Heinz Guderian

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3148
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Heinz Guderian

Mensajepor Francis Currey » Dom Jun 12, 2005 2:04 pm

Heinz Guderian


Heinz Guderian, nació el 17 de Junio de 1888 en Culm, Prusia Occidental, hoy llamada Chelmo en el Vístula cerca a Dansk en Polonia. Fue hijo del oficial prusiano Friedrich Guderian y de Clara Kirchhoff.

Estudió en escuelas militares y en la Academia Militar de Berlín, desde 1901 hasta 1907. Fue asignado al Jagër-Batallion Nr. 10 comandado por su padre. Luego en 1908, ingresó a la Escuela de Guerra en Metz que en esa época estaba ocupada por Alemania y luego de graduarse fue comisionado como 2do Teniente al mismo batallón en Goslar.

Se enamoró en 1911 de Margarete Goerne, pero su padre pensó que estaba muy joven para casarse y lo envió para instrucción especial en el Batallón de Telegrafía N° 3 y al terminar el entrenamiento en 1913 Heinz se casó con Margarete. Tuvieron dos hijos, ambos pelearon en la Segunda Guerra Mundial con el Cuerpo de Panzers. El mayor de ellos, luego se convirtió en Mayor General en la Bundeswehr.

En 1914 Heinz fue asignado como oficial de inteligencia y destacado en el frente occidental. Tuvo varias asignaciones que le permitieron apreciar los resultados de muchas batallas, incluyendo el desastre del Marne y la masacre de Verdún. En esos años no tuvo mando de tropas, pero obtuvo la Cruz de Hierro de Segunda y Primera Clase. En 1918 tuvo oportunidad de probar su capacidad para resolver problemas tácticos de forma tal que impresionó a sus instructores. En 1917 fue transferido al Estado Mayor, siendo el oficial más joven en tan alta asignación

Después de la guerra, Guderian se incorporó al Freikorps, restringida a 100.000 hombres por el Tratado de Versalles, donde reclutaban a los mejores ex-oficiales y soldados de la Alemania vencida y fue trasladado al Báltico como Oficial de Fronteras y luego a Silesia. En esa ocasión tuvo oportunidad de escribir artículos sobre motorización y fue puesto al mando de varias Unidades Motorizadas. Entre 1922 y 1924 fue asignado al cargo de Inspector de Transporte de Tropas en Munich, que para entonces sólo contaba con camiones y motocicletas.

Entre los años 1924 y 1931, como Inspector/Comandante de todas las unidades de transporte y profesor de tácticas en Berlín, ocurrió el cambio que haría famoso a Guderian. Promovido a Mayor en 1927, se las arregló para echarle mano a cuanto vehículo motorizado estuviera a su alcance. En 1929, cuando a Alemania no se le permitía fabricar tanques, viajó a Suecia para visitar un batallón de tanques equipado con los m/21 y m21-29, versiones suecas del tanque alemán LK II. También visitó el campo secreto de pruebas en Kazan, Rusia, donde conoció a varios oficiales de tanques que años después se convertirían en sus enemigos

En Febrero de 1931 fue promovido a Teniente Coronel y dos años después a Coronel. Continuamente siguió escribiendo artículos sobre blindados y guerra motorizada y ayudó a resolver problemas cuando se empezaron a construir los primeros tanques.

Cuando Hitler ya se encontraba en el poder, tuvo oportunidad de ver las maniobras de los pequeños Panzers I de Guderian, zigzagueando raudos en el campo de batalla. Hitler quedo extasiado con el espectáculo. "Eso es lo que quiero" -dijo- y autorizó la creación de tres Divisiones Panzer, ignorando los mandatos del Tratado de Versalles.

Poco después nombrado Comandante de la 2da División Panzer y promovido a Mayor General. Después de año y medio fue ascendido a Teniente General y recibió el mando del XVI Cuerpo de Ejércitos.

Comandó la punta de lanza en el Anschluss (conexión) de Austria y en la invasión de los Sudetes (Checoslovaquia.) Diez meses después fue promovido a General y fue nombrado al cargo que le permitiría sentar un hito en los métodos de guerra: Chef der Schnellen Truppen o Jefe de Tropas de Desplazamiento Rápido. En ese cargo, fue responsable de reclutar, entrenar y desarrollar tácticas y técnicas en todas las unidades motorizadas y blindadas de la Wehrmacht alemana. En esos momentos tuvo el rango y la autoridad para volcar en las fuerzas armadas alemanas, toda su personalidad, experiencia e ingenio, que hicieron famosas a las fuerzas Panzer.

Combinó con maestría, los blindados con los Panzers, las comunicaciones y la Fuerza Aérea desarrollando lo que se llamó la Blitzkrieg o Guerra Relámpago. En su vehículo de mando que siempre estaba pegado al frente existía siempre un completo sistema de radio comunicaciones equipados con los más modernos equipos, que incluían el famoso codificador Enigma, como se puede ver en la fotografía y siempre había un vehículo de reemplazo listo para cualquier eventualidad.

En Polonia, Guderian comandó el XIX Cuerpo de Ejércitos y se ganó nuevamente la Cruz de Hierro de Segunda y Primera Clase, seguidas de la Cruz de Caballero.

Durante la invasión de Francia, Guderian hizo de la Blitzkrieg un arte, muchas veces desobedeciendo las órdenes de sus superiores pero creando el caos en las líneas enemigas que no podían detener el arrollador avance de los blindados de Guderian. En esa oportunidad pudo demostrarse lo útil que era tener un vehículo de mando totalmente equipado y listo para entrar en acción, apenas fuera necesario. Los avances de Guderian eran tan veloces que muchas veces el enemigo era sorprendido sin mandos, pues pensaban que las fuerzas Panzer se debían encontrar todavía a decenas de kilómetros de distancia. Realizó el decisivo cruce del Meusse en Sedan el 14 de mayo de 1940.

La superioridad de los tanques alemanes sobre los franceses no radicaba en el equipo, pues solamente el Panzer IV era capaz de enfrentar en igualdad de condiciones a los tanques pesados franceses char B. Y los Panzer I, II y III eran muy inferiores y anticuados. La diferencia estaba en las tácticas, en el uso de radio en cada carro y en que los vehículos alemanes eran más rápidos y fáciles de mantener que los tanques franceses. Por otro lado, las fuerzas blindadas no dependían de la infantería, como era el caso habitual, sino que la infantería estaba al servicio de los Panzers. Finalmente, la aviación comprendía grupos de cazas y bombarderos en picada que actuaban en apoyo al avance de los tanques, también sincronizados por equipos de radiocomunicaciones.

A partir de ese momento, todos los carros que estaban bajo el mando de Guderian se destacaban por una gran letra G pintada, eso incluía a los Panzers, blindados, camiones o motocicletas.

Antes de la invasión de Rusia, Guderian fue promovido a General-Oberst (Coronel General) y puesto al mando del Panzergruppe 2, que luego se convirtió en el 2do Ejército Panzer. En la primera etapa de la campaña ganó las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero, sin embargo fue relevado del mando al retirar sus fuerzas de una posición de extremo peligro, en contra de las órdenes de su jefe inmediato el General de Campo von Kluge.

En Febrero de 1943, fue nombrado Inspector General de las fuerzas Panzer siendo nuevamente encargado de modernizar el equipo y las tácticas. Estrechó su amistad con el Ministro de Armamento y Municiones Albert Speer, logrando entre ambos aumentar el ritmo de fabricación de los carros acorazados.

Después del intento de homicidio de Hitler, fue nombrado Jefe del Comando del Ejército, pero fue removido del cargo, luego de una agria discusión con el propio Fuehrer, en marzo de 1945.

Guderian rindió sus fuerzas en mayo de 1945 pasando a ser prisionero de guerra, enviado a Nuremberg, pero no fue juzgado. Los rusos trataron de hacerle cargos de crímenes de guerra, pero los aliados occidentales no estuvieron de acuerdo. En 1946 Guderian fue internado en la prisión de Allendorf y Neustadt en Hessesn pero liberado en 1948.

Una vez en libertad realizó varias publicaciones con sus memorias y muchos otros artículos sobre temas militares.

Heinz Guderian al que sus maestros de escuela lo describían como alguien que siempre estaba serio. Sin embargo siempre recibía a sus soldados con una sonrisa afectuosa, que le hizo ganarse el respeto y confianza de sus hombres. Sin embargo, las fotos con sus oficiales de Estado Mayor, rara vez muestran una cara sonriente de Guderian. Lo que lo hacía ser respetado por oficiales y tropa, era que Guderian era capaz de manejar cualquier tanque, apuntar, disparar cualquier arma, incluso las más pesadas y estar siempre cerca de sus hombres en el frente de batalla. Tenía una cualidad innata que le hacía prever cuando un tanque debía avanzar, acelerar o detenerse, en cualquier terreno, sabía cómo hacerlo porque el arma Panzer fue su creación.

Murió el 14 de Mayo de 1954 en Schwangau bei Fussen, exactamente 14 años después de la decisiva ruptura del Meuse en Sedan

Fuente: Exordio

Avatar de Usuario
Calígula
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 666
Registrado: Jue Jul 14, 2005 11:25 pm
Ubicación: No se dice este país, sino ESPAÑA

Mensajepor Calígula » Sab Jul 16, 2005 7:25 am

Quisiera añadir como anecdota, que cuando los civiles polacos se sublevaron contra las tropas alemanas que ocupaban Varsovia y la rebelión fue sofocada, las SS pensaron en darles un escarmiento ejemplar, pero fue Guderian quien se interpuso y ordenó que los prisioneros sobrevivientes no fueran fusilados, haciendo gala de humanidad, humanidad no mostrada por Himmler o Goering.

Rangos:
- Cadete 28.2.1907
- Alferez 22.2.1908
- Teniente 8.11.1914
- Capitan 18.12.1915
- Comandante 1.2.1925
- Teniente-Coronel 1.2.1931
- Coronel 1.10.1933
- General de Brigada 1.8.1936
- General de Division 10.2.1938
- General de Tropas Acorazadas 23.11.1938
- Capitan-General: 19.7.1940

Condecoraciones:
- 1914 Cruz de Hierro de 2ª clase
- 1914 Cruz de Hierro de 1ª clase 8.11.1916
- 1939 Cruz de Hierro de 2ª clase (broche) 5.9.1939
- 1939 Cruz de Hierro de 1ª clase (broche) 13.9.1939
- Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro 27.10.1939
- Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro con Hojas de Roble 17.7.1941
- Cruz de Honor para Combatientes 1914-1918
- Condecoracion al Servicio en la Wehrmacht

Avatar de Usuario
fangio
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2308
Registrado: Sab Jun 18, 2005 1:33 pm
Ubicación: Argentina

Mensajepor fangio » Lun Jul 18, 2005 4:24 am

Un pequeño aporte, no tiene que ver exactamente con Heinz Guderian pero sí con su hijo: Heinz Günther Guderian quien fuera Oficial de la 116 División Panzer y recipiente de la Cruz de Caballero el 5 de Octubre de 1944 como parte de la misma División. Lamentablemente Heinz Günther falleció el año pasado, el 25 de septiembre.
Aquí les dejo una foto de Heinz Günther de joven y un link donde lo muestra durante su etapa en la Bundeswehr:

Imagen

Heinz Günther Guderian - Bundeswehr:
http://www.das-ritterkreuz.de/index_sea ... d=Guderian

Remagen
Usuario
Usuario
Mensajes: 3
Registrado: Mar Ago 02, 2005 7:48 am
Contactar:

Recuerdos de un soldado

Mensajepor Remagen » Mar Ago 02, 2005 7:57 am

¿Alguien sabe como puedo conseguir el libro "Recuerdos de un soldado" del General Guderian?
Un saludo y magnífico foro.

Avatar de Usuario
V.Manstein
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 774
Registrado: Lun Jun 13, 2005 6:28 pm
Ubicación: Cantabria/Canarias

Mensajepor V.Manstein » Mar Ago 02, 2005 10:53 pm

Las memorias de Guderian " Erinnerungen eines soldaten" ( memorias de un soldado) se tradujeron al inglés como Panzer Leader. Te recomiendo esta edición:


http://www.amazon.com/exec/obidos/tg/de ... 4?v=glance


En español es difícil encontrarlo, me consta una edición del Círculo Militar Argentino pero seguramente está descatalogada.
Soldat im 20.Jahrhundert
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Remagen
Usuario
Usuario
Mensajes: 3
Registrado: Mar Ago 02, 2005 7:48 am
Contactar:

Mensajepor Remagen » Mié Ago 03, 2005 8:35 am

Gracias por la precisión de la información y por la seriedad.
un saludo.

Avatar de Usuario
sniper
Usuario
Usuario
Mensajes: 33
Registrado: Lun Oct 17, 2005 6:41 am
Ubicación: España

Mensajepor sniper » Mié Oct 19, 2005 7:44 am

Se que fue publicado por Plaza& Janes hace bastantes años, prueba en tiendas de segunda mano yo he encontrado verdaderas curiosidades. Suerte

Remagen
Usuario
Usuario
Mensajes: 3
Registrado: Mar Ago 02, 2005 7:48 am
Contactar:

Mensajepor Remagen » Jue Oct 20, 2005 7:42 am

Buena idea, lo intentaré.
Un saludo.

Avatar de Usuario
Hans Joachim Marseille
Miembro
Miembro
Mensajes: 67
Registrado: Vie Jun 10, 2005 10:17 pm
Ubicación: Caracas, Venezuela

Mensajepor Hans Joachim Marseille » Jue Oct 20, 2005 11:37 pm

fangio escribió:Un pequeño aporte, no tiene que ver exactamente con Heinz Guderian pero sí con su hijo: Heinz Günther Guderian quien fuera Oficial de la 116 División Panzer y recipiente de la Cruz de Caballero el 5 de Octubre de 1944 como parte de la misma División. Lamentablemente Heinz Günther falleció el año pasado, el 25 de septiembre.
Aquí les dejo una foto de Heinz Günther de joven y un link donde lo muestra durante su etapa en la Bundeswehr:

Imagen

Heinz Günther Guderian - Bundeswehr:
http://www.das-ritterkreuz.de/index_sea ... d=Guderian


Saludos, sobrevivientes todos!

Guderian Jr. escribió también un libro, "De Normandía al Ruhr", donde cuenta su vivencia con la 116 Panzer. Desgraciadamente, desconozco si se puede adquirir este libro en español, pues en Internet siempre lo he visto en inglés.

Nos vemos en el aire!
"Un hombre debe hablar cuatro idiomas: el francés, para la diplomacia; el italiano, para amar; el español, para pelear; y el alemán, para domesticar a los caballos"
Carlos V

Avatar de Usuario
cimpsa
Usuario
Usuario
Mensajes: 16
Registrado: Sab Sep 24, 2005 12:57 am
Ubicación: Aqui al ladito...

Mensajepor cimpsa » Lun Oct 24, 2005 9:39 pm

Yo lo compre recientemente en iberlibro.com, a 8€ una edicion bastante amarillenta de bolsillo de los años 60.

Avatar de Usuario
V.Manstein
Moderador Honorario
Moderador Honorario
Mensajes: 774
Registrado: Lun Jun 13, 2005 6:28 pm
Ubicación: Cantabria/Canarias

A propósito de der Schnell Guderian

Mensajepor V.Manstein » Mar Dic 06, 2005 11:15 pm

Revisando la figura del famoso Guderian, a propósito de la obra de Macksey sobre el citado militar alemán( Kenneth Macksey. Guderian: Panzer General. Revised edition. London: Greenhill Books, 2003. xii + 228 pp. Maps, illustrations, notes, bibliography, index. $34.95 (cloth), ISBN 1-85367-538-5. ) he visto una revisión de esta obra realizada por James Koch, que pone el acento en algunos aspectos sobre el "rápido" general alemán que pocas veces han sido objeto de debate. Pongo a su consideración un extracto de esta revisión con 6 aspectos, cada unos de los cuales pueden servir para discutir y matizar la figura de tan célebre personaje:

First, there is the matter of the gift from Hitler to Guderian. Macksey opts not to delve into the possible elements of corruption and avarice that surrounded the huge gift of money that Guderian received from Hitler in 1942 to enable him to purchase the Deipenhof estate.[8] Not all of the military elite received such gifts; Rommel, for example, neither received nor accepted anything, despite his status as one of the Prominenten. With gift commitment in hand, Guderian toured the Warthegau area with the Gauleiter's staff and found the estate he wanted, at which time the Polish owners were evicted. Probably out of embarrassment, Guderian says very little about the gift in Panzer Leader. Nor does Guderian mention that originally he had selected a much larger estate, but this request was denied as excessive and a bad precedent, given that individuals more prominent than Guderian also were to receive estates. Similarly, Guderian does not mention specifically that in September 1939 his family had repossessed the family's ancestral estate at Gross-Klonia in the Warthegau. Nor does he disclose that he successfully petitioned to avoid paying the usual German tax on the Deipenhof gift, or that he was one of more than one hundred notables in the Reich receiving sizeable Sonderzahlungen (special payments) each month from the Fuehrer. In Guderian's case, he received 2,000 Reichsmark per month in addition to his regular salary. Macksey skates over or chooses not to write about nearly all of these uncomfortable details even though Gerd Uebershaer and Winfried Vogel's valuable study of Hitler's largely confidential gifts (including Guderian's) was published in 1999.

Second, Macksey tends to underplay Guderian's impulsive, sometimes reckless nature, which on several occasions almost resulted in his being captured by the enemy. John Erickson, for example, notes that Guderian narrowly avoided capture by the Soviets on the third day of Barbarossa.[9] Guderian was wont to make quick, instinctive decisions on limited data. To his credit, he usually was correct, and Macksey underscores these instances. However, these lightning choices sometimes blew up in his face and when they did, Guderian could not resist attempts to place the blame on others. On occasion, he would gild the factual lily in order to convince his superiors of the necessity of his precipitate course of action. Multiple superior officers repetitively heard from Guderian that it was already too late to reverse an action that Guderian had taken. This occasional recklessness extended to the political realm, where Guderian carelessly became enmeshed in Freikorps machinations in Latvia in 1919, nearly ending his promising career. Macksey notes that this activity put him "under a distinct cloud" (p. 33), but does not connect this cloud to a more general pattern of behavior. Indeed, he argues the opposite, that this episode drove Guderian away from politics. This is a judgment difficult to support. Guderian continued to dabble in politics, but became more astute in how he did so.

Third, Macksey does not give sufficient weight to Guderian's long-term sympathies for Adolf Hitler as a person and the National Socialists as a movement. Guderian's endorsement of the cause of the Freikorps in 1919 was followed by his occasional attendance at Nazi Party meetings after Hitler took power; numerous personal meetings and dinners with Hitler; and, his insertion of flattering prose about Hitler in his Achtung! Panzer in 1937.[10] He ignored or repressed the reality of the Kristallnacht, the development of the concentration camp system and the Holocaust, as well as the sordid behavior of some elements of the Wehrmacht in the East, beginning in Poland. He showed little interest in protecting Polish and Soviet prisoners of war and citizens, or protesting their treatment; and was inattentive to the depredations of the Einsatzgruppen on the Eastern Front. Guderian consistently refused to do more than listen to the anti-Hitler resistance, which fit with his servile radio broadcast and issuance of written orders after becoming Chief of Staff of the OKH in July 1944, in which he demanded a National Socialist officer corps and told General Staff officers they should "exhibit the thoughts of the Fuehrer" (p. 190); his "half hearted" encouragement of attempts to begin peace negotiations; and, his early 1950s leadership of a group of former German military leaders and Nazis who sought to rearm and reunify Germany.[11] Taken together, these actions paint a less flattering picture. However, Macksey views this portrait rather benignly, or ignores its flaws, despite many new developments such as the Historikerstreit, and works such as Heer and Naumann's seminal exploration of Wehrmacht atrocities on the Eastern Front, published as early as 1995. Macksey does touch at least indirectly on most of these topics. Nevertheless, he seems reluctant to follow their trail inductively to reach a general summary conclusion. The judgment of others has been more piercing. R. T. Paget's searing comment about the German officer corps that, "like the Pharisees, they passed upon the other side of the road," applies, with certainty, to Guderian's behavior.[12] Yet, except when he observes that Schneller Heinz had "fissures" in his character (p. 217), Macksey finds circumstantial reasons to grant Guderian a moral pass. One can agree with Macksey that many others, including some Allied leaders, failed similar character tests, without absolving Guderian.

Fourth, Macksey does not exhibit any skepticism over Guderian's assertion that he advocated a Mediterranean Strategy after the fall of France (p. 136). A viable strategic option for Germany in the summer of 1940 was to move south and drive Britain out of the Mediterranean region (and perhaps away from the Middle East oilfields as well) by capturing Gibraltar, Malta, most of the North African coastline and Suez. Arguably, such a strategy might have driven Britain from the war or resulted in the fall of the Churchill government, in which case a government conducive to peace negotiations might have resulted. In summer 1940, it seems unlikely that the United States would have intervened in such a struggle. Further, this strategy would have deferred a conflict with the Soviet Union and enabled Germany to fight a one front war, if this likely battle of autocracies were to occur. Regardless, it was, at the very least, a course of action that would have changed the war dramatically. Even so, when Guderian mentions his advocacy of this approach, Macksey does not pursue the notion. Perhaps he agrees implicitly with Downing, who noted, "whether Guderian really did see things so clearly in 1940 is, of course, open to doubt."[13]

Fifth, Macksey does not really ask whether the renewed German drive on Moscow in October 1941 was wise, or if it actually would have ended the war, if successful. Instead, he stresses Guderian's insistence that Moscow be the primary strategic objective and the Generaloberst's disappointment that his armored group was diverted south to the massive encirclement battle around Kiev in August and September 1941. However, there is room to question Guderian's narrative here.[14] Guderian's receipt of the coveted Oak Leaves to the Iron Cross on July 17, 1941 and the subsequent placement of more divisions under his command may have assuaged his objections to Hitler's plan. This was the view of Halder and others, who believed Guderian sold out. In any case, once the Kiev encirclement was completed (and it may have netted an astonishing 660,000 Soviet prisoners), the question devolved to one of whether or not it was still productive for Germany to resume its drive on Moscow. Militating against such a move was the rapidly approaching Russian winter, and the need to refit and replace worn and destroyed tanks and equipment. By September 15, 1941, more than one half of the tanks available to Army Group Center in June 1941 were either destroyed or out of commission. Only 25 percent of the tanks in Guderian's renamed Second Panzer Army were available for battle after Kiev. Shortages of materiel were rampant. Exacerbating factors included the inability of the Wehrmacht to replace the almost 500,000 casualties it had suffered thus far and the reality that Guderian was twice as far from Moscow as he had been at the end of July 1941. Finally, the respite before Moscow had provided the Soviet Army with the opportunity to prepare its Moscow defenses and to begin moving more than twenty-five quality divisions from the Far East. The Germans still enjoyed an approximate eight to five manpower advantage in terms of front line troops in the area of Army Group Center, but time was of the essence.[15] The better part of valor might have been to defer the Moscow drive until spring 1942 and instead occupy the remainder of Ukraine and seize the oil-rich Caucasus.

Nonetheless, Guderian continued to be a strong advocate of renewing the Moscow thrust, which resulted in what has been termed the "sharpest setback the German Army had suffered since 1918 and a defeat of such magnitude that it crippled Germany's chances for victory over the Soviet Union."[16] It does appear that Guderian was persuasive in convincing Hitler to undertake this risky venture, which hardly would have constituted such a gamble forty-five days earlier.[17] Indeed, already on August 4, 1941, Guderian had met with the Fuehrer and told him he believed the Soviet Army was scraping the bottom of its manpower barrel, a judgment far off the mark. Macksey, however, does not choose to investigate Guderian's culpability for this critical decision and notes only that the renewed drive on Moscow had "theoretical feasibility" (p. 153), though it constituted a very difficult assignment. Fugate, however, lambastes Guderian, asserting that he was an "influence monger," who "uncorked this bottle of heady wine and served it to his superiors," but then pointed the finger of blame at others when the operation predictably failed.[18] Robert Kershaw is on target when he describes the final assault on Moscow as "more a gamble than a considered operational plan."[19].

Sixth, Macksey uses the revised edition as a means to land body blows to the scholarly reputation of Sir Basil Liddell Hart. He strongly endorses John Mearsheimer's highly critical evaluation of the importance of Liddell Hart's contribution to armored, mobile war-making and highlights Mearsheimer's finding that Liddell Hart supplied Guderian with a passage to insert in the English language version of Panzer Leader; the passage flatters Liddell Hart and proclaims Guderian's intellectual debt to him.[20] Doubtless, the self-promoting Liddell Hart was overly insistent that he be described as a seminal military thinker. Further, in later years, he obfuscated or ignored many of his 1930s predictions that were rendered foolish by events. Yet, at the end of the day, it also is true that Liddell Hart influenced Guderian substantially and on many other occasions Guderian acknowledged this. For example, in March 1943, when Guderian assumed the role of Inspector General of Armored Troops, he met with a large group of senior officers and read to them from an article authored by Liddell Hart. Azar Gat provides a useful counterpoint to the tendency of Macksey and others to degrade Liddell Hart.[21] True, Liddell Hart's assertions of his influence on Guderian and the course of World War II in general are substantially overdone. Even so, the great body of Liddell Hart's work remains perceptive and valuable.
Soldat im 20.Jahrhundert

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Hiroo Onoda
Usuario
Usuario
Mensajes: 27
Registrado: Vie Mar 24, 2006 12:26 am
Ubicación: Karlsruhe - Deutschland

Mensajepor Hiroo Onoda » Lun May 22, 2006 10:51 pm

Al igual que he encontrado de otros personajes, aqui esta la portada de Time del 7 de Agosto de 1944 dedicada a Guderian:

Imagen
fuente http://content.time.com/time/covers/0,1 ... 07,00.html

Un saludo

Hiroo

Avatar de Usuario
fangio
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2308
Registrado: Sab Jun 18, 2005 1:33 pm
Ubicación: Argentina

Mensajepor fangio » Vie Jul 14, 2006 8:06 am

Vamos a ponerle más imágenes a esta biografía de Guderian hecha por Francis:

Imagen
Izq.: un jovensito Guderian. Centro: Guderian con el grado de Mayor (1930/31). Der.: Guderian Teniente Coronel en el Reichswehrministerium (foto de www.ullsteinbild.de )


Imagen
Guderian con sus hombres.


Imagen
Izq.: Guderian cuando aún no había ganado la Cruz de Caballero (foto de Dieter Zinke http://forum.axishistory.com ). Der.: Guderian como Generaloberst y con la Cruz de Caballero y Hojas de Roble.


Imagen
Interesante fotografía de www.ullsteinbild.de que nos muestra a Guderian y en el centro a Fritz Klingenberg (División SS Das Reich) en el Frente Oriental en 1941.


Imagen
Siempre hay tiempo para un traguito.
Foto de Mark Mac del foro de www.wehrmacht-awards.com



Imagen
Funeral de Guderian en 1954. Fecha exacta en que falleció: 14 de mayo de 1954 en Schwangau, Alemania.


En los casos en que no doy fuente es porque se tratan de imágenes que obtuve navegando por Internet a lo largo de estos últimos años.

Saludos,

FANGIO
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen+3

Avatar de Usuario
Francis Currey
Administrador
Administrador
Mensajes: 3148
Registrado: Vie Jun 10, 2005 8:50 am
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Francis Currey » Lun Jul 17, 2006 8:34 pm

Maginificas fotos amigo Fangio, un matiz solo, la biografía esta hecha por exordio como indica la fuente que aparece al final de mi post. La colgue únicamente a modo de homenaje a este gran militar y para incentivar el debate en torno a el asi como la ampliación de información como has hecho tu con esas maginificas fotos.
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
fangio
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2308
Registrado: Sab Jun 18, 2005 1:33 pm
Ubicación: Argentina

Mensajepor fangio » Mar Jul 18, 2006 2:07 am

Tenés razón Francis, olvidé leer la letra chiquitita al final de todo donde citás la fuente. Comparto tu opinión en cuanto a que Guderian fue un gran militar. Tengo algo por ahí en casa sobre él, veré si puedo encontrarlo para añadir algo más de información sobre este gran General.
Saludos,

FANGIO
ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen+3


Volver a “Biografías”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 6 invitados