El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Acontecimientos políticos, económicos y militares relevantes entre noviembre de 1918 y septiembre de 1939

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Responder
Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por Eckart » Jue Jul 23, 2015 6:34 pm

Introducción
El primer grupo local del NSDAP en los EE.UU. se fundó en el otoño de 1922 en el condado de Bronx, Nueva York, un grupo que también fue el primero allende el océano Atlántico. Esta fue una de las más de 30 asociaciones de extrema derecha que entre 1921 y 1933 fueron organizadas por alemanes emigrantes de posguerra. En los EE.UU. vivían unos cinco 5,5 millones de alemanes, resultado de un flujo migratorio iniciado en el siglo XVII y que en el siglo XIX y hasta 1914 se incrementó notablemente. Sin embargo, los nuevos emigrantes de la década de 1920 no eran como los antiguos, pertenecían a otra generación: habían vivido la Gran Guerra, un cambio de régimen y la posguerra. Muchos de ellos eran veteranos del frente, exmiembros de los Freikorps e incluso militantes del NSDAP. El movimiento nacionalsocialista de los alemanes en los EE.UU., que sería conocido generalmente como Bund-Bewegung (Movimiento de las Federaciones), estuvo conformado por numerosas asociaciones, grupos y células que a lo largo del periodo 1924-1941 fueron uniéndose o separándose, relacionándose y evolucionando para conformar grupos de un tamaño mayor o más sólidos. Este llamado Bund-Bewegung transitó por varias fases en las que en cada una de ellas sirvió como referente una organización principal, que generalmente incluía a los mismos sujetos y grupos bajo un nombre diferente:

1924-32: Nationasozialistische Vereinigung Teutonia (Unión Nacionalsocialista Teutonia).

1931-33: Gau USA, resultado de una conjunción de células nacionalsocialistas de Nueva York y otras grandes ciudades. Durante un periodo compitió con Teutonia por la hegemonía del movimiento.

1933-36: Bund der Freunde des neuen Deutschland (Federación de los Amigos de la Nueva Alemania) y su asociación hermana Bund der Freunde der Hitler-Bewegung (Federación de los Amigos del Movimiento de Hitler).

1936-41: Amerikadeutscher Volksbund (Federación Popular Germanoamericana).

Durante las tres primeras fases -especialmente durante las dos primeras- el movimiento nacionalsocialista no pasó de ser una suerte de grupos y grupúsculos casi dispersos, sin el adecuado sentido de unidad. La tercera fase, una de gran inestabilidad en la que el movimiento parecía luchar consigo mismo en busca de identidad, puede verse como un periodo de transición hacia la cuarta fase. En esta el movimiento alcanzó su mayor grado de cohesión y popularidad y multiplicó su membresía. Las razones que se aducen para explicar este auge son principalmente dos: las consecuencias socioeconómicas de la Gran Depresión y un importante giro de las políticas del movimiento, que salieron del inicial estancamiento en lo estrictamente alemán para desplegarse hacia los asuntos internos norteamericanos.

Los primeros lazos con el NSDAP se establecieron desde el principio y se mantuvieron con intensidades y apariencias distintas hasta su ruptura en 1938. No durante todo ese tiempo el NSDAP reconoció oficialmente el movimiento, sólo a partir de 1931. En 1933 las relaciones entraron en un periodo de discreción para ocultar el vínculo entre Berlín y el movimiento norteamericano. Entre 1935 y 1938 los vínculos fueron rompiéndose gradualmente.

El origen del movimiento: Nationasozialistische Vereinigung Teutonia
La organización nacionalista alemana más importante de las que se fundaron en el primer periodo fue la Nationasozialistische Vereinigung Teutonia, creada en Detroit el 12 de octubre de 1924 y posteriormente trasladada a Chicago. Su fundador fue un joven de Núremberg, llegado a los EE.UU en diciembre de 1923 cuando tenía 21 años: Fritz Gissibl. Demasiado joven para haber servido en la guerra, sí que pudo vivir sus consecuencias; de hecho, su salida de Alemania se da en pleno periodo de hiperinflación y tras el Putsch de Múnich. En el verano de 1925 entabló amistad con otro joven de 19 años de ideas similares, Walter Kappe, llegado a los EE.UU. en marzo. Kappe era miembro del NSDAP desde 1923; Gissibl se inscribió en el partido en 1926. Otros de los organizadores de Teutonia fueron Alfred Ex, Franz von Friedersdorff y Josef (Sepp) Schuster, participante este último en el Putsch de Múnich. Eligieron la ciudad de Detroit como destino de su emigración porque, con su potente industria, proporcionaba numerosos puestos de trabajo para mano de obra tanto especializada como no, puestos a los que accedían numerosos inmigrantes alemanes.

La organización comenzó a difundir su opinión e ideología mediante panfletos, folletos y un periódico lanzado en octubre de 1930, el Vorpost, definido como «noticias del movimiento de liberación alemán en los Estados Unidos». En ellos se difundían los típicos argumentos del NSDAP, con los que se explicaba a los emigrantes alemanes que todos sus problemas habían comenzado con la firma del armisticio con que el «judío internacional» había seducido a Alemania. Se reproducían asimismo las declaraciones despectivas de Hitler sobre el «sistema« de Weimar y se presentaba una sombría imagen de una patria humillada, el precio pagado a los «judíos del este» y a los comunistas que estaban controlados desde la «judía Moscú». Sin embargo, los organizadores de Teutonia tuvieron claro desde el principio que el nacionalsocialismo no tenía futuro en los EE.UU., por lo que contemplaron este país como un destino provisional hasta que Hitler triunfara. Entonces podrían retornar a una renacida patria. Esta visión les hizo tener casi como una obligación el envío constante de dinero al NSDAP. Aunque Gissibil y sus seguidores pertenecían a la clase trabajadora, enviaron regularmente dinero por una cuantía total que se desconoce. En mayo de 1925 Hitler escribió una postal a Gissibl agradeciéndole un generoso regalo de cumpleaños: «Si la gente adinerada entre los alemanes y los alemanes en el extranjero se sacrificara en igual proporción por el movimiento, pronto sería otra cosa en Alemania». En 1929 transfirieron quinientos marcos para sufragar los gastos de transporte de la SA al congreso del partido en Núremberg, y ya en 1932 Goebbels escribió a Teutonia una carta de agradecimiento en nombre de la agrupación berlinesa del NSDAP por las numerosas «transferencias». Estos hechos, junto con las compras de una prensa, grandes cantidades de emblemas del partido y una sede en Chicago, sugieren que Teutonia tenía soporte económico más allá de las aportaciones de sus miembros, pues estos eran principalmente empleados de la factoría Ford y otras fábricas. No existe evidencia que demuestre que fueron financiados por Henry Ford, el histórico -y antisemita- empresario del automóvil de Detroit.

Formación del Gau USA y declive de Teutonia
Aunque Teutonia surgió al principio como un movimiento de los inmigrantes azotados por la crisis económica alemana, mantuvo una estructura y organización estable, aunque reducida, hasta su ocaso. Tras convencerse de que Hitler finalmente llegaría al poder, Gissibl trató de asociar su organización al NSDAP a principios de 1931, afirmando a la central del partido en Múnich que su organización era la única representación verdadera del nacionalsocialismo en los EE.UU. Esta idea topó con la oposición de numerosos miembros del NSDAP que no militaban en Teutonia, sino en distintas y dispersas agrupaciones en ciudades con numerosa población inmigrante. Afirmaron que a Teutonia, formada en gran parte no por militantes del NSDAP, nunca la reconocerían como perteneciente al partido, y se atribuyeron ser ellos mismos las células originales del movimiento nacionalsocialista en los EE.UU. Esta reivindicación se vio satisfecha tras la puesta en marcha el 1 de mayo, en Hamburgo, de la Auslandsorganization der NSDAP (Organización para el Extranjero del NSDAP). Como director de la nueva oficina fue nombrado Hans Nieland, quien mediante una rápida decisión ese mismo mes, ignoró a Teutonia y declaró a otro grupo nacionalsocialista llamado Gruppe New York ahora como Ortsgruppe New York (Grupo Local Nueva York), dentro de un Gau USA de nueva creación. En junio el Gau USA abrió sedes en Seattle, Detroit, Milwaukee y Chicago. En septiembre tenía más de 1500 miembros y en Chicago formó un grupo femenino bajo la dirección de la Frauenschaftführerin Martha Schneider.

En tal momento, la situación de Teutonia era de clara inferioridad. Su líder Gissibl, antes que integrar su organización en el nuevo Gau, prefirió esperar y observar. Durante los meses siguientes la dirección y organización del Gau se mostró débil, con varias entradas y salidas en la jefatura -algunas no ratificadas por Hamburgo- que la debilitaron y provocaron algún cisma; era abril de 1932. Entonces pareció abrirse ante Gissibl una oportunidad adecuada para reforzarse, pues la situación le hacía ver a Teutonia como el grupo nacionalsocialista mejor organizado de los EE.UU. Pero la inestabilidad en el Gau finalizó pronto con el nombramiento de Paul Manger como Gauführer y las ambiciones de quienes querían hacerse con el control del Gau se acabaron. El grupo Teutonia se mantuvo independiente y llegó a contar con unos quinientos afiliados y cinco grupos locales, en Detroit, Chicago, Nueva York, Milwaukee y Cincinnati. Paralelamente, la organización del Gau USA siguió desarrollándose, realizando reuniones políticas semanalmente y lanzando la publicación del Amerikas Deutsche Post, un periódico cuyas ideas no diferían sustancialmente de las del Vorpost de Teutonia. El NSDAP en Alemania comenzó a tratar al Gau no como una organización temporal, sino como un puntal permanente, y Nueva York se convirtió en el corazón de los movimientos y asociaciones nazis. Esto llevó a Gissibl y sus hombres de confianza a plantearse la viabilidad de Teutonia. La falta de reconocimiento oficial por parte de Múnich provocó la baja de muchos de sus miembros para afiliarse a los grupos del Gau. Gissibl también comprendió que un intento de tomar el poder en Nueva York provocaría luchas intestinas y sería rechazado por los antiguos miembros de Teutonia. Y así, fue en marzo de 1932 que Gissibl decidió disolver su organización, y tanto él como sus hombres (Sepp Schuster, Walter Kappe y otros) se integraron en los grupos locales del Gau. Cuando con la llegada de Hitler al poder se incrementó la presión contra los judíos en Alemania, en previsión de que la existencia de grupos oficiales del NSDAP en los EE.UU. pudiera influir en las relaciones entre ambos países, el Gau USA y sus grupos locales fueron disueltos por orden de Rudolf Hess en abril de 1933.

Uno de los argumentos que se han utilizado para explicar la falta de éxito de Teutonia (y con ella las primeras organizaciones nacionalsocialistas en suelo estadounidense), es que se trató de un movimiento de jóvenes recientemente llegados desconocedores de la realidad norteamericana. Fue un producto del trauma de la posguerra, y como tal, la organización centró toda su política y objetivos en los alemanes y Alemania. Se mostró distante de los problemas cotidianos de los EE.UU. y la opinión pública estadounidense que, como en el resto de occidente, se encontraba en cierto estado de alienación y reponiéndose económica, moral e intelectualmente del horror nuevo que supuso la Gran Guerra. Su discurso sólo era alemán, pues no conocían bien otra cosa: buscaban la rehabilitación moral y económica de esa patria a la que algún día podrían volver, más allá de que ahora se encontraran trabajando y viviendo en otro país del que, al cabo, formaban parte. Su propaganda era aria, y la gran mayoría de los alemanes asimilados, plenos ciudadanos estadounidenses, no se identificaban con un discurso tal.

Otras inciativas
Aparte de Teutonia y otros grupos similares, durante los años 20 algunos particulares se esforzaron por sumar a todos los alemanes en América -no sólo a los nuevos inmigrantes- en un proyecto nacionalista común. En especial, Edmund Fürholzer trabajó en esa dirección, alguien que antes de su marcha a los EE.UU. en 1926 era gestor en Alemania de la organización nacionalista Reichlandbund. Entre 1926 y 1928 se relacionó con otros alemanes que compartían la misma visión radical de la política. En 1927 les propuso publicar un periódico para contar «la verdad» sobre la República de Weimar y el Tratado de Versalles. En 1928 comenzaron a publicar el Deutsche Zeitung, un periódico que en sus primeras semanas no tuvo éxito, no resultó rentable y necesitó del apoyo financiero de un particular, Edwin Emerson, para seguir existiendo. Su contenido no difería del discurso habitual de la extrema derecha de posguerra, por lo que el diario fue criticado por algunos sectores de la población estadounidense. Alentado por estas reacciones, Fürholzer ideó un plan para financiar el movimiento y consolidarlo. En octubre de 1928 escribió una carta al comité electoral del partido republicano solicitando 20 000 dólares. A cambio, Fürholzer se ofreció a promover el voto republicano para las elecciones de noviembre entre los alemanes americanos. Aseguraba que había organizado en el curso del año un Gernanic Group for Herbert Hoover, pues, según él, de ninguna manera los alemanes olvidaban que Hoover había facilitado durante el duro periodo de posguerra alimentos a los alemanes. Su propuesta no tuvo respuesta, tal vez porque se hizo a falta de cuatro semanas para las elecciones. Finalmente, a pesar de la ayuda económica de Emerson, el Deutsche Zeitung no escapó de la quiebra y Fürholzer vio frustrados sus deseos. En 1931 se enrolaría en el grupo neoyorquino del NSDAP y en los años sucesivos seguiría ligado a los movimientos nacionalsocialistas germanoamericanos.

Nace la Bund der Freunde des neuen Deutschland
Tras la prohibición del Gau USA en abril de 1933, las agrupaciones nacionalsocialistas se vieron sin una estructura y liderazgo claros. Se inició entonces un periodo confuso en el que varios grupos aquí y allá, yendo y viniendo, trataron de unificar criterios y organización. Y de ganar poder. Uno de los hombres fuertes del movimiento, Heinz Spanknöbel, se ausentó durante dos meses, entre mayo y julio de 1933, para viajar a Alemania y entrevistarse con dirigentes nazis. En el ínterin, habiendo tenido que renunciar a las siglas del NSDAP y a la estructuración territorial del Gau, varios hombres con cargos de responsabilidad entre los que se encontraba Gissibl, quisieron ganar poder y decidieron reestructurar el movimiento con el nombre de Deutscher Volksbund (Federación Popular Alemana). Emprendieron una reorganización territorial y de la jefatura, usando como base la Bund der Freunde der Hitler-Bewegung, una organización existente desde 1932. Pero el proyecto se desbarató con el retorno de Spanknöbel en julio. Este había recibido la autorización para establecer la única organización reconocida por el NSDAP en los EE.UU y Canadá, por lo que convocó unas jornadas en Chicago entre el 28 y 30 de julio para los dirigentes regionales y tesoreros del movimiento. Informó allí de los compromisos que traía desde Alemania, entre los que se incluían llamar a la organización Bund der Freunde des neuen Deutschland, conseguir el control de todas las sociedades germanoamericanas para emplear su fuerza en actividades nacionalsocialistas y crear tropas de la SA en cada ciudad bajo el nombre de Sport Abteilung (Sección Deportiva, cuyo jefe sería Sepp Schuster).

El mandato de Spanknöbel fue férreo: forzó numerosas dimisiones y actuó, en palabras de alguien cercano a la organización «meramente como un dictador». La nueva federación contaría con apoyo financiero del NSDAP y ayuda organizativa del consulado alemán. Hess, Ernst-Wilhelm Bohle y el embajador Hans Luther, consideraron que podría ser de ayuda para influir en la opinión pública estadounidense respecto a la política judía en Alemania. Siguiendo el patrón de los Gaue del NSDAP, la organización fue dividida territorialmente en tres distritos: Este, Medio Oeste y Oeste, con un hombre al frente de cada uno de ellos. Se inició la edición del periódico Deutscher Weckruf und Beobachter (Toque de Diana y Observador Alemán) y otras publicaciones en las que se exponía su particular visión sobre el sistema americano. Para ingresar como miembro en la federación, cada candidato tenía que firmar una declaración en la que constaba que «Por la presente declaro mi entrada en la Federación de Amigos de la Nueva Alemania. La finalidad y objetivos de la federación son bien conocidos por mí, y me comprometo a apoyarlos sin reservas. Reconozco el principio de liderazgo; no pertenezco a ninguna organización secreta de ningún tipo (...); soy de ascendencia aria, sin elemento judío o de color en la sangre (…)». En este periodo, el movimiento destacaba por la juventud de sus miembros, algo característico de los nuevos movimientos fascistas. La edad media de sus afiliados era de 30 años.

Durante 1933, un año en el que la Gran Depresión azotaba severamente al país, los propagandistas de la Bund der Freunde explicaron la crisis como producto de las fuerzas judías y comunistas, al igual que el New Deal -la serie de medidas que el nuevo presidente Roosvelt aplicó desde marzo para combatir la crisis- se consideró el heraldo de un régimen judeocomunista. En mayo, como respuesta a las medidas contra los judíos aplicadas en Alemania, las asociaciones judías de Nueva York promovieron un boicot a los productos alemanes. Este fue tomado y exhibido por los nacionalsocialistas americanos como un ejemplo del dominio judío sobre la economía. Michael Schrick, miembro de la Bund der Freunde, estaba convencido de que el boicot era «una conspiración organizada por la judería mundial ligada a Moscú para exterminar a Alemania». En una de sus últimas maniobras, Spanknöbel trató de forzar a finales del verano la integración en la federación de la United German Societies of Greater New York, organización paraguas de más de 300 asociaciones alemanas de diversa naturaleza de Nueva York y alrededores. Debido a diversas acusaciones de promover actividades subversivas al servicio de un poder extranjero, la justicia fijó su atención en él y en su organización. Spanknöbel abandonó a escondidas los EE.UU. el 29 de octubre de 1933, cuatro días antes de que se ordenase su detención. Su sucesor como líder de la Bund der Freunde fue Fritz Gissibl, el jefe del distrito Medio Oeste. Le llegaba así la oportunidad que había buscado y estaba esperando.

A finales de noviembre se publicó el primer programa político de la organización. Vio la luz con prisa, después de que desde Hamburgo se apremiara a Gissibl a elaborarlo y enviarlo para su impresión a la Auslandsorganization. Este fue conocido como el «Programa de Noviembre», el cual contenía agrios ataques contra la conspiración judía mundial en general y contra los judíos americanos y los Mischlinge en particular, pues supuestamente pretendían destruir Alemania y la «América alemana». La Bund der Freunde tenía la misión de explicar a los americanos que mientras el nacionalsocialismo alemán perdurara en América, ellos serían únicamente «alemanes de sangre». Afirmaban que, puesto que conformaban una parte importante de la población, tenían derecho a una mayor presencia en el gobierno y debían unirse sobre bases racistas para alcanzar ese objetivo.

El escándalo de la fuga del primer líder y el Programa de Noviembre, llevaron a Alemania la duda de si la Bund der Freunde era adecuada para mostrar a la opinión pública americana el nacionalsocialismo de manera favorable. El caso Spanknöbel hizo que el congreso de los EE.UU., a petición del diputado Samuel Dickstein, aprobara en enero de 1934 la creación de un comité especial para investigar las actividades de los nacionalsocialistas en el país. Convencidos de que estos intentarían utilizar en su favor el hecho de que un judío, Dickstein, presidiera un comité para investigar sus movimientos, se nombró presidente al diputado John McCormak. En Berlín, la Auswärtiges Amt (Oficina de Asuntos Exteriores) recibió numerosas quejas por las actividades de la Bund der Freunde, y en consecuencia comenzó a desvincular al gobierno del Reich de cualquier relación con la organización.

Inestabilidad y cisma en la Bund der Freunde
En la primavera de 1934, de nuevo para evitar que la identificación de un vínculo claro entre el NSDAP y la Bund der Freunde dañara las relaciones entre ambos países, Rudolf Hess decidió que el líder de esta no debía ser un militante del NSDAP. Como suspender la militancia de Gissibl y mantenerlo en el cargo sería muy descarado, prefirió que este diera un paso atrás y escogiera un líder títere al que dirigir desde la sombra. El 27 de marzo Gissibl presentó su dimisión como líder nacional y anunció el nombramiento de Reinhold Walter. Cuando este quiso utilizar todo el poder que le correspondía por su cargo, fue destituido, apenas cuatro meses después. En julio, Gissibl eligió para la jefatura a Hubert Schnuch, un veterano de los Freikorps.

Durante los primeros meses de mandato de Schnuch, el desequilibrio fue una condición constante. En el otoño de 1934 estalló un conflicto intestino que dividió el movimiento en dos facciones. Esta disputa habida entre 1934 y 1935 fue conocida como la Bund-Krieg. Varios hombres maniobraron y conspiraron sin tapujos para desplazar el eje de poder Schnuch-Gissibl-Kappe y hacerse con las riendas. El principal opositor fue Anton Haegele, el cual denunciaba que la federación no eran más que una herramienta en manos del NSDAP y consideraban la liberación del control alemán la condición para construir el verdadero movimiento nacionalsocialista americano. Haegele llegó a intentar un golpe contra la jefatura en un mitin en octubre de 1934, atacando severamente a Schnuch y los hombres de su entorno y proclamándose a sí mismo líder de la Bund der Freunde. En todo este conflicto las facciones se disputaban también los derechos y propiedad del Deutscher Weckruf und Beobachter. La disputa que, pasó por los juzgados, fue en todo momento muy agresiva y perturbadora. En la reunión anual de la federación organizada en Camp Deutschhorst (Pensilvania), Fritz Julius Kuhn, miembro de la Bund der Freunde desde el verano de 1933, exigió el cese inmediato del conflicto entre la dirección y la oposición interna. Como presunto imparcial, solicitó además la aprobación por unanimidad de un nuevo estatuto para reforzar el principio de liderazgo (Führerprinzip). Kuhn no pudo hacer prevalecer sus demandas, pero la asamblea de Deutschhorst fue, sin duda, un punto de inflexión en su carrera. Su compromiso con la liquidación de lo que se conoció como «lucha fratricida» recibió en los periódicos del movimiento una gran atención.

A mediados de diciembre de 1934 se produjo una escisión de la organización. Después de no lograr sus objetivos, el opositor Haegele arrastró a sus seguidores con la fundación de un nuevo grupo: la Bund Amerikanischer Nationalsozialisten (Federación de Nacionalsocialistas Americanos). Sin embargo, esta nueva organización no tuvo una larga historia y se disolvió en 1936. En octubre de 1935, tratando de calmar las crecientes críticas y quejas en los EE.UU. por las actividades de un movimiento alemán poblado de militantes alemanes, Rudolf Hess ordenó mediante la Auswärtiges Amt la salida de la organización de todos los miembros que mantuvieran la ciudadanía alemana. Esta fue conocida como la Oktober Direktiv (Diretiva de octubre). Kuhn pensó que desde Berlín querían acabar de esa manera con la Bund der Freunde. Puesto que la mayoría de los cargos directivos estaban ocupados por alemanes emigrados y la organización se regía por el principio de liderazgo, su salida supondría la destrucción de la jerarquía y de la propia organización. La mayoría de los miembros no la abandonaron y muchos de ellos se dieron de baja del NSDAP para poder seguir activos sin interferencias. El 1 de diciembre de 1935, Gissibil nombró a Fritz Kuhn presidente de la federación, algo que no resultó sorprendente después de sus intervenciones en el congreso de Camp Deutschhosrt. Este nombramiento trajo un nuevo impulso, y con él un cambio determinante para la federación (1).

__________________________________________________________________________________________
(1) En el semanario Today del 8 de marzo de 1935, se informó sin determinar la fecha de que en un momento de los meses anteriores, aparentemente en enero, el líder de la federación Hubert Schnuch proclamó a Louis Zahne nuevo Führer, «bajo quien seremos el movimiento germanoamericano de América». Este relevo en la jefatura no queda claro -no consta- en las otras fuentes que he consultado.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Re: El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por Eckart » Jue Jul 23, 2015 6:47 pm

Consolidación y auge del movimiento: la Amerikadeutscher Volksbund
Como consecuencia de las disputas internas, la Oktober Direktiv y la mala prensa generada por el comité de investigación Dickstein-McCormak, se organizó en Búfalo en marzo de 1936 el que sería el último congreso de la Bund der Freunde. Entre los asuntos a tratar se incluía una moción para cambiar el nombre de la organización por el de Amerikadeutscher Volksbund y la elección de un líder mediante votación. El cambio de denominación fue aprobado y Kuhn elegido presidente, por lo que ahora ya no debía nada a Gissibl. Sus propuestas fueron aprobadas con mayorías aplastantes y mediante un nuevo programa de 12 puntos trató de ampliar las bases del movimiento. Según declaró en 1940 un colaborador de la federación, el motivo del cambio de nombre fue que la anterior denominación sonaba demasiado alemana, extrañaba a la gente y les frenaba a la hora de inscribirse. En la nueva se hacía referencia a los ciudadanos germanoamericanos, suavizando así el carácter estrictamente alemán de la organización. La profunda renovación acordada en Búfalo es uno de los puntos clave que explican el posterior auge de la Volksbund, pues Kuhn centró su discurso no en Alemania, no en hacer una Alemania más fuerte, no en ofrecer propaganda nacionalista alemana, sino en ofrecer a los ciudadanos de los EE.UU. soluciones a los desafíos políticos y sociales del presente. La Volksbund ya no era el movimiento de los alemanes emigrados de posguerra: ahora era una organización que, aunque racista y antisemita, se dirigida a todos los norteamericanos y se dedicaba a la vida en los EE.UU. El segundo hecho que explica el auge del partido a partir de 1936 es la Gran Depresión económica. Supuso un trauma económico y cultural que hizo que muchos ciudadanos se sintieran atraídos por fórmulas extremas o radicales. La combinación de ambos factores condujo al movimiento a su etapa de mayor crecimiento.

Por otra parte, en aquellos momentos muchos ciudadanos norteamericanos creían que el peligro fascista en el interior y en el exterior se convertía en una amenaza real, y que la Alemania nacionalsocialista apoyaba un plan para destruir, o al menos minar, la democracia americana. Algunos periodistas relacionaron ese plan con un Nazitern (en analogía con Komintern); otros hablaron de caballo de Troya o de quinta columna. Se denunció la existencia de campamentos nacionalistas para jóvenes en varios lugares y de un plan de los «agentes del Eje y de nuestro enemigo en el interior» para destruir los EE.UU. La prensa difundió informaciones incluso sensacionalistas, aunque las turbulentas reuniones de los miembros del Bund-Bewegung en las cervecerías de los barrios alemanes, su vulgar antisemitismo y sus luchas callejeras con la Jüdischen Verteidigungsliga (Liga de Defensa Judía), parecían confirmar las informaciones periodísticas. A pesar de todos lo esfuerzos de Hitler por mejorar la opinión de los americanos respecto al nazismo, no pudo evitar que se extendiera la idea de que eran todos unos canallas, idea promovida no sólo por periodistas, sino también por comunistas, la izquierda democrática y conservadores. Se alcanzó tal punto de desafecto que, en marzo de 1936, la Bund der Freunde organizó una protesta contra una llamativa propuesta de Fiorello La Guardia, alcalde de Nueva York: colocar un busto de Hitler en una cámara de los horrores en la Exposición Universal que se celebraría en la ciudad en 1939.

En ese mismo año 1936 Fritz Gissibl retornó a Alemania, posiblemente decepcionado con su perdida de poder y el nuevo giro de la organización. En 1938 fundaría en Stutgartt la asociación Kameradechaft USA (Agrupación de Camaradas USA) para reunir en ella a los antiguos miembros de la Bund der Freunde que retornaban a su país de origen. Su oficina se situó en el edificio del Deutsches Auslands-Institut (Instituto Alemán para el Extranjero), pero sólo estuvo débilmente conectado con él.

Culmen y caída
Llegados a este punto, el contexto internacional (guerra civil española, régimen fascista en Italia y nacionalsocialista en Alemania) llevó a formar una idea general de que guerra, fascismo y nazismo era una única cosa, y las frecuentes informaciones sobre actividades subversivas antiamericanas reforzaron a la opinión pública en su creencia de que la Amerikadeutscher Volksbund era una parte de la «Internacional nazi». Noticiarios en los que se veían desfiles de militantes uniformados y jóvenes cantando Deutschland, Deutschland über alles en los campamentos Sigfried en Long Island y Nordland en Nueva Jersey, no ayudaron a cambiar la percepción de los ciudadanos, sino que permitieron ver la actividad nacionalsocialista de cerca. Hitler estaba ya en el foco de atención mundial. Y esto fue lo que a la postre conduciría a la Volksbund a su final, de la mano de una serie de fotografías que tendría un efecto letal.

En el verano de 1936, Kuhn se desplazó a Berlín aparentemente para seguir los Juegos Olímpicos, aunque su verdadero objetivo era conseguir la supresión de la Oktober Direktiv. Kuhn también esperaba ser recibido por Hitler y creía, en un exceso de autoconfianza, que este le nombraría Führer del Movimiento Nacionalsocialista en los EE.UU. Uno de los organizadores de la visita a Berlín fue su colaborador Karl Nicolay, quien había llegado una semana antes a Alemania junto con 200 miembros de la Volksbund. Otro de los organizadores fue Sepp Schuster, retornado a Alemania ese mismo año y ahora miembro del Deutsche Arbeitsfront (Frente Alemán del Trabajo). Este facilitó que Kuhn y sus acompañantes participaran en el desfile Tagen der Kampfzeit por la avenida Unter den Linden el 2 de agosto de 1936. Tras el desfile, Kuhn y cuatro de sus colaboradores fueron invitados a una recepción con Hitler en la Cancillería del Reich preparada por Schuster. Este fue el punto álgido de la carrera de Kuhn. Entregó a Hitler un cheque de 2400 dólares entre otros presentes, como un libro con 6000 firmas de simpatizantes. Tras la recepción, que duró un cuarto de hora, Kuhn y sus acompañantes se fotografiaron con Hitler.

Mientras el flash de la cámara destellaba, nadie era capaz de imaginar que esas fotografías resultarían decisivas para Kuhn y, a la postre, la propia Volksbund: se publicaron en los medios norteamericanos y hundieron la imagen de la organización y su líder. Los movimientos antifascistas encontraron en ellas la demostración definitiva de que se estaba formando una quinta columna en los EE.UU. para acabar con la democracia, siendo muchos los colectivos y particulares que reaccionaron airadamente. Incluso diferentes diplomáticos alemanes se mostraron contrariados, destacando el efecto negativo que causaron las imágenes en la opinión pública. El propio embajador alemán indicó personalmente a Hitler que se trataba de un «error irreparable». De acuerdo con los ciudadanos que siguieron los acontecimientos en los Estados Unidos y en el extranjero en los años treinta, Kuhn y sus seguidores eran elementos subversivos, intrusos venidos del extranjero que abusaron de su ciudadanía estadounidense recién adquirida para pavonearse con uniformes nazis y jurar lealtad a Hitler. Aquellos que todavía eran ciudadanos alemanes, eran considerados particularmente peligrosos, y la silente sospecha de que Hitler en lugar de un loco era un político astuto, los hizo aún más ominosos. Particularmente inquietante y desagradable para los americanos fue la vista de los niños de las Juventudes Hitlerianas, uniformados y haciendo el saludo nazi. Las organizaciones juveniles del Bund-Bewegung bajo la dirección de Theodor Dinkelacker, se convirtieron en un símbolo de la socavación del estilo de vida americano.

Aumentando la presión sobre Kuhn y el movimiento, a partir de 1937 algunos organismos gubernamentales y las autoridades locales, especialmente en Nueva York y Nueva Jersey, se mostraron favorables a la disolución de la Volksbund. El 21 de julio, el diputado Martin Dies solicitó una investigación de las actividades antiamericanas de los nazis, fascistas, comunistas y rusos blancos. Dickstein solicitó la aplicación de la propuesta y advirtió que los «veintiún campamentos nazis» estaban cerca de ser «grandes factorías de armas». «Ustedes saben lo que pasó en 1916. Si quieren dejarlo de forma que cuando tengamos problemas otra vez tengamos que luchar contra nuestros enemigos desde dentro así como desde fuera, bien, dejen que las cosas sigan yendo como van». Kuhn respondió a las acusaciones pidiendo una investigación «para parar el sinsentido de una vez por todas», exigiendo «como ciudadano americano una investigación de nuestra organización y nuestros campamentos». Se inició entonces una serie de investigaciones judiciales sobre la federación y llegó a solicitarse que le fuera revocada a Kuhn la ciudadanía. No obstante, no todo fueron críticas y ataques. Charles Masterbrook, dirigente de la Legión Americana de Nueva Jersey, dijo que él no veía más culpa en las reuniones germanoamericanas que en los desfiles del día de San Patricio. El general George Van Horn Moseley, afirmó por su parte que «los nazis en América sólo tienen una misión, encargarse de que los comunistas no se apoderen de esta nación». En todo este periodo, en contraste con las acusaciones oficiales y la publicidad negativa, la popularidad del movimiento seguía en aumento entre los ciudadanos germanoamericanos y su número de afiliados, así como el de actos políticos, se multiplicó.

En 1938 los políticos de exteriores del NSDAP cortaron el contacto que aún mantenían con la organización, y lo mismo exigieron a los indecisos en la Auslandsorganisation, la Volksdeutschen Mittelstelle (Oficina Intermediaria de los Alemanes Étnicos) y organizaciones similares. En abril Kuhn fue informado por Fritz Wiedemann, ayudante de Hitler, de que la ruptura era inevitable. Esto sucedió justamente durante el periodo de mayor popularidad de la Volksbund entre los germanoamericanos. Su momento culminante se alcanzó el 20 de febrero de 1939, cuando se celebró en el Madison Square Garden de Nueva York el mayor mitin en la historia de la organización. Se consiguió reunir a 22 000 personas en torno a un escenario poblado de banderas de los EE.UU, emblemas con esvásticas y un enorme retrato central de George Washington. Este es un dato que debe ser destacado: un enorme retrato de Washington. Antes de Kuhn -durante la Bund der Freunde- ya se utilizaban retratos del primer expresidente, aunque sin énfasis y con cierto rechazo por parte de algunos sectores de la federación. Ahora se exhibía sin complejos, muestra de una organización que ya se presentaba totalmente americana y no como una extensión del NSDAP. Se dirigía a ciudadanos que, de ascendencia alemana o no, eran al fin y al cabo estadounidenses, cuyo presente y porvenir estaba allí, no en una Alemania ensoñada como futuro edén al que volver tras ganar una batalla. Como se ha destacado anteriormente, junto a los efectos de la Gran Depresión, este cambio de política -del enfoque puramente alemán, alien, al enfoque dirigido al interior, a los EE.UU.- resultó clave para mejorar la aceptación de la federación. Por tanto, lejos de los torpes inicios de los años 20, para el periodo iniciado en 1936 puede hablarse definitivamente de un movimiento nacionalsociaista norteamericano.

El 25 de mayo de 1939, Kuhn entró en la última fase de su ocaso personal, que conllevaría igualmente el de la Volksbund. Fue acusado de haber robado 14 548 dólares de las arcas de su organización y arrestado. Se le imputaron 12 cargos que podían acarrear hasta 15 años de prisión por robo mayor (grand larceny) y falsificación. Tras pagar una fianza y a la espera de ser juzgado, volvió a su actividad habitual. A finales de septiembre, un juez consiguió que la fianza por la que Kuhn andaba libre se aumentara, por lo que este fue arrestado de nuevo, hasta que el 7 de septiembre la Volksbund reunió el dinero para completar el pago. Finalmente, el 6 de diciembre fue sentenciado a pena de prisión y encarcelado al día siguiente en Sing-Sing (2). Su sucesor fue G. Wilhelm Kunze, quien pocos meses después sería arrestado pero pronto liberado, pudiendo retomar la jefatura de una Volksbund que ya se desvanecía. Entre disputas internas, Kunze desapareció repentinamente, fue detenido en Méjico y llevado de nuevo a los EE.UU. Finalmente, tras ser juzgado por promover el odio contra la comunidad judía, fue encarcelado en octubre de 1940 junto a otros tres miembros de la organización. Sin un líder efectivo y con muchos de sus miembros habiendo retornado a Alemania, la Amerikadeutscher Volksbund -y con ella el movimiento nacionalsocialista norteamericano- sufrió un grave deterioro hasta que sus actividades cesaron definitivamente en 1941.

Vista su historia en retrospectiva, llama la atención que en el periodo que supuso el principio del fin del movimiento, este se encontrara en su esplendor en cuanto a militancia y cohesión interna. Pero sucede que así son las cosas: no hay un ocaso si antes no ha habido un momento de elevación. No obstante, fueron factores extrínsecos (políticos, judiciales) y no intrínsecos (desorganización, carencia de militantes) los que minaron el movimiento. Se estima que en su mejor periodo la Volksbund tuvo unos 25 000 miembros.

Destino final de Kuhn
Fritz Kuhn fue puesto en libertad en junio de 1943. En plena guerra mundial y revocada su nacionalidad norteamericana, su destino fue un campo de internamiento para enemigos extranjeros en Tejas. Fue deportado a un campo de internamiento en Alemania el 17 de septiembre de 1945, hasta que fue puesto en libertad el 25 de abril de 1946. En junio de 1947 fue internado en Dachau como parte del proceso de desnazificación. De allí escaparía andando por su propio pie en febrero de 1948 y se refugiaría en la zona de ocupación francesa. Capturado de nuevo el 16 de junio, fue trasladado a Múnich y sentenciado a diez años de cárcel que consiguió reducir a dos, para salir en libertad definitivamente el 22 de febrero de 1949.

__________________________________________________________________________________________
(2) Más allá de la ideología radical y el provocador discurso de Kuhn y la Volksbund, durante todo el periodo de acusaciones e investigaciones iniciado con la resolución Dickstein-McCormak, en el caso de Kuhn se intuyen prejuicios en las autoridades políticas y jurídicas que posiblemente condicionaron las diferentes denuncias, acusaciones y argumentos. No obstante, al dictar sentencia, el juez explicó: «Voy a sentenciar a este hombre no como un agitador, sino como un ladrón de poca monta y falsificador. No voy a hacer un mártir de este hombre. No voy a castigarlo por gritar sus odios a los cuatro vientos. A algunas personas no les gusta ese derecho en este país, pero yo lo amo. Hay montones de otros dispensadores de odio en este país: rojo, blanco y negro; derecha e izquierda».
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Re: El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por Eckart » Jue Jul 23, 2015 7:00 pm

Para confeccionar este texto he usado la siguiente documentación:

Bibliografía:
- ATKINS, Stephen E. Encyclopedia of right-wing extremism in modern American history. Santa Barbara: ABC-CLIO, LLC. 2011.
- BERNSTEIN, A. Swastika Nation: Fritz Kuhn and the Rise and Fall of the German-American Bund. New York: St. Martin's Press. 2013.
- DIMON, Sander A. Zur Typologie der amerikadeutschen NS-Bewegung. En: Vierteljahrshefte für Zeitgeschichte. 1975;3:271-96.
- PEEL, Peter H. The Great Brown Scare: The Amerika Deutscher Bund in the Thirties and the Hounding of Fritz Julius Kuhn. The Journal of Historical Review. 1986-87;4:419-42.
- RODRIGUEZ, Patrick. “True Americanism”: The Rise of America's Nazis in the Great Depression. (2014). Undergraduate Honors Theses. Paper 185.
- WILHELM, Cornelia. Bewegung oder Verein? Nationalsozialistische Volkstumspolitik in den USA. Stuttgart: Franz Steiner Verlag. 1998.

Textos periodísticos:
- McCoy SD. Hitlerism invades America (I). Today. 1934;23:2-7,24-8.
- McCoy SD. Hitlerism invades America (II). Today. 1934;24:3-6,26-9.
- McCoy SD. Hitlerism invades America (III). Today. 1934;25:5-7,20-2.
- Seldes G. The faded shirts. Today. 1935;21:3-4,20-1.

Despachos de la Jewish Telegraphic Agency:
- Despacho del 15.10.1934: http://www.jta.org/1934/10/15/archive/g ... cal-leader
- Despacho del 18.10.1934: http://www.jta.org/1934/10/18/archive/g ... -germandom
- Despacho del 14.12.1934: http://www.jta.org/1934/12/14/archive/w ... nazis-here
- Despacho del 19.12.1934: http://www.jta.org/1934/12/19/archive/p ... nts-racket
- Despacho del 23.12.1934: http://www.jta.org/1934/12/23/archive/z ... hnuch-camp
- Despacho del 9.1.1935: http://www.jta.org/1935/01/09/archive/h ... ht-goes-on
- Despacho del 6.2.1935: http://www.jta.org/1935/02/06/archive/m ... nazi-trial
- Despacho del 6.12.1936: http://www.jta.org/1939/12/06/archive/k ... ble-rouser

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Re: El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por Eckart » Dom Jul 26, 2015 11:15 pm

En el texto he citado el campamentos de verano que la Amerikadeutscher Volksbund tenía en Long Island. En la siguiente página hay muy buenas fotografías de ese campo, el campo Siegfried: http://www.messynessychic.com/2015/03/2 ... sland-usa/

Resultan muy llamativas, en especial una en la que aparece un cañón montado con latas en el que se ve un cartel: «Atención, Mr. Dickstein... aquí hay más pruebas para la investigación. Dispara por la culata». Se refiere al caso de las investigaciones iniciadas por instancia del congresista Samuel Dickstein para determinar la naturaleza y objetivos de las actividades de la organizción germanoamericana.

Imagen

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2361
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por David L » Mar Jul 28, 2015 2:17 pm

Muy bueno el post Eckart, muy interesante. Mi opinión es que los nazis nunca fueron muy favorables a la extensión de movimientos que supusieran en cierta manera una prolongación del NSDAP en el extranjero, en casos como Rumania, España, Hungría, etc..por poner algún ejemplo, siempre prefinieron mantener a este tipo de grupos más o menos controlados, para ello muchas veces apoyaban a sectores conservadores , la mayoría de ellos militares, creo que no aceptaban muy bien las copias…o directamente no les interesaba exportar su ideología. En el caso que has posteado, es decir en los EEUU, estamos hablando en un principio de asociaciones de alemanes dedicadas exclusivamente para alemanes, posteriormente abrieron el abanico para intentar con más o menos éxito “nazificar” a la sociedad norteamericana, pero vuelvo otra vez a reseñar que el régimen hitleriano no estaba muy por la labor de extender su ideología a otros pueblos, ellos eran los dueños y los demás debían someterse a su dominio no compartir al mismo nivel ideología.

¿Qué te parece a ti Eckart?

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
Eckart
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 4624
Registrado: Sab Jun 11, 2005 9:07 pm
Ubicación: Valencia (España)
Contactar:

Re: El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por Eckart » Mar Jul 28, 2015 4:36 pm

¡Hola, David!

El nacionalsocialismo era un movimiento exclusivamente alemán, e indisociablemente ligado a la figura de Hitler (tanto que nació y murió con él). Como ya sabemos, era un movimiento sumamente personalista (Führerprinzip, principio de liderazgo) cuya ideología política práctica surgió como posible remedio a una serie de agravios de los que Alemania era víctima y de los que debía resarcirse para crecer y convertirse en la mayor potencia, al menos, de Europa. Es por ello que extender el movimiento a otros países no me parece que tuviera sentido. El nazismo en sí era difícilmente adaptable a la política interna y externa de otro país. Otra cosa son los elementos ideológicos de extrema derecha que orbitaban en torno a la idea central nacionalsocialista, como por ejemplo el conservadurismo extremo o el racismo. Estos elementos no es que sean adaptables a otros países, sino que ya existían en todos los países y ya tenían sus partidos políticos.

Para el NSDAP era más práctico no verse envuelto en polémicas diplomáticas en aquellos países donde se hubiera podido implantar, del mismo modo que mantener al NSDAP sólo dentro de Alemania ayudaría a difuminar en el exterior las decisiones tomadas contra los judíos en periodo de paz, cuya repercusión internacional preocupaba en Berlín. Un ejemplo claro es lo que he comentado en el texto: cómo el NSDAP fue alejándose progresivamente de sus células hermanas en los EE.UU. desde 1933. Cuanto menos pudiese vincularse oficialmente la propaganda antisemita de los nazis en EE.UU. con el propio NSDAP y Berlín, tanto mejor.

Un saludo.
«El conocimiento es mejor que la ignorancia; la historia es mejor que el mito».
Ian Kershaw

Avatar de Usuario
wintermute
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4446
Registrado: Mié Jun 10, 2009 2:11 am

Re: El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por wintermute » Mar Jul 28, 2015 10:10 pm

Ein Volk, ein Reich, ein Führer.

Saludos

Avatar de Usuario
David L
Administrador
Administrador
Mensajes: 2361
Registrado: Mar Oct 11, 2005 4:23 am
Contactar:

Re: El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por David L » Mié Jul 29, 2015 8:54 pm

wintermute escribió:Ein Volk, ein Reich, ein Führer.

Saludos
Muy buen apunte wintermute, creo que resumen nuy bien a quienes iba dirigido el proyecto de los nacionalsocialistas.

Un saludo.
Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra... elegisteis el deshonor y tendréis la guerra.

Winston Churchill a Chamberlain.

Avatar de Usuario
wintermute
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4446
Registrado: Mié Jun 10, 2009 2:11 am

Re: El movimiento nacionalsocialista en los EE.UU

Mensaje por wintermute » Jue Jul 30, 2015 12:44 am

Muchas gracias caballero, la verdad que se ajusta bastante, si.

Saludos

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST