Los Freikorps alemanes 1918-23

Acontecimientos políticos, económicos y militares relevantes entre noviembre de 1918 y septiembre de 1939

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Responder
Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Los Freikorps alemanes 1918-23

Mensaje por Erich Hartmann » Lun Nov 20, 2006 10:13 pm

Hola a todos.

Los textos que se van exponer a continuación son una traducción mía del libro de la Editorial Osprey The German Freikorps 1918-23, de Carlos Caballero Jurado, ilustrado por Ramiro Bujeiro.

Los Freikorps alemanes 1918-23

1918: El desplome de los Imperios.

Cuando estalló la Primera guerra mundial en el verano de 1914 se produjeron multitudinarias manifestaciones de entusiasmo popular en todas las ciudades europeas más importantes. Los gobiernos de todas las naciones beligerantes recibieron el apoyo casi unánime de sus parlamentos para lo que suponía iba a ser una guerra corta y gloriosa. Lo que vino después demostró ser una terrible experiencia sin precedentes, ya que por primera vez en la historia las conscripciones masivas se llevaron una generación entera de hombres y la llevó a un matadero industrializado inimaginablemente horrible. Cientos de miles de hombres cayeron en las diversas batallas sangrientas que podían llegar a durar varios meses. Peleando sin descanso batalla tras batalla, año tras año, aparentemente no había final a la vista.

Durante cuatro años, los soldados que luchaban en la línea de frente vivieron en una especie de infierno; no obstante, también en el “frente casero” la incomprensiva población civil también tuvo que lidiar con una miseria cada vez mayor, asfixiados por la escasez que en algunos países llegó a convertirse en verdadera hambre. Esa alegría patriótica inicial se convirtió primero en desconcertante incredulidad y después en desesperación y cólera. Los líderes políticos que se opusieron a la guerra, una pequeña minoría frecuentemente ridiculizada en 1914, comenzaron a ganar cada vez más apoyo popular. Cada día se alzaban más críticas encarnizadas contra el liderazgo político y militar que parecía ser incapaz de poner fin al conflicto.

Rusia fue el primer país en el que este malestar se transformó en una revolución real. El fervor patriótico provocado por el estallido de la guerra solo ocultó peligrosas presiones, y aquella terrible experiencia de tres años de duración finalmente dejó al descubierto los fallos crónicos de la autocracia zarista. En febrero de 1917 el Zar fue apartado del poder por un régimen reformista moderado liderado por Kerensky, que intentó continuar la guerra; pero el proceso revolucionario ruso culminó en octubre, cuando el Partido Bolchevique de V.I. Lenin (comunista) tomó el poder mediante un golpe de estado. El ejemplo de la Rusia revolucionaria tuvo un gran impacto en todos los países europeos.

Para Lenin, de ideología marxista, y para sus seguidores en toda Europa, la historia de la humanidad era una mera sucesión de episodios en la lucha de clases. Siguiendo la teoría marxista, la Primera guerra mundial era una contienda irrelevante entre poderes capitalistas rivales cuyo consecuente debilitamiento ofrecía por fin esa oportunidad tanto tiempo esperada para una transformación radical de la sociedad. Los derechos del proletariado podían asegurarse mediante una guerra civil entre las clases sociales, en la que la “inevitable” victoria de los trabajadores llevaría al establecimiento de la “dictadura del proletariado”, y finalmente el drástico final de los coactivos poderes del estado. Una guerra civil larga, cruel y devastadora siguió a la toma del poder de los bolcheviques de Lenin en Rusia*. Se produjeron agitaciones similares en otros países europeos; aunque nunca llegaron a adquirir el horror o la intensidad de la experiencia rusa, algunos de ellos fueron dramáticos.

En algunos países las alas de extrema izquierda de inspiración bolchevique dentro de algunos partidos intentaron hacerse con el poder por medios violentos. Como consecuencia, el final de la Gran Guerra no silenció los cañones; al contrario, el Armisticio sólo anunció el inicio de una serie de luchas internas más o menos intensas. Mientras conflictos de este tipo estallaron en varios de los países derrotados, en algunos de los vencedores (por ejemplo Italia) también tuvieron que soportar episodios similares. No obstante, el ejemplo más perfecto de esta clase de guerras civiles de baja intensidad, es el que atormentó a Alemania. Simultáneamente con estos conflictos internos, el establecimiento de las nuevas fronteras tras el colapso de los Imperios Centrales en 1918 causó varios conflictos internacionales. El resurgimiento de Polonia como estado independiente y el consiguiente conflicto con Alemania proporciona un ejemplo típico de este tipo de disputas territoriales.

Este texto trata sobre el movimiento de los Freikorps, que representaron una de las facciones más importantes que tomaron parte en la lucha durante la guerra civil de baja intensidad en Alemania, y también cargaron con la defensa de las fronteras nacionales, principalmente contra los polacos.

*Véase MAA 293, The Russan Civil War, The Red Army, and MAA 305, The Russian Civil War: The White Armies

Saludos cordiales

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Lun Nov 20, 2006 10:13 pm

La revolución alemana

En noviembre de 1918, cuando el Gobierno Imperial de Alemania pactó un armisticio con los Aliados, muchos soldados alemanes no se sintieron derrotados. En ese momento, mientras se retiraban sin interrupción ante la masiva ofensiva de los Aliados, los ejércitos alemanes aún permanecían en terreno francés y belga, y también controlaban buena parte del extinto imperio zarista y los Balcanes. No obstante, el Alto Mando Alemán era consciente de que tras el fallo de su ofensiva de 1918 en Francia durante la primavera de 1918 una victoria militar era imposible. El fallo de los líderes alemanes al conseguir una victoria que justificase ante su pueblo los severos costes de la guerra abrió el camino a la revolución que terminó con el Segundo Reich Alemán.

Desde 1916 existía en Alemania un grupo político de extrema izquierda llamado Spartakusbund (Liga Espartaquista), que exigía el fin inmediato de la guerra y reivindicaba un programa comunista y revolucionario. La revolución rusa de febrero de 1917 dio mucho impulso a este movimiento: desde abril de ese año se produjeron en Alemania huelgas masivas, y durante el verano se produjo un motín dentro de la Flota de Alta Mar Alemana, mientras el parlamento no dejaba de demandar el fin de las hostilidades.

El Partido Socialista de Alemania, (Sozialistische Partei Deutschlands o SPD) siguió siendo leal al gobierno y continuó apoyando el esfuerzo militar; pero en abril de 1917 una amplia facción del SPD se escindió para formar el Partido Socialista Alemán Independiente (USPD). El nuevo partido adoptó un programa más extremista, demandando no sólo la paz, sino también grandes reformas sociales y políticas.

A pesar de los crecientes disturbios internos, el Alto Mando Alemán bajo el control de Ludendorff continuó dirigiendo operaciones militares de importancia. No obstante, en septiembre de 1918 los otros miembros de los Imperios Centrales (el Imperio Otomano, Bulgaria y el Imperio Austrohúngaro) comenzaron a considerar la posibilidad de pactar un armisticio con la Entente y quedó muy claro que lo único que Alemania podía hacer era seguir su ejemplo. Con la intención de obtener las mejores condiciones posibles para el armisticio, se ordenó a la Flota de Alta Mar Alemana, amarrada en sus puertos durante dos largos años, que levara anclas para demostrar que el Reich aún contaba con un considerable poder militar.

El 28 de octubre de 1918 las tripulaciones de los barcos de guerra alemanes de Kiel se amotinaron e izaron la bandera roja en sus barcos en lugar de partir de sus bases. El motín se extendió rápidamente a otros puertos alemanes como Lübeck, Hamburgo y Bremen. Los oficiales de los barcos fueron arrestados y en algunos casos asesinados; los marineros establecieron “Comités de marineros y trabajadores” (Räte en alemán), siguiendo el modelo de los Soviets rusos. Los marineros amotinados formaron la Volksmarine Division (División naval popular) e inmediatamente enviaron destacamentos por toda Alemania (y en especial hacia Berlín) para extender la revolución.

Una vez que el público alemán se enteró de que el gobierno buscaba un armisticio, la agitación revolucionaria comenzó a extenderse por todo el Reich. Los soldados se negaron a disparar contra las multitudes que asaltaban sus barracones para izar la bandera roja sobre ellos. Se establecieron Comités de soldados y trabajadores por todo el país. El SPD, que había formado parte del gobierno desde septiembre, intentó ayudar a detener la oleada revolucionaria. Uno de sus líderes, Gustav Noske, al que habían designado gobernador de Kiel, tuvo cierto éxito al intentar restablecer la calma en su ciudad, pero ya era demasiado tarde para detener el proceso revolucionario. El 8 de noviembre, la dinastía bávara de los Wittelsbach fue apartada del poder en Munich. Al día siguiente Guillermo II, Emperador de Alemania y Rey de Prusia, abdicó. Los restantes gobernadores locales también fueron depuestos.

El SPD se unió a la revolución en cuanto se dio cuenta de que era imposible detenerla. El 9 de noviembre uno de los líderes del SPD, Scheidemann, proclamó la República Alemana. Pero al mismo tiempo el líder espartaquista Kart Liebknecht proclamó el nacimiento de la República Socialista Alemana: dos proyectos políticos rivales estaban a punto de chocar. Para el SPD, la abdicación del Kaiser había supuesto el exitoso final del proceso revolucionario; para los espartaquistas y los miembros del USPD, sólo era el primer paso de la revolución.


Saludos cordiales

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Mié Nov 22, 2006 10:51 pm

El gobierno provisional

El SPD, la principal fuerza de la izquierda alemana, no tenía intención de ver cómo su país seguía el sendero de Rusia, donde la caída del Zar no dio paso al nacimiento de una democracia, sino a una dictadura comunista impuesta por la fuerza.

Para formar el primer gobierno provisional de la República Alemana, el SPD aceptó unir sus fuerzas con el USPD; el mismo tiempo, el líder del SPD Friedrich Ebert se puso de acuerdo con el general Groener, el sustituto que había reemplazado a Ludendorff en el Estado Mayor General, para que el Ejército apoyara el nuevo gobierno ya que en los intereses de ambos estaba el prevenir una insurrección comunista.

El 11 de noviembre de 1918 se firmó el armisticio e inmediatamente el Ejército Alemán inició una retirada ordenada hacia las fronteras nacionales. Sin embargo, pronto se hizo evidente que tan pronto como las unidades regresaran a casa habrían de ser disueltas: el único deseo de muchos soldados alemanes era regresar a sus casas. Por este motivo, el 27 de noviembre, el Alto Mando Alemán ordenó a los mandos subordinados que formasen nuevas unidades sólo con voluntarios de lealtad incuestionable.

A nivel político, Alemania vivía bajo dos autoridades paralelas en noviembre y diciembre de 1918. Por un lado estaba el gobierno provisional, (cuyo nombre oficial, siguiendo el ejemplo ruso, era “Consejo de Comisarios del Pueblo”), y por otro los Consejos de soldados y trabajadores, de los que más de 10.000 habían surgido por toda Alemania. Puesto que el gobierno provisional tenía una autoridad real muy limitada, el futuro de Alemania dependía del camino que el “Movimiento de los consejos” (Rätebewegung) eligiera.

El 16 de diciembre de 1918 se inauguró en Berlín el “Congreso del Consejo Pan germánico”. Aunque se presentaron muchas propuestas radicales, finalmente el SPD se hizo con el control del congreso por medios democráticos: los espartaquistas fueron una pequeña minoría. La principal resolución del congreso fue un llamamiento a la Asamblea Nacional para redactar una constitución. Los espartaquistas comprendieron que no conseguirían poder por medios políticos, de modo que intentaron hacerse con él mediante una revolución armada.

Desde el inicio de la revolución, las milicias armadas se habían compuesto de antiguos soldados que habían sustituido sus insignias imperiales por escarapelas rojas y de civiles que llevaban brazaletes rojos; se llamaban a sí mismas Republikanische Soldatenwehren (Fuerzas Republicanas de soldados). Inicialmente sus miembros procedían del SPD y el USPD, pero los espartaquistas pronto se las arreglaron para tomar el control del movimiento. En respuesta, el SPD creó una nueva milicia, la Republikanische Schutztruppe, (Fuerzas de defensa republicanas), leal al gobierno provisional. No obstante, la milicia revolucionaria más poderosa era la Volksmarine Division, cuyos marineros estaban aún en Berlín. El Alto Mando del Ejército deseaba desarmar esas milicias, y el gobierno provisional tenerlas bajo su control. El 12 de diciembre de 1918 propuso la creación de la Freiwillige Volkswehr, (Fuerza de voluntarios del pueblo) para integrar todas las milicias. Aunque este proyecto no llegó a materializarse, habría privado a los espartaquistas del control de sus tropas de choque tan necesarias para llevar a cabo un golpe de estado. Decidieron actuar sin más demora.


Saludos cordiales

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 12:52 am

Los Freikorps

La derrota y la revolución habían disuelto prácticamente el Ejército Alemán. Incluso en donde las tropas permanecían en sus barracones, los Consejos de soldados usurpaban la autoridad de los oficiales. (Era común que los extremistas arrancasen las medallas y las insignias de grado de los uniformes de los veteranos, y los oficiales rara vez se atrevían a lucir el uniforme en público por miedo a la violencia de las multitudes). Esta debilidad militar coincidió con las amenazas revolucionarias a la unidad alemana, y nuevos peligros para las fronteras nacionales. Tanto los checos como los polacos vieron en la crisis alemana una oportunidad para extender sus nuevos estados a costa de Alemania.

Todos estos factores, y particularmente la percepción del peligro de una dictadura comunista en Alemania, provocaron una reacción espontánea entre muchos militares, oficiales, suboficiales y tropa por igual, que aún estaba fuertemente inspirada por el sentimiento nacionalista y patriótico. Fue en este contexto cuando nació el movimiento de los “Cuerpos Libres”.

El primero de ellos se produjo en Kiel, bajo las órdenes de Gustav Noske; el alcalde del SPD agrupó oficiales navales y marineros leales en una unidad llamada Eiserne Brigade (Brigada de hierro). Pero fue el general Maercker quien creó el modelo clásico que más tarde seguiría la mayoría de los Cuerpos Libres. El 6 de diciembre Maercker decidió reclutar uno de estos cuerpos entre los hombres de su división, y se emitieron órdenes el 14 de diciembre. Este Freiwillige Landesjägerkorps (Cuerpo provincial de fusileros voluntarios), formado íntegramente por voluntarios, estaba listo para servir bajo la autoridad del gobierno provisional y para oponerse a la amenaza revolucionaria. Debido al prestigio que había logrado entre sus soldados, el general Maercker reclutó con éxito varios miles de hombre en un corto espacio de tiempo, aunque tuvo dificultades a la hora de proporcionarles a todos armas y uniformes. En un importante contraste con el Ejército Imperial, se abolieron las rígidas barreras disciplinarias que separaban a las oficiales de otros rangos, y Maercker hizo hincapié en una camaradería sólida entre todos sus voluntarios. (De hecho, entre las tropas de la línea de frente la separación nunca había sido tan rígida como a veces se piensa) Otra innovación importante fue que todas las unidades del cuerpo de Maercker provenían de diversas armas. Debido a la clase de combates a los que tenían que hacer frente, no tenía sentido mantener la tradicional separación entre infantería, caballería y artillería. En las unidades del Landersjägerkorps se combinaban elementos de todas las armas de servicio, de modo que se evitaba la necesidad de improvisar formaciones mixtas al entrar en combate.

Pronto se siguió el ejemplo de Maercker, y durante diciembre de 1918 otros Cuerpos Libres nacieron en los alrededores de Berlín, por ejemplo el Freikorps Potsdam (Major Von Stephani), Freikorps Reinhard (Oberst Reinhard), Garde Kavallerie Schützen Division (general von Hoffmann), Freikorps Held (general von Held), Freikorps Hülsen (general von Hülsen), y la Deutsche Schutz Division (general von Wiessel). La mayoría de ellos se formaron a partir de antiguas unidades militares regulares. Estos Cuerpos Libres, junto con el cuerpo de Maercker y la Eiserne Brigade, (ya liderada por el Oberst von Roden), serían las fuerzas que Gustav Noske, nombrado ministro de defensa en el gobierno del SPD el 27 de diciembre el 27 de diciembre, emplearía en la batalla por el control de Berlín.


Saludos cordiales

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:27 am

Mensaje de Werto:
Hola a todos.

Siendo Carlos Caballero Jurado el autor tampoco me extraña demasiado, desde luego no discutiré yo la capacidad de dicho autor para afrontar temas militares, pero cuando se mete en otro tipo de ámbitos empieza a realizar afirmaciones que en realidad resultan insostenibles.

Para empezar, cuando afirma:

"Desde 1916 existía en Alemania un grupo político de extrema izquierda llamado Spartakusbund (Liga Espartaquista), que exigía el fin inmediato de la guerra y reivindicaba un programa comunista y revolucionario."

Caben varias opciones, -en realidad tres- el autor o desconoce que es el Comunismo, o desconoce el ideario de los espartaquistas, o desconoce ambas cosas. Aunque en modo alguno se abstenga de hacer afirmaciones categóricas respeto al tema.

En 1916, cuando en efecto surgió la Liga Espartaquista, el Comunismo como doctrina ideológica estaba vacío del contenido que adquiría después de 1917, su significado se limitaba al ámbito de lo comunitario, y su cuerpo teórico como doctrina diferenciada del socialismo-marxista, eso que después se conoció como marxismo-leninismo, no era conocido fuera de Rusia por más de docena de personas.

Si a esto añadimos que los planteamientos ideológicos de los espartaquistas eran diametralmente opuestos a los de Lenin, especialmente en lo referente a la existencia de una vanguardia obrera compuesta de intelectuales que llevarían al pueblo la buena nueva del leninismo con independencia de lo que el pueblo desease, tenemos el campo abonado para comenzar a descalificar la obra del citado autor.

Si tenemos en cuenta además que tanto Rosa Luxemburgo como Karl Liebknecht habían condenado abiertamente la revolución rusa como una deformación del ideal socialista, en conciencia no podemos llamar, ni mucho, menos a la Liga Espartaquista como un movimiento comunista.

Sobre lo mismo:

"El Partido Socialista de Alemania, (Sozialistische Partei Deutschlands o SPD) siguió siendo leal al gobierno y continuó apoyando el esfuerzo militar; pero en abril de 1917 una amplia facción del SPD se escindió para formar el Partido Socialista Alemán Independiente (USPD). El nuevo partido adoptó un programa más extremista, demandando no sólo la paz, sino también grandes reformas sociales y políticas".

Ahora resulta que Berstein, el padre de la social-democracia Europea, es un peligroso extremista que exige medidas radicales como la paz o la jornada laboral de 8 horas. La realidad era que SPD se había mantenido leal al gobierno, pero a no sus electores ni a sus principios políticos, cuyo núcleo doctrinario básico era la constitución del socialismo por la vía reformista de la II Internacional –del que era el buque insignia-.

La realidad era que el SPD, con, entre otros, Ebert y Noske al frente, se había convertido paulatinamente en un partido meramente liberal, sin siquiera ambiciones meramente reformistas, por lo cuál todos aquellos comprometidos de alguna manera manera con la base doctrinaria del partido, con Berstein y Kautsky al frente, se vieron el la obligación de abandonar el SPD y formar el USPD.

Saludos.

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:28 am

Mensaje de beltzo:
Hola a Todos:

En realidad todo se reduce al concepto que se tenga de lo que es el comunismo, yo si considero a los espartaquistas como un partido comunista aunque esto no quiere decir en absoluto que fuese de corte bolchevique. De la misma manera los anarquistas también son comunistas pero a nadie se le ocurre pensar que tengan mucho que ver con los bolcheviques. Pero me gustaría saber que definición tiene Werto para los espartaquistas sobre todo, ¿estas seguro de que no eran comunistas?

Saludos

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:30 am

Mensaje de Werto:
Hola a todos.

El problema de fondo es que el concepto que tiene el señor Carlos Caballero Jurado de cualquier cosa que le suene –a él- remotamente a izquierda es el de "malo". No importa definir correctamente el espectro ideológico de una formación política porqué como esta en un campo que es ontologicamente negativo resulta irrelevante.

Lo que quiere hacer es equiparar a la Liga Espartaquista al PCUS, e igualar la revolución alemana de 1919 a la rusa de 1917 lo que una barbaridad de tamaño considerable.

Es como, saltando de contexto, llamar a un Carlista Liberal, o a un Conservador Fascista. Algo erróneo salvo que lo incluyamos a todos dentro de la misma categoría –los “malos” por ejemplo-. Resulta una simplificación burda y que mi particularmente me resulta ofensiva e impropia de una publicación de cierta relevancia –aunque sea Osprey, que es una editorial donde podemos encontrar perlas de este tipo en cantidades ingentes, ahora mismo recuerdo el libro sobre los paras británicos y los sucesos del Ulster-

Y más cuando hace referencia a una fecha, 1916, en la el Comunismo como doctrina política no tenía aún cuerpo teórico y mucho menos practico. Los partidos comunistas son los partidos de la III Internacional.

Los anteriores son los partidos socialistas, entre los que se podían aglutinar en 1918-19 el USPD, socialistas reformistas, y el KPD –Liga Espartaquistas-, socialistas revolucionarios, los partidos de la II Internacional. En términos simplificadores la II Internacional puede ser denominada como internacional socialista, y la III Internacional como la Internacional Comunista.

Pero si además sabemos que los miembros de la Liga Espartaquista habían denunciado abiertamente el marxismo-leninismo (que es lo que después se conoce como comunismo) como abierta deformación de la doctrina socialista. Resumiendo, la interpretación que hacían los comunistas de la doctrina marxista, especialmente Lenin, cosa que por cierto ya apreciaba Trosky bastante antes de 1917, era para los espartaquistas, y para la mayor parte de la gente que ha leído a Marx, una aberración carente de base.

Lo que se considera como un partido comunista, o un movimiento comunista, no depende del sentido personal que nosotros le queramos dar al término, en el caso de Carlos Caballero simplemente algo “malo”, sino de que la formación política a la que nos referimos cumpla con unos preceptos y tenga unas bases ideológicas determinadas.

Si nos referimos al KPD y la Liga Espartaquista estos pueden ser calificados, como mucho, de socialistas revolucionarios, ante el hecho consumado de que el SPD de Ebert no tenía ni la menor intención de cumplir con su base doctrinaria, construcción del socialismo por la vía democrática, algunos sectores de la izquierda alemana postulaban la toma del poder y la entrega efectiva de este a los “consejos de obreros y soldados” –que por cierto, no tenían nada que ver con los soviets- y muchísimo menos con el PCUS.

Los movimientos de este tipo fueron conocidos como “movimientos consejistas” y ni el funcionamiento previsto de estos ni la función de los intelectuales en el modelo propuesto por la Liga Espartaquista tenian nada que ver ni con el comunismo ni con el modelo soviético.
Saludos.

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:31 am

Mensaje de Werto:
Hola a todos.

Para los comunistas el organo deposistario de la conciencia de clase es el partido, y el partido esta compuesto por una vanguardia revolucionaria compuesta de intelectuales que dirige la transformación de la sociedad hacia el socialismo.

Para los Espartaquistas y para los consejistas el organo depositario de la conciencia de clase es el pueblo.

Saludos.

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:33 am

Mensaje de beltzo
Hola de nuevo:

El problema de los conceptos es tremendamente complicado porque las definiciones de comunismo y socialismo, (como tantos otros), han sido cambiantes en el tiempo; Marx público su manifiesto comunista en el siglo XIX y por tanto el concepto existía con anterioridad a la revolución rusa.

Con el paso del tiempo se llamó comunistas a los países del este, otras veces se les definió como el comunismo real, pero yo tengo dudas de que fuesen realmente comunistas, en diversos libros he leído que esos países se quedaron en el socialismo pero que nunca llegaron al comunismo en tanto que los partidos denominados comunistas eran quienes acumularon todo el poder de manera indefinida, en contra de las teorías de Marx que había propugnado esto sólo como un mero paso transitorio para llegar al comunismo. Por ello quizá los espartaquistas y otras formaciones similares eran en realidad más comunistas, tal como lo entendía Marx, que el régimen surgido de la revolución rusa, es de ahí surgen todas mis dudas.

Saludos

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:34 am

Mensaje de José Luis:
¡Hola a todos!

Primero, la frase de Caballero es simplemente referencial, y exactamente dice: "Desde 1916 había existido en Alemania un grupo político de extrema izquierda llamado Spartakusbund, que presionaba por un fin inmediato de la guerra, y perseguía un programa revolucionario comunista. Este movimiento estaba fuertemente alentado por el triunfo de la revolución de febrero de 1917 en Rusia; desde abril de ese año se desarrollaron en Alemania huelgas a gran escala, y ese verano estalló un motín en la Flota de Altamar alemana, mientras el parlamento también exigía un fin a las hostilidades."

La anterior es la traducción más literal y racional que puedo hacer de la versión inglesa que tengo del libro de Caballero.

Y en principio no hay nada en esa frase, en el contexto en que está escrita, que en mi opinión merezca un ataque tan furioso como el que hace Werto.

El trabajo de Caballero en ese libro no es explicar en profundidad el contenido doctrinario o ideológico de la Liga Espartaquista y sus representantes más conocidos, Luxemburg y Liebknecht, sino resumir cuál fue el origen, organización y cometido de los Freikorps.

Así pues, cuando llama a la Spartakusbund un grupo político de extrema izquierda no está diciendo ningún disparate, pues los espartaquistas constituyeron el ala radical de la socialdemocracia alemana (SPD) que quería efectivamente poner fin a la guerra y que buscaba una revolución socialista.

Quizás lo único que podía haber matizado Caballero es el empleo del término comunista en su frase de "programa revolucionario comunista", pero considero que ese no es su cometido en el libro.

Es evidente que los dirigentes de la Spartakusbund no tenían en mente conducir la revolución de noviembre de 1918 bajo el modelo bolchevique de 1917, y también son conocidas las críticas de Luxemburg al bolchevismo. Aunque sus críticas al bolchevismo de Lenin y Trotsky abarcan varios campos, quizás sea pertinente aquí señalar que Luxemburg defendía el desarrollo del socialismo sobre la base de las instituciones democráticas. Pero todo esto es algo que, como es obvio, no constituye el tema central del libro de Caballero, que ya limita mucho la temática de los Freikorps, pues hacerlo en propiedad, más allá de un breve resumen (que es lo que busca en el libro su su autor), precisaría de varios libros.

Debíamos ser un poco más generosos o menos acerados en nuestras críticas, sobre todo cuando la obra que criticamos no responde al fondo de nuestras críticas.

Saludos cordiales
José Luis

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:35 am

Mensaje de José Luis:
¡Hola a todos!

Sólo un inciso más, con permiso de Erich.

Nominalmente, más allá de señalar las matizaciones pertinentes, tampoco es un error denominar a la Spartakusbund* como partido comunista. La razón se entiende a continuación.

[El 30 de diciembre de 1918, en medio de la revolución alemana y bajo la guía intelectual de Rosa Luxemburg, se convocó en Berlín el congreso fundador del KPD. Inicialmente sólo se había convocado como una conferencia nacional de la Liga Espartaquista, pero en el ínterin, el USPD se había negado a convocar su propia conferencia y otros radicales izquierdistas habían constituido un nuevo partido –Comunistas Internacionales de Alemania- y la situación revolucionaria se continuaba intensificando. Incluso los Espartaquistas opuestos a la idea de la formación de un nuevo partido, con la prominencia de Rosa Luxemburg entre ellos, y de forma reluctante, cambiaron sus opiniones. Solamente Leo Jogiches y unos cuantos líderes menores permanecieron firmes en su oposición, siempre temerosos de que un nuevo partido sólo constituiría otra nueva división de la organización del ala izquierda carente de todo apoyo popular.

El grupo que se reunió en Berlín era cualquier cosa menos uniforme. El mayor segmento de los 127 delegados estaba constituido por defensores de la Liga Espartaquista, pero también estaban bien representados los radicales izquierdistas de Bremen y Hamburgo….Los delegados eran abrumadoramente trabajadores especializados e intelectuales, y relativamente jóvenes. El 1 de enero de 1919 proclamaron retroactivamente (a iniciativa de Karl Liebknecht) que la conferencia nacional fuera el congreso fundador del nuevo partido, que tras mucho debate adoptó el nombre de Partido Comunista de Alemania (KPD).]**

* Recordar que el nombre deriva de cuando Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht, tras formar en marzo de 1915 el Grupo Internacional (en su alejamiento formal del SPD), cogieron el Die Internationale para comenzar la publicación clandestina en enero de 1916 de las "cartas de Espartaco", con lo cual el Grupo Internacional comenzó a adquirir gradualmente el nombre de Grupo Espartaco.

** Eric D. Weitz, Creating German Communism, 1890-1990: From Popular Protests to Socialist State (Princeton University Press, 1997), p. 93.

Saludos cordiales
José Luis

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:37 am

Mensaje de beltzo:
Hola de nuevo:

Tanto Karl Liebknecht como Rosa de Luxemburgo habían militado en el SPD del cual se separaron debido al apoyo ofrecido por este partido a su gobierno en la primera guerra mundial, al hacerlo los espartaquistas se estaban situando de hecho en el lado de los partidos comunistas, que en general, y en contra de los partidos socialistas optaban por no apoyar a ninguna nación en una guerra que consideraban imperialista. Este es sólo otro de los muchos indicios que hacen pensar que los espartaquistas se pueden alinear perfectamente con los partidos comunistas.

Para más indicios el KPD como ya ha dicho José Luis deriva de los espartaquistas, pero incluso en la actualidad existen partidos comunistas descendientes de la línea trotskista que se definen a si mismos como espartaquistas, he tenido la oportunidad de conocer militantes de alguno de ellos, personas muy instruidas y con un enorme conocimiento de todas estas cuestiones, y lo que puedo asegurar es que si escucharan a alguien afirmar que los espartaquistas no eran comunistas, sin duda sufrirían un ataque.

Saludos

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:38 am

Mensaje de Werto:
Hola a todos.

Ante todo perdón por la demora en las respuestas pero he tenido un día bastante complicado.

Estimado Beltzo, el comunismo como doctrina política es el marxismo-leninismo, o como mucho las variaciones y reinterpretaciones que se van a efectuar sobre las tesis de Lenin reinterpretando a Marx, en conciencia los partidos comunistas son aquellos que cumplían con los 21 puntos de la III Internacional. Otra cosa diferente es el contenido etimológico del término.

Con la línea que sostenía en 1919 se puede afirmar con seguridad que el KPD no hubiese sido admitido jamás en la III Internacional.

Antes de la Revolución Rusa el término comunismo carecía de sentido político, teniendo exclusivamente la afección, como ya indique, de carácter asociativo o comunitario de una agrupación. Y esto queda claro mismamente, por ejemplo, en el Manifiesto Comunista.

Como tal antes, al menos, de 1917, los partidos comunistas, simplemente no existían.

En este contexto esta frase, carece, a mi entender, sentido. Cuando expresas:

“Tanto Karl Liebknecht como Rosa de Luxemburgo habían militado en el SPD del cual se separaron debido al apoyo ofrecido por este partido a su gobierno en la primera guerra mundial, al hacerlo los espartaquistas se estaban situando de hecho en el lado de los partidos comunistas”.

Ignoro a que partidos comunistas te refieres. Creo que en momento en que Liebknecht y Rosa de Luxemburgo abandonan el SPD no había partido alguno que propiamente se denominara comunista.

El rechazo absoluto a todo tipo de guerras era uno de los principios doctrinarios de la II Internacional -Internacional socialista-, del que el SPD era de hecho el partido modelo, al suscribir la Unión Sagrada y apoyar el esfuerzo de guerra de su país el SPD estaba de hecho incumpliendo todos los acuerdos de los congresos de la II Internacional. Resultaba lógico que cualquiera que siguiese fiel a los postulados internacionalistas, y hubiese creído anteriormente en lo que representaba, o decía representar, el SPD, se viera en la obligación moral de abandonar el partido.

Las escisiones en el SPD se van a dar por una serie de motivos en los que nada tenía que ver el comunismo, y en principio ni siquiera la revolución rusa. De hecho la escisión del en la que van a estar Karl Liebknecht y Rosa de Luxemburgo se conoce precisamente como el Grupo Internacional, precisamente por su defensa de los postulados de la II Internacional.

Dicho esto, tampoco esta de más resaltar que el programa de la Liga Espartaquista y del KPD en los momentos, y antes –como ya había expresado en otrso topic después el KPD derivara hacía posiciones de la III Internacional-, en los que se produce la revolución alemana de 1919 nada tenía que ver con lo el programa de los partidos comunista, y nada tenia que ver con los caminos que el PCUS estaba tomando en la Unión Soviética.

Y que su “Programa comunista revolucionario” se limitaba a tratar de cumplir con la base teórica que el propio SPD decía defender.

Denominar comunista a la liga espartaquista, si queremos darle contenido teórico al término comunista, resulta un error, y un bastante grande si hacemos referencia a una fecha como 1916.

Nada hace pensar que el señor Caballero Jurado estuviese pensando en la afección asociativa del término.

Saludos.

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:40 am

Mensaje de beltzo:
Hola de Nuevo:

Voy a hacer una última intervención en esta deriva que poco tiene que ver con el topic de Erich para responder a Werto, quien por supuesto puede replicar o matizar lo que desee aunque yo no tengo intención de seguir con el tema.

[Estimado Beltzo, el comunismo como doctrina política es el marxismo-leninismo, o como mucho las variaciones y reinterpretaciones que se van a efectuar sobre las tesis de Lenin reinterpretando a Marx, en conciencia los partidos comunistas son aquellos que cumplían con los 21 puntos de la III Internacional. Otra cosa diferente es el contenido etimológico del término.]

Con esa declaración de principios para entender lo que es el comunismo (que no es la mía) esta claro que tienes razón, ni los espartaquistas ni el KPD pueden considerarse comunistas y por supuesto en 1916 no podía haber comunistas puesto que entre otras cosas no había tenido lugar la III internacional. Cuando en la primera guerra mundial muchos partidos socialistas apoyaron a sus respectivos gobiernos se produce la quiebra de la II internacional, los grupos escindidos serían la base de la III internacional, y es con estos grupos con los que los espartaquistas se habían alineado. Si de lo que se trata es de ser absolutamente correctos, (no es mi caso porque considero que lo realmente importante es que la gente pueda entender perfectamente a que nos estamos refiriendo), cuando hablamos del PCUS también incurrimos en un error porque esta denominación no existió hasta que el congreso de 1952, y por iniciativa de Stalin, cambio la denominación del conocido hasta entonces como partido bolchevique por el de Partido Comunista de la Unión Soviética.

Esta interpretación del comunismo deja fuera al conocido como comunismo de consejos, (creo que se denomina así), que sigue la ideología marxista pero esta alejado de las tesis de Lenin y por supuesto de la tercera internacional, este movimiento es posterior a los espartaquistas pero a la vez claramente influenciado por ellos, en realidad su modelo se halla en muchos aspectos mucho más cerca de los anarquistas que del modelo de los tradicionales partidos comunistas porque ellos ni siquiera creen en partidos, asimismo dejas fuera a los comunistas libertarios (anarquistas), a los trostkistas que sólo acatan algunas de las directrices de la tercera internacional y posiblemente algunas ramas más que ahora mismo no recuerdo, es posible que pienses que esto sólo son términos puramente etimológicos, pero lo cierto es que hay una ideología detrás y que los partidos comunistas al estilo del PCUS no tienen el monopolio de lo que es el comunismo.

Saludos

Avatar de Usuario
Erich Hartmann
Miembro fundador
Miembro fundador
Mensajes: 3645
Registrado: Lun Jun 13, 2005 4:15 am
Ubicación: Deutsches Reich
Contactar:

Mensaje por Erich Hartmann » Vie Nov 24, 2006 1:43 am

Mensaje de hawat:
beltzo escribió: cuando hablamos del PCUS también incurrimos en un error porque esta denominación no existió hasta que el congreso de 1952, y por iniciativa de Stalin, cambio la denominación del conocido hasta entonces como partido bolchevique por el de Partido Comunista de la Unión Soviética.
The Communist Party of the Soviet Union (Russian: Коммунисти́ческая Па́ртия Сове́тского Сою́за = КПСС) was the name used by the successors of the Bolshevik faction of the Russian Social-Democratic Labour Party from 1952 to 1991, but the wording Communist Party was present in the party's name since 1918 when the Bolsheviks became the Russian Communist Party (Bolsheviks) (RCP(b)). In 1925 the party became the All-Union Communist Party (Bolsheviks) (Всесоюзная коммунистическая партия (большевиков), ВКП(б)); both VKP(b) and AUCP(b) abbreviations are in use. Finally in 1952 it became simply the Communist Party of the Soviet Union or CPSU.

http://en.wikipedia.org/wiki/Communist_ ... viet_Union

Por tanto, se puede considerar "Partido comunista" desde el 18, aunque no estrictamente PCUS. (No deja de ser anecdótico...)

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST