiales un auténtico interés por la tecnología.

Para ilustrar la tradición tecnológica impulsada por von Seeckt, James Corum toma el ejemplo de Erich von Manstein y su esfuerzo para promocionar el concepto del cañón de asalto (Sturmgeschütze) para las divisiones de infantería alemanas. En 1935, Manstein escribió un Denkschrift subrayando su idea para crear un cañón de asalto: un cañón pesado montado sin torreta sobre un chasis de oruga que proporcionara un apoyo blindado limitado para las divisiones de infantería enfrentadas con defensas enemigas fijas. Un cañón así debía ser más barato y fácil de construir que un tanque, y sería de un enorme valor para la infantería, tanto en ataque como en defensa. Manstein quería que un destacamento de esos cañones fuera asignado a cada división de infantería, mientras que los tanques debían permanecer concentrados en las divisiones blindadas. Guderian y el estado mayor de la Inspección de Tropas Blindadas se opusieron fuertemente a la idea de dotar de cañones de asalto a las divisiones de infantería, pero las inspecciones de infantería y artillería consideraron la idea de Manstein meritoria. Dos años más tarde, el desarrollo y chequeo de los cañones de asalto estaban en marcha, y las pruebas demostraron su viabilidad. Al estallar la guerra, ya había comenzado la producción de cañones de asalto, y un destacamento de los primeros modelos, con cañón de 75 mm montado sobre el chasis de un Pz-III, demostró su valor en la batalla. Este cañón, desarrollado en varios modelos a lo largo de la guerra, demostró ser una de las armas más valiosas del ejército alemán.

Continuaré
Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

wilhelm heidkamp
Miembro
Miembro
Mensajes: 311
Registrado: Lun Jul 25, 2005 7:56 pm
Ubicación: Comunidad Valenciana (España)
Contactar:

Mensajepor wilhelm heidkamp » Vie Ago 19, 2005 7:34 am

Querido José Luis, espero que continúes.

Algunos de los datos que escribes son absolutamente nuevos para mí, lo que acrecienta enormemente mi interés por el topic. (Casi todos hemos leído lo mismo durante años y hace tiempo que empezó a parecerme aburrido).

Realmente debes tener una biblioteca fabulosa. La envidia me corroe.

Saludos. Willy

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Vie Ago 19, 2005 3:54 pm

Aparte del empeño de inculcar el interés tecnológico en la oficialidad del EMG, von Seeckt promovió en el Reichswehr la práctica inteligente de los juegos de guerra (sobre el mapa y sobre el terreno) para confrontar en la práctica la validez de los conceptos recogidos en la doctrina militar. Para eso se necesitaba un ejército bien entrenado, y von Seeckt formó la fuerza militar mejor entrenada del mundo. Los oficiales de infantería fueron frecuentemente entrenados para servir como oficiales de artillería, y los oficiales de caballería como comandantes de ametralladoras. Con este espíritu se esperaba de las tropas de transporte motorizado, responsables del mantenimiento y conducción de los vehículos de suministros, que fueran capaces de desarrollar tácticas de combate motorizado, algo esencial para la guerra de armas combinadas. Al mismo tiempo, todos los soldados fueron entrenados para servir como suboficiales cuando Alemania se liberase de las ataduras del Tratado de Versalles.

Poco a poco, pues, von Seeckt fue estableciendo las bases para dotar al Reichswehr de lo que él había concebido debía ser la manera de combatir del ejército alemán en una guerra futura: una guerra de maniobras. Como oficial combatiente en el frente oriental en la IGM había comprendido perfectamente las ventajas de una guerra móvil sobre la guerra estática, o de trincheras combatida en el frente occidental. Cuando von Seeckt se retiró en 1926 había dejado las bases perfectas de su teoría de la Bewegungskrieg, o guerra móvil. Los principios fundamentales para una guerra mecanizada eficaz incluían:

• Descentralización de las estructuras de mando de combate para asegurar la iniciativa efectiva de los comandantes de línea de frente.

• Rechazo de un frente continuo tipo IGM

• La concentración para el ataque en el Schwerepunkt, o centro de gravedad, de la fuerza enemiga

• Mantenimiento de apoyo aéreo cercano

• Importancia de retener el ímpetu ofensivo incluso careciendo de seguridad en los flancos


Más tarde, en 1932, un grupo de altos oficiales, entre los que estaban Werner von Fritsch y Ludwig Beck, recopiló los estudios doctrinales dirigidos por von Seeckt entre 1923 y 1924, y los publicó bajo el título de “Die Truppenführung”, que fue el marco de preparación y conducción de las operaciones terrestres de la IIGM.

En el topic de este mismo subforo dedicado al Ejército Francés me he referido a los juegos de guerra conducidos por el coronel Lutz durante finales de los veinte y la década de los treinta. No me repetiré aquí sobre ellos.

Una de las conclusiones a las que llegó el coronel Lutz fue que los tanques necesitaban el apoyo de un equipo de armas combinadas que, para poder seguir el ritmo de los tanques, debía estar motorizado. Así que en 1932 los alemanes experimentaron un nuevo tipo de unidad, conocida como Destacamento de Reconocimiento Motorizado (MRD, siglas en inglés), compuesto por coches blindados, infantería mecanizada y tanques. Operando en conjunción con la observación aérea, el MRD debía utilizar su gran movilidad y alcance para mantener contacto con el enemigo sobre el terreno. En un informe post-juego emitido en junio de 1932, el general Wilhelm Adam, entonces jefe del Truppenamt, estimaba que un MRD podía patrullar “una zona de 50 kilómetros de ancho y 200-250 kilómetros de profundidad, dependiendo de su disponibilidad de fuel”. En el avance “el MRD debía proceder por etapas, escalonado en profundidad. En cuanto fuese posible debía usar la principal red de carreteras. Las grandes encrucijadas tenían especial importancia”. Aunque la misión de esas unidades era el reconocimiento más que el combate, proporcionaban la manera de llevar a cabo operaciones profundas y explorar la tensión entre la iniciativa y el control central, algo inherente al Auftragstaktik.

Este nivel inédito de movilidad proporcionado por esas unidades equipadas con radios entrañaba nuevos retos en el suministro, coordinación y, de manera especial, en el mando y control. La idea de mandar unidades motorizadas controladas por radio había sido el sueño de teóricos como el británico Fuller, pero nuevamente fueron los alemanes los que, experimentando con los juegos de guerra, desarrollaron los principios doctrinales de estas nuevas tácticas. Al finalizar el verano de 1932 ya había una doctrina provisional para el uso de fuerzas móviles de reconocimiento, doctrina que se chequeó nuevamente sobre el terreno en el otoño de ese mismo año.

En 1934, Krupps produjo más de 100 tanques Pzkw-I, y se formó realmente el primer batallón blindado alemán bajo la designación de “Unidad de Entrenamiento de Transporte Motorizado”. Ese mismo año Lutz fue puesto al mando del nuevo Cuartel de Mando de Tropas Motorizadas, con Guderian como jefe de estado mayor. Las primeras tres divisiones panzer se crearon en octubre de 1935, cada una con una brigada blindada de 561 tanques ligeros Pzkw-I (incluyendo tanques de mando), una brigada de infantería motorizada, un regimiento de artillería motorizado, un batallón de reconocimiento blindado, un batallón antitanque, un batallón de ingenieros, un batallón de señales, un batallón antiaéreo y unidades de servicio divisional.

Estas nuevas divisiones eran prototipos, sin una doctrina desarrollada y con tanques, aunque numerosos, muy ligeros. Pero sirvieron para poner en práctica y refinar los conceptos básicos operacionales de Lutz, al mismo tiempo que proporcionaron el entrenamiento al grueso de lo que sería una fuerza blindada mucho más grande. En 1935-1936 fueron incorporándose a esas formaciones los nuevos tanques Pzkw-II.

Los ejercicios de Mecklenburg de otoño de 1937 movilizaron a unos 160.000 hombres y una división panzer completa (la 3ª) en el bando Rojo (los juegos también incluían: una brigada panzer en el bando Azul, y 21.000 vehículos, de los que 830 eran tanques). Era el primer ejercicio en el cual se utilizaba una división panzer como unidad operacional independiente, con su propia misión particular (Los ejercicios de Munsterlager de 1935 fueron anteriores a la formación de las divisiones blindadas, y los de otoño de 1936 estaban relacionados fundamentalmente con la evaluación de la calidad de suboficiales y hombres en la nueva Wehrmacht. Citino. The Path to Blitzkrieg, p. 239). El relato de estos juegos, según James Corum:

[El comandante del X Cuerpo Rojo, con el apoyo del comandante de su ejército, decidió montar un ataque inmediato sobre una cabeza de puente clave Azul con el fin de explotar una superioridad numérica temporal. Re-desplegándose sobre 100 kilómetros en menos de 24 horas, la 3ª División Panzer llevó el ataque sobre el flanco meridional de la cabeza de puente, mientras que las divisiones de infantería 22ª y 30ª asaltaron las posiciones Azules desde el oeste. Al segundo día del ataque los tanques consiguieron romper a través de la zona de retaguardia Azul, cortando la principal vía de suministro de la posición Azul y obligando a una retirada general con grandes pérdidas. La infantería Azul estaba bien atrincherada y equipada con cañones antitanque y artillería, consiguiendo infligir grandes pérdidas a la división panzer. Sin embargo, una vez penetrada la línea defensiva Azul, se utilizaron los tanques restantes con un efecto devastador, y la posición Azul se desmoronó.

Los observadores quedaron sorprendidos del exitoso ataque de la división panzer. Había habido relativamente poca preparación artillera y las defensas antitanque Azules no habían sido neutralizadas cuando se lanzó el ataque del blindaje masificado. Los defensores Azules consiguieron realmente infligir grandes pérdidas a la división panzer, pero sólo resistieron un día. Aunque no hay cifras exactas para las “pesadas” pérdidas que sufrió la 3ª División Panzer, el avance posterior sobre Stavenhagen y Malchin, en la profundidad de la posición Azul, implicaría que su poder de combate todavía era sustancial.

La 3ª División Panzer demostró gran movilidad operacional, tanto al entrar en acción como en la fase de explotación de la batalla. La masificación de tanques, junto con el apoyo de artillería y las unidades de infantería de la propia división, se habían demostrado suficientes para abrir brecha en la línea enemiga, un agujero que los tanques ampliaron y profundizaron rápidamente. La batalla había puesto de relieve el valor de tener un fuerte componente de infantería orgánica. La brigada panzer asignada al bando Azul en los ejercicios no tenía infantería orgánica y encontró difícil coordinar sus acciones con las de las otras unidades de infantería Azules. El juego de guerra también demostró que las defensas antitanque eran menos eficaces de lo que muchos creían, y que la masificación y velocidad podían superarlas antes de que infligieran pérdidas excesivas entre los tanques. Los cañones antitanque eran suficientemente eficaces cuando clavaban un blanco, pero su falta de movilidad significaba que si los tanques podían derrotarlos en un simple sector, el resto de las defensas antitanque podían ser flanqueadas o envueltas. Fue una conclusión importante porque la mayor parte del escepticismo sobre las operaciones blindadas había surgido de quienes afirmaban que los cañones antitanque dejarían a los tanques altamente vulnerables].

Continuaré
Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Vie Ago 19, 2005 5:43 pm

Antes de continuar con el topic quiero enmendar un error que cometí al señalar a James C. Corum como autor del relato de los juegos de guerra de Mecklenburg de 1937 de mi último post. El relato corresponde a Daniel S. Carter. Estoy utilizando más de diez fuentes principales para este topic, y a veces ocurren estos gazapos. Así que queda enmendado.

El general Ludwig Beck, jefe del EMG, era uno de los escépticos del blindaje, e intervino arbitrariamente para retirar a la 3ª DP del ejercicio. Según Beck, los árbitros habían sido demasiado optimistas al evaluar las pérdidas de tanques, ya que las tropas de la 32ª DI en su defensa contra los tanques tenían una considerable capacidad antitanque [La reacción inusual de Beck (ningún oficial de alto nivel había desautorizado a los árbitros de un juego desde los días del Káiser) es de lo más interesante cuando uno considera que en 1938 ordenó una maniobra de mapa simulando la planificada invasión de Checoslovaquia y utilizó los resultados para intentar persuadir a Hitler a abandonar su planeada invasión. Es obvio que llegó a creer que los juegos de guerra podían ser un medio eficaz para influenciar en la toma de decisiones. Wilson. The Bomb and the Computer, (London: Barrie and Rockliff, 1968) p. 29)].

A pesar de las opiniones de Beck, los juegos de guerra de Mecklenburg reforzaron la posición de los defensores del blindaje, como Lutz y Guderian. Al año siguiente, en 1938, se emitió una guía doctrinal sobre el uso de las divisiones panzer para los estudiantes de la Kriegsakademie, subrayando la flexibilidad y movilidad que tenían las nuevas formaciones [el informe llegó a las Estados Unidos por medio del capitán Wedemeyer, que había sido enviado a la Kriegsakademie después de graduarse en la escuela de Estado Mayor General de Fort Leavenworth, Kansas, en 1936. (Albert C. Wedemeyer, Berlin, to War Department, 7 April 1938, The German Armored Division, in USMI XIV, p. 424-499)].

Los temas centrals del informe eran las armas combinadas, avances rápidos de hasta 150 Km por día, el uso de la sorpresa, las marchas nocturnas, y el reconocimiento aéreo y terrestre. Los tanques podían encabezar un ataque o seguir a la infantería, dependiendo de la situación, pero tenían que usarse siempre en masse. Junto con la guía doctrinal se les dio a los estudiantes un “ejercicio táctico”: la oportunidad de realizar una maniobra de mapa en la que pudieran practicar algunas de esas nuevas técnicas. Durante ese juego de guerra la 1ª División Panzer Azul rompió repetidamente a través de las líneas Rojas, dispersando las reservas, destruyendo la artillería y amenazando a las fuerzas Rojas con el cerco.

Los ejercicios de 1937 fueron decisivos porque encauzaron el debate sobre el uso de las nuevas divisiones blindadas a favor de quienes creían en las operaciones blindadas independientes, y porque de ellos se extrajeron los nuevos principios doctrinales que fueron realmente el primer manual de la doctrina Blitzkrieg.

En mi próximo post trataré de exponer el resultado final de todo lo que llevamos viendo con el ejemplo de la planificación del Fall Gelb, el ataque alemán sobre Francia de mayo de 1940. Antes quiero dejar dos reseñas bibliográficas fundamentales, por si alguien está interesado en profundizar sobre este (para mí apasionante) tema:

Se trata de las obras de Citino y Corum, que podéis conseguir en cualquiera de las librerías de la Red:

Citino, Robert M. Path to Blitzkrieg: Doctrine and Training in the German Army, 1920-1939 Boulder, CO: Lynne Rienner Publishers, 1999

Roots of Blitzkrieg: Hans Von Seeckt and Germany Military Reform (Reprint) By James S. Corum Paperback / Univ Pr of Kansas / February 1994 / 0700606289

Saludos cordials
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
hawat
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 666
Registrado: Sab Jul 16, 2005 8:49 pm
Ubicación: Saipán

Mensajepor hawat » Vie Ago 19, 2005 6:31 pm

José Luis escribió: Las primeras tres divisiones panzer se crearon en octubre de 1935, cada una con una brigada blindada de 561 tanques ligeros Pzkw-I (incluyendo tanques de mando), una brigada de infantería motorizada, un regimiento de artillería motorizado, un batallón de reconocimiento blindado, un batallón antitanque, un batallón de ingenieros, un batallón de señales, un batallón antiaéreo y unidades de servicio divisional.


Siento curiosidad por el equiapmiento concreto inicial de éstas divisiones:

-¿La infantería motrizada empleaba ya los SdKfz 251?
-¿La artillería eran piezas convencionales remolcadas por semiorugas o eran ya piezas autoporpulsadas (Como el SiG 33 auf PzKfw I )?
-¿El batallon antitanque estaba equipado con el PaK 36? ¿ Hasta que punto tenái aún importancial el rifle antitanque como arma divisional?
-¿Que elementos de reconociomiento se empleaban?
-¿Era ya dependiente el batallon antiaéreo de la Luftwaffe? ¿Estaba muy implantado el FlaK 88, o eran mas importantes las armas de menor calibre como las de 2 cm?

Espero no irme por las ramas...
"Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que le dimos a este mundo una guerra con la que jamás había soñado..."

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Vie Ago 19, 2005 7:57 pm

¡Hola, Hawat!

El semioruga como transporte de infantería es posterior a la fecha en que se crearon las primeras tres divisiones panzer (octubre de 1935), así que difícilmente podían haber utilizado el SdKfz 250 ó 251, cuyas primeras unidades, si no recuerdo mal, datan de principios de 1939. El primer requerimiento para un autopropulsado se realizó a mediados de 1936, por lo que te puedes imaginar que tampoco era posible el uso de cañones autopropulsados en esa época.

Te recuerdo que estas primeras divisiones panzer de 1935 eran prototipos, muy lejos todavía de su equipamiento estándar de, por ejemplo, 1939.

Por tanto, a no ser que quieras que te haga yo el trabajo :wink: , será mejor que indagues por tu cuenta la evolución y producción de las armas que son de tu interés, o expongas tus preguntas en la sección de armamentos.

Un abrazo
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Sab Ago 20, 2005 2:10 am

Las experiencias de los ejercicios de 1937 sirvieron de base para el plan operacional de la campaña polaca, y tras esta exitosa experiencia los alemanes se enfrentaban ahora a la tarea de desarrollar un plan de guerra para la campaña contra Francia. La campaña polaca sirvió para refinar la doctrina a cuenta de las lecciones aprendidas durante la misma. Como consecuencia de ello se añadió más infantería a las divisiones panzer y las dos divisiones blindadas ligeras utilizadas en Polonia se dotaron con tanques pesados y se convirtieron en divisiones panzer.

El principal problema de los planificadores alemanes para la campaña contra Francia residía en que la gran mayoría de las formaciones alemanas no eran blindadas y no estaban motorizadas en absoluto. Así que el principal objetivo estaba en encontrar la mejor manera de explotar la movilidad de las 10 divisiones blindadas disponibles para conceder al ejército, en su conjunto, una ventaja decisiva. Por otra parte, ahora aparecían retos mayores que los que se habían desafiado en Polonia: la geografía de la frontera franco-alemana y la propia naturaleza de los ejércitos aliados. Los ejércitos francés y británico eran más numerosos y estaban mucho mejor armados que los ejércitos polacos [el 10 de mayo de 1940 se enfrentaban 135 divisiones alemanas a 119 divisiones aliadas, de las cuales 104 eran francesas. Los países neutrales, Bélgica y Holanda, aportaban juntos otras 33 divisiones. Ambos ejércitos enfrentados, en conjunto, eran cualitativamente equivalentes (sólo la Luftwaffe marcaba la diferencia), con casi la misma proporción en divisiones de primera y segunda línea en cada lado. Los aliados desplegaban 3.894 tanques contra 2.439 tanques alemanes. Los aliados eran numéricamente superiores. (May, Strange Victory, pp. 477-479)].

Los planificadores alemanes concibieron un ataque por Bélgica, y quizás partes de Holanda, pero temían que la ofensiva pudiera quedar estancada por la limitada capacidad de maniobra que ofrecía el terreno belga. Por otra parte, si se pudieran cruzar las Ardenas y el Mosa, entonces el terreno más abierto y más débilmente defendido de la Francia septentrional ofrecía una gran oportunidad para la explotación y maniobra. Los juegos de guerra ayudaron en primer lugar a identificar esta oportunidad, y después a planificar una campaña para explotarla. Fall Gelb se jugó una y otra vez repetidamente entre octubre de 1939 y abril de 1940. A medida que se iban obteniendo informes de inteligencia y los juegos de guerra transcurrían durante el invierno y primavera de 1940, la mayoría de los oficiales de estado mayor llegaron a la conclusión de que no había ninguna variante alternativa a la de las Ardenas que ofreciera una oportunidad para una victoria decisiva.

El desarrollo inicial de Fall Gelb estuvo marcado por las prisas de Hitler y sus órdenes concernientes de octubre de 1939, que tuvieron una tensa resistencia por parte del OKW y OKH (Ya que estamos tratando un asunto fundamentalmente doctrinal, no voy a referirme al entramado político –con la preparación, de por medio, de un golpe de estado- que acompañó la génesis del Fall Gelb y el otoño e invierno de 1939-1940. Pero ha de tenerse en cuenta que todas estas circunstancias “políticas” fueron un factor clave para entender los hechos militares que se produjeron durante esos meses). El concepto inicial del plan era similar al Plan Schlieffen, con el eje del ataque principal a través de Bélgica, y posiblemente partes de Holanda. A finales de noviembre de 1939, Manstein fue destinado al Grupo de Ejércitos A de von Rundstedt, y unas semanas después estaba desarrollando la variante de Sedán. Pero a esas alturas el alto mando se inclinaba hacia el plan original, en tanto que Hitler prefería un concepto “sobre la marcha” en el que los ejércitos alemanes deberían re-desplegarse al sur si los aliados entraban en Bélgica y si el cruce del Mosa podía asegurarse. Entonces el debate dio lugar a una serie de maniobras de mapa destinadas a responder cuestiones específicas sobre los planes de guerra de los aliados.

En diciembre de 1939 Halder “ordenó un juego de guerra de un día de duración para probar las tres posibles versiones de Fall Gelb” (May, p. 257). El ejercicio tuvo lugar en Zossen el 17 de diciembre, y las maniobras de mapa examinaron la viabilidad de cada uno de los tres planes de guerra: un Schwerpunkt para las divisiones panzer centrado en la llanura belga, un Schwerpunkt para las divisiones panzer centrado en Sedán y áreas colindantes, y el concepto “sobre la marcha” de Hitler. El papel de los aliados lo jugó un equipo dirigido por el coronel Ulrich Liss, jefe de los Ejércitos Extranjeros del Oeste (división del Abwehr), un experto de los militares franceses que interpretó el papel de Gamelin, como comandante en jefe de los aliados.

El primer juego de Zossen permitió una valiosa comprensión. Según Liss, mostró “que un ataque alemán a través de las Ardenas ofrecía las mejores perspectivas para lograr una ruptura en territorio abierto y cazar a toda la fuerza enemiga en sus goznes” [Ulrich Liss, Westfront: 1939/40; Erinnerungen des Feindbearbeiters im O.K.H., (Neckargemünd, K. Vowinckel, 1959), pp. 106-107]. Heusinger, segundo de Liss, y Stülpnagel afirmaron más tarde que el juego demostró el plan de Hitler inviable. Los re-despliegues necesitaban demasiado tiempo para que se pudieran explotar las oportunidades, con lo que se perdía la iniciativa. Heusinger creía que el juego también había demostrado el Plan Schlieffen como inviable, pues los alemanes se toparían con el grueso de las fuerzas aliadas en Bélgica.

Poco después del juego de guerra de Zossen, se realizó otra maniobra de mapa en el Cuartel General del 18º Ejército en Dusseldorf, que otra vez puso en cuestión la capacidad del Grupo de Ejércitos B para alcanzar la costa belga caso de que los aliados lanzaran el grueso de sus formaciones blindadas y motorizadas al norte de la frontera francesa. “En parte como resultado de juegos de guerra adicionales, en parte mediante el análisis concienzudo de los detalles del transporte y suministro, Halder se inclinó cada vez más hacia un Caso Amarillo con un Schwerpunkt en las Ardenas” (May, p. 261).

A primeros de enero de 1940 (en algún momento entre el 28 de diciembre y antes del incidente de Mechelen del 10 de enero) se mantuvo un segundo juego en Zossen para examinar más en detalle la posibilidad de una ofensiva a través de las Ardenas. Ahora se disponía de dos informes más de inteligencia sobre las disposiciones francesas. El Abwehr se había enterado de que el 7º Ejército francés, que incluía una gran parte de fuerzas mecanizadas, había sido designado “Ejército de Intervención en Bélgica”, y también se enteró de que el sector de Sedán estaba defendido por la 2ª División de Caballería, una formación de segunda línea y dependiente en gran medida de transporte equino. Esta información reforzó a Liss, que otra vez hizo de Gamelin, en su creencia de que los franceses lanzarían realmente el grueso de sus fuerzas al norte en Bélgica, y también sugirió que forzar el cruce del Mosa debía ser más fácil de lo que anteriormente se había pensado.

A principios de febrero Halder y Guderian asistieron a otro juego de guerra, esta vez en el Cuartel General del Grupo de Ejércitos A en Coblenza. Después del juego, “Halder acordó añadir otra división panzer a la fuerza de ataque, pero quedó abierta la pregunta de cuándo esa fuerza tenía que alcanzar la vecindad de Sedán y cuántas divisiones tendrían que llegar antes de que se intentara cruzar el Mosa” (May, p. 262). Tres meses más tarde, el 13 de mayo de 1940, durante la batalla crucial del Mosa, “las órdenes operacionales que Guderian emitió a los comandantes de división fueron, palabra por palabra, aquellas que había utilizado en su último juego de guerra en Coblenza” (May, p. 428).

Se realizó otro juego en el Cuartel General del 12º Ejército el 14 de febrero, el cual indicó que no se podría efectuar un cruce hasta el noveno día de la ofensiva, fecha en la cual se habría perdido la sorpresa estratégica y podía esperarse en marcha el re-despliegue aliado hacia el sur. Incluso Guderian tenía ahora dudas sobre el éxito. Como nota de precaución, Rundstedt y Sodenstern (su jefe de estado mayor), reseñaron sus preocupaciones sobre los riesgos de operaciones blindadas independientes. Si las vanguardias blindadas no podían cruzar el Mosa por sí mismas, sería más seguro que esperaran por la llegada de la infantería para atacar en conjunto. Pero esta opción y el tiempo de espera que entrañaba desbarataban completamente el Schwerpunkt de las Ardenas, pues los aliados tendrían tiempo para recobrarse de la sorpresa. Cosa que confirmó el juego de guerra realizado en Zossen a mediados de marzo, que convenció a Halder de que el plan de Rundstedt y Sodenstern no tenía posibilidades de éxito.

Nuevas informaciones de inteligencia situaban ahora a dos DLMs francesas (las mejores formaciones blindadas del ejército francés) con el 1º Ejército francés en la Bélgica central, en vez de estar con el 7º Ejército en la costa del Canal. Además, los alemanes sabían que Francia estaba formando tres o cuatro nuevas DCRs en algún lugar de la Francia nororiental. Esto permitió a Liss, de nuevo en el equipo Rojo, montar un contraataque aliado más pronto. El juego sugería que a menos que los alemanes pudieran conseguir fuerzas sustanciales a través del Mosa en menos de cinco días, el contraataque aliado sería eficaz, amenazando a todo el Grupo de Ejércitos A con su aniquilación.

Así que el calendario para el cruce del Mosa era crucial, quedando fuera de cuestión la espera de la artillería e infantería. Ya que un Schwerpunkt septentrional podría resultar probablemente en un punto muerto y una guerra de desgaste que Alemania no se podía permitir, Halder decidió arriesgar el uso independiente de divisiones blindadas para forzar los cruces del río. No había otras opciones sobre la mesa que permitieran al menos una oportunidad de victoria decisiva.

Se llevaron a cabo más juegos en marzo para identificar los problemas de transporte en el eje del avance del Grupo de Ejércitos A, y a final de mes se realizó otro gran juego en Zossen que identificó una potencial debilidad en la variante de las Ardenas del Fall Gelb. Durante el juego, el Grupo de Ejércitos B del general von Bock se empantanó combatiendo alrededor del Canal Alberto en Bélgica, lo que permitió a Liss, otra vez interpretando a Gamelin, re-desplegar tropas adicionales al sur para reforzar el contraataque contra el Grupo de Ejércitos A, que nuevamente había conseguido cruzar el Mosa. Halder respondió al juego urgiendo a la Luftwaffe para que proporcionara más apoyo a Bock en los primeros días de la campaña, y asegurar que el Grupo de Ejércitos B consiguiera avanzar lo suficientemente para mantener una gran parte de la fuerza aliada clavada en Bélgica. Hubo más planificaciones, especialmente las relativas a la logística del avance por las Ardenas y el engaño concerniente a la verdadera localización del Schwerpunkt, pero el Fall Gelb ya había tomado forma.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
hawat
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 666
Registrado: Sab Jul 16, 2005 8:49 pm
Ubicación: Saipán

Mensajepor hawat » Sab Ago 20, 2005 2:30 am

No, ya sabía que no estaban listas, al menos la mayoría, lo que ocurre es que siento curiosisad por saber como se las apañaban para entrenar a las unidades sin tener los equipos adecuados; me ha resultado chocante. ¿Como montas unad unidad de cañones AT SIN los cañones?

Perdón por la intromisión.
"Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que le dimos a este mundo una guerra con la que jamás había soñado..."

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Sab Ago 20, 2005 3:08 am

Tú nunca te entrometes, Hawat. Tienes cheque en blanco, por mi parte. Pero dime: ¿Has leído el topic sobre el Ejército Francés en este mismo subforo? Supongo que no, pues de lo contrario hubieras sabido que:

[A pesar de las limitaciones impuestas por el Tratado de Versalles, que les negaba el uso de tanques, el ejército alemán mantuvo una serie de juegos de guerra a finales de los veinte y principios de los treinta, destinados explícitamente a desarrollar la doctrina de las fuerzas armadas. En 1927, Oswald Lutz, superior de Guderian como Inspector de las Tropas de Transporte Motorizado, comenzó a utilizar los batallones de transporte de motor bajo su mando para conducir una serie de experimentos. Esos batallones estaban equipados con camiones, pero también incluían tanques de maqueta (recortes de cartón sobre chasis), artillería de madera y cañones antitanque. Siete batallones tomaron parte en “experimentos” desde 1927 en adelante, intensificándose después de 1930.]

http://wwwsegundaguerr.superforos.com/v ... gundaguerr

¿Por qué no me lees? :lol:

Ciao
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
hawat
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 666
Registrado: Sab Jul 16, 2005 8:49 pm
Ubicación: Saipán

Mensajepor hawat » Sab Ago 20, 2005 3:28 am

Pues te garantizo que te leo JL, pero precisamente en ese post me había quedado en la Auftragstaktik, que me había resultado muy interesante. Debo leer tus artículos despacito;pues hay mucha "chicha" por metro lineal de texto :wink:

Tambien es casualidad :?

Curiosísismo e interesatísimo; me encantaría ver alguna foto (Y supongo que las ideas de Rommel de usar los tanques falsos pudieron muy bien estar inspiradas por aquellas leajnas experiencias)
"Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que le dimos a este mundo una guerra con la que jamás había soñado..."

wilhelm heidkamp
Miembro
Miembro
Mensajes: 311
Registrado: Lun Jul 25, 2005 7:56 pm
Ubicación: Comunidad Valenciana (España)
Contactar:

Mensajepor wilhelm heidkamp » Sab Ago 20, 2005 3:58 am

hawat escribió:Curiosísismo e interesatísimo; me encantaría ver alguna foto (Y supongo que las ideas de Rommel de usar los tanques falsos pudieron muy bien estar inspiradas por aquellas leajnas experiencias)


Aquí tienes algunas de muy mala calidad escaneadas de un viejo libro:

Las dos primeras, son de unas maniobras o juegos con carros de madera y cartón sobre ruedas de bicicleta o carricoche. Imagen

Imagen

Esta es de los mismos vehículos participando en las maniobras como carros con una compañía de ametralladoras:
Imagen

Aquí tienes una enseñanza táctica con piezas de madera (maquetas) simulando carros de combate:
Imagen

Espero que disculpes su mala calidad, pero sirven para ilustrar el excelente texto de José Luis.

Saludos, Willy.

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8933
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Sab Ago 20, 2005 6:59 am

Bueno, me gustaría finalizar mi disertación en este topic haciendo un pequeño homenaje a los militares que hicieron posible la asombrosa transformación del Heeresleitung de los caóticos tiempos de la inmediata posguerra al pequeño pero elitista ejército del Reichswehr, que engendró y desarrolló la doctrina militar de la futura Wehrmacht y cuyo fruto más fenomenal fue la creación de la fuerza blindada alemana (Panzerwaffe).

El primero de esos militares, como hemos visto, fue el general Hans von Seeckt, que creó un cuerpo de oficiales completamente diferente del que había existido antes de la IGM, y que se caracterizó por la conjunción de sus inquietudes intelectuales, tácticas, operacionales y tecnológicas. Seeckt ordenó la investigación más grande que se recuerda sobre las causas de la derrota de la IGM, como paradigma de las lecciones aprendidas (trabajaron en comités especializados más de 500 oficiales). Los resultados de esa investigación proporcionaron la génesis para una nueva doctrina revolucionaria [David E. Johnson, Fast Tanks and Heavy Bombers, Innovation and the U.S. Army, 1917-1945, Ithaca, 1998; pp. 8-9], doctrina que se articuló por vez primera entre 1921-1923 con la publicación de la Regulación del Ejército 487, titulada Führung und Gefecht der verbundenen Waffen (Liderazgo y Batalla de Armas Combinadas) [James S. Corum, The Roots of Blitzkrieg: Hans von Seeckt and German Military Reform, Lawrence, KS, 1992, p. 254]. Escrita bajo la supervisión de Seeckt, la regulación detallaba las operaciones de armas combinadas subrayando la táctica ofensiva, velocidad de maniobra, penetración y explotación, y descentralización del mando y control (Jonson, Ibid, p. 9). Dedicaba, además, una sección entera al uso de tanques y otros vehículos blindados, y reconocía su potencial para operaciones masificadas y penetraciones profundas.

Seeckt creó la Inspección de Tropas de Motor en 1924 y asignó un oficial del arma blindada a todas las unidades y guarniciones, cuya misión era adoctrinar y entrenar a los oficiales y suboficiales de todo el ejército en la tecnología y procedimientos blindados. Seeckt impulsó el pensamiento independiente y el libre cambio de ideas críticas, proporcionando a los teóricos y defensores del blindaje el marco de legitimidad institucional donde continuar sus esfuerzos para la reforma doctrinal.

El mayor teórico del blindaje de los años embrionarios de la Panzerwaffe fue el teniente Ernst Volckheim, tanquista de la IGM, y conocedor de primera mano el éxito del blindaje aliado en el Frente Occidental en 1918. Al acabar la guerra, Volckheim emprendió un estudio metódico de la guerra mecanizada y se convirtió en el líder alemán de esta disciplina en los primeros años veinte. Escribió más de 20 artículos entre 1923 y 1927, y en ese mismo período publicó un libro autobiográfico sobre el cuerpo de tanques alemán durante la IGM, y un segundo libro que era un trabajo teórico sobre tecnología blindada, tácticas y doctrina que se convirtió en un texto estándar del ejército. Fue el primer teórico que desdeñó el valor de los tanques ligeros a favor de tanques de batalla medios más fuertemente blindados y armados. Subrayó la necesidad de mantener una reserva blindada móvil como mejor solución doctrinal para derrotar una exitosa penetración blindada enemiga a través de las propias defensas. Y también fue el primer alemán que defendió el equipamiento de todos los vehículos blindados y armas de apoyo con juegos de radio, reconociendo que las comunicaciones inalámbricas mejorarían las funciones de mando y control, e incrementarían en gran medida el tempo de las operaciones (Corum, Ibid, pp. 126-130).

De las dos escuelas de pensamiento sobre el empleo del blindaje en la batalla que surgieron tras la IGM, la mayoritaria –representada por el cuerpo de oficiales tradicional de cada ejército de las principales potencias militares- defendía el uso del tanque como arma de apoyo de la infantería. La minoritaria –un pequeño número de pensadores independientes- creía todo lo contrario: el tanque debía ser el arma principal, y la infantería su apoyo. En Alemania los líderes intelectuales de esta corriente minoritaria fueron los coroneles Werner von Fritsch, Werner von Blomberg y Ludwig Beck, que serían más tarde comandante en jefe del ejército, comandante en jefe de las fuerzas armadas y ministro de Defensa, y jefe de estado mayor general del ejército, respectivamente.

Beck -que se mostró contrario al empleo de la 3ª División Panzer en los ejercicios de Mecklenburg de 1937 como unidad independiente con misión propia- era más partidario del empleo de un ejército de armas combinadas, y pese a que algunos autores lo ponen como ejemplo de oposición al desarrollo del arma blindada, la realidad demuestra todo lo contrario. El motivo de esta confusión se debe al propio Guderian, que –entre otros muchos defectos del espíritu- no dio cuenta en sus memorias de la verdadera realidad de los hechos. La diferencia fundamental entre Guderian y Beck fue que el primero estaba obsesionado con las divisiones blindadas como formaciones autónomas, reduciendo su visión de la guerra de maniobras a un nivel puramente táctico, mientras que Beck –mucho más cultivado y preparado- tenía una visión estratégica de la guerra de maniobras y sus limitaciones logísticas, y daba mucha más importancia al empleo correcto de ejércitos de armas combinadas [Naveh, Shimon, In Pursuit of Military Excellence: The Evolution of Operational Theory, London: Frank Cass, 1997].


Fritsch había escrito en 1927 que “la rapidez de los tanques sería un arma ofensiva decisiva operacionalmente. Desde una perspectiva operacional será mucho más eficaz si se concentra en unidades independientes como brigadas de tanques” (Corum, Ibid, pp. 130-131).

Los tres oficiales crearon en 1928 el primer batallón mecanizado independiente con vehículos blindados, motocicletas y unidades de tanques simulados (los tanques auténticos se añadirían en 1933), proceso en el que se convierten en figuras indiscutibles dos pioneros del blindaje de la Inspección de Tropas de Motor: el coronel Oswald Lutz y el coronel Alfred von Vollard-Bockelberg, oficiales responsables, entre otros éxitos, del diseño de la primera generación alemana de tanques ligeros y medios (Corum, Ibid, pp. 134-136).

Fueron Lutz y Fritsch quienes más tarde supervisarían la creación de las tres primeras divisiones panzer en 1935, como comandante de las Tropas Panzer y comandante en jefe del ejército, respectivamente [Larry A. Addington, The Blitzkrieg Era and the German General Staff, 1865- 1941, New Brunswick, NJ, 1971, pp. 34-35.].

Todos los que estéis leyendo este post os preguntaréis la razón de no haber nombrado hasta el momento a Guderian como figura determinante en la creación de la Panzerwaffe. La verdad es que yo mismo me extrañé cuando comencé a leer en profundidad las obras de especialistas que trataron este tema, y comprobé que en casi todas ellas recibió un trato secundario. La razón está en que Guderian no tuvo apenas parte intelectual en todo el desarrollo doctrinal del blindaje desde los finales de la IGM. Fue un militar activo en el desarrollo y expansión de la Panzerwaffe, pero cuando ésta ya estaba madura, a finales de los treinta. Como comandante de las Tropas Panzer, Guderian no aportó nada en el terreno intelectual, a pesar de sus afirmaciones posteriores en sentido contrario. Los hechos son tozudos y la realidad lo desmiente. De hecho, ¡Guderian afirmó más tarde ser el autor de la práctica totalidad de las innovaciones y logros que hemos estado viendo desde mi primer post con respecto al blindaje y motorización! (Corum, Ibid, pp. 136-143)

La “gran contribución” de Guderian fue su resumen de la doctrina de la guerra blindada publicada en 1937 como “¡Achtung-Panzer!”. Pero su carencia intelectual en la creación y desarrollo doctrinal no desvirtúa en absoluto el activo papel que jugó en la formación de las divisiones blindadas como formaciones autónomas y el brillante papel que jugó al mando de ellas.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
hawat
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 666
Registrado: Sab Jul 16, 2005 8:49 pm
Ubicación: Saipán

Mensajepor hawat » Sab Ago 20, 2005 4:33 pm

Vaya, muy curiosas y muy buenas la fotos. No te preocupes, que aunque no sean muy alla se ve perfectamente la idea de como era el asunto de los tanques de juguete.

Gracias, JL, por este tipo de post. No son los temas habituales pero resultan mucho més enriquecedores que las intermianbles discusiones discusiones sobre los mismos temas de siempre.
"Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que le dimos a este mundo una guerra con la que jamás había soñado..."

wilhelm heidkamp
Miembro
Miembro
Mensajes: 311
Registrado: Lun Jul 25, 2005 7:56 pm
Ubicación: Comunidad Valenciana (España)
Contactar:

Mensajepor wilhelm heidkamp » Mar Ago 30, 2005 7:16 am

hawat escribió:Vaya, muy curiosas y muy buenas la fotos. No te preocupes, que aunque no sean muy alla se ve perfectamente la idea de como era el asunto de los tanques de juguete.


Otra que he encontrado mientras buscaba otra cosa:

Imagen


Volver a “Doctrina militar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado