Theodor Eicke: los comienzos de un sádico criminal

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Theodor Eicke: los comienzos de un sádico criminal

Mensajepor José Luis » Mar Sep 05, 2006 7:30 pm

¡Hola a todos!

Tenía desde hace tiempo la intención de escribir alguna cosa sobre los antecedentes de este sádico criminal antes de que se convirtiese en el comandante en jefe de la SS Totenkopf Division. La carrera de este elemento es más o menos bien conocida desde su nombramiento como Inspekteur der Konzentrationslager und Führer der SS Wachverbände hacia primeros de julio de 1934. No creo que lo sea tanto su vida anterior.

Este alsaciano nacido en 1892 era el undécimo hijo de una familia originaria de Gittelda, en las Montañas Harz de Alemania. Su padre era jefe de estación de ferrocarril en la villa alsaciana de Hampont, donde Theodor Eicke asistió de joven a la Volkschule y a la Realschule; sin embargo, su mala disposición para el estudio lo incapacitó para concluir el bachiller. En 1909 se alistó en el 23º Regimiento de Infantería de Landau en el Palatinado de Renania y emprendió una gris carrera como administrativo y pagador. Durante la IGM sirvió sucesivamente como pagador en el 3º y 22º regimientos de infantería bávaros, ganando la Cruz de Hierro de Segunda Clase. Tras el armisticio y la revolución alemana dejó el ejército en 1919 con el grado de asistente pagador.

Sin visos de una nueva carrera y con un odio profundo hacia el nuevo gobierno de la República de Weimar se instaló con su esposa (Bertha Schwebel, con la que se había casado el 26 de diciembre de 1914 y de cuyo matrimonio nacieron dos hijos: Irma, el 5 de abril de 1916, y Hermann, el 4 de mayo de 1920) en Illmenau, Turingia, cerca de su familia. Cuando Eicke acabó sus recursos y su suegro se negó a sostenerlo por más tiempo, buscó y encontró trabajo como informador de la policía en Illmenau, empleo que sostuvo hasta julio de 1920, fecha en la que fue destituido por la policía por involucrarse en agitaciones políticas contra la República.

Le había cogido tanto gusto a su trabajo que durante los 18 meses siguientes intentó repetidamente hacerse carrera en la policía. De Illmenau se fue sucesivamente a Cottbus, Weimar, Sorau-Niederausitz, y finalmente a Ludwigshafen am Rhein en búsqueda de un trabajo como policía. En cada localidad Eicke consiguió empleo, pero invariablemente lo mantuvo por poco tiempo antes de ser destituido bien por expresar su desmesurado odio a la República de Weimar o por participar en actividades en contra del gobierno. En enero de 1923 consiguió finalmente un empleo seguro, primero como vendedor y después como oficial de seguridad en la planta de I. G. Farben en Ludwigshafen. Desde 1923 hasta el momento de su entrada en servicio a tiempo completo en las SS en 1932, Eicke permaneció empleado como oficial de seguridad en la Farben.

Su odio enfermizo hacia la República de Weimar lo llevó a ingresar en el NSDAP el 1 de diciembre de 1928, con la tarjeta de partido número 114901. Asimismo entró a formar parte de las filas de la SA. Permaneció en Ludwigshafen hasta el 20 de agosto de 1930, fecha en que fue transferido a las SS. El 27 de noviembre de 1930 Himmler lo nombró SS Sturmführer y le dio el mando de la Sturm no. 148 en Ludwigshafen am Rhein. Su eficiente trabajo como organizador y reclutador le valió al cabo de tres meses el ascenso a Sturmbannführer, y fue comisionado por Himmler para crear un segundo Sturmbann (batallón) para el proyectado 10º SS Standarte (regimiento) del Palatinado de Renania. En el verano de 1931 había completado las filas del nuevo regimiento, y el 15 de noviembre de 1931 fue ascendido a SS Standartenführer, entregándosele el mando del 10º SS Standarte.

A esas alturas la depresión económica y sus actividades como SS le costaron el empleo en la Farben, por lo que Eicke se dedicó de lleno a su mando SS y a las actividades del NSDAP. El 6 de marzo de 1932 fue encarcelado por posesión ilegal de explosivos y conspiración para llevar a cabo una serie de atentados con bomba y asesinatos políticos en Baviera. Permaneció en custodia hasta 7 de julio de 1932, momento en el que un tribunal bávaro lo sentenció a dos años de prisión. Las simpatías del ministro de Justicia bávaro, Franz Gürtner –que más tarde sería ministro de Justicia de Hitler- le proporcionaron la libertad condicional para “restablecer su salud” antes de comenzar a cumplir la sentencia de prisión. Tras su liberación el 16 de julio de 1932, Eicke regresó directamente a Ludwigshafen reanudando sus actividades políticas.

Cuando la policía descubrió sus actividades, Eicke se vio obligado a esconderse con la ayuda de unos amigos del partido en Landau, circunstancia embarazosa para Himmler, quien le ordenó que fuera secretamente a Munich para recibir nuevas instrucciones. Cuando Eicke llegó a Munich, Himmler lo envió a Italia para que no volviera a crear problemas. El 18 de septiembre de 1932, disfrazado y con papeles falsos, Eicke viajó por Austria hasta Malcesine en el norte de Italia, siendo ascendido como compensación a SS Oberführer y otorgándosele el mando del campo de fugitivos de las SS que el gobierno de Mussolini había instalado en el Lago Garda, en Malcesine.

Mientras Eicke estaba en Italia, Josef Bürckel, el gauleiter del Palatinado de Renania, intentó hacerse con el mando del 10º SS Standarte. Cuando Eicke se enteró de la trama de Bürckel, juró que cuando regresara a Alemania utilizaría “los viejos métodos” para evitar que Bürckel impusiera “políticas jesuitas” en la revolución nazi.

El nombramiento de Hitler como canciller acabó con el exilio de Eicke en Italia, por medio de la amnistía dictada por Franz Gürtner en Bavaria. El 10 de marzo de 1933 Eicke regresó a Ludwigshafen, tras prometer a Himmler que no reiniciaría su vieja bronca con Bürckel. Pero Eicke olvidó rápidamente su promesa y, acompañado de algunos de sus seguidores de las SS, armó un putsch contra Bürckel. Asaltaron el cuartel general de Ludwigshafen Gau y encerraron a Bürckel en el apartamento del conserje antes de que las fuerzas leales a Bürckel consiguieran avisar a la Schutzpolizei local, que arrestó a los amotinados y obligó a Eicke a liberar a Bürckel. Un Bürckel humillado tenía ahora arrestado a Eicke, juzgado “mentalmente enfermo y un peligro para la comunidad”, y trasladado para observación psiquiátrica a la Nervenklinik de Würzburg. Himmler, furioso, eliminó el nombre de Eicke de la lista de servicio de las SS el 3 de abril de 1933, y acordó un confinamiento indefinido de Eicke en la clínica de Würzburg.

Pero en la cílinica psiquiátrica de la Universidad de Würzburg trabajaba el doctor Werner Heyde (nacido en 1902), que había conseguido su licenciatura en medicina en 1926, y su certificación de especialista en psiquiatría y neurología en 1929. Probablemente por su inclinación a la homosexualidad, ambos individuos, el médico y el paciente, intimaron más allá de la amistad. Como consecuencia de ello, Heyde escribió a Himmler dando cuenta del buen estado mental de Eicke. El informe de Heyde y las incesantes súplicas de Eicke ablandaron a Himmler, que finalmente liberó a Eicke y lo restableció para las filas de las SS. Eicke abandonó la clínica el 26 de junio de 1933 con su antiguo grado de SS Oberführer y con órdenes de Himmler para asumir un nuevo puesto como comandante de uno los primeros campos de concentración nazis para prisioneros políticos en Dachau, donde Eicke establecería su propio sistema de terror y organización brutal. Por su parte, el psiquiatra Werner Heyde, además de estar vinculado a una unidad médica de las SS bajo control de Eicke, se haría más tarde tristemente famoso por ser uno de los principales directores del plan de Hitler para acabar con los enfermos mentales ("acción eutanásica").

Luego vendría la participación de Eicke en la "Noche de los Cuchillos Largos". Con varios de sus esbirros de Dachau, Eicke ayudó a Sepp Dietrich y dos compañías de la LAHSS a arrestar a los líderes de las SA durante la noche del 30 de junio de 1934. En algún momento a primeras horas de la tarde del 1 de julio, Himmler recibió órdenes de Hitler para liquidar a Röhm, el jefe de las SA, y el Reichsführer SS telefoneó a Eicke a las oficinas de la SS Oberabschnitt Süd de la Amalienstrasse en Munich, ordenándole matar a Röhm, aunque, a petición de Hitler, debería permitirle a Röhm la opción del suicidio.

Acompañado por su ayudante, el SS Sturmbannführer Michael Lippert, y por el SS Gruppenführer Heinrich Schmauser, oficial de enlace entre las SS y el Heer para la purga, Eicke se dirigió en automóvil a la prisión de Stadelheim. Allí contactaron con Robert Koch, el director de la cárcel, a quien Eicke dio cuenta de su misión. Koch se opuso a entregar a Röhm a menos que se lo ordenaran por escrito, lo que enfureció a Eicke, que se puso a gritar como un poseso. Koch telefoneó al ministro nazi de justicia, Hans Frank, pidiendo instrucciones, pero Eicke le arrebató el teléfono y comenzó a chillarle a Frank que no tenía que interferir en el asunto de Röhm, pues él (Eicke) actuaba por órdenes directas del Führer. Frank reculó y ordenó a Koch que dejara vía libre a Eicke.

Cuando Eicke entró en la celda de Röhm con Lippert y Schmauser, gritó a Röhm: “¡Has perdido tu vida! ¡El Führer te da una última oportunidad para evitar las consecuencias!”, dejando una pistola sobre una mesa y dando a Röhm diez minutos para poner fin a su vida. Tras dejar sólo al desgraciado, Eicke, Lippert y Schmauser esperaron fuera de la celda durante quince minutos sin que nada sucediese en la celda de Röhm. En esos momentos Eicke y Lippert sacaron sus pistolas, entraron en la celda y dispararon sobre Röhm, que cayó sobre el suelo. Luego, uno de los dos se acercó a Röhm y le disparó un tiro a bocajarro en el corazón.

Con su papel en la purga del 30 de junio de 1934 este psicópata había conseguido ya méritos suficientes para que Himmler lo elevara pocos días después a una comisión muy propia a su naturaleza sádica y criminal: los campos de concentración.

Fuente sobre Eicke:
Charles Sydnor, Soldiers of Destruction: The SS Death’s Head Division, 1933-1945 (Princeton University Press, 1997).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
fangio
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2308
Registrado: Sab Jun 18, 2005 1:33 pm
Ubicación: Argentina

Mensajepor fangio » Jue Sep 07, 2006 2:18 am

Muy buen artículo José Luis. No sabía que Eicke tuviera inclinaciones homosexuales, toda una novedad para mí. Con respecto a la muerte de Röhm, siempre pensé que había sido sólo Eicke el que lo había matado pero por lo que he leído, Lippert también participó de su muerte.

Dejo unos pocos datos más de Eicke y algunas fotos.

Nacimiento: 17 de Octubre de 1892 en Hudingen / Lothringen
Fallecimiento: 26 de Febrero de 1943 cerca de Orelka, Rusia, cuando se econtraba sobrevolando las líneas del frente y su avión fue derribado.
Nro. NSDAP: 114.901
Nro. SS: 2.921
Último Mando: Comandante de la SS-Totenkopf Division (luego redesignada SS-Panzer-Grenadier Division "Totenkopf" en 1942): 09.1941 - 26.02.1943
Sirvió en la I Guerra Mundial y luego en los Freikorps y la Policía.

SS-Obergruppenführer und General der Waffen-SS Theodor "Papa" EICKE
Imagen
Foto: Bobwirz - miembro foro www.wehrmacht-awards.com

Tumba de Eicke en el Frente Oriental
Imagen
Foto: Dieter Zinke - http://forum.axishistory.com

Foto que tengo hace ya varios años que muestra la celda Nr 474 donde fue asesinado Röhm por parte de Eicke y Lippert
Imagen
Foto: http://forum.axishistory.com


Saludos,

FANGIO
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen+3

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Jue Sep 07, 2006 6:26 am

¡Hola, Fangio!

La homosexualidad no era algo infrecuente entre los dirigentes nazis, y tampoco eran escasos los rumores sobre la homosexualidad de Eicke.

En cuanto a su muerte, Sydnor, en la obra ya citada, dice que Eicke murió el 26 de febrero de 1943. En la tarde de ese día, las unidades de Eicke avanzaban esparcidas persiguiendo a los soviéticos, y el silencio radial del regimiento panzer de la Totenkopf ante repetidas transmisiones llevó la inquietud al cuartel general de la división. Ante esa situación, Eicke cogió un avión (Fieseler Storch) y despegó con su piloto y un ayudante para otear el estado de sus unidades.

Sobre las 16:30 horas, el piloto de Eicke divisó una compañía del regimiento panzer de la Totenkopf en una pequeña aldea llamada Michailovka, pero no vio a los soviéticos, que estaban atrincherados escasamente a media milla en la aldea vecina de Artelnoye. Tan pronto como el avión se acercó a Michailovka para aterrizar cayó, presa del fuego de armas automáticas y antiaéreas de los rusos, entre las dos aldeas, ardiendo espectacularmente. Los soldados SS que estaban en Michailovka intentaron varias veces alcanzar el aparato, pero fueron repelidos por el fuego soviético, abandonando finalmente todos los intentos al anochecer. Al día siguiente, a las 05:15 horas, un grupo reforzado del regimiento panzer de la Totenkopf atacó Alternoye bajo cobertura artillera, echando a los soviéticos de la aldea, y recuperando así los cuerpos mutilados de Eicke, su ayudante y el piloto.

El relato que da Sydnor se basa en material de USDC, SS Personalakte Eicke, especialmente en dos memorandos enviados a Himmler describiendo cómo murió Eicke: “Bergun der Leiche des SS Obergruppenführer Eicke” (informe enviado a Max Simon por el SS Hauptsturmführer Lino Masarie, el comandante del grupo de asalto que recuperó el cuerpo de Eicke), y “Bericht über den Flugzeugabsturz des SS Obergruppenführer und General der Waffen SS Eicke” (escrito el 1 de marzo de 1943 por Max Simon y enviado a Himmler vía Jüttner).

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

jesus2
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 561
Registrado: Mar Ago 09, 2005 10:49 pm
Ubicación: España, Deutschland, United Kingdom

Mensajepor jesus2 » Dom Sep 10, 2006 7:19 am

José Luis escribió:...Michael Lippert...


Un rápido, y en consecuencia, breve comentario.

No confundir a MichaelLippert con Lucien Lippert, este último, recordemos, comandante durante algún tiempo de la brigada SS Wallonien ( 28 SS ). Es evidente que ambos personajes son distintos.

Y sin embargo, ambos Lippert están ligerísimamente relacionados. Uno comandó la brigada valona de las Waffen-SS. El otro, Michael, curiosamente comandó durante un breve período de tiempo su antónima: la brigada flamenca de las Waffen-SS ( la Brigada Langemarck, 27 SS. )

Michael Lippert, como ya se ha descrito, era la mano derecha de Eicke. Duro, nazi, ario, maleducado, poco por no decir nada transigente con los flamencos ( que al fin y al cabo, para Michael Lippert no eran alemanes, y por tanto no arios... ) los trató con bastante desprecio. Éstos se quejaron, y Michael Lippert fue reemplazado por otro líder más respetuoso hacia ellos.

Saludos al foro.
ImagenImagenImagen
En la vida no existe la Suerte, ni siquiera la buena o mala suerte, como dicen los que dicen que saben de ella. Existe el Destino. Y sobre todo, el Destino que cada uno quiera labrarse para sí mismo. ( Yo mismo )

urbano
Usuario
Usuario
Mensajes: 8
Registrado: Sab Feb 17, 2007 12:59 am
Ubicación: mallorca

Mensajepor urbano » Mar Feb 20, 2007 12:31 am

excelente trabajo, jose luis. seria muy interesante si algun dia pudieras completarlo con datos sobre la influencia de eicke en el universo kz del tercer reich y la division totenkopf. cuanta culpa tuvo de que los soldados de esta division fueran " soldados de destruccion ". un saludo.

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensajepor Shindler » Mar Feb 20, 2007 12:36 am

Te felicito José Luis, muy bueno el informe, hay más antecedentes de personajes de éstas características que contradecian el pensamiento del III Reich?

Gracias
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."
Ernst Jünger

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensajepor José Luis » Mié Feb 21, 2007 7:41 pm

¡Hola a todos!

urbano escribió:seria muy interesante si algun dia pudieras completarlo con datos sobre la influencia de eicke en el universo kz del tercer reich y la division totenkopf. cuanta culpa tuvo de que los soldados de esta division fueran " soldados de destruccion ". un saludo.


Muchas gracias a Urbano y Shindler. Algo más sobre este perturbado de Eicke.

Que Himmler lo nombrara comandante del campo de concentración de Dachau debió ser para Eicke una especie de orgasmo criminal, el mismo que deben sentir los psicópatas criminales sexuales en serie cuando someten a sus víctimas, vivas o muertas, a las peores aberraciones de una mente depravada.

El cambio de comandante en Dachau se me antoja una especie de sarcasmo. Himmler fulminó al SS Sturmbannführer Hilmar Wäckerle (que fue el primer comandante de Dachau) en junio de 1933 por los escándalos de los asesinatos de prisioneros en el campo. Tengo que recordar que el ochenta por ciento de los prisioneros en Dachau por esas fechas eran presos políticos (oponentes al régimen), siendo el veinte por ciento restante judíos, gitanos, homosexuales, etc. Esos asesinatos debieron ser de tal naturaleza que, por increíble que parezca, llevaron a la oficina del fiscal criminal de Bavaria a presentar cargos contra Wäckerle.

Sea como fuere, Himmler reemplazó a un sicario brutal por un sádico criminal dotado del talento necesario para organizar un sistema de terror y brutalidad más sofisticado, pero no menos despiadado. Lo primero que intentó hacer Eicke fue liberarse de su subordinación a Sepp Dietrich, que entonces era el comandante del SS Oberabschnitt Süd (Distrito Administrativo Regional del Sur), con cuartel general en Munich. El asunto es que era Dietrich quien supervisaba la selección de personal de reemplazo para enviar al Dachau de Eicke, y éste se quejaba –¡cosas veredes Mío Cid que farán fablar las piedras!- de que le enviaba gente corrupta e indeseables asociales, que dificultaban la disciplina que quería imponer el perturbado de Eicke, quien se quejó repetidamente a Himmler.

Entre las medidas que impuso Eicke en Dachau, quien exigió a los guardias SS (pertenecían a las Allgemeine SS) absoluta obediencia a todas las órdenes de los oficiales superiores, estaba el lavado de cerebro que impuso a sus guardias, en el sentido de que debían tratar a los prisioneros con un odio fanático como enemigos del Estado. Los guardias debían estar dispuestos en cualquier momento a administrar los más duros y humillantes castigos físicos a sus prisioneros.

A tal efecto, Eicke elaboró unas regulaciones nuevas que llevaron el título de “zur Aufrechterhaltung der Zucht und Ordnung” (“Mantenimiento de la Disciplina y el Orden”), regulaciones que emitió el 1 de octubre de 1933. Definían los crímenes por los cuales se podía castigar a un prisionero, prescribían las penas, y venían a dar a los guardias SS amplia libertad para imponer esos castigos. El comandante de campo, es decir, Eicke, tenía absoluto poder para determinar el castigo de los prisioneros que hubieran cometido alguna infracción. Podía condenar a muerte a los prisioneros que provocaran “agitación política”, los que se dedicaran a la “propaganda”, sabotaje, motín, intento de huída, ayuda a la huída, ataques a los centinelas, y un largo etcétera de infracciones menores. Eicke era dueño y señor de las vidas que penaban en Dachau.

Podía mantener a prisioneros confinados durante ocho, catorce, veintiuno o cuarenta y dos días dándoles una comida cada cuatro días; o mantenerlos durante largos periodos de tiempo a pan y agua. El castigo corporal (Prügelstrafe) estaba también en las regulaciones. El más usual consistía en veinticinco latigazos ejecutados con una fusta en presencia de toda la guardia SS, todos los prisioneros, y el comandante de campo. También se extendía el castigo a la suspensión del correo de los prisioneros (de aquellos prisioneros a quienes se les concedía este privilegio), trabajo manual forzado y pesado, dejar atados a los prisioneros durante largo tiempo a estacas o árboles, o carreras acompañadas por golpes y golpizas de los guardias SS.

Eicke no se olvidó de inculcar en sus guardias un odio especial a los prisioneros judíos, y a tal efecto distribuía entre sus subordinados la basura antisemita del periódico de Julius Streicher, Der Stürmer. Cada vez que la prensa extranjera dedicaba unas letras a las torturas que se producían contra los judíos en los campos de concentración alemanes, Eicke encerraba a los prisioneros judíos en sus barracones, totalmente sellados, entre uno y tres meses. Según él, esas historias de la prensa extranjera eran fruto de lo que contaban los judíos alemanes emigrados, y, por tanto, los judíos que estaban encerrados debían pagar las consecuencias.

Por sus “éxitos organizativos” en Dachau, Himmler nombró a Eicke SS Brigadeführer el 30 de enero de 1934. “El principio de una hermosa amistad”, con perdón de Rick.

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

jpeiper
Expulsado
Mensajes: 147
Registrado: Mar Ene 09, 2007 9:58 pm
Ubicación: Asunciòn,Paraguay

Eicke,Theodor

Mensajepor jpeiper » Mié Feb 21, 2007 10:39 pm

Excelente trabajo, Josè Luìs

Realmente me llama la atenciòn el tema homosexualismo..tienes razòn de repente los habìa inclusive en el àmbito SS, recuerdo haber leìdo en el libro "Adolf Hitler" de John Toland, en el libro II 1936/1945 que en cierta ocasiòn, Himmler ordena el fusilamiento de un sobrino suyo por casos de homosexualismo !! y conmutado la pena por que Gottlob Berger (Dir.Administrativo de las SS) y el propio Fuhrer intercedieron y lo enviaron a un KZ, pero este sobrino volviò a incurrir en falta(la misma) y al final lo fusilan!!

Otra cosa, Josè Luìs, es posible tener asì (digo,completas y amenas,como las que nos muestras) biografìas de Michael Wittmann o Kurt Meyer u otros?
JPeiper
jpeiper

Avatar de Usuario
Shindler
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2583
Registrado: Mar Dic 05, 2006 10:31 pm

Mensajepor Shindler » Mié Feb 21, 2007 11:56 pm

La verdad es que muy interesante... ¿Saben algo de el "reclutamiento desesperado" de soldados homosexuales en los últimos momentos de la ALEMANIA nazi? evidentemente desesperado e inhumano...



Gracias por estar
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

"La esclavitud crece sin medida cuando se le da apariencia de libertad."

Ernst Jünger

jpeiper
Expulsado
Mensajes: 147
Registrado: Mar Ene 09, 2007 9:58 pm
Ubicación: Asunciòn,Paraguay

Theodor Eicke

Mensajepor jpeiper » Jue Feb 22, 2007 3:31 pm

Shindler escribió:La verdad es que muy interesante... ¿Saben algo de el "reclutamiento desesperado" de soldados homosexuales en los últimos momentos de la ALEMANIA nazi? evidentemente desesperado e inhumano...



Gracias por estar



Y...si estimado colega..cuando se està desesperado..lo que venga!!, no es 2ª G,M, pero en nuestra Guerra de la Triple Alianza, era comùn, ver Batalla de "Las Residentas" eran todas mujeres contra tropas brasileñas!! y de diferentes edades, tengo el honor de pertenecer como tataranieto de una de ellas y tambièn la batalla de Acosta Ñù,

Pero volviendo a tu pregunta, no creo se lleven registros de si eran o no eran, cuando "el ìnfierno ya estaba sobre sus cabezas"....

PD
llegaste a leer mi respuesta,sobre tu pregunta de si vinieron oficiales alemanes al Paraguay ?,pues no vi tu comentario, gracias

JPeiper
jpeiper

Avatar de Usuario
Mon1969
Colaborador económico
Mensajes: 9800
Registrado: Jue Abr 17, 2008 5:21 pm
Ubicación: VIGO

Theodor Eicke: los comienzos de un sádico criminal

Mensajepor Mon1969 » Sab Ene 23, 2010 12:55 pm

Al respecto de su sadismo, estoy completamente de acuerdo con todo lo dicho... Eicke, reunía muchas de las "virtudes", frecuentemente encontradas dentro de algunas unidades SS... Todo el prestigio que pudieron darle a las Waffen SS, hombres como Bittrich, Hausser o Gille, a veces, quedaba en entre dicho por actitudes, comportamientos como los descritos.... Para mi en las SS, había caballeros tipo Bittrich, loado y defendido incluso por sus adversarios en juicios de post guerra, y "delincuentes y asesinos" tipo Eicke o Dirlewanger...
De todas formas.... ¿cómo valorariais o enjuiciariais la faceta meramente militar de este individuo? Fué un hombre muy querido y valorado por sus subalternos, y realmente méritos militares reunió...

Avatar de Usuario
von Thoma
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 3591
Registrado: Lun Feb 18, 2008 5:40 am

Re: Theodor Eicke: los comienzos de un sádico criminal

Mensajepor von Thoma » Jue Sep 21, 2017 3:10 am

Theodor Eicke, junto a su sicario Michael Lippert.
Ernst Röhm fue asesinado a balazos por estos dos personajes en su celda *, previamente
Eicke le ofreció un arma para que se suicidase, ante su negativa, fue abatido a sangre fria.

* En el primer Post, se encuentran todos los detalles de este suceso.

Imagen

Foto:http://www.warrelics.eu/
«El derecho de creer es el derecho de quienes no saben»

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7572
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: Theodor Eicke: los comienzos de un sádico criminal

Mensajepor Juan M. Parada C. » Vie Sep 22, 2017 6:18 pm

La inhumanidad de este personaje,como fue Eicke,se vió traducida también en la forma en que comandaría después a las tropas bajo su mando en el frente oriental,el cual ya llevaba tal fama desde la campaña de Francia en 1940,con la división "Totenkopf" SS....¿Cómo es posible que pudiese perder 12.000 efectivos de los 17.000 que componía tal división? Siendo así el general de la Wehrmacht Johannes Blaskowit,entre otros más, su más fiero detractor por tan imprudente proceder e inútil derroche de tan importantes fuerzas en proclamar públicamente a los entes oficiales interesados para ponerle coto a este siniestro sujeto.Pero la cúpula nazi,como Hitler y Himmler,se hicieron los sordos a tales críticas.
Sin embargo,como paradoja de todo esto,no se puede negar el carácter irreductible y combativo de esta división bajo su mando llegaría a tener en tan fiero frente de batalla.

Saludos y bendiciones a granel.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 8922
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Re: Theodor Eicke: los comienzos de un sádico criminal

Mensajepor José Luis » Mar Sep 26, 2017 10:10 am

¡Hola a todos!

Juan M. Parada C. escribió:... desde la campaña de Francia en 1940,con la división "Totenkopf" SS....¿Cómo es posible que pudiese perder 12.000 efectivos de los 17.000 que componía tal división?


¿Y de dónde has sacado esa información? Por lo que yo sé, la Totenkopf sufrió 1.140 bajas enre el 19 y el 29 de mayo de 1940. Es una cifra alta, pero nada que ver con esas 12.000 bajas de las que hablas. Eicke tuvo que aguantar una dura bronca de Himmler por las bajas, sobre todo por los 300 oficiales que había entre ellas. Debido a esta sangría de oficiales (única en la historia de cualquier división alemana en la campaña de Francia), Himmler tuvo que trasladar de inmediato a la división de Eicke a 300 cadetes, a medio entrenar, de la SS Junkerschule de Bad Tölz para que la Totenkopf pudiera seguir operando en campaña. Durante esos diez días de mayo también perdió un montón de equipo (46 camiones, gran cantidad de cañones antitanque, morteros y motocicletas, y 8 coches blindados) (Sydnor, Op. Cit., p. 112).

Saludos cordiales
JL
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7572
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: Theodor Eicke: los comienzos de un sádico criminal

Mensajepor Juan M. Parada C. » Mar Sep 26, 2017 3:28 pm

Tal afirmación,si vale el argumento como una suerte de defensa por lo anteriormente dicho,la he tomado del autor germano Guido Knopp de su texto "Les SS .Un avertissement de l´histoire,Presse de la Cité,Paris" En la página 286.Aunque tal escritor y conductor de televisión teutón,si no le he leido mal,parece enfrascarse en dicha cifra desde junio de 1941 hasta marzo de 1942 en el frente oriental.Sin embargo,estoy dado a cualquier corrección tenga a bien de realizar sobre este tópico en cuestión,mi estimado amigo.

Saludos y bendiciones a granel.
"¡Ay,señor! Tú sabes lo ocupado que tendré que estar hoy.Si acaso te olvido por un instante,tu no te olvides de mi". Sir Jacob Astley antes de la batalla de Edge Hill el 23 de octubre del año de nuestro señor de 1642


Volver a “Biografías”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados