Hungría entra en la guerra.

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10385
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Hungría entra en la guerra.

Mensaje por tigre » Dom Sep 06, 2020 3:18 am

Hola a todos :-D;algo al respecto............................................

Hungría entra en la guerra.

Mientras las tropas alemanas atravesaban nuestro país hacia sus bases ofensivas en el Banato, incluso antes de que hubiéramos dado una respuesta oficial a la demanda de Hitler, nos enfrentamos a un hecho consumado. Si no hubiéramos marchado, se habría creado un vacío en la zona de Bácska, que había sido eludida por los alemanes. Los grupos étnicos húngaros de esa región (unos 600 mil en ese momento.) habrían estado indefensos ante los ataques de los cetniks, los partisanos serbios. Después de la Primera Guerra Mundial, los serbios habían establecido un gran número de sus voluntarios desmovilizados en esta región, 'Dobrovolci', principalmente montenegrinos y macedonios. Era poco probable que estos esperaran órdenes de atacar a las minorías.

Por otro lado, tuvimos que tener en cuenta que si nos hubiéramos negado a cumplir con el pedido de Hitler, es decir, a ocupar la Bácska, el Ejército Alemán se habría sentido justificado en ocupar esa región con sus propias tropas para salvaguardar sus propias rutas de suministro a través del interior "recalcitrante". Esto habría significado que los alemanes habrían ocupado el área alrededor de Budapest que se encuentra entre el Danubio y el Tisza. Todos nos dimos cuenta de que eso habría significado el fin de la independencia de Hungría. Por lo tanto, era necesario que tomáramos medidas enérgicas para evitar tal calamidad.

Además, la protección de nuestros compatriotas al sur de la frontera establecida por el Tratado de Trianon era para nosotros una cuestión de autoconservación. Pero estaba a favor de limitar la beligerancia de Hungría al avance de nuestras tropas hasta las antiguas fronteras de Hungría y ni un paso más allá.

El colapso de Yugoslavia fue muy rápido. El 06 de abril, las tropas alemanas cruzaron la frontera yugoslava. El día 08, se realizaron una serie de ataques aéreos yugoslavos contra ciudades húngaras, incluidas Szeged, Pécs y Körmend. El 10 de abril se proclamó el estado independiente de Croacia. Al mismo tiempo, recibimos un número creciente de informes sobre actos de violencia perpetrados por partisanos locales contra el pueblo húngaro en suelo yugoslavo. Deseando acabar con los estragos de la anarquía, sólo entonces di órdenes a mis tropas de ocupar Bácska y proteger la vida y la propiedad de la gran cantidad de húngaros que vivían en esta zona, que había sido arrancada de la Patria en 1918.

El mismo día, emití una proclama en la que, por supuesto, no podía decir cuál habría sido el destino de Hungría si nos hubiéramos negado a satisfacer las demandas de Hitler. Desde el momento en que estalló la guerra en Europa, mi único deseo había sido proteger a Hungría de más derramamientos de sangre y sufrimiento, después de su dolorosa pérdida de sangre en la Primera Guerra Mundial. Estaba convencido de que las injusticias impuestas por el Tratado de Trianon podrían y serían enmendadas sin guerras y derramamiento de sangre en líneas de justicia y negociación. Con este espíritu, dije en mi proclamación, se concluyó el pacto de amistad en diciembre de 1940 con el Gobierno de Belgrado, que entonces deseaba la paz, únicamente para fortalecer la paz en la cuenca del Danubio. Es deber de todo gobierno proteger a todas las minorías que viven dentro de sus fronteras de los ataques de su propia mayoría nacional. Este fue, en todo momento, el criterio de las relaciones amistosas entre Hungría y Yugoslavia. Después de que el gobierno del General Simovic llegó al poder en Belgrado, Yugoslavia, lamentablemente, fracasó en la protección de la minoría húngara.

Fuente: Memorias del Almirante Miklós Horthy. Capítulo 17.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 5286
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya

Re: Hungría entra en la guerra.

Mensaje por Kurt_Steiner » Mar Sep 08, 2020 11:39 am

tigre escribió:
Dom Sep 06, 2020 3:18 am
Mientras las tropas alemanas atravesaban nuestro país hacia sus bases ofensivas en el Banato, incluso antes de que hubiéramos dado una respuesta oficial a la demanda de Hitler, nos enfrentamos a un hecho consumado. Si no hubiéramos marchado, se habría creado un vacío en la zona de Bácska, que había sido eludida por los alemanes. Los grupos étnicos húngaros de esa región (unos 600 mil en ese momento.) habrían estado indefensos ante los ataques de los cetniks, los partisanos serbios. Después de la Primera Guerra Mundial, los serbios habían establecido un gran número de sus voluntarios desmovilizados en esta región, 'Dobrovolci', principalmente montenegrinos y macedonios. Era poco probable que estos esperaran órdenes de atacar a las minorías.
Estas palabras de Horty suenan un poco a justificación a posteriori. ¿Realmente se creía que tras los dos dictados de Viena y participar en la desmembración de Checoslovaquia Hungría no estaba alineada con Alemania?

Simplemente hicieron como Rusia con Polonia. Una vez consideraron que Yugoslavia había dejado de existir con la proclamación de independencia croata, quedaron libres de sus tratados con el extinto país.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10385
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Hungría entra en la guerra.

Mensaje por tigre » Dom Sep 13, 2020 7:56 pm

Hola a todos :-D; algo más............................................

Hungría entra en la guerra.

El 24 de abril, Hitler me recibió para una breve entrevista en su cuartel general. Hablamos de la situación militar y política en el sureste. Nuestro ministro en Moscú nos había dado recientemente una prueba inequívoca de la creciente tensión entre el Reich alemán y la Unión Soviética. Había asumido sus funciones en septiembre de 1939, tras el restablecimiento de nuestras relaciones diplomáticas con Rusia, que se habían roto cuando nos adherimos al Pacto Anticomintern. Vyshinsky, el Comisario interino de Asuntos Exteriores, había declarado el 12 de abril a Kristóffy, nuestro Ministro, que la Unión Soviética "no veía justificación para la acción de Hungría contra Yugoslavia". Se habían pronunciado palabras amenazadoras en el sentido de que Hungría también podría tener problemas algún día y verse "hecha trizas".

Pero Hitler tampoco estaba satisfecho con nosotros. Le hubiera gustado que participáramos en la guerra de los Balcanes. Me negué a cumplir con su demanda refiriéndome a la actitud de la Unión Soviética. Por todos lados nuestro horizonte político se estaba oscureciendo.

En sus memorias (Erinnerungen, Munich, 1950) Ernst von Weizsäcker se refiere en un pasaje encantador al día que él y su esposa pasaron con nosotros en Kenderes, a principios de junio de 1941. En el entorno abierto y pacífico de la campiña húngara, hubiera sido fácil rendirse a una ilusión de paz universal; pero compartimos el estado de ánimo ansioso de nuestro invitado. Todavía puedo ver a Herr von Weizsäcker de pie al borde de nuestra piscina; el resto de nosotros ya nos habíamos vestido y su esposa lo instó a que se diera prisa. Él respondió: "No creo que quiera volver a vestirme nunca". Por banales que suenen estas palabras, eran una expresión sincera de su profunda depresión, comparable con el estado de ánimo del Conde Caulincourt cuando suplicó a Napoleón en vísperas de la campaña rusa de 1812.

Porque en ese momento estábamos aproximadamente en la misma situación que Rumania. Grigore Gafencu, el embajador de Rumania en Moscú, resumió acertadamente nuestra situación:

"La ruptura entre el Reich y la URSS llevó a Italia, Rumania, Hungría, Eslovaquia y Finlandia a la guerra contra los soviéticos ... Alemania había logrado imponer su voluntad a los pueblos que tenía en su poder; había empujado a algunos a la guerra y obligó a otros a hacer un gesto de solidaridad ... Su participación en la guerra al lado de Alemania tuvo un significado completamente diferente: en primer lugar, fue la expresión de una necesidad de la que no podían escapar. Los países ocupados rindieron su tributo de sangre al nuevo amo de Europa. Esta participación fue también, en cierto sentido, una medida de precaución, porque los 'aliados' no tenían ningún deseo de desaparecer en la tormenta desatada por Hitler, como Polonia, Checoslovaquia. y Yugoslavia. Ir a la guerra junto a Alemania era pagar una prima de seguro para preservar el derecho a la vida. El miedo y la resignación eran los motivos que animaban a las tropas auxiliares. Los 'cruzados' alineados bajo las órdenes de Hitler apenas se mostraban más entusiasmados que los pequeños príncipes alemanes que siguieron a Napoleón a Rusia: como ellos, se dieron cuenta de que la victoria no era su victoria, y que el único privilegio que compartirían con las tropas de élite de la Grande Armee era el honor de morir en la batalla. " (Grigore Gafencu: Preludio de la campaña rusa, 1945, págs. 215-214).

Fuente: Memorias del Almirante Miklós Horthy. Capítulo 17.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10385
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Hungría entra en la guerra.

Mensaje por tigre » Dom Sep 20, 2020 2:37 pm

Hola a todos :-D; algo más...........................................

Hungría entra en la guerra.

¿Salvar a Europa del comunismo? Podríamos haber creído eso, fácilmente hubiéramos creído eso si Hitler hubiera entrado en Rusia como libertador. Pero el programa de anexión decretado en Mein Kampf había demostrado la falsedad de esa ilusión. Las primeras medidas tomadas en Rusia no dejaron lugar a dudas sobre las verdaderas intenciones de Hitler.

Habíamos evitado, hasta ahora, entrar en una alianza total con Hitler. Incluso después del 22 de junio de 1941, intentamos acompañar en lugar de cooperar. Inmediatamente después de que se lanzó el ataque alemán, recibí otra de esas notas escritas a mano de Hitler, que abrí como de costumbre con el corazón encogido. Éste exigió que deberíamos declarar la guerra a la Unión Soviética. En la próxima reunión del Gabinete, el Primer Ministro, Bárdossy, ni siquiera aceptó la ruptura de las relaciones diplomáticas con Moscú. Había presentado el argumento de que podríamos justificar esta actitud a los ojos de los alemanes señalando que nuestra Legación de Moscú nos proporcionaría una excelente fuente de información. Cuando el ministro alemán tuvo conocimiento de esto, a través del Servicio de Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores, llamó inmediatamente a Bárdossy y le dijo que romper relaciones diplomáticas era lo menos que Berlín esperaba del Gobierno húngaro.

El 23 de junio se celebró otra reunión de Gabinete para considerar una carta de Werth (1), el Jefe del Estado Mayor, al Primer Ministro en la que se exigía una declaración de guerra inmediata. Rumania ya había entrado en la guerra, por lo que Hungría corría el riesgo de quedarse atrás en la carrera si dudaba más y, en lugar de asegurar la totalidad de Transilvania, tal vez perdería incluso aquellas partes que le habían sido devueltas por el Acuerdo de Viena. Bárdossy se negó a dejarse llevar por este argumento. Votó en contra de una declaración de guerra y fue apoyado por los demás miembros del gabinete con la excepción del general Gyôrffy-Bengyel (1886-1942), que sustituía a Bartha (1884-1964), el Ministro de Guerra (entre el 15 de noviembre de 1938 y el 24 de septiembre de 1942), y habló en nombre de su jefe. Se decidió que deberíamos romper las relaciones diplomáticas con la Unión Soviética; pero no iríamos más allá de eso (2).

Le envié una respuesta a Hitler, informándole de nuestra decisión y señalándole que Hungría no estaba en condiciones de declarar la guerra sin provocación a la Unión Soviética. Considerando la debilidad de las fuerzas a nuestra disposición y la disparidad de tamaño entre los dos países, tal declaración de guerra hubiera sido ridícula.

El 26 de junio recibí la sorprendente noticia de que Kassa y Munkács habían sido bombardeados. La investigación que se había puesto en marcha de inmediato mostró que el ataque había sido realizado por aviones rusos, según el mensaje que me envió Werth. Se habían encontrado marcas de una fábrica de Leningrado en fragmentos de bombas. Esto constituyó una provocación. El 27 de junio se hizo un anuncio oficial: "Hungría, como resultado de los repetidos ataques aéreos realizados, contrariamente al derecho internacional, por los rusos contra territorio soberano húngaro, se considera a sí misma en estado de guerra con la Unión Soviética (Esto, sin embargo, nunca fue presentado al parlamento húngaro, como lo requería la constitución) ".

El 28 de junio, Horthy le escribió a Hitler: "Por la gran lucha que Su Excelencia inició contra el bolchevismo, este peligro asiático, no solo Hungría sino toda Europa estará siempre en deuda con usted ... Estoy feliz que nuestras armas, hombro con hombro con el glorioso y victorioso ejército alemán, participen en la destrucción de la guarida comunista del peligro y en la Cruzada por la defensa de nuestra cultura ... "

(1) General de infantería Henrik Werth (1881-1952). Como se demostró que la suposición de Werth, de que la guerra no duraría más de seis semanas, era falsa, Horthy lo despidió el 4 de septiembre de 1941. Fue un excelente ejemplo de los muchos alemanes étnicos en Hungría que saturaron el cuerpo de oficiales profesionales del Ejército. La mayoría expresó una fuerte simpatía hacia los nazis. Más tarde, se le citó diciendo a un colega: "Para mí lo más importante fue que no nos quedemos al margen de esta guerra".

(2) Según los informes, Bartha y Werth amenazaron a Horthy con una rebelión del cuerpo de oficiales si Hungría no entraba en la guerra, diciendo que "el honor del ejército está en juego".

Fuente: Memorias del Almirante Miklós Horthy. Capítulo 17.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10385
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Hungría entra en la guerra.

Mensaje por tigre » Dom Sep 27, 2020 2:51 pm

Hola a todos :-D; algo más...........................................

Hungría entra en la guerra.

Sin embargo, no puedo exculpar a Bárdossy de haber suprimido un telegrama de nuestro embajador en Moscú, que recibió durante estos días críticos. Lo supe por primera vez tres años después. Al ser acusado de la supresión, Bárdossy lo admitió a regañadientes. Ese telegrama contenía un mensaje de nuestro ministro Kristóffy de que Molotov (ministro de Relaciones Exteriores soviético) nos había prometido el apoyo de Rusia en la cuestión de Transilvania, con la condición de que Hungría permaneciera neutral. Para dar peso a esta oferta, nuestra Legación había recibido permiso para continuar enviando telegramas codificados a Budapest de la forma habitual durante ocho días después del 23 de junio.

Moscú, además, negó enérgicamente que las incursiones de "provocación" en las ciudades húngaras hubieran sido realizadas por aviones rusos. La promesa hecha por Molotov a Kristóffy fue, en cualquier caso, de valor problemático. Las grandes potencias son siempre muy generosas cuando intentan involucrar a países más pequeños en sus disputas o para inducirlos a permanecer neutrales, especialmente si la recompensa prometida se hará a expensas de otra persona. Sin embargo, la negación de Moscú era bastante cierta. Además, el mensaje de nuestro Jefe de Estado Mayor no estaba de acuerdo con los hechos.

Me ví obligado a esta amarga conclusión por la información que me proporcionó en 1944 el secretario parlamentario del Primer Ministro, István Bárczy (1882-1952), quien me reveló los detalles de un complot que no creí posible. De su propio conocimiento de los hechos, Bárczy me dijo que el Coronel de la Fuerza Aérea Ádám Krúdy, quien estaba al mando del aeródromo de Kassa, había escrito al primer ministro Bárdossy para decirle que él, Krúdy, con sus propios ojos había visto a los aviones alemanes arrojar las bombas. Pero cuando Bárdossy recibió esta carta, Hungría ya había declarado la guerra a Rusia. Por lo tanto, Bádossy había respondido a Krúdy, pidiéndole que guardara silencio sobre el asunto si deseaba evitar disgustos personales. También impuso silencio a su personal. El Coronel Krúdy repitió su declaración original bajo juramento en 1946 durante el juicio de Bádossy en Budapest.

Teóricamente hablando, está dentro de los límites de la posibilidad que el Coronel Krúdy se equivocara en lo que pensó que vio el 26 de junio de 1941. Sin embargo, por dos razones, esto es poco probable. Nuestro Jefe del Estado Mayor, como ya he dicho, nos había instado a participar activamente en la guerra contra la Rusia soviética de conformidad con los deseos de Hitler. Él era, como Hitler, una parte interesada. Por tanto, ambos tenían interés en causar tal 'provocación', en cuya ausencia había basado mi negativa a declarar la guerra a Rusia, en mi respuesta a Hitler. En segundo lugar, es bien conocida la debilidad de la Fuerza Aérea Rusa, especialmente en esos días de rápida retirada rusa. Los pocos aviones a disposición de los rusos en ese momento en particular probablemente se habrían utilizado para detener un avance enemigo que para bombardear las ciudades de un estado cuya neutralidad continua indudablemente beneficiaba a Rusia.

Ésta, por tanto, es la historia detrás de nuestra entrada en la guerra contra la Unión Soviética. No he contado esta historia para menospreciar la valentía de aquellos hombres que, creyendo estar defendiendo su Patria, dieron la vida en la batalla. Nadie puede sostener con certeza que Hungría, incluso sin la existencia del complot, podría haber seguido el mismo camino que Bulgaria, que no declaró la guerra a la Unión Soviética. Ese curso, a la larga, sirvió de poco a Bulgaria, ya que Moscú, durante las negociaciones del armisticio de septiembre de 1944, presentó repentinamente a Sofía una declaración de guerra. Pero los hechos deben exponerse, aunque sólo sea para aclarar, una vez más, la naturaleza de la "alianza" en nombre de la cual Hitler nos hizo demandas cada vez más duras.

Fuente: Memorias del Almirante Miklós Horthy. Capítulo 17.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10385
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Hungría entra en la guerra.

Mensaje por tigre » Dom Oct 04, 2020 2:42 pm

Hola a todos :-D; algo más...........................................

Hungría entra en la guerra.

En su libro, Hungría: El satélite involuntario, el ex ministro estadounidense en Budapest, John F. Montgomery, a quien he mencionado antes, hace el perspicaz comentario de que, en las guerras de alianzas, cualquier nación beligerante puede estar al unísono. al mismo tiempo en el lado 'correcto' y en el lado 'incorrecto':

"A medida que se revelan ahora los designios imperialistas soviéticos, es evidente si queremos admitirlo o no que, al enviar algunas tropas contra Rusia, Hungría luchó en el lado equivocado como aliado de Hitler, pero en el lado correcto como oponente de la Unión Soviética".

Montgomery retrata la posición en la que estábamos en ese momento con notable precisión. No teníamos motivos para desear ni una derrota alemana ni una victoria rusa, y continúa:

"El postulado de Woodrow Wilson en 1917 de que la guerra debería conducir a una paz 'sin vencedores ni vencidos' fue una de sus declaraciones más sabias. Cuando Rusia entró en la guerra, ese era el deseo de la mayoría de los europeos. Hoy en día, los estadounidenses podrían preguntarse si Nuestro propio país no estaría más seguro ahora si nuestra victoria hubiera sido suficiente para establecer la democracia alemana y el control confiable de la investigación y la producción alemanas y japonesas, sin privar a veinte naciones de las cuatro libertades por las que supuestamente luchamos en la guerra. Las palabras "rendición incondicional" 'puso a Stalin en el trono de Hitler y nos ha impedido dedicar pensamientos constructivos al futuro ".

Estas son admisiones singularmente astutas. Si agrego que el libro de Montgomery se publicó ya en 1947, mientras que la política de desmantelamiento todavía estaba en proceso en Alemania y Japón, y los tratados de paz con los antiguos aliados de Alemania estaban jugando en manos de la dominación soviética, estos comentarios del estadounidense se verán aún más lúcidos.

Sir Winston Churchill fue el único estadista del otro lado que, si bien no siempre fue coherente y, sobre todo, no siempre enfatizó el punto más convincente, trató de aportar un toque de realismo a la política de Roosevelt de apaciguamiento ilimitado hacia Stalin. Permítanme recordar al lector sus esfuerzos por evitar una declaración de guerra británica a Finlandia, Rumanía y Hungría a pesar de la insistencia rusa. El 04 de noviembre de 1941 le escribió a Stalin que estos países habían sido abrumados por Hitler y que en ellos había muchos buenos amigos de Inglaterra. Tampoco pensó que Hitler debería ser alentado creando lo que tenía la apariencia de una sólida coalición continental. Pero Stalin no cedió, más allá de aceptar que la declaración de guerra a Hungría y Rumania podría posponerse por un tiempo.

El Gobierno checo en el exilio de Benes, habiendo sido reconocido por Gran Bretaña el 18 de julio, nos informó que las fronteras decretadas por el Tratado de Trianon serían nuevamente impuestas sobre nosotros. El 07 de diciembre de 1941, la declaración de guerra británica a Hungría se publicó finalmente como efectiva a partir del 06 de diciembre.

Fuente: Memorias del Almirante Miklós Horthy. Capítulo 17.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10385
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Hungría entra en la guerra.

Mensaje por tigre » Dom Oct 11, 2020 1:50 pm

Hola a todos :-D; algo más...........................................

Hungría entra en la guerra.

En julio de 1941, Hungría había enviado aproximadamente 30.000 hombres al frente oriental, de los cuales Hitler, a petición mía, permitió que una parte fuera enviada a casa en octubre. Durante los primeros meses de la guerra, Hitler había obtenido una serie de contundentes victorias sobre el Ejército Rojo. Sin embargo, cometió un error estratégico flagrante al ordenar un ataque contra Moscú desafiando el consejo dado por su Estado Mayor de formar una línea defensiva. El severo freno que recibió delante de Moscú sacudió la fe general en la invencibilidad de las armas alemanas.

El ataque a Pearl Harbor el 07 de diciembre, cualesquiera que hayan sido sus precursores y por grandes que fueran las pérdidas infligidas a los estadounidenses, debe considerarse un grave error por parte de Japón, al unir con más firmeza a la coalición que enfrentaba al Eje. El Primer Ministro Bárdossy decidió anticiparse a la inevitable demanda alemana. Acababa de ingresar a una clínica para recibir tratamiento por una infección de estómago y, sin consultarme y sin pedir el consentimiento del Parlamento, rompió las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América. Berlín y Roma lo declararon insuficiente. Por tanto, Bárdossy hizo entonces lo que se le pedía. Llamó al embajador estadounidense y el 12 de diciembre le informó que Hungría se consideraba en guerra con los Estados Unidos de América. En su conversación con el Sr. Pell, quien trató de ofrecer una oportunidad de oro para la neutralidad húngara, Bárdossy fingió que Hungría estaba actuando por su propia voluntad. Fue un grave error de juicio. Como Hungría actuaba bajo presión, habría sido más prudente admitirlo abiertamente. A Bárdossy, aparentemente, le resultó inconcebible incluso sugerirlo.

La salida del embajador estadounidense y su esposa provocó una manifestación política, de la que los representantes de Alemania e Italia podrían haber aprendido mucho sobre los verdaderos sentimientos de al menos algunos círculos húngaros destacados. Dado que el Gobierno de Berlín opinaba que no era más que el deber de Hungría hacer la guerra al lado de Alemania, las flores y los regalos que se prodigaron al señor y la señora Pell debieron atribuirse a la falta de fiabilidad de Hungría.

Como registró Cordell Hull, el Secretario de Estado estadounidense, Roosevelt decidió, el 13 de diciembre, que no pediría al Congreso que declarara la guerra a los aliados de Alemania, "porque era obvio que estos gobiernos eran marionetas de Hitler y tenían que bailar cuando Hitler moviera los hilos ".

En abril de 1942, Washington hizo un infructuoso esfuerzo más para tratar de persuadirnos, junto con Rumania y Bulgaria, de limitar la ayuda que estábamos dispuestos a dar a Alemania, pero no se hizo referencia a los planes de guerra aliados. Luego, el 05 de junio, Roosevelt firmó la declaración de guerra estadounidense contra nosotros.

Fuente: Memorias del Almirante Miklós Horthy. Capítulo 17.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Avatar de Usuario
tigre
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 10385
Registrado: Sab Ago 06, 2005 9:13 am
Ubicación: Argentina

Re: Hungría entra en la guerra.

Mensaje por tigre » Dom Oct 18, 2020 4:29 pm

Hola a todos :-D; algo más...........................................

Hungría entra en la guerra.

A pesar de las formas tradicionales con las que el Ministro de Relaciones Exteriores, von Ribbentrop, fue recibido el 06 de enero de 1942, con motivo de su primera visita a Budapest, estaba claro para los que estaban detrás de escena que había una brecha considerable entre la contribución que Hitler nos exigió y lo que estábamos dispuestos a hacer. Quien confía demasiado en la propaganda tiende a tomar por propaganda la verdad que se le presenta. No estábamos completamente convencidos de que los Aliados, como declaró Ribbentrop, "hubieran llegado tan lejos en su imprudente indiferencia como para prometer a los comunistas libertad condicional en Europa para alentar a los soviéticos a hacer mayores sacrificios". Cuando el Mariscal de Campo Keitel visitó a nuestro Ministro de Guerra, Bartha, a finales de enero, recibió la promesa de que se reuniría un segundo ejército de 150.000 hombres bajo el mando del General Jány después de que el mismo Keitel había prometido equiparlo con los vehículos de transporte y blindados necesarios. Este material no nos fue entregado antes de que nuestras tropas partieran ni, a pesar de las seguridades renovadas, a su llegada al frente oriental. Como resultado directo, nuestras tropas sufrieron pérdidas extremadamente importantes en los combates de otoño en el sector de Voronezh. Cuando se filtraron los hechos de la visita de Keitel, corrió una broma macabra. "¿Qué nos ha traído Keitel, lo sabes?" "Una película." "Sí, Primavera Mortal." Este era el nombre de una película húngara que se proyectaba en Budapest.

Aquí hay que dejar constancia de que, con nuestra ocupación de Bácska en enero de 1942, se cometieron varios lamentables excesos. La ciudad de Ujvidék (Novi Sad) en particular sufrió, cientos de personas inocentes fueron asesinadas y arrojadas al Danubio. Más tarde se estimó que el número de víctimas era de unas 1.300: judíos, serbios y algunos magiares. El comandante militar, General Feketehalmi-Czeidner (*), logró suprimir todas las noticias de este holocausto. Sin embargo, tan pronto como llegó el primer rumor a Hungría, se hicieron preguntas en el Parlamento y el Primer Ministro, Bárdossy, aceptó una investigación. Hasta el momento no había recibido información oficial. Había escuchado incluso menos que él al respecto. La primera investigación resultó infructuosa ya que tanto el investigador como el investigado hicieron todo lo posible para silenciar el asunto. Se culpó a los partisanos serbios sobre la base de que había sido necesario tomar "medidas ejemplares". La opinión pública se negó a aceptar esta explicación.

El siguiente Primer Ministro, Nicholas Kállay, instó enérgicamente a una nueva investigación por parte de las autoridades militares. En ese momento, estaba convencido de que los informes enviados por los militares eran, por decirlo suavemente, algo unilaterales. Instruí a Szombathelyi (**), el nuevo Jefe del Estado Mayor, sucesor de Werth, para que llevara a cabo una investigación e hiciera pleno uso de las sanciones prescritas por la ley. Como resultado de esta segunda investigación, cuatro de los imputados fueron condenados a muerte, veinte recibieron penas de prisión que iban de ocho a quince años. Las condenas a muerte no pudieron ejecutarse porque los alemanes secuestraron a los culpables y los sacaron del país. Estos hombres se unieron más tarde a las SS, y cuando el Partido de la Cruz Flechada tomó el poder en 1944, fueron colocados en altos cargos.

Nadie podía lamentar más profundamente los crímenes de Ujvidék que yo, que invariablemente había hecho todo lo posible por mantener intacto el nombre del ejército húngaro. Inmediatamente después de la guerra, durante los días de los juicios de Nuremberg, mi actitud fue reivindicada por los estadounidenses. Ellos, después de una investigación completa, se negaron a cumplir con la demanda de Tito de mi extradición como criminal de guerra por complicidad en las atrocidades de Ujvidék.

(*) General Feketehalmi-Czeidner (1890-1946, el nombre original era Zeidner) fue nombrado por Szombathelyi, luego que el Ministro del Interior, Keresztes-Fischer, informara a Horthy que la policía era impotente ante las crecientes acciones partisanas. Otros responsables de las atrocidades fueron el Coronel József Grassy, ​​el Coronel László Deák y el Coronel de Gendarmería Dr. Márton Zöldi (1912-1946). Fueron juzgados y ejecutados por los yugoslavos en 1946.

(**) El General Ferenc Szombathelyi (1887-1946) fue uno de los hombres más confiables de Horthy. Jugó un papel decisivo en los intentos de arreglar la rendición de Hungría a Occidente. Después de la guerra fue juzgado y recibió una sentencia relativamente leve de diez años de prisión. El "tribunal popular" tenía la intención de desestimar todos los cargos, pero se les informó que a "Gábor Péter" (jefe de la policía secreta moscovita) "no le gustaría". Poco después, el ministro de Justicia de Hungría, István Riesz, lo extraditó de manera ilegal a Yugoslavia. Como corresponde, el propio Riesz fue asesinado a golpes en la prisión de Vác por la policía secreta comunista en 1950. Después de un juicio espectáculo, Szombathelyi fue ejecutado en Ujvidék (Novi Sad) el 4 de noviembre de 1946.

Fuente: Memorias del Almirante Miklós Horthy. Capítulo 17.

Saludos. Raúl M 8).
Irse a pique, antes que arriar el pabellón. Alte G. Brown.

Responder

Volver a “Frente oriental”

TEST