Conociendo a Wilhelm Canaris

Todos los personajes de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: José Luis, Audie Murphy

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Conociendo a Wilhelm Canaris

Mensaje por Akeno » Vie Jul 04, 2008 7:06 pm

Comenzaré por el rasgo más notorio de Canaris: su obsesión por los animales, especialmente por sus dos perros tejoneros, Seppel y Sabine, que le acompañaban a todas partes, en su limusina Mercedes y dando vueltas a su alrededor en el despacho.

Canaris les hablaba constantemente y estaba convencido de que un hombre al que no le gustaban los perros no era digno de confianza. Esta actitud dejaba perplejo al jefe del Departamento II, coronel Erwin Lahousen, que escribió: "Canaris fue el superior más dificil que tuve en mis 30 años de carrera. No sabía valorar a las personas. Su benévolo interés podía ser despertado por cualquiera que comprase un perro o esparciera alpiste en el alféizar de su ventana mientras el jefe estaba mirando."

El comportamiento de Canaris también asombraba a Hoettl (un agente austríaco de la Abwehr que más tarde trabajó para el SD de Heydrich), quien llegó a decir que no parecía ser consciente de la necesidad de afecto humano, hasta tal punto adoraba a sus perros. "Los perros del almirante eran el terror de su entorno", escribió Hoettl. "Su estado de salud era su mayor preocupación, y eran más importantes para él que cualquier ser humano; la menor indisposición por parte de una de sus queridas mascotas le hundía en la depresión más profunda y afectaba seriamente su rendimiento en el trabajo."

Dondequiera que estuviera, en Alemania o en el extranjero, invariablemente llamaba cada día para preguntar por los perros, exigiendo saber los más mínimos detalles sobre su alimentación y sus funciones naturales; en una ocasión, el jefe de la policía secreta española recibió la sorpresa de su vida cuando le entregaron la grabación de una llamada que el almirante había hecho de Tánger a Berlín. Había esperado encontrar información política de interés; en cambio, recibió un informe detallado de las funciones naturales de un tejonero enfermo.

"Mi perro tejonero es discreto y nunca me traicionará", dijo en una ocasión a un amigo oficial. "No puedo decir lo mismo de ningún ser humano.".

En otro rato seguiré hablando de las peculiaridades del carácter y personalidad de Canaris, gracias a los datos aportados por el volumen 29 de la enciclopedia El Tercer Reich, editorial Rombo SA y Time-Life Books Inc. de 1996.

Saludos!
Última edición por Akeno el Vie Jul 04, 2008 10:08 pm, editado 4 veces en total.

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensaje por Akeno » Vie Jul 04, 2008 7:14 pm

Un enlace en castellano para conocer un poco mejor al perro tejonero de Westfalia (Westfälische Dachsbracke): http://www.viarural.com.ar/viarural.com ... bracke.htm

Saludos!

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensaje por Akeno » Lun Jul 07, 2008 10:38 am

Después de comprobar la pasión que sentía Canaris por los animales (pasión que yo personalmente comparto), sigamos ahondando en la personalidad y carácter de Canaris, desde sus comienzos en la Marina alemana.

Con motivo de su enrolamiento en el crucero Bremen en el otoño de 1907 como guardamarina (un año más tarde fue ascendido a alférez de navío), referente a Canaris se lee en el informe de ordenanza, de fecha 1 de diciembre de 1909:
  • "... en el desempeño de los servicios que le fueron encomendados como ayudante [del comandante del buque], su actuación ha sido sobresaliente y en su gestión a las órdenes del más antiguo oficial de la costa este americana ha mostrado un entendimiento y destreza que no era de usponer en persona tan joven y de tan breve tiempo de servicio..."
El informe está firmado por el capitán de navío Hopmann, pero... más adelante se lee que "es de índole reservada" y "carácter callado y serio".

Posteriormente fue destinado como oficial de cubierta y de artillería, con destino al torpedero S 145, de la segunda flotilla de torpederos, que, en verdad, era un destino correspondiente a la Escuela Superior de la Marina. En la subsiguiente calificación se hace constar:
  • "Apto para el mando de torpederos"
En el otoño de 1912, el joven oficial fue destinado al crucero Dresden que durante el conflicto reinante en los Balcanes patrullaba por el Mediterráneo oriental, para proteger los intereses alemanes allí existentes. Más tarde, zarpó el crucero con rumbo a Méjico y, en el golfo de tal nombre, el capitán de fragata Kohler, comandante del buque, embarcó más de cien ciudadanos norteamericanos que huían de Tampico, entregándolos luego a los buques de la escuadra de su país que estaban fondeados a la vista de la costa. En aquella ocasión, el comandante del Dresden hizo constar:
  • "...la valiosa ayuda que ha significado la labor del alférez de navío Canaris, que ha demostrado estar muy enterado de la situación política existente en América Central..."
Continuaré en otro momento.

Saludos!

gustav
Usuario
Usuario
Mensajes: 14
Registrado: Mar Ago 07, 2007 10:53 pm

Almirante Wilhelm Canaris, equitador

Mensaje por gustav » Jue Jul 10, 2008 10:48 pm

Wilhelm Canaris, jefe de la oficina de contraespionaje del III Reich,era también entusiasta de los caballos, y solía montar con su enemigo más peligroso el General de la SS Reinhard Heydrich.
Como sabemos, Canaris murió en la horca en el campo de concentación de Floseburg el 9.4.45 a raíz del fracasado complot contra Hitler de julio 1944.
Gustav

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Re: Almirante Wilhelm Canaris, equitador

Mensaje por Akeno » Sab Jul 12, 2008 6:49 pm

gustav escribió:Wilhelm Canaris, jefe de la oficina de contraespionaje del III Reich,era también entusiasta de los caballos...
Así es. La pasión por los caballos se despertó en él desde bien niño, y muy pronto sus padres le regalaron uno en el que cabalgaba incansablemente. Quizás eran aquellos también los primeros síntomas que señalaban que escogería una profesión que le permitiera gozar de la libertad y los grandes horizontes.
gustav escribió:... y solía montar con su enemigo más peligroso el General de la SS Reinhard Heydrich.
Canaris y Heydrich eran viejos conocidos de la Reichsmarine ya que a mediados del año 1923, Canaris fue destinado como primer oficial en el crucero Berlin, que servía como escuela de guardamarinas. Bajo su mando se encontraba Reinhard Heydrich.

En junio de 1936 cuando se nombra a Heydrich Jefe de la Policía de Seguridad de Reich y de la Gestapo, éste convocó en Berlín a los jefes de la Gestapo y les dio un discurso acerca de la manera apropiada de tratar a sus camaradas de la Abwehr, y, como gesto de buena voluntad, Canaris se comprometió a cubrir los gastos del personal de Heydrich "durante las operaciones cuandoquiera que el presupuesto de la Gestapo y del SD no sean suficientes".

Los dos rivales se instalaron en el mismo elegante barrio de Berlín, cerca de Grünewald y, al cabo de un tiempo, sus vidas se entrelazaron. Había comidas los domingos por la tarde en el jardín de los Canaris y veladas musicales en su casa. Heydrich, un violinista consumado, interpretaba a Mozart con la mujer de Canaris, Erika, mientras que Canaris, hábil cocinero, preparaba su especialidad: cuarto trasero de jabalí en mendrugos de pan negro y vino tinto.

Montaban a diario a caballo por las mañanas como bien dice el compañero gustav. Cada día, antes de ir a trabajar, se podía ver al jefe de la SD y al pequeño jefe de la Abwehr, a menudo acompañados por el coronel Best, asesor legal de la Gestapo, trotando juntos en el Tiergarten y charlando amistosamente.

Pero detrás de sus amigables fachadas, ambos seguían siendo cautos y desconfiados. En privado, Heydrich se refería al jefe de la Abwehr como "ese levantino" (calificativo que se aplica en los países del norte y centro de Europa a los naturales de Grecia, Turquía y de la costa balcánica) y se quejaba de su constante "fisgoneo". Por su parte, Canaris describía confidencialmente a Heydrich como "un fanático brutal" y "la bestia más astuta". Heydrich acusaba airadamente a las fuerzas del Abwehr de desempeñar funciones policiales no autorizadas, y Canaris se desquitaba acusando a la Gestapo de inmiscuirse en los casos de contraespionaje antes de que estuviesen resueltos.

Una vez más, Canaris intentó establecer un acuerdo negociado. Él y el coronel Best, se volvieron a reunir y redactaron un documento firmado "Principios que gobiernan la cooperación entre la Gestapo y la Abwehr". El convenio, firmado el 21 de diciembre de 1936 y bautizado al cabo de poco tiempo como Tratado de los Diez Mandamientos, reiteraba la primacía de la Abwehr en el contraespionaje y la primacía de la Gestapo en las labores policiales. Pero muchos detalles quedaron sin definir.

La brecha entre Canaris y Heydrich se ensanchó en junio de 1937, debido al incidente Skoblin viewtopic.php?p=74424#74424. La ruptura total se produjo a comienzos de 1938, debido al escándalo del caso Blomberg-Fritsch. viewtopic.php?t=3580

Saludos!

Avatar de Usuario
kalvera
Miembro
Miembro
Mensajes: 117
Registrado: Jue Jun 16, 2005 11:04 pm
Ubicación: Barcelona
Contactar:

Mensaje por kalvera » Sab Jul 12, 2008 8:08 pm

Pues es uno de los libros que tengo en la agenda para ser leidos. Por lo que conozco del sujeto en cuestión se podria decir que nunca fue un Nazi convencido, que nunca estuvo dentro de ninguno de los grupos o camarillas que giraban entorno a Hitler. Junto con Doenitz y Raeder parece que iban por libre.
No me cabe duda de que Canaris no era excesivamente competente o bien organizó deliberadamente mal su departamento con el fin de que sus agentes y informadores, mas que informar, desinformasen.

Un saludo.

Avatar de Usuario
fangio
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2322
Registrado: Sab Jun 18, 2005 1:33 pm
Ubicación: Argentina

Mensaje por fangio » Dom Jul 13, 2008 8:06 am

Hola a todos.
En éste enlace podrán encontrar una biografía fotográfica de Canaris. En ella encontrarán algunas fotos de Canaris con sus perros y caballos, entre otras muchas fotos. Dejo cuatro de ellas aquí:

http://canaris.fotopic.net/
http://canaris.fotopic.net/c1430354.html


Canaris en 1944 tras ser destituido como Jefe del Abwehr
Imagen

Este no se si será Seppel o Sabine, quizás Akeno pueda sacarnos la duda
Imagen

Circa 1940, con su caballo árabe Motte en Berlín
Imagen

Circa 1938 - Canaris practicando salto con su caballo
Imagen

Saludos,

FANGIO

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensaje por Akeno » Dom Jul 13, 2008 9:26 am

fangio escribió:Este no se si será Seppel o Sabine, quizás Akeno pueda sacarnos la duda
Imagen
En el libro de Gert Buchheit publicado por Luis de Caralt, aparece más información sobre los perros de Canaris:
  • Sobre la repisa de la chimenea había una fotografía del perro pachón Sepp [por Seppel], ya muerto, y que, desde luego, había sido sustituido por otro, de nombre Kaspar, para que Sabine no se encontrara tan sola.
Así que ahora aparece otro perro, lo cual complica aún más la identificación del que aparece en la fotografía que nos has mostrado. Por cierto, gracias por las fotografías y los enlaces :wink:

Saludos!

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensaje por Akeno » Dom Jul 13, 2008 6:32 pm

kalvera escribió:No me cabe duda de que Canaris no era excesivamente competente o bien organizó deliberadamente mal su departamento con el fin de que sus agentes y informadores, mas que informar, desinformasen.
Un saludo.
Cuando Canaris asumió el mando del Abwehr, éste disponía de unas 150 personas únicamente. Canaris comprendió, al hacerse cargo de la dirección del servicio, que eran necesarias importantes reformas y que el personal adscrito era insignificante comparado con sus equivalentes de Francia, Inglaterra, la URSS y otros países. Era necesario aumentar la plantilla y disponer de mayores apoyos financieros.

El rearme general, así como el rápido desarrollo de material y efectivos en las tres armas de la Wehrmacht, fueron, para sus propósitos, unas circunstancias favorables. Perol, ante todo, había que decidir si se mantenía la organización centralizada, como hasta entonces, o bien, teniendo presente la lógica expansión que sufriría el Ejército, se debía proceder a una descentralización. Un servicio secreto fuertemente centralizado, como parecía ser lo apropiado para el régimen totalitario de Hitler, y que más tarde fue impuesto por la RSHA, suponía un perfecto trabajo de equipo, y un completo empleo de los medios personales y financieros de que se dispusiera. Pero conduce siempre, en mayor grado a medida que crece la organización, al entumecimiento y congelación de los diversos órganos, es decir, a la pura burocracia (y esto en los estados totalitarios) que fácilmente acata la orden por terror. Por el contrario, una organización descentralizada funciona con mayor rapidez, mayor agilidad y flexibilidad, fomentando la propia iniciativa. Pero, desde luego, es más costosa y depende completamente de la aptitud y seguridad de las diversas secciones o departamentos.

Canaris se decidió por la descentralización, aunque una reforma de tal tipo necesitaba tiempo para dar sus frutos, y el tiempo trabajaba en favor de su rival, la SD. Además, había que tener presente que la descentralización ya había comenzado bajo la dirección del capitán de navío Patzig y, en consecuencia, hubiera sido contraproducente cambiar de nuevo la orientación.

En el fondo, Canaris no era ningún organizador. Destinar a cada uno, previo examen de aptitud y siguiendo métodos racionales, al lugar que debería ocupar, y la sistematización y exactitud de cálculo, como en un Estado Mayor, con la consiguiente precisión, no era su fuerte. Dejaba el trabajo de organización a los, afortunadamente, muy capacitados jefes de sección y se entregaba con entusiasmo a sus grandes improvisaciones, que, con frecuencia, le llevaban más allá del objetivo deseado, que estaba relacionado con el rearme. La central de Berlín sufrió durante la guerra una inevitable expansión que, como no podía ser menos, perturbó bastante al servicio. En las diversas oficinas y departamentos agregados, así como en los puntos principales, puede decirse que había exceso de personal. Algunos fracasos y situaciones difíciles de explicar, pormenores e intrigas acerca del Abwehr y sus componentes, sólo pueden entenderse, teniendo en cuenta el rápido desarrollo del servicio partiendo de un núcleo muy reducido.

FUENTE: EL SERVICIO SECRETO ALEMÁN. GERT BUCHHEIT. LUIS DE CARALT 1970

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9372
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Mensaje por José Luis » Lun Jul 14, 2008 1:09 pm

¡Hola a todos!

El mundo de las editoriales está lleno de “misterios”. Hace dos años (Propyläen Verlag, Berlin 2006) se publicó en alemán la que imagino será la biografía más "completa" publicada hasta la fecha sobre Canaris. Su autor es Michael Mueller y el título del libro es Canaris, Hitlers Abwehrchef. El libro consta de 576 páginas y cuesta casi 25 euros.

La editorial US Naval Institute Press publicó el año pasado la versión inglesa (Canaris: The Life and Death of Hitler's Spymaster) del original alemán, traducido por Geoffrey Brooks. El precio poco más de 26 dólares americanos, lo que no está nada mal, tapa dura. ¿Cuál es el misterio en este caso? Pues que esta versión contiene sólo 320 páginas.

¿Qué se habrán comido? ¿Y cómo hay que tragar esta extraña decisión de la editorial americana?

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
kalvera
Miembro
Miembro
Mensajes: 117
Registrado: Jue Jun 16, 2005 11:04 pm
Ubicación: Barcelona
Contactar:

Mensaje por kalvera » Lun Jul 14, 2008 4:36 pm

Pues no se entiende mucho, la verdad. En cualquier caso prefiero la edición más completa, me gusta ser a mi a quien correspondo dilucidar que es o no importante del libro. :-D

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensaje por Akeno » Vie Ago 01, 2008 8:58 pm

Con vuestro permiso, seguiremos escudriñando en la personalidad de Canaris.

Después del hundimiento del Dresden cerca de Tierra de Fuego, y después de una rocambolesca escapada vía Valparaíso/Plymouth/Rotterdam/Berlín, bajo pasaporte chileno extendido a nombre de Reed Rosas, se le ordenó, después de un corto descanso, dirigirse a Madrid, como ayudante del agregado de Marina, capitán de corbeta Krohn, con la misión de recorrer los puertos españoles intentando conseguir agentes encargados de registrar los movimientos de los buques aliados y neutrales al servicio de aquéllos, así como sonsacar datos a sus tripulantes y conseguir armadores y suministradores dispuestos a proporcionar combustible, aceite y provisiones varias a los submarinos alemanes en sus breves estancias en puertos españoles.

Canaris seguía escondiendo su identidad bajo la falsa documentación del anglo-chileno Reed Rosas, ya que hablaba el castellano con el peculiar acento de los vecinos de Valparaíso, fruto de los meses en que estuvo internado por orden de las autoridades chilenas, junto al resto de la tripulación del Dresden en la isla de Juan Fernández.

Gracias a su perfecto conocimiento del idioma y a sus dotes de persuasión y don de gentes, en breve tiempo logró montar una organización eficaz, y de su trato con la gente de las diversas clases sociales españolas nació en él una simpatía por este país y sus cosas, que le acompañó toda su vida. La entrega de sus informes en casa del agregado y la conveniencia de relaciones, le hizo trabar conocimiento y amistad con personalidades españolas, siéndole de gran utilidad veinte años más tarde.

Otro día seguiremos.

Saludos cordiales!

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensaje por Akeno » Sab Ago 02, 2008 5:03 pm

Ataques de malaria, las grandes diferencias de clima que reinan en España y, quizá, también el pensamiento de que su puesto estaba en la línea de combate, le impulsaron a pedir el relevo de la misión encomendada a lo que accedió Berlín.

Atravesó el sur de Francia, llegando al norte de Italia, pero en Domodossola, ya junto a la frontera suiza, fue detenido bajo sospecha de ser un espía alemán. Intervino entonces Madrid, advirtiendo que el detenido era, efectivamente, chileno y consiguiendo que fuera puesto en libertad, embarcando en un buque que lo dejó en Cartagena. Finalmente, y gracias a un bote de pesca, consiguió subir a bordo del submarino U-35 comandado por el comandante Arnauld de la Periere, en un punto previamente convenido. Tras unos días de navegación a través del Mediterráneo, desembarcó en el puerto de guerra austríaco de Pola y pocos días más tarde se encontraba en Alemania.

Allí tomó parte en un curso de entrenamiento para capacitación en el mando de submarinos, estando momentáneamente al mando de un submarino-escuela para, más adelante, tomando el mando de varios submarinos a partir de septiembre de 1917. Pero el momento álgido de la guerra submarina ya había pasado. Cuando, a principios del mes de octubre se hundió el frente austríaco, el aprovisionamiento de combustible y municiones que realizaban en el puerto de Cattaro (en el mar Adriático) todos los submarinos que operaban en el Mediterráneo cesó por completo.

El hundimiento de Alemania no fue ninguna sorpresa para Canaris pero, como para todos los oficiales educados en la tradición del imperio kaiseriano y que amaban a su patria, la fecha del 9 de noviembre fue muy amarga. La sublevación de la marinería en 1917 lo había indignado, pero comprendía que ahora era el final. Monárquico, como todos sus camaradas de guerra, no le había preocupado la posible forma de Estado, pero ahora era necesario decidir si se quedaba en el servicio a las órdenes del Gobierno socialista, o se daba de baja, pasando a la vida civil. Canaris no lo dudó y siguió en el servicio activo, convencido de que así podría servir mejor a su patria.

Saludos!

Avatar de Usuario
fangio
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 2322
Registrado: Sab Jun 18, 2005 1:33 pm
Ubicación: Argentina

Mensaje por fangio » Sab Ago 02, 2008 8:21 pm

Después del hundimiento del Dresden cerca de Tierra de Fuego, y después de una rocambolesca escapada vía Valparaíso/Plymouth/Rotterdam/Berlín, bajo pasaporte chileno extendido a nombre de Reed Rosas
Hola Akeno!
Tu post me viene al dedillo para contar y mostrar con imágenes uno de los lugares por donde Canaris pasó durante su estancia en el sur Argentino, más precisamente en la Estancia San Ramón, ubicada a poco más de 20Kms de San Carlos de Bariloche, en la Ruta Provincial Nr. 23 (Provincia de Río Negro).
Tal vez ésto no tenga que ver exactamente con el tema que se está tocando aquí pero espero que sea de interés de los miembros del foro.

Al itinerario que vos das: Valparaíso/Plymouth/Rotterdam/Berín, permitime que le agregue: Valparaíso/Bariloche/Buenos Aires/Plymouth/Rotterdam/Berlín.

En el libro "Canaris" (Karl Heinz Abshagen - Biblioteca del Oficial, Volúmen 411 - Buenos Aires, Enero de 1953, República Argentina), en su página 44, podemos ver un párrafo que dice lo siguiente:

Imagen

Como habrán leído arriba, Canaris pasó la Navidad en una casa de colonos alemanes de apellido von Bülow.
Esta 'casa' es precisamente la Estancia San Ramón. Esta pertenecía en aquella época al Principado alemán de Schaumburg-Lippe y estaba administrada por el Barón Ludwig von Bülow, quien fue el que le dio estadía a Canaris en 1915. Años después el Barón falleció (12 de diciembre de 1918) y fue enterrado bajo un pino enorme.

Aprovechando en marzo que estaba en Bariloche, decidí ir hacia éste lugar donde descansan los restos del Barón y por donde alguna vez pasó Canaris (y después de la II Guerra según dicen algunos nazis fugados) para tomar algunas fotos.
El comienzo no fue bueno. Tras algunos kilómetros de ripio (Ruta 23) nos frenamos para preguntar el lugar exacto. Estábamos medio perdidos. Cuestión que me bajé y busqué una casa. Salió un hombre y le conté lo que andaba buscando. Para mi sorpresa, éste señor, si bien me indicó el lugar, también me dijo que la zona estaba custodiada, que iba a ser mejor que no fuera y que si la gente de seguridad de la zona no me sacaba, me dijo: "si no, voy a tener que ir yo a sacarte..." Tras ésta respuesta, decidí no entrar en discusiones con éste brabucón y di media vuelta para seguir camino. Finalmente tras hacer unos kilómetros más, una pareja de ancianos nos indicaron el lugar exacto. Pudimos ver mientras llegábamos el gran pino, pedimos permiso a un capataz que estaba justo en frente al lugar y pudimos sacar fotos sin problemas. Estas son algunas de ellas:

El gran pino bajo el que descansan los restos de Barón von Bülow
Imagen

La lápida del Barón
Imagen

Toma más cercana, se puede leer Luis Barón von Bülow y la fecha en que falleció
Imagen

Parte de la Estancia San Ramón (fíjense lo desolador del paisaje, no me quiero imaginar lo que habrá sido en 1915, ni un alma habría)
Imagen


Bueno, ésta fue mi pequeña aventura allá por marzo. Estaba empecinado en conocer ésta zona por donde anduvo Canaris alguna vez y lo logré.
Perdón que me haya salido un poco de tema.

Saludos,

FANGIO

Akeno
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 1500
Registrado: Mié Mar 29, 2006 9:13 pm
Ubicación: Campanar (Valencia - España)

Mensaje por Akeno » Sab Ago 02, 2008 8:38 pm

fangio escribió:Hola Akeno!
Tu post me viene al dedillo para contar y mostrar con imágenes uno de los lugares por donde Canaris pasó durante su estancia en el sur Argentino, más precisamente en la Estancia San Ramón, ubicada a poco más de 20Kms de San Carlos de Bariloche, en la Ruta Provincial Nr. 23 (Provincia de Río Negro).
Tal vez ésto no tenga que ver exactamente con el tema que se está tocando aquí pero espero que sea de interés de los miembros del foro.

Al itinerario que vos das: Valparaíso/Plymouth/Rotterdam/Berín, permitime que le agregue: Valparaíso/Bariloche/Buenos Aires/Plymouth/Rotterdam/Berlín.
Hola Fangio!

Cito el libro de Buchheit:

Durante el mes de agosto de 1915, disfrazado de campesino, andando unas veces, o bien a lomos de un caballo o mulo, cruzó la cordillera de los Andes y por Navidad estaba ya alojado en casa de un colono alemán en Argentina. Por causas ignoradas, regresó a Chile y, en Valparaíso, embarcó en el buque holandés "Frisia" que partía rumbo a Rotterdam...

Omití el dato del cruce de los Andes para no liar al personal, pero has hecho bien en poner las cosas en su sitio amigo Fangio.

Lo que deberíamos dejar claro es que, a la vista del libro de Buchheit, finalmente Canaris partió desde Valparaíso rumbo a Rotterdam en el buque holandés "Frisia" y no desde Buenos Aires. A ver si alguien nos puede sacar de dudas sobre el lugar de partida hacia Europa.

Gracias por el aporte enriquecedor y enhorabuena por ese viaje al pasado que disfrutaste en Bariloche.

Saludos cordiales!

Responder

Volver a “Biografías”

TEST