pub01.jpg

Abor puesto a salvo

Todo sobre el mundo de los espías durante la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1039
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Abor puesto a salvo

Mensajepor pastelsjl » Dom Abr 27, 2014 10:11 pm

Articulo del libro Espías, agentes y soldado escrito por Janusz Piekalkiewitz de la editorial bruguerra.

Durante 1942 y 1943, Holanda fue escenario de un duelo sin igual, cuyos verdaderos motivos todavía permanecen en la oscuridad: el duelo entre el SOE y el Abwehr.

El SOE no escatimó sacrificios ni esfuerzos para hacer creer al Abwehr que Londres confiaba en una red de espionaje y en una orfanización clandestina con más de 100 000 agentes y saboteadores. Durante más de dos años, los alemanes enviaron falsos informes a Londres acerca de los éxitos y de las actividades de los agentes holandeses del SOE, varios docenas de ellos estaban en su poder.

La sección holandesa del SOE hizo a sus agentes más de 300 envíos de armas, explosivos y material de comunicaciones,pero gran parte de los suministros fueron a parar a manos alemanas. Una vez el juego toco a su fin nadie parece saber quien fue el engañado y el engañador.

Los participantes

---El SOE --- Special Operation Executive --- con sede en Baker Street de Londres, cuyo jefe es el general Colin Gibbins, les proveía de aparatos de radio, explosivos y documentación falsa. El SOE tenía a su cargo la comunicación por radio con los agentes secretos, llamaba a la operación " el plan Holanda"

--- El MID, Servicio Militar de Inteligencia del gobierno holandés en el exilio. Su jefe, el coronel J.M Somer, aleccionaba a los jóvenes holandeses y los entregaba al SOE para su instrucción especial.

--- La BBC, que en el curso de los diarios hablados enviaba a Holanda las señales convenidas que anunciaban los lanzamientos de agentes y material.

--- La RAF que facilitaba los aviones para los lanzamientos sobre Holanda y perdió algunos de sus valiosos aparatos en su mayoría cuatrimotores.

Personas clave en la parte contraria fueron el mayor Hermann Giskes, oficial de la defensa alemana en los Países Bajos, que dirigió la operación del bando germano, a a cual se dio el nombre de operación "Polo Norte".

--- El teniente coronel Josef Schreider del SD, que prepara el comité de recepción para los lanzamientos, realizando más tarde los encarcelamientos e interrogatorios. Calificó escuetamente su tarea como de " Juego inglés".

La emisora de vigilancia de la policía alemana descubrió la primera comunicación clandestina; así como el corredor de Bolsa George Riddenhof, un traidor holandés que puso toda la organización en marcha.

Noviembre de 1941. George Ridderhof sufre arresto preventivo en una prisión belga, acusado de contrabando de diamantes. En su encierro oye hablar de un movimiento de resistencia llamado " ordre--Dienst", a cuyo frente se halla un cierto capitán llamado Van der Berg, relacionado con dos agentes del SOE, Tijs Taconis y Huberus Lauwers. Los dos acababan de ser lanzados en paracaídas sobre Holanda.

Ridderhof informó de ello a los alemanes en la primera oportunidad que tuvo, lo que le vale salir libre y trabajar para el Abwehr bajo el seudónimo de George.

El servicio alemán de vigilancia de las comunicaciones había detectado varias emisoras clandestinas, aunque hasta el momento desconocía el lugar de su emplazamiento.La propuesta de Ridderhof no pudo ser más oportuna. Poco después de ser puesto en libertad estableció contacto con el capitán Van Der Berg, y en algunos meses logró atraer su confianza, dándole informes para transmitir a Londres, facilitados por el Abwehr, deseoso por localizar las emisoras.

El 6 de marzo de 1942 se descubrió una de las emisoras en la Fahreihair--Straat de La Haya. Aquella misma noche se capturó al operador Hubertus Lauwers, antes de que pudiese efectuar la transmisión habitual.Unos días más tarde se detiene en Arheim al segundo agente: Tijd Taconis. Ámbos fueron conducidos a la prisión de Scheveningen.

Lo más importante era descifrar la clave utilizado por Lauwers; eso se había logrado en parte de modo que los alemanes conocían el texto de los mensajes enviados durante las últimas semanas anteriores a la detención.

continuara

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1039
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: Abor puesto a salvo

Mensajepor pastelsjl » Lun Abr 28, 2014 9:07 pm

Con el fin de explorar las intenciones del servicio secreto británico y de los aliados, el comandante Giskes pensó seguir utilizando el transmisor de Lauwers, prometió a éste y a Taconis que no serían ejecutados si accedían a transmitir a Londres los tres mensajes que debía enviar a Londres el día que fue arrestado. Lauwers consintió en ello.

El 12 de marzo de 1042, poco antes de las dos de la tarde, Lauwers se encontraba ante en transmisor situado en el orfelinato de Nordwijk, como si nada hubiese sucedido. Junto a él había un operador alemán dispuesto a interrumpir la comunicación, por si Lauwers hacia alguna señal de advertencia. A los pocos días, Londres le confiaba una importante misión: disponer de una gran zona de lanzamiento para una gran cantidad de sabotaje y un nuevo agente, nombre en clave de la operación, Berro.

El 27 de marzo, y de acuerdo con lo previsto, un bombardero lanzó al agente Arnoldus Baatsen y seis enormes bultos con abundante material de sabotaje, todo ello cayó en manos alemanas. Abor, seudónimo de Baatsen, tenía la misión de realizar diversos actos de sabotaje y servirse de la emisora de Lauwers. Rudderhof le dio la bienvenida y, seguidamente, fue informado de lo más importante durante su prolongada entrevista.

Sobre las tres de la tarde, Rudderhof le pidió que se despojase de su traje de paracaidista, así como del resto del equipo para enterrarlo y recogerlo todo a la madrugada siguiente. Cuando lo hizo, varios miembros de la policía de seguridad lo detuvieron y lo trasladaron a la calle Biennenhof número 6 en La Haya para interrogarlo.

Aquella misma mañana los alemanes informaron a Londres: " La operación Berro efectuada sin novedad, Abor ha llegado bien". Las comunicaciones entre el orfelinato de Nordwijk y Londres continuaron con toda normalidad, como si para los ingleses marcharan las cosas a pedir de boca. Pero un día el comandante Giskes fue informado de que Lauwers emitía algo por su cuenta en los mensajes, Los alemanes propusieron a Londres el envío de un segundo operador y, para su asombro, aceptaron la proposición sin la menor vacilación.

El SOE no ignoraba que los alemanes tenían métodos para sonsacar a los agentes y para evitar torturas a los agentes les autorizaban a revelar la clave. Sin embargo, para distinguir los mensajes fingidos de los verdaderos, los ingleses encargaron a sus agentes que en cada transmisión marcaran una característica , la llamada Secutity Check. Si fallaba ésta en un mensaje, o su combinación no era la adecuada, Londres sabía que su hombre no podía obrar con libertad. Lauwers dio su clave autentica al comandante Giskes, perola Security Check era falsa. No obstante --- y con gran sorpresa para Lauwerrs --- Londres reaccionó al mensaje intervenido por los alemanes igual que hubiese recibido la característica verdadera. En la fase decisiva del plan Holanda --- de junio de 1942 ala primavera del siguiente año--- los alemanes hicieron fracasar la operación Anglo---Holandesa Kern, núcleo.

A las 20 horas del 26 de junio de 1942 fueron lanzados en paracaídas sobre unos campos inmediatos a Steewijk, , el jefe del grupo Kern y un radiotelegrafista. Misión: organizar grupos de resistencia armada del día X, el de la invasión aliada. El bombardero que les había transportado fue derribado cerca del litoral holandés en su vuelo de regreso a Inglaterra. Los alemanes extrajeron del mar los restos del aparato y su cargamento. En su mayor parte consistía en armamento para Jambroes, con el que se pensaba organizar a los miembros de la organización clandestina Orde Dienst, hasta alcanzar el número de 16 grupos de sabotaje y de resistencia de 100 hombres cada uno.

El Abwehr ignoraba ignoraba entonces quien era el jefe de Orde---Dienst, llamó a Londres en nombre de Jambroes, diciendo que no le merecía confianza el jefe del grupo, pues tal vez se había pasado a los alemanes, sugiriendo establecer contacto con otra organización más digna de crédito. Londres pareció confiarse con la sugerencia de Jambroes y, a partir de entonces, los alemanes extrajeron cada vez más material de las aguas holandesas. que en principio, iba destinada a la formación de grupos de sabotaje.

En Gran Bretaña continuaba con el entrenamiento de jóvenes holandeses destinados a la operación Kern. La supuesta creación en Holanda de 16 grupos de sabotaje efectuaba tan " ostensibles" progresos que Londres envío nada menos que 17 agentes, los cuales, como es natural, terminaron por caer en manos de los alemanes., cinco eran operadores de radio con sus propias emisoras y demás instrumental. Los alemanes comunicaron que se hallaban en periodo de instrucción unos 1500 hombres de la resistencia, pero que andaban escasos de ropa, calzado, tabaco y café y solicitaron a Londres el envío de estos artículos, y no había pasado mucho tiempo cuando recibieron un cargamento de cinto toneladas.

Los suministros para la resistencia holandesa acabaron en depósitos de los alemanes que recibieron por este concepto más de 15 toneladas de explosivos, 300 metralletas,, 5000 armas cortas, 300 ametralladoras, 2000 granadas de mano, 500 000 cartuchos, 75 aparatos emisores y una gran cantidad de material diverso. El material de sabotaje fue almacenado en un edificio situado frente al palacio Witten Borgen en Wassenaar cerca de la Haya.

En julio de 1942 Londres mando una misión especial al grupo mandados por Ticonis: volar los mástiles del gran centro emisor de Kootwijk, desde donde el mando de la flota se mantenía en comunicación con sus submarinos en el Atlántico. Londres envió instrucciones precisas en cuanto al modo de destruir todo el complejo de antenas, mediante la utilización de unas pocas cargas explosivas.

El Abwehr destacó un grupo de seis hombres, que aparentaban ser miembros de la resistencia holandesa, para informarse de la posibilidad de situar las cargas explosivas, Los alemanes informaron a Londres que se podía efectuar el golpe de mano sin dificultad, pues la vigilancia era más bien débil.

En la tarde del 8 de agosto de 1942 llegó a Londres la señal del comienzo de la operación, Doce días más tarde comunicó el operador del Abwehr: " Ataque a Kootwijk fracasado.. Parte del grupo tropezó con minas cerca de la antena principal. Taconis y el resto lograron salir indemnes".

Poco tiempo después, Londres manifestaba su reconocimiento hacia los participantes en la operación de Kootwiijk otorgando a Taconis la Medalla del valor.

Por su parte,los alemanes ordenaron difundir la siguiente noticia, por medio de la prensa holandesa:

" Elementos subversivos han intentado destruir una importante emisora holandesa.El golpe de mano ha fracasado. El material de sabotaje capturado indica que los bandidos han recibido apoyo del enemigo. Se recomienda nuevamente a la población amante del orden que denuncien las maniobras de este tipo, caso de tener noticias de ellas y que se abstenga de prestarles colaboración"

Durante los meses en que Londres suministraba a la resistencia holandesa imponentes cantidades de material para el día X, los alemanes aceleraron los preparativos de defensa en el litoral holandés. Suponían que la operación Kern, consistente en pertrechar a numerosos grupos de resistencia, era señal evidente de que los aliados planeaban una acción de envergadura en Holanda.

continuará

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1039
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: Abor puesto a salvo

Mensajepor pastelsjl » Mar Abr 29, 2014 10:53 pm

Desde enero a abril de 1943 fueron lanzados 17 agentes sobre el país, entre ellos 7 operadores con sus emisoras. El Abwehr se encontró con el problema de como suministrar a Londres informes para 50 agentes . Al no ser esto posible, el comandante Giskes solicitó autorización a Londres para dejar fuera de servicio a algunas emisoras.

En la primavera de 1943 el plan Holanda cumplía quince meses de funcionamiento. Los mapas del Estado Mayor alemán indicaban nutridas comunicaciones de tropas en la supuesta zona de invasión de Calais a unos 35 kilómetros de distancia de Inglaterra.

Cada punto representado en el mapa representaba 300 hombres listos para el combate. A fin de prestar verosimilitud a los presuntos actos de sabotaje en Holanda, gran parte de los accidentes en las fuerzas armadas alemanas --- así como los verdaderos golpes de mano--- era comunicados a Londres como obra de los agentes del grupo " Polo Norte. El comandante Giskes mando preparar numerosos descarrilamientos, naturalmente con el menor daño posible para el material ferroviario. El efecto máximo se consiguió mediante la voladura de una barcaza --- cargada con restos de aviones--- un día de agosto de 1943 en los muelles de Rotterdam.

A principios de 1943 el comandante Giskes recibió información de Londres sobre la operación retoño. Para ello dispuso como zona de lanzamiento una zona boscosa a cinco kilómetros de la ciudad de Ermelo. En la noche del 9 a 10 de marzo de 1943 llegarían Pieter Duerlein y otros dos hombres en apoyo a la operación Kern.

" Un bombarderos cuatrimotor Halifax --- informa Dourlein --- nos aguardaba en una base aérea inglesa. Subimos al avión con gran entusiasmo. El avión volaba muy bajo para no ser detectado por el radar enemigo. Después de una hora de trayecto divisamos la costa holandesa y a las 0,15 estábamos en la zona de lanzamiento. Al sobrevolar la ciudad de Hardewijk soltamos una bandada de palomas mensajeras para simular la finalidad real del vuelo. El aparato voló en circulo sobre el arsenal Vewe dejando a la derecha la ciudad de Appeldoom y nos preparamos para saltar.

" Llegué a tierra a un kilómetro al sur; caí sobre un árbol, bajé y me escondí en unos matorrales, pistola en mano, noté que se aproximaba gente y que alguien gritaba " Paul", mi nombre en clave, corrí a su encuentro y me recibió con gran entusiasmo. Los dos compañeros que saltaron conmigo iban en el grupo cuyo jefe nos indicó la conveniencia de esperar dos horas antes de partir a Ermelo, nos obsequiaron con cigarrillos ingleses y con tragos de wiskhy.

" Hacia las cuatro de la madrugada se dio la orden de partir. Nos dividimos en dos pequeños grupos, cada uno de los cuales iba acompañado por dos hombres del comité de recepción, a unos 199 metros de distancia entre sí. Pasados cinco minutos, mis supuestos acompañantes se abalanzaron sobre mí, me pusieron las manos en la espalda y de pronto oí el tintineo de las esposas. El ataque fue tan rápido que no tuve oportunidad de resistir. Pensé que se habían vuelto locos. "Basta de tonterías", dije, pero ambos me amenazaron con sendas pistolas; uno de ellos lanzo un silbido y no tardaron en aparecer varios individuos ocultos en los matorrales. Alguien me explicó en perfecto holandés " Queda usted detenido, esta usted en manos del contraespionaje alemán. Ha terminado la guerra por lo que a usted concierne, si obedece nuestras ordenes podrá seguir con vida".

" Después de quedar inmovilizado, me trasladaron en camilla a una ambulancia. Al cabo de varias horas llegamos al seminario de Haarem, converido en prisión por la Gestapo. No cese de preguntarme donde radicaba el fallo de nuestra organización. Unos días más tarde, logré comunicarme con el ocupante de la celda adjunta, utilizando el Morse en la tubería de calefacción".

" No creí que me trataran como prisionero de guerra ni como espía, seguiríamos con vida mientras les fuésemos de utilidad, mientras les proporcionáramos información. Estaba plenamente convencido de ello.

A mediados de junio nos trasladaron a una celda con dos pesos más. Enseguida me puse en contacto con ambas celdas adyacentes mediante Morse y pregunté si había alguien interesado en intentar la fuga.. Johan Ubbink acepto de inmediato. Para comenzar por algo, abrimos un pequeño orificio en la pared, debajo del lavamanos, con objeto de poder hablar directamente."

" Transcurrido un mes quedo ultimado el plan de fugas. En cada celda había una ventana que daba al patio, así que la única salida era la lumbrera que se abría por encima de la puerta con su marco giratorio habitual hacia el interior. Sin embargo estaba protegido por barrotes en la parte del corredor. Recordé mi periodo de instrucción en Inglaterra donde se nos dijo que muchos barrotes de las prisiones estaban bastante separados entre sí. Tomé un hilo del colchón u medí la distancia. Después de comprobar que la distancia entre el armazón de la cama y el suelo era el mismo que separaba los barrotes, empecé a practicar la tarea, no era nada fácil y sólo conseguí pasar utilizando solamente la ropa interior. Para llegar al suelo necesitábamos una cuerda, o algo parecido de 12 metros. Con la navaja de afeitar que me permitían usar dos veces por semana, corté las tiras de ropa de la parte inferior del colchón, emplazándolos con nudos marineros. Ubbink hizo lo mismo, de manera que, con las dos partes empalmadas, tendríamos una cuerda bastante larga; así, por lo menos, no llamaríamos inmediatamente la atención de los centinelas. Ubbink era un extraño para mi, solo lo conocía por la voz. Acordamos que la hora de cenar sería la más adecuada para realizar nuestro intento de fuga. Los centinelas iban de puerta en puerta con su carro que hacía un ruido tremendo, y nosotros aprovecharíamos el momento en que harían su recorrido por el otro extremo del corredor, que tenía forma de herradura. Era normativo dejar la ropa --- salvo la interior --- en una silla del comedor antes de acostarse. No dudábamos de que nuestros compañeros de celda pondrían la ropa en la silla de modo que los centinelas no sospechasen nuestra fuga."

continuara

pastelsjl
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1039
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:04 am
Contactar:

Re: Abor puesto a salvo

Mensajepor pastelsjl » Mié Abr 30, 2014 10:01 pm

" Sabíamos que la vigilancia era menos rigurosa los sábados y domingos, por eso decidimos la huida la noche del 29 de agosto de 1943. Aquel domingo por la mañana desperté muy temprano. Las horas transcurrían con desesperada lentitud. A las 6 de la tarde ya no faltaba mucho para la gran aventura, noté que mis compañeros estaban más nerviosos que yo. Van der Boor me rogó lloroso: " Por favor, Pieter no te vayas, te fusilaran si te coges". Me limité a estrecharles la mano, incapaz de articular palabra. Tuve la sensación de que me despedía para siempre."

" La puerta de la celda se abrió para dar paso a la comida, luego volvió a cerrarse. Me quité la ropa y tan pronto como el carrito doblo la esquina del pasillo, dí la señal. Subí a la cama y miré por la enrejada claraboya. el camino estaba ahora despejado."

" A la derecha vi asomada una cabeza rubia: mi futuro compañero de fatigas también echaba un vistazo para darse cuenta de la situación. Nos colamos entre los barrotes lo más aprisa que pudimos y nos vimos de pie en el corredor. Nuestros compañeros echaron la ropa y las improvisadas cuerdas, cerrando inmediatamente la ventana"

" Con la mayor rapidez Ubbink hizo lo mismo. Después corrimos hasta la celda que había en una esquina del pasillo desocupada, y cuya puerta sabíamos que nunca se cerraba. En dicha celda nos vimos por primera vez mi amigo y yo, saludándonos con unas animadas palmadas en el hombro"

" El centinela del corredor paso junto a la puerta. Nos quitamos los calcetinas y nos diridíamos a los lavabos, por cuya ventana saldríamos al exterior. Todo marchaba bien. En las seis horas que estuvimos alguien trato dos veces de entrar en los lavabos, pero nosotros gritábamos en el exterior, ocupado.

" Esperamos a que el haz del reflector apuntase a otra dirección y echamos las cuerdas con la ropa. Seguidamente nos deslizamos entre los barrotes. Doce metros nos separaban hasta el suelo, bajé el primero seguido de Ubbink, luego recogimos la improvisada soga."

" Nos refugiamos en la capilla donde estábamos a cubierto de los centinelas, ocultamos la cuerda y nos vestimos. El edificio de la prisión quedaba atrás; nos faltaba salvar la alambrada, pero a unos cinco metros de ella, escuchamos el ruido de unas botas claveteadas. Era un centinela que no llego a descubrirnos. Esperamos un poco y después saltamos la alambrada. Ubbink primero y después yo, aún faltaba una zanja llena de agua y, por fin, nos vimos en libertad. Nos abrazamos sin poder contener nuestra alegría, aunque conscientes de que la aventura no acababa allí."

Más tarde, el resto de nuestros compañeros fueron trasladados al campo de concentración de Mauthausen, los fusilaron en otoño de 1944, solo cinco de ellos llegaron a ver el final de la contienda.

El 1 de febrero de 1944 Dourlein y Ubbink llegaron a Inglaterra donde infoprmaron cumplidamente a sus superiores.

Con ello quedo concluida la operación Holanda.

El Abwehr, que en el curso de dos años desempeño su papel en el mismo, siempre confió en informarse de las verdaderas intenciones de los aliados. Sin embasrgo, todo hace suponer que el plan no fue sino una gran maniobra diversiva británica, encaminada a hacer pensar a los alemanes que la invasión aliada se efectuaría en algún lugar de la costa flamenca, entre Calais y Holanda.

Pero la verdad del asunto quedo celosamente guardado en los archivos del SOE destruidos poco después de terminada la guerra


SE ACABO


Volver a “Espionaje”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado