pub01.jpg

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Jue Mar 03, 2011 2:52 am

Veamos qué hizo la división GD a lo largo de esta ofensiva. A no ser que se diga lo contrario la información ha sido extraida de (1), (2).

Tras los combates en el área de Kirovogrado la GD, a las afueras de la citada localidad, disfruta de una relativa calma durante el mes de febrero del 44. La división está bastante por debajo de su potencial, y aunque se encontraban en camino medidas para reforzar a la división dichas medidas tardarían algunos meses antes de que surtieran efecto, a partir de mayo.

Mientras se trata de mejorar la situación de la división con los medios “locales”. Los regimientos de infantería son reorganizados, en especial las compañías pesadas y de ametralladoras, las cuales forman una sola conjuntada. La situación de los blindados no es mucho mejor: a 10 de febrero se dispone de 2 Pz. III, 10 Pz. IV y 6 Pz. VI. Un mes de pausa permite la reparación de algunos vehículos, pero sigue siendo muy poco. Mientras el batallón Panther de la división está siendo reorganizado en Occidente se asigna a la división el I./Panzerregiment 26. Unidad de la 26 Panzer, la cual se encontraba en Italia. Sin embargo, aprovechando que el batallón ya ha sido formado en Francia, mientras está a la espera de ser embarcado para reunirse con su unidad original se decide su envío hacia el Frente Oriental, haciendo su debut en los combates de la bolsa de Korsum, como ya se ha comentado anteriormente. Todo esto es muy poco, y la GD sufre de graves carencias, como casi todas las divisiones alemanas en el Frente Oriental, por otra parte.

La relativa calma de la que disfruta la división empieza a desvanecerse a partir de marzo. El día 3 se atisban los primeros síntomas: los combates de baja intensidad aumentan, tanto en intensidad como en duración y tamaño. Sobre todo la inteligencia descubre la llegada de, dejando a un lado otros sectores, 5 divisiones de rifles nuevas en el frente de la GD más varias unidades blindadas. Los granaderos, en sus posiciones avanzadas, oyen sin parar el cada vez más numeroso y cercano sonido de blindados que provienen del, desde su punto de vista, lado equivocado. De noche se escucha el sonido del tráfico soviético, e incluso los gritos y latigazos de los jinetes soviéticos manejando a sus monturas panje.

El 7 de marzo la tensa espera alcanza su clímax. El destacamento de señales intercepta numerosas comunicaciones soviéticas, las cuales, sumadas a otros indicios, indican que en 24 horas se lanzará una ofensiva. La división se pone en estado de máxima alerta. En especial su regimiento blindado. El comandante del mismo, Oberst Büsing, está especialmente preocupado por el sector izquierdo de la división: el ocupado por el regimiento PanzerGrenadier. La carretera Kirovogrado-Rovnoye y el valle de Sugokleya son considerados puntos focales de ataque soviéticos. Por tanto, por iniciativa propia, ordena al escalón de combate de su regimiento que se sitúe en dichos sectores, listos para la acción.

Por fin, la ofensiva se lanza el 8 de marzo, a las 4:30. Una barrera de artillería de inusitada potencia y duración machaca todo el sector divisionario en una profundidad de 12 km. Nada escapa a la misma: desde los pozos de tirador avanzado hasta el cuartel general de la división reciben una fuerte dosis de artillería. Los infantes alemanes se preparan para el combate, la artillería lanza sus primeros obuses, los panzers encienden sus motores. Esperan la orden de su comandante para iniciar el combate.

Como el Oberst Büsing había previsto, los granaderos están pasando un mal rato. En especial los II. y III. batallones. El comandante panzer, junto a sus comandantes de sección y compañía, se reúne con el comandante panzergrenadier: Oberst Lorenz. Pero no es lo único que se reúne en el área. Avistados por los soviéticos, la artillería y los morteros comienzan a caer peligrosamente cerca. Al final ocurre lo inevitable: un grupo de granadas de mortero cae mortalmente cerca. Los hombres, por instinto, se tiran al barro, inevitable compañero de carretera durante estos días. Pero no todos caen de la misma manera. Unos, como el Leutnant Eppke, caen muertos. Otros, como el Oberst Büsing, lo hacen gravemente heridos. Con una fea herida en la frente, un panzer se lleva al herido en medio de una cascada de géiseres de barro que “explotan” de la tierra. Muere en Rovnoye este mismo día, a las 11:00, sin haber recobrado la consciencia. Mientras, los panzers del regimiento avanzan hacia las primeras líneas de combate del regimentó panzergrenadier de la división. Allí unen fuerzas, además de con los granaderos, con un grupo de cañones antiaéreos y el destacamento de cañones de asalto de la división.

La situación pronto se pone dramática para los alemanes. Las tropas soviéticas atacan todo el frente divisionario y las divisiones adyacentes, y lo hacen en especial en el área de separación entre el regimiento Panzergrenadier y el reg. PanzerFüsilier de la div. (III./Pz.Gr.Rgt. GD y II./Pz.Fü.Rgt. GD). Los límites entre unidades son siempre delicados, y esta no es una excepción. Las ametralladoras, morteros y cañones de todo tipo alemanes disparan sin cesar sobre sus oponentes. La resistencia alemana es encarnizada. Pero el ataque soviético es valiente, y sobre todo numeroso en infantes y abundante en armas de apoyo, en especial, por supuesto, de artillería.

No tardan en hacer presencia los elementos blindados soviéticos. Los cañones alemanes de todo tipo de armas, vehículos y calibres tienen nuevos objetivos. El estruendo de la batalla es ensordecedor y algunos granaderos, con los nervios al borde de la ruptura y luchando de manera aislada y casi desesperada en sus pozos de tirador no aguantan la presión y huyen del mismo.

Evidentemente el ataque soviético hace progresos. Las localidades de Antonovka y Veselye, primeros objetivos del ataque, caen con rapidez. La unidad que más sufre es el regimiento de artillería. En un cambio de posición, la misma se encuentra ocupada por unidades avanzadas soviéticas. Apoyados por sus blindados, los infantes soviéticos se lanzan al asalto de los cañones alemanes. Sus artilleros se defienden desesperadamente, con frecuencia en combate cuerpo a cuerpo. Pero el combate estaba decidido de antemano, y el regimiento pierde el grueso de sus cañones de una manera o de otra. El I. Abteilung sufre pérdidas particularmente graves.

Al atardecer la defensa alemana es un caos. Las tropas están dispersas, separados los hombres de sus líderes, a menudo muertos, e incluso de sus unidades. Un puñado de hombres dispersos se reúne en retaguardia y se conjunta sobre el terreno entre sí, tratando de hacerse fuerte en un punto determinado: tras un tramo de ferrocarril, protegidos por un barranco, en torno a un cañón Flak, un Stug o un panzer… los relatos difieren en los nombres de las pequeñas unidades y el arma pesada de la rama que fuera sobre la cual basaban su defensa durante minutos, con suerte horas, hasta que la presión soviética les obligaba a retroceder de nuevo. Nada ni nadie se salva del ataque alemán; además de los ejemplos citados de los panzers, infantes y artilleros, los hombres de los destacamentos de reconocimiento y sobre todo del de ingenieros sufren sangrientas pérdidas. Compañías enteras de infantería son diezmadas.

No es hasta la llegada de la oscuridad cuando el combate decae. Ambos bandos, agotados y desangrados, recuperan fuerzas durante la noche, que pasa relativamente tranquila. Unos y otros han sido tan obstinados y encarnizados en el ataque como en la defensa. Las pérdidas son muy altas por ambos bandos. Las soviéticas son espantosas. Pero en el lado alemán, dada su debilidad y su incapacidad para reponer bajas, se notan más, y la capacidad ofensiva soviética dista mucho de estar agotada. La mayor penetración ha sido de 5 km. Antonovka, Veselye, Kurlyugino y los puntos 200.9, 200.1 y 200.1 han sido tomados por los soviéticos.

Continuará. :arrow: :arrow: :arrow:

(1) The history of the Panzerkorps Großdeutschland vol. 2, Helmuth Spaeter, pág. 287-313
(2) Panzer soldiers for “God, Honor, Fatherland”: The history of Panzerregiment Großdeutschland”, Hans-Joachim Jung, pág 168-175.
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Jue Mar 10, 2011 2:52 am

9/4/44

A las primeras luces del alba se inicia el combate. Blindado tras blindado soviético surge de las depresiones del terreno, lanzándose hacia las posiciones de la GD. Los kampfgruppe del Mayor Gomille y el Capitán von Wietersheim más los cañones de asalto de la división tienen que contraatacar sin parar acá y allá. A pesar de la resistencia alemana, los soviéticos siguen realizando avances. Dymino y Chervonye caen con rapidez a pesar de la férrea defensa alemana, y se lucha por la posesión de Konstantinovka e Ivanovka. Cae Nikolayevka, más al norte. Incluso desde el puesto de mando de la división se podía ver a las puntas de lanza soviéticas. La presión sobre la división es constante, y únicamente breves contraataques proporcionan minutos de respiro.

La división dispone al iniciar el día de un total de 41 panzers de todo tipo, incluidos los Panther del I./Panzerregiment 26. La infantería está en un estado peor aún. Pero ya se han tomado las primeras medidas de carácter general para iniciar la retirada hacia el Bug. Las unidades tanto de combate como no de combate de la GD iniciarán la retirada al día siguiente.
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Mar Mar 15, 2011 12:49 am

Acabemos rápidamente con las acciones de la GD en Ucrania para pasar a Rumanía. Como resumen, citar que el 10 de marzo la lucha siguió siendo extremadamente fuerte y la defensa, como la lucha, de naturaleza móvil. 43 blindados son destruidos o inutilizados. En días sucesivos la división ocuparía diversas líneas de resistencia en retaguardia preconcebidas de antemano, eufemismo de “retirada general”. De momento mientras se mantiene la línea del frente. A mediados de mes la división es sacada de la línea de fuego. El 14 de marzo se ordena a todos los elementos de la división que se dirigan en ferrocarril hacia Pervomaisk. De momento más allá de esta ciudad nadie sabe el lugar de desembarque exacto. Mientras, la división es citada en el comunicado oficial de la Wehrmacht.

De aquí nos vamos a Rumanía. Lo veremos en siguientes post.

Un saludo.
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Jue Mar 17, 2011 3:07 am

La división GD se pasa la segunda quincena de marzo desplazándose hacia su nuevo área de actuación, el cual cambia de poco en poco. El cuartel general de la división alcanza Kishinev, ya en Rumanía, y desde allí recibe la orden de alcanzar Calarasi-Targ, a medio camino entre Kishinev y Jassy. Los elementos de combate son redirigidos hacia esta zona con la orden de ensamblarse en la misma y estar en disposición lo antes posible para poder contraatacar hacia el norte.

Pero el avance soviético lo amenaza todo. La 79 I.D. no puede detener al Ejército Rojo al norte de Cornesti-Targ, localidad por la que pasa el ferrocarril que debe usar el grueso del escalón de combate de la división. Por tanto, para evitar interferencias en el desplazamiento por ferrocarril, el II./Pz.Gr.Rgt. GD recibe la orden de retomar las posiciones de la 79 I.D. Atacando a las 14.00 del 1 de abril, el batallón retoma la línea principal de resistencia, destruyendo en el proceso 7 blindados. Poco a poco van llegando las primeras unidades: elementos de la artillería, los panzergrenadier y el reg. Blindado. Y justo a tiempo: el 2 y 3 de abril se retoman los intentos soviéticos de proseguir el avance. El objetivo de estos es claro: cortar la carretera Kishinev-Jassy, cortando con ello la ruta de suministro alemana. Pero los alemanes han tenido tiempo de que la 79 I.D. se haga fuerte en sus posiciones y que la GD entre parcialmente en línea. Los soviéticos ponen en liza algunos blindados, pero la lucha no alcanza el nivel de los días anteriores. Aun a pesar de todo los ataques son fuertes y requieren grandes esfuerzos para anularlos. A pesar de todo 4 de abril el ER toma Parliti y la colina 154.

Es hora de contraatacar. Lo veremos otro día.

Saludos a todos.
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Vie Mar 18, 2011 3:34 am

La caída de Parliti Sat y el terreno colindante complicaba y mucho la situación tanto local como global alemana en el área. Es imperativo contraatacar y retomar las posiciones perdidas, así como la citada localidad.

Para los amantes de los diarios de guerra, informes de combate y los combates individuales. Veamos qué pasó el 5/4/44 en el sector del II./Pz.Gr.Rgt. GD.

8.30
Tiempo: nublado, con buena visibilidad. Inicio del ataque a Parliti Sat. Las 2ª y 3ª compañías del I batallón y 6 cañones de asalto están bajo el mando del kampfgruppe von Heynitz (comandante del II Abteilung). Oscilando al norte, la 2ª y 3ª compañías, con la compañía del Leutnant Bader en el centro, atacan la localidad desde el noroeste. Mientras 2 tiger apantallan al norte y oeste en dirección Tochiresti.

Al mismo tiempo la compañía de Wechmann se sube en dos Tiger más y con ellos se prepara para atacar la colina 170.2 a unos 2 km. al suroeste de Parliti Sat. Sin embargo en mitad de los preparativos un Tiger, con una escuadra y la plana mayor de la compañía se avería; las otras dos escuadras y el restante Tiger alcanzan, ocupan y mantienen la colina.

El kampfgruppe von Heynitz (II. Abteilung) es inicialmente inmovilizado enfrente de la localidad de Parliti Sat por el fuerte fuego enemigo. El Hauptmann von Heynitz muere, el ayudante del comandante del batallón, Leutnant Geist es herido.

El Fahnenjunker-Oberfeldwebel Kalinowski tiene una muerte de héroe liderando a la 3ª compañía (de semiorugas); el Unteroffizier Piepenburg (6ª compañía) y 4 hombres también mueren. Un cañón de asalto (del teniente de la reserva Josef Hensinger) es alcanzado por un cañón anticarro y volado en pedazos.

9.30
La compañía de la izquierda penetra con éxito en Parliti Sat; los rusos se retiran al oeste. La localidad es limpiada de enemigos; sólo en la parte sur un grupo de soldados soviéticos es capaz de mantenerse.

12.00
El Hauptmann Meyer toma el mando del II. Abteilung. La unidad ocupa posiciones desde el límite noroeste de Parliti Sat hasta incluyendo el punto 170.2.

16.00
La agrupación restante enemiga en la parte sur de Parliti Sat es destruida; unos 200 soviéticos huyen a lo largo de la carretera hacia el sur y son barridos por las armas pesadas.


El nombre del Fahnenjunker-Oberfeldwebel Kalinowski aparece en la Lista de Honor del OKW:

El Fahnenjunker-Oberfeldwebel Kalinowski lideró su compañía, la cual avanzo hacia la acción sobre cañones de asalto, con gran coraje en la línea de ferrocarril Jassy-Kishinev. Forzado a desmontar debido a una barrera de fuego, y a pesar de una seria herida en una pierna, lideró a sus hombres a través de campo abierto y desprotegido contra blindados enemigos. Fue fatalmente alcanzado solo a unos cuantos metros del lugar oculto de un T-34


Más héroes. En esta ocasión es el turno del Oberleutnant Sturm, comandante de la 3ª batería del destacamento de cañones de asalto de la GD. A la cabeza de su unidad, la misma destruye numerosos blindados soviéticos, siendo pieza clave en la irrupción de la infantería en la fuertemente ocupada y defendida Parliti Sat. Propuesto para recibir la Cruz de Caballero, la solicitud es rápidamente aceptada.

El Ejército Rojo ha sufrido un duro golpe en este contraataque. Fuertemente debilitado en los días siguientes la GD consigue retomar algo de terreno mientras el ER realiza movimientos de retirada a gran escala (local) desde la localidad de Tochiresti. Las armas pesadas de la GD disparan a placer sobre gran cantidad de objetivos.

Por fin, es el día 9 de abril cuando el frente se encuentra oficialmente estabilizado en este sector. Von Manteuffel, comandante de la GD, aprovecha la ocasión para reorganizar su unidad. Algunas unidades son sacadas de primera línea, siendo enviadas a retaguardia para que las unidades puedan descansar y reacondicionarse con reemplazos. Algunos líderes también permutan. El más destacado de ellos, el comandante del batallón de semiorugas de la división (I./Pz.Gr.Rgt. GD), Mayor Remer. El destino tenía su nombre enmarcado en letras de oro para hacerse cargo del Großdeutschland Watch Bataillon en Berlín.

Para acabar, palabras del Comandante del 8. Armee, General der Infanterie Wöhler:

Wöhler escribió:En fuerte lucha defensiva en el área Cornesti Targul-Ungheni Targul durante el período 1-7 de abril de 1.944, el Gruppe Manteuffel previno una ruptura hacia el suroeste e infringió muy fuertes pérdidas en el enemigo. Se detruyeron: 89 blindados (18 a quemarropa), 6 de ellos por el Panzer-Aufklärungs-Abteilung Großdeutschland, y 10 cañones anticarro. Asimismo, el enemigo perdió un gran número de armas de infantería y 174 prisioneros.

Expreso mis gracias y reconocimiento a los mandos y bravas fuerzas terrestres (Panzer-Grenadier Division GD, 19. Infanteriedivision, 23. Panzerdivision), las cuales consiguieron este éxito a pesar de las grandes tensiones y las continuadas dificultades de suministro


Los combates de la GD no acabaron ni mucho menos. Poco después es enviada al área de Targul Frumos, localidad en poder soviético que es retomada por la GD. Pero como el autor de este post no ha querido exponer en profundidad estos sucesos, yo también lo dejo aquí.

Sin embargo de una élite nos vamos a otra. De una élite del Heer nos vamos a otra de las Waffen-SS. Veremos brevemente qué hizo la división Totenkopf en este período de tiempo.

Saludos a todos.
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Mié Mar 23, 2011 2:35 am

Como se ha comentado, turno para escribir sobre la división Totenkopf. A no ser que se indique lo contrario la siguiente información será extraída de (1).

La caída de Uman (10 de marzo) y la llegada de las unidades avanzadas soviéticas al río Bug al día siguiente provocó el empeoramiento de la crisis, ya de por sí grave. Existía el peligro real de que el Ejército Rojo, atacando en masa sobre un sector débilmente defendido por los alemanes, fuera capaz de de atravesar rápidamente el Bug y lanzarse sobre el Dniester, posicionándose con ello en el flanco y retaguardia del 8. Armee y, peor aún, la retaguardia del 6. Armee. Si las tropas soviéticas eran capaces de atrincherarse al oeste del Dniester, en la retaguardia de estos dos ejércitos alemanes mientras el grueso de los mismos se encuentra al este del citado río, la catástrofe, de proporciones mayores a la de las bolsas de Korsun y Kamenets-Podolsk, estaba asegurada. Téngase en cuenta que en las primeras fases de la ofensiva los alemanes pensaban más en el Dniester que en el Prut, más lejano.

Por tanto, a grandes males, grandes remedios. El 10 de marzo se ordena a la Totenkopf que abandone sus posiciones en torno a Nowo-Ukraina para que al día siguiente empezara a rodar, tanto por carretera como por ferrocarril, al área Balta-Kriwoj Osero. Para ello la división SS dispone de sólo 18 trenes. Los medios ferroviarios tenían mayor disponibilidad de uso en otros “sectores” estratégicos, como por ejemplo el transporte de judíos a los campos de concentración. Para esto siempre había en abundancia. Y para paliar dicha “escasez”, simplemente recordar el dato, anecdótico bajo mi punto de vista, del transporte aéreo de una unidad en concreto de la Totenkopf a su nuevo área de destino.

Lo poco que hay disponible de la 3 SS el 14 de marzo es reunido en un grupo de combate. Con la misión de formar una barrera de seguridad a orillas del Ssawranka entre Petschana-Tschetschelnik. La actividad enemiga se incrementa poco a poco hasta alcanzar su cénit el 17. Sin embargo todos los intentos de atravesar el río son rechazados o barridos tras contraataques por la Totenkopf. 4 blindados son destruidos en una lucha que involucra a elementos identificados de 5 div. de rifles y una brigada blindada. De esta manera la div. ha logrado ganar unos cuantos días de alivio para el resto de tropas alemanas en otros sectores.

Pero la situación empeora la noche del 17-18. Hay un hueco entre Olgopol y Demowka. Por él se meten los soviéticos, cruzando el Sswranka y avanzando hacia el suroeste de Olgopol. La 3 SS contrataca 2 veces, sin éxito. No sería hasta el tercer intento cuando, por fin, los alemanes consiguen hacer pasar a sus enemigos al otro lado del río.

Sin embargo todo esfuerzo es en vano. La situación en el minúsculo río, entre el Bug y el Dniester y en perpendicular a los mismos, es insostenible. Los alemanes defienden dicha línea con pocos efectivos, y sus rivales consiguen crear cabezas de puente en otros sectores. Lo máximo que pueden hacer es contenerlas. Si pueden.

Y ni siquiera eso. Al este de Petschana las tropas soviéticas consiguen una penetración sobre el citado río en Demowka. A pesar de enviar rápidamente unidades para contraatacar en este nuevo sector, la Totenkopf no puede evitar la ruptura del frente, que se ha producido en el sector de otra división. Como consecuencia, cae Ljubumirka, y con la localidad, el principal depósito de suministros del 8. Armee.

A pesar de todo la división demuestra ser una unidad de élite. Unidades, soldados y mandos se superan a sí mismos. Como por ejemplo en comandante del regimiento SS “Theodor Eicke”, Ullrich, el cual, por iniciativa propia, reúne sobre el terreno a una unidad creada de manera improvisada con soldados de reemplazo. Lanza un contraataque, y a la cabeza del mismo, detiene el avance enemigo. Al día siguiente el activo Ullrich lanza un ataque desde dos puntos distintos, y a la cabeza del mismo consigue hacer retroceder al enemigo. El 8. Armee tiene un día más de respiro. Durante varios días ruge la lucha en el sector del río Ssawranka. Cada penetración del Ejército Rojo es o bien sellada o bien contenida tras el correspondiente contraataque alemán a cargo de la 3 SS. Por sus acciones en este sector a Karl Ullrich le concederían las Hojas de Roble poco después.

Los cuarteles generales se deshacen en elogios hacia la div. Totenkopf:

El VII. Armeekorps escribió:Debido a la eliminación de la penetración enemiga en Petschana y la reducción de la penetración enemiga en Ljubomirka, el cuerpo consiguió obtener un sexto día de tiempo a través de la dura lucha de la 3. SS-Panzer-Division-Totenkopf


El LVII Panzerkorps escribió:Tres cuerpos de infantería enemiga con 12 divisiones de infantería se están enfrentando al Cuerpo, el cual consiste de una división blindada y los restos de una división de infantería. Mantener la posición del Ssawranka no puede ser garantizado con este radio de fuerzas, incluso con las operaciones de autosacrificio de la altamente probada y veterana 3. SS-Panzer-Division Totenkopf.


Y por último el 8. Armee, el 23 de marzo en el punto 8 de la orden del día:

El 8. Armee escribió:Bajo el portador de las Hojas de Roble Prieß, la 3. SS-Panzer-Division Totenkopf se ha probado una vez más a sí misma a través de un coraje ejemplar en la reciente lucha al norte de Balta
.

Continuará.

(1) Wie ein fels im meer, Karl Ullrich, pag. 289-292
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Vie Mar 25, 2011 3:52 am

24 de marzo del 44. El Ejército Rojo ataca en el sector de la 13. Panzerdivision. Consigue una penetración, acercándose peligrosamente a la ciudad de Balta. Allí se encuentra el batallón de reemplazo de la 13 Panzer, el cual, en combinación con el I./SS-Pz.Gr.Rgt. 5 “Thule” (Totenkopf), contraataca al día siguiente en dirección a Kosazkoje. Tras un breve avance dichas unidades tienen que retroceder hacia Balta con grandes pérdidas.

La situación es muy complicada para las tropas alemanas, y el propio Hitler sigue con atención el desarrollo de los acontecimientos desde la distancia, como lo muestra una petición directa del Führer al Grupo de Ejércitos A sobre el estado y desempeño de la 3 SS. El 28 de marzo su nuevo comandante, Schörner, responde:

Schörner escribió:Formaciones de reacción improvisadas, sin armas pesadas, que fueron empleadas al norte de Balta, bajo el mando de la 3. SS-Panzer-Division “Totenkopf”, fueron quebradas. La división continua luchando corajudamente.


Téngase en cuenta que desde la Operación Ciudadela hasta febrero del 44 el déficit de soldados de la división se situaba en unos 10.000, dejando a un lado armas, vehículos, blindados, etc. Y eso solo en lo que se refiere a soldados y armas; los uniformes en general se encuentran rotos, faltan botas y calcetines, etc. Sin embargo la división continua con su ingrata misión de defender el flanco del 8. Armee, permitiendo con ello una retirada más o menos ordenada del mismo hacia el oeste sin tener que luchar por asegurar, o incluso abrir, sus retaguardias. Y dicha misión es realizada de manera muy satisfactoria a pesar de las dificultades.

Por tanto el Comandante en Jefe del 8. Armee, Wöhler, una vez más se deshace en elogios hacia la misma división sobre la que von Manstein difama una y otra vez en sus memorias:

Wöhler escribió:A la 3. SS-Panzer-Division “Totenkopf”

El 8. Armee está orgulloso de haber sido capaz de contar con la 3. SS-Panzer-Division “Totenkopf”, tanto en la defensa como una inquebrantable roca en el mar (1), o en el ataque, como una espada de relampagueante venganza, entre sus principales divisiones. Lucharemos hasta que los rusos estén maduros para su propia derrota.


Por fin, la misión de defensa del flanco del 8. Armee ha finalizado con éxito. Siendo la retaguardia de dicho ejército cruza el Dniester el 30 de marzo en Burossary. Pero esto no supone, ni mucho menos, el final de la lucha. Nuevas batallas la esperan.

Mañana cuelgo mapas. Continuará.

Saludos a todos.

(1) Fels im meer en el original. De esta frase nació el nombre que Ullrich quiso darle a su libro.
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Mié Mar 30, 2011 11:33 pm

El 1 de abril la 3 SS es asignada al Gruppe von Knobelsdorff. El paso a través del Dniester, iniciado el mismo día, no se completa hasta el 3. Mientras la Totenkopf contacta con las 34, 282 y 106 I.D. del Heer. Junto a ellas defiende una parte del frente, en especial a ambos lados de la línea de ferrocarril Kriuljanny – Bjelzi rechazando numerosos contraataques soviéticos. Cuantos estos consiguen penetraciones diversos contraataques cierran las brechas, restablecen la línea defensiva original y hacer retroceder a las unidades enemigas.

4 de abril. Nuevo área de actuación: Kishinev. Es hora de que la división abandone completamente sus misiones defensivas y recupere totalmente las ofensivas, aunque se trate de contraataques locales. Sin embargo la división se mueve bajo una fuerte tormenta de nieve. El movimiento, ya de por sí complicado, se dificulta aún más ante la escasez de combustible no ya de la división sino de todo el 8. Armee.

El mando alemán esperaba una gran ofensiva en el sector. Los indicios de la misma se confirman el 8 de abril: el 4º Ejército Rumano no resiste la acometida soviética y retrocede. Las puntas de lanza del Ejército Rojo cortan a las 15.00 una línea de ferrocarril cerca de Harlau. En un país como Rumanía las comunicaciones por ferrocarril, ya de por sí importantes y estratégicas, adquieren una importancia especial.

La 3 SS es asignada al LVII. Panzer-Korps a las 24.00 del 9 de abril. La intención inicial del 8. Armee es la de usar dicho cuerpo (3 SS y 13. Panzerdivision) para lanzar un contraataque en el ala occidental del ejército. Sin embargo el mal tiempo y sobre todo la escasez de combustible, que obliga a buena parte de la 3 SS a permanecen inmóvil en torno a Kishinev impiden la realización de dicho plan. Además los rumanos se retiran sin grandes esfuerzos defensivos, eufemismo de “retirada sin lucha”, por no usar otro eufemismo: “despedida a la francesa”. Como se nota que esta última frase es de autoría inglesa.

Los planes alemanes de convertir el Dniester en la línea del frente, entre la desbandada rumana, la llegada e incluso paso al otro lado del río soviética y la debilidad alemana, son poco menos que un sueño.

Poco después la 3 SS es, por fin, avituallada con combustible, se concentra en el área de Roman y participa en una serie de ataques y contraataques a lo largo del frente del 8. Armee. Pero dichos combates superan la línea de tiempo de este tema, por tanto la narración de los mismos se detiene aquí.

Para acabar no me resisto a realizar un comentario sobre el fragmento de las memorias de von Manstein que ha escrito Grossman. Comentario basado en 3 puntos:

a) Manstein indica que los combates en Korsun le privaron del concurso de las divisiones contenidas en la bolsa, las cuales tuvieron que ser enviadas a retaguardia para ser reacondicionadas. Cierto. Sin embargo "olvida" que al menos una de las divisiones de infantería, y sobre todo la 5 SS a finales de marzo, sin haber terminado su período de readaptación, ya estaban en acción en primera línea de combate. La Wiking en un punto caliente del mismo: Kovel.

b) Von Manstein comenta que además de dos cuerpos de ejército de infantería anclados en Korsun, la liberación de dichas fuerzas atrajo hacia la bolsa a otros 2 cuerpos blindados con un buen ramillete de div. panzer. Cierto también, pero von Manstein parece "olvidar" de nuevo que dichos panzerkorps, si no los hubiera enviado a la bolsa de Korsun, los habría enviado a la mucha más peligrosa bolsa de Kamenets-Podolsk. En un punto o en otro se habría visto forzado a desplazar dichas divisiones, por tanto su teoría de que "obré de forma correcta" se cae por su propio peso. Además ya hemos visto que muchas de las div. panzer enviadas a Korsun fueron cercadas en Kamenets-Podolsk (Leibstandarte, 1 Panzer, 16 Panzer...) Curiosa cuanto menos la omisión de los combates de Kamenets-Podolsk y la inclusión de los de Korsun para "admitir" este "fracaso".

c) De todos los grandes comandantes alemanes que escribieron memorias el único que no tiene ni una sola palabra de alabanza hacia el Ejército Rojo es precisamente von Manstein. Incluso comandantes tan egocéntricos, soberbios y "perfectos" como Guderian o Balck tarde o temprano escriben alguna palabra o frase reconociendo la calidad del Ejército Rojo en algún momento puntual. Von Manstein en dicho fragmento no ha querido admitir que los soviéticos supieron manejarle a voluntad, obligándole primero a llevar divisiones blindadas hacia Korsun para que las unidades que iban a participar en las dos ofensivas siguientes lo tuvieran más fácil en las mismas.

En fin, von Masntein y su "teoría del empate" en estado puro. Von Manstein es incapaz de reconocer que un ataque de nivel táctico en Korsun conllevaba implícita otra decisión más operacional, de mayor calado: obligarle a mover los ya citados Panzerkorps de un lugar a otro. Para defender una cosa y tapar la otra se ve obligado a usar la vieja táctica del palo y la zanahoria: me meto un palo, haciéndose responsable de la decisión tomada sobre los dos Panzerkorps (y de paso alabar a unidades, soldados y mandos alemanes omitiendo con ello méritos soviéticos) y luego me como 8 zanahorias, indicando que si se hubieran quedado donde estaban habrían bloqueado la ofensiva. Eso estaría por ver, de la misma manera que estaría por ver si hubiera mandado los dos panzerkorps al sector de Kamenets-Podolsk de no haberse lanzado la ofensiva en Korsun. La realidad ha demostrado que al menos a uno de ellos lo cercaron en la bolsa de Hube. Pero este detalle tiene que omitirlo, pues se trataba de una operación casi paralela en el tiempo con esta otra.

P.D. Ya he comentado que iba a colgar mapas. Antes de que acabe la semana así será; los escáneres y mis ubicaciones en el espacio no nos llevamos muy bien. :(
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor jesus2 » Sab Abr 02, 2011 12:02 am

Como prometí, algunos mapas sobre estas operaciones... y alguna más.

Este primero muestra las posiciones de la 3 SS (y alguna unidad más) a día 1/4/44. Ese día la Totenkopf inició el paso del Dniester en la cercana Dubossary (en la parte inferior izquierda del mapa), movimiento retrógrado finalizado el día 3.
Imagen

Y este otro es de la GD en el área de Kirovogrado, al inicio de la ofensiva soviética en este sector.
Imagen
El primero, escaneado del libro de Karl Ulrich ya referenciado. Se trata de un mapa aparte que viene formando un conjunto de mapas (excelentes) sobre la división. El segundo, escaneado de "Panzer soldiers for “God, Honor, Fatherland”: The history of Panzerregiment Großdeutschland”, Hans-Joachim Jung".

Saludos al foro.
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

Avatar de Usuario
Grossman
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2152
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Re: Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor Grossman » Dom Abr 17, 2011 8:50 pm

T-34 del 3FU; en primer plano del modelo 76 y al fondo los nuevos T-34/85
Imagen
Fuente: TSOURAS PG “The Great Patriotic War. An Illustrated History of Total War: the Soviet Union and Germany, 1941-1945”. BCA (1992) p.139

10. Bereznegovataia-Snigirevka (6-18 marzo 1944)

Fue la parte que correspondió al 3FU, en el ala sur del frente oriental, de la “Ofensiva de primavera”, el “grossangriff” del ER contra el ala sur del Ostheer, y continuó con la Ofensiva de Odessa (26.3.44–14.4.44) hasta quedar sus fuerzas alienadas con las del 2FU.

Planificación, preparativos y fuerzas enfrentadas
A mediados de febrero el Stavka estableció como objetivos del 3FU la ruptura del frente alemán en el Ingulets y así dejar limpia definitivamente la orilla derecha del tramo sur del Dniéper, y liberar el área de Nikolayev. El 4FU, por su parte, tras ceder los ejércitos 5ECh y 28E al 3FU fue sustraído de esa parte del frente para preparase para el asalto a Crimea. El 28 de febrero el Stavka había ordenado al 3FU ganar antes del 2 de marzo una cabeza de puente sobre la orilla oeste del Ingulets para introducir en ella los ejércitos 6E y 5Ch y rodear al 6E alemán por el sur. Pero la rapidez del avance de los ejércitos 46E y 8EG sobre dicho río al sur de Krivoi Rog en la Ofensiva de Nikopol había dejado atrás al 6E y 5ECh por lo que Malinovski cambió el “schwerpunkt” de la ofensiva, que recayó en los sectores de los anteriores (46E y 8EG) a los que añadió un grupo mecanizado y de caballería bajo el mando de Pliev. Su misión sería penetrar las líneas del 6E por el centro para a continuación virar en dirección sur y cercar allí la mitad del ejército alemán. Los flancos del 3FU deberían mantenerse activos para clavar el máximo posible de fuerzas enemigas lejos de la dirección de ataque principal.

El agrupamiento tuvo que vencer la dificultad de moverse por el barro, sin embargo se consiguió con relativa rapidez.

Por parte alemana, a la carencia endémica de fuerzas, el 6E sumaba la dificultad añadida de tener encomendado un frente demasiado extenso, de unos 400Km y de forma curva, donde una retirada parcial hubiera permitido reducirlo y darle algo más de solidez, pero era negada por Hitler. En su intento de detener al 3FU el 6E alemán movió sus reservas a la misma línea de frente, pues no le quedaba otra opción al tener prohibido cualquier atisbo de retroceso. En la retaguardia del flanco sur se situó el 3r Ejército Rumano.

Las unidades soviéticas y alemanas al inicio de la ofensiva:

3FU (Malinovski)
    57E (Gagen)
    37E (Sharokhin)
    46E (Ryzhov, Glagolev)
    8EG (Chuikov)
    Grupo Pliev (4CMG+4CCbG) (Tanaschichin y Pliev rptv.)
    6E (Shlemin)
    5ECh (Tsvetaev)
    28E (Grechkin)
GE-A (Kleist)
    6E (Hollidt)
      57CPz (Kirchner)
        257DI
        62DI
        123DI
        46DI
        23DPz
      52C (Bünau)
        23DPz
      29C (Brandenberger)
        15DI
        24DPz
        16DPz
        3DG (Gebirg, montaña)
        97DJ (Jäger, cazadores)
      4C (Mieth)
        9DPz
        294DI
        302DI
      17C (Kreysing)
        258DI
        306DI
        17DI
        9DI
      44C (Angelis)
        335DI
        304DI
        79DI
        370DI
    3 Ejército Rumano (Dumitrescu)

Las fuerzas enfrentadas
Imagen

Comienzo de la ofensiva
6 de marzo, sector de la 16DPz (29C). El ataque logró abrir una brecha en una anchura de 6Km. Lento al inicio, ganó profundidad con la irrupción del Grupo Pliev cuya localización no había sido detectada por la inteligencia alemana, y al día siguiente se hallaba 40Km tras las lineas alemanas en dirección a Novy Bug.

El cuartel general del 6E en dicha localidad se apresuró a cargar todo su material en dos trenes de mando bajo una lluvia de fuego de morteros y ametralladoras. Uno fue alcanzado, perdiéndose una parte sustancial del equipo de comunicación. El 8 de marzo Novy Bug ya estaba en poder soviético. El Grupo Pliev tomó la dirección sur a lo largo de la línea del tren: las fuerzas de caballería al oeste y las mecanizadas al este, y el mismo día liberó Novo Poltava y al siguiente Bashtanka. La intención de Hollidt era retirarse hacia el este y establecer un frente más corto, pero Hitler le ordenó cerrar la brecha de nuevo y mantener las posiciones. Un encargo realmente difícil pues al ala norte del 3FU había penetrado el frente también en el sector del 57CPz. Hollidt retiró el flanco norte del 6E pero sin dar órdenes por escrito pues no tenía autorización del OKH.

El 8EG pasó por alto los intentos alemanes de cerrar la brecha y tomó dirección al estuario del Bug mientras el Grupo Pliev prosiguió hacia el sur. Tres cuerpos del 6E y el 3E rumano quedaron bajo amenaza de cerco por lo que Hitler finalmente el 9 de marzo autorizó una retirada desde el Dniéper hasta una línea que iba desde la desembocadura del Ingulets hasta Novy Bug. Pero a esas alturas el 8EG de Chuikov había rebasado ya el Ingul, el siguiente río al oeste, virando a continuación en dirección sur. El 10 de marzo se hallaba a tan solo 30 Km de Nikolayev.

Movimientos entre el 6 y 9 de marzo
Imagen

El cerco
Debido a su curso sinuoso, como se ve en el mapa, el Ingulets no proporcionaba las ventajas defensivas de un río normal. Todos los movimientos tuvieron lugar sobre un terreno enfangado que empeoró a partir del 14 de marzo tras arreciar las lluvias. Alemanes y soviéticos se abastecían de munición y combustible con lanzamientos desde el aire, lo que permitía compensar parcialmente la imposibilidad de recibirlos por tierra pero era costoso y muchos lanzamientos se perdían.

El Grupo Pliev alcanzó Yavkino el día 10, y el 12 Barmashovo y Snigirevka, estrechando la ruta de evacuación de las fuerzas alemanas que quedaban al este. Al alcanzar esta localidad fuerzas del ala sur del 3FU que se habían movido hacia el Ingulets desde el este, quedó cerrado el cerco sobre casi todo el flanco sur del 6E. Otras unidades soviéticas que habían cruzado el río algo más al norte, en Aleksandrovka, y al avanzar sobre en dirección oeste, comprimían la bolsa.

En cuanto a qué unidades quedaron atrapadas dentro la información que hay es dispar; parece que los cuarteles generales de los cuerpos 29C, 4C y 44C, y posiblemente del 17C. De las divisiones (aunque muchas de ellas reducidas a meras Kampfgruppen): la 9DPz, 97DJäger, 302DI, 3DGebirg, 294DI, 258DI, 306DI, 9DI y 335DI.

Posiciones aproximadas el 12 de marzo
Imagen

Malinovski envió al 8EG con fuerzas de caballería en dirección sur, Nikolayev, y al 46E en dirección oeste hacia el Bug. La decisión de desviar esas fuerzas de infantería impidió quedar impermeabilizado el cerco por lo que los días siguientes, sobre un suelo impracticable y bajo una fuerte presión enemiga, las unidades encerradas lograron atravesarlo y, dirigiéndose hacia sur y oeste, moviéndose sobre todo por las noches, alcanzar el Ingul. El día 14 la mayor parte había pasado al otro lado a lo largo de un amplio tramo. El día antes los soviéticos habían liberado Kherson, con lo que definitivamente y por fin controlaban ambas orillas del Dniéper a lo largo de todo su cauce.

SU-152 del 3FU
Imagen
Fuente: TSOURAS PG “The Great Patriotic War. An Illustrated History of Total War: the Soviet Union and Germany, 1941-1945”. BCA (1992) p.139

El Bug
Sector norte. La retirada del 6E entre el Ingulets y el Bug fue tortuosa por estar el territorio surcado de numerosos barrancos, de 10-30 metros de profundidad, muchos inundados, lo que obligaba a las tropas en retirada a efectuar largos rodeos y que en muchos casos atrapó en su fondo vehículos y equipo, que se perdieron en gran número. Los días 11 y 12 de marzo el 6E trató infructuosamente un ataque concéntrico para separar la vanguardia del 3FU en Novy Bug. La pinza norte no progresó, la sur inicialmente sí, hasta que fue parada en seco por la llegada del 33CT, tras lo que no quedó otra opción al 6E que resguardarse lo antes posible tras el Bug.

Las divisiones de tanques 23DPz y 24DPz retrocedieron hacia el oeste. La 23DPz mantuvo un tiempo una cabeza de puente sobre el río Gromokleya en Olgopol hasta que ambas formaciones acorazadas hubieron pasado. El 12 de marzo Olgopol cayó en manos soviéticas pero fue temporalmente recuperada, facilitando la evacuación de las unidades que aún se hallaba al este. A partir de allí hasta Yelanets, la retirada alemana fue un calvario: empapados por la incesante lluvia y sujetos al suelo por el pegajoso fango, sufrían los embates de un enemigo al que también perjudicaba el terreno, pero en grado menor.

Sector sur. El 4C trató de levantar una posición defensiva en el área Konstantinovka-Peski bajo fuego artillero y tormenta. Pero la noche del 16 al 17 de marzo un fuerte ataque mecanizado y de caballería penetró las líneas alemanas en Peski.

El 17 de marzo el 8EG alcanzó el Bug en la desembocadura del Gniloi-Yelanets amenazando la cabeza de puente alemana al este de Voznosenks, al norte. Las fuerzas alemanas de las inmediaciones que se hallaban sobre la orilla izquierda cruzaron el río la noche del 17 al 18 de marzo, sosteniendo la posición hasta que hubieran evacuado todas las tropas que se hallaban aún al otro lado. La defendían las divisiones 258DI, 384DI mientras que las 23DPz y 24DPz lo hacían en los tramos adyacentes.

Operaciones de la fase final de la ofensiva
Imagen

A partir del 12 de marzo aumentaron los problemas de suministrto de las vanguardias del 3FU debido a lo estiradas que estaban sus líneas y el mal estado del terreno. Ello facilitó que las atravesaran las fuerzas alemanas que todavía se hallaban al este, y le impidió liberar Nikolayev y su estuario.

Discusión
Varios autores apuntan que el 3FU perdió una buena oportunidad de eliminar el contingente enemigo cercado al dividir sus fuerzas cuando dirigió una parte hacia el oeste, y lo valoran como un posible error. De hecho la orden del Stavka era atrapar el flanco sur del 6E alemán por lo que que este escapara supone en parte un fracaso en el resultado final.

Habría que sopesar sin embargo una posibilidad que los autores no discuten; esta sería que la prioridad dada a la rapidez del avance estuviera justificada por la inminente (8 de abril) ofensiva del ER en Crimea, donde la conquista de la cercana Odessa privaría al 17º Ejército alemán estacionado en la península de su principal punto de abastecimiento y evacuación.

* * *
Un saludo

Fuentes:
■ GLANTZ DM “Soviet Military Deception in the Second World War”. Frank Cass (1989) p.341-4
■ HINZE R “Rückzugskämpfe in der Ukraine 1943/44”. Verlag Dr. Rolf Hinze (1991) p.264-85
■ SCHÖNHERR K “IV. Der Rückzug der Heeresgruppe A über die Krime bis Rümanien” en “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.8. Die Ostfront 1943/44”. Deutsche Verlags-Anstalt (2007) p.478-80x
■ ZIEMKE EF “Stalingrad to Berlin. The German Defeat in the East”. University Press of the Pacific (orig.1983–reimp.2003) p.277-83
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Grossman
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2152
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Re: Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor Grossman » Jue Jun 09, 2011 2:13 pm

Testimonio: Vasili Grossman con el 3r Frente Ucraniano en las ofensivas de Nikopol-Krivoi Rog y Bereznegovataia-Snigirevka

Tenemos ahora a Grossman –el de verdad, claro :wink: - con el 3r Frente Ucraniano en estas dos ofensivas. Algo de propaganda, mucho barro y el merecido reconocimiento al arma de ingenieros.

El sol se alzó sobre las vastas tierras del sur de Ucrania y expulsó del cielo, con ayuda del viento tibio, unos negros nubarrones; la tierra húmeda comenzó a secarse, a perder los miles y millones de toneladas de agua que había absorbido durante las largas jornadas de noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo. Hace muchos años que esta tierra llana, azotada por vientos fríos y secos, no había conocido tanta agua caída del cielo. Dicen que el invierno de 1929 también fue de perros. Sin embargo, los habitantes del lugar ni lo comparan con el invierno actual.

Esta tierra húmeda y pegajosa cual gelatina se extendía a lo largo y ancho de decenas y centenares de miles de kilómetros, sin helarse, sin endurecerse. En este amasijo se hundían las ruedas de los cañones, las orugas de los tractores, los cascos de los caballos y las pezuñas de los bueyes; en ese amasijo pegajoso se hundían con sordo chapoteo las botas y los borceguíes de los infantes. También los aviones U-2 que pasaban lentamente, volando a poca altura entre la niebla gris, parecían hundirse en esta tierra, atraídos por su peso terrible.

Hoy día, al pasar volando sobre el Dniéper, el Ingulets y el Ingul, sobre el laberinto de riachuelos y arroyos, sobre el Bug y los limanes, se ven en la tierra medio seca surcos profundos: huellas de ruedas y orugas. Los caminos de la ofensiva, como ríos, se desbordaron de las carreteras y los caminos. El cuerpo vivo y sudoroso del nuestro ejército en ofensiva no cabía en el lecho de estos caminos y tuvo que extenderse por todo lo ancho de la vasta estepa.

El sol calienta cada vez con mayor fuerza y detrás de los camiones flotan ya ligeras nubecillas de polvo. Un capitán de tez morena, con los faldones del capote cubiertos de escamas secas de tierra rojiza, pardusca y gris, aspira este polvo con placer, sonríe y dice:

“¡Oh, qué fuerza más terrible posee este mar de lodo! ¡Qué bien huele hoy el polvo”

Hace unos días reinaba en esta estepa el aullido agudo y penetrante de las camionetas y los camiones IAZ, de los tractores, de los Dodge y los Studebacker. Aullaban en su anhelo furioso de librarse de los millones de patitas pegajosas del limo para no quedar a la zaga de la infantería. Sus ruedas patinaban rabiosas e impotentes, despidiendo pellas de lodo, sin poder avanzar por los carriles pegajosos. Y millares de hombres fuertes, enjutos y sudorosos, con los dientes apretados, arrastraban los enormes servicios de retaguardia de los ejércitos en ofensiva; los arrastraban de día y de noche, bajo la lluvia incesante y la nieve húmeda que se derretía. Los arrastraban poniendo en tensión sus músculos, los arrastraban a fuerza de voluntad, de carácter férreo, de ansia de victoria, a fuerza de torturante sed de venganza, de paciencia.

Actualmente, todos los que han participado en esta labor grandiosa y dura de la ofensiva sin par, tanto el general como el soldado, se sienten inclinados a mirar atrás, a medir este camino colosal para comprender bien qué ocurrió, qué se hizo evidente para todo el mundo en el transcurso de los meses del cruentísimo duelo entre el Ejército Rojo y las tropas fascistas, duelo que tuvo lugar en los campos y vastas estepas de Ucrania.

Nadie admitía la posibilidad de una ofensiva sin caminos para el movimiento de las tropas en un invierno de deshielo sin precedentes, en una primavera en la que decenas de ríos y centenares de riachuelos se habían desbordado, en medio de frías nieblas, lluvias y nieve derretida; por la viscosa arcilla, la húmeda tierra negra, el fango de los limanes cubiertos de cañaverales; a través de las aguas crecidas que corrían hacia el cercano mar.

Sin embargo, esta ofensiva se hizo realidad.

El 30 de enero de 1944, los destacamentos de exploración –un batallón de cada división- comenzaron a tantear la defensa alemana en la plaza de armas de los fascistas en Níkopol. Hacía frío. Los pies de los combatientes no se hundían en el lodo; un hielo fino crujía bajo las botas y la firmeza del suelo llenaba de alegría a la gente. Resonaban las ráfagas de ametralladora y los cañonazos.

La defensa alemana en el Dniéper había sido construida a conciencia y con habilidad. Tenía trincheras de perfil completo, toda la red de zanjas de comunicación y blindajes de gran espesor, que servían de refugio y para calentarse. Delante de la línea de defensa los alemanes tendieron una red de alambradas y de campos de minas.

El tiempo se puso insoportable. Día y noche caía una nieve húmeda. Durante muchas horas lloviznaba tediosamente, y luego volvía a caer nieve, que se derretía apenas tocaba el suelo. La niebla se cernía sobre la estepa, las nubes, bajas, parecían rozar la tierra. Daba la impresión de que eran tan oscuras y frías como los valles, cerros y campos saturados de humedad sobre los que se deslizaban. Con frecuencia no se veía más allá de cien o ciento cincuenta metros. Se paralizó el movimiento de toda clase de transporte. Ni las orugas de los tanques y transportadores ni las ruedas con cadenas de los enormes camiones de seis ruedas podían vencer aquel cenagal monstruoso. El combustible destinado a cubrir doscientos kilómetros se gastaba en uno solo. La ruedas de las piezas de artillería pesada se hundían en el lodo y los combatientes las sacaban a fuerza de músculos, pero a los pocos pasos volvían a hundirse.

El enemigo derrotado cifraba sus esperanzas en aquel cenagal infranqueable. Molva, el periodicucho editado en Odessa, predecía la suspensión completa de nuestra ofensiva. Los elementos, desencadenados, parecían dispuestos a impedirnos recolectar la cosecha de nuestro éxito.

Cuando le pregunté al general coronel Chuikov si el enemigo había logrado huir en algunos de los sectores, éste, sonriendo, me contestó: “El enemigo no pudo huir: fue aniquilado”.

Los infantes marchaban llevando módulo y medio de cartuchos, marchaban con sus capotes empapados en agua, tan pesados como el plomo. Cuando las crueles ráfagas del viento del norte embestían a los soldados, los capotes se helaban, se ponían rígidos cual si fuesen de chapa de hierro, y no defendían del crudo frío. El lodo se pegaba a las botas, que pesaban un pud cada una. A veces, los hombres no podían recorrer más de un kilómetro a la hora, tan difícil se les hacía el camino. En decenas de kilómetros a la redonda no había ni un lugar seco donde descansar un rato, y para colocarse bien los peales tenían que sentarse en el lodo. Los servidores de los morteros marchaban al lado de los tiradores, y cada uno de ellos llevaba media docena de granadas colgadas de unas cuerdecillas.

A los artilleros les parecía que el error más grave cometido en todo el mundo era llamar cañón ligero a la pieza regimental. ¡Qué pesado era el cañón ligero! A veces tenían que entablar combate en sectores donde ni los caballos ni los bueyes podían pasar con los ligeros carros aldeanos cargados de municiones. Hubo casos en los que decenas de combatientes que formaban una cadena humana se pasaban los proyectiles de mano en mano hasta los emplazamientos de artillería. Arrastrar los cañones era tan difícil que el fuego más encarnizado parecía a los artilleros un reposo placentero.

Los Estados Mayores, que iban en Willys, eran remolcados en caravanas por tanques pesados y tractores. Hubo días en que los generales cubrían decenas de kilómetros a pie. En una ocasión en que su coche se hundió en el lodo y no pudo continuar el viaje, el jefe del cuerpo, Glazunov, mandó a los radistas que le acompañaban que cargasen con la radio, se arremangó los faldones del copote como los soldados y prosiguió el avance a pie, al tiempo que dirigía por radio el combate que sostenían las divisiones a su mando.

Los aviones U-2 prestaron un gran servicio a las tropas en ofensiva, pues no se limitaron a transportar a los oficiales del Estado Mayor y a llevar órdenes e informes urgentes; también abastecían de cartuchos a la infantería, y de obuses y granadas a la artillería y los morteros. Es difícil comprender cómo podían estos laboriosos y modestos peones de nuestra aviación despegar de la tierra pegajosa de los campos de aterrizaje improvisados. Pero la victoria y la ofensiva lo exigían y los U-2 levantaban el vuelo a despecho de todas las leyes de la mecánica y de toda la experiencia acumulada.

Las tropas del frente llevaban la ofensiva a regiones cercanas al mar, donde los ríos, en su curso bajo, se desbordan impetuosos y existen enormes marismas.

¿Quién relatará a las generaciones venideras las hazañas de las tropas de ingeniería de este frente, de los pontoneros, de los zapadores, quién glorificará la labor sagrada de los magníficos talentos populares, de los santos mártires que, con una canción en los labios, hundidos hasta la cintura en el lodo helado o hasta el cuello en el agua fría, construían zapeados a golpe de maza?

¿Quién recordará los centenares de vados, de pasarelas de asalto, de travesías organizadas a base de pontones, balsas, lanchas y puentes por los que pasaron los tanques y la artillería pesada del cuerpo?

Todo esto se construía con una rapidez fantástica, se construía a pesar de que los materiales del ejército para estos casos habían quedado muy atrás … Para la construcción de puentes y pasos se aprovechaba todo material flotante: vallas, portones, puertas, lanchas viejas, postes, bidones de gasolina abandonados por los alemanes, hielo y los enromes toneles de vino que los zapadores llamaban “toneles alegres”. Nadie creía en la posibilidad de tender un puente a través del Dniéper cuando faltaban o escaseaban los medios de paso del ejército, que habían quedado atascados en el mar de lodo. Pero los pontoneros creían en el coronel, y Tkachenko, a su vez, tenía fe en sus hijos de Stalingrado. Y tendieron un puente de ochocientos noventa y siete metros de largo en treinta y ocho horas, y la artillería cruzó el río por él.

GROSSMAN V “Años de guerra (1941.1945)” Galaxia Gutenberg (2009) p.447-60
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Grossman
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2152
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor Grossman » Jue Jul 21, 2011 11:11 pm

11. Odessa (26 marzo – 14 abril 1944)

Fue la última ofensiva de esta campaña y continuación, 8 días después, de la de Bereznegovataia-Snigirevka con los mismos protagonistas. Tuvo lugar en Transnitria, el territorio entre el Dniéster y el Bug Sur, que desde Barbarroja había estado bajo administración rumana; a principios de 1944, en vista de la dificultad en resistir el empuje del Ejército Rojo, se hizo cargo de la zona el GEA.

El 19 de marzo Manstein y Kleist habían pedido a Hitler en un encuentro en Salzberg ceder terreno para reducir y consolidar mejor el frente, pero este, como era habitual, se había opuesto y, por contra, ordenado al GEA defender la línea del Bug. En el otro bando, el 11 de marzo, a mitad de la Ofensiva de Bereznegovataia-Snigirevka, el Stavka había impartido a Malinovski las órdenes para después: impedir a los alemanes establecerse en la orilla derecha del Bug, acelerar su persecución, cortar su ruta de evacuación, ganar cabezas de puente en la línea Konstantinovka-Voznesenk-Novaya Odessa-Tirasipol, y alcanzar el Prut y el tramo bajo del Danubio en la frontera con Rumania.

A partir de la segunda mitad de marzo, a la vez que intentaba levantar una línea defensiva en el Bug, el GEA debía prestar atención a su flanco norte, donde el retroceso del 8E ante el 2FU dibujaba un profundo escalón en la línea de frente. Tras pasar el Bug en Gayvoron, el 2FU se dirigió hacia el Dniéster a la altura de Yampol, y a su izquierda hizo lo propio el flanco derecho del 3FU. Si el 8E cedía más terreno el 6E estaría bajo la amenaza de ver potentes efectivos enemigos a su espalda. Se ordenó, pues, al 8E sostener la línea Orgeev-Pruth en Sculeni, 20 km al norte de Yassi y al 4E rumano retrasar el máximo tiempo posible el avance soviético en el Prut.

El frente al principio de la ofensiva
Imagen

Al sur y a orillas del Bug casi en su desembocadura, tras varios días de aguantar la acometida enemiga, las fuerzas alemanas y rumanas en Nikolayev cedieron, y las 6 divisiones que habían sostenido la posición la evacuaron por un puente de pontones construido por los austríacos en la Primera Guerra Mundial. El 28 de marzo la ciudad quedó liberada.

Al norte, tras reagruparse en el sector de Novaya Odessa, los ejércitos 8EG y 46E prepararon un nuevo golpe contra el centro del 6E alemán en dirección Tiraspol para tratar de partirlo en dos. Mientras, el flanco izquierdo del 3FU se dirigiría hacia Odessa. La defensa del Bug por el 6E comenzó a resquebrajarse en Novaya-Odessa cuando el 8EG ganó una cabeza de puente en la orilla derecha. A donde los días siguientes el 3FU trasladó numerosos efectivos para explotar la ruptura. La defensa de la zona se resintió todavía más cuando el OKH ordenó al 6E alargar el frente hasta Pervomaysk y desplazar tropas al sector de Balta.

Con este panorama Hollidt escribió en el diario de guerra: “en consideración a la situación del 8º Ejército no queda más remedio que retirarse rápidamente del Bug … si no recibimos para ello la orden de arriba tendremos que hacerlo por propia iniciativa”. Así fue: el 25 de marzo el Cuartel General del GEA ordenó al 6E y 3E rumano comenzar los preparativos para una retirada a la posición de la cabeza de puente de Tiligul-Liman-Dniester en Dubosarry. Ese mismo día la pérdida de Balta supuso para los alemanes un escalón más del nivel de amenaza.

Separado físicamente del resto del GES, no tenía sentido que el 8E continuara dependiendo de él, pero al no tomar tampoco aquí el OKH ninguna decisión, Kleist decidió actuar por su cuenta y de acuerdo con Wöhler subordinó ese ejército a su grupo. Después informó al OKH de su resolución así como de la de retirarse del Bug hasta el Dniéster. Zeitzler consintió en lo de la integración del 8E en el GEA pero le dijo que para lo de la retirada hablara directamente con Hitler. Este sorprendió con su beneplácito para la retirada -podían hacerlo hasta la posición de la cabeza de puente de Tiraspol- pero exigía de forma tajante la conservación de Crimea.

La incorporación al día siguiente del 3E rumano supuso para el GEA un pequeño respiro. El 28 de marzo comenzó el repliegue del 6E hasta el Dniéster, que debía estar concluido el 5 de abril.

Reorganización. Los ejércitos del ala izquierda del GEA, el 8E alemán y el 4E rumano conformaron la Armeegruppe Wöhler, dirigidos por el Cuartel General del 8E. Y la Armeegruppe Wöhler, a su vez, quedaba bajo el mando del 3E rumano (Dumitrescu) y se denominó Armeeabteilung Dumitrescu. Al hallarse el 3E rumano en el extremo derecho del GEA y en medio el 6E, se ve que este pintoresco cuadro organizativo respondía más a criterios políticos que a los de eficiencia del comando militar.

Como se ha explicado en un post anterior, el 30 de marzo fueron relevados Kleist y Manstein por Schörner (GEA/Heeresgruppe Südukraine) y Model (GES/Heeresgruppe Nordukraine). El 1 de abril Hitler promulgó la Orden Operativa nº 7 sobre la conducción de las operaciones en el flanco sur de la Ostfront donde las directrices para el GEA eran las mismas: mantener la línea del Dniéster y al norte a partir de Kishinev-Yassi entre Dniéster y los Cárpatos, y aguantar Crimea. El 5 de abril el GEA pasó a denominarse Heeresgruppe Südukraine (HSU) sin otros cambios organizativos.

El 2 de abril la aparición súbita de una tormenta de hielo proveniente de los Cárpatos provocó un descenso de la temperatura por debajo de 0º y el hielo dañó seriamente las líneas de suministro eléctrico y de comunciación, y bloqueó piezas de artillería y ametralladoras. La expectativa alemana de que tras la retirada hasta la cabeza de puente de Tiligul-Liman-Dniéster el frente se estabilizara durante un tiempo se vino abajo ese día con la ofensiva del 46E. El clima perjudicaba más a los atacantes pero no los detuvo y al día siguiente, en medio de la tormenta, un ataque soviético con caballería y tanques rompió la línea alemana (del 29C) en Razdelnaya. Después la fuerza atacante viró en dirección sur, partiendo la cabeza de puente alemana en dos. Schörner ordenó al 6E cortar la penetración enemiga y recomponer el frente pero el contraataque no logró imponerse.

Tres días después la vanguardia soviética se hallaba al oeste de Odessa y se apoderó -y cortó, por supuesto- el suministro de agua de esa ciudad en Belyaevka. Viendo Odessa perdida, el 6E comenzó una precipitada retirada en dirección al Dniéster y Hitler no tuvo más remedio que transigir. Los puentes no daban abasto y a pesar de haber construido otros 5; desde hacía varias semanas, columnas kilométricas de vehículos, personas y ganado esperaban el momento de poder cruzar el río. Numerosos trenes entraban en Odessa pero muy pocos podían continuar en dirección oeste. Los diarios de guerra registraron escenas que recordaban las de Stalingrado: no había suficiente cantidad de ropa de abrigo ni -con una ración diaria de 200g de pan- de comida. De todas formas la retirada de las tropas alemanas y rumanas se vió beneficiada por el mal tiempo.

Operaciones hasta el 8 de abril
Imagen

El 9 de abril los ejércitos 8EG, 5ECh y 6E atacaron Odessa y la liberaron al día siguiente. Poco después, el 14 de abril, el último contingente alemán cruzó el Dniéster. Tras haber liberado los principales puertos del Mar Negro, Nikolayev, Odessa y Ochakov, el 3FU desplegó sus fuerzas a lo largo del Dniéster para futuras operaciones hacia Moldavia (Besarabia) y Rumania, y se alineó con el flanco sur del 2FU en el área Dubosarry-Grigoriopol.

La velocidad que el 3FU imprimió a la ofensiva tuvo su premio: aunque el 6E logró levantar una línea de frente en el Dniéster entre Dubossary y el mar, aquél ganó una serie de cabezas de puente al otro lado, una de ellas extensa al sur de Tiraspol, no muy lejos de otra también considerable que el 2FU había ganado al sur de Grigoriopol.

Posición del frente el 14 de abril
Imagen

* * *
Aquí finaliza, paciente lector, la exposición de las ofensivas de esta campaña. Seguirá un post con información recopilatoria y estadística y algunas conclusiones. Dejo a continuación unas imágenes de esta ofensiva.

Un saludo cordial

"Restos de una columna alemana en Odessa; posiblemente la alcanzó un ataque aéreo"
Imagen
Fuente: http://incredibleimages4u.blogspot.com/ ... d-war.html

Tropas soviéticas en los aledaños de Odessa el 9.4.1944
Imagen
Fuente: http://incredibleimages4u.blogspot.com/ ... d-war.html

Fuentes:
■ ERICKSON J “The Road to Berlin” Cassell (1983) p.185
■ SCHÖNHERR K “IV. Der Rückzug der Heeresgruppe A über die Krime bis Rümanien” en ■ “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.8. Die Ostfront 1943/44”. Deutsche Verlags-Anstalt (2007) p.480-6
■ ZIEMKE EF “Stalingrad to Berlin. The German Defeat in the East” University Press of the Pacific (1984) p.289-90
■ mapas: http://russo-germanwar.at.webry.info/20 ... cle_1.html
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Grossman
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2152
Registrado: Lun Ene 28, 2008 10:46 pm
Ubicación: Valencia

Re: Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor Grossman » Mié Sep 07, 2011 10:02 pm

12. Resumen y comentario final

Línea temporal

24.12.43 - comienza Zhitomir-Berdichev y la campaña Dniéper-Cárpatos
31.12.43 - Zhitomir (el 1FU libera la ciudad)
5.1.44 - comienza Kirovograd
5.1.44 - Berdichev (1FU)
5.1.44 - Belaya Tserkov (1FU)
8.1.44 - Kirovograd (2FU)
[14.1.44 - comienza la Ofensiva de Leningrado-Novogorod]
24.1.44 - comienza Korsun-Shevchenkovsky (Cherkassy)
27.1.44 - comienza Rovno-Lutsk
28.1.44 - 1FU y 2FU cierran la bolsa de Korsun (Cherkassy)
29.1.44 - Chernovits (1FU)
30.1.44 - comienza Nikopol-Krivoi Rog
2.2.44 - Rovno y Lutsk (1FU)
7.2.44 - Nikopol (3FU) y orilla izquierda del Dniéper liberada definitivamente de alemanes
13.2.44 - Korsun (2FU)
17.2.44 - fuerzas alemanas escapan del cerco de Korsun
21.2.44 - Krivoy Rog (3FU)
[3.3.44 - comienza la Ofensiva de Vitebsk]
25.2.44 - Vatutin herido de gravedad en atentado, Zhukov toma el mando del 1FU
4.3.44 - comienza Proskurov-Chernovits (Kamenets-Podolsk) a la vez que la segunda fase de la campaña Dniéper-Cárpatos
5.3.44 - comienza Uman-Botoshany
6.3.44 - comienza Bereznegovataia-Snigirevka
8.3.44 - “Führerbefehl” nº 11 sobre las Plazas Fuertes
9.3.44 - Novy Bug (3FU)
10.3.44 - Uman (2FU)
11.3.44 - 2FU alcanza Bug Sur
13.3.44 - Kherson (3FU) y orilla derecha del Dniéper liberada definitivamente de alemanes
15.3.44 - 2FU corta la línea férrea Lvov-Odessa
17.3.44 - 2FU alcanza el Dniéster
17.3.44 - Mogilev-Podolsk (2FU)
17.3.44 - Yampol (2FU)
18.3.44 - 3FU alcanza el Bug pero el GEA mantiene una cabeza de puente en Nikolayev
25.3.44 - 2FU alcanza el Prut
26.3.44 - comienza Odessa
27.3.44 - 1FU y 2FU cierran la bolsa sobre el 1EPz
28.3.44 - 2FU cruza el Prut y entra en Rumania
28.3.44 - Nikolayev (3FU)
30.3.44 - Manstein (GES) y Kleist (GEA) relevados y sustituidos por Model y Schörner
[8.4.44 - comienza la liberación de Crimea, 4FU]
2.4.44 - el Grupo de Ejércitos Sur pasa a llamarse Grupo de Ejércitos Ucrania Norte (Model) y el Grupo de Ejércitos A es ahora el Grupo de Ejércitos Ucrania Sur (Schörner)
[8.4.44 - comienza Primera Batalla de Tirgu Frumos]
10.4.44 - Odessa (3FU)
10.4.44 - 1EPz escapa del cerco
15.4.44 - cae la “plaza fuerte” Ternopol (1FU)
15.4.44 - muere de las heridas sufridas en el atentado Vatutin
17.4.44 - final oficial de las dos últimas ofensivas (Uman-Botoshany y Proskurov-Chernovits)


La campaña en números

La Ofensiva Dniéper-Cárpatos (o de Ucrania Occidental o de la Orilla Derecha de Ucrania) duró 115 días. En este tiempo el frente, con una anchura de 1.300-1.400km ganó una profundidad entre 250 y 450km, con un promedio diario 2-4km.

Bajas y pérdidas soviéticas
Con un número inicial de 2.406.100 soldados al inicio, el ER perdió 270.198 de forma irrecuperable y cursaron baja 839.330 por heridas o enfermedad (1.109.528 bajas totales y 9.565 de promedio diario).

Las pérdidas materiales soviéticas de esta ofensiva fueron de 4.666 tanques y cañones autopropulsados, 7.532 piezas de artillería y 676 aviones

De las únicas ofensivas de las que se dispone de estadística particular de bajas son las que se muestran a continuación:

Zhitomir-Berdichev
    831.000 soldados al inicio
    23.163 bajas irrecuperables
    76.855 heridos y enfermos
    100.018 total
    4.546 promedio diario
Korsun-Shevchenkovski
    336.700 soldados al inicio
    24.286 bajas irrecuperables
    55.902 heridos y enfermos
    80.188 total
    3.208 promedio diario
Bajas del 3FU entre el 24.12.1943 y el 17.4.1944: 270.000, de las que 215.000 fueron heridos y 55.000 muertos y desaparecidos.

Bajas y pérdidas alemanas
Hay pocos datos sobre el número de efectivos, bajas, etc., porque la destrucción de la estructura administrativa civil y militar de Alemania en los últimos meses de la guerra afectó sobre todo las actas de la Wehrmacht posteriores a 1944. De lo que se conoce:

-El 6E sufrió del 1.1.44 al 20.5.44 una cifra de bajas de 76.550: 49.500 heridos, 13.850 muertos y 13.200 desaparecidos.

-La fuerza real de combate (Iststärke) del GES y GEA el 1.11.1943, que nos da una idea aproximada de la desproporción numérica entre unos y otros. 1.030.258 alemanes (722.376 del GES y 307.882 del GEA) contra 2.406.100 del Ejército Rojo.

-Istärke del Ostheer entre julio-43 y abril-44:
    1.7.1943 – 3.138.000
    1.8.1943 - 2.985.000
    1.9.1943 – 2.676.000
    1.10.1943 – 2.568.000
    1.11.1943 – 2.579.000
    1.12.1943 – 2.619.000
    1.1.1944 – 2.528.000
    1.2.1944 – 2.366.000
    1.3.1944 – 2.340.000
    1.4.1944 – 2.245.000
Imagen

Se ve mejor en la gráfica como el número de efectivos -por efecto de las pérdidas o por falta de respuesto o ambas cosas- cayó sobre todo a partir de enero de 1944.


Comentario

El desenlace de la campaña fue consecuencia, en el lado alemán, de la imposibilidad de sostener una guerra de desgaste y a la vez en varios frentes. De los 900.000 soldados que el Ostheer perdió entre julio y octubre de 1943 se habían repuesto solo 411.000, menos del 50%. Y no solo porque le costaba reponer sus bajas sino porque al III Reich se le acumulaba la faena y el Frente oriental perdió prioridad en favor de otros escenarios; de reemplazos, por ejemplo, recibía solo 3 de cada 10. Para dar una idea de las dificultades que tenía la Wehrmacht para reponer sus pérdidas, a finales de 1943 reclutaba a los nacidos a partir de 1898, es decir con una edad de 54 años. A ello se sumaba la reducción del número de hiwis, lo que obligaba al ejército a desviar efectivos propios para tareas auxiliares que hasta entonces habían llevado a cabo aquellos.

Y aunque se ha hecho mención del error táctico de Hitler de imponer una defensa rígida de un territorio que no podía defender, anteponiendo intereses políticos y económicos a los militares, así como unas expectativas irreales de nuevas armas decisivas, este factor no fue la causa principal de la derrota alemana en esta campaña, aunque sin duda la favoreció. Como quizá también algunas decisiones tácticas de los mandos del frente, de las que hemos discutido la de Manstein en Korsun. Sobre el papel de este Mawdsley es particularmente duro y le atribuye buena parte de la responsabilidad del desastre (p.282: “His 1943-44 campaign in the Ukraine was a disaster for the Wehrmacht, and one for which he must take a good share of the blame”). Falto de reservas y de respiro por el elevado ritmo que el ER imprimió a la ofensiva, la WM vió como cundía la desmoralización y la indiciplina, como demuestran respectivamente las cartas escritas desde el frente y un aumento drástico de las medidas disciplinarias.

La guerra de desgaste favorecía a la Unión Soviética gracias a la mayor producción industrial propia y aliada, y a su gran capacidad para reponer pérdidas. Y en el aspecto táctico, por disponer del tanque T-34-76 en gran número (el nuevo modelo T-34-85 no entró en escena hasta última hora), así como artillería autopropulsada y capacidad de remolcar la artillería convencional gracias los vehículos todoterreno de la ayuda externa. Estos, por añadidura, favorecieron la logística del ER para sobreponerse a las dificultades de un avance rápido sobre una tierra “quemada”. Se hizo notar también la prioridad que el ER dió al arma de ingenieros que, junto con los vehículos todoterreno aliados, le permitió asestar a la WM golpes contundentes en un período en el que normalmente el barro imponía una tregua en el combate. No solo el ER podía desplegar un gran número de cuerpos mecanizados y acorazados sino que sus comandantes habían adquirido desenvoltura en su manejo en comparación con unos meses atrás, como por ejemplo en agosto de 1943 en la "Operación Kutuzov", en Orel, donde se habían puesto de manifiesto diversas limitaciones en este aspecto.

Del papel de la aviación. La SGM inauguró una etapa de la historia de la guerra donde el dominio del cielo pasó a ejercer una influencia decisiva en las operaciones terrestres y navales. Es por lo que imagino que -a pesar de quedar reducida su operatividad en algunas de las ofensivas debido al clima- la aviación de combate tuvo un papel más relevante a lo largo de la campaña de lo que ha quedado reflejado en el hilo. Pero no he hallado sobre dicho extremo nada en ningún texto, por lo que me he quedado solo con la suposición; porque ateniéndose a los Glantz, Ziemke, Erickson y MGFA solo, uno puede quedar con la impresión de que los pilotos de los bombarderos, cazas y aviones de asalto pasaron casi todo el tiempo en la cantina (vaciándola, por supuesto) mientras la suerte de los combates se decidía por el número y desempeño de unas fuerzas terrestres que apenas vieron volar sobre sus cabezas otra cosa que los proyectiles de la artillería.

Con una perspectiva amplia, Mawdsley (p.283) afirma que la Segunda batalla de Ucrania (agosto 1943 - abril 1944) tuvo un carácter diferente de las de Stalingrado y Kursk y una envergadura mayor; estas batallas fueron esfuerzos exitosos para detener el avance alemán y ganar terreno, en cambio aquella era algo que sólo había sucedido antes una vez en el Frente oriental, un avance continuo, la Operación Barbarroja.

* * *

Punto final, pero antes de bajar el telón quiero destacar y agradecer de nuevo la colaboración del compañero jesus2 en la confección del tema.

Un saludos a todos
Grossman

■ GLANTZ DM “When Titans Clashed. How the Red Army Stopped Hitler” University Press of Kansas (1995) p.298
■ KRIVOSHEEV GF “Soviet Casualties and Combat Losses and Combat Losses in the Twentieth Century” Greenhill (1993) p.109, 140-1
■ KROENER B “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.5/2. Organisation und Mobilisierung des deutschen Machtbereichs: Kriegsverwaltung, Wirtschaft und personelle Resourcen 1942-1944/45”. Deutsche Verlags-Anstalt (1999) p.944-955, 976
■ MAWDSLEY E “Thunder in the East. The Nazi-Soviet War 1941-1945” Hodder Arnold (2005) p.281-4
■ SCHÖNHERR K “IV. Der Rückzug der Heeresgruppe A über die Krime bis Rümanien” en “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg. Bd.8. Die Ostfront 1943/44”. Deutsche Verlags-Anstalt (2007) p.480-6
Espérame y yo volveré, pero espérame mucho
Espérame cuando las tristes lluvias lleguen, y cuando el calor llegue no dejes de esperar
Espérame y yo volveré para que la muerte rabie
No comprenderán jamás los que jamás han esperado, cómo tú del fuego me salvaste
Es que sencillamente me esperaste como nunca nadie me esperó
****************** Konstantin Simonov ******************

Avatar de Usuario
Eriol
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 8693
Registrado: Dom Ago 17, 2008 10:51 pm
Ubicación: Ciudad Real

Re: Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor Eriol » Mié Sep 07, 2011 10:20 pm

Grossman...si has terminado ya el trabajo quiero ser el primero en felicitarte por tan monumental tarea.Te dejo un privado comentandote algo.

Saludos
Una vision; un propósito;un sueño...Siempre.

Avatar de Usuario
homer5275
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7946
Registrado: Dom Feb 22, 2009 6:18 pm
Ubicación: Guadalajara, España

Del Dniéper a los Cárpatos, 1944

Mensajepor homer5275 » Mié Sep 07, 2011 10:21 pm

Fantastico. Felicidades por un nuevo gran trabajo.

Un saludo


Volver a “Frente oriental”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados