Juicios a criminales en la IGM

Acontecimientos políticos, económicos y militares relevantes entre noviembre de 1918 y septiembre de 1939

Moderadores: José Luis, PatricioDelfosse

Responder
Avatar de Usuario
Torifune
Miembro
Miembro
Mensajes: 90
Registrado: Dom Ago 10, 2008 7:51 pm
Ubicación: ESPAÑA

Juicios a criminales en la IGM

Mensaje por Torifune » Lun Feb 23, 2009 6:30 am

Hola a todos, queridos amigos, una pregunta sobre el apasionante período de entreguerras. Ese período en el que el nazismo se fue incubando al calor del resentimiento, el rencor, el desánimo y la amargura. ¿ Alguno de vosotros sabe cuáles fueron las doce personalidades que los Aliados exigieron que fueran juzgadas en Alemania como Criminales de Guerra ? Tengo entendido que los Aliados establecieron un listado de casi 900 criminales de guerra, encabezados por el Káiser, cómo no, al que Holanda, fraternalmente, quiso acoger. Ebert, después de negociar una y otra vez, consiguió arrancar a los Aliados la cesión a los tribunales alemanes de la capacidad de enjuiciar las decisiones y los comportamientos políticos de estos acusados. De los doce, fueron condenados seis. ¿ Sabéis quiénes fueron y cuáles fueron sus penas ?
Recibid un fuerte abrazo de vuestro amigo
TORIFUNE

Avatar de Usuario
José Luis
Administrador
Administrador
Mensajes: 9407
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:06 am
Ubicación: España

Juicios a criminales en la IGM

Mensaje por José Luis » Lun Feb 23, 2009 12:03 pm

¡Hola a todos!

El caso contra criminales de guerra alemanes al acabar la IGM fue muy complejo, complicado y totalmente politizado. El gobierno estadounidense se opuso a que un tribunal internacional juzgara a supuestos criminales de guerra alemanes, mientras que el gobierno de Gran Bretaña mostró una postura inicialmente favorable, después tibia y finalmente optó por olvidar el asunto. Sólo los gobiernos de Francia y Bélgica presionaron desde el principio para que el caso fuese visto por un tribunal internacional, convirtiéndose más tarde, cuando se aceptó la vista de los casos por un tribunal alemán, en el principal factor de presión y acusación.

El tema de los crímenes de guerra se encargó, cuando los aliados trataban en Versalles, a una comisión especial, la Comisión sobre las Responsabilidades por la Guerra y su Conducta, compuesta por 15 hombres de 10 países, y dirigida por el Secretario de Estado estadounidense, Robert Lansing. La comisión se reunió por vez primera el 3 de febrero de 1919 en el Departamento de Interior francés, y se dividió en tres grupos específicos: Subcomisión No. 1 (Subcomisión sobre Actos Criminales), que debía instruir los casos; Subcomisión No. 2 (Subcomisión sobre la Responsabilidad por la Guerra), que debía señalar a los culpables; y Subcomisión No. 3, encargada de tratar con la "responsabilidad por violaciones de las leyes y costumbres de la guerra". Con los informes de la comisión se formularon los Artículos 227 a 230 de la Parte VII del Tratado de Versalles.

El Kaiser fue acusado de delitos "contra la moralidad internacional y la inviolabilidad de los tratados". Pero, como sabemos, se había refugiado en Holanda tras su abdicación, y el gobierno holandés se negó a entregarlo a los aliados explicando que los cargos de los que se le acusaba eran desconocidos en las leyes holandesas.

La polémica sobre la creación de un tribunal internacional se cerró a principios de 1920, con los americanos fuera de ella. En mayo los demás aliados aceptaron la propuesta alemana para juzgar 45 casos seleccionados por Gran Bretaña, Francia y Bélgica ante el tribunal supremo alemán (Reichsgericht) de Leipzig. Unas misiones aliadas seguirían los procedimientos en los juicios.

El primer caso se abrió el 23 de mayo de 1921 ante la presidencia del Dr. Heinrich Schmidt, Senatspräsident del Segundo Senado de lo Criminal en Leipzig. El 4 de junio de 1921 se habían cerrado los 4 casos británicos, con una absolución y tres sentencias con entre 6 y 10 meses de prisión. Los casos belgas y franceses, juzgados hasta principios de julio, dieron una condena y cinco absoluciones. En enero de 1922 una comisión inter-aliada revisó los casos y solicitó que el resto de casos pasaran a los aliados; los alemanes se negaron y los británicos se inhibieron. El Reichsgericht continuó hasta principio de los treinta presentando y descartando casos contra supuestos criminales de guerra. De los 861 casos juzgados por el Reichsgericht hasta 1927, sólo 13 acabaron con un veredicto. En total se presentaron 901 casos de acusación, y sólo hubo esas 13 condenas, absolviéndose o descartándose el resto.

Los primeros alemanes juzgados en Leipzig eran casos por maltrato a prisioneros británicos que recibieron sentencias suaves. Se juzgó a dos oficiales de un submarino y a su comandante (en paradero desconocido) por el hundimiento de un barco hospital británico, caso que expondrá después. También se juzgaron a dos oficiales por asesinar prisioneros franceses y disparar sobre soldados franceses heridos. Uno de ellos, el general Karl Stenger, fue absuelto por la simple razón de que el fiscal y el juez aceptaron su palabra de que era inocente; en cambio, su subordinado fue condenado a dos años, aunque sólo cumplió unos meses.

Los grandes se libraron: el canciller Bethmann-Hollweg, el almirante von Tirpitz, Ludendorff y Hindenburg.

Los juicios de Leipzig, aunque tuvieron su importancia jurídica retrospectiva, fueron en realidad una encrucijada política y social. Allí faltó en primer lugar la voluntad política de los vencedores que años más tarde se dio en Nuremberg, pero además el estado anárquico y de una continuada amenaza revolucionaria que gobernó Weimar en sus primeros años hizo casi imposible que los juicios contra los acusados alemanes de crímenes de guerra acabasen con sentencias condenatorias, o caso de haberlas, fueron posteriormente revocadas. Ningún caso mejor para exponer esto que la acusación contra los oficiales del sumergible U-86, que el 27 de junio de 1918 había hundido al barco hospital Llandovery Castle en la costa irlandesa, cañoneando posteriormente a varios botes salvavidas y matando a 234 hombres.

El comandante del sumergible era el teniente primera Helmut Patzig, que estaba, como tantos otros, oculto o desaparecido en el tiempo del juicio. Se acusó a sus subordinados, los tenientes Ludwig Dithmar y John Boldt. Al parecer, los tres oficiales habían decidido a conciencia asesinar a los supervivientes en los botes salvavidas. Dithmar y Boldt declararon en su defensa que habían recibido órdenes de su superior, Patzig. La prensa alemana, las protestas públicas, e incluso el fiscal, que subrayó la excelente hoja de servicios de esos oficiales, no lograron convencer a Schmidt de la culpabilidad de los dos oficiales. Era un caso muy claro en el que no se podía obedecer una orden que era a todas luces criminal: el asesinato de víctimas indefensas. Schmidt condenó a Dihmar y Boldt a cuatro años de prisión por haber ayudado e instigado la matanza. Además, se ordenó la expulsión de la marina de Dihmar, y a Boldt se le retiró el derecho a llevar su uniforme de oficial. Pero a los pocos meses de cumplir prisión, y ayudados por la Organización Cónsul (de la que ya hemos hablado algo en este mismo subforo), Dihmar se fugó escapando a España, y Boldt hizo lo mismo con destino Colombia.

Pero la cosa no acabó ahí. Schmidt murió en abril de 1927, y el 4 de mayo de 1928 el nuevo Reichsgericht se reunió a puerta cerrada, revocando el veredicto de 1921 y notificando a Dihmar y Boldt que tenían derecho a recibir una indemnización del Tesoro alemán. Boldt recibió 50.000 marcos y Dihmar 20.000. Poco después, a principios de 1931, se declaró que Patzig había cometido realmente un "crimen político" y, de tal forma, se benefició de la "amnistía general" entonces decretada.

Hay un buen tratamiento de los juicios de Leipzig en Jürgen Matthäus, "The Lessons of Leipzig", en Patricia Heberer y Jürgen Matthäus, Atrocities on Trial: Historical Perspectives on the Politics of Prosecuting War Crimes (University of Nebraska Press, 2008), pp. 3-24. De aquí he sacado la mayoría de datos que preceden.

En Internet:
http://www.historians.org/Projects/GIRo ... inals3.htm" onclick="window.open(this.href);return false;
También el siguiente libro, The Leipzig trials; an account of the war criminals' trials and a study of German mentality (1921), que podéis descargar legalmente en:
http://www.archive.org/details/leipzeigtrialsac00mull" onclick="window.open(this.href);return false;

Saludos cordiales
José Luis
"Dioses, no me juzguéis como un dios
sino como un hombre
a quien ha destrozado el mar" (Plegaria fenicia)

Avatar de Usuario
morcad
Expulsado
Mensajes: 68
Registrado: Jue Dic 06, 2007 5:37 pm

Juicios a criminales en la IGM

Mensaje por morcad » Lun Feb 23, 2009 4:59 pm

Editado por el moderador.


Saludos.
Última edición por José Luis el Lun Feb 23, 2009 5:31 pm, editado 1 vez en total.
Razón: Comentario fuera de tema.
"El honor es un regalo que el hombre se hace a sí mismo."

Avatar de Usuario
fermat
Miembro
Miembro
Mensajes: 250
Registrado: Dom Oct 19, 2008 9:26 pm

Juicios a criminales en la IGM

Mensaje por fermat » Lun Feb 23, 2009 11:24 pm

Como curiosidad histórica, decir que en las listas de presuntos criminales de guerra, para los que los Aliados reclamaban un juicio, figuraba el aviador Hermann Goering.
Nunca se hace el mal tan plena y alegremente como cuando se hace por motivos de conciencia (B. Pascal)

Avatar de Usuario
Torifune
Miembro
Miembro
Mensajes: 90
Registrado: Dom Ago 10, 2008 7:51 pm
Ubicación: ESPAÑA

Juicios a criminales en la IGM

Mensaje por Torifune » Mar Feb 24, 2009 5:58 pm

Hola, José Luis, soy Torifune. Muchas gracias por tu pronta y amabilísima respuesta.
La verdad que, como tú dices, es un tema largo y complicado. Muchísimo más de lo que yo imaginaba, puesto que yo pensaba que éste era uno de tantos temas de protocolo, secundarios y sin importancia, ligados al espíritu revanchista francés, ese profundo rencor que se había ido inculcando en la mentalidad gala desde que Francia perdió Alsacia- Lorena. Hay un profesor fancés que liga no sólo el expansionismo colonial francés sino hasta a Julio Verne y a todo el éxito literario francés a la " debâcle "de 1870. Según este autor la única forma que tenía Francia de salir de la frustración colectiva e histórica eran, por un lado, la aventura colonial y, por otro, la catarsis artística. Según esto, el Desastre no les vino tan mal ... La IGM, y todo ese demencial sistema de alianzas que arrastró a unos y otros, ya se agitaba en aquellas cancioncillas con las que adoctrinaban a los inocentes niñitos sobre " la línea azul de los Vosgos ".
Bueno, José Luis, de nuevo gracias por tu explicación. Me descargaré el libro cuyo enlace has dejado puesto.
Genial el detalle del forista que indica que el aviador llamado Hermann Göring fue reclamado como criminal de guerra ....
Un abrazo a todos
VALE IN CRASTINUM
Torifune

Mannerheim
Miembro
Miembro
Mensajes: 403
Registrado: Vie Jul 20, 2007 4:29 pm
Ubicación: Zaragoza

Juicios a criminales en la IGM

Mensaje por Mannerheim » Mié Feb 25, 2009 12:07 am

fermat escribió:Como curiosidad histórica, decir que en las listas de presuntos criminales de guerra, para los que los Aliados reclamaban un juicio, figuraba el aviador Hermann Goering.
Que crack el amigo Goering, (presunto) criminal en las dos guerras mundiales, seguro que es un caso único.
"Haga la guerra con todo el mundo, pero la paz con Inglaterra"

El duque de Alba a Felipe II

Responder

Volver a “Temas generales”

TEST