El preludio de la revolución alemana de 1918-19: el motín de 1917

Acontecimientos políticos, económicos y militares relevantes entre noviembre de 1918 y septiembre de 1939

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Avatar de Usuario
Kurt_Steiner
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 4024
Registrado: Mié Jun 15, 2005 11:32 pm
Ubicación: Barcelona, Catalunya
Contactar:

El preludio de la revolución alemana de 1918-19: el motín de 1917

Mensajepor Kurt_Steiner » Vie Sep 02, 2016 12:42 pm

Nota: Esta es una traducción propia de parte de la intervención del profesor Tim Mulligan, archivista de los Archivos Nacionales del College Park, Maryland, realizada durante la reunión de invierno de la The Western Front Association (12 de octubre de 2013) . El título de la ponencia del professor Mulligan es "The German Naval Mutinies of 1917-18: angry sailors or political revolution? "

---

Al intensificarse el bloqueo británico, la falta de alimentos alcanzó incluso a la marina imperial alemana. Las primeras (y las más persistentes) quejas de los marineros sobre la diferencia entre las raciones que recibían ellos y los oficiales. Los oficiales de los grandes navíos recibían mejor comida porque su paga era mayor y se lo podían permitir. Esta diferencia era más evidente en los grandes navíos (acorazados, cruceros de batalla), en menor medida en los cruceros, pero no en destructores, submarinos, torpederos, patrulleros y dragaminas, donde nadie recibía consideraciones especiales y los oficiales compartían con el resto de la tripulación, compartían no soio los limitados confines de estos buques, sino también las raciones y la cocina, a diferencia de los grandes navíos. Esto queda en evidencia cuando vemos que las fuerzas ligeras navales alemanas no se amotinaron ni en 1917 ni en 1918.

Las primeras quejas se escucharon en 1915, pero el terrible invierno de 1917-1918, que hizo que se perdiera gran parte de la cosecha de patata, aceleró el problema. Este estallaría el 6 de junio y el 18 de julio, cuando los fogoneros de varios buques protestaron por la mala calidad de la comida que recibían, y el 2 de agosto cerca de 800 hombres comenzaron una huelga de hambre.

A este problema había contribuido el crecimiento de la marina alemana durante la guerra, que vio crecer el número de submarinos, destructores y otros elementos de la fuerzas ligeras, mientras que el número de acorazados y cruceros de batalla apenas varió. Este crecimiento de las fuerzas ligeras agotó la reserva de buenos y capaces oficiales, que fueron trasladados al mando de los nuevos buques ligeros. Estos oficiales, que se presentaban voluntarios, eran reemplazados por oficiales de menor valía. Además, a partir de junio de 1916, las fuerzas ligeras serian las que más contacto mantuvo con el enemigo y las que sufrieran más perdidas que el resto de la flota imperial alemana.

El incidente más famoso tendría lugar en dos acorazados, el Friedrich der Grosse y el Prinzregent Luitpold. Los oficiales de los barcos cedieron ligeramente y formaron una Menagekommission, un consejo que dio a los marineros voz en la preparación y selección de su comida. De hecho, la Menagekommission había sido aprobada con anterioridad por el departamento de la marina, pero que había sido ignorado por los mandos navales de la Hochseeflotte. Los mandos, para evitar que se extendieran la noticias de lo sucedido, optaron por no castigar a nadie y quitarle importancia al asunto y confiaron que se olvidaría el asunto.

Pero el 31 de julio un pequeño incidente hizo que todo estallara de nuevo. Cuando la tarde de ese día se informó a los fogoneros del Prinzregent Luitpold, que esa noche no habría proyección de la película que se había anunciado. La mañana siguiente, 47 marinos abandonaron el barco, se fueron al puerto, en una especie de huelga y a las dos horas regresaron al barco. El capitán optó por castigarlos y detuvo 11 de ellos, lo que hizo que 600 hombres de la tripulación se pusieran en huelga haciendo lo mismo. Sus lideres eran Johann Beckers y Albin Köbis, fogoneros ambos, que se habían reunido con comisiones de otros barcos, entre ellos el Friedrich der Grosse. Otros 18 fueron detenidos, seguidos por el arresto de los miembros de las comisiones huelguistas de los barcos, incluídos los del Friedrich der Grosse.

Y aquí estalló todo.

Los cabecillas del Friedrich der Grosse tenían una agenda diferente agenda de los del Prinzregent Luitpold. En el primer acorazado los cabecillas eran Willy Sachse y Max Reichpietsch. Este último estaba menos interesado en las quejas contra los oficiales que en los problemas básicos de la marina y la sociedad alemana. Era partidario de que se llevaran a cabo reformas políticas en Alemania y para ello entró en contacto con el Parido Social Demócrata Independiente (Unabhängige Sozialdemokratische Partei Deutschlands, USPD), una escisión extremista del partido socialdemócrata, y comenzó a repartir propaganda política entre sus compañeros, y mantuvo contactos con los miembros del USPD, sugiriendo comenzar una huelga general en la marina si hiciera falta, lo que fue aceptado por los del USPD. Por esto. Reichpietsch y Sachse fueron arrestados. Sachse se vino abajo durante el interrogatorio y culpó de todo a Reichpietsch, que no negó nada de sus contactos con el USPD y sus acciones. El vicealmirante Reinhard Scheer, que había optado por quitar importancia al motín, se horrorizó al enterarse a los contactos de Reichpietsch con el USPD, lo que él y los oficiales vieron como un intento del USPD de fomentar una rebelión en la marina y así dañar el esfuerzo bélico (1).

En agosto de 1917 Scheer actuó contra los amotinados. Setenta y cinco marineros fueron arrestados y sometidos a consejo de guerra. Salvo por cuatro, todos recibieron diversas penas, y cinco de ellos fueron condenados a muerte. Sólo dos, Albin Korbis, del Prinzregent Luitpold, y Max Reichpietsch, del Friedrich der Grosse, fueron ejecutados el 7 de septiembre de 1917 y el resto condenados a cadena perpetua.

Los consejos de guerra de Korbis y Reichpietsch fueron asesinatos legales. Scheer, entre otras irregularidades cometidas durante el proceso, violó el derecho de los condenados de apelar por misericordia al Kaiser. Esto se debe a la celeridad con la que fueron ejecutados estos dos marinos (2). Tras esto las raciones mejoraron ligeramente y así terminó el motín en la marina alemana de 1917.

[url=https://postimg.org/image/unfebq96r/]Imagen
Max Reichpietsch (izquierda) y Albin Korbis (derecha)

"Vivieron como socialistas entre sus camaradas
y murieron como consecuencia de la mentalidad de Tirpitz"

fuente de la imagen: https://en.wikipedia.org/wiki/Max_Reichpietsch


(1) Este es el verdadero origen de la Dolchstoßlegende, y no las bravatas de Hindenburg.
(2) Durante toda la Gran Guerra el ejército francés ejecutó a unos 600 de sus propios soldados por diversos crímenes (deserción, motín, etc); los británicos 328 y los alemanes 48.
ImagenImagenImagen

Avatar de Usuario
Juan M. Parada C.
Miembro distinguido
Miembro distinguido
Mensajes: 7211
Registrado: Jue Ene 20, 2011 12:18 am
Ubicación: Ejido-Estado Mérida-Venezuela.

Re: El preludio de la revolución alemana de 1918-19: el motín de 1917

Mensajepor Juan M. Parada C. » Vie Feb 17, 2017 3:28 pm

Interesante estos hechos que denotan las fisuras que se estaban gestando en una de las más importantes ramas de las fuerzas armadas de la entonces Alemania del Kaíser Guillermo II durante la gran guerra de 1914-18.Todo empieza en algo tan trivial,en apariencia,que va escalonando hasta hacerse insostenible.

Saludos y bendiciones a granel.
ImagenImagen


Volver a “Temas generales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado