Cracovia: el inicio de la guerra

La guerra en el este de Europa

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Responder
Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3175
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Cracovia: el inicio de la guerra

Mensaje por Francis Currey » Dom Sep 15, 2013 4:25 am

Cracovia: el inicio de la guerra

El siguiente tema esta sacado de una traducción del artículo publicado por William Brand el 02 de septiembre de 2009, titulado september 1939 remembered" http://www.krakowpost.com/article/1531y narra la vida cotidiana en Cracovia antes y durante los primeros días de la guerra a través de diferentes testimonios.

Los que no pasaron el mes de agosto en las montañas o en la costa trataban de mantener la calma en la ciudad. A principios de agosto de 1939, los ciudadanos respetables en la orilla sur del río Vístula se indignaron al ver a los hombres y mujeres caminando por las calles del río, con nada más que sus trajes de baño, que regresaban después de nadar. Podías darte un baño en el río, y luego se podía salir por la noche. La multitud de vanguardia frecuentaba el Club de Arte de Łobzowska, situado sobre el Paseo Lambeth. El lugar estaba siempre atestado. En Cracovia, en 1939, todo el mundo se aferraba la siguiente frase: "Todo estará bien - sólo hay que esperar y ver." Ese fue el mensaje de la otra gran atracción, el 25 aniversario de fundación de la armada polaca, la Legión de Pilsudski, este evento era un autentico icónico en el mito de la fundación del país, que había recuperado la independencia dos décadas antes. Cracovia siempre había disfrutado con este espectáculo, pero con el ultimátum de Hitler, éste acto tenía un significado especial, para los polacos.

La prensa polaca hablaba del Marshal Edward Rydz-Śmigły como el hombre fuerte de Polonia, que podría enfrentarse cara a cara con cualquier otro líder de Europa. Grandes multitudes salieron a recibirile cuando él llegó a la ciudad el 6 de agosto.
Asistió a la misa celebrada al aire libre en el Błonia. ¿En que pensaría Rydz mientras escuchaba el sermón? Después de desmembrar Checoslovaquia en marzo, Hitler tenía Polonia rodeada por tres flancos. Rydz estaba rodeado antes de que él moviera su primera ficha.

Cuando terminó el sermón, se levantó para dirigirse a la multitud. Su perorata fue: "Si alguien piensa que amamos nuestra patria será menos de lo que ama a su patria, entonces es una sorpresa!" Los aplausos seguían y seguían.
El General Bernard "Bunio" Mond, el amado comandante de la 6 ª División de Infantería de la ciudad, sin duda habría preferido estar en el Club de Abogados en Plac Szczepański, donde a menudo jugaba al bridge hasta la madrugada. Sin embargo, el niño judío de Stanisławów, que se había hecho a sí mismo en el ejército, tuvo que pasar este mes de agosto, con su cuerpo corpulento, inclinado sobre una mesa de mapas.

Los planes de Mond par ala defensa de Polonia consistían en mover la división sur de Oswiecim, acantonada el Gap Pszczyna, donde se enfrentarían a la embestida total de cualquier posible ataque alemán. Mond, no tuvo problemas calculando cuáles serían las probabilidades cuando comenzara todo.

El público pasó por el ritual de los sacrificios para la defensa nacional. A principios de agosto, los comerciantes de tabaco Cracovia se comprometieron a recaudar dinero suficiente para comprar el ejército una nueva ametralladora pesada del 1 de octubre. A mediados de mes, una asociación empresarial donó un nuevo conjunto de instrumentos musicales para el regimiento de artillería local. A medida que avanzaba la canícula, las tensiones aumentaron. Para Henryk Vogler, un reciente graduado de la Universidad Jagellónica que había bailado en el Paseo Lambeth noche tras noche, aquello era "como un latido acelerado del corazón humano". Él tenía los mismos sentimientos encontrados como muchos otros: su país tiene mucho de malo en ello, pero era agradable y era su patria " Vogler refleja que su generación no había conocido otra cosa que la paz, y sólo pudo hacer frente a la amenaza de guerra por el cierre de los cluebs. Él y su esposa decidieron escapar. Alquilaron una habitación en una casa de huéspedes en Lanckorona y para evitar la histeria de la guerra, se comprometieron a no hacer nuevos amigos, escuchar chismes durante la cena, o leer los periódicos. Anduvieron perdidos por el bosque durante horas, comiendo hasta hartarse frambuesas silvestres y grosellas hasta que perdieron la pista de qué día era.

De vuelta a la ciudad, la noticia del pacto germano-soviético del 22 de agosto significaban malas noticias. El arzobispo canceló la peregrinación a Czestochowa. El Ayuntamiento realizó un llamamiento a todo el mundo para cavar refugios antiaéreos y pronto anunció que debían participar en aquella empresa hombres, mujeres y niños a fin de aliviar uno al otro, el duro trabajo con las palas durante aquellas noches de calor, al final se genero espacio para una cuarta parte de la población. Se cavaron zanjas en las plazas Planty y Błonia al igual que en parques y terrenos baldíos. Los niños menores de siete años fueron marcados con "pequeñas etiquetas" que contenían su nombre y dirección cosidos a su ropa.
Cada edificio tenía que elegir ante un eventual ataque aéreo a un comandante y abastecerse de arena, palas, cubos y un gong de alerta. Las ventas de alcohol fueron prohibidos bajo pena de prisión de dos a cuatro semanas o 500 złoty. Ventanas y farolas fueron oscurecidas pero los coches y tranvías siguieron funcionando y las salas de cine permanecían abiertas. El Ayuntamiento congeló los precios de alimentos y no había escasez. Una tarde, los Voglers notaron algo raro. Henryk rompió su propósito y compró un periódico. Era el 30 de agosto. Se había declarado la movilización general. Rápidamente fueron a coger el tren de Zakopane-Cracovia. Era tarde y se encontraba tan lleno de gente que apenas pudieron entrar apretándose.
A la mañana siguiente, algunas personas llevaban máscaras de gas en la calle.

A los 35, Mieczysław Medwecki había pasado 14 años en el ejército hasta llegar a ser capitán de la Fuerza Aérea de Polonia y comandante del escuadrón de combate con base en el aeropuerto de Rakowice. A última hora de la tarde, llevó a su escuadrón mientras volaban a su punto de dispersión, un campo de rastrojos fuera de la cernada aldea de Balice. Ellos pudieron camuflar sus aparatos bajo la paja recién cortada. Medwecki viró hacia el viento, volando a 100 kilómetros de la frontera alemana. El sol se reflejaba en sus ojos, todos los que vieron aquel día recordaban su color rojizo. Él no podía saber que estaba próximo a realizar su último aterrizaje. La Segunda Guerra Mundial comenzó cuando Alemania atacó a Polonia en la mañana del 1 de septiembre de 1939. Era el primer país que se negaba a ceder ante las amenazas de Hitler. Polonia fue el único país en guerra contra la Alemania nazi desde el primero hasta el último día del conflicto.

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3175
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Re: Cracovia: el inicio de la guerra

Mensaje por Francis Currey » Dom Sep 15, 2013 2:58 pm

Los que no pasaron el mes de agosto en las montañas o en la costa trataban de mantener la calma en la ciudad. A principios de agosto de 1939, los ciudadanos respetables en la orilla sur del río Vístula se indignaron al ver a los hombres y mujeres caminando por las calles del río, con nada más que sus trajes de baño, que regresaban después de nadar. Podías darte un baño en el río, y luego se podía salir por la noche. La multitud de vanguardia frecuentaba el Club de Arte de Łobzowska, situado sobre el Paseo Lambeth. El lugar estaba siempre atestado. En Cracovia, en 1939, todo el mundo se aferraba la siguiente frase: "Todo estará bien - sólo hay que esperar y ver." Ese fue el mensaje de la otra gran atracción, el 25 aniversario de fundación de la armada polaca, la Legión de Pilsudski, este evento era un autentico icónico en el mito de la fundación del país, que había recuperado la independencia dos décadas antes. Cracovia siempre había disfrutado con este espectáculo, pero con el ultimátum de Hitler, éste acto tenía un significado especial, para los polacos.

La prensa polaca hablaba del Marshal Edward Rydz-Śmigły como el hombre fuerte de Polonia, que podría enfrentarse cara a cara con cualquier otro líder de Europa. Grandes multitudes salieron a recibirile cuando él llegó a la ciudad el 6 de agosto.
Asistió a la misa celebrada al aire libre en el Błonia. ¿En que pensaría Rydz mientras escuchaba el sermón? Después de desmembrar Checoslovaquia en marzo, Hitler tenía Polonia rodeada por tres flancos. Rydz estaba rodeado antes de que él moviera su primera ficha.

Cuando terminó el sermón, se levantó para dirigirse a la multitud. Su perorata fue: "Si alguien piensa que amamos nuestra patria será menos de lo que ama a su patria, entonces es una sorpresa!" Los aplausos seguían y seguían.
El General Bernard "Bunio" Mond, el amado comandante de la 6 ª División de Infantería de la ciudad, sin duda habría preferido estar en el Club de Abogados en Plac Szczepański, donde a menudo jugaba al bridge hasta la madrugada. Sin embargo, el niño judío de Stanisławów, que se había hecho a sí mismo en el ejército, tuvo que pasar este mes de agosto, con su cuerpo corpulento, inclinado sobre una mesa de mapas.

Los planes de Mond par ala defensa de Polonia consistían en mover la división sur de Oswiecim, acantonada el Gap Pszczyna, donde se enfrentarían a la embestida total de cualquier posible ataque alemán. Mond, no tuvo problemas calculando cuáles serían las probabilidades cuando comenzara todo.

El público pasó por el ritual de los sacrificios para la defensa nacional. A principios de agosto, los comerciantes de tabaco Cracovia se comprometieron a recaudar dinero suficiente para comprar el ejército una nueva ametralladora pesada del 1 de octubre. A mediados de mes, una asociación empresarial donó un nuevo conjunto de instrumentos musicales para el regimiento de artillería local. A medida que avanzaba la canícula, las tensiones aumentaron. Para Henryk Vogler, un reciente graduado de la Universidad Jagellónica que había bailado en el Paseo Lambeth noche tras noche, aquello era "como un latido acelerado del corazón humano". Él tenía los mismos sentimientos encontrados como muchos otros: su país tiene mucho de malo en ello, pero era agradable y era su patria " Vogler refleja que su generación no había conocido otra cosa que la paz, y sólo pudo hacer frente a la amenaza de guerra por el cierre de los cluebs. Él y su esposa decidieron escapar. Alquilaron una habitación en una casa de huéspedes en Lanckorona y para evitar la histeria de la guerra, se comprometieron a no hacer nuevos amigos, escuchar chismes durante la cena, o leer los periódicos. Anduvieron perdidos por el bosque durante horas, comiendo hasta hartarse frambuesas silvestres y grosellas hasta que perdieron la pista de qué día era.

De vuelta a la ciudad, la noticia del pacto germano-soviético del 22 de agosto significaban malas noticias. El arzobispo canceló la peregrinación a Czestochowa. El Ayuntamiento realizó un llamamiento a todo el mundo para cavar refugios antiaéreos y pronto anunció que debían participar en aquella empresa hombres, mujeres y niños a fin de aliviar uno al otro, el duro trabajo con las palas durante aquellas noches de calor, al final se genero espacio para una cuarta parte de la población. Se cavaron zanjas en las plazas Planty y Błonia al igual que en parques y terrenos baldíos. Los niños menores de siete años fueron marcados con "pequeñas etiquetas" que contenían su nombre y dirección cosidos a su ropa.
Cada edificio tenía que elegir ante un eventual ataque aéreo a un comandante y abastecerse de arena, palas, cubos y un gong de alerta. Las ventas de alcohol fueron prohibidos bajo pena de prisión de dos a cuatro semanas o 500 złoty. Ventanas y farolas fueron oscurecidas pero los coches y tranvías siguieron funcionando y las salas de cine permanecían abiertas. El Ayuntamiento congeló los precios de alimentos y no había escasez. Una tarde, los Voglers notaron algo raro. Henryk rompió su propósito y compró un periódico. Era el 30 de agosto. Se había declarado la movilización general. Rápidamente fueron a coger el tren de Zakopane-Cracovia. Era tarde y se encontraba tan lleno de gente que apenas pudieron entrar apretándose.
A la mañana siguiente, algunas personas llevaban máscaras de gas en la calle.

A los 35, Mieczysław Medwecki había pasado 14 años en el ejército hasta llegar a ser capitán de la Fuerza Aérea de Polonia y comandante del escuadrón de combate con base en el aeropuerto de Rakowice. A última hora de la tarde, llevó a su escuadrón mientras volaban a su punto de dispersión, un campo de rastrojos fuera de la cernada aldea de Balice. Ellos pudieron camuflar sus aparatos bajo la paja recién cortada. Medwecki viró hacia el viento, volando a 100 kilómetros de la frontera alemana. El sol se reflejaba en sus ojos, todos los que vieron aquel día recordaban su color rojizo. Él no podía saber que estaba próximo a realizar su último aterrizaje. La Segunda Guerra Mundial comenzó cuando Alemania atacó a Polonia en la mañana del 1 de septiembre de 1939. Era el primer país que se negaba a ceder ante las amenazas de Hitler, Polonia fue el único país en guerra contra la Alemania nazi desde el primero hasta el último día del conflicto.


Viernes, 01 de septiembre 1939

Aquel estudiante de la escuela, Kazimierz Albin, había cumplido 17 años dos días antes. Él y algunos compañeros exploradores fueron en bicicleta de vuelta a Cracovia por la antigua carretera de Zakopane Swoszowice. Habían pasado las últimas noches vigilando los puentes contra los saboteadores alemanes. Hicieron una pausa para admirar la vista panorámica de la ciudad, cuando se percataron de aviones dando vueltas. Los reconocieron como bombarderos alemanes.
El personal de tierra de la fuerza aérea estaba desayunando en la cantina del antiguo aeropuerto de Czyzyny, cuando oyeron que una aeronave se aproximaba y se apresuraron a ver si era su escuadrón que regresaba de los campos de dispersión a los que habían volado a la tarde anterior. Lo que vieron fue a los bombarderos alemanes descendiendo hacia los hangares vacíos, y las explosiones que envolvían a las estructuras. Un piloto de la Luftwaffe Frank Neubert del Immelmann-Geschwader volvía a su base después de que el ataque sorpresa al campo de aviación, cuando vio un avión polaco despegar de una extensión de terreno abierto justo debajo de él. Neubert tenía el sol a sus espaldas. Con calma se alineó con el avión polaco y cuando lo tuvo en su punto de mira abrió fuego, el P.11 pilotado por el capitán Mieczysław Medwecki, comandante del escuadrón de caza de Cracovia, se desintegró literalmente en el aire y cayó en el campo del que acababa de despegar. Los alemanes bombardearon el aeropuerto, la estación de tren, y los edificios del ejército a lo largo de la calle Rakowicka. Su bombardeo de alto nivel no era muy preciso durante este primer día por lo que destruyó un edificio en el centro de la ciudad, en la calle Warszawska, donde las Hermanas de la Misericordia mantenían un comedor y albergue para jóvenes indigentes. Afortunadamente estaba vacía - todo el mundo se encontraba de vacaciones. El sitio permaneció vacío durante 40 años. La gente de toda la ciudad corrió a sus ventanas o balcones para ver a los atacantes, la defensa de Polonia, y el fuego antiaéreo de fortalezas como Kopiec Kosciuszki. Al principio, muchos pensaron que se trataba de algún tipo de ejercicio o simulacro.

A pesar de que los soldados marchaban hacia el oeste a través de Cracovia por la tarde hacia el frente, los primeros refugiados harapientos, muchos de ellos a pie, comenzaron a llegar desde Silesia. La mayoría de las personas pasaron el día pegadas a sus radios, esperando cualquier tipo de noticia. Las estaciones de radio polacas transmitían informes constantes de victorias, intercalados con mensajes codificados enigmáticos. No había nada, por tanto, que sugiriera a la audiencia que los alemanes habían logrado penetrar las defensas fronterizas en ningún lugar de Polonia. La gente salió esa noche, y el cine y los teatros se llenaron.

Sábado, 02 de septiembre 1939

Multitudes de jóvenes sitiaron la sede de reclutamiento del ejército en la esquina de Warszawska y Szlak, pero fueron rechazados. Se difundieron rumores de que todos los suministros del ejército estaban en algún lugar del este, y que los voluntarios debían pues dirigirse al este para unirse al ejército. Pronto, la radio transmitía las mismas noticias. La gente comenzó a hacer planes como respuesta a los rumores. Los alemanes supuestamente utilizaban a jóvenes prisioneros como escudos humanos, o eran enviados directamente al Reich como trabajadores esclavos. Los hombres judíos de todas las edades estaban supuestamente en riesgo, aunque los alemanes nunca le harían nada para las mujeres y los niños.
A lo largo de la antigua carretera cerca Swoszowice, Kazimierz Albin fue testigo del bombardeo de refugiados civiles por primera vez: la gente y los caballos quedaron destrozados, los objetos dispersos y sobre todo se extendió el pánico. También vio a los soldados polacos que venían de camino, agotados uno de ellos le informo de que habían estado retirándose y peleando todo el tiempo desde la mañana anterior.

Domingo, 03 de septiembre 1939

La radio continuó informando de las victorias polacas, al mediodía, llegó la feliz noticia de que Francia y Gran Bretaña declaraban la guerra a Alemania. Juliusz Feldman de 15 años, quien vivía cerca de la carretera principal que lleva fuera de la ciudad hacia el este, vio a los soldados marchando de esa manera y se preguntó por qué se dirigían fuera de las líneas del frente. Una bomba estalló en un tren de tropas cerca del puente del ferrocarril. Feldman y su padre agarraron dos palas y fueron a ayudar. Más tarde, vieron a los autobuses de línea de Silesia en dirección este, llevando a las familias de los funcionarios públicos de Katowice. El Comisario Czuchajowski, funcionario a cargo de Cracovia, se unió a la evacuación previamente planificada. Los trenes de pasajeros fueron cancelados. Las calles y las carreteras fuera de la ciudad estaban bloqueadas por la aglomeración de coches, camiones y carros abarrotados con las pertenencias de ciudadanos de Cracovia. Parecía como una feria de pueblo a gran escala. Los bomberos se reunieron en su estación para decidir si seguían o no a la policía de la ciudad.

Lunes, 04 de septiembre 1939

Feldman vio la carretera atestada y sintió pánico tal y como lo describe en sus anotaciones: "Empezamos a sentir cierto temor. Empezamos a ver a los conocidos de la ciudad, usar ropa liviana y llevar pequeños aperos de viaje, caminando sin un destino específico. "La radio seguía llevando la noticia de nuevas victorias, pero Feldman cuenta de que" no había ni un solo avión polaco a la vista. " A las afueras en Swoszowice, Albin y sus compañeros exploradores vieron a los primeros alemanes, un grupo de exploradores a caballo. Albin recordaba que los alemanes se bajaron de sus caballos y empezaron a mirar a través de sus binoculares, tal vez en la misma dirección en la que Albin había estado mirando durante los primeros minutos de la guerra. Antes de que pudiera conseguir un buen disparo, una patrulla alemana se acercó, por lo que los boy scouts tuvieron que retirarse. El Ejército eslovaco, junto con una Einsatzkommando alemán, estaban en Zakopane, aunque es dudoso que alguien en Cracovia lo supiera. El estancamiento político que ha impedido que el Ayuntamiento pudiera realizar la elección de un alcalde durante todo el año llegó a su fin cuando los miembros de la ciudad, que no habían abandonado la ciudad votaron a Stanisław Klimeck. El saqueo se extendió por toda la ciudad, y las personas que no estaban interesadas en unirse al vandalismo tenían miedo de salir a la calle por la noche.

Martes, 05 de septiembre 1939

Los rumores hablaban de que los saboteadores habían envenenado el suministro de agua, mientras que la radio seguía proclamando más victorias. De alguna manera, el general Bernard Mond se había mantenido con la 6 División de Infantería, soportando algunos de los peores enfrentamientos, de esta campaña en el Corredor Pszczyna. Desde entonces, los había llevado poco a poco hacia el este por la derecha, bordeando la orilla sur del río Vístula, tratando de luchar contra una acción que amenazaba su retaguardia por las tropas alemanas muy superiores al tratar de defenderse de los ataques lanzados que flanqueaban el sur, esta maniobraba amenazaba con rodear a los dos ejércitos polacos. Ahora, las tropas de Mond pasaron Skawina en su camino hacia el Bosque Niepołomice, donde finalmente girarían y tomarían lo que ellos pensaban que podría ser una posición sostenible. Todavía tenían muchos combates por delante, pero en Cracovia ahora se encontraban expuestos desde el oeste y el sur. El Mayor Klimecki y los dirigentes de la ciudad decidieron que por la tarde (o bien después de la medianoche, de acuerdo a otros testimonios) Cracovia sería declarada ciudad abierta. Klimecki llevó a Kopiec Krakusa y Kopiec Kościuszki para supervisar la construcción de gigantescas banderas blancas. Trenes irregulares habían estado recorriendo hacia el este en ambas vías la línea principal, pero ahora se encontraban detenidos. Andrzej Chwałba, profesor de la Universidad Jagellónica, y el autor del volumen cinco de la Historia de Cracovia, escribe: "Muchos fueron inundados de un sentimiento de impotencia y desamparo. Esto les llevó a la resignación y pasividad que más tarde llegó a ser conocido como el "síndrome de septiembre '".

Miércoles, 06 de septiembre 1939

Menos de dos días después de convertirse en alcalde, Stanisław Klimecki, según un informe, escuchó disparos provenientes del puente de Pilsudski en torno a las seis de la mañana. Fue a investigar, por Grodzka, Stradom y Krakowska. Cuando escuchó un disparo cerca del puente, se detuvo en medio de la calle vacía y agitó su pañuelo por la ventana. Un soldado, dejo ver su pistola, se acercó con cautela y le preguntó en alemán:

"¿Quién eres tú?"

"Soy el alcalde," respondió Klimecki.

"Sal y ven conmigo."

Chwałba informa que cuando las primeras tropas alemanas llegaron a la Rynek, se dieron la vuelta y a continuación, se detuvieron para repartir caramelos a los niños polacos siendo filmados por un equipo de propaganda. Más tarde esa mañana, Juliusz Feldman escuchó disparos que venían desde la dirección de la Ciudad Vieja. Salió a la carretera principal y vio tres motocicletas a toda velocidad hacia la ciudad. Sus cascos se parecían a los alemanes, pero tenían una insignia tricolor de un tipo Feldman nunca había visto antes. Corrió a casa eufórico, para decirle a su familia que los franceses habían llegado. Para entonces, los alemanes ya estaban en Cracovia, de hecho los motoristas eran alemanes. Sin embargo, la gente decía, que era sólo una maniobra táctica y que el ejército polaco se había retirado para que pudieran atraer a los alemanes y luego recuperar la ciudad. Más tarde, Feldman vio tropas polacas que se marchaban por la carretera principal como prisioneros bajo escolta alemana.
Acostado en una cama en el gueto de Cracovia varios años más tarde, escribió en su cuaderno de notas que después de la cena el 6 de septiembre, salió al balcón. "Y luego, por alguna razón, me puse a llorar, no sé por qué. Las lágrimas vinieron simplemente cuando pensaba en lo que había sucedido. Habíamos perdido, sabia que habíamos sido derrotados. "

De las personas mencionadas en este artículo, Juliusz Feldman fue encerrado en el gueto de Cracovia y el campo de concentración de Plaszow, donde fue asignado para trabajar en un equipo que salía fuera acarreando los muebles rescatados después de la liquidación del gueto, lo reformaban y eran entregados a Los funcionarios alemanes publicados en Cracovia. Mientras que estuvo recluido en el gueto, comenzó a escribir un diario sobre sus experiencias durante la guerra. El diario fue descubierto después de la guerra. La última entrada data de principios de 1943, no se sabe nada sobre el destino de su autor. Kazimierz Albin fue arrestado tratando de huir camino hacia el oeste para unirse al ejército polaco. Fue torturado, encarcelado y enviado a Auschwitz en 1940 en el primer tren cargado de prisioneros deportados allí. Fue clasificado como un "preso político polaco". Se escapó de Auschwitz, luchó en la clandestinidad, en Cracovia, se convirtió en un ejecutivo de la industria aeronáutica, y ahora es miembro del Consejo Internacional de Auschwitz. El Dr. Stanislaw Klimecki, quien fue alcalde de Cracovia durante los últimos dos días antes de que los alemanes se hicieran cargo de la ciudad, fue hecho prisionero en calidad "rehén" para garantizar el buen comportamiento de los ciudadanos durante las primeras semanas de la ocupación. Los alemanes más tarde lo arrestaron en varias ocasiones, enviándolo a prisión y al campo de concentración de Sachsenhausen, antes de ejecutarlo en el Bosque Niepołomice el 11 de diciembre de 1942.

Responder

Volver a “Frente oriental”

TEST